Archive for Militarización cultural

Turismo de guerra: ¿turismo ético?

Imagen de txindoki

Fuente:  Tourinews.

Nos hace reflexionar la información sobre que está en auge el turismo para visitar los parajes donde ocurrieron grandes batallas (Normandía, Pearl Harbour, la Guarida del Lobo hitleriana, y un largo etcétera).

Está muy bien conocer la historia, es indispensable para no caer en los errores del pasado.

¿Pero qué historia se contará a los que hagan estas visitas?  Mucho nos tememos que será la habitual:  la historia en la que somos los buenos atacados por los malos, la historia en la que se muestran las líneas del frente, los avances y retrocesos, la historia en la que se habla de los “adelantos” técnicos que desequilibraron batallas, en las que se suceden los heroísmos patrios y los horribles atropellos de los salvajes ajenos.

En fin, unas batallas y unas guerras llenas de patriotismo, militarismo, violencia, inhumanidad, pero reflejadas en la actualidad soleada, biendesayunada, cómoda, segura y ajena a las guerras de nuestro primer mundo.  ¿Acaban estas empresas siendo meras colaboradoras y propagandistas del militarismo?

¿Cómo sería visitar un hospital (o sus ruinas, mejor dicho) en Alepo, cómo sería visitar el resultado de un bombardeo en Yemen?  ¿Cómo sería visitar un país sin país y sin futuro como Palestina?

¿Sentiríamos lo mismo, pensaríamos lo mismo?

Seguramente ni iríamos a viajes así.  Una cosa es aprender historia militar cómodamente y otra, muy distinta, ver los horrores de la guerra in situ,  ver sus mutilados, viudas, violadas, famélicos, niños soldados, en directo, mirándote a los ojos y pensando que estás faltándoles al respeto visitándoles como si fuesen un espectáculo y no solidarizándote con ellos como sería menester.

La guerra deja dinero, aunque sea tras muchos, muchos años.  En el primer mundo estamos ávidos de negocio, sin plantearnos, por supuesto, dilemas éticos.

Hay una empresa viguesa que puede ser el ejemplo de todo esto:  Bobyblue.

Como se ve en su web se pone al mismo nivel el ecoturismo, el turismo del bienestar, el turismo de aventura y el turismo militar.

Todas las empresas deben tener una responsabilidad social que debe cubrir muchos aspectos de su negocio.  Suponemos que también se les debe exigir una responsabilidad ética contra la violencia de las guerras.

 

Share

La cultura de defensa consiste en que el buque escuela de la Armada sirva de crucero a gastos pagados a ministros y familiares

Imagen de juantiagues

Fuente:  El Diario.

El buque escuela Juan Sebastián Elcano se dedica, además de a instruir a nuestros militares marineros en la desusada militarmente navegación a vela, a hotel de lujo, dando camarotes gratis a familiares del Ministerio de Defensa.

Un caso más de mala praxis en el Ministerio de Defensa y de despilfarro militar.

Ignacio López del Hierro, el marido de la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, fue uno de los pasajeros ilustres a bordo del Juan Sebastian Elcano. Ocupó uno de sus camarotes durante la última etapa de la travesía con la que el buque escuela de la Armada conmemoraba su 90º aniversario, un viaje entre los puertos de Marín (Pontevedra) y Cádiz con todos los gastos pagados.

La explicación, la habitual, es una tradición.  De ella participan los familiares de trabajadores (de alto rango, entendemos) del Ministerio de Defensa e, incluso, los titulares de la cartera, y otros titulares de ministerios ajenos como García Margallo (y mujer) y Zoido, al parecer cuando era alcalde de Sevilla.

El Ministerio quita importancia a la presencia de López del Hierro en ese crucero y asegura que siempre ha habido parientes de altos cargos, también “durante la época del PSOE”. Junto a ellos, “abogados, médicos y periodistas” a los que se permite subir a bordo como parte de una labor de “divulgación de la cultura de Defensa”.

El cinismo, el no asumir las responsabilidades del cargo, el pensar que el ministerio y lo que contiene o administra son su propio cortijo, el desprecio a la ciudadanía media que ni por asomo podrían pagarse un crucero así, etc., se venden como Cultura de la Defensa.  ¿En esto consiste la Cultura de Defensa?  No nos extraña que no se sientan respaldados por la ciudadanía.  Es una vergüenza su concepto.

Y, a su modo, tienen razón; es cultura de la defensa de las elites, de los violentos, de los militaristas.

Por una vez la noticia se hace eco del responsable:  el almirante jefe del Estado Mayor de la Armada, esta vez Teodoro López Calderón, que es quien decide directamente quién, de entre los solicitantes, merece el crucero de 4 días a gastos pagados.  ¿Dimitirá por ética?  ¿Algún alto cargo lo cesará para que no caigan las responsabilidades de encubrimiento en él?

La cifra de civiles agraciados este año con el crucero no es pequeña:  90.  Viajaron con 171 militares.  2/3 del pasaje total.  Demasiado para algo tan serio como es la Defensa Nacional.

Por otro lado, ¿es necesario un buque escuela como Elcano?  No son ya demasiadas las polémicas, muchas muy turbias, con las que nos regala, año sí y año también:

Share

Agnotología militar

Imagen de Mikel Ortega

No conocíamos el término agnotología.  Según wikipedia:

La agnotología (del griego ἄγνωσιςagnōsis, “desconocer” (griego ἄγνωτος “desconocido”​), y -λογία-logía. Es el estudio de la ignorancia o duda culturalmente inducida, especialmente a la publicación de datos científicos erróneos o tendenciosos.

El término fue acuñado por  Robert Proctor, profesor estadounidense de Historia de la ciencia y de la tecnología en la Universidad de Stanford.​ De forma más general, el término también hace referencia a los casos cada vez más comunes en que un mayor conocimiento de un tema resulta en que se tengan más dudas que al comienzo.

Robert Proctor investiga cómo la ignorancia se genera activamente en la sociedad a través de fuentes como el secretismo militar o judicial y por medio de políticas deliberadas. La manufactura de la ignorancia es muy común, como en el caso del calentamiento global o la teoría de la evolución, que siguen poniéndose en duda en algunos colectivos, como si no se tratara de verdades científicas. El autor afirma que este tipo de tecnología de la desinformación surge de la industria tabacalera.

¿Se puede cultivar la ignorancia en lo militar por medio de técnicas previstas y que tengan como función que sepamos más, pero sin llegarnos a enterar de nada, realmente?  ¿Tiene algo que ver con esta sociedad de vértigo digital en la que cada vez tenemos más información pero en la que somos incapaces de discernir algo con claridad?

Es mucho lo que se puede pensar sobre este tema.  Y posiblemente sea necesario hacerlo y pararnos a diferenciar qué es lo que vale la pena y lo que no.

Sólo vamos a hacer un pequeña contribución al tema:  son varias las formas que se nos ocurren para fomentar la agnotología militar:

1.-  La más clásica, la más sólida y contundente:  no dar información.  Durante muchísimo tiempo en nuestra democracia era lo habitual, había muy pocas fuentes públicas de información sobre lo militar:  la Revista Española de Defensa, las revistas de los Ejércitos y muy poco más.  Todo ello era, además, muy poco accesible:  pocos kioskos sabían darte noticias sobre cuándo estarían las revistas disponibles, por ejemplo.  Como nadie sabía, nadie opinaba (eso pensaban).  Pero en aquella época había una gran fuente de información oral:  el Servicio Militar Obligatorio.  En él ocurrían cosas continuamente y muchas de ellas no hablaban bien de lo militar y del militarismo.  ¿Qué ocurría en las salas de mando?  Poco se sabía, mucho se especulaba.

2.-  Abrumar con información.  Era conocido y temido por este hecho el ministro Narcís Serra.  Se volvieron míticas las jornadas en las que informaba a la Comisión de Defensa con muchísimas transparencias, un ritmo rápido y una duración desaforada.  Al final los diputados no sabían qué preguntar porque estaban saturados.  Nosotros, desde hace unos pocos años, hemos seguido las sesiones donde se informaba de los Presupuestos del Ministerio de Defensa:  lluvia de epígrafes, partidas, cifras y análisis.  Resultado, no hay quien se entere, sobre todo si el ponente, y suele coincidir, no es muy ordenado.

3.-  Dar informaciones con poco tiempo de antelación para su estudio.  El ejemplo es el mismo:  los diputados de la Comisión de Defensa siempre se quejan de que el Ministerio de Defensa les ha dado la información en el mismo momento, la misma mañana, el día anterior como mucho.  Así, reclaman, es imposible un estudio sosegado y, añadimos nosotros, sobre todo crítico.  El PP se lo recriminó al PSOE y luego el PSOE al PP.  Pero nadie lo evita, nadie es capaz de proponer una norma parlamentaria en la que las informaciones se deban dar con un par de semanas de antelación.

4.-  Dar exclusivamente información técnica y con lenguaje críptico.  Los militares son muy dados a los acrónimos y siglas.  Y ya cuando hablan de armamento no digamos:  unen números y terminología en inglés.  Entrar en el análisis de un documento militar puede ser muy duro:  una primera lectura nos indicará, más o menos, de qué se está hablando.  Luego será necesario hacer un breve (o no tanto) estudio y memorización de las siglas utilizadas que suelen poner en un anexo.  Tras ello habrá que hacer algunas lecturas más, poco a poco, para acabar concluyendo alguna que otra cosilla, no más.  Si tenemos la suerte (es un decir) de que sea el Tribunal de Cuentas el que analiza un asunto militar con la información económica y las opiniones que le han pasado desde el Ministerio de Defensa, tendremos que tomarnos varios fármacos contra el dolor de cabeza porque aquí se junta el críptico lenguaje militar con el críptico lenguaje económica y el rizo se riza del todo.

5.-  Dar información poco relevante.  Y es que debe haber algún método oculto por el que los altos mandos tanto políticos como militares, llegan a esas altas cotas de concisión y oscuridad en la que la información que dan no significa nada.  Podemos hablar de las misiones militares en el exterior, por ejemplo, en las cuales no se dirá nunca su número, su coste y, mucho menos, las razones que tenemos para estar “proyectados” (eufemismo para no decir “invadiendo”) en medio mundo.  El uso de frases hechas que buscan la plácida aquiescencia de la población es la norma imperante.  Se puede hablar una hora entera, pero el escuchante no saldrá más informado y, sobre todo, nunca saldrá mejor informado.

6.-  Poner ejemplos que banalizan lo importante.  ¿Nunca han oído el ejemplo de que la defensa militar es como en nuestra casa o comunidad de propietarios, donde elegimos si poner una verja, o un circuito de vigilancia, o dejamos la puerta abierta, o le dejamos las llaves a los vecinos para que vigilen;  que entre todos decidimos cuánto gastamos y en qué en la seguridad de nuestra vivienda?  Nosotros sí.  Así presentado parece que la defensa militar es algo limpio, aséptico, neutro, aproblemático.  Sin embargo, la defensa militar, para existir, necesita provocar guerras, fabricar armas, venderlas, que haya tensiones internacionales o intranacionales que se resuelvan por la vía violenta;  la defensa militar necesita muertos, muchos muertos, y enemigos, que todos sean nuestros enemigos, incluso las personas pobres que huyen desde su país al nuestro en busca de un futuro.  La defensa militar necesita cultivar con esmero la violencia, tanto directa como cultura y estructural.  Necesita y protege las desigualdades sociales.  No banalicemos con los ejemplos, y no lo hagamos, como mínimo, por respeto a todos los miles y miles de personas que son asesinados militarmente cada año.

7.-  Dar saltos de un tema a otro.  ¿Que ocurre que en un debate te han pillado con una argumentación, una cifra, o un hecho?  Lo habitual en temas de Defensa es pasar, con mayor o menor gracia y habilidad, a otro tema.  La gente en sus discursos, cuando ve peligro en el tema que se toca, rápidamente pasa a otra cosa donde carga las tintas.  Todo ello es una actividad para escurrir el bulto, para no quedar comprometido.  Y es curioso porque en cada uno de los temas de Defensa se podrían usar horas y horas, días y días, hablando, argumentando, razonando, aportando datos, analizándolos, buscando alternativas, debatiéndolas.

8.-  Dar opiniones por información.  Esto se basa en el principio de autoridad.  Si eres una persona del pueblo, te exigirán datos, razonamientos, esquemas, gráficos, alternativas y, sobre todo, la seguridad total de que lo que dices es cierto.  Si eres alguien de la elite militar nadie osará dudar.  Podrás decir cualquier opinión con la fuerza y la contundencia de una información.  Tus opiniones serán informaciones, la realidad es lo que tú hablas, fuera de tus opiniones de experto, en lo militar, la realidad no existe.  Claro, todo esto es consecuencia de la cultura que en temas de Defensa hemos vivido:  obediencia, elitismo, imposición, delegación, …

9.-  No argumentar lo que se dice.  Fíjense en las declaraciones de nuestros ministros militaristas o de los militaristas políticos:  frases cortas, categóricas, rotundas.  Ustedes las escuchan y están esperando que, acto seguido, siga la argumentación.  Falsa esperanza.  Jamás llega.  No la espere.  ¿Por qué han de argumentar?  Basta con aleccionar.  Y es que, como dicen los militares y militarista, la política de Defensa es una política de Estado.  ¿Qué significa esto, se preguntarán?  Pues está claro:  la debes asumir sin rechistar, sin críticas, sin oposición.  Porque al ser una política de Estado todos debemos estar de acuerdo.  Aunque coincide que el acuerdo siempre esté en el área de la derechona rancia de toda la vida.

10.-  Todo junto.  Como se ve el repertorio es amplio.  Unos meses puedes centrarte más en unos puntos y otros en los demás.  Así nadie notará nada, tu discurso se renovará, parecerá fresco y actualizado.  Y todo el que te haya escuchado saldrá con una sonrisa y la convicción de haber aprendido.

Tras este breve decálogo de agnotología militar nos damos cuenta de que realmente sí existe la agnotología militar y, además, de que es, casi, lo único que existe.

Share

¿Es promoción del militarismo la rehabilitación de las fortificaciones de la guerra civil en la Comunidad de Madrid?

Imagen de PhotosNormandie

Fuente:  El Confidencial.

Los debates son interesantes porque mezclan historia, turismo, cultura de defensa versus cultura de paz, educación, negocio y ética.

La Dirección General de Patrimonio Cultural de la Comunidad de Madrid ha identificado 462 bastiones de la Guerra Civil en 68 municipios madrileños.  Estas fortificaciones militares se encuentran actualmente protegidas desde 2013 como Bienes de Interés Cultural por la Ley de Patrimonio Histórico de la Comunidad de Madrid.

Cristina Cifuentes quiere iniciar un ambicioso plan para identificar, rehabilitar y promocionar turísticamente muchas de las fortificaciones de la Guerra Civil que aún se conservan

Y es que la guerra sirve para todo.  También para sacar dinero mediante el turismo.

El debate cultural:  cultura de defensa o cultura de paz.

Pero la noticia es preocupante desde el ámbito cultural porque nadie nos dice qué versión de la guerra venderán, ¿la de los republicanos, la de los franquistas?  Y la cuestión es importante dado que nadie duda de la honestidad e imparcialidad de Cifuentes y del PP.  ¿Se hablará de las tropelías de ambos bandos, o sólo de las de un bando, según sea el gobierno regional de turno?  ¿Serán los búnkeres de la Guerra Civil usados como propaganda del militarismo actual?

Porque, suponemos, en ningún caso promocionarán una visión pacifista, antimilitarista y antibélica; una visión que nos haga aprender de la maldad intrínseca de todas las guerras.  ¿Se divulgará el movimiento antiguerra durante la guerra civil?

El objetivo es la promoción, la difusión turística. La Dirección General de Patrimonio Cultural ya ha incluido en sus rutas patrimoniales los restos ya restaurados de la Guerra Civil que forman parte del Frente del Agua, en la sierra norte, un recorrido circular de nueve kilómetros, transitable a pie y en bicicleta, que recorre 27 fortificaciones. Una importante zona estratégica por la que lucharon republicanos y nacionales, entre Paredes de Buitrago y Prádena del Rincón, que incluye nidos de ametralladora, amplios refugios de tropas y puestos de mando, líneas de trincheras y fortines republicanos (ladrillo revocado y techado con hormigón) y bastiones del bando nacional (hormigonados al completo). Un ejemplo de lo que se quiere hacer en todo Madrid, una especie de ‘paquete turístico’ para disfrutar de una parte de nuestra historia.

Así, sin más, paquete turístico para disfrutar de una parte de nuestra historia.

¿Disfrutar?  ¿Sin ninguna crítica a las guerras, a su uso por lo militares que se alzaron, a los miles y miles de muertos que produjo, a la represión de 40 años de dictadura y militarismo a ultranza que siguieron?

Ni los hechos acaecidos fueron neutros, ni lo serán las formas que tengamos de enseñar a nuestros jóvenes y turistas lo que fue, es y serán las guerras.

El debate económico y su importancia para establecer el Gasto Militar.

Pero el cultural no es el único punto de preocupación.

Hasta la fecha, el Ejecutivo autonómico ha invertido 353.700 euros en varias actuaciones, como la rehabilitación del Frente del Agua, 27 fortines, búnkeres y nidos de ametralladora situados en Paredes de Buitrago, que cuenta ya con un centro de interpretación que visitan los escolares madrileños; y en el Blockhaus número 13, un gran refugio de hormigón que hoy sigue vigilando la carretera de Colmenar del Arroyo hacia Navalagamella, en el oeste de la región.

Y he aquí otro debate.  Si la inversión deviene en ensalzar el militarismo y la guerra, en no criticarlo, en, de otra manera más, presentarlo como inevitable, en presentarlo desde sólo sus aspectos técnicos (cómo se construía, cómo se conectaban los búnkeres, cuáles fueron las estrategias militares, etc.) y no desde aspectos más humanitarios, críticos, antimilitaristas y antibélicos, lo primero nos hace considerar que la inversión de 353.700 € por la Comunidad de Madrid es Gasto Militar encubierto esta vez en una Comunidad Autónoma, y lo segundo nos haría variar nuestra postura.

Pero ni Cifuentes ni el PP dejan duda, mucho nos tememos que es una nueva partida de Gasto Militar.

Y eso esperando que no esté la Comunidad de Madrid haciendo el caldo gordo al Ministerio de Defensa, acondicionando restos históricos militares que no sabemos si son de su propiedad.

Share

El inhumano coste de la guerra en Colombia

Impresionante infografía la que les presentamos:  las cifras de la guerra en Colombia.

¿Qué destacar de este informe gráfico?  Todo.

¿Cuál es el futuro de un país en el que se gasta 120.000 veces más en Defensa que en Empleo Público , o 80.000 veces más en Cultura?

¿Por qué se empeñan nuestras élites en que lleguemos a gastar el 2 % del PIB en Defensa cuando se ve claramente que a mayores cifras, en Colombia el 17’9 % del gasto en Defensa sobre el total de los Presupuestos, más posibilidades, o mejor, más seguridad, de guerra?

Destacamos un dato que viene en pequeñito y que quizá se os pase.  El número de funcionarios:

  • Ministerio de Defensa:  23.993
  • Policía Nacional:  179.172
  • Ejército Nacional:  233.765
  • Armada Nacional:  35.526
  • Fuerza Aérea:  10.562
  • TOTAL: 483.018

Casi medio millón de funcionarios dedicados a la guerra y la violencia.

El presupuesto de Defensa ha ido creciendo a razón de 1 billón de pesos por año, comenzando a contar desde los 12’6 billones de pesos del 2000 hasta los 27’7 billones de pesos de 2014.

Quizá sea una forma rápida o coloquial de decirlo, pero puede que en ella se encierre mucho contenido político.

Nos referimos al concepto de “el coste de la paz”, en ello incluyen los 14.600 millones de pesos que costaron las conversaciones de paz, los 20 millones de pesos que cuesta cada reinsertado, los 4’13 billones de pesos que se gastó entre 2000 y 2014 para resarcir económicamente a las víctimas, y los 139.268 pesos que le ha costado al Estado la protección de los más de 2 millones de menores de edad desplazados.

Nos parece totalmente mentira e interesado el título.  No es el coste de la paz, es el coste de las secuelas de la guerra que ha afligido a Colombia.

Y falta el coste de los muertos y heridos en la guerra, el coste ecológico, el coste en infraestructuras destruidas, el coste relacional entre l@s colombian@s, el coste de todas aquellas políticas de vivienda, educación, sanidad, etc., que se pudieron hacer pero que no se hicieron por gastar en lo militar, … el coste de ser uno de los países más desiguales del globo.

Nos debería hacer reflexionar este ejemplo de violencia directa, estructural y cultural, nos debería hacer tomar posiciones claras a favor de la paz.

Share

La faceta militar de la Universidad de Almería

08/03/2017 Firma de convenio con Universidad de Almería Foto:Marco/MDE

Imagen del Ministerio de Defensa

Fuente:  Ministerio de Defensa.

El militarismo llega a todos los rincones y a todos los aspectos de la geografía española.

La universidad es uno de los escenarios privilegiados por los militares para firmar convenios de colaboración en diferentes ámbitos.

A primeros de marzo de 2017, la Universidad de Almería y el Ministerio de Defensa firmaron un convenio marco para la realización de actividades docentes, investigación y desarrollo tecnológico.  Este acuerdo marco tiene una vigencia de 4 años y se puede prorrogar por otros 4 más.

Las actividades a realizar en Almería son numerosas:

  • cursos de postgrado
  • conferencias
  • seminarios
  • congresos,
  • publicaciones,
  • asesoramiento científico y técnico
  • formación de personal docente e investigador

Además, ambas instituciones también colaborarán en proyectos académicos, docentes, de investigación y desarrollo relacionados con la paz, la seguridad y la defensa, y establecen el uso común de las instalaciones.

Según Ideal.es:

ya se está preparando el nuevo curso para la época estival que llevará por título ‘El mundo actual tras el 11 de septiembre’ en el que se analizarán los efectos globales que tuvo este atentado terrorista en la seguridad internacional

¿Qué inversión supondrá este convnio?  ¿Por qué no se informa de ello?

¿Ha habido en la Universidad de Almería algún tipo de debate para decidir si era conveniente un convenio con una entidad militarista y violenta como el Ministerio de Defensa?  ¿Han podido opinar los profesores, los empleados, los estudiantes?, o ¿es sólo una decisión personal del rector?

¿Se valora de alguna manera en las universidades españolas estas gestiones que promocionan el militarismo o les da igual?

¿Hay alguna protesta o malestar entre la intelectualidad universitaria o ya asumen el militarismo como una más de sus señas de identidad?

Share

¡Fuera de Madrid, señores de la guerra!: 14 de Marzo, 19 horas, Sol

Imagen de Desarma Madrid

 

Share

CIS y la defensa (II): riesgos y amenazas. Una encuesta que es toda una master class de manipulación

Fuente:  CIS.

Seguimos analizando la encuesta del CIS que se acabó en septiembre de 2015 pero que sólo se presentó recientemente, en diciembre de 2016.  Quince meses de opacidad, quizá de miedo, por parte del Ministerio de Defensa y de Cospedal ante las opiniones de la ciudadanía.

Pregunta 9.

Voy a leerle una lista con una serie de riesgos y amenazas que pueden afectar a la seguridad de España. Utilizando una escala de 0 a 10, dígame, por favor, cómo considera Ud. la importancia de cada una de ellas para nuestra seguridad, sabiendo que el 0 significa que la considera ‘nada importante’ y el 10 que la considera ‘muy importante’.

Preocupan, y mucho, por este orden, el terrorismo (8’03), la inestabilidad económica y financiera (7’74), la proliferación de armas de destrucción masiva (7’16), las emergencias y catástrofes naturales o medioambientales (7).

Luego preocupan los ciberataques (6’96), el crimen organizado (6’93), las amenazas derivadas de nuestra dependencia energética (6’87), los flujos migratorios (6’65), las amenazas contra las infraestructuras críticas y servicios esenciales (6’47), la vulnerabilidad del espacio marítimo (6’38), el espionaje (5’66). No sabemos, porque nadie lo pregunta, si la ciudadanía no habría considerado más preocupante la corrupción política, los recortes de derechos, …

Nuevamente, las respuestas nos vuelven a sorprender.

No el primer lugar del terrorismo, tan aireado por los medios de comunicación oficiales, pero que si lo analizamos bien no afecta tanto al primer como al Tercer Mundo (véase:  “Occidente sólo sufre el 2’6 % del terrorismo internacional“) y, además, habría que analizar con mucho cuidado qué hay detrás del terrorismo internacional (véase:  “Tras el terrorismo internacional se esconde otro enemigo:  nuestras élites militaristas“).

Pero sí nos sorprenden la 2ª respuesta, la inestabilidad económica y financiera;  la 4ª, las emergencias y catástrofes naturales o medioambientales, la 7ª: las derivadas de nuestra dependencia energética.

Nada de ello es, o debería de ser, del dominio de la defensa nacional, con sus fronteras, patria bandera, etc. Sin embargo, sí afectan a la defensa entendida como seguridad humana, entendida como defensa de lo que realmente es importante para la vida de las personas.  Se cambia, totalmente, de nivel:  del nacional se pasa al humano.

Pero todo ello se hace con trampa, desde el punto de vista militar:  la economía, las catástrofes naturales, la dependencia energética interesan a los militares, y mucho, pero para militarizarlas y ocupar más sectores de la sociedad con el fin de autojustificar la necesidad del militarismo como el único que es capaz de defender lo que nos interesa.

Pregunta 31

¿Cree Ud. que actualmente existe algún país que represente una amenaza militar para España?

La mayor parte de la sociedad española piensa que no hay amenazas militares por parte de ningún país hacia España, sin embargo, una gran parte de nuestro presupuesto militar está basado en armas de todo tipo que tienen este punto de partida.  Gran contradicción. Parece que la defensa de la nación no es la necesidad más acuciante que tienen los encuestados, sí lo eran otras necesidades que nada tienen que ver con el concepto de seguridad nacional y sí con el de seguridad humana.

SÓLO A QUIENES CREEN QUE EXISTE ALGÚN PAÍS QUE REPRESENTA UNA AMENAZA MILITAR PARA ESPAÑA:

Pregunta 31a ¿Cuál o cuáles? (MÁXIMO TRES RESPUESTAS).

Nos parece un poco tramposo preguntar por grupos de países, generalizando, como países árabes.  Evidentemente, si es así los resultados se van a acumular y van a dar puntuaciones destacadas.

Aún así, habría que destacar que el gigantesco colectivo de los Países Árabes obtiene la mayor preocupación, un 18’4 %.  Pero hay que recordar que no es el 18’4 % del total de encuestados, sino el 18’4 % del 34’5 % que respondieron sí a la anterior pregunta.  Es decir, realmente son un 6’3 %.

Es decir, que a nivel general, habría que dividir todos los resultados por tres, más o menos, para obtener el verdadero porcentaje de qué países o conjunto de países con una amenaza para los encuestados.

A nivel individual parece que el país que representa más amenaza militar para nosotros es Siria, luego Marruecos.  ¿Siria?  ¿Siria como país es una amenaza militar para nosotros?  Increíble. O desinformados. O intencionalmente intoxicados por la mentira oficial.

Siempre nos llama la atención el % que considera la principal amenaza a USA, esta vez el 4’2 %.

Pregunta 32

¿Cree Ud. que actualmente existe algún conflicto internacional que represente una amenaza para la seguridad de los/as españoles/as o de sus intereses?

Nuevamente queremos hacer notar que las palabras no son neutras, sino que están cargadas de intenciones, no preguntan por qué posibilidades de invasión tendríamos, sino por algo mucho más etéreo, inconcreto, en lo que el encuestado puede imaginar cualquier peligro o posibilidad de peligro.  Por ello las cifras son más altas.

Pregunta 32a

De los siguientes focos posibles de conflicto internacional, ¿cuál o cuáles, a su juicio, podrían afectar más a la seguridad de España? (MÁXIMO DOS RESPUESTAS).  Sólo a quienes han contestado positivamente a la pregunta anterior.

Nuevamente señalamos que ante la posibilidad de dar dos respuestas, las cifras hay que tomarlas con más precaución.

Lo que más preocupa son las organizaciones terroristas, a más del 57’4 %, pero estos, nuevamente, no son un porcentaje sobre el 100 %, sino un porcentaje sobre el 58’9 %. Por lo tanto, la preocupación por los grupos terroristas es del 33’8 % de los encuestados. Porcentaje, muy alto, es verdad, pero no de la envergadura que nos presentan los datos de la tabla tras la doble trampa realizada por los encuestadores.

Pregunta 33

¿Hasta qué punto, muy, bastante, poco o nada está Ud. de acuerdo en que fuerzas terroristas como el llamado Estado Islámico constituyen una amenaza real para la seguridad de España y para los/as españoles/as?

Y estos datos vienen a confirmar lo que decíamos en los comentarios de las preguntas anteriores.  Fíjense que son muy similares, en el muy de acuerdo, a los de las pregunta 32 calculados por nosotros.

Pregunta 34

¿Y hasta qué punto, muy, bastante, poco o nada estaría Ud. de acuerdo en que España interviniese militarmente fuera de nuestras fronteras en acciones contra fuerzas terroristas como el llamado Estado Islámico?

Y, fíjense que aunque es la principal amenaza un 53’9 % están de muy o bastante de acuerdo con la intervención militar, pero un 33’3 % están poco o nada de acuerdo.

Pregunta 10.

¿Cuál o cuáles de los siguientes casos justificaría, en su opinión, que el Gobierno de la nación ordenase una acción militar? (RESPUESTA MÚLTIPLE)

Sorprende el 9’4 % que no justificaría una acción militar en ningún caso.

No nos sorprende tanto que no salgan las respuestas negativas en cada una de las posibilidades.  Es decir, el 69’2 % de los preguntados justificarían una acción militar en caso de invasión del territorio militar, ¿significa eso que el 30’8 % no lo justificaría?  Si es así sería impresionante el dato.

Como se ve, este es un claro sesgo interesado en la forma de plantear las preguntas para ocultar respuestas que no gustan.

También nos interesa mucho señalar el alto porcentaje (38’3 %) de respuestas que lo que buscan son intereses egoístas: la defensa, no de otros en problemas, sino de nuestros intereses económicos o los de la UE.

Pregunta 18

¿Cree Ud. que nuestras Fuerzas Armadas están muy, bastante, poco o nada preparadas para defender España de un ataque de otro país?

Parece que la idea es clara, se ve a nuestras FAS preparadas, aunque un 25’8 % lo duda.

Pero sigamos con la manipulación a la hora de hacer preguntas:

Pregunta 19 ¿Y cree Ud. que nuestras Fuerzas Armadas están hoy, en términos generales, más o menos preparadas que hace 5 o 6 años?

Es curioso que no lean la opción de “Igual de preparadas” y también es curioso que el 23’6 % no sepa qué contestar.  Al final, la opción más votada, queda bastante en entredicho.

Pregunta 20

En general, ¿diría Ud. que actualmente los/as militares españoles/as están muy, bastante, poco o muy poco capacitados/as profesionalmente para cumplir eficazmente su labor?

Vemos que el sesgo sigue siendo muy promilitar y el valor objetivo de las opiniones muy dudoso.

Pregunta 21

Por lo que Ud. sabe o tiene entendido, ¿cree que en estos momentos el volumen de tropas con que cuentan las Fuerzas Armadas españolas resulta excesivo, adecuado o insuficiente para las necesidades de la defensa nacional?

Un tercio de los encuestados no sabe qué contestar, lo cual concuerda con la poca información que se ofrece sobre las Fuerzas Armadas a la ciudadanía.  Luego están en lucha, por poca distancia, los que piensan que es excesivo contra los que piensan que es insuficiente.  La encuesta la ganan los que piensan que es adecuado.  Parece que sólo un 14’8 % de los encuestados aprueba aumentar el volumen de tropas.

Pregunta 23

En su opinión, ¿el presupuesto que se destina anualmente en España a la defensa nacional y a las Fuerzas Armadas es excesivo, adecuado o insuficiente?

En consonancia con la pregunta anterior, y por las mismas razones, el 37’3 % no sabe qué decir.  Pero resulta llamativo que el 25’3 %, y ganando en la encuesta, piense que es excesivo el presupuesto que se dedica a las Fuerzas Armadas.  Parece que la labor de crítica al gasto militar por parte de los grupos antimilitaristas sí va rindiendo fruto en la sociedad.

Pregunta 24

Y, en general, ¿cree Ud. que el presupuesto que España dedica a las Fuerzas Armadas y a las necesidades de nuestra defensa y seguridad es superior o inferior al que dedican el resto de los países europeos de nuestro entorno?

Esta pregunta también es muy interesante a efectos de manipulación informativa.  Nos explicamos:  conocemos la insistencia con la que desde el Ministerio de Defensa y desde el Gobierno en pleno inciden en que gastamos muy poco en temas de Defensa, en concreto, que gastamos muy poco % de nuestro PIB en Defensa.  Nos parece que la pregunta lo que busca confirmar es si su campaña de desinformación cala en la sociedad.

Pregunta 27

Tal y como se están desarrollando los acontecimientos internacionales en los últimos años, ¿cree Ud. que, para los intereses de nuestro país, la pertenencia a la OTAN ha sido…?

Un 46’6% opina que muy positiva o bastante positiva.  El % de personas que opinan que es bastante negativa o muy negativa es del 16’3 %.  Un tercer bando estaría compuesto por los que no saben qué contestar:  20’5 %, una buena parte de los encuestados que, otra vez, no tiene información suficiente para tener un juicio formado, y un 16 % no piensan que haya sido ni positiva ni negativa.

Pregunta 28

En general, ¿está Ud. de acuerdo o en desacuerdo con que nuestro país participe en misiones internacionales de paz?

Es uno de los mayores apoyos.  Pero habría que preguntarse, ¿apoyos a qué?  Por que lo que se pregunta es si nuestro país participa, no si nuestras Fuerzas Armadas participan.  Podría ser que si preguntase por la participación de las Fuerzas Armadas en misiones internacionales de paz el resultado fuese distinto.  Otra pregunta claramente sesgada y que hace dudar de su resultado.

Por ejemplo, la gente puede que esté de acuerdo en que nuestro país participe mandando médicos, profesores, bomberos, …  Es decir, podrían preguntar, en un caso, o suponer, en el otro, que la intervención fuese civil.  Ahí sí sería justa la comparación.  Pero en esta pregunta esconden a las Fuerzas Armadas tras el epígrafe de nuestro país, haciéndonos suponer que cualquier intervención en el exterior ha de estar militarizada a la fuerza.

Pregunta 29

Y tras la participación de España en estas misiones de paz, ¿diría Ud. que su opinión sobre las Fuerzas Armadas españolas ha mejorado, ha empeorado o se ha mantenido más o menos igual?

Fenomenal.  Aquí rizan el rizo.  En la pregunta anterior esconden a las Fuerzas Armadas tras “nuestro país”, pero ahora, a la hora de llevarse los laureles y méritos, la valoración ha de hacerse, obligatoriamente, sobre las Fuerzas Armadas.

Manipulación 100 %.

Con estas sibilinas manipulaciones en las preguntas, no nos extrañan los resultados de la siguiente pregunta:

Pregunta 30

¿Hasta qué punto: mucho, bastante, poco o nada, cree Ud. que la participación de las Fuerzas Armadas en las misiones en el exterior contribuye a…?

 

 

 

 

 

 

 

Share

Santa Claus a los mandos de los F16 americanos de Irak y Siria

Guizmodo Australia

Guizmodo Australia

Fuente: Defensa.com

La barbarie de la guerra muestra todo su patetismo más vergonzante en esta nueva contribución de los pilotos de guerra americanos a las fiestas navideñas.

Imbuidos tal vez por el espíritu comercial y bobalicón de la Navidad, o tal vez porque pretenden con ello afrentar las ideas religiosas más o menos atinadas de sus enemigos, tan radicales y zoquetes como ellos mismos, los pilotos que operan con sus aviones militares bombardeando en teoría a los terroristas de DAESH en Irak y en Siria, han incorporado a su uniforme de combate un gorrito de Papá Noel.

Todo muy en sintonía con el espíritu de la Navidad imperante. Matan, tal vez, en nombre de la panoplia de palabrería que acompaña estos días de paz y amor, dando a entender que la paz bien entendida se defiende a pepinazo limpio y que el mejor amor es el de expurgar la tierra de enemigos por su propio bien.

De este modo, llamar bárbaros o terroristas, como la publicidad al uso hace, a los del otro lado, resulta poco menos que poco creíble a juzgar por la barbarie propia. ¿Más o menos bárbaros que estos chicos disfrazados de “papanoeles” que en vez de regalos llevan terror en nombre de una fe que en vez de el amor que predica de boquilla propaga la guerra y el odio?

Claro que tal vez para justificar el despropósito ante los bienpensantes creyentes de este lado de la balanza, la noticia que comentamos explica que

especialmente eran reveladoras, también estas fiestas, las imágenes de los cristianos iraquíes de varias localidades cercanas a Mosul, recientemente recuperadas a los terroristas yihadistas, pudiendo celebrar la misa de navidad, dos años después de huir de estas localidades

y

Según la USAF, muchos de sus pilotos llevaban el gorro rojo/blanco de Santa Claus mientras volaban el día de Navidad en misiones de combate en apoyo la operación “inherent resolve” que reúne a los países que luchan contra los terroristas de Dahes en Irak y Siria

Parece ser que estos papanoeles exterminadores tenían una buena razón para su fantochada de terror: que los pobres cristianos iraquíes puedan celebrar misa.

Un vergonzoso ejemplo de la perversión total que es la guerra y sus partícipes.

Share

La infancia y la guerra en Siria

Imagen de Egisto Sani

Imagen de Egisto Sani

Fuente:  Es Global.

La guerra en Siria ya se ha cobrado más de 470.000 vidas.  De ellos, al menos, 50.000 son niños y niñas.

Según Unicef, 1 de cada 3 menores sirios no conoce otra cosa que la guerra, incluyendo 151.000 que han nacido como refugiados.

¿Es necesario algún argumento más para saber que es imprescindible parar esta guerra?

Imagen de Rosa Soto

Imagen de Rosa Soto

 

¿Cuántos años de futuro ha roto esta guerra siria?  ¿Cuántas decenas de años tardarán en recuperarse?

Los niños sirios sufren la misma situación que los adultos, pero las consecuencias son aún más graves. De 13,5 millones de personas afectadas por el conflicto dentro del país, 6 millones son menores. A ellos se suman más de 2,5 millones de niños registrados como refugiados, tanto en los países vecinos como en Europa.

La situación es escalofriante para millones de personas, sobre todo aquellas que están asediadas o casi, sus posibilidades de sobrevivir y de huir son bajísimas:

Actualmente, según cifras de ONU, hay en torno a medio millón de personas viviendo en 18 áreas bajo asedio y 4,1 millones más que viven en 135 designadas como de difícil acceso.

No estamos de acuerdo con la idea de Es Global cuando dice que la situación de los refugiados no es mucho mejor pero, al menos, están lejos de la violencia.

Los refugiados sufren violencia directa, estructural y cultural contra ellos en los países que los reciben y desde Occidente, que no nos preocupamos lo suficiente de acogerlos y de recibirlos como es debido.

¿Cómo puede ser que no seamos sensibles a la cruda realidad que, en números, nos dice que 300.000 personas intentaron cruzar el Mediterráneo en 2016?  ¿Pensamos que lo hacen por gusto?  ¿No nos influye que 4.600 hayan muerto en las aguas del Mare Nostrum?  Huyen de la violencia directa, estructural y/o cultural de sus respectivos países.

90.000 menores de 16 años no acompañados pidieron refugio en 2015. ¡90.000 menores no acompañados!  Y Europa, ¿no les acoge directamente?  Menuda política internacional más poco humanitaria.

En la educación los estragos también son temibles:

Según Unicef, 2,8 millones de niños sirios dentro y fuera del país no tienen acceso a la educación. En un Estado donde antes del conflicto casi el 100% de los menores estaban enrolados en la educación primaria, ahora apenas alcanza el 70%. La situación es peor para los adolescentes, que han perdido cursos y ahora resulta difícil volver a recuperarlos, especialmente cuando muchos de ellos tienen que trabajar para ayudar a sus familias a seguir adelante.

Imagen de Rosa Soto

Imagen de Rosa Soto

 

El reclutamiento de menores para la guerra y su utilización en los combates es cada vez más preocupante:

Otro problema que está pasando desapercibido es el uso de niños como combatientes. Según el citado informe, un total de 362 casos de reclutamiento de menores habían sido verificados en abril de este año. A la cabeza se encontraba Daesh con 274, seguido del Ejército Libre Sirio y grupos afiliados con 62, Liwa’ al Tawhid con 11, los comités populares con 5, las Unidades de Protección del Pueblo Kurdo con 4, Ahrar al Sham con 3, el Frente al Nusra con 2 y el Ejército del Islam con 1. De todos los casos verificados, 56% correspondían a menores de 15 años.

Share
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed