Madrid y Andalucía a la cabeza de la exportación aeronáutica militar

Friedensfahrradtour+2016+in+N%C3%B6rdlingen

zuse24

Fuente: Infodefensa

No es sorpresa para nadie que Madrid y Andalucía, principales ejemplos del ideario de recuperación económica propuestos por el PP y el PSOE, respectivamente, lideran la venta de armas españolas en lo que al sector aeronáutico (el más pujante de nuestro “privilegiado” sexto-séptimo lugar en el ranking mundial se refiere) hace relación.

Entre estas dos comunidades venden más del 85% de las armas aéreas que España vende, con un volumen de venta de 1.770 millones de euros en 2015 (990 para Madrid y 780 para Andalucía).

La solución andaluza, además, se desparrama por la pendiente, pues su crecimiento, año tras año, es exponencial y ahora, por ejemplo, crece a un ritmo de más del 35% anual, y un crecimiento en los últimos diez años del +330%, todo un ejemplo de la política probélica de la presidenta andaluza, ella tan calladita, y sus predecesores.

En el “eje” Sevilla-Cádiz se gestaron nada menos que nueve de cada diez euros de esta tremenda tropelía, lo que de rondón ensombrece a ambas regiones que se convierten en unos de los principales impulsores de la venta de armas y de la confrontación de pueblos (los que las compran) que con razón tienen poco que agradecer a este tipo de políticas inmorales.

Y qué no decir de Madrid, comunidad desde donde el apoyo descarado a las industrias militares es monumental.

Tal vez los políticos, con sus viejos y tramposos discursos, nos intenten decir que este sector es puntero y promueve el empleo.  De hecho es la principal argumentación que usan cuando se les recuerda la ética.

Pero es una verdad a medias, lo que equivale a una rotunda mentira:

  • primero, porque, como ya hemos explicado en otras entradas, el sector militar-industrial no es intensivo en trabajo, y solamente cuenta con 20.000 trabajadores directos, lo que despeja el mantra del trabajo (que no es tal).
  • en segundo lugar porque lo que sí supone el sector es una depredación brutal de  nichos económicos y de empleo, al generar, gracias a las tremendas ayudas que percibe, una dependencia muy acusada de las zonas donde se radican estas industrias (Cádiz, Sevilla, Ferrol, Cartagena, etc) que, sin inversiones en otras áreas y con el privilegio de la industria militar, se vuelven en absolutamente dependientes, con total pérdida de oportunidades alternativas, del monocultivo militar.
  • lo que sí produce, como cantan las cifras, es un tremendo beneficio para los dueños de las industrias en sí. Un beneficio que no redunda en desarrollo para las zonas productoras de armas, sino en opulencia para una clase empresarial tremendamente privilegiada, conectada con los círculos de poder real y con una capacidad asombrosa de lobby político.
  • promueve la guerra y hace de esta su negocio, lo que se puede observar con la cumple comprobación de quién compra armas españolas y la casual coincidencia de su actividad política tanto interna como internacional.
  • y por ello envilece a los trabajadores productores de armas, en este caso poco sensibles a los sufrimientos de otros pueblos, incrementados gracias a la venta de estas armas que los primeros fabrican, y de sus trabajadores, que sufren las guerras que promueven siempre los de arriba.
  • Nos convierte, a los ojos de otros pueblos, en un cómplice de su desgracia, en un enemigo más.
  • por si algo falta, esta industria militar genera además otros costes asociados, en términos de deuda tanto para las arcas españolas (pues no hay que olvidar que el mecanismo de potenciar una industria militar potente quiere servir para, con la venta de excedentes de las producidas, garantizarse armas para el propio ejército de alta tecnología y que, en el caso español, son compradas por el estado español con emisión de deuda pública que en este momento supera los 30.000 millones de euros) como para los pueblos compradores.

En suma, una apuesta esta de la industira militar que no sólo es un  suicidio desde el punto de vista económico y de la razonable eficiencia empresarial, sino que genera depredación y dependencia para nosotros a largo plazo (aunque enriquece a unos pocos de forma brutal) y no tiene ninguna justificación desde el más puro sentido ético y de solidaridad con otros pueblos.

Ser médico en Alepo es un acto de alternativa noviolenta a las guerras

Imagen de fotosdesalud

Imagen de fotosdesalud

Fuente:  Países en conflicto.

Muchas veces se nos pregunta qué puede hacer la noviolencia durante las guerras.  Uno de los ejemplos, que ya están ocurriendo pero que nos saldrán en los medios de comunicación desde esta perspectiva, os lo ofrecemos ahora en un breve programa de algo más de 12 minutos sobre los profesionales de la salud y la guerra actual.

La violencia cultural en la que estamos insertos como sociedad nos aturde el juicio y no somos capaces de ver la alternativa noviolenta que representan estos trabajadores de la sanidad.  Su labor no será recordada por los libros de texto ni por la historia oficial, pero eso no quiere decir que no haya existido, haya sido valiente y efectiva.

Estado, municipios, comunidades autónomas deben incluir en sus programas políticos propuestas para ayudar a estos resistentes noviolentos a las guerras.

La situación en Alepo es devastadora, también en Yemen y en otros muchos escenarios de guerra actuales.

Ya no se respeta ni a los hospitales civiles.  Ellos cuidan a civiles y militares, pero nadie les respeta, antes bien, les usan de blanco prioritario para causar bajas y desmoralización a los enemigos.

No hay medicamentos, sangre, respiradores.

Tampoco leche infantil ni alimentos.

750 profesionales de la salud han muerto en conflictos en este año.

Que nuestro gobierno ayudase a estos profesionales de la salud sería una alternativa de defensa real y efectiva, defenderíamos lo que realmente queremos defender, no las fronteras o la patria, sino las vidas humanas.  Los gobiernos occidentales podrían tomar cartas en este asunto y dinero hay si limitamos un poco los gastos militares escondidos lejos del presupuesto del Ministerio de Defensa (25.372’72 millones de €).

Sarkozy quiere imponer el servicio militar a los “ninis”

les+presidents

European People’s Party

Fuente: El diario.es

Abruma el galo Sarkozy y su nuevo libro-programa electoral “Tout pour la France“.  Lo creíamos ya jubilado, pero renace de sus propios lodos para izarse como candidato de la neoderecha francesa (cada vez más ultra, tartufa y caricaturesca) y faro de luz de la derecha europea (cada vez más nostálgica y tétrica) en la nueva contienda por los valores de Occidente y el nuevo mantra del rearme moral que, visto en qué consiste, podríamos llamar simplemente rearme, sin adjetivo alguno, y preludio de la guerra.

¿En qué consiste la gran oferta electoral Sarkoziana?  En redoblar la dosis de simplismo zafio y prometer que los “nini”, a los que la grandeur ha mandado a la merde vital y ahora teme porque tal vez estén resentidos, serán obligados a hacer la mili, para que sepan lo que vale un peine y amen a la France con toda su pasión inútil, que diría el otro.

Como si no supiera (o debería, que al fin y al cabo es dicho de Montaigne) que al perro apaleado todo se le vuelven pulgas y que los tres perros fatales y peligrosos para la sociedad, cuyo mordisco deja marcas abrumadoras y hondas, son precisamente los que maneja el discurso de Sarcozy: soberbia, ingratitud y envidia (le faltó nombrar al miedo).

¿Y la segunda promesa salvadora de la debacle a la que, según el discurso derechofrancés, se encamina la Nación por su deshilachamiento nacional e identitario? Reducir “drásticamente” la cuota de inmigrantes “legales” que entran en el país, incluidos los supuestos de reagrupación familiar,  y acabar con la inmigración económica en un lustro y en toda Europa.

Ocurre, al parecer, que redoblan los tambores de la guerra y nada mejor que crear carne de cañón desesperada y conscripta, que se han relajado (dicen) las obligaciones estatales y se necesita levantar el desencantado ánimo a marchas forzadas y con bota militar.

Qué paradoja:  de la nación de las luces a la Francia en blanco y negro de los tiempos de Vchy y del faro de los derechos humanos a uno más de sus persecutores acerados. De la Francia promesa a la Francia amenaza.  De la Europa como tierra de acogida a la Europa como baluarte de la nueva guerra.  Europa como ariete de la nueva cruzada, del neocolonialismo que se quiere nutrir de desheredados como guardia pretoriana y aprovechar de una inmigración desregulada y precarizada como mano de obra barata.

SarKozy, esa excrecencia, sirve a los negros intereses del egoísmo dueño de occidente, pero es sólo el espejo lacayo de la gran excrecencia parda que abruma y amenaza, como un mal nubarrón, a toda Europa.

Tal vez nos toque de nuevo desacatar el militarismo trompetero que anuncia ese porvenir ciego y brutal.

Aunque no sale en las noticias, la guerra perpetua del Congo extrema su horror

Kinshasa%2C+RD+Congo+%3A+le+facilitateur+de+l%E2%80%99Union+Africaine%2C+Edem+Kodjo%2C++a+proc%C3%A9d%C3%A9+ce+matin+%C3%A0+l%E2%80%99h%C3%B4tel+B%C3%A9atrice%2C+au+lancement+des+travaux+du+comit%C3%A9+pr%C3%A9paratoire+sur+le+dialogue+national.

MONUSCO Photos

Fuente: La voces del mundo

No es una guerra que goce de notoriedad, como las de Siria y otras, pero la República Democrática del Congo está en una cruel y despiadada guerra.

Aparentemente Congo no está en guerra. No sale en los medios. No se rotula como tal, pero hay datos que son más que elocuentes:

  • En 1996, EE.UU. patrocinó una invasión de fuerzas militares de Ruanda y Uganda que ingresaron por el oriente de la RDC. Hoy continua como grupo armado beligerante la Fuerza Democrática Aliada, heredero de este conflicto.
  • Existe una lluvia de informes sobre desenfrenados abusos de los derechos humanos provocados por la elite del país, incluidos militares y generales.
  • Se han dado enfrentamientos violentos y armados en la primera vuelta de las elecciones de 2006 entre los partidarios del actual presidente y de su oponente, con más de 20 muertos, y la necesidad de que la ONU mandara observadores
  • Entre 2012 y 2013 se produjo un estallido militar en la región de Kivu del Norte, con la aparición del grupo armado M23, que llegaron a tomar la capital Goma, desmovilizándose esta fuerza militar en 2013.
  • Otros enfrentamientos armados dieron lugar a ofensivas en 2015, con la participación a favor del gobierno de fuerzas de la ONU; luego retiradas por la supuesta inclusión en la fuerza militar gubernamental de algunos generales genocidas o sospechosos de genocidio.
  • Existe una violencia estructural y directa evidente asociada a la extracción del coltán y a los intereses de grandes compañías, como NOKIA, MOTOROLA, COMPAQ o SONY por el acceso a éste.
  • Amén de todo ello, el VIH y el Ébola han diezmado la población.
  • Desde hace más de 50 años, el país vive en una situación de guerra permanente, como destaca el portal notas.org
  • Europa alimenta la venta de armas en la región, como denuncia Enric LLopis en Rebelión en un reciente artículo.
  • Existe una pobreza generalizada y una desigualdad social impresionante. Es, según CODESPA, uno de los países con más bajo índice de desarrollo humano del mundo y con los peorews índices sociales según UNICEF
  • Los ejércitos en liza reclutan niños soldado.

El pasado 14 de Agosto se produjo una matanza de más de 50 personas en Beni, asesinados por rebeldes ugandeses, la peor matanza de civiles desde 2014 en la guerra que asola al Congo.

La matanza tuvo lugar apenas tres días después que el Presidente del País, Joseph Kabila visitó la zona, donde prometió que usaría de todo su poder para “imponer la paz”.

“Imponer la paz” de modo armado como pretende Kabila, frente a la otra fuerza armada que se opone desde hace más de 20 años, la Fuerza Democrática Aliada (ADF), usando las mismas metodologías de guerra de aquella, es, cuando menos, un eufenismo que perpetua la guerra.

El silencio de Occidente respecto de esta guerra soterrada y cruel parece tener motivaciones poco santas: control de recursos naturales, geoestrategia de las potencias occidentales que buscan un posicionamiento de dominio injustificado y que no sería asumido por la sociedad civil occidental,guerra en la vecina Nigeria, sospecha de que las potencias occidentales apoyan los levantamientos armados porque benefician a sus socios en la región, venta de armas occidentales…

¿Cómo se interpreta que un pingüino sea nombrado brigadier del ejército noruego?

Nadie duda que el militarismo es una cosa muy seria.  Por sus manos mueren miles de personas al mes en el mundo.  Además, podríamos añadir los muertos por la violencia estructural y cultural que generan los ejércitos.  Los países retroceden décadas en sus servicios sociales o en su nivel de desarrollo, pongamos por caso,  cuando EE.UU. o Europa Occidental, o cualquier otro ejército, les aplica unas dosis de su método de hacer política por otros medios.

Sin embargo, el militarismo genera propaganda simpática de vez en cuando.

Fuente:  Cuatro.

Ha sido la comidilla de los grandes medios de comunicación de masas.  Es una noticia simpática y veraniega:  el ejército noruego ha ascendido a brigadier a un pinguino y le hacen pasar revista a las tropas.

No deja de ser una tontería, pero…

Un ejemplo más de la realidad de la militarización cultural que sufrimos y que nos hacen aceptar como normales noticias aberrantes como las guerras, mientras carentes de todo sentido crítico, nos divertimos con la propaganda militar del siglo XXI.

Podemos publicar que las Fuerzas Armadas españolas ocultan 25.372’72 millones de € de gasto militar, y no seremos noticia.  Nadie si inmutará, pero !como digamos que la cabra de la legión se acatarró…¡

La cuestión del pingüino viene de antiguo:  hace 8 años le nombraron sir.

Podríamos decir que los ejércitos españoles sobregastan una media de un 20’66 % en los últimos 14 años.  Nadie se haría eco porque los militares y los militaristas podrían acudir rápidamente a la cabra de la Legión que revoluciona a las redes sociales.

También pasó inadvertida la noticia de que EE.UU., en sus maniobras militares marinas, había matado, en 5 años, 12 millones de animales marinos.

Cuando hemos puesto un collage sobre las consecuencias de las guerras en las aulas de secundaria, nos han protestado algunos profesores porque “hería su sensibilidad”.  En cambio, sonreirán y compartirán en las redes sociales los vídeos de nuestra cabra y del pingüino noruego.

¿Qué pensarán de la divertida Europa Occidental en Siria, en Afganistán, en Malí, en …?

¿Sabrán que nuestras armas están en sus países provocando muertos, comprenderán los jueguecitos estúpidos de los militares aburridos y vagos haciendo propaganda con animales?

El gobierno no descansa (ni está en funciones) para el gasto militar

King+OFF+freedom

Lucas Toscani

Fuente: BOE

Aunque nuestro perenne gobierno se encuentra en funciones y al menos en la teoría debería no adentrarse en decisiones que ya no le competen, Rajoy es un tipo de convicciones fijas y en lo que se refiere al gasto militar y decidió hace tiempo pisar a fondo el acelerador y aumentar, día sí, día también, el gasto de armas.

Por eso ahora, aprovechando un consejo de ministros vacacional y de pura rutina, acaba de colarnos tres autorizaciones de nuevos contratos para armas, por importes de 32, 35 y 30 millones de euros (sin incluir el IVA), o que equivale a otros 97 millones de euros de vellón para la suma del gasto militar.

Los acuerdos en cuestión son los siguientes

  • ACUERDO por el que se autoriza la celebración del Acuerdo marco para el sostenimiento de los motores de helicópteros Puma (HD.19), Superpuma (HD/HT.21), Sikorsky (H.24), Cougar (HT.27) y Colibrí (H.25), por un valor máximo estimado, IVA no incluido, de 32.000.000 de euros, así como los contratos que se adjudiquen basados en el citado Acuerdo.
  • ACUERDO por el que se autoriza la celebración del Acuerdo marco para el sostenimiento de los avionesTM-11 (Falcon 20), T-18 (Falcon 900) y T.20 (Cessna Citation V) por un valor máximo estimado, IVA no incluido, de 35.000.000 de euros, así como los contratos que se adjudiquen basados en el citado Acuerdo.
  • ACUERDO por el que se autoriza la celebración del Acuerdo marco para el sostenimiento de los aviones T.22, por un valor máximo estimado, IVA no incluido, de 30.000.000 de euros, así como los contratos que se adjudiquen basados en el citado Acuerdo.

Se trata de acuerdos que permiten gastos plurianuales hasta 2020 (los dos primeros programas) y hasta 2018 el tercero y que, cómo no, disfrazan el gasto militar de modernización de los aparatos de guerra dividiéndolo en varias anualidades para dificultar su control y cuantificación como gasto militar.

Un dinero que, se dice, no hay para las necesidades sociales y que, como hemos explicado tantas veces, acaba generando una inmoral e impagable deuda militar de la que nadie de los que la generan nos pide opinión.

Ya lo ven, estos acuerdos autorizan a celebrar otros acuerdos que, estos sí, acordarán pagar la pastaflora de 97 millones de euros (con el IVA la broma se pone en 117,3 millones de euros) para motores de los diversos aviones del ejército del aire. Puede parecer un poco Marxiana (de Groucho) tanta palabrería para decir que se van a gastar ester dineral por la cara, pero es lo que tiene el alambicado lenguaje de un registrador de la propiedad venido a más, que es puramente retórico, surrealista y superfluo en una gran proporción.

A nuestro juicio, el Rajoinato con plazo de vencimiento ya cumplido en que nos encontramos se atreve a tal gasto, sin que nadie rechiste, porque precisamente tienen pasteleado el futuro y en esto no cuentan con oposición alguna.

O, dicho de alguna manera, que el gasto militar demuestra la continuidad de las (futuras) políticas militares (gobierne nominalmente quien gobierne y lo haga por activa, pasiva o circunfleja) y las periclitadas (pero vigentes, férreas e indiscutidas) políticas de antaño.

O, si se quiere, desvela que el pacto está ya labrado y bien labrado en lo que a los ejes de la política a desarrollar se refiere, a pesar de su pésima escenificación.

San Gregorio arde de nuevo, por segunda vez este verano

Incendio+forestal+en+Puente+Sampayo

Por Alexis Martín

Fuente: Heraldo

Que la base militar de San Gregorio, en Zaragoza se incendia ya no es, por desgracia, noticia.  De hecho, el 22 de julio de 2016 informábamos de otro incendio en el que se habían quemado  50 hectáreas de monte bajo.  Ocurre todos los años y parece que forma parte de la “normalidad” militar.  Así, en 2015 se habían quemado 900 hectáreas, y en 2014, 800 hectáreas.

Ahora el desaguisado ha calcinado 114 hectáreas, incluso en los campos del cercano pueblo de Zuera, que suele sufrir estos incendios gregorinos.

Por supuesto las causas del incendio, cuyo epicentro se encuentra en el perímetro de la base militar, se desconocen oficialmente, aunque a tenor de la terca constancia con la que se producen estos incendios en la base militar, parece más bien evidente que es la actividad militar la que causa este peligro de incendios archirepetido.

Miren si es fácil la prevención en este caso:  si habitualmente la base sufre aproximadamente un incendio al año, a veces más, y esta frecuencia no es no ya habitual, sino remotamente comparable en ningún otro sitio, cercano o lejano a dicha base, la causa más evidente de los incendios es la propia actividad de la base  y el modo de evitarla, suprimir este uso militar.

¿No sería lo más adecuado para defender (y no chamuscar) la integridad del territorio y de las gentes, supuestamente lo que se supone que justifica a los ejércitos?

Empresas españolas y control de fronteras de la UE

.

waferboard

Fuente: bez.es

Citamos un extenso trabajo de Marta Molina, que a su vez cita fuentes del Centre Delás, Amnistía Internacional y otros no menos enjundiosos, en el que nos explican la preponderante participación de cuatro empresas españolas en el control de fronteras (en realidad control migratorio a partir de la nueva y brillante estrategia de “fronteras inteligentes” de la de la UE) que viene aplicando Europa frente a sus vecinos.

Las empresas en cuestión son Indra, participada por el Estado y una de las principales con las que el Ministerio de Defensa cuenta para construir su idea de “polo militar industrial español”, Mora Salazar, dedicada a cercados entre otras cosas, GMV, que vende artilugios de “seguridad” y “ciberseguridad”, y Atos España, también enfocada a la seguridad y la ciberseguridad.

Cuantifica el artículo en más de 15.000 millones de euros el volumen económico que mueve la “seguridad fronteriza” de la UE al año, teniendo en cuenta tanto el dinero que se invierte en políticas específicas de seguridad como en otras políticas (y se espera que la cifra se aumente exponencialmente hasta alcanzar en 2022 los 29.000 millones de euros anuales).

El principal instrumento (no el único) con el que cuenta Europa para llevar a cabo su política de fronteras es el nefasto y militarizado  programa Frontex, para el que se destinarán desde su inicio en 2005 hasta 2020 la nada despreciable cifra de 4.500 millones de euros.

Según datos de la Comisión Europea, España recibirá desde 2007 a 2020 la cantidad total de 484,4 millones de euros, siendo a su vez el principal receptor de “ayudas” para hacer el trabajo sucio de vigilancia de fronteras (seguido de Rumanía con 421,9 millones, Italia con 406,5  y Grecia con 374,6)

En cuanto a Indra, nuestra empresa bandera en el negocio, y según una investigadora avezada en el asunto es

Pionero en la puesta en marcha de un sistema de vigilancia de fronteras, el SIVE patentado por Indra, España es ejemplo para el resto de Estados miembros

Marta Molina explica en su artículo también, respecto de Indra que

 es una de las grandes beneficiarias de las licitaciones de Frontex. La multinacional facturó en 2015 540 millones de euros relacionados con la defensa, el 19% de sus ingresos totales. A la cabeza de una unión temporal de empresas, en 2015 se hizo con el contrato marco para desarrollar el equipo técnico en los vuelos de vigilancia por valor de 10 millones de euros. En abril del mismo año, ganó un nuevo contrato para la mejora de las comunicaciones por satélite, como parte del programa Copérnico, por 48.179 euros.

Añade otra investigadora, esta vez de Stop Wapen Handel, respecto de las industrias de defensa españolas que

“Todas ellas han sacado gran tajada del presupuesto de Fronteras”

Es decir, que la militarización del enfoque migratorio se ha convertido en un nicho de negocio evidente para la agresiva industria militar española. ¿Habrán maquinado también para que esto ocurra, o simplemente aprovechan la ocasión que se les brinda?

Marta Molina nos da una respuesta con datos que tal vez aclare este punto

La empresa española (se refiere a INDRA)  ha gastado cerca de un millón y medio de euros en intentar influir en las políticas de defensa de las fronteras europeas, según el Registro de Transparencia de los grupos de presión de la UE, en datos recogidos por Stop Wapen Handel. “Indra no sólo ha vendido sistemas de seguridad en las fronteras de España, sino que también tiene Rumanía y Portugal como clientes importantes en este campo”, agrega Mark Akkerman.

También ISDEFE, propiedad del  Ministerio de Defensa, moja en el negocio. Al menos 8 millones de euros de financiación en seis proyectos europeos.

En resumen, un artículo el que comentamos muy en consonancia con los datos ya aportados anteriormente por Yago Álvarez y Genoveva López en el Salmón Contracorriente, y que confirma la creciente militarización del enfoque migratorio y de las fronteras europeas, en consonancia con el gran negocio para unos pocos de esta exacerbación del miedo.

Llegar al 0’7 % de la Ayuda al Desarrollo sólo supondría usar el 30’29 % del Gasto Militar oculto

Imagen de Luis Marina

Imagen de Luis Marina

Hace poco informábamos que España, desde la época de González, ha hecho 79 intervenciones militares en el extranjero.  De ello, sin dificultad, se deduce que nuestra política exterior es militarista y violenta.

También hemos publicado un estudio sobre el Gasto Militar español en 2016.  En él resaltábamos que el presupuesto del Ministerio de Defensa es de 5.787’89 millones de €, pero que el Gasto Militar español en 2016 será de 30.928’86 millones de €.  Esto hace que el 81’29 % del Gasto Militar español para 2016 esté oculto (un total de 25.372’72 millones de €) en múltiples partidas.  Una de ellas es en el presupuesto del Ministerio de Exteriores, donde, al menos, se ocultan 201’17 millones de € de Gasto Militar.

¿Cuál sería la alternativa?

Pensamos que, al menos en parte, la cooperación con otros pueblos, justa y solidaria.

Todos recordamos aquel pujante movimiento del 0’7 % para cooperación.  Aquella lucha que aún continua aún no ha dado los frutos apetecidos.

Ahora, Intermon-Oxfam publica cómo ha sido la evolución de la ayuda a la cooperación desde 1980.  Copiamos sus datos y añadimos en la siguiente tabla los gobiernos responsables:

Año% Ayuda al DesarrolloGobierno
19800'08Suárez
19810'13Calvo Sotelo
19820'13Calvo Sotelo
19830'04Felipe González
19840'08Felipe González
19850'10Felipe González
19860'09Felipe González
19870'08Felipe González
19880'07Felipe González
19890'14Felipe González
19900'20Felipe González
19910'24Felipe González
19920'27Felipe González
19930'28Felipe González
19940'28Felipe González
19950'24Felipe González
19960'22Felipe González
19970'24J.M. Aznar
19980'24J.M. Aznar
19990'23J.M. Aznar
20000'22J.M. Aznar
20010'30J.M. Aznar
20020'26J.M. Aznar
20030'23J.M. Aznar
20040'24J.M. Aznar
20050'27Zapatero
20060'32Zapatero
20070'37Zapatero
20080'45Zapatero
20090'46Zapatero
20100'43Zapatero
20110'29Zapatero
20120'16Rajoy
20130'17Rajoy
20140'13Rajoy
20150'13Rajoy

Y nos informa de que hay previstos 2.396 millones de € para el año 2016.

¿Qué hubiese ocurrido en 2015 si se hubiese destinado no el 0’13 % (1.753 millones) sino el 0’7 % reivindicado?  Se habría llegado a una Ayuda de 9.439 millones de €.  Es decir, habrían faltado conseguir 7.686 millones de € de las arcas españolas.  Muchos nos dirán que esto es imposible, que significa multiplicar por más de 5 la ayuda al desarrollo, que España está en crisis y que no habría dinero suficiente.

Sin embargo, esta política que apostaría sin dudas por la cooperación habría supuesto únicamente el 30’29 % del Gasto Militar oculto de 2016.

Ni un tercio de lo que se da a los militares por debajo de la mesa con trampas antidemocráticas.

No nos habríamos quedado indefensos.  Nos considerarían un país cooperador y no un país interventor.  Nuestra política exterior cambiaría de cara y colaboraríamos en la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenibles.

Dinero hay.  Sólo queda que forcemos la voluntad política.

¿Armas procedentes de Ghana para EE.UU.?

Border+Crossing

Daniela Snow

Fuente: elestrecho.es

Da mucho que pensar la noticia publicada por el diario El Estrecho según al cual la Guardia Civil ha interceptado en Algeciras un cargamento ilegal con 737 fusiles de asalto y 72 lanzagranadas procedente de Ghana y con destino en EE.UU.

Del fabricante de los fusiles de asalto nada dice la noticia, aunque es de suponer, dado lo restringido del mercado, una procedencia de alguno de los principales exportadores mundiales de armas; pero los lanzagranadas son de fabricación suiza.

una vez realizada la apertura del contenedor, ordenada por las autoridades españolas, a fin de proceder a su reconocimiento físico, se comprobó que las 809 armas (737 fusiles de asalto de 5,56 mm y 72 lanzagranadas de 40 mm de fabricación suiza), aparentemente  nuevas, se encontraban perfectamente montadas cada una de ellas en su empaquetado original de fábrica.

Y nos preguntamos en primer lugar qué hacía este arsenal abrumador de armas de guerra en Ghana, desde donde se enviaban para EE.UU.

¿Es en realidad EE.UU. su destino final?  No parece la hipótesis más razonable.  Más bien parece que en EE.UU. encontrarían un nuevo “comercializador” para venderlas en cualquier otro lugar.

¿Cómo llegaron las armas a Ghana?  ¿Quién las envió a España?  ¿Quién debía recepcionarlas?  ¿Cómo es posible que vinieran perfectamente embaladas pero con los números de serie borrados?  ¿Las empresas fabricantes tienen algo que ver?…  Muchas preguntas para las que no tenemos respuesta.

La proliferación de armas y la implicación de múltiples actores, incluyendo a las propias industrias militares, es alta y nadie le pone coto de verdad.

Tal vez no es una prioridad del “nuevo” orden mundial, más interesado en preparar la nueva guerra que en evitarla.

A %d blogueros les gusta esto: