¿Engrandece a EE.UU. expandir su poder militar naval?

Donald+Trump

Seth Anderson

Fuente: El Confidencial 

Parece que el nuevo Presidente de Estados Unidos, Donald, prometió en su campaña electoral aumentar el poder naval estadounidense desde los 274 buques de guerra actuales a una flota de al menos 350 buques a conseguir en 2020, para hacer que EE.UU., de nuevo, sea un país poderoso, “Make America Great Again” que dice el lema de su campaña.

La flota de EE.UU. cuenta con:

  • 10 portaaviones nucleares (por ley deberían tener 11, pero hay retraso en la entrega del último de ellos),
  • 9 buques de asalto anfibios (LHA) de las clases Wasp y America (más otros 2 en construcción),
  • 22 cruceros de misiles guiados clase Ticonderoga;
  • unos 70 destructores, fragatas y LCSs  y
  • más de 50 submarinos nucleares de ataque SSN .
  • Además están los submarinos nucleares de misiles balísticos de la clase Ohio, de los que hay en total 18, aunque 4 han sido reconvertidos en lanzadores de misiles de crucero.
  • A ello se unen 24 batallones de infantería,
  • el equivalente a 3 divisiones con su propia artillería, aviación de ala fija y rotatoria y sistemas de apoyo y desembarco, junto con una flota de buques de desembarco especializados, y centenares de barcos auxiliares como remolcadores, petroleros, buques de avituallamiento, etc.

Osea, que nos encontramos con el arsenal naval más importante del planeta. Casi cabría preguntarse, antes de alarmarse de la perorata de Trump, si hay mar para tanto despliegue.

Llevar adelante los planes bélicos de Donald, según los expertos, puede suponer un incremento del gasto militar americano de más de 100.000 millones de dólares anuales, a sumar a los más de 600.000 millones que ya gasta el ejército americano.

No parece que EE.UU. necesite tal expansión del poder militar naval.

Dudamos que aumentar el potencial militar de un estado conlleve tan a la ligera como predica este telepredicador metido a presidente de potencia un engrandecimiento de su pueblo. Más bien se nos antoja que lo empequeñece y muestra sus tremendas debilidades.

En todo caso, son cifras astronómicas que contrastan con datos que evidencian la miseria moral de la mayor potencia militar del mundo, como por ejemplo, que más de 45 millones de estadounidenses vivan en pobreza (14,5% de su población), de los que 15 millones de menores de 18 años viven en hogares donde no hay comida para sobrevivir. O que la tasa de analfabetismo estadounidense se sitúe por encima de cincuenta millones de personas, mientras que el 45% de estadounidenses adultos están en el nivel mínimo de comprensión lectora. O que la tasa de suicidios se haya disparado en su sociedad un 24% en los últimos 15 años, sin entrar a valorar los problemas relacionados con la desigualdad social, la ínfima asistencia social y sanitaria a los más desfavorecidos u otros aspectos de la vida.

Se nos antoja un insulto a los estadounidenses la inversión militar que existe o la que pretende impulsar su presidente, pero, sobre todo, nos parece que son estas políticas nefastas, de las que el nuevo Presidente americano no es sino un fiel seguidor, las que persisten en el error y construyen la decadencia, no la grandeza, de aquel país.

Tráfico de armas y menudeo

dio4

Franckfbe

Fuente: Diario de León

Hace unos días nos enterábamos de la desarticulación de una red mafiosa que vendía armas de todo tipo al terrorismo internacional. Concretamente se hablaba de la incautación de más de 8.000 de estas armas de guerra.

Hoy amplían algo más la noticia y se señala que

La trama desmantelada, asegura la Policía, «tenía tal magnitud que le permitía abastecer de armamento, piezas y repuestos a otros traficantes de armas de Europa».

En concreto, el Ministerio del Interior

sostiene que ‘Cantábrico Militaria’, una de las tiendas de coleccionismo militar más conocidas y reputadas de España, se había convertido en la tapadera de uno de los más importantes centros neurálgicos del tráfico ilegal de armas de toda Europa. Según la investigación de Comisaría General de Información de la Policía Nacional, la popular armería, con sede en la localidad vizcaína de Getxo y que fue registrada el pasado jueves, no solo era el punto de encuentro para todos los aficionados a las armas en busca de repuestos para sus piezas o de nostálgicos a la ‘caza’ de un souvenir de la Guerra Civil o de Segunda Guerra Mundial, sino que también comercializaba en el mercado negro de todo el continente las piezas necesarias para rehabilitar armas de guerra inutilizadas.

No es de extrañar. España es el sexto exportador de armas del mundo y es evidente que en un negocio tan sumamente sucio debía existir un submundo del menudeo, que otra cosa no podemos considerar al contrabando de 8.000 armas cuando la venta autorizada mueve cifras astronómicamente mayores.

Que la armeria sin escrúpulos, y otros posibles y previsibles vendedores, vendan armas al terrorismo internacional, o sean un punto neurológico de tan floreciente negocio en Europa muestra en parte la degradación moral de cierto empresariado, pero no es más que la punta de un iceberg mucho más sangrante, porque el propio Estado autoriza la venta de material militar, con todos los sacramentos, desde nuestras flamantes empresas militares a Estados tan deplorables, y nos podemos atrever a decir que tal vez tan terroristas, como puede ser Israel, o Egipto, o Arabia Saudí (a este último le está haciendo actualmente una reverente visita la crème de la crème del propio Estado para endosarle nada menos que 2.000 millones de euros en barcos de guerra).

Con todo, conviene que se sepa la realización de esta lucrativa y nefasta actividad y que podamos apuntar con el dedo a quienes, con parabienes o en el mercado negro, se dedican a esto, ya lo hagan vestidos del levita y con buen prestigio social o desharrapados sin más escrúpulos (tal vez solo con peores padrinos o contactos) que aquellos.

En el basurero de los negocios sucios el de la venta de armas se nos antoja el más nauseabundo de todos.

Ejercicios militares en Gando

DACT 2016

Ejército del Aire Ministerio de Defensa España

Fuente: Defensa.com

Informa la revista Defensa.com que la principal actividad del Ejército del Aire en el primer trimestre de 2017 va a consistir en el ejercicio DACT 2017 (Dissimilar Air Combat Training)

en el que la mayoría de sus unidades de combate proyectarán sus efectivos y aeronaves a las Islas Canarias, operando desde la Base aérea de Gando y el aeródromo militar de Lanzarote

El ejercicio es un ejercicio de combate AIRE-AIRE y contará con apoyo de la fuerza aérea italiana y de la OTAN, en lo que parece un adiestramiento de cara a un eventual enfrentamiento con enemigos que tengan aviones de combate poderosos y un importante interés en el espacio circundante del territorio OTAN.

Según la página oficial del Ejército del Aire

el Mando Aéreo de Combate (MACOM) desplegará sus unidades aéreas de caza y ataque, y el Sistema de Mando y Control hará lo propio con la integración de una plataforma C2 AWACS ‘Airborne Warning and Control System’ de la OTAN, además de unidades de apoyo al combate. Asimismo, los medios de salvamento y rescate se encargarán de realizar la cobertura SAR durante todas las fases del ejercicio.

y

La finalidad de este ejercicio es entrenar las capacidades de la estructura de mando y control del MACOM en una campaña de superioridad aérea, con el fin de incrementar el nivel de preparación para el combate ‘Aire-Aire’ de las unidades de caza del Ejército del Aire y de las unidades extranjeras invitadas

Se justifica lo prolongado del ejercicio por la magnitud de su pretensión. De hecho contará con dos fases

 Una teórica, que incluirá una serie de conferencias de integración de fuerzas, destinadas al conocimiento de las aeronaves que participan en el ejercicio, seguridad de vuelo, tácticas de Combate, etc., con el fin de complementar el adiestramiento en vuelo.

Y una fase práctica en una gran variedad de escenarios y con un importante número de aviones, que permitan elevar la interoperabilidad entre las distintas unidades participantes, así como evaluar y mejorar las tácticas, técnicas y procedimientos empleados en este tipo de misiones.

Es este un ejemplo más del despilfarro militar en ejercicios innecesarios, pero también del desplazamiento del interés militar hacia Canarias y del padecimiento de este incremento del peligro militar para los canarios. Suponemos que también un motivo de denuncia y lucha de la sociedad canaria hacia esta progresiva militarización del pacífico territorio canario. Pero, claro, de eso no habla la prensa.

Más sobre la opacidad del gasto militar: el índice de opacidad del gasto militar auditado por la IGAE

Imagen de Anne Worner

 

Fuentes:  IGAE y elaboración propia.

En nuestro informe sobre el Gasto Militar en 2016, y también en nuestro blog, definimos, por primera vez, el Índice de Opacidad del G.M., que sería el porcentaje del G.M. que se oculta con respecto al presupuesto del Ministerio de Defensa.

En lo concerniente al informe sobre el Gasto Militar auditado por la IGAE para 2014, podríamos definir el Índice de Opacidad del Gasto Militar auditado por la IGAE, que sería el porcentaje de G.M. que se oculta en el informe de fiscalización anual de la IGAE.  Hemos de aclarar que las cifras del cuadro que siguen son diferentes al Índice de Opacidad del Gasto Militar porque aquí estamos hablando del sobregasto real, no de presupuestos.  El presupuesto anual esconde cifras alarmantes de sobregasto militar del 437’55 %.  Lo hacen en otros ministerios y en otras partidas presupuestarias.

Pero el Gasto Militar auditado por la IGAE nos informa de que además de ese gigantesco ocultamiento presupuestario, se produce, de facto, un sobregasto que lo acaba aumentando.  Las cifras que explicamos en este informe nos demuestran un sobregasto en el G.M. auditado por la IGAE para 2014 del 66’18 % sobre lo presupuestado para el Ministerio de Defensa (y recordamos que son cifras parciales, como explicábamos en el punto “1.3.- Contextualización:  diversos criterios para contabilizar el Gasto Militar”).

Consideramos que es positivo aportar una escala que intente medir, aunque sólo sea aproximadamente el volumen de la opacidad del G.M. auditado por la IGAE.  Lo presentamos en una sencilla tabla:

Índice de Opacidad del Gasto Militar auditado por la IGAE

% Denominación

Consecuencias político-económico-sociales

0- 2’5 Bajo Coyuntural.  Aceptable por cuestiones políticas-económicas-sociales puntuales
2’5 – 5 Moderado
5 – 10 Preocupante Baja calidad democrática en el ejercicio del gobierno y en el control en el Parlamento
10 – 20 Alto, poco aceptable
20 – 33 Demasiado alto, inaceptable Muy baja o nula calidad democrática y de transparencia en la toma de decisiones.  Opacidad generalizada y descontrolada.  Control parlamentario sólo aparente.  Generador de malestar social.
33 – 50 Escandaloso
>50 Inaudito Ausencia total de calidad democrática y de transparencia en la toma de decisiones tanto por el gobierno como por el parlamento.

Fallo total en el sistema de control parlamentario.

Sistema sin garantías democráticas reales.

Estado efectivamente militarizado en todos sus aspectos políticos-económicos-sociales.

El ejército es un estado dentro del Estado que sólo vela por sus intereses.  Casta privilegiada.  Connivencia militares – élite política.

Engaño generalizado.

Impunidad total del militarismo.

Despilfarro, descontrol económico y político, ¿corrupción sistémica?

Para el análisis de este cuadro, nótese que no hablamos de liquidaciones de presupuestos decididos social y democráticamente por la población, sino que nos estamos fijando en lo contrario:  aumentos de gastos ocultos, opacos, y , por lo tanto, sin el necesario control parlamentario y social.

Pensamos que hay situaciones políticas, económicas y sociales sobrevenidas y urgentes que pueden hacer que un cierto grado de sobregasto en un tipo de gasto pueda ser asumible, por un periodo corto:  unos pocos presupuestos anuales, quizá.

Nos resultaría a todos más difícil aceptar una situación de sobregasto en las liquidaciones presupuestarias, en cualquier partida, más continuada en el tiempo y de cuantía mayor.  Este ocultamiento empezaría a ser poco aceptable porque implicaría que el gobierno estaría haciendo sus funciones de espaldas a la sociedad, engañando y sin dar verdaderas explicaciones democráticas.  También significaría que el control parlamentario estaría muy mermado.

¿Qué pensarían l@s español@s si el grado de ocultamiento del gasto liquidado de cualquier ministerio fuese mayor del 33 %?  Sería escandaloso, ¿verdad?  Posiblemente lo considerasen inaceptable porque implicaría que existe una muy baja o nula calidad democrática en el ejercicio del gobierno ya que ofrece unas liquidaciones de gastos anuales en las que se sobregasta demasiado y con continuidad.  Posiblemente la sociedad lo considerase como una opacidad generalizada y descontrolada, algo en lo que habría que pedir explicaciones políticas y penales de manera urgente y tajante.  Lo más seguro es que la sociedad también desconfiase del Parlamento porque al llegar a este grado de opacidad se derivaría, con seguridad, que el control del gobierno que las leyes exigen que realice el Parlamento sería nulo.  Ello supondría que los parlamentarios estarían haciendo, al menos, dejación de funciones.  Es seguro que toda esta situación política generaría un malestar social importante.

¿Podría ser imaginable que el grado de opacidad, de ocultamiento de un presupuesto determinado pasase del 50 %, y, sobre todo, que lo hiciese de manera continuada en el tiempo?

Pues esta es la realidad del Gasto Militar auditado por la IGAE para 2014.  Y no sólo en 2016, sino en cualquiera de los años precedentes.  No incluimos datos de Comunidades Autónomas ni de ayuntamientos.

¿Qué significa este dato?  Antes de contestar, tómese su tiempo para reflexionar.  Es necesario.

Nosotros lo hemos hecho y estas son las conclusiones:

  • Ausencia total de calidad democrática y de transparencia en la toma de decisiones tanto por el Gobierno como por el Parlamento.
  • Fallo total en el sistema de control parlamentario. Es seguro que unos parlamentarios están en connivencia con los militares y con el gobierno militarista;  y también es seguro que otros parlamentarios están haciendo dejación de funciones en sus labores de control de la actividad del gobierno en lo militar.
  • El sistema político que así obre deja claro a la ciudadanía que no existen garantías democráticas reales en los temas militares.
  • Esta situación derivaría (ya ha derivado) en un Estado efectivamente militarizado en todos sus aspectos políticos-económicos-sociales. Esta militarización del Estado se estaría realizando, eso sí, mediante una práctica política muy alejada de la vistosidad de un golpe de estado, por medios mucho más sofisticados y ladinos, pero con una efectividad igual.
  • También se deduciría que el ejército es un estado dentro del Estado que sólo vela por sus intereses. Conformarían una casta altamente privilegiada y, a la vez, oculta a la crítica social por múltiples mecanismos políticos y económicos.
  • De ello se sigue que es necesaria una connivencia militares – élite política que podría tener un ejemplo máximo en un ministro (Morenés) y un secretario de Estado (Arguelles) que han usado las puertas giratorias con continuidad. A ellos se les podrían añadir otros ejemplos del PSOE para no ser parciales y para que se vea que el problema es generalizado.
  • El resultado sería una situación de Impunidad total del militarismo en sus aspectos políticos, e incluso penales porque sus intereses estarían favorecidos cotidianamente por la élite dirigente política y parlamentaria.
  • El engaño social sería generalizado.
  • Las consecuencias serían el despilfarro, el descontrol económico y político, y, muy posiblemente la corrupción sistémica en las cuestiones de defensa.

Otro rey para la industria militar en Arabia Saudí

Exponaval+2012

José González Spaudo

Fuente: ABC

El rey, como hiciera el rey que hubo antes de él, se acaba de estrenar en su papel de embajador de la industria militar.

Dos veces tuvo que suspender la visita al jerarca saudí para consolidar, con el doble aval regio de los parabienes y abrazos de los monarcas de uno y otro reino, el contrato de venta de armas españolas a los saudíes.

Primero, porque la posibilidad de que el régimen se alterara en su nucleo duro con eso de las elecciones hizo que la visita se retrasara hasta tenerlo todo atado y bien atado en el consenso exportador de armas que desde hace tanto mantiene la política de defensa española. Y luego porque el hermano del rey saudí se murió, y los contratos de sangre no deben hacerse en período de duelo.

Y ahora, una vez superadas las dos duras pruebas, los monarcas se avienen a representar el acuerdo militarista de la industria española y la monarquía saudí. Los primeros venden armas, los segundos compran terror. Los primeros lo ven un negocio ético, aunque venden terror, y los segundos como un negocio favorable, aunque compran armas.

¿Y los pueblos que sufren de este estado de cosas?  ¿Pintan algo cuando las altas instancias que dicen que los representan deciden ponerse de acuerdo en un negocio tan macabro?  ¿Y los pueblos que sufren el uso de las armas y el flagelo de la guerra, pintan algo?

Sí, el papel de víctimas.

El cortejo de apoyo (no sabemos si a esto se le llama técnicamente así) del monarca se compone de los ministros de Exteriores y de Fomento, del Secretario de Estado de Defensa, el de Comercio y el de Infraestructuras, en un claro ejemplo de el papel privilegiado que la política de exteriores e industrial española concede a la venta de armas (somos la sexta potencia en este concepto).

Además, “por su cuenta” acuden al viaje regio varios empresarios españoles. Entre ellos, nos dice ABC

Con motivo de la visita, también se han trasladado por su cuenta a Riad una docena de empresarios españoles, entre ellos el presidente de Navantia, José Manuel Revuelta, que se encuentra a la espera de la firma de un contrato para construir cinco corbetas y una base naval para las Fuerzas Armadas saudíes. Este contrato, que asciende a 2.000 millones de euros, dará trabajo a 3.000 empleados durante varios años a los astilleros de Ferrol y Cádiz

El rey español, al parecer, pretende desvincularse del contrato de armas y añade que lo suyo es defender los intereses nacionales y, vuelve el ABC a explicar

su visita a Arabia Saudí permitirá escenificar las buenas relaciones entre los dos países y creará el clima propicio dentro de la mentalidad árabe para impulsar la adjudicación a la que aspira Navantia

Flaco favor le hace a esta aparente elevación del rey por encima del bien y del mal el diario de la derecha, que amén de dar por aceptables las “buenas relaciones” con esta dictadura promotora de guerras crueles, reintroduce el tema de los barcos militares que Navantia quiere vender.

En todo caso, sorprendentemente, conocemos por esta noticia que la tan cacareada riqueza que el contrato de los barcos militares va a traer a Cádiz y a Ferrol consistirá en que Navantia y su accionariado se embolsarán más de 2.000 millones de euros y darán trabajo “varios años” a solo 3.000 personas entre ambas provincias. Ello demuestra la mentira del enorme interés y agradecimiento que deben mostrar los habitantes de estas zonas, condenadas a la dependencia militarista, porque, que sepamos, no van a pagar a cada trabajador 666.666´6 euros (el resultado de dividir los 2.000 millones entre los 3.000 empleados que tendrán trabajo) por este contrato, lo que indica que hay unos pocos que se enriquecen y unas comunidades amplias que se envilecen para enriquecerlos.

Defensa, uno de los Ministerios que más ingresan

Imagen de Fotofloridian

Fuente:  IGAE y elaboración propia.

Resulta asombroso y turbador repasar las cuentas de la IGAE sobe ejecución presupuestaria de 2014 y darse cuenta, por cuarto año consecutivo, que el Ministerio de Defensa es uno de los que más recauda.

INGRESOS (en millones de €)

  2011 2012 2013

2014

Defensa 206’73 192’31 213’10 211’95
Hacienda y Administraciones Públicas 328’48[1] 276’86 418’79 374’41
Interior 204’40 117’63 126’09 154’31
Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad 79’81 110’04 77’19 68’49
Educación Cultura y Deporte 20’80 23’13 38’79 40’67
Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente 42’35 25’18 44’35 31’32
Empleo y Seguridad Social 31’29 39’25 26’66
Fomento 59’51 17’63 35’7
Trabajo e Inmigración 29’58
Política Territorial y Admón. Pública 25’72
Industria, Turismo y Comercio 22’39 2’58[2] 11’76
TOTAL 1.051’77 816’1 1.023’93 984’24

[1] Entonces llamado Economía y Hacienda.

[2] A partir de 2012 se denomina Industria, Energía y Turismo.

 

Tan sólo le supera el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas.

El total de ingresos del Ministerio de Defensa en estos cuatro años es de 824’102 millones de €, una cifra nada despreciable sobre la que no hay más información.  No especifica la IGAE cuál es la naturaleza de las ventas que han generado estos ingresos. ¿Venta de solares y edificios militares?, ¿alquiler de los mismos?, ¿venta de armas?

824’102 millones de € son mucho dinero y sería necesario un control más explícito de este rubro por el bien de la transparencia militar.

Destaca mucho que el Ministerio de Defensa sea, durante cuatro años consecutivos, el segundo ministerio con más ingresos propios, tan sólo por detrás del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, seguido por el de Interior y a mucha distancia del cuarto, el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad (68’49 millones de €).

Los 824’102 millones de € ingresados por el Ministerio de Defensa desde 2011 a 2014 suponen el 21’26 % de los 3.876’04 millones que los ministerios ingresaron.  Es decir, 1 € de cada 4’7 los recauda el Ministerio de Defensa.

Suponemos.  Es sólo una suposición, que tantos ingresos por parte de Defensa provienen de vender inmuebles a troche y moche.

Suponemos.  Es mucho más que una suposición, que dichos ingresos se han dedicado a pagar la compra de armas, como los PEAS.

Afirmamos que estos ingresos del Ministerio de Defensa poco o nada tuvieron que ver con la Sanidad, la Educación, el Medio Ambiente, es decir, con todo aquello que merece la pena defender.

¿No podemos entender nuestras pequeñas historias sin los militares y sus glorias?

el+flautista+de+Pisac

Aldo Cavini Benedetti

Fuente: Cope

Dice la COPE, poniéndolo en boca de la ministra Cospedal, que las Fuerzas Armadas  y la Guardia Civil son “una herramienta leal y eficaz” para “garantizar el futuro de España” y de su estado democrático de derecho, su seguridad y su prosperidad.

Es muy decir y mucho decir, que diría aquel otro. No sólo una exageración de campeonato, sino una burda mentira en toda regla. Y si juzgamos repasando nuestro pasado, tal vez una mentira que amenaza con demostrarse en cualquier nuevo giro nostálgico de nuestra inquieta derecha, leal y democrática ella como todos sabemos.

Pero por una mera arana no va a cortarse la señora ministra, que está acostumbrada al polisémico lenguaje de los políticos que, como dijo aquel, hablan con lengua de serpiente y dicen blanco como para querer decir negro o cualquier otra cosa que se tercie.

Dolores predica, dice la cadena de los obispos, que las fuerzas armadas

Deben ser consideradas como lo que son y lo que representan, lo que significan y protegen: algo de todos y en defensa de todos, una herramienta leal y eficaz del Gobierno de la Nación para garantizar el futuro de España y del estado social y democrático de derecho plasmado en nuestra Constitución

Repetimos que es pura trola o, al menos, ignorancia en grado sumo, pero ¿quién dijo que la ignorancia y la mentira no creen realidades bien reales e incluso aplastantemente reales?

Porque más bien parece que lo que “ellos” defienden y lo que sienten y quieren defender las gentes de a pié de estos maltratados sitios sean cosas bien distintas, como demuestran las múltiples encuestas de preocupaciones de la sociedad que habitualmente publica el CIS.

Continúa Cospedal con su embeleso (o al menos desconocimiento entre ingenuo e imperdonable, que en un político no sabemos qué será peor) afirmando la inquebrantable vocación de servicio del ejército y su papel trascendental en el desarrollo de “España” como “Nación” desde “su nacimiento” con los Reyes Católicos (como si los Reyes Católicos hubieren hecho otra cosa que unir sus reinos hereditarios, que no es lo mismo  que crear nación alguna, si es que las naciones existen más allá de la ideología de los nacionalistas, o como si el “ejército”, como “ente” existiese desde entonces tal como ahora nos quiere vender el anacronismo ministerial) para afirmar, dando una patada en el culo a la historia que

Lo que fuimos explica lo que somos. La historia de la construcción de nuestra España debe leerse siempre a la par que la historia militar. Y así seguimos haciendo historia, haciendo Fuerzas Armadas y haciendo España

Pero todo esto no es más que una exaltación vaporosa, irreal, mítica, inventada si se quiere, del pasado, del presente y del futuro al servicio de una intención ideológica falsa como un duro de trapo.

Porque no es cierto que nuestra historia sea la historia de lo militar, ni que nuestras pequeñas historias estén indisolublemente condenadas a ser eslabones de aquella.

No es verdad que seamos lo que somos “gracias” al militarismo (más bien por la desgracia de haberlo padecido o, en lo que de grandeza tenga nuestra convivencia, a pesar de aquel). Ni lo es que este pasado invocado sea o haya sido glorioso (al menos desde el punto de vista humano y del desarrollo humano). Ni que nuestra historia, o nuestras historias, tengan que leerse de la mano de lo militar, como una extensión de ello (más bien esa visión épica y militarista tan a gusto de la derecha encubre la dominación y violencia de la que las múltiples historias y micro-historias, analizadas desde enfoques tan variados como el de las mujeres, o el de las luchas por la liberación, o el de el pueblo llano, el de los trabajadores, el de los pobres, el de la ecología o tantos otros, las cuales se han visto fatalmente castradas o impregnadas  por parte del militarismo del que tanto aspiran a desasirse).

Y es que, si hay una historia de lo militar, es la historia del militarismo y sus imposiciones, junto con la lucha de la sociedad, o de las sociedades de esta piel de toro variopinta, por desprenderse de sus nefastas consecuencias y por emprender un camino libres de su lacra.

Y si hay una historia sufrida y silenciada, es la de las luchas por la paz y las de unas sociedades escamadas que han sido capaces, una y otra vez, de negar adhesión a los valores del militarismo.

Tal vez eso explica, sigue explicando, lo necesario que sigue siendo para la derecha manipular los relatos y reescribir la historia del militarismo español en términos benignos, como si vestir un lobo de piel de cordero pudiera tranquilizar a los corderos.

Y tal vez por eso, el gobierno necesita, como en la ciudad de Hamelin, contar con un flautista que con su música encantadora y sus cantos de sirena melifluos secuestre a los oyentes del pueblo.

Afortunadamente, nadie se cree del todo estas ínfulas militares, por muy vistosas que nos las presenten.

Y es que aunque la mona se vista de seda…

¿Qué no quiere abordar Defensa?

A+escondidas

PAOLA C

Fuente: Cuarto Poder

Nos ha gustado la idea de Cuarto Poder de analizar la política de defensa no tanto por lo que dicen como por lo que callan.

Y así, nos informa, en la celebración de la Pascua Militar, tanto el Rey, el sumo jefe del ejército, como la Ministra de Defensa, se olvidaron de hablar de “los problemas de personal” de las fuerzas armadas (aluden sobre todo a la falta de derechos de conciliación y laborales más o menos comunes en el mundo civil y de los contratos temporales y despidos de militares al cumplir los 45 años) y de los problemas del Yak 42.

Da una idea de la política de defensa que se pretende enfatizar.  El propio Rey señaló la prioridad de lo que él llama “amenaza del terrorismo” (consolidar el intervenciosnismo y el papel asignado en la Alianza Atlántica), el elogio “merecido” del ejército, los servicios secretos y las fuerzas de seguridad del estado, y la consolidación presupuestaria (más gasto militar).

Nosotros apreciamos que los silencios son muchos más y confirman el inmovilismo de la política militar. Por ejemplo:

  • no se habla del insostenible ejército que tenemos, con un un excesivo número de efectivos y mandos y una distribución descabellada, un mando cada 1,7 soldados.
  • no se habla de los insostenibles PEAS y del inicio del segundo plan de rearme que nos va a disparar al deuda pública a soportar por compra de armas que no se necesitan
  • ni del papel subsidiado, privilegiado y antieconómico de la industria militar
  • por supuesto, no se habla de la falta de transparencia y control del gasto militar español
  • ni del despilfarro militar
  • ni de la falta de control parlamentario a la política de defensa
  • ni del papel del Ministerio de Defensa y de los ejércitos como el segundo terrateniente del estado y de su política especulativa la respecto
  • ni del campo de tiro de Bardenas Reales y la aspiración social de suprimirlo
  • ni de las molestias e interferencias en el territorio de la política de declaración de espacios como “interés para la defensa” y la afectación de los usos de éste.
  • ni de los privilegios y exenciones de impuestos de lo militar
  • ni del régimen de educación militar

Son muchos los temas silenciados, más allá de las aspiraciones laborales de los militares y de las reivindicaciones de sus sindicatos, porque lo que no se quiere abordar es una política de defensa que acabe con el modelo apolillado y abusivo de la actualidad.

Otro globo-sonda: llegar a 26.500 millones de € de gasto para el Ministerio de Defensa

FP914+da+noi+l%27importante+%C3%A8+farsi+il+SUV.............+CongoRD+ex+Zaire%2C+Nord+Kivu%2C+Rutshuru+1990

La Mala Testa

Fuente: La Razón.

Las van tirando (con bala) poco a poco, a ver qué pasa.

Cospedal se prodiga en lanzar anuncios sobre el gasto militar. Ahora ha elevado la apuesta. Ya no son 1.800 millones de euros los que quiere subir el presupuesto del Ministerio de Defensa para 2017, sino 2.076. Ya no es “un incremento anual para acercarnos a los compromisos adquiridos” como dice el mantra de los últimos tiempos, sino 26.500 millones de euros anuales para el Ministerio con plazo máximo en 2024 (dentro de 7 años),

Se precisa de un planeamiento y de una estabilidad que garanticen la disponibilidad de medios en plazo y forma que pueda desembocar en un compromiso presupuestario estable y duradero con la defensa, su dotación, su capacidad inversora y su base industrial

A eso es a lo que llama “recuperar músculo militar”, en una nefasta metáfora donde, según dice la ministra, el músculo a recuperar es la fuerza bruta, no el corazón (pongamos por ejemplo) o cualquier otro relacionado con mejorar el mundo en que vivimos.

Pero la ministra hace, como siempre se hace en Defensa, trampa. Porque cuando nos habla de ese abrumador aumento de gasto militar, sólo habla de incrementar las partidas de su ministerio, no de desvelar las otras partidas del gasto militar ocultas en otros ministerios (12 de los 13 existentes) o partidas externas (por ejemplo las clases pasivas militares o el fondo de contingencia desde el que se financian las operaciones en el exterior).  Para profundizar en estos temas recomendamos nuestro informe Gasto Militar 2016.

La ministra afirma que, de momento, no va a incorporar al presupuesto de defensa, por ejemplo, los más de 800 millones anuales que se gasta el estado en enviar tropas al extranjero, que seguirán en el famoso limbo donde la política militar esconde lo que no quiere que se sepa.

Así y todo, si empiezan a reconocer que quieren un gasto militar de 26.500 millones de euros anuales y aplicamos a este el criterio de deuda pública que venimos manejando (porque los presupuestos generales del estado españoles son deficitarios y lo seguirán siendo en las próximas décadas, lo que obligará a pagar la enorme deuda pública contraída y la que necesiten contraer a futuro), resultará que en los cálculos de gasto militar que venimos haciendo en nuestros sucesivos informes, nos vamos a acabar situando en un gasto militar final (gasto militar más deuda) por encima de los 50.000 millones de euros.

Y a esta política agresiva y militarista, según vemos día a día, le aplauden por igual la prensa amarilla más escorada a la derecha y la simplemente escorada a la derecha, sin que la crítica haga prácticamente acto de presencia a pesar de la desmesura, inmoralidad, insolidaridad y peligro que todo ello supone.

¿Y los partidos políticos? Pues o consintiendo o de vacaciones.  Que para eso comen de la misma entelequia y con iguales escrúpulos.

¿Entrará en combate directo España en Mali?

Mogherini+hosts+G5+Sahel+ministerial+meeting

European External Action Service

Fuente: ABC

Aprovechando el reflujo del militarismo de los últimos días de Diciembre y los primeros de Enero (de la mano del escándalo del exministro de Defensa, de los fastos anacrónicos de la “pascua” militar y del sensiblero arreón propagandístico y manipulador de los políticos recordando enternecidos a la tropa desplazada al exterior), la Ministra Cospedal ha aprovechado para volcar su lenguaraz riada de anuncios promilitares, de entre los que entresacamos los que ha ofrecido al diario ABC.

Dice, en un primer empuje de locuacidad

. Es posible terminar con el Daesh con la acción conjunta de la democracia internacional, de los países que representan los valores de los derechos humanos. Hay que estar convencidos de lo que defendemos.

Asombra el optimismo contra todo tipo de evidencias de la ministra. Nada menos que augura  el éxito de la misión militar de Irak y, más estrafalario aún, que el desaguisado que se ejecuta allí es la acción conjunta de la democracia internacional, cuando la mera revisión de los estados participantes en dicha coalición, con democracias tan consolidadas como Turquía, Bahrein, Emiratos Arabes Unidos, Arabia Saudí o Qatar, por ejemplo, o de las prácticas de guerra de dicha coalición, no permiten hablar de la democracia y sus valores y menos aún de que allí se esté defendiendo nada relacionado con la democracia.

Pero no acaba aquí la cosa. La ministra insinúa que en el futuro puede cambiar el papel de los soldados españoles que intervienen en la guerra de Mali y Centroáfrica (actualmente como instructores y transportistas de material militar y tropas) y pueden llegar a entrar en acción bélica más allá de su papel actual.

España ya está colaborando con Francia de un modo muy importante en la zona del Sahel contribuyendo al desplazamiento y al transporte de efectivos y material en las operaciones que se están realizando en esa zona. Por ahora ésta es nuestra función, pero las necesidades de Defensa evolucionan sobre el terreno. Quién sabe si dentro de un tiempo tenemos que estar en otras condiciones.

Y esta segunda noticia aparece, a nuestro criterio, como sumamente peligrosa y silenciada. ¿Cómo es que no se le ha dado la difusión que merece?  ¿Cómo es que ningún partido ha preguntado o protestado?

¿Estarán todos de acuerdo en este nuevo giro de tuerca de la creciente militarización a que nos estamos prestando?

A %d blogueros les gusta esto: