Archive for derechos de los militares

Al menos 1’35 millones de € gasta Defensa a los curas castrenses

Imagen de Catalia Gracia Saavedra

Fuente:  El Diario.

En otras entradas hemos hablado del concepto de coste militar, todo aquello que no computa en los presupuestos del estado o cuya cuantificación es muy difícil o imposible de concretar y que, sin embargo, contribuye a subir el gasto militar de la sociedad.

Uno de los rubros que hemos incluido en este apartado ha sido lo que tiene que ver con lo religioso.

¿Qué tiene que ver con la defensa nacional el que los legionarios, guardia civiles, marinos, etc., se dediquen en Semana Santa y otras fiestas religiosas a llevar tallas en procesiones?  ¿Les pagamos también para eso, o es una manifestación religiosa que deberían hacerse al margen de uniformes y de actividades oficiales de los ejércitos?

Pero hay una parte de la relación Iglesia-Ejércitos que sí se puede empezar a cuantificar:  lo que se gasta el Estado en los curas castrenses:

  • 1 arzobispo
  • 5 vicarios, con cargo de general.  Uno para el Ejército de Tierra, otro para la Guardia Civil, otro para el Ejército del Aire, otro para la Armada y el último para la Policía Nacional.
  • 82 capellanes castrenses.

Sus sueldos los paga el Ministerio de Defensa con cargo al concepto 120 de retribuciones básicas y 121 de retribuciones complementarias.

“Sus retribuciones básicas se encuentran asimiladas a un nivel 26 de la Administración General del Estado”.

Mirando la legislación vigente, la retribución básica de ese nivel funcionarial prevista por el Ministerio de Hacienda para 2017 llega a 14.824 euros más otros 570 por cada trienio de servicio. Además, estos curas reciben un complemento de empleo que varía entre los 771 euros mensuales para los asimilados a comandante, los 807 euros para los capellanes con más de 15 años de antigüedad (como tenientes coroneles) y los 842 para los sacerdotes con más de 25 años (como coroneles), según el decreto que regula sus pagas.

También está previsto añadir al sueldo un complemento específico que va de 465 a 752 euros mensuales, según el Reglamento de retribuciones de las FFAA. Así, según la normativa, un capellán recién entrado en servicio percibiría unos 32.900 euros brutos anuales.

Su jefe, el arzobispo Juan del Río, ganó el año pasado 59.832 euros salidos de los Presupuestos Generales del Estado, según admite el Ministerio de Defensa tras una petición de acceso a información pública realizada por eldiario.es a través del portal de transparencia. Es un 5% más que en 2012.

Toda esta información devine de la contestación gubernamental a una pregunta de la socialista Zaida Cantera.

Es decir, los 82 capellanes más los 5 vicarios son 87 curas al servicio de las Fuerzas Armadas.  Tirando por lo bajo, suponiendo el sueldo más bajo posible y sin trienios, lo cual es mucho tirar por abajo, habría que multiplicar estos 87 curas por 14.824 € brutos al año, lo que nos daría un total de 1.289.688 € anuales, más los 59.832 que cobra el arzobispo, darían un total de 1.349.520 de € que paga el contribuyente, por lo bajo, a los capellanes castrenses.

Además, 77 capellanes han participado en misiones internacionales y, de ellos, más de la mitad han asistido en tres, cuatro, cinco y hasta seis misiones.

con el consiguiente aumento de sueldo.

¿Tienen algún sentido este oficio y su gasto consiguiente?

La Vanguardia nos informa de que:

La asistencia religiosa a las Fuerzas Armadas está garantizada en España a través de los Acuerdos firmados en 1979 entre el Estado Español y la Santa Sede.

otra razón para acabar con dichos Acuerdos de 1979 y dar otro paso hacia la aconfesionalidad estatal.

Muchas veces hemos argumentado, aunque sea preguntado, que España pertenece a los militares.  Este asunto de los curas castrenses es otro ejemplo más de que las Fuerzas Armadas son un Estado dentro del Estado.  Y el enésimo ejemplo de despilfarro militar.

Cuando hablamos de transarme hay algunos ejemplos fáciles y rápidos para argumentar qué empleos son inncesarios entre el militarismo actual, además, con estos 1’35 millones de € se podrían implementar programas anuales que defendieran aspectos concretos que sí que tienen que ver con lo que realmente la sociedad quiere defender, la Seguridad Humana.

Psicología militar

Imagen de Alejandro Rave

Fuente:  El Confidencial Digital.

El Ejército maneja una guía para que los mandos entiendan la química cerebral de los soldados.

El cerebro de los militares es tan crucial en su desempeño como la preparación física o la instrucción. En las Fuerzas Armadas españolas existe una serie de estudios y guías de ‘buenas prácticas’ para que los mandos tengan en cuenta la psicología a la hora de aplicar su liderazgo sobre las tropas, así como paliar los efectos del miedo o el estrés en situaciones de combate.

¿Cómo manipularles mejor?  ¿Cómo hacerles sentirse héroes cuando lo que hacen es quitar la vida a otros?  ¿Cómo hacerles sentir que siempre están en el lado de los buenos, aunque seamos nosotros los que promovemos las guerras en el Tercer Mundo?  ¿Cómo convencerles de que ellos siempre se defienden, de que nunca atacan a los demás?  ¿Cómo convencerles de que los asesinatos que realicen lo serán por un bien común mayor?  ¿Cómo manipularles para que no se sientan el enemigo de nadie y sí los defensores de todo?  ¿Cómo manipularles para que no sientan que su trabajo diario es mera violencia directa, estructural y cultural?

Pero lo que de verdad es necesaria es una guía psicológica que ayude a los soldados a entender la psicología de sus mandos.  Porque los mandos son el enemigo principal de los soldados y contra los soldados están hechos estos manuales de psicología militar que no son otra cosa que manuales de guerra y manipulación psicológica contra los soldados.

Lógico, es necesario que los soldados perciban la hipocresía de los mandos.  Es imprescindible que los soldados “comprendan” que los mandos necesitan manipular a los soldados para que sean ellos y no los mandos los que se enfrentan a las situaciones de peligro, los que ponen en juego su vida pensando que es por el bien de los compañeros.

Los mandos se quedarán atrás, sobre todo su plana mayor.  Ellos sufrirán mucho (sarcasmo) por las muertes de sus soldados.  Llorarán, incluso, al dar el pésame a sus esposas y familiares.

Es necesario que los soldados tengan guías psicológicas que les ayuden a asumir la violencia, la sumisión ciega, la imposibilidad de tener derechos y la obligatoriedad de asumir la cadena de mando sin pensárselo dos veces.

Aprenderán a alegar obediencia debida en cada instante en que la sociedad les demande por sus abusos y atrocidades.  Y los que se encuentren arriba en la cadena de mando aprenderán, con ayuda psicológica, a alegar que todo lo hicieron por el interés común superior.

Los militares, todos, necesitan ayuda psicológica.  Para eludir sus culpas, sus acciones violentas, su forma de vida antiética y antihumana.

Imaginamos que uno de los primeros temas psicológicos en los que les preparan es en sentirse agraviados por todo, en sentirse siempre las víctimas.  Lo demostrarán en los comentarios a este artículo.  Dirán que no sabemos nada de ellos, que gracia a ellos nosotros existimos, y que lo hacen por un mísero sueldo.

El despilfarro de los militares en la reserva

Imagen de Juantiagues

Imagen de Juantiagues

Uno de los capítulos más complejos del despilfarro militar lo constituye la llamada situación de reserva, articulada en la actualidad en la Ley  39/2007, de 19 de noviembre, de la Carrera Militar.

En la época de la transición se hereda del tardofranquismo un desmesurado ejército que no era sostenible desde el puro punto de vista técnico. Como explica en una recomendable tesis doctoral de 2013 Quesada González, la falta de conflictos militares, el aumento de población española y de sus condiciones de vida y la tendencia general en Europa llevaron en los años 70 a una integral reforma del servicio militar (que era obligatorio y universal) y de la estructura del ejército tendente a reducir tanto el desmesurado número de efectivos como el desproporcionado número de oficiales.

Será Narcís Serra el que inicie el proceso de reducción significativa del ejército y su poder y el que enfoque una cierta lógica a la operatividad  militar, enfocada cada vez menos a la idea de un ejército de masas y cada vez más a una fuerza militar integrada en la OTAN y de enfoque hacia operaciones internacionales.

Para ello procedió, junto con otras reformas (Plan General de Modernización del Ejército de Tierra que redujo las capitanías a seis, hizo desaparecer 116 unidades y redujo los efectivos a un 50%).  También se reformó la reserva militar, acortando los plazos de servicio activo de la legislación franquista y estableciendo diversos privilegios para que el enorme número de oficiales pudieran de manera voluntaria, pasar a la situación de reserva (sin perder sus derechos económicos y con la posibilidad de compatibilizar esta situación de retiro con otro trabajo remunerado) o de manera forzosa si los cupos de “reserva” previstos por la planificación militar no se completaban de manera voluntaria.

Con la desaparición del servicio militar obligatorio en 1999 y la implementación del Plan de Reorganización del Ejército de Tierra- RETO, del mismo año, y más tarde aún, el Nuevo Plan de reorganización del Ejército de Tierra (Plan Norte) se pretendía la plena profesionalización de las fuerzas armadas y abordar uno de los problemas surgidos como consecuencia de la nueva estructura del ejército, dando paso tanto al establecimiento de una “reserva movilizable” para caso de necesidad pero que no incrementase el número de efectivos en caso de no necesitarse, y reestructurando la situación de reserva para quitarse del medio tanto a los vejestorios heredados de otras épocas como al exceso de oficialidad que se arrastraba por la desproporcionada relación oficial/soldado del ejército y el empeño de los diversos planes de modernización, influenciados por la tendencia de los ejércitos de la OTAN, a “rejuvenecer” la oficialidad militar y sus competencias (que sepan inglés, que sepan manejarse con nuevas tecnologías, que sepan algo en definitiva) y a participar activamente en la política de injerencia militar existente en el seno de la Alianza y compartida, con verdadero ardor guerrero, por los gobiernos españoles del bipartido.

La ley de la Carrera Militar fija las “situaciones administrativas” en que puede estar un militar:

Artículo 107 Situaciones administrativas

  1. Los militares profesionales se hallarán en alguna de las siguientes situaciones administrativas:
  2. a) Servicio activo.
  3. b) Servicios especiales.
  4. c) Excedencia.
  5. d) Suspensión de funciones.
  6. e) Suspensión de empleo.
  7. f) Reserva.
  8. g) Servicio en la Administración civil.

Conforme al numeral 2 del referido artículo 107, a la situación de reserva sólo pueden acceder los militares de carrera, es decir, los que se han incorporado a una escala de oficiales o suboficiales y obtenido un “empleo” militar (Art. 76 de la norma referida), no así  los efectivos que acceden a las fuerzas armadas como soldados y marineros con un compromiso temporal, salvo que accedan a una relación de servicios de “compromiso permanente”.

Para acceder a tal condición, lo veremos más adelante, es necesario además contar con un mínimo de 20 años de servicio efectivo desde el acceso de la condición de militar profesional, pasando a la condición de retiro los que pasen a la reserva con menos de esta edad (art. 117.6).

Por tanto, los suboficiales y oficiales militares son los destinatarios de esta reserva y durante el tiempo de permanencia en situación de reserva y hasta que lleguen a la de “retiro” (en cuyo momento pasan a integrar las clases pasivas militares y cobran sus emolumentos por dicho concepto) seguirán sometidos, al menos en teoría, a la disciplina militar, aunque en su casa y sin prestar ningún servicio efectivo, salvo que por necesidad militar les cambien la situación por la de “comisión de servicio”.

Y esta es, a nuestro juicio la causa que provoca que consideremos la situación de reserva militar como uno de los grandes privilegios que tienen los militares de carrera y uno de los grandes despilfarros existentes en lo militar.

Es el artículo 113 de la norma el que regula la situación de reserva, luego matizada por reglamentos y órdenes internas.  Según este artículo hay varias maneras de acceder a la dorada reserva militar:

  1. a) Por cumplimiento de plazos de servicio (art. 113.1)
  2. b) Por decisión del gobierno (art. 113.2)
  3. c) de forma voluntaria (art. 113.3) cuando la planificación militar correspondiente tiene más sobrantes de los que pasarían a la reserva por transcurso del tiempo de servicio activo
  4. d) de forma forzosa, que la norma llama “anuente” (art. 113.3) cuando en la planificación de Defensa no se completan los cuadros de sobrantes con voluntarios
  5. e) Complimiento de edad máxima, (art 113.4)

La primera categoría, cumplimiento de plazo, manda a la reserva a los oficiales que cumplen determinado plazo de servicio, según su grado o empleo militar:

  1. a) Generales: por superación de 4 años de servicio si son generales de brigada, 7 entre los empleos que van desde general de brigada a general de división y 10 entre los de general de división y teniente general.
  2. b) Seis años, para los Coroneles, tenientes coroneles de las escalas técnicas de los cuerpos de ingenieros y oficiales enfermeros o suboficiales mayores o que al llegar a este empleo cumplan los 58 años de edad.

La segunda categoría de pase a la reserva la constituyen los generales que sean pasados a tal situación por Real Decreto del Consejo de Ministros.

La tercera de las categorías es la de los que acceden con carácter voluntario consiste en acceder a los “cupos” que autorice para los distintos empleos zonas, escalas o especialidades, el Ministerio de Defensa, de entre los oficiales que tengan cumplidos 25 años de servicios en las fuerzas armadas.

La cuarta consiste en las incorporaciones “anuentes” para el caso de que en esos cupos el Ministerio de Defensa prevea más plazas de las de voluntarios.  Conforme a la norma “De no existir suficientes peticionarios con carácter voluntario o anuente para cubrir estas plazas, se completarán con el pase a la reserva con carácter forzoso de los del empleo correspondiente de mayor antigüedad en él y siempre que hayan dejado de ser evaluados para el ascenso.

Por último, la quinta manda automáticamente a la reserva a los que no han accedido antes por cualquiera de las modalidades descritas, cuando cumplan los 61 años, si son oficiales o suboficiales, o a los 58 si son de tropa o marinería.

Los militares de carrera que pasen por cualquiera de estos “caminos” a la situación de reserva pero no hayan cumplido 20 años de servicio desde la adquisición de la condición de militar profesional, pasarán directamente a situación de retiro

La norma además dispone que en la situación de retiro no se producirán ascensos (artículo 113.7) y que los militares en situación de retiro pueden pasar a la de  comisión de servicios, en cuyo caso cobrará los emolumentos propios del empleo que realice.

Los militares en la reserva estarán a disposición del Ministerio de Defensa y quedarán adscritos a la Subdelegación de  Defensa de la provincia que corresponda a la localidad en la que el militar fije su residencia, teniendo que notificar los cambios de residencia a la autoridad militar para que le adscriban a un nuevo destino.

Mensualmente el reservista debe realizar una declaración personal para justificar la situación en el mes de la fecha y en consecuencia el derecho a percibir la nómina del mes.

Igualmente debe notificar a la Autoridad Militar de quién dependa su intención de salir al extranjero cuando el motivo del viaje no sea por razón de servicio. Esta notificación ha de hacerse al menos con 7 días naturales antes de la iniciación del mismo.

Retribuciones:  los militares que pasan a la reserva lo hacen conservando sus retribuciones básicas, formadas por el sueldo, los trienios y las pagas extraordinarias, y además percibirán el llamado complemento de disponibilidad, una especie de cajón de sastre que se calcula a partir de dos variables:  el empleo (rango militar) y un concepto abierto que se llama “componente general del complemento específico”.

El tiempo que se permanezca en la reserva computa tanto para sumar trienios como para los derechos pasivos que correspondan a partir del pase a la situación de retiro.

Por otra parte quien pase con carácter forzoso o anuente a la situación de reserva forzosa, percibirá de una sola vez una indemnización (una prima de la cuantía que se establezca reglamentariamente teniendo en cuenta los años que le falten para alcanzar las edades de pase a la reserva referidas en el apartado 4 del art 113 arriba explicado.

Por tanto, los sueldos de los militares en la reserva son:

– Los que se corresponden por el grado militar con arreglo a la ley que regula los salarios militares

– Los que se refieren a los trienios que se vayan cumpliendo, pagas extraordinarias, medallas y menciones si las tienen

– El llamado complemento de disponibilidad, que cobran todos los militares, un suculento pellizco que pasamos a explicar.

El complemento de disponibilidad fue reducido al 80% del complemento de disponibilidad genérico en tiempos de Felipe González para los militares en la reserva en razón a que en realidad estos militares no hacían nada.

En 2015, en plena vorágine electoral, este complemento se elevó para igualarse al del resto de miembros de las fuerzas armadas.  Por tanto, por este complemento, según informa El Confidencial Digital, al sueldo, antigüedad y pagas de los militares en la reserva se sumarán (igualándose así a los complementos de disponibilidad de los militares en activo) las cuantías siguientes:

— Un soldado pasará de ganar 333 euros mensuales a ganar 417.

— Un cabo mayor, de 559 a 699 euros mensuales.

— Un subteniente, de 698 a 873 euros.

— Un capitán, de 881 a 1.102 euros.

— Un coronel, de 1.308 a 1.636 euros.

— Un general de división, de 1.744 a 2.181 euros.

— Un general del Ejército o Almirante General, de 2.229 a 2.787 euros.

 

Compatibilidad con el desempeño de otro trabajo retribuido:  además de este pago público por no hacer nada, resulta que la situación de reserva es compatible con la realización de trabajos retribuidos, tanto en la administración como en el sector privado.

La Ley 53/84 de 23 de diciembre, de incompatibilidades del personal al servicio de la administración pública, que es de aplicación supletoria para el personal militar por mor del artículo 5 de la Ley 39/07 de la Carrera Militar, no prescribe incompatibilidad alguna para la percepción de otro salario público para los militares en la reserva cuando se realicen funciones docentes universitarias o se determine por el Consejo de Ministros como una situación de “interés público” (por ejemplo presidir una empresa pública), ni cuando se trate de un cargo electo, y permite la realización de actividades privadas que en el caso de los militares en la reserva afecta a todas las actividades porque no están sometidos, como los militares en activo, a horarios que los incompatibilicen.

Es decir, nuevo privilegio de los militares:  realizar y cobrar por dos trabajos.

Por su parte, el Real Decreto 517/1986 de 21 de febrero, de incompatibilidades del personal militar, permite la realización de un trabajo también a los militares en la reserva.  Concretamente el artículo 17 del Real Decreto señala que

  1. El personal en situación de reserva activa que no ocupe destino podrá desempeñar actividades profesionales, laborales, mercantiles o industriales de carácter privado, sin precisar para ello la autorización a que se refiere el artículo 12 de este Real Decreto, siempre que no se le hubiese concedido compatibilidad para desempeñar algún puesto o actividad pública.
  2. Los haberes del personal en situación de reserva activa que no ocupe destino ni desempeñe actividad pública o privada serán compatibles con la percepción de pensión de jubilación de los distintos regímenes que integran el sistema de la Seguridad Social. Por el contrario, dichos haberes no serán compatibles con aquellas pensiones de jubilación causadas con posterioridad a la entrada en vigor de la Ley si respondieran a puestos incompatibles.

No obstante, la cantidad total percibida en los supuestos previstos en el párrafo anterior no podrá superar el límite de 187.950 pesetas mensuales fijado por el artículo 37 de la Ley 46/1985, de 27 de diciembre, de Presupuestos Generales del Estado para 1986, o el límite que se fije en el futuro para la concurrencia de pensiones.

  1. Lo dispuesto en los apartados 1 y 2 de este artículo será, asimismo, de aplicación a los oficiales generales en situación de segunda reserva.

También la Guardia Civil

Aunque resulta una obviedad, también la Guardia Civil estará comprendida en el régimen de reserva militar.

 Gastos de personal de reserva: un perfecto despilfarro

Descrita la situación de la reserva militar, nada más evidente que el carácter despilfarrador de este tipo de gasto:

  • Porque se trata de personal innecesario para el ejército
  • Fruto de una planificación obsoleta que mantiene por el peso de la tradición un número imponente de oficiales que no son objetivamente ni necesarios ni útiles para el ejército y que el poder político no quiere enfrentar cogiendo el toro por los cuernos, sino pagando para que su potencial de presión social y política quede adormecido
  • Personal que no realiza ninguna actividad ni función ni tiene ningún sentido en la estructura militar
  • Personal por tanto del que es posible prescindir, acometiendo las reformas que en otros sectores el poder no ha tenido empacho en acometer a pesar de su coste social.
  • Cuyo coste efectivo es brutal para los presupuestos generales del estado, sin que ningún debate público haya permitido a la sociedad decidir si quiere afrontarlo sin más.

El coste del gasto de la reserva.

Los presupuestos generales del estado cuentan desde al menos 2006 con un programa específico para atender al “personal en Reserva” (programa 212-O)

 

Año Importe programa 1210 (mill. €) Acumulado (mill. €)
2006 655,60 655,60
2007 638,93 1.294,53
2008 657,66 1.952,19
2009 604,25 2.556,44
2010 604,25 3.160,69
2011 546,55 3.707,24
2012 550,95 4.258,19
2013 554,41 4.812,6
2014 532,66 5.345,26
2015  513,43 5.858,69
2016 524,13 6.382,82
Total 2006-2016 6.382,82

 

El mal trato del Ministerio de Defensa a los soldados

Imagen de la Presidencia de la República Mexicana

Imagen de la Presidencia de la República Mexicana

Fuente:  Público.

En los institutos de enseñanzas medias, en las universidades, en los foros para encontrar empleo, se publicita el oficio militar como una forma de ganarse la vida de modo aventurero y con futuro.

Sin embargo, la verdad dista mucho de la propaganda del Ministerio de Defensa.  Por un lado, hace poco comentábamos lo mal que trata Defensa a sus propios discapacitados.  Por otro lado, hoy nos ocupamos del trato, general, a sus soldados.

Lo denuncia la Asociación de Militares de Tropa y Marinería (AMTM), que comenta que

  • Tienen prohibida la sindicación, por lo cual se encuentran con graves dificultades a la hora de realizar reclamaciones
  • No pueden acogerse a la Ley de Carrera Militar que sólo afecta a oficiales y suboficiales, dejando en tierra de nadie a los 80.000 soldados y que tienen que abandonar las Fuerzas Armadas cuando cumplen 45 años.
  • Esta discriminación por edad no existe en la Guardia Civil ni en la policía.
  • La Ley contempla que se tiene que facilitar la reinserción laboral de tropa y marinería con formación que deben impartir las Fuerzas Armadas.  Pero no se está haciendo, por lo que el Ministerio de Defensa está haciendo dejación de funciones y perjudicando a sus soldados.
  • Así, los soldados se van a la calle con una paga de 600 € no contributivos, que no valen para la jubilación y tienen que pagarse su propia seguridad social, si quieren tener asistencia.
  • AMTM denuncia que a los generales no les interesa tener soldados bien formados, una tropa empoderada que pueda poner pegas a determinadas situaciones cuando se les dan órdenes sin validez o ilegales, o cuando abusan de su autoridad (abusos a los que, dicen, están acostumbrados algunos mandos).
  • También explican que se están dando cada vez más quejas por parte de los soldados porque están perdiendo el miedo.

Como se ve no existe ese futuro halagüeño en las Fuerzas Armadas, más bien parece un pozo sin fondo, un pan para hoy y hambre para mañana.

El trato del Ministerio de Defensa a los discapacitados

Imagen de Landahauts

Imagen de Landahauts

Fuente:  Diario Militar.

A todo joven en paro los militares le animan a alistarse. Una de sus razones es que Defensa siempre les cuidará, que nunca les abandonarán, como en la propaganda de  las películas yankis de marines.

Sin embargo, parece ser que la realidad muestra una cara mucho más horrible, al menos con parte de los militares, aquellos que sufren cualquier tipo de discapacidad en el desarrollo de su trabajo en filas:

Lo que han vivido los discapacitados militares en las Fuerzas Armadas ha sido un silencioso genocidio laboral. Fueron, y todavía son, poco a poco exterminados del mundo militar en un comportamiento infame y execrable. Para tal genocidio laboral ha sido necesaria la participación de la cúpula militar en su totalidad; el respaldo de los jurídicos militares, cuando no su asesoramiento, sus susurros al oído; la ejecución por parte de la medicina militar en los infames tribunales médicos; y la connivencia de los partidos (PP y PSOE) y los políticos (Bono, Alonso, Chacón y Morenés, junto a portavoces de Defensa como López Garrido -PSOE- o Vicente Ferrer -PP-).

Según la noticia

Las víctimas han tenido que pasar por un verdadero calvario y se cuentan por miles entre 2006 y 2015 (según OATM): 4.259 militares expulsados por expedientes psicofísicos (de los que 675 fueron militares con más de 6 años de antigüedad por resoluciones del contrato de larga duración y 3.584 militares con menos de 6 años de antigüedad por no renovaciones del compromiso inicial por lesión). Sabemos que los militares de tropa redujeron su número en casi 10.000 efectivos desde que llegó la crisis y sabemos, por tanto, que los discapacitados militares, la kafarna o la escoria, que diría un buen militar, uno de los patriotas, fueron los que asumieron el grueso de la política de reducción de efectivos.

La actuación del Ministerio de Defensa ha estado perfectamente orquestada y ha contado, como no podía ser menos, con su base legal correspondiente:

Como en la mayoría de los casos, en la expulsión de los discapacitados se cumple un patrón. La clave, jurídica, se encontraba en asignar una discapacidad inferior al 25%, un 24% como máximo, lo que suponía la expulsión del militar discapacitado en cuestión con una bajísima indemnización (menos de un año de trabajo) en lugar de una pensión de por vida. La situación llegó a un extremo que la argucia legal no solo valía para expulsar a los discapacitados que no podían continuar sus labores en las fuerzas armadas, sino para reducir el número de efectivos de tropa para desahogar los presupuestos y que estos despidos pudieran sostener el excedente de oficiales y los privilegios como los campos de golf o las residencias de veraneo para oficiales.

¿Entrega, compañerismo, solidadridad?  Todos estos valores están muy lejos de lo militar, sobre todo, de la cúpula militar, ya sea civil o uniformada.

Que lo tengan en cuenta l@s jóvenes que se ven atraídos por los cantos de sirena militares.

¿Continuará esta política la nueva ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal?

De eso que se encargue su madre

Veh%C3%ADculo+T%C3%A1ctico+militar++Abir+M-462+de+la+caballeria+del+Ejercito+de+Colombia

Landahlauts

Fuente: Público

Nos refiere Público un caso que ilustra de maravilla la particular lectura de los derechos que mantiene el Ejército respecto de los soldados.

En concreto se trata de la denegación de la petición de un cabo que ha solicitado que le destinen a una unidad cercana al domicilio de su unidad familiar para poder ejercer los derechos de conciliación que al menos en el papel le pueden corresponder.

El cabo, al parecer, tiene dos hijos, uno con un trastorno de la personalidad grave e invalidante. La pareja del cabo, además, se encuentra en tratamiento psicológico.

Nada más lógico que querer conciliar su trabajo con sus necesidades familiares. Pero no lo entiende así el ejército, que le ha denegado repetidas veces la solicitada conciliación por ser incompatible con su situación militar.

Para mayor brutalidad, una de las contestaciones que ha recibido, dice Público, por escrito dice que “para eso ya está su madre” (de los hijos). ¿Cabe una denegación más brutal e insensible? ¿No denota una visión machista de la vida, incompatible con el mundo en que vivimos, tal contestación?

Al parecer la conciliación de la vida familiar es también uno de los vicios de la vida civil que uno debe dejar a la puerta del cuartel, lo que nos hace, una vez más, lo poco compatible de los ejércitos y los valores civiles.

Pero no es el machismo la única explicación del caso. Al parecer, lo que se le niega al cabo se le admite a un Teniente Coronel, aún cuando se encuentran en la misma situación “administrativa”. La jerarquía parece que, también aquí, convierte en privilegios lo que en el mundo civil son derechos para todos.

Según parece el caso del cabo no es excepción, sino norma. Y es que, efectivamente, los derechos quedan aparcados a la puerta de los cuarteles. Tal vez derechos y cuarteles no concilian bien. Y eso es un peligro para la sociedad.

¿El Banco de Alimentos reparte bolsas de alimentos en los cuarteles?

Campa%C3%B1a+%22Gran+Recogida%22+de+Banco+de+Alimentos

Por Núcleo Editorial

Es habitual la queja de los militares o de sus familiares por una vieja entrada en la que poníamos en evidencia los sueldos de los militares, tal como aparecen en la normativa oficial. Al parecer este tipo de revelaciones no sientan bien en la milicia y se quejan de que no son reales los datos (datos oficiales) o de que no sabemos las muchas penalidades que sufren los militares frente a los suertudos civiles.

Nos insultan a veces en sus comentarios airados. No es que sea muy revelador, pero así ocurre. Otras nos explican gastos que tienen que asumir por su cuenta o condiciones laborales inaceptables (nosotros, por cierto, llevamos tiempo diciendo que también a estas personas, como trabajadores que son, se les deben garantizar los derechos laborales sin ningún paliativo, igual que ocurre con los civiles a los que se les han cercenado abrumadoramente) que ellos creen que únicamente les ocurren a ellos.

Solo muy de vez en cuando nos dan alguna referencia que merece un comentario. Es el caso de un reciente comentario que dice:

Yo solo quiero preguntarle dos cosas.¿Como es posible que siendo tal bicoca el ejercito haya estado al 20×100 de su capacidad de personal en el 2006? Mientras que en otros colectivos se den tortazos por entrar. Y lo segundo ¿sabe que banco de alimentos reparte bolsas de alimentos en algunos cuarteles porque a los soldados no les llega para mantener a sus familias? Gracias por su tiempo.

Pero, ¿cómo?, ¿es cierto que el Banco de Alimentos reparte bolsas de comida en los cuarteles?  ¿Es posible?  ¿Conoce esta situación el Ministerio de Defensa? ¿La conoce la Comisión de Defensa del Congreso de los Diputados? ¿Se conoce socialmente? ¿Alguien ha exigido una investigación de este escándalo?

Es inaudito.

Inaudito que los militares recurran al banco de alimentos, si es que es cierto esto, porque “no les llega para sus familias”.  Sobre todo si tenemos en cuenta las múltiples noticias que hemos descrito sobre despilfarro militar.

Inaudito que el Banco de alimentos les asista con la situación de absoluta precariedad y necesidad que hay en la sociedad.

Más inaudito aún que les lleve la comida a los cuarteles.

Ese es nuestro comentario. Es lo que faltaba.

Programas electorales 2016: El programa del PSOE en Defensa

Pedro+S%C3%A1nchez+a+Burjassot.+Foto%3A+Jos%C3%A9+Soler+%28ACN%29.

La Veu del País Valencià

Fuente:  PSOE

El programa electoral del PSOE para estas nuevas elecciones de 2016 cuenta con 387 páginas de densa lectura, en las que aborda el tema de la defensa de una manera inespecífica (seguridad ciudadana vinculada al terrorismo yihadista, apoyo al sector militar-industrial) y específica (relativa tanto a los ejércitos como a la política exterior).

1) Medidas inespecíficas relacionadas con la seguridad y defensa

a) Terrorismo yihadista.

Aborda esta materia dentro del capítulo de “seguridad” y propone (pág 114) diversas medidas:

  • Incrementar los efectivos dedicados a la lucha contra el terrorismo yihadista.
  • Reorientar la estrategia contra el terrorismo para hacer frente al terrorismo internacional y a las formas más violentas.
  • Restablecer el Centro Nacional de Coordinación Antiterrorista (CNCA), unificándolo con el Plan de Protección y Prevención antiterrorista.
  • Restablecer instrumentos jurídicos, policiales, educativos y sociales capaces de prevenir la actuación delictiva y combatirla con eficacia para proteger a la ciudadanía y preservar la tranquilidad social.
Aunque el abordaje no es, como se ve, específicamente militar, lo cierto es que el enfoque general forma parte de la estrategia de seguridad nacional y cuenta con aparataje de la política de defensa.
b) Política de apoyo al sector militar-industrial
Posteriormente, dentro del bloque económico del programa del PSOE, titulado”UNA ECONOMÍA AL SERVICIO DEL BIENESTAR DE LA CIUDADANIA” aborda de nuevo y de forma inespecífica otro de los componentes de la política de defensa. La consolidación de un sector militar-industrial potente y altamente exportador.
Para ello, con el fin de conseguir “una economía 4.0 más productiva” plantea la necesidad de impulsar muy decididamente las políticas de I+D+i y un potente sector económico e industrial basado en la I+D+i (pág 157). Este sector se pretende que cuente con un importante impulso público en materia de estímulos, subvenciones, normativa y apoyos fiscales.
Después de esta especie de gran frontispicio de intenciones, aborda directamente las medidas encaminadas a la potenciación de un complejo militar-industiral potente. Concretamente lo desarrolla en el apartado dedicado a los “sectores” vertebradores de la nueva economía “4.0” y lo designa con el título “4.6 Industria aeroespacial, Naval y de Defensa” que desarrolla en las páginas  224 a 226.
El PSOE parte de la idea de que la industria militar puede ser uno de los nuevos escenarios industriualizadores de España y un tirón para la economía. Lo afirman con rotundidad:
La industria de defensa y seguridad es un sector de alta tecnologíacon incorporación masiva de  componentes digitales que puede servir de referencia en el proceso de reindustrialización.
El apoyo a ese sector y a su adaptación a la nueva situación es una cuestión relevante tanto por lo que se refiere a  la  Política de Seguridad y la Defensa como al desarrollo general del país
y
En el contexto de los procesos de integración de la industria europea de la defensa España debe proteger sus activos industriales y tecnológicos en ambos sectores dado el impacto que estos tienen en las capacidades militares necesarias para nuestra seguridad, en la generación de empleo directo e indirecto de alta cualificación en amplias zonas  de Andalucía, Galicia, Murcia, Castilla la Mancha o Madrid, así como en la actividad  económica de numerosas PYMEs con alto valor tecnológico.
Y para conseguir este fortalecimiento de la idea de un polo militar-industrial “motor” de la economía, desarrollan tres ejes de medidas:
  • Racionalizar los recursos públicos destinados a defensa para optimizar las inversiones y los recursos ya dispuestos.
  • Desarrollar el polo militar industrial ansiado por el PP y el PSOE (en realidad lo dicen con más verborrea: ” desarrollar una base industrial capaz de satisfacer de
    modo autónomo las necesidades esenciales de la defensa y la seguridad”).
  • Elaborar un plan industrial que fortaleza al sector e incluya diversas medidas destinadas a privilegiar esta industria y enfocarla a la “competitividad internacional” (venta de armas) que se detallan en el programa (pags. 225 y 226).

2) Medidas específicas: El papel de los ejércitos y la visión del mundo.

Son  dos los aspectos que abordan la política de defensa y seguridad de forma específica. El primero relativo a la política de “paz” y el papel de España en el mundo, y el segundo relativo a la política de defensa y los ejércitos que se desea tener.

a) La visión de España en el Mundo.

El PSOE propone, en primer lugar, que España adquiera un compromiso en la paz y estabilidad internacional y la gobernanza de un mundo conflictuado, promoviendo un impulso a la política exterior tanto en defensa de los intereses de los españoles (específicamente habla de sus empresas y del conjunto de la sociedad civil) como de la sostenibilidad y los derechos humanos.

Se fijan como meta conseguir una política exterior guiada por seis grandes objetivos:

• la construcción de la paz y la seguridad;
• la defensa de los derechos humanos;
• la lucha contra la pobreza y la desigualdad;
• la creación de un sistema económico justo y sostenible, enfatizando la lucha internacional contra la corrupción, el blanqueo,
la evasión y los paraísos fiscales;
• la preservación del medio ambiente;
• el avance de los intereses de España como Estado plural y de su ciudadanía.
Se plantean una serie de desafíos que coinciden con los que ya se planteaban en el anterior programa electoral, como gran parte de esta primera visión general.
Para llevar adelante esta política proponen (pgs. 350 y 351) las tradicionales apuestas por reformar el Consejo de seguridad de la ONU, apoyar las labores de desarme (convencional y nuclear) y las iniciativas contra la proliferación de armas y contra la guerra de Naciones Unidas, así como impulsar la progresiva sustitución del concepto de seguridad militar por el de seguridad humana, el diálogo con Rusia y el diálogo multicultural, la lucha contra la pobreza, etc.
Detrás de esta gran panoplia de buenos deseos, se sitúa la idea de paz y seguridad que quiere promover el PSOE: una idea más cercana a la seguridad humana y al acuerdo entre los estados
Más tarde, a partir de la página 348 del programa, será donde nos vamos a olvidar de los grandes ideales que plagan el texto para centrarnos en las medidas concretas que lo aterrizan y que tienen que ver con dar a Europa un “liderazgo” (incluso militar) en la gobernanza mundial y crar un ejército europeo que consagre la cara militar de la Unión:
b) Promover un ejército europeo
Dice en concreto
La Unión Europea debe dar pasos efectivos para ser, también, una Alianza defensiva, para poder dar una respuesta inmediata en caso de amenazas o agresiones a la integridad territorial de los Estados Miembros. El objetivo es, a medio plazo, caminar  hacia unas Fuerzas Armadas Europeas, capaces de garantizar, por sí mismas, la seguridad colectiva de la Unión Europea y de sus Estados Miembros.
y
Una defensa común eficaz refuerza el pilar europeo de la OTAN  al tiempo que mejora la capacidad de la Unión Europea de actuar de forma autónoma
Este objetivo comprende varias medidas (paginas 351 y 352) que se encaminan a una verdadera remilitarización de la política de la UE:
    • Desarrollar una Politica Común de Seguridad y Defensa europea que vaya caminando hacia un ejército europeo.
    • Activar la cooperación estructurada permanente del Tratado de la Unión (un mecanismo de refuerzo de la cooperación militar de los países de la UE que lo deseen)
    • Que la UE se convierta en proveedor principal de seguridad de su vecindad
    • Que la UE forme parte como tal de la estructura de  mando de la OTAN
    • Actualizar la estrategia de seguridad de la UE
    • Constituir un Cuartel General de Operaciones europeo con capacidad de planear y dirigir  operaciones civiles y militares.
    • Impulsar el uso compartido de recursos militares de los países de la UE
    • Crear un “centro de excelencia de seguridad
    • Fortalecer la Agencia Europea de Defensa  y ampliar sus medios y objetivos
    • Revisar el reparto de costes que recargan a los países de la UE más comprometidos con las operaciones militares (que paguen menos).

c) El ejército español.

Los socialistas quieren unas fuerzas armadas bien dotadas y que jueguen en la primera división militar. Lo dicen a su modo (pág 349):

Los y las socialistas queremos unas Fuerzas Armadas con  los recursos humanos y materiales suficientes para desarrollar sus operaciones y cooperar con nuestros socios y aliados
Pretenden además que sean proporcionadas a las capacidades económicas del país, transparentes en su gestión y actuación, cercanas a la sociedad y profesionales cien por cien.
En lineas generales no se desvían de lo que tradicionalmente han venido diciendo respecto al modelo de ejército que conocemos y han contribuido a consolidar, aunque se han olvidado en este catálogo de parabienes de añadir el tremendo intervencionismo que forma parte del enfoque de dichas fuerzas armadas y de toda la problemática referida a las puertas giratorias de la política de defensa y de la endémica corrupción y despilfarro de la que con cierta asiduidad se hace eco la prensa.
Para conseguir este ejército profesional y bien dotado proponen (pág 352 y 353) varias medidas de refuerzo del militarismo:
  • Un plan de reestructuración de la defensa para fijar las capacidades que se requieren hasta 2025 (cuadros de mando, efectivos, personal civil, reservistas).
  • Desarrollar la promoción interna de los militares de carrera.
  • Dotar a los soldados de tropa y marinería de una carrera militar completa
  • Modificar el régimen disciplinario para someterlo al garantismo legal.
  • Aprobar una ley de Programación presupuestaria plurianual de la defensa que consagre la exagerada compra de armas que ahora se hace de tapadillo
  • Un sistema de reinserción laboral para los soldados que terminan el contrato con las fuerzas armadas.
  • Desarrollar la industria militar española
  • Fomentar la cultura de la defensa, haciendo acuerdos de colaboración con el mundo de la cultura, la educación y la sociedad civil.
  • Potenciar el papel de la mujer en las FAS
  • Facilitar la conciliación de la vida familiar y personal de los militares
  • Reformar la jurisdicción militar
  • Velar por el cumplimiento de los acuerdos internacionales de venta de armas.

3 Lo que no dice el programa:

Asombrosamente el programa del PSOE no aborda grandes problemas de la política de defensa, como por ejemplo si pretenden aumentar o no el gasto militar,  las puertas giratorias, el gasto militar oculto, la enorme deuda militar o el despilfarro. Nada de las bases o del escudo antimisiles de EEUU.

 

4) Lo que decía el PSOE en las primeras elecciones de 2016.

En lineas generales la propuesta del PSOE es muy similar a la que presentaron hace unos meses.

SI en algo podemos observar cambios es en el mayor y más especificado impulso al polo militar industrial español y al ejército europeo como objetivo a conseguir a medio plazo.

En resumen, parece que los atisbos dubitativos del PSOE que parecía irse desprendiendo, al menos en parte, de su sector más promilitarista, y apuntando por control público, transparencia y moderación de lo militar, después del actual programa y de las recientes afirmaciones en pro del aumento del gasto militar por parte del ministrable Borell, quedan despejados: Parece que los halcones y los partidarios de las puertas giratorias han ganado de nuevo la partida.

Más sobre la militarización de la Semana Santa

Imagen de Catalina Gracia Saavedra

Fuente:  El Mundo.

Durante mucho tiempo pensamos que el militarismo era una cuestión que tenía que ver con el Estado.  Sin embargo, son múltiples los ejemplos que lo relacionan también con las Comunidades Autónomas y con los Ayuntamientos.  Cada día nos damos más cuenta.

No en vano, en 2015 publicamos un documento titulado:  Antimilitarismo y elecciones municipales y autonómicas.

Desde entonces parece que algunos ediles están más pendientes de sus relaciones con el militarismo y otros las siguen teniendo como antes, pero, quizá, con algo más de coste político.

Nos hacemos eco de los acontecimientos ocurridos en Semana Santa, festividad a la que no somos muy dados, pero que nos llama la atención que también se intente militarizar en muchos lugares de España.  Parece que los militares quieren tener publicidad gratuita en todos los eventos populares:

Los dos ayuntamientos socialistas que desaprobaron que se invitara a los ex legionarios en Semana Santa valoran tomar medidas contra los promotores de las marchas de veteranos del Tercio. La Hermandad de Antiguos Caballeros Legionarios de Barcelona desoyó el veto de L’Hospitalet de Llobregat y Palafolls; ahora, ambos consistorios han iniciado trámites para sondear posibles sanciones por que se eludieran las mociones que las dos poblaciones aprobaron en contra de que los ex miembros de la Legión se sumaran a los festejos religiosos.

En L`Hospitalet no pidieron autorización municipal y en Palafolls les acusan de desobediencia por circular portando armas.

El edil afirmó que el barrio de Sant Lluís había sido «invadido por una procesión que, en realidad, era un desfile militar». Catalogó el oficio protagonizado por la hermandad de «espectáculo» y la volvió a asociar con la extrema derecha, una vinculación que el colectivo ha repudiado. «Tenemos que estudiar de qué manera esto se puede multar, de la manera que sea», advirtió.

Hace poco informábamos de que la lucha pro objeción de conciencia continua en muchos países.  Es decir, la tensión militarismo-antimilitarismo, o guerra-paz, o violencia-noviolencia continua siendo una de las que hacen evolucionar a la sociedad.

Por cierto, el único edil Popular fue el que invitó a la Legión a Palafolls, y coincide con el edil machista que dijo que Ada Colau debería estar “limpiando suelos”.  Menudo personaje.

102.000 € para cuidar el campo de golf de la base aérea de Torrejón: más despilfarro militar

Imagen de Val D’Aquila

Fuente:  Vozpópuli.com

Estos 102.000 € que, claramente, son despilfarro, están en una partida mayor, de 626.580 € para el

“servicio de conservación y mantenimiento de jardines y zonas rústicas” de dicha base.

También nos llama la atención las extensiones de la base de Torrejón (420 hectáreas), porque el contrato de marras contempla cuidar:

  • las praderas y zonas ajardinadas:  262.116 metros cuadrados
  • las zonas rústicas, con 3.250.183 metros cuadrados, y
  • el campo de golf, de una extensión de 693.800 metros cuadrados.

Impresionantes las dimensiones del campo de golf torrejonero:

Este campo de golf es el de mayor amplitud de los que pertenecen al Ministerio de Defensa. Diseñado por Marcelino Sota, consta de 18 hoyos, par 72, dos putting green, búnker de prácticas, driving range (puestos estáticos), vestuario, duchas, parking, escuela de golf y casa club.

Pero estos 693.800 metros cuadrados dedicados al golf militar no son los únicos:

  • Existe otro complejo golfístico en Cuatro Vientos (Madrid), de 9 hoyos y que cuenta con el Centro Deportivo y Sociocultural del Ejército del Aire Barberán y Collar, que dispone de un espacio de 139.000 metros cuadrados de calles, y, en las proximidades el Centro Deportivo y Sociocultural Militar del Ejército de Tierra ‘La Dehesa’, que cuenta con otro de 10 hoyos.  El Ministerio de Defensa eligió a una empresa de Florentino Pérez, en 2013, para que cuidara el campo de golf de Cuatro Vientos por un importe de 222.000 €.
  • Por su parte, el recinto localizado a 15 kilómetros de la capital aragonesa tiene 9 hoyos y comprende 62.300 metros cuadrados de calles.

El departamento de Morenés afirma que estas instalaciones están pensadas como “un punto de encuentro donde se fomente la convivencia, social y deportiva, y que permita establecer lazos, tanto individuales como colectivos, entre los miembros del Ejército del Aire y aquellos que compartan las instalaciones”. El campo también es utilizado por civiles, que abonan sus respectivas cuotas reglamentarias por el uso del espacio verde.

Siguiendo esta lógica, nos podríamos preguntar ¿para cuándo un campo de golf en las instalaciones del Hospital de La Paz?, por ejemplo.  Sin embargo, a todos nos parecería una sinrazón.  En cambio, los militares gozan de bula y de impunidad y nadie se pregunta nada.

Y todo el mundo golfístico del Ministerio de Defensa se hace muy a conciencia:

La base área de Torrejón ha acogido los sucesivos Torneos de Golf del Ministerio de Defensa, contando incluso con la presencia del propio Morenés. El titular de esta cartera en el Gobierno Rajoy acudió, por ejemplo, en 2013 a la entrega de trofeos de este campeonato. Estas citas pueden reunir a más de 200 participantes, que deben ser militares profesionales en activo, reserva, excedencia, servicios especiales o retiro. También hay un cupo reservado para la Guardia Civil y personal civil que trabaja en unidades, centros y organismos del Ministerio de Defensa.

Suponemos que los contribuyentes también pagaremos estos campeonatos, estos privilegios y este ocio militar.

¿Merece este ejemplo el que se inicie una campaña de presión para que las nuevas Cortes promuevan una auditoría de las cuentas de Defensa?

¿Existen alternativas de gasto que defiendan otros intereses?

  • El plan Norma, en Castilla y León, ha abonado 102.000 € a los mayores de 55 años.  Este plan social tiene el objetivo de aminorar la angustia y la ansiedad del desempleado y su familia. Son 102.000 euros evidentemente mucho mejor gastados que los empleados en prebendar al militarismo.
  • El equipamiento del Centro de Adultos de Torrelavega costará 102.000 €. Mucho mejor gasto este que el de las pelotitas de golf de los oficiales estresados.
  • Agroganadería destinará 102.000 € a la recuperación ambiental del puerto de San Esteban de Pravia, en Asturias.

Podríamos seguir en un suma y sigue interminable, pero para demostrar lo evidente tampoco es necesario más.

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed