Archive for contra la guerra

La Armada española: non plus ultra

Juan+Sebasti%C3%A1n+Elcano

Por Felipe Araya Allende

Fuente ABC

Nos agrada leer de vez en cuando las fastuosas noticias militares del ABC, porque suele juntar al acartonado y ampuloso lenguaje de la derechona el no menos enfático interés por los empolvados valores imperiales que ya solo se conservan en los museos más trasnochados y en algunas mentalidades periclitadas pero bien influyentes. Un ejercicio por tanto entre nostálgico y jocoso este de leer a las ajadas plumas del periódico más que centenario relatar sus ideales de cuando eran jóvenes y creían que la bota que pisa con estrépito era la solución ideal para un pueblo individualista y disoluto que necesitaba autoridad y adalides como guía espiritual que nos sacara de uno de los atolladeros de nuestra historia, que tampoco hace tanto de todo eso.

Perdónennos si el exceso de lirismo nos hace cometer excesos. Es el efecto de leer a la vez el ABC postmoderno de ahora y los libros del Jorge Vigón de antaño. Y es que a veces confundimos los delirios.

El caso es que nos anuncia el ABC, en pleno 2017, que de nuevo surcamos los siete mares y nuestra Armada, como otrora, vuelve a ser una Armada en condiciones, fuerte y rocosa, como en otro tiempo, lo cual, sin duda, es un motivo de regocijo para los lectores más recalcitrantes del periódico monárquico y de preocupación para quienes nos atrevemos a poner en duda tanto énfasis guerrero.

Para consultar con pelos y señales esta singladura, ofrecen un mapa interactivo bien elocuente.

Doce buques operativos, dice ABC, en operaciones exteriores (según la página web de la Armada contamos con 60 incluyendo aquí barcos auxiliares).

«el mayor despliegue naval militar de España en las últimas décadas», tal y como confirman las fuentes militares consultadas por ABC. Se podría asegurar sin temor a errar de que se trata del mayor operativo militar naval en tiempos de democracia

Pero el despliegue, dice Abc, no es sólo cuantitativo, sino cualitativo

por la variedad operativa de los buques, la tipología y pabellones de las misiones (UE, OTAN o nacional) y las áreas de actuación tan dispares como el golfo de Guinea, el mar Mediterráneo, el mar Negro, las costas australianas, el golfo de Adén, el sur de Reino Unido o la zona de la Antártida.

Ya lo ven, otra vez el sol dichoso que no se pone en el imperio que nuestros barcos cualitativos surcan en su singladura neoiperial.

¿Se han preguntado alguna vez qué narices hacemos en el Golfo de Guinea con barcos militares, o en el Mar negro, o en las costas australianas o en la Antártida?

¿Para qué necesitamos este dispositivo asombroso de barcos militares?

Pues lo que hacemos es invadir. Lo dice finamente, con pulcritud elegante aunque casposa, ABC, para quien el hecho de que

Armada Española disponga desde el pasado mes de noviembre y hasta junio de un destacamento de 20 efectivos de la Fuerza de Guerra Naval Especial en Irak arroja un dato geográfico insólito: este mes ha desempeñado misiones en los seis continentes, sin olvidar la propia de vigilancia marítima de las aguas territoriales de España.

Porque estos barcos de guerra no están, como nos querían hacer creer hasta que comprobaron que la supina ignorancia y el desinterés inmoral de la abúlica y cínica sociedad era tal que nos importaba un pimiento cualquier tropelía que hicieran en nuestro nombre los militares, para defender las fronteras, sino para atacar y amedrentar otras, allende los mares, y por orden de la OTAN y el militarismo rampante y cada vez más deplorable de ese Occidente que dice con la chica el cuento de los derechos humanos, y a cañonazos las cuentas de la dominación.

Y no solo es que aportamos el músculo, los barcos, sino también el dominio de la misión marítima, dice ABC, lo cual, parece insinuar, nos hace mucho más importantes y orgullosos de este destino en lo universal que, muy a nuestro pesar, los que mandan se empeñan en que llevemos adelante.

Y así ostentamos el “liderazgo” de la operación Atalanta, en aguas del Índico y para garantizar las condiciones privilegiadas de occidente en la ruta de Asia al Mediterráneo.

También llevamos con ese orgullo español tan propio el honor de ostentar el “mando” de la Fuerza Naval Europea (Eunavfor) y de participar en la misión de control de las aguas de Libia para que los desgraciados inmigrantes frutos de nuestras políticas nefastas no puedan llegar a Europa, y aportamos otros seis buques a las operaciones militares de la OTAN (SNMG-1 en el Atlántico Norte y mar Báltico, SNMG-2 en el Mediterráneo y SNMCMG-2 el mar Negro, Dynamic.Manta 2017 de guerra antisubmarina) y una fragata, Cristobal Colón, en Australia (en este caso ABC se olvida de decirnos a las claras que la misión australiana consiste en exhibir el barco por si los australianos, en plena expansión de su gasto militar, nos compran unas cuantas parecidas),

La explicación de por qué estamos en el Golfo de Guinea merece mención aparte, pues demuestra la gran idea de solidaridad que comparte nuestro militarismo, tan esforzado por otra parte:

desarrolla una serie de ejercicios bilaterales con naciones africanas con el propósito de fortalecer sus capacidades marítimas y ofrecer seguridad a una zona acosada también por una incipiente actividad pirata.

y, a continuación, nos informa también, como quien no quiere la cosa que

Gran parte del petróleo que consume España procede de Nigeria.

No es que esté allí por el asunto del petróleo, que va, es que de paso coincide el petróleo con nuestro interés en ayudar a los pobres negritos, que están infectados de piratas e inseguridad fruto de la casualidad.

En contra de la creencia de que desarrollamos una operación científica en la Antártida, alimentada por la mala publicidad y el acriticismo de nuestros periodistas, nos informa ABC de la naturaleza militar de aquel experimento

Otros dos buques completan el gran despliegue naval de la Armada Española. El buque oceanográfico Hespérides que apoyó la Campaña Antártica del Ejército de Tierra, la base española en el continente blanco arrió la bandera el pasado 9 de marzo.

De modo que se desvela, casi por descuido, el carácter militar y no científico del rollo antártico y del buque oceanográfico Hespérides, que se paga desde el ministerio de Hacienda y no del de Defensa. Curiosidades de la vida.

De modo que, ufanos, nos muestran la obscena realidad de una Armada enfocada a la proyección militar (antes se decía capacidad de invasión) y presente en cuanto lugar necesita mamporreros para imponer un orden injusto por la fuerza.

No es la Armada para la defensa de nada. Es la Armada para la imposición del paradigma dominación-violencia en el que anda enredado Occidente, y en la pequeña porción del pastel que nos tiene asignado el amo del mundo.

Menudo fiasco.

¿Por qué nos dicen que no tienen dinero para el vuelo de los aviones de combate?

Fuente: El Confidencial Digital

Habitualmente los militares se quejan de que no tienen dinero para el vuelo de los aviones de combate. Suele venir acompañada la queja de una advertencia (por vuestra culpa y racanería nos quedamos desarmados) y una exigencia (dadnos más pasta flora).

¿Qué parte de razón tienen en su queja pedigüeña?, ¿de verdad no tienen pasta para los voleteos gráciles de los aparatejos?, ¿tan roñosos somos?, ¿hay gato encerrado?

Vayamos por partes.

1.- No hay pasta para gasolina

Después de darle al tema varias vueltas de tuerca, hemos llegado a la conclusión de que no mienten. O no del todo. En realidad no tienen dinero, es decir, todo el que quieren.

Pero ¿por qué no tienen dinero?

Pues hemos encontrado una tabla de lo que cuesta una hora de vuelo de los avioncitos militares y algo nos dice del asunto.

A los aviones les pasa como a los ferraris y otros coches de capricho y despilfarro: son una ruina.

Lo dice así un artículo especializado

… no sólo cuestan un ojo de la cara, sino que pueden acabar siendo una ruina, se usen o no, como ya han descubierto algunos países. Porque una cosa es tener dinero para comprar aviones de combate de última generación y otra mantenerlos en vuelo. El coste de usar una de estas bestias puede oscilar entre los 5.000 euros por hora de vuelo de un Saab Gripen, el más barato de los cazas occidentales, a los más de 60.000 por hora del F-22 Raptor, el más caro. Si nos vamos a bombarderos las cifras empiezan a ser mareantes: 120.000 euros/hora de vuelo para un B-2 Spirit o 65.000 euros/hora para un B-52H. Y hay tipos más caros en el catálogo estadounidense.

2.- Lo que cuesta una hora de vuelo en gasolina

Es decir, una hora de vuelo de un único aparato equivale al sueldo mensual de entre dos y tres profesores, pongamos por caso, lo que hace que todo el dinero sea poco para hacer volar estos cacharros y que todo despilfarro se quede a la altura del betún comparado con el de volar aviones de guerra.

Tengamos en cuenta que para mantener en perfecto uso un avioncito de guerra y en forma a su piloto, se requieren en los manuales de la OTAN entre 180 o 200 horas mínimo de vuelo.

A este pequeño dispendio por piloto/avión al año hay que sumar el coste de los armamentos de juguete con los que entrena sus lances, las reparaciones previsibles, y un largo y sofisticado número de añadidos que hace de estos aviones una especie de pantagruel voraz de los presupuestos.

Al parecer EE.UU. se ha venido especializando, ante el desmesurado coste de sus vuelos militares, en encontrar la eficacia de sus aviones, de forma que logran reducir, respecto de los aviones del mismo tipo de los ejércitos europeos, el coste por avión en cerca de un 30%, a lo que también contribuye que EE.UU. es productor de petróleo (y por tanto lo consigue más barato) y Europa no.

Para el caso español, y tomando como referencia la optimista cifra americana en el último año, es decir, un 30% más barata en principio que la europea, resultaría que cada F18 E/F, de los que España tiene nada menos que 65 activos, resultaría que el gasto mínimo por año y avión es de 1.980.000 de dólares al año (11.000 al mes), lo que equivale a un precio de gastolina mínimo por el total de aviones de este tipo de 128,7 millones de euros.

En cuanto a los Eurofighter Typoon, de los que tenemos 60 “mach 2,5” y 86 “mach 2,8”), el precio por avión y año estaría en 3.240.000 dolares, lo que implica no menos de 473,04 millones de dolares al año, por el total de aviones.

Podríamos seguir el suma y sigue, y luego ir al de los helocópteros y otras aeronaves. Un escándalo.

3.- El coste ecológico

Pero en lo militar un escándalo no es sino el eslabón de toda una serie de ellos, de modo que ahí va la siguiente barbaridad: el gasto en toneladas de combustible altamente contaminante que emplean estos cachivaches.  Un dispendio altamente contaminante que, lejos de defender nuestras ignorantes cabecitas, sirve como un de los mayores rastros contaminantes del planeta.

4.- Países sensatos

Muchos países, ante el derroche brutal de estos aparatos, se ha decidido a dejarlos parados para que no se les vaya por el sumidero del gasto inútil todo el presupuesto. Asutria ha dejado aparcados sus Eurofighter, Sudáfrica ha aparcado otros ingenios. También otros países que vienen a descubrir (tarde) que los aviones de guerra son una ruina y una amenaza al presupuesto.

5.- Las medias verdades

De modo que cuando los militares, tan respetables ellos, dicen a nuestros políticos, por lo general en la inopia, que no tienen dinero para el vuelo de los aviones, no mienten del todo, porque es verdad que no lo tienen, dado que cada hora de vuelo quema todo el que les den y más, sencillamante, en puro derroche.

Suele ocurrir que esa lastimera queja va acompañada de una interesada pretensión: que les aflojen más pasta. Y aquí esta la canallada. Porque no informan bien a los bienintencionados políticos made in spain (y de bienintencionados políticos de la casta está el infierno lleno y más que debería) que el gasto en gasolina de estos aviones es escandaloso, contaminante a más, inutil y puramente prescindible habiendo otras prioridades más nobles.

6.- Agravios comparativos

¿Se imaginan si la receptividad de los parlamentarios a las demandas del militarismo fuera en paralelo a la que tienen para otras carencias?  ¿Se imagina que respuesta darían a una comisión de parados que, pongamos por caso, les dijeran que no tienen dinero para ir tirando?  ¿O a unos que dijeran que no hay dinero para hacer colegios, o para pagar su calefacción, o para… miles de cosas serias?

Pero claro, la gente de a pié ni va de uniforme de gala ni tiene un lobby con el que influir en la lábil voluntad de políticos sin compromiso y sin idea.

Morenés pasa a representar a España en EE.UU.

El+ex+ministro+de+Defensa+se+despide+de+la+Bandera+en+el+Cuartel+General++%23Moren%C3%A9s%3A+%C2%ABNadie+se+puede+despedir+de+lo+que+ama%C2%BB++El+ex+ministro+de+%23Defensa%2C+Pedro+Moren%C3%A9s%2C+ha+asegurado+hoy+que+nadie+se+puede+despedir+de+lo+que+ama+en+el+acto+de+despedida+a+la

Ejército de Tierra

Fuente: ep nacional.es

Pues si, señores y señoras, Morenés, de la nobleza de abolengo, pasa en su meteórica carrera por las poltronas más codiciadas de su anterior cargo de Ministro de Defensa de España al de embajador en la hidra, la cabeza del mal, el sitio ese cuyos líderes huelen a azufre, el jefe del imperio.

Las malas lenguas opinan que dicho cambio posiciona no tanto al personaje como a las industrias militares a las que, dicen también las malas lenguas, ha servido con esmero, tanto cuando las ha dirigido como empresario como cuando las ha contratado como ministro.

De hecho las malas lenguas dicen que para un señor del que se sospecha un vínculo férreo con las empresas militares, ir al país del “polo militar industrial” por excelencia (ese que Eisenhawer criticó duramente por su nefasto papel condicionando la política mundial y derivando a los EE.UU. al armamentismo y a la guerra) es algo así como mandar a un tonto a una fábrica de mocos, pongamos por ejemplo. El culmen de sus aspiraciones.

Puede que sea así, pero en tal caso no acabamos de entender la encomienda, porque Morenés, que se sepa, ha representado en sus tiempos de empresario a la industria militar europea, que compite con la americana, y no vemos como un presidente americano machista y militarista, y no queremos mirar a nadie, que se jacta de enseñorear un nuevo proteccionismo iba a meter de embajador en su propio gallinero al representante de otro corral, para que le robe las gallinas.

¿Pudiera ser que en el nuevo ciclo de rearme español hayan optado definitivamente por estrechar vínculos con los americanos en detrimento de las empresas de la competencia europea?  ¿Por ejemplo, que le hayan puesto para negociar ese escandaloso contrato de aviones de combate que quieren comprar a tramos los militares españoles, primero los “aparatos” (4.032 millones de euros), luego los cascos (más de 21 milloncetes más) y luego los motores de los aviones, que no vienen en el lote inicial y de los que desconocemos el importe?  ¿A lo mejor el precio por que los americanos transfieran tecnología para poner a flote el asombroso submarino español de juguete (S-80)? ¿Quizás compensaciones a nuestras orondas élites por servir de patio trasero, eso sí en detrimento de nuestra propia seguridad, al escudo antimisiles americano?.

¿O simplemente lacayismo del de toda la vida, ahora que, dice otra noticia no menos penosa, Rajoy se postula, con el placet de Donald, a valedor del abanto americano ante los “socios” europeos que se han atrevido, según una tercera noticia, a decirle que sus órdenes de aumento del gasto militar y del militarismo no las van a cumplir a rajatabla?

Sea como fuere, que el ceremonioso y adulador Morenés se haya agarrado ahora al cargo de embajador “español” en EE.UU. habla muy poco y muy poco bien de la política exterior que España quiere llevar a cabo ante la belicosa potencia y no puede sino intranquilizar a las personas preocupadas por el aumento del gasto militar y del despilfarro a favor del clan de los señores de la guerra.

Ojito.

¿Nuevas misiones militares para España en África bajo el paraguas de la OTAN?

Fuente: Libertad Digital

¿Les habíamos prevenido de la agresiva política española de fronteras de seguridad avanzada, según la cual España manda militares, inteligencia militar, armas, etc. al Sahel y al centro de Africa para defender nuestras fronteras, que ahora están allí?

Pues es esa terrible doctrina política la que justifica un gran número de las intervenciones de injerencia militar que España realiza en la actualidad, precisamente las que nos consolidan como el segundo contribuyente europeo en suministrar carne de cañón de la UE y el cuarto del mundo.

Todo hace pensar que en la nueva reunión de capitostes que llevará a cabo la OTAN, con presencia de los jefes de gobierno de los estados miembros, en Bruselas, nos va a agraciar con una nueva misión de guerra en Africa.

La decisión final sobre esta nuevas misiones en el continente africano se perfilarán en la próxima reunión de Jefes de Estado y de Gobierno de la Alianza Atlántica que se celebrará en el mes de mayo en Bruselas (Bélgica), según ha avanzado este jueves el presidente del Comité Militarde la la OTAN, el general checo Petr Pavel, tras el encuentro que ha mantenido en Madrid con el Jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD) español, almirante general Fernándo García Sánchez.

Actualmente España participa en cuatro misiones de la OTAN y además cuenta con el compromiso de desplegarse en dos más, sin contar con el despliegue de un destacamento de defensa antiaérea en Turquía (que no cuenta como misión), más la participación en Afganistán y la labor de vigilancia militar en el Mediterráneo. Si los números no nos fallan, todo esto suma 9 misiones, no cuatro, pero entender los números de los militares es un misterio en el que aún no nos hemos conseguido iniciar convenientemente.

Acerca de las nuevas misiones militares, sabemos poco de momento. Según dice Libertad Digital,

Estas misiones se encuadrarían dentro de la nueva estrategia antiterrorista a la que, en palabras del alto mando aliado, España y sus Fuerzas Armadas pueden “contribuir mucho” por su “conocimiento y experiencia” en este campo.

Tal vez se están pensando todavía quién será el país agraciado con esta anunciada crónica de una nueva invasión. Por eso no nos dan más datos. Habrá que esperar a que decidan a quien quieren devastar ahora en este nuevo ardor del colonialismo burdo en el que acudiremos, como de costumbre, en comparsa de la OTAN y de los intereses de dominación de ésta.

Porque es más que probable que donde nos van a mandar no se nos haya perdido nada.

Queremos comprar cazabombarderos F-35, el más caro y avanzado del mundo, a 115’4 millones de € la unidad

Imagen de El Mundo

Fuente:  El Mundo.

Queremos comprar, Cospedal se lo está pensando, a la estadounidense Lockheed Martin el cazabombardero F-35, el más caro (entre 88’9 y 115’4 millones de € la unidad) y más avanzado del mundo.  Por otro lado, El Confidencial, comenta que su precio sería, ahora, de 120 millones de € (sin motor).  A esto hay que añadirle el precio de hacerlo volar:  una hora de vuelo sale a 40.000 € (lo que valdría contratar por un año a Casi 2 profesores de secundaria).

el avión es el programa de material de defensa más caro de la historia (más de un billón de dólares, con ‘b’

El interés lo han confirmado tanto Lockheed Martin como la Secretaría de Estado de Defensa.

El primer objetivo que cumplirían estos F-35 sería sustituir a los Harrier de despegue vertical del buque de asalto anfibio Juan Carlos I, que tienen vida operativa extendida hasta 2024.

Tanto el precio como el potencial bélico del aparato pueden ser discutibles, pero hay un hecho cierto: si España quiere disponer de aviones de combate navales en su flota a partir de 2030-2034, no le quedará más remedio que adquirir entre dos y tres docenas de F-35B, la versión con capacidad de despegue y aterrizaje vertical (o ‘vertical take-off and landing’, VTOL, en sus siglas en inglés), ya que es el único modelo en el mercado mundial que puede operar en el buque de proyección estratégica ‘Juan Carlos I‘, el buque de combate de mayor tamaño y tonelaje de la Armada española.

Y como ejemplo máximo de la lógica-ilógica de lo militar:

En otras palabras: para sacar partido a los 500 millones invertidos en el buque (mucho más si contamos todo el grupo de combate), es necesario poner aviones en su cubierta.

Tanta tecnología militar tiene, como siempre, el principal problema de lo militar:  no funciona:

este programa de desarrollo aeronáutico lleva décadas dando una gran cantidad de problemas hasta tal punto que se ha convertido en una pesadilla para las fuerzas armadas de EEUU y ha llegado a aparecer en los tuits de su nuevo presidente, que lo ha calificado de demasiado caro e incapaz.

Sin embargo, y a pesar de todo, son muchos los países interesados o que ya cuentan en sus filas el F-35:

En total, 11 países han comprado el F-35: EEUU, Gran Bretaña (138), Turquía y Australia (100 cada uno), Canadá (65), Italia (60), Noruega (52), Israel (50), Japón (42), Corea del Sur (40), y Dinamarca (27). Es el sistema de armas más caro de la Historia, con un presupuesto hasta la fecha que supera los 1,3 billones de dólares (1,2 billones de euros). Como ejemplo de la sofisticación y del precio del F-35, un detalle: sólo un casco del piloto cuesta 600.000 dólares (casi 565.000 euros).

 

 

 

¿Imitar a USA es el modelo de militarismo al que aspiramos?

Fuente:  El País.

Los propios militares españoles, off the record, eso sí, reconocen que nuestro militarismo es mera copia del yanki, que para eso son el imperio mundial y el espejo de la civilización.

Pero es preocupante que seamos meros monos de imitación.  Primero porque tiene muy poca ética social lo que hacen los militaristas yankis, segundo porque en sus errores va a estar su perdición, y la nuestra.

La tabla que sigue es el primer proyecto de presupuesto que presenta Donald Trump.  Destaca la subida en defensa, acompañadas por la subidas en Seguridad Nacional y en veteranos de guerra. Todo lo demás son bajadas, modesta la de la NASA y muy grandes las de Vivienda (-12%), Educación (-14%) y Sanidad y Servicios Sociales (-16%)

En una primera mirada destaca la diferencia abismal que hay entre el presupuesto de Defensa (574.000 millones de $) y cualquier otra partida.  A la siguiente más grande, que por cierto es veteranos de guerra, la multiplica por 7’27 veces.

Además, si unimos los rubros de Defensa, Veteranos de guerra y Seguridad Nacional, el total son 697.000 millones de $, el 69’82 % del presupuesto. Para el resto de las partidas sólo quedan 301.000 millones de $, el 30’18 %.

Estas cifras dan cuenta, por sí solas, del grado de militarización de la primera potencia mundial.

También nos hacen entender que quiera Trump que los demás aumentemos nuestro gasto militar.  Si no lo hacemos, no tendrían mercado para vender sus armas (también son, con diferencia, el primer exportador mundial de armas) y por tanto, se les complicaría seguir manteniendo el grado elevado de su propio armamentismo .

Pero no hay que caer en el error de culpar por ello a Trump en exclusiva.  Nos lo demuestra, nada menos, James Petras para Rebelión.

Así podemos poner en contexto histórico el esfuerzo militar de Trump.  Grandísimo pero del mismo nivel que el último de Bush hijo y parecidos a los del Premio Nobel de la Paz Obama.

Un país con unos gastos de defensa así es insostenible dado que dedican la mayor parte de su productividad a algo que es socialmente, económicamente y medioambientalmente perjudicial y ecológicamente depredador.

La única manera que tienen de sobrevivir es la rapiña de su entorno (todo el planeta) y exportar la guerra para vender sus armas y compensar un poco sus arcas.

Pero esto es una pescadilla que se muerde la cola.

¿Este es el modelo que queremos seguir?

Invertir en industria militar es elegir la opción menos rentable para crear empleo

Fuente:  Infodefensa.

El sector de la industria de Defensa en España tiene mucha importancia.  Y más que va a tener salvo que por parte de la sociedad hagamos algo para evitarlo.

Por ejemplo, algunos ministerios están altamente militarizados:

El sector industrial de la defensa ha continuado siendo un sector al que desde el extinto Ministerio de Industria Energía y Turismo, hoy Ministerio de Economía, Industria y Competitividad, ha dedicado un volumen importante de recursos. En el marco de la colaboración que mantenemos desde hace 20 años con el Ministerio de Defensa para la financiación de los programas especiales de armamento, se han prefinanciado 23 de estos programas con unas aportaciones de 15.000 millones de euros.

Habría que añadir que la prefinanciación ha sido a interés 0.

También habría que añadir que al anterior ciclo inversor (PEAS I) ahora se une otro (PEAS II):

Asimismo, tenemos que constatar el efectivo inicio de un nuevo ciclo inversor en la industria de la defensa alrededor de los programas tecnológicos para la futura Fragata F-110 y los vehículos blindados 8×8.

La infografía que ofrecen y reproducimos aquí abajo resume los principales datos de la industria armamentística española:

Y todo parece idílico salvo que se contraste con algún otro punto de vista.  Nosotros proponemos el de la infografía siguiente que nos dice que invertir en lo militar es ruinoso, con respecto al trabajo que crea:  por cada mil millones de dólares invertidos en industria militar se crean 8.555 trabajos.  Sin embargo, por igual inversión en

  • Sanidad:  12.883
  • Educación:  17.687

 

Crisis humanitarias, guerras y Marca España

 

Woman%27s+sorrow

IIP Photo Archive

Fuente:  El Pais.

El secretario general adjunto para Asuntos Humanitarios y Emergencias de la ONU, Stephen O’Brien, ha alertado de que el mundo se enfrenta a la peor crisis humanitaria desde que existe la ONU, con más de 20 millones de personas en estado crítico. La peor crisis desde el fin de la Segunda Guerra Mundial.

Nos encontramos en un punto crítico de la historia. Ya a principios de año estamos enfrentándonos a la mayor crisis humanitaria desde la creación de las Naciones Unidas. Hay más de 20 millones de personas en cuatro países que sufren inanición. Sin esfuerzos globales y coordinados, morirán de hambre

Cuatro son los grandes puntos álgidos de este desastre: Yemen, Sudán del Sur, Somalia y Kenia

Cuatro sitios que comparten la características de la severa pobreza y de unos de los peores indicadores del mundo en casi todos los derechos sociales y necesidades básicas.

Comparten otras características, como la ser víctimas de la geopolítica de dominación que se juega en el área del índico y en el golfo pérsico.

Otra más, están en guerra o sufren operaciones internacionales de guerra (por ejemplo la operación Atalanta, las diversas luchas antiyihadistas, etc.).

La violencia estructural de la que son víctimas estos pueblos (por cierto con beneficiarios entre los que nos encontramos nosotros) y la imposición de la guerra los unen en sus desgracias.

Y por lo que respecta a nosotros, otra coincidencia más.  Nuestra presencia, más bien la de nuestras armas, se hace notar sobre el terreno.

Por ejemplo, en Yemen y Sudán del Sur se han encontrado armas españolas de forma incomprensible pues oficialmente España no las vende a ninguno de estos estados. Otro ejemplo: hemos hecho un contrato de fabricación de corbetas militares para Arabia Saudí (uno de los contendientes en el conflicto yemení) con las que los observadores internacionales piensan que es probable que Arabia Saudí ejerza el bloqueo militar a los yemeníes contra los que combate. Otro más, España participa en la operación Atalanta, con base en Yibuti y bases operativas en Somalia, patrullando una amplia zona entre el Golfo de Adén y las islas Sychelles, de la que ha tomado el mando en febrero de 2017. Lo mismo podemos decir de Kenya.

Podríamos preguntamos si la Marca España, además de vender armas y aportar soldados, participa de algún modo más pacífico y creativo en paliar las hambrunas y la crisis humanitaria que provocan las políticas de fomento de la guerra en las que, como uno más, anda metida. ¿Cuántos recursos aporta al desarrollo, a la paz entendida como seguridad humana, a la acogida de refugiados de la guerra…? Las preguntas, por impertinentes y desgarradas, resultan innecesarias.

Al parecer la conexión desastre humanitario-militarismo- co-responsabilidad de España es muy evidente y lo malo es que el apabullante silencio y la ocultación de un papel tan sucio, nos impide luchar eficazmente contra esta mala política del gobierno de Rajoy (y antes ZP) y sus consecuencias y echa un jarro de agua fría a la sensibilidad pacífica de la sociedad.

Un jarro de agua fría precisamente cuando la propia movilización aquí contra nuestro militarismo y exigiendo otras actuaciones humanitarias en estos países, podría ser más eficaz para luchar contra estas hambrunas que pensar en la intervención directa y “allí” de soldados que ni son solución ni pueden serlo.

¿Exdiputados del PP implicados en la corrupción de Defex?

to+get+rotten

Por Alex Pascual Guardia

Fuente: El País.

Pareciera que por la actividad corrupta de DEFEX, la comercializadora de armas de la Marca España, no pasara el tiempo.

Si al inicio eran los turbios negocios y la corrupción en la que estaban implicados conseguidores de baja estopa, como el tal Paesa y la repesca de puertasgiratorias, y luego el escándalo porque cuatro ministerios participaban del mejunje, y más tarde una imputación penal en toda regla por operaciones opacas en Angola y Luxemburgo, para un semestre después conocer  las irregularidades de intentar saltarse la ley para vender a Arabia Saudí 200 tanques Leopard por 2.400 millones de euros, en el suma y sigue ahora aparecen los nombres de los ex-diputados del PP Gómez de la Serna y Arestegui salpicados por la corrupción y obligados a dimitir de su labor diputadesca y embajadoril, a quienes investiga Juez de la Mata en su macroinvestigación sobre comisiones ilegales de estos dos señores.

Dice El País

El auto del juez De la Mata, al que ha tenido acceso El País, detalla que un reciente informe de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía ha sacado a la luz diversos correos electrónicos intervenidos en la cuenta de un directivo de Elecnor SA, empresa implicada en el pago de sobornos para la consecución de contratos internacionales, de los que se desprende que la firma española había utilizado en 2009 a la mercantil irlandesa Emerald Business Consulting LTD “para la adjudicación y ejecución del contrato de obra de la estación desaladora de Souk Tleta”, en Argelia, una de las operaciones bajo sospecha. El escrito del magistrado recuerda que en la misma también participó de un modo similar la empresa holandesa Castelino BV, que ya había aparecido en la investigación.

y

En concreto, los correos revelaban la supuesta simulación de un contrato entre Elecnor SA y la firma irlandesa por la que ésta recibió un fijo de 1,2 millones de euros por unos supuestos servicios de asesoramiento “de movilización y estrategia”, además de un porcentaje del 1,65% del millonario importe del contrato. En total, la investigación ha revelado que la compañía ‘pantalla’ cobró por ello cerca de 3,3 millones de euros mediante una transferencia bancaria realizada a una cuenta abierta en el Alliedirish Bank, de Dublín

Las empresas mencionadas, dice De la Mata, no son desconocidas para la justicia española y

Sus nombres han aparecido en otro sumario de corrupción, en este caso el que tiene su epicentro en la empresa pública de venta de armas Defex

Parece que el círculo vicioso de DEFEX, lejos de cerrarse, se vuelve espiral y cada vez va rodeando a más personas, a más actividades poco recomendables, a más escándalos.

El cuento de DEFEX se está volviendo algo interminable, inabarcable, como la tinta del calamar.

Debería ser el propio Estado el que impusiera una auditoria radical en esta empresa y prohibiera su actividad. Es corrupta, como se va demostrando, pero además es inmoral. Ya basta de alimentar los negocios de los señores de la guerra.

El pacifismo también se ejerce en los ayuntamientos: NO a HOMSEC 2017

En esta jornada llega a su fin la feria de armas que se celebra en Madrid, HOMSEC 2017.   En esta ocasión vamos a protestar contra su celebración recordando un trabajo llamado “Antimilitarismo y elecciones municipales y autonómicas 2015“.

Quizá durante demasiado tiempo hemos pensado que el militarismo sólo tiene que ver con los Presupuestos Generales del Estado y con la labor Estatal del gobierno y del Congreso.  Sin embargo, un enfoque más cercano, más de ayuntamientos y Comunidades Autónomas nos ayudaría a ver otros aspectos del militarismo, igualmente violentos.

El militarismo también se nutre en las administraciones locales y comunitarias.  De ellos saca exenciones de impuestos, apoyos económicas para la industria militar, publicidad en calles y plazas con nombres de militares, colaboración con desfiles militares, etc.

Por ello es necesario renovar nuestro compromiso y solicitar a nuestros representantes locales una mayor implicación en la lucha contra esta lacra social.  Lo primero en sus programas electorales que han de ser específicos en este tema, también en los debates.  Las formas de colaborar son muchas y un ejemplo lo ha dado el Ayuntamiento de Madrid, negándose a financiar y a aparecer como colaborador en HOMSEC 2017.

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed