Search results for coste militar

1.729 conflictos ambientales son parte del coste militar

Imagen de www.fuhem.es

Fuente:  Diagonal.

Nuestro mundo es injusto en muchos aspectos, uno de ellos es nuestra relación con la naturaleza, que nos da sus bienes y de la cuál abusamos y, en efecto bumerang, nos devuelve los daños que le causamos.

Los conflictos ambientales son provocados y causan violencia estructural, directa y cultural.  Por ello es importante, desde el punto de vista de las guerras, tenerlos en cuenta, pues generan guerras, las empeoran, las prolongan, …

Nos hacemos eco del Atlas de Justicia Ambiental realizado por la Universidad Autónoma de Barcelona, Ecologistas en Acción y otros.  Hasta ahora han contabilizado 1.729 conflictos.

Cuando hablamos en nuestro estudio “Gasto militar 2016” de las implicaciones que tiene la ecología con respecto a los conflictos armados lo relacionamos, también, con el concepto de gasto militar, en el cual incluimos, como parte inherente, el concepto de coste militar (a partir de la página 29)

El concepto de coste militar implica un esfuerzo por cuantificar el peso global que parala sociedad tiene la estructura de defensa organizada por los estados, más allá del purogasto presupuestario que comporta año tras año. 
Nuestra insistencia en referir el coste militar, más allá del gasto, es dar a conocer a la sociedad la enorme repercusión de la organización militar de la defensa en nuestras vidas y en la pérdida de oportunidades de desarrollo de un mundo diferente
El coste militar, por tanto, incluiría diversas magnitudes:
1) El coste económico que supone el gasto militar, 
2) El coste de vidas humanas de las actividades militares,
3) El coste sanitario, de asistencia y protección a los heridos colaterales y militares en los conflictos,
4) El coste de atención a refugiados y desplazados y de los campos de concentración,
5) La deuda ecológica que comporta la guerra y la actividad militar, incluido el efecto contaminante de los ejércitos, uno de los principales agentes de emisión de materias y gases nocivos,
6) El coste de los conflictos bélicos en el tejido productivo de los territorios
victimados por ellos,
7) El empobrecimiento de las poblaciones que sufren las intervenciones militares
8) El coste de la desestructuración social que incorporan los conflictos bélicos y prebélicos
9) El coste educativo y cultural que suponen las guerras, lo que incluye también la destrucción del patrimonio humano y natural
10) La violencia estructural de las relaciones internacionales y económicas (entre primer y Tercer Mundo), el apoyo militar continuado a regímenes dictatoriales y que norespetan los derechos humanos, la continua exportación de armas a estos países, etc..,
11) La violencia estructural que se genera en los países del primer mundo (por ejemplo España) como consecuencia del mantenimiento de un sistema de defensa enfocado a la preparación de la guerra,
12) El enorme coste de pérdida de oportunidades. Cuando nuestros limitados recursos son dedicados a lo militar imposibilitan usarlos en lo que realmente interesa a los ciudadanos: sanidad, educación, vivienda, cooperación internacional, etc. El ocultamiento del gasto militar en otros ministerios está forzando una situación continuada de violencia estructural porque significa la militarización de la I+D+i enEspaña, porque aumenta desorbitadamente la deuda,
13) El déficit de los presupuestos con el malgasto que supone en inversiones armamentísticas, etc.
14) El coste de la violencia cultural que provoca este modelo de resolver los conflictos de manera violenta mediante invasiones, guerras, generación de gigantescos ejércitos y producción de armas,
14) El coste de la venta de armas en la generación de conflictos,
15) El coste del añadido despilfarro militar,
16) El coste de desarrollo humano y el alejamiento de la consecución de los Objetivos del Milenio (ahora Objetivos de Desarrollo Sostenible) que supone invertir (o malgastar, sería más exacto decir) recursos limitados que no se pueden utilizar en asuntos de impacto social positivo

La relación entre militarización, guerra y conflictos ecológicos nos parece, por consiguiente, razonable.

 El mapa se puede consultar en la siguiente dirección:  https://ejatlas.org/

El atlas permite, por el momento, búsquedas de conflictos por países, por la mercancía o tema objeto del conflicto –el derecho al territorio es el tema con más conflictos relacionados por todo el mundo, con 495 casos mostrados en este mapa, seguido por el agua, con 300 casos–, o por empresas –Shell, Nigerian Petroleum Corporation y Chevron son las que aparecen con más conflictos relacionados–.

En los tiempos que corren parece que no hay salida, pero este mapa muestra el empoderamiento de la sociedad y el papel que la sociedad civil toma”, ha señalado Samuel Martín-Sosa, responsable del área internacional de Ecologistas en Acción

Cuando usas el mapa y haces zoom en España la situación se agrava.  Si comparas con la vecina Francia, nuestro país está plagado de conflictos ambientales, si miras a Marruecos, igual, si miras a Italia los conflictos son menos, etc.

Conclusión:  en España aún no tenemos conciencia de lo necesario que es el respeto al medio ambiente.

El coste militar del petróleo canario

Fuente:  El Confidencia Digital.

La protección del archipiélago canario siempre había sido importante para los jerarcas militares, ahora lo es más desde que se piensa que va a ser posible extraer petróleo.  La excusa, como tantas veces, es el posible peligro terrorista del Sahel.

De hecho, Canarias no sufrirá recorte alguno de efectivos militares según los planes del Ministerio de Defensa para reorganizar el Ejército de Tierra siguiendo el modelo de las brigadas polivalentes.

La nueva reorganización no sólo no contempla una reducción de efectivos en el archipiélago, sino todo lo contrario: Canarias sale reforzada militarmente, dotándola de mayor seguridad ante cualquier eventual conflicto o amenaza exterior. Especialmente a Fuerteventura.

La isla acoge actualmente al Regimiento de Infantería ‘Soria 9’. En el futuro se le unirá –según los planes filtrados- Regimiento Ligero Acorazado de Caballería Lusitania Número 8, actualmente con sede en Valencia.

Esto supondrá el traslado a Fuerteventura de los blindados que dispone la unidad, como los VCR Centauro, obuses autopropulsados, y vehículos de transporte y exploración como los VEC o los BMR.

Pero el blindaje no es sólo terrestre, sino también marítimo y aéreo.

La Armada dispone en Canarias de los cuatro Buques de Acción Marítima (BAM). El ‘Meteoro’, ‘Rayo’, ‘Relámpago’ y ‘Tornado’ han sido puestos a las órdenes del Mando Naval de Canarias. Eso no significa que se encuentren allí permanentemente, ya que son buques que España suele poner a disposición de los diversos compromisos internacionales, como la Operación Atalanta en Somalia.

Cuando la Armada decidió confirmar Canarias como base fija de los BAM, otros buques desplegados en el archipiélago fueron destinados a Ferrol y Cartagena, como los patrulleros P-72 Centinela y P-63 Arnomendi.

Para este traslado de unidades navales, el Arsenal de Las Palmas ha tenido que pasar por un proceso de modernización y ampliación de sus instalaciones. “Canarias gana mucha fuerza naval con los BAM” aseguran las fuentes consultadas.

Estos buques están diseñados para ser utilizados en operaciones de recogida y análisis de datos de inteligencia. Un asunto fundamental de cara a cualquier operación militar contra una agresión en la zona. Pueden llevar un helicóptero embarcado para aumentar sus capacidades de vigilancia.

La Armada también tiene a su disposición efectivos de infantería de Marina, e incluso una unidad especial, denominada USCAN –Unidad de Seguridad de Canarias- formada por 200 militares.

Esta unidad, además de estar diseñada para dar protección a las instalaciones de la Armada en Canarias, está preparada para  Operaciones de Interdicción Marítima (OIM). Es decir, realizar incursiones marítimas y abordajes a buques sospechosos o hostiles.

F-18 a menos de 200 kilómetros

El tercer componente de defensa del archipiélago canario, y de la zona donde Repsol pretende iniciar la extracción de crudo, es la fuerza aérea. El Ala 46 del Ejército del Aire tiene su cuartel general en la base aérea de Gando (Las Palmas de Gran Canaria).

El Ala 46 tiene a su disposición cazabombarderos F-18 C.15, helicópteros AS532 Cougar, AS332Super Puma y aviones de transporte Casa CN-235.

La base de Gando está a unos 170-180 kilómetros de la zona de prospecciones petrolíferas. Eso sitúa a los cazas F-18, capaces de volar a velocidades aproximadas al match 1.8 (1.915 km/h). Es decir, serían capaces de llegar hasta esa zona en menos de 10 minutos.

Otra fuente que da datos en la misma dirección es El Diario Militar que comenta que

podría suponer una producción de 100.000 barriles diarios.  La petrolera ha anunciado inversiones de 7.500 millones de € en la zona, con la intención de comenzar a perforar en 2014.  (…)  “En caso de que se confirme la existencia de petróleo en la costa canaria, la zona y las instalaciones petrolíferas que allí se ubiquen para extraerlo se convertirán en un objetivo prioritario de la Defensa Nacional” aseguran a el Confidencial Digital fuentes del Gobierno.  Máxime cuando el crudo se encuentra a 60 kilómetros de la costa, en una zona limítrofe cuya territorialidad ha sido históricamente discutida por Marruecos.

Nos encanta el cinismo con el que nos presentan las nuevas necesidades militares de Canarias y, sobre todo, de Fuerteventura:

Fuerteventura, “un foco de inestabilidad”

“Hay que ser conscientes de que vivimos en las islas a 100 kilómetros del continente africano, y por aquí pasan todos los barcos;  y cerca está Al Qaeda del Magreb islámico, el grupo más violento de los terroristas” aseguró el teniente general Muro, que añadió explícitamente:  “El tema del petróleo va a saltar, va a ser un foco de inestabilidad y aumentará la tensión”

Estamos en una época en el que el precio de la energía es un debate popular.  Queremos contribuir a este debate con el siguiente razonamiento:  es necesario computar en el precio del petróleo canario el coste de la militarización de las islas.  Es un coste elevado, que de no tenerse en cuenta sería algo así como una subvención encubierta al petróleo canario.  Es decir, es necesario que se internalice el coste de la defensa militar del petróleo canario y que cuando se compare con las energía renovables, que no necesitan ejércitos que las defiendan, ni molestan a los vecinos o sus fronteras, se añada a los costes de extracción.

Lo contrario sería hacer trampa a favor de las energías fósiles y en contra de las energía renovables.

Además de que son más baratas, más ecológicas y más participativas, las energía renovables no necesitan ejércitos, armas y violencia que las defiendan, no violan los derechos humanos ni generan conflictos internacionales.  Tampoco generan problemas sociales como los que van a tener que asumir los canarios y, principalmente, los majoreros por la militarización de la zona.

Ellos no eran un foco de tensión antes y no lo son ahora.  La tensión, el negocio petrolero, se les ha impuesto y lo van a sufrir ellos.  Nadie del ejército, la marina o las fuerzas aéreas van a Fuerteventura a defenderles, van a defender el negocio del petróleo siempre aliado con el negocio de las armas.

La alternativa está a unos kilómetros de distancia:  “Hierro se convierte en la primera isla energéticamente autosuficiente del mundo“, fomentando las energía renovables.

Más allá del gasto militar, el coste militar

Este concepto no se suele cuantificar normalmente, por la dificultad técnica y por la escasa sensibilidad existente ante las repercusiones generales que provoca el gasto militar, pero es muy importante conocer y ser consciente de que el militarismo nos cuesta mucho más de lo que pagamos por él.  El coste militar incluiría, además de los presupuestos del Ministerio de Defensa y de todo lo que considera el criterio OTAN:

  • el coste de las vidas propias y ajenas de las actividades militares. Hay que tener en cuenta que una estimación conservadora cifra en más de 100 millones los muertos por guerras desde 1914.  Otro dato más preciso, pero no menos aterrador, es el que nos dice que la guerra de 30 meses ha supuesto la muerte de 11.000 niños en Siria.
  • el coste en atenciones sanitarias y protección social a los heridos en los diversos conflictos,
  • el coste de atender a refugiados y desplazados (es importante analizar el ejemplo del caso sirio, donde se calcula que ya hay más de 2 millones de refugiados y más de 1 millón son niños.  ACNUR solicita una ayuda internacional de 2 € para invertirlos en 1 colchón y 1 manta para cada refugiado.  ¿Cuánto costará la comida, atención sanitaria, agua potable, …?
  • la deuda ecológica que contraen las diversas actividades militares (guerras, entrenamientos, desfiles) con el medio ambiente mediante el uso de recursos o su directa destrucción con contaminantes o munición, la sobreexplotación de recursos, la producción de residuos, etc.
  • el coste que suponen las guerras en el tejido productivo de los países afectados, en su inflación, en su deuda exterior, en sus medios de comunicación, etc., lo que acaba produciendo una pobreza crónica para el país,
  • el coste que suponen las guerras en generaciones de personas que se van a encontrar empobrecidos durante toda su vida, no van a disfrutar de vivienda en condiciones, ni de sanidad o educación.  Si pensamos en los casos de Afganistán, Irak, Siria, Libia, …, nos daremos cuenta de que si se hiciese un estudio riguroso del coste de la guerra para estos países, habría que cuantificarlo no en millones de millones de € porque esta magnitud se quedaría muy pequeña, sino en el número de generaciones que van a sufrir sus consecuencias de manera catastrófica a lo largo de toda su vida, un ejemplo de ello nos lo dan las declaraciones de la adjunta para los derechos humanos de la Secretaría General de la ONU que recuerda que un tercio de la población siria necesita ayuda humanitaria urgente y que si la paz llegara mañana a Siria, nos llevaría diez años reconstruirla.
  • la violencia estructural de las relaciones internacionales y económicas (entre primer y Tercer Mundo), el apoyo militar continuado a regímenes dictatoriales y que no respetan los derechos humanos, la continua exportación de armas a estos países, etc.,
  • la violencia estructural que se genera en España cuando nuestro limitados recursos son dedicados a lo militar e imposibilitan usarlos en lo que realmente interesa a los españoles:  sanidad, educación, vivienda, cooperación internacional, etc.  El ocultamiento del gasto militar en otros ministerios está forzando una situación continuada de violencia estructural porque significa la militarización de la I+D+i en España, porque aumenta desorbitadamente la deuda y el déficit de los presupuestos con el malgasto que supone en inversiones armamentísticas, etc.
  • el coste de la violencia cultural que provoca este modelo de resolver los conflictos de manera violenta mediante invasiones, guerras, generación de gigantescos ejércitos y producción de armas,
  • el coste de desarrollo humano y el alejamiento de la consecución de los Objetivos del Milenio que supone invertir (o malgastar, sería más exacto decir) recursos limitados que no se pueden utilizar en asuntos de impacto social positivo.

El coste de lo militar: en Turquía el golpe de Estado les cuesta 90.000 millones de €, por lo menos

Imagen de ippnw Deustchland

Fuente: Público.

Lo militar no suele ser criticado en nuestra sociedad. Se tiene como algo inherente, incuestionable, y por lo tanto, nadie repara en sus gastos.

Nos cuenta Público que el golpe de Estado les está costando a los turcos, por ahora, 90.000 millones de €.

La cifra es abrumadora pero, seguramente nos venga bien compararla con otras similares para poder hacernos una idea de cuál es su verdadero volumen:

  •  En su día (2011) se barajó que el rescate de Portugal costaría entre 60.000 y 80.000 millones de €, y que podría llegar a costar 90.000 millones de €.
  • También se barajó la cifra de 90.000 millones de € para el rescate de Irlanda.
  • El FMI estimaba que Grecia necesitaría 90.000 millones de € para su tercer rescate.
  • 90.000 millones de € es el dinero que Europa destina a ayuda al desarrollo.
  • El sector de la alimentación y bebidas fue el primer sector económico en España en 2014 al facturar 90.000 millones de €.
  • El sector tic y de contenidos audiovisuales alcanzó en España los 90.000 millones de € en 2015.

El destrozo bancario y político que sumió en la crisis a Portugal, Irlanda y Grecia tuvo miles de páginas en los periódicos, miles de horas en los noticiarios de las televisiones.  Sin embargo, un desastre similar en cuantía económica como el golpe de Estado de Turquía no va a sufrir las mismas valoraciones, ni casi nadie va a ponderar su impacto económico para los turcos, menos ahora que el contragolpe de Erdogán parece que lo ocupa todo (y no sabemos tampoco el coste que va a tener para los turcos).

Vamos por partes:

En aspecto militar es donde se han producido ese gran agujero económico:

“Si consideramos todos esos aviones de guerra, helicópteros, armas, bombas y edificios dañados, el coste es de 300.000 millones de liras (unos 100.000 millones de dólares) como mínimo, según nuestros cálculos iniciales”

Es decir, los 90.000 millones de €.

Pero, además, está claro que va a haber que asumir otros costes derivados del golpe y que afectarán a otros sectores de la economía:

se sumarán “varios costes a medio plazo” derivados, por ejemplo, de cancelaciones de encargos desde el exterior o de viajes de turistas, explicó el ministro, según el cual los golpistas “han creado una imagen de Turquía como si fuera del Tercer Mundo”.

Reconoció asimismo que en el sector turístico se producirán cancelaciones por parte de los más de tres millones de funcionarios turcos a quienes el gobierno ha suspendido sus vacaciones anuales. Según el ministro, ya se ha registrado un millón de cancelaciones de reservas. La asonada y sus consecuencias es un golpe más para el turismo turco, debilitado ya por varios ataques terroristas y un boicot durante meses de Rusia a raíz del derribo de un caza ruso por parte de Turquía en noviembre pasado, levantado hace pocos días.

También en el mundo financiero los costes de lo militar son graves:

Por otro lado, Tüfenkci se congratuló de que a pesar de la tensa situación creada tras el golpe se pudo evitar cerrar bancos y bolsas, y aseguró que no hubo grandes fugas de capital extranjero. La agencia de calificación crediticia Standard and Poor’s (S&P) degradó no obstante, el pasado día 20, la solvencia de Turquía y la deuda a largo plazo del país, tanto en moneda local como extranjera, en un escalón, hasta dejarla en el bono basura o grado especulativo. La agencia ve riesgos para la futura capacidad de pago del país porque considera que a raíz del golpe se está polarizando el escenario político y deteriorando los equilibrios institucionales.

El golpismo es carísimo a los intereses de las sociedades, y no sólo en lo político, también en lo económico. Pero el golpismo es solo una cara del militarismo, una verdadera ruina social.

Una razón de más para prevenirnos de todo militarismo.

 

 

 

 

Coste de la educación militar

Imagen de Ministerio da Defesa

Fuente:  Por Tierra, Mar y Aire.

Con motivo del día de las Fuerzas Armadas, Esteban Villarejo nos contaba algunas cifras para describir a las FAS españolas.

La que nos llamó la atención por no tener ninguna otra referencia de ella es la del número de alumnos en Centros de Formación de las Fuerzas Armadas:  1.459 personas.

En nuestro Informe sobre el Gasto Militar español en 2015 decíamos que en total se están gastando en 2015 en los Centros Universitarios de Defensa 14’43 millones de € (en 2014 fueron 13’04 millones de €).  Esto da un gasto medio de 9.890’3 €.

Hemos consultado información de Ministerio de Educación, Cultura y Deporte en la que el gasto medio por alumnos es (en 2014):

  • en Educación Infantil:  4.744 €
  • en Educación Primaria:  5.141 €
  • en Educación Secundaria:  6.783 €
  • en Educación Universitaria:  9.829 €

Es decir, la educación de los militares españoles estarían en la media, muy ligeramente por encima (+ 0’62 %).

Sin embargo, no toda la enseñanza militar se puede considerar como enseñanza superior.

Debería ser fácil comprobar cuántos oficiales se están formando consultado la página web de, por ejemplo, la Academia General Militar.  Pero en ella no figura este dato, tan sólo otro más genérico de que han formado a

desde su fundación en el año 1882 y a través de sus tres épocas de actividad, ha formado a más de 23.000 oficiales del Ejército de Tierra, Guardia Civil y Cuerpos Comunes de las Fuerzas Armadas.

La Secretaría de Estado de Ciencia, del Ministerio de Economía, asume costes militares

Fuente:  Diario Militar y Cadena Ser.

Aunque la noticia es vieja relativamente, septiembre de 2012, nos habla de un tema que nos parece muy importante porque incorpora un ministerio más a la lista de aquellos que se dedican a esconder el gasto militar, en concreto el Ministerio de Economía y Competitividad dirigido por Luis de Guindos.         .

El Ejército de Tierra dejará asumir los gastos de su destacamento en la Base Antártica Gabriel de Castilla, en la Isla Decepción (en Archipiélago de las islas Shetland del Sur). Una base que sólo está operativa durante los meses del verano austral y desde la que una decena de militares prestan una cobertura imprescindible a los trabajos de cerca de cuarenta científicos españoles. El coste de este destacamento militar, que ascendió a casi 600.000 euros el pasado año y que venía siendo sostenido con fondos del Ministerio de Defensa, será asumido a partir de ahora por la Secretaría de Estado de Ciencia, dependiente del Ministerio de Economía.

El Ejército de Tierra amenazó con cerrar la operación y el Ministerio de Economía aceptó hacerse cargo del monto de la misión militar:

Este acuerdo entre el Ejército y el departamento de Luis de Guindos garantiza la continuidad de la campaña Antártica, y por tanto, de la expedición científica. Una continuidad que se vio seriamente amenazada cuando el Ejército valoró hace tres meses el cese de su participación tras los recortes presupuestarios en Defensa que han afectado muy especialmente al Ejército de Tierra.

Para disminuir un tanto los gastos, la campaña, que solía comenzar en noviembre, en este 2012-13 lo hará en diciembre.  También se reducirán los medios navales y este año no operará el buque militar Las Palmas.

Los gastos son cuantiosos para el Ministerio de Economía:

  • en 2011-12 se gastaron 6’5 millones de € en financiar al buque de la Armada Hespérides, perteneciente a la Armada.  En este curso 2012-13 parece que van a gastar un 30 % menos (aún no lo hemos confirmado).  Entonces, el gasto sería de 4’65 millones de euros, como poco.
  • en 2012-13 se van a gastar 0’5 millones de euros en concepto de mantenimiento del buque militar Las Palmas para que pueda mantenerse operativo en caso de que vuelva a reincorporarse a la misión.
  • 600.000 euros para el destacamento de la base antártica Gabriel de Castilla del Ejército de Tierra.

En total, por tanto, 5’75 millones de € del Ministerio de Economía para el Gasto Militar de 2013.

En nuestro informe sobre el Gasto Militar para 2013 no incluíamos este ministerio ni este gasto, por lo que a los 28.897’54 millones que pensábamos que iban a gastar hay que incluir este nuevo pellizco.

El inhumano coste de la guerra en Colombia

Impresionante infografía la que les presentamos:  las cifras de la guerra en Colombia.

¿Qué destacar de este informe gráfico?  Todo.

¿Cuál es el futuro de un país en el que se gasta 120.000 veces más en Defensa que en Empleo Público , o 80.000 veces más en Cultura?

¿Por qué se empeñan nuestras élites en que lleguemos a gastar el 2 % del PIB en Defensa cuando se ve claramente que a mayores cifras, en Colombia el 17’9 % del gasto en Defensa sobre el total de los Presupuestos, más posibilidades, o mejor, más seguridad, de guerra?

Destacamos un dato que viene en pequeñito y que quizá se os pase.  El número de funcionarios:

  • Ministerio de Defensa:  23.993
  • Policía Nacional:  179.172
  • Ejército Nacional:  233.765
  • Armada Nacional:  35.526
  • Fuerza Aérea:  10.562
  • TOTAL: 483.018

Casi medio millón de funcionarios dedicados a la guerra y la violencia.

El presupuesto de Defensa ha ido creciendo a razón de 1 billón de pesos por año, comenzando a contar desde los 12’6 billones de pesos del 2000 hasta los 27’7 billones de pesos de 2014.

Quizá sea una forma rápida o coloquial de decirlo, pero puede que en ella se encierre mucho contenido político.

Nos referimos al concepto de “el coste de la paz”, en ello incluyen los 14.600 millones de pesos que costaron las conversaciones de paz, los 20 millones de pesos que cuesta cada reinsertado, los 4’13 billones de pesos que se gastó entre 2000 y 2014 para resarcir económicamente a las víctimas, y los 139.268 pesos que le ha costado al Estado la protección de los más de 2 millones de menores de edad desplazados.

Nos parece totalmente mentira e interesado el título.  No es el coste de la paz, es el coste de las secuelas de la guerra que ha afligido a Colombia.

Y falta el coste de los muertos y heridos en la guerra, el coste ecológico, el coste en infraestructuras destruidas, el coste relacional entre l@s colombian@s, el coste de todas aquellas políticas de vivienda, educación, sanidad, etc., que se pudieron hacer pero que no se hicieron por gastar en lo militar, … el coste de ser uno de los países más desiguales del globo.

Nos debería hacer reflexionar este ejemplo de violencia directa, estructural y cultural, nos debería hacer tomar posiciones claras a favor de la paz.

Despilfarro militar de la Guardia Civil

Imagen de Golbal Panorama

Fuente:  El Plural.

Magnífica la información de Celia Guzmán para El Plural.

La opacidad con la que la Guardia Civil maneja sus cuentas no permite conocer despilfarros como el producido con el buque transoceánico Río Tajo, en el que se han trasladado dos embarcaciones donadas al Gobierno de Guinea Bissau, y que ha supuesto un gasto “no inferior a 200.000 euros”, según han confirmado a ELPLURAL.COM fuentes solventes que cuestionan que el traslado no haya sido realizado en un carguero convencional, que habría supuesto “un coste de no más de 20.000 o 30.000 euros”.

¿Qué razón les habrá llevado a decidir gastar 10 veces más de lo necesario para hacer el traslado de esta militar manera?

Seguramente la sensación de que si no lo hacían así, la Guardia Civil, no haría nada útil con la patrullera, estarían mano sobre mano sin defender a la patria de manera alguna.

Con ello se pierden 170.000 ó 180.000 €, pero se hace indispensable a la Guardia Civil.

¿Ocurren casos parecidos habitualmente?  Pues sí.  ¿Por qué ha de recurrirse a la UME para apagar fuegos, por ejemplo, cuando las Brigadas Antiincendios hacen la misma labor con más rapidez y más eficacia?  Pues por dos razones:

  • para militarizar una nueva faceta de la sociedad, la lucha contra los incendios y catástrofes.
  • para justificar lo militar como la forma preponderante de actuación gubernamental.

La costumbre de donar patrulleras no es nueva:

  • 2 patrulleras donadas a Guinea Bissau en 2017
  • 2 patrulleras donadas a la gendarmería de Mauritania en 2006
  • 1 patrullera donada a Senegal en 2007

¿Significaron las anteriores donaciones despilfarros como el actual?

Por otro lado, nos preguntamos para qué le sirven a Guinea Bissau 2 patrulleras.  Seguramente para controlar el tráfico de personas hacia el norte, España, para buscar una vida mejor.

Si es así, la cesión no supone una ayua a Guinea Bissau para solucionar sus problemas, sino un regalo para que nos ayuden a solucionar nuestro problema con la inmigración.  Una donación pues, muy interesada.  Y es que la militarización de la cooperación siempre acaba en la búsqueda de nuestro interés y no resuelve ningún problema a los países con los que presuntamente colaboramos.

Y, por último, otra pregunta:  ¿Si la Río Tajo se dedica al transporte, realmente la necesitamos para nuestra defensa militar?

El Tribunal de Cuentas dictamina: sobrefinanciación, sobrecostes y otros fallos en los PEAS de Morenés

Fuente: Voxpopuli

A juzgar por la opinión del Tribunal de Cuentas, a Pedro Morenés, ex-ministro de defensa y Grande de España, le han castigado mandándolo de embajador a EEUU, un sitio cutre donde los haya, por manta y por manirroto.

No se explica, de otro modo, el castigo ejemplar que ha recibido.

Dice el Tribunal de Cuentas, que ha revisado las que presentó el Ministerio de Defensa relativas a los años 2012 a 2014, que estas son todo lo peor que se pueda imaginar (se supone que todo lo peor menos austeras, porque para el Estado el que el gasto militar sea desmesurado no es un mal).

Las cuentas de Morenés son un cuento, de la categoría de cuento de Carracuca, feos y apolillados.

El informe, que puede verse pinchando aquí, dice entre otras lindezas, que todo el negocio del pago de los créditos extraordinarios para financiar programas de armamento ha sido una ruina y un verdadero despropósito contable y político.

Describe muy bien el mamoneo que hay con la financiación de los programas espaciales de armamento (PEAS), que implica a tres “actores”

el Ministerio de Defensa, adjudicador y cliente del contrato de adquisición; el Ministerio de Industria, financiador parcial del contrato mediante anticipos reintegrables a la empresa adjudicataria (a tipo cero); y el Contratista Principal, adjudicatario del contrato. Los dos Ministerios, el de Defensa y el de Industria, suscriben, con carácter previo al arranque del programa, un acuerdo general por el que se formaliza su voluntad conjunta de desarrollar un programa de adquisición al que se le dotará de prefinanciación en el marco general de un apoyo a la consolidación del sector industrial de la Defensa y el apoyo a procesos innovadores en materia tecnológica

Por ejemplo en sus conclusiones se señala que

la financiación de los créditos extraordinarios se hace con cargo a Deuda Pública, cuando se trata de operaciones no financieras, cuya financiación debería haberse hecho con baja en otros créditos no financieros o del Fondo de Contingencia

Los sistemas de armas contratados se entregan al Ministerio de Defensa, según un calendario previamente definido que casi siempre, y por muy diversas circunstancias, es objeto de modificación. El Ministerio a medida que recibe las unidades contratadas, y por tanto de forma diferida, paga las adquisiciones al contratista principal con cargo a su Capítulo VI (inversiones reales).

El contrato de obra mediante el abono total del precio, unido a la posibilidad de pagos aplazados contenida en la Ley General Presupuestaria, es lo que permite al Ministerio diferir el pago y distribuir la carga financiera en el tiempo.

Finalmente, las empresas adjudicatarias devuelven al Tesoro Público los anticipos recibidos del MINETUR según unos calendarios pactados y a medida que reciben los pagos comprometidos del Ministerio de Defensa.

La financiación del MINETUR cubre en algunos casos hasta la totalidad del precio del contrato. En este caso los pagos que realiza MINISDEF serán destinados por el contratista a la devolución de los anticipos recibidos, si bien, en ocasiones la financiación de Industria no cubre la totalidad del precio, de modo que parte de los desembolsos del MINISDEF sirven también para terminar de financiar el coste del programa.

o que

mientras el crédito extraordinario concedido en 2012 se destinó a satisfacer obligaciones de ejercicios anteriores, los aprobados en 2013 y 2014 estaban dirigidos a la cobertura de obligaciones del propio ejercicio, que en ocasiones no habían nacido con anterioridad a la concesión del crédito extraordinario, lo que cuestiona la existencia de una extraordinaria y urgente necesidad que justificara la tramitación de un Real Decreto-ley.

y

Respecto a la tramitación de los expedientes de modificación presupuestaria, las memorias justificativas se limitan a señalar que no hay crédito suficiente y a reproducir el listado de cuantías por programa cuya financiación extraordinaria se solicita. Las memorias económicas son, a su vez, breves y apenas incorporan una somera referencia a las necesidades que han de atenderse con las cuantías solicitadas para cada programa. La memoria económica correspondiente al crédito extraordinario y suplementario del año 2014 no contiene dato alguno relativo a las necesidades concretas que justifican la solicitud

El informe acusa a Morenés de permitir alegremente sobrecostes, de admitir sin pestañear retrasos y aplazamientos en la entrega de las armas convenidas, de no exigir responsabilidades ni indemnizaciones y de sobrefinanciar por la puerta de atrás a la industria militar.

Defensa abusa de figuras de verdadera ingeniería contable que disfrazan sus cuentas

El uso excesivo de la figura de la modificación presupuestaria ha sido ampliamente criticado por el Tribunal de Cuentas desde la perspectiva de los problemas que la falta de dotación inicial en los créditos genera al gestor de fondos públicos (la insuficiencia del crédito inicial implica que durante diferentes periodos de tiempo de cada ejercicio presupuestario, no se disponga de los recursos necesarios para atender las necesidades existentes y se tienda a utilizar transitoriamente otros créditos realizándose posteriormente las oportunas rectificaciones lo que da lugar a una gestión presupuestaria laboriosa y confusa, además de formalmente irregular), como desde una dimensión competencial. Y ya desde tiempo más reciente, el control sobre las modificaciones debe intensificarse desde la perspectiva de la estabilidad presupuestaria y la sostenibilidad financiera.

Afirma que los “créditos extraordinarios” son un fraude para pagar los PEAS y que

debe ponerse de manifiesto que la situación jurídico financiera de los PEAs no era, ni es, en absoluto desconocida ni imprevisible, sino todo lo contrario

La financiación a través de créditos extraordinarios y suplementarios de la rúbrica 14.030122B.65 de los Prepuestos Generales del Estado desde 2012 se ha convertido en una situación presupuestaria estructural contraria a los principios de la planificación y la estabilidad presupuestaria, en defecto de una presupuestación realista ajustada a los compromisos de sobra conocidos, como es obvio a la luz de los sucesivos Acuerdos de Consejo de Ministros de reprogramación financiera de los PEAs y de las propuestas de anteproyecto de presupuesto remitidas al Ministerio de Hacienda por el Ministerio de Defensa.

Pero además, supone una violación inadmisible de leyes

Puede concluirse por tanto que la justificación de la vía de financiación de estas modificaciones presupuestarias para atender obligaciones no financieras no es consistente, pues en ocasiones se apela a la falta de impacto en la capacidad de financiación del Estado, en otras a la insuficiencia del Fondo de Contingencia y en otras a la discrecionalidad y previsibilidad de las obligaciones a satisfacer como causa de la excepción a la financiación a través del citado Fondo, todo lo cual plantea dudas sobre la corrección del empleo de Deuda pública para financiar créditos extraordinarios y suplementos de crédito destinados a atender obligaciones no financieras del presupuesto, ya sea para satisfacer obligaciones del propio ejercicio o de ejercicios anteriores atendiendo al mandato contenido en los artículos 55 y concordantes de la LGP. Este tipo de actuación podría implicar una derogación singular de la regulación general contenida en la Ley General Presupuestaria, que si bien tiene el mismo rango normativo, trata de vertebrar con vocación de generalidad la materia regulada, de modo que, como ya señalara también el Consejo de Estado (dictamen nº2096/2003 de 10 de julio, sobre el anteproyecto de Ley General Presupuestaria), no resulta apropiado introducir excepciones singulares a las leyes generales por la vía del Decreto-Ley, sin perjuicio de su admisibilidad según los casos (STC 6/1991, de 15 de enero).

Acude a los distintos programas financiados y encuentra defectos importantes en cada uno de ellos, tanto en los sobregastos, como en la financiación irregular y caprichosa a la industria militar, retrasos de la industria militar en sus entregas y falta de garantías y de reparaciones al estado por incumplimientos de la industria militar.

Los PEAS, concluye, son un desastre y un agujero insostenible en el bolsillo de los ciudadanos.

Morenés, por tanto, se ha destacado como un desastre para el control de los dineros públicos y para el interés general, pero a lo mejor desde la perspectiva de la industria militar ha sido una bendición del cielo.

Y precisamente, con este nefasto pasado, Rajoy le ha castigado desterrándole a EEUU, donde a buen seguro, y en una administración que ya ha dado síntomas de su interés por la cosa pública y por la paz, será un apestado por su nefasta gestión de lo público. A lo mejor le vemos de vuelta, haciendo de las suyas, antes de lo previsto.

Es el justo merecido a su metedura de pata permanente.

La corrupción militar del Gómez Ulla, muy levemente penada

Imagen de Ricardo Ricote Rodríguez

Fuente:  ElConfidencial.com

El Hospital Central de la Defensa Gómez Ulla es un horror.  No paran de salir noticias sobre su mala gestión, despilfarros y corrupción.  Y nosotros mismos hemos ido informando de ello en varias noticias.  Convendría más cerrarlo y traspasarlo a la medicina civil porque la gestión de los militares es pésima y corrupta, como dice la noticia que comentamos.

Siempre hemos estado en contra de la Justicia Militar.  Muchas veces hemos argumentado que no puede ser muy objetiva al juzgar a sus propios compañeros de armas.  Pero esta vez tenemos que reconocer que han hecho su trabajo:

Los tres altos mandos del Ejército de Tierra que adjudicaban las contrataciones del Hospital de la Defensa Gómez Ulla de Madrid -el teniente coronel Francisco N. C., el teniente Miguel Ángel G. C. y el coronel Eduardo S. G.– han sido condenados por el Tribunal Militar Central por cobrar comisiones de los empresarios a los que concedían los servicios de limpieza y administración de la instalación castrense.

Otra cosa es que remarquemos que el Tribunal Militar ha elegido el tramo bajo de las penas a imponer.  Será, suponemos en primera instancia, que no era tan grave la corrupción, que no habían defraudado tanto al erario público y que no se habían enriquecido tanto los corruptos oficiales.  Bueno, fijémonos en los delitos para ver si estos y las penas van de la mano, o se ha vuelto a hacer una condena poco dura a los corruptos por el simple hecho de ser militares:

La resolución condena al primero a tres años de prisión al considerarle autor de un delito continuado contra el patrimonio, al segundo a dos años de cárcel por el mismo ilícito penal y al tercero a solo seis meses por negligencia en la eficacia en el servicio al entender la sala que no se pudo acreditar ningún pago, lo que suponía una rebaja de respecto a lo solicitado por la Fiscalía, que había pedido tres años para los tres por el delito contra el patrimonio.

Sí hace caso el tribunal al criterio de la sala al imponer la pena de tres meses de cárcel para el empresario al que los altos mandos exigían el pago de comisiones a cambio de la adjudicación de servicios, a quien los magistrados ven culpable de un delito de cohecho y le castigan también a no contratar con la administración durante los próximos cinco años.

Vemos que el caso fue denunciado en 2014 y recién se dicta sentencia en 2017.  Tres años de retraso, que vemos, con desagrado, que también existe y mucho en el ámbito militar.

¿Qué hacían los corruptos militares?  Pues lo que los demás corruptos:

Según expuso el ministerio público durante su escrito de acusación con base principalmente en el mencionado testimonio, los condenados fraccionaban los contratos que superaban el límite legal permitido para que fueran considerados menores y poder eludir así la obligación de publicidad que impone la norma. En concreto, utilizaban este método del contrato menor en casi ocho de cada diez contratos emitidos entre 2008 y 2013, un periodo que coincidía -como recordó la Fiscalía en la última sesión de la vista oral- con “los años más duros de la crisis”. Además, llevaron a cabo “contratos verbales sin que se cumplieran ni por asomo los requisitos legales, ya que eran concesiones que no afectaban a la seguridad nacional”, que es una de las condiciones exigidas por la normativa.

La fiscal aseguró que los condenados “hinchaban” los costes de los contratos para que el empresario obtuviera márgenes de beneficio que, según señalaron los peritos, no habían visto en su vida. Eran “beneficios exorbitantes“, remarcaron los especialistas que testificaron a requerimiento del tribunal. En concreto, como explicó un empleado de la empresa adjudicataria de los servicios de limpieza, este margen era del 25%, un porcentaje al que había que añadir otro 25% que era destinado al pago de las comisiones a los mandos militares. Es decir, que el precio de la adjudicación se duplicaba para tener contentos a empresario y cargos castrenses.

Según la Fiscalía, los responsables de la adjudicación del Gómez Ulla exigían al empresario que les diera tres ofertas, a pesar de que sabían de antemano que le iban a entregar a él el servicio. En ocasiones, daban nombres de sociedades extinguidas o cuyo objeto social no tenía ninguna relación con el servicio al que optaban, lo que imposibilitaba de facto que el hospital pudiera decantarse por ellas. Otras veces, los condenados informaban al concurrente de cómo obtener los puntos necesarios para ganar la oferta.

En muchas ocasiones la corrupción acaba o termina en el despilfarro militar de lo público:

La fiscal, por ejemplo, consideró acreditado durante su relato de los hechos que en uno de los concursos, al que concurrían ocho mercantiles además de la del empresario denunciante, este último incluyó un montón de aparatos de limpieza adicionales para obtener más puntos y ganar el servicio. “Era la oferta más cara y la que tenía menos puntos, pero la inclusión de cinco máquinas cuando las demás ofertas llevaban apenas una inclinó la balanza” hacia la sociedad ‘amiga’ de los licitadores. “Solo había cuatro personas empleadas para manejar una veintena de máquinas”, resaltó con asombro la representante del Ministerio Público durante la vista oral.

Como no podía faltar nada en una trama de este estilo, también circulaban los sobres repletitos y los regalos en especie:

El Ministerio Público consideró acreditada durante su exposición final la entrega de 40.000 euros a dos de los condenados en 2009 por la adjudicación de un servicio de limpieza, de 10.000 más por otra contratación en 2010, otros 24.000 por una tercera, 9.000 y 7.000 por dos adjudicaciones de retirada de residuos y 74.000 más por contratos menores formalizados en 2009, 2011 y 2013 referidos a la contratación de personal de archivo, conductores y adiestradores caninos que deberían haber seguido el desarrollo de un contrato mayor.

Los regalos que entregaba el denunciante a los tres mandos castrenses, por su parte, iban desde los jamones hasta los relojes de alta gama, pasando por invitaciones a copiosas comidas o a clubes de alterne. La visita a estos últimos locales provocó de hecho varios enfrentamientos entre los diferentes acusados durante el juicio.

Si no existe una auditoría independiente del manejo del dinero en el Ministerio de Defensa seguirán dándose circunstancias como estas, que también resalta El Confidencial.com en otra noticia:

El teniente coronel Francisco N. C., el teniente Miguel Ángel G. C. y el coronel Eduardo S. G. acudían a clubes de alterne con todos los gastos pagados, recibían relojes Omega de sus agradecidos proveedores o eran invitados a copiosas comidas por parte de los adjudicatarios. Pero éstas eran solo algunas de las dádivas que los mandos recibían a cambio de la concesión de adjudicaciones. En ocasiones los favores se pagaban en forma de servicios.

 

En algún caso, los domicilios particulares de los mandos eran limpiados gratuitamente por el personal contratado por las empresas que se encargaba del saneamiento del hospital. Estas señoras de la limpieza eran enviadas a atender las necesidades domésticas de los jefes militares, que también recibían jamones y otros detalles en Navidad.

El teniente coronel Francisco N. C., por ejemplo, entre 2007 y 2010 se construyó un barco de recreo realizado en madera y adquirió tres motocicletas, dos coches y dos viviendas en Madrid. El teniente Miguel Ángel G. C., por su parte, compra en los ejercicios dos casas en Madrid y una tercera residencia de verano en Vera (Almería).

Los mandos militares prácticamente han resuelto en los últimos cinco años las hipotecas que tenían sobre sus viviendas.

Según el auto de procesamiento dictado el pasado 30 de noviembre por el Juzgado Togado Militar Central número 1, durante los años 2010, 2011, 2012 y 2013 los acusados realizaron “amortizaciones de capital exorbitantes”. En algunos ejercicios, los acusados superaron los 50.000 euros abonados a las entidades bancarias con las que suscribieron los préstamos hipotecarios. En el caso de Francisco N. C., además, tanto en 2008 como en 2009, la Guardia Civil detectó compras por importes superiores a los 80.000 euros cada año. En la causa también constan informes que revelan que las empresas tenían en nómina a personas con una relación cercana a los procesados, documentos que sin embargo no son referenciados en el auto de procesamiento.

No sabemos ustedes, pero nosotros pensamos que si el castigo es sólo el dictamen del Tribunal Militar, bien poca pena es.  Es decir, vale la pena, pensarán los corruptos militares, el mal trago de algunos meses, porque no llegarán a cumplir los tres años que es la máxima pena fijada.

Y siempre les queda la esperanza de alcanzar algún indulto.  ¿Por qué no, pensarán?

¿Es justa la justicia militar?  ¿Es oportuna?  O ¿es una mera pantalla para ocultar lo que hay detrás del militarismo patrio?

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed