Indignantes argumentos militaristas de un profesor de Economía de la Complutense

Imagen de .Bambo.

Fuente:  Infodefensa.

Muchas veces nos dejan atónitos los militaristas cuando intentan argumentar para justificar lo injustificable.  Este es el caso del artículo que comentamos hoy.  En él, Antonio Fonfría, profesor, nada menos, que de Economía Aplicada y director del Máster en Logística y Gestión Económica de la Defensa, de la Universidad Complutense de Madrid.

Planteamiento de la cuestión:

Es bien conocido que el importe contractual inicial de un contrato de largo plazo para la adquisición de sistemas de armas por parte del Ministerio de Defensa termina pareciéndose poco al que finalmente se paga. Igualmente es sabido que los plazos de entrega no suelen coincidir con los estipulados inicialmente por diversas razones. Cualquier contribuyente con buen criterio se preguntaría acerca de las causas de esta situación, si esto es normal o resulta en importantes anormalidades y si ocurre en otros países o es privativo del caso español. Intentaremos dar alguna respuesta breve a nuestro contribuyente.

Hay que tener redaños y prepotencia o considerarnos a todos los contribuyentes imbéciles.  Los contribuyentes sabemos que los contratos de armamento salen por mucho más de lo firmado y que las armas tardan mucho más de lo que sería honesto en cualquier empresa de otro signo.  Los contribuyentes sabemos que todo ello es signo de la ineficacia y del despilfarro militar y no de ninguna necesidad impuesta ni por razones tecnológicas, ni por una fatalidad del destino.  Nada de ello nos parece legítimo a los contribuyentes y, sinceramente, nos da igual que pase en otros países de nuestro entorno lo mismo. Mal de muhcos es consuelo de tontos.  Esto último no sería más que otra prueba de la ineficiencia militar a escala internacional, es decir, de la ineptitud del militarismo per se.

Estimado Antonio Fonfría, si según tus cuentas (que nosotros no nos creemos) por unos contratos firmados por 23.960 millones de € en 2012 se habían de sumar otros 9.384 millones de €, tenemos un sobrecoste, ni más ni menos, que de un 39’16 %.  Un escándalo, sobre todo porque no se dice que sea debido a ninguna justificación lógica ni rigurosa.  Siguiendo con sus cálculos (y estos sí que son increíbles, entre otras cosas porque no consideras la deuda militar que provocan estos PEAS y sus sobrecostes), tras la refinanciación, hay un plus de 5.519, es decir, un 23 %.  Otro despilfarro.

Lo que merece, a ojos del contribuyente, esta desastrosa gestión de Defensa es una auditoría profunda e independiente para que se pueda valorar con cierta equidad.  Además, no estaría nada mal que algún dirigente político y/o militar asumiese responsabilidades, políticas al menos.

Tampoco nos gusta su tono condescendiente:

No se asuste, estimado contribuyente. Ya hemos dicho que tiene cierta lógica. Sin embargo, hay algunas cuestiones que podrían mejorarse recurriendo a cambios en la gestión de estos programas.

La única lógica que vemos es la de beneficiar a la industria militar.  Le recordamos que el actual ministro de Defensa y el actual Secretario de Estado son dos girapuertas de la misma.

Invitamos a Antonio Fonfría a que siga la saga que va construyendo la propia impericia de la industria militar con sus fallos en el submarino S-80, el helicópetero NH-90, los cazas Eurofighter, …

Las mejoras de las que nos habla se podrían haber implementado en la época de Aznar y en la de Zapatero, o en la actual de Rajoy.  Y no lo han hecho.  Porque alguien se está beneficiando, en concreto los que tienen acciones y sueldos de la industria militar a la cual los españoles estamos subvencionando con préstamos al cero por ciento de interés.

Parece que Antonio Fonfría nos toma por tontos y su tono es de cierta superioridad.  Lo que ocurre realmente es que sus argumentos son tan militaristas que le hacen corresponsable de los desastres que provoque la industria militar y las armas que produce.  Indignante.

Share

One comment

  1. […] Indignantes argumentos militaristas de un profesor de Economía de la Complutense […]

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed