Morenés dice que España está al límite en su seguridad por falta de gasto militar

pollution%21

 Fuente: Antena 3

El Ministro de Defensa «puerta giratoria» en España, Pedro Morenés se ha dedicado, en un programa radiofónico de Onda Cero del día 21 de enero a alarmar a la sociedad, al afirmar que España no está lejos del límite del gasto en Defensa y que no aumentarlo en breve supondrá un peligro para la propia seguridad.

Ha explicado, con la habitual retórica del Ministerio de Defensa que  «cualquier frivolidad en el sentido de no tomarse en serio estas políticas se paga carísimo en todos los sentidos».

Sin embargo todo hace pensar que el ministro no cuenta la verdad.

Uno, porque el mensaje de que se gasta poco en defensa es falso. Si tenemos en cuenta que el gasto militar español, usando el criterio de gasto que usa la OTAN, es  muy superior al gasto del ministerio de defensa, y que la mayoría del gasto militar español se encuentra o bien disfrazado en partidas ocultas de otros ministerios ajenos al militar, o bien encubierto en créditos extrapresupuestarios que no computan ni siquiera en los presupuestos generales del Estado, decir que España gasta poco en defensa es echar un gran morro al argumento.

Dos, porque si tenemos en cuenta que según los actuales documentos de planeamiento de la defensa «España no tiene enemigos» no adivinamos a ver qué peligros nos acechan para obligarnos a gastar más aún en defensa.

Tres, porque si algo ha generado la política de Morenés, desde que era secretario de estado de defensa con Aznar, hasta su actual puesto de ministro de defensa con Rajoy, pasando por su fase de vendedor de armas, es una monumental deuda en armamento, que nos empuja a incrementar la deuda pública en más de 32.000 millones de euros impagables e insolidarios.

Cuatro, porque si tenemos en cuenta que la mayoría de las previsiones de inversión en armas del Estado español se quieren destinar a armamento de «proyección», apto para intervenir en otros países a miles de kilómetros y no para defender el territorio (si es que eso es lo que se supone que tiene que defenderse), no adivinamos a ver que estemos al límite en nuestras capacidades de defensa, sino más bien, que estamos poniendo al limite de su resistencia a otros pueblos.

Y cinco, porque si hay erosiones a lo que en realidad necesitamos defender de las agresiones reales que sufrimos (paro, sanidad, educación, cohesión social, ciencia, etc), aquí si que se están dando recortes drásticos y que nos alejan de los estados de nuestro entorno (que al parecer son los que sirven de modelo a Morenés) y sin embargo, en estos temas es el propio gobierno de Morenés el que preconiza cambios que llevan al desastre. ahí si que estamos al límite y las frivolidades se pagan (las pagan los de abajo).

De este modo no nos queda más remedio que pensar que Morenés, con su alarmismo de hojalata, no hace sino abrir una cortina de humo más para que la gente deje de mirar donde está el verdadero peligro.

Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed