Tag Archive for tribunales militares

51 centros docentes militares

 

Imagen de http://hinteligenciamilitar.blogspot.com.es/

Fuente:  Orden DEF/85/2017, de 1 de febrero, por la que se aprueban las normas sobre organización y funciones, régimen interior y programación de los centros docentes militares.

Ya estamos acostumbrados a que cuando buscamos alguna información concreta como cuántos centros docente militares hay en España, no lo podamos encontrar de manera fácil y lógica.  Ahora tenemos una información pormenorizada que se encuentra, curiosamente, en el Anexo de la Orden citada arriba.

En total hay 51 centros docentes militares.  A nosotros nos parecen muchos, incluso demasiados.  Por ejemplo, nos parece que, al menos 11 centros docentes (el 21’56 %), están en la categoría de despilfarro militar:

  • el centro de formación de la Guardia Real del Cuarto Militar del Rey,
  • la Escuela Militar de Estudios Jurídicos, dado que la Justicia Militar es un anacronismo que debería ser abolido con prontitud.
  • la Escuela Militar de Intervención, dado que su desempeño es inútil para encontrar despilfarro militar y para generar buenas prácticas.
  • la Escuela Militar de Sanidad, dado que no entendemos que exista diferencia entre sanidad militar y civil, ni entre enfermos militares y civiles, salvo que se quiera privilegiar a los primeros.
  • la Escuela de Músicas Militares, totalmente carente de sentido en la sociedad actual y útil sólo como instrumento de propaganda militar.
  • la Escuela Militar de Idiomas, que volvemos a sospechar que sólo tiene sentido desde el privilegios de los militares.
  • la Escuela Militar de Ciencias de la Educación, que ni somos capaces de saber para qué la usan, salvo para el consabido almacenamiento de militares de alta graduación programando cursos.
  • Sección de Enseñanza Ecuestre, dado que es otro anacronismo injustificable.
  • la Escuela Militar de Emergencias, que sólo tiene como fin promocionar el militarismo desde la UME.
  • la Academia de Aviación de Ejército de Tierra, por duplicidad injustificable de actividades.
  • la Escuela de Hidrografía «Alejandro Malaspina» (ESHIDRO) que tendría que tener concepción y contenidos civiles y no militares, o ser adscrita al ministerio correspondiente

Relación de centros docentes militares:

3 pertenecen al Estado Mayor de la Defensa:

a) Centro Superior de Estudios de la Defensa Nacional (altos estudios de la defensa nacional).

b) Escuela Superior de las Fuerzas Armadas (altos estudios de la defensa nacional).

c) Escuela Militar de Emergencias (Perfeccionamiento).

La Escuela Superior de las Fuerzas Armadas impartirá los cursos de actualización para el desempeño de los cometidos de oficial general y para la obtención del diploma de estado mayor. La Escuela Superior de las Fuerzas Armadas y el Centro Superior de Estudios de la Defensa Nacional impartirán estudios conducentes a la obtención de los títulos de posgrado y específicos militares que se determinen.

13 pertenecen al Ejército de Tierra:

a) Academia General Militar (Formación/perfeccionamiento).

b) Academia de Infantería (Formación/perfeccionamiento).

c) Academia de Caballería (Formación/perfeccionamiento).

d) Academia de Artillería (Formación/perfeccionamiento).

e) Academia de Ingenieros (Formación/perfeccionamiento).

f) Academia de Logística (Formación/perfeccionamiento).

g) Escuela Superior Politécnica del Ejército de Tierra (Formación/perfeccionamiento).

h) Academia de Aviación de Ejército de Tierra (Formación/perfeccionamiento).

i) Academia General Básica de Suboficiales (Formación/perfeccionamiento).

j) Centro de Formación de Tropa nº 1 (Formación/perfeccionamiento).

k) Centro de Formación de Tropa nº 2 (Formación/perfeccionamiento).

l) Escuela de Guerra del Ejército (Perfeccionamiento).

m) Escuela Militar de Montaña y Operaciones Especiales (Perfeccionamiento).

14 pertenecen a la Armada:

a) Escuela Naval Militar (Formación).

b) Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Armas Navales (ETSIAN) (Formación/perfeccionamiento).

c) Escuela de Dotaciones Aeronavales «Capitán de Navío Cardona» (EDAN) (Formación/perfeccionamiento).

d) Escuela de Suboficiales de la Armada (ESUBO) (Formación/perfeccionamiento).

e) Escuela de Especialidades «Antonio de Escaño» (ESCAÑO) (Formación/perfeccionamiento).

f) Escuela de Infantería de Marina «General Albacete y Fuster» (EIMGAF) (Formación/perfeccionamiento).

g) Escuela de Especialidades de la Estación Naval de la Graña (ESENGRA) (Formación/perfeccionamiento).

h) Centro de Estudios Superiores de Intendencia de la Armada (CESIA) (Perfeccionamiento).

i) Escuela de Guerra Naval (EGUENA) (Perfeccionamiento).

j) Escuela de Estudios Superiores (INSOB) (Perfeccionamiento).

k) Escuela de Hidrografía «Alejandro Malaspina» (ESHIDRO) (Perfeccionamiento).

l) Escuela de Submarinos «Almirante García de los Reyes» (ESUBMAR) (Perfeccionamiento).

m) Escuela de Buceo de la Armada (EBA) (Perfeccionamiento).

n) Centro de Instrucción y Adiestramiento (CIA) (Perfeccionamiento).

12 pertenecen al Ejército del Aire:

a) Academia General del Aire (Formación/perfeccionamiento).

b) Ala 23 (Formación/perfeccionamiento).

c) Grupo de escuelas de Matacán (Formación/perfeccionamiento).

d) Ala 78 (Formación/perfeccionamiento).

e) Escuela de Técnicas de Seguridad, Defensa y Apoyo (Formación/perfeccionamiento).

f) Escuela de Técnicas de Mando, Control y Telecomunicaciones (Formación/perfeccionamiento).

g) Escuela de Técnicas Aeronáuticas (Formación/perfeccionamiento).

h) Escuela Militar de Paracaidismo «Méndez Parada» (Formación/perfeccionamiento).

i) Academia Básica del Aire (Formación/perfeccionamiento).

j) Escuadrón de Enseñanza de Automoción (Formación/perfeccionamiento).

k) Centro Cartográfico y Fotográfico del Ejército del Aire (Formación/perfeccionamiento).

l) Centro de Guerra Aérea (Perfeccionamiento).

8 pertenecen a la Subsecretaría de Defensa:

a) Academia Central de la Defensa (Formación y perfeccionamiento).

b) Escuela Militar de Estudios Jurídicos (Formación y perfeccionamiento).

c) Escuela Militar de Intervención (Formación y perfeccionamiento).

d) Escuela Militar de Sanidad (Formación y perfeccionamiento).

e) Escuela de Músicas Militares (Formación y perfeccionamiento).

f) Escuela Militar de Idiomas (Perfeccionamiento).

g) Escuela Militar de Ciencias de la Educación (Perfeccionamiento).

h) Sección de Enseñanza Ecuestre (Perfeccionamiento).

La enseñanza de formación de los militares de complemento de los Cuerpos Comunes de las Fuerzas Armadas se impartirá en la Academia Central de la Defensa y en los centros docentes militares de formación de oficiales y suboficiales que corresponda.

1 pertenece al Cuarto Militar de S. M. el Rey:

a) Centro de Formación de la Guardia Real (Formación).

Share

Otra posible nueva corrupción en el Ejército del Aire

Imagen de Realidad Expuesta

Fuente:  Público.

No es muy habitual que salten a la luz pública noticias sobre la corrupción dentro de las Fuerzas Armadas.  Ahora lo hace un caso de un coronel del Ejército del Aire y un par de suboficiales, a los que denuncia el comandante jefe del escuadrón de servicios y segundo al mando del aeródromo de Santiago.

Queremos, primero, valorar la valentía del comandante al poner en vía judicial las prácticas de sus tres compañeros.  Valentía que en muchas ocasiones suele ir acompañada de problemas para los que denuncian las malas prácticas, en lugar de problemas para los que las han perpetrado.

En las Fuerzas Armadas existe el problema de la obediencia debida y parece que ello se interpreta por muchos militares como que los que están por debajo de ellos en el escalafón han de mirar para otro lado cuando los mandos comenten malas prácticas.  Obediencia ciega es lo que se exige en muchas ocasiones y es contra lo que resulta difícil rebelarse dentro del estamento militar.

El caso es que el coronel acusado, presuntamente:

  • Habría beneficiado intencionadamente a la empresa Sumire Reformas SL, convirtiéndola de forma irregular en la concesionaria única de las obras efectuadas en el aeródromo durante su mando.
  • El coronel denunciado concedía los trabajos sin pedir presupuestos a otras empresas, aceptando el argumento de uno de los suboficiales investigados, jefe de infraestructura, que aseguraba que solo la citada quería “trabajar con la unidad”.
  • El denunciante, acusa a su superior de haber utilizado su rango para beneficiar a dicha empresa incluso cuando, a instancia suya, se solicitaron presupuestos a otras empresas que ofrecieron precios menores que el propuesto por Sumire.
  • El coronel, presuntamente, procedió a ponerse en contacto por su cuenta con Sumire, que elevó un presupuesto de menor cuantía pero fechado el mismo día del original “para que nadie pudiera decir que habían tenido acceso a información privilegiada”.
  • Además, el coronel ante la oposición del comandante procedió a rebajar de su valoración en su informe personal de calificación (IPEC) por parte del coronel por “intromisión en las competencias de los subordinados”.  El IPEC evalúa las capacidades y el desempeño profesional de todos los miembros de las Fuerzas Armadas y les acompaña durante toda su carrera, siendo clave para los ascensos y los cambios de destino.

Además, el comandante denunciante explica otro caso:

  • El comandante que ha denunciado explica que este tipo de concesiones automáticas a determinadas empresas se hacían también con las compras de material y herramientas para los talleres del aeródromo.  Entre los varios casos que explica el denunciante está el de una soldadora que se compró de forma urgente a la empresa habitual, que se iba a usar para reparar la valla perimetral de la unidad.
  • La excusa puesta por uno de los suboficiales acusados es que la que obraba en poder de la unidad no cumplía con los requisitos reglamentarios para el trabajo.
  • No obstante, la valla terminó reparándose con resina epoxi y la nueva soldadora se dedicó, presuntamente, a “la realización de una parrilla de grandes dimensiones para las barbacoas que el jefe de unidad ofrecía con cierta periodicidad a personal del aeropuerto y de Santiago”.
  • El texto de acusación explica que la soldadora que presuntamente se cambió por no cumplir con los requisitos necesarios apareció posteriormente oculta en un almacén al que solo tiene acceso uno de los suboficiales denunciados.

Recalcamos el asunto de las parrilladas para agasajar al personal y a las autoridades de Santiago.  Otro gesto de despilfarro militar escondido en los cuarteles.  ¿Cuántos como éste existirán a lo largo de todos los acuartelamientos militares?

Como se ve, parece que continua la tendencia ancestral en las Fuerzas Armadas de considerar que un elevado rango militar implica que lo que existe en un determinado cuartel o aeródromo es propiedad del militar de mayor graduación y puede usarlo como si estuviese en su propio cortijo.

Este es un caso, que se nos explicará que es un caso aislado, que nada tiene que ver con la esencia de las Fuerzas Armadas.  Sin embargo, en nuestra opinión, la multiplicidad de casos aislados debería preocupar al Ministerio de Defensa e, incluso, poner en tela de juicio sus procedimientos administrativos, las competencias de los mandos, la existencia de las justicia militar, anacronismo que en demasiadas ocasiones hace la vista gorda o carga las culpas contra el militar de más bajo rango, la nula auditoría externa e independiente que se realiza en los gastos de las Fuerzas Armadas, y la formación militar que les lleva a creerse con atribuciones excesivas.

Share

Retos para Cospedal en Defensa

Imagen de Gobierno de Castilla La Mancha

Imagen de Gobierno de Castilla La Mancha

Fuente:  Infodefensa.

Infodefensa, desde su perspectiva militarista (nosotros añadimos algunos comentarios desde nuestra perspectiva pacifista, para completar el análisis) nos cuenta que son 10 los principales retos a los que se enfrenta María Dolores de Cospedal, nueva ministra de Defensa:

1.-  Los Programas Especiales de Armamento (PEAS).  Después de que el Tribunal Constitucional negase la legalidad de pagar los PEAS mediante créditos extraordinarios que se firmaban en verano, para ocultar los 1.000 millones que suponían en 2016, queda por ver cómo hará el PP para pagar estos programas innecesarios y que, a la vez, están hundiendo al Ministerio de Defensa en la bancarrota.  Hay que recordar que quedan por pagar 21.300 millones de deuda arrastrada.

2.-  Elaboración del Presupuesto para 2017.

¿Seguirá ocultando la mayor parte del gasto militar anual en otros ministerios y otras partidas presupuestarias?  Hay que tener en cuenta que según nuestro informe “Gasto militar 2016“,  se presupuestó para el Ministerio de Defensa un gasto de 5.787’89 millones de €, y según nuestros cálculos el gasto militar para 2016 va a acabar siendo más de 30.928’86 millones de €.  Es decir, se esconde, ni más ni menos que 25.140’97 millones de €.

¿Seguirá gastando en Defensa más de lo que se presupuesta?  Hay parte del gasto militar que no se presupuesta.  En concreto, el sobregasto en Defensa entre 2002-2016 ha sido de 19.981’15  millones de € (un 20’66 % más de lo presupuestado)

¿Seguirá aumentando la deuda militar?  La deuda militar para 2016 la hemos calculado en 16.127’63 millones de €.

3.-  Para no aburrir, englobamos en este punto todas las demandas de armamento ultramoderno que piden los tres ejércitos:

  • Para la Armada:  submarino S-80, sustitución de los aviones de caza de despegue vertical Harrier, adquirir nuevas fragatas F-110, comprar nuevas lanchas de desembarco.
  • Para el Ejército de Tierra:  el nuevo 8×8, las Brigadas Orgánicas Polivalentes.
  • Para el Ejército del Aire:  aviones no tripulados (RPAS), aviones de transporte militar A-400M, nuevos aviones de reabastecimiento en vuelo, aviones para entrenamiento.
  • Reordenar la Dirección General de Armamento y Material, que pretenden que, de una vez por todas, sea una Agencia de Adquisiciones centralizada.

Como se ve, si los PEAS ya han sumido en la miseria al Ministerio de Defensa y al de Industria, ahora el plan es que suman en la miseria al resto de departamentos económicos y al Estado en pleno.  Una locura.

4.-  El relevo de la cúpula militar, para dejarla a gusto de la nueva ministra.

5.-  El mercado europeo de la defensa.  Aquí, para los militares vienen épocas de vacas gordas tras el anuncio de la decisión europea de dedicar fondos para potenciar la industria militar.

6.-  Relaciones militares con USA.  No nos preguntamos si se militarizarán más el sur de España con fuerzas armadas yankis, lo más certero será preguntarse cómo lo harán.  Rota, Morón, Canarias serán los pacientes sufridores de ser la plataforma de lanzamiento de ataques hacia África y hacia Oriente Medio.

7.-  Intervenciones en el extranjero.  ¿A qué cifra llegará el nuevo record intervencionista español?  Suponemos que Dolores no se dejará amilanar por Morenés y superará la cifra de 2.300 efectivos fuera de nuestras fronteras.

Otras cuestiones, muy importantes.

Siendo muy importante todo lo anterior, también lo son las cuestiones que desde nuestra óptica proponemos para debate:

¿La Directiva de Defensa Nacional seguirá redactándose sin hacer participar al Parlamento y a la sociedad española?

¿Seguiremos con una política de personal en el Ministerio de Defensa que haga que nuestros ejércitos sigan estando sobredimensionados, sobre todo en cuanto a oficiales y mandos se refiere?

¿Seguiremos militarizado la I+D+i?

¿Seguirán existiendo los inútiles y duplicadores de gasto Organismos Autónomos militares?

¿Seguirá militarizada nuestra política exterior?

¿Se informará al Parlamento sobre cuestiones de Defensa de manera tal que se favorezca el debate pausado y profundo, y que se tengan en cuenta sus propuestas?

¿Para cuándo una auditoría del Gasto Militar?

¿Para cuándo abolir la justicia militar?

¿Se seguirá hurtando a la ciudadanía la decisión sobre temas de defensa?

¿Se abordará la reducción paulatina del gasto militar?

Share

El trato del Ministerio de Defensa a los discapacitados

Imagen de Landahauts

Imagen de Landahauts

Fuente:  Diario Militar.

A todo joven en paro los militares le animan a alistarse. Una de sus razones es que Defensa siempre les cuidará, que nunca les abandonarán, como en la propaganda de  las películas yankis de marines.

Sin embargo, parece ser que la realidad muestra una cara mucho más horrible, al menos con parte de los militares, aquellos que sufren cualquier tipo de discapacidad en el desarrollo de su trabajo en filas:

Lo que han vivido los discapacitados militares en las Fuerzas Armadas ha sido un silencioso genocidio laboral. Fueron, y todavía son, poco a poco exterminados del mundo militar en un comportamiento infame y execrable. Para tal genocidio laboral ha sido necesaria la participación de la cúpula militar en su totalidad; el respaldo de los jurídicos militares, cuando no su asesoramiento, sus susurros al oído; la ejecución por parte de la medicina militar en los infames tribunales médicos; y la connivencia de los partidos (PP y PSOE) y los políticos (Bono, Alonso, Chacón y Morenés, junto a portavoces de Defensa como López Garrido -PSOE- o Vicente Ferrer -PP-).

Según la noticia

Las víctimas han tenido que pasar por un verdadero calvario y se cuentan por miles entre 2006 y 2015 (según OATM): 4.259 militares expulsados por expedientes psicofísicos (de los que 675 fueron militares con más de 6 años de antigüedad por resoluciones del contrato de larga duración y 3.584 militares con menos de 6 años de antigüedad por no renovaciones del compromiso inicial por lesión). Sabemos que los militares de tropa redujeron su número en casi 10.000 efectivos desde que llegó la crisis y sabemos, por tanto, que los discapacitados militares, la kafarna o la escoria, que diría un buen militar, uno de los patriotas, fueron los que asumieron el grueso de la política de reducción de efectivos.

La actuación del Ministerio de Defensa ha estado perfectamente orquestada y ha contado, como no podía ser menos, con su base legal correspondiente:

Como en la mayoría de los casos, en la expulsión de los discapacitados se cumple un patrón. La clave, jurídica, se encontraba en asignar una discapacidad inferior al 25%, un 24% como máximo, lo que suponía la expulsión del militar discapacitado en cuestión con una bajísima indemnización (menos de un año de trabajo) en lugar de una pensión de por vida. La situación llegó a un extremo que la argucia legal no solo valía para expulsar a los discapacitados que no podían continuar sus labores en las fuerzas armadas, sino para reducir el número de efectivos de tropa para desahogar los presupuestos y que estos despidos pudieran sostener el excedente de oficiales y los privilegios como los campos de golf o las residencias de veraneo para oficiales.

¿Entrega, compañerismo, solidadridad?  Todos estos valores están muy lejos de lo militar, sobre todo, de la cúpula militar, ya sea civil o uniformada.

Que lo tengan en cuenta l@s jóvenes que se ven atraídos por los cantos de sirena militares.

¿Continuará esta política la nueva ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal?

Share

Los tribunales militares protegen a los pilotos militares que han hecho un fraude masivo

Imagen de Javier Aroche

Imagen de Javier Aroche

Fuente:  El País.

El fraude de casi 100 pilotos del Ejército del Aire que aportaron falsas facturas de mudanzas para cobrar la indemnización por cambio de residencia se va a saldar, únicamente, con multas de 5.000 € y sin penas de cárcel gracias a un pacto al que han llegado la Fiscalía Militar con los acusados.

Parece ser que el monto del fraude no es pecata minuta (suponemos que no les han a poco más de lo que defraudaron, así que aproximamos cálculos):  100 pilotos por 5.000 € cada uno nos dan 500.000 € que engañaron al Ejército del Aire y a todos los españoles.

En algunos casos ni siquiera eso, pues los tribunales castrenses dan por prescritos los delitos de hace más de cinco años.

Los casos nos parecen graves y la sanción nada ejemplarizante, con el peligro de que se puede animar a muchos militares a seguir delinquiendo de esta manera.

El sargento M. A. ha reconocido que cobró en 2012 una Indemnización por Traslado de Residencia (ITR) de 3.150 euros tras aportar una factura falsa de la empresa Mudanzas Gil. El fiscal pidió para el suboficial una condena de dos meses y 15 días de prisión, frente a la pena mínima de tres meses y un día y máxima de 10 años de cárcel prevista en el artículo 81 del Código Penal Militar para los delitos contra el patrimonio militar, agravada si existe lucro personal. Para justificar tal rebaja el fiscal adujo que el suboficial reparó el daño, pues devolvió el dinero antes de la celebración del juicio oral (aunque después de que se abriera la investigación), y le aplicó también la atenuante de dilación indebida del procedimiento, pues este se inició en agosto de 2012 y duró cuatro años.

Antes del juicio, celebrado en julio pasado en Barcelona, el fiscal y la defensa llegaron a un pacto en virtud del cual el primero cambió su petición de prisión para el suboficial por una multa de 150 días, con una cuota de 31 euros diarios: 4.650 euros en total.

Pero esto no es todo.  Nos parece igual de grave lo que hizo el Tribunal Militar Central para evitar que el Ejército del Aire se viese inmerso en un macroproceso con decenas de mandos sentados en el banquillo:

el Tribunal Militar Central decidió en febrero de 2015 revocar dicho procesamiento y trocear el sumario en al menos ocho procedimientos repartidos por distintos juzgados. A partir de entonces, aunque la cifra de imputados continuó aumentando hasta rondar el centenar, la causa se fue diluyendo para concluir ahora con la imposición de módicas multas y sobreseimientos.

Todos han colaborado para salvar el buen nombre y la operatividad del Ejército del Aire:

El fiscal militar ha ofrecido una sentencia de conformidad a decenas de pilotos del Ejército del Aire acusados de cobrar indemnizaciones por falsas mudanzas. La oferta pasa por que se declaren culpables, acepten una pena de tres meses y un día de cárcel y devuelvan el dinero indebidamente cobrado (entre 1.500 y 4.500 euros). La fiscalía pretende evitar una cadena de juicios en los que hasta un centenar de mandos debería sentarse en el banquillo y enfrentarse a penas de hasta 10 años de cárcel, lo que podría dejar sin pilotos a algunas unidades.

 

El razonamiento del Tribunal Militar Central es bastante grosero porque hay un teniente que cobraba una comisión del 25 % y que es considerado el cerebro de la trama:

El Juzgado Togado Militar Central número 2 dictó en 2014 auto de procesamiento contra 45 pilotos del Ejército del Aire (un comandante, 20 capitanes, 18 tenientes y seis sargentos), pero el Tribunal Militar Central lo revocó y ordenó dividir el sumario entre nueve juzgados militares, en función del lugar de residencia, por estimar que los acusados no formaban una trama organizada para defraudar a las arcas públicas, sino que seguían el patrón de una picaresca individual.

Y

Según el auto dictado en su día por el juzgado militar central, eran un teniente y un capitán quienes se encargaban de contactar con los pilotos recién salidos de la Academia de San Javier (Murcia) para ofrecerles facturas falsas a cambio de un 25% de la indemnización que percibirían por una mudanza que nunca tendría lugar.

El troceamiento ha acabado multiplicando los acusados:

el troceamiento del caso lo ha multiplicado como una hidra y ya se acercan al centenar los militares imputados. Solo en el juzgado militar territorial número 12 de Madrid hay 43 implicados: un comandante (diferente al que investigó el juez central), 21 capitanes, cuatro tenientes, 12 suboficiales y cinco cabos.

Y es que parece que la Justicia Militar es, primero, Militar, y luego, si hay ocasión Justicia.

La solución deja, sin embargo, cabos sueltos: la impunidad de las empresas de mudanzas que facilitaron las falsas facturas; el escaso castigo para el cerebro de la trama, un teniente que cobraba una comisión del 25%; o la posibilidad de que aquellos para los que el delito ha prescrito no tengan que devolver el dinero.

Y

Una compañía de transportes, Sancho Ortega Int., con sede en Torrejón de Ardoz (Madrid), alegó que lo que entregó no fueron facturas, sino ofertas de presupuesto, lo que choca con el hecho de que cobrase más de 500 euros a cada implicado, una cantidad exorbitante por una mera oferta comercial. Si se demostrase la culpabilidad de las empresas de mudanzas, estas no solo podría ser acusadas del delito cometido por los militares, sino también de falsedad de documento o fraude fiscal, ya que no habrían declarado dichos ingresos a Hacienda.

Si no se trataba de facturas legales, también podrían haber incurrido en negligencia o complicidad los órganos de control del Ejército del Aire que las dieron por buenas.

Share

La justicia es a lo militar como la música a la música militar

Groucho+Marx+aka+Jose+Manuel+Zelaya.

Fuente: El País

Nos hacemos eco de una noticia que desvela la perversión que supone tener una justicia específica para militares e impartida por militares.

En el curso de un sumario sobre malversación de fondos públicos y falsedad documental, que se investigaba por una juez militar (lo que quiere decir que involucra a militares y a espacios militares) y que, tal vez por la gravedad de los hechos la propia juez había declarado secreto, la juez tuvo la brillante idea de decretar un registro de la base aérea de Getafe y una inspección ocular de la misma.

Esto ha sentado mal en el ejército y el Jefe del acuartelamiento de la Base Aérea de Getafe, el Jefe del Estado Mayor del Aíre y el propio jurídico militar han provocado injerencias en la investigación judicial, entorpeciéndola gravemente y presionando a la juez para que abandone sus pesquisas.

Informa El país que

la juez se personó en dos ocasiones en la base aérea de Getafe, el 3 y el 12 de junio, al frente de una comisión judicial y con una orden de entrada y registro que afectaba al acuartelamiento de la agrupación y a la Sección Económica Administrativa (SEA). Aunque había avisado de su llegada —a través del asesor jurídico del Mando General del Aire (MAGEN)—, primero se le impidió el acceso; y luego, se le conminó por parte del coronel para que le revelase sus propósitos.

No contentos con este desacato, la actuación del Coronel del centro fue mucho más desafiante y

el coronel la retuvo en un despacho, en contra de su voluntad, y no le permitió salir hasta que le dijo a dónde iba y qué buscaba

Además de esto, el Tribunal Militar Central ha expedientado a la jueza por pretender este registro y aparecer en el acuartelamiento sin avisar, lo cual, como poco, es algo ajeno a la más pura lógica y también a la tradición jurídica y legal civil, donde un juez, y más en unas diligencias secretas, puede decretar la inspección, registros o lo que le parezca mejor sin avisar previamente a los investigados.

En el caso de marras, la sanción que el Tribual Militar Central le imponga a la juez puede conllevar su inhabilitación  (lo cual a su vez será seguramente bien recibido por los investigados en este caso y bien leído como advertencia por el resto de los jueces de esta peculiar jurisdicción).

A su vez este Tribunal Militar Central ha archivado la denuncia planteada por la juez contra el mando militar por obstrucción a la justicia. Seguro que el mando cumplía órdenes, que hay jueces que tienen un sentido muy tiquismiquis de la idea de justicia, una idea ciertamente relajada y matizable en el ámbito castrense.

La jueza ha presentado un escrito de queja al Consejo General del Poder Judicial, pero si las cosas son como nuestra malintencionada manera de pensar señala, tendrá el mismo amparo que el juez que investiga a Blesa.

De todo este episodio se sacan algunas conclusiones:

  • La idea de independencia judicial, básica en nuestra tradición jurídica, es matizada por un reglamento disciplinario en el ámbito judicial y la juez debe supeditarse en sus investigaciones a la debida autorización de la autoridad militar “por supuesto”.
  • La justicia militar ofrece en este sentido un campo abierto para la opacidad. No es lógico que a los militares se les permita una justicia propia, en la que son juez y parte, y llena de sombras.
  • El corporativismo militar, de nuevo, entra en escena en este caso, demostrando el mundo separado y ajeno a los valores civiles que es esta peculiar organización.
  • A estas alturas no sabremos si las investigaciones llegarán a buen puerto y se depurarán las responsabilidades que en casos de extrema gravedad, como los investigados, pueda haber y a sus autores, pero lo que sí tenemos claro es que en lo militar el criterio imperante tiene que ver muy poco con el criterio normal de la justicia civil.

Parodiando a Groucho Marx, este caso demuestra que la justicia militar es a la justicia como la música militar es a la música.

Share

La justicia militar es un anacronismo

Condena

Fuente:  El País.

Conocemos ahora que será la justicia militar y no la civil la que investigue los malos tratos recibidos por un detenido  irakí de la mano de soldados españoles de la base de Diwaniya en 2004, de las cuales hemos podido todos avergonzarnos por el vídeo que ha salido a la luz hace unos días.

No es la primera vez en la que nos quejamos del anacronismo de la justicia militar. No debería existir un tribunal y una jurisdicción aparte para los militares. Es como si los carteros, pongamos por caso, quisieran ser juzgados por los carteros, o los carniceros por los carniceros, o los banqueros por los banqueros (bueno, este es un mal ejemplo y es mejor no darles ideas, aunque en realidad tampoco les hace falta, que ya tienen luego quienes los indulten).

No son infrecuentes los casos en que el corporativismo, sea militar o de otro tipo, hace poco imparcial cualquier enjuiciamiento de los comportamientos humanos y no parece un buen antecedente éste de que sea la justicia militar quien juzgue a los militares si tenemos en cuenta las noticias difundidas acerca de este caso que nos indican el malestar del estamento militar por la difusión del vídeo.

Mucho nos tememos que, juzgue quien juzgue, de poco va a servir, si es que pretendemos que la solución más imaginativa a un problema como el de las torturas en guerra se puede resolver con la sanción penal y el castigo ejemplar a los autores del hecho.

Por otra parte, un juicio, cuando menos, exige un juez imparcial e independiente y no parece que lo mejor sea permitir ningún asomo de dudas al respecto. Los jueces militares son una peculiaridad muy poco asumible respecto del resto de los jueces, tanto por su estudio y preparación como por su competencia. Por poner un ejemplo, sus oposiciones cuentan con 248 temas más o menos ligeros (los de los jueces civiles mas de 450), las oposiciones cuentan con pruebas “físicas” de carácter eliminatorio, no pasan luego por la escuela de práctica jurídica a completar ninguna formación (otros dos años de formación) y la media de estudio no suele ser superior al año (las de judicatura no bajan de cuatro), porque son pruebas muy facilonas.

Tanto huele a chamusquina esto del enjuiciamiento de comportamientos de militares en Irak por parte de otros militares, que hasta Amnistía Internacional ha protestado y pide que estos tipos no sean juzgados bajo una jurisdicción especial y por militares. Por algo será.

Share
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed