Tag Archive for Terrorismo de Estado

8 países europeos reclaman a Israel por requisar y dañar ayuda a Cisjordania

Imagen de Raquel Nogueira

Fuente:  El País.

La noticia no tiene desperdicio:

España, Francia, Italia, Suecia, Bélgica, Irlanda, Luxemburgo y Dinamarca requieren al Estado hebreo una compensación por un importe superior a los 30.000 euros si no devuelve las instalaciones y materiales incautados por las fuerzas de seguridad en las comunidades beduinas de Abu Nuwar, próximas a Jerusalén, y Jubet al Dhib, en las inmediaciones de Belén. Los ocho países consideran que Israel, como potencia ocupante, viola la legislación internacional al privar de ayuda humanitaria a la población palestina en Cisjordania. En ambos casos se trata de terrenos en los que está previsto erigir nuevos asentamientos en torno a la Ciudad Santa, unas colonias que comprometerían la continuidad territorial, por el este y el sur, de un futuro Estado palestino.

Es decir, varios países europeos se unen para plantar cara a la política de Israel contra la ayuda humanitaria que les llega a los palestinos, consideran a Israel potencia ocupante, le acusan de violar la legislación internacional, y le piden compensaciones.

¿Algo está cambiando en la política europea?  ¿O es que ya es demasiado el abuso israelí?

Por otro lado, hay que destacar que el material incautado o dañado no levantaba ninguna sospecha:  placas solares y pabellones prefabricados.  Nada de material de guerra ni de doble uso, todo lo contrario, materiales que buscan cubrir necesidades sociales básicas:

La petición conjunta, que no tiene precedentes, obedece a la destrucción y requisa, el pasado mes de agosto, de placas solares y pabellones prefabricados financiados por la cooperación europea. Estos materiales fueron destinados a varias escuelas para la población palestina beduina asentada en la llamada Área C de Cisjordania, que representa un 60% del territorio bajo ocupación militar y que es administrada por Israel en exclusiva.

Sin embargo, la postura israelí se aleja de la concordia e, incluso, del buen juicio:

Israel rechaza ofrecer cualquier tipo de compensación, según informa el diario Haaretz, ya que no considera este tipo de cooperación europea como ayuda humanitaria, sino como una actividad urbanística ilegal, al no contar con autorización de la administración civil israelí, dependiente de las Fuerzas Armadas en el Área C de Cisjordania. Al igual que en Jerusalén Este, los responsables urbanísticos no suelen conceder licencias de edificación a los palestinos en esa zona.

Las ilegalidades cometidas por Israel en lo que respecta a la cooperación europea son muchas:

  • los daños causados por las demoliciones israelíes en instalaciones costeadas por la UE en territorios palestinos en 2016 se elevaron a 557.000 euros.
  • En 2017 han sido derribadas por carecer de permiso 344 edificaciones palestinas en Cisjordania, de las que una quinta parte habían contado con financiación europea.
  • Holanda reclamó por su cuenta el pasado mes de junio la devolución de paneles solares confiscados en Cisjordania, con un coste evaluado en 500.000 euros. Israel accedió finalmente a devolver el material requisado.
  • Una de las principales inversiones europeas tras los Acuerdos de Oslo, de los que surgió la Autoridad Palestina hace 24 años, fue la construcción del aeropuerto de Gaza en 1998. Bruselas aportó la mitad de los 70 millones de euros que costaron unas instalaciones que fueron arrasadas tres años después, durante la Segunda Intifada, por las Fuerzas Armadas de Israel. España contribuyó con 20,5 millones a la participación europea en la terminal aérea palestina antes de que quedara reducida a escombros.

¿Terrorismo de Estado?

Share

El imperialismo yanki en dos imágenes: ¿es violencia directa, estructural y cultural?

Dicen, muchas veces, que una imagen vale más que mil palabras.  Cierto.  La siguiente imagen nos muestra los países que tienen, o sufren, fuerzas militares de Estados Unidos:

Realmente la imagen impresiona.  Se aprecia, claramente, que el imperialismo existe y que el esfuerzo militar de USA es total.

¿Se puede considerar este militarismo intervencionista como un ejemplo de violencia directa, estructural y cultural?  ¿Viola Estados Unidos los derechos humanos de los demás países?

En la siguiente imagen, además, se ve una aproximación al número de soldado que tienen en cada país.

 

Ambas imágenes sobrecogen.  España está en ellas.  En colores oscuros en la segunda, lo que significa que somos uno de los países mundiales con más tropas yankis, es decir, uno de los países mundiales más intervenidos militarmente por la superpotencia.

¿De qué nos queremos defender?  ¿Qué significan las fronteras?  ¿Estamos invadidos?  ¿Esto es la paz?  ¿Es esto terrorismo de Estado?  ¿Somos soberanos en materia de Defensa?

Share

Guam: una isla esclava del militarismo

Imagen de U.S. Pacific Fleet

Fuente:  El País.

Nos ha llamado mucho la atención el caso de Guam, la base de proyección (entiéndase invasión) de USA en el Pacífico.  Su situación es muy injusta y desconocida, una muestra más, muy severa y arrolladora, del ingrato imperialismo yanki.

A la vez, nos ha hecho pensar en que España siempre había sido considerada como la base de proyección de USA hacia Europa y ahora también hacia África y Oriente Medio.  ¿Seremos, sin saberlo, un macroejemplo similar al de Guam?

Al que nace para clavo del cielo le caen martillos.  Triste es la situación de la isla de Guam, la más grande de las Islas Marianas.  Tiene una población de 158.000 personas y una superficie de 549 km2 (la Comunidad de Madrid tiene una superficie de 8.030 km2).

Fue colonizada en el siglo XVII por España, luego, en el contexto de la guerra hispano-estadounidense pasó a USA, en 1898.

Guam fue bombardeada 4 horas más tarde que Pearl Harbour.  Los americanos la perdieron en 2 días.  Luego, bajo mandato japonés, durante 32 meses sufrió una terrible represión:  asesinatos, torturas, violaciones, campos de concentración, …  Más tarde USA les sometió a un intensísimo bombardeo que arrasó la isla casi completamente con el objetivo de recuperarla a cualquier precio.

Guam es un territorio no autónomo (es decir, un territorio dependiente) que por mandato de las Naciones Unidas debe ser objeto de descolonización.  Existen 17:  Anguila, Bermudas, Gibraltar, Islas Caimán, Islas Malvinas, Islas Turcas y Caicos, Islas Vírgenes Británicas, Montserrat, Islas Pitcairn y Santa Elena (potencia colonizadora:  Gran Bretaña), Guam, Islas Vírgenes de los Estados Unidos, (colonizadora:  USA), Nueva Caledonia y Polinesia Francesa (Francia), Sahara Occidental (España y ahora Marruecos), y Tokelau (Nueva Zelanda).

El Acta Orgánica de Guam, aprobada en 1950 por el Congreso estadounidense, define a la isla como un “territorio autónomo no incorporado”, con lo que no pueden participar en las presidenciales pero sí están obligados a acatar las órdenes procedentes del Gobierno federal.  Guam elige un delegado para la Cámara de Representantes estadounidense, pero no tiene derecho a voto.

Actualmente cuenta con:

  • Una base de submarinos, con tres submarinos nucleares,
  • Una base aérea
  • Una base naval
  • La base Apra Harbour
  • Una base naval de comunicaciones

Guam ha sido un punto crucial de apoyo a las tropas estadounidenses durante la Guerra de Corea, Vietnam, la del Golfo, Irak o Afganistán. También ha acogido de forma temporal a decenas de miles de refugiados de estos conflictos. Y ha sido objetivo de amenazas por parte de otros países, el último Corea del Norte, que dijo la semana pasada tener entre manos un plan para lanzar cuatro misiles balísticos hacia las aguas cercanas a la isla. El líder norcoreano, Kim Jong-un, insinuó este martes que la operación se ha pospuesto a la espera de las acciones que lleve a cabo Estados Unidos en la región

Actualmente hay un contingente yanki de 6.000 militares, aunque

En abril, el Comando del Pacífico de Estados Unidos anunció que 4.000 militares más procedentes de la base de Okinawa, en Japón, van a llegar a Guam entre el año 2024 y 2028

Todo ello, unido al alto índice de desempleo (20 %) implica que la militarización de la isla es extrema:  existe 1 militar por cada 26 personas, y que

Guam tiene la mayor tasa de alistamiento al Ejército de todo Estados Unidos. Y también de víctimas: el porcentaje de mortalidad sobre el total de tropas de esta isla enviadas a la guerra de Vietnam, por ejemplo, multiplicó por tres la media nacional, siendo muchos de ellos personas que entonces ni siquiera eran formalmente ciudadanos estadounidenses. En Afganistán e Irak, la ratio fue hasta cuatro veces mayor.

Para Guam no hay otra salida que lo militar.  Pero esta salida es, más bien, un callejón sin salida, ni política ni social.

¿Se puede considerar toda esta situación como terrorismo de Estado?

¿Hay algún paralelismo entre la situación de Guam y otras zonas mucho más cercanas pero igualmente dependientes del militarismo como Cádiz, Ferrol, San Fernando, Cartagena y un largo etcétera de poblaciones españolas altamente dependientes del militarismo y que se caracteriza por su elevado paro y su falta de alternativas de desarrollo social y ecológico?

Share

Noviolencia desde el lado palestino

boy+with+a+broken+nose

Por Jonathan Rashad

Fuente: mocvalencia

Desde julio, he visto a mis compatriotas palestinos tener la fuerza y ​​la voluntad de emplear la resistencia noviolenta como la manera más rápida y también la única de terminar con la ocupación. Es el éxito de la resistencia noviolenta, y su propagación por toda la sociedad palestina, de la que habéis sido testigos durante las últimas semanas.

Así habla un activista palestino, Issa Amro, desde Hebrón, en el duro contexto de represión y violencia que aplica Israel al mal llamado conflicto israelo-palestino.

Israel, durante le mes de julio de 2017 aplicó duras medidas represivas, de vigilancia, control y prohibición de acceso a la explanada de las mezquitas de Jerusalem, en una nueva vuelta de tuerca de su política agresiva.

Ante esta nueva escalada, los palestinos han protagonizado una respuesta amplia y de desafío noviolento que ha trascendido mundialmente

Desde que Israel instaló detectores de metales y cámaras de seguridad de alta tecnología en la mezquita de Al Aqsa, nos hemos negado a entrar. En cambio, nos hemos arrodillado en las calles, llevando a cabo nuestras oraciones fuera de la mezquita. Al hacerlo, estábamos llevando a cabo un acto de protesta pacífica contra el cambio en las condiciones de acceso al sitio religioso más importante de nuestra tierra.

No se trata de un mero acto religioso, sino de un desafío político. Dice el activista Issa Amro

Representan una negativa a cooperar con un sistema que subyuga, oprime y controla todos los aspectos de nuestras vidas. Mientras que Israel ha afirmado que los cambios en al-Aqsa son para la seguridad, en realidad no son más que una excusa para deshumanizarnos, para retrasar nuestras vidas y nuestro culto, y para tomar más tierra.

La nueva “intifada” palestina, ha sido todo un éxito como acto de desobediencia civil, nos informa el periodista español y corresponsal en la zona Juan Carlos Sanz

La explosión de violencia no se consumó esta vez. Ante el estallido popular de desobediencia civil, con miles de fieles boicoteando pacíficamente el rezo en Al Aqsa ante el despliegue israelí, el Gobierno del primer ministro Benjamín Netanyahu acabó desmantelando las medidas de seguridad.

pues

De la noche a la mañana desaparecieron las cámaras y arcos detectores de metales instalados en el perímetro de la Ciudad Vieja administrado por el Waqf —fundación religiosa bajo la tutela la monarquía hachemí— tras el atentado en el que murieron dos policías israelíes drusos tiroteados por tres árabes con nacionalidad israelí, que a su vez fueron abatidos por otros agentes.

Se trata de la preparación paciente de una estrategia de lucha noviolenta contra un agresor de índole militarita y terriblemente violento, cual es el actual estado de israel que se predica como una democraica racial para judíos y despoja de derechos a los que considera infrahumanos. Una vez más, la noviolencia como estrategia de lucha contra la violencia extrema del fascismo. Afirma el activista Issa Amro

Creo que la noviolencia es nuestra mejor defensa contra la ocupación y las ocupaciones que enfrentamos cada día, ya sea en Jerusalén, Hebrón, Nablus o en cualquier otro lugar. Es nuestra mejor defensa contra los asaltos a nuestros derechos humanos básicos, incluyendo nuestro derecho a orar. Y lo que ha pasado esta semana pasada demuestra que mi creencia se está extendiendo por toda la sociedad palestina.

Lo que presenciasteis esta semana, cuando Israel retiró los detectores de metales, fue nada menos que el triunfo de la noviolencia sobre la ocupación

y

Nuestra revolucionaria resistencia noviolenta en al-Aqsa (sólo los números y el compromiso de las protestas en al-Aqsa hacen que el movimiento sea digno de ese nombre) contra los detectores de metales y las cámaras es monumental. Pero es sólo la primera etapa. Debemos aprovechar sobre el impulso que hemos conseguido. Debemos organizarnos y crecer. Mientras nos reunimos en protesta pacífica en al-Aqsa, debemos mover estas protestas de oración al Muro Occidental, a los asentamientos de Bet El y Kiryat Arba, a los tribunales militares y a los autobuses y caminos judíos.

Conviene poner en valor toda esta lucha precisamente porque la visión unilateral de la violencia como argumento total hace pensar que fuera de su lógica no sirve para nada, cuando este ejemplo precisamente viene a confirmar que la lucha decidida y desobediente de un pueblo sirve para provocar cambios allá donde la respuesta vioneta a la violencia no supone sino alimentar y multiplicar la violencia y la represión sin futuro.

¿Será casualidad que todos los amantes de la guerra y del militarismo tiendan a invisibilizar la noviolencia política y el modo en que desnorta y derrota a las invencibles lógicas del paradigma dominación violencia?

Share

Propuestas de paz para Israel-Palestina: piensa globalmente, actual parcialmente

Imagen de Raquel Nogueira

Fuente:  Es Global.

Uno de los conflictos mundiales más enconado, polarizado y violento es el de Israel-Palestina.  Es un conflicto con dosis diarias de violencia directa, estructural y cultural, y con episodios de paroxismo guerrero.  Tanto el día a día como los momentos álgidos de violencia indican la misma dirección, cronificar el conflicto, hacerlo infinito.  Poco a poco, a de manera ultrarápida se van acumulando odios, venganzas, injurias, afrentas, …

¿Es posible una alternativa?  ¿Puede esta alternativa ser noviolenta?  ¿Puede estar basada en principios básicos que hagan la vida de tod@s mejor?  ¿Se puede mejorar la vida de las dos comunidades, incluso hasta el momento de poder llamarlo convivencia?

Ciertamente todo lo anterior es posible.  Aunque no nos lo parezca cuando nos vemos insertos en el mundo de la guerra y la violencia, fuera de ella existe la lógica.  Y hemos de decir que es una lógica mejor.  Más sana y creativa.  Una lógica que da posibilidades de llevar una vida más plena, pacífica y humana.

El artículo al que hacemos referencia es de María Torrens y nos abre la mente a posturas que, una vez que las leemos y meditamos, nos parecen lógicas, deseables, acertadas y que pueden llevar el conflicto hacia horizontes diferentes.

Leyendo las propuestas y las historias sobre las que están basadas, vemos que las grandes discusiones políticas (1 estado o 2 estados, el problema del terrorismo, el problema de las continuas agresiones del estado israelí, la violencia, etc) tienen muy difícil recorrido, están demasiado enconadas para poder resolverse de alguna manera. La solución por la fuerza o mediante el diálogo, esa es la gran disyuntiva, la dicotomía en la que hay que elegir.  ¿Existe alternativa?  Sin embargo, lo que se propone en el artículo son ideas pequeñas, parciales, muchas veces muy concretas, que permitirían vivir más pacíficamente y con más libertad.  Todo es cuestión de grado, todo es un proceso.  Posiblemente estas pequeñas ideas, desconexas, parciales, no sean la solución, ni resuelvan, de un plumazo, el conflicto.  Son pasos, pequeñas soluciones a pequeños conflictos también enquistados y polarizados.

Veamos las soluciones, y leamos en el texto de referencia las opiniones y realidades en las que están basadas:

1.-  Mismos impuestos, mismos servicios e infraestructuras, que permite vivir más pacíficamente y con más libertad, con más derechos a infraestructuras y servicios, con más libertad de circulación.

2.-  Educación contra la violencia.

3.-  Permiso para construir.

4.-  Aparcar en Jerusalén en festivos.

5.-  La relación económica con Cisjordania.

6.-  El trato a los presos palestinos y sus familias.

7.-  El papel de la comunidad internacional.

Llama mucho la atención el heptálogo de propuestas.  ¿Aparcar en Jerusalén los festivos puede tener el mismo rango que el trato a los presos palestinos y sus familias o que el establecimiento de 1 ó 2 naciones?  No, el mismo rango no, es evidente, pero sí que puede ser importante para facilitar el día a día, crean cada una, y más en conjunto, ambientes diferentes a los que ahora se viven, tanto en lo económico, como en lo social, como en lo político.

Posiblemente a muchas personas les puede parecer un análisis simplista, bonachón, bienintencionado, pero endeble el que se propone en el texto de referencia, sin embargo, está basado en las opiniones y propuestas de las personas que están viviendo el conflicto diariamente.   Y esto es así porque no se reconoce que las propuestas están hechos desde otro punto de vista, desde una perspectiva alternativa.  Por ello hay que respetar la propuesta e intentar ver sus puntos fuertes.

Las soluciones, en nuestra opinión, destacan porque ponen de relieve la existencia de otros tipos de violencia que son claves a la hora de abordar los conflictos y solucionarlos.  A estos tipos de violencia, la estructural y la cultural, casi nunca les damos importancia y, sin embargo, son la base de hondas desigualdades, injusticias y malestares que acaban por realzar el ambiente de odio y la imposibilidad de llegar a una solución porque todo está mal.  Son la violencia diaria, transparente frente a los asesinatos, a las bombas, a la violencia directa.

Si preguntásemos a la gente de la calle y a los políticos sobre qué es lo que importa defender en estos conflictos probablemente obtendríamos respuestas distintas.  Probablemente a los políticos les interesaría defender, exclusivamente o sobre todo, la nacionalidad, la existencia de un estado, el uso de la violencia directa en defensa de sus intereses, la negociación entre las elites, su protagonismo hegemónico.  En cambio, a la gente de la calle posiblemente también les importasen la nacionalidad y la existencia del estado, pero seguramente se detendrían mucho más tiempo que las elites en idear pequeñas soluciones que les hagan la vida más fácil y pacífica.  Seguramente tendrían perspectivas más humanas que verían posibilidades de acuerdo y de convivencia con el “enemigo” en sus propios barrios, en igualdad.  Posiblemente reclamaría otra manera diferente de gestionar la defensa, una mayor soberanía ciudadana en temas de defensa.

Como insinuábamos antes, la solución desde, o en, la perspectiva de dominación-violencia no existe porque el análisis deja de lado una gran parte del problema (la violencia estructural y cultural) y, por lo tanto, de las soluciones.  O el otro renuncia a la violencia o no hay solución posible; o se aceptan mis tesis, antagónicas a las del contrario, o no hay solución posible.  Todos los debates son llevados a máximos y las únicas posibilidades son todo o nada.

Además, esta visión polemológica es hegemónica, por lo cual resulta casi imposible que la gente tenga visiones diferentes y mucho menos alternativas.

Desde (o en) la perspectiva cooperación-noviolencia, interesa todo lo anterior pero se es consciente de que esa vía de abordaje del conflicto no lleva a ninguna parte, antes bien lo polariza y enquista.  Desde la perspectiva de la Seguridad Humana interesa más defender pasos concretos que permitan mejorar las condiciones de vida diaria de las personas, defendiendo sus derechos básicos.  Desde esta perspectiva se pueden entender las 7 propuestas del artículo de referencia como pequeños pasos que buscan pequeños acercamientos y una convivencia más pacífica.  Son propuestas que se salen del marco de análisis hegemónico de dominación-violencia, que sólo atiende a la violencia directa, y que sitúan las mejoras en otras perspectivas más estructurales y culturales que contribuyen en cada caso, modestamente, a mejorar en algo la vida de las personas, a crear espacios donde la convivencia sea más pacífica, normal y sana, y, por lo tanto, a crear un clima mejor, de mayor acuerdo, de más posibilidades de creatividad.

Share

Las razones que hacen que Turquía sea un polvorín a punto de estallar

Imagen de Óscar Cuadrado Martínez

Fuente:  Andreas Speck y Hülya Üçpınar (ésta última desde Estambul).

Ayer publicábamos algunos de los tenebrosos datos que nos hacen preocuparnos por la situación política y social turca.  Hoy queremos seguir dando voz a Andreas Speck y a Hülya Üçpınar, pero desde el punto de vista del análisis político.

Parece difícil de entender por qué todo esto está sucediendo ahora, después de que parecía que el AKP y Erdogan trataron de abordar al menos algunas de las preocupaciones de la población kurda de Turquía, que constituye alrededor del 20% del total población turca, y después de un alto al fuego y algún tipo de proceso de paz desde 2013. Sin embargo, creemos que hay una serie de explicaciones que se aúnan para explicar el retorno a la guerra y la represión en las regiones kurdas.

1. Nunca hubo un proceso de paz genuino o una “apertura kurda”

Se puede cuestionar si alguna vez una un proceso de paz genuino. Como señalan Simon E. Walman y Emre Caliskan: “El deterioro de las relaciones turco-kurdas no constituyen una ruptura del proceso de paz simplemente porque para empezar nunca hubo un proceso de paz real. Faltaban todos los componentes principales de un genuino proceso de reconciliación entre kurdos y turcos.

A llamada Apertura kurda se acompañó de un resurgimiento de las investigaciones judiciales y los arrestos de activistas consideradas miembros del PKK y después la prohibición del Partido de la Sociedad Democrática pro-Kurda (DTP) el 11 de diciembre de 200990, seguida por una nueva ola de represión.

Cuatro años después el patrón fue muy similar: otra vez un partido pro-kurdo – el HDP – ganó votos del AKP en las provincias kurdas, esta vez incluso superando el umbral del 10% a nivel nacional. Poco después, el gobierno del AKP abandonó oficialmente el proceso de paz y aumentó la represión contra la sociedad civil kurda. Las “elecciones súbitas” de noviembre de 2015 que siguieron – y tuvieron lugar en un clima de represión y violencia – vieron cómo el AKP recuperó algo del terreno perdido en las provincias kurdas, pero no el suficiente para hacer que el HDP bajara por debajo del umbral del 10% y por tanto que saliera del parlamento.

Se puede preguntar si el proceso de paz y el acuerdo de Dolmabahce del 28 de febrero de 2015 no tenían como objetivo principal garantizar la hegemonía del AKP en las provincias kurdas y en Turquía en general, más que la paz. Puesto que esta estrategia no funcionó – en parte debido a los acontecimientos al sur de la frontera, en Siria – ya no servía a ningún fin y se abandonó.

2. La guerra en Siria cambió los cálculos del AKP y de Erdoğan

Es imposible separar la reanudación de la guerra en las regiones kurdas de Turquía de la guerra en Siria, y lo que está sucediendo en Siria – o, especialmente, lo que ocurrió en Rojava (las provincias kurdas en Siria) – ha afectado y afecta a la capacidad del AKP para mantener su apoyo en las regiones kurdas del país – de hecho, las elecciones del 7 de junio de 2015 vieron desplomarse el apoyo al AKP en las provincias kurdas.

Turquía ha sido un actor activo en la guerra civil siria, con el claro objetivo de derrocar el régimen sirio. Turquía apoya a una variedad de grupos de la oposición siria, especialmente de tendencias islamistas tales como Ahrar ash-Sham91 y Jaysh al-Islam92, y el país ha sido acusado repetidamente de también apoyar a la filial de Al Qaeda el frente Al Nusra93 y el ISIS94, los dos últimos especialmente para enfrentarse a la población kurda siria. El primer ministro turco Ahmet Davutoğlu dijo en una entrevista en inglés con Al-Jazeera el 23 de febrero de 2016 que “si el pueblo sirio está todavía allí, defendiendo sus tierras, es gracias a nuestro apoyo.95

Como consecuencia de la actual guerra civil en Siria, el Partido de la Unión Democrática Kurda sirio (PYD), que tiene lazos con el PKK, tomó el control de una parte significativa de la región que bordea Turquía. El gobierno turco consideró esto como una amenaza potencial, no solo porque estos territorios podrían albergar infraestructura del PKK, sino sobre todo porque podrían emerger como estados independientes de facto. “En respuesta, Turquía cortó los suministros a los territorios bajo control kurdo incluso cuando fueron atacados por las fuerzas del ISIS. La negativa a ayudar a la población kurdo siria contra ISIS (…) encendió a la población turca de etnia kurda, que apoyó ampliamente los esfuerzos para defender a las kurdas sirias96

Y cuando en junio de las YPG/YPJ tomó “la ciudad fronteriza de Tel Abyad al ISIS, Erdoğan reaccionó con enfado y anunció que ‘Nunca permitiremos el establecimiento de un estado en el norte de Siria ni en nuestro sur. Continuaremos nuestra lucha en este sentido, cueste lo que cueste. No vamos a hacer la vista gorda con esto.’ Esta reacción muestra cómo Erdoğan siempre ha estado mucho más cómodo con el territorio controlado por el ISIS en la frontera turca que con el experimento kurdo con la autonomía.97

3. El fin de le hegemonía del AKP después del Parque Gezi y Rojava

Las protestas por toda Turquía desencadenadas por las protestas en el Parque Gezi en 2013 fueron un primer signo de que cada vez hay más descontento en Turquía con la política de Erdoğan y su partido AK.

las protestas se saldaron con un gran coste humano: ocho personas murieron, al menos cuatro como resultado de la violencia policial. Unas 8.000 personas fueron heridas, 104 tenían heridas graves en la cabeza y 11 perdieron un ojo, principalmente por las pelotas de goma disparadas por la policía104

La siguiente fractura en la hegemonía del AKP la causó el sitio de Kobanî en Rojava (Kurdistán sirio) por el ISIS durante el otoño y el invierno de 2014, y la respuesta del gobierno turco. Como dijimos antes, el gobierno del AKP está extremadamente preocupado por la región kurda autónoma de facto al sur de su frontera en Siria, similar al Kurdistán iraquí. Y el presidente Erdoğan equiparó a la población kurda de Kobanî y a quienes la defienden con asaltantes yihadistas. “Es un error verlos de forma distinta, necesitamos tratarlos conjuntamente” dijo en octubre de 2014.107

4. La llamada “crisis de las personas refugiadas” y la “guerra contra ISIS” hacen a Turquía más poderosa

La guerra en Siria y la crisis humanitaria que está causando (sumado a las continuas guerras en Iraq, Afganistán, etc) han aumentado la posición geoestratégica de Turquía, o, por decirlo de otra forma: quizá ahora la Unión Europea y EEUU necesitan a Turquía más de lo que Turquía los necesita a ellos.

Los EEUU han tenido mucho interés en que Turquía esté en su coalición anti-ISIS, y Turquía ha dudado durante mucho tiempo. Turquía se unió a la coalición anti-ISIS liderada por EEUU en septiembre de 2014, durante un encuentro en una cumbre de la OTAN112. Tal como señaló The Guardian en julio de 2015, “Erdoğan se ha centrado más en frustrar las ambiciones separatistas de la población kurda en zonas sin ley de Iraq y Siria que en derrotar a las y los terroristas” y “los servicios de inteligencia [de Turquía] han sido acusados de apoyar secretamente a ISIS y otros grupos islamistas como medio para contener al pueblo kurdo”. Esto no cambió demasiado, aunque en julio de 2015 Turquía permitió a los EEUU usar su base aérea de Incirlik y posiblemente otras bases aéreas para operaciones contra ISIS113, y Turquía empezó con unas pocas incursiones para bombardear posiciones de ISIS en Siria, pero usó la oportunidad para también golpear posiciones del PKK

En relación a la Unión Europea, Turquía está en una posición aún más fuerte. Turquía es uno de los países que más personas refugiadas sirias reciben, con una estimación de más de 2,5 millones de refugiadas sirias viviendo en Turquía. Turquía es ahora la principal ruta de paso de migrantes especialmente de Siria, Iraq y Afganistán hacia la Unión Europea. De las más de un millón de migrantes que entraron en la Unión Europea en 2015, sobre el 80% llegaron a Grecia desde Turquía117. Después del caos inicial en la Unión Europea, ahora hay un consenso cada vez mayor para “contener el flujo de migrantes” en la frontera de la EU, lo que resulta una presión sobre Grecia para que aumente sus controles fronterizos, y un acuerdo con Turquía valorado en 3.000 millones de Euros además de reavivar las negociaciones UE-Turquía para su admisión como miembro. A cambio, Turquía se compromete a tomar medidas drásticas en sus fronteras y mantener a las refugiadas en el país118, y un acuerdo de deportación por el que se llevaría de vuelta a las migrantes cuyas solicitudes de asilo sean denegadas en los estados miembros de la UE. Menos de dos meses después, Turquía ya empezó a pedir más dinero a la UE119 como aportación a los más de 10.000 millones de euros que el estado ya ha gastado en las refugiadas sirias. En el momento de escribir este texto, la UE y Turquía están negociando un nuevo acuerdo que incluye una ayuda financiera por parte de la UE de 6.000 millones de euros120.

Dadas ambas, las necesidades de la cooperación turca de EEUU y la UE, Turquía está en una posición fuerte para esperar el silencio sobre lo que está haciendo en su región kurda a cambio de la cooperación que se le pide. Incluso sin una solicitud oficial, es poco probable que EEUU o la UE critiquen a Turquía demasiado alto, dado que necesitan a Turquía más de lo que Turquía les necesita.

Como se ve, la situación en Turquía es altamente preocupante, por ello os proponemos que os suméis a la siguiente protesta en la red:

Estimada Alta representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Federica Mogherini, para afrontar la violencia y las violaciones de los derechos humanos en Turquía, particularmente en las regiones del este de Turquía impactado por la guerra entre el gobierno turco y el PKK, los gobiernos europeos no deberían mirar hacia otro lado por más tiempo. Exigimos de usted que:

  • Inste a las partes del conflicto, especialmente al gobierno turco y el PKK, a un alto el fuego inmediato y la reanudación de las negociaciones de paz;
  • Inste al gobierno turco a actuar de acuerdo con todos los tratados internacionales sobre Derechos Humanos firmados por Turquía, y sobre todo a abstenerse de implicar a la población civil en el conflicto;
  • Pare el comercio de armas en la región;
  • Use todos los medios posibles, la OSCE y el Consejo de Europa, para promover la protección de los Derechos Humanos de toda la ciudadanía de Turquía y de las personas refugiadas que están actualmente en Turquía, y la reanudación del proceso de paz.
  • Involucre a la OSCE para que envía una misión de observación a Turquía.
Share

El negocio de la guerra: el ejemplo ruso-sirio

Imagen de RA.AZ

Fuente:  Infodefensa.

Para aquellos que aún niegan que la guerra es un negocio, un gran negocio, aquí van algunos datos fríos y concretos, que esperamos hagan cambiar su posición:

  • Rusia ha gastado en los 6 meses de bombardeos a suelos Sirios 33.000 millones de rublos, es decir, 490 millones de dólares o 430 millones de €.
  • Estiman que la publicidad (¿?) que han provodado estas atrocidades militares les pueden llegar a ganar entre 6.000 y 7.000 millones de dólares en contratos militares.

Así, Argelia ha encargado 12 aviones militares Su-32 (aunque quizá compre entre 6 y 12 unidades más) y 40 helicópteros militares y otros 10 cazas S-35S.

Parece ser que Indonesia, Vietnam y Pakistán también están interesados en los cazas S-35.  Indonesia y Vietnam por valor de 1.000 millones de dólares cada uno y Pakistán por valor de 500 millones de dólares.

También esperan vender Su-35 a China y 40 unidades del Su-30MKI a India.  Y, así mismo, esperan que Irán se haga con algunas unidades del Su-30SM.

Con ellos Rusia conseguirá aumentar sus ventas de armas a otros países para poder financiar su rearme propio.

La industria militar necesita que se generen guerras.  Ellas son su escaparate, la prueba de su utilidad y necesidad.

Y vemos cómo el bombardeo a otro país se convierte en un acto de propaganda militar y de sus armas.  Ya no importan los muertos, heridos, casas, colegios y hospitales destruidos.  Sólo importa que se han invertido 490 millones de dólares en bombardeos y que se retornarán 6 ó 7 mil millones a la industria de armas patria.

¿Dónde queda la ética, la solidaridad?  ¿Es acaso esto terrorismo de Estado?

Los que han pagado, por anticipado, las consecuencias han sido la población siria, víctima de los daños colaterales de los bombardeos.

Seguro que Morenés y el monarca se están tirando de los pelos porque se les ha adelantado la competencia.

Share

La guerra duplica el cáncer en Gaza

Imagen de Zeroincondott★

Fuente:  Nueva Tribuna.

Los tumores cerebrales se multiplican en Gaza por los gases y el uranio lanzados por Israel.

En estos momentos el cáncer es la segunda causa de muerte en la Franja de Gaza. Los expertos opinan que en los próximos años las cifras se pueden duplicar

La guerra es un desastre ecológico que contamina el agua, los suelos, el aire:

Jean François Fechino, consultor en temas de Medio Ambiente de Naciones Unidas, ha llegado a la conclusión, tras numerosos estudios, que decenas de toneladas de uranio empobrecido se encuentran en el subsuelo y en las aguas de Gaza. Las muestras de tierra que analizaron tras su última visita a Gaza demuestran la presencia no sólo de uranio sino también de cesio, amianto polvo, tungsteno u oxido de aluminio.

La asistencia sanitaria de cierta calidad en Gaza es inexistente y los afectados dependen de que Israel les conceda (contados) permisos para tratarse en un centro médico luterano de Jerusalen.

“Nuestro principal hospital en la Franja  sólo funciona al 50% por falta de personal y material” explica a El Confidencial Usama Said Aklouk, director del Hospital de Al Shifa, formado en España, con impotencia ante las dificultades con las que trabajan.

En un recorrido por el Centro podemos ver como de seis quirófanos, sólo funcionan  tres. Los restantes no tienen camas de operaciones y en cuanto a las habitaciones tan sólo están ocupadas la mitad, mientras en el despacho de Usama S. Aklouk no paran de entrar ciudadanos quejándose de las listas de espera que pueden llegar en algunos casos a los dos años. El resumen es que la sanidad gazatí está al borde del colapso.

Como en toda la Franja de Gaza, el Hospital vive condicionado por los cortes de luz que pueden suponer seis horas de duración o más. El suministro  la controla Israel que da una cantidad diaria para la Franja y debe ser el Gobierno de Hamas  quien la suministre. Como es escasa debe ir cortándola para dar servicio al millón ochocientas mil personas que viven en la Franja.

Parece que Israel está innovando continuamente en su forma de masacrar a los palestinos y:

El profesor de la Universidad de Oslo, Erik Fosse, que lleva años trabajando en Gaza, mantiene que Israel estaría empleando armas que provocan cáncer. En concreto los médicos apuntan que podría tratarse de los denominados explosivos de metal inerte denso (DIME, por sus siglas en inglés), un arma de tipo experimental cuyo radio de acción es relativamente pequeño, pero cuya explosión resulta extremadamente potente. Segín Fosse y su compañero Mads Gilbert dichas armas ya se utilizaron en los ataques de 2009.

Pero los ecosistemas muchas veces devuelven a los humanos los impactos que estos les causan.  Se conoce como “efecto bumerang” y acabará perjudicando, a través del agua, de los suelos y sus cultivos, del aire, a … los israelíes.

Share

Judíos contra la ocupación israelí de Palestina

Imagen de Auntie P

Fuente:  Los otros judíos.

Ni los medios de comunicación ni los libros de historia suelen hacerse eco de otras maneras de enfrentar los conflictos, ajenas a la violencia y a la opresión.

Sin embargo existen.  Con motivo de los recientes enfrentamientos, denuncian la violencia directa, estructural y cultural del enquistado conflicto:

Como miembros de comunidades judías del mundo, estamos horrorizados con la violencia que arrasa las calles de Palestina/Israel y que ha costado las vidas de más de 30 personas, tanto palestinos como israelíes, solo en las dos últimas semanas.

El miedo se ha apoderado completamente de las calles de Jerusalén, el epicentro de esta violencia. Israelíes que disparan a manifestantes palestinos dentro y en los alrededores de Jerusalén Oriental. Palestinos que apuñalan y disparan a civiles israelíes y policías en el medio de la calle. Palestinos que tiran piedras a los automóviles que pasan. Multitudes de israelíes que les pegan a los palestinos o llaman a la policía para que les disparen. Cacheos humillantes a los palestinos en las calles. Todo esto se ha transformado en hechos cotidianos en la ciudad en la que nos enseñan a rezar por la paz y también en otros lugares de Israel, Gaza y Cisjordania.

Mientras la violencia es visible en las calles, también ocupa la mente y corazón de la gente. El miedo saca lo peor de las personas y la demanda de que sea derramada más sangre, como si eso reparara la sangre derramada. La retórica racista y el miedo hacen la situación más intensa. Una vez más el gobierno israelí responde a nivel militar: ha habido centenas de arrestos; el acceso de los palestinos al complejo de la mezquita de Al Aqsa ha sido limitado; han sido cerradas partes del Barrio Musulmán de la Ciudad Vieja de Jerusalén a la entrada de palestinos; han sido cambiadas las reglas para abrir fuego para permitir que francotiradores disparen a niños y niñas; ha sido introducida una sentencia mínima para aquel que arroje piedras, lo que incluye a más de 150 niños arrestados en Jerusalén Oriental solo durante las últimas semanas; y ahora se habla de imponer un toque de queda o incluso el cierre de Jerusalén Oriental.

Además, señalan la lógica del militarismo y la violencia, generar más violencia y más sinsentido en el conflicto:

Todo esto constituye un castigo colectivo a toda la población de Jerusalén Oriental  de más de 300.000 personas. En el pasado, estas medidas probaron ser inefectivas para terminar con la violencia. Décadas de expoliación, ocupación y discriminación son las principales razones para la resistencia palestina. Más represión militar israelí y la actual ocupación y bloqueo nunca acabarán con el anhelo palestino por paz ni enfrentarán las causas de la violencia. En realidad, es probable que las acciones emprendidas por el gobierno israelí generen más violencia, destrucción y consoliden la división. Solo la justicia y la igualdad para todos traerá la paz y tranquilidad para los residentes de Israel y Palestina.

Y afrontan el conflicto de una manera novedosa, mirándose a sí mismos, buscando qué es lo que pueden hacer para acabar con la violencia, dejando de echar la culpa a los demás:

Como un grupo de judíos del mundo creemos que debe haber un cambio inmediato por parte del gobierno israelí y los israelíes. Corresponde a todos los judíos del mundo presionar al gobierno israelí —y a todos lo que siguen sus acciones y discurso— para que cambien el enfoque. La represión militar debe cesar inmediatamente; los palestinos deben tener acceso a la total libertad de movimiento. También es responsabilidad de l@s judí@s del mundo forzar a que los países donde vivimos cesen inmediatamente el apoyo militar y económico a la ocupación israelí de Palestina y el bloqueo a Gaza.

Llamamos a todas nuestras comunidades, judías o no, a insistir públicamente para que se le ponga fin a la violencia, la ocupación y la respuesta militar y en su lugar exigir igualdad y libertad para el pueblo palestino y justicia para todos y todas.

Lo firman judíos de todo el mundo.

Nosotros, ateos convencidos y practicante, también lo firmamos porque como dicen en el subtítulo de su blog porque los derechos humanos están por encima de los lazos sanguíneos, étnicos, religiosos, etc.

Ánimo, amigos, en vuestra valiente lucha contra la violencia.

Salam, shalom, paz.

Share

Israel destruye metódicamente la cooperación europea en Palestina

Imagen de José M. Ruibérriz

Fuente:  Rebelión.

Excelente artículo, y muy aclarador, de Antoine Besson.

La situación del territorio palestino en Cisjordania es harto complicada:

La división de Cisjordania en tres zonas se debe a los Acuerdos de Oslo de 1993. La zona A comprende las principales ciudades palestinas y depende de la Autoridad Palestina, la zona B cubre una gran mayoría de los 450 pueblos palestinos y la soberanía se comparte entre la Autoridad Palestina para las cuestiones civiles y administrativas, y el gobierno israelí, responsable de la seguridad. La zona C, que abarca más del 60% de Cisjordania, permanece bajo exclusivo control de Israel hasta ser transferida a la Autoridad Palestina, transferencia que se debería haber hecho antes 1998, pero que a día de hoy sigue sin tener lugar.

Por consiguiente, actualmente el Estado hebreo conserva todo el poder sobre el desarrollo de la zona C, rica en recursos naturales y en tierra agrícola. En teoría, la menor instalación, desde las viviendas a las infraestructuras, debe ser aprobada por el Coordinator of Government Activities in the Territories Unit (COGAT), la institución israelí que coordina las actividades en estos territorios. Pero cuando los palestinos solicitan permisos de construcción, un 98,5% de los casos se deniega.

Por lo tanto, construir sin autorización es la única opción de tener acceso a los servicios básicos y a nuevas viviendas o de desarrollar una actividad económica que tienen los 300.000 palestinos que residen en la zona C o poseen tierras en ella. Resultado: Israel se precipita a destruir las instalaciones ilegales. Según el último informe de la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA, por sus siglas en inglés), aproximadamente 13.000 estructuras están actualmente amenazadas de demolición y otros cientos de ellas se destruyen o confiscan cada año [1]: viviendas, depósitos de agua, refugios para animales, etc. En 2014 la administración israelí llegó incluso a embargar el columpio de una escuela del campo beduino de Khan Al-Ahmar por considerar que se trataba de una instalación que requería una autorización del COGAT.

Parece ser que en los periodos en los que no han sido noticias los asesinos ataques del ejército israelí sobre Gaza, ha seguido la guerra por otros medios, tan violentos como los anteriores:  impedir que los palestinos puedan tener acceso al agua, a la vivienda, a la educación, etc.

Según la Comisión Europea, de 2001 a 2011 destruyeron los proyectos de desarrollo por valor de 49 millones de euros, 29 de los cuales provenían de la Unión Europa y de sus Estados miembros. Cuando los buldóceres destruyen estructuras en la zona C financiadas por los financiadores internacionales lo que se esfuma es el dinero público de la ayuda humanitaria. Según fuentes diplomáticas, actualmente estarían amenazados más de dos millones de euros de fondos europeos.

Todo ello está forzando a que la situación sea inaguantable:

los indicadores socioeconómicos ahí son los más bajos desde 1967. Para esta agencia de la ONU se trata de una situación de «des-desarrollo», «un proceso por el que no solo se ponen trabas al progreso, sino que se invierte». Según calcula el Banco Mundial, los obstáculos al desarrollo de la zona C representan unas pérdidas de más de 3.000 millones de dólares para la economía palestina.

Ante esta situación caben tres opciones por parte de los gobiernos y de la Unión Europea:

  • Mirar para otro lado y seguir con la política actual de invertir en ayuda que será destruida sin hacer nada para evitarlo.
  • Dejar de colaborar con Palestina, lo que supondría dar la razón a Israel y aceptar la derrota diplomática contra el militarismo israelí.
  • Plantar cara a Israel.  Por supuesto, noviolentamente.  ¿Cómo?

Existen muchas posibilidades:

  1. Exigir reparaciones a Israel por cada construcción europea que destruyan.
  2. Retirar embajadores.
  3. Protestas oficiales sistemáticas ante las destrucciones israelíes.
  4. Protestas públicas en los medios de comunicación.
  5. Exigir el avance en la transferencia de la zona C Cisjordana a la Autoridad Palestina.
  6. Boicotear las industrias armamentísticas israelíes, que mantienen contratos con muchos países europeos, entre ellos España.  Es destacable que sin la exportación de armas a Europa, sería muy difícil la supervivencia de la industria militar isarelí.

 

Share
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed