Tag Archive for subvención a la industria militar

Defensa destinará 823 millones de € a hacer propaganda de Navantia en Australia

Imagen de la Armada Española

Imagen de la Armada Española

Fuente: Contextos.  Blog de Carlos Penedo.

Una y otra vez el Ministerio de Defensa y los militares nos avisan de que, por la crisis, están sufriendo una desinversión que les tiene al límite para garantizar la defensa de España.

Sin embargo, noticias como la que comentamos nos hacen no sólo dudar, sino desmentir, sus continuas y lastimeras quejas.

En los primeros días de enero de 2017 España enviará su buque de guerra más avanzado y moderno, la fragata F-105 Cristóbal Colón, nada menos que a las antípodas, donde permanecerá hasta agosto alquilada a la marina australiana, incluidos sus 200 tripulantes, en un acuerdo entre armadas del que poco sabemos ni ha sido autorizado por el Parlamento ya que no se trata de una participación militar en el exterior al uso. Al parecer, el presupuesto australiano pagará el gasoil, que en expresión del almirantazgo es «mantener su operatividad a coste cero».

Evidentemente, el personal, las averías y reparaciones las pagaremos todos los españoles con nuestros impuestos.

8 meses en los que las costas españolas van a estar «desprotegidas» desde la óptica militar que sirve para «justificar» los armamentos que poseemos. .

¿Tiene Australia necesidades de defensa acuciantes que le obliguen a alquilar el buque de guerra español?  No.

Es tan sólo una operación comercial.

Una operación que consiste en acercarles el muestrario de las naves que construye Navantia para que se animen a comprar algunas unidades en el futuro.  O quizá no, porque nadie nos asegura que comprarán.

Recordamos que la F-105 Cristóbal Colón nos costó 822’99 millones de € y se construyó en Ferrol por Navantia.  Fue ordenada su construcción en mayo de 2005, fue botada en noviembre de 2010 y se entregó a la Armada, tras dos años de pruebas en octubre de 2012.

4 años después podemos prescindir de ella y puede ir de vacaciones a aguas australianas.

Otras de sus actuaciones en la defensa de España son comentables:

  • En 2014 partió para defender a España de la piratería en las aguas del Océano Índico en la operación Atalanta.  Es decir, esta actuación no tuvo como misión la defensa de nuestras costas, sino la defensa del sector atunero español, allende nuestras fronteras.  Además, en esta misión, su actuación dio lugar a un incidente diplomático:

Tras relevar a la Álvaro de Bazán en Yibuti, y mientras se encontraba en el puerto de esta ciudad africana, el 16 de marzo de 2014 se produjo un disparo accidental del cañón de 127 mm, cuyo proyectil cayó al mar tras sobrevolar un hotel y una mezquita, incidente que obligó a las autoridades diplomáticas españolas a pedir disculpas

  • Su siguiente misión tampoco tuvo que ver con la defensa de España, sino con la defensa de un barco estadounidense:

El 26 y 27 de junio de 2014 dio escolta al crucero estadounidense USS Vella Gulf contra amenaza aérea convencional en su travesía por el Mediterráneo, ya que el buque de la Armada de los Estados Unidos se encontraba configurado con un sistema de combate para interceptar blancos balísticos fuera de la atmósfera terrestre.

  • Su tercera misión fue de entranamiento con naves españolas:

El 11 de julio de 2014 regresó a su base en Ferrol, y se aprovechó su llegada, y el que los otros cuatro buques de la clase se encontraban en su base en Ferrol, para que por primera vez, las cinco fragatas de su clase realizaran ejercicios de adiestramiento conjunto como parte de la 31.ª Escuadrilla de Escoltas de la que forman parte.

  • Su cuarta misión se realizó en Estados Unidos, muy lejos de las costas que debería defender:

A mediados de julio de 2016 certificó en Estados Unidos su sistema de combate en Norfolk junto al destructor estadounidense USS Arleigh Burke

  • Su quinta misión también fue de exhibición en lejanas costas de un país aliado:

Realizó una escala en Halifax, Canadá para apoyar las opciones comerciales de Navantia en un concurso para la construcción de quince fragatas

Con estos datos tenemos claro que:

  • La F-105 Cristóbal Colón no es necesaria para la defensa de España y, por lo tanto es un nuevo ejemplo de despilfarro militar,
  • Va a tirarse un año:  desde agosto de 2016 a agosto de 2017 sirviendo de escaparate para la venta de fragatas a Navantia.
  • La construcción de fragatas en Ferrol y Cádiz es sólo una forma de que los empresarios de la muerte ganen dinero.  No tiene nada que ver con la defensa de España.
  • El sector de defensa de Navantia queda muy en entredicho.
  • La guerra es un negocio.  Y para muchos, es exclusivamente un negocio.
  • Los gestores del Ministerio de Defensa deberían responder ante esta situación irregular.

Si lo anterior es una vergüenza, es necesario señalar que es un vergüenza estructural, que afecta a la forma de hacer del Ministerio de Defensa en su ejercicio habitual:

El despliegue de la fragata en Australia, fuera de casa durante ocho meses, no es una novedad absoluta. Durante todo el año 2013 el Ministerio de Defensa permitió o bendijo que la Armada desplegara en el mismo país el buque de aprovisionamieno de combate Cantabria: se trata de un tremendo buque logístico, 170 metros de largo, puede almacenar en su interior líquidos equivalente en volumen a 10 piscinas olímpicas, construido en los astilleros de Navantia en Puerto Real (Cádiz), entró en servicio en 2010 y costó 300 millones de euros.
Un tercer ejemplo de lo que ya es una costumbre se refiere al Patiño, buque antecessor delCantabria, que estuvo desplegado en Canadá a comienzos de año y en septiembre ha vuelto para allá para integrarse en la Marina Real Canadiense hasta fin de año.

Share

Con Rajoy se vende un 57’9 % más de armas que con Zapatero

Fuente:  El País.

Aunque la noticia ya la hemos comentado desde otra perspectiva, ahora completamos otro análisis.

En los tres años de los que disponemos de datos, de la legislatura del PP de Rajoy España ha exportado un total de 10.831’1 millones de €.  A una velocidad media de 3.610’4 millones de € al año.

Sin embargo, si analizamos las exportaciones en la segunda legislatura de Zapatero, vemos que en los 4 años que duró se gastaron 6.859’5 millones de €.  A una media de 2.286’5 millones de € al año.

Como aún no podemos comparar el monto total de las dos legislaturas, nos hemos de conformar con comparar la media que logró cada una.  Y en este sentido, el PP ha dejado claro que la media de venta de armas en su legislatura es un 57’9 % más que la de Zapatero.

Y hay  que tener en cuenta que en los dos últimos años de la legislatura de Zapatero se produjo un espectacular aumento en la venta de armas.

Imagen de El País.

Por otro lado, la noticia nos comenta que se prevé un récord de ventas de armas en 2016, dado que las exportaciones autorizadas son también récord.  Ello nos puede llevar a afirmar que con el gobierno de Rajoy se van a vender, posiblemente, más de el doble de armas que con el de Zapatero.exportaciones armas autorizadas

Quizá algún lector no esté de acuerdo en que liguemos los gobiernos con las ventas de armas, muchas realizadas por empresas no dependientes del gobierno.  Sin embargo, hay que recordar que tanto el anterior como el actual rey, el ministro de Defensa, el de Exteriores, el presidente del Gobierno, y otros ministros, es decir, toda la cúpula de la administración del Estado, funcionan continuamente como embajadores de buena voluntad, y vendedores a domicilio de armas en múltiples países.

Share

La militarización de la Farmacia

Imagen de Phillip Pessar

LA HISTORIA.

Febrero de 2008:  Defensa pondrá en marcha en Burgos una cadena de fabricación de fármacos para emergencias sanitarias.  Es decir, el gobierno recurrió a las capacidades militares para hacer frente a la gripe aviar que nos conmocionó ese año.

Lo hará el Centro Militar de Farmacia de la Defensa, con unidades de producción en Burgos, Madrid y Córdoba.

El convenio permite al centro la producción de antídotos o medicamentos «huérfanos», es decir, sin interés comercial, o que se requieren en casos excepcionales de conflictos o catástrofes, y que podrán enviarse a países que los necesiten en el Tercer Mundo previas las autorizaciones que sean obligadas.

Varios aspectos a destacar de esta noticia:

  • Mientras se mantiene como dogma la liberalización sacrosanta de la multimillonaria industria farmacéutica, se protege la farmacia militar desde el Estado.
  • Se militariza la asistencia farmacéutica en caso de crisis.
  • Se derrocha en farmacia militar.
  • El concepto de defensa:  es defensa militar frente a seguridad humana.

Es necesario destacar que el monto total de la operación fue de 1’18 millones de € de los cuales defensa puso 800.000.

Julio de 2011:  Defensa invertirá 21 millones de € para construir un nuevo centro de Farmacia militar en la base de San Pedro, en Colmenar Viejo.  Esto permitirá cerrar los centros de Burgos, Madrid y Córdoba en un plazo máximo de 6 años.

El cierre afectará en Burgos a 60 empleados civiles y entre 40 y 50 militares.

Se esperaba que el ahorro del que se pavoneaba Defensa fuese acompañado de ingresos por la venta del terreno donde están las actuales instalaciones militares de Farmacia de Defensa en Burgos, que se había inaugurado en 1948 como Centro de Farmacia del Ejército del Aire.

En el centro de Burgos se fabricaban comprimidos y formas semisólidas (pomadas), en el de Madrid, además de estar la Dirección, se fabricaban soluciones, cápsulas de gelatina dura, sobres y material de cura, y en el de Córdoba se dedicaba a los inyectables y sueros.

LAS SUPUESTAS FUNCIONES DEL CENTRO MILITAR DE FARMACIA.

Noviembre de 2015:  Defensa inaugura un nuevo Centro Militar de Farmacia en Colmenar Viejo, a finales de octubre y por parte de Morenés.  Este centro se convierte en el único laboratorio dependiente de la Administración General del Estado con capacidad de producir medicamentos para uso público.

Las funciones del Centro Militar de Farmacia son

abastecer de medicamentos a las Fuerzas Armadas, producir antí- dotos NBQ, sin interés económico para la industria pero esenciales en caso de catástrofes o accidentes, y cubrir un posible desabastecimiento de los mercados como consecuencia de pandemias.

La mayoría de los productos de Farmacia Militar están destinados a cubrir las necesidades de las Fuerzas Armadas durante sus misiones en el exterior. Pero también se utilizan en territorio nacional, principalmente, en los centros hospitalarios militares, en clínicas y enfermerías de buques y bases, y en otros centros y organismos del Ministerio de Defensa.

Pero, al ser el único laboratorio de la Administración General del Estado, el Centro Militar de Farmacia de la Defensa también suministra medicamentos a centros penitenciarios, a las fuerzas de seguridad del Estado y a las instituciones civiles sanitarias, especialmente en situaciones de crisis, catástrofes o emergencias. Es, por tanto, el centro de referencia en España para la fabricación de medicamentos por causas excepcionales relacionadas con la salud pública. Además de cubrir las necesidades farmacéuticas, el centro colabora en la reinserción laboral del personal de las Fuerzas Armadas y de la población civil. Para ello, el Ministerio de Defensa ha firmado acuerdos con escuelas taller, universidades y centros de formación profesional.

Las instalaciones ocupan 52.709 metros cuadrados y cuenta, también, con una zona de museo.

LAS CUENTAS POCO CLARAS.

La teniente coronel Ortega (primera mujer en ser oficial) informa sobre los presupuestos y costes reales del proyecto:

La estimación inicial era de 34 millones de euros. A estos hay que añadir 2,7 para los convenios e infraestructuras necesarias para el suministro de agua, electricidad y gas, independientes de los de la base, ya que las necesidades del centro superan la disponibilidad de esta. En definitiva, el coste estimado inicialmente ascendía a 36,7 millones de euros. Finalmente, la inversión total realizada ha sido de 26,3 millones. Este importante ahorro ha sido posible por la aplicación de las directrices europeas sobre contratación pública (referentes al estímulo de competencia, mejora de la calidad y relación calidad-precio). Además, se introdujo como criterio objetivo de valoración la presentación de mejoras sobre lo presupuestado y definido en el proyecto. Esto llevó a que la adjudicataria, ACCIONA S.A., presentara una baja del 43 por 100 y 18 mejoras que han incrementado la calidad. Por otra parte, la venta al Ministerio de Cultura del inmueble de la calle Embajadores aportó 23,6 millones. El balance final de la operación de infraestructura ha sido de 2,7 millones, y el resultado son unas instalaciones modernas, punteras y referentes en su sector. A esto hay que añadir un millón ahorrado en el traslado de los equipos de proceso por Dictamen del Consejo de Estado sobre la interpretación del contrato a favor de la Dirección Facultativa, y el retorno económico que se obtendrá cuando se vendan las instalaciones de Córdoba y Burgos, con lo que el saldo final será netamente positivo.

Y ya estamos como siempre.  Se había hecho público que costaría 21 millones de €, aunque Ortega reconoce que la estimación inicial era de 34 millones de €, aunque con los gastos de las infraestructuras necesarias de agua, gas y electricidad, la cifra real sería de 36’7 millones de €.

Al final la inversión total ha sido de 26’3 millones de €, el ahorro se produjo por la rebaja de la contratista.

Además, Defensa vendió el inmueble de Farmacia Militar de Defensa en la calle Embajadores por 23’6 millones de €.  Y ello es utilizado para, como se ve en el párrafo siguiente, declarar que el balance final de toda la operación es de sólo 2’7 millones de €.  Nuevo ejemplo de cómo el Ministerio de Defensa utiliza la especulación de sus inmuebles para luego realizar sus políticas, sobre todo armamentísticas.

Todo esto lleva a la teniente coronel Ortega a decir que el balance final de la operación es un gasto de 2’7 millones de €.  Se le olvida comentar la habilidad para la especulación inmobiliaria del Ministerio de Defensa.

LA OPERACIÓN DE LAVADO DE CARA DEL MINISTERIO DE DEFENSA.

Además, Defensa quiere utilizar al Centro de Farmacia de la Defensa como parte de sus acciones para vender a la sociedad sus «esfuerzos» dentro de promover la responsabilidad social corporativa de Defensa:

El nuevo centro abre la posibilidad de trabajar en el reforzamiento de la cultura de responsabilidad social corporativa desde diferentes ámbitos, y no sólo desde el medio ambiental ya considerado en el proyecto. Por ejemplo, para la inserción laboral, tanto del personal militar con los oportunos convenios con las actuales escuelas taller, como con la población civil a través de acuerdos con universidades y centros de formación profesional.

En cuanto a la responsabilidad social corporativa en temas de ecología, la teniente coronel no deja de presumir y con razón:

La operación cumple plenamente la normativa sobre sostenibilidad ambiental y eficiencia energética en el Ministerio de Defensa, y la directiva europea sobre esta materia. Además, se han incorporado muchas otras medidas novedosas: iluminación por LEDS (con un ahorro de entre un 65 y un 80 por 100 en electricidad así como en mantenimiento y reposición), aislamientos por encima del requerimiento normativo, acristalamiento con vidrios de control solar, agua caliente sanitaria con aportación de energía solar, enfriadoras con recuperación de calor total (hasta 1.000 vatios de calentamiento gratuito por enfriadora), ventiladores de climatizadores y extractores de alta eficiencia (con ahorros en consumo de entre un 15 y un 30 por 100)… Para minimizar el impacto medioambiental, se han previsto redes de saneamiento de vertidos farmacéuticos independientes de la red convencional.

Pero, nuevamente, nos vemos obligados a recordar que los institutos de enseñanza, los hospitales, las bibliotecas públicas, los juzgados, etc, no suelen tener estos adelantes ecológicos tan necesarios.  Es decir, se prioriza a Defensa frente a los gastos en necesidades sociales.

EL ESCÁNDALO.

Por otro lado, en octubre de 2015 comentábamos en una entrada que se iban a destinar 36 millones para productos farmacéuticos militares en 2 años.  Según nos parece, esto es un nuevo escándalo porque contratan a la empresa privada para hacer el trabajo para el que está diseñado el Centro de Farmacia de Defensa:

la Junta de Contratación del Ministerio de Defensa, que ha resuelto el concurso para establecer un “Acuerdo Marco para la selección de empresas distribuidoras farmacéuticas que suministren medicamentos y otros productos sanitarios a las Farmacias de las Fuerzas Armadas abiertas al público no hospitalarias” por ese monto anual y dos años de duración.

y, entonces, o el Centro de Farmacia Militar no vale para nada, o lo que deberían hacer no lo hacen, o de lo que se trata es de beneficiar a la industria farmacéutica privada para que los militares estén mano sobre mano.  Parece que estamos ante otro flagrante caso de despilfarro militar.

LA ALTERNATIVA.

¿Es necesario que el Estado disponga de una Farmacia pública con capacidad para producir los medicamentos y cobrar los precios que le parezcan necesarios?  La respuesta es sí, con ello se podría luchar contra muchas enfermedades, no sólo aquí sino también en el Tercer Mundo.  Que hubiese una Farmacia pública nos aseguraría que nuestros impuestos se usarían, también, para satisfacer a precios razonables y con calidad una demanda básica para nuestra salud:  los medicamentos.

Sin embargo, parece que los intereses actuales no van por ahí y se buscan prioritariamente dos cosas:

  • militarizar la farmacia pública
  • seguir dando desde el Estado pingües beneficios a la industria farmacéutica privada.

Hace más de dos años reflexionábamos con varios artículos sobre las críticas que se hacen a la industria farmacéutica privada y que la ven como generadora de violencia directa, estructural y cultural:  Industria farmacéutica, generadora de violencia.

También, y con un largo título típico nuestro, decíamos que «303 ametralladoras pesadas equivalen a 104 personas libres de hepatitis C, o 1.083 personas con renta básica, o 2.363 familias con un alquiler social anual«, con lo que, otra vez, poníamos el dedo en el dilema de cañones o mantequilla, pero con datos concretos.

Además, estos datos los argumentamos en otro artículo:  Qué queremos defender:  la lucha contra la hepatitis C, hablando del caso de la hepatitis C.

LA FINANCIACIÓN DE LA ALTERNATIVA NOVIOLENTA.

Parece que dinero hay para realizar cualquier alternativa noviolenta a la industria farmacéutica y su falta de escrúpulos.  Sólo son necesarias dos decisiones políticas, no económicas, que han de tomar los ciudadanos:  optar por la farmacia pública y desmilitarizar la farmacia pública.

Share

Banca Armada: la financiación de la industria armamentística por la banca española

Fuente:  Evolución de la Banca Armada en España.

El informe sobre el que hoy hacemos hincapié es de octubre de 2013 y está elaborado por Jordi Calvo Rufanges y los investigadores de apoyo:  Jordi Alsina, Ainhoa Díaz, Arnau Jordà, Cristina Mediavilla y Blanca Nogueras.

El núcleo del trabajo es hacer una radiografía de la financiación de la industria armamentística por la banca española.  ¿Quiénes son los culpables de esta economía tan poco ética?  ¿Cuáles son las principales cifras?

En el cuadro siguiente se agrupan los fondos de inversión, las acciones y los bonos en empresas de armas de la banca española en el periodo de 2009 a 2013.  Llama mucho la atención el papel preponderante de la SEPI (Sociedad Española de Participaciones Industriales) que pertenece al Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas.  La SEPI tiene un Consejo de Administración integrado, además de por su presidente, por el vicepresidente de esta Sociedad Estatal, con el mismo cargo en el Consejo, por el secretario del Consejo y por los vocales, que representan a los ministerios de Defensa; Hacienda y Administraciones Públicas; Industria, Energía y Turismo; Economía y Competitividad; Fomento; Empleo y Seguridad Social; Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y Presidencia.

Es decir, el Estado, a través de la SEPI, financió a traves de fondos de inversión, acciones y bonos entre 2009 y 2013 919’49 millones de € a la industria militar.

banca armada 1

Por otro lado, es de destacar el importe total de las inversiones de SEPI, más bancos y aseguradoras: 1.679’58 millones de € en 5 años, a una media de 355’9 millones de € al año.

banca armada 2

A la participación del Estado a través de SEPI hay que unir la que tiene el mismo Estado y se desarrolla a través del ICO (Instituto de Crédito Oficial) que pertenece al Instituto de Economía y Competitividad.  El ICO es un banco público con forma jurídica de entidad pública empresarial, adscrita al Ministerio de Economía y Competitividad a través de la Secretaría de Estado de Economía y Apoyo a la Empresa.

Por tanto, de esta manera sibilina el Estado desde 2009 a 2013 concedió 116 millones de € de créditos a la industria militar. Por supuesto, con el dinero de todos los contribuyentes. SI a ello unimos los créditos de apoyo al sector industrial militar que el Estado ofrece anualmente a las industrias de guerra a interés cero a través del MInisterio de Industria, la cifra de apoyo estatal resulta más abultada aún.

Pero aquí no acaba todo y hay otras formas de financiación de la industria militar:

banca armada 3

Con todos estos datos, el ranking de la Banca Armada española quedaría de la siguiente forma:

banca armada 4

Del total de 7.238’6 millones de €, la parte del Estado, la parte que financiamos todos con nuestros impuestos supuso el 14’3 % y un total de 1.035’49 millones de €.

Un estado el nuestro altamente inversor en militarismo. ¿No resulta algo sorprendente y peligroso?

Share

Cada español debe 451’6 € en armamento militar

Imagen de The real duluoz

Fuente:  Cuarto Poder.

Los españoles, según la noticia, debemos 21.000 millones de € en armamento militar.

La mayor parte de ella procede de los programas comprometidos en los primeros años del siglo XXI con José María Aznar López de jefe del Gobierno y Eduardo Serra Rexat de ministro de Defensa.

Pero como todo lo de Defensa es de alucinar, vean y disfruten las declaraciones del secretario de Estado de Defensa sobre el asunto:

Pedro Argüelles, asegura que el mayor peso de los PEA corre a cuenta del Ministerio de Industria (15.000 millones de euros) y cifra “en unos 6.000 millones” la carga para su departamento.

Es decir, el problema no es, en gran medida, de Defensa, sino de Industria.  Menuda cara dura.  ¿Cómo se habrá dejado embaucar Industria para militarizar su I+D+i y, encima, para asumir una deuda durante años que les volverá ineficientes a corto y medio plazo?

Malos tiempos para los investigadores. Los han vendido al interés militar.

También usa otros argumentos Argüelles:

Frente a las voces de la oposición política que vienen exigiendo transparencia y reclamando una auditoría independiente sobre la enorme deuda embalsada, Argüelles, con gran experiencia y conocimiento de la materia, pues no en vano ha trabajado con Serra y con el actual ministro desde el comienzo de los grandes programas, se escuda en que la industria del armamento da empleo en España a 20.000 trabajadores fijos y cualificados y en que “no cabe dudar de la honradez” de los funcionarios del Ministerio de Defensa que trabajan en el grupo de evaluación de costes o de los que examinan los datos en el Tribunal de Cuentas y velan por el uso de los fondos públicos.

Todos nuestros políticos y tertulianos acuden al argumento de que lo militar crea puestos de trabajo cuando no saben qué decir.  También los crea la mafia, el comercio de esclavos, la droga, …  Además, los puestos de trabajo militares no son éticos bajo ningún punto de vista.

Y son puestos de trabajo muy inoperantes porque son muchísimas las noticias sobre la mala calidad de la industria militar por las que, por cierto, no ha rendido cuentas nadie de la industria militar ni de los ministerios que apoyan dicha industria.

Las críticas a la gestión de los presupuestos militares y en concreto a la deuda militar se redoblan por todas partes:

el Ejecutivo mantenga en la oscuridad el resultado de la renegociación con la industria militar que inició en 2013. Desde el PSOE, el que fuera diputado en la Comisión de Defensa Víctor Morlán se pregunta por qué razón no se ha plasmado en el presupuesto de 2016 el cuadro de renegociación del pago de la deuda de los PEA. Sólo el Gobierno lo sabe. Lo cierto es que el último Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero envió al Parlamento al secretario de Defensa, Constantino Méndez, a explicar la deuda de los programas de armamento y que desde entonces no ha fluido la información al Parlamento.

Por otro lado, Defensa engaña constantemente a los ciudadanos porque cada año gasta un 20’66 % más de lo que presupuesta.  En total, desde 2002 ha gastado + 19.981’15 millones de € más de lo que presupuestó en lo militar.  Ello demuestra que el engaño de la gestión presupuestaria en lo militar es constante, como se puede apreciar en la siguiente tabla

Año
Créditos iniciales (presupuesto)Créditos finales (liquidación)Desviación (millones)%
2002 6.322’6497.068’805+746’156+ 11’80
2003 5.827’6816.566’027+ 738’346+ 12’67
2004 6.746’7737.613’345+ 866’572+ 12’84
2005 6.990’7807.892’320+ 901’540+ 12’89
2006 7.416’5458.571’345+ 1.154’800+ 15’57
2007 8.052’7609.340’087+ 1.287’327 + 15’98
2008 8.494’1139.810’790 +1.316’677+ 15’50
2009 8.255’7729.344’213+ 1.088’441+ 13’18
2010 7.649’8598.715’197+1.020’338+ 13’92
2011 7.156’3728.301’096+1.144’724+ 15’99
2012 6.316’4419.066’293+ 2.749’852+ 43’53
2013 5.913’65 7.867’099+ 1.930’094+ 33’03
20145.745'7717.696'658+ 1.950'887+ 33'95
20155.767'7818.102'266+ 2.334'485+ 40'47
TOTAL
(14 años)
96.680'214116.661'364+ 19-981'15+ 20'66

 

Share

La industria militar española, pequeña radiografía de la industria de la muerte

Fuente:  El Diario

Excelente el artículo de Raúl Sánchez.

El siguiente gráfico es muy demostrativo del panorama general de la industria militar española.  Los contratos se centran en 3 grandes empresas:  EADS-CASA, Navantia y Santa Bárbara:

Imagen de El Diario

Además, el tinglado de la industria de la muerte en España se caracteriza por:

  • Las puertas giratorias.  Dos casos de puertas giratorias han afectado a Santa Bárbara desde que la sociedad fue vendida por el Gobierno.  Alfonso Ramonet, embajador de España en grandes capitales como Tokio o Washington, fue presidente de la compañía entre 2003 y 2007, justo tras su privatización. Aunque la más directa ha sido la que afectó a su consejero delegado entre 2010 y 2013, Carlos Villar Turrau. Militar de carrera, fue Director General de Armamento y Material del Ministerio de Defensa entre 2001 y 2006 y Jefe del Estado Mayor del Ejército de Tierra (JEMAD) entre 2006 y 2008.
  • No hay que entender a estas empresas como entes independientes de las fuerzas armadas”, explica Bernardo Navazo, analista de defensa.
  • Defensa admite que en el sector armamentístico español «no hay muchos competidores» y que al final se elige a quien tiene «la capacidad de llevar acabo» los programas
  • Las empresas son muy parasitarias del Estado, viven de subvenciones y ayudas y la gran mayoría tienen participaciones estatales.
  • En ocasiones, de facto, son monopolistas, como Navantia con la Armada, con la que tiene un acuerdo.
  • No hay verdadera competencia:  “Si abres el abanico a la competencia internacional, se corre el riesgo de dilapidar varias décadas de apoyo a la industria española y reducir su capacidad tecnológica para el futuro”. Precisamente, fue la creación de un tejido tecnológico e industrial en el sector de la defensa la razón para fomentar estos programas de armamento.
  • Su planificación es muy mala y sólo se fijan en producir y vender armamento.  Constantino Méndez, ex secretario de Estado de Defensa, reconoció, sin embargo, que estos programas “no habían aumentado la autonomía tecnológica e industrial de España” ya que el acento se puso sobre la “mera adquisición y producción”.
  • Se financias por Programas Especiales de Armamento que han generado una importantísima deuda militar de más de 20.000 millones de € pendientes de pago.
  • Están asociadas en la Asociación Española de Empresas Tecnológicas de Defensa, Aeronáutica, Seguridad y Espacio (TEDAE) que es la patronal de la industria de defensa en España. Aseguran que dan empleo directo a más de 50.000 personas y facturan 9.000 millones de euros anuales. Su junta directiva la forman, entre otros, las empresas que se han llevado estos programas: Airbus, Navantia y Santa Bárbara Sistemas.  El presidente de la asociación es Adolfo Menéndez. Licenciado en Derecho, también compagina su labor como consejero en representación del Gobierno en la tecnológica Indra, aunque su pasado político es anterior. Fue subsecretario de Defensa entre 1996 y 2000, cuando se firmaron los mayores compromisos de pago de los programas de armamento.
  • No hay un verdadero control de sus políticas ni gastos.  Es imprescindible una auditoría a fondo.
  • La industria militar no para de dar ejemplos bochornosos de su mala calidad.

Las principales características y contratos de las más conspicuas son las siguientes:

Santa Bárbara

es la rama industrial del Ejército de Tierra. Nació como empresa en 1960 al reagruparse varias fábricas industriales del ejército franquista. Fue de propiedad pública hasta que fue privatizada por el Gobierno de Aznar en 2001 y vendida al grupo mundial de venta de material de defensa General Dynamics.

Un informe del Tribunal de Cuentas en 2007 denunció sobrecostes en la privatización de Santa Bárbara, que, según el texto, costó casi 500 millones de euros.

Entre 2010 y 2015, recibió 105 millones de euros en compras habituales de repuestos, armamento y municiones.

Imagen de El Diario

 

EADS-CASA (Airbus):

Nació como Construcciones Aeronáuticas, S.A. en 1923, inaugurando dos fábricas de aviones durante esa década: una en Getafe y otra en Cádiz. Tras el final de la Guerra Civil, estrecha sus lazos con el Estado franquista, que adquiere el 33% de la empresa en 1943 y amplia su participación hasta ser propiedad casi estatal en décadas posteriores.

Fue privatizada en 1999 durante el Gobierno de Aznar. La compra el Grupo Interés Económico Airbus y pasa a denominarse EADS CASA. Ahora es la principal empresa española en el sector aeroespacial. Sus compromisos con defensa suman casi 19.000 millones de euros, junto con Industria de Turbo Propulsores, S.A. (ITP), con la que comparte los programas del Eurofighter.

Los PEAS aseguran la continuidad de la empresa durante 30 años.

Defensa tiene pendientes pagos con estas empresas por 21.000 millones de euros. El último calendario de pagos firmado por el actual ministro Pedro Morenés, también con origen profesional en las empresas de armamento, alarga los compromisos hasta 2030. Más de treinta años después de la firma del primer programa, en 1997.

Imagen de El Diario

 

Share

Otro ejemplo de mala calidad en la industria militar: los fusiles de asalto

Imagen de Romain

Fuente:  El Confidencial.

El artículo nos hace un recorrido sobre los múltiples problemas que han presentado los fusiles de asalto.  Ya en otras ocasiones nos hemos ocupado de la mala calidad de la industria militar y, poco a poco, nos vamos dando cuenta de que la mala calidad en lo militar es la norma.

  • El M-16 estadounidense:

Véase lo paradójico del razonamiento:

el M-16 pronto se ganó el apodo de ‘toy gun’ (fusil de juguete), en parte debido a la leyenda (falsa) de que algunas partidas habían sido construidas por el fabricante de juguetes Mattel. En realidad, el M-16 era ligero y manejable y bastante apto para el combate en la jungla de Vietnam. El problema es que se puso en servicio antes de que el ejército estadounidense estuviese preparado para sus peculiaridades.

Y el remate:

El problema es que para hacerlo poco pesado la construcción era endeble, y que el mecanismo para el disparo en automático era susceptible de llenarse de carbonilla. El resultado fueron fusiles rotos en combate o frecuentes encasquillamientos, además complicados de resolver; en los primeros modelos había que introducir una barra por el cañón para extraer el casquillo atascado. Como consecuencia, se dieron casos de soldados que aparecían tras un combate muertos junto a varios fusiles, todos encasquillados. La mala fama que generaron estos casos nunca abandonó al M-16.

  • El SA-80 británico:

Otro dechado de virtudes:

Los primeros modelos tenían tendencia a perder piezas en el fragor de la batalla, con anécdotas sobre bayonetas caladas y otras partes que salían volando. La palanca para soltar el cargador estaba en una posición tal que era fácil activarla con el roce de la ropa, perdiéndolo. El diseño ‘bullpup’ impide disparar desde el brazo izquierdo so pena de recibir el impacto del casquillo expulsado en plena cara; los humos de disparo irritan la nariz y los ojos. Y los bloqueos y encasquillamientos resultaron frecuentes, sobre todo en lugares polvorientos, como descubrieron para su horror los soldados británicos en la Primera Guerra del Golfo y han redescubierto en Afganistán.

Lo malo es que da igual las críticas que le hagan, los contratos en Defensa son sagrados y se respetan hasta la muerte porque lo importante no es el soldado, sino los beneficios del contratista:

El rifle acabó siendo modificado al menos 83 veces para resolver sus problemas, incluyendo reconstrucciones completas de centenares de miles de ejemplares, pero aun así sigue siendo aborrecido por los soldados, algunos de los cuales visten camisetas con el lema «Diseñado por incompetentes, escogido por indiferentes, usado por infortunados«. Las fuerzas especiales británicas, que pueden escoger sus amas, lo rechazan y usan otros modelos, y solo Bolivia y Jamaica lo adoptaron en sus ejércitos. Para el soldado británico común seguirá siendo el arma de reglamento hasta al menos 2020.

Leer más:  Del G36 al FAMAS: los fusiles que odian todos los soldados del mundo. Noticias de Tecnología  http://goo.gl/35I4if

  • El FAMAS francés:

la primera versión del arma (F1) resultó ser frágil en condiciones de combate, con tendencia a romperse si era maltratada. Cuando se diseñó, Francia no pertenecía a la estructura militar de la OTAN, por lo que el arma disparaba munición del mismo calibre pero diferente a la estándar de este organismo, y el rifle no acepta los cargadores interoperables. En principio, el FAMAS dispara los cartuchos OTAN de 5,56, pero su mecanismo tiende a abollar los casquillos, lo que puede causar bloqueos; por esta razón, el ejército francés usa munición diferente con casquillos de acero inoxidable, lo que niega las ventajas logísticas de compartir munición con sus aliados.

  • El G 36 alemán:

También la tecnología de muerte alemana tiene serios problemas, aunque parece que sus políticos sí reaccionan ante ellos y toman decisiones:

el G36 equipa a fuerzas armadas de más de 40 países.

Aunque muy usado en misiones de paz, el fusil de asalto alemán no había pasado una prueba de fuego de combate real hasta que desplegaron soldados en Afganistán. En un incidente en 2010 a las afueras de la ciudad afgana de Kunduz, un grupo de paracaidistas alemanes fue emboscado por fuerzas talibanes y se vio forzado a una confusa batalla de más de nueve horas de duración.

En el curso de ese combate los paracaidistas descubrieron que sus fusiles se recalentaban (algo que ya era conocido) y perdían sustancialmente la precisión en el disparo: en pruebas posteriores se descubrió que disparando tan solo dos cargadores (60 balas), el recalentamiento del cañón provocaba desvíos de hasta 50 cm a 200 metros, o de hasta seis metros a distancias de 500 metros. Los paracaidistas tuvieron que abandonar varias armas y acabaron perdiendo tres hombres, y el incidente generó una intensa polémica en Alemania. El G36 no se recuperó del impacto publicitario.

Sucesivas pruebas demostraron que al recalentarse el arma sometida a fuego sostenido, en especial en zonas de alta temperatura, algunas piezas plásticas perdían rigidez y permitían que el cañón perdiera alineación, degradando la puntería. Tras muchas acusaciones y excusas, el ministerio de Defensa alemán anunció oficialmente que se inicia el proceso para buscar un reemplazo al G36, que no podrá ser una versión mejorada sino un nuevo diseño. Está por ver si la imagen de Heckler&Koch consigue recuperarse del problema.

  • INSAS:  el desastre indio.

Para que veamos que no todos los problemas en tecnología militar son propios del primer mundo:

En muchos aspectos, el fusil de asalto INSAS es una bestia mestiza que incorpora elementos del AK-47 y el AKM rusos, del FN FAL belga, del HK 33 alemán, del Galil israelí e incluso un cargador de plástico traslúcido similar al del Steyr AUG austriaco. En palabras de algunos analistas técnicos, el rifle y sus mecanismos parecen diseñados por un comité, e incluyen rasgos y piezas innecesarias que aumentan el coste y rebajan la fiabilidad. La calidad de fabricación tampoco parece ser muy elevada.

El arma se introdujo en 1998, justo a tiempo para aparecer en combate en la Guerra de Kargil de 1999 contra Pakistán, librada en esta región del Himalaya a altitudes superiores a los 5.000 metros y con temperaturas por debajo de los 40 grados bajo cero. En estas condiciones, los INSAS se encasquillaban con frecuencia, al helarse sus mecanismos; otras veces disparaban en automático pleno a pesar de que están limitados a fuego semiautomático o ráfagas de tres disparos. Los cargadores, fabricados por una empresa de mobiliario plástico, se rompían con el frío. Un número indeterminado de bajas se achacaron a los problemas del arma, que fue defendida por el estamento militar alegando que en parte se debían al uso incorrecto de lubricantes inadecuados. Los fallos más flagrantes fueron subsanados.

Como es habitual, las empresas no admitieron sus errores y echaron la culpa al mal mantenimiento del arma por parte de los soldados:

en agosto de 2005 un destacamento del ejército nepalí, único cliente de exportación del INSAS, perdió 43 soldados en combate contra rebeldes maoístas en aquel país, en parte por problemas con sus rifles. El escándalo afectó a la India, cuyas fuerzas amadas culparon tras una investigación al mal mantenimiento de los INSAS por parte de los soldados nepalíes.

Todo un ejemplo de la chapuza de la industria militar.

Share

Palencia se enorgullece de exportar muerte

Imagen de Álvaro Remesal Royo

Fuente:  Infodefensa.

El 1 de Octubre de 2015 se ha «celebrado» el 75 aniversario de la fabrica de Armas de Palencia.  Es decir, fue creada el 1 de Octubre de 1940, en el régimen franquista, poco después de que triunfase la sublevación militar de derechas y ganasen la guerra civil.

Fabricar armas y haber sido inaugurada en el régimen dictatorial parecen cosas que más bien mueven a avergonzarse.

Pero nuestra estupefacción aumenta cuando nos enteramos de que en un acto reciente se entregó la medalla de oro de la ciudad a la fábrica de armas.

Muy mal ha de andar la ética palentina y sobre todo, nos imaginamos, la economía palentina para que se hagan alharacas de producir armamento que matará personas.

Al acto acudieron el Ministro de Defensa, Pedro Morenés, autoridades locales, autoridades de Castilla León, otras autoridades civiles y militares, el director de la fábrica de armas y representantes de la firma armamentística noruega Nammo, que gestiona la fábrica de muerte desde 2013.

Resulta que en 2014 Pedro Morenés decidió elegir a la armamentística israelí IMI (Israel Military Industries Ltd) frente a la firma palentina para un contrato de suministro de 60 millones de cartuchos para el ejército español por contrato de 41 millones de €.  Entonces el Ministerio de Defensa fue duramente criticado por:

  • su insolidaridad con los trabajadores palentinos
  • su solidaridad con una empresa armamentística de un país que respeta tan poco los derechos humanos como Israel.

Así, a mediados de marzo de 2015 transcurrió por las calles palentinas una manifestación de unas 500 personas solidarizándose con los 250 trabajadores que veían peligrar su trabajo en la fabricación de muerte (por cierto, poco apoyo nos parece que cada trabajador de la armamentística sólo llevase a otro amigo a la manifestación), además de la solidaridad que mostraron con más de 12.000 firmas que pedían garantizar la carga de trabajo.

Lo que reivindicaban los exportadores de muerte era:

que, por un lado, no se adjudique a la empresa estatal israelí el contrato de 60 millones de cartuchos 5,56, y por otro que los próximos pedidos salgan como concurso y no como subasta, para poder tener opciones de competir.

«Queremos que los dos contratos que quedan por adjudicar estén antes de final de año porque en las Elecciones puede pasar cualquier cosa», ha señalado Collantes.

En este sentido ha recordado que el ministro de Defensa se ha comprometido a sacar esos pliegos antes del 20 de noviembre y a hacerlo por concurso y no por subasta, como ha sucedido en la última adjudicación, «para que se tengan en cuenta los méritos y no solo el coste económico».

Es decir, los trabajadores piden, descaradamente, trato de favor: que los próximos pedidos salgan como concurso y no como subasta.  Imaginamos que tampoco querrán publicidad, ni competencia.  Demuestran que sólo les interesan sus habichuelas y al precio ético que sea.

Tampoco nos parece muy ética la posición de CCOO y de UGT:

pidieron hoy al Ministerio de Defensa que dé la posibilidad a la Fábrica de Armas de Palencia, propiedad del grupo noruego Nammo, de retracto para igualar la oferta que presentó la empresa israelí IMI al proceso de la adjudicación de un contrato marco para la fabricación de 60 millones de cartucho para que la carga de trabajo se quede en la planta palentina, cuya viabilidad corre peligro.

Indició, además, en que el ahorro de 600.000 euros para el Ministerio de Defensa que supondría la adjudicación a la compañía IMI “no es verdad” porque conllevaría en la fábrica de Palencia una bajada de las nóminas que tendrían su reflejo en descensos en las cotizaciones a la Seguridad Social, en Hacienda, no se pagaría el IVA de los materiales y en caso de que la empresa decidiera un ERE o un ERTE el Gobierno tendría que pagar prestaciones por desempleo.

Los representantes sindicales también pidieron a los parlamentarios que cumplan su compromiso de mediar ante el Ministerio de Defensa

En la celebración del 75 aniversario, la Junta de Castilla León también se comprometió con la fábrica de armas:

Martínez-Zulaica ha pedido también el apoyo del Gobierno Regional para poder ser más competitivos, a lo que la consejera de Agricultura y Ganadería, Milagros Marcos, presente en el acto, se ha comprometido, asegurando que «la Junta de Castilla y León seguirá apostando por la viabilidad de esta empresa».

Nos sorprendió que en este ambiente de enfrentamiento Pedro Morenés, en los actos de celebración, hiciera un discurso conciliador y pelotillero en el que decía que los trabajadores aportaban con su presencia humana un valor añadido a las armas, lo que le hacía entender que la viabilidad de la fábrica de armas de Palencia está asegurada por las personas que trabajan en ella.

Pensábamos que no iba a colar, pero luego nos hemos enterado que Morenés había explicado hace meses que:

la empresa es «viable, precisamente porque fue este Ministerio el que aprobó y fomentó su viabilidad en 2012 y 2013. La fábrica de armas es viable porque mantiene una cartera de negocios del Ministerio, la mayoría conseguidos en contratos abiertos de casi 39 millones entre 2010-2014

Además, en enero de 2015 se sabía que Defensa había adjudicado dos contratos a Nammo Palencia por valor de 412.500 €.

Uno de ellos supone la entrega de 3.000 disparos del calibre 20×128 mm AEI-T. Este contrato ha sido adjudicado a la empresa palentina, filial de la nórdica Nammo, por medio de una licitación negociada sin publicidad, manteniendo el precio máximo propuesto por el Ministerio de Defensas y cifrado en 280.500 euros.
De igual forma se resolvió el otro contrato ya firmado entre el Ministerio dirigido por Pedro Morenés y la propietaria de la Fábrica de Armas de Palencia.
En concreto se trata de un suministro mayor en lo que se refiere a material, pero con un precio que supone la mitad que el anterior. En concreto el de suministro de 40.000 disparos de cartuchos del calibre 12,7 x 99 mm 33 eslabón M9, con un precio de 132.000 euros.

Además, Nammo se ha beneficiado por otras vías de sus «trabajadores rehenes palentinos» y ha conseguido:

contratos procedentes del exterior (…) Cuatro de ellos por un importante montante que alcanza los  6,5 millones de euros, aunque pueden haberse fabricado en otras factorías del grupo.

Esas cuatro adjudicaciones fueron para el suministro de  cartuchos eslabonados 7,62 x 51 mm;  disparos de 35 x 228 mm SAPHEI-T , otro de 12,70 x 99mm M8/M20 por valor de 2.540.000 euros y uno más por 2.541.000 euros para el suministro de cartuchos de 5,56 x 45mm ordinarios

En todo este berenjenal de tratos de favor y militarismo rancio nos ha sorprendido muy positivamente el comunicado de CNT-AIT Palencia que lamenta la pérdida de puestos de trabajo, pero

esta “desgracia” la debemos enfocar a una escala social, de solidaridad internacional y antimilitarista por lo que no debemos cegarnos en los números y dejar de denunciar el carácter antisocial de este tipo de actividad productiva armamentística.

Además nos recuerda el origen del problema:

La situación de la fábrica de munición de Palencia no cae del cielo. El proceso privatizador que dejó a tantos trabajadores en la calle o les condujo a peores condiciones laborales, también afectó a la fábrica de armas Santa Bárbara. Privatizada en 20013, sus fábricas de Oviedo, Trubia, La Coruña, Granada, Sevilla y Palencia fueron cedidas a General Dynamics a cambio de un canon de uso anual quien presentó un plan industrial para el periodo 2001-2006 que contemplaba el mantenimiento de la totalidad de la plantilla del Grupo y de sus condiciones laborales durante cinco años. En los acuerdos se consignaba que en 2006 se acababa el contrato como suministrador preferente de las Fuerzas Armadas españolas. De los polvos de esos acuerdos los lodos presentes.

CNT-AIT prosigue denunciando que

Defender los puestos de trabajo es prioritario para esos trabajadores pero no todo vale. Es cuando menos llamativo que el Comité de empresa argumente, con el objetivo de hacer cambiar de opinión al Gobierno para que el contrato recaiga de nuevo en Palencia, que la empresa israelí IMI, adjudicataria en 2015 del contrato de Defensa para la fabricación de munición en perjuicio de la planta palentina, haya vendido munición a dictaduras o que haya sido condenada por sobornos  -como si eso debiera sorprendernos en los “oscuros” negocios de la industria armamentística-. Pero el Comité de empresa obvia que IMI es suministradora de la propia Israel, país que es en sí una dictadura ocupante que somete y masacra a la población palestina desde 1948.

Y obvia también el Comité de empresa en su interesada consideración ética que Nammo, el actual patrón de la fábrica palentina, es la fabricante, en otras factorías situadas en países de la OTAN, de, entre otros casos, de la munición y armamento utilizados por Israel contra el pueblo palestino, donde se ha demostrado el uso, en la invasión de Gaza de uno de sus productos, como es el cohete-granada propulsado M72 A9 ASM.

Las distintas filiales de Nammo son suministradoras habitual de armamento a Israel siendo uno de sus últimos contratos el de octubre de 2014 por el que destina 63 millones de dólares a la compra de nuevos lanzacohetes M72.  Esta colaboración de Nammo con Israel es objeto de acciones de denuncia por parte de los movimientos solidarios con Palestina y la campaña internacional BDS (Boicot, Desinversiones y Sanciones)

CNT-AIT acaba:

CNT-AIT Palencia quiere dejar claro que no se deben mantener algunos sectores productivos antisociales como son todos aquellos relacionados con la industria militar. Ser trabajador no consiste en trabajar a cualquier precio sino que deberíamos ser conscientes de las repercusiones que nuestro trabajo origina. Si trabajamos en la creación de munición o en cualquier otro sector relacionado con la industria militar, nuestro trabajo originará guerra, muerte y destrucción, cuyo objetivo es siempre el defender los intereses de la clase dominante Estatal y capitalista, ya sea con la venta del propio material bélico o mediante el ataque de países argumentando cualquier excusa. Ante esto, la clase trabajadora no debemos dejarnos engañar: no merece la pena mantener este tipo de puestos de trabajo que a la larga nos perjudican a nosotros y en lo inmediato a nuestros compañeros y compañeras de clase de otros países.

Share

¿Es beneficiosa la industria militar?

kitteh+pause

Eunoia Rasputin

Fuente: Infodefensa.

Ha señalado uno de los ministros más indeseables del gobierno de Rajoy la preferencia del gobierno por mimar la industria militar.  Lo ha hecho en su intervención ante el Congreso para pedir la convalidación de los multimillonarios créditos extrapresupuestarios otorgados pocos días antes de las elecciones locales por el Gobierno español a las industrias de la guerra.

Dice Montoro, el susodicho ministro, que la industria militar se lo merece todo porque permite al ejército tener el nivel de armas que necesita para «defendernos» (y nos preguntamos si no sería mejor tener el nivel de prestaciones sociales, de derechos básicos no laminados, de justicia e igualdad o de leyes anti abusos de la casta política y la banca para defendernos) y porque, además, la industria militar beneficia el empleo.

Esto lo dice con tanta seriedad que un alma cándida, no acostumbrada a las mentiras de este Rasputín de la mala política, puede llegar a creerse 1) que las armas esas son para defendernos y 2) que además generan empleo a mansalva.

Pero el propio ministro muerde el veneno de su mentira cuando, a continuación, nos informa del ingente número de puestos de trabajo que genera esta industria, que cifra en 20.000 personas.  A decir verdad, este sector está  muy por debajo de otros sectores menos perjudiciales, como por ejemplo la enseñanza (más de 200.000 personas), que encima vale para algo útil, los servicios sanitarios (sólo en la Comunidad de Madrid más de 80.000), o ya puestos en sectores más discutibles desde el punto de vista del desarrollo humano, la construcción que según los últimos datos del INEM ha creado en 2015  la cifra de 115.000 nuevos puestos de trabajo, el automóvil (que sólo en 2014 generó más de 25.000 nuevos empleos a sumar a los más de 100.000 anteriores), la siderurgia, etcétera).

De este modo, es mentira que el sector militar genere muchos puestos de trabajo y que sea un importante impacto en el mercado laboral. Donde tiene su fuerte este sector es en el hecho de tener muy concentrado el número de sus accionistas y muy elevados los ingresos que les enriquecen.

Vuelve el ministro a desenmascararse él sólo cuando afirma que además, lo importante del sector para el Estado es su alto valor exportador. Y aquí no es mentira lo que dice el ministro, sino rigurosa e inmoral verdad:  efectivamente, el sector vende mucho, muchísimo.  Y todo malo:  nuestros clientes principales son países en conflicto, lo que quiere decir que nuestra indeseable venta se aprovecha del mal ajeno para colocar armas con las que se matan otros.  España, por eso, privilegiando la industria militar no beneficia a la innovación ni el progreso social, sino los conflictos militares.  Un argumento obsceno que debería hacer temblar a un ministro tan religioso como Montoro.

El Ministro puso el colofón a la petición de que se ratificaran los créditos dados por el gobierno a las industrias militares de forma tan curiosa (es decir, fuera del presupuesto del estado, generando deuda y sin la mínima transparencia), dando una vez más muestra de esa mezcla de ignorancia prepotente y cinismo paleto de la que suele hacer gala, para afirmar que

«la crisis no puede convertirse en un argumento populista y demagógico para desatender un ámbito de actuación que afecta al presente y futuro de los ciudadanos»

Bien mirada, la frase tan lapidaria es aplicable a cualquier pretensión despilfarradora del Gobierno. Si alguien dice que es un gasto innecesario o a favor de unos pocos, puede decir Don Montoro, casi sin despeinarse, la crisis no puede convertirse en un argumento populista y demagógico para desatender un ámbito de actuación que afecta al presente y futuro de los ciudadanos» y quedarse tan fresco creyendo que ha dicho algo en realidad, pues el hombre es además experto no sólo en bravuconadas, sino en hablar sin decir nada, que es un mérito de políticos apolillados.

Salvo que, en este caso, el argumento contra el gasto militar ni es populista ni es demagógico, sino la expresión de un análisis de lo indeseable e inmoral de dicho tipo de gasto. Y, por otra parte, desatender el gasto militar afecta, efectivamente, al ciudadano, pero para bien, no para mal, porque lo que no se gaste en armas se puede gastar en cosas útiles para las mayorías (tal vez no para los intereses que defiende el Ministro y la élite extractiva).

Debió ser tan impresentable el argumento del Ministro que hasta otro representante de la élite extractiva, el diputado socialista López Garrido, le recordó que el PP lleva toda la legislatura intentando engañar al Parlamento ocultando el gasto militar en partidas fuera del presupuesto, como los organismos autónomos militares, los pagos a la industria militar, las ayudas que ofrece el ministerio de industria a ésta o los pagos fuera de presupuesto de las operaciones militares en el exterior.

Share

Los submarinos S80 y la Fortuna

Castillitos

Alberto

Fuente: Infodefensa

Celebramos este año el centenario «del arma submarina» y con tal motivo el Ministerio de Defensa ha promovido un ciclo de conferencias apasionante donde los haya, sobre la vida y milagros de la susodicha arma submarina.

Dentro de este ciclo ha tenido lugar la conferencia «Construcción de submarinos», así a secas, que sin duda ha concitado el interés de toda Cartagena, donde se realizó esta y, de paso, donde están intentando subsanar los defectos de sobrepeso y mal diseño de los submarinos españoles S-80.

La conferencia la impartió el Capitán de Corbeta Torrijos Colado, a la sazón la persona que el Ministerio de Defensa ha destacado en el «grupo de trabajo» que debe revisar el rediseño de los submarinos mal planificados.

Si contamos tanto prolegómeno es porque, siendo Torrijos un experto cualificado, al parecer, para supervisar que los nuevos submarinos consigan flotar y sumergirse sin incidentes, su opinión respecto al proceso de fabricación de los S-80 por Navantia debe ser, al menos, digna de consideración y una verdadera voz autorizada.

Pues bien, cuando a Torrijos le preguntan los reporteros de Infodefensa en entrevista concedida con motivo de esa conferencia, nos dice, nada menos, que fue una verdadera suerte que los problemas del S-80 se detectaran «antes» de botarlo y no después, lo cual nos ha dejado algo perplejos.

Dice Torrijos en concreto

«Sí, efectivamente. Lo que ha ocurrido lo considero una fortuna, en el sentido de que el astillero se haya dado cuenta de este problema de pesos antes de sacar el barco al agua.»

El grado de chapuza que se vislumbra es asombroso. ¿De modo que cabía la posibilidad de que los que diseñaron y construyeron el prototipo se hubieran dado cuenta de sus fallos «después» de botarlo?, ¿quizás poniendo en juego la vida de los marineros?, ¿tal vez cuando comprobaran que no emergía del fondo del mar?… ¿Cabe tal grado de chapuza?

Invoca Torrijos a la diosa Fortuna, que otorga deseos y los deniega a capricho, como responsable de que se descubriera a tiempo el desaguisado. Estamos bien, si es cuestión sólo de suerte. ¿Qué tipo de industria es esa que se encomienda a la suerte y no a la pericia?

Pero Torrijos, que lleva 9 meses supervisando a los chapuceros, nos dice más cosas, cosas más graves, como que

creo que, por lo que se ve y lo que leo y comparando las cosas que están pasando, es un problema claro de gestión. Un problema de gestión en los diferentes procesos, tanto de diseño, como de producción, como de compras

y resulta que los fallos de Navantia han supuesto nada menos que un considerable incremento del gasto público comprometido para corregir el desaguisado y tener que acudir a General Dynamics para que rediseñe y propoinga las correcciones precisas, lo que a su vez supone más gasto todavía y una terrible propaganda para Navantia.

Torrijos sigue explicando que Navantia, la gran chapucera, debe cambiar su estilo y que

el mayor esfuerzo que tiene Navantia ahora, tras haber establecido esos procesos nuevos de ingeniería de sistemas y de calidad, es aplicar gestiones de calidad y hacer auditorías y marcas de inspección.

Pues ya lo ven. Navantia se lanza a fabricar un submarino que no se necesita y que cuesta un ojo de la cara con la excusa de nuestros políticos de pacotilla de que esto será muy bueno, porque como van a hacer una nave del copón, la podrán vender a diestro y siniestro. Y resulta que la hacen mal, tan mal que nos la tienen que rediseñar otros que se supone que lo harán mejor. Y según nos dice quien han puesto a controlar, resulta que informa que el proceso de fabricación de Navantia es un descontrol y se necesitan procesos de inspección y otros controles. Con esta fama, no parece probable que Navantia encuentre otros muchos clientes, fuera del Ministerio de Defensa Español que se traga el sapo disimuladamente por si evita que alguien le pida algún tipo de responsabilidades en todo este desastre. Y para más inri, todo esto nos va a costar un dineral que no tenemos ni necesitamos invertir en estos cachivaches. Y, para rematar la faena, en todo este cúmulo de despropósitos no aparece ni un solo responsable, ni de Navantia ni del Ministerio, y da la impresión de que todos se encomiendan a su buena suerte sin que la sociedad diga ni pío.

Aterrador.

Share
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed