Tag Archive for SEPI

Otro paso más hacia el Polo Militar Industrial made in Spain

002 632 + - + Alcal% C3% A1 + de + Henares

Mr Reivaj

Fuente: Elboletin.com

Lo veníamos diciendo y ahora se confirma. Morenés, en su intento de construir el «polo» militar-industrial español, estaba luchando por quedarse con el control político de las principales industrias «militares» con participación del Estado, entre ellas INDRA (de la que el estado controla el 20,14%) y NAVANTIA y la participación española en AIRBUS (4%) o en HISPASAT (7,8%).

El capital público de empresas pertenecen de facto a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) que depende de Hacienda. Es por ello que la mayor parte de la participación del Ministerio de Hacienda en el gasto militar español se realiza a través de esta participación de la SEPI.

Durante los últimos meses se ha vivido una soterrada lucha entre Morenas, ministro de defensa, y Montoro, ministro de Hacienda por posicionar a sus peones en estas empresas para decantar el control político de las mismas a favor del uno o del otro.

El Consejo de Ministros del viernes 25 de julio ha dado la razón a Morenés, y a partir de ahora, será Defensa quien asuma el control de las empresas de defensa encuadradas en la SEPI.

Defensa, según el lenguaje burocrático de la nota de prensa del Consejo de Ministros «dispondrá del ejercicio de los derechos, excepto los económicos, derivados de la participación pública estatal en el capital de sociedades mercantiles cuya actividad se desenvuelva en el sector industrial de la defensa, y liderará la acción de gobierno en relación con los procesos de reestructuración y consolidación de la misma a nivel nacional e internacional»  aunque, eso sí, deberá comportarse y colaborar con los ministerios de Hacienda y Administraciones Públicas, el Ministerio de Industria, Energía y Turismo y el Ministerio de Economía y Competitividad dentro de sus nuevas asignaciones.

Además de estas empresas, de las que ahora Defensa se hace con el control, el Ministerio de Defensa, según informa Infodefensa,  ya controla otras de ese «complejo» militar-industrial que quieren montar a toda prisa, como es el caso del Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA), el cual a su vez es partícipe de la empresa Ingeniería de Sistemas para la Defensa de España (ISDEFE), encargada de la comercialización en el mundo mundial de las armas made in Spain, y que a su vez es la dueña del 30% la empresa privada HISDESAT, de la que es el socio mayorista.

Tal vez todo esto parezca un galimatías. De hecho lo es. Y al parecer es tan enrevesado precisamente para conseguir lo que todos sospechamos: que sea un lío comprender los entresijos del manejo de las industrias de defensa en manos del Estado y sus cambalaches con las que están en manos de otros.

Al darle tanto poder a Morenés, seguramente el Consejo de Ministros se ha olvidado del papel relevante de dicho señor como girapuertas en su etapa pre-ministerial y post-secretario de estado de defensa, o del pequeño detalle de que el mismo ya nos ha endeudado con su política de créditos a las industrias militares con una deuda impagable e inmoral, mientras concedía créditos a las industrias militares a interés cero, razones ambas cuando poco, más que de peso para no poner en sus manos este poder de decisión política, pues es capaz de empobrecernos más aún con tal de vender más armas por doquier.

En todo caso, ¿se han preguntado para qué necesitamos un polo militar industrial fuerte, a imitación del americano o del francés, pongamos por caso?

Puede que no se les ocurra ninguna razón a bote pronto. De hecho es lo más probable que la razón «verdadera» tenga poco que ver con lo razonable. Pero, miren, si siguen leyendo la nota del Consejo de Ministros con paciencia (y benignidad para el redactor) encontrarán la razón oficial del empeño:

La industria de defensa es clave para la seguridad y soberanía nacional, al aportar el valor diferencial a los sistemas utilizados por nuestras Fuerzas Armadas en las operaciones, que le confieren la ventaja operativa en la acción y la necesaria capacidad de disuasión.

Y esto nos consuela mucho: porque nosotros empezábamos a sospechar que querían hacer este «polo militar industrial» para forrarse y para imponerse a otros y resulta que no, que no tiene nada que ver con fines tan soeces y poco espirituales, sino que necesitamos ventaja operativa  por el valor diferencial de los sistemas utilizados por nuestras fuerzas armadas (dicho sea de paso, los mismos que los de las demás) y bla, bla, bla.

Osea, traducido al román paladín, que efectivamente no necesitamos este tipo de negocio absolutamente para nada sensato.

Share

Otra joya militarista: Defex, comercializadora de armas llena de corrupción y de prácticas poco éticas

Imagen de Urko Dorronsoro

1.-  Defensa arma los líos pero esconde la mano (o, al menos, lo intenta).

La corrupción en el entramado del Ministerio de Defensa no para.  Eso sí, no hay que negar que intentan esconderla y que parezca que debería afectar a otros.  De hecho, Defex fue creada en los años 80 por el Ministerio de Defensa aunque ahora pertenece a la SEPI que depende del Ministerio de Hacienda, es decir, de Montoro.

Es decir, si Morenés fuese muy cínico podría decir que no es su problema, sino el de Montoro.  Sin embargo, también es verdad que en el Consejo de Dirección de Defex se sienta el Ministerio de Defensa.

Parece que quien asume la responsabilidad, por ahora, es SEPI, según informa la SER.

2.-  Cárcel para tres directivos de Defex.

Como se informa, por ejemplo, en cuartopoder:

La empresa pública creada en los años ochenta por el Ministerio de Defensa para vender armas en otros países, Defex, con una plantilla de apenas 20 trabajadores y media docena de directivos, ha sufrido un golpe mortal con la detención y encarcelamiento de su expresidente, José Ignacio Encinas Charro; el director comercial Manuel Iglesias-Sarria y el exdirectivo Angel María Larumbe. Los tres están acusados de desviar y apropiarse de 41,4 millones de euros de un contrato de 152 millones de material policial a Angola. En la trama de corrupción organizada participaba la sobrina de Francisco Paesa, el que fuera famoso espía a sueldo del Ministerio del Interior que ayudó a huir y luego delató al exdirector general de la Guardia Civil, Luis Roldán. La mencionada sobrina, Beatriz García Paesa, facilitó desde un despacho en Luxemburgo el blanqueo del dinero a favor de los directivos de Defex y de funcionarios angoleños. El juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz la interrogó la tarde del lunes y la envió a la cárcel.

3.-  Defex y el Ministerio de Defensa burlan el control parlamentario de la exportación de armas y de material de doble uso.

Además, los desviadores del dinero público para fines personales (enriquecimiento) utilizaron el reciente Real Decreto Ley 19/2012 de 25 de mayo, de medidas urgentes de liberalización del comercio y determinados servicios:

El suministro de material para equipar a la policía de la República de Angola fue acordado por los gobiernos de ambos países en la última legislatura del presidente José Luis Rodríguez Zapatero y se encomendado a una Unión Temporal de Empresas (UTE), formada por  Defex, participada mayoritariamente por Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (Sepi), de la que es presidente el exdiputado del PP Ramón Aguirre, y Comercial Cueto 92, cuyo consejero delegado, Juan Carlos Cueto Martín, también ha sido encarcelado. Los directivos de Defex y el mencionado Cueto maniobraron para desviar casi un tercio del importe del material militar pagado por el Gobierno de Angola. Al tratarse de un acuerdo intergubernamental, el contrato no pasó el control de la Junta Interministerial de exportación de material de defensa (Jimdef), que controla la exportación de armas y material de doble uso y rinde cuentas semestralmente al Congreso de los Diputados.

Es decir, el Real Decreto lo que hace es buscar una forma de burlar el control de la Junta Interministerial de exportación de material de defensa y, de paso, evita rendir cuantas semestrales al Congreso.  Suponemos que la forma de realizarlo es mediante el argumento de que las industrias de defensa contratan con el Ministerio de Defensa Español, directamente y, por lo tanto, no exportan.  El argumento es pueril y ridículo, pero no hemos visto otra forma de burlar el control.

4.-  Defex es un negocio sucio lo mires por donde lo mires.

Cuartopoder también informa de que:

Hay que tener en cuenta que Defex ha servido de tapadera a operaciones de los agentes secretos y que cuenta con varios expertos externos en prevención de blanqueo de capitales, capitaneados por Carlos D.

5.-  Los problemas ético es DEFEX vienen de lejos.

Como informaba extraconfidencial en noviembre de 2008:

Defex, empresa pública controlada por la SEPI (que posee un 51% de la empresa) dedicada a la exportación de armamento a terceros países cerró sus dos últimos ejercicios con beneficios gracias a la enajenación de inmovilizado con lo que consiguió unos resultados extraordinarios que compenso las pérdidas de explotación. Así lo reconoce la misma SEPI en su web: “Por otra parte, se ha procedido a la enajenación de inmovilizado, obteniéndose por ello una plusvalía de 0,8 millones de euros. Esto ha contribuido a mantener la trayectoria de beneficios, pese al impacto de un nivel de ingresos inferior a la media histórica de la compañía”. Lo que olvida la SEPI es que este hecho no es aislado, si en 2007 los resultados extraordinarios tuvieron un valor de 1,1 millones de euros en 2006 lo fueron de 3,6 millones.

Y es que parece que la descompensación en DEFEX venía por dos factores:

–  Por las comisiones que cobraba:  el 25 %.

–  Por los sueldos excesivos de sus altos directivos:

1,6 millones de euros en pagos de personal para una plantilla de tan sólo 21 trabajadores, una media de más de 66.000 euros por cabeza. Teniendo en cuenta que como se muestra en la memoria de 2007 presentada en el Registro Mercantil de Madrid, 6 de sus trabajadores tienen una categoría de auxiliares administrativos y otros 4 oficiales administrativos, los 8 mandos intermedios y los 3 directivos se llevan una tajada de más de 100.000 euros anuales, en los que se incluyen desde seguro médico hasta bonos restaurante, pagados por todos los Españoles. 

–  Por el estilo de vida de sus altos directivos:

Pero si seguros de vida, de salud o tickets restaurantes los disfrutan todos los trabajadores de la empresa, sus directivos disfrutan de otros privilegios, entre los que destacan el parque automovilístico, que si no incluimos amortizaciones tenía un valor de más de 200.000 euros. Jaguar, Lexus, Audi son marcas de coche lejos del alcance de muchos pero no para los directivos de Defex, sólo hace falta darse una vuelta por el garaje de la empresa pública en el centro financiero de Madrid para comprobar el derroche de una compañía que tiene que ir vendiendo sus activos para poder sobrevivir. Y lo más grave, su presidente, Jose Ignacio Encinas Charro ha cambiado su coche por un nuevo Jaguar ¿Quién dijo crisis? 

Como se ve, José Ignacio Encinas Charro ya apuntaba la dirección por la que se está haciendo famoso ahora.

En resumen, DEFEX merecer una auditoría externa seria y profunda.  Además, habría que dar la palabra a la ciudadanía para saber si realmente queremos tener una empresa que se dedique a comercializar las armas que produce nuestra industria.

Share

Defensa quiere comprar el 20% de INDRA para incluirla en la idea de «polo militar=industrial» .

Indra + sur + Aire% C3% A2vata +% 28Vat + Ek% 29

baldiri

Fuente: Bolsamania

El Ministerio de Hacienda, a través de la Sociedad Estatal de Inversiones Industriales (SEPI) compró a BANKIA en julio de 2013 la participación que esta mantenía en la empresa INDRA, lo que le costó 337 millones de euros.

Ahora el 20% de INDRA pertenece al Estado por medio de la SEPI, a su vez controlada por el Ministerio de Hacienda, que es quien decide la política industrial del estado.

El Ministerio de Defensa pretende construir una especie de complejo militar industrial autóctono y potente y con una alta cuota de mercado tanto en Europa como en el resto del mundo: el llamado por el Ministro de Defensa  «polo militar-industrial».

Para crear este «polo», el Ministro de Defensa entiende que debe incluir a INDRA, que cuenta con programas militares importantes y con un alto grado de internacionalización, como una de sus empresas señeras. Pero, como INDRA pertenece en su accionariado principal al Ministerio de Hacienda, el ministro de Defensa busca el atajo de comprar a la SEPI a través del instituto Nacional de Técnicas Aeroespaciales (INTA), organismo autónomo dependiente de Defensa, el 20% comprado por SEPI a BANKIA, ahora por 440,02 millones de euros, es decir, 113 millones de euros más caro de lo que le costó a la SEPI hace un año.

La lucha entre defensa y Hacienda por el desarrollo de INDRA está servida, y parece que una de las piezas a jugar en breve es el intento por parte de Defensa de conseguir la destitución del Presidente de la compañía, Pedro Monzón, quien se opone al enfoque que Morenés pretende, para sustituirlo por Eduardo Serra, que fue ministro de defensa con Felipe González y con José María Aznar. No en vano, durante la reciente visita del ex-rey Juan Carlos Borbón a los emiratos árabes (mayo de 2014) para vender armas, el susodicho Monzón aprovechó para mantener conversaciones con el monarca en las que se quejó de la jugada de Defensa, como se hizo eco la prensa.

Con todo ello busca Defensa el control absoluto de INDRA y utilizar esta empresa sin interferencias en su intento de expandir el negocio militar.

¿Por qué puede parecerle un obstáculo la SEPI? Muy sencillo,

1) Porque hacienda tal vez ve con buen os ojos el desarrollo del negocio de INDRA, pero no necesariamente el vinculado a la defensa, y tal vez no querrá apoyar los intentos de Morenés de «re-militarizar» el negocio de INDRA en detrimento del desarrollo civil de esta.

2) Porque tal vez hacienda no ve con tan buenos ojos como Defensa una industria militar que, hasta ahora, le resulta a Hacienda altamente deficitaria, pues los desaguisados de Navantia y otras compañías del mismo, los acaba pagando hacienda sin que se vea el supuesto beneficio de tanta subvención a fondo perdido.

 

Share

400 millones de euros para construir buques militares en Ferrol y Cádiz

Exponaval 2012

Por José González Spaudo

Fuente: La voz de Galicia

Según ha anunciado el Presidente de la Sociedad Española de Participaciones Industriales (SEPI), dependiente del Ministerio de Economía y accionista único de la empresa de barcos militares NAVANTIA, el Estado ha encargado a esta empresa semiquebrada la construcción de dos Buques de Acción Marítima (portaaviones que se usan para eso que llaman «proyección» y que consiste en desplazarlos trufados de armamento a costas a miles de kilómetros para intimidar o invadir países o a imponer condiciones pesqueras, comerciales o sobre sus recursos a los tipos de esas zonas) por valor de 400 millones de euros (200 cada buque).

La medida la venden como un modo de dar trabajo en Cádiz y en Ferrol, donde la gente depende de las industria militar y ante la falta de perspectiva, se estaba volviendo levantisca.

Es llamativo que el anuncio se haga en los días previos a la campaña electoral europea, y no sólo porque suena a un modo de evitarse que los trabajadores del naval la líen en plena campaña, sino por otras razones:

  • Una, porque si observamos las propuestas electorales de los «principales» partidos del bipartidismo placebo que padecemos, la reivindicación de que Europa invierta a tope en defensa resulta una de sus propuestas reales (aunque bien oculta en rincones recónditos de sus programas electorales para que la gente no se mosquee):
  • Dos, porque coincide con lo decidido por la oligarquía que domina Europa, tal como se plasmó en  la cumbre sobre seguridad y defensa del Consejo del año pasado, que decidieron impulsar la industria militar europea y el i+d militar.
  • Tres, porque en este caso, y por incoherente que nos parezca, la idea de aumentar la carga de trabajo de Navantia en Cádiz y Ferrol construyendo barcos de guerra, la apoyó como enmienda a los presupuestos generales del estado la autodenominada «izquierda plural», con lo que el PPSOE puede muy bien aclarar que se hacen eco de las preocupaciones por el trabajo de la izquierda transformadora que aspira a romper con el juego de intereses de la oligarquía al servicio del capital y blá, blá, blá.
  • Cuatro, porque demuestra que el destino «europeo» de las zonas tradicionalmente ancladas al monocultivo de la industria militar es, precisamente, más de lo mismo, y no provocar una reconversión que haga del trabajo algo digno y de la producción algo útil socialmente. Pueden invertirse los mismos 400 millones de euros (más los 700 que les dieron antes para resolver el «sobrepeso» del submarino español) en provocar un cambio productivo en Ferrol y Cádiz para asegurar un futuro diferente, pero prefieren meter la pasta en el sucio negocio de las armas y envilecer a los trabajadores construyendo algo por lo que otros pueblos nos consideran enemigos.

De este modo, como una dádiva de campaña, nos ofrecen ahora algo mucho más allá del mero caramelo electoral. Un caramelo envenenado que ni la izquierda conformista se atreve a rechazar.

A veces la coherencia no forma parte de nuestra apuesta de futuro. Probablemente en la misma medida en que nuestra práctica y nuestras ideas tampoco lo hacen.

Share

Adolfo Menéndez, otro girapuertas, presidente de la patrona armentística TEDAE

Fuentes:  Atenea Digital, La Nueva España.

TEDAE es la Asociación Española de Empresas Tecnológicas de Defensa, Aeronáutica, Espacio, Seguridad, es decir, la patronal de la industria militar española.  Cuenta con 85 miembros.

Desde la fundación de TEDAE en 2009 hasta finales de diciembre de 2013 preside TEDAE el exministro de Defensa Julián García Vargas, otro girapuertas.  A partir de enero de 2014 será Adolfo Menéndez Menéndez, en verano nombrado consejero de Indra por parte de la SEPI y ahora lanzado a la presidencia de la patronal armentística.

Son dos los aspectos que vamos a destacar de Adolfo Menéndez:

  • Parece una jugada política interesada del PP y del Ministro de Defensa Morenés su rápido ascenso hacia la consejería de Indra en verano y hasta la presidencia de la patronal armamentística en invierno.  Así ponen a un hombre de confianza, de extrema confianza en su presidencia.
  • Adolfo Menéndez fue Subsecretario de Estado de Defensa (número 3 del Ministerio) cuando Morenés era Secretario de Estado y número 2.  Por lo tanto es otro girapuertas como el ministro.  Ambos, por tanto, dejan en muy mal lugar la necesaria independencia que deben tener los regidores de las políticas públicas con respecto a los intereses privados que manejan.

En verano decíamos que parece que el Ministerio de Defensa quiere crear un Polo Militar Industrial a través de la SEPI y con Indra y Navantia como principales figuras.  Ahora todo encaja y parece que van a ser Morenés (por el lado ministerial) y Menéndez (por el lado industrial) los encargados de ejecutar este asunto.

También es necesario remarcar que ambos, dirigidos por Eduardo Serra en el Ministerio de Defensa del Partido Popular cuando gobernaba Aznar fueron los ejecutores de la política que aún se lleva a cabo de invertir de manera alocada y desmesurada en los Programas Especiales de Armamento (PEAS) que han generado una deuda de 30.000 millones de € en el Ministerio de Defensa, sus actuales dificultades para pagar (casi quiebra), y la militarización del Ministerio de Industria que se ha visto obligado a pagar 15.000 millones de dicha deuda militar desde sus presupuestos.

Parece que el objetivo de Morenés es realizar nuevos PEAS, conceder nuevos créditos a interés cero a la industria armamentística y endeudarnos más con armamentos sofisticados y de invasión.  ¿Cómo lo pagaremos?  Entre todos los españoles vía impuestos, porque lo que está claro es que la industria militar no es partidaria de correr riesgos con sus inversiones.

Share

El Pacto de la Castellana: Defensa-Industria

Fuente:  El Confidencial.

Curiosísima la noticia de El Confidencial:

Los ministros de Defensa, Pedro Morenés, y de Industria, José Manuel Soria, han constituido un frente común con el fin de persuadir a su colega de Hacienda, Cristóbal Montoro, para que abra la lata de la inversión pública destinada a la industria militar en España. El ‘pacto de la Castellana’, dada la relación de vecindad entre ambos departamentos ministeriales situados frente a frente en la principal arteria de Madrid, es una repetición del que ya establecieron en 1996 los entonces ministros Eduardo Serra y Josep Piqué ante el entonces todopoderoso Rodrigo Rato.

Los responsables de los dos principales ministerios verticales del sector han decidido que es hora de encender las alarmas para despertar la conciencia de Cristóbal Montoro sobre las obligaciones que también tiene Hacienda con la industria militar.

El reto no es nada sencillo porque el horno fiscal no está para muchos bollos ni gollerías por el estilo, pero la ocasión la pintan calva porque los próximos días 19 y 20 de diciembre se celebra el Consejo Europeo en el que se analizará la Política Común de Seguridad y Defensa (PCSD). El ministro Morenés ha decidido que ‘ahora o nunca’ y la Dirección General de Armamento y Material se ha puesto manos a la obra para dotar a Mariano Rajoy del suficiente arsenal técnico que permita al presidente del Gobierno salvar la cara ante sus homólogos de la UE.

Cuando le nombraron Ministro de Defensa ya lo dijimos, Morenés viene a repetir lo que hizo antiguamente y que supuso casi la quiebra del Ministerio de Defensa:

  • con una deuda monumental por gasto en los Programas Especiales de Armamentos (PEAS).  Dichos PEAS se fijaron en 2009 por Constantino Méndez, último Secretario de Estado de Defensa del PSOE en 26.695 millones de €, pero luego ascendieron a 36.875 millones de €, justo cuando se cambiaron las carteras Chacón y Morenés en 2011.  En la comparecencia reciente (mayo de 2013) en la que reordenaron los PEAS, se estableció el techo de gasto en 29.479 millones de € (como informábamos en el artículo:  las trampas de Defensa ...), para lo cual era necesario realizar en el futuro las siguientes políticas:
  1. Se aplazarán entregas de armas (y pagos del Estado) más allá de 2025.
  2. Se reducirá el número de unidades por programa en un considerable número de ellos
  3. Se venderá otra parte de unidades que resultan “prescindibles”

En ese momento estaba fraguándose el desastre de los S-80, nuevos submarinos de guerra en los que España lleva al máximo la estrategia submarina:  ha conseguido que se sumerjan, pero problemas de diseño impiden que vuelvan a flotar.  Este detallito va a representar un sobrecoste de 774’93 millones de € con los que no se contaba cuando se reordenó el desastre de los PEAS.  Por ello, el techo máximo de gasto vuelve a superar los 30.000 millones de €.

Parece que la estrategia de Morenés es seguir erre que erre fallando donde ya falló antiguamente.

  • También nos parece muy destacable el papel de Soria y del Ministerio de Industria, además del papel de Montoro y Hacienda.  Ya sabíamos que el Gasto Militar oculto en el Ministerio de Industria era grande (582’7 millones de € en 2012, 218’15 millones de € en 2013 y 343’91 millones de € en 2014, es decir, 1.146’76 millones de € en los tres años de gobierno del PP), ahora nos va llamando la atención, cada vez más, la militarización del Ministerio de Hacienda en el que en 2012 y 2013 no habíamos encontrado Gasto Militar, pero que en 2014 va a gastar 123 millones de €, a través de la SEPI.  Datos en Informe Gasto Militar 2014.
  • Con la militarización de 12 de los 13 ministerios existentes.
  • Con la militarización cada vez mayor de la I+D+i española.

Suponemos que así, Morenés y Arguelles se asegurarán una nueva vuelta de sus «puertas giratorias» y cuando acaben de desvencijar al Ministerio de Defensa les aguardarán con los brazos abiertos la industria militar para ofrecerles unos nuevos puestos directivos con pingues beneficios personales.

Miedo da.

Share

Polo Industrial Militar: fusión de Indra, Navantia e Isdefe, amparados por la SEPI del Ministerio de Hacienda

Fuente:  Hispanidad.com

No estamos, claramente, de acuerdo con Hispanidad.com en lo que dice que Morenés es más industrial que militar y que por ello ha aceptado las restricciones de Montoro al Presupuesto de Defensa para 2014.

Pensamos que hemos demostrado lo contrario en nuestro artículo:  «Avance del Gasto Militar en 2014«, donde, con los datos en la mano, queda claro que el Presupuesto Militar de 5.745’77 millones, acabará convirtiéndose en un Gasto Militar de 25.843’84 millones de €, con la participación de 12 de los 13 ministerios actuales.

Sin embargo, nos parece muy interesante el cuerpo de la noticia:  el Polo Industrial Militar, en palabras de Morenés, que parece que vuelve a la caduca terminología franquista.

El proyecto sería unir la división militar de Navantia y la ingeniería militar Isdefe, ambas estatales, con la privada Indra, donde la SEPI compró un 20% a Bankia.

Ahora bien, el proyecto es difícil, sobre todo en cuanto fusión pura y dura. Indra está en beneficios, Navantia en pérdidas. Indra cotiza en bolsa, y hay privados que poseen cuatro quintas partes de la empresa. ¿Qué pensarían los March o los Del Pino, accionistas de Indra con la mezcla? Probablemente no les gustaría.

Además, Indra no sólo se dedica a Defensa sino también a tecnologías de la información, y está presente en los cinco continentes.

Otrosí: el poderoso titular de Hacienda del Gabinete, Cristóbal Montoro, ya ha advertido que el proyecto Morenés le parece estupendo pero que no le puede costar un euro al Estado. El déficit fiscal es prioritario.

Pero según El Confidencial, las negociaciones entre la SEPI, por parte del Ministerio de Hacienda, y el Ministerio de Defensa están mucho más avanzadas de lo que parecen y el objetivo sería:

garantizar el suministro de las Fuerzas Armadas permita también el desarrollo tecnológico en un sector especialmente intensivo de capital

Y supone un punto de inflexión en las ansias privatizadoras de los gobiernos del PP.

el Gobierno ha apretado el botón de la SEPI para que actúe como guardaespaldas de excepción y ampare a todas esas empresas que operan al servicio de los cuarteles generales de las Fuerzas Armadas. El Ministerio de Defensa tiene también intereses industriales muy legítimos que han de ser preservados por encima de cualquier tentación mercantil, incluso de aquellas que están inspiradas en causas de fuerza mayor como pudiera ser el propio rescate bancario y los consiguientes pactos con la Comisión Europea, el BCE y el FMI.

Es decir, el Polo Militar Industrial va a ser intocable.  Ni las decisiones políticas, ni las económicas nacionales o internacionales de la Comisión Europea, el BCE y el FMI.  Nadie va a poder decir nada, ni contradecir, ni obligar a nada al Polo Militar Industrial.  Sería el sueño de los militares y de los políticos-industriales militaristas.

El conglomerado militarista sería importantísimo:

Las capitulaciones del matrimonio de conveniencia que están ultimando la SEPI y el Ministerio de Defensa apuntan a la configuración de un grupo accionarial estable encargado de cobijar las posiciones financieras que los distintos organismos del Estado mantienen dispersas en empresas del sector. Además de la citada participación de referencia en Indra, la futura cúpula societaria incluirá a Navantia y su filial Sainsel así como también a Isdefe, esta última sociedad de ingeniería del Ministerio de Defensa y por cuya auditoría técnica pasan todos los programas supranacionales de carácter militar en los que participa España. También se integrarán bajo la misma unidad de gestión los poderes derivados del 4% de EADS y el 9% de Hispasat con su filial de defensa Hisdesat.

Además, no somos originales, ni en el fondo ni en la forma:

El modelo de negocio que se trata de aplicar es análogo al que vienen desarrollando otros países europeos, como Francia y Alemania, donde la industria de defensa se mira pero no se toca. España no quiere ser menos y, salvando las distancias, el Gobierno pretende armarse con voz y voto para demostrar la recuperación de soberanía en un sector inequívocamente estratégico para la política y la economía de cualquier país.

Nuestra preocupación es máxima, por la premura en las fechas:

El objetivo de Mariano Rajoy es presentar en sociedad el proyecto ante los líderes europeos y ministros de Defensa en el próximo Consejo Europeo previsto para el 19 y 20 de diciembre.

Share

Banca armada

Fuente:  Bancaarmada.org

Nos volvemos a hacer eco de una iniciativa que nos parece muy meritoria:  el trabajo contra la militarización de los bancos y sus inversiones, que es, además, el trabajo contra la militarización de nuestro ahorros y el trabajo que aboga por una banca ética.  Nosotros nos sumamos y aportamos nuestro pequeño granito de difusión y colaboración.

La iniciativa la promueven:  El Centro de Estudios por la Paz JM Delàs de Justícia i Pau, Setem y el Observatorio de la Deuda en la Globalización (ODG).

Estas entidades a su vez, son promotoras de otras campañas e iniciativas centradas en denunciar las inversiones empresas productoras de armamento de tres entidades financieras como son: BBVA sin armasBanco Santander sin armas y Caixabank sin armas. Además también promueven las campañas Banca Limpia y Stop Inversiones Explosivas.
El objetivo de la campaña es informar y sensibilizar a la sociedad para que exijan a las entidades financieras españolas que cambien sus políticas y finalicen toda relación con empresas socialmente irresponsables, entre ellas las que figuran en esta web.
Para ello, , esta iniciativa muestra el volumen e importancia de las relaciones entre los bancos y las empresas fabricantes de armamento para, de este modo, identificar aquellas entidades financieras que son responsables de prácticas poco éticas, como es obtener beneficios de la fabricación y exportación de armas.

Entre muchas otras informaciones de calidad nos dan un ranking de la banca armada española:

El primero figura el BBVA con una inversión de 1.827 millones de euros, en segundo lugar estaría el Banco de Santander con 1.029 millones de euros invertidos en armas, medalla de bronce sería Bankia con 347 millones de euros.

Además, destaca la inversión que hace la SEPI (Sociedad Española de Participaciones Industriales, adscrita al Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas) y que invierte 919 millones de euros.

Por otro lado, por si faltaba algo, también hay que saber que el ránking se completa con la banca armada extranjera que opera en España y que está encabezado por:  Grupo BNP Paribas con 5.417 millones, de euros, seguido del Grupo Intesa San Paolo con 4.250 millones de euros y por Deutsche Bank con 3.627 millones de euros.

La banca armada «ayuda» a la industria de muerte armamentística de varias maneras:

1. La participación accionarial

Las entidades financieras adquieren acciones emitidas por las empresas de la industria armamentística. Esta práctica es de gran relevancia por distintos aspectos. Primero, porque la posesión de acciones supone tener parte de la propiedad, y por tanto, capacidad de decisión. Segundo, ésta es una forma de financiar la industria armamentística ya que la empresas hacen ampliaciones de capital para captar fondos. Además, tener acciones de una empresa es dar valor a la misma, confiar en su capacidad de generar beneficios y esperar que así lo haga.

2. La financiación de las exportaciones

El sector armamentístico español dedica aproximadamente un 30% de sus ventas a la exportación, por eso su financiación es muy importante. La financiación de las operaciones de venta en el exterior es de gran importancia porque los clientes son gobiernos, que en el mejor de los casos pagan en cómodos plazos, por eso su financiación es una práctica habitual. Sin esta ayuda por parte de las entidades financieras, sería prácticamente imposible que existiera comercio exterior de armamento.

3. La emisión de bonos y pagarés

La emisión de bonos y pagarés es otra de las formas de financiar a las empresas de armas. El mecanismo es muy sencillo, los bonos y pagarés son títulos que emiten las empresas a un precio determinado, con la promesa de que al cabo de un tiempo le pagarán a su comprador el valor total del bono más un interés. Las entidades financieras se convierten en gestores de estas emisiones, por las que obtienen una comisión como ganancia acorde a la gestión realizada.

4. Los fondos de inversión

Los fondos de inversión de la banca armada son aquellos en los que las entidades financieras ofrecen acciones de empresas de armas. De este modo, otra manera de financiar a las empresas de armas es ofertando y/o gestionando fondos de inversión en los que los clientes del banco o caja confían sus ahorros con la esperanza de que mediante las fluctuaciones de las acciones que componen el fondo, se consigan beneficios económicos futuros.

5. La concesión de créditos y préstamos a las empresas de armas.

La manera más directa que tienen los bancos y cajas de ayudar a las empresas de armas es concederles créditos y préstamos. Éstos se suelen realizar de manera sindicada entre varias entidades financieras, alcanzando de este modo montantes más elevados.

Lo importante es que todo banco considerado armado no es ético y debería ser rechazado como una opción para las personas con conciencia a favor de la paz y los derechos humanos. De este modo, la única alternativa a la banca armada es la banca ética, porque se compromete de forma integral a respetar unos principios que aseguran que no se ayudará financieramente a actividades que lesionen la dignidad humana y que vulneren los derechos humanos, como ocurre con el negocio de las armas.

Excelente trabajo, compañeros.  Ánimo.

Share

El Ministerio de Hacienda, a través de la SEPI, también participa en ocultar el Gasto Militar

Mood+and+Light

La SEPI es la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI).

Es una entidad de Derecho Público, cuyas actividades se ajustan al ordenamiento jurídico privado, adscrita al Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, con dependencia directa del ministro.  Se creó en 1995.  Su constitución se materializó, en el marco de un proceso de reordenación y modernización del sector público empresarial, para gestionar las participaciones industriales de titularidad pública procedentes de los antiguos organismos Instituto Nacional de Industria (INI) y del Instituto Nacional de Hidrocarburos (INH), suprimidos por la misma norma.

Abarca 18 empresas participadas de forma directa y mayoritaria, que constituyen el Grupo SEPI, con una plantilla final, más de 80.000 personas. También tiene competencias sobre la Corporación Radiotelevisión Española y el Ente Público RTVE, que está adscrito a esta Sociedad Estatal, así como sobre su fundación pública tutelada. Asimismo, tiene participaciones directas minoritarias en ocho empresas e indirectas en más de cien sociedades.

En lo financiero destaca que  a partir de 2006, tras la aprobación de la Ley 20/2006, de 5 de junio, SEPI y sus sociedades participadas mayoritariamente pueden percibir aportaciones con cargo a los Presupuestos Generales del Estado, así como captar fondos en los mercados nacionales o extranjeros, mediante la emisión y colocación de valores de renta fija, que podrán gozar frente a terceros de la garantía del Estado.

Control público del Estado y de la UE

SEPI y su Grupo de empresas están sometidos a los mismos mecanismos de control que cualquier otra institución del sector público, además de a otros controles derivados de su actuación en el ámbito empresarial y en materia de privatizaciones:

  • Control económico-financiero, a través de la Intervención General de la Administración del Estado y del Tribunal de Cuentas.
  • Control de las relaciones laborales, por la Comisión de Seguimiento de la Negociación Colectiva y la Comisión Interministerial de Retribuciones (CECIR).
  • Controles específicos de las privatizaciones, por el Consejo Consultivo de Privatizaciones, la Intervención General de la Administración del Estado y el Tribunal de Cuentas.
  • Control parlamentario, mediante comparecencias informativas en el Congreso y en el Senado e iniciativas parlamentarias.
  • Control de la Unión Europea, a través de los órganos comunitarios en relación con la competencia y con políticas sectoriales.

El Presidente de SEPI es también el presidente del Consejo de Administración. Su nombramiento corresponde al Gobierno mediante Real Decreto, a propuesta del ministro de Hacienda y Administraciones Públicas.

El Consejo de Administración de SEPI está integrado, además de por su presidente, por el vicepresidente de esta Sociedad Estatal, con el mismo cargo en el Consejo, por el secretario del Consejo y por 14 vocales, que representan a los ministerios de Defensa, Hacienda y Administraciones Públicas, Industria, Energía y Turismo, Economía y Competitividad, Fomento, Empleo y Seguridad Social, Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y Presidencia.

Desde el punto de vista de la actividad y funciones que realizan, SEPI agrupa sus empresas en cuatro categorías:

División de empresas participadas en el sector de la Energía:

Incluye participación minoritaria en las siguientes compañías: ENAGÁS (cotiza en Bolsa), ENRESA (SEPI 20% y CIEMAT 80%) y RED ELÉCTRICA CORPORACIÓN (cotiza en Bolsa).

División de empresas participadas en el sector de la Defensa:

Incluye participación minoritaria en las siguientes compañías: EADS NV (cotiza en Bolsa) e HISPASAT.

División de empresas participadas en el sector de la Alimentación y Medio ambiente:

División de empresas participadas en el sector de la Comunicación:

Aquí ya podemos hacer una primera conclusión:  El Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas participa del Gasto Militar a través de la SEPI.

Si nos centramos en la División de Defensa de la SEPI, encontramos que:

  • Navantia, participada por la SEPI al 100 %, a 31-12-12.  Primera naval militar española.  1ª Empresa española de tecnología naval militar. 1.574 Millones € ventas en 2010.  5.500 profesionales.  20 países de exportación.  En construcción naval militar en Europa,Navantia supone el 24% del total exportado.  En construcción naval militar en el mundo,
    Navantia supone el 13% del total exportado.  300 Mlillones de € en I+D+i en 3 años.  Más de
    3.000 proyectos por año  12% de la plantilla en I+D+i junto a universidades y centros de investigación.
  • Defex, participada por la SEPI al 51 %, a 31-12-12.  Dedicada a la promoción y exportación de armas.
  • Izar, participada por la SEPI al 100 %, a 31-12-12.  Naval militar-civil en liquidación.
  • EADS, participada por la SEPI al 4’2 % al 4-4-13.  Sector aeroespacial, también militar.
  • Hispasat, participada por la SEPI al 7’41 % al 31-12-12.  Operador de satélites de comunicaciones, varios con uso militar (Hispasat 1A para comunicaciones gubernamentales y militares, Hispasat 1 B, idem;  ambos, proyectos ya en desuso;  actuales son:  Xtar-Eur, de uso militar y Sapinsat, también de uso militar).

El informe anual de 2011 de la SEPI nos deja las siguientes conclusiones:

  • La SEPI hizo inversiones por 99 millones de € en 2011.  De ellas, 31’3 millones de € fueron para Navantia, el 32 % del total.  Esto nos lleva a concluir que las inversiones de la SEPI están muy militarizadas.
  • La SEPI dio empleo a 24.116 trabajadores en 2011, de los cuales un 23’7 % fueron de Navantia.  El empleo en la SEPI está orientado a lo militar y el armamentismo.
  • La SEPI invirtió en I+D+i 96’6 millones de € en 2011.  De ellos Navantia usó 82’9 millones de €, es decir, un 85’8 % de la I+D+i de la SEPI está militarizada.

 

 

 

Share
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed