Tag Archive for reconversión de la industria militar

Otro cuento: la necesidad de «crecer» de la industria militar española

F-5EM+com+canh%C3%A3o+20mm

Jose Luis Cernadas Iglesias

Fuente: El País

Escribe María Fernández, en El País, un extenso artículo en el que viene a decirnos que la industria militar española necesita crecer para tener más peso mundial y asegurar su propio éxito.

Es esta la conclusión que, por otra parte, comparte la patronal del sector, TEDAE, y que parece que ha conseguido imprimir en el cerebro de la periodista, sin duda muy poco crítica con lo que representa este sector y con lo propios datos que maneja ella misma.

Aportamos nuestra opinión crítica para que lo que viene a continuación se pueda analizar, también, desde otro punto de vista:  la industria militar necesita crecer y tener más peso mundial para exportar más armamento porque la industria militar si no exporta empobrece al país que la sustenta.  Ninguna industria militar es ecológica ni económicamente sostenible.  Todas son un desperdicio de materiales y energía, un pozo sin fondo de inversión que no concede a los ciudadanos ningún beneficio social cuantificable, sino que, por el contrario, empobrece a las sociedades porque detrae recursos de los gastos sociales (educación, sanidad, vivienda, medioambiente, …).

La industria militar española es la séptima exportadora mundial de armas, con una cuota del 3% del negocio mundial sangriento que esto representa, y solo por debajo de las potencias de la ONU con derecho de veto más Alemania, lo que nos da una perspectiva muy diferente del asunto.

Pero la periodista opta por creer a pies juntillas el argumentario empresarial de TEDAE para afirmar que la industria de defensa española está intentando sacar cabeza fuera de España (lo cual no es para nada exacto, sino más bien todo lo contrario: está enfocada a promover la venta de armas a mansalva y al precio de generar inestabilidad mundial y armamentismo para obtener beneficio propio) y que por culpa de las pocas compras del gobierno español (otra mentira porque España cuenta ya al menos con un ciclo completo de compra de programas de armamentos innecesarios y que nos hacen arrastrar una deuda impagable de más de 30.000 millones de euros, más un segundo ciclo recién iniciado y que prevé encargos que incrementarán la deuda en los próximos años en otros 10.000 millones más, para comprar armas que no se necesitan) no puede desarrollar su potencial, con lo que su única opción pasa por fusiones que conviertan dos o tres grandes empresas en mega empresas (precisamente lo que pretende el Ministro de Defensa Pedro Morenés, anteriormente uno de los directivos más representativos del sector industrial de la defensa) y por convencer al Estado de que invierta más en Defensa:  tanto en adquisición de nuevos equipos y sistemas de armas para incentivar la creatividad de la industria militar (es decir, aún cuando no tengan en sí una finalidad directa en la defensa que se supone que es la razón de ser del ejército, sino para que la industria militar innove) como en nuevas subvenciones y ayudas (a pesar de que la industria militar obtiene créditos constantes del Ministerio de Industria a interés cero, ayudas y subvenciones multimillonarias en los presupuestos dedicadas a la «innovación militar» y múltiples ayudas de las diferentes escalas de la administración: estado, autonomías y localidades).

Se nos insinúa que se trata de una industria de alto valor añadido, que da empleo a 400 empresas y unos 20.000 personas, como si esto fuera un sector intensivo en trabajo o altamente eficiente, cuando la realidad es que ni por el peso de su masa laboral ni por su eficiencia este sector resiste la menor comparación con otros de muy alto valor social.  Quizá el gráfico siguiente de una idea más adecuada de la relación industria militar / trabajo:

investigación en armamento y trabajo

No saca la conclusión principal de la desproporción entre lo que se fabrica, la magnitud del propio sector industrial y el altísimo beneficio (casi 8.000 millones de euros en 2014) que obtienen los pocos (pero muy selectos) dueños de esta industria:  es un beneficio no en términos país, como se insinúa, sino para esa especie de élite extractiva y despiadada que no tiene patria y que nos somete a todos.

Explica como una mera anécdota el hecho de que nuestra industria militar sea absolutamente chapucera y despilfarradora, como se demuestra por los constantes fallos en los aviones A400 (con sobrecostes ya considerables y tremendos fallos de diseño y montaje), helicópteros de combate de EADS, prototipos de los submarinos S80 (que han constado un sobrecoste de más de 2000 millones de euros sin que hasta la fecha se haya podido poner a flote ninguno de los submarinos aparentemente destinados a la venta internacional) y un largo etcétera que convierte esta industria en un dechado de defectos.

Llega a la conclusión de que es necesario un impulso público al sector para hacerlo crecer. Curiosamente, la conclusión de la periodista es la conclusión del propio sector y que únicamente le beneficia a éste y a sus intrincadas complicidades con la casta política en eso que se ha dado en llamar el complejo militar industrial.

Promover y mimar la industria militar es promover y mimar el enriquecimiento de una clase parasitaria a costa del sufrimiento de pueblos enteros a los que se venden armas made in Spain.

Promover este sector es engordar un gasto militar destinado a hacer del sistema de defensa un expositor de armas de cara a su venta y beneficio para unos pocos, mediante el intervencionismo militar, el negocio de la guerra, el constante trasiego de cargos militares a países como agentes comerciales de esta industria y el desarrollo de sistemas de armas que no son necesarias para la defensa.

Una política pública que quiera desarrollar lo mejor de nosotros debería preocuparse más bien por fabricar algo socialmente útil y que permita un desarrollo justo y un reparto de riqueza  tanto en el estado español como en los supuestos clientes de nuestras industrias. Precisamente algo que no puede conseguirse vendiendo armas a mansalva y generando deuda impagable e inmoral al erario público, sino reconvirtiendo el sector y redistribuyendo su riqueza para fines socialmente útiles y justos.

Share

Konver y TACIS, la reconversión militar europea que existió

Europa

Por Sento

 

En muchas ocasiones se nos dice que las pretensiones antimilitaristas de reconversión de la industria militar al sector civil son meras utopías e irrealizables.

Sin embargo, queremos recurrir hoy a hacer un poquito de historia reciente para demostrar que estos «razonamientos» son meras excusas, y que cuando las élites gobernantes quieren, o les interesa, sí que están de acuerdo con la reconversión de las industrias militares y de los campos de entrenamiento y tiro.

Nos tenemos que situar en los años 90, tras la caída de la Unión Soviética y el Pacto de Varsovia, y tras la reunificación de Alemania, y tras la Operación Tormenta en el Desierto en tierras de Irak en la Guerra del Golfo.

Para nuestra sorpresa y para remarcar el cinismo del poder militarista, encontramos una referencia de la Comisión Europea en 1993 sobre el Programa Konver en Italia, Francia, Alemania y España.

La iniciativa comunitaria KONVER, propulsada por la Comisión a petición del Parlamento Europeo, tiene por objeto completar el esfuerzo de diversificación y reconversión de las zonas afectadas por la reducción de las actividades de la industria armamentística, así como de las zonas militares.

Y como el dato es interesantísimo, lo volcamos completamente:

1. Italia El importe total de la contribución de los Fondos estructurales es de 17,9 millones de ecus, de los que 11,7 corresponden al Fondo Europeo de Desarrollo Regional y 6,2 al Fondo Social Europeo. El programa italiano se aplica en las provincias de Nápoles, Áquila y Génova (zonas incluidas en la política regional comunitaria). El «comprensorio» de Colleffero (Roma) se ha incluido también en el programa pese a no formar parte de tales zonas. El programa KONVER correspondiente a Italia que acaba de aprobar la Comisión permitirá financiar en las citadas regiones ayudas para la creación de nuevas empresas, ayudas a la reconversión y la modernización de laboratorios y centros de investigación, ayudas a la reconversión de las empresas del sector militar hacia actividades civiles y, por último, ayudas para programas de formación del personal para reinsertarlo en nuevas actividades. Asimismo, se han previsto créditos de asistencia técnica para garantizar el seguimiento, control y evaluación del programa. 2. Francia El importe total de la contribución de los Fondos estructurales es de 32,6 millones de ecus, 27,9 de los cuales corren a cargo del Fondo Europeo de Desarrollo Regional y 4,7 del Fondo Social Europeo. El programa francés se aplicará en 23 cuencas de empleo afectadas por la reconversión de las industrias de defensa y la reestructuración de zonas militares en 14 regiones: Alsacia, Aquitania, Albernia, Baja Normandía, Bretaña, Centro, Champagne-Ardennes, Languedoc-Rosellón, Lemosín, Lorena, Picardía, Poitou-Charentes, Provenza-Alpes-Costa Azul y Ródano-Alpes. De conformidad con las disposiciones de los Reglamentos de los Fondos estructurales sobre flexibilidad territorial, una serie de cuencas de empleo que no son subvencionables en virtud de los objetivos de reconversión industrial y desarrollo rural de la política regional comunitaria disfrutarán también de ayuda financiera de los Fondos estructurales. El programa de Francia hará posible la financiación en las cuencas de empleo correspondientes de ayudas a las empresas para inversiones dedicadas a la reconversión hacia actividades civiles y a la diversificación de la economía local, de ayudas a la remodelación de zonas militares, de ayudas para medidas de promoción de nuevas tecnologías en las pequeñas y medianas empresas, así como de ayudas para programas de formación del personal afectado por la reconversión de la industria armamentística. 3. España En España la ayuda del FEDER asciende a 7,6 millones de ecus (1.200 millones de pesetas), que representan el 50% del coste total. Todas las medidas del programa se aplicarán en zonas pertenecientes a regiones que pueden optar a alguno de los tres objetivos: nº 1 (64% del programa), nº 2 (28%) o 5b) (8%). El programa incluye siete medidas agrupadas en tres subprogramas cuyos objetivos son los siguientes: – remodelación de las zonas militares e introducción de nuevas actividades en ellas (38% del programa); – promoción de la innovación, los conocimientos especializados y las transferencias de tecnología (51% del programa); – rehabilitación del medio ambiente y renovación de zonas militares (11% del programa). El programa operativo KONVER de 1993 ha sido elaborado por las autoridades nacionales y regionales españolas en colaboración con la Comisión. De su aplicación se encargará un Comité formado por todas las partes interesadas. 4. Alemania El programa alemán se aplicará en los siete Estados federados siguientes: Mecklemburgo-Pomerania Occidental, Sajonia-Anhalt, Hamburgo, Bremen, Baja Sajonia, Renania del Norte-Westfalia y Baviera. La ayuda del FEDER asciende a 10,8 millones de ecus, que corresponden al total de los gastos públicos, incluida la parte financiada por Alemania, que se eleva a 22,4 millones de ecus. El programa se articula en torno a las siguientes prioridades: – ayuda y asistencia a la reconversión, centradas en las PYME; – promoción de la innovación y de las transferencias de tecnología; – proyectos de renovación y desarrollo, – remodelación de zonas militares. Cabe citar, como ejemplos, la remodelación de una parte del cuartel de Graf-Goltz y de la instalación de tiro de Höltigbaum en Hamburgo, el saneamiento de antiguas zonas militares de las landas arenosas de Retzow- Stepenitz dentro de un proyecto turístico de carácter ecológico (Mecklemburgo-Pomerania Occidental) y el equipamiento del centro industrial de «Groden-West» en Cuxhaven (Baja Sajonia).

Es decir, que tanto el Parlamento Europeo como la Comisión Europea, cuando quieren aplican las políticas antimilitaristas de reconversión que propugnamos.

Pero, además, encontramos que en 1995, la Comisión Europea aprobó el programa Konver para Sajonia-Anhalt:

con una dotación global de 17,038 millones de ecus. El programa cubre los distritos rurales de Burg, Gardelegen, Schönebeck, Stendal, Dessau, Roâlau, Wittenberg, Zerbst, Halle, Merseburg, Naumburg, Sangertshausen, Zeitz y Köthen. La dotación financiera global del programa KONVER (Programa comunitario de reconversión de industrias de armamento y bases militares) asciende a 17,038 millones de ecus. La contribución comunitaria es de 11,164 millones de ecus. Hasta el momento de la retirada de las tropas, en Sajonia-Anhalt estaba estacionado alrededor del 25% de la división occidental de las fuerzas armadas soviéticas. Su presencia causó considerables daños al suelo y a los terrenos, aunque todavía no ha sido posible cuantificar todos los riesgos y perjuicios causados por la contaminación del suelo y el uso de municiones. Alrededor de 95.000 ha de superficies militares deben destinarse a otros usos. Entre 1990 y 1994, en Sajonia-Anhalt se desmantelaron alrededor de 122.000 puestos de trabajo en el sector de la defensa, incluido el personal civil. El objetivo del programa consiste en destinar los antiguos terrenos militares a nuevos usos civiles, resolver los problemas estructurales surgidos en la región y estimular el desarrollo económico y la creación de nuevos puestos de trabajo. Se procurará paliar los daños al medio ambiente y recuperar los paisajes desfigurados. Las abundantes superficies podrán más tarde reconvertirse en empresas, viviendas, servicios públicos o instalaciones de turismo, deporte o recreo. Son proyectos subvencionables, por ejemplo, el cuartel Bismarck-Hindenburg y el centro de suministros de Naumburg, el nuevo cuartel de Burg, el aeropuerto de Allstedt y el cuartel Heide Süd de Halle.

Por otro lado, también nos sorprende esta otra noticia que, en principio, habla sobre la digitalización de una biblioteca en Eslovaquia:

ha rehabilitado un viejo complejo militar como gran instalación de digitalización con máquinas que pasan automáticamente las páginas

Y, para poner la guinda al pastel, os ofrecemos esta otra noticia en la que se demuestra que la Comisión Europea no sólo reconvirtió parte de la industria militar en sus fronteras, sino que también lo hizo más allá.  Ahora hablamos del Programa TACIS, realizado en tierras de la antigua URSS, y que no tiene ningún desperdicio en el afán de reconversión de la industria militar allende nuestras fronteras:

TACIS, el Programa de Asistencia Técnica de la Comunidad Europea para los Nuevos Estados Independientes tiene por objeto instituir un plan de reconversión en cuatro regiones de la antigua Unión Soviética en las cuales en el pasado la economía se basaba fundamentalmente en la producción militar. Este proyecto, por valor de 4,5 millones de ecus abarcará las regiones de San Petersburgo y Samara (Rusia), Kharkow (Ucrania), y Minsk (Bielorrusia). El objetivo del programa de reconversión es transformar las instalaciones industriales para que pasen de la producción de armas a la de productos de uso civil y, al tiempo, mantener los niveles de empleo y de capacidad técnica. El proyecto tendrá una duración de 30 meses y será aplicado por un consorcio compuesto por la empresa British Aerospace y la compañía francesa de consultoría Softrade Intergroupe. El Complejo de la industria militar de la antigua Unión Soviética es un enorme conglomerado de industrias. Emplea a unos 12 millones de personas, de los cuales 5 millones trabajan en la producción de armas. Se halla bajo la responsabilidad de 9 Ministros. Estas industrias se concentran Rusia, en donde contribuyen aproximadamente a la mitad de la producción industrial total del país. Otras áreas de concentración son Bielorrusia y Ucrania, países en los cuales, en general, se producen elementos para armas aislados cuyo montaje final se lleva a cabo en Rusia. En total, estas Repúblicas emplean una mano de obra de 7,3 millones de personas. Rusia por sí sola cuenta con 1.100 empresas militares que emplea a 5,5 millones de personas, y 700 institutos de investigación militar (excluyendo la nuclear), que dan empleo a un contingente adicional de 1,3 millones de personas. Tras el pronunciado descenso que los pedidos de material militar han experimentado en los últimos cuatro años (que se calculan en un 70%), las empresas militares iniciaron inmediatamente la producción de bienes de uso civil. Sin embargo, a falta de un plan de reconversión coherente una serie de antiguas empresas militares acabaron por fabricar los mismos productos. Otros obstáculos para el éxito de la reconversión son la estructura integrada de carácter vertical y la falta de cultura de mercado en los círculos de gestión de las empresas. Las compañías están organizadas para afrontar la producción desde la materia prima a los componentes del producto para llegar al propio producto final. En muchos de los casos, proporcionan también el alojamiento, el vestido, los alimentos y otras necesidades básicas de los empleados. En estas circunstancias, no es de sorprender que la gestión esté poco concienzada en lo que se refiere a los métodos de control de costes, a la garantía de la calidad, la contabilidad, los servicios de marketing, las redes de distribución y los servicios post venta. Contenido del proyecto comunitario TACIS se propone preparar un plan de reconversión para las cuatro regiones tras una evaluación de los bienes industriales existentes, y la identificación del potencial y la magnitud de la inversión correspondiente. El potencial de reconversión puede evaluarse seleccionando tres categorías de empresas: las que se pueden adaptar rápidamente a la producción civil sin necesidad de una reestructuración considerable, las que requieren una reestructuración fundamental a lo largo de un periodo de 5 a 10 años y, por último, las que no se prestan a la reconversión o cuya reconversión supondría un coste prohibitivo poniendo en duda su viabilidad futura. Se seleccionará un número limitado de empresas, de las categorías primera y segunda para efectuar un estudio de viabilidad a escala global. En una serie de empresas se espera que los resultados de tales estudios sean tan prometedores que permitan una rápida afluencia de inversión extranjera. En otras instancias la situación comercial requerirá una mayor investigación a través de un análisis financiero de las perspectivas de reconversión y sus correspondientes costes, desde la reestructuración organizativa hasta la introducción de nuevos procesos, métodos de gestión y tecnología. Como consecuencia de ello, a la empresa seleccionada se le ofrecerán planes y estrategias de comercialización que les abrirán perspectivas de planes de financiación o de creación de empresas conjuntas. Por último, los gerentes de las empresas seleccionadas recibirán una formación trabajando junto a expertos europeos que les proporcionarán información sobre el funcionamiento de dichas empresas. RECONVERSIÓN DE LAS INDUSTRIAS DE AVIACIÓN EN MOSCÚ Además, la Comisión Europea está realizando una contribución importante al desarrollo de una estrategia coherente de reconversión militar en el mismo Moscú. Su asistencia a la oficina de diseño aeronaútico MIG y al fabricante de aviación Lukhovitsky será llevada a cabo por un grupo empresarial dirigido por Dassault Aviation y compuesto por Arthur D. Little y el Ares Group. El proyecto de 2 millones de ecus durará dos años. Desde su establecimiento en Moscú en 1939 hasta 1989, Mig, que actualmente cuenta con aproximadamente 5000 empleados, se concentró exclusivamente en el diseño de aeronaves civiles ya que los encargos procedentes del sector militar se hbían reducido en dos terceras partes a lo largo de los últimos cuatro años. Este proceso de reconversión se ve aminorado por un acceso limitado a los mercados occidentales como consecuencia de la falta de certificación por parte de las autoridades occidentales del Sistema de Garantía de Calidad MIG. Lukhovitsky, empresa manufacturera establecida en 1962 que cuenta en la actualidad con cerca de 7500 empleados, está especializada enla construccion de aeronaves militares, incluidos los cazas MIG. Recientemente se ha visto obligada a afrontar un descenso similar de encargos militares a la oficina de diseño aeronáutico MIG y, a pesar de sus esfuerzos de reconvertirse hacia la producción de mercancías civiles, aún carece de una estrategia coherente global. Se requiere urgentemente asistencia de TACIS para que MIG y Lukhovitsky desarrollen mercados nacionales y adquieran un mayor acceso a los mercados extranjeros. Las principales tareas que debe emprender TACIS consisten en la adaptación del Sistema de Garantía de Calidad MIG a las normas europeas y la vigilancia de su producción de piezas de aleación de aluminio. Además, se evaluarán los medios actuals de producción de Lukhovitsky y, tras un análisis de los emrcados tanto rusos como extranjeros para elaborar una lista inicial de 100 oportunidades potenciales, se selecionarán unos quince productos que presenten un máximo potencial. La aplicación de nuevos planes empresariales recibirá un gran apoyo de dicha asistencia. Al finalizar el proyecto, se espera que MIG sea capaz de producir una unidad estructural para aeronaves civiles que se atenga a las normas occidentales, lo que representará un gran paso hacia la reconversión de las industrias aeronáuticas.

En conclusión, no nos dejemos engañar, sí se puede realizar una reconversión de la industria militar y de los espacios naturales de los militares, así como de sus campos de tiro, lo único que falta es voluntad política de hacerlo.

¿Qué pensarán de esto nuestros representantes de EQUO y PODEMOS en el Parlamento Europeo?  Sería una interesante iniciativa reactivar estos programas.  ¿Se animarán?

Share
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed