Tag Archive for «puertas giratorias» en Defensa

Nada del problema militar es negociable para Sánchez

Imagen de David de la Luz

Fuente:  Nueva Tribuna.

Pedro Sánchez acaba de hacer públicas 43 medidas que ha enviado a los partidos para negociar su presidencia del gobierno.

Muchas de ellas son, innegablemente, necesarias y urgentes (derogar la Reforma Laboral, derogar la Reforma Educativa -cosa que, por cierto, no se dice, sino que se habla de paralizar su calendario de aplicación-, medidas de choque para bajar el paro a la mitad, …).

Otras son risibles viendo el comportamiento conocido del PSOE, por ejemplo en todas las noticias sobre las puertas giratorias constantes en el mundo de la Defensa. Dicen así

36. Endurecer el régimen de incompatibilidades para evitar el fenómeno de las puertas giratorias, extendiendo el periodo hasta los 5 años.

.Otras son necesarias pero hay que concretar.  Por ejemplo, cuando habla (en la medida 4) de hacer una auditoría del gasto público, ¿se refiere también al gasto militar?  Porque el gasto militar ha de ser, urgentemente, auditado dado que los Presupuestos Generales del Estado para 2016, entre otras cosas,

  • esconden gasto militar en 12 de los 13 ministerios existentes y
  • que aunque se publicita que el presupuesto del Ministerio de Defensa será de 5.787’89 millones de €, la suma de todas las partidas que tienen que ver con el gasto militar (siguiendo el criterio contable de la OTAN) asciende a 31.133’15 millones de €, es decir, las cuentas públicas esconden 25.345’26 millones € de gasto militar esconden el 81’41 % de dicho gasto.
  • la deuda militar que genera el gasto militar será para 2016 de 16.309’59 millones de €, el 53’82 % del gasto militar.

En la medida 15 se habla de

Promover Acuerdo por la Ciencia, recuperar los niveles de inversión pública en I+D+i e impulsar un plan de repatriación del talento científico.

Pero no se habla del problema que está suponiendo la militarización de la I+D+i española en los últimos gobiernos.

También nos llama la atención la propuesta

32. Atribuir a los partidos políticos que se hayan financiado ilegalmente responsabilidad patrimonial de dichos actos.

porque, en nuestra opinión, estas responsabilidades políticas y penales se debería aplicar también a la esfera militar dado que los programas PEAS están sobreendeudando al Ministerio de Defensa y al de Industria, además, de contribuyendo negativamente porque producen excesivo aumento de déficit en los PGE.  Una y otra vez publicamos noticias sobre la mala calidad de la industria militar, parte de la cual tiene accionariado estatal, y donde nunca nadie asume las consecuencias de las malas políticas que implementan.

Pero nos extraña sobremanera que nada de lo militar sea importante para Pedro Sánchez, el PSOE y para los pactos que quieren hacer para gobernar España durante los próximos cuatro años.  Por ejemplo, ¿no es importante

  1. Conseguir que la Directiva de Defensa sea debatida por el Parlamento y la sociedad antes de ser aprobada
  2. Conseguir que la Comisión de Defensa del Congreso sea un órgano donde realmente se controle la política de Defensa
  3. Reducir el excesivo número de militares españoles
  4. Aumentar la ratio de oficiales por soldado desde los impresentables y actuales 1 oficial por cada 1’8 soldados a cifras más presentables
  5. Iniciar el proceso de reconversión de las deficitarias e ineficaces industrias militares españolas hacia fines socialmente útiles
  6. Prohibir el gasto en programas de armamento ineficaces, caros y generadores de deuda, como los PEAS que van a suponer una inversión en armas de 1.606’5 millones € en 2016
  7. Reducir el Gasto Militar español de 31.133’15 millones € para financiar políticas sociales
  8. Abandonar la política de exteriores militarizada y cambiar las prioridades hacia la cooperación y la solidadridad
  9. Presupuestar bien las Operaciones Militares en el Exterior (1.034 millones para 2016) y dejar de ocultar su desmedido gasto a la opinión pública
  10. Desmilitarizar la Guardia Civil y la Guardia Real
  11. Acabar con la corrupción militar
  12. Acabar con el despilfarro militar (cuerpos como la Patrulla Águila, Patrulla Acrobática de Paracaidismo, Patrulla Aspa, desfiles militares, …)
  13. Desmilitarizar la UME
  14. Salir de la OTAN
  15. Acabar con la justicia militar
  16. Prohibir el sobregasto del Ministerio de Defensa en las liquidaciones de los presupuestos por un valor medio de 1.357 millones de € al año
  17. Podríamos añadir un largo etcétera, que podéis consultar en nuestros informes sobre Gasto Militar, sobre el Ejército Europeo y sobre Antimilitarismo y Elecciones Municipales y Autonómicas.

Sin embargo, nos sorprende que nada de lo militar sea negociable, mejorable, hablable siquiera.

Una vez más los militares se salen con la suya logran mantenerse como política de estado, como política inmutable y ajena a quien gobierne, y sobre todo a los ciudadanos.

Share

La industria militar española, pequeña radiografía de la industria de la muerte

Fuente:  El Diario

Excelente el artículo de Raúl Sánchez.

El siguiente gráfico es muy demostrativo del panorama general de la industria militar española.  Los contratos se centran en 3 grandes empresas:  EADS-CASA, Navantia y Santa Bárbara:

Imagen de El Diario

Además, el tinglado de la industria de la muerte en España se caracteriza por:

  • Las puertas giratorias.  Dos casos de puertas giratorias han afectado a Santa Bárbara desde que la sociedad fue vendida por el Gobierno.  Alfonso Ramonet, embajador de España en grandes capitales como Tokio o Washington, fue presidente de la compañía entre 2003 y 2007, justo tras su privatización. Aunque la más directa ha sido la que afectó a su consejero delegado entre 2010 y 2013, Carlos Villar Turrau. Militar de carrera, fue Director General de Armamento y Material del Ministerio de Defensa entre 2001 y 2006 y Jefe del Estado Mayor del Ejército de Tierra (JEMAD) entre 2006 y 2008.
  • No hay que entender a estas empresas como entes independientes de las fuerzas armadas”, explica Bernardo Navazo, analista de defensa.
  • Defensa admite que en el sector armamentístico español «no hay muchos competidores» y que al final se elige a quien tiene «la capacidad de llevar acabo» los programas
  • Las empresas son muy parasitarias del Estado, viven de subvenciones y ayudas y la gran mayoría tienen participaciones estatales.
  • En ocasiones, de facto, son monopolistas, como Navantia con la Armada, con la que tiene un acuerdo.
  • No hay verdadera competencia:  “Si abres el abanico a la competencia internacional, se corre el riesgo de dilapidar varias décadas de apoyo a la industria española y reducir su capacidad tecnológica para el futuro”. Precisamente, fue la creación de un tejido tecnológico e industrial en el sector de la defensa la razón para fomentar estos programas de armamento.
  • Su planificación es muy mala y sólo se fijan en producir y vender armamento.  Constantino Méndez, ex secretario de Estado de Defensa, reconoció, sin embargo, que estos programas “no habían aumentado la autonomía tecnológica e industrial de España” ya que el acento se puso sobre la “mera adquisición y producción”.
  • Se financias por Programas Especiales de Armamento que han generado una importantísima deuda militar de más de 20.000 millones de € pendientes de pago.
  • Están asociadas en la Asociación Española de Empresas Tecnológicas de Defensa, Aeronáutica, Seguridad y Espacio (TEDAE) que es la patronal de la industria de defensa en España. Aseguran que dan empleo directo a más de 50.000 personas y facturan 9.000 millones de euros anuales. Su junta directiva la forman, entre otros, las empresas que se han llevado estos programas: Airbus, Navantia y Santa Bárbara Sistemas.  El presidente de la asociación es Adolfo Menéndez. Licenciado en Derecho, también compagina su labor como consejero en representación del Gobierno en la tecnológica Indra, aunque su pasado político es anterior. Fue subsecretario de Defensa entre 1996 y 2000, cuando se firmaron los mayores compromisos de pago de los programas de armamento.
  • No hay un verdadero control de sus políticas ni gastos.  Es imprescindible una auditoría a fondo.
  • La industria militar no para de dar ejemplos bochornosos de su mala calidad.

Las principales características y contratos de las más conspicuas son las siguientes:

Santa Bárbara

es la rama industrial del Ejército de Tierra. Nació como empresa en 1960 al reagruparse varias fábricas industriales del ejército franquista. Fue de propiedad pública hasta que fue privatizada por el Gobierno de Aznar en 2001 y vendida al grupo mundial de venta de material de defensa General Dynamics.

Un informe del Tribunal de Cuentas en 2007 denunció sobrecostes en la privatización de Santa Bárbara, que, según el texto, costó casi 500 millones de euros.

Entre 2010 y 2015, recibió 105 millones de euros en compras habituales de repuestos, armamento y municiones.

Imagen de El Diario

 

EADS-CASA (Airbus):

Nació como Construcciones Aeronáuticas, S.A. en 1923, inaugurando dos fábricas de aviones durante esa década: una en Getafe y otra en Cádiz. Tras el final de la Guerra Civil, estrecha sus lazos con el Estado franquista, que adquiere el 33% de la empresa en 1943 y amplia su participación hasta ser propiedad casi estatal en décadas posteriores.

Fue privatizada en 1999 durante el Gobierno de Aznar. La compra el Grupo Interés Económico Airbus y pasa a denominarse EADS CASA. Ahora es la principal empresa española en el sector aeroespacial. Sus compromisos con defensa suman casi 19.000 millones de euros, junto con Industria de Turbo Propulsores, S.A. (ITP), con la que comparte los programas del Eurofighter.

Los PEAS aseguran la continuidad de la empresa durante 30 años.

Defensa tiene pendientes pagos con estas empresas por 21.000 millones de euros. El último calendario de pagos firmado por el actual ministro Pedro Morenés, también con origen profesional en las empresas de armamento, alarga los compromisos hasta 2030. Más de treinta años después de la firma del primer programa, en 1997.

Imagen de El Diario

 

Share

El Supremo dicta sentencia contra Instalaza (y Morenés)

Imagen de Infodefensa.com

Fuente:  Telecinco.es

La noticia tuvo mucha retranca.  En 2008, 107 países, incluida España, ratificaron el tratado internacional de Oslo que prohibía el uso, desarrollo, fabricación, adquisición y almacenamiento de bombas de racimo.

En mayo de 2011, Instalaza demandó al Estado, con Morenés aún consejero de la empresa, por lucro cesante en su actividad de promover la muerte.  Y, claro, segun los expertos,  tenían parte de razón, dado que la industria armamentística es una más, tenía encargos en firme y, además, está muy subvencionada por el gobierno de turno.

Sin embargo, en 2013, la Audiencia Nacional rechazó esta reclamación (cuando Morenés ya era ministro de Defensa) alegando que

el interés público superior de la protección de la vida humana y el Derecho Internacional Humanitario» y que la moratoria no tenía por objeto «una privación de derechos específica a la reclamante, sino una modificación de un régimen existente por otro más acorde con el interés público.

A todos nos va a sonrojar leer las siguiente frases con las que Morenés reclamaba sus derechos:

En su recurso ante el Supremo, Instalaza aseguraba que la moratoria en la fabricación de municiones de racimo no afecta por igual a todos los sujetos de la regulación y denunciaba el perjuicio que le causa a esta empresa en concreto «por estar dedicada en cuerpo y alma a la producción y comercialización» de este tipo de municiones.

No obstante, el Supremo considera que

la industria armamentística está sometida a «un régimen que puede cambiar» y que el cambio que se produjo tras la aprobación de la moratoria «no pudo sorprender» a Instalaza, sobre todo a raíz de la Conferencia de Berlín sobre la destrucción de las municiones de racimo y de la Ley sobre el control del comercio exterior de material de defensa y de doble uso que aprobó el Parlamento español en el año 2007.

Además de rechazar su recurso, el Tribunal Supremo también impone a Instalaza en su sentencia el pago de las costas del procedimiento tras la imposición del recurso, que el tribunal establece en 4.000 euros más IVA.

Ahora que, quizá, Morenés se despide del Ministerio de Defensa y que, quizá, hará girar una vez más las puertas giratorias, no está mal esta despedida legal contra los intereses que realmente ha representado este infausto ministro durante los últimos 4 años.

Share

La corrupción en el comercio de armas: DEFEX

Imagen de Defex.es

Fuente:  Infodefensa.

Defex es una empresa constituida en 1972.  Está participada mayoritariamente por la estatal SEPI (51 %) y minoritariamente por Explosivos Alaveses, Maxam Corp, Instalaza, Sociedad Anónima Palencia de Armas  y Alfa Lan S.A.

En su Consejo de Administración están representados el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas a través de SEPI, el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación, el Ministerio de Economía y Competitividad, el Ministerio de Defensa y diversos accionistas privados.

Fue creada para fomentar la exportación en el sector de la Defensa (Sistemas de Aviación, Sistemas Navales, Sistemas de Artillería, Sistemas de Infantería, Vehículos, Electrónica y Optrónica, Equipamiento de Intendencia y Equipos Auxiliares) y luego se expandió a exportación de material de Policía y Seguridad.

Ya hemos comentado diversos aspectos de esta empresa en entradas anteriores del blog.

Ahora salta a la palestra la información de que el 17 de junio de 2015 la Unidad Contra el Crimen Organizado (UCO) puso a disposición de la Audiencia Nacional un informe que concluía que la empresa pública DEFEX actuó como una «organización criminal».

La Fiscalía Anticorrupción está investigando a DEFEX por una venta de material militar a Angola por 152 millones de € cuando su valor material era de sólo 50 millones.  El sobrecoste se repartió entre funcionarios angoleños y miembros de DEFEX, todo unejemplo de buen empresariado.

Parece que hay indicios de otras operaciones sospechosas en Camerún, Arabia Saudí, Egipto y otros países del Lejano Oriente.

Resulta curioso que en el capital de DEFEX esté Instalaza y Armas de Palencia.  Parece que todo el polo industrial-militar es un conglomerado de empresas y de la cúpula ministerial que se protegen unos a otros porque todos tienen participaciones cruzadas que les obligan a no caer ninguno porque sino caerían todos.

Esto implica que no sólo es imprescindible una auditoría imparcial en las empresas de Defensa, sino en la SEPI y en el propio Ministerio de Defensa, pues por lo que se ve, aquí todo está ensombrecido por la duda de malas prácticas.

Además, habría que plantearse para que queremos los ciudadanos una empresa con capital estatal mayoritario que se dedica a comercializar armas y exportar conflictos y guerras.

La política adecuada con DEFEX sería su cierre.

Share

NAVANTIA sigue siendo un lastre

C%C3%A1diz%2C+Astilleros

JoséGonzálezSpaudo

Fuente: Expansión

La comparecencia de Ramón Aguirre, presidente de la SEPI, en el Congreso de los Diputados para explicar los presupuestos de las empresas propiedad del estado ha sido reveladora.

La Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) prevé unos beneficios en 2016 de 171 millones de euros, a pesar del lastre de los ERE y la reconversión necesaria de los sectores minero y Naval (que consumirán 101 millones a echar en saco roto).

Según Aguirre, SEPI no contribuirá al déficit del estado ni tendrá que apelar a los presupuestos del estado para cubrir el agujero de estos dos sectores, porque prevé beneficios y cuenta además con 589 millones de euros en tesorería para cubrir las pérdidas de estos sectores.

Añadió Aguirre que

«persisten algunas tensiones en Tesorería, provocadas principalmente por Hunosa, Izar y Navantia, que serán cubiertas mediante el endeudamiento

Bonita manera de disfrazar el desastre e ineficacia de unos sectores que lastran al estado. A pesar de ello

Respecto a Navantia, el presidente de la SEPI ha mostrado nuevamente el constante apoyo del Gobierno a la empresa a través de los ministerios de Hacienda, Industria y Defensa.

De nuevo Navantia en el centro del huracán. La empresa pública estatal dedicada a fabricar barcos de guerra, con sus sonoros fracasos como el submarino S-80 y sus pedidos de barcos que no se necesitan por parte del Ministerio de Defensa y encima con espectaculares sobrecostes, supone «tensiones de tesorería» que obligarán a contraer deuda privada, con bancos «armados» para subsistir a pesar de su inviabilidad.

Navantia está abocada a reconvertirse a usos civiles y socialmente útiles o a arrastrarnos a un agujero sin fondo, a pesar de la obstinada ayuda de los ministerios de Defensa e Industria tanto aportándole pedidos y créditos sin fin como para que pueda vender en el exterior todo el armamento posible.

Share

Rearme, otra vez, en Europa del Este y aquí.

Imagen de theyedropper

Fuente:  El País.

La crisis en Ucrania, las tensiones con Rusia, son los argumentos que sirven para la remilitarización de Europa del Este.  Del otro lado dirían que las razones son la crisis de Ucrania y las tensiones con Estados Unidos, Europa Occidental y la OTAN. El resultado igual: meter miedo a las poblaciones, rearme mutuo y grandes negocios para unos pocos.

Otro resultado esperado, esta vez para los ucranios y de los otros pueblos que viven en aquel territorio:  miles de muertes, una nación dividida, militarizada, enfrentada, con miles de muertos y una economía que quedará en manos del que antes desenfunde, pero nunca en manos de l@s ucrani@s.  Para ell@s nada bueno se cierne en el futuro.

Pase lo que pase, las empresas de armamento europeas y yankis se beneficiarán muy mucho. Además, cual pedrea, se anuncia que

Polonia aumentó su gasto militar en un 13% en 2014 y para este año se prevé un nuevo incremento del 20%. Los países bálticos, que aprobaron importantes recortes durante la crisis económica, han invertido la tendencia en los últimos tres años.

Lituania es el caso más extremo: tras una subida del 6% el año pasado, planea para 2015 un aumento del 50%

Moscú incrementó el año pasado su gasto militar en un 8,1% y sus partidas destinadas a defensa para este año han aumentado un 15%, aunque la mayoría de las subidas habían sido decididas antes del conflicto en Ucrania.

Según las previsiones del instituto, el gasto militar de Varsovia —que ha esquivado los efectos de la crisis económica que ha embestido el continente desde 2008— superará el 2% del PIB, el objetivo acordado por la OTAN.

En 2014, el gasto militar sueco fue un 5,9% mayor que el del año anterior. Se prevé un incremento del 5,3% para este año.

 

Parece que en Europa del Este se va a seguir esa vieja consigna de que cuando hay graves problemas económicos y sociales lo mejor es inventarse un enemigo externo que nos haga desviar la atención y «unirnos» (es un decir) contra él, olvidando los verdaderos problemas.

Los países de Europa del Este gastarán más en defensa.  Por ello se volverán más dependientes de los países que les venden armas.  Por ello podrán dedicar menos recursos a los gastos sociales.  Por ello sus poblaciones se verán obligadas a protestas y rebeliones.  Por ello crecerá el nivel de inseguridad y … habrá que gastar más en defensa y represión.  Por ello los países vecinos se sentirán amenazados y tenderán a protegerse gastando más en defensa.

Países, gobiernos, sociedades, millones de personas, cayendo, nuevamente, en el círculo vicioso de la violencia.

En Europa Occidental, en la U.E., nos preocuparemos mucho de la deriva (inesperada, dirán muchos) que toman los acontecimientos en nuestros vecinos del Este y del Sur.  Nuestros partidos pedirán más gastos militares.  Nos veremos obligados a ser más intervencionistas (no por nuestro bien sino por el bien ajeno).  Nuestras fronteras avanzadas lo serán todavía más.  Nos sorprenderemos de que se nos considere enemigos en muchas partes del mundo.  Nos parecerá injusto y nos sentiremos inseguros e incomprendidos.  Dedicaremos más dinero a la industria militar, a subvencionarla para tener un nivel de desarrollo industrial suficiente para nuestras necesidades militares.  Desatenderemos nuestras necesidades sociales.  Crecerá la contestación callejera.  Necesitaremos reprimirla y contrataremos nuevos gastos en pelotas de goma, protecciones para la policía, seguridad para las instituciones.  Cambiará la legislación para proteger el orden público y se cercenarán libertades y derechos.

¿A alguien os suena esta historia?  Es el nudo gordiano.  El nudo imposible de desatar. Además tiene quienes lo alimentan constantemente. Sólo es posible cortarlo, vivir de manera alternativa.

Seguimos sin aprender.

Seguirá ganando la industria militar.  Una industria que seguiremos subvencionando con préstamos al cero por ciento de interés y con otras prebendas.  Una industria chapucera donde las haya, como venimos denunciando en este blog.  Una industria con continuas pérdidas que, una y otra vez, han de ser asumidas por todos vía impuestos.  Una industria que casi no crea empleo comparada con casi cualquier otra.  Una industria sin ética, con ministros puertasgiratorias.  Una industria de muerte.  Una industria que cada vez se come un mayor porcentaje del total de la I+D+i española. Una industria que vende armas a otros y alimenta conflictos donde mueren miles de personas…

Ellos, unos pocos, se forran.  Los demás …

Share

Navantia cambia de responsable de recursos humanos: ahora será el «ex-lider» de CC.OO

huelga-limpiadoras-universidad-sevilla-clece54

Landahlauts

Fuente: Insurgente

Hay noticias que, aunque previsibles, nos dejan perplejos.

En muchas ocasiones hemos denunciado la poca crítica que el sindicalismo que se dice de clase y de izquierdas, principalmente de UGT y CC.OO, hacen a todo el fenómeno del militarismo y de la industria militar, cuyo lucro consiste en vender armas a todo el que se ponga por delante y alimentar con ello las guerras (guerras que por otra parte perjudican a los trabajadores de otros lugares y a los derechos de las personas y de los pueblos).

En ocasiones hemos denunciado también la confusión de intereses entre los sindicatos susodichos y las industrias militares, con vergonzantes reivindicaciones de mayor carga de trabajo para el sector y de mayor inversión pública en el armamentismo por parte de estos sindicatos.

Por tanto no sorprende que Navantia, la empresa de fabricación de buques de guerra propiedad del Estado, cuente ahora como responsable de recursos humanos de las tres plantas de la bahía de Cádiz  a José Antonio Oliva, hasta hace poco presidente del comité de empresa de San Fernando, de Comisiones Obreras.

Uno se puede preguntar, con un poco de angustia, a quién defendía antes, cuando no era nominalmente patrono, aunque también sería razonable preguntarse si es que los demás trabajadores eran ciegos o mudos y si lo serán ahora ante este ejemplo de «puertas giratorias» sindicales.

Ya ven lo fácil que resulta pasar de la defensa de los intereses de los trabajadores (sobre todo de unos trabajadores que no le hacen ascos a trabajar creando armas y que no han pedido ni una sola vez la reconversión de su industria a fines socialmente útiles, ni la activación de planes de inversión en un desarrollo alternativo en la Bahía que haga que ésta no dependa del monocultivo militar) a defender los intereses de los patronos.

Lo fácil que resulta en este caso caracterizar a Comisiones Obreras y al sindicalismo de pandereta de parte de la casta. Ellos mismos lo demuestran día a día.

Share

Las morenesadas

Democracia+Real%2C+%C2%A1Ya%21+-+15%2F05%2F2011

Carles Manel Chacón

Fuente: Público.

Pedro Morenés se ha destapado hace pocos días en lo más rancio de su carácter al mandar callar, con el gesto marcial que se le supone a todo un ministro del ejército, a una diputada con el dedito sobre la boca. ¡Callese su señoria, coño!, que diría el otro.

Pero no nos interesan estos malos modales del que hasta ahora se presentaba como el más elegante y pulcro ministro del rajoinato, que no hacen sino sacar el humor que con tanta elegancia encubría la buena tela de los trajes del trajeado ministro.

Tampoco vamos a gastar mucho tiempo en comentar el escandaloso ruido mediático producido por el caso (grave, pero no más que uno entre tantos, aunque tal vez demostrativo de cómo funcionan las estructuras militares y de lo incorregibles que son en sí) de acoso, abusos y malos tratos en el ejército que han cacareado todos los periódicos. De hecho, si algo hay abusivo contra la dignidad de todos nosotros no es sólo este trato degradante a los soldados, sino, antes y por encima de ello, el trato degradante a toda la sociedad mediante el gasto militar, la deuda impagable, las más de 70 operaciones de injerencia militar en el exterior que llevamos desde el 1982, el papel jugado en la OTAN, el propio militarismo con el que nos fustigan a todos y amenazan nuestras libertades y derechos.

Pero vayamos sobre el personaje, el noble (noble porque el sujeto es de sangre azul, nada que ver por tanto con la nobleza como virtud, y sí más bien con el elitismo y otros males que encarna la sangreazulada casta de los poderosos) Don Pedro Morenés, quien, como nos hemos cansado ya de denunciar tantas veces, forma parte del núcleo duro del complejo militar industrial a la española y aparece como un verdadero paradigma del puertagiratorismo autóctono.

Don Pedro ha concedido a las empresas que él mismo regentaba justo antes de ser Ministro de Defensa la nada despreciable cifra de 32 contratos de adjudicación de diversos servicios (fundamentalmente venta de armas).

Esto es lo que se desprende de la contestación que el ministerio ha hecho a una pregunta parlamentaria. Por supuesto, el número dice poco, sobre todo porque la «contestación» no nos informa del montante económica que ha firmado a favor de dichas empresas, con lo que no podemos saber mucho más del asunto.

Ahora, sea cual sea la cifra, llama la atención que un tipo que le ha endosado al Ministerio de Defensa más de 100 contratos de armamento en su etapa de vendedor de armas, sea el que firma con su antigua empresa otros 32 encargos más por vaya usted a saber qué importes.

Y que ese mismo señor sea el que aprobó, cuando era Secretario de Estado de Defensa, la fórmula de rearme mediante créditos a las industrias militares a interés cero y para comprar armas que no se necesitaban, generando una deuda militar impagable, resulta cuando menos asombroso y turbador.

Y que el mismo señor que nos arruina con esa deuda y que firma contratos como ministro para la empresa que dirigía antes de ser ministro y después de ser Secretario de Estado de Defensa, haya comprometido a futuro otros 10.000 millones de euros más de compras de armas, hipotecando la política que vayan a hacer los que vengan detrás, aparece ya como la desmesura del nepotismo.

Nepotismo, una palabra que tiene que ver, y mucho, con la esencia del militarismo, lo cual lo explica todo.

Share

Indignantes argumentos militaristas de un profesor de Economía de la Complutense

Imagen de .Bambo.

Fuente:  Infodefensa.

Muchas veces nos dejan atónitos los militaristas cuando intentan argumentar para justificar lo injustificable.  Este es el caso del artículo que comentamos hoy.  En él, Antonio Fonfría, profesor, nada menos, que de Economía Aplicada y director del Máster en Logística y Gestión Económica de la Defensa, de la Universidad Complutense de Madrid.

Planteamiento de la cuestión:

Es bien conocido que el importe contractual inicial de un contrato de largo plazo para la adquisición de sistemas de armas por parte del Ministerio de Defensa termina pareciéndose poco al que finalmente se paga. Igualmente es sabido que los plazos de entrega no suelen coincidir con los estipulados inicialmente por diversas razones. Cualquier contribuyente con buen criterio se preguntaría acerca de las causas de esta situación, si esto es normal o resulta en importantes anormalidades y si ocurre en otros países o es privativo del caso español. Intentaremos dar alguna respuesta breve a nuestro contribuyente.

Hay que tener redaños y prepotencia o considerarnos a todos los contribuyentes imbéciles.  Los contribuyentes sabemos que los contratos de armamento salen por mucho más de lo firmado y que las armas tardan mucho más de lo que sería honesto en cualquier empresa de otro signo.  Los contribuyentes sabemos que todo ello es signo de la ineficacia y del despilfarro militar y no de ninguna necesidad impuesta ni por razones tecnológicas, ni por una fatalidad del destino.  Nada de ello nos parece legítimo a los contribuyentes y, sinceramente, nos da igual que pase en otros países de nuestro entorno lo mismo. Mal de muhcos es consuelo de tontos.  Esto último no sería más que otra prueba de la ineficiencia militar a escala internacional, es decir, de la ineptitud del militarismo per se.

Estimado Antonio Fonfría, si según tus cuentas (que nosotros no nos creemos) por unos contratos firmados por 23.960 millones de € en 2012 se habían de sumar otros 9.384 millones de €, tenemos un sobrecoste, ni más ni menos, que de un 39’16 %.  Un escándalo, sobre todo porque no se dice que sea debido a ninguna justificación lógica ni rigurosa.  Siguiendo con sus cálculos (y estos sí que son increíbles, entre otras cosas porque no consideras la deuda militar que provocan estos PEAS y sus sobrecostes), tras la refinanciación, hay un plus de 5.519, es decir, un 23 %.  Otro despilfarro.

Lo que merece, a ojos del contribuyente, esta desastrosa gestión de Defensa es una auditoría profunda e independiente para que se pueda valorar con cierta equidad.  Además, no estaría nada mal que algún dirigente político y/o militar asumiese responsabilidades, políticas al menos.

Tampoco nos gusta su tono condescendiente:

No se asuste, estimado contribuyente. Ya hemos dicho que tiene cierta lógica. Sin embargo, hay algunas cuestiones que podrían mejorarse recurriendo a cambios en la gestión de estos programas.

La única lógica que vemos es la de beneficiar a la industria militar.  Le recordamos que el actual ministro de Defensa y el actual Secretario de Estado son dos girapuertas de la misma.

Invitamos a Antonio Fonfría a que siga la saga que va construyendo la propia impericia de la industria militar con sus fallos en el submarino S-80, el helicópetero NH-90, los cazas Eurofighter, …

Las mejoras de las que nos habla se podrían haber implementado en la época de Aznar y en la de Zapatero, o en la actual de Rajoy.  Y no lo han hecho.  Porque alguien se está beneficiando, en concreto los que tienen acciones y sueldos de la industria militar a la cual los españoles estamos subvencionando con préstamos al cero por ciento de interés.

Parece que Antonio Fonfría nos toma por tontos y su tono es de cierta superioridad.  Lo que ocurre realmente es que sus argumentos son tan militaristas que le hacen corresponsable de los desastres que provoque la industria militar y las armas que produce.  Indignante.

Share

Morenés planea vender armas a la India

gandhi+smriti

Por Fernando Stankuns

 

Fuente: El Diario

Al parecer Morenés va a emprender un viaje relámpago a la India los días 4 y 5 de marzo para mantener una reunión con el ministro de defensa de aquel país, rendir homenaje a Gandhi (que por cierto era muy poco favorable a los ejércitos y las armas) y asistir a una retreta militar.

Es muy importante para la paz mundial e incluso para las buenas relaciones entre los pueblos que los ministros de defensa de India y España, que como se sabe comparten tantos intereses y preocupaciones, hablen y vayan de retreta como dos buenos colegas.

Por cierto, se da también el caso de que varias naves de guerra españolas están de paseo por la zona.  ¿A lo mejor para que las vean los posibles e incautos clientes?, y tal vez aproveche para insinuar algo al otro ministro de defensa.  Una argucia similar ya se ha usado con Australia y parece que nuestros barcos gastan fuel a espuertas con tal de hacer ventas para nuestra industria militar.  Nuestras naves militares son ahora sponsors de las industrias militares.  ¿Quién pondrá fin a esta práctica despilfarradora?

Mucho nos sospechamos que esta es la razón del viaje, y lo de Gandhi una burda y de mal gusto excusa. De hecho, el Ministrerio de Defensa español, sin saberse contener, ha dicho también que

el viaje tendrá una vertiente que permitirá explorar las posibilidades de cooperación industrial a través de los acuerdos Gobierno a Gobierno, un marco legal que permite favorecer el mecanismo de cooperación y colaboración en el plano tecnológico directamente entre los dos ejecutivos.

¿Y quién mejor que Morenés como agente de ventas para estos trances?

Share
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed