Tag Archive for Política exterior

Los riesgos de la sociedad: dos enfoques contrapuestos (Defensa Militar y Seguridad Humana)

Imagen de Robert Reimer

Fuente:  DSN

Desde hace una docena de años el Foro Económico Mundial publica sus informes Global Risks Report.

Nos ocupamos hoy del Informe sobre los Riesgos Globales de 2017.  En él han participado 750 expertos y se centra mucho en el caso estadounidense. Tan sesudo informe no se queda calvo al apostar por los riesgos más probables que se presumen para este año:

La edición de 2017 señala, como aquellos riesgos de mayor probabilidad de que ocurran, los sucesos derivados de una climatología extrema, los flujos migratorios no voluntarios a gran escala, los grandes desastres naturales, los ataques terroristas a gran escala, y los incidentes de robo o de fraude masivo de datos.

En función del grado de impacto, los cinco riesgos identificados son, por este orden, las armas de destrucción masiva, los sucesos derivados de una climatología extrema, las crisis relacionadas con el agua, los grandes desastres naturales y el fracaso en la mitigación y adaptación de los efectos del cambio climático.

Todos ellos se pueden abordar, si lo pensamos con detenimiento, por métodos no militares de manera más efectiva que mediante armas, guerras y ejércitos.  Son más propios de un enfoque de seguridad humana que de un enfoque militar.  Sin embargo, desde DSN, el Departamento de Seguridad Nacional, un apartado de Presidencia de Gobierno, preferirían convencernos de que lo fundamental es que sigamos usando las mismas metodologías fallidas contra problemas que son incapaces de resolver.  Como vemos una visión muy contradictoria la del Gobierno español.

El Global Risks Report 2017 se estructura en tres partes: el paisaje de los riesgos globales, los desafíos políticos y sociales, y la gestión de la cuarta revolución industrial.

El paisaje de los riesgos globales
En el informe Global Risks Report 2017 se destaca una significativa y creciente interrelación de los riesgos sociales, económicos y políticos. El informe resalta cinco áreas de riesgos globales, para las que se precisa una acción urgente:

Crecimiento económico y reformas del mercado capitalista: Desde el comienzo del siglo XX, y hasta la década de los ochenta, la desigualdad ha disminuido en los países industrializados. Sin embargo, en los últimos años, y particularmente, entre 2009 y 2012, los ingresos económicos del 1% de la sociedad más rica en los Estados Unidos ha crecido más del 31%, en comparación con un crecimiento de apenas el 0,5% del 99% del resto de la población.
De esta forma, la desigualdad es percibida como la tendencia más importante para los próximos diez años.
Reconstrucción de la sociedad: Décadas de cambio rápido social y económico han ampliado la brecha generacional y han amplificado determinados asuntos relacionados con la identidad nacional y los valores culturales.
La política está siendo definida, de forma cada vez más intensa, por un clima de “post-verdad”. Esto se traduce en una corriente de debate político que tiene como objetivo la división de la opinión pública. El desafío será saber encontrar formas inclusivas para tender puentes allí donde exista una división cultural, y preservar los derechos del individuo.
Gestión de la disrupción tecnológica: La tecnología está trasformando el mundo de forma radical y moldea los riesgos a los que hacemos frente. Aproximadamente, el 86% de la disminución de empleo manufacturero en los Estados Unidos entre 1997 y 2007 fue debido a la automatización, en comparación con menos del 14% debido al comercio.
Con la mitad, al menos, de todos los puestos de trabajo en riesgo, debido al rápido cambio tecnológico, la naturaleza del trabajo en sí mismo está en transformación. Resultan necesarios nuevos sistemas colaborativos para minimizar el riesgo de una dramática disrupción social y de una disparidad creciente de ingresos.
Fortalecimiento de la cooperación global: El año 2016 ha sido testigo de signos repetidos de una disminución del compromiso para la cooperación global, y del resurgimiento de un interés en la adquisición de capacidades militares a nivel nacional. El progreso hacia la adopción de acuerdos comerciales multilaterales se ha ralentizado. Algunos veredictos prominentes emitidos por tribunales internacionales han sido rechazados. Lo anterior refleja la pérdida de confianza en los mecanismos de seguridad colectiva.
Un área de particular interés es la relativa a los riesgos medioambientales. El Acuerdo de París ha sido ratificado por más de ciento diez países. Sin embargo, la situación permanece crítica. Los últimos dieciséis años han estado entre los diecisiete más cálidos de la historia, desde que se disponen de registros. Para limitar el riesgo de catástrofes derivadas de los efectos del cambio climático resulta necesario mantener el calentamiento global por debajo de los 2ºC. Para ello, las emisiones de CO2 han de ser reducidas entre un 40 y un 70% antes del año 2050, y eliminadas por completo en 2100.

Desigualdad, inclusividad, empleo, cooperación y medioambiente.  Estos son los riesgos que establece el informe.  ¿Pueden los ejércitos y las intervenciones militares fuera de frontera hacer algo contra estos riesgos?  Nos parece que lo único que hacen, de continuo, es agravarlos.

Desafíos políticos y sociales
La segunda parte del informe Global Risks Report 2017 pone el foco en tres riesgos relacionados con la dimensión política y social.

El primero de los tres “riesgos en foco” considera tres razones principales que ponen en desafío el actual orden liberal. En concreto, el impacto de la disrupción tecnológica, la profundización de la polarización social y cultural y el surgimiento del debate político denominado “post-verdad” generan inquietudes sobre cómo hacer el crecimiento económico de forma más inclusivo y cómo reconciliar la identidad nacional con una sociedad cada vez más diversificada.
El segundo riesgo está relacionado con el funcionamiento de la sociedad y la política. Muestra una tendencia de estrechamiento del espacio cívico, que se materializa en ejemplos concretos tales como la disminución de la inversión pública en iniciativas de carácter cívico-social o humanitario.
En tercer lugar, una de las causas del aumento en la desafección del status quo político y económico es que los sistemas de protección social se encuentran cercanos a su punto de ruptura. Este factor, unido a la disminución de los sistemas de protección social de los trabajadores, sugiere la necesidad de una aproximación innovadora  para rellenar el hueco existente entre la masa social y la protección que la administración puede proporcionar.

¿No sería una buena opción disminuir los gastos militares para poder rellenar el hueco existente, cada vez mayor, entre las necesidades de protección social de l@s ciudadan@s y la cada vez menor inversión pública en estas necesidades?  Parece que últimamente el Estado sólo gasta en protegerse.

Gestión de la cuarta revolución industrial
La cuarta revolución industrial fue el tema central del foro Davos 2016. Este término hace referencia a la transformación global producida por el fuerte avance digital. Se trata de un auténtico tsunami tecnológico que provoca un efecto disruptivo y acelerador al que se ve sometido la sociedad actual.
En el informe de 2017, la cuarta revolución industrial se presenta como un desafío a la gobernanza, por la dificultad de sus procesos asociados de adopción de normativa, estándares internacionales, instituciones y otros mecanismos requeridos para modelar el desarrollo de la tecnología de forma apropiada.
La regulación de los rápidos desarrollos tecnológicos es una tarea muy compleja y desigual. Así, mientras que existen áreas emergentes, como la biotecnología, que está altamente regulada, pero a una velocidad de avance muy lento, encontramos otras, como por ejemplo la inteligencia artificial, que apenas se encuentra gobernada.

Nuevamente el enfoque es estatista y no ciudadano.  A los Estados les interesa, sobre todo, la regulación para proteger sus intereses.  A l@s ciudadan@s les interesa, sobre todo, poder utilizar las nuevas tecnologías para fomentar y apuntalar derechos sociales, para campañas de solidaridad.

Como se ve, podríamos estar de acuerdo en los riesgos, aunque nosotros incluiríamos uno más con muchas facetas:  el gasto militar, los ejércitos, la producción y venta de armas, el despilfarro militar,…  Pero a la hora de proponer soluciones la divergencia es total:  el Estado y sus expertos se quieren proteger, la ciudadanía queremos ejercer y conquistar derechos políticos, económicos y sociales.

CIS y la defensa (II): riesgos y amenazas. Una encuesta que es toda una master class de manipulación

Fuente:  CIS.

Seguimos analizando la encuesta del CIS que se acabó en septiembre de 2015 pero que sólo se presentó recientemente, en diciembre de 2016.  Quince meses de opacidad, quizá de miedo, por parte del Ministerio de Defensa y de Cospedal ante las opiniones de la ciudadanía.

Pregunta 9.

Voy a leerle una lista con una serie de riesgos y amenazas que pueden afectar a la seguridad de España. Utilizando una escala de 0 a 10, dígame, por favor, cómo considera Ud. la importancia de cada una de ellas para nuestra seguridad, sabiendo que el 0 significa que la considera ‘nada importante’ y el 10 que la considera ‘muy importante’.

Preocupan, y mucho, por este orden, el terrorismo (8’03), la inestabilidad económica y financiera (7’74), la proliferación de armas de destrucción masiva (7’16), las emergencias y catástrofes naturales o medioambientales (7).

Luego preocupan los ciberataques (6’96), el crimen organizado (6’93), las amenazas derivadas de nuestra dependencia energética (6’87), los flujos migratorios (6’65), las amenazas contra las infraestructuras críticas y servicios esenciales (6’47), la vulnerabilidad del espacio marítimo (6’38), el espionaje (5’66). No sabemos, porque nadie lo pregunta, si la ciudadanía no habría considerado más preocupante la corrupción política, los recortes de derechos, …

Nuevamente, las respuestas nos vuelven a sorprender.

No el primer lugar del terrorismo, tan aireado por los medios de comunicación oficiales, pero que si lo analizamos bien no afecta tanto al primer como al Tercer Mundo (véase:  “Occidente sólo sufre el 2’6 % del terrorismo internacional“) y, además, habría que analizar con mucho cuidado qué hay detrás del terrorismo internacional (véase:  “Tras el terrorismo internacional se esconde otro enemigo:  nuestras élites militaristas“).

Pero sí nos sorprenden la 2ª respuesta, la inestabilidad económica y financiera;  la 4ª, las emergencias y catástrofes naturales o medioambientales, la 7ª: las derivadas de nuestra dependencia energética.

Nada de ello es, o debería de ser, del dominio de la defensa nacional, con sus fronteras, patria bandera, etc. Sin embargo, sí afectan a la defensa entendida como seguridad humana, entendida como defensa de lo que realmente es importante para la vida de las personas.  Se cambia, totalmente, de nivel:  del nacional se pasa al humano.

Pero todo ello se hace con trampa, desde el punto de vista militar:  la economía, las catástrofes naturales, la dependencia energética interesan a los militares, y mucho, pero para militarizarlas y ocupar más sectores de la sociedad con el fin de autojustificar la necesidad del militarismo como el único que es capaz de defender lo que nos interesa.

Pregunta 31

¿Cree Ud. que actualmente existe algún país que represente una amenaza militar para España?

La mayor parte de la sociedad española piensa que no hay amenazas militares por parte de ningún país hacia España, sin embargo, una gran parte de nuestro presupuesto militar está basado en armas de todo tipo que tienen este punto de partida.  Gran contradicción. Parece que la defensa de la nación no es la necesidad más acuciante que tienen los encuestados, sí lo eran otras necesidades que nada tienen que ver con el concepto de seguridad nacional y sí con el de seguridad humana.

SÓLO A QUIENES CREEN QUE EXISTE ALGÚN PAÍS QUE REPRESENTA UNA AMENAZA MILITAR PARA ESPAÑA:

Pregunta 31a ¿Cuál o cuáles? (MÁXIMO TRES RESPUESTAS).

Nos parece un poco tramposo preguntar por grupos de países, generalizando, como países árabes.  Evidentemente, si es así los resultados se van a acumular y van a dar puntuaciones destacadas.

Aún así, habría que destacar que el gigantesco colectivo de los Países Árabes obtiene la mayor preocupación, un 18’4 %.  Pero hay que recordar que no es el 18’4 % del total de encuestados, sino el 18’4 % del 34’5 % que respondieron sí a la anterior pregunta.  Es decir, realmente son un 6’3 %.

Es decir, que a nivel general, habría que dividir todos los resultados por tres, más o menos, para obtener el verdadero porcentaje de qué países o conjunto de países con una amenaza para los encuestados.

A nivel individual parece que el país que representa más amenaza militar para nosotros es Siria, luego Marruecos.  ¿Siria?  ¿Siria como país es una amenaza militar para nosotros?  Increíble. O desinformados. O intencionalmente intoxicados por la mentira oficial.

Siempre nos llama la atención el % que considera la principal amenaza a USA, esta vez el 4’2 %.

Pregunta 32

¿Cree Ud. que actualmente existe algún conflicto internacional que represente una amenaza para la seguridad de los/as españoles/as o de sus intereses?

Nuevamente queremos hacer notar que las palabras no son neutras, sino que están cargadas de intenciones, no preguntan por qué posibilidades de invasión tendríamos, sino por algo mucho más etéreo, inconcreto, en lo que el encuestado puede imaginar cualquier peligro o posibilidad de peligro.  Por ello las cifras son más altas.

Pregunta 32a

De los siguientes focos posibles de conflicto internacional, ¿cuál o cuáles, a su juicio, podrían afectar más a la seguridad de España? (MÁXIMO DOS RESPUESTAS).  Sólo a quienes han contestado positivamente a la pregunta anterior.

Nuevamente señalamos que ante la posibilidad de dar dos respuestas, las cifras hay que tomarlas con más precaución.

Lo que más preocupa son las organizaciones terroristas, a más del 57’4 %, pero estos, nuevamente, no son un porcentaje sobre el 100 %, sino un porcentaje sobre el 58’9 %. Por lo tanto, la preocupación por los grupos terroristas es del 33’8 % de los encuestados. Porcentaje, muy alto, es verdad, pero no de la envergadura que nos presentan los datos de la tabla tras la doble trampa realizada por los encuestadores.

Pregunta 33

¿Hasta qué punto, muy, bastante, poco o nada está Ud. de acuerdo en que fuerzas terroristas como el llamado Estado Islámico constituyen una amenaza real para la seguridad de España y para los/as españoles/as?

Y estos datos vienen a confirmar lo que decíamos en los comentarios de las preguntas anteriores.  Fíjense que son muy similares, en el muy de acuerdo, a los de las pregunta 32 calculados por nosotros.

Pregunta 34

¿Y hasta qué punto, muy, bastante, poco o nada estaría Ud. de acuerdo en que España interviniese militarmente fuera de nuestras fronteras en acciones contra fuerzas terroristas como el llamado Estado Islámico?

Y, fíjense que aunque es la principal amenaza un 53’9 % están de muy o bastante de acuerdo con la intervención militar, pero un 33’3 % están poco o nada de acuerdo.

Pregunta 10.

¿Cuál o cuáles de los siguientes casos justificaría, en su opinión, que el Gobierno de la nación ordenase una acción militar? (RESPUESTA MÚLTIPLE)

Sorprende el 9’4 % que no justificaría una acción militar en ningún caso.

No nos sorprende tanto que no salgan las respuestas negativas en cada una de las posibilidades.  Es decir, el 69’2 % de los preguntados justificarían una acción militar en caso de invasión del territorio militar, ¿significa eso que el 30’8 % no lo justificaría?  Si es así sería impresionante el dato.

Como se ve, este es un claro sesgo interesado en la forma de plantear las preguntas para ocultar respuestas que no gustan.

También nos interesa mucho señalar el alto porcentaje (38’3 %) de respuestas que lo que buscan son intereses egoístas: la defensa, no de otros en problemas, sino de nuestros intereses económicos o los de la UE.

Pregunta 18

¿Cree Ud. que nuestras Fuerzas Armadas están muy, bastante, poco o nada preparadas para defender España de un ataque de otro país?

Parece que la idea es clara, se ve a nuestras FAS preparadas, aunque un 25’8 % lo duda.

Pero sigamos con la manipulación a la hora de hacer preguntas:

Pregunta 19 ¿Y cree Ud. que nuestras Fuerzas Armadas están hoy, en términos generales, más o menos preparadas que hace 5 o 6 años?

Es curioso que no lean la opción de “Igual de preparadas” y también es curioso que el 23’6 % no sepa qué contestar.  Al final, la opción más votada, queda bastante en entredicho.

Pregunta 20

En general, ¿diría Ud. que actualmente los/as militares españoles/as están muy, bastante, poco o muy poco capacitados/as profesionalmente para cumplir eficazmente su labor?

Vemos que el sesgo sigue siendo muy promilitar y el valor objetivo de las opiniones muy dudoso.

Pregunta 21

Por lo que Ud. sabe o tiene entendido, ¿cree que en estos momentos el volumen de tropas con que cuentan las Fuerzas Armadas españolas resulta excesivo, adecuado o insuficiente para las necesidades de la defensa nacional?

Un tercio de los encuestados no sabe qué contestar, lo cual concuerda con la poca información que se ofrece sobre las Fuerzas Armadas a la ciudadanía.  Luego están en lucha, por poca distancia, los que piensan que es excesivo contra los que piensan que es insuficiente.  La encuesta la ganan los que piensan que es adecuado.  Parece que sólo un 14’8 % de los encuestados aprueba aumentar el volumen de tropas.

Pregunta 23

En su opinión, ¿el presupuesto que se destina anualmente en España a la defensa nacional y a las Fuerzas Armadas es excesivo, adecuado o insuficiente?

En consonancia con la pregunta anterior, y por las mismas razones, el 37’3 % no sabe qué decir.  Pero resulta llamativo que el 25’3 %, y ganando en la encuesta, piense que es excesivo el presupuesto que se dedica a las Fuerzas Armadas.  Parece que la labor de crítica al gasto militar por parte de los grupos antimilitaristas sí va rindiendo fruto en la sociedad.

Pregunta 24

Y, en general, ¿cree Ud. que el presupuesto que España dedica a las Fuerzas Armadas y a las necesidades de nuestra defensa y seguridad es superior o inferior al que dedican el resto de los países europeos de nuestro entorno?

Esta pregunta también es muy interesante a efectos de manipulación informativa.  Nos explicamos:  conocemos la insistencia con la que desde el Ministerio de Defensa y desde el Gobierno en pleno inciden en que gastamos muy poco en temas de Defensa, en concreto, que gastamos muy poco % de nuestro PIB en Defensa.  Nos parece que la pregunta lo que busca confirmar es si su campaña de desinformación cala en la sociedad.

Pregunta 27

Tal y como se están desarrollando los acontecimientos internacionales en los últimos años, ¿cree Ud. que, para los intereses de nuestro país, la pertenencia a la OTAN ha sido…?

Un 46’6% opina que muy positiva o bastante positiva.  El % de personas que opinan que es bastante negativa o muy negativa es del 16’3 %.  Un tercer bando estaría compuesto por los que no saben qué contestar:  20’5 %, una buena parte de los encuestados que, otra vez, no tiene información suficiente para tener un juicio formado, y un 16 % no piensan que haya sido ni positiva ni negativa.

Pregunta 28

En general, ¿está Ud. de acuerdo o en desacuerdo con que nuestro país participe en misiones internacionales de paz?

Es uno de los mayores apoyos.  Pero habría que preguntarse, ¿apoyos a qué?  Por que lo que se pregunta es si nuestro país participa, no si nuestras Fuerzas Armadas participan.  Podría ser que si preguntase por la participación de las Fuerzas Armadas en misiones internacionales de paz el resultado fuese distinto.  Otra pregunta claramente sesgada y que hace dudar de su resultado.

Por ejemplo, la gente puede que esté de acuerdo en que nuestro país participe mandando médicos, profesores, bomberos, …  Es decir, podrían preguntar, en un caso, o suponer, en el otro, que la intervención fuese civil.  Ahí sí sería justa la comparación.  Pero en esta pregunta esconden a las Fuerzas Armadas tras el epígrafe de nuestro país, haciéndonos suponer que cualquier intervención en el exterior ha de estar militarizada a la fuerza.

Pregunta 29

Y tras la participación de España en estas misiones de paz, ¿diría Ud. que su opinión sobre las Fuerzas Armadas españolas ha mejorado, ha empeorado o se ha mantenido más o menos igual?

Fenomenal.  Aquí rizan el rizo.  En la pregunta anterior esconden a las Fuerzas Armadas tras “nuestro país”, pero ahora, a la hora de llevarse los laureles y méritos, la valoración ha de hacerse, obligatoriamente, sobre las Fuerzas Armadas.

Manipulación 100 %.

Con estas sibilinas manipulaciones en las preguntas, no nos extrañan los resultados de la siguiente pregunta:

Pregunta 30

¿Hasta qué punto: mucho, bastante, poco o nada, cree Ud. que la participación de las Fuerzas Armadas en las misiones en el exterior contribuye a…?

 

 

 

 

 

 

 

Condecoran al embajador español en Mali por su inestimable apoyo a la guerra

British+Soldier+Training+Malian+Soldiers

Defence Images

Fuente: La Vanguardia.

España, como en tantos otros lugares, tiene un embajador en Mali.

El tal embajador se llama José María Matres Manso.

Y a Manso acaba de condecorarle con bombo y alharaca la ministra de Defensa, Doña Cospedal.

Dolores ha condecorado a Manso con la Gran Cruz del Mérito Militar con distintivo “blanco”, un galardón establecido en el BOE que, según la propia palabrería del reglamento donde se regula, reviste

gran trascendencia en los aspectos moral y orgánico de las Fuerzas Armadas, al constituir tanto un estímulo permanente para la superación en el cumplimiento del deber y del servicio  –junto con los sacrificios, riesgos y dedicación inherentes a la vida militar– como un factor importante de selección para la organización militar,

Según el artículo 42 del citado Reglamento General de Recompensas Militares, la cruz en concreto

se concederán por méritos, trabajos, acciones, hechos o servicios distinguidos, que se efectúen durante la prestación de las misiones o servicios que ordinaria o extraordinariamente sean encomendados a las Fuerzas Armadas o que estén relacionados con la Defensa,…

y en concreto premia los méritos de

a) Destacar en el cumplimiento de los deberes militares y la prestación de sus servicios, de manera que constituyan un mérito extraordinario apreciado por el mando.

b) Ser autor de trabajos, estudios o innovaciones que el mando considere dignos de recompensa.

c) Haber obtenido previamente tres Menciones honoríficas.

En el caso de Manso, dice la ministra, la justificación es que ha contribuido de forma decisiva a que los militares españoles en Mali estén llevando de forma exitosa la misión militar encomendada en ese país y que esta cruz “aspira a hacer honor” a todos los méritos y esfuerzos del embajador al respecto.

Recordemos que el ejército español participa en una guerra emprendida por Europa (con Francia, como heredera colonial de la responsabilidad bélica a la cabeza) contra el terrorismo, formando parte de la coalición EUTM-Mali, donde “forma” al ejército maliense para que lleve a cabo las operaciones de combate como carne de cañón,

No le vamos a quitar méritos al embajador, ni a disimular el exceso verbal de la ministra en sus apreciaciones.

Pero qué tiempos aquellos en los que los diplomáticos servían a causas humanitarias y de paz, como  el ejemplo de Angel Sanz Briz, apodado el ángel de Budapest, Santiago Romero de Radigales, que salvó a los judíos de Salónica del holocausto nazi, o Julio Palencia Tabau, todos ellos comprometidos con la causa de la humanidad y a pesar de sus terribles mandatarios.

Cuánto nos gustaría que la acción exterior española no fuera el brazo semicivil del militarismo sino la expresión de lo mejor de nuestra sociedad hacia el resto de los pueblos.  Cuánto que las palabras del preámbulo de la Constitución redactadas hace ya tanto por Tierno Galván  (“Establecer una sociedad democrática avanzada, y colaborar en el fortalecimiento de unas relaciones pacíficas y de eficaz cooperación entre todos los pueblos de la Tierra“) fueran algo más que una panoplia o un deseo. Pero para que eso pase es necesario cambiar el orden de prioridades y la mentalidad anquilosada de la casta gobernante y del sistema político ferréamente construido por esta burriez que nos domina.

El CIS y la defensa (I): valores a defender

Imagen: Gabriela Sakamoto

Fuente:  CIS.

Como se puede ver en la ficha que presenta la encuesta, la fecha de presentación es el 12 de septiembre de 2015. Sin embargo, su presentación se hace, por parte de Defensa, en diciembre de 2016.

Quince meses de opacidad.  El tiempo suficiente para que se pueda alegar que los datos ya han quedado desfasados y que el valor de la encuesta ya es mínimo.

Parece que Defensa tiene miedo a la opinión de los encuestados, a pesar de que las preguntas están dirigidas y de que sólo se puede hablar de la defensa desde ciertos enfoques y otros, alternativos, claro, quedan excluidos.

La encuesta se llama “La defensa nacional y las fuerzas armadas (XI)“.  Consta de 30 páginas.

Pregunta 1

Para empezar, querría saber qué valoración le merecen una serie de profesiones u oficios. Utilizando una escala de 0 a 10, dígame, por favor, cómo valora Ud. cada una de ellas, sabiendo que el 0 significa que la valora ‘muy mal’ y el 10 que la valora ‘muy bien’.

Si nos atenemos a la media, las profesiones de profesor, maestro, abogado, comerciante, empresario, médico, policía, periodista y bombero son mejor consideradas que las de militar de carrera y que la de soldado profesional.  Dicho en otras palabras, todas las profesiones sobre las que se ha consultado son mejor consideradas que las profesiones militares.

En muchas ocasiones, se intenta identificar a las Fuerzas Armadas con la españolidad, y de ellas depende el lucimiento patrio fuera y dentro de nuestras fronteras.  Pues bien, hay que reconocer que la gente se siente orgullosa de ser española (aunque hay una importante minoría, casi 1 de cada 5, que siente poco o ningún orgullo de ser español)

Pregunta 3

Ahora me gustaría que me dijera, ¿hasta qué punto se siente Ud. orgulloso/a de ser español/a: muy orgulloso/a, bastante orgulloso/a, poco orgulloso/a o nada orgulloso/a?

Sin embargo, este orgullo de ser español no se transmite a los símbolos, como la bandera, con tanta fuerza:

Pregunta 4 ¿Cuál de las siguientes frases describe mejor lo que siente Ud. cuando ve la bandera española en un acto o ceremonia?

Se aprecia que el tirón de este símbolo patrio no es tanto:  más de uno de cada tres no siente nada o siente muy poca emoción ante el paño bicolor.  ¿Quizá sintiesen más emoción si hubiese un color más?

Pregunta 5 ¿Y cuando escucha el himno nacional…?

El himno nacional tampoco mueve tanto a los españoles, algo más de un tercio no siente nada o muy poca emoción.  Parece que el orgullo hispano no lo es por los símbolos visuales o sonoros.

Pregunta 6 En concreto, cuando ve un acto o ceremonia de carácter militar como, por ejemplo, un desfile, una jura de bandera o cualquier otro acto castrense, ¿diría Ud. que siente una emoción muy fuerte, que siente algo de emoción, que siente muy poca emoción o que no siente nada especial?

Pero, si ladinamente aprovechamos para preguntar al rebufo del orgullo hispano, de la bandera y del himno si sienten algo por las ceremonias de carácter militar, el desinfle es mayúsculo:  el 45 % no sienten nada o muy poco, y sólo el 22’3 % siente una emoción muy fuerte.  Parece que la sociedad española no cae en la trampa y no asimila a los militares con el orgullo patrio.

Pregunta 7 Dejando aparte a su familia, ¿hay algo por lo que Ud. considere que merece la pena sacrificarse, arriesgando incluso su vida?

Las siguiente pregunta sólo se hizo a ese 48’3 que arriesgaría su vida:

Pregunta 7a Quisiera que Ud. me dijera si se sacrificaría o arriesgaría su vida por…

Los españoles lo tienen bastante claro, un 44’8 % no quisieran sacrificarse, arriesgando incluso su vida por nada.  Este dato es difícil de interpretar.  Nos puede hablar de miedo, de egoísmo, de insolidaridad.  Nada en la encuesta del CIS intenta averiguar cuál es su trasfondo.

Del 48’3 % que sí que ven el sacrificio, arriesgando incluso su vida, algo más de la mitad no lo harían por lo que suelen decir que defienden las Fuerzas Armadas:  patria, nación, país.  Conceptos etéreos, nacionalistas y simbólicos que parece que sólo significan algo importante para una cuarta parte de los encuestados.

Cosas más concretas como salvar la vida a otra personas están contemplados como una posibilidad por el 90 % de la población que sí que se arriesgaría.  Predomina, por tanto, el aspecto humano y no ideas etéreas.

Desde hace muchos años y en la actualidad las ideas políticas y las ideas religiosas han sido las que han llevado a muchas naciones a las guerras.  Pero parece que sólo un 10’1 y un 16’7 % de las personas que arriesgarían sus vidas lo harían por las ideas políticas y por las ideas religiosas, respectivamente.  Otro apartado más que nos hace apreciar una clara separación entre las ideas de las élites gobernantes y las de la sociedad de a pie.

Un 55’4 % de la mitad de la población se arriesgaría por la justicia, un 74’0 % por la libertad y un 76’2 % por la paz.

¿Cómo se interpreta esto?  Por un lado hay que destacar que estos son los valores más altos obtenidos por ideas generales.  Y lo son, muy por encima de la patria, la religión o las ideas políticas.

Destaca que gana la paz.  Parece que la idea general más cotizada por la sociedad española sería la de la paz.  No arriesgarían la vida por nada en mayor medida que lo harían por la paz.

Y, sin embargo, somos un país altamente intervencionista, séptimo vendedor de armas del mundo.

Desarma Madrid: no a la feria de armas madrileña de HOMSEC

 

Cuando pasees por las calles madrileñas o, simplemente, vayas a trabajar los próximos 14, 15 y 16 de marzo puede que veas unos coches, suponemos que negros, grandes, con los cristales tintados y reforzados para aguantar atentados.  Quizá en algún hotel o restaurante de los caros te cruces con algunas personas que suponemos irán bien trajeadas, enchaquetadas, encorbatadas y con el pelo bien cortado.  No sospecharás que son traficantes de muerte, que son los señores de la guerra.

Estarán en Madrid haciendo que los habitantes de nuestra ciudad nos avergoncemos.  Durante esos días Madrid se convertirá en la capital mundial del tráfico de armas legal (¿habrá comercio ilegal de armas, aprovechando?  No lo sabemos, pero podemos suponer …).

14, 15 y 16 de marzo de 2017 se celebrará en Madrid la feria de armas HOMSEC.  La patrocina el Grupo Atenea del que ya hemos hablado en varias ocasiones remarcando su directiva militar, su antigua implicación en el 23-F, sus contactos con el PP.

Su objetivo es vender armas, al mejor postor.  Que Madrid acoja a los vendedores institucionales (o quizá no) de armas para que ellos, cómodamente, aprovechándose de la hospitalidad madrileña, puedan contactar, intercambiar noticias, necesidades, inventos y propuestas.  ¿Se moverán millones de € en armamentos?  Posiblemente.

Será la sexta vez, ya se han desarrollado en Madrid 5 ferias anteriormente.  Pero casi nadie se ha enterado.  Esa es la clave para los traficantes de la muerte, pasar desapercibidos.

Por ello, muchos colectivos sociales de la ciudad y de fuera hemos decidido divulgar esta realidad para que sea conocida por l@s madrileñ@s y para que las instituciones que lo apoyan tengan que pagar un precio político.

Penosamente, desde 2007, fecha de la celebración de la primera feria de armas de Madrid, alcaldes de Madrid (del PP) han apoyado esta iniciativa, también los presidentes de la Comunidad Autónoma (del PP) y gobiernos del PSOE (Zapatero) y del PP (Rajoy).

La feria HOMSEC ha ido creciendo en visitantes:  2007, casi 3.000 personas;  2008, 4.800 visitantes;  2011:  4.500 visitantes y 87 expositores, 2013:  más de 8.000 visitantes y 135 expositores;  2015:  13.000 visitantes y 198 expositores.  Se espera, por parte de HOMSEC, que en 2017 visiten la feria más de 15.000 personas y 195 expositores.

7 grupos nos hemos estado reuniendo para intentar montar una campaña opositora a HOMSEC:  Asamblea Antimilitarista de Madrid, BDS Madrid, Ecologistas en Acción Madrid, Mujeres de Negro contra la Guerra (Madrid), Palestina Toma la Calle, Colectivo Utopía Contagiosa y Yayoflautas Madrid.

84 colectivos han firmado el manifiesto contra la feria:

VIENEN A MADRID LOS SEÑORES DE LA GUERRA

Los colectivos, las personas y movimientos abajo firmantes queremos expresar nuestro más profundo rechazo a la Organización del 6º Salón Internacional de Tecnologías de Seguridad Nacional, HOMSEC, los próximos 14, 15 y 16 de marzo de 2017 en el recinto del IFEMA de Madrid, espacio gestionado por la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento de Madrid, entre otras entidades.

HOMSEC es la mayor feria de armamento y tecnologías de seguridad que se organiza en el Estado Español. España es un gran exportador de armas, el 6º del Mundo. Esto no es casualidad y se logra, entre otras cosas, gracias a ferias como esta.

El evento es una muestra de los últimos avances en las diferentes áreas tecnológicas que abordan la Defensa y Seguridad Nacional y se presenta como el “único Salón profesional enfocado a la Seguridad Nacional en España, un país geoestratégico en su relación con Iberoamérica, África y Oriente Medio”.

El promotor de HOMSEC es el Grupo Atenea-Seguridad Nacional, entramado empresarial fomentado por personajes vinculados con el golpe de estado de febrero de 1981 y conocidos por su vinculación a los ideales de la extrema derecha.

HOMSEC servirá de punto de encuentro entre comerciantes de armas y agentes que se benefician del negocio de la guerra, como empresas de seguridad privada militar y empresas de videovigilancia, entre otras.

En este espacio podrán intercambiar experiencias y “mantener reuniones clave con Administraciones y compradores privados y planificar su seguimiento mediante servicios privados de consultoría”, tal como se recoge en la propia página web del evento. Este tipo de iniciativas sólo contribuyen a recortar derechos y libertades en pos de una falsa y manipulada idea de seguridad.

Instituciones que se declaran defensoras de la paz y los derechos humanos, como el Ayuntamiento o la Comunidad de Madrid, no deberían permitir que eventos de este tipo se celebren en espacios de gestión pública como el IFEMA. Queremos que los espacios públicos sirvan para la promoción de una cultura de paz, no como escaparates de la guerra y la violencia.

Nosotras nos negamos a que los espacios públicos se utilicen para alojar este tipo de eventos que fomentan la cultura de la guerra y el conflicto, así como modelos de seguridad represivos y centrados en amenazas militares sobre la integridad territorial y política de los Estados, totalmente alejados del modelo de seguridad humana que defiende el derecho a una vida libre de violencia, incluida la violencia heteropatriarcal, el derecho a una vida libre de miseria y libre del miedo. Queremos un modelo de seguridad humana integral, que contemple aspectos que van desde lo político y lo comunitario, a aspectos relativos a la seguridad económica, alimentaria y medioambiental.

PORQUE CREEMOS QUE OTROS MODELOS DE SEGURIDAD SON POSIBLES:

1. Exigimos al IFEMA la cancelación del evento.

2. Exigimos que el Ayuntamiento de la ciudad de Madrid, declarada como una ciudad de paz y acogida en la que todas las personas puedan sentirse seguras, se desmarque públicamente de esta iniciativa

3. Exigimos a Ayto. y Comunidad que auditen las cuentas de la feria del evento y las haga públicas en aras de la transparencia.

4. Llamamos a la sociedad civil a denunciar y boicotear esta feria uniéndose a las acciones contra la misma.

Si quieres sumarte al comunicado y participar en la campaña puedes contactar a través de:

desarmamadrid@desobediencia.es

o

utopiacontagiosa@gmail.com

La flota española: con la aspiración de que en sus intervenciones no se ponga el sol, como antaño

Nuestra Señora de la Santísima Trinidad

Por Utopía Contagiosa

Fuente: La Voz de Galicia

Leemos en La Voz de Galicia las declaraciones del actual Almirante en jefe de la Flota española, Juan Rodríguez Garat, nacido en Ferrol (antes del Caudillo), el cual nos ofrece una panorámica preocupante de la Armada española.

Comienza por repasar su actividad y señala que su escenario de actuación actual es todo el mundo. Dice que

En los últimos años, muchos marinos han tomado parte en operaciones en las aguas que rodean Somalia y Libia, en el golfo de Guinea, en misiones científicas por todo el mundo o en operaciones de vigilancia marítima en nuestras áreas de interés. En tierra, los infantes de marina han estado en el Líbano, Afganistán e Irak, entre otras áreas de conflicto.

Una Armada que se despliega por todo el globo no es moco de pavo. No todos los países pueden ofrecer tan peligrosa carta de presentación,. No en vano, somos la segunda potencia europea en número de soldados desplegados por el mundo y la sexta a escala mundial.

Nuestro prestigio militar, en concreto el de la Armada, es apabullante y aterrador. Dice el Almirante.

las fragatas de la clase Álvaro de Bazán [las F-100] se encuentran entre los mejores buques de guerra del mundo. La Armada no tenía barcos de tanto prestigio quizás desde el navío Santísima Trinidad, hace ya más de dos siglos.

Para el almirante no hay duda

En los ámbitos marítimo y militar en los que yo me muevo, España contribuye solidariamente al esfuerzo de sus aliados. Desde una posición de liderazgo político en ocasiones, pues es sabido que España se involucró muy activamente en la génesis de la operación Atalanta contra la piratería en Somalia, o desde el apoyo leal a las decisiones colectivas de las diversas organizaciones de que formamos parte [ONU, UE y OTAN], las unidades de la Armada están presentes en todos los teatros de operaciones que nos preocupan y son parte de la solución a algunos de los problemas de seguridad que se nos plantean.

Igualmente muestra su satisfacción por la presencia de lo militar en Ferrol, su patria chica y nos advierte de que la propia ciudad “depende” de lo militar y está, por decirlo así, encadenada a la actividad del militarismo, lo cual desde nuestro punto de vista es más bien una condena que una bendición

Tanto la Armada en cuanto institución como las personas que la sirven estamos encantados con nuestro compromiso con Ferrol, a pesar de la ocasional lluvia y a pesar de que el Racing este año no nos está dando todas las satisfacciones que esperábamos. Otra cosa es lo que Ferrol crea que la Armada le aporta y, sobre eso, me gustaría recordar que en la ciudad están destinados más de 3.600 militares y más de 500 civiles, lo que supone un 20 % de nuestros efectivos; que nuestros buques más capaces han sido construidos en Ferrol, donde está su base y donde se realiza su mantenimiento, con lo que ello supone en términos de actividad económica; y que es en las escuelas de Ferrol donde se forman nuestros marineros, donde obtienen sus títulos de formación los suboficiales del cuerpo general y donde se especializan casi todos los oficiales y suboficiales de nuestros buques.

En suma, sabemos por boca de un guerrero de tan alto rango, nada menos que el almirante de la flota, de la nostalgia guerrera de los militares, de su actual y deplorable presencia como fuerza militar activa en múltiples guerras promovidas por intereses geopolíticos de dominación y violencia, de la nostalgia del espadón por los tiempos imperiales en que teníamos (y ahora recuperamos) el prestigio militar marino con barcos de guerra míticos como el Santísima Trinidad, hundido en la batalla de Trafalgar y símbolo del declive del imperio del que esta gente parece no olvidarse definitivamente.

Con este panorama nos parece más que evidente que alguien tendría que promover el debate social acerca de lo que queremos defender y de si prácticas como las de nuestra armada o aspiraciones como las de sus jefes, son compatibles e incluso aconsejables para la defensa de la seguridad humana y de lo que a la gente le interesa defender.

Las guerras como I+D (ojalá en 2017 rompamos el círculo vicioso)

Image de Santiago Stucchi Portocarrero

Fuente:  El País.

Mientras la población siria sufre los estragos de la guerra, el militarismo ruso se haya de enhorabuena:  con su participación en la guerra siria han conseguido:

  • probar más de 160 nuevos armamentos (un 84 % pasaron las pruebas que suponen combates reales)

Por ejemplo:

el 9 de diciembre de 2015, dispararon desde un submarino que estaba en el Mediterráneo una serie de misiles Kalibr, que, según el Ministerio de Defensa, habían demostrado un alto grado de precisión al dar contra los blancos del Estado Islámico. Esos misiles crucero tienen un alcance de unos 2.000 kilómetros.

  • foguear, entrenar a los aviadores militares que desde hace años tenían poca experiencia en acciones de combate real
  • despertar en una serie de países el deseo de comprar armas rusas

Como se ve, no sólo los yankis y los europeos nos aprovechamos de las guerras en el Tercer Mundo.

Así pues, las guerras son altamente funcionales para el primer mundo.  Gracias a ellas:

  • podemos investigar nuevos armamentos y pagar a los investigadores,
  • podemos exportar armas y pagar a los empresarios exportadores,
  • podemos probar los armamentos y pagar a los militares que lo hacen,
  • podemos fomentar la emigración de los que sufren las guerras y pagar a los militares que vigilan nuestras fronteras,
  • podemos fomentar el odio hacia nuestros nacionales por nuestras políticas intervencionistas y pagar a los militares y guardia civiles que nos protegen,
  • podemos fomentar el terrorismo y sentirnos amenazados y pagar a los militares que nos cuidan
  • podemos pagar a los medios de comunicación que nos venden una realidad cínica y aséptica en la que las guerras sólo son imágenes y no sufriemiento
  • podemos pagar a un Jefe de Estado militar y militarista, garante de los negocios militares
  • podemos pagar, también, a tanto político militarista que protege a quienes nos protegen

También, podríamos en 2017 romper el círculo vicioso del militarismo y las guerras y construir un círculo virtuoso basado en la Seguridad Humana.  Deberíamos.

Utopía participa en un debate sobre OTAN y gasto militar

Os invitamos a ver y escuchar el programa sobre la OTAN y el gasto militar al que nos invitaron recientemente.  Que os sea útil.

 

España es cada vez más activa en la guerra de Irak

Imagen de Denis Bocquet

Imagen de Denis Bocquet

Fuente:  La Vanguardia.

Múltiples son las colaboraciones militares de España en la guerra de Irak.  No se conocen, en cambio, las ayudas civiles y solidarias con dicha nación y pueblo.  Quizá no existan o sean irrisorias, de existir.  De hecho, en la página de la AECID hemos buscado los países donde cooperamos actualmente y en ellos no sale Irak.  La conclusión es muy clara:  Irak nos interesa, pero sólo desde el punto de vista militar.

Las aportaciones militares de España a la guerra irakí son las siguientes:

  • España contribuye a la coalición con 374 efectivos, cuyo grueso principal del contingente se encuentra desplegado en el centro de adiestramiento de Besmayah, liderado por España, encargado de formar a las unidades de las Fuerzas Armadas iraquíes.
  • Dentro de la iniciativa de la OTAN sobre el desarrollo de capacidades para Irak, España contribuye a la formación en Jordania de soldados iraquíes en la lucha contra artefactos explosivos improvisados, con participación del personal del Centro de Excelencia aliado C-IED, con sede en Hoyo de Manzanares.
  • Asimismo, las Fuerzas Armadas españolas también instruyen a las fuerzas de operaciones especiales iraquíes en las localidades de Bagdad y Taji.

En total, parece que nuestras fuerzas han instruido a 6.000 militares irakíes que ya han participado en batallas importantísimas como la de Mosul.

Ahora la ministra de Defensa anuncia que los soldados desplegados en Jordania van a acabar yendo a Irak para hacer allí su cometido formador.

¿No convendría más formar a los irakíes en técnicas noviolentas de resolución de conflictos, en técnicas de negociación, en lucha noviolenta para recuperar derechos humanos, civiles y sociales?

Seguro que a los irakíes les convendría más, pero no a nosotros l@s español@s, porque con la venta de armas obtenemos pingües beneficios.  No tod@s, claro, sólo las élites que tienen acciones o trabajo en las fábricas de armas.  Pero ell@s son los que cuentan.

La infancia y la guerra en Siria

Imagen de Egisto Sani

Imagen de Egisto Sani

Fuente:  Es Global.

La guerra en Siria ya se ha cobrado más de 470.000 vidas.  De ellos, al menos, 50.000 son niños y niñas.

Según Unicef, 1 de cada 3 menores sirios no conoce otra cosa que la guerra, incluyendo 151.000 que han nacido como refugiados.

¿Es necesario algún argumento más para saber que es imprescindible parar esta guerra?

Imagen de Rosa Soto

Imagen de Rosa Soto

 

¿Cuántos años de futuro ha roto esta guerra siria?  ¿Cuántas decenas de años tardarán en recuperarse?

Los niños sirios sufren la misma situación que los adultos, pero las consecuencias son aún más graves. De 13,5 millones de personas afectadas por el conflicto dentro del país, 6 millones son menores. A ellos se suman más de 2,5 millones de niños registrados como refugiados, tanto en los países vecinos como en Europa.

La situación es escalofriante para millones de personas, sobre todo aquellas que están asediadas o casi, sus posibilidades de sobrevivir y de huir son bajísimas:

Actualmente, según cifras de ONU, hay en torno a medio millón de personas viviendo en 18 áreas bajo asedio y 4,1 millones más que viven en 135 designadas como de difícil acceso.

No estamos de acuerdo con la idea de Es Global cuando dice que la situación de los refugiados no es mucho mejor pero, al menos, están lejos de la violencia.

Los refugiados sufren violencia directa, estructural y cultural contra ellos en los países que los reciben y desde Occidente, que no nos preocupamos lo suficiente de acogerlos y de recibirlos como es debido.

¿Cómo puede ser que no seamos sensibles a la cruda realidad que, en números, nos dice que 300.000 personas intentaron cruzar el Mediterráneo en 2016?  ¿Pensamos que lo hacen por gusto?  ¿No nos influye que 4.600 hayan muerto en las aguas del Mare Nostrum?  Huyen de la violencia directa, estructural y/o cultural de sus respectivos países.

90.000 menores de 16 años no acompañados pidieron refugio en 2015. ¡90.000 menores no acompañados!  Y Europa, ¿no les acoge directamente?  Menuda política internacional más poco humanitaria.

En la educación los estragos también son temibles:

Según Unicef, 2,8 millones de niños sirios dentro y fuera del país no tienen acceso a la educación. En un Estado donde antes del conflicto casi el 100% de los menores estaban enrolados en la educación primaria, ahora apenas alcanza el 70%. La situación es peor para los adolescentes, que han perdido cursos y ahora resulta difícil volver a recuperarlos, especialmente cuando muchos de ellos tienen que trabajar para ayudar a sus familias a seguir adelante.

Imagen de Rosa Soto

Imagen de Rosa Soto

 

El reclutamiento de menores para la guerra y su utilización en los combates es cada vez más preocupante:

Otro problema que está pasando desapercibido es el uso de niños como combatientes. Según el citado informe, un total de 362 casos de reclutamiento de menores habían sido verificados en abril de este año. A la cabeza se encontraba Daesh con 274, seguido del Ejército Libre Sirio y grupos afiliados con 62, Liwa’ al Tawhid con 11, los comités populares con 5, las Unidades de Protección del Pueblo Kurdo con 4, Ahrar al Sham con 3, el Frente al Nusra con 2 y el Ejército del Islam con 1. De todos los casos verificados, 56% correspondían a menores de 15 años.

A %d blogueros les gusta esto: