Tag Archive for política de paz

Morenés hace balance

Eurofighter+del+Ej%C3%A9rcito+del+Aire+espa%C3%B1ol

Por copsadmirer@yahoo.es

 

Fuente: La razón

Nos ha llamado la atención una entrevista realizada por el periódico ultrantiguo y propagandista de las más rancias costumbres, La Razón, al Ministro de Defensa Pedro Morenés, en la que éste hace balance de su legislatura de ministro.

Dice don Pedro

Se ha conseguido algo muy importante, que es estabilizar el régimen económico de la Defensa. Pero también reestructurar los aspectos organizativos de las Fuerzas Armadas y proyectarlas al exterior con una presencia cada vez más intensa y reconocida internacionalmente. Se ha conseguido iniciar el camino a una integración industrial del sector de la Defensa que permita competir en una igualdad de dimensión con otras empresas europeas; sacar adelante proyectos legislativos importantes como la Ley Orgánica de Régimen Disciplinario, ahora el Código Penal y la reforma de la Ley de la Carrera Militar; se ha conseguido una vinculación muy estrecha entre los cuarteles generales y esta casa, y, por último, y quizás lo más importante, reforzar la figura del Jefe de Estado Mayor de la Defensa como el mando operativo fundamental y único. En definitiva, se ha conseguido consolidar una Defensa que estaba un tanto deslavazada y también que en España se entienda la fundamental tarea que desarrollan las Fuerzas Armadas para garantizar la seguridad y la estabilidad.

Fíjense: vino a dar una vuelta de tuerca más en el militarismo patrio y aquí se ufana de haberle dado dos y un cuarto de rosca:  les ha dotado de pasta y de seguridad que nadie se la rebajará a futuro (lo que está por ver) y «proyectarlas al exterior» (es decir, volverlas agresivas y en combate en todos los escenarios bélicos donde se juega la dominación geopolítica mundial).
Por si fuera poco, ha consolidado la idea de un polo militar industrial que enriquecerá más aún al sector de los vendearmas, del que provenía el propio ministro, con lo cual tenemos lo que podríamos llamar, usando un símil, la tormenta perfecta: el girapuertismo vergonzante al servicio del complejo militar-industrial, asegurando el armamentismo y condicionando las políticas de seguridad, a la vez que la consolidación de un militarismo agresivo y peleón en el exterior que nos convierte en blanco de más de un agraviado por nuestra mala política.
Pero Morenés, que se debe ir (eso esperamos) tranquilo con la misión realizada en favor de los intereses e ideales para los que trabaja, siente que le han quedado cosas por hacer (menos mal) como
Me faltan esos aspectos legislativos que creo que son importantes. Y es importante que la Defensa sea una política de Estado de largo plazo y poder acordar con otras fuerzas políticas aspectos fundamentales que afectan a la seguridad de España. Y quiero agradecer el mayoritario apoyo parlamentario a las operaciones que hemos desarrollado en República Centroafricana y en Irak. Es muy relevante desde el punto de vista de esa búsqueda permanente del consenso en políticas que van y tienen que ir más allá de las propias condiciones temporales de una legislatura.
Es decir, que con estos ministros tan bienhablaos no hay un dios que se entere de nada, que le ha faltado conseguir que los demás partidos acepten la imposición de las políticas promilitaristas pactadas entre PP y PSOE y vendernos a la gente de a pié el caramelo de lo bueno que es lo militar y lo mucho que le debemos.
Nosotros  no somos tan pesimistas (u optimistas, según se mire) como el Ministro: los partidos políticos son acríticos y si por algo protestan es más por lo burdo (que hagan todo de espaldas a la gente, que no se informe, que pasen hasta de ellos)  que por lo injusto del militarismo, con el que viene a estar más o menos de acuerdo. Y otro tanto pasa con la gente, que en materia de defensa no es lo que se dice soberana.
Y para remate nos ha anunciado que sí, que el gasto militar va a continuar creciendo nos pongamos como nos pongamos y eso porque es bueno, necesario, justo y lo que nos ordena la OTAN.
Cuanto bien hace la OTAN al mundo incrementando el militarismo y poniendo de rodillas a los gobiernos y ministros de defensa.
Share

La masacre olvidada de Somalia y los intereses de la UE

Etiop%C3%ADa

Fuente: Público

Ahora que el foco mediático está en Siria y la posible complicación de la región a causa de la impresentable entrada en escena de Israel y la presión de gran parte de los intereses en juego para que EEUU y la UE justifiquen la intervención armada en Siria, nos queremos fijar en una de esas guerras olvidadas en las que los occidentales jugamos pasivamente el papel de verdugos y agresores, pero donde la presión mediática, sin embargo, juega a favor de que no se justifique ninguna actuación de la «comunidad internacional».

En Somalia han muerto de hambre desde octubre de 2010 a noviembre de 2012 más de 250.000 personas según un estudio publicado por la ONU.

¿Ha causado este desastre algún remordimiento en occidente?¿Ha variado alguna de las políticas aplicadas hacia Somalia?¿Ha merecido la intervención urgente y prioritaria de alguien?¿Ha sido difundido y dado a conocer entre nosotros este drama y sus causas?

Desde 2008 a la actualidad ¿cuál ha sido la política de la UE ante Somalia?:

  1. Adiestramiento de militares somalíes para luchar contra el enemigo oficial de occidente en el conflicto: el islamista ejército Al Shabab
  2. La operación militar Atalanta de la OTAN y las otras operaciones militares en curso (AMISOM, EUTM).
  3. La protección militar de los intereses económicos occidentales en la región y la captura sin garantías de «piratas» somalíes.
  4. Ayudar a EEUU a instalar drones militares para el asesinato selectivo en la zona.

España en concreto es el segundo contribuyente económico y militar del negocio. Aportamos una fragata, un avión de patrulla marítima y un buque a la misión Atalanta. Según datos proporcionados en su día por el Ministro de Defensa en comparecencia ante la Comisión de Defensa el 16 de mayo de 2012, desde 2009 a mayo de 2012 llevábamos gastado en esta operación cerca de 200 millones de euros. Si el gasto sigue la progresión que llevaba hasta entonces, seguramente habremos sobrepasado ya los 300 millones de euros  ¿Nos tendríamos que plantear qué exigimos a nuestros políticos?¿Nos parece aceptable que parte del drama somalí tenga que ver con nuestras indignas políticas? ¿Nos parece aceptable ser una parte de la guerra que se libra allí y cocausantes de la hambruna que se padece en la región?

Los ejércitos españoles tuvieron mucho que ver con las misiones de entrenamiento militar que se ha llevado a cabo en Somalia. Precisamente esta «brillante» experiencia es la que estamos llevando a otro país candidato al desastre (Malí), como nos explican en una nota de El País donde un mando militar así lo reconoce.

Se trata de la Misión de Entrenamiento de la Unión Europea (EUTM), que, además de la instrucción de unos 2.000 soldados malienses, incluye también el asesoramiento para mejorar las capacidades del Ejército. Una experiencia copiada de la misión de entrenamiento en Somalia, que se desarrolló en Uganda, y en la que España ya tuvo un peso importante

¿Nos ha importado algo el destino de los somalíes? ¿Se ha invertido algo en parar la guerra, en dejar de vender armas a los bandos enfrentados, en bloquear cuentas e intereses de los líderes guerreristas, en apoyar a los desertores, en impedir el reclutamiento de niños, en dejar de negociar prebendas económicas y cuotas de mercado con los contendientes, en procurar zonas desmilitarizadas?

No. Se ha invertido en armar a los bandos. En dar formación militar a los contendientes. En conseguir acuerdos de exclusividad para nuestros negocios. En mandar operaciones militares que preserven los intereses (muchas veces altamente depredadores) de occidente. En pervertir el orden jurídico de los países de la zona para que puedan «castigar» a los «piratas».

¿Son los más de 250.000 somalíes muertos por hambre en menos de dos años víctimas fortuitas de la mala suerte o más bien muertos por la guerra por otros medios y  por la violencia estructural que la UE está ayudando a construir en la región?

Exigir a nuestros políticos un cambio en la orientación de la política exterior, actualmente condicionada por el enfoque militarista de la misma, es por ello una cuestión de principios y una estrategia de lucha por la solidaridad entre los pueblos, porque de hecho Somalia es un país agredido, a fecha actual, por el orden mundial que los ejércitos, en nuestro nombre, están ayudando a construir.

Share

Audio de presentación del libro «Política noviolenta y lucha social»

El 27 de diciembre realizamos un presentación del libro «política noviolenta y lucha social» en el local de la librería Traficantes de Sueños, de Madrid.

Aqui aportamos el audio de esta presentación y el soporte que hicimos en Prezi para la misma:

  • El audio ,

Share

Alternativas a la defensa militarista. A propósito del debate sobre la defensa de Cataluña

Colours

En un reciente artículo publicado por Pepe Beúnza con el nombre de «Alternativas a un ejército catalán: la Defensa Popular Noviolenta» y que nosotros hemos leído en la página amiga del grupo antimilitarista Tortuga,  se propone una «Defensa Popular Noviolenta» como alternativa a las propuestas militaristas que ya han aparecido de construir un ejército catalán para cuando Cataluña consiga su independencia.

Comencemos por hacer un merecido elogio del autor, en realidad un conocido y activo militante de la objeción de conciencia al servicio militar y antimilitatista noviolento que abrió camino en tiempos de la dictadura y al que tanto debemos las generaciones posteriores, y de su intento de explicar que, frente a la visión tradicional de la defensa, basada en ejércitos con sus valores, estructuras y objetivos, cabe plantear otro modelo que no sólo no sea ni complementario ni un mero recurso de la táctica militar, sino alternativo, radicalmente alternativo, a la defensa militar y al sustento militarista que ésta viene a defender.

Nos gustaría, en este artículo, continuar la conversación con Pepe Beúnza y con todos aquellos que les interese el tema de las defensas alternativas.

La dificultad de ofrecer una visión alternativa de la defensa. La defensa social.

Es complicado hablar y popularizar la misma idea de que frente al apabullante imaginario militarista, cabe otro «desmilitarizado» pero que no sea puramente ilusorio e impreciso. O pensado para un mundo de ángeles (por tanto, fuera de nuestro mundo). Por eso, todo esfuerzo en esa línea es meritorio y, como tantas veces hemos comprobado en propia carne, poco agradecido.

En realidad, el planteamiento de una alterntiva a la defensa militar exige una mirada bien distinta de la propia idea de defensa y de lo que hay que defender. Como muy bien explica Pepe Beúnza, las cosas que deben ser defendidas poco tienen que ver con las cosas que son defendidas por los ejércitos y las patrias, con el territorio, con el status quo, …¡con la propia idea de seguridad militar!

Tiene que ver con la idea de seguridad humana, mas centrada en la dignidad de las personas, en los derechos humanos, en la lucha contra la injusticia y la violencia estructural, en la construcción de relaciones horizontales entre los pueblos, con la consecución de niveles aceptables de sanidad, educación, trabajo decente, oportunidades humanas de desarrollo y realización, respeto por el medio ambiente, etcétera.

Es por eso que el cambio de enfoque en el qué defender nos aleja de la idea clásica de defensa de las instituciones, del Estado, del territorio, y todas esas cosas y nos acerca más a la defensa de las relaciones sociales diferentes, fuera y desbordando el ámbito territorial, estatal, identitario,…

Y por ello es pertinente la reflexión que Pepe Beúnza pone en boca de un insumiso francés «explotado por el patrón, machacado por la policía, condenado por los jueces, he aquí mi patrimonio. Si se tata de hallar enemigos, a ellos los remito. La miseria es universal. ¿Por qué reivindicar una patria determinada?.»  Genial.

La construcción de un discurso alternativo en materia de defensa

Tradicionalmente el discurso «alternativo» y noviolento se ha quedado en estas preguntas básicas: lo que hay que defender es otra cosa, los que deben hacerlo somos toda la sociedad, las metodologías de la defensa deben ser noviolentas, … pero no ha sabido dar concreción a estos ideales y, creemos que por el peso del imaginario militarista que aún nos domina y se ha construido como una especie de paradigma global (nosotros lo llamamos paradigma «dominación-violencia»).  El hecho es que a la hora de concretar la defensa alternativa volvemos a pensar en términos de «defensa territorial, bajo una óptica militarista y a proponer la defensa de «lo mismo» que defiende el militarismo, pero buscando incluir en ello la noviolencia para diferenciarnos, sin tener en cuenta que la noviolencia no puede ser incluida en líneas políticas antagónicas.

La idea de defensa militar parte de un paradigma violento que promueve la dominación y la violencia como objetivos y como metodologías y, a la postre, utiliza de la organización de la violencia y de los ejércitos como instrumentos finales de este modelo.

Una alternativa noviolenta a la defensa militar debe promover un paradigma diferente y no sólo distinto: el paradigma cooperación-noviolencia.

Uno y otro son antagónicos, como podemos ver en un cuadro que entresacamos de nuestro reciente trabajo «Política noviolenta y lucha social. Alternativa noviolenta a la defensa militar», publicado por Libros en Acción (2012):

Paradigma violento

Paradigma alternativo

Ideas fuerza

Violencia rectora

Dominación

Noviolencia rectora

Cooperación

Políticas

Leyes

Paz social

Nuevo orden: revolución

Justicia

Paz global

Desaarrollo respetuoso

Prácticas

Vigilancia

Castigo

Represión

Guerras

Premios y ventajas

Beneficios

Educación como adoctrinamiento

Cooperación

Promoción

Autogestión

Trabajo de base

Horizontalidad

Educación como aprendizaje liberador

Actitudes

Sumisión

Delegación

Representación

Pasividad

Pensamiento crítico

Activismo inteligente

Creatividad

Utopía

Márgenes

Reforma

Revolución violenta

Revolución permanente

Lucha social

Condiciones para una defensa popular noviolenta

Es aquí donde queremos ahora añadir algo al discurso de Pepe Beúnza, no tanto para enmendarlo, como para completar su brillante intervención y aclarar términos que, dado que partimos de una cosmovisión militarista, tal vez no han quedado claros en su exposición de la defensa popular noviolenta (DPNV).

1.- La Defensa popular noviolenta no es lo mismo que la resistencia civil. La resistencia civil puede tener lugar, y de hecho la tiene, en una concepción global de DPNV, pero no son la misma cosa.

2.- Se puede usar la resistencia civil en un contexto de defensa «militarista». De hecho los múltiples ejemplos históricos de resistencia civil (tanto los conocidos y publicitados como lso cotidianos y silenciados desde los intereses del poder) son ejemplos de resistencia que caben dentro de la táctica militar, ya sea como «recurso», «complemento» u «opción» a elegir para defender lo mismo que defiende el militarismo, pero una vez que se ve que el uso de las fuerzas de combate es inoportuno, inadecuado o ineficaz.

En cambio, la DPNV no pretende, lo dice Pepe Beúnza cuando se pregunta qué hay que defender, defender lo mismo que el militarismo.

Es importante, desde nuestro punto de vista, hacer esta aclaración porque, para la pretensión clásica de construir un Estado (por ejemplo, el catalán), aspirar a un modelo resistencia civil no es lo mismo que aspirar a un modelo de DPNV y, dado que la aspiración del antimilitrismo noviolento se enfoca más bien a conseguir lo segundo que lo primero, debemos profundizar en nuetra visión.

Resistencia civil es algo válido, en determinadas circunstancias, frente a intentos de invasión, de ocupación, de asimilación. Pero ¿que hacer frente a la violencia cultural interna, frente al machismo dominante en una sociedad dada (pongamos por caso la española, la catalana, la que se quiera), frente a la desigual distribución de renta y posibilidades, frente a la oligarquización del poder, frente a la injusticia estructural, frente al abuso de la naturaleza, frente a las relaciones de dependencia que condenan a otras sociedades a malvivir para garantizar nuestro progreso?

Es obvio que esto exige cambios y luchas de otra índole y que la resistencia civil no es, en estos casos, la defensa necesaria.

3.- La DPNV no es predicable sólo en una sociedad justa ni desarrollada. Es más, la estrategia de la DPNV no está pensada para un mundo imaginario de buenas gentes ni de ángeles, sino para ser operativa aquí y ahora, en un mundo tan contradictorio (y a veces terrible) como el nuestro.

4.- Lo mismo puede decirse de otras precondiciones que Pepe plantea, tal vez con la esperanza de cuánto podríamos avanzar si se dieran en nuestra realidad, como es el caso de una sociedad consciente y descentralizada, de una sociedad entrenada y con buenas prácticas en autodefensa, etcétera.

Todos estos requisitos, como puede verse, nos hablan de un punto de llegada, no de un punto de inicio, que es el de partir de nuestro actual mundo, donde no existe ni la suficiente descentralización, ni el entrenamiento y la preparación política y práctica, ni el empoderamiento social que serían deseables para un modelo acabado.

5.- Curiosamente, la práctica cotidiana enseña que todo ese cúmulo de prácticas noviolentas, ya sea las de resistencia civil y lucha social, ya las de abordaje alternativo de los conflictos, ya las de trabajo en la construcción de una sociedad desde otros valores y otras prioridades, no son algo que tendrá que aparecer en el futuro, sino que ya se están dando, día a día, en múltiples luchas sociales.

Miles de personas, miles de colectividades, miles de experiencias históricas, demuestan que la defensa «social» de «otras cosas» diferentes al militarismo, ya tiene lugar aquí. Ya se practica. No hay que construirla porque ya está entre nosotros a pesar de las fallas y fragilidades de conocimientos, de preparación, de recursos y un sinfín de otras condiciones deseables.

6.- La DPNV se plantea como un horizonte alternativo pero que necesita crearse, desarrollarse, gradualmente y en la historia, partiendo de lo que tenemos, pero transitando hacia otra cosa.

La idea de proceso lento de cambio de paradigma y de sustitución radical del modelo de defensa militar por otra defensa, tiene a su vez mucho que ver con la aspiración hacia cambios globales de nuestra sociedad en otras dimensiones fuera de la militar.

Desde la DPNV se habla de transarme para referirnos a este proceso gradual de quitar poder al modelo militar y empoderar en paralelo (no después) el modelo desmilitarizado de defensa social.

El transarme es, por ello, un tema de agenda y una Propuesta política de la DPNV que va más allá del desarme (seguramente quitando las armas no quitaríamos el militrismo si no variamos los valores violentos y de dominación vigentes) y que preconiza el ir generando estrategias de cambios (transarmes) en lo institucional, en lo social, en lo cultural, en lo ecnómico, etc. para ir desimilitarizando.

7.- La DPNV, como modelo de defensa alternativo, preconiza la desmilitarización de la defensa y propone doctrinas de lucha social noviolentas como por ejemplo la educación para la paz, la desobediencia civil, el transarme, el trabajo horizontal y de base en orgnizaciones emancipadoras y de lucha por los derechos, y la construcción de agendas de seguridad humana.

8.- Para el antimilitarismo y las propuestas noviolentas esta idea de alternativa de defensa conlleva tareas y responsabilidades:

Quitar poder a la Crear alternativa en paralelo
Escenarios del concepto de defensa Violencia directaviolencia estructural

violencia cultural

violencia sinérgica

En la lucha por los derechos.En lo económico.

En el comercio internacional.

En la salud

En la educación

En la perspectiva de género

En la ecología

En la lucha por la paz

En las relaciones internacionales

etc.

Trabajo y análisis del movimiento antimilitarista Reflexiones sobre la propia práctica y elaboración teórica de un nuevo modelo de defensa basado en éstaAnálisis de coyuntura y oportunidades para elaborar una propuesta de transarme y lanzarla a la sociedad Definir escenarios a abordarIdentificar actores de estos

Analizar los acontecimientos relevantes desde el punto de vista político

Definir prioridades estratégicas

Marcarnos objetivos a corto, medio y largo plazo

Diseñar campañas coherentes

9.- Si en Cataluña se aspira a una emancipación política por medio de la noviolencia, sería paradójico que más adelante se aspirara a construir una defensa de esa sociedad con mecanismos y aspiraciones que son los de mantener el status quo y las violencias internas de la sociedad catalana (como de cualquier otra sociedad).

Tal vez ahora se abre para el antimilitarismo catalán la ingente tarea de participar en la propuesta de otra defensa, de la defensa de otras cosas, de la desmilitarización de la defensa de esa Cataluña que aspira a autodeterminarse y no a ser otro estado militarista más en el rosario de estados que nos sojuzgan.

Share

Aprobada la nueva directiva de política de defensa

encasillada

Fuente: Infodefensa

Tras venir de la India de vender armas al estado indio, el Ministro de Defensa Pedro Morenés, acaba de firmar el día 31 de octubre la nueva «DIRECTIVA DE POLITICA DE DEFENSA», documento del planeamiento de la defensa que desarrolla la «DIRECTIVA DE DEFENSA NACIONAL» que aprueba cada presidente de gobierno al inicio de la legislatura (en el caso de Rajoy en Junio, porque es hombre de mentalidad burocrátia abonado a la máxima del «vuelva usted mañana» para resolver los problemas) y que no cuenta con la previa deliberación ni en el congreso ni en la sociedad.

Como no podía ser menos, la directiva aprobada por Morenés se plantea varios objetivos centrales y «novedosos»:

  • Consolidar el complejo militar-industrial español (osea, subvencionarlo, aquirir armas a troche  moche de éste, ayudar a la exportación de armas a diestro y siniestro y pagar y dar dádivas a la industria militar, tanto con la deuda ya adquirida de 32000 millones de euros para compra de cachivaches inservibles.
  • Reformarla defensa (osea, invertir más en militarismo, volver a cambiar el organigrama del ministerio de defensa y de la burocracia militar y pagar mejor a los  militares y dotarles de mejores servicios «sociales» y de prevision social, porque de reducir tropas, racionalizar gastos y demás nada de nada)
  • Seguir manteniendo el seguidismo militarista a la politica de la OTAN y de EEUU para poner el músculo burdo en las guerras varias que necesiten los amos del asunto, a fin de que nos consideren y nos traten como cola de león.
  • Mejorar nuestro espionaje y vincular la idea de defensa no a la de defensa de la territorialidad, sino de los «intreses» de las empresas españolas y al espionaje industrial, economico, etc. Se trata de abarcar dentro de la idea de defensa, no tanto la defensa de los derechos de la gente, como la defensa de los de las élites y del entramado de dominación existente.
  • Planterse de nuevo el tema de la manipulción de las conciencias de la gente para prevenir y atajar la desafección militar (ellos lo llaman establecimiento de un mejor flujo de comunicación con la sociedad española para agilizar el conocimiento de las necesidades de la Defensa).

¿De que no habla esta directiva?

Desde nuestro punto de vista no habla de ninguna de las cosas importantes para la sociedad y para la defensa de los intereses de la gente:

  • No habla de democratizar la toma de decisiones
  • No habla de situar el control de la politica de defensa en el Parlamento
  • No habla de popularizar ni de educar de forma objetiva y pluralista en materia de defensa a la sociedad
  • NO habla de transparencia y publicidad de la política de defensa, ni de fijar de forma clara y sin trampas los presupuestos de defensa y el verdadero gasto militar español
  • No habla de definir colectivamente lo que hay que defender y lo que la gente considera que son las cosas defendibles.
  • No habla de solidaridad con otros pueblos ni de resolucion alternativa de conflictos
  • No habla de necesidades sociales ni de cómo reducir el desmesurado gasto militar para atender a estas
  • No habla de la necesidad de reducir de forma sustancial los efectivos y mandos de los ejércitos de forma que permita una reducción amplia del gasto militar y que nos permitamos pasar de la actual ratio de 2 soldados por cada mando a lotra más razonable
  • No se habla nada  de la cancelación de la deuda inmoral e impagable militar
  • No se habla nada de las bases militares de uso conjunto OTAN-España y EEUU-España en suelo español ni de la peligrosidad potencial del escudo antimisiles residenciado en Rota.
  • No se habla tampoco de la reducción de las actuaciones de ingerencia humanitaria que realiza el Estado.
Share

Morenés no estaba allí

Falsa+silueta+%2F%2F+Fake+Silhouette

Fuente: Eleconomista.es

En las XV Jornadas de Tecnologías para la Defensa y la Seguridad organizadas por la Fundación Círculo en la Real Casa de la Moneda, el actual Ministro de Defensa ha hecho una velada crítica al ciclo de planeamiento de capacidades de fuerza vigente, porque no es flexible y no se adapta a los rápidos cambios experimentados en el mundo.

Puede que una información así nos deje tan frescos, dado que no entendemos ni papa de los embrollos militares, pero no debería. Pasamos a explicar la trascendencia del mensaje y de las intenciones del mensajero.

¿Qué es en realidad el «ciclo» de capacidades militares?

Primero, hay que decir que este rollo del ciclo de planeamiento de capacidades de fuerza a lo que se refiere en realidad es a las armas, número de militares, bases militares utilizables, dotaciones para ser operativos, etc, que hay que comprar para satisfacer las necesidades (o caprichos, que para gusto los colores) del ejército.

Los ejércitos planean a largo plazo estimando qué necesitan para su misión (ésta puede ser o disuadir a posibles enemigos, que en el caso de España son insignificantes o no existen, o para ejercer un cierto papel en el escenario internacional aportando mamporreros  que en el caso de España es lo frecuente). Concretamente programas de compras de armas ultramodernas que se fabrican y entregan en períodos largos de tiempo y que requieren muchísimos recursos económicos (recursos que, dicho sea de paso, se dejan de usar para necesidades sociales reales y urgentes).

Estas armas acaban siendo obsoletas el mismo día en que se entregan (por ejemplo, diez años después de su diseño y de la inversión para comprarlas), lo que obliga a una nueva compra de otras armas y al inicio de un círculo vicioso que podemos llamarlo, para entendernos, ciclo armamentístico, que suele durar entre 15 y 20 años. Este funciona así:

1) se calculan las «necesidades futuras»,

2) se encargan las armas,

3) se «programan»,

4) se paga (por adelantado) para que se fabriquen,

5) se paga otra vez para introducir mejoras,

6) se entregan las armas (que ya nacen viejas) y

7) se inicia otra vez el ciclo.

¿Tiene algo que ver el actual Ministro de Defensa con ese «ciclo» perverso?

Pues sí: es uno de los principales coprotagonistas del desastroso resultado de la primera oleada de este ciclo.

Cuando era Ministro de Defensa Don Eduardo Serra,  en tiempos de José María Aznar como Presidente de Gobierno, ¿Dónde estaba Morenés, actual ministro de Defensa?

Pues muy sencillo. Era el Secretario de Estado de Defensa, y como tal es el que ideó el surgimiento del ciclo de planeamiento que ahora culmina y que ha dejado una deuda pública que, con los intereses estimados, llega a más de 31.000 millones de euros (más de lo que paga el Estado por la Prestación de Desempleo de todos los parados a lo largo de un año). Morenés comprometió la adquisición de sistemas de armas de invasión (caza-bombarderos con capacidad de  ir a miles de kilómetros de aquí, submarinos, fragatas «multifunción», tanques Leopard, helicópteros de ataque, aviones de larga distancia, misiles, etcétera) que, en realidad, tenían muy poco que ver con las necesidades de «defensa del territorio» y mucho que ver con los delirios de grandeza y de codearse con los dueños del mundo del visigodo Aznar.

Ideó una fórmula para timar a la ciudadanía y que no se enterara del enorme gasto militar que se contraía y de para qué. La fórmula consistía en que Defensa encargaba a la «industria militar» (por cierto, trufada de ex altos cargos del ministerio de defensa y del PP y el PSOE) hacer los aparatitos pero sin consignar en los presupuestos de defensa el gasto. Este se ocultaba mediante créditos multimillonarios que el Ministerio de Industria concedía para i+d y otros a las industrias militares y que en realidad eran para financiar las armas. Estos créditos serían «reembolsados» por las industrias militares a interés cero al estado una vez que hiciera las armas y las vendiera (a precio de mercado del momento de la venta, es decir más caros) al estado.

Luego Morenés se pasó, cuando dejó el ministerio, a fabricante de armas en diversas empresas suministradoras del Ministerio de Defensa, al igual que su actual Secretario de Defensa, Pedro Arguelles, también pasado tras su estancia en un cargo público a Boeing.

En la actualidad el estropicio es que el estado (amén de haber prestado el dinero a interés cero a las industrias militares durante tantos años y de haber dado dádivas y subvenciones a estas industrias) adeuda por armas más de 31.000 millones de euros y, para colmo, las armas ya no valen y hay que adquirir otras.

Morenés tira balones fuera

Sigamos con el relato. Morenés nos cuenta ahora, en las famosas jornadas que acaba de inaugurar, que estos sistemas de armas «fueron concebidos para hacer frente a situaciones derivadas de otros escenarios» y que ahora no son adecuadas y no valen.

¿No llama la atención esta especie de explicación en la que parece que no ha sido nadie quien tomó la decisión de comprar algo que no sirve? Parece que Morenés no hace autocrítica ni se responsabiliza de sus propios actos. Sencillamente, constata que las armas que compraron (y que pagaremos de nuestras costillas los que no tuvimos arte ni parte en el negocio) ya no valen y hay que comprar otras nuevas.

Alguien hizo algo, pero Morenés no entra en detalles.

Morenés disimula, tira balones fuera y hace lo que han hecho todos los ministros del ramo: decirnos que siempre las armas ya no valen y hay que comprar otras nuevas.

¿Qué pretende Morenés ahora? O el truco del abejaruco.

Morenés constata que en la actual situación no pueden mantener el esquema de compra de armas anterior. Hay crisis, malestar y, lo que es peor, poco crédito para empeñarnos más.

Por eso su propuesta de «revisión» pasa por dar otra vuelta de tuerca:

a) Quiere hacer sinergias con la OTAN y Europa para la adquisición de armas (es decir, legitimar el nuevo ciclo mediante el aval político OTAN y la compra de armas de ensamblaje para el mega-gendarme mundial que es esta organización, lo que quiere decir que seguimos apostando por el intervencionismo burdo)

b) Quiere subvencionar, mimar y «resguardar de la crisis» a la industria militar porque no puede permitirse que la crisis se la lleve por delante (recordemos que es ampliamente deficitaria, que necesita de constantes subvenciones públicas para mantenerse y que genera un monocultivo depredador que diezma las posibilidades de crecimiento sostenible en los lugares donde se implanta). Y para hacer esto, necesita convertirla en una industria exportadora (lo cual nos traerá el doble beneficio de los dividendos por vender armas y de financiar parte de las nuestras, pero también nos hará exportadores de conflictos y guerras).

Es decir, cambiar lo que se dice cambiar no se va a cambiar nada. A lo sumo nos traerá un nuevo truco para seguir haciendo las mismas cafradas y para empobrecernos igual que antaño.

Menudo morro el de este Morenés y sus amigos.

Share

El Jefe del Estado Mayor de la Defensa de España teme que el ejército se quede hueco

-PUNTO+DE+VISTA-2-

Fuente: Público

Como es tradicional en épocas de aprobación parlamentaria de los presupuestos, los militares comienzan su peculiar campaña de meter miedo en el cuerpo de los diputados para que les aprueben unos buenos presupuestos y les aumenten la pasta sin preguntar mucho.

En otras ocasaiones nos dijeron que la falta de presupuestos abultados dejaba los aviones de guerra en régimen de planeamiento, porque los pobres no tenían para gasolina, o que estaba en riesgo la seguridad estatal y otras zarandajas.

Ahora han rebasado su propio limite de la exageración. El JEMAD ha dicho en el Parlamento que las reducciones del presupuesto militar van a dejar hueco al ejército y van a convertirlo en una organización frágil.

Suponemos que el efecto buscado es que no haya críticas al gasto militar y que les aprueben tanto el presupuesto previsto del Ministerio de Defensa como las demás partidas disfrazadas en otros ministerios.

El razonamiento del Almirante García (que así se llama el JEMAD) no tiene desperdicio. Si no se les dota de mejores presupuestos se pueden perder capacidades esenciales y se incrementarán los riesgos asumidos. ¿Se intenta decir que para eso es preferible no tener ejército?

Podría alguien decirle a don García que tal vez, si se restan riesgos de los asumidos por el ejército (que por cierto, al leer la Directiva de Defensa Nacional aprobada recientemente por Rajoy descubrimos que no son de naturaleza militar y que por ello mismo tal vez tienen un mejor tratamiento con algo distinto a los ejércitos y sus metodologías) tal vez esas capacidades que se van a perder dejen de hacer falta y se puedan trasferir partidas hasta ahora en manos militares a otros lugares civiles. A lo mejor incluso, si el ejército juega con la hipótesis de que no existen amenazas ni enemigos militares para España actualmente, perder capacidades militares no sea del todo un drama, salvo para la mentalidad militar, porque, para quienes tienen la hipertrofia de nuestras actuales fuerzas armadas, la sensación de quedarse huecos aumenta sin que necesariamente aumente nuestra inseguridad.

Por otra parte, y ya que hablamos de recortes del presupuesto, llama la atención comprobar que los supuestos recortes son mínimos tanto si los comparamos con los de otros ministerios con mayor cometencia ante verdaderas necesidades sociales, como si tenemos en cuenta la tediosa costumbre de nuestro militarismo de ofrecerse créditos «extrapresupuestariamente» año tras año. Créditos que aumentan sus fondos disponibles en hasta un 20 y un 30%.

Nos dice el Almirante que con estos presupuestos no pueden garantizar el alistamieto de tropas, dando a entender que nos quedamos sin soldados y eso es el peor de los males. Tal vez podría fijarse en el ejemplo de los ejércitos de EEUU, o de Alemania, o de Francia, o de Reino Unido, o de Italia, todos ellos inmersos en un proceso de reducción significativa de sus tropas militares, y explicr más bien que lo que hay es un exceso de tropa, por no hablar de la hipertrofia de mandos que convierte el ejército español en uno de los más oficializados, con un mando por cada 1´5 soldados.

Seguro que algún diputado le hace caer en esta cuestión al Almirante, aunque la inmensa mayoría de los desinformados diputados es probable que empiecen a temblar viendo cómo nuestro ejército se queda hueco a manos llenas mientras enemigos ansiosos de conquistarnos saltan el Estrecho o pasan los Pirineos al son de sus timbales militares.

El Almirante, como vemos, no cuenta toda la verdad, ni siquiera la verdad a medias, y no aclara cómo es posible que el gasto militar español, incluso el computado con los criterios contables de la OTAN, sea tres veces el del Ministerio de Defensa y se encuentre oculto en partidas de otros ministerios y organismos ajenos a la defensa.

Si, como anuncia el almirante, nuestro presupuesto del Ministerio de Defensa va a suponer 6.809,3 millones de euros, no entendemos cómo puede decir el tipo que el mismo implica una disminución del 6% respecto del año pasado que eran de algo más de 6.300 millones.

No entendemos como hasta ahora nadie le ha preguntado (y él no se molesta en aclararlo) por qué en esta cantidad destinada a presupuestos del Ministerio de Defensa no se computen ni los créditos a la industria militar y las subvenciones a empresas para fabricar armas (que están en el presupuesto del Ministerio de Industria), ni los organismos autónomos militares, ni la guardia civil (que se encuentra consignada en el Ministerio del Interior), ni las partidas para la política de fronteras y de inmigración, ni las clases pasivas militares, ni tantos otros rubros dispersos en otros ministerios y que consiguen disfrazar dos de cada tres euros destinados al gasto militar.

El Almirante mete miedo aprovechando la ignorancia supina de sus señorías en materia militar y su predisposicion al entusiasmo ante los galones y los pasos marciales.

Nos dice también el almirante que los presupuestos han presupuestado menos dinero (en realidad bastante menos) para operaciones en el exterior, pero que a pesar de eso, no se van a alterar estas operaciones ni a reducir significativamente. ¿Quiere decir esto que las van a hacer gratis?,¿Nos las va a pagar algún país apiadado de nuestra falta de medios para la defensa? ¿O, como es costumbre, van a consignar una cifra pequeña en el presupuesto a sabiendas de que gastarán mucho más y de que nos lo están ocultando?

Lamentablemente no creemos que nadie incomode al JEMAD con preguntas desagradables al respecto, como tampoco creemos que nadie levante el tono cuando el JEMAD les dice a los diputados que las operaciones de injerencia militar disfrazadas de ayuda humanitaria son esenciales como «elemento de credibilidad internacional y de garantía de la posición de España en el ámbito internacional» y que  por eso se «mantiene el apoyo económico».

¿Que somos creíbles porque somos mamporreros internacionales? Menudo honor. ¿Que es el ejército el que garaniza nuestra posición en el ámbito internacional? Menudo fiasco y menuda trola.

En definitiva, el Almirante ha ido a meter miedo en el cuerpo a unos diputados que no están enterados o que no se quieren enterar para conseguir el aplauso y el aumento del gasto militar y del militarismo.

Esperemos a ver las enmiendas de los grupos de la oposición para comprobar hasta qué punto hay una propuesta alternativa y ética en materia de seguridad.

Share

¿Piensan quitar las pensiones a los militares?

Antic+dormitori+tirol%C3%A8s+%2F%2F+Old+Tyrolean+Bedroom

Si algunas de las medidas del PP en su proyecto de presupuestos las hemos aplaudido (por ejemplo, que nos vayan a sacar de la OTAN, que no se vayan a comprar casi armas, etcétera) en esta no podemos estar más en desacuerdo.

Tenemos la sospecha de que el PP, cada día más antimilitarista, piensa rebajar o suprimir, no sabemos dónde llegará la furia de la motosierra radical de Montoro, las pensiones a los militares y a familiares.

En nuestra indagación en el Proyecto de Presupuestos Generales del Estado, hemos ido al capítulo relativo a las CLASES PASIVAS y ¿qué hemos encontrado? Pues muy sencillo, que no se sabe cuánto va a pagarse este año en pensiones militares y en pensiones a familiares de militares.

Como se sabe, el «criterio OTAN» (modelo de medición del gasto militar adoptado por los estados adscritos a la OTAN como criterio de cuantificación del gasto militar de cada estado) cuantifica como gasto militar el gasto de los respectivos ministerios de defensa y de todos los cuerpos que tienen estatus militar (en nuestro caso la guardia civil) así como todas las subvenciones, ayudas, créditos e inversiones militares o a la adquisición de armas, los gastos médicos y sociales destinados a militares y diferenciados de los civiles, y las pensiones y prestaciones que aquí llamamos de clases pasivas.

Por ello, y dado que el gobierno español nunca ha reconocido la cifra real de su gasto militar y se dedica a disfrazarlo en partidas presupuestarias diversas y ocultas en varios ministerios y «organismos autónomos», así como en créditos y partidas fuera de los presupuestos generales, nosotros, entre otros grupos pacifistas y antimilitaristas, intentamos año tras año estudiar estos presupuestos y estimar el gasto militar.

Es así que nos hemos llevado la sorpresa de que los presupuestos de Rajoy no especifian el gasto de clases pasivas correspondientes a lo militar y se limita  dar una cifra global para civiles y militares, donde se incluyen todos los funcionarios.

Esto debería motivar a los parlamentarios de la «comisión de Defensa» del PArlamento a que eigieran que los presupuestos generales detallaran de forma expresa y clara el gasto militar y sus capítulos, pero tal vez sea mucho pedir cuando todos sabemos que el PPSOE tiene controlada  esta comisión y colabora mutumente en mantener en el ocultismo más absoluto el gasto militar y la política de defensa.

Ahora bien, saquemos nuestras conclusiones: ¿Por qué un gobierno puede disfrazar y no dar datos del gasto en pensiones y prestaciones de clases pasivas de los militares?, ¿qué interés oculta?¿Ocultar el gasto militar?, ¿disfrazar que piensa bajar estas pensiones?

No lo podemos saber, pero la falta de información nos permite dar por buena cualquiera de las dos hipótesis y nos priva de conocer la magnitud de una partida del gasto militar que implica probablemente una porción muy importante del gasto militar oculto.

Share

semana Antimilitarista en Asunción (Parguay). Del 24 al 28 de septiembre de 2012.

Fuente: MOC Paraguay.
«Fue un espacio de reflexión y participación en torno a la afirmación de la libertad, la democracia, los derechos humanos y la solidaridad. Para fortalecer aquellos vínculos y saberes colectivos que resisten a las formas de autoritarismos, imposición y militarización presentes en el país.

El 22 de junio del 2012 la democracia paraguaya sufrió un quiebre, uno de los más duros de los últimos años: el golpe de Estado provocado por el Congreso Nacional, una de las instancias más desacreditadas del país. Junto con este golpe se sucedieron varias situaciones como la aprobación para la entrada de la multinacional extractivita Río Tinto Alcán, el visto bueno para la utilización de las semillas transgénicas, pedidos de reasignaciones presupuestarias para la compra de armas a los militares, la solicitud del documento de la Baja a aquellos que están en edad de cumplir con el SMO como también a las personas trabajadoras, el despido de más de 2 mil personas por ideologías políticas diferentes, casos de nepotismo, la Tv Pública censurada y hechos que permiten escenarios para justificar militarizar el país. Por eso decimos que regresó el autoritarismo, la imposición y la militarización.¿Por qué una semana antimilitarista?Esta Semana llamó a hacer frente a la naturalización del abuso y la dominación, ampliar y unir voces para denunciar la violencia contra los derechos humanos. La usurpación cometida en junio pasado por el grupo de poder parlamentario, demostró de qué manera se privilegió intereses personales y partidarios, se pisoteó y avasalló la decisión soberana del pueblo y se reafirmó la actitud autoritaria y militarizada.La desobediencia civil es una alternativa cuando urge mostrar públicamente la injusticia de la ley»

Puedes acceder a un album fotográfico del evento en Facebook, en la ruta siguiente

Share

El gobierno español aprueba un nuevo incremento del presupuesto de defensa

Mariano+Rajoy+en+Vigo

Fuente: El País

El gobierno español, a las puertas del rescate económico y de un mayor desmontaje del estado de bienestar, ha aprobado un crédito al ministero de defensa de 1.782 millones de euros para pagar parte de la deuda en armamento (36.000 millones de euros que el ejército debe a las industrias militares).

Este nuevo crédito implica un aumento del presupuesto del ministerio de defensa de cerca del 30%. A este gasto enorme habría que nultiplicarlo por al menos tres para conocer la verdadera magnitud de nuestro gasto militar, del cual dos de cada tres euros están ocultos y no se contabilizan en los prespuestos de la defensa.

Recordemos que durante la elaboración de los presupuestos generales, defensa nos vendió la moto de la rebaja del presupuesto de defensa que, decían, era un agravio respecto de otros ministerios y ponía la defensa a las puertas de la inanición. Pues bien, con este nuevo incremento (que ni es el primero ni será el último) el presupuesto de defensa, en vez de «reducirse» respecto del de 2011, se ha aumentado en más de un 17%, lo que, esta vez sí, es un agravio comparativo respecto de los ministerios «sociales», que estos sí, han disminuído y se encuentran en una especie de política de derribo por parte de estos ministros de ideología neoliberal y ultra.

Pero esto no es todo:  como se sabe, el militarismo español ya ha pactado nuevos aumentos del gasto militar este año y así, por ejemplo, el Ministerio de Industria «va a conceder un crédito» al de Defensa de otros 198 millones de euros para compra de armas y se esperan otras argucias para que Defensa «pague» este año hasta 2.370 millones de euros.

Si el aumento del presupuesto de defensa es escandaloso cuando otros ministerios tienen «rebajas constantes», más escandaloso aún es el para qué del aumento: pagar programas de armamentos sofisticados y agresivos (portaviones, cazas, tanques, etc.) destinados a un enfoque del ejército agresivo y de intervención en el exterior.

¿Cómo es posible, por otra parte, que este «aumento» tan desmesurado del déficit público no suponga ninguna crítica en los organismos internacionales que nos han impuesto politicas restrictivas en gastos sociales? ¿No es sospechoso?

Con estas cifras resultan patéticas las protestas militaristas por el pobre gasto militar y yerran los sindicatos militares cuando piden su aumento en vez de denunciar su distribución, falta de transparencia e insostenibilidad. No es que haya poco gasto militar. Al contrario, lo hay en exceso. Lo que ocurre es que las partidas que se lucran de esta locura son las de armamentismo, las de injerencia en operaciones en el exterior, etcétera y las que se quedan atrás son las que tienen que ver con los derechos de los militares como trabajadores.

Share
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed