Tag Archive for PODEMOS

La incongruencia de Kichi, otra vez, con Navantia militar

Otra vez Kichi y Navantia, Navantia y Kichi.  Y, de nuevo, el edil gaditano encastillándose en una postura política que no es solidaria y no es propositiva.

Por ello recuperamos un artículo antiguo (22-2-16), pero que nos parece que sigue siendo de actualidad:

Fuente:  Andalucía Información.

La noticia:

Hablamos del contrato que estaría a punto de cerrarse entre Navantia y Arabia Saudí para la construcción de cinco corbetas, lo que generaría carga de trabajo para cinco años en los astilleros de la Bahía, tal y como indicó el presidente del comité de empresa de Navantia San Fernando, Jesús Peralta.

El contrato asciende casi a 3.000 millones de euros, va a dar empleo a unas 10.000 familias, entre directo e indirecto, y “vamos a tener a cerca de 1.000 personas viviendo con sus familias aquí en la Bahía”, indicaba el sindicalista antes de indicar que le preocupaba la postura de Podemos en este asunto, pues junto con algunas ONG, estaba en contra de construir buques de guerra para un país que precisamente no es conocido por respetar los Derechos Humanos.

De hecho, Peralta dijo que los trabajadores habían hablado con los alcaldes de Podemos en Cádiz y Puerto Real para que instarán “a su jefe”, Pablo Iglesias, a que “se calle” porque con su oposición “va a joder a más de diez mil familias” gaditanas

Y las declaraciones de Kichi:

“por si alguien tenía alguna duda, este equipo de Gobierno da su apoyo a cualquier iniciativa que aumente la carga de trabajo en los astilleros de la Bahía de Cádiz”.

“Que no quepa la menor duda sobre nuestro apoyo a los astilleros de la Bahía de Cádiz”, afirmó para añadir que muestra su “respaldo y apoyo” a las negociaciones que la SEPI y la dirección de Navantia “están desarrollando para que el contrato de las corbetas se firme de la manera más inmediata posible”.

Eso sí, puntualizó, “eso no quita para que también cuestionemos la revisión de los compromisos en materia de diplomacia internacional con otros países como por ejemplo, con Arabia Saudí” y es que “sería conveniente que España instase a Arabia Saudí a que respete los Derechos Humanos”.

Por otro lado, el alcalde asegura que contratos como el de las corbetas “no son suficientes para enfrentar la difícil situación que atraviesa el empleo en la Bahía de Cádiz”, incidiendo en que el Gobierno de España “debe garantizar que llegue, no sólo del sector militar, sino también del civil, carga de trabajo sostenible para los astilleros de la Bahía de Cádiz”.
Por último, el regidor gaditano reclama que se ponga en marcha un Plan Estratégico para el Sector Naval, ausente en la última década, que renueve las inversiones y las plantillas en este sector.

Querido Kichi:

Somos conocedores de que en el año escaso que llevas de alcalde ha habido mejoras sustanciales en la ciudad, a pesar de los muchos palos que os han puesto en las ruedas otros actores políticos.  Sabemos que se ha bajado la deuda de Cádiz en más de 10 millones de €, que se ha implementado el programa de alimentación urgente para escolares, que ya no hay listas de espera en servicios sociales, que habéis aprobado un bono social para la electricidad de muchas familias pobres (y que estáis gestionando otro bono para el agua), sabemos que habéis fomentado la cultura participativa en el ayuntamiento.  Todo ello nos alegra y por ello te felicitamos.  Pero, ciertamente teníamos esperanzas, dada tu trayectoria, en que tu llegada a la alcaldía de Cádiz sirviera para bajar el nivel de militarización que sufre la ciudad y la comarca.

Cádiz es un ejemplo palmario de que el monocultivo militar no es bueno económicamente para ninguna región porque:

  • se convierte en la única alternativa de empleo y de inversión
  • éticamente es reprobable al cien por cien
  • vuelve dependiente a la población y a sus políticos de los inestables ciclos de venta de armas o de las guerras que se están preparando

Nosotros particularmente teníamos las expectativas abiertas porque nos habían hablado muy bien de ti como persona y de tu compromiso político.

Al principio de tu mandato nos sorprendió que recibieras institucionalmente a militares de alta graduación que recalaban en Cádiz, pero bueno, era el inicio y, en parte, eran asuntos menores.

Sin embargo este apoyo a la SEPI y a Navantia para fabricar corbetas, buques de guerra de la clase Avante 2200, corbetas destinadas a un país criminal que las emplerá, como se está viendo, en su lucha expansiva y por el control regional de una de las zonas más sensibles del planeta, este apoyo es un verdadero baño de realidad.  Parece que optas por ser uno más, uno de ellos, uno de los que callan ante el atropello del militarismo y prefiere el cálculo electoral a la dignidad.

Leemos los resultados de las votaciones de la Diputación de Cádiz y en el punto 20 no deja de sorprendernos la casi unanimidad:  a favor de fabricar las corbetas para Arabia votaron  PP, PSOE, IU, PC (Por Cádiz sí se puede) y PA (Grupo Andalucista).  Sólo se abstuvo GJ (Ganemos Jeréz) por sus recelos antes las prácticas de Arabia Saudí contra los Derechos Humanos.

El diputado de Grandes Sectores Estratégicos, José María Román, ha explicado que la defensa del empleo debe prevalecer sin que ninguna otra cuestión, que podría tratarse en un punto aparte, enturbie el consenso sobre este tema. En este sentido ha argumentado su rechazo a una enmienda del Grupo Por Cádiz Sí se Puede, que pedía una manifestación explícita de defensa de los Derechos Humanos y contra el terrorismo, no por cuestiones de fondo, sino porque se trataba de un acuerdo que quiere manifestar un mensaje rotundo e inequívoco en favor de la búsqueda de carga de trabajo, ante el enorme índice de desempleo de la provincia y la Bahía de Cádiz en particular.

El drama del empleo en Cádiz es indignante. En eso no podemos sino estar de acuerdo. Buscar salidas urgentes, inmediatas, a ese drama es, no cabe duda, la labor política más importante y no sólo cuestión de palabras. Pero el trabajo en Cádiz asociado a la fabricación de armas condena a Cádiz a la dependencia, a la precariedad laboral, a la insostenibilidad. Y ese es el problema que, al parecer, nadie quiere abordar.

Son varias las consideraciones que te queremos comentar desde el punto de vista pacifista:

  • Apoyo total al militarismo.  Parece, por tus declaraciones en facebook que el apoyo no tiene medias tintas, ni matizaciones.  No es que hayas dicho que no hay más remedio, que te ves obligado, que en el futuro procurarás que sea de otra manera.  Has dado todo tu apoyo inequívoco y sin matices.  Impresionante. Y así hemos capturado tu declaración en las redes:

kichi navantia subrayado

  • Todo para nada.  El contrato no es suficiente para enfrentar la difícil situación del empleo en la zona.  El actual contrato militar es un parche temporal que no va a solucionar los problemas de la zona.  Sin embargo, sí los va a enquistar:  Cádiz va a ser durante más años dependiente de los militar, como lo ha sido desde hace mucho.  La misma perspectiva vital penosa, dependiente, azarosa. Y esto, desde la responsabilidad de un político que viene a romper las dinámicas nefastas provocadas por el PP y el PSOE debería explicarlo claramente a la sociedad, incluso enfrentándose a los interesados grupos de presión que pujan por el interés militarista.
  • ¿Renunciamos a la ética?  Fomentar la venta de armas no es neutro, no es aséptico, tiene consecuencias.  Refleja falta de ética política porque fomenta la violencia directa, estructural y cultural.  Supone que un edil que quiere cambiar las situaciones de injusticia de su ciudad mira para otro lado si se promueve la violencia estructural en otros países que no respetan los derechos humanos, las relaciones internacionales militarizadas.  Eso es asumir el núcleo de las convicciones políticas del capitalismo:  lo importante es que ‘nosotros’ estemos bien, aunque sea explotando a los demás.
  • La compañía.   ¿No es sospechoso votar con PP y PSOE?  ¿Acaso son casta en todo menos en la cuestión de Defensa?  Votar con el PP y con el PSOE en cuestiones de Defensa es dar el primer paso para acabar asumiendo que la política de Defensa es intocable, incuestionable, no debatible.  Supone asumir el núcleo de la ideología en cuestiones de Defensa del PPPSOE, la política de Defensa es una Política de Estado y, por lo tanto, es conservadora, opaca, promotora de violencia, exportadora de armas, consolidadora del militarismo y de la OTAN.  Sobre todo, y esto es lo peor, supone asumir que no hay alternativa.
  • ¿Apoyar a Navantia?  Si la decisión es apoyar a una empresa que investiga para acabar desarrollando un submarino, el S-80, que se hunde pero no es capaz de flotar, la decisión no tiene muy buena pinta.  ¿Quién ha dimitido por una gestión tan desastrosa, y que le ha costado a los impuestos de todos un sobrecoste multimillonario, quién es el responsable?  Se está apoyando a una empresa antieconómica, que necesita sucesivas subvenciones del Estado para sobrevivir, que necesita apoyo institucional para vender su producto principal (naves de guerra) y con una gestión nefasta y unos responsables incapaces pero irresponsables.
  • ¿El empleo lo es todo?  ¿Aunque fomente a dictadores, aunque fomente la guerra?  Ya no importa nada:  empleo a cualquier precio, cualquier oferta es buena.  Seguramente contestarás que no.  Seguro que no aceptarías un vertedero de residuos nucleares en Cádiz, ni que cualquier corrupto hiciese un casino por mucho empleo que se crease. Seguro que estás de acuerdo, por ejemplo, con el ayuntamiento de Pontevedra que quiere quitar una industria papelera de allí, a pesar de que da empleo ¿Por qué no se mantiene la coherencia en lo antimilitar?
  • Empleo digno. Es muy fuerte que Cádiz tenga un 40% de paro.  Terrible, pero también es muy fuerte que la forma de trabajar en Cádiz sea fabricar armas. Y es más fuerte todavía conocer que es precisamente la dependencia que genera ese monocultivo militar el que provoca dependencia y quiebra la posibilidad de alternativas sostenibles de empleo. Exigimos trabajos dignos en horario, en conciliación familiar, en que no haya grandes diferencias salariales entre los directivos y los trabajadores de base.  ¿No exigimos que la producción sea, también, ética, pacífica, coherente, sostenible?
  • Empleo solidario.  ¿Solidario fabricar armas?  Antes bien es antiecológico, antieconómico, un despilfarro, inhumano, el colmo de la insolidaridad porque las armas sólo hace más fuertes a las elites económicas y políticas, no a la gente de base. Si con alguien es solidario apoyar a las industrias militares es con las industrias militares, pero se da el caso de que éstas son, precisamente, insolidarias con la lucha de los hombres y mujeres por la dignidad y la justicia. Hay que elegir bien las solidaridades y los amigos y aliados, no sea que acabemos siendo lo que empezamos deplorando y nos arrastremos por la vida como tantos patéticos e instalados sujetos que todos conocemos que nos hablan de sus batallitas de compromiso que, hace tanto y de forma tan escandalosa, abandonaron.
  • La peor apuesta para generar empleo.  Como se muestra en la siguiente imagen, con un millón de dólares se crean 8.555 empleos en lo militar, pero con los mismos destinados a otros fines, se crearían 10.779 en consumo personal, 12.804 en construcción, 12.883 en salud, 17.687 en educación y 19.795 empleos en el transporte público.  ¿Por qué apostar por lo menos productivo para paliar el problema de desempleo? ¿No es más sensato reclamar y con fuerza un cambio desde ya de las prioridades, de las inversiones públicas, de los objetivos de las empresas, etc. hacia sectores sostenibles y alternativos a lo militar?

investigación en armamento y trabajo

  • El círculo vicioso de la dependencia militar.  Cádiz siempre ha sido dependiente de lo militar, con esta decisión lo seguirá siendo y dará un nuevo giro de tuerca.  Esta decisión de apoyo militarista es pan (migajas) para hoy y hambre para mañana.  No se arregla ningún problema de desarrollo sostenible de Cádiz, se ahonda en el problema. Debería saber el alcalde de Cádiz que la producción de armas está sometida a ciclos de rearme y distensión y al fomento de las guerras y conflictos por parte de los grandes centros de decisión mundial. Estos ciclos necesitan de fases expansivas y de producción y otras de parón. Condicionar el futuro de Cádiz al capricho de la venta de armas es asociarlo de forma inconsciente a los ciclos del militarismo, condenar el trabajo a su precaria situación. ¿Cádiz tiene la mala calidad de trabajo porque tiene pocos pedidos militares o porque el militarismo precariza su mercado laboral? ¿Navantia es la solución o es más bien el problema?
  • La corresponsabilidad.  Defender el empleo de Cádiz de la manera en que lo has hecho, las declaraciones que has hecho, Kichi, te hacen corresponsable de la política de defensa militarista y violenta que practican PSOE y PP.  También del sostenimiento militar de la dictadura Saudí.
  •   No se han hecho los deberes.  ¿Cómo se puede romper con este círculo vicioso y violento?, ¿cómo para que no suceda de nuevo?  Porque esta situación era previsible. Cada poco tiempo, los intereses conjuntos de la empresa Navantia, de las empresas militares, de los partidos promilitaristas que apoyan sus intereses, de sus grupos mediáticos de apoyo y de la cúpula sindical instalada en sus viejos dogmas, se conjuntan para presionar, para exigir más carga de trabajo en armas, para hacer creer que su interés es el de todos, para conseguir el objetivo lucrativo que persiguen. Por tanto, que ahora iban a plantear lo de siempre, que iban a presionar a los alcaldes que dicen representar otro sentir, era evidente y el no tener respuesta y plegarse a las exigencias supone no tener hechos los deberes. Y parece que la visión ha sido muy cortoplacista, nada de prever el medio y largo plazo ¿Qué alternativas se han barajado?  ¿Qué planes se han desarrollado para evitar el marrón político que supone vender armas a una dictadura?  ¿Qué planes hay para evitar la perpetua dependencia de la inversión militar?  Parece que ninguno. Sencillamente, te has dejado vencer (esperamos que aún no convencer) por los lobbys de presión militar. Ahora te consideran uno de ellos.
  • Es imprescindible la crítica a lo militar desde las institudiones.  No es cierto que Cádiz entero aspire a la carga militar de trabajo. De hecho no todo el mundo votó a favor de la apuesta militarista. Es cierto que el bloque que se adscribió a las tesis del partido tácito militarista (PSOE, PP; IU, Por Cádiz SI se Puede, PA) fue mayoritario, pero el hecho de que hubiera un voto diferente implica que sí había otras posibilidades, al menos de mostrar no un apoyo incondicional, sino una apuesta por alternativas, un apoyo en su caso más matizado…  Pero, más allá, de los grupos políticos, es que son muchas las ONG y entidades que no apuestan por Navantia y la militarización de Cádiz. De hecho, el propio Presidente del Comité de Empresa de Navantia, uno de los grupos de presión más importantes de la Bahía, presionaba a Podemos para que  no se alineara con las ONG contra los contratos militares. Tampoco los pacifistas de Cádiz están por la labor de apoyar tan incondicionalmente la carga de trabajo militar para Cádiz como alternativa de trabajo decente.

Para acabar, Kichi, ¿es posible encontrar alternativas?

La desmilitarización de zonas dependientes del monocultivo militar no es nueva en Europa: Los programas KONVER y TACIS, promovidos por la Comisión Europea  a petición del Parlamento Europeo, permitió invertir importantes cantidades económicas a partir de 1993 en regiones fuertemente afectadas por el monocultivo militar en Italia, Francia, España y Alemania (tras la reunificación). Otro programa de la misma comisión, el llamado Programa TACIS promovió similares inversiones en las regiones fuertemente militarizadas de diversos estados de la extinta URSS.

De este modo, tanto el enfoque pro desmilitarización de zonas afectas al monocultivo militar como recursos para ello no son algo extraño en Europa, sino que existen antecedentes.  Hay muchos ejemplos de reconversión de la industria militar, de mayor y menor calado, son dignos de estudio y vendrían muy bien a Cádiz.

También hay algunos diseños sobre el camino de tránsito desde esta sociedad tan militarizada y violenta hacia otra sociedad pacífica, solidaria y noviolenta.  El concepto se llama transarme y no es un irrealizable.  Sobre él se puede leer en “Política noviolenta y lucha socia. Alterantiva noviolenta a la defensa militar”.

Por otra parte, también los Presupuestos Generales del Estado contemplan partidas para el desarrollo económico sostenible de regiones en declive industrial. Dichos fondos estatales, desde una reivindicación bien organizada, pueden reclamarse para una profunda reconversión hacia la sostenibilidad del empleo de calidad y justo en las grandes dependientes militares españolas con alto índice de paro asociado, Cádiz y Ferrol. Asombra no ver estas reclamaciones, al menos como matización, en las reivindicaciones del Alcalde alternativo de Cádiz. ¿Desconocimiento, desinterés, entrega a los intereses del militarismo?

En tercer lugar, las críticas a Navantia como empresa son muchísimas:  estaría encabezando cualquier lista de las principales empresas españolas donde hacer una auditoría seria y rigurosa.  La empresa pública Navantia arrastra una deuda espectacular, fruto de la falta de perspectiva real a medio y largo plazo, la evidentemente nefasta gestión y lo catastrófico de su producción fallida. Esta deuda, a la larga, es sufragada de forma indirecta por parte de toda la sociedad por la vía tanto del esfuerzo de las autoridades para conseguir nuevos contratos de armas (viajes del Ministro de Defensa y del propio Rey incluidos), como porque el agujero acaba siendo pagado por SEPI con cargo a los beneficios de otras de sus empresas o por el Estado por medio de aportaciones económicas, subvenciones y créditos a interés cero. Todo este esfuerzo destinado a la producción de armas se estima en varios cientos de millones cada año. La reversión de tal esfuerzo en términos políticos y económicos a los parados de Cádiz y a generar nuevos nichos de empleo decente, sencillamente, podrían paliar transitoriamente la situación regional hasta la consolidación de otras alternativas. Ni se ha visto al rey y a la pléyade de políticos corifeos del militarismo reivindicando una viabilidad alternativa para Cádiz, ni parece que sea interés de todos estos señores impulsar con tanto ahínco el trabajo de los gaditanos como la posición de España como séptima potencia en venta de armas del mundo.

Reivindicar desde ya la reconversión del sector naval de Cádiz y de Navantia hacia una producción diferente podría, igualmente, formar parte de la agenda política alternativa. ¿No cabe producir con la tecnología disponible otros ingenios por ejemplo enfocados hacia las energías limpias, o hacia el uso de la sofisticada tecnología en usos civiles que posicionaran a Cádiz de manera alternativa? De hecho Navantia tiene una línea de investigación en los sectores eólico y marino. ¿Puede potenciarse ésta en detrimento de la producción sucia de armas? ¿No apuesta Cádiz por un cambio hacia un modelo energético ética y ecológicamente sostenible que saque a la provincia de la postración? ¿No puede ser este el camino?

El militarismo en Cádiz es brutal también en lo territorial. Cádiz cuenta con más de 68.938.237,56 metros cuadrados de patrimonio militar (según los datos de patrimonio que, como se sabe, no contemplan el total del que tiene el militarismo), sin contar con el de Navantia. Sin embargo lo militar y sus industrias no pagan impuestos ni tasas a los municipios, están exentos. ¿No existe aquí una fuente ya sea para la reconversión de estos terrenos e instalaciones que no usan hacia fines útiles o planes de choque que ayuden a la población?  ¿No sería la exigencia de que paguen un apoyo a políticas de empleo, en este proceso de transición al cambio de modelo que Kichi ha prometido tantas veces, para Cádiz?

Entre la resignación fatalista y el escapismo que todo lo niega, caben caminos para revertir la injusta situación de paro de Cádiz, fruto de una historia de postraciones e intereses, donde la propia dependencia del monocultivo militar actúa no como solución, sino como generador de dependencia.

Pero esos caminos pasan por proponer y llevar a cabo políticas activas y por mostrar el camino de transarme que nos lleve a la superación de la dependencia.

Y en esto, querido Kichi, ni siquiera te has alineado en la propuesta de cambio.

Falta diálogo con los pacifistas.  Falta estudiar y comprender sus propuestas, sus alternativas, falta trabajo común con ellos, que también son parte de la izquierda y de la alternativa a esta sociedad de opresión.

Un saludo, compañero.

Share

El general de Podemos se queda compuesto y sin novia

Fuente: El mundo en Twitter

Fuente: mediterráneodigital

Se han celebrado los comicios de 2016. Se ha compuesto por tanto el Congreso de los Diputados y, al menos en los datos provisionales a los que hemos tenido acceso, aparece que el publicitado general de Podemos, el ex-JEME Julio Rodríguez, el pacifista amigo de Pablo Iglesias, ha vuelto a fracasar en su intento de acceder a un escaño en la cámara congresual, y eso que iba designado «a dedo» por la provincia de Almería, donde se suponía que Podemos tendría todas la garantías.

En Almería los resultados han hecho crecer en votos al PP (14.000 votos más) y le han otorgado un nuevo escaño, pasando de 2 a 3.  PSOE y Ciudadanos han permanecido con 2 y 1 escaños, respectivamente, aunque el PSOE ha bajado 4.500 votos y Ciudadanos ha bajado 3.600.

Podemos, que aspiraba al último escaño que ha conquistado el PP ha tenido un bajón de 10.000 votos.  Es decir, no ha sumado votos el fichaje estrella.

De nada ha valido la promoción del General.  De poco menos la rebaja de contenidos en materia de defensa de la formación morada. El general que sale hasta en la sopa en el catálogo electoral de Ikea, se queda compuesto y sin novia, otra vez, después de sus dos nominaciones «manu militari» primero en Zaragoza (2015) y ahora en Almería (2016).

¿Va a ser que la gente no quiere militares, ni aunque se autodenominen «pacifistas», para que luche por derechos que son de la gente?

Share

Programas electorales 2016. Podemos y la sonrisa de un país

Por www.huffingtonpost.es

Fuente: Podemos.

Podemos forma, junto con otros partidos menores, una gran coalición electoral alineada, más o menos, a la izquierda política. Dicha coalición presentó un documento de medidas en su puesta en escena, del cual ya comentamos la escasa (por ser optimistas) relevancia que entre sus compromisos comunes daba al tema de la defensa. Es por eso que, como ya anunciábamos, habría que esperar a los programas de cada coaligado para atisbar qué pretendía hacerse al respecto.

La apuesta de Podemos por confrontar con el PP, como modelo alternativo de hacer política, ha desarrollado su programa electoral en un formato novedoso que aúna los contenidos en forma de propuestas con lo iconográfico, como muestra de la novedad.

El documento se titula «la sonrisa de un país» y pretende, también en el título, animar a la apuesta por un cambio alegre que se promete para acabar con la molicie del vigente orden y estrenar un nuevo futuro.

Comencemos por decir que este aspecto gráfico-iconografico tiene, en materia de defensa, su importancia, pues Podemos nos muestra en su catálogo al antiguo JEMAD, el General Julio Rodríguez, hasta en la sopa  (acompañado en alguna ocasión por el exdiputado gaditano Juan Antonio Delgado, hasta hace poco principal dirigente del sindicato de guardia civiles y uno de los portavoces más conocidos de las principales reivindicaciones sindicales de los militares), dándonos idea de una gestión de la política de defensa cercana  los parámetros que han constituido el consenso «de Estado» hasta la fecha y, de paso, nos hace precavernos ante la impresión inicial de lo, y por desgracia, poco novedoso que puede esperarse que sea el planteamiento acerca de la política de defensa y del tradicional militarismo alineado a la OTAN de los ejércitos españoles.

Pero vayamos al texto, que es donde, obviando al ministrable general, se supone que se encuentra más la política concreta que Podemos promete desarrollar.

Podemos aborda en dos grandes capítulos la política de defensa que quiere hacer. La primera la denomina «seguridad» y en ella parece referirse al capítulo de derechos y organización interna de los ejércitos. La segunda se refiere a la política exterior, donde el ejército cuenta con su papel propio como instrumento de dicha política.

Política de seguridad.

Podemos ofrece un listado de medidas que pretenden orientar la política de seguridad. Concretamente son las medidas 269 a 276.

Los elementos más destacados de la política de seguridad que Podemos ofrece aparecen en su catálogo foto-programático de forma destacada, son las medidas 271 y 272, por las que comenzaremos este repaso.

La medida 271 aparece como referencia de lo que, como veremos más adelante, es el catálogo de derechos sindicales tradicionales del lobby sindical tanto militar y de la guardia civil, perfectamente bien situado en Podemos con algunos de sus representantes más significativos. El catálogo foto-ikea se refiere a la reforma estrella que se propone al respecto: la reforma de la Ley Orgánica de derechos y deberes de las fuerzas armadas para incorporar los derechos sindicales ninguneados hasta la fecha.

La medida siguiente, la 272 pretende mostrar la otra cara de la política ministerial y afirma la lucha contra el puertagiratorismo del sector, así como un alambicado anuncio de revisión de los programas de armas (no se atreven a llamarlo así y afirman con más retórica «auditar, revisar y renegociar las adquisiciones con los contratistas«), así como crear un «grupo de expertos» (incluyendo sociedad civil) para «estudiar un diseño de las fuerzas armadas acorde con las necesidades de España».

Si la primera linea marca la apuesta por dignificar la profesión militar, la segunda permite atisbar el inicio de algunas revisiones necesarias en la política: puertagiratorismo, programas de armas y comenzar a pensar el diseño que se necesita de fuerzas armadas. Algo es algo.

Las restantes medidas que no aparecen en el catálogo fotográfico hacen, igualmente, referencia a los derechos de los militares y prometen homologar la jornada laboral de los militares a la de otros funcionarios (medidas 269), reformar la ley de la carrera militar (270), garantizar la libertad sindical en los cuerpos armados (274), un nuevo sistema de ascensos militares (276), así como adscribir al personal civil de la defensa a tareas administrativas y suprimir empleos no estrictamente militares como carpinteros, mecánicos o jardineros (273) o unificar las bases de datos de guardia civil y ejércitos (275).

En resumen, poca definición de la política de defensa, fuera de la regulación de los derechos de los militares, pero sin explicitar ninguno de los grandes debates de la política de defensa, que no puede conformarse con ser una política de personal.

Política exterior

El segundo gran capítulo que aborda la política de defensa es el llamado «política exterior» que de forma más o menos precisa viene a decir para qué se quiere el ejército.

Comencemos por decir que el catálogo foto-programático no enfatiza ninguna de las medidas que Podemos propone en política exterior y que tiene que ver con la defensa. ¿Cálculo?, ¿falta de espacio?, ¿olvido?…

Tenemos que ir al texto puro y  duro para comprobar que, sin embargo, Podemos sí tiene un planteamiento (aunque de letra pequeña) al respecto.

La política exterior de Podemos cuenta con 19  medidas, concretamente desde la 317 a la 335. De ellas, directamente tienen que ver con lo militar 3 medidas, las 325, que promete que las operaciones en el exterior se someterán a consulta popular, la 326 que promete la auditoria y revisión del convenio de USA y España sobre la base permanente de Morón, y la 327, que clama por una mayor autonomía de España y Europa en la OTAN.

A ellas se unen otras que siguen mostrando la confusión de cierta izquierda de las políticas de seguridad con las viejas reivindicaciones de un Sahara libre y la causa palestina, que siendo razonables y justas, acaban desplazando los debates sobre seguridad y defensa y minusvalorándolos (o sobrevalorando estas causas a costa de aquellos). Sahara libre y causa palestina son de justicia, pero la paz y la contribución de España a esta se nos antoja algo mucho más global y amplio y, desde luego, necesitariamos un planteamiento global con una descripción de objetivos y medios mucho más completa, incluyendo el papel de la seguridad y los ejércitos que se quiere tener en todo ello.

De forma más transversal, podríamos afirmar que las apuestas por cambiar la ONU, poner al frente de la misma a una mujer, no aprobar el TTIP o modificar la idea de solidaridad y cooperación vigente que componen el resto del capítulo muestran al menos veladamente el ideal de seguridad que pretende Podemos, más basado en la seguridad humana que en la idea militar de la seguridad. Seguimos echando de menos un argumentrio más complejo y completo, pero algo es algo.

Otros temas:

Vuelve a aparecer en el programa de Podemos la política de defensa de forma tangencial al abordar otras políticas, como ocurre cuando se habla, medida 163, de politica relativa al deporte (reservar el 3% de la oferta de empleo de defensa y el 2% de la de interior para deportistas de élite) o cuando se habla, medida 187, de planes de igualdad de la mujer en el ejército y lucha contra el acoso.

Y vuelve a aparecer, esta vez con más concreción y dentro de la política territorial relativa a Navarra (medida 379), la apuesta por el desmantelamiento del polígono de tiro de las Bardenas Reales y su reconversión en un entorno natural para el disfrute de los navarros, con la inclusión de una propuesta de consulta popular sobre la renovación del convenio con las fuerzas armadas, la desafección como zona de interés para la defensa y el uso alternativo del paraje.

De lo que Podemos no habla

Podemos no aborda los principales retos que hablan de una alternativa en la política de defensa, y que tienen que ver tanto con acabar con las malas políticas actuales: sobredimiensionamiento del ejército con un mando por cada 1,2 efectivos, existencia de un ejército excesivo, deuda militar impagable, programas de armamento y segundo ciclo de rearme iniciado, la dimensión inabordable, insolidaria y oculta del presupuesto de defensa, orientación intervencionista de los ejércitos, problemas de despilfarro, corrupción y de especulación, duplicidades y organismos autónomos innecesarios, construcción de un complejo militar industrial enfocado a la exportación de armas y conflictos (séptima potencia mundial  en venta de armas), obsolescencia y falta de lógica de grandes industrias militares estatales como Navantia y otras, pertenencia a la OTAN, apoyo de los proyectos de militarización europea, uso del enfoque militar para los problemas mundiales y de movilidad humana, doctrina de fronteras avanzadas que justifica el intervencionismo en centro-africa, banca armada que financia a las industrias militares, falta de democracia en las políticas de defensa, propuestas para abordar un proceso de cambio alternativo de la política de defensa hacia una política de seguridad humana basada en la idea de transarme, etc.

En un extenso artículo que publicamos en 2014, llamado ¿Puede renunciar al debate antimilitarista Podemos? ya apuntábamos los temas que formarían parte de una agenda a resolver desde la política de defensa, y que Podemos, parecía entonces, no  quería abordar.

Podemos no habla en su programa de toda esta serie de problemas porque se trata de temas espinosos que incomodan y porque ante este escenario no tiene alternativa propia. No sabe qué alternativa puede generar para hacer real, también en defensa, la sonrisa de un país.

¿Qué decía Podemos en el anterior programa?

En otras ocasiones nos hemos ocupado de la frágil relación entre Podemos o  su General Julio Rodríguez y el pacifismo antimilitarista, como es el caso de un extenso argumentario que presentamos en 2014, o la reciente réplica al sedicente pacifismo del JEMAD, o la triste constatación del desprecio oficial hacia el círculo pacifista de Podemos.

También en las pasadas elecciones tuvimos tiempo de ocuparnos y analizar este programa, y más adelante, cuando el «equipo negociador» intentó el acuerdo con el PSOE de Pedro Sánchez, de nuevo.

En general, la actual apuesta de Podemos es muy similar a la ofrecida en las elecciones anteriores: Idénticas medidas en cuanto a ese empeño semisindical de abordar la política de personal, muy similares apuestas de política internacional en general y las tres promesas de política exterior que tienen que ver con lo militar ya reapsadas.

Podemos mantiene, como decíamos entonces, el mismo enfoque insuficiente de la defensa, sin querer abordar los temas más espinosos y sin plantear una verdadera y sustancial alternativa a la actual política de defensa.

Share

Julio Rodríguez es el Solana de Podemos

Imagen de wri-irg

Fuente:  La Opinión de Málaga.

Tristemente estamos volviendo a recordar aquél «OTAN, NO» del PSOE que se quedó en el «OTAN, de entrada no» y que acabó con Javier Solana como secretario general de la OTAN ( OTAN, de entrada y por la puerta grande).

Ahora parece que quien hace entrismo en la izquierda «radical» (según ABC) o «socialdemócrata» (según otros medios) es el general Julio Rodríguez, ex JEMAD con el PSOE y reciente número 1 en la lista al Congreso por Almería por PODEMOS-IU-EQUO.

Parece que Pablo Iglesias le anhela como ministro de Defensa y él se ve como tal en breve.

Vamos a aprovechar la entrevista en «La Opinión» para analizar sus ideas y razonamientos.  Sabemos que al general lo que le vale, eso dice, son los razonamientos presentados en buena lid y campo abierto y nosotros queremos dar réplica en tales términos, sin caricaturizar (tal vez sí caracterizar) sus ideas ni mostrar intolerancia o impotencia, tal como él mismo pide

JR1

Vamos a ello:

¿Cómo se puede declarar alguien que ha ocupado el cargo de Jemad antimilitarista?
Primero, me considero pacifista. Lo soy, precisamente, porque soy militar y sé lo que es la guerra. El militar que quiere ir a la guerra es como el bombero que quiere que haya fuego, es decir un pirómano. Eso, la gente lo admite. ¿Por qué no lo hace con el concepto de antimilitarista? Antimilitarismo es lo contrario a militarismo. Y militarismo es dar preponderancia a las Fuerzas Armadas sobre el poder político. Es querer militarizar a la sociedad, al Estado y, si me apuras, también, a las mentes. Hay mucha gente civil que es militarista porque cree que puede utilizar a las Fuerzas Armadas para sus intereses. Yo soy antimilitarista porque estoy en contra de eso, es decir, del militarismo. Eso no significa que esté en contra de las Fuerzas Armadas. La Constitución deja clara que el ejército está sometido al poder civil. Por eso, soy antimilitarista. Además, creo que todos los militares lo son.

La declaración:   me considero pacifista. El razonamiento: Lo soy, precisamente, porque soy militar y sé lo que es la guerra

Rodríguez usa, como tantos políticos, frases contundentes y cortas.  Las siguen razonamientos contundentes, contradictorios y escuetos. Busca epatar.  Dejarnos sin palabras y sin capacidad de reacción para que sus palabras no sean juzgadas con fría lógica.

Está claro que cada uno puede decir lo que quiera y considerarse como buenamente le apetezca.  Otra cosa son las obras que realiza (y, sobre todo, las que ha realizado) y por las que se le juzgará.  A Rodríguez sus obras le preceden:  toda la vida en la milicia y el militar de más alto rango en España (salvo sus majestades, claro, que ellos sí que tienen algo de rango permanente).

¿Sabe lo que es la guerra?  Los civiles también.  Y, en los últimos tiempos, los civiles más y para su desgracia:  cada vez son más los muertos civiles en las guerras y menos los militares muertos.  Cada vez la guerra la sufrimos más los civiles y menos los militares.

Pero conocer la guerra es una cosa y ser pacifista o no es otra.

Ser pacifista no es sólo saber lo que es la guerra, sino luchar contra ella, y hacerlo con coherencia. ¿Sabe lo que es la guerra?  Claro.   La ha preparado día a día durante toda su vida.  Ha vivido gracias a ella.  Y quiere llegar a ser ministro de Defensa para cuidarla, mimarla, potenciarla.

Pero la guerra es pobreza, es violencia, es muerte.  La guerra es odio, violaciones, hospitales destruidos, vidas sin futuro.  Imposición.  También es negocio.  El negocio de los que venden armas, exportan conflictos, viven de lo militar durante toda su vida para luego declararse pacifistas con el máximo cinismo.  Es el negocio de los que, como él, han fomentado los PEAS (Programas Especiales de Armamento) con créditos a la industria militar a interés cero y con una deuda impagable que pesa sobre todos nosotros y que está haciendo insolvente al Ministerio de Defensa, provocando una burbuja militar, que explotará, también, como las financieras.

Segunda parte del razonamiento, la comparación:  El militar que quiere ir a la guerra es como el bombero que quiere que haya fuego, es decir un pirómano.

Y Rodríguez hace trampa.  Equipara al bombero con el pirómano, sin embargo, el último provoca el incendio, el otro va a apagarlo.  Y es el militar el que provoca la guerra, junto con los político militaristas, no el que acaba con ellas.  Ningún militar busca acabar con las guerras, apagarlas. Se quedarían sin oficio.  Cuando llegan ellos a un conflicto, éste se polariza, se acrecienta, se reactiva, se perpetúa. Cuando «acaba» la guerra no se disuelve el militarismo, sino que se prepara para la siguiente.

Seguimos con los razonamientos de Julio Rodríguez:

Antimilitarismo es lo contrario a militarismo. Y militarismo es dar preponderancia a las Fuerzas Armadas sobre el poder político. Es querer militarizar a la sociedad, al Estado y, si me apuras, también, a las mentes. Hay mucha gente civil que es militarista porque cree que puede utilizar a las Fuerzas Armadas para sus intereses. Yo soy antimilitarista porque estoy en contra de eso, es decir, del militarismo. Eso no significa que esté en contra de las Fuerzas Armadas. La Constitución deja clara que el ejército está sometido al poder civil. Por eso, soy antimilitarista. Además, creo que todos los militares lo son.

La declaración:  Antimilitarismo es lo contrario a militarismo.  El razonamiento:  Y militarismo es dar preponderancia a las Fuerzas Armadas sobre el poder político. Es querer militarizar a la sociedad, al Estado y, si me apuras, también, a las mentes.

Querido general:  ¿no le parecen suficiente preponderancia de lo militar en la sociedad española los siguientes datos del informe sobre Gasto Militar 2016?:

No se incluyen los siguientes gastos militares de diversos ministerios:

  • Presidencia: 240’97 millones de € destinados al CNI.
  • Interior: 658’30 millones de la Guardia Civil, suministros de carácter militar de la policía, etc.
  • Exteriores: 201’17 millones de € de aportación a la OTAN, OSCE, UEO, transportes del Ministerio de Defensa cargados a Exteriores, operaciones de mantenimiento de la Paz de la ONU, etc.
  • Fomento: 0’64 millones de € en convenios con Aviación Civil y Coordinación Civil-Militar de Seguridad Aérea.
  • Industria: 500’42 millones por apoyo a la innovación tecnológica del sector de la Defensa, satélites de uso militar, etc.
  • Empleo: 0’50 millones de € para el buque medicalizado Esperanza del Mar en apoyo a las actuaciones militares en Mali.
  • Agricultura y Medio Ambiente: 40’42 millones de € para barcos de apoyo militar al Índico (operación Atalanta), convenio para uso de la AEMET para fines militares, etc.
  • Hacienda: 39’49 millones de € para gastos plurianuales del Ministerio de Defensa e Interior, etc.
  • Sanidad: 0’3 millones de € para productos uso y consumo uniformidad femenina.
  • Economía: 102’56 millones de € para la Red de Seguridad Biomédica, transferencias del CSIC al INTA, etc.
  • Educación: 0’02 millones de € para subvenciones a organismos militaristas.

No se incluyen los datos de otras partidas presupuestarias como:

  • 13’95 millones de € para los Centros Universitarios de la Defensa,
  • 477’51 millones de € para las clases pasivas militares (pensiones prestaciones a funcionarios y familiares, pensiones de guerra)
  • 735’45 millones de € para los Organismos Autónomos Militares (INVIED, ISFAS, INTA).
  • 1’05 millones de la Casa de Rey.
  • 0’55 millones de € de las Cortes Generales para viajes relacionados con política de Defensa y para la Contribución a la Asamblea Parlamentaria de la OTAN.
  • Tampoco se cuentan los 16.127’63 millones de € producidos por la Deuda Militar.

Pero el engaño es continuado y no es exclusivo del PP.  Desde 2002 a 2015 el Ministerio de Defensa ha sobregastado 19.981’15 millones de € más de los que tenía presupuestados, una media del 20’66 %.  En el periodo de Rajoy este sobregasto se ha llevado al extremo:  en 2012, + 44’75 %; en 2013, 32’51 %;  en 2014, 33’95 %;  y en 2015, 40’47 %.  Otro escándalo.

Con todos estos datos el gasto militar español con criterio OTAN acaba suponiendo un 7’14 % del gasto del presupuesto de todos los Ministerios y un 2’71 % del PIB (muy por encima del 0’8 % del que se queja continuamente el PP por escaso).

Además, los pacifistas somos distintos ideológicamente a los «militares antimilitaristas» que usted dice que son todos.  Y lo somos porque a nosotros, los pacifistas y antimilitaristas nos parece que España está militarizada en gran medida.  En siguiente listado hay 45 ejemplos:

  • desde la fiesta nacional, al el jefe del Estado,
  • desde la I+D+i  hasta la mala calidad reiterada de nuestra industria militar,
  • desde la presencia española en el Antártico hasta la Agencia Española de Meteorología,
  • desde la Unidad Militar de Emergencias al Seprona y a la Guardia Civil.
  • De la militarización participan 12 de los 13 ministerios (en mayor o menor medida).
  • Se militariza la Semana Santa, existe una catedral militar.
  • Hay Organismos Autónomos militares ampliamente dotados,
  • existe la Sanidad Militar, la Farmacia Militar, la Justicia Militar, la cooperación internacional militarizada.
  • Somos la séptima potencia mundial en venta de armas, las bases militares y los campos de tiro están extendidos por toda la geografía nacional y llegan a ocupar y usar parques nacionales.
  • Defensa es el segundo terrateniente de España, existen multitud de viviendas militares en abandono de las que se lucra Defensa con su venta promoviendo la especulación inmobiliaria,
  • existe un servicio de Cría Caballar militar, los militares se ocupan de la protección y reintroducción de algunas especies en peligro de extinción.
  • Muchas comarcas españolas son dependientes del monocultivo militar:  Ferrol, Cartagena y Cádiz de la industria militar;  Tremp en Lérida y otras zonas de los acuartelamientos militares.
  • Somos el segundo país más intervencionista de Europa con unas 80 intervenciones a nuestras espaldas,
  • muchas embajadas cuentan con agregadurías militares, concedemos créditos a interés cero a la industria militar,
  • los militares tienen centros educativos propios, además tienen multitud de convenios de enseñanza con muchas universidades públicas y privadas.
  • Además, nuestra doctrina militar aplica el concepto de fronteras avanzadas y, por ello, nos sentimos legitimados a intervenir en Malí o el Índico.
  • Los militares se sienten legitimados para invadir pueblos en sus ejercicios militares sin previo aviso a los civiles.
  • El Tribunal de Justicia de Andalucía fallaba que no tienen por qué avisar los militares a la Junta de Andalucía cuando vayan a hacer maniobras en los parques naturales.
  • Militarización de los aviones de la Agencia Tributaria para el control de drogas.
  • Últimamente la televisión realiza series sobre la vida militar, programas de cocina hacen pruebas en instalaciones militares, y la Vuelta ciclista tiene metas en instalaciones militares, España participa en los Juegos Olímpicos Militares.
  • Los militares pueden condicionar el uso y la propiedad del territorio declarándolos zonas de interés para la defensa nacional.
  • Para colmo, con nuestros impuestos también pagamos parte de las vacaciones de los militares españoles y peregrinaciones anuales a Lourdes.
  • Por no hablar de la militarización de los callejeros de cualquier ciudad y/o pueblo, la militarización de las ferias educativas y juveniles.
  • Y no nos olvidamos de privilegios para los militares que quieren optar a ser funcionarios civiles, ni de los campos de golf y centros recreativos y deportivos militares.
  • Por último y no menos penosos son la militarización de las fronteras y, también de la inspección y control de la actividad pesquera.

Seguro que Julio Rodríguez, que sabemos nos sigue en twitter y ha demostrado interés por el antimilitarismo, tiene algo que decir a todo esto.  Seguro que querrá debatir con nosotros, también con nosotros, en buena lid y campo abierto.

Nosotros lo estamos deseando, hablar con el general y con todos los militares porque consideramos que la defensa no debe ser patrimonio exclusivo de los que van armados y sí más bien algo que hay que construir desde la paz, desde la noviolencia, sin ejércitos.

Para que conozca mejor lo que es el antimilitarismo nos permitimos aconsejarle el libro Política Noviolenta y lucha social del que somos autores.  Verá que no cariturizamos las ideas de los militares, las estudiamos, y les damos alternativas desde la racionalidad, en buena lid y campo abierto.

Por último, pensamos que muchos antimitaristas nos hemos sentidos caricaturizados (justo como denuncias tú en tu twit) cuando pretendes que el antimilitarismo se llene de militares que rebajan la propuesta militarista a la paz armada y obvias las propuestas del antimilitarismo de superar la cultura de la guerra y la estrategia de la dominación y la violencia.  Tus palabras y razonamientos, que sin duda pretendes neutrales y sin mal propósito, sí que son considerados como menosprecio por los que somos antimlitaristas.  Justo otro ejemplo más de la violencia cultural que practicáis los militaristas adueñándoos de todas las facetas de la sociedad.

Share

Canarias, ¿zona de paz?

Imagen de Alan O´Rourke

Fuente:  ABC.

Una proposición no de ley ha sido discutida el miércoles 20 de Abril en la Comisión de Defensa del Congreso:

Según una proposición no de ley (PNL) presentada por la diputada isleña Meri Pita, el Archipiélago debería ser declarado «zona de paz» con el estatus de «territorio de neutralidad permanente» y, en consecuencia, que «el Estado central» no establezca en la zona tropas, bases militares ni construya «fortificaciones de ningún tipo o sobre la base de ninguna alianza europea o internacional».

Sobre esta idea, cita otros territorios que «formando parte de un Estado, han sido declarados como territorios de neutralidad permanente», como las Islas Samoa «entre los años 1889 y 1899», como Cracovia, «declarada ciudad libre por el tratado de Viena de 1815 y también en 1846 con el acuerdo común de Rusia, Prusia y Austria».

Finalmente, cita la votación de marzo de 1986, cuando «los habitantes del Archipiélago expresaron su determinación y deseos de paz, al votar mayoritariamente en contra de la permanencia de España en la OTAN»

El resultado de la votación en el Congreso ha sido de 27 votos en contra (PP, PSOE y Ciudadanos) y 8 a favor.

Especialmente preocupantes fueron los argumentos de Zaida Cantera (PSOE, y exmilitar):

Cantera hizo una encendida defensa del papel de los militares en favor de la paz y de sus actuaciones en Canarias, y ha afirmado que Podemos, con su propuesta, pide la expulsión de los militares, lo que supone un «insulto» a este colectivo. «Los militares hacen la paz y Canarias ya es zona de paz, gracias a los militares españoles», ha sentenciado la diputada socialista, excomandante del Ejército de Tierra.

Parece que Cantera confunde que haya muchas personas que no quieran que Canarias esté militarizada con insultar a los militares.  Nada más lejos del ánimo de los antimilitaristas.

También nos parece muy equivocada la afirmación de que los militares hacen la paz. No resiste la prueba de los hechos. Es el máximo ejemplo del cinismo:  los militares hacen la guerra, trabajan para la guerra, viven para la guerra.  Cuando ellos acaban sí llega la paz, la de los cementerios. Cuando ellos se marchan de un sitio asolado por la guera es cuando comienza la acción por la paz: la reconstrucción, que no es protagonizada precisamente por los militares.

Si esta es la nueva postura social del PSOE ante esta temática, con diputados tan militaristas, qué lejos se encuentran de aquel PSOE en el que confió la sociedad española hace mucho tiempo porque, entre otras cosas, se decían pacifistas y no intervencionistas. ¿Mentian entonces, mienten ahora, mintieron siempre?

Entre tanto, la militarización de Canarias sigue su camino ascendente:

  • Canarias ha tenido históricamente una estrecha relación con las fuerzas armadas. El Mando de Canarias incluye, por ejemplo, el Regimiento de Infantería «Soria» (menudo fatalismo de nombre ahora) 9, que es el más antiguo del Ejército Español y de los ejércitos europeos, creado en 1509 y que ha sido parte de más de 70 conflictos armados en sus 500 años de historia. Hoy tiene su sede en Fuerteventura y, desde su llegada a la isla, han desplegado sus unidades de injerencia militar por Bosnia Herzegovina, Kosovo y, más recientemente, Afganistán.
  • El Mando de Canarias se compone de, aproximadamente, 4.300 hombres y mujeres, distribuidos por mitades en ambas provincias, Las Palmas y Santa Cruz de Tenerife. Con el tiempo, el porcentaje de sus efectivos nacidos en las Islas ha ido creciendo y hoy lo componen cerca de tres cuartas partes de canarios.
  • Las unidades del Mando de Canarias tienen el máximo número de condecoraciones del Ejército Español por su participación en misiones internacionales de injerencia militar, con 11 cruces al mérito militar con distintivo rojo, 11 con distintivo amarillo y 39 con el «valor reconocido», tras pagar un tributo de 7 militares fallecidos y otros tantos heridos.
  • Por su parte, el Mando Naval de Canarias fue creado en 1940 y ha participado en misiones internacionales muy intensamente en los últimos años, al ser base permanente de los buques de acción marítima (BAM) «Meteoro», «Rayo», «Relámpago» y «Tornado».
  • Además, el Ejército del Aire tiene presencia en el Archipiélago desde 1940 y desde 1978 como Mando Aéreo de Canarias, que incluye la Base Aérea de Gando (Gran Canaria), el Aeródromo Militar de Lanzarote y el Sector Aéreo de Tenerife (en La Laguna).
  • Canarias es el sitio donde la colaboración entre los tres ejércitos es más eficaz. Los patrulleros de la Armada cooperan en múltiples ejercicios con los cazabombarderos F/A-18 Hornet del Ala 46 con base en Gando, del mismo modo que el Ejército facilita sus campos de entrenamiento, especialmente el de Pájara (Fuerteventura) para que los infantes de Marina realicen su adiestramiento de combate y prácticas de tiro, por citar dos ejemplos.

¿Puede ser considerado el Ejército de Canarias como un ejército intervencionista y un peligro para los países adyacentes?  Sin ninguna duda, mirando su historial. De hecho el despliegue militar más acusado hacia Canarias tiene como objetivo el ejercer poder militar sobre lo que llaman «fronteras avanzadas», es decir, el sahel, el Golfo de Guinea, etc.

Por ello es necesaria la desmilitarización en Canarias. Para no hacerla punta de lanza de una estrategia de penetración militarista y de dominación.

Share

Nueva Comisión de Defensa del Congreso

Se ha creado la nueva Comisión de Defensa del Congreso de los Diputados.

En su primer acta , de la reunión de 10 de febrero de 2016, nos cuenta que realizaron una votación para elegir presidente y que se contaron 43 votos emitidos, todos ellos a favor de José María Barreda Fontes (PSOE).  Qué buen ambiente, qué ambientazo, que diversidad ideológica y de intereses.  Por otro lado, qué claridad de ideas.  Qué gozo.

Imagen de Congreso.es

Para su presentación incluimos el enlace a su declaración de bienes y rentas de la página web del Congreso de la que destacamos que tiene una vivienda en Ciudad Real (de donde procede), un piso en Madrid, un apartamento en Mallorca, y un último apartamento en Madrid, además de dos coches, poca cosa. Tabién incluímos su biografía en wikipedia, de la cual destacamos que está casado con otra diputada del PSOE y que fue sustituto de José Bono como candidato a la presidencia de Castilla La Mancha.  Ahora, cosas de la vida, también sigue a Bono en las cuestiones de Defensa.  La Defensa siempre ha sido una actividad muy noble y en ello no va a ser menos José María Barreda pues es nieto del Conde de la Cañada y biznieto de la Marquesa de Treviño.  Como se ve, rancio abolengo.

Para la elección de las vicepresidencias estuvo más reñido:  hubo 43 votos emitidos, 24 a favor de doña Carmen Álvarez-Arenas, del Partido Popular, 18 a favor de Juan José Matarí, también del Partido Popular, y un voto en blanco, para nadie. Por lo tanto, queda proclamada vicepresidenta primera doña María del Carmen Álvarez-Arenas Cisneros y vicepresidente segundo don Juan José Matarí Sáez.  Es decir, todos los diputados de la Comisión de Defensa repartieron sus votos entre un representante del Partido Popular o una representante del Partido Popular,muestra del gran pluralismo que hay en Defensa.  Y es que la política de Defensa no se discute, en ella no se opina, se vota lo que toca y ya está.

De Carmen Álvarez-Arenas Cisneros ofrecemos su declaración de bienes y rentas y una biografía.  Esta diputada sufrió en 2014 el olvido de declarar al Congreso que una de sus empresas cobró hasta 337.000 € de subvenciones públicas. Nada de interés.

Imagen de Congreso.es

De Carmen Álvarez-Arenas hay otro dato curioso:

Hija del militar Félix Álvarez-Arenas y Pacheco, capitán general con el dictador Francisco Franco y ministro del Ejército durante la Transición

Y de Juan José Matarí Sáez, también aportamos su declaración de bienes y rentas y una biografía.  Es miembro del Comité Ejecutivo Popular, mano derecha de Arenas en Trabajo 

Juan José Matarí, hoy diputado del Congreso por la provincia de Almería, forma parte de una investigación de la Fiscalía Superior de Andalucía, que pretende aclarar supuestos pagos para financiar campañas del PP con fondos procedentes de obras públicas adjudicadas en Almería.

Además, el nómbre de Matarí apareció también en el famoso tráfico de sms entre el ex tesorero Luis Bárcenas y Mariano Rajoy: «Mariano, necesito hablar con Javier. Como le dije a Matarí, os estáis equivocando».

Imagen de Congreso.es

 

En cuanto a las secretarías de la Comisión de Defensa también hubo 43 votos emitidos: 25 a favor de doña Esther Peña; 18 a favor de don Juan Antonio Delgado. Por lo tanto, queda proclamada secretaria primera doña Esther Peña Camarero (del PSOE) y secretario segundo don Juan Antonio Delgado Ramos (Podemos).

De Esther Peña Camarero ofrecemos su declaración de bienes y rentas y una biografía.

Imagen de Congreso.es

 

Y, por último de Juan Antonio Delgado Ramos incluimos su declaración de bienes y rentas y una biografía de su propio blog, «Desde las Gadeiras«.  Es de destacar que el miembro de Podemos es el Secretario de Comunicación de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC).

Imagen de Congreso.es

Como ven, todo pactado y bien pactado y un amplio consenso militarista, por orígener e intereses.

No es de extrañar, entonces, que la sesión tuviese una duración cortita, desde las 10’45 de la mañana hasta las 11’15 de la misma mañana, por supuesto.

Incluso el actual presidente ironizaba con la milonga de votaciones con las que cumplieron:

Muchas gracias, señoras y señores diputados. Después de esta disputada elección, lo que toca es expresar el agradecimiento en nombre de todos los miembros de la Mesa y en el mío propio.

Parece que la Mesa de la Comisión de Defensa del Congreso está convenientemente militarizada y acturará con la obediencia debida:

Presidente:  un seguidor del exministro de Defensa, Bono.  Vicepresidenta primera:  la hija de un capitán general del Ejército y ministro del Ejército con Franco.  Vicepresidente segundo un miembro del PP que aparece en los papeles de la Gürtel.  Y para rizar el rizo, un guardia civil como secretario 2º.

Estos sí que saben lo que es defender los intereses de sus representados.

Share

Carta abierta pacifista a Kichi

Imagen de Daniel López García

Fuente:  Andalucía Información.

La noticia:

Hablamos del contrato que estaría a punto de cerrarse entre Navantia y Arabia Saudí para la construcción de cinco corbetas, lo que generaría carga de trabajo para cinco años en los astilleros de la Bahía, tal y como indicó el presidente del comité de empresa de Navantia San Fernando, Jesús Peralta.

El contrato asciende casi a 3.000 millones de euros, va a dar empleo a unas 10.000 familias, entre directo e indirecto, y “vamos a tener a cerca de 1.000 personas viviendo con sus familias aquí en la Bahía”, indicaba el sindicalista antes de indicar que le preocupaba la postura de Podemos en este asunto, pues junto con algunas ONG, estaba en contra de construir buques de guerra para un país que precisamente no es conocido por respetar los Derechos Humanos.

De hecho, Peralta dijo que los trabajadores habían hablado con los alcaldes de Podemos en Cádiz y Puerto Real para que instarán “a su jefe”, Pablo Iglesias, a que “se calle” porque con su oposición “va a joder a más de diez mil familias” gaditanas

Y las declaraciones de Kichi:

“por si alguien tenía alguna duda, este equipo de Gobierno da su apoyo a cualquier iniciativa que aumente la carga de trabajo en los astilleros de la Bahía de Cádiz”.

“Que no quepa la menor duda sobre nuestro apoyo a los astilleros de la Bahía de Cádiz”, afirmó para añadir que muestra su “respaldo y apoyo” a las negociaciones que la SEPI y la dirección de Navantia “están desarrollando para que el contrato de las corbetas se firme de la manera más inmediata posible”.

Eso sí, puntualizó, “eso no quita para que también cuestionemos la revisión de los compromisos en materia de diplomacia internacional con otros países como por ejemplo, con Arabia Saudí” y es que “sería conveniente que España instase a Arabia Saudí a que respete los Derechos Humanos”.

Por otro lado, el alcalde asegura que contratos como el de las corbetas “no son suficientes para enfrentar la difícil situación que atraviesa el empleo en la Bahía de Cádiz”, incidiendo en que el Gobierno de España “debe garantizar que llegue, no sólo del sector militar, sino también del civil, carga de trabajo sostenible para los astilleros de la Bahía de Cádiz”.
Por último, el regidor gaditano reclama que se ponga en marcha un Plan Estratégico para el Sector Naval, ausente en la última década, que renueve las inversiones y las plantillas en este sector.

Querido Kichi:

Somos conocedores de que en el año escaso que llevas de alcalde ha habido mejoras sustanciales en la ciudad, a pesar de los muchos palos que os han puesto en las ruedas otros actores políticos.  Sabemos que se ha bajado la deuda de Cádiz en más de 10 millones de €, que se ha implementado el programa de alimentación urgente para escolares, que ya no hay listas de espera en servicios sociales, que habéis aprobado un bono social para la electricidad de muchas familias pobres (y que estáis gestionando otro bono para el agua), sabemos que habéis fomentado la cultura participativa en el ayuntamiento.  Todo ello nos alegra y por ello te felicitamos.  Pero, ciertamente teníamos esperanzas, dada tu trayectoria, en que tu llegada a la alcaldía de Cádiz sirviera para bajar el nivel de militarización que sufre la ciudad y la comarca.

Cádiz es un ejemplo palmario de que el monocultivo militar no es bueno económicamente para ninguna región porque:

  • se convierte en la única alternativa de empleo y de inversión
  • éticamente es reprobable al cien por cien
  • vuelve dependiente a la población y a sus políticos de los inestables ciclos de venta de armas o de las guerras que se están preparando

Nosotros particularmente teníamos las expectativas abiertas porque nos habían hablado muy bien de ti como persona y de tu compromiso político.

Al principio de tu mandato nos sorprendió que recibieras institucionalmente a militares de alta graduación que recalaban en Cádiz, pero bueno, era el inicio y, en parte, eran asuntos menores.

Sin embargo este apoyo a la SEPI y a Navantia para fabricar corbetas, buques de guerra de la clase Avante 2200, corbetas destinadas a un país criminal que las emplerá, como se está viendo, en su lucha expansiva y por el control regional de una de las zonas más sensibles del planeta, este apoyo es un verdadero baño de realidad.  Parece que optas por ser uno más, uno de ellos, uno de los que callan ante el atropello del militarismo y prefiere el cálculo electoral a la dignidad.

Leemos los resultados de las votaciones de la Diputación de Cádiz y en el punto 20 no deja de sorprendernos la casi unanimidad:  a favor de fabricar las corbetas para Arabia votaron  PP, PSOE, IU, PC (Por Cádiz sí se puede) y PA (Grupo Andalucista).  Sólo se abstuvo GJ (Ganemos Jeréz) por sus recelos antes las prácticas de Arabia Saudí contra los Derechos Humanos.

El diputado de Grandes Sectores Estratégicos, José María Román, ha explicado que la defensa del empleo debe prevalecer sin que ninguna otra cuestión, que podría tratarse en un punto aparte, enturbie el consenso sobre este tema. En este sentido ha argumentado su rechazo a una enmienda del Grupo Por Cádiz Sí se Puede, que pedía una manifestación explícita de defensa de los Derechos Humanos y contra el terrorismo, no por cuestiones de fondo, sino porque se trataba de un acuerdo que quiere manifestar un mensaje rotundo e inequívoco en favor de la búsqueda de carga de trabajo, ante el enorme índice de desempleo de la provincia y la Bahía de Cádiz en particular.

El drama del empleo en Cádiz es indignante. En eso no podemos sino estar de acuerdo. Buscar salidas urgentes, inmediatas, a ese drama es, no cabe duda, la labor política más importante y no sólo cuestión de palabras. Pero el trabajo en Cádiz asociado a la fabricación de armas condena a Cádiz a la dependencia, a la precariedad laboral, a la insostenibilidad. Y ese es el problema que, al parecer, nadie quiere abordar.

Son varias las consideraciones que te queremos comentar desde el punto de vista pacifista:

  • Apoyo total al militarismo.  Parece, por tus declaraciones en facebook que el apoyo no tiene medias tintas, ni matizaciones.  No es que hayas dicho que no hay más remedio, que te ves obligado, que en el futuro procurarás que sea de otra manera.  Has dado todo tu apoyo inequívoco y sin matices.  Impresionante. Y así hemos capturado tu declaración en las redes:

kichi navantia subrayado

  • Todo para nada.  El contrato no es suficiente para enfrentar la difícil situación del empleo en la zona.  El actual contrato militar es un parche temporal que no va a solucionar los problemas de la zona.  Sin embargo, sí los va a enquistar:  Cádiz va a ser durante más años dependiente de los militar, como lo ha sido desde hace mucho.  La misma perspectiva vital penosa, dependiente, azarosa. Y esto, desde la responsabilidad de un político que viene a romper las dinámicas nefastas provocadas por el PP y el PSOE debería explicarlo claramente a la sociedad, incluso enfrentándose a los interesados grupos de presión que pujan por el interés militarista.
  • ¿Renunciamos a la ética?  Fomentar la venta de armas no es neutro, no es aséptico, tiene consecuencias.  Refleja falta de ética política porque fomenta la violencia directa, estructural y cultural.  Supone que un edil que quiere cambiar las situaciones de injusticia de su ciudad mira para otro lado si se promueve la violencia estructural en otros países que no respetan los derechos humanos, las relaciones internacionales militarizadas.  Eso es asumir el núcleo de las convicciones políticas del capitalismo:  lo importante es que ‘nosotros’ estemos bien, aunque sea explotando a los demás.
  • La compañía.   ¿No es sospechoso votar con PP y PSOE?  ¿Acaso son casta en todo menos en la cuestión de Defensa?  Votar con el PP y con el PSOE en cuestiones de Defensa es dar el primer paso para acabar asumiendo que la política de Defensa es intocable, incuestionable, no debatible.  Supone asumir el núcleo de la ideología en cuestiones de Defensa del PPPSOE, la política de Defensa es una Política de Estado y, por lo tanto, es conservadora, opaca, promotora de violencia, exportadora de armas, consolidadora del militarismo y de la OTAN.  Sobre todo, y esto es lo peor, supone asumir que no hay alternativa.
  • ¿Apoyar a Navantia?  Si la decisión es apoyar a una empresa que investiga para acabar desarrollando un submarino, el S-80, que se hunde pero no es capaz de flotar, la decisión no tiene muy buena pinta.  ¿Quién ha dimitido por una gestión tan desastrosa, y que le ha costado a los impuestos de todos un sobrecoste multimillonario, quién es el responsable?  Se está apoyando a una empresa antieconómica, que necesita sucesivas subvenciones del Estado para sobrevivir, que necesita apoyo institucional para vender su producto principal (naves de guerra) y con una gestión nefasta y unos responsables incapaces pero irresponsables.
  • ¿El empleo lo es todo?  ¿Aunque fomente a dictadores, aunque fomente la guerra?  Ya no importa nada:  empleo a cualquier precio, cualquier oferta es buena.  Seguramente contestarás que no.  Seguro que no aceptarías un vertedero de residuos nucleares en Cádiz, ni que cualquier corrupto hiciese un casino por mucho empleo que se crease. Seguro que estás de acuerdo, por ejemplo, con el ayuntamiento de Pontevedra que quiere quitar una industria papelera de allí, a pesar de que da empleo ¿Por qué no se mantiene la coherencia en lo antimilitar?
  • Empleo digno. Es muy fuerte que Cádiz tenga un 40% de paro.  Terrible, pero también es muy fuerte que la forma de trabajar en Cádiz sea fabricar armas. Y es más fuerte todavía conocer que es precisamente la dependencia que genera ese monocultivo militar el que provoca dependencia y quiebra la posibilidad de alternativas sostenibles de empleo. Exigimos trabajos dignos en horario, en conciliación familiar, en que no haya grandes diferencias salariales entre los directivos y los trabajadores de base.  ¿No exigimos que la producción sea, también, ética, pacífica, coherente, sostenible?
  • Empleo solidario.  ¿Solidario fabricar armas?  Antes bien es antiecológico, antieconómico, un despilfarro, inhumano, el colmo de la insolidaridad porque las armas sólo hace más fuertes a las elites económicas y políticas, no a la gente de base. Si con alguien es solidario apoyar a las industrias militares es con las industrias militares, pero se da el caso de que éstas son, precisamente, insolidarias con la lucha de los hombres y mujeres por la dignidad y la justicia. Hay que elegir bien las solidaridades y los amigos y aliados, no sea que acabemos siendo lo que empezamos deplorando y nos arrastremos por la vida como tantos patéticos e instalados sujetos que todos conocemos que nos hablan de sus batallitas de compromiso que, hace tanto y de forma tan escandalosa, abandonaron.
  • La peor apuesta para generar empleo.  Como se muestra en la siguiente imagen, con un millón de dólares se crean 8.555 empleos en lo militar, pero con los mismos destinados a otros fines, se crearían 10.779 en consumo personal, 12.804 en construcción, 12.883 en salud, 17.687 en educación y 19.795 empleos en el transporte público.  ¿Por qué apostar por lo menos productivo para paliar el problema de desempleo? ¿No es más sensato reclamar y con fuerza un cambio desde ya de las prioridades, de las inversiones públicas, de los objetivos de las empresas, etc. hacia sectores sostenibles y alternativos a lo militar?

investigación en armamento y trabajo

  • El círculo vicioso de la dependencia militar.  Cádiz siempre ha sido dependiente de lo militar, con esta decisión lo seguirá siendo y dará un nuevo giro de tuerca.  Esta decisión de apoyo militarista es pan (migajas) para hoy y hambre para mañana.  No se arregla ningún problema de desarrollo sostenible de Cádiz, se ahonda en el problema. Debería saber el alcalde de Cádiz que la producción de armas está sometida a ciclos de rearme y distensión y al fomento de las guerras y conflictos por parte de los grandes centros de decisión mundial. Estos ciclos necesitan de fases expansivas y de producción y otras de parón. Condicionar el futuro de Cádiz al capricho de la venta de armas es asociarlo de forma inconsciente a los ciclos del militarismo, condenar el trabajo a su precaria situación. ¿Cádiz tiene la mala calidad de trabajo porque tiene pocos pedidos militares o porque el militarismo precariza su mercado laboral? ¿Navantia es la solución o es más bien el problema?
  • La corresponsabilidad.  Defender el empleo de Cádiz de la manera en que lo has hecho, las declaraciones que has hecho, Kichi, te hacen corresponsable de la política de defensa militarista y violenta que practican PSOE y PP.  También del sostenimiento militar de la dictadura Saudí.
  •   No se han hecho los deberes.  ¿Cómo se puede romper con este círculo vicioso y violento?, ¿cómo para que no suceda de nuevo?  Porque esta situación era previsible. Cada poco tiempo, los intereses conjuntos de la empresa Navantia, de las empresas militares, de los partidos promilitaristas que apoyan sus intereses, de sus grupos mediáticos de apoyo y de la cúpula sindical instalada en sus viejos dogmas, se conjuntan para presionar, para exigir más carga de trabajo en armas, para hacer creer que su interés es el de todos, para conseguir el objetivo lucrativo que persiguen. Por tanto, que ahora iban a plantear lo de siempre, que iban a presionar a los alcaldes que dicen representar otro sentir, era evidente y el no tener respuesta y plegarse a las exigencias supone no tener hechos los deberes. Y parece que la visión ha sido muy cortoplacista, nada de prever el medio y largo plazo ¿Qué alternativas se han barajado?  ¿Qué planes se han desarrollado para evitar el marrón político que supone vender armas a una dictadura?  ¿Qué planes hay para evitar la perpetua dependencia de la inversión militar?  Parece que ninguno. Sencillamente, te has dejado vencer (esperamos que aún no convencer) por los lobbys de presión militar. Ahora te consideran uno de ellos.
  • Es imprescindible la crítica a lo militar desde las institudiones.  No es cierto que Cádiz entero aspire a la carga militar de trabajo. De hecho no todo el mundo votó a favor de la apuesta militarista. Es cierto que el bloque que se adscribió a las tesis del partido tácito militarista (PSOE, PP; IU, Por Cádiz SI se Puede, PA) fue mayoritario, pero el hecho de que hubiera un voto diferente implica que sí había otras posibilidades, al menos de mostrar no un apoyo incondicional, sino una apuesta por alternativas, un apoyo en su caso más matizado…  Pero, más allá, de los grupos políticos, es que son muchas las ONG y entidades que no apuestan por Navantia y la militarización de Cádiz. De hecho, el propio Presidente del Comité de Empresa de Navantia, uno de los grupos de presión más importantes de la Bahía, presionaba a Podemos para que  no se alineara con las ONG contra los contratos militares. Tampoco los pacifistas de Cádiz están por la labor de apoyar tan incondicionalmente la carga de trabajo militar para Cádiz como alternativa de trabajo decente.

Para acabar, Kichi, ¿es posible encontrar alternativas?

La desmilitarización de zonas dependientes del monocultivo militar no es nueva en Europa: Los programas KONVER y TACIS, promovidos por la Comisión Europea  a petición del Parlamento Europeo, permitió invertir importantes cantidades económicas a partir de 1993 en regiones fuertemente afectadas por el monocultivo militar en Italia, Francia, España y Alemania (tras la reunificación). Otro programa de la misma comisión, el llamado Programa TACIS promovió similares inversiones en las regiones fuertemente militarizadas de diversos estados de la extinta URSS.

De este modo, tanto el enfoque pro desmilitarización de zonas afectas al monocultivo militar como recursos para ello no son algo extraño en Europa, sino que existen antecedentes.  Hay muchos ejemplos de reconversión de la industria militar, de mayor y menor calado, son dignos de estudio y vendrían muy bien a Cádiz.

También hay algunos diseños sobre el camino de tránsito desde esta sociedad tan militarizada y violenta hacia otra sociedad pacífica, solidaria y noviolenta.  El concepto se llama transarme y no es un irrealizable.  Sobre él se puede leer en «Política noviolenta y lucha socia. Alterantiva noviolenta a la defensa militar».

Por otra parte, también los Presupuestos Generales del Estado contemplan partidas para el desarrollo económico sostenible de regiones en declive industrial. Dichos fondos estatales, desde una reivindicación bien organizada, pueden reclamarse para una profunda reconversión hacia la sostenibilidad del empleo de calidad y justo en las grandes dependientes militares españolas con alto índice de paro asociado, Cádiz y Ferrol. Asombra no ver estas reclamaciones, al menos como matización, en las reivindicaciones del Alcalde alternativo de Cádiz. ¿Desconocimiento, desinterés, entrega a los intereses del militarismo?

En tercer lugar, las críticas a Navantia como empresa son muchísimas:  estaría encabezando cualquier lista de las principales empresas españolas donde hacer una auditoría seria y rigurosa.  La empresa pública Navantia arrastra una deuda espectacular, fruto de la falta de perspectiva real a medio y largo plazo, la evidentemente nefasta gestión y lo catastrófico de su producción fallida. Esta deuda, a la larga, es sufragada de forma indirecta por parte de toda la sociedad por la vía tanto del esfuerzo de las autoridades para conseguir nuevos contratos de armas (viajes del Ministro de Defensa y del propio Rey incluidos), como porque el agujero acaba siendo pagado por SEPI con cargo a los beneficios de otras de sus empresas o por el Estado por medio de aportaciones económicas, subvenciones y créditos a interés cero. Todo este esfuerzo destinado a la producción de armas se estima en varios cientos de millones cada año. La reversión de tal esfuerzo en términos políticos y económicos a los parados de Cádiz y a generar nuevos nichos de empleo decente, sencillamente, podrían paliar transitoriamente la situación regional hasta la consolidación de otras alternativas. Ni se ha visto al rey y a la pléyade de políticos corifeos del militarismo reivindicando una viabilidad alternativa para Cádiz, ni parece que sea interés de todos estos señores impulsar con tanto ahínco el trabajo de los gaditanos como la posición de España como séptima potencia en venta de armas del mundo.

Reivindicar desde ya la reconversión del sector naval de Cádiz y de Navantia hacia una producción diferente podría, igualmente, formar parte de la agenda política alternativa. ¿No cabe producir con la tecnología disponible otros ingenios por ejemplo enfocados hacia las energías limpias, o hacia el uso de la sofisticada tecnología en usos civiles que posicionaran a Cádiz de manera alternativa? De hecho Navantia tiene una línea de investigación en los sectores eólico y marino. ¿Puede potenciarse ésta en detrimento de la producción sucia de armas? ¿No apuesta Cádiz por un cambio hacia un modelo energético ética y ecológicamente sostenible que saque a la provincia de la postración? ¿No puede ser este el camino?

El militarismo en Cádiz es brutal también en lo territorial. Cádiz cuenta con más de 68.938.237,56 metros cuadrados de patrimonio militar (según los datos de patrimonio que, como se sabe, no contemplan el total del que tiene el militarismo), sin contar con el de Navantia. Sin embargo lo militar y sus industrias no pagan impuestos ni tasas a los municipios, están exentos. ¿No existe aquí una fuente ya sea para la reconversión de estos terrenos e instalaciones que no usan hacia fines útiles o planes de choque que ayuden a la población?  ¿No sería la exigencia de que paguen un apoyo a políticas de empleo, en este proceso de transición al cambio de modelo que Kichi ha prometido tantas veces, para Cádiz?

Entre la resignación fatalista y el escapismo que todo lo niega, caben caminos para revertir la injusta situación de paro de Cádiz, fruto de una historia de postraciones e intereses, donde la propia dependencia del monocultivo militar actúa no como solución, sino como generador de dependencia.

Pero esos caminos pasan por proponer y llevar a cabo políticas activas y por mostrar el camino de transarme que nos lleve a la superación de la dependencia.

Y en esto, querido Kichi, ni siquiera te has alineado en la propuesta de cambio.

Falta diálogo con los pacifistas.  Falta estudiar y comprender sus propuestas, sus alternativas, falta trabajo común con ellos, que también son parte de la izquierda y de la alternativa a esta sociedad de opresión.

Un saludo, compañero.

Share

¿Debe Utopía Contagiosa renunciar al pacifismo?

Imagen de Álvaro Herráiz San Martín

Después de más de dos décadas como grupo pacifista, antimilitarista y noviolento, Utopía Contagiosa se está planteando si debe renunciar al pacifismo.  (O, quizá, lo que ocurre es que el pacifismo, con intereses meramente electorales, está siendo invadido por militares y militaristas).

¿Por qué?

Bien claro.  En múltiples charlas, debates, conversaciones privadas, los militares y los militaristas de PP y PSOE nos han explicado, airados, que ellos son los primeros y los mayores pacifistas sobre la faz de la tierra.  Ante nuestra perplejidad (hace años) y nuestra hilaridad (recientemente) nos han intentado convencer de que:

  • Los militares son los que menos quieren la guerra porque serían los más expuestos en una.

Nosotros, con paciencia, hemos dicho que no se hiciesen los mártires, que en las guerras modernas los militares mueren mucho menos que los civiles, cuestión que es altamente falsa según nos cuenta ABC.

  • los militares son los que más trabajan por la paz, pues con sus ejércitos, bombas e invasiones, evitan que la guerra llegue al interior de nuestras fronteras.

Nosotros, con temple, hemos argumentado que su «trabajo por la paz» es construir día a día un mundo más injusto en el que los conflictos internacionales se resuelven (es decir, no se resuelven nunca) por la ley del más fuerte, que sus ejércitos fueron los que nos tuvieron durante 40 años en la paz de la dictadura, que sus invasiones en guerras prefabricadas e injustas son una de las causas, repetimos, una, de los atentados de Madrid o de la crónica inseguridad mundial.

Hemos demostrado que el gasto en defensa militar priva a las sociedades de oportunidades de desarrollo social justo y respetuoso con el medio ambiente.

Pero ellos se dicen a sí mismo pacifistas. Y si ellos son pacifistas ¿nosotros somos pacifistas?

Ahora nos salen, por ejemplo, en La Vanguardia tildando a Julio Rodríguez, uno de los últimos fichajes de Podemos, como el general pacifista.

¿Pacifista?

Nos recuerda El Mundo que Julio Rodríguez se hizo militar con el ejército franquista, y lo hace con unas frases, atribuidas a un compañero suyo, muy curiosas:

A Julito El Rojo, su alias entre los pilotos de la academia general del Aire, las ideas conservadoras mamadas en la casa familiar desde la infancia apenas le influirían. Aunque sí le valdrían en sus inicios, especialmente para entrar en la academia del Aire. «Éramos todos unos carcas y unos franquistas.Y Julio también», recuerda un compañero suyo de estudios. «Ten en cuenta que para entrar en la Academia, aparte de los exámenes de ingreso, tenías que demostrar tu afinidad a Franco y al Movimiento Nacional. Pero a Julio no le hizo falta demostrar nada porque era el hijo de Fuciño (mote por el que era conocido su padre, aviador del Ejército Nacional durante la Guerra Civil)

Hasta hace poco estaba en el Foro Milicia y Democracia, Foro que busca lavar el nombre de la Unión Militar Demócrata, en la que Julio Rodríguez no se apuntó:

Él, sin embargo, nunca llegó a afiliarse ni perteneció a la UMD (Unión Militar Democrática), grupo clandestino creado en 1974 dentro del Ejército para combatir la dictadura de Franco («Más le valió porque, de haberlo hecho, jamás hubiera llegado a general», dice el teniente coronel de Infantería Fernando Reilens, de la UMD), pero sí tuvo actitudes y comportamientos que demostraron entonces su afinidad ideológica y política con este grupo de militares. Lo recuerda José Ignacio Domínguez, antiguo miembro de la UMD y compañero de Julio en el Ejército del Aire: «Fue durante su destino en la base de Manises (Valencia) como capitán en el Ala 11. Allí trasladaron a un grupo de compañeros de la UMD que estaban detenidos para que cumplieran sus arrestos en este cuartel, en el Pabellón de Oficiales, y Julio tuvo el valor y el detalle de ir a saludarles. Aquello fue muy comentado entre los oficiales».

Solidario, como se ve, hasta donde llega el saludo, pero más preocupado por su carrera que por la coherencia de sus ideas «de izquierda».

Pero sigamos con los detalles del pacifista Julio Rodríguez:

Hay que ser conscientes que el general ha participado, como alto mando, en los muy pacifistas gobiernos de Aznar, Zapatero y Rajoy.  Es corresponsable, cada vez más porque sus cargos eran cada vez más influyentes, en las múltiples incursiones militares españolas en países extranjeros, en el despropósito del crecimiento ingente de la deuda militar por los Programas Especiales de Armamentos (PEAS) que han hundido financieramente al Ministerio de Defensa, en la ocultación del Gasto Militar ingente en España,  de la alianza hispano-americana, de la participación de España en la OTAN, … ¿acabó con la macrocefalia endémica del Ejército español cuando pudo?, ¿hemos dejado de tener 1 mando por cada 2 soldados?, etc.

Siendo corresponsable de todo ello, tan sólo se ha sabido que era pacifista cuando decidió acabar su carrera militar y lanzarse a la política.  No es lógico ni coherente desde la perspectiva pacifista.  ¿Por qué no dimitió?, ¿por qué no protestó?

¿Cuál es el bagaje pacifista de Julio Rodríguez?, ¿tal vez hacer la guerra o prepararla?.

No hay ningún respeto al movimiento pacifista.

Los medios de comunicación y los partidos políticos no tienen ningún respeto al movimiento pacifista.  ¿Se atreverían a decir que el presidente de las eléctricas o de las nucleares es ecologista, se atreverían a titular que un machista es feminista, …?  No, ¿verdad?

Sin embargo, con el pacifismo todo vale, no hay ningún rigor ni ninguna crítica.

Este general ha promovido durante más de 40 años el militarismo.  Y el militarismo no es neutro y, mucho menos, pacifista.  El militarismo promueve la violencia directa, estructural y cultural, la dominación como metodología y como fin último.  El militarismo impide el desarrollo social en España y en el Tercer Mundo, crea y exporta guerras, fomenta dictaduras.

¿Y Podemos, es tan pacifista como e General o más?

¿Por qué Podemos no da el visto bueno a su círculo antimilitarista, que ha respetado las reglas internas de debate e inscripción?

Y mientras, este círculo Pacifismo y Alternativas de Defensa entra en su séptimo mes sin ser validado, cuando la «secretaría de organización» se comprometía a hacer lo propio en un mes ya por abril con el grupo de 30 círculos sectoriales pendientes de ese trámite, entre los que aún nos encontramos. Tal vez cosas como este nombramiento a dedo lo expliquen todo.

¿Por qué Podemos no invita a su círculo antimilitarista a participar en igualdad con su círculos y personas militaristas?

¿Por qué Podemos se salta la democracia interna e impone en una buena posición a Julio Rodríguez en sus listas en Zaragoza?

¿Cómo ha decidido democráticamente Podemos que se van a respetar los acuerdos con la OTAN?, ¿en qué foro, con qué votaciones, con qué participación, con qué resultado?  Porque si nada de esto queda claro, parece que Podemos, cada vez más, en temas de Defensa, está más al lado de la casta y toma una deriva muy parecida a la del PSOE en los años 80 con aquel OTAN, de entrada no.

¿Puede un partido ser pacifista cuando encumbra a militaristas tan prestigiosos? ¿cuando su programa propone también el militarismo?

Posiblemente Podemos gane votos por la derecha (ellos lo llaman el centro) con la incorporación de Julio Rodríguez en sus filas, pero con mayor seguridad van a perder votos del movimiento social llamado pacifismo y de todo lo que representó su lucha horizontal y desobediente.  Posiblemente todo esto nos huele mucho a épocas ya vividas con decepción por la traición del PSOE. Tal vez estemos a un paso de alertar de que votar a Podemos con una pinza en la nariz es tan poco coherente como el propio pacifismo de Podemos.

¿Debe Utopía Contagiosa renunciar al pacifismo?

Pensamos que no.  Pensamos que debemos denunciar los intentos interesados y militaristas de ocupar este término que les es antagónico. Su pacifismo es también parte del enemigo contra el que hay que seguir en lucha social.

Share

101 propuestas pacifistas para los programas electorales

Imagen de Portaldelsur.es

Va llegando el momento de proponer, escuchar, debatir y decidir qué propuestas van a llevar los partidos políticos a los ciudadanos.  ¿También en materia de Defensa?.

Suponemos que, como siempre, serán muy pocos los partidos que tengan un verdadero interés por consultar a las ongs sobre sus respectivos campos de trabajo.  Sin embargo, quizá las izquierdas IU, PODEMOS, EQUO, …, tengan a bien detenerse a analizar las siguientes 101 propuestas en política de Defensa.

Son 101.  Son muchas.  Lo cual quiere decir que hay mucha tela que cortar en este asunto.  Sobre todo, teniendo en cuenta que normalmente es un tema que no se suele debatir mucho, ni con mucha profundidad.  De la misma manera, son una referencia importante los 17 epígrafes que proponemos y que marcan los 17 aspectos sobre los que deberían debatir los partidos políticos y los ciudadanos y que, hastala fecha, pasan desapercibidos entre genralidades y brindis al sol.

Que sean 101 propuestas no significa que sean todas las que se podrían realizar en Defensa.

Esperamos que sean útiles y que se debatan.  Por nuestra parte, estamos dispuestos a ambas cosas con quien lo solicite.

Al final, hay una pequeña bibliografía, que pensamos que puede ser de ayuda.

 

101 PROPUESTAS ELECTORALES EN  POLíTICA DE DEFENSA

1.-  Objetivos de la Defensa.

1.1.  Transarme.  El objetivo fundamental de esta propuesta es iniciar un proceso de transarme (doble política consistente en, por un lado promover la desmilitarización progresiva de la defensa, y, por otro, promover una política defensiva noviolenta) que tiene como objetivo a largo plazo desmilitarizar por completo la política de seguridad y enfocarla a la segridad humana..

1.2.  Diseñar un mecanismo participativo socialmente de evaluación anual de las necesidades de la Defensa y adecuar con él el proceso de transarme.

1.3.  Establecer una Secretaría de Estado de Transarme y otra de Defensa Noviolenta en el Ministerio de Defensa.

 

2.- Democratizar el planeamiento de la defensa

2.1. Democratizar la elaboración de la Directiva de Defensa Nacional (DDN)

2.2. Información y control parlamentario de todos los pasos del planeamiento de la Defensa.

2.3. Fomentar la participación social en el planeamiento de la Defensa y en el Consejo Nacional de la Defensa

2.4. Debate y formación social sobre la seguridad humana como alternativa a la defensa militar.

2.5.-  Debate social sobre de qué nos tenemos que defender y cómo.

 

3.- Economía de la Defensa.

3.1. Someter a un estricto control los Presupuestos Generales del Estado en materia de Defensa:

  • Cuantificando todo el gasto militar disperso en diversos ministerios y organismos autónomos.  Luego unificándolo en los presupuestos del Ministerio de Defensa.
  • Sometiendo a criterios civiles normalizados todo el presupuesto militar, sus contratos, su gestión y su auditoría.
  • Auditoría ciudadana del gasto militar, la política de inversiones, compras y contratos.
  • Congelando los Programas Especiales de Armamento y auditando la deuda que generan.  Luego reducirlos.
  • Desinversión militar del Estado en empresas militares
  • Reforma legislativa para que el gasto militar y los organismos militares tributen en los tributos locales, autonómicos y estatales oportunos y para el pago de las tasas que correspondan.
  • Fomento de modalidades ciudadanas de fiscalización de la economía de la Defensa, asícomo de la Objeción Fiscal y laboral.

3.2. Liquidación del Gasto Militar:

  • Transparencia del Gasto Militar en las liquidaciones.
  • Utilización del criterio OTAN para la cuantificación del Gasto militar efectivo
  • La IGAE debe establecer recomendaciones para la correcta imputación y transparencia del Gasto Militar.
  • Prohibición por ley de aumentar las partidas militares por medio de créditos extrapresupuestarios o de acceso al Fondo de Contingencia.

3.3. Cuantificar, publicitar y establecer alternativas a la deuda militar generada hasta la fecha

3.4. Reducción del Gasto Militar real en un 30% del actual.

3.5. Reconversión mediante transferencias del Gasto Militar reducido hacia Gasto Social prioritario

3.6.  Promover que el Estado no contrate con Banca no Ética que dedique inversiones a lo militar.

3.7.  Habilitar una partida presupuestaria para educación por la paz a nivel estatal, de comunidades autónomas y de ayuntamientos.

 

4.-  Acabar con el despilfarro militar.

(Por ejemplo, las siguientes medidas, no es exhaustivo):

4.1.  Supresión de la Guardia Real.

4.2.  Supresión de la Patrulla Aspa, la Patrulla Águila y Patrulla Acrobática de Paracaidismo.

4.3. Supresión de las subvenciones para vuelos y apartamentos de vacaciones de militares.

4.4.  Suprimir las subvenciones para la peregrinación a Lourdes de militares.

4.5.  Suprimir las campañas de publicidad de las Fuerzas Armadas.

4.6.  Suprimir los campeonatos militares de tiro y otras pruebas de competición.

 

5.- Efectivos:

5.1. Rebajar los efectivos militares a 65.000 efectivos, cantidad operativa en la actualidad según el M. de Defensa

5.2. Reducción de Altos mandos hasta una ratio de 1/10

5.3.  Reducción de cupos de admisión en las Academias Militares para oficiales y suboficiales.

5.4. Generación de planes de reconversión de empleos militares e incentivos a actividades socialmente útiles.

5.5.  Garantizar un nivel asistencial, de provisión social (jubilaciones, etc..) e inclusión suficiente para las personas dependientes de forma directa en la actualidad del sistema de defensa militar (jubilados, familiares con derechos de prestaciones, etc.) para evitar que actúen en contra del proceso y para respetar sus derechos como ciudadanos.

5.6.  Desmilitarización de la Guardia Civil.

 

6.- Defensa y política exterior

6.1. Cese del intervencionismo militar

6.2. Salida de la OTAN

6.3.- Denuncia de los acuerdos militares vigentes con EE.UU y de los acuerdos relativos a las bases americanas en territorio español.

6.4.- Cancelación de todas las intervenciones y planes relativos a las fronteras avanzadas

6.5.- Reconversión de todas las partidas y actuaciones destinadas a organismos internacionales militares y a cooperación militar hacia la consecución de los Objetivos del Milenio y a programas de cooperación destinados a tal fin.

6.6.- Fomentar la política de Seguridad Humana en la UE y en los diversos foros internacionales en que se participa.

6.7.- Desmilitarizar el enfoque militarizado de la política migratoria y de refugio y asilo.

6.8.- Promover programas de alto el fuego y desmilitarización en lugares en conflicto.

6.9.- Financiar y desarrollar políticas de acogida de refugiados y desertores de las guerras.

6.10. Cancelar la presencia española en los foros militares e instrumentos destinados a la Política militar de la UE

6.11.  Promover el cierre de la Agencia Europea del Armamento.

6.12.  Promover la desmilitarización de la PESC.

6.13.  Promover la reconversión de la industria militar europea.

6.14.  Imponer impuestos por la paz a las industrias armamentísticas europeas hasta su reconversión.

6.15.  Progresiva reducción de los cuerpos de intervención rápida europeos.

 

7.-  Defensa e industria

7.1.- Normativa estricta sobre incompatibilidades para prohibir las puertas giratorias en materia militar-industrial

7.2.- Desincentivar el comercio de armas mediante una normativa restrictiva que impida que España se convierta en una potencia exportadora de armamentos y que se promueva o fomente la guerra y el uso de armas a escala mundial

7.3.- Renegociar a la baja los Programas Especiales de Armamentos comprometidos (PEAS I)

7.4.- Cancelar definitivamente todos los programas y propuestas de PEAS II

7.5. Incentivar mediante estímulos económicos y prohibiciones legales la reconversión de la industria militar hacia necesidades y oportunidades civiles y socialmente útiles.

7.6. Prohibir la subvención pública de la industria militar.

7.7. Desmantelar el polo militar industrial y reorientar sus empresas y capacidades hacia otros sectores, principalmente encaminados a la economía social y verde.

7.8.  Desmilitarizar la I+D+i nacional.

7.9.  Promover la desmilitarización de todas las empresas en las que participa la SEPI.

7.10.  Prohibir el uso militar de drones y robots.

7.11.  Invertir en economía social y ecológica sostenible en las zonas dependientes del monocultivo militar.

 

8.- Militarismo y territorio

8.1. Catalogar todos los bienes inmuebles pertenecientes o adscritos a la Defensa o Guardia Civil.

8.2. Plan de reconversión de propiedades militares a usos civiles

8.3. Establecer un Plan de Choque para poner a disposición de políticas sociales de vivienda los inmuebles militares.

8.4. Revisar la legislación vigente sobre zonas de interés para la defensa y supeditar éste a los intereses sociales.

8.5. Suprimir el INVIED y crear una Agencia civil encargada de enajenar o revertir a usos civiles el patrimonio militar excedente.

8.6. Suprimir los campos y polígonos militares de entrenamiento.

8.7. Desmilitarización de los Espacios Naturales:  transferir los espacios naturales en propiedad del Ministerio de Defensa a organismos civiles de gestión de la Red Natura.

 

9.  Organismos Autónomos Militares

9.1.  Auditar los Organismos Autónomos Militares.

9.2.- Transferir sus competencias e infraestructuras a organismos civiles.

9.3. Desmantelar los complejos más indeseables, como el Instituto Tecnológico de La Marañosa.

 

10.  Ciberdefensa.

10.1.-  Suprimir el Mando Conjunto de Ciberdefensa y todas las actuaciones de este tipo.

 

11.  Cultura de la Defensa.

11.1.  Suprimir todas las fiestas militares y la militarización de las fiestas y simbologías civiles.

11.2.-  Fomentar la educación para la paz y el abordaje noviolento de los conflictos en los planes de estudio.

11.3.  No subvencionar centros de estudios o think tank militaristas.

11.4.  Promover la resolución noviolenta de conflictos a todos los niveles sociales.

11.5.  Estimular la cultura de paz mediante el impulso de centros de estudios específicos y el apoyo a los movimientos sociales y noviolentos.

11.6. Fomentar la difusión de la seguridad humana y las alternativas noviolentas.

 

12.  Un Estado dentro del Estado

12.1. Desmilitarizar la Unidad Militar de Emergencias.  Reconversión de efectivos y materiales a otros ministerios

12.2.  Suprimir la sanidad militar y transferir todas las prestaciones sanitarias al sistema nacional de salud ordinario.

12.3.  Transferir al Ministerio de Sanidad la Farmacia Militar.

12.4.  Suprimir todas las prestaciones asistenciales y sociales militares y asimilar a los militares y sus familiares al resto de ciudadanos.

12.5.  Transferir ISFAS al sistema de seguridad social ordinario

12.6.  Suprimir la Justicia Militar y la legislación especial militar

12.7.  Suprimir los Centros Universitarios de la Defensa.

12.8.  Transferir el SEPRONA, con su personal e infraestructuras, al Ministerio de Medio Ambiente.

12.9.  Reconvertir a uso civil las piscinas y centros deportivos militares.

12.10.  Transferir a uso civil todo el equipamiento cultural (museos, castillos, …) de Defensa.

 

13.  Comisión de Defensa y Parlamento

13.1. Dotar a la Comisión de Defensa de verdaderas capacidades de participación, propuesta y control de la política de defensa.

13.2. Establecer un plan anual de trabajo de control para dicha Comisión.

13.3.  Establecer un calendario de informaciones del Ministerio de Defensa a la Comisión de Defensa sobre cada uno de los capítulos de su política militar y de la política noviolenta.

 

14.  Consejo de Defensa Nacional.

14.1.-  Modificar la composición del Consejo de Defensa Nacional quitando el peso actual de los ministerios de interior y defensa e incorporando sectores sociales pluralistas que puedan contribuir a la consecución de los Objetivos del Milenio.

14.2.-  Modificación de todos los órganos consultivos y asesores en materia de defensa para hacer participar a la sociedad civil.

 

15.  Militarismo y Medio Ambiente.

15.1.  Calcular la huella ecológica de la Defensa.

15.2.  Promover planes para disminuir su huella ecológica.

15.3.  Promover en países de nuestro entorno intercambiar ayuda en Seguridad ecológica y obtención de los Objetivos del Milenio por reducción de armamento.

15.4.  Promover en la Unión Europea el establecimiento de impuestos ecológicos contra el cambio climático debido a los ejércitos.

 

16.  Desmilitarizar la Casa del Rey.

16.1. Suprimir todos los cuerpos militares de la Casa del Rey.

 

17.  Suprimir el Centro Nacional de Inteligencia.

17.1.   Suprimir el CNI

17.2   Reconvertir sus instalaciones y personal a sectores socialmente útiles.

 

Bibliografía recomendada:

 

 

 

 

 

 

 

Share

¿Ministerio de Defensa para PODEMOS?

Imagen de Círculo Pacifismo y Alternativas de Defensa

Fuente:  El Confidencial Digital y El Confidencial Digital.

Doble gran sorpresa las que nos llevamos.  Según El Confidencial, Podemos pretende reclamar la cartera de Defensa en el caso de un hipotético pacto con el PSOE, y Pedro Sánchez parece no tener ningún interés por este ministerio.

Vamos por partes, primero el tema de Podemos y su cartera de Defensa:

  • Nos resulta raro el interés de Podemos por dicha cartera:  han tenido, más bien, un discurso disperso en este tema.  Han potenciado su círculo de Militares y no han hecho mucho caso a su círculo de antimilitarismo.  Sus reuniones con militares y militaristas son cuantiosas y publicitadas, aunque no hemos oído nada de reuniones con antimilitaristas.  ¿Dónde está entonces la crítica y lo alternativo?    Realmente, no nos lo esperábamos, no han mostrado muchas intenciones de comunicarse con los pacifistas y esta idea de asumir Defensa no parece augurar ninguna buena intención.
  • Los militares desconfían de ellos y por eso intentan, una y otra vez, convencerles de la bondad de sus métodos violentos y su estilo de vida.

Los cambios profundos que pretende aplicar la formación en el mundo castrense han generado inquietud en ambientes militares. Tanto que incluso algunos diseñaron una operación de acercamiento a Podemos para conocer en profundidad sus posturas e intentar inculcarles cierta ‘cultura de Defensa’.  (…)

Esos acercamientos con la formación de Pablo Iglesias ya se han producido, según ha confirmado ECD. Los han protagonizado ex altos oficiales, ya en situación de reserva, y han sido seguidos muy de cerca –de hecho han sido “casi como un encargo” sostienen las fuentes consultadas- por generales en activo.

El resultado de esas conversaciones no es nada halagüeño, a juicio de estos mandos. Quienes han estado involucrados en ellas confiaban en lograr un entendimiento tras constatar que Pablo Iglesias había ido, poco a poco, suavizando en público su posición antimilitarista.

  • Con todas estas presiones, ¿estará a punto de pasar lo que ya ocurrió con el PSOE y con IU, es decir, que quedasen encantados con las paradas militares y con la sensación de poder que da que todo un escuadrón con sus mandos al frente se pongan en firmes y saluden cuando pasa un diputado revista?  Si así fuese, ¿de qué valdría la llegada de Podemos al poder?  ¿En qué se quedaría la reforma de lo militar?
  • Argumentan una razón de fondo:

razones de estrategia, imagen y prestigio: si consiguen imponer en las Fuerzas Armadas los cambios que preparan, se habrá lanzando al mundo el mensaje de que su nuevo modelo de sociedad es posible. “Si los militares asumen el cambio, el pueblo también”, llegan a decir.

  • Podemos ha sido críptica en lo concerniente a lo militar, ¿cuáles serán esos cambios que preparan y que luego traspasarán a la sociedad?  ¿Mayor transparencia, auditar los gastos, dotar de democracia a la institución militar?

Su modelo, explican, es un ejército mucho más austero y cuyas misiones –sin descartar compromisos internacionales ya adquiridos- se ajusten más al modelo de la Unidad Militar de Emergencias. Un ejército “que ayude al pueblo”. Más misiones humanitarias y menos operaciones bélicas, con una “concepción puramente defensiva”. Menos gasto en Eurofighters, misiles de última generación, fragatas o submarinos.

Sin embargo, no se habla de una revolución militar. Como explican las fuentes consultadas, Podemos es consciente de que unos cambios tan profundos deben acometerse de manera cuidadosa y hasta cierto punto, consensuada. De ahí que estén buscando –de momento sin éxito- un ex militar de cierto prestigio para que se sitúe al frente de Defensa y lleve a cabo la transición.

Parece que no van a ir ni siquiera lo lejos que antes hemos detallado:

celebrar un referéndum para la elección del JEMAD, la supresión de las academias de suboficiales, la desaparición del régimen disciplinario militar, adecuándolo a los códigos de conducta que rigen a otros funcionarios de la administración.  (…)

revisión total de las cuentas de Defensa, así como una reorganización de la deuda procedente de los programas especiales de armamento, sobre todo de aquellos que acumulan grandes sobrecostes.

  • Parece que la reforma que se plantea Podemos no pone en tela de juicio el militarismo, sino que se quiere hacer desde dentro, con un ex oficial que sería el Ministro de Defensa.  También parece que los militares contactados les han dado un tajante no.

Por otro lado, el desinterés de Pedro Sánchez con el Ministerio de Defensa:

  • No encaja bien con la política que ha llevado hasta ahora el PSOE, de la mano con el PP.  Defensa ha sido una cartera que se han ido turnando para hacer ambos lo mismo que habían criticado al otro, todo ello desde lo más rancio del militarismo.
  • También está siendo presionado Sánchez para que una cartera tan sensible no caiga en manos de los podemitas y continúe en las de quienes no han negado ningún capricho a los militares.  Las presiones a Sánchez le llegan desde lo militar pero también desde sus propias filas, militaristas hasta la médula.

¿Se avecinan cambios en lo militar?  Difícil apuesta.

¿Se deberían producir cambios en la Defensa?  Seguro, y de hondo calado, por su deuda ingente, por sus presupuestos amañados y engañosos, por la militarización de la política exterior y de la investigación y el desarrollo, por el despilfarro militar, por las puertas giratorias, por la necesidad de potenciar el gasto social recortando el gasto militar, etc.

¿Puede renunciar al debate antimilitarista Podemos?

Share
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed