Tag Archive for periodismo y guerras

Agnotología militar

Imagen de Mikel Ortega

No conocíamos el término agnotología.  Según wikipedia:

La agnotología (del griego ἄγνωσιςagnōsis, “desconocer” (griego ἄγνωτος “desconocido”​), y -λογία-logía. Es el estudio de la ignorancia o duda culturalmente inducida, especialmente a la publicación de datos científicos erróneos o tendenciosos.

El término fue acuñado por  Robert Proctor, profesor estadounidense de Historia de la ciencia y de la tecnología en la Universidad de Stanford.​ De forma más general, el término también hace referencia a los casos cada vez más comunes en que un mayor conocimiento de un tema resulta en que se tengan más dudas que al comienzo.

Robert Proctor investiga cómo la ignorancia se genera activamente en la sociedad a través de fuentes como el secretismo militar o judicial y por medio de políticas deliberadas. La manufactura de la ignorancia es muy común, como en el caso del calentamiento global o la teoría de la evolución, que siguen poniéndose en duda en algunos colectivos, como si no se tratara de verdades científicas. El autor afirma que este tipo de tecnología de la desinformación surge de la industria tabacalera.

¿Se puede cultivar la ignorancia en lo militar por medio de técnicas previstas y que tengan como función que sepamos más, pero sin llegarnos a enterar de nada, realmente?  ¿Tiene algo que ver con esta sociedad de vértigo digital en la que cada vez tenemos más información pero en la que somos incapaces de discernir algo con claridad?

Es mucho lo que se puede pensar sobre este tema.  Y posiblemente sea necesario hacerlo y pararnos a diferenciar qué es lo que vale la pena y lo que no.

Sólo vamos a hacer un pequeña contribución al tema:  son varias las formas que se nos ocurren para fomentar la agnotología militar:

1.-  La más clásica, la más sólida y contundente:  no dar información.  Durante muchísimo tiempo en nuestra democracia era lo habitual, había muy pocas fuentes públicas de información sobre lo militar:  la Revista Española de Defensa, las revistas de los Ejércitos y muy poco más.  Todo ello era, además, muy poco accesible:  pocos kioskos sabían darte noticias sobre cuándo estarían las revistas disponibles, por ejemplo.  Como nadie sabía, nadie opinaba (eso pensaban).  Pero en aquella época había una gran fuente de información oral:  el Servicio Militar Obligatorio.  En él ocurrían cosas continuamente y muchas de ellas no hablaban bien de lo militar y del militarismo.  ¿Qué ocurría en las salas de mando?  Poco se sabía, mucho se especulaba.

2.-  Abrumar con información.  Era conocido y temido por este hecho el ministro Narcís Serra.  Se volvieron míticas las jornadas en las que informaba a la Comisión de Defensa con muchísimas transparencias, un ritmo rápido y una duración desaforada.  Al final los diputados no sabían qué preguntar porque estaban saturados.  Nosotros, desde hace unos pocos años, hemos seguido las sesiones donde se informaba de los Presupuestos del Ministerio de Defensa:  lluvia de epígrafes, partidas, cifras y análisis.  Resultado, no hay quien se entere, sobre todo si el ponente, y suele coincidir, no es muy ordenado.

3.-  Dar informaciones con poco tiempo de antelación para su estudio.  El ejemplo es el mismo:  los diputados de la Comisión de Defensa siempre se quejan de que el Ministerio de Defensa les ha dado la información en el mismo momento, la misma mañana, el día anterior como mucho.  Así, reclaman, es imposible un estudio sosegado y, añadimos nosotros, sobre todo crítico.  El PP se lo recriminó al PSOE y luego el PSOE al PP.  Pero nadie lo evita, nadie es capaz de proponer una norma parlamentaria en la que las informaciones se deban dar con un par de semanas de antelación.

4.-  Dar exclusivamente información técnica y con lenguaje críptico.  Los militares son muy dados a los acrónimos y siglas.  Y ya cuando hablan de armamento no digamos:  unen números y terminología en inglés.  Entrar en el análisis de un documento militar puede ser muy duro:  una primera lectura nos indicará, más o menos, de qué se está hablando.  Luego será necesario hacer un breve (o no tanto) estudio y memorización de las siglas utilizadas que suelen poner en un anexo.  Tras ello habrá que hacer algunas lecturas más, poco a poco, para acabar concluyendo alguna que otra cosilla, no más.  Si tenemos la suerte (es un decir) de que sea el Tribunal de Cuentas el que analiza un asunto militar con la información económica y las opiniones que le han pasado desde el Ministerio de Defensa, tendremos que tomarnos varios fármacos contra el dolor de cabeza porque aquí se junta el críptico lenguaje militar con el críptico lenguaje económica y el rizo se riza del todo.

5.-  Dar información poco relevante.  Y es que debe haber algún método oculto por el que los altos mandos tanto políticos como militares, llegan a esas altas cotas de concisión y oscuridad en la que la información que dan no significa nada.  Podemos hablar de las misiones militares en el exterior, por ejemplo, en las cuales no se dirá nunca su número, su coste y, mucho menos, las razones que tenemos para estar “proyectados” (eufemismo para no decir “invadiendo”) en medio mundo.  El uso de frases hechas que buscan la plácida aquiescencia de la población es la norma imperante.  Se puede hablar una hora entera, pero el escuchante no saldrá más informado y, sobre todo, nunca saldrá mejor informado.

6.-  Poner ejemplos que banalizan lo importante.  ¿Nunca han oído el ejemplo de que la defensa militar es como en nuestra casa o comunidad de propietarios, donde elegimos si poner una verja, o un circuito de vigilancia, o dejamos la puerta abierta, o le dejamos las llaves a los vecinos para que vigilen;  que entre todos decidimos cuánto gastamos y en qué en la seguridad de nuestra vivienda?  Nosotros sí.  Así presentado parece que la defensa militar es algo limpio, aséptico, neutro, aproblemático.  Sin embargo, la defensa militar, para existir, necesita provocar guerras, fabricar armas, venderlas, que haya tensiones internacionales o intranacionales que se resuelvan por la vía violenta;  la defensa militar necesita muertos, muchos muertos, y enemigos, que todos sean nuestros enemigos, incluso las personas pobres que huyen desde su país al nuestro en busca de un futuro.  La defensa militar necesita cultivar con esmero la violencia, tanto directa como cultura y estructural.  Necesita y protege las desigualdades sociales.  No banalicemos con los ejemplos, y no lo hagamos, como mínimo, por respeto a todos los miles y miles de personas que son asesinados militarmente cada año.

7.-  Dar saltos de un tema a otro.  ¿Que ocurre que en un debate te han pillado con una argumentación, una cifra, o un hecho?  Lo habitual en temas de Defensa es pasar, con mayor o menor gracia y habilidad, a otro tema.  La gente en sus discursos, cuando ve peligro en el tema que se toca, rápidamente pasa a otra cosa donde carga las tintas.  Todo ello es una actividad para escurrir el bulto, para no quedar comprometido.  Y es curioso porque en cada uno de los temas de Defensa se podrían usar horas y horas, días y días, hablando, argumentando, razonando, aportando datos, analizándolos, buscando alternativas, debatiéndolas.

8.-  Dar opiniones por información.  Esto se basa en el principio de autoridad.  Si eres una persona del pueblo, te exigirán datos, razonamientos, esquemas, gráficos, alternativas y, sobre todo, la seguridad total de que lo que dices es cierto.  Si eres alguien de la elite militar nadie osará dudar.  Podrás decir cualquier opinión con la fuerza y la contundencia de una información.  Tus opiniones serán informaciones, la realidad es lo que tú hablas, fuera de tus opiniones de experto, en lo militar, la realidad no existe.  Claro, todo esto es consecuencia de la cultura que en temas de Defensa hemos vivido:  obediencia, elitismo, imposición, delegación, …

9.-  No argumentar lo que se dice.  Fíjense en las declaraciones de nuestros ministros militaristas o de los militaristas políticos:  frases cortas, categóricas, rotundas.  Ustedes las escuchan y están esperando que, acto seguido, siga la argumentación.  Falsa esperanza.  Jamás llega.  No la espere.  ¿Por qué han de argumentar?  Basta con aleccionar.  Y es que, como dicen los militares y militarista, la política de Defensa es una política de Estado.  ¿Qué significa esto, se preguntarán?  Pues está claro:  la debes asumir sin rechistar, sin críticas, sin oposición.  Porque al ser una política de Estado todos debemos estar de acuerdo.  Aunque coincide que el acuerdo siempre esté en el área de la derechona rancia de toda la vida.

10.-  Todo junto.  Como se ve el repertorio es amplio.  Unos meses puedes centrarte más en unos puntos y otros en los demás.  Así nadie notará nada, tu discurso se renovará, parecerá fresco y actualizado.  Y todo el que te haya escuchado saldrá con una sonrisa y la convicción de haber aprendido.

Tras este breve decálogo de agnotología militar nos damos cuenta de que realmente sí existe la agnotología militar y, además, de que es, casi, lo único que existe.

Share

EEUU usa Rota para potenciar su guerra en Siria y el Gobierno español pasa de explicarse en el Parlamento

Sailors+perform+maintenance+on+the+5-inch+gun+aboard+USS+Ross.

Official U.S. Navy Page

Fuente: Público.

A estas alturas no va a sorprenderse nadie de que el gobierno de Rajoy no haya dado ninguna explicación de algo que, para el común de los mortales, debería ser explicado por un gobierno.

Porque el gobierno de Rajoy locuaz no es, precisamente, sino parco y austero en palabras y gestos, imperturbable en su costumbre de hacer como que no está en el ajo y, como quien dice, tremendamente previsible en eso de esconder la cabeza bajo el ala.

Y por eso, cuando el Parlamento le ha preguntado, que también son ganas de molestar la siesta, que si sabía que Trump y sus ejércitos estaban usando las bases militares de Cádiz para sus ataques militares a Siria del pasado mes de abril, la respuesta ha sido evasiva y chulesca, como acostumbran cuando no se trata de darse autobombo

Dice la noticia que la respuesta gubernamental a cuatro preguntas relacionadas con esta materia

no aclara si estaba al tanto de que el ataque iba a tener lugar antes de que se produjera, no concreta si esta ofensiva se ajusta a derecho y ni siquiera aporta información para descifrar una de sus propias respuestas,…

Ya es grave que el gobierno no quiera dar explicaciones de algo tan importante como es que se usen las bases de EE.UU en España (por cierto que el tratado que lo permite nada dice que se puedan usar para apoyar una guerra) para iniciar una agresión militar, pero más grave aún saber que, efectivamente, somos el puerto de atraque de operaciones militares sumamente peligrosas y que automáticamente nos convierten en enemigo indirecto sin siquiera informarnos de ello.

¿Es un precio justo a pagar por Cádiz, sumido en una dependencia del militarismo sin parangón?.   Creemos que no, que Cádiz se merece mejor destino y bien haría en movilizarse su gente para desembarazarse de la dependencia militarista que sufre y la empobrece.

Pero también, ¿por qué es posible que el gobierno no de explicaciones de sus actos?

Porque en materia de Defensa el Parlamento cumple una función de mero florero y se puede pasar de él sin ningún riesgo de escándalo. Todo está “atado y bien atado”, que dijo el otro, entre los partidos del consenso militar y no tienen contrapeso que pueda plantear una alternativa contundente a esta aplastante lógica.

¿O es que es inteligente alimentar al monstruo que nos devora poco a poco para ir tirando con la esperanza de que se coma al de al lado?

De hecho, el Ejecutivo no sólo no responde a una parte importante de las preguntas escritas remitidas por un diputado de Podemos, otro de En Marea y un tercero del PDeCAT, sino que además despacha estas cuestiones con un mero copia y pega, cuando no las obvia directamente.

Las preguntas antedichas, que merecían una explicación política, y que han recibido como contestación otra chulesca (que se trata de una “operación limitaday unarespuesta medida y proporcionadapor parte de EE.UU) son las siguientes:

  1. ¿Por qué el Gobierno apoya la acción de las fuerzas estadounidenses?;
  2. ¿Qué opinión le merece que EEUU ataque de forma “unilateral e ilegítima”, “vulnerando el derecho internacional y la carta de la ONU, y sin mandato del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas”?
  3. ¿Aceptó el Gobierno la comisión de este ataque por acción u omisión?

Ya lo saben: es una operación limitada y una respuesta medida y proporcionada. ¿No suena a respuesta de compromiso de un gobierno títere y bananero?.

Otras preguntas relativas al grado de conocimiento previo del Gobierno acera del uso de la base de Rota para atacar a Siria, ni siquiera las han contestado. Será que se olvidaron o se han traspapelado, pero no pasa nada.

De este modo tenemos una serie de hechos de los que alarmarnos a cual más y por los que nuestra prensa bienpensante no se alarma en absoluto:

  1. Que el gobierno consiente el uso de las bases militares para operaciones militares como la iniciada en abril por EEUU, operación que, además, no contaba con autorización de la legislación internacional y por ello violaba los acuerdos de uso de las bases militares en España por parte de EE.UU.
  2. Que ello nos alinea de forma directa con la política agresiva y desestabilizadora de EE.UU y nos pone en situación de peligro y de ser considerados como enemigo en una amplia proporción del mundo islámico y de los países que ven con estupefacción cómo se las gasta el militarismo americano.
  3. Que además el gobierno español puede darse el lujo de no someterse al debido control parlamentario y no contestar, o contestar con evasivas, a las preguntas parlamentarias, porque en materia de Defensa nada de lo que hagan les pasará factura, ya que gozan del aplauso bobalicón del resto de los partidos del régimen.
  4. Que esta actitud es la habitual y que los demás partidos implicados en mantener invariable la política de defensa lo consienten y en el caso del PSOE, ha practicado la misma política cuando estaba en el gobierno.
  5. Que la sociedad, para colmo, ni siquiera se moviliza cuando se usan las bases militares en suelo español para potenciar y polarizar más aún una guerra inmoral como la de Siria.

No hay más conclusión que la de que seguimos en la minoría de edad en materia de defensa y otros toman las decisiones por nosotros. eso sí, en favor de sus propios intereses oligárquicos y en contra de los nuestros.

Share

La militarización de los corresponsales de guerra

Imagen de Lieven SOETE

Imagen de Lieven SOETE

Fuente:  Infodefensa.

El militarismo lo abarca todo.  También el sector de la información y el periodismo.

El 30 de septiembre finalizaron las XIII Jornadas de Corresponsales de Guerra del Ejército de Tierra.

El curso ha durado 7 días y ha formado a 25 periodistas para trabajar como corresponsales de guerra o bien empotrados en las propias unidades militares o para trabajar por su cuenta como freelance.

Nos ha sorprendido el listado de los talleres incluidos en el curso:

  • localización y señalización de minas y artefactos explosivos improvisados
  • primeros auxilios en zonas de conflicto
  • mecánica básica de vehículos en despliegues
  • conducción 4×4
  • cultura awareness
  • autoprotección
  • control de stress
  • prácticas nocturnas con unidades del Ejército
  • maniobras de embarque, desembarque y vuelo en helicóptero
  • riesgo NBQ, etc.

Como se ve, nada de periodismo, mucho menos de cultura de la paz, y sí mucho de militarismo, guerra y cómo ser útil para cuando estén empotrados.

Como se ve, el Ejército quiere que haya periodistas en sus misiones armadas en territorio extranjero.  Confían en que sus comentarios serán loables para la institución armada.

Hay dos aspectos más que nos han llamado la atención:

  • La selección de los aspirantes al curso se hace con criterios propios del Departamento de Comunicación del Ejército de Tierra.  Es decir, suponemos que antes se leerán su historial para ver cuáles han sido sus crónicas y opiniones sobre el militarismo y el intervencionismo patrio
  • El curso no tiene coste alguno para los concurrentes (sólo deberán pagarse alojamiento y traslado).  Con ello se empieza cuidando muy bien a aquellos periodistas que luego hablarán de las andanzas de los militares españoles en el extranjero.  Es decir, el curso tiene como función principal hacer amigos entre los civiles periodistas y, de paso, militarizarles un poco.

¿Es ética esta manera de actuar del Ejército de Tierra?  ¿Es un despilfarro que se dedique los recursos económicos cuantiosos (sólo hay que ver qué medios de transporte se usan en el curso) sin cobrar nada a los beneficiados?  ¿Quiere la sociedad española con sus impuestos militarizar a los periodistas?  ¿Sabemos de algún apartado de la vida civil en la que se forme a los periodistas gratis, a cargo de los presupuestos del Estado?

¿Se verá comprometida la imparcialidad y el espíritu crítico de los periodistas tras este curso?

Share

Guardias civiles para Irak, otra vuelta de tuerca a la visión militarista de la política exterior en el intervencionismo militar

%C2%A1La+calle+es+nuestra%21

POr Jon Díez Supat

Fuente: El País

Informa Miguel González, de El País, que el gobierno sonámbulo y provisional de Mariano Rajoy tiene acordado ya, sin recato a su interinidad en el cargo, enviar guardias civiles a Irak (ya tenemos 300 militares allí), nada menos que 30, para hacer de instructores del que será su cuerpo paralelo allí, y como “contribución suplementaria a la coalición internacional” que, decimos nosotros, ocupa con abrumadora ineficacia y odiosa injerencia aquel lugar.

Como González suele estar muy bien informado por el Ministerio de Defensa de sus cuitas y es uno de los voceros más acreditados de estas, debemos dar credibilidad a la noticia, lo cual nos preocupa porque nos hipoteca en una errada política militarista que puede poner en marcha con este gobierno, con el que construyan en breve (si es que tal ocurre) o con el desgobierno interino que resulte del embrollo de pactos de mesa camilla en liza.

Pero informa además González, que Rajoy tiene medio apalabrado participar a requerimiento de Francia en otros frentes militares internacionales y que aún no ha decidido si se lo deja decidido y autorizado ya de postre al que venga detrás o les manda un caballo de Troya envenenado con el precompromiso y la diplomacia europea ladrando para que, llegue quien llegue,adopte la medida ya prometida.

Aunque inicialmente Mariano Rajoy estaba dispuesto a que tropas españolas sustituyeran a sus homólogas francesas en algún país del África subsahariana, para que estas pudieran centrarse en combatir el yihadismo en Oriente Medio y la propia metrópoli, cuando el asunto saltó a la opinión pública optó por darle carpetazo para evitar que contaminase el clima preelectoral.

En tales circunstancias convendría que en la escenificación de pactos/no pactos, los actores del momento nos vayan diciendo qué piensan hacer al respecto, si refrendar el preacuerdo rajoiniano y aceptarlo como una pesada carga heredada, si rechazarlo y explicarles a los franceses las nefastas consecuencias de tanto ardor guerrero, o mirar para otro lado y que acabemos metidos en las nuevas aventuras militares sin un sí o un no.

Share

Los militares hieren a un civil cerca del polígono de tiro de Bardenas

Imagen: Luis Sanz

Fuente:  Noticias de Navarra.

Los entrenamientos de tiro con armamento ligero desde helicópteros que se realizan en el Polígono de Tiro de las Bardenas Reales de forma rutinaria quedaron suspendidos el jueves después de que un civil sufriera heridas de carácter leve al ser alcanzado por un proyectil cuando circulaba con un vehículo por el camino perimetral de las instalaciones militares, en una zona supuestamente segura. El Ejército del Aire, a través de la Comisión de Investigación Técnica de Accidentes de Aeronaves Militares (CITAAM), y la Policía Foral investigan el incidente originado por un proyectil disparado desde uno de los helicópteros que realizaban prácticas en el complejo militar y que acabó haciendo blanco contra el hombro del afectado.

El Ministerio de Defensa, cosa rara en él, reconoce los hechos y señala, parcialmente la autoría:

Según la información facilitada desde la Oficina de Comunicación del Ministerio de Defensa, el proyectil era de pequeño calibre y procedía de una de las ametralladoras laterales de los helicópteros que en ese momento participaban en unos entrenamientos en el polígono de tiro. Se trataba en concreto de helicópteros pertenecientes al Servicio de Rescate y Salvamento del Ala 48 de la Base Aérea de Cuatro Vientos (Madrid), que se encontraban efectuando disparos contra dianas situadas en tierra.

¿Ustedes piensan que pudo ser un accidente fortuito, fruto de la mala suerte y no de la impericia, ineptitud o …, de nuestros militares?

Por causas que están siendo investigadas, y después de recorrer varios kilómetros, uno de los proyectiles terminó impactando en el interior de un vehículo en el que viajaban las dos personas

Fuentes del Ministerio de Defensa, que mostraron su extrañeza por lo sucedido y apuntaron la posibilidad de que “probablemente el proyectil saliera del polígono de tiro tras haber rebotado”. En este sentido, destacaron que “solo un proyectil alcanzó el vehículo, cuando las ametralladoras disparan ráfagas”, hecho que reforzaría dicha hipótesis.

Por cierto, eso sí, que a caballerosos no les gana nadie.  El Jefe del Acuartelamiento de Bardenas invitó a comer a los turistas.

¿Qué es lo extraño?  El que juega con fuego, se quema.  Antes o después tenía que pasar algún accidente de este tipo porque lo que está mal en Bardenas es la mera existencia de un polígono de tiro.

Así lo señalan los antimilitaristas de la zona:

La Iniciativa Asamblearia de Antimilitaristas Bardenas Ya! ha manifestado, tras el suceso en el que un turista resultó herido de bala junto al polígono de tiro de Bardenas, que “ha llegado la hora de que sea el pueblo quien tome la decisión sobre la presencia de este polígono militar” en Navarra y ha manifestado que van a trabajar por “un gran referéndum” que “ponga fin a este enquistado problema”.

Bardenas Ya! ha exigido “una vez más” el desmantelamiento del polígono de tiro de Bardenas y ha rechazado, en un comunicado, “las maniobras militares que se realizan desde el más absoluto oscurantismo, aquí en el polígono de tiro de Bardenas”.

También ha censurado “las que viene preparando la OTAN para el próximo otoño, la llamada Trident Junture, en las que se planea el mayor despliegue militar en el sur de Europa desde finales de la guerra fría, y en las que participará también el Ejército español y se usarán algunas de sus bases, como la de Zaragoza”.

Este movimiento ha criticado que “la presencia de estas instalaciones militares son necesarias para la OTAN, para sostener su estrategia de guerra en otros lugares, donde se expolia a esos países y se asesina a su población”.

Y ha manifestado que estas instalaciones “son un peligro para la población local, como demuestran estos hechos y los ocurridos recientemente en mayo de este año, cuando también cayeron fuera del perímetro de seguridad dos bombas de humo cerca de otros dos  paseantes”.

La Iniciativa Bardenas Ya! ha señalado que la Junta de Bardenas es “responsable directa” de estos hechos, “al ser el ente que participa directamente del arrendamiento de los comunales de Bardenas al  Ejército español”.

Este indicente, que tampoco es el primero, ha motivado que Garoa Bai solicite al Ministerio de Defensa ne el Parlamento de Madrid el desmantelamiento del campo de tiro de Bárdenas Reales, opción a la que esperamos que se unan otros grupos politicos y sociales.

Por último.  A nosotros nos extraña mucho que la noticia no haya tenido más amplio eco.  Supongamos que un civil hubiese pegado un tiro y que la bala, tras recorrer varios kilómetros hubiese herido a un general en un acuartelamiento militar.  ¿Cuáles hubiesen sido los titulares del día siguiente en cantidad y calidad?  Otra prueba más de que los militares son tratados con un rasero informativo muy diferente.

Share

Israel también hace la guerra en la prensa

Imagen de Nicola Baruzzi

Fuente:  El Diario

Cada vez es más clara la presión continua que ejercita Israel sobre los medios extranjeros y, sobre todo, contra los periodistas independientes.

Xabier Abu Eid nos lo cuenta muy bien en su artículo:

  • Cada corresponsal que quiera cubrir la situación palestina sobre el terreno ha de tener, primero, una credencial de prensa israelí.  Dado que las fronteras de Palestina están controladas por Israel, esta credencial es la que le permite obtener el visado.
  • Israel limita la presencia de cámaras extranjeros o con políticas tributarias o con otros medios que buscan que las cadenas extranjeras contraten cámaras israelíes.
  • La inmensa mayoría de los corresponsales extranjeros vive en Isarel.  O por comodidad o por miedo o por imposibilidad de acceso a Palestina.  Por ello, muchas noticias no están basadas en la constatación directa de la realidad, sino que lo están en fuentes indirectas.

Un simple ejemplo: ¿cuál es la presencia en Belén de los medios españoles vinculados a la Iglesia católica? Nula ¿Otro? En los reportajes desde Israel los palestinos con ciudadanía israelí son prácticamente inexistentes, dando así cabida a la idea de un “Estado judío” y olvidando que más del 20% de sus ciudadanos son palestinos. ¿Quién conoce la existencia de cincuenta leyes aprobadas por la Knesset (el parlamento israelí) que discriminan a este segmento de la población? Generalmente esos corresponsales no son víctimas de las campañas de deslegitimación lideradas por la Hasbara(propaganda) israelí.

  • Israel gasta mucho dinero en acompañar a periodistas extranjeros:

Cuando Israel invita a periodistas en visitas pagadas, ¿no es deber del medio asegurar que el corresponsal vea además la otra parte? Así, hemos visto reportajes, por ejemplo, sobre la tecnología utilizada por el ejército israelí, pero no sobre los resultados que ésta provoca en la población palestina.

  • Incluso, influye el uso torticero, interesado y partidista del lenguaje:

Ello, junto a un particular uso de la terminología (por ejemplo, Jerusalén Este no se describe como ocupado o el internacionalmente reconocido Estado de Palestina es calificado como “los territorios palestinos”), contribuye a una visión que no refleja todos los elementos de la realidad.

Es decir, en estas épocas de guerra global, no sólo cuenta lo militar y la violencia.  Ésta se puede ejercer también sin armas y la prensa es un objetivo muy importante para los intereses de los contendientes.

Como se ve, en lo militar, la transparencia brilla por su ausencia.

Share

Violencia cultural: lo que la medicina debe a la I Guerra Mundial

Imagen de Alejandra H. Covarrubias

Fuente:  El País.

Nos hacemos eco hoy, con mucha indignación, del artículo de Miguel Ángel Criado, que basándose en una serie especial publicada por la prestigiosa revista científica The Lancet, nos explica todo lo que la medicina debe a la I Guerra Mundial.

¡Qué poco sentido crítico!  ¡Cómo nos gusta dejarnos llevar sin analizar, paso a paso, las frases que citamos!

Y con estas actitudes, quizá sin darnos mucha cuenta, contribuimos a que la cultura dominante del paradigmo cultural actual basado en la dominación-violencia se extienda, se perpetúe y nos parezca a todos el único que lo explica todo.  La actitud de Criado y de El País nos parece apología de la violencia y de las guerras, inadmisible en una sociedad que está harta del terrorismo y de la violencia en cualquiera de sus formas.  Su código ético les tendría que haber alertado de que este enfoque laudatorio de la Gran Guerra rompe no sólo los criterios de objetividad periodística, sino que también desprecia los avances civiles de la investigación médica (los mayores) y privilegia, por contra, lo que se deriva de las actividades violentas.

La verdad es que estamos hartos de que todo el mundo se declare anti guerras, pero que luego en su quehacer diario use las gastadas mentiras que justifican este modo de relacionarnos tan inhumano y bestial.

Lo primero que la medicina debe a la I Guerra Mundial es la dramática cifra de entre 10 y 31 millones de personas muertas entre civiles y militares.  Ya sólo este dado nos debería alertar contra el titular de El País y el ejercicio de propaganda militar que hacen en él.

Si los millones de millones que dedicó todo el mundo durante esos 4 años a matarse se hubiesen dedicado a sanidad, investigación, potabilización de aguas, alimentación de niños, etc., seguro que la salud humana hubiese sufrido una mejora de características no vistas anteriormente.

Las principales enfermedades infecciosas fueron combatidas con métodos científicos por primera vez en un tiempo donde no se conocían los antibióticos

Pues bien, una breve historia de los antibióticos nos puede indicar, con facilidad, que estos ya se conocían en los inicios de la I Guerra Mundial.  Entonces, en muchas partes del mundo se investigaba con ellos y sobre sus formas de uso.  La I G.M. lo que hizo fue paralizar, en gran medida, dicha investigación detrayendo recursos de la investigación sanitaria para usarlos en armas.

En ciencia se suele exigir demostrar la relación causa-efecto para afirmar que algo (la I G.M.) es el origen de otra cosa (avance de la medicina).  El autor del artículo no lo hace.  Que un médico militar aislase la bacteria de la disentería, que se avanzase en la visión moderna de algunas enfermedades psiquiátricas, o en la práctica quirúrgica a la hora de amputar, no son suficientes, ni de lejos, para estimar que la medicina debe mucho a la I G.M.  Lo más seguro es que todos estos hechos hubiesen ocurrido, y mucho antes, de no haberse interpuesto la I G.M., como, por otra parte, parece asumir parcialmente Criado cuando dice:

lo que supuso para la ciencia médica de entonces y, más importante, una vez que regresó la paz.

Efectivamente, los pilares de todos los avances que menciona ya estaban puestos de antes y en épocas de paz.  Sin embargo, El País y Criado se dejan llevar por la emoción bélica y todo lo fían a la gran carnicería mundial.

En fin, mal artículo, muy sesgado y tendencioso, muy bélico y violento, muy enaltecedor de la violencia máxima, muy poco crítico y analítico.

Una pena más de la amplia panoplia de artículo periodísticos que fomentan el paradigma de dominación-violencia.

Otro ejemplo más de lo que es violencia cultural y de las profundas diferencias que hay entre cultura de defensa militar y cultura de paz.

Quizá estaría bien que nuestros lectores escribiesen comentarios en la noticia de El País para que quede reflejo de nuestra repulsa.

Share

Periodismo y Defensa, una relación muy viciada

 

Fuente:  rt.

El mundo de la información en los temas de Defensa es muy especializado.  En España son pocos los medios que tienen acceso a buenas informaciones y primicias (infodefensa, onemagazine, Miguel González de El País, El Confidencial, ABC.  Y muy pocos más).  Los demás no acceden a la información con facilidad.  No es de extrañar porque tampoco acceden a ella los diputados con fluidez.

Parece ser que la información en Defensa, en regla general, sólo fluye a cambio de fidelidad:

La mayoría de los periodistas de los mayores y más reputados medios de comunicación de Alemania y otros países europeos están estrechamente vinculados a la Fundación Marshall y otros organismos transatlánticos asociados con la OTAN y EE.UU.

Así lo declaró en entrevistas concedidas al canal RT en inglés y al sitio web Russia Insider el periodista y exasesor del Gobierno federal de Alemania Udo Ulfkotte. Él fue parte del sistema de lo que ahora tacha de ‘periodismo corrupto’ durante su trabajo en el diario ‘Frankfurter Allgemeine Zeitung’, algo que reconoce y de lo que se arrepiente.

Ulfkotte explicó cómo los periodistas se corrompen a través de los contactos ‘exclusivos’ que les ofrecen los servicios de Inteligencia locales, los emisarios de la Alianza Atlántica del Norte en su propio país o agentes del otro lado del océano. Todos los periodistas (no solo en Alemania, sino ante todo en el Reino Unido e Israel) están asociados de algún modo u otro con este organismo político-militar, señaló a ambos medios.

Parece que si en el entorno OTAN quieres llegar a ganarte la vida como periodista puedes ser altamente influenciado por lo militarista:

No te dicen que debas colaborar con la Alianza Atlántica –comenta–. Te invitan a visitar Estados Unidos. Te ofrecen contactos útiles no oficiales u oficiales que trabajan para la Agencia de Seguridad Nacional u otras agencias estadounidenses. Tú entablas amistades, ellos te hacen favores y tú haces favores, y esos hombres te lavan el cerebro”.

Con los contactos obtenidos es mucho más cómodo practicar el periodismo, admitió el experto alemán. A este tema dedicó su libro ‘Periodistas comprados’ (‘Gekaufte Journalisten’).

El propio Ulfkotte confiesa haber firmado con su nombre algunos artículos no solo inspirados en lo que le ofrecían ‘en exclusiva’ los servicios secretos, sino directamente redactados por los agentes y posteriormente publicados en los periódicos alemanes. Este fue el caso de un artículo sobre los hipotéticos planes de usar gases venenosos en Libia durante el gobierno de Muammar Gaddafi. El caso formó parte de una campaña mediática en 2011 y fue apoyado por varios periódicos tan populares como ‘Allgemeine’.

Penoso.  Sin libertad de información no hay transparencia, ni juicio crítico, ni democracia verdadera.  La desmilitarización también tiene que ver con el periodismo y la información.

Share

Guerra digital en Gaza

Imagen de Naughton

El horror por las imágenes de muertos, heridos y destrucción en Gaza nos ha acompañado este verano de forma tan patente que, quizás, hemos tenido poco tiempo para reflexionar sobre asuntos menores, aunque importantes, de esta guerra.  Nos referimos a todo lo relacionado con la ciberseguridad y con el uso de las redes sociales.  En ellas también se ha librado esta guerra.  Como informa La Razón:

Tal y como sucediera hace dos años con la Operación Pilar Defensivo contra las milicias terroristas de Hamas, durante la Operación Margen Protector que ha tenido lugar este verano, las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) han empleado masivamente los medios de comunicación digital como herramientas de información pública, propaganda y contra-propaganda. Su empleo no sólo ha vuelto a poner de manifiesto el valor intrínseco del ciberespacio y la información como dimensiones del entorno operativo o la necesidad de emplear la comunicación estratégica en los conflictos armados; sino también han vuelto a ratificar que las capacidades cibernéticas e informativas están plenamente integradas en el planeamiento y conducción de las operaciones militares.

Para comprender la importancia estratégica de los medios de comunicación digitales para las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) deberemos retroceder al año 2008, cuando la Comisión Vinograd1 – encargada de depurar responsabilidades y proponer medidas para evitar la repetición de los errores cometidos durante la operación Recompensa Justa (2006) en Líbano – concluyó que la deficiente gestión informativa llevada a cabo por el gobierno y las FDI contribuyeron a que tanto la opinión pública doméstica como la internacional calificaran esta operación como un fracaso israelí a pesar de haber alcanzado la mayoría de sus objetivos estratégicos frente a Hezbolah. Aunque esta Comisión propuso introducir profundos cambios en la política de comunicación del gobierno y de las fuerzas armadas israelíes, la operación Plomo Fundido de invierno de 2008-09 contra Hamas supuso un nuevo revés en la comunicación estratégica del país.

Tras perder la batalla de las narrativas en el Líbano (2006) y en Gaza (2008-09), las FDI se vieron obligadas a replantear sus métodos y herramientas de comunicación estratégica. Durante la Operación Pilar Defensivo (2012) Israel explotó el potencial de los medios de comunicación digitales – especialmente las redes sociales, las plataformas multimedia y los blogs – para informar de sus acciones y alterar la percepción pública del conflicto.

Es decir, Israel prepara sus guerras con años de antelación y hace lo mismo en la cuestión de las Redes Sociales y los blogs.  Se trabajan sus futuras guerras con prevención para ir “conquistando” una visión internacional que les conviene y que les justifica luego, cuando cometen sus atrocidades.

Tienen una estrategia que no es ni mucho menos improvisada y que está basada en:

1.-  Dotaciones económicas importantes:

Tras el éxito informativo de la Operación Pilar Defensivo, las FDI recibieron una importante inyección económica para reforzar su presencia en medios de comunicación digitales con el fin de consolidar su comunicación en distintos canales y en varios idiomas.

2.-  Coordinación e innovación tecnológica.

Además, la Unidad del Portavoz de las FDI2, en su afán por mejorar la capacidad informativa del ejército, adquirió nuevas capacidades tecnológicas que le permiten seleccionar y editar las imágenes procedentes de las unidades que se encuentran en el campo de batalla para enviarlas de forma casi simultánea a los blogs y a las cuentas de las redes sociales de las FDI.

Además, al igual que ocurrió en 2012, un conjunto de cuatrocientos estudiantes israelíes han apoyado la labor de las FDI en las redes sociales mediante la operación ‘Israel Under Attack’ que se desarrolla en treinta y un idiomas en sesenta y dos países.

3.-  Control de lo que dicen en las redes sociales sus soldados:

Además, desde 2012, tras detectar el uso que los adversarios hacen de la información que los soldados comparten en las redes sociales, ha aumentado considerablemente el control sobre su uso, en especial de las de uso más común como Facebook, Twitter y Whatsapp. Como consecuencia se han multiplicado los mecanismos de monitorización de la actividad de los miembros de las FDI en las redes sociales, especialmente la de aquellos destinados en unidades que manejan información clasificada o sensible, y se ha impuesto un estricto código de conducta en el uso de Internet.

La réplica en las redes sociales:

Es de resaltar que en esta última guerra promovida por Israel ha habido contestación en las Redes Sociales y que es necesario resaltar su papel de contrainformación para la opinión pública.

Así, las víctimas de ambos bandos eran permanentemente contabilizadas y nos informaban de una guerra asimétrica con más de 2.000 muertos palestinos y más de 10.000 heridos palestinos, mientras en el bando israelí los muertos han sido 65 muertos, según nos cuentan en Público.

En esta noticia se nos muestran distintos titulares y fotografías que tienen por objeto dejar claro que los periódicos oficiales dan una información muy distinta a las de las Redes Sociales, acusando a los medios habituales de proximidad (por ignorancia o por opciones políticas o económicas) con los postulados israelíes y por la baja solidaridad con los gazatíes.

Sabemos que los medios no son libres ni pueden hacer frente a las presiones. La televisión pública española sacó a Yolanda Álvarez, corresponsal de TVE, de Gaza tras las presiones israelíes. La propia embajada en España la acusó de hacer “propaganda”, de ser una “activista de Hamás” e incluso de crear  escenas “resultado de un cásting y selección de escenarios al dictado de Hamás” para sus “crónicas dramatizadas”. ¿Qué pasaría si no llegase a las redes? Por suerte sí lo hizo y mientras TVE callaba, la periodista multiplicaba por 3 sus seguidores en Twitter en apenas 2 días y sus crónicas aumentaron en visitas.

Otro aspecto a reseñar son los periodistas independientes:

Ante la manipulación de los medios, queda la opción de los periodistas independientes. Sin las ataduras ni las presiones del establishment.  Isabel PérezAlberto SiciliaJuan Gómez o Ana Garralda podrían ser algunos de los nombres de aquellos periodistas que informan libremente a costa de arriesgar su vida al adentrarse en el fuego cruzado.

Y, por último, las redes sociales también han valido para otra forma muy distinta de entender los conflictos y guerras:  desde posturas noviolentas la gente ha usado las redes sociales para ejercer la crítica, las acciones internacionales de protesta y para demostrar su solidaridad.

Los autores del artículo acaban con una reflexión muy importantes:

Una vez más, Internet nos ha enseñado que mientras siga siendo libre, intoxicar la información seguirá siendo inútil. La sociedad civil tendrá la opción de comparar, descubrir y conocer al alcance de un click. El establishment no lo tendrá tan fácil.Estamos ante el verdadero cuarto poder en red.

Share

Nueva revista electrónica del IEEE

Fuente:  IEEE.

Nos hacemos eco del lanzamiento del número “0” de la revista electrónica del Instituto Español de Estudios Estratégicos, organismo del Ministerio de Defensa de España dependiente del Centro Superior de Estudios de la Defensa Nacional (CESEDEN) y del Secretario general de Política de Defensa.

Con la publicación del número cero de nuestra revista electrónica se cumple una vieja aspiración del Instituto Español de Estudios Estratégicos, que viene a cubrir el hueco de una revista de seguridad y defensa de carácter científico.  El Instituto nació hace 42 años en el seno del Centro Superior de Estudios de la Defensa Nacional como centro de pensamiento e Investigación. Desde sus inicios, han trabajado y colaborado militares y civiles, especialistas en diversos campos pero especialmente en el ámbito de la defensa, y desde hace unos años en el más amplio de la seguridad. Sus numerosas publicaciones, como son los 157 Cuadernos de Estrategia publicados, a los que hay que añadir el Panorama Estratégico anual y el Panorama Geopolítico de los Conflictos, han ido aportando análisis y conocimiento en el campo de la seguridad y la defensa.

Todo lo que sea informar sobre el mundo de la defensa nos parece muy necesario en la actual sociedad española.  Pero, no pensamos que desde el IEEE lo van a hacer desde ese carácter científico del que presumen.

Una de las características esenciales de la ciencia es su rigor y objetividad y ambas no le son dadas al IEEE por decreto del Ministerio de Defensa, sino que se han de ganar con algunos aspectos como la crítica razonada a las políticas que el propio ministerio que les financia lleva a cabo.

Aún así, bienvenidos sean para el debate sobre temas de defensa.

Share
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed