Tag Archive for observatorios sobre defensa

El engaño del SIPRI en las cifras del gasto militar mundial

Nos sorprende mucho ver imágenes como la que sigue:

En ella España figura en el puesto 16 del gasto militar mundial.  Y figuramos con un gasto de 14.800 millones de dólares.  Esto en euros serían, con el precio actual de 1 dólar por cada 0’86 €, un total de 12.728 millones de €.

Podemos ver que lo que dice el SIPRI (Instituto de Investigación por la Paz de Estocolmo), una de las fuentes con más seguidores del mundo para datos de militarismo, difiere mucho de lo que dice nuestro Ministerio de Defensa español:  7.638’54 millones de €, como detallamos en nuestra tabla sobre el Gasto Militar en España en 2017.

La diferencia son, nada más y nada menos, que 5.089’46 millones de €, un 66’62 %.

Pero no queda ahí la cosa.  Nosotros, con nuestros escasos medios, siguiendo el criterio OTAN sobre gasto militar y utilizando como fuente principal la información del Ministerio de Hacienda sobre Presupuestos, acabamos dando una cifra de gasto militar para 2017 del Estado Español de 34.068’29 millones de €, 26.429’75 millones de € más, es decir, un 446 % más sobre los datos del Ministerio de Defensa.

Y 13.701’75 millones de € más, un 207’65 % más de lo que dice el SIPRI.

Ocurre, que para explicarlo tenemos que ser conscientes de que:

  • El Ministerio de Defensa de España engaña continuamente a la ciudadanía con las cifras de gasto militar que hace públicas.
  • El Ministerio de Defensa de España, y sus cifras, son la principal fuente del SIPRI, que, suponemos que bienintencionadamente, se deja engañar año tras año sin auditorar las cifras que le ofrecen España y el resto de los Estados del Mundo.

Pero este engaño y autoengaño, respectivamente, tienen consecuencias funestas.  Si España, según Utopía Contagiosa, gasta en lo militar 4’46 veces más de lo que dice, qué harán el resto de los Estados mundiales.

Y eso sin tener en cuenta que sólo hablamos de lo que está presupuestado porque España tiene la costumbre de gastar mucho más de lo que presupuesta en Defensa:

como se ve, una media del 17’28 % más, al menos.

Si vemos el gráfico del comienzo del post, somos el 16º país en gasto según el SIPRI, pero según nuestras cuentas seríamos el 10º país en gasto militar, con un gasto de 39.653’44 millones de dólares.  Justo por debajo de Alemania.

Y esto no nos cuadra porque sí pensamos que Alemania gasta mucho más que nosostros.

Entonces, ¿y los demás países?, ¿mentirán como el Estado Español?  ¿Será nuestra mentira una mentira promedio o estaremos por debajo o por arriba de las trolas de los demás?

Pero la primera conclusión es clara:  los datos del SIPRI sobre gasto militar valen bien poco.  No son serios.  Valoran muy por debajo la realidad del gasto militar mundial.  En definitiva, ¿funciona el SIPRI como un vocero internacional del engaño en los gastos de defensa de los Estados, o como un verdadero órgano independiente de los Estados?

Share

Indicadores de paz y coste de la violencia

Esta es nuestro primer intento de presentar materiales para reflexionar en forma de infografía.

El tema son los indicadores de paz que múltiples organizaciones utilizan para hacer clasificaciones anuales sobre cómo va la paz en cada país.  Para ello reúnen una serie de indicadores a los que les dan valores negativos o positivos, según vayan en contra de la paz o a su favor.  Con ello hacen clasificaciones por países.

A estos datos le hemos unido el cálculo que ofrecen sobre el coste que tiene la violencia en millones de dólares, y algunas reflexiones generales.

Esperamos que este primer esfuerzo infográfico sea del agrado de l@s lector@s.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Share

Los riesgos de la sociedad: dos enfoques contrapuestos (Defensa Militar y Seguridad Humana)

Imagen de Robert Reimer

Fuente:  DSN

Desde hace una docena de años el Foro Económico Mundial publica sus informes Global Risks Report.

Nos ocupamos hoy del Informe sobre los Riesgos Globales de 2017.  En él han participado 750 expertos y se centra mucho en el caso estadounidense. Tan sesudo informe no se queda calvo al apostar por los riesgos más probables que se presumen para este año:

La edición de 2017 señala, como aquellos riesgos de mayor probabilidad de que ocurran, los sucesos derivados de una climatología extrema, los flujos migratorios no voluntarios a gran escala, los grandes desastres naturales, los ataques terroristas a gran escala, y los incidentes de robo o de fraude masivo de datos.

En función del grado de impacto, los cinco riesgos identificados son, por este orden, las armas de destrucción masiva, los sucesos derivados de una climatología extrema, las crisis relacionadas con el agua, los grandes desastres naturales y el fracaso en la mitigación y adaptación de los efectos del cambio climático.

Todos ellos se pueden abordar, si lo pensamos con detenimiento, por métodos no militares de manera más efectiva que mediante armas, guerras y ejércitos.  Son más propios de un enfoque de seguridad humana que de un enfoque militar.  Sin embargo, desde DSN, el Departamento de Seguridad Nacional, un apartado de Presidencia de Gobierno, preferirían convencernos de que lo fundamental es que sigamos usando las mismas metodologías fallidas contra problemas que son incapaces de resolver.  Como vemos una visión muy contradictoria la del Gobierno español.

El Global Risks Report 2017 se estructura en tres partes: el paisaje de los riesgos globales, los desafíos políticos y sociales, y la gestión de la cuarta revolución industrial.

El paisaje de los riesgos globales
En el informe Global Risks Report 2017 se destaca una significativa y creciente interrelación de los riesgos sociales, económicos y políticos. El informe resalta cinco áreas de riesgos globales, para las que se precisa una acción urgente:

Crecimiento económico y reformas del mercado capitalista: Desde el comienzo del siglo XX, y hasta la década de los ochenta, la desigualdad ha disminuido en los países industrializados. Sin embargo, en los últimos años, y particularmente, entre 2009 y 2012, los ingresos económicos del 1% de la sociedad más rica en los Estados Unidos ha crecido más del 31%, en comparación con un crecimiento de apenas el 0,5% del 99% del resto de la población.
De esta forma, la desigualdad es percibida como la tendencia más importante para los próximos diez años.
Reconstrucción de la sociedad: Décadas de cambio rápido social y económico han ampliado la brecha generacional y han amplificado determinados asuntos relacionados con la identidad nacional y los valores culturales.
La política está siendo definida, de forma cada vez más intensa, por un clima de “post-verdad”. Esto se traduce en una corriente de debate político que tiene como objetivo la división de la opinión pública. El desafío será saber encontrar formas inclusivas para tender puentes allí donde exista una división cultural, y preservar los derechos del individuo.
Gestión de la disrupción tecnológica: La tecnología está trasformando el mundo de forma radical y moldea los riesgos a los que hacemos frente. Aproximadamente, el 86% de la disminución de empleo manufacturero en los Estados Unidos entre 1997 y 2007 fue debido a la automatización, en comparación con menos del 14% debido al comercio.
Con la mitad, al menos, de todos los puestos de trabajo en riesgo, debido al rápido cambio tecnológico, la naturaleza del trabajo en sí mismo está en transformación. Resultan necesarios nuevos sistemas colaborativos para minimizar el riesgo de una dramática disrupción social y de una disparidad creciente de ingresos.
Fortalecimiento de la cooperación global: El año 2016 ha sido testigo de signos repetidos de una disminución del compromiso para la cooperación global, y del resurgimiento de un interés en la adquisición de capacidades militares a nivel nacional. El progreso hacia la adopción de acuerdos comerciales multilaterales se ha ralentizado. Algunos veredictos prominentes emitidos por tribunales internacionales han sido rechazados. Lo anterior refleja la pérdida de confianza en los mecanismos de seguridad colectiva.
Un área de particular interés es la relativa a los riesgos medioambientales. El Acuerdo de París ha sido ratificado por más de ciento diez países. Sin embargo, la situación permanece crítica. Los últimos dieciséis años han estado entre los diecisiete más cálidos de la historia, desde que se disponen de registros. Para limitar el riesgo de catástrofes derivadas de los efectos del cambio climático resulta necesario mantener el calentamiento global por debajo de los 2ºC. Para ello, las emisiones de CO2 han de ser reducidas entre un 40 y un 70% antes del año 2050, y eliminadas por completo en 2100.

Desigualdad, inclusividad, empleo, cooperación y medioambiente.  Estos son los riesgos que establece el informe.  ¿Pueden los ejércitos y las intervenciones militares fuera de frontera hacer algo contra estos riesgos?  Nos parece que lo único que hacen, de continuo, es agravarlos.

Desafíos políticos y sociales
La segunda parte del informe Global Risks Report 2017 pone el foco en tres riesgos relacionados con la dimensión política y social.

El primero de los tres «riesgos en foco» considera tres razones principales que ponen en desafío el actual orden liberal. En concreto, el impacto de la disrupción tecnológica, la profundización de la polarización social y cultural y el surgimiento del debate político denominado “post-verdad” generan inquietudes sobre cómo hacer el crecimiento económico de forma más inclusivo y cómo reconciliar la identidad nacional con una sociedad cada vez más diversificada.
El segundo riesgo está relacionado con el funcionamiento de la sociedad y la política. Muestra una tendencia de estrechamiento del espacio cívico, que se materializa en ejemplos concretos tales como la disminución de la inversión pública en iniciativas de carácter cívico-social o humanitario.
En tercer lugar, una de las causas del aumento en la desafección del status quo político y económico es que los sistemas de protección social se encuentran cercanos a su punto de ruptura. Este factor, unido a la disminución de los sistemas de protección social de los trabajadores, sugiere la necesidad de una aproximación innovadora  para rellenar el hueco existente entre la masa social y la protección que la administración puede proporcionar.

¿No sería una buena opción disminuir los gastos militares para poder rellenar el hueco existente, cada vez mayor, entre las necesidades de protección social de l@s ciudadan@s y la cada vez menor inversión pública en estas necesidades?  Parece que últimamente el Estado sólo gasta en protegerse.

Gestión de la cuarta revolución industrial
La cuarta revolución industrial fue el tema central del foro Davos 2016. Este término hace referencia a la transformación global producida por el fuerte avance digital. Se trata de un auténtico tsunami tecnológico que provoca un efecto disruptivo y acelerador al que se ve sometido la sociedad actual.
En el informe de 2017, la cuarta revolución industrial se presenta como un desafío a la gobernanza, por la dificultad de sus procesos asociados de adopción de normativa, estándares internacionales, instituciones y otros mecanismos requeridos para modelar el desarrollo de la tecnología de forma apropiada.
La regulación de los rápidos desarrollos tecnológicos es una tarea muy compleja y desigual. Así, mientras que existen áreas emergentes, como la biotecnología, que está altamente regulada, pero a una velocidad de avance muy lento, encontramos otras, como por ejemplo la inteligencia artificial, que apenas se encuentra gobernada.

Nuevamente el enfoque es estatista y no ciudadano.  A los Estados les interesa, sobre todo, la regulación para proteger sus intereses.  A l@s ciudadan@s les interesa, sobre todo, poder utilizar las nuevas tecnologías para fomentar y apuntalar derechos sociales, para campañas de solidaridad.

Como se ve, podríamos estar de acuerdo en los riesgos, aunque nosotros incluiríamos uno más con muchas facetas:  el gasto militar, los ejércitos, la producción y venta de armas, el despilfarro militar,…  Pero a la hora de proponer soluciones la divergencia es total:  el Estado y sus expertos se quieren proteger, la ciudadanía queremos ejercer y conquistar derechos políticos, económicos y sociales.

Share

Nuevo estudio del Índice Global de Paz: el mundo es menos pacífico que en 2008

Fuentes:  Global Peace Index.

El mundo se está volviendo un lugar menos pacífico a marchas forzadas, según la última edición del informe anual ‘Global Peace Index’, confeccionado por el Instituto para la Economía y la Paz (IEP). Este estudio analiza 23 indicadores en 163 estados y territorios

Según el estudio hay 81 países que se han vuelto más pacífico y 78 que han empeorado.

A escala global, los cambios que se han producido entre 2008 y 2016 son los siguientes, recordando que en la gráfica la parte alta representa menos paz y la baja más paz.

índice paz mundial 2008-2016

El ránking de los países más pacíficos contiene a España en el puesto 25:

países más pacíficos

En cambio el ránking de los países menos pacíficos está compuesto por países de Oriente Medio y Asia y África:

países menos pacíficos

En lo que concierne a Europa se analizan 36 países siendo los modelos Islandia y Dinamarca.  Sorprende la 4 plaza de nuestra vecina Portugal, que mejora respecto al año pasado.

países pacíficos en Europa

Los principales exportadores europeos de armas:  Gran Bretaña, Francia, Alemania, Italia y España tienen puestos bajos:  27, 26, 11, 24 y 18, respectivamente.

Destaca Turquía en el último puesto y en el 145 del total mundial, y Grecia en el puesto 34 europeo y 82 mundial.

Otra sorpresa, si lo pensamos bien no tanto, es EE.UU. que ocupa el puesto 103 del ránking mundial.

Los países que más han mejorado en este ránking son:

países mayor mejora paz

Panamá fue el país que más mejoró en el ranking tanto en la puntuación y como en la clasificación.  Su principal ganancia deriva de mejoras en su situación interna. Esto fue impulsado por una reducción de la probabilidad de manifestaciones violentas y, en menor medida, la inestabilidad política, así como un mejor rendimiento en las la escala de terror político.  El país también parecía menos militarizado que en el año anterior. Hubo una reducción en el gasto militar como porcentaje del PIB, así como en el volumen de las importaciones de armas convencionales.

En el aspecto positivo sorprende Mauritania, gracias a las mejoras en su situación doméstica, y en las puntuaciones de conflcitos y la reducción de la militarización en curso. Mauritania se ha estado recuperando de su propios conflictos internos y en ocasiones se ha visto afectada por conflictos violentos con los países vecinos, principalmente Mali.  Las contribuciones financieras a las misiones de paz de la ONU fue el que más contribuye a la mejora en su puntuación.  A pesar de su destacado papel en la seguridad regional, el país llegó a ser menos militarizado: el gasto militar se redujo, al igual que el número de el personal de las fuerzas armadas, aunque esto fue compensado en parte por una
aumento de las importaciones de armas.

Y los que han sufrido los mayores empeoramientos:

países mayor empeoramiento paz

Yemen sufrió, con mucho, el deterioro más pronunciado en su puntuación de GPI.  A principios de 2015, la guerra civil se convirtió en un conflicto regional debido a la intervención de una coalición de estados árabes dirigidos por Arabia Saudí y que incluye casi todos los demás estados del Golfo. Esto ha dado lugar a una campaña de ataques aéreos y operaciones terrestres y, junto con el conflicto existente entre las facciones internas, ha creado una gran crisis humanitaria. El resultado ha sido un aumento masivo en el número de refugiados y desplazados internos, así como un aumento en las muertes por conflictos internos.

En 2015 Turquía sufrió de una profundización de sus males en seguridad interna, un enfoque de línea dura continuada por el gobierno de Recep Tayyip Erdogan y los efectos secundarios del conflicto con la vecina Siria. El desencadenante principal del deterioro de la situación interna fue el resurgimiento del conflicto entre el Estado y el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), así como un aumento de la actividad terrorista, sobre todo por parte de ISIL.   Y eso que no cuentan los acontecimientos en los dos golpes de Estado recientes.

Si nos fijamos en otra perspectiva del problema podemos ver cómo, en lineas generales, los países mayores exportadores de armas del mundo están situados en la escala de buenos indicadores internos de paz, mientras que sus compradores del Sur se encuentran, en general, en lugares pésimos. Algo tendrá que ver lo uno con lo otro, aunque tal vez hiciera falta algún indicador que midiera esta corelación.

Share

Oportunidades de paz y escenarios de riesgo para 2016

Imagen de aipaz.org

Con el final de año y el comienzo del nuevo suele ser habitual que los distintos observatorios de conflictos nos hagan partícipes de sus predicciones.  En este caso nos hacemos eco de los análisis del a catalana Escola de Cultura de Pau para 2016.

En 42 interesantes páginas desarrollan sus análisis sobre:

  • Oportunidades de paz:  Chipre, Burkina Faso, Tailandia, Nyanmar, y la perspectiva de género en los procesos de paz.
  • Escenarios de riesgo:  Burundi, Malí, República Democrática del Congo, Sudán del Sur, Venezuela, Afganistán, Filipinas, el conflicto Turkía-Kurdos, Yemen, y la amenaza yihadista.
  • En un anexo nos listan las oportunidades de paz y los escenarios de riesgo de años anteriores.

Como se ve, la Escola de Cultura de Pau ha tenido que desarrollar más trabajo en los riesgos de guerra que en las oportunidades de paz.  Todo un indicador sobre la realidad internacional.  Y, nuevamente, África y Asia son los escenarios más tormentosos.

Algunos titulares de sus planteamientos son.

  • Sobre Burkina Faso:  El nuevo escenario político en Burkina Faso caracterizado por una mayor pluralidad, representa el fin del sistema de dominio de partido único de Estado, abriendo un nuevo marco político para la consolidación de la democracia.  La reforma del sector de seguridad en Burkina Faso se presenta crucial para relegar de manera definitiva al Ejército del control del aparato político nacional
  • Tailandia:  En 2015 se cumplieron parcial o totalmente las tres condiciones que acordaron los Gobiernos de Tailandia y Malasia para el inicio de un proceso de paz: una reducción sustancial de la violencia antes del inicio de las negociaciones; la inclusión de todos los grupos armados que operan en el sur de Tailandia; y la presentación de demandas comunes o unificadas por parte de las organizaciones insurgentes
  • Nyanmar:  En 2015 Aung San Suu Kyi obtuvo la victoria en las urnas en Myanmar y se logró la firma de acuerdo de alto el fuego con ocho grupos insurgentes
  • La perspectiva de género en los procesos de paz: inclusividad y sostenibilidad.  Los acuerdos alcanzados en procesos de paz más inclusivos son más sostenibles
  • Sobre Malí:  Tanto los programas de entrenamiento de las fuerzas nacionales de seguridad implementados por EEUU y por la misión europea EUTM, como las operaciones de combate francesas se han mostrado ineficaces a la hora de contener la amenaza yihadista en Malí
  • Sobre Venezuela:  Tras más de 15 años de control absoluto de las instituciones por el chavismo, el régimen ha recibido un duro golpe que abre un escenario incierto, caracterizado por el temor al incremento de las tensiones políticas, a la mayor polarización social y a posibles estallidos de violencia
  • Sobre Turkía y los kurdos:  El colapso del diálogo entre Ankara y el PKK, la urbanización de la guerra y la “sirianización” de la cuestión kurda en Turquía apuntan a riesgos de una mayor deriva del conflicto.  Está por ver si en el proyecto de hegemonía política del régimen de Erdogan hay voluntad real para una solución pacífica y dialogada al conflicto kurdo
  • Violencia armada en Yemen: ¿una nueva Siria invisibilizada?  La Cruz Roja advirtió en septiembre que después de cinco meses de conflicto Yemen ofrecía un panorama similar al de Siria después de cinco años de guerra
Share

Occidente sólo sufre el 2’6 % del terrorismo mundial

Fuente:  visionofhumanity.org

Nuevamente nos sorprende el Instituto para la Economía y la Paz con un estudio muy valioso.  Esta vez sobre el terrorismo.  Hecho en 162 países, el 99 % de la población mundial.

Nos presentan un mapa interactivo con la información sobre terrorismo

Y muchos datos relevantes, como:

  • En 2014 murieron por terrorismo 32.658 personas, la cifra más alta de todos los tiempos.  En 2013 fueron 18.111 personas.
  • Boko Haram e ISIS fueron los responsables del 51 % de estas muertes.
  • El 78% de todas las muertes y el 57% de todos los ataques se produjeron en sólo cinco países:  Afganistán,  Irak,  Nigeria, Pakistán y  Siria.
  • Irak sigue siendo el país más afectado por el terrorismo, con 9.929 víctimas mortales terroristas la más alta jamás registrada en un solo país.
  • Nigeria experimentó el mayor incremento en la actividad terrorista, con 7.512 muertes en 2014, un aumento de más del 300% desde 2013.

Imagen de vision of humanity

 

  • El coste económico mundial del terrorismo llegó a un máximo histórico de US $ 52,9 mil millones.
  • Desde el año 2000 ha habido más de 61.000 ataques terroristas, matando a más de 140.000 personas.
  • El número de países que experimentaron al menos una o más muertes por la actividad terrorista ha aumentado de 59 en 2013 a 67 en 2014.

En cuanto a las causas del terrorismo, los datos hablan por sí solos:

El 92 % de todos los ataques terroristas entre 1989 y 2014 se produjo en los países donde la violencia política por parte del gobierno era generalizada, mientras que el 88% de todos los ataques terroristas entre 1989 y 2014 se produjo en los países que estaban experimentando o involucrados en conflictos violentos.

Aunque en Occidente nos quejamos mucho de la lacra del terrorismo (con razón, claro), los datos demuestran que no somos sus principales sufridores:

La mayoría de las muertes por terrorismo no se producen en Occidente.  Excluyendo el ataque del 11 de septiembre sólo el 0,5% de las muertes por el terrorismo se han producido en Occidente desde 2000. Incluyendo 11 de septiembre, el porcentaje alcanza 2,6.

Lo cual deja muy clara la manipulación política y de los medios de comunicación para conseguir que las sociedades occidentales no cejen en la senda de la militarización y la exportación de guerras al Tercer Mundo.

Share

¿Cuál es la amenaza global más importante?

Fuente:  Pew Global

Imagen de Pewglobal.org

La encuesta del Centro Pew nos da que como primer resultado aparece el cambio climático.  Sobre todo en América Latina y África.  El segundo resultado es la inestabilidad económica mundial.  Norteamericanos, europeos y Oriente Medio citan a ISIS como el principal factor de preocupación.

Por el contrario, las preocupaciones sobre el programa nuclear de Irán, así como los ataques cibernéticos en los gobiernos, bancos o corporaciones se limitan a unas pocas naciones. Israelíes y estadounidenses se encuentran entre los más preocupados por el programa nuclear de Irán, mientras que los surcoreanos y estadounidenses tienen la mayor preocupación por los ataques cibernéticos con relación a otros públicos. Y la aprehensión sobre las tensiones entre Rusia y sus vecinos, o las disputas territoriales entre China y los países vecinos, siguen siendo en gran medida las preocupaciones regionales.

Todo ello muy demoledor de los análisis militares al uso.  Y, además, dan una visión de que la población mundial tiene ideas claras sobre qué hay que defender y que muchas de ellas hablan más de Seguridad Humana que de defensa militar.

Hace poco nos hacíamos eco de otro enfoque:  ¿Qué país es la mayor amenaza del mundo?

El nuevo análisis también nos da datos sobre las opiniones en España y destacamos entre los países de nuestro entorno por una mayor preocupación comparativa por el cambio climático, por la inestabilidad económica mundial, ISIS y el programa nuclear de Irán.

Sin embargo, nos preocupamos menos que la media de nuestro entorno por los ataques cibernéticos

Preocupación mundial

 

En el análisis regional, el top de amenazas por región (% de los muy preocupados sobre …) es el siguiente:

Imagen de Pewglobal.org

 

Share

Contener la violencia costó 9’4 billones de dólares USA en 2013

Imagen de Global Peace Index

Fuente:  Índice Global de Paz.

Ya hemos hecho referencia al Índice Global de Paz en otro artículo.  En él aparece un dato que nos llamó poderosamente la atención:  el coste global de contener la violencia, que se desarrolla en la siguiente tabla:

COSTES DE LA VIOLENCIA GLOBAL2013
Tipo de violenciaCoste directo (en mil millones de dólares)
Gastos militares2.535
Homicidios720
Seguridad interna625
Crímenes violentos325
Seguridad privada315
Encarcelamiento185
Producto Interior Bruto perdido por conflictos130
Muertos por conflictos internos30
Miedo25
Terrorismo10
Mantenimiento de la Paz5
Desplazados y refugiados2
Muertos por conflictos externos1
Total (coste directo, sólo)4.908
Total (incluyendo el efecto multiplicador 1por 1 del coste de la paz)9.816

En total 4.9 billones de dólares USA en 2013.  179.000 millones de dólares más que en 2012.  

Llama la atención el que llaman «factor multiplicador de la paz».  Este factor lo incluyen porque argumentan que todo gasto tiene efectos multiplicadores en la economía, es decir, genera nueva actividad económica (porque provoca empleo, nuevas inversiones, etc.).  En este caso, al coste de contener la violencia le dan un factor multiplicador de 1 por 1, y consideran que es un cálculo bastante corto. Quiere significar que cada euro invertido generará otro de actividad económica.

La argumentación de este factor multiplicador de la paz se encuentra en la página 9 del informe «El coste económico de la contención de la violencia«, publicado por el Instituto de Economía y Paz (en anagrama IEP).

El IEP es un think tank que se dedica, desde 2007, a cuantificar económicamente la paz, su objetivo es cambiar el paradigma en el que el mundo entiende la paz, aunque el paradigma al que quieren llegar es, también, moderado.

Pero también llama la atención el hecho de que la violencia, en este estudio, no es considerada desde una perspectiva tan estrecha como la usual, sino que acogen otras dimensiones de la misma, para entenderla como algo mucho más amplio, y por lo tanto, sus costes no se limitan a las guerras en el extranjero y los gastos militares, sino que se tienen en cuenta muchos más apartados, 14 en total.

A muchos les parecerá este enfoque exagerado; sin embargo a nosotros no.  Nos parece que le faltan algunos aspectos como la contención de los costes ecológicos que provoca la violencia (en las guerras, intervenciones militares a países extranjeros, contaminación por la preparación militar, etc.), o los porpios de la violencia estructural y cultural, por ejemplo.

Por otro lado, el análisis atento de los items que manejan para su estadístic, en nuestro criterio nos acerca a un enfoque de paz negativa, de paz como ausencia de conflictos, de mero control y contención de la violencia, no de paz positiva.  En ningún momento se habla del gasto de políticas proactivas que intenten imponer un estado de paz positiva en los conflictos, lo cual nos hablaría de un coste mucho mayor de la paz, pero también de un retorno muchísmo mayor de la políticas de paz en el aspecto económico.

A pesar de esta crítica, ellos argumentan que sus mediciones se refieren a una paz positiva y su opinión nos parece un tanto peculiar y discutible, pero un buen punto de comienzo.  En otra publicación:  «Pilares de la paz»  desarrollan 6 pilares de la paz:

  1. Buen funcionamiento del gobierno.
  2. Entorno empresarial saludable
  3. Distribución equitativa de los recursos
  4. La aceptación de los derechos de los otros
  5. Las buenas relaciones con los vecinos
  6. La libre circulación de la información
  7. Alto nivel de capital humano
  8. Los bajos niveles de corrupción

con los que intentan definir las características nacionales que están más estrechamente asociadas a la paz, una paz tal vez algo m ás que ausenci de guerra, pero algo menos que una paz positiva entendida desde un planteamiento basado en la seguridad humana.

¿Dónde quedan en este índice las ongs, los individuos, la sociedad, claves para nosotros en la política constructiva de paz?

No obstante, con los parámetros empleados por la entidad, el gasto mundial en contener la violencia es desmesurado, y habla, sobre todo, de la desmesura de la violencia y de su cultura en nuestras sociedades.

Una asignatura a la que hay que seguir dedicando esfuerzos y trabajo.

Share

Índice Global de Paz 2015

Imagen de esglobal.org

 

El Institute for Economics and Peace acaba de publicar su Global Peace Index 2014, todo él en perfecto inglés.

Un resumen en castellano lo podemos encontrar en esglobal.org, donde se destacan los siguientes datos:

1.-  «Cuatro de las nueve regiones geográficas experimentaron más paz: Europa, Norteamérica, África subsahariana y Centroamérica y el Caribe. En las otras cinco, la situación empeoró. Los cambios más notables del Índice se observaron en Oriente Medio y Norte de África (la región MENA), donde varios países sufrieron un aumento de la violencia relacionada con las luchas sectarias y los conflictos civiles, hasta el punto de que se convirtió en la región menos pacífica del mundo».

2.-  «Islandia es el país más pacífico, y los 10 primeros países en la clasificación del GPI son, todos ellos, democracias estables. Los países nórdicos y de la región alpina están especialmente bien representados. También hay varios países de la región de Asia-Pacífico en lo alto de la lista: Nueva Zelanda en el 4, Japón en el 8 y Australia en el 9».

3.-  El ránking para Europa es el siguiente:

IGP europa rk

Curiosidades:

España ocupa el número 18 a nivel regional y el número 26 a nivel mundial.  No parece mucho.  Alemania es el 12 a nivel regional y el 17 a nivel mundial.  Italia, 34 y 22.  Reino Unido:  47 y 26.  Francia:  48 y 27.  Muchos países europeos adelantan a los grandes países intervencionistas y militaristas europeos.

4.-  El caso de Estados Unidos también es reseñable:  ocupa el lugar 101 del mundo.  El listado llega a 124.  EE.UU., exportador de violencia directa, cultural y estructural a todo el mundo, es uno de los países con menos paz según este informe.  No nos extraña.

5.-  El listado de los peores países es el siguiente:

IGP peores países

6.-  En los últimos ocho años, la puntuación media ha caído un 2,4%, lo cual quiere decir que, por término medio, el mundo se ha vuelto ligeramente menos pacífico.

7.-  La tendencia a ser menos pacíficos se ha debido sobre todo al deterioro de varios indicadores de paz interna. De los cinco factores esenciales que han empeorado más de un 5%, cuatro son internos y uno externo: refugiados y desplazados internos como porcentaje de la población, muertes por conflictos internos, impacto del terrorismo, probabilidad de protestas violentas y percepción de la criminalidad.

8.-  En el lado positivo, durante los ocho últimos años han mejorado varios indicadores de paz exterior. Las relaciones con los países vecinos se han reforzado, en particular en Sudamérica, la financiación de las contribuciones a las labores de mantenimiento de la paz de la ONU (¡qué curioso que este dato lo consideren positivo, siendo las operaciones totalmente militarizadas y, en muchas ocasiones, muy violentas!) ha aumentado y el número y la intensidad de los conflictos externos han descendido a medida que muchos países retiraban sus tropas de Irak y Afganistán.

9.-  En 2008 no había más que tres países con una puntuación peor que 3 sobre 5: Somalia, Irak y Sudán. En 2015, sin embargo, son nueve los países en esa situación: Siria, Irak, Afganistán, Sudán del Sur, República Centroafricana, Somalia, Sudán, República Democrática del Congo y Pakistán, lo cual pone de relieve el empeoramiento que han sufrido los países menos pacíficos del mundo.

10.-  En 2014, la repercusión de la violencia en la economía mundial fue enorme, con un cálculo de 14,3 billones de dólares, el 13,4% del PIB mundial. Esta cifra equivale a las economías unidas de Brasil, Canadá, Francia, Alemania, España y Reino Unido. Desde 2008, la repercusión económica total en el PIB mundial ha aumentado un 15,3%, de 12,4 billones de dólares a 14,3.

Share

Observatorio sobre el ciclo armamentista

cicle armamentista

Observatorio del Ciclo Armamentista.

Damos la bienvenida a esta nueva iniciativa del Instituto Catalán Internacional por la Paz  que consiste en dar información

de lo que tiene que ver con la defensa armada de los estados y que afecta a todos los elementos de la cadena de producción de las armas, las fuerzas armadas y los presupuestos que los estados dedican a mantenerlos.

 

Este Observatorio está organizado en tres grandes secciones:

  • la primera sección incluye los diferentes procesos del ciclo armamentístico (gasto, I + D, industria y comercio de armas),

  • la segunda ofrece datos específicos sobre las fuerzas armadas y las operaciones militares en el exterior y, por último,

  • la tercera sección recoge las políticas que regulan la defensa nacional y los compromisos adquiridos por el propio Estado en los organismos multilaterales de defensa.

Todos estos datos nos parecen necesarios y muy útiles para poder desarrollar el necesario control de las decisiones políticas en materia de Defensa por parte de la sociedad civil.

Share
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed