Tag Archive for Objetivos Desarrollo Sostenible

Los ecologistas no son el enemigo

Imagen de Lur Rusines

Imagen de Lur Rusines  Titulada:  Desobediencia.

Fuente:  La Marea.

Os recomendamos la lectura del artículo de Olivia Carballar en La Marea.

Cualquier lucha ecologista, feminista, pacifista, pro tercer mundo, animalista, … corre el peligro de ser interpretada como una lucha contra los intereses económicos de uno u otro pueblo, ciudad o país.  ¿Quién nos dará empleo si la gente no viene a visitarnos para ver cómo se mata a un toro, de qué viviremos si no es de empleados de una base militar, no os dais cuenta de que si filtráis que nuestro agua tiene mercurio será peor para todos, para nuestras ventas de hortalizas, para el turismo, …?

Cualquiera que lucha por la mejora de cualquier aspecto de la sociedad se ha quedado estupefacto cuando alguien bienintencionado (de los malintencionados ni hablamos) le acusa de ser el enemigo de los intereses del común.

Los pacifistas lo que queréis es que nos invadan, el ecologismo impide el desarrollo de los pueblos, el feminismo amordaza al hombre y sus sentimientos, los animalistas no pensáis en los humanos, antes nosotros que el Tercer Mundo, …

Olivia Carballar nos lo deja muy claro en su artículo:  los ecologistas no eran el enemigo.  El enemigo era una industria minera irrespetuosa con el medio ambiente y los habitantes de la zona, el enemigo eran unas administraciones que miraban para otro lado.

En este blog siempre hemos apostado por los movimientos sociales.  Ellos son los que verdaderamente defienden lo que queremos defender y son los verdaderos actores de la lucha social por una defensa de la Seguridad Humana y la Seguridad Ecológica:  medio ambiente, educación, salud, empleo, etc.  Y lo hacen con metodologías de acción noviolentas y promoviendo la participación desde la base.  En muchos movimientos de base la gente colabora con su tiempo libre, con su propio dinero, con sus vacaciones, con lomejor de sí …

Sus desobediencias son las semillas de un futuro más justo, más ecológico, más humano, más pacífico.  No son chiquilladas o cabezonerías.  No son bravuconadas.  Son muestras de un alto compromiso personal y político que se expresa en grupos en los que no se quiere conquistar el poder, sino ejercerlo en común y desde la base; en los que no se busca llegar a la cumbre de la pirámide sino compartir responsabilidades y trabajos.

Conviene recordarlo.  Recordarlo y apoyarles, animarles, sonreírles.

Share

Llegar al 0’7 % de la Ayuda al Desarrollo sólo supondría usar el 30’29 % del Gasto Militar oculto

Imagen de Luis Marina

Imagen de Luis Marina

Hace poco informábamos que España, desde la época de González, ha hecho 79 intervenciones militares en el extranjero.  De ello, sin dificultad, se deduce que nuestra política exterior es militarista y violenta.

También hemos publicado un estudio sobre el Gasto Militar español en 2016.  En él resaltábamos que el presupuesto del Ministerio de Defensa es de 5.787’89 millones de €, pero que el Gasto Militar español en 2016 será de 30.928’86 millones de €.  Esto hace que el 81’29 % del Gasto Militar español para 2016 esté oculto (un total de 25.372’72 millones de €) en múltiples partidas.  Una de ellas es en el presupuesto del Ministerio de Exteriores, donde, al menos, se ocultan 201’17 millones de € de Gasto Militar.

¿Cuál sería la alternativa?

Pensamos que, al menos en parte, la cooperación con otros pueblos, justa y solidaria.

Todos recordamos aquel pujante movimiento del 0’7 % para cooperación.  Aquella lucha que aún continua aún no ha dado los frutos apetecidos.

Ahora, Intermon-Oxfam publica cómo ha sido la evolución de la ayuda a la cooperación desde 1980.  Copiamos sus datos y añadimos en la siguiente tabla los gobiernos responsables:

Año% Ayuda al DesarrolloGobierno
19800'08Suárez
19810'13Calvo Sotelo
19820'13Calvo Sotelo
19830'04Felipe González
19840'08Felipe González
19850'10Felipe González
19860'09Felipe González
19870'08Felipe González
19880'07Felipe González
19890'14Felipe González
19900'20Felipe González
19910'24Felipe González
19920'27Felipe González
19930'28Felipe González
19940'28Felipe González
19950'24Felipe González
19960'22Felipe González
19970'24J.M. Aznar
19980'24J.M. Aznar
19990'23J.M. Aznar
20000'22J.M. Aznar
20010'30J.M. Aznar
20020'26J.M. Aznar
20030'23J.M. Aznar
20040'24J.M. Aznar
20050'27Zapatero
20060'32Zapatero
20070'37Zapatero
20080'45Zapatero
20090'46Zapatero
20100'43Zapatero
20110'29Zapatero
20120'16Rajoy
20130'17Rajoy
20140'13Rajoy
20150'13Rajoy

Y nos informa de que hay previstos 2.396 millones de € para el año 2016.

¿Qué hubiese ocurrido en 2015 si se hubiese destinado no el 0’13 % (1.753 millones) sino el 0’7 % reivindicado?  Se habría llegado a una Ayuda de 9.439 millones de €.  Es decir, habrían faltado conseguir 7.686 millones de € de las arcas españolas.  Muchos nos dirán que esto es imposible, que significa multiplicar por más de 5 la ayuda al desarrollo, que España está en crisis y que no habría dinero suficiente.

Sin embargo, esta política que apostaría sin dudas por la cooperación habría supuesto únicamente el 30’29 % del Gasto Militar oculto de 2016.

Ni un tercio de lo que se da a los militares por debajo de la mesa con trampas antidemocráticas.

No nos habríamos quedado indefensos.  Nos considerarían un país cooperador y no un país interventor.  Nuestra política exterior cambiaría de cara y colaboraríamos en la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenibles.

Dinero hay.  Sólo queda que forcemos la voluntad política.

Share

Emergencia alimentaria a causa de la guerra

Conferencia+de+Prensa+SOFI+2014

Conferencia de Prensa SOFI 2014

Fuente: El País

Advierte la ONU en un informe de sus agencias FAO y Programa Mundial de Alimentos, publicado a finales de julio y presentado en Roma, que los conflictos militares prolongados que afectan a 17 Estados dejan sin comida, en situación de verdadera emergencia alimentaria, nada menos que a 57 millones de personas.

En Yemen son 14 millones (la mitad de su población) los que no tienen garantizado el acceso a comida.

Siria, el segundo por importancia, cuenta con 8,9 millones en la misma situación.

Sudán del Sur cuenta con 5 millones más.

En aquellos países que se encuentran en un periodo de recuperación, como Colombia y República Centroafricana, millones de personas están en peligro de sufrir inseguridad alimentaria aguda. El 89% de los refugiados sirios en Líbano necesitan alimentos urgentemente, según el informe conjunto, que muestra que en Burundi y Haití un 23% de la población ha excedido, respectivamente, los niveles 3 y 4 (crisis y emergencia, respectivamente) del IPC, mientas que en República Centroafricana el 50% de la población se encuentra en similar situación.

La causa de todo ello, la propia guerra, los conflictos. Dicen los directores ejecutivos del informe, que relatan el devastador enlazamiento de situaciones desastrosas

Se produce la destrucción de cosechas y de infraestructuras agrarias, así como la caída de los mercados. Además, los conflictos provocan el desplazamiento de la población, el aumento de la incertidumbre a la hora de cubrir las necesidades básicas y la restricción del acceso a las organizaciones humanitarias

Proponen luchar contra el hambre para conseguir la paz. Más bien creemos que hay que luchar contra la guerra y por la desmilitarización para conseguir paliar el hambre, tal vez un matiz meramente, pero que permite poner la atención en el foco principal y buscar, junto con las soluciones paliativas del hambre, tan urgentes, las soluciones de largo plazo de acabar con el hambre acabando con sus desencadenadores, el comercio de armas, los ejércitos, la nefasta geopolítica de dominación propiciada por las superpotencias,  la violencia estructural y las guerras, lo que quiere decir que luchas contra el militarismo y la desmilitarización pasan a ser, a nuestro entender, una prioridad de la agenda de la paz y el desarrollo, lo cual debe tener consecuencias también en los programas de las grandes agencias.

Share

La marina de EE.UU. ha matado en 5 años 12 millones de animales marinos

Imagen de Francisco Páez

Fuente:  Sputniknews.

Un grupo estadounidense llama «Alianza de acción de la Costa Oeste» ha denunciado que la Marina estadounidense ha matado en 5 años 12 millones de animales marinos.  Para ello se han basado en los informes de organismos oficiales.

Los daños fueron causados por estallidos de minas, bombas, y utilizando el sonar en hábitats sensibles (lo que lleva a los animales a salir de su hábitat natura y a la muerte, en ocasiones) durante ejercicios de entrenamiento y pruebas.

Aseguran que los datos reales sean, seguramente, mucho mayores porque no se han tenido en cuenta los efectos sobre aves marinas, peces, tortugas marinas y animales terrestres también afectados por las actividades de la Marina USA en playas y parques estatales que la Marina usa para su entrenamiento.

Se sabe que los sonar pueden producir emisiones de hasta 235 decibelios y que bastan 140 decibelios para romper órganos internos, incluso en humanos.  Además, parece ser que el sonido del sonar se amplifica en el agua y que su efecto malsano puede llegar a ser muy molesto a grandes distancias.

Uno de los animales afectados son las ballenas, algunas en peligro de extinción.

Todo ello sin tener en cuenta, por supuesto, la contaminación química de vertidos y la polución atmosférica de los contaminantes de los barcos militares.

Nadie audita esta situación.  Otra cuestión en la que los militares salen impunes.

Otra razón más para para la unión de los ecopacifistas en campañas comunes.

¿Cuántos animales muertos sumará la Marina española?

Share

Otro ejemplo de transarme, en Kenia

Imagen de Pim Stouten

Fuente:  El País.

Cuantas veces se nos ha dicho que en muchas zonas (Cádiz, Ferrol, Palencia, etc) es imposible salirse del monocultivo militar y dejar de apoyar a Navantia o a cualquier otra fábrica de armas dado que son las únicas que proveen empleo para la zona.

Se nos aduce que nadie está de acuerdo con fabricar armas, que todos desean que no se utilicen más que en guerras justas y defensivas.

Nosotros siempre hemos replicado que todo es cuestión de voluntad política (como demostraron los programas europeos de reconversión militar KONVER y TACIS) y de ansias por buscar alternativas de desarrollo más justas y solidarias.

Cuando un pueblo está imbuido del paradigma de dominación-violencia no puede ver alternativas a su situación y, por ello, se resigna.  Desaparece el espíritu crítico y alternativo, las nuevas propuestas son desdeñadas desde el inicio y nadie mueve un dedo para vivir en un paradigma distinto, el de la cooperación-noviolencia.

¿Cómo se puede dar una respuesta noviolenta a un problema que viene de siglos, que es, incluso, intrínseco con la forma cultural de entender la vida para un pueblo?

Las mujeres kenianas optaron por la educación, por el cooperativismo, por ser más independientes de los hombres, se olvidaron de los ritos ancestrales y optaron por defender lo que realmente les importaba:  la salud, la educación, la calidad de vida.  Dijeron no a las guerras y a la violencia como forma de vida y sí a la Seguridad Humana.  Hicieron su proceso de transarme.

Pero nadie lo verá así porque los muros que levanta el paradigma de dominación-violencia no nos dejan, siquiera, imaginar formas de vida alternativas.  Las mujeres keniatas no solo lo imaginaron, también lo hicieron.

Hoy exponemos un caso que nos ha llamado mucho la atención en Kenia:

El problema es una antigua tradición, el robo de ganado para subsistir, basada en el ocio de la juventud, en sus ganas, inculcadas por su cultura milenaria, de pelear.  También, antiguamente era la forma de casarse, de demostrar riqueza.  Ahora todo ha derivado hacia el crimen organizado.

“Nuestros jóvenes solo piensan en robar ganado de los grupos vecinos, especialmente de los pokots, que viven en el valle”, continúa Alice. “Eso no está bien, los jóvenes están ociosos todo el día y solo piensan en pelear y robar. Si van a la escuela tendremos paz”.

El robo de ganado en Kenia se solía explicar por la tradición: jóvenes que intentaban aumentar el número de cabezas de su rebaño para casarse o demostrar riqueza. Pero cada vez tiene que ver más con el crimen organizado y con el aumento de la demanda de carne en todo el país. Se han introducido mafias que incitan a los jóvenes al saqueo, lo que lo ha convertido en una actividad muy peligrosa que provoca conflictos violentos entre comunidades. Muchas veces, estos terminan en muertes y desplazamientos forzosos.

El coste humano es inmenso: cada año mueren cientos de personas y muchos miles se ven obligados a abandonar sus hogares. Según la Anti-Stock Theft Unit (la división de la policía keniana encargada de prevenir el robo de ganado) entre 2012 y 2014 murieron en el noroeste del país unas 580 personas a raíz de estos robos.

Por lo general los ladrones son jóvenes armados que atacan a otros clanes o a grupos étnicos rivales.  Tradicionalmente, estas incursiones en territorio ajeno no daban lugar a muertes, pero últimamente se han vuelto invariablemente letales. Sobre todo, por el uso de armas de fuego.

La solución:  la educación.

“Si conseguimos ingresos extra podremos pagar el colegio de nuestros hijos. Y ellos podrán encontrar un trabajo y ayudar a sus familias”. Quien habla es Alice Lesabuiya, presidenta de la asociación de mujeres campesinas de Siambu.

Es el principal motivo por el que las mujeres de Siambu se han organizado en una cooperativa agrícola. La idea es conseguir un dinero extra que les permita pagar el colegio de sus hijos y así conseguir que estos se olviden de una tradición que está cobrándose muchas vidas y generando enemistad entre poblaciones vecinas.

Antes de lanzar este proyecto, la experiencia de estas mujeres en la agricultura era muy limitada. Pertenecen a un pueblo seminómada que solía trasladarse continuamente en busca de pastos y agua para el ganado, la gran riqueza de los samburu.

Los frutos:

Por eso, el primer paso fue formarse en técnicas agrícolas y nuevos cultivos que hasta entonces les eran desconocidos, pero que ya han comenzado a introducir en su dieta diaria. Así, al tiempo que fomentan la paz a través del acceso a la educación, obtienen una dieta más variada y sana que, entre otras cosas, ha contribuido a la reducción de la mortalidad infantil y la malnutrición. Hasta hace poco el 46,2% de los niños menores de cinco años de esta zona tenía un peso inferior al normal.

La actividad agrícola también dota a las mujeres de autonomía y cierta independencia respecto de sus maridos. “Antes no podíamos hacer nada por nuestro hogar o nuestra familia, teníamos que esperar a que nuestros maridos trajeran algo a casa. Ahora nosotras decidimos”, explica Alice Lesabuiya.

Esa independencia quizá sea uno principales cambios para estas mujeres. Gracias a los pozos que Amref ha ayudado a construir en la zona, ya no tienen que caminar kilómetros para encontrar agua para cocinar ni trasladarse continuamente por las necesidades del ganado.

Lilian Letowor, la tesorera del grupo, informa que tras repartir beneficios la asociación tiene en el banco unos 30.000 chelines kenianos (cerca de 263 euros). Estas reservas están pensadas para atender las urgencias que puedan sobrevenir, como la enfermedad de una socia. «No solo podemos pagar la matricula del colegio de nuestros hijos e hijas y hacer que se olviden de robar ganado o de pelear, también podemos comprar medicinas cuando nos hacen falta”, explica Letowor. La tesorera insiste en que así el proyecto contribuye también a mejorar la salud de la comunidad.  Comen más sano y variado, pueden acudir al médico y comprar medicinas, y tienen acceso a un pozo con agua más limpia y saludable.

Querer es poder.  Aquellos que razonan que no pueden, quizá es que no quieran.  Ello es otro problema.

Share
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed