Tag Archive for niños soldado

Objeción de conciencia al servicio militar: la lucha continua

Imagen de desobedienciayesperanza.wordpress.com

La lucha contra la conscripción, es decir, contra la obligación de servir en el servicio militar obligatorio, es un fenómeno mundial.  Ciertamente en España hace años que se ganó esta batalla, pero no es bueno olvidar que aún se está dando en muchos países del mundo.

Recurrimos a los datos de la Internacional de Resistentes a la Guerra:

  • En Corea del Sur, varias organizaciones internacionales han presentado más de 8.000 firmas, de 108 países, incluidos parlamentarios alemanes, de la U.E. y de Corea de Sur, al Ministro de Defensa de Seúl.  Le piden que se reconozca la objeción de conciencia en Corea del Sur y que se libere inmediatamente a los objetores presos.
  • En Turquía, el 6 de enero de 2016, el objetor de conciencia Yannis Vasilis Yaylali fue condenado a una pena de 7 meses y 15 días de cárcel por haber escrito artículos que defendían la objeción de conciencia y se oponían a la guerra en las regiones kurdas.
  • En Bolivia, un objetor de conciencia, José Miguel Orías, ha sido reconocido como tal en un juzgado de La Paz, puesto que cumple las condiciones estipuladas para ello. El Tribunal Constitucional revisará ahora la decisión tomada en La Paz; esto seguramente tendrá lugar en los próximos seis meses. El Ministro de Defensa boliviano ha rechazado públicamente la posibilidad de que Bolivia reconozca el derecho a la objeción de conciencia al servicio militar, con lo que puede ser que el Tribunal Constitucional refleje su opinión.
  • En Siria, la Red de Derechos Humanos de Siria ha acusado al régimen sirio de detener a civiles para obligarles a realizar el servicio militar, habiendo documentado, solamente en las últimas seis semanas, más de 1.000 casos de detenciones con este fin.  UNICEF dice que varias partes enfrentadas están reclutando a niños. Al menos varios cientos de niños fueron reclutados en 2015 y miles murieron o resultaron heridos en el conflicto.

Como se ve, la lucha por desobedecer al militarismo y a la conscripción que impone es lenta pero tiene carácter mundial.  Ánimo, compañer@s.

Share

La cruda realidad de los niños soldado y de la enseñanza del militarismo a los niños «bien».

untitled

Zuialde Herri Informazioa

Fuente: El orden mundial en el Siglo XXI

La realidad de los niños soldado sigue siendo apabullante a pesar del escándalo que supone tal aberración.

Más de 300.000 niños forman parte actualmente de esta categoría.

… tanto gobiernos como grupos armados irregulares utilizan niños soldado. En Estados Unidos, por ejemplo, las fuerzas armadas permiten reclutar a niños de entre 16 a 18 años. Otros estados que han incorporado a menores en sus filas durante la última década incluyen Chad, la República Democrática del Congo, Israel, Myanmar, Somalia, Sudán y Sudán del Sur, Uganda, Yemen y el Reino Unido. El niño soldado más joven jamás registrado cuenta con 5 años de edad en Uganda, y el terrorista más joven jamás conocido es una niña de 7 años de edad en Colombia. Pero a pesar de este hecho, aún se estima que la mayoría de los niños soldado se encuentran en grupos armados rebeldes o no estatales.

Aunque algunos de estos niños son reclutadas por propia voluntad, hay otros muchos más que lo son a la fuerza y ante continuas agresiones.

El reclutamiento forzoso de niños abarca una serie de medidas; en el peor de los casos, los niños sufren abusos, torturas, violaciones, o son forzados a perpetrar atrocidades a otros niños y miembros de su familia como parte de su iniciación. Hay muchos niños que no pueden verificar su edad mediante certificados de nacimiento a causa de la falta de registro de natalidad en algunas regiones, y esto también hace que sea más fácil su reclutamiento a edades tempranas. A éstos se les suele dar alcohol y drogas con el fin de confundirlos, sin embargo, algunos autores ya han advertido que esto puede no ser una tendencia general, a pesar de que es ampliamente reportado por los medios debido a su impacto sensacionalista. Numerosos niños han sido abducidos a la fuerza de escuelas en Afganistán, Birmania, El Salvador, Etiopía y Mozambique, pero no debemos olvidar que el reclutamiento forzoso no equivale a la victimización y la incapacidad.

Otra faceta de este escándalo tiene que ver con el género:

Un número importante de los niños soldados del mundo son en realidad niñas, tan jóvenes como de 7 u 8 años de edad. En la actualidad, ellas están presentes en las milicias armadas de Colombia, Timor Oriental, Pakistán, Uganda, Filipinas, Sri Lanka y la República Democrática del Congo (RDC), entre otros. En 2005 en la RDC se contaron hasta 12.500 niñas en los grupos armados. En Sri Lanka, el 43% de los 51.000 niños que participan en el conflicto son niñas.

Uno de los mayores problemas a los que ellas se enfrentan dentro de estos grupos es la violencia sexual. Niños y niñas de todas las edades son violados de manera rutinaria en la guerra, tanto por fuerzas estatales como no estatales. Informes de investigación tras el genocidio de 1994 en Ruanda concluyeron que casi todas las mujeres mayores de 12 años que sobrevivieron al genocidio fueron violadas. En la RDC se sigue el mismo patrón, pues las niñas soldado son utilizadas siempre y sólo como esclavas sexuales. Aunque la violencia sexual contra las niñas es muy común, también hay evidencia de grupos en los que los autores de la violencia sexual dentro de las filas son castigados y expulsados. En Colombia, Filipinas y Sri Lanka incluso las relaciones consensuadas entre miembros de la milicia están prohibidos.

En realidad existe una normativa internacional para erradicar esta lacra, pero no es respetada.

Si repasamos las noticias que hemos publicado respecto de esta situación de los niños soldado, las cosas siguen casi igual desde hace muchos años. EN 2015 ya publicamos una entrada que informaba de la existencia de 300.000 niños y niñas soldado. En 2014 informamos sobre la liberación de más de un centenar de ellos en Birmania y de las condiciones emocionales de los niños soldado. En 2013 dimos cuenta de la liberación de niños soldado en El Congo y de nuevos reclutamientos de niños. En 2012 explicamos los reclutamientos de niños soldado en Colombia. En 2011 de nuevos reclutamientos de niños soldados y en 2010 de la liberación de varios miles de ellos en El Congo.

Llama la atención que muchos de los países que cuentan con niños soldado son clientes privilegiados en armas o en otros productos con los principales países del concierto internacional. ¿No podrían presionar política, diplomática o comercialmente a estos para evitar esta lacra?

Pero en realidad los niños soldado no dejan de ser la punta de lanza de toda una cultura violenta que deliberadamente se les impone a los niños en todas partes y que los convierte en adeptos del credo violento y militar.

Si repasamos los juguetes que reciben nuestros limpios niños occidentales, tan alejados del frente de batalla, ¿cuántos de ellos no enseñan valores militaristas?, ¿cuántos no ensalzan la guerra o inducen a la fascinación por ella?

Y si vemos las series televisivas con las que socializamos a nuestros pequeños, ¿cuánta agresión e intoxicación violenta encontramos en ellas?  ¿Es inocente ese enfoque o pretende condicionar nuestra manera de pensar desde la tierna infancia?

¿Y si vemos los referentes «morales» de nuestros niños? ¿Cuántos no ejemplifican los más rancios valores del culto a la violencia, al poder, al abuso, del machismo, del autoritarismo … ?

Y qué decir de los nuevos ingenios electrónicos, o del ejemplo social que encuentran en nuestra propaganda habitual?

Preparamos a los niños para ser discípulos de la dominación y la violencia y de su lógica. ¿No es esa la mayor agresión a la infancia?

De modo que niños soldados donde necesitan carne de cañón, pero niños bien pertrechados de los ideales militarista donde lo que necesitan es engrasar la maquinaria de la dominación y la violencia.

Buena pregunta para el día de los reyes magos. ¿Nos traerán el regalo de la abolición del reclutamiento de niños y niñas?, ¿nos traerán el regalo de la desmilitarización de nuestras culturas?

Share

Alrededor de 300.000 niñas y niños soldados

Imagen de Guilherme Bronzatto

Fuente:  abc.

El dato es estremecedor.  La guerra, actualmente utiliza a 300.000 niñas y niños.  La noticia dice que

Se equiparan los géneros en siete de los 18 países donde se llevan a cabo estas prácticas: Colombia, Filipinas, República Centroafricana, República Democrática del Congo, Somalia, Sudán y Tailandia.

Otra equiparación de género en lo peor.

La lista de la vergüenza contiene 18 países:

que emplean a niños como soldados son Afganistán, Colombia, Costa de Marfil, Filipinas, Iraq, Líbano, Mali, Myanmar, Nigeria, Pakistán, República Centroafricana, República Democrática del Congo, Siria, Somalia, Sudán, Sudán del Sur, Tailandia y Yemen.

Y a ellos se unen 51 grupos armados no estatales:

documentados por Naciones Unidas que reclutan a menores, como Boko Haram (en Nigeria), Seleka y Antibalaka (República Centroafricana), Al Shabaab (Somalia), Estado Islámico (Oriente Medio) y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (Colombia).

Sus vidas serán, para siempre, traumáticas:

La violencia sexual no sólo se emplea como arma de guerra. La niñas soldados son reclutadas para ser esclavas sexuales. Los últimos datos de Naciones Unidas apenas las mencionan. En 2013 y en Colombia había ciento catorce niñas soldados separadas de grupos armados. En Filipinas trece niñas fueron utilizadas como escudos humanos. También había niñas soldados en República Centroafricana. En Somalia veinte niñas fueron sometidas a violencia sexual en el contexto de matrimonios que se vieron forzadas a contraer.

 En Sudán hubo niñas utilizadas por el Movimiento de Liberación del Pueblo del Sudán-Norte. En República Democrática del Congo hubo ciento veintisiete niñas reclutadas y sometidas a esclavitud sexual.
Share

Niños soldado liberados en Birmania

destin + y + años

Por Marco Gándara Rey

Fuente: Europa Press

El ejército birmano ha liberado hace unos días a 109 niños soldados forzosos que militaban en sus filas y se ha comprometido a erradicar los niños soldados de sus filas. Desde la toma de posesión en 2012 del gobierno «reformista», los niños soldados liberados por el ejército birmano suman ya 472. La idea del ejército birmano es ir liberando «niños soldado» para conseguir recursos económicos de otros países (que condicionan la ayuda a los birmanos a que resuelvan este problema) de cara a la profesionalización del ejército (y de paso a dotarle de más medios y mejor salario).

A pesar de esto, siguen existiendo niños soldados en el ejército birmano. Junto a los niños soldados integrados en las fuerzas armadas de este país hay niños soldados en siete guerrillas que siguen operando en Birmania.

Llama la atención el uso de niños soldado por los ejércitos y en los diversos conflictos armados en el mundo. Si por lo general la adscripción de la gente a los ejércitos se hace mediante la conscripción obligatoria y puede ser tildada de secuestro legal, en el caso de los niños soldados es una clara esclavitud inmoral. Por eso, aunque sea por una razón tan poco ética como la que el ejército birmano tiene para quitarse esta lacra de encima, resulta una buena noticia que Birmania empiece a romper con esta maldita práctica.

Share

Violaciones y Fuerzas de Paz en Somalia

Imagen de HRW

Fuentes:  El País.  Y el informe de Human Rigths Watch titulado «El poder que los hombres tienen sobre nosotras«.

La situación en Somalia es dantesca:

Es necesario saber, para contextualizar estos datos, que Somalia tiene una población de 10’2 millones de personas.  Es decir, extrapolando, la hambruna somalí en España supondría la muerte de 1.000.000 de españoles y la cifra de 369.000 refugiados supondría en España que en los alrededores de Madrid viviesen en campos de refugiados 1.500.000 personas.  ¿Os imagináis la situación?  Queda clara la dimensión del sufrimiento de la población somalí.

Y en esta situación varios países han mandado soldados para que hagan de Fuerzas de Paz.  ¿Han contribuido a mejorar en algo la situación de la población somalí?  Pues no lo parece:

En junio de 2013, un intérprete que trabajaba en el cuartel general de Amisom —la misión de paz de la Unión Africana en este país— se aproximó a ella y le preguntó si quería ser “amiga” de un soldado ugandés. Le dijo a la niña que el soldado podría conseguir cualquier cosa que ella necesitara si le trataba “como si fuera su marido” y “le hacía sentir cómodo”. Cuando se encontró con el militar y comprendió que debía mantener relaciones sexuales con él, quiso marcharse, pero el traductor no se lo permitió, ignorando sus llantos y sus súplicas. “Cuando me resistí, el militar se enfadó mucho y llamó de nuevo a su intérprete, que me amenazó en somalí”, dijo la joven a la organización humanitaria Human Rights Watch.

Casos como el de Aziza no son excepcionales en Somalia. Tanto Naciones Unidas como diversas organizaciones en defensa de los derechos humanos han documentado altos niveles de violencia sexual contra las mujeres somalíes, especialmente contra las refugiadas. Pero ahora, por primera vez, una organización apunta directamente con el dedo a un organismo y a una práctica concreta: Human Rights Watch acusa a algunos soldados de Amisom, que cuenta con casi 17.000 efectivos desplegados, de abusar de su posición para agredir y explotar sexualmente a mujeres y niñas somalíes. «Algunos soldados de la Unión Africana han hecho mal uso de sus posiciones de poder para explotar a las mujeres y niñas más vulnerables de Somalia», asegura Liesl Gerntholtz, director de derechos de la mujer de Human Rights Watch.

No hay que olvidar la responsabilidad que contraen los países que envían al extranjero a sus Fuerzas Armadas, sin negar, por supuesto, la responsabilidad principal de aquellas personas que cometen las acciones ilegales:

Somalia tiene muchos problemas de difícil solución, pero los dirigentes de Somalia y la Unión Africana podrían acabar con la explotación y los abusos sexuales presionando a los países que aportan contingentes para que busquen y castiguen a los responsables

Los datos que aporta son horribles:

Generalmente, los violadores son hombres armados y uniformados y el 33% de las víctimas son niñas

Además,

Unicef, por otra parte, asistió a más de 2.200 víctimas de violencia de género en el sur y centro de Somalia ese año de 2012.

Los relatos son aterradores:

La mayoría de violaciones documentadas por HRW tuvieron lugar en las instalaciones del contingente de soldados de Burundi desplegado en Mogadiscio cuando mujeres y niñas acudían para obtener medicinas o ayuda humanitaria. Fue el caso de Qamar R., de 15 años.

Y la implicación directa o indirecta de los mandos es clara:

HRW ha documentado también casos que sugieren un sistema relativamente organizado de explotación sexual en los campamentos base de Amisom y en la base burundí de Mogadiscio. Varias mujeres y niñas reconocieron a HRW que mantuvieron relaciones sexuales consentidas con soldados como último recurso pues, en muchos casos, ellas eran el único sustento de sus familias. Los soldados de Amisom disponen de ingresos infinitamente mayores que los refugiados (unos 1.000 dólares al mes), por lo que se hallan en una situación de completa superioridad ante estas mujeres, denuncia el informe.

Las pruebas recabadas sugieren que la explotación sexual no es un secreto en las bases de Amisom, ya que las mujeres entran en ellas a través de puertas custodiadas por oficiales pese a tener prohibido el acceso.

Share

Niños y niñas guerrer@s en la guerra de Siria

Imagen de -DjLu- Juegasiempre

Fuente:  Human Rights Watch.

No sólo en Gaza la realidad es terrible, en Siria también lo sigue siendo y es importante no olvidar:

Grupos armados no estatales en Siria han utilizado a niños de hasta 15 años para luchar en el campo de batalla, a veces reclutándolos con el pretexto de brindarles educación, señaló Human Rights Watch.  Estos grupos incluso utilizaron a niños de 14 años en funciones de apoyo. Grupos islamistas extremistas como el Estado Islámico de Irak y Sham (ISIS) han reclutado específicamente a niños mediante campañas de educación gratuita que incorporan el entrenamiento con armas, y les han encargado tareas peligrosas, incluso misiones suicidas con bombas.

Parece que esta realidad es continuada y ya está teniendo aún más trágicas consecuencias entre los niños reclutados como soldados:

No se conoce el número de niños que luchan con los grupos armados en Siria. Hasta junio de 2014, el Centro de Documentación de Violaciones, un grupo activista de Siria, había documentado 194 muertes de niños varones “no civiles” en Siria desde septiembre de 2011.

Las labores que se les encomiendan incluyen casi todo lo posible:

Los niños que Human Rights Watch entrevistó habían combatido en batallas, actuado como francotiradores, atendido puestos de control, espiado a las fuerzas hostiles, tratado a los heridos en los campos de batalla y transportado municiones y otros suministros al frente, mientras a su alrededor estallaba el combate. Los niños señalaron que se unieron a los grupos armados no estatales por diversas razones. Muchos lo hicieron siguiendo el ejemplo de familiares o amigos, mientras que otros vivían en zonas de combate sin opción de ir a la escuela u otras alternativas. Algunos habían participado en protestas públicas que los motivaron a involucrarse más o habían sufrido personalmente a manos del gobierno.

Y para que los horrores de la guerra nos alcancen a tod@s por igual:

Si bien todos los entrevistados eran varones, el brazo armado y policial del Partido de la Unión Democrática Kurda (PYD), las Unidades de Protección del Pueblo, alistaron a niñas para escoltar puestos de control y patrullar armadas las zonas controladas por los kurdos.

Share

Aquel no era yo. Niños soldado

Militar+exhibition.+Bournemouth+%28England%29

De nuevo una llamada de atención sobre el drama de los niños soldados. De los niños violentados por los señores de la guerra para convertirlos en asesinos al servicio de los ejércitos donde los hacen militar.

En la actualidad, según las estimaciones de la ONU, hay más de 300.000 niños forzados por los ejércitos, regulares o no, a combatir. Se espera de la inconsciencia de los niños que su crueldad supere con creces la de gente más mayor y se les fuerza bajo el miedo, la coacción, la droga y la mentira, a ser exterminadores letales.

Con motivo del día que la ONU tiene establecido para concienciar de esta grave situación, se presentó en Febrero el cortometraje «Aquel no era yo», tal vez un medio muy elocuente de sensibilizarnos al respecto. Ojalá la sensibilización no acabe en sensiblería y se acompañe de medios eficaces y de exigencias de responsabilidad suficientes para abolir esta práctica y no tener que estar, año tras año, celebrando nuevas sensibilizaciones.

En cuanto a la película, «Aquel no era yo nació por el deseo de mostrar la dureza de la realidad de los niños y niñas soldado y lo que muy pocas veces vemos, sus secuelas. Y por otro lado, por el deseo de homenajear la labor altruista y llena de ideales de las personas que arriesgan su vida por mejorar la de los demás», nos dice la página de presentación del corto.

Aquí un trailer del documental que, imaginamos, estará disponible en algún medio (no lo hemos encontrado) para que en realidad cumpla la función sensibilizadora que lo motivo y por encima de la comercial.

http://aquelnoerayo.com/?portfolio=trailer-aquel-no-era-yo

 

Share

El impacto emocional de la barbarie de la guerra

La+libertad

Fuente: El País

Es elocuente el informe que han elaborado hace poco la Organización Internacional para la Migraciones (OIM), Unicef y el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar sobre los niños que han sufrido la barbarie de la guerra en Colombia:

No pueden evitar estar tristes. Lloran. Se aíslan. Tienen problemas para hacer amigos. La ansiedad parece un apéndice de sus días. Les cuesta sonreír. No confían en los demás. Los persigue la culpa y tienen enormes dificultades para sobreponerse al dolor. Son agresivos y para algunos, sobre todo para los que han sido reclutados por grupos armados, ser sinceros es todo un desafío.

Naturalmente podríamos aplicarlo a los niños de Siria, o de Afganistán, o de Congo, o de Palestina, o de cualquiera de los otros escenarios de horror militar actualmente en activo.

Podemos observar las diferentes categorías de niños y niñas agredidas por las múltiples guerras: repesaliados y víctimas civiles, reclutados y niños soldado, niños y niñas sometidos a violencia sexual, agredidos como «daños colaterales», refugiados … Todos ellos víctimas de la barbarie de los mayores. ¿Cuántos miles de niños y niñas víctimas de las guerras?, ¿Cuántos de ellos marcados que reproducirán en el futuro la sinrazón de la violencia militar?

Los expertos recomiendan infinidad de enfoques para trabajar con el estado emocional de estos menores.¿Cuánto hay de verdad al servicio de los menores y cuánto de negocio que aprovecha a los niños para sostener a las instituciones  en estos programas?. Con todo, cuanto se haga será poco para recuperar estas vidas rotas por las guerras.

En la realidad de los niños soldados vemos amplificada la realidad brutal de todas las guerras y la vulnerabilidad de todas las víctimas. Soldados por imposición, víctimas de la barbarie, esclavas sexuales, rapiñas, masacres, horror sin fin al servicio de los señores de la guerra.

Llama la atención la frágil realidad de los niños victimados por la guerra si contemplamos la retórica de los políticos mundiales que usan la imagen de los menores para fundamentar sus aspiraciones y ambiciones políticas. ¿qué no harían por un niño?. Podrían empezar por prohibir su reclutamiento y la constante exhibición de violencia y muerte que son los valores militaristas. ¿no es sospechoso que detrás de las vaporosas llamadas a la paz de los políticos y líderes mundiales nunca vaya aparejada alguna idea práctica, como el llamamiento a desobedecer a los ejércitos, a desertar de sus fatales ideales, a acoger a los que rechazan el juego de las armas, a negar financiación a las empresas que negocian con tan turbio interés…? ¿No llama la atención que las guerras sigan teniendo tantos adeptos, desde los que las potencian hasta quienes las pagan y las consienten, pasando por todos nosotros, aparentemente lejanos a ellas, a pesar de beneficiarnos de su preparación y de su resultado?. ¿No parece que nuestro modelo de vida se base en la preparación de la guerra, en la propagación de la dominación y la violencia?

Podrían empezar las grandes agencias internacionales interesadas en los niños soldados por reivindicar la prohibición de los ejércitos, por luchas por impedir el negocio de las armas, por inculcar una cultura de la noviolencia, por promover estructuras sociales justas, por castigar a quienes se lucran de la guerra, …

Una mejor manera de luchar hacia el futuro contra la barbarie de la guerra y en favor del futuro de los niños y del planeta.

Share

Liberados 82 niños soldado en Congo

Procesi%C3%B3n+de+Semana+Santa+%2F%2F+Easter+Procession+%5BExplore+%239%5D

Fuente: La voz de Galicia.

Las tropas de paz de la ONU en el Congo han liberado el 16 de agosto a 82 niños y niñas soldado en manos de la milicia Bakata Katanga.

Los menores tenían entre 8 y 14 años, y fueron secuestrados para combatir hace menos de seis meses.

Días antes, el 8 de agosto, por otro acurdo de la ONU con el ejército, licenciaron a 68 niños que estaban obligados a servir como soldados por el ejército de Birmania y sellaron un acuerdo para el completo licenciamiento de los niños sometidos a régimen militar por el ejército birmano.

Nos produce mucha alegría este rescate de niños y niñas soldado, pero mucha más pena conocer que aún quedan, en diversos ejércitos y grupos armados, miles de niños sometidos al militarismo y convertidos en soldado por sus captores.

Share

La masacre olvidada de Somalia y los intereses de la UE

Etiop%C3%ADa

Fuente: Público

Ahora que el foco mediático está en Siria y la posible complicación de la región a causa de la impresentable entrada en escena de Israel y la presión de gran parte de los intereses en juego para que EEUU y la UE justifiquen la intervención armada en Siria, nos queremos fijar en una de esas guerras olvidadas en las que los occidentales jugamos pasivamente el papel de verdugos y agresores, pero donde la presión mediática, sin embargo, juega a favor de que no se justifique ninguna actuación de la «comunidad internacional».

En Somalia han muerto de hambre desde octubre de 2010 a noviembre de 2012 más de 250.000 personas según un estudio publicado por la ONU.

¿Ha causado este desastre algún remordimiento en occidente?¿Ha variado alguna de las políticas aplicadas hacia Somalia?¿Ha merecido la intervención urgente y prioritaria de alguien?¿Ha sido difundido y dado a conocer entre nosotros este drama y sus causas?

Desde 2008 a la actualidad ¿cuál ha sido la política de la UE ante Somalia?:

  1. Adiestramiento de militares somalíes para luchar contra el enemigo oficial de occidente en el conflicto: el islamista ejército Al Shabab
  2. La operación militar Atalanta de la OTAN y las otras operaciones militares en curso (AMISOM, EUTM).
  3. La protección militar de los intereses económicos occidentales en la región y la captura sin garantías de «piratas» somalíes.
  4. Ayudar a EEUU a instalar drones militares para el asesinato selectivo en la zona.

España en concreto es el segundo contribuyente económico y militar del negocio. Aportamos una fragata, un avión de patrulla marítima y un buque a la misión Atalanta. Según datos proporcionados en su día por el Ministro de Defensa en comparecencia ante la Comisión de Defensa el 16 de mayo de 2012, desde 2009 a mayo de 2012 llevábamos gastado en esta operación cerca de 200 millones de euros. Si el gasto sigue la progresión que llevaba hasta entonces, seguramente habremos sobrepasado ya los 300 millones de euros  ¿Nos tendríamos que plantear qué exigimos a nuestros políticos?¿Nos parece aceptable que parte del drama somalí tenga que ver con nuestras indignas políticas? ¿Nos parece aceptable ser una parte de la guerra que se libra allí y cocausantes de la hambruna que se padece en la región?

Los ejércitos españoles tuvieron mucho que ver con las misiones de entrenamiento militar que se ha llevado a cabo en Somalia. Precisamente esta «brillante» experiencia es la que estamos llevando a otro país candidato al desastre (Malí), como nos explican en una nota de El País donde un mando militar así lo reconoce.

Se trata de la Misión de Entrenamiento de la Unión Europea (EUTM), que, además de la instrucción de unos 2.000 soldados malienses, incluye también el asesoramiento para mejorar las capacidades del Ejército. Una experiencia copiada de la misión de entrenamiento en Somalia, que se desarrolló en Uganda, y en la que España ya tuvo un peso importante

¿Nos ha importado algo el destino de los somalíes? ¿Se ha invertido algo en parar la guerra, en dejar de vender armas a los bandos enfrentados, en bloquear cuentas e intereses de los líderes guerreristas, en apoyar a los desertores, en impedir el reclutamiento de niños, en dejar de negociar prebendas económicas y cuotas de mercado con los contendientes, en procurar zonas desmilitarizadas?

No. Se ha invertido en armar a los bandos. En dar formación militar a los contendientes. En conseguir acuerdos de exclusividad para nuestros negocios. En mandar operaciones militares que preserven los intereses (muchas veces altamente depredadores) de occidente. En pervertir el orden jurídico de los países de la zona para que puedan «castigar» a los «piratas».

¿Son los más de 250.000 somalíes muertos por hambre en menos de dos años víctimas fortuitas de la mala suerte o más bien muertos por la guerra por otros medios y  por la violencia estructural que la UE está ayudando a construir en la región?

Exigir a nuestros políticos un cambio en la orientación de la política exterior, actualmente condicionada por el enfoque militarista de la misma, es por ello una cuestión de principios y una estrategia de lucha por la solidaridad entre los pueblos, porque de hecho Somalia es un país agredido, a fecha actual, por el orden mundial que los ejércitos, en nuestro nombre, están ayudando a construir.

Share
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed