Tag Archive for Morenés

Más sobre la opacidad del gasto militar: el índice de opacidad del gasto militar auditado por la IGAE

Imagen de Anne Worner

 

Fuentes:  IGAE y elaboración propia.

En nuestro informe sobre el Gasto Militar en 2016, y también en nuestro blog, definimos, por primera vez, el Índice de Opacidad del G.M., que sería el porcentaje del G.M. que se oculta con respecto al presupuesto del Ministerio de Defensa.

En lo concerniente al informe sobre el Gasto Militar auditado por la IGAE para 2014, podríamos definir el Índice de Opacidad del Gasto Militar auditado por la IGAE, que sería el porcentaje de G.M. que se oculta en el informe de fiscalización anual de la IGAE.  Hemos de aclarar que las cifras del cuadro que siguen son diferentes al Índice de Opacidad del Gasto Militar porque aquí estamos hablando del sobregasto real, no de presupuestos.  El presupuesto anual esconde cifras alarmantes de sobregasto militar del 437’55 %.  Lo hacen en otros ministerios y en otras partidas presupuestarias.

Pero el Gasto Militar auditado por la IGAE nos informa de que además de ese gigantesco ocultamiento presupuestario, se produce, de facto, un sobregasto que lo acaba aumentando.  Las cifras que explicamos en este informe nos demuestran un sobregasto en el G.M. auditado por la IGAE para 2014 del 66’18 % sobre lo presupuestado para el Ministerio de Defensa (y recordamos que son cifras parciales, como explicábamos en el punto “1.3.- Contextualización:  diversos criterios para contabilizar el Gasto Militar”).

Consideramos que es positivo aportar una escala que intente medir, aunque sólo sea aproximadamente el volumen de la opacidad del G.M. auditado por la IGAE.  Lo presentamos en una sencilla tabla:

Índice de Opacidad del Gasto Militar auditado por la IGAE

% Denominación

Consecuencias político-económico-sociales

0- 2’5 Bajo Coyuntural.  Aceptable por cuestiones políticas-económicas-sociales puntuales
2’5 – 5 Moderado
5 – 10 Preocupante Baja calidad democrática en el ejercicio del gobierno y en el control en el Parlamento
10 – 20 Alto, poco aceptable
20 – 33 Demasiado alto, inaceptable Muy baja o nula calidad democrática y de transparencia en la toma de decisiones.  Opacidad generalizada y descontrolada.  Control parlamentario sólo aparente.  Generador de malestar social.
33 – 50 Escandaloso
>50 Inaudito Ausencia total de calidad democrática y de transparencia en la toma de decisiones tanto por el gobierno como por el parlamento.

Fallo total en el sistema de control parlamentario.

Sistema sin garantías democráticas reales.

Estado efectivamente militarizado en todos sus aspectos políticos-económicos-sociales.

El ejército es un estado dentro del Estado que sólo vela por sus intereses.  Casta privilegiada.  Connivencia militares – élite política.

Engaño generalizado.

Impunidad total del militarismo.

Despilfarro, descontrol económico y político, ¿corrupción sistémica?

Para el análisis de este cuadro, nótese que no hablamos de liquidaciones de presupuestos decididos social y democráticamente por la población, sino que nos estamos fijando en lo contrario:  aumentos de gastos ocultos, opacos, y , por lo tanto, sin el necesario control parlamentario y social.

Pensamos que hay situaciones políticas, económicas y sociales sobrevenidas y urgentes que pueden hacer que un cierto grado de sobregasto en un tipo de gasto pueda ser asumible, por un periodo corto:  unos pocos presupuestos anuales, quizá.

Nos resultaría a todos más difícil aceptar una situación de sobregasto en las liquidaciones presupuestarias, en cualquier partida, más continuada en el tiempo y de cuantía mayor.  Este ocultamiento empezaría a ser poco aceptable porque implicaría que el gobierno estaría haciendo sus funciones de espaldas a la sociedad, engañando y sin dar verdaderas explicaciones democráticas.  También significaría que el control parlamentario estaría muy mermado.

¿Qué pensarían l@s español@s si el grado de ocultamiento del gasto liquidado de cualquier ministerio fuese mayor del 33 %?  Sería escandaloso, ¿verdad?  Posiblemente lo considerasen inaceptable porque implicaría que existe una muy baja o nula calidad democrática en el ejercicio del gobierno ya que ofrece unas liquidaciones de gastos anuales en las que se sobregasta demasiado y con continuidad.  Posiblemente la sociedad lo considerase como una opacidad generalizada y descontrolada, algo en lo que habría que pedir explicaciones políticas y penales de manera urgente y tajante.  Lo más seguro es que la sociedad también desconfiase del Parlamento porque al llegar a este grado de opacidad se derivaría, con seguridad, que el control del gobierno que las leyes exigen que realice el Parlamento sería nulo.  Ello supondría que los parlamentarios estarían haciendo, al menos, dejación de funciones.  Es seguro que toda esta situación política generaría un malestar social importante.

¿Podría ser imaginable que el grado de opacidad, de ocultamiento de un presupuesto determinado pasase del 50 %, y, sobre todo, que lo hiciese de manera continuada en el tiempo?

Pues esta es la realidad del Gasto Militar auditado por la IGAE para 2014.  Y no sólo en 2016, sino en cualquiera de los años precedentes.  No incluimos datos de Comunidades Autónomas ni de ayuntamientos.

¿Qué significa este dato?  Antes de contestar, tómese su tiempo para reflexionar.  Es necesario.

Nosotros lo hemos hecho y estas son las conclusiones:

  • Ausencia total de calidad democrática y de transparencia en la toma de decisiones tanto por el Gobierno como por el Parlamento.
  • Fallo total en el sistema de control parlamentario. Es seguro que unos parlamentarios están en connivencia con los militares y con el gobierno militarista;  y también es seguro que otros parlamentarios están haciendo dejación de funciones en sus labores de control de la actividad del gobierno en lo militar.
  • El sistema político que así obre deja claro a la ciudadanía que no existen garantías democráticas reales en los temas militares.
  • Esta situación derivaría (ya ha derivado) en un Estado efectivamente militarizado en todos sus aspectos políticos-económicos-sociales. Esta militarización del Estado se estaría realizando, eso sí, mediante una práctica política muy alejada de la vistosidad de un golpe de estado, por medios mucho más sofisticados y ladinos, pero con una efectividad igual.
  • También se deduciría que el ejército es un estado dentro del Estado que sólo vela por sus intereses. Conformarían una casta altamente privilegiada y, a la vez, oculta a la crítica social por múltiples mecanismos políticos y económicos.
  • De ello se sigue que es necesaria una connivencia militares – élite política que podría tener un ejemplo máximo en un ministro (Morenés) y un secretario de Estado (Arguelles) que han usado las puertas giratorias con continuidad. A ellos se les podrían añadir otros ejemplos del PSOE para no ser parciales y para que se vea que el problema es generalizado.
  • El resultado sería una situación de Impunidad total del militarismo en sus aspectos políticos, e incluso penales porque sus intereses estarían favorecidos cotidianamente por la élite dirigente política y parlamentaria.
  • El engaño social sería generalizado.
  • Las consecuencias serían el despilfarro, el descontrol económico y político, y, muy posiblemente la corrupción sistémica en las cuestiones de defensa.

Defensa, uno de los Ministerios que más ingresan

Imagen de Fotofloridian

Fuente:  IGAE y elaboración propia.

Resulta asombroso y turbador repasar las cuentas de la IGAE sobe ejecución presupuestaria de 2014 y darse cuenta, por cuarto año consecutivo, que el Ministerio de Defensa es uno de los que más recauda.

INGRESOS (en millones de €)

  2011 2012 2013

2014

Defensa 206’73 192’31 213’10 211’95
Hacienda y Administraciones Públicas 328’48[1] 276’86 418’79 374’41
Interior 204’40 117’63 126’09 154’31
Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad 79’81 110’04 77’19 68’49
Educación Cultura y Deporte 20’80 23’13 38’79 40’67
Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente 42’35 25’18 44’35 31’32
Empleo y Seguridad Social 31’29 39’25 26’66
Fomento 59’51 17’63 35’7
Trabajo e Inmigración 29’58
Política Territorial y Admón. Pública 25’72
Industria, Turismo y Comercio 22’39 2’58[2] 11’76
TOTAL 1.051’77 816’1 1.023’93 984’24

[1] Entonces llamado Economía y Hacienda.

[2] A partir de 2012 se denomina Industria, Energía y Turismo.

 

Tan sólo le supera el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas.

El total de ingresos del Ministerio de Defensa en estos cuatro años es de 824’102 millones de €, una cifra nada despreciable sobre la que no hay más información.  No especifica la IGAE cuál es la naturaleza de las ventas que han generado estos ingresos. ¿Venta de solares y edificios militares?, ¿alquiler de los mismos?, ¿venta de armas?

824’102 millones de € son mucho dinero y sería necesario un control más explícito de este rubro por el bien de la transparencia militar.

Destaca mucho que el Ministerio de Defensa sea, durante cuatro años consecutivos, el segundo ministerio con más ingresos propios, tan sólo por detrás del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, seguido por el de Interior y a mucha distancia del cuarto, el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad (68’49 millones de €).

Los 824’102 millones de € ingresados por el Ministerio de Defensa desde 2011 a 2014 suponen el 21’26 % de los 3.876’04 millones que los ministerios ingresaron.  Es decir, 1 € de cada 4’7 los recauda el Ministerio de Defensa.

Suponemos.  Es sólo una suposición, que tantos ingresos por parte de Defensa provienen de vender inmuebles a troche y moche.

Suponemos.  Es mucho más que una suposición, que dichos ingresos se han dedicado a pagar la compra de armas, como los PEAS.

Afirmamos que estos ingresos del Ministerio de Defensa poco o nada tuvieron que ver con la Sanidad, la Educación, el Medio Ambiente, es decir, con todo aquello que merece la pena defender.

El CNI, los militares y la caída de Sánchez

Imagen de Nando.uy

Imagen de Nando.uy

Fuente:  La información.

Cuenta La Información que realmente hubo una reunión, en los días previos al Comité Federal del PSOE que defenestró a Pedro Sánchez, entre Felipe González, Cebrián y algunos empresarios del IBEX 35 (cita a Alierta una fuente, pero este es el punto que está más en el aire).

Lo que añade La Información es que en esa reunión se manejó información proporcionada por el CNI, los servicios de espionaje españoles.

Suponemos que para ello hubo autorización previa de Soraya y, por lo tanto, de Rajoy, pues de otra manera no se nos ocurre qué hace el CNI dando información a cualquiera.

Suponemos que los militares (parte fundamental del CNI) tampoco estaban de acuerdo con que Sánchez consiguiese apoyos para un gobierno de izquierdas con Podemos.

Suponemos que espiaron a Sánchez en las reuniones que mantuve con Podemos y nacionalistas.

Y, por tanto suponemos que la democracia a la española está tutelada (manera suave de decirlo) por los militares y la rancia derecha.

Muy grave todo.  Muy peligroso.  Y, ¿ningún parlamentario hará nada al respecto?

Se nos viene a la mente, como educada y artística contestación la canción “La belleza” de Eduardo Aute:

 

Por cierto, un cariñoso saludo a Luis Eduardo.  Mucho ánimo.

El trato del Ministerio de Defensa a los discapacitados

Imagen de Landahauts

Imagen de Landahauts

Fuente:  Diario Militar.

A todo joven en paro los militares le animan a alistarse. Una de sus razones es que Defensa siempre les cuidará, que nunca les abandonarán, como en la propaganda de  las películas yankis de marines.

Sin embargo, parece ser que la realidad muestra una cara mucho más horrible, al menos con parte de los militares, aquellos que sufren cualquier tipo de discapacidad en el desarrollo de su trabajo en filas:

Lo que han vivido los discapacitados militares en las Fuerzas Armadas ha sido un silencioso genocidio laboral. Fueron, y todavía son, poco a poco exterminados del mundo militar en un comportamiento infame y execrable. Para tal genocidio laboral ha sido necesaria la participación de la cúpula militar en su totalidad; el respaldo de los jurídicos militares, cuando no su asesoramiento, sus susurros al oído; la ejecución por parte de la medicina militar en los infames tribunales médicos; y la connivencia de los partidos (PP y PSOE) y los políticos (Bono, Alonso, Chacón y Morenés, junto a portavoces de Defensa como López Garrido -PSOE- o Vicente Ferrer -PP-).

Según la noticia

Las víctimas han tenido que pasar por un verdadero calvario y se cuentan por miles entre 2006 y 2015 (según OATM): 4.259 militares expulsados por expedientes psicofísicos (de los que 675 fueron militares con más de 6 años de antigüedad por resoluciones del contrato de larga duración y 3.584 militares con menos de 6 años de antigüedad por no renovaciones del compromiso inicial por lesión). Sabemos que los militares de tropa redujeron su número en casi 10.000 efectivos desde que llegó la crisis y sabemos, por tanto, que los discapacitados militares, la kafarna o la escoria, que diría un buen militar, uno de los patriotas, fueron los que asumieron el grueso de la política de reducción de efectivos.

La actuación del Ministerio de Defensa ha estado perfectamente orquestada y ha contado, como no podía ser menos, con su base legal correspondiente:

Como en la mayoría de los casos, en la expulsión de los discapacitados se cumple un patrón. La clave, jurídica, se encontraba en asignar una discapacidad inferior al 25%, un 24% como máximo, lo que suponía la expulsión del militar discapacitado en cuestión con una bajísima indemnización (menos de un año de trabajo) en lugar de una pensión de por vida. La situación llegó a un extremo que la argucia legal no solo valía para expulsar a los discapacitados que no podían continuar sus labores en las fuerzas armadas, sino para reducir el número de efectivos de tropa para desahogar los presupuestos y que estos despidos pudieran sostener el excedente de oficiales y los privilegios como los campos de golf o las residencias de veraneo para oficiales.

¿Entrega, compañerismo, solidadridad?  Todos estos valores están muy lejos de lo militar, sobre todo, de la cúpula militar, ya sea civil o uniformada.

Que lo tengan en cuenta l@s jóvenes que se ven atraídos por los cantos de sirena militares.

¿Continuará esta política la nueva ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal?

Botín (Banco Santander) nombrado cadete honorario a título póstumo

Imagen de Aristipo Crónica Popular

Imagen de Aristipo Crónica Popular

Fuente:  El Confidencial Digital.

¿Os extraña que Botín sea nombrado cadete honorífico a título póstumo?

Todo tiene que ver con que

En sus últimos años de vida, Emilio Botín estrechó sus relaciones con el Ministerio de Defensa, y especialmente con la Academia de Zaragoza. El entonces presidente del Banco Santander dio un discurso ante los alumnos del Centro Universitario de la Defensa en 2011, inaugurando así una jornada de conferencias.

Pero todo ello tuvo el correspondiente colofón monetario, que era lo que espera el Ministerio de Defensa y

Dos años más tarde, en 2013, el Santander firmó con el Ministerio de Defensa y el Mando de Adiestramiento y Doctrina (MADOC). La entidad bancaria se comprometía a aportar 400.000 euros anuales para formación.

Mediante ese convenio, cinco alumnos de la Academia General de Zaragoza estudian cada año un curso completo en la academia de West Point, el centro de formación militar más prestigioso de Estados Unidos.

Es decir, que 400.000 € anuales es lo que vale ser nombrado cadete honorario.

400.000 € anuales para que 4 alumnos estudien en West Point.  ¿Es un despilfarro en lo militar?  ¿Estarán de acuerdo los accionistas en este gasto?  ¿Se les habrá, siquiera, consultado?

La noticia también tiene que ver con la banca armada.  Como se ve en la tabla siguiente, del informe “Evolución de la Banca Armada en España“, el Santander el el tercer banco privado que más fondos de inversión, acciones y bonos tiene en empresas de armas de la banca española entre 2009-2013:

En definitiva, lo que ha hecho la Academia de oficiales de Zaragoza es rendirse a los datos, reconociendo a uno de sus grandes colaboradores:

Defensa destinará 823 millones de € a hacer propaganda de Navantia en Australia

Imagen de la Armada Española

Imagen de la Armada Española

Fuente: Contextos.  Blog de Carlos Penedo.

Una y otra vez el Ministerio de Defensa y los militares nos avisan de que, por la crisis, están sufriendo una desinversión que les tiene al límite para garantizar la defensa de España.

Sin embargo, noticias como la que comentamos nos hacen no sólo dudar, sino desmentir, sus continuas y lastimeras quejas.

En los primeros días de enero de 2017 España enviará su buque de guerra más avanzado y moderno, la fragata F-105 Cristóbal Colón, nada menos que a las antípodas, donde permanecerá hasta agosto alquilada a la marina australiana, incluidos sus 200 tripulantes, en un acuerdo entre armadas del que poco sabemos ni ha sido autorizado por el Parlamento ya que no se trata de una participación militar en el exterior al uso. Al parecer, el presupuesto australiano pagará el gasoil, que en expresión del almirantazgo es “mantener su operatividad a coste cero”.

Evidentemente, el personal, las averías y reparaciones las pagaremos todos los españoles con nuestros impuestos.

8 meses en los que las costas españolas van a estar “desprotegidas” desde la óptica militar que sirve para “justificar” los armamentos que poseemos. .

¿Tiene Australia necesidades de defensa acuciantes que le obliguen a alquilar el buque de guerra español?  No.

Es tan sólo una operación comercial.

Una operación que consiste en acercarles el muestrario de las naves que construye Navantia para que se animen a comprar algunas unidades en el futuro.  O quizá no, porque nadie nos asegura que comprarán.

Recordamos que la F-105 Cristóbal Colón nos costó 822’99 millones de € y se construyó en Ferrol por Navantia.  Fue ordenada su construcción en mayo de 2005, fue botada en noviembre de 2010 y se entregó a la Armada, tras dos años de pruebas en octubre de 2012.

4 años después podemos prescindir de ella y puede ir de vacaciones a aguas australianas.

Otras de sus actuaciones en la defensa de España son comentables:

  • En 2014 partió para defender a España de la piratería en las aguas del Océano Índico en la operación Atalanta.  Es decir, esta actuación no tuvo como misión la defensa de nuestras costas, sino la defensa del sector atunero español, allende nuestras fronteras.  Además, en esta misión, su actuación dio lugar a un incidente diplomático:

Tras relevar a la Álvaro de Bazán en Yibuti, y mientras se encontraba en el puerto de esta ciudad africana, el 16 de marzo de 2014 se produjo un disparo accidental del cañón de 127 mm, cuyo proyectil cayó al mar tras sobrevolar un hotel y una mezquita, incidente que obligó a las autoridades diplomáticas españolas a pedir disculpas

  • Su siguiente misión tampoco tuvo que ver con la defensa de España, sino con la defensa de un barco estadounidense:

El 26 y 27 de junio de 2014 dio escolta al crucero estadounidense USS Vella Gulf contra amenaza aérea convencional en su travesía por el Mediterráneo, ya que el buque de la Armada de los Estados Unidos se encontraba configurado con un sistema de combate para interceptar blancos balísticos fuera de la atmósfera terrestre.

  • Su tercera misión fue de entranamiento con naves españolas:

El 11 de julio de 2014 regresó a su base en Ferrol, y se aprovechó su llegada, y el que los otros cuatro buques de la clase se encontraban en su base en Ferrol, para que por primera vez, las cinco fragatas de su clase realizaran ejercicios de adiestramiento conjunto como parte de la 31.ª Escuadrilla de Escoltas de la que forman parte.

  • Su cuarta misión se realizó en Estados Unidos, muy lejos de las costas que debería defender:

A mediados de julio de 2016 certificó en Estados Unidos su sistema de combate en Norfolk junto al destructor estadounidense USS Arleigh Burke

  • Su quinta misión también fue de exhibición en lejanas costas de un país aliado:

Realizó una escala en Halifax, Canadá para apoyar las opciones comerciales de Navantia en un concurso para la construcción de quince fragatas

Con estos datos tenemos claro que:

  • La F-105 Cristóbal Colón no es necesaria para la defensa de España y, por lo tanto es un nuevo ejemplo de despilfarro militar,
  • Va a tirarse un año:  desde agosto de 2016 a agosto de 2017 sirviendo de escaparate para la venta de fragatas a Navantia.
  • La construcción de fragatas en Ferrol y Cádiz es sólo una forma de que los empresarios de la muerte ganen dinero.  No tiene nada que ver con la defensa de España.
  • El sector de defensa de Navantia queda muy en entredicho.
  • La guerra es un negocio.  Y para muchos, es exclusivamente un negocio.
  • Los gestores del Ministerio de Defensa deberían responder ante esta situación irregular.

Si lo anterior es una vergüenza, es necesario señalar que es un vergüenza estructural, que afecta a la forma de hacer del Ministerio de Defensa en su ejercicio habitual:

El despliegue de la fragata en Australia, fuera de casa durante ocho meses, no es una novedad absoluta. Durante todo el año 2013 el Ministerio de Defensa permitió o bendijo que la Armada desplegara en el mismo país el buque de aprovisionamieno de combate Cantabria: se trata de un tremendo buque logístico, 170 metros de largo, puede almacenar en su interior líquidos equivalente en volumen a 10 piscinas olímpicas, construido en los astilleros de Navantia en Puerto Real (Cádiz), entró en servicio en 2010 y costó 300 millones de euros.
Un tercer ejemplo de lo que ya es una costumbre se refiere al Patiño, buque antecessor delCantabria, que estuvo desplegado en Canadá a comienzos de año y en septiembre ha vuelto para allá para integrarse en la Marina Real Canadiense hasta fin de año.

Corrupción militarista en Defex

Imagen de Defex

Imagen de Defex

Fuente:  El Mundo.

Son varias las veces que hemos tratado el caso de DEFEX en este blog.  Y, según parece, más serán las que lo trataremos.

Defex es

una empresa constituida en el año 1972, tiene como objeto social la promoción y exportación de bienes y servicios de empresas españolas.

DEFEX es una sociedad mercantil estatal participada mayoritariamente por la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI). En su Consejo de Administración están representados el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas a través de SEPI, el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación, el Ministerio de Economía y Competitividad, el Ministerio de Defensa y diversos accionistas privados.

El caso DEFEX ha dado tantas vueltas que no nos vendrá mal hacer un breve repaso, de la mano de El Mundo:

En 2012, las autoridades de Luxemburgo preguntaron a España por unas transferencias por valor de 41 millones desde una cuenta bancaria conjunta de Defex y la empresa Comercial Cueto 92, con la que Defex ejecutaba un contrato de venta de armas a la Policía angoleña.  El fiscal anticorrupción Conrado Sáiz abrió diligencias de investigación en febrero de 2013, y en julio de 2014 se judicializó el caso, que recayó en el Juzgado Central de Instrucción número 5, que dirige José de la Mata.  El contrato de Angola era de 153 millones de euros. De ellos, unos 100 fueron de beneficio, pero cerca de 70 se desviaron a empresas pantalla y paraísos fiscales. Beatriz García Paesa, sobrina y mano derecha del espía Francisco Paesa, fue la que creó sociedades en paraísos fiscales para ocultar el dinero.  Todavía se está investigando quién se quedó con el dinero. Al menos una parte muy sustanciosa fue a manos de Juan Carlos Cueto, responsable de Comercial Cueto 92, la empresa que vendía las armas en Angola de la mano de Defex. Él, al igual que Beatriz Paesa, es uno de los imputados en el caso.

Defex, así, consiguió el honor de ser la primera empresa pública en ser imputada en una investigación penal.

Parece ser que los altos cargos de Defex siguen siendo purgados y despedidos, discretamente por la empresa, debido a las auditorías, el trabajo de Anticorrupción  y los escalofriantes informes forensic de PriceWaterhouseCoopers y Deloitte.

Las comisiones medias en los contratos que ha intermediado Defex desde 2008 y hasta 2014 -en que entró en sus instalaciones la Guardia Civil por orden judicial- son del 8% para los agentes contratados y del 9% para la empresa pública. Es decir,pellizcazos del 17% que suponen 57 millones sobre un total de 340

defex-pellizcos

Como se ve, los pelotazos que se daban en Defex son de tal cuantía que en ocasiones el proveedor real

se queda con menos del 50% del dinero del contrato.

¿Quiénes son los responsables de estos desaguisados?

Los accionistas de este engendro son la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (Sepi), con un 51% del capital, seguida principalmente de las privadas Maxam Expal, con un 20%, e Instalaza, con un 10%. En los órganos de gobierno de ambas participan o han participado importantes personalidades de la vida española y de confianza del Rey Emérito como Jaime Carvajal en Maxam o del actual ministro de Defensa, Pedro Morenés, en Instalaza.

El representante de Maxam Expal en el consejo de Defex es nada menos que el ex jefe del Estado Mayor de la Armada, Francisco Torrente, también muy próximo al padre del actual Monarca. También figura el presidente de Maxam, José Fernando Sánchez Junco, ex director general del Ministerio de Industria con el PSOE. Además, hay en el consejo representantes de Exteriores, Defensa y Economía

Es desolador. El presidente más longevo de Defex durante décadas, José Ignacio Encinas, fue detenido en una primera fase de la investigación iniciada en 2014, aunque ya había sido relevado dos años antes al llegar al poder el PP. La Sepi nombró presidente de Defex en 2012 a Fernando Aguilar con el respaldo de su cuñada, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes. Aguilar, que había sido antes delegado en la oscura delegación de Singapur, terminó siendo también relevado en 2015 y se encuentra imputado desde este verano en la segunda fase de la investigación. En el entorno de la dirigente del PP aseguran que la relación con su cuñado es inexistente desde hace algún tiempo.

¿No sabían nada estos responsables políticos y económicos?, ¿se han enterado por la prensa?

¿Se pedirán responsabilidades políticas y penales a alguno de ellos?  ¿Alguien de la SEPI, y por lo tanto del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas tendrá alguna responsabilidad por ser socios mayoritarios, la tendrá su ministro Montoro?  ¿La tendrán los Ministerios de Defensa, Exteriores o del de Economía, es decir, Morenés, García Margallo o Guindos?

Pero el caso Defex parece infinito.  Al menos son infinitas las ganas de lucro de algunos de sus empleados.  Nos cuenta El Diario que

Un juzgado de Madrid ha obligado a la empresa semipública de exportación de material militar Defex (que tiene al Estado como mayor accionista con el 51%) a readmitir a un exdirectivo imputado en la Operación Angola por un presunto fraude en una operación de venta de armas a ese país por importe de 152 millones de euros.

El directivo en cuestión es Manuel Iglesias Sarriá Fernández de Navarrete, exdirector de Operaciones de Defex. El pasado 1 de octubre, Defex procedió a darle de alta en la Seguridad Social, aunque su reincorporación efectiva no se produjo hasta el lunes 10 de octubre. A Iglesias prácticamente no le dio tiempo a encender el ordenador: ese día se le entregó la carta de despido, según fuentes al tanto del proceso.

Ingeniero de Telecomunicaciones y primo carnal del cantante Julio Iglesias (su padre era hermano del doctor Julio Iglesias Puga, alias Papuchi), Iglesias Sarriá llevaba trabajando en Defex desde 1990 y en enero de 2013 fue nombrado director de Operaciones, bajo dependencia directa del entonces presidente de la compañía, Fernando Aguilar Viyuela.

Aguilar, que es cuñado de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, fue presidente de Defex desde 2012 hasta mayo de 2015, cuando fue sustituido por el teniente general del Ejército Juan Carlos Villamía.

Pero no nos engañemos.  Este no es un caso puntual en la Administración del Estado.  Es un caso estructural porque hay que preguntarse para qué sirven las empresas y organismos autónomos del Estado.  ¿Cuál es su función si los trabajos que realizan los podrían, y deberían, hacer los funcionarios en los propios ministerios?  En muchas ocasiones hemos dicho que los Organismos Autónomos militares deberían cerrarse porque parece que su función sólo es doblar gestiones y sueldos y esconder las responsabilidades de gestión directas del Estado a través de sus ministros.

Volveremos a ser Policía Aérea en el Báltico en 2017 y 2018

Imagen de Ejército del Aire España

Imagen de Ejército del Aire España

Fuente:  La Razón.

Es una misión militar compartida en la que los países de la OTAN ponen a disposición de Letonia, Lituania y Estonia sus pilotos y cazas para evitar la invasión de su espacio aéreo por parte de cazas rusos.

Es decir, se cambia una invasión militar del espacio aéreo por otra.

Ya estuvimos allí en 2015 y en 2016.

Además, según el JEMAD sólo es necesaria la autorización del Consejo de Ministros, pero no del Parlamento y mucho menos el debate social.

ya que al tratarse de una operación enmarcada en la pertenencia a la Alianza Atlántica, no es necesaria la aprobación del Congreso de los Diputados.

En 2017 el despliegue tendrá lugar entre el 1 de marzo y el 1 de julio.  Es decir, los F-18 permanecerán alejados de su teórica misión principal, la defensa del territorio español, durante 4 meses.  Esto nos lleva a concluir que su presencia en nuestros cielos no es, ni mucho menos, tan necesaria y que tales aviones sobran en realidad.

El contingente no será moco de pavo: 115 efectivos y 4 cazas.

Lo que se les ha olvidado contarnos es el precio de la aventura para el entrenamiento de nuestros pilotos.  ¡Qué curioso!  Posiblemente, como siempre, lo harán con cargo a los presupuestos generales del Estado pero sin figurar en las partidas del Ministerio de Defensa, sino ocultándolo en los créditos extrapresupuestarios.  Porque aunque los haya prohibido el Tribunal Constitucional, hay instituciones más altas, y a nadie se le escapa que una de ellas es la OTAN.

Celebremos el militarismo

Imagen de El Coleccionista de Instantes

Imagen de El Coleccionista de Instantes

Resulta asombrosa y turbadora la persistencia de esa anacrónica celebración anual del 12 de octubre, que mezcla la exaltación de los ejércitos y nostalgia con la idea de la “nación española” y más allá de ésta, de la hispanidad, denominación que edulcora la que antaño tenía la fiesta, “de la raza”.

En dichos fastos pone todas sus complacencias el Ministerio de Defensa, principal protagonista del evento, como punta de lanza que es de su política de adoctrinamiento en eso que llaman “cultura de la defensa” y que se concibe como una exaltación de las virtudes militares y de la parafernalia militarista encaminada a adormecernos, aún más, en la aceptación del ejército como una institución legítima y normalizada, columna vertebral del Estado (dicen los estereotipados discursos al uso) y mascarón de proa de la política exterior “cola de león” de nuestra élite dominante.

La exhibición de 2016 le va a costar al erario público, según declaraciones del Ministerio de Defensa, la friolera de 800.000 euros, la mitad más o menos para el gran desfile militar de Madrid.

La cifra, al parecer, incluye sólo el gasto que el Ministerio de Defensa destina a tales fastos, pero no es todo el dinero público que provocará este evento, pues a ello hay que sumar, al menos, el que supondrá el corte de calles y refuerzos de policías nacional y locales (1.500 policías reforzarán el desfile, cesión de espacios y otros pequeños gastos que ni están cuantificados ni desglosados pero que, sin embargo, se producen.  Habrá que sumar, al menos, lo que cuesten los 18 actos en Andalucía, 12 en Murcia, 11 en Castilla León, 11 en Galicia, 7 en Madrid,  5 en Aragón, 4 en Canarias, 4 en Castilla La Mancha, 3 en Cataluña, 3 en Baleares, y 1 en Ceuta, Extremadura, Melilla, Valencia y Asturias  y actividades sensibleras como grabar en video 22 flexiones “por España” y mandarlas al hashtag “#22porEspaña”.

¿Qué ha pasado en años anteriores?

2015, 800.000 euros, pero sin incluir la exhibición de vuelo de la que no se dio información.

2014:   823.000 euros

2013: 823.000 euros

2012: 1 millón de euros

2011: 2,8 millones de euros

Sumadas estas cifras de los últimos 6 años, se han despilfarrado nada menos que 7,05 millones de euros, un dinero que, sin duda, podría haber paliado muchas de las graves y cotidianas amenazas que la seguridad de los españoles padecen a diario.

Por tanto, celebremos el militarismo:

  • Celebremos que no nos dejan opinar sobre la política de defensa y la Directiva de Defensa Nacional sigue siendo aprobada sin contar con el Parlamento.
  • Celebremos que nos dicen que van a gastar en Defensa un presupuesto de  5.787’89 millones € y realmente nos engañan con un gasto militar superior a los 30.928 millones de €.
  • Celebremos que nos engañan ocultando el 81’29 % del gasto militar existente.
  • Celebremos que ocultan gasto militar en 12 de los 13 ministerios existentes.
  • Celebremos la deuda militar de más de 16.127 millones de € que acumularemos sólo en 2016.
  • Celebremos que somos considerados el enemigo por muchos países dado que actualmente tenemos 17 misiones militares en el exterior y hemos llegado a las 79 desde tiempos de González.
  • Celebremos un gasto militar diario de 84’5 millones de €.
  • Celebremos ser el 6º exportador mundial de armas.

Y, ya de paso, celebremos el paro, la precariedad, los desahucios, los despidos de profesores, médicos y enfermeros, la contaminación, el envenenamiento de las aguas, la corrupción política, …

Y hartos de celebrar, quizá algún día comprenderemos el error de asimilar patrias con ejércitos, política exterior con violencia, recuperación económica con venta de armas.

La militarización de los corresponsales de guerra

Imagen de Lieven SOETE

Imagen de Lieven SOETE

Fuente:  Infodefensa.

El militarismo lo abarca todo.  También el sector de la información y el periodismo.

El 30 de septiembre finalizaron las XIII Jornadas de Corresponsales de Guerra del Ejército de Tierra.

El curso ha durado 7 días y ha formado a 25 periodistas para trabajar como corresponsales de guerra o bien empotrados en las propias unidades militares o para trabajar por su cuenta como freelance.

Nos ha sorprendido el listado de los talleres incluidos en el curso:

  • localización y señalización de minas y artefactos explosivos improvisados
  • primeros auxilios en zonas de conflicto
  • mecánica básica de vehículos en despliegues
  • conducción 4×4
  • cultura awareness
  • autoprotección
  • control de stress
  • prácticas nocturnas con unidades del Ejército
  • maniobras de embarque, desembarque y vuelo en helicóptero
  • riesgo NBQ, etc.

Como se ve, nada de periodismo, mucho menos de cultura de la paz, y sí mucho de militarismo, guerra y cómo ser útil para cuando estén empotrados.

Como se ve, el Ejército quiere que haya periodistas en sus misiones armadas en territorio extranjero.  Confían en que sus comentarios serán loables para la institución armada.

Hay dos aspectos más que nos han llamado la atención:

  • La selección de los aspirantes al curso se hace con criterios propios del Departamento de Comunicación del Ejército de Tierra.  Es decir, suponemos que antes se leerán su historial para ver cuáles han sido sus crónicas y opiniones sobre el militarismo y el intervencionismo patrio
  • El curso no tiene coste alguno para los concurrentes (sólo deberán pagarse alojamiento y traslado).  Con ello se empieza cuidando muy bien a aquellos periodistas que luego hablarán de las andanzas de los militares españoles en el extranjero.  Es decir, el curso tiene como función principal hacer amigos entre los civiles periodistas y, de paso, militarizarles un poco.

¿Es ética esta manera de actuar del Ejército de Tierra?  ¿Es un despilfarro que se dedique los recursos económicos cuantiosos (sólo hay que ver qué medios de transporte se usan en el curso) sin cobrar nada a los beneficiados?  ¿Quiere la sociedad española con sus impuestos militarizar a los periodistas?  ¿Sabemos de algún apartado de la vida civil en la que se forme a los periodistas gratis, a cargo de los presupuestos del Estado?

¿Se verá comprometida la imparcialidad y el espíritu crítico de los periodistas tras este curso?

A %d blogueros les gusta esto: