Tag Archive for misiones de paz

La militarización de los corresponsales de guerra

Imagen de Lieven SOETE

Imagen de Lieven SOETE

Fuente:  Infodefensa.

El militarismo lo abarca todo.  También el sector de la información y el periodismo.

El 30 de septiembre finalizaron las XIII Jornadas de Corresponsales de Guerra del Ejército de Tierra.

El curso ha durado 7 días y ha formado a 25 periodistas para trabajar como corresponsales de guerra o bien empotrados en las propias unidades militares o para trabajar por su cuenta como freelance.

Nos ha sorprendido el listado de los talleres incluidos en el curso:

  • localización y señalización de minas y artefactos explosivos improvisados
  • primeros auxilios en zonas de conflicto
  • mecánica básica de vehículos en despliegues
  • conducción 4×4
  • cultura awareness
  • autoprotección
  • control de stress
  • prácticas nocturnas con unidades del Ejército
  • maniobras de embarque, desembarque y vuelo en helicóptero
  • riesgo NBQ, etc.

Como se ve, nada de periodismo, mucho menos de cultura de la paz, y sí mucho de militarismo, guerra y cómo ser útil para cuando estén empotrados.

Como se ve, el Ejército quiere que haya periodistas en sus misiones armadas en territorio extranjero.  Confían en que sus comentarios serán loables para la institución armada.

Hay dos aspectos más que nos han llamado la atención:

  • La selección de los aspirantes al curso se hace con criterios propios del Departamento de Comunicación del Ejército de Tierra.  Es decir, suponemos que antes se leerán su historial para ver cuáles han sido sus crónicas y opiniones sobre el militarismo y el intervencionismo patrio
  • El curso no tiene coste alguno para los concurrentes (sólo deberán pagarse alojamiento y traslado).  Con ello se empieza cuidando muy bien a aquellos periodistas que luego hablarán de las andanzas de los militares españoles en el extranjero.  Es decir, el curso tiene como función principal hacer amigos entre los civiles periodistas y, de paso, militarizarles un poco.

¿Es ética esta manera de actuar del Ejército de Tierra?  ¿Es un despilfarro que se dedique los recursos económicos cuantiosos (sólo hay que ver qué medios de transporte se usan en el curso) sin cobrar nada a los beneficiados?  ¿Quiere la sociedad española con sus impuestos militarizar a los periodistas?  ¿Sabemos de algún apartado de la vida civil en la que se forme a los periodistas gratis, a cargo de los presupuestos del Estado?

¿Se verá comprometida la imparcialidad y el espíritu crítico de los periodistas tras este curso?

Share

El muro de contención militar imaginario del Sahel

Sahel

Por El Confidencial

Fuente: El  Confidencial

En otras ocasiones hemos destacado el desplazamiento de la «frontera» militar española nada menos que al Sahel y la cada vez más agresiva política militar de presencia e injerencia en los países del área centroafricana.  El nombre de esta política ya es muy descriptivo:  Fronteras Avanzadas.

Ahora encontramos un artículo de El Confidencial Digital donde, con pelos y señales, nos detallan este papel abrasivo de nuestro militarismo, comparsa y aliado de Francia en esta estrategia nefasta.

Su área de actuación es el Sahel, la franja bajo el desierto del Sáhara en la que se encuentra la mayor concentración de estados fallidos del mundo: poblaciones con rentas anuales que rondan los 500 dólares, conflictos tribales y gobiernos que no controlan su territorio y donde se cobra terreno el yihadismo. Aquí la Unión Europea, bajo liderazgo francés, trata de sostener una “frontera avanzada” con decenas de acuartelamientos que conforman un muro de contención imaginario para evitar que se establezca un santuario extremista a las puertas de Europa. Para frenar, entre otras cosas, la bomba demográfica nigeriana y Boko Haram. Para suavizar los flujos migratorios o para tratar de evitar que las armas del extinto Ejército de Gadafi acaben engordando una guerrilla capaz de montar un santuario extremista en las arenas del norte de Mali.

Decenas de acuartelamientos para «contener» la pobreza de poblaciones «amenazadoras» con rentas de 500 dólares anuales per cápita (de los países por tanto más pobres del planeta). Toda una muestra de verdadero cinismo y manipulación.

Las tropas españolas hacen de gendarmes en este «muro imaginario» y cruel.  Entrenan tropas para no mancharse las manos directamente, defienden emplazamientos «estratégicos» y «logísticos», espían, trasladan tropas de otros países de un lugar a otro, … Todo ello de la mano de los principales actores de la agresión militar mundial: la UE y la OTAN. Todo ello bendecido y legitimado por la ONU, cada vez más inservible y tétrica.

Un mando español ofrece un pintoresco y aterrador ejemplo del papel horrible que juegan los militares españoles (y no son ninguna excepción) en todo este embrollo

Como Jon Snow, vigilamos el Muro pero lo que queremos es entrenar a los que viven al otro lado para que puedan ayudarnos a enfrentar a los yihadistas, que en este caso serían los caminantes blancos…

Se refiere el militar a la serie de moda como manual de alta política entre ciertos intelectuales de barra de bar

Ahora en serio, en términos de defensa nuestra misión es estabilizar estos países para evitar que el problema se extienda y llegue a nuestras fronteras

Ya ven: que «el problema» no llegue a nuestras fronteras. Salvo que «el problema» son ellos mismos, los militares, y las políticas de dominación que provocan.

Continúan los sargentos Juan Antonio Doncel y Kriscia Ramírez  desgranando sus «hazañas». Ahora cuenta cómo entrenan a los pobrecillos que se alistan para que hagan la guerra que le interesa a Occidente

Hay que repetir y repetir. Enseñarles cosas muy básicas porque la mayoría cierran los ojos al disparar o apartan la cara por miedo. Son desconfiados, en el sentido de no se creen lo que no pueden ver. Por ejemplo, no entienden que el mortero pueda alcanzar un blanco situado al otro lado de una montaña. Lo ilustramos con juegos para que entiendan que es posible. Y también les cuesta el combate nocturno porque tienen miedo a los espíritus.

Sonroja escuchar esta muestra de prejuicios etnicistas y barbaridades, trufados de la brutalidad de quienes se dedican a enseñar el odio y a entrenar para la matanza, pero no es lo más cutre de todo.

Tercia el Teniente Coronel Billón

No tiene sentido entrenarlos para usar un armamento del que no disponen. Otro problema grave es que el país no tiene dinero para reclutar a más soldados y que los oficiales no se comprometen. Muchos dejan a sus soldados en la escuela y no se quedan a la instrucción, como si no fuese con ellos. En total han pasado por aquí 8.000 soldados, dos terceras partes de su Ejército regular

Existe una «patrulla social» con curiosas atribuciones. Merecerían un calificativo grueso, pero este blog no los soporta

Los niños se acercan con curiosidad y asoman la cabeza entre las piernas de sus madres. Sin soltar la mano del fusil, los militares les ofrecen caramelos envueltos con la bandera de España. Llevan unos cuantos en los bolsillos y los van repartiendo. De fondo, el río Niger, donde grupos de hombres y niños se afanan para sacar arena con la ayuda de palas y cayucos, en jornadas interminables en las que no ganan más de tres euros. Los soldados continúan el trayecto, sonriendo y saludando con la mano. Los fusiles no parecen incomodar a nadie. A su alrededor se siguen vendiendo mangos, jabones caseros y gasolina en botellas de cristal, distribuidas sobre tablones de madera.

En fin, todo muy costumbrista. Lamentablemente España está ahí, junto con los otros ejércitos de la UE y la OTAN, para ensombrecer las cosas.

Una frontera avanzada que, si lo miramos bien, sólo protege la violencia estructural y la dominación que ejercemos sobre pueblos empobrecidos a los que aún queremos estrujar un poquito más.

Share

Política de defensa de Alemania

Imagen de Javier Blesa Martínez

Imagen de Javier Blesa Martínez

Fuente:  Ministerio de Defensa.

El Ministerio de Defensa, a través de su Instituto Español de Estudios Estratégicos ha publicado su Cuaderno de Estrategia 179 titulado «Análisis comparativo de las capacidades militares españolas con las de los países de su entorno», de 271 páginas.

Concretan con las capacidades militares de 5 países:  España, Gran Bretaña, Alemania, Francia, e Italia.

Nos parece una gran iniciativa porque así podremos comparar, con números en la mesa, nuestra política con la de los demás países europeos que marcan la pauta en política de defensa.  Pero, …, tenemos que tener en cuenta la visión sesgada y promilitar del informe.  No sabemos si los datos que ofrece van a ser rigurosos y reales, sobre todo, teniendo en cuenta el despropósito informativo de nuestro Ministerio de Defensa.  Tengamos en cuenta que ellos sólo reconocen, como explicamos en nuestro informe:  «Gasto Militar 2016» 5.787’89 millones de € y nosotros demostramos que el gasto militar español para 2016 llegará, al menos a 30.928’86 millones de €.

Los contenidos los estructuran en

  • La política de defensa.
  • Capacidades terrestres.
  • Capacidades navales.
  • Capacidades aéreas.
  • Capacidades económicas e industriales.
  • Conclusiones finales.

Iremos resumiendo las características de cada uno de los países en una serie de publicaciones.  Hoy nos centramos en Alemania.  El análisis está firmado por el coronel y analista de IEEE Ignacio Fuente Cobo.

En cuanto a la política de defensa alemana, la primera idea que analizan es la del contraste entre su habitual línea débil en política de defensa

la política de seguridad y defensa de Alemania, el primero de los países considerados, se ha venido caracterizando desde el final de la Segunda Guerra Mundial por mostrar una identidad muy débil. Hasta fechas muy recientes, Alemania ha constituido la expresión tenaz de la continuidad ideológica reflejada en una cultura de contención militar extrema, con independencia de la tendencia política del partido en el Gobierno en cada momento. A diferencia de otros campos del poder nacional —como es el económico— en el que no ha rehuido ejercer el liderazgo europeo, Alemania se ha refrenado de hacer lo mismo en el campo de la seguridad.

por un interés reciente en potenciarla y convertir a Alemania en un, o en el, líder en cuestiones de defensa en Europa y en la OTAN, llegando, incluso, a decir que

Alemania debe hacer más para garantizar una seguridad que otros le han proporcionado a ella durante décadas.

Las causas de esta situación pueden encontrarse en:

la repercusión sociológica de la derrota en la Segunda Guerra Mundial, que configuró una Alemania educada durante generaciones en la aversión al militarismo y el expansionismo militar, al tiempo que sometida a numerosas restricciones legales en cuanto al uso del poder militar.

Puede, por tanto, afirmase que los efectos traumáticos de la Guerra Mundial, junto con el profundo pacifismo de una sociedad que conserva el estigma de las atrocidades del pasado, se han traducido en un bajo interés por los temas de seguridad y defensa

El lenguaje, y las ideas, guerreristas e intervencionistas se reflejan en este análisis del IEEE, en el que no es la idea de defensa lo que domina, sino las ansias por utilizar el instrumento militar para avanzar en los intereses nacionales.

Las líneas básicas de la política de defensa alemana han sido:

Alemania siempre ha sido firme partidaria del multilateralismo en las relaciones internaciones y particularmente en las intervenciones armadas, siempre en el marco de la OTAN o, aún mejor, de la Política Común de Seguridad y Defensa de la Unión Europea

Es de destacar que en Alemania existe una institución, peculiar en el entorno europeo, llamada Comisionado Parlamentario para las Fuerzas Armadas, una especie de Defensor del Soldado con jurisdicción específica y responsabilidad de supervisión sobre las Fuerzas Armadas que no depende del Gobierno, sino del Parlamento (https://www.bundestag.de/htdocs_e/ bundestag/commissioner, donde pueden encontrarse igualmente sus últimos informes anuales, el último de fecha enero de 2015).

La reticencia alemana al intervencionismo se puede ejemplificar en que

durante la crisis de Libia de 2011, en la que Alemania se abstuvo de votar favorablemente la resolución 1973 del Consejo de Seguridad que autorizaba una intervención limitada en este país, o en el escaso apoyo que prestó a la intervención francesa en Malí durante la operación «Serval» en enero de 2013.

Los fundamentos de la política de defensa alemana.

No obstante, los dos pilares fundamentales de la política de defensa alemán (OTAN y Unión Europea) permanecen inmovibles, hasta el punto que más que una política de seguridad y defensa propiamente alemana se puede hablar propiamente de dos políticas diferentes, una para cada organización. La primera, atlántica, desempeña el papel de la defensa clásica y constituye el marco preferido de acción militar para Alemania, mientras que la segunda, europea, está orientada más bien a la gestión de crisis. Esta ambivalencia en cuanto a su seguridad, unida a los cambios que están experimentando ambas organizaciones, hace que la política de defensa alemana siga siendo más reactiva que proactiva.

Alemania tiene un Libro Blanco de la Defensa de 2006, actualmente en vigor, pero los problemas en Ucrania y la opción militarista de Rusia le han llevado a estar tramitando uno nuevo en la actualidad.  El proceso del nuevo Libro Blanco se ha iniciado en febrero de 2015 y en él están participando no solo militares, sino expertos civiles, representantes de diferentes ministerios, de partidos políticos y las empresas de armamento germanas.  Parece ser que esta nueva versión opta por

  • remilitarizar las acciones en el exterior.  Berlín decidió el aumento del número de sus instructores militares en la misión de la Unión Europea en Malí (de 180 a 250, y el apoyo con capacidades de transporte a la misión de la Unión Europea en la República Centroafricana.  Aunque sigue manteniendo no traspasar la línea roja de no mandar tropas de combate y parece más probable que se decida por apoyos financieros para librarse de la presión de contribuir militarmente.  Pero parece claro que, poco a poco, Alemania va dando pasos para el intervencionismo militarista, como pone de manifiesto que desplegará 6 aviones Tornado y un satélite SAR, además de una fragata que escoltará al portaviones francés Charles de Gaulle en el Mediterráneo oriental. También aportará 1.200 militares en una misión contra el Daesh. La misión costará 134 millones de euros hasta finales de 2016.
  • remilitarizar el Este de Europa para hacer frente a Rusia.

La reforma de la defensa alemana.

En 1994 el Tribunal Constitucional Federal fallaba que

el fallo del Tribunal Constitucional Federal en 1994, que declaraba legales los despliegues operativos de las Fuerzas Armadas alemanas (Bundeswehr) fuera del territorio nacional

ello ha permitido a la Bundeswehr transformarse, pasando de ser una fuerza orientada exclusivamente a la defensa del territorio nacional, muy numerosa, pesada y basada en el servicio militar obligatorio, a una entidad totalmente profesional, mucho más reducida, ligera y orientada a las operaciones de proyección.

Esta profunda transformación del modelo militar alemán ha tenido lugar en medio de un prolongado recorte presupuestario, junto con un colosal esfuerzo para integrar simultáneamente las Fuerzas Armadas de la antigua República Democrática Alemana (RDA) como consecuencia de la reunificación. En este sentido las Fuerzas Armadas de la República Federal se convirtieron en uno de los pilares fundamentales de la unificación nacional, por lo que no es de extrañar que Alemania optase por esperar hasta el año 2011, una vez el proceso de reunificación estuviese consolidado y más de un decenio después de países como Francia o España, para transformar sus Fuerzas Armadas en totalmente profesionales y voluntarias.

En el año 2010, Alemania lanzó la que puede considerarse la mayor reforma de sus capacidades de defensa desde el establecimiento de la Bundeswehr, una reforma que debe estar concluida en 2017

Respecto al nivel de ambición, declaraba:

  • su disposición para convertirse en nación marco de una organización operativa multinacional con capacidad de integrar fuerzas de otros países, para lo que necesitaba contar con fuerzas capaces de operar en todo el «espectro del conflicto».  Alemania pretende ser la nación marco que ofrece el esqueleto al cual se enganchan los países más pequeños para hacer sus contribuciones específicas. Aquí Alemania ve una oportunidad especial de compensar las reducciones, integrando dentro de sus estructuras marco a los países de su entorno, con especial preferencia por los cuatro de Visegrado (República Checa, Hungría, Polonia y Eslovaquia), Nordefco (Noruega, Suecia, Dinamarca y Finlandia) y Benelux (Bélgica, Holanda y Luxemburgo). Además, el trabajar en ámbitos militares multilaterales da a la defensa un carácter políticamente más aceptable ante la sociedad alemana, que las iniciativas militares unilaterales germanas.
  • El objetivo de «fuerza desplegable» y «sostenible» en diferentes operaciones de gestión de crisis se cifraba en diez mil efectivos.  A diferencia de Reino Unido y Francia, no identifica explícitamente un «esfuerzo máximo temporal» de Fuerzas en operaciones de alta intensidad. Se significa que el actual ciclo de disponibilidad alemán implica despliegues operativos de cuatro meses seguidos de un período intermedio de descanso y adiestramiento hasta un nuevo despliegue en veinte meses, incluyendo seis meses previos de adiestramiento pre-despliegue.
  • Mientras el anterior Nivel de Ambición del año 2003 contemplaba una fuerza desplegable de 14.000 para un total de 245.000 que formaban la Bundeswehr, el actual Nivel de Ambición prevé reducir este número a 10.000 soldados en operaciones para un total de 185.000.
  • Alemania prevé también reducir sus presupuestos de defensa centrándose en las misiones más probables de prevención de conflictos internacionales y de gestión de crisis, es decir, en lo que ha venido a denominarse operaciones de estabilización.
  • La idea fuerza que subyace debajo de este concepto es la de mejorar el sostenimiento y mantener las capacidades críticas, actuando en marcos multinacionales, en las que otros países cubren las carencias propias, y realizando un planeamiento de la defensa combinado con otros países.

Posteriormente, en junio de 2012, se concretaron los planes de implementación de la reforma que están actualmente en desarrollo, estimándose que tres cuartas partes de los objetivos deberían haber sido alcanzados ya en 2015.

Las opciones alemanas en cuanto a personal son las siguientes:

  • el objetivo es disponer en 2017 de 185.000 militares en activo y 55.000 empleados civiles (reduciendo 75.000 militares y 20.000 civiles respecto de las cifras de personal de 2010).
  • El ejército quedaría reducido a unos 57.000 soldados, junto a 23.000 militares del ejército del aire (Luftwaffe) y unos 13.000 marinos.
  • Respecto a las reservas, la aspiración es de disponer de 6.000 reservistas organizados en doce unidades, si bien la reorganización de las fuerzas en activo ha retrasado la implementación de la reserva.
  • Optan por una logística conjunta, el «Servicio de Apoyo Conjunto», que comprende 36.000-46.000 efectivos, y un servicio médico conjunto con 15.000-19.000 efectivos.

El problema presupuestario.

Alemania se muestra dispuesta a aumentar su gasto en defensa de acuerdo con las directrices de la OTAN de alcanzar el 2% del PIB y para lograrlo el Gobierno federal ha acordado irlo aumentando gradualmente desde el actual 1,2%, uno de los menores de Europa, de acuerdo con su actual ciclo de planificación financiera previsto hasta 2019, según las cifras del siguiente gráfico:

proxima-evolucion-presupuesto-defensa-aleman

Pero es de destacar que esto no es más que un modelo de planificación y no tiene carácter vinculante.

Alemania parece haber descubierto, al igual que otros países antes que ella, que la sustitución del servicio militar obligatorio por un ejército profesional, algo imprescindible para la realización de operaciones expedicionarias de proyección de fuerzas, no implica un ahorro presupuestario sino todo lo contrario

Alemania, como España tiene problemas con los suministros armamentísticos que reciben de la industria militar, que destaca nuevamente por sus bajísimos niveles de calidad:

Es de señalar que a finales de septiembre 2014 salieron a la luz informaciones que indicaban que los principales sistemas de armas del ejército alemán estaban en un nivel de operatividad muy bajo y que Alemania apenas podía cumplir sus compromisos con la OTAN.  Los principales problemas se referían a plataformas aéreas, como los aviones de transporte C-160 Transall y helicópteros como el terrestre NH-90 y los navales Sea King y Sea Lynx, aunque la descripción general de todos los sistemas de armas era alarmante. Respecto a medios terrestres, solo 280 de 406 vehículos de combate (VCI) Marder y 70 de 180 vehículos blindados Boxer fueron calificados como «operativos y desplegables», en la misma categoría solo entraban 10 de los 31 helicópteros de ataque Tigre y 8 de los 33 NH-90.

La combinación de este cambio hacia políticas más intervencionistas y la nefasta gestión de la industria militar ha provocado algunos cambios de tendencia apreciables:

el Gobierno germano haya decidido en abril de 2015 incrementar su fuerzas acorazadas de cuatro a seis batallones, a fin de aumentar su capacidad de disuasión. Es la primera vez en muchos años que Alemania en lugar de reducir sus fuerzas las aumenta y puede ser un indicio de lo que depara el porvenir y de un proceso que se presenta también inevitable en el resto de socios europeos. Como signo del cambio de tendencia, en noviembre de 2015 el Bundestag aprobó un incremento de 1,32 billones de euros para el presupuesto de Defensa de 2016 y, en respuesta a los recientes problemas en el campo de los programas de armamento, la ministra Von del Leyden anunció que, para remediar las carencias detectadas, se gastarían unos 130 billones de euros hasta 2030 en este campo

 

Share

Canarias, ¿zona de paz?

Imagen de Alan O´Rourke

Fuente:  ABC.

Una proposición no de ley ha sido discutida el miércoles 20 de Abril en la Comisión de Defensa del Congreso:

Según una proposición no de ley (PNL) presentada por la diputada isleña Meri Pita, el Archipiélago debería ser declarado «zona de paz» con el estatus de «territorio de neutralidad permanente» y, en consecuencia, que «el Estado central» no establezca en la zona tropas, bases militares ni construya «fortificaciones de ningún tipo o sobre la base de ninguna alianza europea o internacional».

Sobre esta idea, cita otros territorios que «formando parte de un Estado, han sido declarados como territorios de neutralidad permanente», como las Islas Samoa «entre los años 1889 y 1899», como Cracovia, «declarada ciudad libre por el tratado de Viena de 1815 y también en 1846 con el acuerdo común de Rusia, Prusia y Austria».

Finalmente, cita la votación de marzo de 1986, cuando «los habitantes del Archipiélago expresaron su determinación y deseos de paz, al votar mayoritariamente en contra de la permanencia de España en la OTAN»

El resultado de la votación en el Congreso ha sido de 27 votos en contra (PP, PSOE y Ciudadanos) y 8 a favor.

Especialmente preocupantes fueron los argumentos de Zaida Cantera (PSOE, y exmilitar):

Cantera hizo una encendida defensa del papel de los militares en favor de la paz y de sus actuaciones en Canarias, y ha afirmado que Podemos, con su propuesta, pide la expulsión de los militares, lo que supone un «insulto» a este colectivo. «Los militares hacen la paz y Canarias ya es zona de paz, gracias a los militares españoles», ha sentenciado la diputada socialista, excomandante del Ejército de Tierra.

Parece que Cantera confunde que haya muchas personas que no quieran que Canarias esté militarizada con insultar a los militares.  Nada más lejos del ánimo de los antimilitaristas.

También nos parece muy equivocada la afirmación de que los militares hacen la paz. No resiste la prueba de los hechos. Es el máximo ejemplo del cinismo:  los militares hacen la guerra, trabajan para la guerra, viven para la guerra.  Cuando ellos acaban sí llega la paz, la de los cementerios. Cuando ellos se marchan de un sitio asolado por la guera es cuando comienza la acción por la paz: la reconstrucción, que no es protagonizada precisamente por los militares.

Si esta es la nueva postura social del PSOE ante esta temática, con diputados tan militaristas, qué lejos se encuentran de aquel PSOE en el que confió la sociedad española hace mucho tiempo porque, entre otras cosas, se decían pacifistas y no intervencionistas. ¿Mentian entonces, mienten ahora, mintieron siempre?

Entre tanto, la militarización de Canarias sigue su camino ascendente:

  • Canarias ha tenido históricamente una estrecha relación con las fuerzas armadas. El Mando de Canarias incluye, por ejemplo, el Regimiento de Infantería «Soria» (menudo fatalismo de nombre ahora) 9, que es el más antiguo del Ejército Español y de los ejércitos europeos, creado en 1509 y que ha sido parte de más de 70 conflictos armados en sus 500 años de historia. Hoy tiene su sede en Fuerteventura y, desde su llegada a la isla, han desplegado sus unidades de injerencia militar por Bosnia Herzegovina, Kosovo y, más recientemente, Afganistán.
  • El Mando de Canarias se compone de, aproximadamente, 4.300 hombres y mujeres, distribuidos por mitades en ambas provincias, Las Palmas y Santa Cruz de Tenerife. Con el tiempo, el porcentaje de sus efectivos nacidos en las Islas ha ido creciendo y hoy lo componen cerca de tres cuartas partes de canarios.
  • Las unidades del Mando de Canarias tienen el máximo número de condecoraciones del Ejército Español por su participación en misiones internacionales de injerencia militar, con 11 cruces al mérito militar con distintivo rojo, 11 con distintivo amarillo y 39 con el «valor reconocido», tras pagar un tributo de 7 militares fallecidos y otros tantos heridos.
  • Por su parte, el Mando Naval de Canarias fue creado en 1940 y ha participado en misiones internacionales muy intensamente en los últimos años, al ser base permanente de los buques de acción marítima (BAM) «Meteoro», «Rayo», «Relámpago» y «Tornado».
  • Además, el Ejército del Aire tiene presencia en el Archipiélago desde 1940 y desde 1978 como Mando Aéreo de Canarias, que incluye la Base Aérea de Gando (Gran Canaria), el Aeródromo Militar de Lanzarote y el Sector Aéreo de Tenerife (en La Laguna).
  • Canarias es el sitio donde la colaboración entre los tres ejércitos es más eficaz. Los patrulleros de la Armada cooperan en múltiples ejercicios con los cazabombarderos F/A-18 Hornet del Ala 46 con base en Gando, del mismo modo que el Ejército facilita sus campos de entrenamiento, especialmente el de Pájara (Fuerteventura) para que los infantes de Marina realicen su adiestramiento de combate y prácticas de tiro, por citar dos ejemplos.

¿Puede ser considerado el Ejército de Canarias como un ejército intervencionista y un peligro para los países adyacentes?  Sin ninguna duda, mirando su historial. De hecho el despliegue militar más acusado hacia Canarias tiene como objetivo el ejercer poder militar sobre lo que llaman «fronteras avanzadas», es decir, el sahel, el Golfo de Guinea, etc.

Por ello es necesaria la desmilitarización en Canarias. Para no hacerla punta de lanza de una estrategia de penetración militarista y de dominación.

Share

El Ministro de Defensa en funciones se plantea mandar una unidad de sanidad militar a Irak

En+el+marco+de+las+Jornadas+M%C3%A9dicas+Gratuitas+de+Ortopedia+y+Traumatolog%C3%ADa%2C+gracias+a+la+Operaci%C3%B3n+Rainbow+conjuntamente+con+el+Hospital+de+la+UTPL+se+llevan+a+cabo+las+operaciones+que+beneficiar%C3%A1n+a+personas+de+bajos+recursos+econ%C3%B3micos

Universidad Técnica Particular de Loja

Fuente: El diario

Al hilo de una visita a la sede de la Brigada de Sanidad que ha realizado el Ministro de Defensa en funciones (que como sabemos se niega a ir al Congreso a informar porque, como dice, ya no hace política, sino gestiones de mero trámite) nos hemos enterado de que el Ministro en realidad no descansa en sus ideas de ayudar al mundo.

Ahora está estudiando (eso sí, en funciones, osea, sin dar cuenta a nadie) mandar una unidad de sanidad militar a Irak, a la operación militar que mantenemos allí en apoyo de la coalición internacional de invasión.

La unidad que piensa mandar a Irak, dice el ministro, es la joya de la corona de la sanidad militar y está a disposición de la población civil española por si ocurren casos de terrorismo yihadista, o para responder a ataques químicos o bacteriológicos.  Entre tanto suponemos que no hacen más que esperar a que se les llame.

Claro que la disposición no parece que sea tal cuando, como parece, la idea es desplazarla a Irak (sin pasar la decisión por el Parlamento, es evidente, porque como están en funciones el Parlamento no puede controlar al gobierno en sus tareas rutinarias) a ayudar a la paz mundial con tan amable y humanitaria contribución.

Es curiosa esta política de información del Ministro:  nos dice, sin decirlo, que piensa mandar más compromiso militar a Irak, eso sí, para que nadie se soliviante, se trata de una unidad de sanidad militar que desplaza un hospital de campaña que cuesta un cojonal. Un hospital militar sofisticado  y de un tipo que sólo otros siete ejércitos del mundo (EEUU, Reino Unido, Alemania, Canadá, Francia, Italia y República Checa) tienen algo igual, y que ahora «estudia» poner en el escenario de guerra irakí medios con capacidad de

96 camas de atención hospitalaria, 16 puestos de cuidados intensivos y cuatro quirófanos.

así como

posibilidades asistenciales de hasta veinte especialidades médicas, lo que le permite prestar atención a 1.000 personas por día.

Y nos podemos preguntar ¿qué es lo que va a pasar en Irak o cerca para hacer necesario este despliegue?  ¿A quién va a atender esta unidad?  ¿A los civiles de allí (lo que implicaría la terrorífica constatación de que planean liarla parda en breve)? ¿A los militares de la coalición internacional (lo que nos dejaría ver que la guerra va mal y va a ir peor)? ¿O a nadie en concreto (lo que nos dejaría intranquilos, pues se trata entonces de un caso más de despilfarro y prepotencia de los que Defensa nos tiene acostumbrados)?.

Y nos podemos preguntar más cosas, ¿cómo es que quien tiene capacidades sanitarias para responder a una emergencia química o biológica es el ejército y no la sanidad pública?  ¿Cómo es que la inversión en tanta sofisticación se hace precisamente en garantizar al militarismo y no a la población?  ¿Deja este nuevo despliegue indefensa de nuevo a la sociedad?  ¿Existe algún riesgo real de este tipo de crisis?  ¿Por qué no se habla de nada de esto en el Parlamento?

Ya ven que tontería: de una noticia intrascendente y prefabricada por el gabinete de comunicación del Ministro para que nos vaya calando como lluvia fina la idea de que van a meter más leña al fuego, acabamos por enterarnos de que en Irak, y sin contar ni con la sociedad (con quien nunca cuentan) y ni siquiera con el Parlamento (con el que cuentan solo como florero), van a meter una unidad militar de sanidad que preludia una carnicería a la que al parecer estamos invitados y que, además, los recursos «joya de la corona» para peligros de índole química o biológica están bajo el monopolio militar y no en la sanidad pública, confirmando la idea de que los militares sí que son una casta dentro de la casta, y cuentan con un mini-estado a su disposición y con todo lujo de detalle. Casi nada.

Share

Siria e Irak son el polígono de tiro con fuego real de USA, la Coalición Internacional y Rusia

Imagen de Dmitry Terekhov

Fuente:  RT

La noticia tiene un titular con pegada:  Un informe secreto de la OTAN sobre la superioridad de Rusia se filtra a los medios.

Poco nos importa quién sea superior porque al final, con exagerada frecuencia, siempre acaban pagando los «inferiores» ajenos a la violencia de los países ajenos en los que se juegan las guerras.  Poco nos importa si los Su-35 rusos son superiores en destrucción a los aviones de la coalición internacional o a los de EE.UU.  Sin embargo, seguimos leyendo la noticia y nos hace pensar:

Según el documento, en la provincia siria de Latakia se encuentran 40 aviones de combate rusos, que realizan hasta 75 salidas al día, propinando cada vez «golpes precisos y eficaces» contra las posiciones de la organización terrorista Estado Islámico. La OTAN, a su vez, utiliza 180 aviones de combate, y destruye solo 20 objetivos por día.

Es decir, entre Rusia y EE.UU. hay 220 aviones interviniendo fuera de sus fronteras, sin que ocurra ninguna protesta a nivel internacional.  Además, las salidas diarias son 95 al día.  Por lo tanto no es, ni mucho menos, una guerra de baja intensidad.  En un mes habría un promedio de 2.850.  Una barbaridad. ¿qué pasaría si nuestro cielo lo sobrevolaran con esta frecuencia?

Rusia y EE.UU. consiguen tener muy bien entrenados a sus pilotos y a toda su fuerza aérea, fundamental para repeler ataques a su nación y para intervenir allende los mares.  Fundamental para tener engrasada la parte más intervencionista de su maquinaria de guerra.

Si nos atenemos a las cifras globales del informe, el ranking de ataque es el siguiente:

  • Coalición Internacional:  8.125 ataques.  De ellos 5.321 en Irak y 2.804 en Siria.
  • EE.UU.:  6.353 ataques totales.  De ellos 3.695 en Irak y 2.658 en Siria.
  • Rusia:  4.111 ataque totales, todos en Siria.

Por lo tanto, Irak ha sido atacado en 9.016 ocasiones y Siria lo ha sido en 9.573 ocasiones.

Mucho ataque protagonizado por dos países que deberían estar defendiendo su patria dentro de sus fronteras, no a miles de kilómetros de ellas.

Parece que Irak y Siria se han convertido en el polígono de tiro habitual, y con fuego real, de las tropas de las grandes potencias militares y que los civiles irakíes y sirios son sólo bajas colaterales.

¿Es esto un crimen de guerra?

Suponemos, más bien afirmamos, que serán las clases medias quienes paguen, en Rusia y EE.UU. estas políticas militaristas y violentas, y que serán las clases bajas quienes, también, las sufran por la escasa inversión en políticas sociales en sus respectivos países, cautivados por el gasto militar.

5 años de guerra sin haber resuelto el conflicto, parece argumento suficiente para convencer de que así no se va a resolver.  Pero este despilfarro militar no parece tener fin porque los militares siguen cometiendo crímenes impunemente, los que con él ganan dinero se siguen forrando y la sociedad se muestra ajena al antimilitarismo.

Share

Guardias civiles para Irak, otra vuelta de tuerca a la visión militarista de la política exterior en el intervencionismo militar

%C2%A1La+calle+es+nuestra%21

POr Jon Díez Supat

Fuente: El País

Informa Miguel González, de El País, que el gobierno sonámbulo y provisional de Mariano Rajoy tiene acordado ya, sin recato a su interinidad en el cargo, enviar guardias civiles a Irak (ya tenemos 300 militares allí), nada menos que 30, para hacer de instructores del que será su cuerpo paralelo allí, y como «contribución suplementaria a la coalición internacional» que, decimos nosotros, ocupa con abrumadora ineficacia y odiosa injerencia aquel lugar.

Como González suele estar muy bien informado por el Ministerio de Defensa de sus cuitas y es uno de los voceros más acreditados de estas, debemos dar credibilidad a la noticia, lo cual nos preocupa porque nos hipoteca en una errada política militarista que puede poner en marcha con este gobierno, con el que construyan en breve (si es que tal ocurre) o con el desgobierno interino que resulte del embrollo de pactos de mesa camilla en liza.

Pero informa además González, que Rajoy tiene medio apalabrado participar a requerimiento de Francia en otros frentes militares internacionales y que aún no ha decidido si se lo deja decidido y autorizado ya de postre al que venga detrás o les manda un caballo de Troya envenenado con el precompromiso y la diplomacia europea ladrando para que, llegue quien llegue,adopte la medida ya prometida.

Aunque inicialmente Mariano Rajoy estaba dispuesto a que tropas españolas sustituyeran a sus homólogas francesas en algún país del África subsahariana, para que estas pudieran centrarse en combatir el yihadismo en Oriente Medio y la propia metrópoli, cuando el asunto saltó a la opinión pública optó por darle carpetazo para evitar que contaminase el clima preelectoral.

En tales circunstancias convendría que en la escenificación de pactos/no pactos, los actores del momento nos vayan diciendo qué piensan hacer al respecto, si refrendar el preacuerdo rajoiniano y aceptarlo como una pesada carga heredada, si rechazarlo y explicarles a los franceses las nefastas consecuencias de tanto ardor guerrero, o mirar para otro lado y que acabemos metidos en las nuevas aventuras militares sin un sí o un no.

Share

24 millones de niños sin escuela por causa de la guerra

2014+Holly+Hock+Parade+Grand+Rapids+July+04%2C+2014+4

Niños de Tilcara saliendo del cole

Fuente: Centro de Noticias ONU

Y aquí tenemos otra de las consecuencias de la guerra. En el mundo, dice la ONU, hay más de 24 millones de niños privados de ir a la escuela por causa de la guerra. La cifra supone uno de cada menor de entre 6 y 15 años de los 109 millones de ellos que habitan en lugares en guerra.

Ya lo vemos: la guerra, entre otras muchas cosas, sirve para que los niños no vayan a la escuela. Y que los niños no vayan a la escuela sirve para perpetuar las guerras. Una especie de pescadilla que se muerde la cola.

Según Unicef,

“Sudán del Sur registra la mayor proporción de niños sin escolarizar, con un 51%, seguido de Níger, Sudán y Afganistán. Insistimos: la educación en zonas de conflicto no es sólo conocimientos, sino una herramienta de apoyo psicosocial”

Llama la atención el listado de países con niños sin escuela. Y llama la atención porque, precisamente, dos noticias muy recientes nos explican cómo nuestro Ministro de Defensa, Pedro Morenés, ha estado hace unos días en el Cuerno de África donde ha dicho que «En Europa tenemos que ser conscientes de que esta misión es fundamental para la seguridad e impedir que se expanda el terrorismo», según la Agencia Efe y en Afganistán, donde se ha explayado elogiando el valor de los militares españoles que han luchado allí y ha dicho que siente «un especial orgullo de ver cómo unos compatriotas, con entusiasmo, ilusión, ganas y sacrificio, aceptan estar muy lejos de su patria pero muy cerca de ella, porque lo dan todo por ella».

Por una extraña coincidencia, las palabras de este paladín de la injerencia militar coinciden con el conocimiento que ahora tenemos, por denuncia de UNICEF, de que en estos países donde estamos «pacificando» hay una relación de cuatro de cada diez niños que por la guerra no tienen acceso a la educación.

¿Será que exportamos la guerra e impedimos la educación de estos niños por pura casualidad?¿Será que la educación no importa en esta labor tan loable de llevar la paz al mundo?

¿Será que un interés de los halcones de la política es que los niños, esos niños, no tengan educación?

¿Y si en vez de en guerras y guerreros llevamos a los pueblos profesores y cultura?

Se nos ocurre ahora pensar también que la privación de educación de estos niños en países donde nuestros guerreros están actuando in situ o en otros, tiene también una estrecha relación con el grado de desconocimiento de este drama por parte de nuestras «educadas» sociedades libres.

¿Saben nustros niños que sus congéneres de otros países no pueden ir al colegio?¿Comparten este avance civilizatorio?¿lo saben los adultos?¿lo aceptan impasibles?

¿Será que la cultura es el peor enemigo de la guerra y su reino de dominación e injusticia y por eso los señores de la guerra la vapulean?

Muchas preguntas y una sola indignación.

Y una causa urgente.

Share

¿Cuánto vale un muerto en una guerra? Poco, muy poco.

Imagen de Marcelo Braga

Fuente:  El Mundo.

En Afganistán los civiles siempre se llevan la peor parte de los costes de la guerra. Pero, ¿cuánto vale una vida o perder un brazo o una pierna? ¿Cuánto que te destruyan la casa o el negocio? ¿Se pagan igual los niños y las niñas muertos por fuego amigo?

El ejército de Estados Unidos se ha visto obligado a hacer públicos los «pagos ex gratia»  por indemnizaciones de guerra en Afganistán.

Los pagos ex gratia son aquellos que se dan «de favor», sin obligación legal, de forma «generosa», no amparador por un reconocimiento de responsabilidad del que surja un derecho a ser indemnizado.  Lo cual en cuestiones de indemnizaciones por daños causados en guerras no deja de ser contradictorio.

En el informe se dejan claros los valores militares:  impasibilidad ante la violencia, no asunción de los delitos que se cometen, machismo a ultranza,…:

Entre octubre de 2005 y septiembre de 2014 el ejército contabilizó 1.630 pagos ‘ex gratia’, con una media de 2.985 dólares por indemnización» según se lee en el informe. Estas compensaciones incluyen tanto las muertes como las heridas y los daños a los bienes privados. Las cifras facilitadas por el Gobierno de Washington prueban que brazos y piernas se pagan diferente, lo mismo que las muertes y heridas que, además, también tienen precio distinto según el género masculino o femenino. Todo depende del oficial sobre el terreno y de su rápida decisión ‘in situ’.

Y es que la posición dominante del imperio no les hace temer, económicamente, por las compensaciones, se lo pueden permitir:

Según la información desclasificada, la sangría civil y de bienes privados ha costado a las Administraciones de George W. Bush y Barack Obama alrededor de 4,9 millones de dólares. Una cifra irrisoria en comparación con los 98 millones de dólares que cuesta, por ejemplo, un sólo cazabombardero F35 de la Fuerza Aérea de EEUU.

Una muestra del machismo y del cinismo inherentes a lo militar:

«En 2012 la muerte de dos mujeres en la provincia de Logar», al este del país, «fue valorada en 3.084 dólares, mientras la muerte de un varón fue compensada con 9.302 dólares», explica el informe.

¿Qué es lo que se valora?  No se puede decir con certeza, como lo muestran los siguientes datos que parecen indicar actuaciones plenamente arbitrarias:

«En 2013, en la provincia de Kandahar [al sur del país] una familia fue compensada con 2.778 dólares por la muerte de tres adultos y dos niños, mientras una mujer fue compensada por la muerte de su marido con 3.622 dólares. Y en 2011 en la provincia de Helmand», también al sur, «dos civiles fueron compensados con 1.579 y 496 dólares respectivamente por el mismo tipo de herida de bala en la pierna», añade el informe.

Otra manera de indemnizar es «en general», es decir, al montón, sin entrar en detalles (¿para qué?):

Otra de las formas con las el ejército de EEUU compensa a las víctimas es a través de pagos por la totalidad de los daños. Pagos que normalmente se hacen a través de los Consejos Provinciales y que, por lo tanto no, no se sabe si llegaron a las víctimas.

En 2009 se realizó «uno de 24.240 dólares para las familias de los civiles muertos como consecuencia de las operaciones de la Coalición Internacional y EEUU», sin hacer mención al número de víctimas o el lugar. Además, «en 2010 en la provincia de Daykundi», en el centro del país, «se otorgaron 156.720 dólares a los familiares de los 22 muertos y 23 heridos a consecuencia de las operaciones de la coalición». Mientras, «en 2011 en la cuidad de Kandahar un individuo recibió 14.993 dólares por la destrucción de su casa y la muerte de sus tres hijos».

Y para remate final, habría que resaltar que son muchos los casos en los que se establecen unas cuantías indemnizatorias, pero los yankis, con su habitual ex gratia, se olvidan de pagar:

«En 2010 una indemnización de 13.369 dólares para un afgano por las heridas a una hija, la muerte de dos civiles, entre ellos un niño, y las heridas a otros cinco,uno de ellos con un disparo en el estómago, nunca se llegó a realizar».

Asimismo, otra compensación de 13.500 dólares para «10 civiles muertos en la provincia de Ghazni», en el centro del país, tampoco fue pagada. Lo mismo que sucedió en Laghman, al este, donde «diversos pagos de 5.000 dólares para un número indeterminado de víctimas» nunca llegaron a sus destinatarios.

En resumen, las víctimas de las guerras nos cuestan muy poco, son rentables al fin y al cabo.

No hay problema. Ya están descontadas de antemano.

¿Por qué las actividades bélicas están exentas de todo control:  legal, económico,…?  ¿Por qué aceptamos impávidos la impunidad militar constantemente?  ¿Por qué los militares están fuera de la ley?

¿Por qué no se piden responsabilidades políticas y penales a los responsables de estas políticas de defensa asesinas?

¿Qué ocurre en España?  ¿Nos hacemos cargo de lo que destruimos y «compensamos», es un decir, a nuestras víctimas?  ¿Debería legislarse al efecto?

Ahora que se inician nuevas Cortes, sería una buena y pertinente pregunta parlamentaria. A ver si logramos que por una vez pongan el dedo en la llaga.

Hasta que la sociedad civil no reaccione a estas preguntas no se dará un paso claro para la paz mundial.

Share

¿Participa España en la guerra contra ISIS?

Imagen de Morgen Pittman

Fuentes:  Europa Press y Diario Militar.

Desvela Europa Press que una encuesta ha preguntado a los españoles si están de acuerdo en participar en la guerra contra ISIS.  La respuesta ha sido contundente, el 61 % (68’6 % en el caso de mujeres y 53’7 % en el caso de los hombres) está en contra y sólo un 28’8 % (38’4 % en el caso de los hombres y 18’8 % en el caso de las mujeres) está a favor.

En lo que respecta a la ideología política, los datos son los siguientes:

  • Partido Popular, a favor 54’6 %
  • C´s, a favor 51’2 %
  • PSOE, en contra 65’9 %
  • Podemos, en contra 86’6 %
  • IU, en contra 83’3 %

Se observa una mejor opinión de la guerra en la gente normal de derechas que en la de izquierdas, para lo cual tampoco nos hacía mucha falta una encuesta.

El interesante estudio preguntó también en qué medida creen que la guerra es eficaz para erradicar el terrorismo yihadista:  el 58’8 % piensan que la guerra será poco o nada eficaz, mientras que el 21’6 % piensan que será bastante o muy eficaz, y un 12’1 % opinan que puede ser algo eficaz.

Por ideología política:

  • Podemos:  el 84’9 % piensa que la guerra contra ISIS será ineficaz
  • En IU el 77’3 piensa que será ineficaz
  • En el PSOE el 56’3 % piensa que será ineficaz
  • C´s el 45’3 % piensa que será ineficaz y el 34’2 % piensan que será eficaz
  • En el PP el 33’5 % piensa que será ineficaz  y el 44’9 % piensan que será eficaz

Todos estos datos nos hacen plantearnos la pregunta de si estas opiniones tienen trascendencia en los programas de los partidos políticos o si deberían tenerla en las prácticas políticas de los líderes.

Por otro lado, la noticia que nos ofrece El Diario Militar nos deja helados:  en ella cuenta cómo España ya está participando en la guerra contra ISIS a través de su destacamento en Irak

La Academia de Operaciones Especiales, inaugurada hace unos días en las inmediaciones del aeropuerto internacional de Bagdad, es una de las bases sobre las que el Ejército iraquí pretende asentar las bases en su lucha contra el terrorismo. En ella se formarán las fuerzas especiales del ERD (División de Respuesta de Emergencia, por sus siglas en inglés), dependientes del Ministerio de Interior iraquí. Los militares españoles colaboran desde principios de año en la instrucción de estas fuerzas y en la puesta en marcha de la academia.

… Un contingente de 200 efectivos de la Legión que, junto a los 100 del Mando de Operaciones Especiales, componen la fuerza española en la lucha contra el Estado Islámico. Su objetivo es el de adiestrar a las tropas locales y dotar al Ejército iraquí de las estructuras necesarias contra el terrorismo islámico.

Estos 300 militares forman parte de la operación Inherent Resolve, integrada por sesenta países y liderada por Estados Unidos.

Es decir, un caso más en el que la política real del PP es antagónica de lo que opinan los ciudadanos.

Share
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed