Tag Archive for inmigracion

Noticias del Congo

Beni%2CNorth+Kivu%2CDR+Congo%3A+The+Deputy+Special+Representative+of+the+United+Nations+Secretary+General+in+the+DRC%2CDavid+Gressly+pays+tribute+to++fallen+Tanzanian+Peacekeepers+killed+in+action+in+Beni.

MONUSCO Photos

Fuente: ABC.

Llevamos un tiempo sin noticias de la República Democrática del Congo (RDC).

Mientras el drama de la guerra siria nos bombardea la sensibilidad y es ampliamente difundido por todo tipo de medios, el silencio del drama de RDC es asombroso.

Son cuatro millones de desplazados, según el Consejo Noruego para los Refugiados, que ha publicado el informe 2017 Africa Report on Internal Displacement donde así lo afirma. Un promedio de 5.500 personas al día, en un conflicto que cuenta con más de 70 grupos armados enfrentados y en una escandalosa guerra por los grandes recursos y materias primas codiciadas por todos.

La Directora del Consejo Noruego para los refugiados, señala

Es una megacrisis. La escala de personas que huyen de la violencia está fuera de lo común, superando a Siria, Yemen e Irak

Las cifras africanas son espeluznantes, con 12´6 millones de desplazados en 2017. El país que encabeza el ranquing es la RDC.

Los datos son, sencillamente, inadmisibles y los casos que se exponen descorazonadores

«Lo que hemos visto de primera mano en la provincia de Tanganyika es más que horrible. La semana pasada encontramos una iglesia que albergaba a más de 80 personas que habían huido de los ataques en septiembre, familias amontonadas en absoluta miseria. Niños durmiendo en suelo mojado, cubiertos por sacos de azúcar vacíos

o bien

La violencia ha impedido que muchas familias accedan a su tierra para mantener el sustento, lo que ha derivado en hasta 7,7 millones de personas que padecen inseguridad alimentaria grave, un 30 por ciento más que el año anterior.

Además, la falta de acceso al agua potable ha provocado un brote de cólera que ha acabado con la vida de unas 600 personas.

A una situación tan dramática, además, le ocurre que RDC es el «segundo» país con menor financiación de los que auspicia la ONU ante la grave crisis y hambruna de África. Lo vuelve a denunciar la Directora del Consejo Noruego de Refugiados

La fatiga de los donantes, el desinterés geopolítico y las crisis en competencia han llevado al Congo a una posición muy remota en la lista de prioridades para la comunidad internacional. Sino logramos avanzar ahora, el hambre se extenderá y la gente morirá

Congo no interesa. Lo que allí se juega en una interminable guerra de más de 20 años cuenta con el beneplácito de las grandes potencias, que sacan tajada del desbarajuste y precisan nuestra desinformación y nuestro silencio como parte de su estrategia de dominación.

Congo no es Siria, ni ninguno de los países donde los medios de comunicación necesitan vendernos una versión del conflicto que nos alarme y nos induzca a presionar a nuestros gobernantes a actuar (luego ellos verán cómo «actúan», casualmente haciendo coincidir su intervención presurosa con sus intereses de siempre; unos intereses que no suelen coincidir con los de las poblaciones de esos países).

Share

España al mando de la misión militar europea en el Mediterráneo

Revista a la tropa

Fuente: Libertad Digital.

Pues aquí lo tienen. La ministra de la guerra presidiendo un acto en Tarento en el que se escenifica que el ejército español asume, de la mano del ejército italiano, el mando militar de la misión de Europa en el Mediterráneo.

Porque Europa ha militarizado el enfoque de la inmigración hacia su interior (producto en parte de sus malas políticas en África y Oriente Medio) y ha encontrado la brillante idea de sustituir la perspectiva social y de derechos humanos de la movilidad humana (la perspectiva que mantienen el PNUD y las declaraciones internacionales de derechos humanos, incluyendo la Convención Internacional sobre la Protección de los Derechos de los Trabajadores Inmigrantes y sus Familiares aprobada por la ONU y que Europa se niega a reconocer y la codificación del derecho de asilo y refugio, que Europa se empeña en despreciar)  por la más chusca y cuartelaria del control (militar) de las fronteras que establecen el límite ricos/pobres.

Héte aquí que, para esta Europa tan cafre y heredera de sus peores demonios, el problema de movilidad se ha convertido entonces en un problema de fronteras y el problema de fronteras, en una especie de salto de birlibirloque que ofende al sentido común, en una especie de guerra sin cuartel contra los más vulnerables que requiere un ejército, una armada, un lógica de combate, para abordarlo.

Pero Europa necesita adornar de palabrería sus malas artes y, en un ejemplo más de la agnatología militar, nos dice que todo este aparataje militar es un despliegue humanitario de tipo buenista, como si, pongamos por caso, el lobo se comiera las ovejas por pura compasión con ellas, o en el campo de tiro de Bardenas (un ejemplo tal vez más apropiado) se lanzasen bombas con uranio empobrecido para preservar la naturaleza y el liviano vuelo del alimoche.

De modo que Europa mantiene una guerra contra la inmigración, que es como si dijéramos una guerra contra la perspectiva de los derechos humanos, por pura compasión y amor al prójimo. Y España es el capitán del operativo, y trabajarán a fondo en tal misión, como ha dicho el contralmirante español al mando del tinglado, «duro, con entusiasmo y dedicación», nada menos.

Nos informa, por su parte, Europa Press que el abrumador despliegue militar europeo en esta guerra no es moco de pavo: forman parte más de 2.380 personas y 25 países.

¿Y lo contentos que se ponen estos tipos con sus ceremonias escenificando la falta de pudor y el desencadenamiento de este tipo de guerras blandas y sutiles?

Como saben que nadie va a levantar el dedo, que la sociedad pasa de lo que no ve…

¿Cuánto nos cuesta desencadenar esta guerra desigual y contra quienes no son nuestros enemigos, sino nuestras víctimas? No lo sabemos. No lo podemos saber porque no se detalla en ningún sitio y nadie tiene interés en preguntarlo.

Merece la pena contrastar esta política nefasta de Europa con la falta de políticas virtuosas hacia la paz, a las que no destina ni personal, ni recursos, que se sepa.

La guerra renta mucho más que la paz y, sobre todo, tiene nombre, apellidos y direcciones entre los accionistas de las principales y más prestigiosas corporaciones e instituciones.

Se nos ocurre relacionar esta monstruosa realidad con la reflexión del geógrafo americano Reece Jones en su libro «Violent borders«, del que nos habla en una jugosa entrevista.

Jones dibuja un siniestro panorama en el que las políticas diseñadas para limitar la migración fracasan en ese propósito, y en cambio desvían los flujos migratorios hacia rutas más violentas, llenando las fronteras marítimas y terrestres de cadáveres.

De modo que las fronteras tienen, dice el analista, una finalidad muy funcional para el mantenimiento de las lógicas de dominación y violencia impuestas por el capitalismo

En el libro, trazo una conexión entre el sistema actual y la esclavitud, la servidumbre, el feudalismo y las leyes de pobres, vagos y maleantes. Todos eran mecanismos para limitar la capacidad de los pobres de desplazarse para buscar salarios más altos y para obligarles a seguir viviendo en una zona concreta, y así acceder a su mano de obra y explotarla para lucrarse. Hoy en día vemos un proceso similar a mayor escala. Lo que antes sucedía dentro de cada país ahora sucede entre países, de modo que los pobres hoy están ‘contenidos’ por fronteras, pasaportes o el concepto de ciudadanía, produciendo una relación muy parecida a la de antaño.

Hemos avanzado poco, pero sobre todo puede que hacia atrás, como los cangrejos, porque ahora además desencadenamos políticas conscientes de guerra para proteger estas fronteras y perpetuar la violencia estructural que imponen.

El autor opina de Europa, que con su insufrible verborrea de mentiras dice haber eliminado las fronteras cuando no ha hecho sino acorazarlas

la narrativa de que la UE ha eliminado las fronteras es falsa. Más bien las movió de sitio. Aunque es cierto que la UE eliminó las divisiones entre sus países miembros, nunca deshizo las fronteras externas. Todo lo contrario. En los últimos veinte años, mientras aumentaba el número de migrantes, la UE ha dedicado gran empeño a restringir el movimiento, en especial en el Mediterráneo. España, por ejemplo, permitió el libre movimiento desde el Norte de África hasta que se unió al Tratado Schengen, en los noventa. Francia permitía sin restricciones reales la inmigración de África durante los ochenta. Tanto en la frontera Sur de EE.UU. como en las de la UE, se observa una tendencia clara: mientras se levantan muros, se endurecen los controles migratorios, se destinan más agentes a patrullar los espacios fronterizos, no se consigue el objetivo de frenar la inmigración, pero sí que se disparen las muertes. En 2017, mueren dos personas de cada cien que intenta cruzar el Mediterráneo. Esa cifra era de 0,3 en 2015. Hay muchísimos más barcos patrullando, y se han construido muros, por ejemplo en los Balcanes, cerrando una ruta de acceso relativamente fácil a la UE. Todo este endurecimiento empuja a la gente hacia rutas realmente peligrosas y hace que muera mucha más gente en los viajes.

Total, que todo encaja. Las fronteras, instrumento de guerra. El ejército, para defender la violencia estructural que desencadenan:  el silencio de la gente, cómplice, mediocre, ciego, como en todo fascismo.

Y la tropa de trapo de Cospedal dirigiendo el cotarro en el Mediterráneo y sacando pecho de este papelón.

Share

Empresas españolas y control de fronteras de la UE

.

waferboard

Fuente: bez.es

Citamos un extenso trabajo de Marta Molina, que a su vez cita fuentes del Centre Delás, Amnistía Internacional y otros no menos enjundiosos, en el que nos explican la preponderante participación de cuatro empresas españolas en el control de fronteras (en realidad control migratorio a partir de la nueva y brillante estrategia de «fronteras inteligentes» de la de la UE) que viene aplicando Europa frente a sus vecinos.

Las empresas en cuestión son Indra, participada por el Estado y una de las principales con las que el Ministerio de Defensa cuenta para construir su idea de «polo militar industrial español», Mora Salazar, dedicada a cercados entre otras cosas, GMV, que vende artilugios de «seguridad» y «ciberseguridad», y Atos España, también enfocada a la seguridad y la ciberseguridad.

Cuantifica el artículo en más de 15.000 millones de euros el volumen económico que mueve la «seguridad fronteriza» de la UE al año, teniendo en cuenta tanto el dinero que se invierte en políticas específicas de seguridad como en otras políticas (y se espera que la cifra se aumente exponencialmente hasta alcanzar en 2022 los 29.000 millones de euros anuales).

El principal instrumento (no el único) con el que cuenta Europa para llevar a cabo su política de fronteras es el nefasto y militarizado  programa Frontex, para el que se destinarán desde su inicio en 2005 hasta 2020 la nada despreciable cifra de 4.500 millones de euros.

Según datos de la Comisión Europea, España recibirá desde 2007 a 2020 la cantidad total de 484,4 millones de euros, siendo a su vez el principal receptor de «ayudas» para hacer el trabajo sucio de vigilancia de fronteras (seguido de Rumanía con 421,9 millones, Italia con 406,5  y Grecia con 374,6)

En cuanto a Indra, nuestra empresa bandera en el negocio, y según una investigadora avezada en el asunto es

Pionero en la puesta en marcha de un sistema de vigilancia de fronteras, el SIVE patentado por Indra, España es ejemplo para el resto de Estados miembros

Marta Molina explica en su artículo también, respecto de Indra que

 es una de las grandes beneficiarias de las licitaciones de Frontex. La multinacional facturó en 2015 540 millones de euros relacionados con la defensa, el 19% de sus ingresos totales. A la cabeza de una unión temporal de empresas, en 2015 se hizo con el contrato marco para desarrollar el equipo técnico en los vuelos de vigilancia por valor de 10 millones de euros. En abril del mismo año, ganó un nuevo contrato para la mejora de las comunicaciones por satélite, como parte del programa Copérnico, por 48.179 euros.

Añade otra investigadora, esta vez de Stop Wapen Handel, respecto de las industrias de defensa españolas que

“Todas ellas han sacado gran tajada del presupuesto de Fronteras”

Es decir, que la militarización del enfoque migratorio se ha convertido en un nicho de negocio evidente para la agresiva industria militar española. ¿Habrán maquinado también para que esto ocurra, o simplemente aprovechan la ocasión que se les brinda?

Marta Molina nos da una respuesta con datos que tal vez aclare este punto

La empresa española (se refiere a INDRA)  ha gastado cerca de un millón y medio de euros en intentar influir en las políticas de defensa de las fronteras europeas, según el Registro de Transparencia de los grupos de presión de la UE, en datos recogidos por Stop Wapen Handel. “Indra no sólo ha vendido sistemas de seguridad en las fronteras de España, sino que también tiene Rumanía y Portugal como clientes importantes en este campo”, agrega Mark Akkerman.

También ISDEFE, propiedad del  Ministerio de Defensa, moja en el negocio. Al menos 8 millones de euros de financiación en seis proyectos europeos.

En resumen, un artículo el que comentamos muy en consonancia con los datos ya aportados anteriormente por Yago Álvarez y Genoveva López en el Salmón Contracorriente, y que confirma la creciente militarización del enfoque migratorio y de las fronteras europeas, en consonancia con el gran negocio para unos pocos de esta exacerbación del miedo.

Share

La guerra migratroria europea y la Guardia Civil

Patrullera

Por Eduardo-Martín Larequi García

Fuente: defensa.com

Ya hemos alertado en otras ocasiones del desplazamiento del enfoque, desde el plano de los derechos humanos al de la defensa y la guerra, que ha ido sufriendo la temática migratoria.

Ahora, con plasticidad ejemplar, Arsenio Fernández de Mesa, jefazo político de la Guardia Civil, nos ha dado la muestra palpable de esta realidad:  para España la migración es cuestión de defensa y punto y pelota.

Lo hizo al explicar las operaciones de Frontex en las que España participa.

Dejó claro que a España le preocupa, en términos de seguridad y defensa, el posible desplazamiento de las rutas migratorias de los que huyen de las guerras hacia el Mediterráneo Occidental y que para combatir esta preocupación, la Guardia Civil, que lidera las misiones de Frontex «Indalo» y «Hera» y que también pone su resto en bastos en la misión Tritón liderada por los italianos y Poseidón en aguas del Egeo, redoblará sus esfuerzos para que aquí no entre ni el Tato por la frontera y sin autorización.

Para ello, la misión Indalo, de vigilancia de la Costa Sur española, (más concretamente, según el propio Frontex, el control de flujos de migración irregular y de delitos transfronterizos procedentes de Norte de África y de países subsaharianos) contará con el buque de la Guardia Civil «Río Miño» de forma permanente, y con una patrullera de altura italiana, así como con aviones de patrulla marítima italianos y de la Força Aérea Portuguesa, así como con un avión sofisticado dotado de sensores y alquilado por FRONTEX, un «Diamond Aircraft Industries DA42 Twin Star, junto con el apoyo de militares de Bélgica, Chequia, Francia, Letonia, Noruega, Polonia, Rumanía, Suecia, más la Guardia Civil española y los ejércitos de Italia y Portugal.

Todos estos contingentes tendrán su base de operaciones en Málaga, según explicó el General de Brigada Pérez Martín, al mando del asunto.

Pero si elocuente es el militarismo de esta primera misión, no le queda a la zaga la misión, que también lidera España, «Hera», ya en su III fase según la página de Frontex, de vigilancia de las aguas al Sur de Canarias, cuyo cometido es, según dicha página «hacer frente a los flujos de migración ilegal de Senegal y Mauritania que pretende acceder a las fronteras europeas mediante el desembarco en las Canarias».

Esta vigilancia subsahariana se realizará con la aportación del buque militar Río Tajo español y dos patrulleras de altura que el SEMAR tiene permanentemente desplazadas a Dakar, así como por un avión de vigilancia francés.

Cuenta con apoyo militar de Alemania, Italia, Holanda, Luxemburgo, Portugal , Reino Unido y Suecia, además de Francia y España.

¿Hace falta más comentario? Un enfoque militar para un problema de seguridad humana. Algo así como querer curar enfermos pero inoculándoles enfermedades.

Un claro ejemplo del militarismo creciente de las políticas de la UE y de España.

Share

La OTAN da un giro de tuerca más en la militarización de la movilidad humana y la inmigración

HachikoRatilOTANRusleWati

Wllco737

Fuente: El Pais

Se acabaron los años de retórica bonita. Las migraciones y la movilidad humana no son una cuestión de derechos humanos, ni siquiera de derecho, sino un asunto militar.

Lo ha decidido nada menos que la OTAN, una nueva fuente de legitimidad internacional y de derecho, al parecer.

¿para qué los informes sobre Desarrollo humano del PNUD sobre la movilidad humana, para qué la Convención de los derechos de los trabajadores migrantes (por cierto, no ratificada por ningún país europeo a pesar de su vigencia internacional), o los múltiples libros blancos, planes y demás panoplias declarativas y buenistas de los años anteriores?. Se impone el realismo de los que siempre tienen la fuerza de la razón (que coincide con la razón de la fuerza desde que el mundo es mundo) de su parte.

Según un portavoz de la OTAN

La Alianza estudia cómo reciclar una antigua operación del Mediterráneo central en algo más amplio que incluya contención de la migración,

La migración se resuelve así como un asunto de contención, de control, de guerra.

Porque no se trata de un control de flujos mediante el incentivo de políticas reguladas o de desarrollo en las zonas expulsoras (por cierto, zonas en los últimos años bien alteradas por las políticas agresivas de occidente, que se vuelve así en un factor de expulsión considerable), sino del control miliar y la contención armadas de las migraciones.

No se trata de crear un círculo virtuoso de políticas para gobernar el derecho humano a migrar o a no hacerlo (más bien a no verse expulsado a la fuerza) y las condiciones de dignidad y justicia de dicho derecho, sino de generar un círculo vicioso de control y guerra que generará más inestabilidad, más violencia estructural, más locura; que justificará el militarismo de la propia Europa, la reclamación de mayor gasto militar e inversión en armas, las políticas de palo y zanahoria con gobiernos títere en otros lugares que defiendan «nuestros» intereses, las mafias y las demás lacras asociadas al enfoque violento de los conflictos planetarios.

La OTAN pretende ejercer este papel de guardián de la frontera, pero amplía más su esfuerzo y, dice la noticia » la organización debate también cómo cooperar con la UE, que tiene activa una operación militar en esa área«, lo que de paso nos da noticia de la existencia ya de una hiperactividad militar en el mediterráneo contra la inmigración de los pobres.

Ya lo ven, la migración como amenaza, como objetivo militar, como nuevo chivo expiatorio.

¿Y para eso queremos los ejércitos?¿Para ese trabajo canalla el gasto militar ingente?¿A este culto se rinden nuestros pecatos políticos y las élites de la ilustrada Europa?

Dice el Secretario General de la OTAN que la cosa va en serio y para pronto habrá sorpresas:

Estamos trabajando para establecer una presencia en el sentido de seguridad más amplio, que actúe contra el terrorismo, que ayude a lidiar con la crisis migratoria. Y luego tenemos que sentarnos con la Unión Europea para ver cómo podemos asistirla de la mejor manera

No gracias, no nos asistan. Desmantélense mejor. No nos conviertan en el tremendo avispero que alimenta la codicia de los halcones y las cuentas bancarias de los aprovechados.

Pero los lideres europeos, timoratos ante el empuje del fascismo militarista que estaba latente dentro de sus fronteras e inmerso en sus etnocéntricas ideologías liberales, en vez de combatir el fascismo combaten a los inmigrantes. Los verdugos pasan a ser héroes y los nadie vuelven a ser chivo expiatorio, otra vez el mismo cuento.

Por suerte, la migración es nómada, es disoluta, es inabordable, y serán las prácticas puntuales de los miles de personas que huyen del terror que provocamos fuera, quienes desborden el vano (pero no exento de violencia, dolor y culpa) intento militar de contenerlas y considerarlas un mero objetivo de guerra. POnerle puertas al campo es lo que tiene: melancolía, dolor y vileza para nada.

 

Share

Continuaremos negándonos a “guardar las fronteras»

JPEG - 91.6 KB

Logos de los grupos promotores del Comunicado

 

Fuente: Antimilitaristas.org

Reproducimos por su interés el comunicado de los grupos de Objetorxs de Conciencia del Mediterráneo Oriental, que sacamos de la página web de antimilitaristas.org.

Comunicado

Somos objetores/as de conciencia de toda la región del Mediterráneo Oriental. Nuestra región ha sufrido durante mucho tiempo opresión, injusticia, militarización, ocupaciones militar y guerras, así como pobreza, analfabetismo, hambre y falta de infraestructura social. En este difícil periodo, en el que nuestra región parece hundirse aún más en el caos de la guerra, alzamos nuestra voz común por la paz y contra la militarización.

Nos negamos a permitir que continúe este ciclo de violencia, iniciado por estados opresivos e intereses económicos; nos negamos a ser parte de él; nos negamos a ser enemigos de gente simplemente porque tengan una nacionalidad o religión diferente; no nos van a arrastrar a sus guerras y ejércitos que llevan a la región a la destrucción y la muerte.

Nuestra región es una de las regiones más militarizadas del mundo, desde la conscripción forzada en toda la región, pasando por las fronteras altamente militarizadas y las soluciones militarizadas para cualquier conflicto, hasta las ocupaciones nuevas o en curso de poblaciones civiles por fuerzas armadas que matan y oprimen a hombres, mujeres y niños. Creemos que esta violencia es sistemática y afecta a toda la región, pero no es inherente a ella, y no es nuestra opción como habitantes de esta región que queremos vivir en paz. Nuestra región ha demostrado una y otra vez que las soluciones militares nunca son sostenibles y solo llevan a una mayor violencia a largo plazo, mientras que traen muerte y destrucción a corto plazo.

La reacción del mundo a la actual violencia regional debería consistir en construir sociedades, asistir a los refugiados, y mediar entre las partes beligerantes, no vender armas, bombardeos y proveer ayuda militar.

Las guerras en nuestra región han dado lugar a la mayor crisis de población refugiada desde la Segunda Guerra Mundial, con millones de personas escapando de las guerras y la opresión, solo para encontrar racismo, represión o incluso la muerte mientras intentan llegar a un lugar más seguro. Esta crisis ha conducido a “soluciones” militarizadas tales como participación y apoyo militar internacional, y la militarización de las fronteras. “Soluciones” que tratan a los refugiados como una amenaza a la seguridad y que solo aumentan la guerra y el caos en la región. Expresamos nuestra solidaridad con los refugiados, les damos la bienvenida y declaramos que continuaremos negándonos a “guardar las fronteras”, que llevan a la muerte y la reclusión de (decenas de) miles de personas refugiadas en la región.

Asociación de Objetores de Conciencia Griegos

Asociación de Objeción de Conciencia (Vicdani Ret Derneği), Turquía

Iniciativa por la Objeción de Conciencia en Chipre

Mesarvot, Israel

NoMilService, Egipto

– Liga de Objetores de Conciencia (LOC), Italia

Share

¿Cuál es la misión humanitaria del buque Canarias?

Rompiendo+el+atardecer

Armada Española

Fuente: Agencia Efe

En una de las famosas noticias que proporciona la Agencia EFE sobre temas militares nos explica que el Ministro de Defensa Pedro Morenés, durante su reciente visita a Sicilia, ha elogiado la labor encomiable del buque militar Canarias, que en un mes que lleva en la operación militar de la UE EURONAVFOR SOPHIA, ha rescatado a 629 emigrantes a bordo de embarcaciones a la deriva en aguas cercanas a Libia.

Como de costumbre la noticia de EFE parece una mera transcripción de la propaganda del equipo de comunicación del Ministro Morenés, y por tanto informa tanto como desinforma, poniendo el énfasis en que los militares «han rescatado» a 629 personas que iban en embarcaciones a la deriva pero sin explicarnos, acto seguido, qué ha sido de esos 629 personas: dónde se encuentran ahora, qué protección tienen y esas otras preguntas inquietantes que nos hacen temer que la noticia encubra un gran fiasco.

Por ejemplo, dónde acaban los inmigrantes que son «rescatados» por las tropas españolas. ¿Acaban en Europa, son retornadas a Libia?, ¿se les aplica algún protocolo de protección?

O, en otro orden de cosas, qué pasa con las otras actividades que realiza el contingente español en esta operación militar, como por ejemplo la interceptación de 9 embarcaciones de «piratas» (junto con las 12 de inmigrantes a la deriva, se entiende) y sus «piratas» de a bordo. ¿Qué ha sido de ellos?, ¿los han detenido?, ¿los han puesto a disposición de alguna autoridad judicial occidental?, ¿o acaso de Libia?, ¿se les han proporcionado las debidas garantías como detenidos?

O, mejor aún, ¿en qué ha mejorado el tratamietno de la migración causada por la guerra el hecho de que se aplique en Libia una operación militar de control?

O, teniendo en cuenta que la misión se desarrolla bajo un mandato del Consejo de la UE que dice, nada menos, que el pasado 23 de abril de 2015 el realizar acciones, en línea con el derecho internacional y el respeto a los derechos humanos, para capturar y destruir embarcaciones de los traficantes de migrantes irregulares antes de que puedan ser usadas, qué aplicación han hecho de este mandato de destrucción.

O, cuál es el coste para las arcas públicas de toda esta parafernalia, sobre todo si tenemos en cuenta que según informa Defensa.com

Hasta la fecha el destacamento español, que está bajo el mando del teniente coronel Ignacio Zulueta Martín, ha cumplido un total de 22 misiones, en las que se han completado 151 horas de vuelo, desde su activación el pasado 17 de septiembre. El ritmo normal de las operaciones es de tres misiones por semana, con una duración de unas ocho horas por salida, que suelen efectuarse mayoritariamente en horario nocturno

y que el destacamento español cuenta con

 Destacamento, formado por un avión de patrulla marítima Lockheed Martin P-3 Orion, y 45 militares del Ejército del Aire, en su mayoría pertenecientes al Grupo 22 del Ala 11, que tiene  base en Morón de la Frontera (Sevilla), aunque también están asignados a la fuerza  personal del Segunda Escuadrón de Apoyo al Despliegue Aéreo (SEADA) y del Grupo Móvil de Control Aéreo (GRUMOCA).

y, según La Vanguardia,  con

la fragata Canarias, que lleva a bordo más de 200 efectivos, así como un Equipo Operativo de Seguridad (EOS), organización sanitaria tipo Rol I con médico y un helicóptero embarcado para

Y puestos a ser exquisitos, y teniendo en cuenta que el viaje del Ministro y su séquito se hizo en un avión del ejército y se aprovechó para celebrar un agasajo, ¿cuánto habrá costado tener esta noticia tan tendenciosa (sin contar con los periodistas agraciados con el mimo del ejército para darla de forma tan sesgada)?

Share

No hay respuesta militar posible a la crisis migratoria mediterránea

Refugee+Welcome+Center+Hamburg

Palazzo Chigi

Fuente: Revista Real Instituto Elcano

Hemos leído con atención la publicación realizada en la revista ARI, del Real Instituto Elcano por Felix Arteaga y Carmen González Enriquez analizando la respuesta militar europea al drama de la inmigración fallida del Mediterráneo.

LLegan a afirmar en sus conclusiones el fracaso anunciado de la opción militar elegida, porque

El temor a una avalancha no digerible y el horror ante las muertes en el Mediterráneo han llevado a la UE a un proyecto que intenta atacar uno de los eslabones del proceso: las llamadas mafias, las redes que organizan el viaje. Pero no resulta probable que el instrumento elegido, una operación militar en aguas internacionales, pueda conseguir su objetivo, más apropiado para fuerzas de tipo policial que obtienen información en tierra. Es más probable que, en aplicación del derecho marítimo, EUNAVFOR MED se convierta en una operación de salvamento, algo para lo que no son necesarios recursos militares, y que tenga en consecuencia un efecto llamada.

1 ¿Por qué creen estos analistas que la alternativa militar fracasará?

El drama actual es terrible:

A lo largo de 2014 han llegado a Italia 170.000 inmigrantes irregulares y solicitantes de asilo por vía marítima, y unos 3.500 han muerto en la travesía, mientras que en los primeros cuatro meses de 2015 han llegado otros 24.000 y el número de muertos se calcula en unos 1.500…Una gran parte de estos refugiados, los que proceden del Sahel, del Cuerno de África o de Oriente Próximo, no tienen más alternativa de safe haven que la UE. Por su capacidad económica, los Estados petroleros del Golfo Pérsico podrían convertirse en un polo de acogida, pero, simplemente, no acogen refugiados. Tampoco hay alternativas hacia el Este o el Noreste: ni Rusia, ni China, ni Irán ni la India son acogedores de refugiados. Para los africanos del Sahel y los países subsaharianos, la migración hacia el Sur y el Oeste, hacia otros países africanos, es posible y frecuente, pero llena de incertidumbre

La operación militar EuronavForMed, que así se llama el engendro, se articula en tres fases de «escalada militar» y tiene como objetivo

 desarticular el modelo de negocio de las redes de tráfico ilícito de personas en el Mediterráneo central (entre Libia e Italia), detectando, capturando y eliminando los buques y medios que utilizan.

Pero el propio diseño, tanto por sus objetivos como por su operatividad, genera mucha dudas, pues

De entrada, el objetivo estratégico de EUNAVFOR MED es desbaratar las redes, no facilitar el salvamento, lo que resulta paradójico porque los medios militares no son lo más idóneos para combatir actividades delictivas y los buques de la operación pueden acabar salvando a los mismos emigrantes cuyo traslado a Europa por las redes trataban de evitar.

Junto con ello la pretendida eficacia adquirida en la operación Atalanta es pura mentira

La experiencia adquirida en la misión Atalanta contra los piratas marítimos tiene poca utilidad en el Mediterráneo.

Las patrullas europeas lograron una disminución radical de los ataques piratas pero no su erradicación porque las actuaciones delictivas se fueron desplazando más lejos. La detención de piratas generó complicaciones en su traslado a puerto, custodia y entrega a las autoridades judiciales, que se tradujeron a menudo en su puesta en libertad.

Y además

Si el objetivo estratégico de EUNAVFOR MED es desbaratar el modelo de negocio de las redes de tráfico de personas, no resulta nada claro cómo podrá hacerse actuando desde fuera de las aguas territoriales libias sin actuar sobre el territorio libio. Para destruir las embarcaciones en sus puntos de salida sería preciso desplegar tropas sobre el terreno para obtener información sobre su localización y evitar daños colaterales… Se les culpa de la inmigración irregular, pero sólo son un medio necesario para cumplir un deseo, ya sea mejorar social y económicamente o vivir en un país en paz. En cualquier caso, por su naturaleza, estas redes no son destruibles con medios militares. Sólo un trabajo policial y judicial, complicado por su carácter transaccional, podría debilitarlas.

Y

Además del coste que supone emplear fragatas, su uso desnaturaliza la función disuasoria de las fuerzas armadas y de las de control de fronteras ya que se ven obligados a asegurar la protección de los buques en tránsito en lugar de evitar su llegada. Si se añade a lo anterior la participación de buques no gubernamentales en tareas de salvamento –tanto los buques mercantes y de pesca como los de organizaciones de ayuda, como Médicos sin Fronteras–, el refuerzo de las capacidades de salvamento, por un lado, ayuda a evitar naufragios pero, por otro, impulsa a correr riesgos. Como resultado, y en el afán de evitar todo riesgo, es probable que los buques militares y civiles acaben acercándose lo más posible a las costas libias para rescatar más emigrantes, generando así un efecto llamada.

Por último

La situación y las perspectivas serían muy diferentes para Europa si Libia contara con un gobierno estable (un objetivo en el que las negociaciones entre las distintas facciones parecen ir avanzando) con el que la UE pudiera llegar a un acuerdo de devolución de los inmigrantes recogidos en sus aguas territoriales…. Pero, en ausencia de un acuerdo semejante, y en el contexto del derecho marítimo, la operación EUNAVFOR MED se convertirá en una operación de salvamento que evitará muertes en el mar pero que, por eso mismo, provocará un aumento de las llegadas y, antes o después, el rechazo de los Estados a mantenerla.

El resultado esperado es el fracaso. Un fracaso militar y político que, por demás, complicará más aún la solución y habrá acabado con ingentes sumas económicas que bien pudieran usarse de otro modo más eficaz y humano.

2) ¿Que fracase la opción militar prevista es algo pretendido por la élite europea?

Pero la lectura entre lineas nos permite responder al menos a una pregunta: ¿Por qué Europa hace este esfuerzo militar abocado al fracaso si sus medios de pensamiento militar ya le advierten del fracaso de las medidas?

Desde nuestro punto de vista lo de menos es la crisis humanitaria del Mediterráneo.  De hecho se usa solamente de excusa para crear una situación de hecho que refuerce la creciente militarización de la política exterior europea.

Tiene, por tanto, un objetivo a corto plazo:  militarizar la intervención migratoria y consolidar una fuerza naval europea.

Pero tiene, esto es más terrible, un objetivo a largo plazo:  ejercer la dominación empleando incluso la opción militar.

Que esto es así podemos leerlo entre lineas en el artículo de los investigadores de Elcano, que, recordemos, no son precisamente pacifistas.

En un momento en el que la UE y alguno de sus Estados miembros están desarrollando el concepto de seguridad marítima, varias armadas europeas han visto en la crisis migratoria una oportunidad

Esta es una de las clave: los halcones tenían previsto ir hacia ese megaejército europeo que le diera dimensión militar a la pretensión de las élites de hacer de Europa una potencia política al uso clásico.

La crisis migratoria les ha proporcionado la oportunidad y la excusa. No se intenta atajar una crisis, sino emplearla de campo de ensayo.

Curiosamente, ha sido la violencia estructural ejercida desde nuestra posición dominante la que ha definido, en gran medida, la crisis migratoria, que se explica en gran parte como huida política, social y humana ante la violencia estructural existente. Lo dicen a su modo los analistas

el Mediterráneo se ha convertido en la frontera migratoria más desigual del mundo –excluyendo a la que separa las dos Coreas–, con una diferencia de renta per cápita entre sus dos orillas mucho mayor que la que separa a los dos países de la otra gran frontera migratoria mundial, EE.UU. y México

Si nos fijamos, son en gran parte nuestras malas políticas las que han generado la presión migratoria al imponer una violencia estructural como gran argumento «expulsor» y son ahora nuestra malas políticas las que pretenden imponer la fuerza militar para seguir generando la dominación e imponiendo una injusta violencia estructural.

Share

Apoyo militar español a la guerra contra la inmigración en el Mediterráneo

Etruscan+Red+Figure+Type-VII+oinochoe+of+the+Torcop+Group%2C+4

Landahlauts

Fuente: El País.

España acaba de aprobar en el Congreso entrar a participar en otro escenario bélico más, a sumar a las 10 guerras en las que andamos involucrados. EUNAVFOR MED es un escenario brutal en el que se prevén tres fases de esfuerzo militar, como ya dijimos en otra entrada de este blog cuando se anunciaron los planes.

Esta nueva guerra es una guerra asimétrica, como les gusta decir a los analistas, en este caso una guerra naval contra las pateras que transportan a inmigrantes y refugiados que huyen de las guerras causadas por nuestras malas políticas occidentales y que aspiran a encontrar refugio en Europa.

España va a aportar principalmente aviones de reconocimiento y espionaje, buques de guerra y si llega el caso tropa de asalto.

En una primera fase de la operación la aportación será de un avión de patrulla marítima (un P-3 Orion) y un destacamento de unos 50 militares.

En la segunda nos emplearemos más a fondo y pondremos a disposición de esta guerra asimétrica de ejércitos contra desgraciados en patera un buque de acción marítima (el barco más potente de los que dispone la armada española) con transporte de helicópteros y una dotación que puede llegar a 200 marineros.

En una tercera fase, que puede tener lugar o no según resulte la segunda, España aportará también un equipo de operaciones especiales de infantería de marina (una especie de rambos a la española) dispuestos al desembarco en Libia.

Además de todo esto vamos a aportar unos cuantos oficiales para el cuartel general montado para esta operación europea.

Total, un dineral que podríamos usar en apoyar a las víctimas de los conflictos o a las organizaciones sociales autóctonas que luchan desde la noviolencia por acabar con el conflicto o por apoyar a sus poblaciones, o en realizar apoyo solidario a los pueblos azotados por la guerra, o en perseguir las mafias que venden armas a los contendientes, o en apoyar a las redes de migrantes de esos países en Europa para que canalicen y ayuden a las vícitimas, o para que ayuden a la sensibilizaron social, o en miles de acciones verdaderamente útiles.

Pero no, nuestros halcones han decidido que es más rentable atizar la guerra contra los nadie y mantener el aparato propagandístico a tope para hacernos sentir miedo e impotencia.

Share

La política europea anti inmigración es inhumana

Desplazados por conflictos

Fuente: ACNUR

Hemos querido insertar este mapa de ACNUR porque es muy ilustrativo de dos cosas que están pasando en la actualidad y que nos deberían hacer pensar en dos tipos de repuestas y reivindicaciones.

El mapa muestra los lugares de donde salen los 30,5 millones de personas que hoy se encuentran huyendo de 15 guerras y conflictos y que, como sabemos, llaman, entre otras, a las puertas de Europa pidiendo refugio.

Estos 30,5 millones de refugiados y desplazados no son, sin embargo, todos los desplazados por las guerras, sino únicamente los desplazados por estos quince conflictos La suma actual habla de 60 millones de desplazados, contando los de los otros conflictos.

Ahora pedimos al respetable que piense en cuáles son las políticas que la UE, y en ella España, tiene en estos quince escenarios.  En todos ellos la respuesta principal arroja una afirmación:  intervencionismo militar, geopolítica de dominación, venta de armas.  ¿De dónde salen estos refugiados? En parte de las malas políticas y de la pasividad de los Europeos que permiten a sus gobiernos ejercer un apolítica que tiene como consecuencia el desprecio a las personas.

Es curioso:  nuestras malas políticas aparecen en esta comparación como una de las causas, no la única, que desencadena la crisis de refugiados que tiene deambulando a las puertas de Europa a más de 30,5 millones de personas, de víctimas, de perjudicados por nuestras políticas.

Visto así, dos son las lineas que pensamos que exige la ética a los europeos:

1) La centrada en otorgar refugio y auxilio a estos refugiados

2) la que exige cambios de nuestra política para desmilitarizar los conflictos que hemos ayudado a crear.

Las dos afectan, en el plano macro, a los estados europeos, que deberían variar sus políticas de asilo y de relaciones exteriores.  Pero las dos afectan en el plano micro a las personas de Europa, que pueden luchar desde aquí para forzar a sus gobiernos a estos cambios y, también, desde lo cotidiano, ejercer la hospitalidad, desacatar las normas racistas, acoger a refugiados y desertores de las guerras, realizar objeción fiscal al gasto militar, boicotear industrias propias de armamentos y bancos que los financian, negarnos a un consumo irresponsable de aparatos que necesitan los metales y materias primas que han motivado estas guerras, y un largo etcétera encaminado a cambiar esta situación.

No podemos ser cómplices de lo peor de Europa y de lo peor de las tiranías de los lugares donde hemos provocado estas guerras.

Algunas cifras nos ayudarán a ponderar el gravísimo problema:

En 2014 se contabilizó la cifra de desplazados más grande desde la 2ª Guerra Mundial:  60 millones de personas.  El aumento entre 2013 y 2014 fue espectacular:  8 millones de personas.  Si estos 60 millones de personas formaran un país, sería el 24º del mundo en población.

Cada minuto hay 30 refugiados más en el mundo.

El problema se agrava porque no son precisamente países ricos quienes reciben a la mayoría de estos refugiados y desplazados:

  • Turquía:  1.600.000 refugiados
  • Pakistán:  1.500.000 refugiados
  • Líbano:  1.150.000 refugiados
  • Irán:  982.000 refugiados
  • Etiopía:  659.000 refugiados
  • Jordania:  654.100 refugiados
  • Kenia:  551.400 refugiados
  • Chad:  452.900 refugiados
  • Uganda:  385.500 refugiados
  • China:  301.000 refugiados

En definitiva, el 86 % de los refugiados son acogidos en países en vías de desarrollo.

Como se ve, poca ayuda pueden realizar estos países, poco más que compartir su miseria o sus dificultades económicas.  Mientras tanto, la rica Europa mira para otro lado.  Nada de ayudar en tanto sufrimiento humano, nada de alentar a los que huyen de las guerras y  renuncian al uso de la violencia.

Según el proyecto de investigación The Migrants Files, entre los años 2000 y 2015 la Unión Europea se ha gastado aproximadamente 13.000 millones de euros en impedir la entrada de inmigrantes a sus fronteras.

Y la realidad es que se necesita el apoyo del Norte, la implicación de la U.E.  Porque se solicitaron a Europa 626.065 peticiones de asilo, aunque sólo 161.000 personas recibieron algún tipo de protección internacional de la U.E.  De enero a marzo de 2015 se recibieron en Europa un total de 185.000 solicitudes, un 86 % más que en igual periodo del año anterior.

En España 5.947 personas (el 0’9 % de las peticiones europeas) solicitaron asilo.  Las cifras en el resto de la U.E. son las siguientes:   Alemania (202.645), Suecia (81.180), Italia (64.25), Francia (62.735), Hungría (42.775) o Reino Unido (31.180).

De las 5.947 solicitudes España sólo resolvió 3.614.  Y lo hizo de forma negativa en un 56 % de los casos.  Es decir, dimos asilo a 1.590 personas.  Más o menos 32 personas por provincia, lo cual no se nos antoja como un esfuerzo demasiado importante.

Mientras tanto, la Unión Europea, que de enero a marzo de 2015 ha recibido 185.000 solicitudes de asilo (86% más que en el mismo periodo de año anterior) sigue enfrascada en un debate sobre cuotas de refugiados para el que los Estados miembros no consiguen ponerse de acuerdo.

El plan inicial de Bruselas proponía reubicar en un plazo de dos años a 60.000 inmigrantes demandantes de asilo (40.000 que se encuentran actualmente en Grecia e Italia y 20.000 en terceros países no comunitarios) a través de un sistema de cupos obligatorios. A cada Estado miembro le sería asignado un número de demandantes en función de unos criterios calculados de población, PIB, o tasa de desempleo del país receptor, entre otros.

Amnistía: “La crisis de los refugiados es uno de los retos que definen el siglo XXI»

Pero no hay acuerdo. Buena parte de los países rechazan el carácter obligatorio de la propuesta y otros tantos la aceptan, pero piden que se revisen los criterios de distribución.

España lidera la oposición al plan europeo. El propio ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha propuesto que en contrapartida se establezca un sistema para acelerar la expulsión de quienes no reúnan las condiciones de asilo. El ministro de Exteriores, José Manuel García Margallo, consideró asimismo que los criterios propuestos por la Comisión no eran “justos” ni “realistas”.

De seguirse el plan de Bruselas, a España le tocaría tramitar en torno a un 10% de las solicitudes de asilo, frente al 0,9% actual.

En el blog Actualidad Humanitaria hacen un análisis que nos parece muy acertado:

«Dale al topo» es un popular juego que consiste en golpear con un mazo a un topo que asoma la cabeza por un agujero. Si no eres lo suficientemente rápido el topo se mete en su agujero y asoma por otro. Eso es exactamente lo que está haciendo la Unión Europea para afrontar la crisis de los «migrantes ilegales», en su mayoría refugiados, que tratan de entrar en Europa.  (…)

Los líderes europeos están afrontando esta crisis, quizás el mayor movimiento de personas de la Historia, como si jugaran a «dale al topo». Cierran una frontera aquí, patrullan por allá, suben las vallas en otro sitio… pero no consiguen más que trasladar el problema a otro lugar.  (…)

Hagamos un repaso de la estrategia europea para contener la marea de «migrantes ilegales»: España firmó en 2007 y 2008 acuerdos con Marruecos, Mauritania, Senegal Gambia, Guinea Conakry y Guinea Bissau para hacer frente a la crisis provocada por la llegada de pateras y cayucos a las islas Canarias. Los acuerdos, de carácter indefinido, permitieron a España y a la Unión Europea, por tanto, el control de las aguas territoriales de estos países con patrulleras o medios aéreos, bajo la coordinación de FRONTEX, la Agencia Europea de Fronteras. Las aguas territoriales de Senegal fueron literalmente impermeabilizadas con medios aportados por otros cuatro países además de España. El resultado fue el esperado: dejaron de llegar cayucos a Canarias. Sin embargo, fue sólo una solución parcial al problema: las mafias que trasladan a los «migrantes ilegales» simplemente siguieron la estrategia del topo: escondieron la cabeza y asomaron por otro agujero. Sólo tuvieron que cambiar la ruta y los «migrantes» empezaron a llegar por otro sitio.

A cada esfuerzo -con un coste enorme de inversión añadido- por controlar una vía de entrada los traficantes encuentran otra: Lampedusa, Turquía, Grecia, de nuevo Ceuta, los países del Este de Europa, de nuevo Canarias… Se refuerzan las fronteras de Austria, pues los traficantes lo intentan por la frontera entre Serbia y Hungría. Así hasta la náusea.  (…)

Cada obstáculo que la Unión Europea pone para impedir la entrada de los refugiados, encarece el precio que éstos tienen que pagar, aumenta el riesgo que corren y provoca más sufrimiento. Se podría decir que al final lo que está haciendo la UE es contribuir al lucro de este inmenso negocio ilegal sin solucionar el problema de fondo.

Hace unas semanas se discutió en el seno de la Unión Europea, presionada por Italia, la posibilidad de bombardear los barcos que trasladan a los desdichados «migrantes» desde Libia a las costas italianas. Algunas voces dijeron que no serviría para nada: sólo trasladaría el problema a otro lugar. Grecia, sumida en una crisis financiera brutal, se ha convertido en uno de los países europeos que más refugiados está recibiendo y llegó a amenazar a la Unión Europea con admitir a todos los refugiados y proporcionarles registro para que pudieran moverse libremente por la Unión. La respuesta de algunos países fue plantear la suspensión de Schengen, acuerdo que garantiza la libre circulación de personas por la UE. Así estamos.

La política europea antiinmigración es inadecuada, equivocada, militarista, violenta, perniciosa.  Somos la Europa de las concertinas y no la de la solidaridad.

Share
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed