Tag Archive for indra

El Top 100 de las empresas de armas

Plaza+de+Armas%2C+Cusco

La Doble A Producers

fuente Defense news

La revista Defense News ha publicado su listado de las 100 principales empresas militares, esta vez para el año 2015.

Destaca que, según este listado, la venta de armas declarada por estas 100 empresas ha bajado globalmente un 4%, pero de forma desigual: han bajado más las empresas europeas y han subido las rusas, comportándose más o menos igual las estadounidenses.

La cifra final de estas 100 primeras empresas armamentistas es de más de 385.507 millones de dólares, una cifra escandalosa, similar a la que el Banco Europeo ha inyectado a la banca europea para reactivarla, o a la que el Banco Mundial destinará en los próximos tres años a la consecución de los objetivos del milenio. o, por poner otro ejemplo, el PIB per capita de los 98 países más pobres de la tierra, según wikipedia.

Entre las curiosidades, las diez principales industrias facturaron en 2014 la cifra de  201,767 millones de dolares, lo que equivale al 52,33% del total de la facturación. Las diez siguientes (de la 11 a la 20) acumulan 58.232 millones de dólares de ventas, un 15,12% del total. Los siguientes 10, del 21 al 30, acumulan otros 34.305 millones de euros, un 8,89% del total. Los otros 20, del 31 al 50, acumulan 45.310 millones de dólares, un 11,75% del total, y los 50 últimos, 45.893 millones de euros.11,9%.

Reconvertir esta industria de muerte, como vemos, aportaría un dividendo de paz considerable y necesario para conseguir una seguridad humana basada en la cooperación y la noviolencia.

Pero como de dinero se trata, habrá que lograrlo con la lucha social y la reivindicación política de alternativas, pues estos cien mini-imperios capitalistas no se van a dejar reconducir por las buenas.

 

 

Share

Indra declara pérdidas cuantiosas

First+real+Indra%27s+Necklace

UKBERRI.NET Uribe Kosta e

Fuente: Infodefensa

Como es sabido, Pedro Morenés, Ministro de Defensa español, tenía en mente desde que llegó a su cargo ministerial crear un «polo militar industrial de defensa» potente y controlado desde el Ministerio que dirige.

La «joya de la corona» de esta intención era y es la empresa INDRA, de la que el estado posee un 20% del accionariado.

Muchas de las políticas que ha intentado Morenés han ido encaminadas a doblegar la voluntad de INDRA e incorporarla a esta idea. Primero intentó fusionarla con Navantia, empresa de innegables pérdidas y escasa viabilidad, por lo que la idea fracasó. Luego maniobró para cambiar al Presidente de INDRA y poner a otro más afín a sus ideas, el que fuera presidente del PP hace la tira de años, Sr. Hernández Mancha. También fracasó. Luego buscó una alianza con los otros accionistas que también fracasó. Más adelante consiguió poner de Presidente de INDRA a Abril Martorell, más afín a sus intenciones, pero por lo que se ve con escaso margen de maniobra. Después intentó maniobrar para la venta del paquete de acciones del estado en INDRA a inversores extranjeros que le hicieran de testaferros, pero tampoco le salió bien la jugada, por lo que se centró en intentar convertir a INDRA en la empresa líder europea en ciberguerra, un negocio que al parecer será muy lucrativo en el sector armamentístico.

Ahora, para rematar su mala suerte, resulta que INDRA, la joya de la corona, arroja pérdidas en el primer semestre de 2015 por valor de 416 millones de euros, un pastón.

Indra en el mismo período del año anterior obtuvo beneficios de unos 60 millones de euros, por lo que resulta, cuando menos, sorprendente el estado de pérdidas alarmante.

Pero, según nota de prensa de la empresa, este deterioro obedece a

«impacto de efectos no recurrentes, estacionalidad de procesos electorales y mayores costes del proyecto»

Ya ven, INDRA va mal por mala suerte y por razones más arcanas, más o menos, si hemos de hacer caso al individuo que ha escrito esta nota de prensa tan esclarecedora.

Con todo, mala noticia para las intenciones del Ministro Morenés. Si acaba dando cuerpo al polo militar industrial con las empresas en crisis y con pérdidas que tenemos, sera otra carga más pesada y engorrosa para el erario público. Si a ello sumamos que la industria militar no ofrece un beneficio social mínimo e incrementa la peligrosidad de vernos involucrados como enemigos en aquellos pueblos a los que nuestros inteligentes políticas venden armas e impulsan a la guerra, el pastiche está servido.

Lo que es bueno para los tiburones de la industria militar y para los políticos afines no es bueno para el resto de los mortales que navegamos en las aguas inciertas del océano del mundo.

Share

La Armada planea externalizar las reparaciones de los vehículos Piraña

Obsoleto

Fuente: Infodefensa

Según ha afirmado el Coronel González Martín, de la Jefatura de Apoyo Logístico de la Armada  dentro de las conferencias SIMDEX 15 (sometimiento y simulación en el ciclo de la vida), en realidad un simposio sobre obsolescencia programada y otros truquitos empresariales que patrocina EXPAL con el apoyo entre otros del Ministerio de Defensa, Indra,  Navantia o General Dinamics, la Armada piensa externalizar las reparaciones de sus vehículos de combate Piraña (en realidad 39 blindados 8×8).

Llama la atención que el Ministerio de Defensa colabore en la realización de actos promovidos por empresas militares y dedicados a la obsolescencia, y más aún que ésta fuente de preocupación que nos podría parecer a los profanos cuando menos engañosa, sea tan esencial a este sector industrial.

Pero volviendo a lo que nos ocupa, la razón que esgrime la Armada para su idea externalizadora es que, efectuada la externalización a la empresa General Dynamics, a quien en definitiva van a ir a parar las reparaciones, la Armada conseguirá en poco «modernizar» los de la primera fase de compras, consiguiendo con ello renovar toda la flota y contar con las mejoras técnicas del ingenio.

Es una manera de comprar armas por la puerta de atrás, sin que parezca que la inversión aparentemente en «reparaciones» lo es en mejoras.

Por otra parte, que «externalice» Defensa ¿supone un gasto menor?, ¿mayor eficacia?  ¿El desmantelamiento de las estructuras encargadas de estas reparaciones hasta ahora? Nada dice Defensa al respecto.

Pero ello supone un segundo aspecto a criticar, porque la externalización no sólo oculta mayor inversión en armas (en este caso en su mejora) sino mayor gasto militar del que ya soportamos y muy probablemente un sobrecoste que no aparecerá en los presupuestos del estado.

Habrá que estar atentos a los presupuestos generales y al gasto militar que ocultan para detectar esta prevista fórmula de rearme anunciada.

Share

El jaleo de Indra

Imagen de UKBERRI.NET

La cuestión de las peleas en y por Indra está durando mucho y deja muy a las claras que en Defensa hay muchas peleas soterradas (o no tanto).  Hace tiempo ya informábamos por ello, pero ahora se dispone de datos más claros y parece que las peleas se han decantado ya por unos aparentes ganadores:  el equipo del Ministerio de Defensa.  Varios son los frentes a tener en cuenta:

  • Por un lado se ha abortado la intención del fondo británico Hanson de entrar en el accionariado con el antiguo líder de Alianza Popular, Antonio Hernández Mancha, como presidente.  Éste y Eduardo Serra hicieron lobby para lograrlo con reuniones con Rajoy y con Montoro.  Sin embargo, el Ministerio de Defensa se negó a vender parte o todas las acciones que tienen la SEPI de Indra y que le hace ser el socio de referencia de Indra con el 20 % de las acciones.

Parece ser que la labor de girapuertas de Serra no para y que habrá logrado un buen pellizco por sus gestiones aunque no hayan fructificado.

El ex Ministro de Defensa parece que ha olvidado las muchas veces que ha clamado por la españolidad de las primeras empresas militares y ahora se ha «vendido» al capital británico.

  • La situación actual es que Indra ha sustituido a su antiguo jefe, Javier Monzón, por Fernando Abril-Martorell.  Así, Defensa se quita de en medio, por fin, a Monzón que abogaba por no tener muco interés en que Indra liderase el ‘polo militar-industrial’ español que Defensa quiere construir a toda costa y que ahora ha de hacerlo con prisas porque llega una nueva cita electoral en otoño.  A ello hay que unir los malos resultados del segundo semestre de 2014.

Para que Monzón no se vaya con mal sabor de boca se le ha nombrado presidente de honor de la compañía y se le ha concedido un finiquito de 16 millones de €, incluyendo las primas de un sistema de ahorro a largo plazo de 12’1 millones y una indemnización por no concurrencia, valorado en unos 4 millones, por lo que recibirá una compensación de 0’75 veces la retribución total percibida durante los dos años durante los cuales el contrato le obliga a no irse con la competencia.

  • El tercer componente de esta historia es Telefónica, que entra en el accionariado de Indra con el 3’16 % del capital que había ido comprando (según el análisis de Antonio Lorenzo en El Economista) discretamente en el mercado, poco a poco, para no verse obligada a comunicar esas operaciones.  Parece que la intención de Telefónica es duplicar este porcentaje en los próximos 4 meses.  De esta manera, Telefónica fue la que impuso al nuevo director de Indra, Fernando Abril-Martorell.

Hay que tener en cuenta, también, que Defensa en verano de 2014 consiguió, que a pesar de que Industria a través de SEPI había comprado el 20 % de las acciones de Indra, tener el control político de estas acciones a su antojo.

Jesús Cacho en Vozpopuli hace un artículo que recomendamos leer con una cronología crítica de la acaecido en Indra.  Entre otras cosas argumenta algunos tintes políticos de la operación:

Una operación en la que es difícil, si no imposible, encontrar un hombre justo, alguien a quien salvar de la quema, porque todo huele a manipulado y podrido. Todo se ha precipitado por la inminencia de las elecciones generales, una circunstancia que pudo hacer pensar al propio Monzón en la posibilidad de salvar finalmente su cabeza después de soportar el asedio al que fue sometido desde la llegada al poder del PP. Porque ocurre que Monzón no es de los nuestros, es de los suyos

y

los planes del trío (Morenés, Arguelles, Serra) apuntaban a tomar el control, aligerar plantilla y trocear la empresa para vender las piezas al mejor postor, si es que antes no se vendía entera a un gran grupo tecnológico yanqui, dadas las “excelentes relaciones” que tanto Serra como Argüelles, por no hablar de Hernández Mancha, mantienen con el sector Defensa USA y la propia CIA norteamericana.

Todos estos detalles, y otros más sórdidos, eran filtrados con regularidad por las huestes de Monzón

Nos cuenta que Montoro se negó a vender sus acciones a la británica con el siguiente argumento:

lo que no puedo hacer es permitir que SEPI se apunte 70 millones de pérdidas a cuenta de la caída de la acción [de Indra], porque podría terminar en los tribunales

En resumen, cada uno de los prebostes de la economía militar española intentado sacar tajada para sí mismo, dándonos a los demás argumentos patrióticos sobre la necesidad de la españolidad de la industria militar.

Share

Indra y Defensa a la greña

.

.0

. Imagen de Christian c

Fuente:  Expansión.

Han sido ya varias veces las que hemos comentado la pelea, más o menos soterrada, que se está produciendo entre la presidencia de Indra y el Ministerio de Defensa.

Parece que ahora, Pedro Arguelles, Secretario de Estado de Defensa (número 2 del ministerio) ha decidido dar un golpe en la mesa y dejar las cosas claras desde su posición:

  • Después de siete años de recortes, el gasto público en Defensa vuelve a crecer, tal como consta en el proyecto presupuestario de 2015.
  • Desde el Ministerio dirigido por Pedro Morenés aseguran que «ha comenzado un nuevo ciclo inversor» en el sector, sobre todo en lo que atañe a la I+D y a la internacionalización de vehículos fabricados en España.
  • El Gobierno quiere ponerse de acuerdo con la oposición para proteger, por encima de cualquier circunstancia, la viabilidad económica de las Fuerzas Armadas, ahora  prácticamente en quiebra por la nefasta gestión.
  • En este sentido y en relación al presidente de Indra, Javier Monzón, el secretario de Estado de Defensa asegura que «nosotros lo que le decimos a Indra es que tiene que ser un factor principal en la política de defensa y tiene que entender cuáles son las prioridades que, desde el Ministerio, queremos que lidere. Esto requiere un alineamiento de la empresa con estos intereses».
  • «yo lo único que digo es que fases nuevas requieren medios nuevos. En el Ministerio ya no estamos en una fase heredada del pasado en la que languidecían la inversión y el estímulo industrial. Lo que estamos haciendo ahora es revitalizar la política industrial de Defensa y vamos a poner dinero al servicio de esa política. E Indra tiene que jugar un papel muy importante en esa política, y el diálogo tiene que ser fluido y alineado».
  • «Para eso necesitamos el respaldo de un sector industrial lo suficientemente grande como para darnos la soberanía y la operatividad que necesitamos. Por lo tanto, siendo la defensa una actividad con un desarrollo tecnológico transversal y especializado, se pensó que el liderazgo de ese esfuerzo debería estar en manos del ministro de Defensa. Me parece algo lógico, y en los países desarrollados es un asunto que no se pone en cuestión».

Según parece Indra y su presidente, Javier Monzón, quieren tener voz propia en sus líneas de planeamiento de industria militar y Arguelles no está por la labor de que sean independientes, sino que sólo ve la posibilidad de la sumisión a su política.

Ello implica que hay un muy mal ambiente entre la industria de defensa y el gobierno, sobre todo si tenemos en cuenta que el 20’41 % de las acciones de Indra están en manos de la SEPI, es decir del Ministerio de Hacienda y, por lo tanto, del Gobierno.

Parece que los intereses de la industria privada no son coincidentes con los del gobierno o que no gustan en Indra las formas dictatoriales de Defensa.

Pensamos que continuará porque Defensa parece dispuesta a hacerse con la dirección de Indra y a defenestrar a Monzón.

A todo esto, el interés por la defensa nacional queda relegado a un segundo plano y sólo interesan las maniobras políticas entre los gerifaltes para posicionarse en la industria militar para cuando acaben sus horas en el gobierno.

Es decir, el debate es por cómo pillar cacho no por dar posibilidades a la población para que decida qué y cómo lo quieren defender.

Share

Sigue el culebrón de Indra

Boxeo + de + Calle + N% C2% B09

Por Cristian C.

La lucha de los puerta-giratorias de Defensa y del staff del Ministerio del ramo por construir lo que llaman «polo militar industrial» a la medida de sus deseo sigue intensa y emocionante.

Como se sabe, Defensa quería utilizar la empresa Indra como mascarón de proa para sus propósitos, pero el Presidente de la misma se oponía a tal aventura.

Entonces Defensa inició sus pasos para descrestar al citado Presidente, Javier Monzón, para lo cual esperaban obtener los apoyos necesarios de cara a la junta de accionistas donde pensaban destituirle. Pero la jugada salió mal  y, con el apoyo de Rajoy y del ministro de Economía, Monzón fue ratificado en el cargo el pasado mes de Junio.

Ahora parece que al Secretario de Estado de Defensa, anteriormente directivo de una de las industrias militares más prósperas, se ha pillado un cabreo monumental y «exige» el abandono de la Presidencia de Indra a Javier Monzón.

Hasta ahora parece que el candidato de defensa para ocupar la silla de Monzón, cuando se la quiten, será Eduardo Serra, otro girapuertas entre el Ministerio de Defensa y las industrias militares, pero cabe la duda de si el propio Secretario de Estado de Defensa, Pedro Arguelles, no quiere esa presidencia para sí mismo, dado que su pelea interna con el ministro Morenés, como el procedente de las empresas de venta de armas, es clamoroso.

En fin, con todo este lío, aparecen algunos elementos a considerar:

Uno, que si Moncloa apoya a Monzón y Defensa quiere quitarlo, en poco tiempo sabremos quién tiene más fuerza política (y de paso a lo mejor nos damos una sorpresa), si Defensa o Rajoy.

Dos, que a lo mejor esta guerra desencadena otra entre los diversos sectores del girapuertismo militar español, al parecer no muy bien avenidos entre sí.

Y tres, que pase lo que pase, quien saldrá perdiendo es la sociedad, que asiste impotente a este juego de poder entre los de arriba a costa de los impuestos de los de abajo.

Share

Otro paso más hacia el Polo Militar Industrial made in Spain

002 632 + - + Alcal% C3% A1 + de + Henares

Mr Reivaj

Fuente: Elboletin.com

Lo veníamos diciendo y ahora se confirma. Morenés, en su intento de construir el «polo» militar-industrial español, estaba luchando por quedarse con el control político de las principales industrias «militares» con participación del Estado, entre ellas INDRA (de la que el estado controla el 20,14%) y NAVANTIA y la participación española en AIRBUS (4%) o en HISPASAT (7,8%).

El capital público de empresas pertenecen de facto a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) que depende de Hacienda. Es por ello que la mayor parte de la participación del Ministerio de Hacienda en el gasto militar español se realiza a través de esta participación de la SEPI.

Durante los últimos meses se ha vivido una soterrada lucha entre Morenas, ministro de defensa, y Montoro, ministro de Hacienda por posicionar a sus peones en estas empresas para decantar el control político de las mismas a favor del uno o del otro.

El Consejo de Ministros del viernes 25 de julio ha dado la razón a Morenés, y a partir de ahora, será Defensa quien asuma el control de las empresas de defensa encuadradas en la SEPI.

Defensa, según el lenguaje burocrático de la nota de prensa del Consejo de Ministros «dispondrá del ejercicio de los derechos, excepto los económicos, derivados de la participación pública estatal en el capital de sociedades mercantiles cuya actividad se desenvuelva en el sector industrial de la defensa, y liderará la acción de gobierno en relación con los procesos de reestructuración y consolidación de la misma a nivel nacional e internacional»  aunque, eso sí, deberá comportarse y colaborar con los ministerios de Hacienda y Administraciones Públicas, el Ministerio de Industria, Energía y Turismo y el Ministerio de Economía y Competitividad dentro de sus nuevas asignaciones.

Además de estas empresas, de las que ahora Defensa se hace con el control, el Ministerio de Defensa, según informa Infodefensa,  ya controla otras de ese «complejo» militar-industrial que quieren montar a toda prisa, como es el caso del Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA), el cual a su vez es partícipe de la empresa Ingeniería de Sistemas para la Defensa de España (ISDEFE), encargada de la comercialización en el mundo mundial de las armas made in Spain, y que a su vez es la dueña del 30% la empresa privada HISDESAT, de la que es el socio mayorista.

Tal vez todo esto parezca un galimatías. De hecho lo es. Y al parecer es tan enrevesado precisamente para conseguir lo que todos sospechamos: que sea un lío comprender los entresijos del manejo de las industrias de defensa en manos del Estado y sus cambalaches con las que están en manos de otros.

Al darle tanto poder a Morenés, seguramente el Consejo de Ministros se ha olvidado del papel relevante de dicho señor como girapuertas en su etapa pre-ministerial y post-secretario de estado de defensa, o del pequeño detalle de que el mismo ya nos ha endeudado con su política de créditos a las industrias militares con una deuda impagable e inmoral, mientras concedía créditos a las industrias militares a interés cero, razones ambas cuando poco, más que de peso para no poner en sus manos este poder de decisión política, pues es capaz de empobrecernos más aún con tal de vender más armas por doquier.

En todo caso, ¿se han preguntado para qué necesitamos un polo militar industrial fuerte, a imitación del americano o del francés, pongamos por caso?

Puede que no se les ocurra ninguna razón a bote pronto. De hecho es lo más probable que la razón «verdadera» tenga poco que ver con lo razonable. Pero, miren, si siguen leyendo la nota del Consejo de Ministros con paciencia (y benignidad para el redactor) encontrarán la razón oficial del empeño:

La industria de defensa es clave para la seguridad y soberanía nacional, al aportar el valor diferencial a los sistemas utilizados por nuestras Fuerzas Armadas en las operaciones, que le confieren la ventaja operativa en la acción y la necesaria capacidad de disuasión.

Y esto nos consuela mucho: porque nosotros empezábamos a sospechar que querían hacer este «polo militar industrial» para forrarse y para imponerse a otros y resulta que no, que no tiene nada que ver con fines tan soeces y poco espirituales, sino que necesitamos ventaja operativa  por el valor diferencial de los sistemas utilizados por nuestras fuerzas armadas (dicho sea de paso, los mismos que los de las demás) y bla, bla, bla.

Osea, traducido al román paladín, que efectivamente no necesitamos este tipo de negocio absolutamente para nada sensato.

Share

La compañía militar MBDA, con participación española, producirá misiles militares para los ejércitos europeos

El Spitfire + + Belleza

ruben alexander

Fuente: Infodefensa

El impulso de una industria militar europea potente fue una de las pretensiones y de los acuerdos de la Cumbre Europea de Diciembre de 2013, donde se quiso potenciar el aspecto militar europeo.

Normalmente las cumbres, y en lo tocante a los temas de la paz y la guerra, suelen ser mucha palabrería, mucho ruido y pocas nueces. Pero parece que ahora van más en serio, porque junto con la autorización de que los créditos I+D+i europeos puedan financiar la industria militar y la compra unitaria de munición por parte de la Agencia Europea de Defensa para proveer a los ejércitos europeos, nos encontramos con esta curiosa noticia: con el apoyo de los Jefes de Estado y de defensa de Alemania, España, Francia, Italia, Reino Unido y Suecia, se ha celebrado en Londres el pasado 10 de Julio la ceremonia de inicio de la fabricación en serie por la empresa integrada de armas europea MBDA, de misiles Meteor, para equipar con ellos a los aviones de guerra europeos EurofighterGripenRafale y, muy probablemente, al F-35; y  vender el excedente a otros países del globo.

La empresa MBDA cuenta con capital de las principales industrias militares europeas: EADS (que cuenta con participación pública española), Finmecannica y BAE Systems, y capital por tanto de países como Alemania, España, Francia, Italia, Reino Unido y Suecia.

En el caso español participan en el programa de fabricación en serie de estos misiles las empresas INDRA, que ahora quiere ser controlada por Defensa para enfocar su producción principal a lo militar,  NAVANTIA, que pertenece al Estado, el INTA, también dependiente del Ministerio de Defensa, y las empresas privadas Inmize, SBS-GDELS y SENER

Hay que decir que el Estado Español, uno de los futuros clientes de este negocio de muerte, ya ha comprometido la adquisición de entre 10 y 40 unidades por año de los misiles referidos desde 2015 a 2017 y que, además, pretende obtener un retorno por la venta de armas de este tipo del 10% de los beneficios que se obtengan.

Una noticia inquietante que demuestra el progresivo incremento del militarismo en el seno de la UE.

Share

Defensa quiere comprar el 20% de INDRA para incluirla en la idea de «polo militar=industrial» .

Indra + sur + Aire% C3% A2vata +% 28Vat + Ek% 29

baldiri

Fuente: Bolsamania

El Ministerio de Hacienda, a través de la Sociedad Estatal de Inversiones Industriales (SEPI) compró a BANKIA en julio de 2013 la participación que esta mantenía en la empresa INDRA, lo que le costó 337 millones de euros.

Ahora el 20% de INDRA pertenece al Estado por medio de la SEPI, a su vez controlada por el Ministerio de Hacienda, que es quien decide la política industrial del estado.

El Ministerio de Defensa pretende construir una especie de complejo militar industrial autóctono y potente y con una alta cuota de mercado tanto en Europa como en el resto del mundo: el llamado por el Ministro de Defensa  «polo militar-industrial».

Para crear este «polo», el Ministro de Defensa entiende que debe incluir a INDRA, que cuenta con programas militares importantes y con un alto grado de internacionalización, como una de sus empresas señeras. Pero, como INDRA pertenece en su accionariado principal al Ministerio de Hacienda, el ministro de Defensa busca el atajo de comprar a la SEPI a través del instituto Nacional de Técnicas Aeroespaciales (INTA), organismo autónomo dependiente de Defensa, el 20% comprado por SEPI a BANKIA, ahora por 440,02 millones de euros, es decir, 113 millones de euros más caro de lo que le costó a la SEPI hace un año.

La lucha entre defensa y Hacienda por el desarrollo de INDRA está servida, y parece que una de las piezas a jugar en breve es el intento por parte de Defensa de conseguir la destitución del Presidente de la compañía, Pedro Monzón, quien se opone al enfoque que Morenés pretende, para sustituirlo por Eduardo Serra, que fue ministro de defensa con Felipe González y con José María Aznar. No en vano, durante la reciente visita del ex-rey Juan Carlos Borbón a los emiratos árabes (mayo de 2014) para vender armas, el susodicho Monzón aprovechó para mantener conversaciones con el monarca en las que se quejó de la jugada de Defensa, como se hizo eco la prensa.

Con todo ello busca Defensa el control absoluto de INDRA y utilizar esta empresa sin interferencias en su intento de expandir el negocio militar.

¿Por qué puede parecerle un obstáculo la SEPI? Muy sencillo,

1) Porque hacienda tal vez ve con buen os ojos el desarrollo del negocio de INDRA, pero no necesariamente el vinculado a la defensa, y tal vez no querrá apoyar los intentos de Morenés de «re-militarizar» el negocio de INDRA en detrimento del desarrollo civil de esta.

2) Porque tal vez hacienda no ve con tan buenos ojos como Defensa una industria militar que, hasta ahora, le resulta a Hacienda altamente deficitaria, pues los desaguisados de Navantia y otras compañías del mismo, los acaba pagando hacienda sin que se vea el supuesto beneficio de tanta subvención a fondo perdido.

 

Share

El polo militar-industrial español se articula con falta de transparencia, girapuertas y … Hernández Mancha. ¡Que no nos falte de ná!

Imagen de José Javier Martín Espartosa

Fuente:  Hispanidad.com

La historia, que ya va convirtiéndose en una saga comenzó con la noticia de Hispanidad de que el gobierno proponía a Eduardo Serra Rexach (ex secretario de estado de Defensa con el PSOE y ex ministro de Defensa con el PP) como coordinador de un macro proyecto que aglutinase a gran parte de la industria militar española (Indra, privada;  Navantia, pública;  Airbus, con participación pública; e Hisdesat, cuya parte militar es pública).  Ya entonces anunciaban que no se tenía claro cómo se iba a realizar esa fusión y que, lo más seguro, es que no fuese una fusión, sino una coalición.

La segunda intentona de Hispanidad fue la de anunciar, una semana después, que el gobierno quería a Hernández Mancha en la presidencia de Indra.  En el aspecto militar, de Hernández Mancha sólo sabemos que formaba parte del Consejo Científico del Instituto ElCano (2007)  Con ello el PP buscaría el control de la parte más rentable del conglomerado militar-industrial que quiere montar.    Esta noticia cuenta que Hernández Mancha tiene el apoyo de Rajoy (con el que dicen que se lleva muy bien) y de Cospedal (lo cual no se sabe si le beneficia o le perjudica).  Parece que Indra hay pelea y unos optan por apoyar a Mancha, otros al actual presidente de Indra (y presidente en los últimos 20 años), Javier Monzón, y otros al consejero delegado, Javier de Andrés.

En la tercera aproximación a la noticia de  Hispanidad.com nos cuenta que la lucha en Indra está siendo dura porque, el consejero de SEPI en Indra, Adolfo Menéndez,

advirtió a Monzón de los problemas de reputación corporativa que puede suponer la contratación de ex altos cargos políticos. Se refería a casos como los de los ex ministros de Defensa socialistas Julián García Vargas y José Bono, o de los populares Juan Costa y Ramón de Miguel. Todos ellos para el consejo asesor de Indra, hoy felizmente desaparecido.

Esta parte de la noticia nos llama mucho la atención porque el propio Adolfo Menéndez es el presidente de TEDAE (Asociación Española de empresas Tecnológicas de Defensa, Aeronáutica, Seguridad y Espacio), es decir, la patronal de buena parte de la industria del armamento (85 empresas) y, antes fue subsecretario de Estado de Defensa, bajo el mandato del Secretario de Estado de Defensa, Pedro Morenés, bajo el mando del Ministro Eduardo Serra Rexach.  Parece que este es el ejemplo máximo de girapuertismo en temas de Defensa.

Hispanidad no consigue tampoco aclararnos cómo va a ser la creación del polo militar-industrial español, aunque algunas cosas parece que siguen el curso habitual de la política de defensa en España:

En paralelo, prosigue la creación del polo militar industrial español. Cuando Hispanidad pregunta al ministro Morenés por él, naturalmente, como siempre, no obtiene respuesta alguna, lo mismo que ocurriría si se preguntara al secretario de Estado de Defensa, Pedro Argüelles

Y, además, Hispanidad acaba diciendo que

 Pero quien manda en SEPI no en Defensa, sino Hacienda. Cristóbal Montoro es mucho más claro: “No se trata ni de fusiones ni tan siquiera de conglomerados”. Se trata de “acudir conjuntamente” a la mayoría de contratos de militares que sea posible en todo el mundo.

En plata, no se trata de fusionar una empresa privada y cotizada como Indra con otra pública y en números rojos como Navantia, sino crear un mecanismo de actuación conjunta con Indra, Navantia, INTA, Hisdrasat y hasta la participación mínima (entre el 4 y el 5% de España en EADS).

Y nos parece que algo tan serio como la Defensa Nacional acaba siendo el cortijo privado y el chiringuito financiero de 3 personas.

Share
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed