Tag Archive for igualdad

¿Hacia la igualdad de las mujeres imponiéndolas los peores engendros masculinos?

Aguas + con + this + mujer

Por José Eugenio Gómez Rodriguez

Fuente: One magazine

Puede parecer un tanto excéntrico el titular de esta entrada, pero ¿supone un caso de lucha contra la discriminación de género el imponer a las mujeres el servicio militar obligatorio?  Otro engaña contra las mujeres, las pretendemos igualar en lo peor y no en la mejor opción.  ¿No sería más bien el abolir la conscripción militar un claro avance en la lucha contra la discriminación y por la justicia?

En la revista One Magazine ofrecen un artículo que enfatiza el gran avance que el parlamento noruego realizó en 2012, al imponer a las mujeres noruegas un servicio militar obligatorio de un año de duración, con el fin de incrementar sus fuerzas armadas.

Su constitución establecía el servicio militar obligatorio para los varones noruegos, y ahora una ley, en realidad de 2013 y no de 2012, aprueba el servicio militar obligatorio para ambos sexos con el fin de conseguir en 2015 un ejército «neutral en materia de género», según nos informó la prensa en su día.

¿Un ejército con hombres y mujeres es neutral en materia de género? ¿Un ejército no perpetúa un modelo cultural y político basado en la violencia y la dominación, mantenedor del status quo, sumido en valores como la jerarquía, la obediencia ciega, la sumisión, la amenaza, etc.? ¿Son estos valores contra la segregación de género, superadores del patriarcalismo?  ¿Desaparece el machismo por el mero hecho de admitir mujeres en las FAS?

Y nos ponen un ejemplo de ejército ya integrado que es todo un clamor de lo que supone el ejército en si: el de Israel, donde las mujeres también hacen el servicio militar obligatorio (excepto si están casadas y otra serie de dispensas similares). Un servicio militar de dos años que, además, implica en muchos casos la participación en guerras donde todo cuidado hacia los demás, toda creatividad, toda singularidad y todo lo que supone vida son negados sistemáticamente. Matan niños y niñas, hombres y mujeres indefensos, ancianos, animales y plantas…

Asimilar los peores vicios del patriarcalismo, entre ellos la insana costumbre de la guerra y sus violencias, su preparación constante y sistemática, sus ejércitos, sus valores e intereses, no es un avance ni hacia la igualdad ni hacia la superación del patriarcalismo, sino integrar a las mujeres en esta enorme lacra.

¿Podemos decir que el servicio militar de las mujeres ayuda a la lucha por la liberación de las mujeres?, ¿podemos decirlo en el actual contexto mundial?

Nosotros pensamos que no.

Share

El desigual reparto y los privilegios de unos pocos ¿tienen algo que ver con el modelo de defensa actual?

Floods+in+Badghis%2CHumanitarian+Aid+delivered.

Fuente: UPSOCL

Una elocuente y pedagógica explicación del reparto de la riquieza en el mundo, que nos sugiere un enfoque desde el militarismo.

El documental demuestra la pervivencia de un modelo de orden mundial que garantiza la violencia estructural y el esquema de dominación-violencia a todos los niveles.

Este modelo se suele ocultar, pues la violencia estructural no se ve en general desde las privilegiadas situaciones de quienes nos beneficiamos de ella y parece que no existe. Es por ello llamativo que nuestros flamantes «valores» occidentales proclamen la paz y la justicia de forma acrítica y vacía, y que nuestros sistemas de defensa digan que quieren promover la paz mundial, cuando lo que promueven es la violencia estructural mundial.

Ningún ejército promueve la paz entendida desde la igualdad, la justicia, los derechos.

Viendo este documental podemos preguntarnos qué queremos defender y, a continuación, si nuestro modo de vida, nuestro modo de relación política, nuestro modo de aceptar el modelo de defensa vigente, lso ejércitos que mantenemos, el gasto militar, etc. sirven para defender lo que realmente queremos defender o si no va a resultar que es uno de sus principales enemigos.

Share

Menos mujeres en el ejército

Project365%2FDay+60%3A+Goyesca%2C+soldadesca+y+bandidesco

fuente: El País

A pesar del cacareo de que el ejército es igual para hombres y mujeres y toda la parafernalia con la que se intenta incentivar el aumento del número de mujeres en el ejército, las cifras arrojan datos que nos hacen pensar que, en general, las mujeres pasan del ejército mucho más de lo que el ejército dice y quiere.

Únicamente el 12,3% de los miembros del ejército es mujer, frente al apabullante 87,3 de hombres.

¿Será por las trabas y el machismo, como predica la opinión oficial, o porque, sencillamente, las mujeres pasan del ejercito, como se supone de la buena lógica?

En cuanto a las trabas, la legislación militar ha ido incentivando la incorporación de la mujer a los ejércitos aprobando normativas contra los abusos de autoridad, sobre la conciliación de la vida familiar, sobre la maternidad y otras, pero ni así.

Conforme reconoce un portavoz militar la desafección es preocupante para el ejército:

Lo más preocupante es que cada vez ingresan menos. Si en 2008 las mujeres representaban el 11,5% de los nuevos soldados y marineros, en 2011 solo eran el 4,8%. Aun peor es la evolución entre los cuadros de mando: el año pasado solo 17 mujeres (4,7%) consiguieron plaza como oficiales y, por vez primera, no hubo ninguna entre los suboficiales.

Parece que ni los cantos de sirena del empleo y la promoción personal, ni los anuncios de emociones y otras simplezas con las que el ejército intenta engatusar cada año a los jóvenes para integrar las fuerzas armadas convencen a las mujeres, lo cual es una buena noticia para quienes aspiramos a un futuro más cuerdo y sin ejércitos.

Share

Millones de colombianos marchan juntos por la paz

Colombia%C2%B4s++Peace

Fuente:  telesurtv.net.

Millones de colombianos de todos los sectores, ideologías y creencias se han manifestado el 9 de abril en Bogotá en una manifestación promovida desde diversos movimientos sociales, estudiantiles y sindicales bajo el lema «Marcha por la paz y la esperanza».

Llama la atención el arrollador impulso de esta iniciativa social, que ha obligado a los actores institucionales y a los apoyos de la guerrilla a apoyarla sin paliativos, pues es probable que el que se desmarque de la misma, quede desenmascarado en un país que sufre violencia política y estructural generalizada desde hace más de cincuenta años y que desea librarse de tal lacra.

Los nuevos actores de la paz pertenecen a la gente común y a los movimientos sociales y desde luego desbordan el marco institucional existente y exigen a los diversos protagonistas de tantos años de guerra un cambio radical en sus planteamientos, tal vez dar paso a actores no contaminados por la guerra y el militarismo, y el dar paso a una paz justa y duradera.

Actores residuales siguen preconizando la guerra y el enfrentamiento, y entre ellos llama la atención el ex-presidente Álvaro Uribe, un verdadero halcón de la guerra, que a estas alturas pasará a la marginalidad y a la historia definitiva de la abyección.

Es probable que este impulso y esta exigencia social de paz sean causantes de que las negociaciones de paz que se venían manteniendo en Cuba entre el Gobierno y la FARC se vayan a reanudar el 23 de abril.

Por otra parte, la paz no es sólo la ausencia de guerra, sino la lucha global contra la violencia estructural, por la superación del conflicto que originó la guerra y por la justicia y la reconciliación de los colombianos y colombianas. En su agenda deberían estar, también, apuestas por la desmilitarización de la seguridad en Colombia, planes de desarrollo humano y sostenible, el reconocimiento de la objeción de conciencia de quienes se niegan a pertenecer a cuerpos militares (y en Colombia existe un pujante movimiento de objeción de conciencia), el abordaje noviolento de la convivencia y la lucha contra todas las violencias, la drástica reducción y trasvase del exagerado presupuesto militar hacia necesidades sociales, la reparación de las víctimas y desplazados por el conflicto, la lucha contra la violación de derechos humanos, la desmovilización de los niños soldado, la educación en una cultura no patriarcal y noviolenta y la profundización en las alternativas noviolentas de resolución de los conflictos.

Desde aquí animamos el empeño y confiamos en que el impulso de los nuevos actores sociales permita a Colombia emprender este proceso gradual de cambio hacia la paz con contenidos y de desaprendizaje de la guerra.

 

Share

Violencia cultural: Nuevas Generaciones alienta las denuncias anónimas

Left+Hand+Rotation

Fuente:  Público.

Los cachorros de la derecha de Castellón, al parecer chicos muy neutros e imparciales (tal vez más de lo primero que de lo segundo) han tenido una idea ocurrente donde las haya: Promover la denuncia anónima por parte de los alumnos contra los profesores que «adoctrinen» en las aulas.

«Me quieren adoctrinar. Que no te líen», dice la campaña con la que pretenden, ha farfullado uno de ellos, acabar con «las imposiciones ideológicas en algunas aulas» y contra los excesos y abusos que se dan, dicen, en la libertad de cátedra por parte de algunos profesores.

Huele en torno a este asunto a caza de brujas, a inquisición y a expedientes de pureza de sangre que da miedo. ¿Volverá nuestra derecha ultramontana a las andadas?, ¿represaliarán de nuevo al cuerpo docente, como antaño, para los mismos fines?

Se nos ocurren tantos ejemplos de verdadera y obscena intoxicación ideológica a lo largo del siglo XX y, sin ir más lejos, en este mismo mes (léase la vergonzosa proclama de una profesora de religión o de doctrina social de la iglesia o algo así en el CEU, o las no menos escandalosas proclamas diarias en los colegios segregacionistas del Opus) que no acertamos a ver la oportunidad de esta campaña burda y dañina.

¿Saben estos niños que este tipo de propuestas se han dado en zonas en conflicto que han acabado en terribles consecuencias, como en Serbia y Bosnia, en Israel y otros?

¿Buscan estos niños de pepé atizar fuegos por fortuna olvidados ya?¿Pretenden polarizar más a la sociedad?

¿No es el suyo un claro ejemplo de violencia cultural, de imposición ideológica, de burriez casposa?

Share

El Ministerio de Defensa reprime a la AUME

skin+jails

Fuente:El Faro Digital

Por orden de la superioridad, han ingresado en prisión a Jorge Bravo, presidente de la Asociación Unificada de Militares de España (AUME) por criticar los recortes en el departamento de Defensa. El represaliado cumplirá 31 días de arresto conforme a las normas disciplinarias castrenses que, dicho sea de paso, son una pasada y lo más alejado que puede imaginarse de una reglamentación garantista y basada en derechos.

Es llamativo el uso del reglamento que aplica Defensa para imponer las torpes políticas del ministro del ramo. En este caso, la prohibición del derecho de libertad de expresión y de crítica, que deberían ser derechos incuestionables para cualquier persona, es más grave porque se aplica en el representante de la Asociación Unificada de Militares Españoles.

Presumimos que lo que molestó a Morenés no es que Jorge Bravo criticara los recortes del gasto militar, pues también él se pasa el día con este mantra en la boca y que los militares protesten al respecto no parece perjudicar a sus intereses de mayor gasto militar que persigue el Ministro. Parece que lo que cabreó al ejército es que haya pedido la supresión de gastos superfluos e innecesarios y que abundara en exigir la dignificación de las condiciones personales y sociales de los  militares, lo que es entonces una reivindicación, algo mal visto en la institución castrense.

No se preocupe, Don Jorge, por los recortes, que en la realidad no hay tales. Que lo que llaman recortes son sólo operaciones de ingeniería contable para disfrazar el abrumador e innecesario gasto militar que soportamos, de más de 28.000 millones de euros anuales, de los que más de 7 de cada 10 euros están disfrazados en partidas ocultas en otros 7 ministerios (de los 13 que existen actualmente).

Eso sí, con la excusa de una reducción de presupuestos que no es tal, aprovecha Don Morenés para ofrecer recortes (estos sí los practica) en los derechos y en las condiciones sociales de los militares, como la supresión de una paga extra y otros, y para ponerles a ustedes a protestar y a hacer ruido para que los políticos les den más dinero para el gasto militar.

No le haga usted el juego al Ministro.

Harían mejor ustedes en cambiar de estrategia y desvelar el abultado e innecesario gasto militar oculto, la absoluta confusión de prioridades, los fastos y las corruptelas, la de material militar aparcado de mala manera porque ni tiene mantenimiento ni sirve para nada, la deuda militar por programas de armamentos que ni se necesitan ni se pueden sostener, el uso de la intervención militar en el exterior para hacer políticas de exteriores cortoplacistas, para que cuatro listos se codeen con los amos del mundo y que tienen como consecuencia convertirnos en objetivo militar, ser considerados como agresores y enemigos de otros pueblos.

En todo caso, y aún con una idea de la defensa y de la paz tan diametralmente opuesta a la que habitualmente nos plantean los militares, como Don Jorge, y a pesar de aspirar a la desmilitarización de la defensa, nos parece inadmisible que lo encarcelen por opinar y por criticar al ministro.

Share

El papel de la mujer y del género en los conflictos

Fuente: Atenea Digital

Si hay un estado moderno y civilizado donde los haya, ese es el reino de España. Y para muestra un botón. La señora subsecretaria de defensa del Gobierno rajoiniano ha dado una (por otra parte previsible) conferencia pública para presentar el ejemplar número 157 de los Cuadernos de Estrategia, que edita el CESEDEM, esta vez dedicado al rimbombante y sorprendente título «El papel de la mujer y del género en los conflictos».

Podríamos esperar algunas reflexiones a la lucha de géneros, a la guerra relacionada con el patriarcado, al papel de víctimas doblemente maltratadas de las mujeres en las guerras, o similares, pero no. No va de eso el asunto, salvo muy honrosas excepciones como es el capítulo 2 del documento. El resto va del reconocimiento al largo progreso de incorporar a las mujeres al imaginario militarista de los ejércitos, ese «gran avance» en la lucha por conseguir iguales derechos.

Doña Irene, que es como se llama la subsecretaria, ha destacado que en el ejército hay 15.336 efectivos de género femenino, un 12% del total, 252 comandantas y 9 tenientas coronelas (máximo grado al que han llegado), cantidades que, según se mire, son mucho o poco.

La incorporación de las mujeres a las fuerzas armadas es, dice la doña, para enorgullecerse de nuestro avance en la igualdad. Sólo ejércitos como Canadá (con una tasa del 15%) nos igualan al respecto.

Ahora bien, cabe preguntarse dos tres cosas que la conferencia de la señora Subsecretaria no ha despejado:

1) La primera hace relación al amplio contingente de mujeres que no forman parte del 12%. Sería curioso comparar si la preferencia de éstas hacia otro tipo de trabajo más bien alejado del militarismo querrá decir algo.

2) La segunda es cuestionarnos a qué se refiere el discurso militarista cuando habla de igualdad, de integración y de género. El propio enfoque de la intervención de la Subsecretaria o el título del monográfico nos producen una cierta urticaria. ¿supone en realidad igualdad el hecho de que las mujeres asuman el rol y el paradigma militarista? No lo creemos.

3) La tercera hace referencia a una cuestión que desdice las propias palabras de Doña Irene: las funciones de estas mujeres integradas en el ejército y la ocupación de «cargos» directivos (que se nos perdone esta tendencia a la nomenclatura de la vida civil) no parece avalar ni siquiera la idea de que se trate a todos por igual en esa institución y sí, más bien, que se relega a la mujer al papel subalterno que tradicionalmente tiene en una sociedad machista y patriarcal como la nuestra.

Share
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed