Tag Archive for esarrollo humano

Invadir militarmente Cataluña

Cataluña + + no es + España

Fuente: El País

Nos enteramos por El País, ese periódico surrealista y cada vez más ladeado que a veces nos cuenta el surrealismo de nuestra casta político-empresarial y financiera extractiva, que la CEOE, también bastante ladeada, tiene un think tank (lo cual es mucho decir para la versión paleta del neoconservadurismo patrio) y que dicho think tank ha justificado la invasión militar de Cataluña si se secesiona de España y la detención a diestro y siniestro de los responsables de dicha secesión.

Justifica esta intervención militar la CEOE por la gran fuga de capitales que, lógicamente, les complicaría el negocio.

Dice el autor del informe prebélico, un tal Clemente Polo, que por cierto muestra muy poca clemencia y da más palos que polos, que en el caso de una declaración unilateral de independencia por parte de las instituciones catalanas

Nos adentraríamos así en una situación de conflicto abierto que inevitablemente acarrearía la suspensión del Estatuto de Autonomía de Cataluña, la destitución del Gobierno catalán y el cierre de su Parlamento y la restricción de algunos derechos constitucionales como es normal en estas situaciones extraordinarias. En caso de insurrección armada, el Gobierno español tendría que adoptar las medidas necesarias para suprimir el levantamiento como ya ocurrió en la Segunda República.

Nos parece, como en la Segunda República, que este abierto llamado a la intervención militar por parte del empresariado no augura nada bueno y responde a intereses que no son los de la sociedad. Detrás del nacionalismo de Polo, como ocurre con todos los nacionalismos, se esconden otros cálculos y beneficios que no son los que tienen que ver con las aspiraciones de justicia de la gente normal.

No creemos que los ejércitos y la represión sean una respuesta adecuada en el abordaje de conflictos complejos que afectan tan decisivamente a la convivencia y, desde luego, muchos ciudadanos de muchos lugares, dentro y fuera de Cataluña y de España, tendríamos que asumir la responsabilidad de desobedecer a las instituciones si se adentran en el golpismo militar y tratan de forma tan desastrosa el «problema» catalán y el «problema» español.

El think thank de la CEOE no nos merece respeto y sus propuestas deben ser miradas con todo el recelo y recuerdo del papel que banqueros y empresarios jugaron en el alzamiento del 36. Ojito.

Share

Recuperar la memoria: el lejano día en que el gobernador civil de Barcelona prohibió un acto sobre la Objeción de Conciencia

IMAG0456

El acto que queremos recordar es la prohibición de celebrar una inofensiva mesa redonda sobre objeción de conciencia.

Sucedió, como podemos ver en el documento que así lo acredita, el cual obra en nuestro archivo, y que hemos escaneado, el día 27 de enero de 1976.

Para ver el documento digitalizado, pincha sobre el siguiente enlace: prohibición acto 1976

Contexto:

Para ponernos en situación empecemos por decir que el dictador, General Francisco Franco, había muerto meses antes y tras varias décadas de feroz y anacrónica dictadura militar, en noviembre de 1975.

A su muerte se pretendía iniciar por una parte de la élite del franquismo una tímida «apertura» (así se llamaba) del régimen militarista y dictatorial, hacia unas formas e instituciones más homologables con las europeas, mientras que algunas fuerzas (en realidad muy escasas) de oposición se articulaban para desmantelar la dictadura y conseguir un régimen de libertades cívicas y la inmensa mayoría de la población vivía, como ahora, en una especie de abulia y delegación de todo tipo de responsbailidades personales que pudiera implicar un compromiso más decidido.

Si hacemos caso de algunos investigadores, esa «tímida apertura» desde arriba estaba muy controlada desde los intereses de EE.UU y otros países occidentales e intentaba preservar un cierto formalismo democrático pero de baja intensidad y con una participación más bien apática de la ciudadanía. No será hasta el 30 de julio de 1976 que se diera la anmistía de los presos políticos en España y no será hasta 1978 que se aprobará la constitución.

En todo caso, a tan pocos meses de la muerte del dictador, la extrema derecha seguía controlando los mecanismos y palancas del estado y el régimen franquista no se había hecho aún el harakiri, por lo que el poder militar era apabullante. El propio Rey no se había atrevido aún a promover el desmontaje del aparato franquista y a lanzarse por la vía de apoyar una reforma política y una constitución.

En noviembre de 1975, con Franco agonizando, España acababa de «perder» su última colonia militar: el Sáhara Occidental, uno de los símbolos de la parte africanista del ejército.

En el contexto internacional, se vivía la llamada «guerra fría», una confrontación a todos los niveles entre el bloque de estados europeos controlados por EEUU y el bloque de estados controlados por la Unión Soviética. Una confrontación que también lo era, de forma soterrada y sin enfrentamiento armado directo, en el aspecto militar. España estaba de facto alineada al bloque de EE.UU, que mantenía (como ahora) bases militares en territorio español a cambio de apoyo político para la impresentable dictadura del general Franco.

En ese contexto, además, los jóvenes españoles tenían la obligación legal de servir al ejército como soldados forzosos y quienes se negaban a hacerlo, desde el año 1973, podían ser condenados a penas de 3 años a 8 de cárcel, que se encadenaban a nuevas condenas, si el joven seguía declarándose objetor y negándose a cumplir el servicio militar, hasta un máximo de 20 años.

Los objetores en aquel entonces:

A la muerte de Franco, había cerca de 300 objetores de conciencia encarcelados por negarse a servir al ejército. La mayoría eran Testigos de Jehová, pero ya se habían dado casos de objetores noviolentos y con argumentos políticos que pomovían el rechazo a la mili por razones pacifistas.

En 1970 el gobierno español había intentado regular la objeción de conciencia siguiendo las recomendaciones del Consejo de Europa, pero el proyecto (en total hubo 2 proyectos en tiempos de Franco) tuvo un amplísimo rechazo político, lógico en un régimen tan militarista, e hizo que el gobierno desistiera de regular la objeción y prefiriera únicamente reprimir con penas carcelarias a los objetores. Un general de la época dijo en las cortes franquistas, para referirse a los objetores pacifistas que lo que eran buenos deseos y cuestiones espirituales en los testigos de Jehová se convertía en subversión en el caso de los objetores políticos. El general proponía duros castigos y exámenes psiquiátricos para los objetores tan subversivos.

La organización de los objetores pacifistas vino creciendo y en 1975 se presentaron más de 1.000 firmas de objetores que rechazaban cumplir el servicio militar pero afirmaban estar dispuestos a realizar un «voluntariado para el desarrollo», que era una propuesta que formularon poco antes Pepe Beúnza (el primer objetor de conciencia de motivación política que tuvo relevancia mediática y movilización a favor de su causa por parte de algunas fuerzas sociales del momento) y Gonzalo Arias, un destacado militante de la noviolencia, hoy fallecido. También se habían iniciado los primeros servicios civiles «autogestionados» por parte de objetores como desafío al servicio militar. De ellos hablaremos en otros documentos de recuperación de memoria que iremos presentando.

Nuestro Documento.

Pues bien, en ese contexto, varios objetores de conciencia que recientemente habían pasado por prisión y otros que estaban promoviendo la realización de un servicio autogestionado como desafío al militarismo, prepararon una «inocente» mesa redonda sobre la objeción de conciencia.

Lo hicieron en Barcelona, auspiciados por la Comisión de Cultura de la Sección catalana de la Asociación Nacional de Ingenieros Industriales, que, como era obligatorio en aquel momento, comunicó la celebracion del acto que tendría lugar el 27 de enero de 1976 a las 19 horas.

El acto convocado tenía el formato de una mesa redonda, en la que intervendrían:

  • Vicente Amurgos Galán
  • Ovidio Bustillo García
  • José Diez Feuxat
  • Guillermos Louis Cereceda
  • Jesús Viñas i Cirera

La temática del acto sería, según aparece en las invitaciones que se hicieron para el acto:

  • Historia de la objeción de conciencia en España
  • Situación de los objetores de conciencia en otros países
  • Una alternativa al servicio militar: el voluntariado para el desarrollo (Servicio Civil).

Pues bien, el documento que damos a conocer niega y prohíbe este acto. Explica el gobernador civil de Barcelona que «…no procede acceder a su petición habida cuenta de que no se ha dado cumplimiento a lo prevenido en la circular 142 de este gobierno civil sobre Actos Públicos y que aparece publicada en el B.O. de la Provincia nº 270 de fecha 11 del pasado mes de Noviembre

El documento nos enseña por una parte la vitalidad que empezaba a tener la lucha antimilitarista en aquellos años, y el tratamiento siempre receloso que el poder tenía entonces y sigue teniendo ahora hacia el antimilitarismo. Pero también nos muestra una estrategia, la de enfrentar desobediencia y alternativas a las imposiciones del militarismo.

Share
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed