Tag Archive for Equo

Equo se declara partido pacifista

Imagen de Equo Madrid

Fuente:  Programa de Equo.

Equo, en su apartado de relaciones internacionales, busca las siguientes líneas generales:

Entendemos que es imprescindible mejorar la contribución e influencia de España en el mundo, orientada a la defensa de los derechos humanos, la reducción de la pobreza y de las desigualdades –incluida la de género-. Desde España, como Estado miembro de la Unión Europea y por nuestras históricas relaciones con la Comunidad Iberoamericana y el mundo mediterráneo, se deben promover la justicia, la solidaridad y la paz, defendiendo la democracia, los derechos básicos y libertades y los bienes comunes globales (entendidos estos últimos como formas no convencionales de regulación y gestión de la propiedad de los recursos socioeconómicos y ambientales) y adoptando un liderazgo político en los ámbitos en los que ha demostrado contar con un importante acervo.

Por otro lado, en lo referente a cooperación, añaden «para el desarrollo humano» y abogan por abandonar el intervencionismo exterior, y lo explican de este modo:

En EQUO estamos convencidos de que la reducción de la pobreza en el mundo debe realizarse desde la perspectiva del desarrollo humano sostenible. Apostamos por un modelo de desarrollo que tenga en cuenta los límites biofísicos del planeta. Reclamamos una cooperación al desarrollo centrada en la reducción de la pobreza, la defensa de los derechos humanos, la igualdad de oportunidades, la equidad de género, la democracia y la justicia social y ambiental. Apostaremos por la Coherencia de Políticas para el desarrollo como mecanismo fundamental para la reducción de la pobreza y las desigualdades en el mundo. Entendiendo que la cooperación para el desarrollo debe ser una Política de Estado y rehabilitando los mecanismos necesarios para su recuperación, entre ellos la Recuperación del Pacto de Estado de Lucha contra la pobreza actualizado al nuevo contexto Post 2015.  Impulsaremos políticas desde una cooperación real y no desde el intervencionismo exterior, respetando el liderazgo de los gobiernos locales y sobre todo, de las Organizaciones No Gubernamentales y de la sociedad civil organizada de los países receptores.

También abogan por el multilateralismo:

Apostamos por el multilateralismo como herramienta de consolidación y refuerzo de una Comunidad internacional que avance hacia el suministro adecuado de los bienes comunes globales. En este sentido, EQUO adoptará una mirada cosmopolita en las Relaciones Internacionales que construya Estados transnacionales cooperativos, y una agenda social internacional basada en los derechos y no tanto en los intereses o equilibrios de los Estados. Es necesario mejorar la eficiencia y legitimidad de una nueva comunidad internacional, y avanzar hacia un sistema multilateral eficaz, representativo y legítimo: hacia una gobernanza global. Resulta por lo tanto necesario el abordaje e impulso de las reformas del Sistema de Naciones Unidas (SNU) -tanto en su estructura política como en su estructura de gobernabilidad-.

Y por la implicación de la sociedad civil en la resolución de conflictos:

Desde EQUO demandamos una Europa promotora de la justicia, la solidaridad y la paz, una Europa defensora de los bienes comunes globales. Queremos una UE que hable con una sola voz en el exterior, que promueva la gobernanza multilateral (promoviendo el fortalecimiento y la reforma de la función de la ONU) y el equilibrio entre las distintas fuerzas políticas del planeta, de manera que se asegure la paz entre los pueblos, la equidad y la justicia social y ambiental. Para ello, desde EQUO promoveremos una UE que asuma el liderazgo en la lucha contra el cambio climático y la degradación del medio ambiente; que promueva activamente la cultura del diálogo y la no violencia; que integre a la sociedad civil en la resolución de conflictos y ponga la seguridad humana en el corazón de su acción exterior; que trabaje más activamente por la eliminación del hambre y la exclusión de las mujeres de los procesos de desarrollo. En cuanto a la protección de los derechos humanos en el exterior, desde EQUO abogamos porque todos los programas del Fondo Europeo de Desarrollo (FED) y del Instrumento de Cooperación al Desarrollo (ICD) se diseñen y apliquen de conformidad con los principios de la interpretación común de las Naciones Unidas, sobre un enfoque de Derechos Humanos, con foco en el desarrollo, garantizando al mismo tiempo los elementos esenciales del Acuerdo de Cotonú y el marco estratégico de la UE. Además, las actuaciones en el ámbito del desarrollo, deberán respetar el Plan de Acción de Derechos Humanos y Democracia.

EQUO defenderá que se cumpla la legalidad internacional -en concreto las decisiones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, del que España forma parte, y de la Corte Penal Internacional-, trabajando para garantizar la protección de civiles en conflictos, en especial la de mujeres e infancia y en el respeto a poblaciones sin Estado, como la saharaui o la kurda. También seguiremos trabajando para una solución estable en Palestina en base a las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU.

En cuanto a la política exterior europea, la quieren basar en la cooperación, la prevención de conflictos y su resolución noviolenta:

Priorizaremos una política exterior europea basada en la cooperación, la prevención de conflictos y su resolución no violenta bajo las premisas de la seguridad humana, y con el horizonte de unas relaciones internacionales pacíficas. Dentro de este marco, podemos y debemos redoblar los esfuerzos que favorezcan la transición colectiva hacia la desmilitarización. Entre tanto, desde EQUO proponemos racionalizar las fuerzas armadas, con una progresiva desaparición de los ejércitos de cada Estado Miembro en favor de un solo ejército europeo mucho más reducido e independiente de la OTAN.

Priorizaremos una política exterior europea basada en la cooperación, la prevención de conflictos y su resolución no violenta bajo las premisas de la seguridad humana, y con el horizonte de unas relaciones internacionales pacíficas. Dentro de este marco, podemos y debemos redoblar los esfuerzos que favorezcan la transición colectiva hacia la desmilitarización. Entre tanto, desde EQUO proponemos racionalizar las fuerzas armadas, con una progresiva desaparición de los ejércitos de cada Estado Miembro en favor de un solo ejército europeo mucho más reducido e independiente de la OTAN.

Lo curioso es que las palabras «mucho más reducido e» aparecen tachada en el texto que han hecho público.  ¿Qué significa esto?  Parece que ha habido debate o indecisión en que el ejército único europeo por el que abogan sea grande o pequeño.  En cualquier caso nos parece un error de gran calibre político pensar que se pueden racionalizar los ejércitos nacionales para que se integren en un sólo ejército europeo y que esto sea una mejora.  Serían los mismos perros con iguales dueños.  No cambiaría nada como ya argumentamos en nuestro estudio sobre el Ejército Europeo.

Entrando más directamente en los temas de Defensa, Equo, a diferencia de los demás partidos, se define como un partido pacifista y en el capítulo de resolución de conflictos:

como partido pacifista EQUO apuesta por una estrategia de desmilitarización progresiva y la promoción de una política de defensa de la seguridad no violenta, partiendo del concepto de “Seguridad Humana” en lugar del tradicional de “Defensa”, como defensa de libertades y derechos básicos, en lugar del de Defensa Militar tradicional vinculado sólo a la defensa de la integridad física o territorial. Además, trabajaremos por una total transparencia en los presupuestos del ministerio de Defensa y en la democratización de este cuerpo. Es necesario establecer un control y rendición de cuentas de todo el gasto militar por la Intervención General del Estado (IGAE) para hacer frente a la política de ocultación y manipulación del gasto e incumplimiento constante y alarmante del presupuesto, unido a una auditoría ciudadana. Promoveremos una consulta ciudadana sobre la permanencia en la OTAN y en cualquier caso, revisaremos los acuerdos sobre las bases militares estadounidenses en nuestro territorio. Recortaremos el gasto militar y auditaremos la deuda del Ministerio de Defensa, para estudiar su procedencia y legitimidad. Entendemos necesaria una reforma de la ONU que apoye una gobernanza global multilateral y que se comprometa con la Corte Penal Internacional. Es imprescindible la cooperación de los distintos actores internacionales en la lucha por la justicia y por el enjuiciamiento de los crímenes contra la humanidad estableciendo sistemas de alerta rápida para el seguimiento de las violaciones de Derechos Humanos y la detención de conflictos para prevenir o frenar tales crímenes. Abogamos por políticas fiscales para desincentivar el comercio de armas y reorientar la industria militar a la I+D+i y a la economía social y verde. Acabar con las puertas giratorias con un régimen estricto de incompatibilidades. Ante el desafío del yihadismo, Al-Qaeda y el autodenominado estado islámico, es imprescindible un enfoque integral que analice las causas del caldo de cultivo que alimentan a estos movimientos, como el cambio climático, la pobreza y la política exterior occidental que ha generado tanto fanatismo.

Parece, por tanto, que Equo sigue avanzando, paso a paso, en la apuesta por una política de exteriores y de defensa de corte más pacifista.

Por ello no entendemos bien la siguiente propuesta, propia de la casta y la política antigua:

Debe ser obligatoria la publicación de las agendas de trabajo completas de altos cargos, diputados o senadores. Se deben incluir las reuniones profesionales a excepción de aquellas que tengan que ver con asuntos vinculados a la seguridad nacional o ponga en peligro la vida y la seguridad de las personas. Se informará del/los interlocutores, el motivo de la reunión, los documentos tratados (ya sea en persona o enviados por otro medio) y el impacto de esos documentos en la normativa final.

Y ahí va nuestra última preocupación con respecto a Equo y sus propuestas sobre defensa.  ¿En qué quedará todo teniendo en cuenta su coalición electoral con la muy militarizada Podemos?

Share

101 propuestas pacifistas para los programas electorales

Imagen de Portaldelsur.es

Va llegando el momento de proponer, escuchar, debatir y decidir qué propuestas van a llevar los partidos políticos a los ciudadanos.  ¿También en materia de Defensa?.

Suponemos que, como siempre, serán muy pocos los partidos que tengan un verdadero interés por consultar a las ongs sobre sus respectivos campos de trabajo.  Sin embargo, quizá las izquierdas IU, PODEMOS, EQUO, …, tengan a bien detenerse a analizar las siguientes 101 propuestas en política de Defensa.

Son 101.  Son muchas.  Lo cual quiere decir que hay mucha tela que cortar en este asunto.  Sobre todo, teniendo en cuenta que normalmente es un tema que no se suele debatir mucho, ni con mucha profundidad.  De la misma manera, son una referencia importante los 17 epígrafes que proponemos y que marcan los 17 aspectos sobre los que deberían debatir los partidos políticos y los ciudadanos y que, hastala fecha, pasan desapercibidos entre genralidades y brindis al sol.

Que sean 101 propuestas no significa que sean todas las que se podrían realizar en Defensa.

Esperamos que sean útiles y que se debatan.  Por nuestra parte, estamos dispuestos a ambas cosas con quien lo solicite.

Al final, hay una pequeña bibliografía, que pensamos que puede ser de ayuda.

 

101 PROPUESTAS ELECTORALES EN  POLíTICA DE DEFENSA

1.-  Objetivos de la Defensa.

1.1.  Transarme.  El objetivo fundamental de esta propuesta es iniciar un proceso de transarme (doble política consistente en, por un lado promover la desmilitarización progresiva de la defensa, y, por otro, promover una política defensiva noviolenta) que tiene como objetivo a largo plazo desmilitarizar por completo la política de seguridad y enfocarla a la segridad humana..

1.2.  Diseñar un mecanismo participativo socialmente de evaluación anual de las necesidades de la Defensa y adecuar con él el proceso de transarme.

1.3.  Establecer una Secretaría de Estado de Transarme y otra de Defensa Noviolenta en el Ministerio de Defensa.

 

2.- Democratizar el planeamiento de la defensa

2.1. Democratizar la elaboración de la Directiva de Defensa Nacional (DDN)

2.2. Información y control parlamentario de todos los pasos del planeamiento de la Defensa.

2.3. Fomentar la participación social en el planeamiento de la Defensa y en el Consejo Nacional de la Defensa

2.4. Debate y formación social sobre la seguridad humana como alternativa a la defensa militar.

2.5.-  Debate social sobre de qué nos tenemos que defender y cómo.

 

3.- Economía de la Defensa.

3.1. Someter a un estricto control los Presupuestos Generales del Estado en materia de Defensa:

  • Cuantificando todo el gasto militar disperso en diversos ministerios y organismos autónomos.  Luego unificándolo en los presupuestos del Ministerio de Defensa.
  • Sometiendo a criterios civiles normalizados todo el presupuesto militar, sus contratos, su gestión y su auditoría.
  • Auditoría ciudadana del gasto militar, la política de inversiones, compras y contratos.
  • Congelando los Programas Especiales de Armamento y auditando la deuda que generan.  Luego reducirlos.
  • Desinversión militar del Estado en empresas militares
  • Reforma legislativa para que el gasto militar y los organismos militares tributen en los tributos locales, autonómicos y estatales oportunos y para el pago de las tasas que correspondan.
  • Fomento de modalidades ciudadanas de fiscalización de la economía de la Defensa, asícomo de la Objeción Fiscal y laboral.

3.2. Liquidación del Gasto Militar:

  • Transparencia del Gasto Militar en las liquidaciones.
  • Utilización del criterio OTAN para la cuantificación del Gasto militar efectivo
  • La IGAE debe establecer recomendaciones para la correcta imputación y transparencia del Gasto Militar.
  • Prohibición por ley de aumentar las partidas militares por medio de créditos extrapresupuestarios o de acceso al Fondo de Contingencia.

3.3. Cuantificar, publicitar y establecer alternativas a la deuda militar generada hasta la fecha

3.4. Reducción del Gasto Militar real en un 30% del actual.

3.5. Reconversión mediante transferencias del Gasto Militar reducido hacia Gasto Social prioritario

3.6.  Promover que el Estado no contrate con Banca no Ética que dedique inversiones a lo militar.

3.7.  Habilitar una partida presupuestaria para educación por la paz a nivel estatal, de comunidades autónomas y de ayuntamientos.

 

4.-  Acabar con el despilfarro militar.

(Por ejemplo, las siguientes medidas, no es exhaustivo):

4.1.  Supresión de la Guardia Real.

4.2.  Supresión de la Patrulla Aspa, la Patrulla Águila y Patrulla Acrobática de Paracaidismo.

4.3. Supresión de las subvenciones para vuelos y apartamentos de vacaciones de militares.

4.4.  Suprimir las subvenciones para la peregrinación a Lourdes de militares.

4.5.  Suprimir las campañas de publicidad de las Fuerzas Armadas.

4.6.  Suprimir los campeonatos militares de tiro y otras pruebas de competición.

 

5.- Efectivos:

5.1. Rebajar los efectivos militares a 65.000 efectivos, cantidad operativa en la actualidad según el M. de Defensa

5.2. Reducción de Altos mandos hasta una ratio de 1/10

5.3.  Reducción de cupos de admisión en las Academias Militares para oficiales y suboficiales.

5.4. Generación de planes de reconversión de empleos militares e incentivos a actividades socialmente útiles.

5.5.  Garantizar un nivel asistencial, de provisión social (jubilaciones, etc..) e inclusión suficiente para las personas dependientes de forma directa en la actualidad del sistema de defensa militar (jubilados, familiares con derechos de prestaciones, etc.) para evitar que actúen en contra del proceso y para respetar sus derechos como ciudadanos.

5.6.  Desmilitarización de la Guardia Civil.

 

6.- Defensa y política exterior

6.1. Cese del intervencionismo militar

6.2. Salida de la OTAN

6.3.- Denuncia de los acuerdos militares vigentes con EE.UU y de los acuerdos relativos a las bases americanas en territorio español.

6.4.- Cancelación de todas las intervenciones y planes relativos a las fronteras avanzadas

6.5.- Reconversión de todas las partidas y actuaciones destinadas a organismos internacionales militares y a cooperación militar hacia la consecución de los Objetivos del Milenio y a programas de cooperación destinados a tal fin.

6.6.- Fomentar la política de Seguridad Humana en la UE y en los diversos foros internacionales en que se participa.

6.7.- Desmilitarizar el enfoque militarizado de la política migratoria y de refugio y asilo.

6.8.- Promover programas de alto el fuego y desmilitarización en lugares en conflicto.

6.9.- Financiar y desarrollar políticas de acogida de refugiados y desertores de las guerras.

6.10. Cancelar la presencia española en los foros militares e instrumentos destinados a la Política militar de la UE

6.11.  Promover el cierre de la Agencia Europea del Armamento.

6.12.  Promover la desmilitarización de la PESC.

6.13.  Promover la reconversión de la industria militar europea.

6.14.  Imponer impuestos por la paz a las industrias armamentísticas europeas hasta su reconversión.

6.15.  Progresiva reducción de los cuerpos de intervención rápida europeos.

 

7.-  Defensa e industria

7.1.- Normativa estricta sobre incompatibilidades para prohibir las puertas giratorias en materia militar-industrial

7.2.- Desincentivar el comercio de armas mediante una normativa restrictiva que impida que España se convierta en una potencia exportadora de armamentos y que se promueva o fomente la guerra y el uso de armas a escala mundial

7.3.- Renegociar a la baja los Programas Especiales de Armamentos comprometidos (PEAS I)

7.4.- Cancelar definitivamente todos los programas y propuestas de PEAS II

7.5. Incentivar mediante estímulos económicos y prohibiciones legales la reconversión de la industria militar hacia necesidades y oportunidades civiles y socialmente útiles.

7.6. Prohibir la subvención pública de la industria militar.

7.7. Desmantelar el polo militar industrial y reorientar sus empresas y capacidades hacia otros sectores, principalmente encaminados a la economía social y verde.

7.8.  Desmilitarizar la I+D+i nacional.

7.9.  Promover la desmilitarización de todas las empresas en las que participa la SEPI.

7.10.  Prohibir el uso militar de drones y robots.

7.11.  Invertir en economía social y ecológica sostenible en las zonas dependientes del monocultivo militar.

 

8.- Militarismo y territorio

8.1. Catalogar todos los bienes inmuebles pertenecientes o adscritos a la Defensa o Guardia Civil.

8.2. Plan de reconversión de propiedades militares a usos civiles

8.3. Establecer un Plan de Choque para poner a disposición de políticas sociales de vivienda los inmuebles militares.

8.4. Revisar la legislación vigente sobre zonas de interés para la defensa y supeditar éste a los intereses sociales.

8.5. Suprimir el INVIED y crear una Agencia civil encargada de enajenar o revertir a usos civiles el patrimonio militar excedente.

8.6. Suprimir los campos y polígonos militares de entrenamiento.

8.7. Desmilitarización de los Espacios Naturales:  transferir los espacios naturales en propiedad del Ministerio de Defensa a organismos civiles de gestión de la Red Natura.

 

9.  Organismos Autónomos Militares

9.1.  Auditar los Organismos Autónomos Militares.

9.2.- Transferir sus competencias e infraestructuras a organismos civiles.

9.3. Desmantelar los complejos más indeseables, como el Instituto Tecnológico de La Marañosa.

 

10.  Ciberdefensa.

10.1.-  Suprimir el Mando Conjunto de Ciberdefensa y todas las actuaciones de este tipo.

 

11.  Cultura de la Defensa.

11.1.  Suprimir todas las fiestas militares y la militarización de las fiestas y simbologías civiles.

11.2.-  Fomentar la educación para la paz y el abordaje noviolento de los conflictos en los planes de estudio.

11.3.  No subvencionar centros de estudios o think tank militaristas.

11.4.  Promover la resolución noviolenta de conflictos a todos los niveles sociales.

11.5.  Estimular la cultura de paz mediante el impulso de centros de estudios específicos y el apoyo a los movimientos sociales y noviolentos.

11.6. Fomentar la difusión de la seguridad humana y las alternativas noviolentas.

 

12.  Un Estado dentro del Estado

12.1. Desmilitarizar la Unidad Militar de Emergencias.  Reconversión de efectivos y materiales a otros ministerios

12.2.  Suprimir la sanidad militar y transferir todas las prestaciones sanitarias al sistema nacional de salud ordinario.

12.3.  Transferir al Ministerio de Sanidad la Farmacia Militar.

12.4.  Suprimir todas las prestaciones asistenciales y sociales militares y asimilar a los militares y sus familiares al resto de ciudadanos.

12.5.  Transferir ISFAS al sistema de seguridad social ordinario

12.6.  Suprimir la Justicia Militar y la legislación especial militar

12.7.  Suprimir los Centros Universitarios de la Defensa.

12.8.  Transferir el SEPRONA, con su personal e infraestructuras, al Ministerio de Medio Ambiente.

12.9.  Reconvertir a uso civil las piscinas y centros deportivos militares.

12.10.  Transferir a uso civil todo el equipamiento cultural (museos, castillos, …) de Defensa.

 

13.  Comisión de Defensa y Parlamento

13.1. Dotar a la Comisión de Defensa de verdaderas capacidades de participación, propuesta y control de la política de defensa.

13.2. Establecer un plan anual de trabajo de control para dicha Comisión.

13.3.  Establecer un calendario de informaciones del Ministerio de Defensa a la Comisión de Defensa sobre cada uno de los capítulos de su política militar y de la política noviolenta.

 

14.  Consejo de Defensa Nacional.

14.1.-  Modificar la composición del Consejo de Defensa Nacional quitando el peso actual de los ministerios de interior y defensa e incorporando sectores sociales pluralistas que puedan contribuir a la consecución de los Objetivos del Milenio.

14.2.-  Modificación de todos los órganos consultivos y asesores en materia de defensa para hacer participar a la sociedad civil.

 

15.  Militarismo y Medio Ambiente.

15.1.  Calcular la huella ecológica de la Defensa.

15.2.  Promover planes para disminuir su huella ecológica.

15.3.  Promover en países de nuestro entorno intercambiar ayuda en Seguridad ecológica y obtención de los Objetivos del Milenio por reducción de armamento.

15.4.  Promover en la Unión Europea el establecimiento de impuestos ecológicos contra el cambio climático debido a los ejércitos.

 

16.  Desmilitarizar la Casa del Rey.

16.1. Suprimir todos los cuerpos militares de la Casa del Rey.

 

17.  Suprimir el Centro Nacional de Inteligencia.

17.1.   Suprimir el CNI

17.2   Reconvertir sus instalaciones y personal a sectores socialmente útiles.

 

Bibliografía recomendada:

 

 

 

 

 

 

 

Share

¿Los Verdes europeos son verdes, pacifistas o alternativos?

Imagen de Jóvenes Verdes

El título del artículo nos pareció demoledor:  «Un «Plan B» para la Seguridad europea:  la mitigación del cambio climático a través adquisiciones militares«.

El autor es Francisco Seijo, profesor adjunto de ciencias políticas en la CV Starr Middlebury College, la Universidad de Nueva York, la Universidad de El sur de California, la Universidad de Boston y el Instituto de Empresa en Madrid, España..

El problema, sólo disponíamos de versión en inglés.  Por ello, con bastante esfuerzo lo tradujimos (esperamos haber hecho un buen trabajo y si alguien ve fallos, por favor, dígannoslo para subsanarlos).

¿Realmente los Verdes se plantean mitigar el cambio climático mediante inversiones en la industria militar?  Nos sorprende y decepciona por muchos motivos:

  • la industria militar es lo más antiético que pueda haber.
  • la industria militar detrae recursos energéticos, de materiales minerales, de tecnologías, detrae puestos de trabajo, etc., al desarrollo de las necesidades sociales.  Ninguna industria militar es conocida por sus implicaciones positivas con el medio ambiente.
  • las guerras y los ejércitos son unos de los grandes productores de gases de efecto invernadero mundiales
  • la industria militar se puede considerar, entera, despilfarro militar
  • La industria militar provoca y potencia guerras y dominación

Aún así, a continuación, entrecomillado y en cursiva, ofrecemos el artículo, con algunos comentarios nuestros:

1.-  Todo empieza argumentando la necesidad de luchar contra el cambio climático:

Al alterar el clima los seres humanos del planeta han transformado el mundo natural de manera irreversible.  Estas transformaciones nos obligarán a vivir  de forma diferente de cómo lo hemos estado haciendo desde el comienzo de la era industrial. Como señala la revista conservadora británica ¨The Economist¨ «los seres humanos han cambiado la forma en que funciona el mundo … ahora tienen que cambiar la forma de pensar en ello». De hecho, sigue siendo en gran medida incierto cómo el cambio climático (uno de las grandes transformaciones de nuestro tiempo) va para impactar en la humanidad. Algunos activistas ambientales creen que marca el «fin de la naturaleza» y la llegada de un planeta humanizado totalmente artificial, mientras que otros ven en él una oportunidad de abandonar  el «capitalismo avanzado» y crear unas formas de organización política y económica, más en sintonía con esta nueva realidad ambiental.

Está claro que Europa necesita pensar profunda y seriamente acerca de las formas de mitigar el impacto a gran escala de las emisiones de carbono de la era industrial en los sistemas naturales del planeta. Esto no tiene por  qué ser un proceso traumático profundo. De hecho, el cambio climático, tal vez el mayor reto ambiental que la humanidad ha enfrentado jamás, podría proporcionar un impulso para que Europa encuentre un nuevo propósito para algunos de los pilares de su vacilante proyecto de integración. Con todo, el cambio climático representa una oportunidad única para que Los Verdes de Europa puedan «liderar el camino» mediante el desarrollo de una estrategia sólida para «enverdecer» la política exterior y de seguridad de Europa, mientras se enfrenta a los retos planteados por un sistema climático global degradado.

2.-  Sigue proponiendo que cuando se piense en el cambio climático no se haga en parámetros de fallo del mercado, sino como dilema de seguridad

Más que un «fallo del mercado»

El cambio climático ha sido descrito por los académicos, Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) y la mayoría de los políticos internacionales como ejemplo de libro de un «fallo del mercado». Es suficiente mirar el Informe Stern, hasta la fecha el más influyente estudio sobre los aspectos económicos de la cuestión. Como dice Stern, «El cambio climático es el resultado del mayor fracaso del mercado que el mundo ha visto … El problema del cambio climático implica un fallo fundamental de los mercados:  aquellos que dañan a otros mediante la emisión de gases de efecto invernadero en general no lo pagan «.

Pensar el problema de esta manera ha llevado a los actores internacionales a apostar por la construcción de un sistema complejo y jerarquizado de mitigación,  «cap and trade». «Cap and trade», en términos generales, busca crear un mercado racional regulado para el carbono y por  atraer o coaccionar a los contaminadores y los a los financieros que deseen mantener sus ganancias y a la vez servir al bien común mediante la mitigación de las emisiones.

Ha llegado el momento de reconocer que este enfoque ha fracasado en cumplir su promesa.  El más notable ejemplo de este fracaso es el Esquema Europeo de Comercio de Emisiones de la Unión (EU ETS). No sólo el ETS de la UE no cumple sus ambiciosos objetivos de reducción emisiones, sino que ha distorsionado el precio de los permisos del carbono en el mercado que la propia UE ha creado (reduciendo su valor a niveles prácticamente invendibles) y ha abierto enormes oportunidades para el fraude para el intereses comerciales y financieros intensivos en carbono que se supone que ser incentivados por el sistema para resolver el problema.

Queda por verse si – con profunda racionalización – el EU ETS y otras iniciativas regionales similares y  ambiciosos como Aire de California Recursos de Programa de Comercio de Emisiones (CARB TP) demuestran ser eficaces. Es evidente, sin embargo, que en este punto una re-evaluación crítica tanto de los fundamentos teóricos como de la efectividad de «cap and trade» es muy necesaria porque los negociadores en Paris precipitadamente procurarán, con toda probabilidad, basar un tratado internacional sobre el cambio climático sobre esa idea. Este acuerdo, en caso de aprobarse, podría comprometer a la comunidad internacional con el «cap and trade» «durante décadas.

Dada la creciente urgencia de la mitigación de gases de efecto invernadero sería temerario fiarlo todo en un enfoque de «una sola bala» para resolver el problema del cambio climático. El mundo necesita un «Plan B» y el desarrollo de un plan de este tipo requiere sustancialmente volver a pensar en lo que representa el cambio climático.

El cambio climático es un dilema de seguridad

Pensemos, por un momento, en los fallos del mercado no como una causa, sino como una consecuencia. Este es, sin duda, un ejercicio difícil dado el carácter «económico» de nuestra época en la que los intereses financieros y económicos parecen ser los principales motores de todas las cosas. ¿Y si un supuesto fallo de mercado era  en realidad la consecuencia de un «dilema de seguridad» subyacente? El dilema surgiría cuando un estado, buscando atenuar el cambio climático, se viera inevitablemente atrapado en un razonamiento de doble vínculo sobre las consecuencias de acción o inacción.

Imaginemos que un determinado Estado optó por actuar mientras que otros estados no hicieron nada. El coste económico de la acción, dado el costo actual de bajas emisiones de carbono en la producción de energía, sin duda haría su economía no competitiva y finalmente la llevaría a una «crisis de seguridad» con respecto a sus competidores.

¿Qué pasa si este Estado optó por la inacción?  Esta vez surgiría un tipo diferente de «crisis de seguridad», como resultado de un sistema climático deteriorado.  Por desalentador que pueda parecer, estos tipos de  dilemas de seguridad no son nuevos en las relaciones internacionales. La humanidad se ha enfrentado a problemas similares antes, por lo que no hay razón para creer que no se puedan resolver.

El ejemplo histórico cercano de éxito de resolución de un «dilema de seguridad», fue el enfrentamiento nuclear de la Guerra Fría. Una combinación de carrera armamentística, los tratados de desarme y  una efectiva «señalización» (lo que significa que las dos potencias nucleares pudieron transmitir creíblemente información acerca de sí mismos a la otra parte), impidió que una guerra nuclear catastrófica se llevara a cabo. De hecho, los negociadores internacionales han captado intuitivamente las similitudes entre estos dos «dilemas de seguridad», por lo que los tratados «cap and trade» como el Protocolo de Kyoto se han inspirado en el diseño de los Tratados de Limitación de Armas Estratégicas de la Guerra Fría.

3.-  Propone aprender del desarme, fijándose en el desarme nuclear.  ¡Precisamente!  Fijándose en el desarme que nunca fue porque aunque los arsenales nucleares han bajado, su merma se ha debido, fundamentalmente, a la disminución de las ojivas antiguas ya en desuso.  Además, se siguen haciendo ojivas nuevas con un poder de destrucción muchísimo mayor. POdemos tomar por ejemplo el actual anuncio de Putin de aumentar y modernizar sus ojivas nucleares.

¿Aprender de desarme?

Sin embargo, la aplicación de modelos de tratados de «desarme» al cambio climático pueden razonar a través de una falsa analogía. La experiencia demuestra que las iniciativas de desarme funcionaron mejor cuando  se negociaron bilateralmente.

Los tratados de desarme multilaterales han ido, en general, mucho peor.  Por ejemplo, los Tratados sobre Anti-Misiles Balísticos que, a pesar de un éxito parcial, no ha logrado contener la proliferación nuclear en Estados canallas como Corea Del Norte. Los defensores del desarme pueden aducir también como estrategia exitosa la importancia de las carreras de armamentos  – para una cantidad limitada de tiempo y en contextos particulares – para superar el «dilema de seguridad «de la Guerra Fría.

¿Cuáles son, entonces, las características especiales del nuevo «Dilema de seguridad»,  representado por el cambio climático?

El mayor reto planteado en esta ocasión es cómo encontrar una manera de mantener nuestra civilización próspera en la era del post-carbono y post-industrial. Necesitamos fuentes de energía alternativa que puedan garantizar tanto el bienestar material de la humanidad como preservar los valores ecológicos de los sistemas en los que se basa nuestra civilización no sólo para su  supervivencia, sino también para su bienestar espiritual.

No existe todavía una alternativa tecnológica económicamente viable al carbono. Sin embargo, la tecnología fue la que nos metió en el problema y – aunque otras medidas como poner freno al «consumismo» y otras alternativas al despilfarro en la vida política y económica también pueden ayudar en cierta medida – es sobre todo la tecnología lo que se necesita para sacarnos del presente dilema.

La tarea no será fácil. No podemos volver atrás el reloj y retroceder a la civilización humana a una era preindustrial con bajas emisiones de carbono, en el que la población del mundo no era más que una porción de lo que es hoy. Para añadir a nuestras dificultades, la política medioambiental en la que esta búsqueda de alternativas tecnologías deben desplegarse también ha cambiado sustancialmente. El mundo es ahora asimétricamente multipolar. Europa, por lo tanto, ya no puede simplemente mirar al otro lado del Atlántico, como lo hizo durante la Guerra Fría, para el liderazgo y la innovación tecnológica. Se debe dar un paso adelante y hacer frente a las  responsabilidades que el relativo declive de los EE.UU. conlleva.

Y, aquí vienen las propuestas, algunas de las cuales no tienen ninguna justificación razonada en el artículo, simplemente se cuelan porque el autor ha ido derivando del efecto invernadero a las cuestiones de seguridad, y aunque reconoce que el aumentar el gasto en lo militar puede ser un anatema para los Verdes, se empeña, sin argumentarlo ni dar datos a favor, en que el gasto en lo militar puede ser la rampa de salida para una revolución tecnológica que acabe con el cambio climático.  (¿¿¿???)

Vamos a darle un P.U.S.H.

Entonces, ¿qué se puede hacer? Cuando nos fijamos en el cambio climático como un «dilema de seguridad» en lugar de como un «fallo del mercado» la solución al problema ya no se basa exclusivamente en el «cap and trade». En su lugar el foco se desplaza hacia la creación de una política internacional medioambiental más propicia para el desarrollo de tecnologías alternativas que las que impulsan los  combustibles fósiles – y sus asociados intereses financieros e industriales creados  – en gradual obsolescencia económica y política. Para facilitar este proceso, la Unión Europea debería formular una política de exteriores y seguridad que defina el cambio climático como uno de sus máximas prioridades de seguridad nacional, por lo tanto señalaría claramente tanto a sus aliados y rivales internacionales que toma en serio el problema. Por otra parte, los planes para beneficiarse de las oportunidades que una civilización globalizada post-carbono y post-industrial en cuya creación tiene previsto participar proactivamente.

En síntesis he integrado algunas de estas políticas que se verían dentro del acrónimo P.U.S.H.  que significa «unilateral Positivo Señalización de Seguridad Nacional basadas en las prioridades del cambio climático».

  1. La reforma de la política de seguridad sin timón de la UE

Proyectos de Investigación y Desarrollo (I + D) de tecnologías  de bajas emisiones de carbono, en mi opinión, deben ser financiados a nivel europeo, siguiendo el modelo cooperativo desarrollado por la industria militar y, de hecho, detrayendo recursos de algunos de sus proyectos más innecesarios. ¿Por qué financiar un esquema de investigación de un derrochador e ineficaz «Eurocopter» o «Eurofighter» en lugar de las tecnologías alternativas de bajas emisiones de carbono? Esto podría mitigar el cambio climático y garantizar la seguridad energética de Europa.

La I + D también podrían producir efectos económicos positivos a través del «desbordamiento del conocimiento» para la industria y la sociedad europeas. Aunque esto puede sonar a anatema para muchos “Verdes”,  las adquisiciones militares precisamente pueden ser el camino hacia un inicio rápido a la siguiente revolución tecnológica. No es ningún secreto que muchas de las tecnologías más transformadoras de la humanidad se han desarrollado bajo la presión y / o liderazgo militar.   Internet, por ejemplo, fue desarrollado por los EE.UU. militar con los efectos beneficiosos sobre todo de «desbordamiento» para la economía estadounidense y mundial.

 

  1. La aplicación de un «impuesto al carbono» homogéneo en la UE

Este impuesto debe ser cuidadosamente diseñado para favorecer iniciativas empresariales que incorporan cuantificables mejoras en las emisiones y / o  bajas intensidades de energías basadas en el carbono. El movimiento «verde», al mismo tiempo, debe oponerse activamente a los impuestos «verdes» que tienen como objetivo real, la recaudación de fondos para fines distintos de la conducción de la transformación tecnológica de las industrias intensivas del carbono. En efecto,  estos tipos de industrias deben ser el principal objetivo del nuevo «impuesto al carbono», ya que la mayoría de las emisiones surgen de la disfunción en la «oferta» en lugar del fin de la  «demanda» del mercado.  Impuestos «verdes», por último, no son económicamente progresivos, penalizando a los pobres y los ricos por igual. Esto genera hostilidad y escepticismo hacia todo lo «ecológico» entre la población general, incluyendo, por supuesto, los partidos verdes que son vistos como más preocupados por la naturaleza que por las personas.

  1. Un papel más importante para la Comisión Europea. Europa también necesita reforzar los poderes ejecutivos de la Comisión Europea (CE) y, particularmente, el Comisario de la Competencia. A escala financiera europea, la reforma del sector industrial y de energía es necesario que limite el tamaño de los actores existentes y los mercados abiertos a nuevas iniciativas «verdes» de negocios en igualdad de condiciones. Esto implica poner freno a las políticas de la UE que favorezcan la creación de «campeones europeos» de la industria, las finanzas y la energía que son supuestamente competitivos, pero, de hecho, derivan sus los beneficios de la explotación de oligopolio mercados cautivos en Europa.

 

  1. La necesidad de la descentralización

Una cuarta medida requeriría la descentralización de la mitigación, la planificación y la adaptación a niveles municipal y regional.  Fondos agrícolas y de cohesión de la UE podrían ser parcialmente acondicionados para el desarrollo de «abajo hacia arriba» de los planes regionales de las comunidades locales cuya gobernanza informal y estructuras económicas también debe ser reforzado financieramente. Las metas y logros de estos planes deben ser cuantificables y verificables a fin de evitar, tanto como sea posible, oportunidades para la corrupción.

 

  1. El cambio climático debería ser una prioridad

Por último, debe ser reorientada la política exterior de la UE hacia la priorización de la mitigación y la adaptación del cambio climático. Para ello la UE debe tratar de fomentar una «carrera de energía limpia» entre los grandes bloques regionales existentes en el mundo actual.

Europa debe liderar a través de la competencia algo como «mecanismos flexibles», 20/20/20 (tal vez 30) objetivos unilaterales, las emisiones fraudulentas programas de comercio. En paralelo, y para explotar plenamente las ventajas de la política exterior de esta clara la «señalización», la UE debería centrar sus esfuerzos de mitigación en negociaciones multilaterales internacionales en el G-20 en lugar de a nivel de las Naciones Unidas, ya que el 80% de las emisiones de carbono del mundo son producidos por los países que pertenecen a este club gobernabilidad informal para los países poderosos.

¿Qué cara se les quedaría a los ecologistas si los pacifistas propusiéramos para mitigar el cambio climático, instalar en los techos de las centrales nucleares placas solares? La industria militar no puede incentivar una revolución verde si no es mediante su absoluto desmantelamiento y reconversión.

Lo dicho.  No salimos de nuestro asombro.  Sobre todo porque fue publicado en el Green European Journal y podría presumirse que es lo que piensan los verdes europeos en materia de seguridad.

Share

Konver y TACIS, la reconversión militar europea que existió

Europa

Por Sento

 

En muchas ocasiones se nos dice que las pretensiones antimilitaristas de reconversión de la industria militar al sector civil son meras utopías e irrealizables.

Sin embargo, queremos recurrir hoy a hacer un poquito de historia reciente para demostrar que estos «razonamientos» son meras excusas, y que cuando las élites gobernantes quieren, o les interesa, sí que están de acuerdo con la reconversión de las industrias militares y de los campos de entrenamiento y tiro.

Nos tenemos que situar en los años 90, tras la caída de la Unión Soviética y el Pacto de Varsovia, y tras la reunificación de Alemania, y tras la Operación Tormenta en el Desierto en tierras de Irak en la Guerra del Golfo.

Para nuestra sorpresa y para remarcar el cinismo del poder militarista, encontramos una referencia de la Comisión Europea en 1993 sobre el Programa Konver en Italia, Francia, Alemania y España.

La iniciativa comunitaria KONVER, propulsada por la Comisión a petición del Parlamento Europeo, tiene por objeto completar el esfuerzo de diversificación y reconversión de las zonas afectadas por la reducción de las actividades de la industria armamentística, así como de las zonas militares.

Y como el dato es interesantísimo, lo volcamos completamente:

1. Italia El importe total de la contribución de los Fondos estructurales es de 17,9 millones de ecus, de los que 11,7 corresponden al Fondo Europeo de Desarrollo Regional y 6,2 al Fondo Social Europeo. El programa italiano se aplica en las provincias de Nápoles, Áquila y Génova (zonas incluidas en la política regional comunitaria). El «comprensorio» de Colleffero (Roma) se ha incluido también en el programa pese a no formar parte de tales zonas. El programa KONVER correspondiente a Italia que acaba de aprobar la Comisión permitirá financiar en las citadas regiones ayudas para la creación de nuevas empresas, ayudas a la reconversión y la modernización de laboratorios y centros de investigación, ayudas a la reconversión de las empresas del sector militar hacia actividades civiles y, por último, ayudas para programas de formación del personal para reinsertarlo en nuevas actividades. Asimismo, se han previsto créditos de asistencia técnica para garantizar el seguimiento, control y evaluación del programa. 2. Francia El importe total de la contribución de los Fondos estructurales es de 32,6 millones de ecus, 27,9 de los cuales corren a cargo del Fondo Europeo de Desarrollo Regional y 4,7 del Fondo Social Europeo. El programa francés se aplicará en 23 cuencas de empleo afectadas por la reconversión de las industrias de defensa y la reestructuración de zonas militares en 14 regiones: Alsacia, Aquitania, Albernia, Baja Normandía, Bretaña, Centro, Champagne-Ardennes, Languedoc-Rosellón, Lemosín, Lorena, Picardía, Poitou-Charentes, Provenza-Alpes-Costa Azul y Ródano-Alpes. De conformidad con las disposiciones de los Reglamentos de los Fondos estructurales sobre flexibilidad territorial, una serie de cuencas de empleo que no son subvencionables en virtud de los objetivos de reconversión industrial y desarrollo rural de la política regional comunitaria disfrutarán también de ayuda financiera de los Fondos estructurales. El programa de Francia hará posible la financiación en las cuencas de empleo correspondientes de ayudas a las empresas para inversiones dedicadas a la reconversión hacia actividades civiles y a la diversificación de la economía local, de ayudas a la remodelación de zonas militares, de ayudas para medidas de promoción de nuevas tecnologías en las pequeñas y medianas empresas, así como de ayudas para programas de formación del personal afectado por la reconversión de la industria armamentística. 3. España En España la ayuda del FEDER asciende a 7,6 millones de ecus (1.200 millones de pesetas), que representan el 50% del coste total. Todas las medidas del programa se aplicarán en zonas pertenecientes a regiones que pueden optar a alguno de los tres objetivos: nº 1 (64% del programa), nº 2 (28%) o 5b) (8%). El programa incluye siete medidas agrupadas en tres subprogramas cuyos objetivos son los siguientes: – remodelación de las zonas militares e introducción de nuevas actividades en ellas (38% del programa); – promoción de la innovación, los conocimientos especializados y las transferencias de tecnología (51% del programa); – rehabilitación del medio ambiente y renovación de zonas militares (11% del programa). El programa operativo KONVER de 1993 ha sido elaborado por las autoridades nacionales y regionales españolas en colaboración con la Comisión. De su aplicación se encargará un Comité formado por todas las partes interesadas. 4. Alemania El programa alemán se aplicará en los siete Estados federados siguientes: Mecklemburgo-Pomerania Occidental, Sajonia-Anhalt, Hamburgo, Bremen, Baja Sajonia, Renania del Norte-Westfalia y Baviera. La ayuda del FEDER asciende a 10,8 millones de ecus, que corresponden al total de los gastos públicos, incluida la parte financiada por Alemania, que se eleva a 22,4 millones de ecus. El programa se articula en torno a las siguientes prioridades: – ayuda y asistencia a la reconversión, centradas en las PYME; – promoción de la innovación y de las transferencias de tecnología; – proyectos de renovación y desarrollo, – remodelación de zonas militares. Cabe citar, como ejemplos, la remodelación de una parte del cuartel de Graf-Goltz y de la instalación de tiro de Höltigbaum en Hamburgo, el saneamiento de antiguas zonas militares de las landas arenosas de Retzow- Stepenitz dentro de un proyecto turístico de carácter ecológico (Mecklemburgo-Pomerania Occidental) y el equipamiento del centro industrial de «Groden-West» en Cuxhaven (Baja Sajonia).

Es decir, que tanto el Parlamento Europeo como la Comisión Europea, cuando quieren aplican las políticas antimilitaristas de reconversión que propugnamos.

Pero, además, encontramos que en 1995, la Comisión Europea aprobó el programa Konver para Sajonia-Anhalt:

con una dotación global de 17,038 millones de ecus. El programa cubre los distritos rurales de Burg, Gardelegen, Schönebeck, Stendal, Dessau, Roâlau, Wittenberg, Zerbst, Halle, Merseburg, Naumburg, Sangertshausen, Zeitz y Köthen. La dotación financiera global del programa KONVER (Programa comunitario de reconversión de industrias de armamento y bases militares) asciende a 17,038 millones de ecus. La contribución comunitaria es de 11,164 millones de ecus. Hasta el momento de la retirada de las tropas, en Sajonia-Anhalt estaba estacionado alrededor del 25% de la división occidental de las fuerzas armadas soviéticas. Su presencia causó considerables daños al suelo y a los terrenos, aunque todavía no ha sido posible cuantificar todos los riesgos y perjuicios causados por la contaminación del suelo y el uso de municiones. Alrededor de 95.000 ha de superficies militares deben destinarse a otros usos. Entre 1990 y 1994, en Sajonia-Anhalt se desmantelaron alrededor de 122.000 puestos de trabajo en el sector de la defensa, incluido el personal civil. El objetivo del programa consiste en destinar los antiguos terrenos militares a nuevos usos civiles, resolver los problemas estructurales surgidos en la región y estimular el desarrollo económico y la creación de nuevos puestos de trabajo. Se procurará paliar los daños al medio ambiente y recuperar los paisajes desfigurados. Las abundantes superficies podrán más tarde reconvertirse en empresas, viviendas, servicios públicos o instalaciones de turismo, deporte o recreo. Son proyectos subvencionables, por ejemplo, el cuartel Bismarck-Hindenburg y el centro de suministros de Naumburg, el nuevo cuartel de Burg, el aeropuerto de Allstedt y el cuartel Heide Süd de Halle.

Por otro lado, también nos sorprende esta otra noticia que, en principio, habla sobre la digitalización de una biblioteca en Eslovaquia:

ha rehabilitado un viejo complejo militar como gran instalación de digitalización con máquinas que pasan automáticamente las páginas

Y, para poner la guinda al pastel, os ofrecemos esta otra noticia en la que se demuestra que la Comisión Europea no sólo reconvirtió parte de la industria militar en sus fronteras, sino que también lo hizo más allá.  Ahora hablamos del Programa TACIS, realizado en tierras de la antigua URSS, y que no tiene ningún desperdicio en el afán de reconversión de la industria militar allende nuestras fronteras:

TACIS, el Programa de Asistencia Técnica de la Comunidad Europea para los Nuevos Estados Independientes tiene por objeto instituir un plan de reconversión en cuatro regiones de la antigua Unión Soviética en las cuales en el pasado la economía se basaba fundamentalmente en la producción militar. Este proyecto, por valor de 4,5 millones de ecus abarcará las regiones de San Petersburgo y Samara (Rusia), Kharkow (Ucrania), y Minsk (Bielorrusia). El objetivo del programa de reconversión es transformar las instalaciones industriales para que pasen de la producción de armas a la de productos de uso civil y, al tiempo, mantener los niveles de empleo y de capacidad técnica. El proyecto tendrá una duración de 30 meses y será aplicado por un consorcio compuesto por la empresa British Aerospace y la compañía francesa de consultoría Softrade Intergroupe. El Complejo de la industria militar de la antigua Unión Soviética es un enorme conglomerado de industrias. Emplea a unos 12 millones de personas, de los cuales 5 millones trabajan en la producción de armas. Se halla bajo la responsabilidad de 9 Ministros. Estas industrias se concentran Rusia, en donde contribuyen aproximadamente a la mitad de la producción industrial total del país. Otras áreas de concentración son Bielorrusia y Ucrania, países en los cuales, en general, se producen elementos para armas aislados cuyo montaje final se lleva a cabo en Rusia. En total, estas Repúblicas emplean una mano de obra de 7,3 millones de personas. Rusia por sí sola cuenta con 1.100 empresas militares que emplea a 5,5 millones de personas, y 700 institutos de investigación militar (excluyendo la nuclear), que dan empleo a un contingente adicional de 1,3 millones de personas. Tras el pronunciado descenso que los pedidos de material militar han experimentado en los últimos cuatro años (que se calculan en un 70%), las empresas militares iniciaron inmediatamente la producción de bienes de uso civil. Sin embargo, a falta de un plan de reconversión coherente una serie de antiguas empresas militares acabaron por fabricar los mismos productos. Otros obstáculos para el éxito de la reconversión son la estructura integrada de carácter vertical y la falta de cultura de mercado en los círculos de gestión de las empresas. Las compañías están organizadas para afrontar la producción desde la materia prima a los componentes del producto para llegar al propio producto final. En muchos de los casos, proporcionan también el alojamiento, el vestido, los alimentos y otras necesidades básicas de los empleados. En estas circunstancias, no es de sorprender que la gestión esté poco concienzada en lo que se refiere a los métodos de control de costes, a la garantía de la calidad, la contabilidad, los servicios de marketing, las redes de distribución y los servicios post venta. Contenido del proyecto comunitario TACIS se propone preparar un plan de reconversión para las cuatro regiones tras una evaluación de los bienes industriales existentes, y la identificación del potencial y la magnitud de la inversión correspondiente. El potencial de reconversión puede evaluarse seleccionando tres categorías de empresas: las que se pueden adaptar rápidamente a la producción civil sin necesidad de una reestructuración considerable, las que requieren una reestructuración fundamental a lo largo de un periodo de 5 a 10 años y, por último, las que no se prestan a la reconversión o cuya reconversión supondría un coste prohibitivo poniendo en duda su viabilidad futura. Se seleccionará un número limitado de empresas, de las categorías primera y segunda para efectuar un estudio de viabilidad a escala global. En una serie de empresas se espera que los resultados de tales estudios sean tan prometedores que permitan una rápida afluencia de inversión extranjera. En otras instancias la situación comercial requerirá una mayor investigación a través de un análisis financiero de las perspectivas de reconversión y sus correspondientes costes, desde la reestructuración organizativa hasta la introducción de nuevos procesos, métodos de gestión y tecnología. Como consecuencia de ello, a la empresa seleccionada se le ofrecerán planes y estrategias de comercialización que les abrirán perspectivas de planes de financiación o de creación de empresas conjuntas. Por último, los gerentes de las empresas seleccionadas recibirán una formación trabajando junto a expertos europeos que les proporcionarán información sobre el funcionamiento de dichas empresas. RECONVERSIÓN DE LAS INDUSTRIAS DE AVIACIÓN EN MOSCÚ Además, la Comisión Europea está realizando una contribución importante al desarrollo de una estrategia coherente de reconversión militar en el mismo Moscú. Su asistencia a la oficina de diseño aeronaútico MIG y al fabricante de aviación Lukhovitsky será llevada a cabo por un grupo empresarial dirigido por Dassault Aviation y compuesto por Arthur D. Little y el Ares Group. El proyecto de 2 millones de ecus durará dos años. Desde su establecimiento en Moscú en 1939 hasta 1989, Mig, que actualmente cuenta con aproximadamente 5000 empleados, se concentró exclusivamente en el diseño de aeronaves civiles ya que los encargos procedentes del sector militar se hbían reducido en dos terceras partes a lo largo de los últimos cuatro años. Este proceso de reconversión se ve aminorado por un acceso limitado a los mercados occidentales como consecuencia de la falta de certificación por parte de las autoridades occidentales del Sistema de Garantía de Calidad MIG. Lukhovitsky, empresa manufacturera establecida en 1962 que cuenta en la actualidad con cerca de 7500 empleados, está especializada enla construccion de aeronaves militares, incluidos los cazas MIG. Recientemente se ha visto obligada a afrontar un descenso similar de encargos militares a la oficina de diseño aeronáutico MIG y, a pesar de sus esfuerzos de reconvertirse hacia la producción de mercancías civiles, aún carece de una estrategia coherente global. Se requiere urgentemente asistencia de TACIS para que MIG y Lukhovitsky desarrollen mercados nacionales y adquieran un mayor acceso a los mercados extranjeros. Las principales tareas que debe emprender TACIS consisten en la adaptación del Sistema de Garantía de Calidad MIG a las normas europeas y la vigilancia de su producción de piezas de aleación de aluminio. Además, se evaluarán los medios actuals de producción de Lukhovitsky y, tras un análisis de los emrcados tanto rusos como extranjeros para elaborar una lista inicial de 100 oportunidades potenciales, se selecionarán unos quince productos que presenten un máximo potencial. La aplicación de nuevos planes empresariales recibirá un gran apoyo de dicha asistencia. Al finalizar el proyecto, se espera que MIG sea capaz de producir una unidad estructural para aeronaves civiles que se atenga a las normas occidentales, lo que representará un gran paso hacia la reconversión de las industrias aeronáuticas.

En conclusión, no nos dejemos engañar, sí se puede realizar una reconversión de la industria militar y de los espacios naturales de los militares, así como de sus campos de tiro, lo único que falta es voluntad política de hacerlo.

¿Qué pensarán de esto nuestros representantes de EQUO y PODEMOS en el Parlamento Europeo?  Sería una interesante iniciativa reactivar estos programas.  ¿Se animarán?

Share

Charla sobre intervenciones militares en el exterior

¿Os apetece escuchar y debatir sobre las intervenciones españolas en el exterior de manos de los militares?

¿Sabéis que comenzaron en 1989?

¿Sabéis que ya hemos intervenido fuera de nuestras fronteras 67 veces?

¿Sabéis que el año 2011 gastamos en ellas la friolera de más de 861 millones de euros?

Pues esto y mucho más será debatido en:

 

 

Share
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed