Tag Archive for empresas y violencia

Italia y la guerra contra ISIS

Imagen de Olga Berrios

Fuente:  El País.

Se ha hablado mucho de la reciente tendencia a la internacionalización de las guerras.  Se suele destacar en la guerra contra ISIS el altísimo número de combatientes extranjeros que nutren a los islamistas radicales y la gran variedad de países de los que provienen.

Menos pompa se le da, y en nuestra opinión también trae graves consecuencias, a la altísima participación de las naciones europeas en el conflicto.  En esta entrada destacaremos el caso, poco divulgado, de Italia.

Italia ya contaba con 800 militares y ahora va a sumar 450 más en Irak.  Los nuevos soldados van a proteger la presa de Mosul, que está siendo reparada por una empresa italiana (es destacable que son cada vez más lo ejemplos de intervenciones para apoyar la labor de empresas nacionales en el extranjero, otro ejemplo sería la labor realizada por los barcos y tropas españolas en la operación Atalanta en el Índico para proteger los intereses particulares de los atuneros españoles).  Los anteriores 800 soldados se distribuyen en Erbil (Kurdistán irakí) y en Bagdad y su cometido es el adiestramiento del ejército irakí.  Misma misión que cumplen los españoles allí desplazados.  O el ejército irakí no tiene absolutamente ninguna formación (lo cual es algo extraño en un país en continuas guerras desde hace décadas) y son muy refractarios a recibirla (doblemente extraño), o tanto la misión italiana como la española encubren otros cometidos.

La contribución militar italiana también consiste en ayudar a los bombardeos mediante el apoyo para el reabastecimiento en vuelo y en apoyo con drones de reconocimiento.

Es curioso que la noticia también habla de que Italia contribuye con bolsas de estudio y apoyo económico a escuelas y museos.  No tenemos noticias de que España colabore en este sentido, una pena.

Por todo ello, Italia se ha visto incluida en las amenazas de ISIS junto a EE.UU. y Francia.

La reactivación francesa en la lucha contra ISIS ha provocado que varios países se sumen a su carro violento:

Alemania va a enviar:

  • 650 soldados
  • 6 aviones Tornado
  • aviones cisterna
  • 1 fragata

Las consecuencias del anuncio de refuerzo militar italiano en Irak contra ISIS ha provocado nuevas medidas policiales de control tanto en el Vaticano como en Italia.  Es decir, la militarización de un conflicto y el intervencionismo a miles de kilómetros de las propias fronteras refuerzan las medidas de control interno. ¿No parece un poco raro?

España no se queda atrás en todo esto:

Muchos nos hemos dado cuenta de que los conflictos en Oriente Medio ya no acaban nunca.  Habrá que empezar a pensar que ello es debido a que alguien se beneficia.  ¿Quiénes seremos?

Share

Comercio y guerra

Imagen de Vetustense Photorogue

Fuente:  El País.

La relación entre comercio entre los países y guerra entre los mismos parece que es inversamente proporcional:

Economistas de la Universidad de Stanford (EE UU) han encontrado una correlación negativa muy sugerente entre comercio y guerra. Aunque la historia de los humanos está jalonada de guerras, muchas de ellas con la conquista y el expolio como principales argumentos, en la era moderna, el aumento de las relaciones comerciales ha ido parejo con una marcada disminución de los conflictos bélicos. Es como si al dar menos beneficios que la paz, la guerra fuera antieconómica.

Los datos recopilados por estos investigadores y publicados por la revista PNAS muestran que, desde 1820, las guerras entre dos o más países se han reducido en un 90%. El descenso es particularmente significativo desde 1950. Usando datos del proyecto Correlates of War, que tiene registrados todos los conflictos entre al menos dos países con un mínimo de 1.000 bajas, el estudio muestra que, el promedio de guerras entre un determinado par de países al año ha pasado de un 0,00059 entre 1820 y 1949 al ínfimo 0,00006 desde 1950, casi la décima parte.

En paralelo, las redes del comercio internacional no han dejado de subir. Dos son los periodos más destacados. Entre 1870 y 1913, antesala de la I Guerra Mundial, las exportaciones expresadas en porcentaje del Producto Interior Bruto (PIB) pasaron de representar apenas un 5% a casi un 12%. El otro periodo de crecimiento explosivo es el que se inicia tras la II Guerra Mundial. Si en 1950, el comercio internacional suponía el 7%, en 2012 alcanzó la cuarta parta del PIB.

Por lo tanto, parece que a más comercio, menos guerras.  Ello es una lección muy importante que puede ser un buen orientador de nuestra política internacional y de defensa.  El comercio internacional con los países de nuestro entorno, sobre todo con lo los potencialmente hostiles, nos marcaría la línea a seguir para evitar las guerras con ellos.

Pero … habría que matizar.

Porque hay comercios que ya son guerras.  Y la guerra económica y comercial tiene muchos ejemplos que acaban produciendo víctimas y estructuras altamente violentas. Hay comercios y comercios.

Lo primero que habría que tener en cuenta es el tipo de relaciones comerciales que se potenciarían.  No es lo mismo hacerlas con ética y promoviendo el codesarrollo, de manera respetuosa con el medio ambiente y con los derechos de los trabajadores del Tercer Mundo; que hacerlas al modo clásico del capitalismo a ultranza que ha derivado en los conflictos coloniales, en los conflictos de emancipación y libertadores, etc.  Tampoco parece ético ni que prevenga guerras el comercio que oprime a las poblaciones y acaba generando guerras civiles de las cuales nos beneficiamos en el primer mundo. Si hacemos cierto uso malintencionado de las ideas de Klausewitz, el comercio puede ser la guerra por otros medios, y la guerra el comercio por otros medios.

Es habitual, y poco ético, y muy generador de grandes injusticias que desembocan en guerras, ligar la cooperación al desarrollo con la asunción de comercio armamentístico que empobrecen a los países del Tercer Mundo y sólo generan beneficios a los países desarrollados.  Este modo de comercio, o de ayuda al desarrollo, no nos parece adecuada, tampoco.  Sí nos parecería útil lo contrario:  ligar la potenciación de las ayudas al desarrollo para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenibles a la desmilitarización, al desarme de los países, a la implantación de acuerdos de alto el fuego, a la reducción de las fuerzas armadas.

¿Sería ético fomentar las relaciones comerciales con el fin de prevenir conflictos armados con países gobernados por dictaduras?  ¿No sería más ético en estos casos promover boycots a sus productos y negarles el comercio de armas a nivel internacional?

Tampoco pensamos que la afirmación de que el comercio y la guerra sean opuestos valga para todos los productos y todas las tácticas comerciales.  El paradigma serían las armas.  El comercio de armas genera nuevos conflictos bélicos.  La apuesta más segura a medio plazo sobre dónde surgirá la próxima guerra es en aquellos países que se están rearmando fuertemente en el presente.

Share

La guerra es un negociazo

Fuente:  Público.

Los ataques terroristas en París han tenido múltiples consecuencias, una de las cuales es el subidón en bolsa de las principales empresas militares:

Imagen de Aaron Cantú

Imagen de Aaron Cantú

 

Imagen de Aaron Cantú

 

Imagen de Aaron Cantú

 

Imagen de Aaron Cantú

 

Además,

Thales, el mayor fabricante de armas de Francia, tuvo ayer un día excepcional, subiendo en bolsa casi un 3%, aun cuando el índice bursátil más importante de Francia está soportando caídas importantes.

Muchos traficante y constructores de armas estarían sonriendo cuando veían las imágenes de los atentados en París.  Su empresa irá mejor, su familia será más rica, también serán más felices sus accionistas.

Y, por supuesto, hay que señalar que todas estas empresas privadas están altamente ayudadas y financiadas por los gobiernos occidentales.  Es decir, están financiadas por los impuestos de los ciudadanos del primer mundo, que nos creemos ajenos a toda esta violencia.

¿Tiene sentido la industria militar?  ¿Es necesario reconvertirla a fines sociales?

Share

Indignantes argumentos militaristas de un profesor de Economía de la Complutense

Imagen de .Bambo.

Fuente:  Infodefensa.

Muchas veces nos dejan atónitos los militaristas cuando intentan argumentar para justificar lo injustificable.  Este es el caso del artículo que comentamos hoy.  En él, Antonio Fonfría, profesor, nada menos, que de Economía Aplicada y director del Máster en Logística y Gestión Económica de la Defensa, de la Universidad Complutense de Madrid.

Planteamiento de la cuestión:

Es bien conocido que el importe contractual inicial de un contrato de largo plazo para la adquisición de sistemas de armas por parte del Ministerio de Defensa termina pareciéndose poco al que finalmente se paga. Igualmente es sabido que los plazos de entrega no suelen coincidir con los estipulados inicialmente por diversas razones. Cualquier contribuyente con buen criterio se preguntaría acerca de las causas de esta situación, si esto es normal o resulta en importantes anormalidades y si ocurre en otros países o es privativo del caso español. Intentaremos dar alguna respuesta breve a nuestro contribuyente.

Hay que tener redaños y prepotencia o considerarnos a todos los contribuyentes imbéciles.  Los contribuyentes sabemos que los contratos de armamento salen por mucho más de lo firmado y que las armas tardan mucho más de lo que sería honesto en cualquier empresa de otro signo.  Los contribuyentes sabemos que todo ello es signo de la ineficacia y del despilfarro militar y no de ninguna necesidad impuesta ni por razones tecnológicas, ni por una fatalidad del destino.  Nada de ello nos parece legítimo a los contribuyentes y, sinceramente, nos da igual que pase en otros países de nuestro entorno lo mismo. Mal de muhcos es consuelo de tontos.  Esto último no sería más que otra prueba de la ineficiencia militar a escala internacional, es decir, de la ineptitud del militarismo per se.

Estimado Antonio Fonfría, si según tus cuentas (que nosotros no nos creemos) por unos contratos firmados por 23.960 millones de € en 2012 se habían de sumar otros 9.384 millones de €, tenemos un sobrecoste, ni más ni menos, que de un 39’16 %.  Un escándalo, sobre todo porque no se dice que sea debido a ninguna justificación lógica ni rigurosa.  Siguiendo con sus cálculos (y estos sí que son increíbles, entre otras cosas porque no consideras la deuda militar que provocan estos PEAS y sus sobrecostes), tras la refinanciación, hay un plus de 5.519, es decir, un 23 %.  Otro despilfarro.

Lo que merece, a ojos del contribuyente, esta desastrosa gestión de Defensa es una auditoría profunda e independiente para que se pueda valorar con cierta equidad.  Además, no estaría nada mal que algún dirigente político y/o militar asumiese responsabilidades, políticas al menos.

Tampoco nos gusta su tono condescendiente:

No se asuste, estimado contribuyente. Ya hemos dicho que tiene cierta lógica. Sin embargo, hay algunas cuestiones que podrían mejorarse recurriendo a cambios en la gestión de estos programas.

La única lógica que vemos es la de beneficiar a la industria militar.  Le recordamos que el actual ministro de Defensa y el actual Secretario de Estado son dos girapuertas de la misma.

Invitamos a Antonio Fonfría a que siga la saga que va construyendo la propia impericia de la industria militar con sus fallos en el submarino S-80, el helicópetero NH-90, los cazas Eurofighter, …

Las mejoras de las que nos habla se podrían haber implementado en la época de Aznar y en la de Zapatero, o en la actual de Rajoy.  Y no lo han hecho.  Porque alguien se está beneficiando, en concreto los que tienen acciones y sueldos de la industria militar a la cual los españoles estamos subvencionando con préstamos al cero por ciento de interés.

Parece que Antonio Fonfría nos toma por tontos y su tono es de cierta superioridad.  Lo que ocurre realmente es que sus argumentos son tan militaristas que le hacen corresponsable de los desastres que provoque la industria militar y las armas que produce.  Indignante.

Share

Morenés, opaco

 

Fuente:  El Confidencial.

Cuando me llamaron para ser ministro de Defensa tuve que abandonar muchísimas cosas –que no voy a citar, no por falsa modestia sino porque no me parece oportuno– y una situación personal que dudo mucho que vuelva a recuperar, dada la edad que tengo

Sea+Wolf+Missile+Firing

Por Campaign Against Arms Trade

 

¡Qué pena!  Morenés parece que ha resultado afectado en el sentido del equilibrio con tanta puerta giratoria que ha usado (y pensamos que usará) y se encuentra preocupado por su futuro empleo cuando deje de ser Ministro. Todos opinamos que, rápidamente, encontrará acomodo en alguna de las empresas militares o militaristas que tanto ha favorecido en los 4 años de gobierno de Rajoy, sin embargo, él se muestra desasosegado y cabizbajo.

Entretanto va disimulando por el mundo para no ser criticado: en el portal de transparencia Morenés reconoce las tres siguientes relaciones con empresas militares:

  1. Presidente, entre 2009 y 2011, de Construcciones Navales del Norte.
  2. Director General entre 2010 y 2011 de la empresa paneuropea de misiles MBDA (participada por EADS, Bae Systems y Finmeccanica, es decir, por España, Reino Unido, Francia, Alemania e Italia).
  3. Presidente de Segur Ibérica, a la que Carmen Chacón confió las tareas de seguridad privadas a los atuneros que faenan en el Índico.

Sin embargo, no reconoce estas otras 5 relaciones militaristas:

  1. Presidente de Kuitver (2007-2012), una consultoría de I+D especializada en seguridad y defensa y trabaja para EADS-CASA, Gamo Outdoor, Construcciones Navales del Norte, Gamesa, Indra, Isdefe,
  2. Consejero de Aritex Cading, que incluye en sus servicios los de diseño militar, y diseña componentes para el avión de transporte militar europeo A400M.
  3. Consejero de Gamo Outdoor, fabricante estadounidense de rifles y pistolas,
  4. Presidente de I-Sec Iberia, consultoría para asuntos de seguridad.
  5. Presidente de Instalaza entre 2005 y 2007, fabricante de bombas de racimo.  Posteriormente, Instalaza denunció al Gobierno español por 40 millones de € en concepto de desagravio por la prohibición de la fabricación de bombas de racimo en España.

En todas ellas estuvo presente a través de Boguillas S.L., una empresa que tenía como socio y administrador único al propio ministro.

Es decir, Morenés suspende en transparencia.  A nadie nos extraña, pero es un hecho reseñable que habla de la baja calidad de la política institucional de Defensa en España.

de todas formas, tranquilo, Don Morenés, segúro que si le va muy mal se podrá acoger a la nueva ayuda de cuatrocientos y pico euros que el gobierno de Mariano Rajoy ha aprobado en estos minutos preelectorales para los parados que hayan agotado todas las prestaciones y subsidios. Al menos, como a ellos, durante seis meses.

¡Hay que ver!

Share

Una empresa israelí entrena a nuestros policías, guardia civiles, mossos y guardias reales

Nos hemos preguntado dónde aprenden y perfeccionan sus métodos de acción los diversos policías que luego se aplican en la calle contra la gente en las movilizaciones diversas.

Por un video escalofriante hemos conocido que la policía, la guardia civil, los mossos de escuadra, la guardia real y otras fuerzas similares se entrenan en «técnicas de seguridad ciudadana» en Israel.

En concreto las técnicas  de represión avanzada que practican los israelíes contra la población civil de Palestina, las enseña luego en cursos y cursillos a otros cuerpos policiales y paramilitares, entre ellos a las referidas policías españolas.

El curso de una semana en Israel y en castellano cuesta 2.390 € sin iva, y el de 2 semanas 3.970 € sin iva.

¿Han estado pagando las administraciones, policía, guardia civil, mossos, guardia real, …, este dineral por los cursos o los han pagado los interesados?  Mucho nos tememos que el dinero para unos fines tan poco ético hayan salido del bolsillo de todos.

El vídeo explica el entrenamiento ofrecido en 2011 a los Mossos de Esquadra catalanes, quienes después los han aplicado con tanta habilidad sobre el pueblo catalán.

Son espeluznantes las imágenes. Es aterrador conocer el grado de colaboración inmoral entre el estado genocida de Israel y los responsables de la planificación de las políticas de defensa y de seguridad en España y sus comunidades autónomas. Y, como no podía ser menos, es aborrecible comprobar las enseñanzas ofrecidas, que pagamos entre todos, para que nuestros supuestos «defensores» las apliquen contra nosotros porque nos siguen considerando su enemigo interno. ¿A lo mejor es porque efectivamente ellos son los enemigos de los pueblos?

Además, hemos podido ver que la empresa Guardian Spain tiene

Guardian Holdings LTD, empresa Matriz de Guardian Homeland Security S.A, tiene la Licencia de Exportación del Ministerio de Defensa de Israel para productos y servicios relacionados con Seguridad y Defensa. Nº 106117 con fecha del 08 de Marzo del 2006.

Además, se ufanan de que:

Todos los escoltas de la empresa pasan, tanto por un exigente procedimiento de admisión, como por un proceso de formación basada en los métodos de los servicios de seguridad israelíes.

Y es que, ahora que nos preguntamos a qué empresas hay que boicotear por el militarismo israelí, la empresa Guardia Spain tiene una matriz con sede en Israel y

La empresa fue fundada por antiguos miembros de los servicios especiales de seguridad del Estado de Israel, que han dirigido operaciones de seguridad complejas alrededor del mundo, entre ellas eventos de los Presidentes de Israel, Primeros Ministros etc.

Guardian Homeland Security fue fundada por el Sr. Ariel Mazoz, Sr Ilan Arzooan y el General (ret) Dr. Yom Tov Samia.

Y presume de 100 % made in Israel

Guardian ofrece servicios de Protección de personas, Protección de delegaciones, Seguridad en instalaciones, Asesoramiento de seguridad, Productos de seguridad y Formación integral de seguridad.

 

 

 

 

Share

Otra joya militarista: Defex, comercializadora de armas llena de corrupción y de prácticas poco éticas

Imagen de Urko Dorronsoro

1.-  Defensa arma los líos pero esconde la mano (o, al menos, lo intenta).

La corrupción en el entramado del Ministerio de Defensa no para.  Eso sí, no hay que negar que intentan esconderla y que parezca que debería afectar a otros.  De hecho, Defex fue creada en los años 80 por el Ministerio de Defensa aunque ahora pertenece a la SEPI que depende del Ministerio de Hacienda, es decir, de Montoro.

Es decir, si Morenés fuese muy cínico podría decir que no es su problema, sino el de Montoro.  Sin embargo, también es verdad que en el Consejo de Dirección de Defex se sienta el Ministerio de Defensa.

Parece que quien asume la responsabilidad, por ahora, es SEPI, según informa la SER.

2.-  Cárcel para tres directivos de Defex.

Como se informa, por ejemplo, en cuartopoder:

La empresa pública creada en los años ochenta por el Ministerio de Defensa para vender armas en otros países, Defex, con una plantilla de apenas 20 trabajadores y media docena de directivos, ha sufrido un golpe mortal con la detención y encarcelamiento de su expresidente, José Ignacio Encinas Charro; el director comercial Manuel Iglesias-Sarria y el exdirectivo Angel María Larumbe. Los tres están acusados de desviar y apropiarse de 41,4 millones de euros de un contrato de 152 millones de material policial a Angola. En la trama de corrupción organizada participaba la sobrina de Francisco Paesa, el que fuera famoso espía a sueldo del Ministerio del Interior que ayudó a huir y luego delató al exdirector general de la Guardia Civil, Luis Roldán. La mencionada sobrina, Beatriz García Paesa, facilitó desde un despacho en Luxemburgo el blanqueo del dinero a favor de los directivos de Defex y de funcionarios angoleños. El juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz la interrogó la tarde del lunes y la envió a la cárcel.

3.-  Defex y el Ministerio de Defensa burlan el control parlamentario de la exportación de armas y de material de doble uso.

Además, los desviadores del dinero público para fines personales (enriquecimiento) utilizaron el reciente Real Decreto Ley 19/2012 de 25 de mayo, de medidas urgentes de liberalización del comercio y determinados servicios:

El suministro de material para equipar a la policía de la República de Angola fue acordado por los gobiernos de ambos países en la última legislatura del presidente José Luis Rodríguez Zapatero y se encomendado a una Unión Temporal de Empresas (UTE), formada por  Defex, participada mayoritariamente por Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (Sepi), de la que es presidente el exdiputado del PP Ramón Aguirre, y Comercial Cueto 92, cuyo consejero delegado, Juan Carlos Cueto Martín, también ha sido encarcelado. Los directivos de Defex y el mencionado Cueto maniobraron para desviar casi un tercio del importe del material militar pagado por el Gobierno de Angola. Al tratarse de un acuerdo intergubernamental, el contrato no pasó el control de la Junta Interministerial de exportación de material de defensa (Jimdef), que controla la exportación de armas y material de doble uso y rinde cuentas semestralmente al Congreso de los Diputados.

Es decir, el Real Decreto lo que hace es buscar una forma de burlar el control de la Junta Interministerial de exportación de material de defensa y, de paso, evita rendir cuantas semestrales al Congreso.  Suponemos que la forma de realizarlo es mediante el argumento de que las industrias de defensa contratan con el Ministerio de Defensa Español, directamente y, por lo tanto, no exportan.  El argumento es pueril y ridículo, pero no hemos visto otra forma de burlar el control.

4.-  Defex es un negocio sucio lo mires por donde lo mires.

Cuartopoder también informa de que:

Hay que tener en cuenta que Defex ha servido de tapadera a operaciones de los agentes secretos y que cuenta con varios expertos externos en prevención de blanqueo de capitales, capitaneados por Carlos D.

5.-  Los problemas ético es DEFEX vienen de lejos.

Como informaba extraconfidencial en noviembre de 2008:

Defex, empresa pública controlada por la SEPI (que posee un 51% de la empresa) dedicada a la exportación de armamento a terceros países cerró sus dos últimos ejercicios con beneficios gracias a la enajenación de inmovilizado con lo que consiguió unos resultados extraordinarios que compenso las pérdidas de explotación. Así lo reconoce la misma SEPI en su web: “Por otra parte, se ha procedido a la enajenación de inmovilizado, obteniéndose por ello una plusvalía de 0,8 millones de euros. Esto ha contribuido a mantener la trayectoria de beneficios, pese al impacto de un nivel de ingresos inferior a la media histórica de la compañía”. Lo que olvida la SEPI es que este hecho no es aislado, si en 2007 los resultados extraordinarios tuvieron un valor de 1,1 millones de euros en 2006 lo fueron de 3,6 millones.

Y es que parece que la descompensación en DEFEX venía por dos factores:

–  Por las comisiones que cobraba:  el 25 %.

–  Por los sueldos excesivos de sus altos directivos:

1,6 millones de euros en pagos de personal para una plantilla de tan sólo 21 trabajadores, una media de más de 66.000 euros por cabeza. Teniendo en cuenta que como se muestra en la memoria de 2007 presentada en el Registro Mercantil de Madrid, 6 de sus trabajadores tienen una categoría de auxiliares administrativos y otros 4 oficiales administrativos, los 8 mandos intermedios y los 3 directivos se llevan una tajada de más de 100.000 euros anuales, en los que se incluyen desde seguro médico hasta bonos restaurante, pagados por todos los Españoles. 

–  Por el estilo de vida de sus altos directivos:

Pero si seguros de vida, de salud o tickets restaurantes los disfrutan todos los trabajadores de la empresa, sus directivos disfrutan de otros privilegios, entre los que destacan el parque automovilístico, que si no incluimos amortizaciones tenía un valor de más de 200.000 euros. Jaguar, Lexus, Audi son marcas de coche lejos del alcance de muchos pero no para los directivos de Defex, sólo hace falta darse una vuelta por el garaje de la empresa pública en el centro financiero de Madrid para comprobar el derroche de una compañía que tiene que ir vendiendo sus activos para poder sobrevivir. Y lo más grave, su presidente, Jose Ignacio Encinas Charro ha cambiado su coche por un nuevo Jaguar ¿Quién dijo crisis? 

Como se ve, José Ignacio Encinas Charro ya apuntaba la dirección por la que se está haciendo famoso ahora.

En resumen, DEFEX merecer una auditoría externa seria y profunda.  Además, habría que dar la palabra a la ciudadanía para saber si realmente queremos tener una empresa que se dedique a comercializar las armas que produce nuestra industria.

Share

La doble agresión española al Golfo Pérsico

Imagen de Abraham Puthoor

Interesantísimo y acertadísimo nos parece el artículo de Nazanín Armanian en Público titulado «España en el Golfo Pérsico:  de la agresión militar a la económica» en el que se critica con datos y análisis sobrios la política económica y de exteriores de España en el Golfo Pérsico, además del papel de la Corona y nuestra indignante y constante venta de armas a aquellos países.

Se pregunta Nazanín:

¿Debe España cortar o reducir sus relaciones con los gobiernos del Golfo Pérsico por ser estos sistemas dictatoriales,  o hay que respaldar las buenas relaciones entre las casas reales española-árabe por el bien de las empresas españolas, y que por ende y como aseguran por el beneficio de los españoles?

Parece que el papel de España es el de un carroñero pequeño, que ha de contentarse con las migajas que dejan los grandes:

Las guerras lanzadas por EEUU durante las últimas décadas han sido una gran oportunidad para potencias medias como España para hacerse sitio en espacios donde tenían escasa o ninguna presencia, como el Golfo Pérsico y Asia Central. El no ser protagonista principal de dichas hazañas bélicas ha hecho que los gobiernos ‘mini imperialistas’ de España pudieran mantener la imagen de nación amigable que proyectan sus ciudadanos por el mundo.  

Los recientes viajes de las autoridades y empresas españolas encabezadas por la Casa Real al Golfo Pérsico, además de afianzar la monarquía como institución, tenían los objetivos de buscar inversión extranjera y a la vez conseguir suculentos contratos en la zona.

El Golfo Pérsico (nombre que mantiene desde el siglo V a.C.), representa para Madrid una prioridad estratégica, política y económicamente, por sus ingentes barriles de petróleo y la estratégica carretera marina (el estrecho de Ormuz, deformación fonética del nombre de Ahura Mazda, la antigua deidad iraní de la Luz y la Sabiduría), por la que pasan unos 19 millones de barriles a diario.

Los datos que da Nazanín son sobrecogedores para todos aquellos que no queremos participar ni en las guerras ni en el negocio de las armas y nos dejan como un país agresor sólo preocupado por llenar sus arcas y sin ningún deseo de solidaridad internacional:

La subordinación a las directrices de Washington, así como la alta dependencia energética de España y su naturaleza de gran mercader de armas (el séptimo exportador del mundo), son parte de los motivos de la participación de este país en las tres guerras que devastaron la región:

1. En el conflicto entre Irak e Irán (1980-1988) España vendía armas a ambos países, y no sólo con el objetivo de lograr un lucrativo negocio, sino también para aplicar la doctrina estadounidenses de “doble contención”, que planeaba la destrucción de ambas potencias regionales para convertir a Israel en el país hegemónico de la región. Aquella guerra dejó 1,5 millones de muertos, 7 millones de mutilados y decenas de miles de casas, escuelas, presas o fábricas destruidas.

2. En la guerra encabezada por EEUU en 1991, bajo el pretexto de rescatar a Kuwait de la invasión de Irak (ver: Recordando dos patrañas bélicas).

3. En la invasión militar a un moribundo Irak en 2003; un ataque que sepultó bajo toneladas de bombas a decenas de miles de seres humanos, además de a una de las cunas de la civilización humana. Los 25 millones de iraquíes a los que destrozaron la vida aún esperan recibir una sencilla disculpa, y un juicio que lleve ante los tribunales a los criminales que organizaron aquella matanza.

También es de destacar la relación entre la energía (en forma de petróleo) y el negocio de las armas en el caso de Arabia Saudí:

 el segundo suministrador de crudo de España (después de México), firmó en 2012 con las entidades españolas contratos por el valor de 6.736 millones de euros, después de que el Fondo Hispano Saudí de Infraestructuras y Energía -creado en 2007 por la mediación de Corinna, la amiga de Juan Carlos de Borbón-, no funcionara, aunque ella cobrase unos cinco millones de dólares. (Ver. Arabia Saudí: el silencio blanco y un coctel de wahabismo y petróleo).

En 2011, el rey de España consiguió el megacontrato de 100.000 millones de euros del Ave Meca-Medina, para que los aspirantes a ser “Hayi” (título honorífico de quienes han visitado la Kaaba), tengan algo de España, país que se ha hecho cargo también de construir las vías férreas que conectarán el norte del país al sur, de nuevas carreteras, depuradoras, desaladoras, etc.

La guinda de esta locura de derroche la pone la intención de los saudíes de encargar a los españoles la construcción de algunos de los 16 reactores nucleares que tienen previsto inaugurar, justo cuando se cree que con la complicidad de Pakistán planean conseguir bombas atómicas. En este país, exportador del Oro Negro e imanes wahabitas, donde el 21% de los niños mueren antes de los 5 años.

Todos nos deberíamos preguntar qué estamos propiciando armando a los petrojeques, de qué nos sentiremos culpables dentro de unos años cuando la guerra (violencia directa estalle) o cuando seamos más conscientes del apoyo que damos a la violencia estructural y cultural que damos en aquellos países:

Las armas entran en el Golfo Pérsico como churros;  más que la harina para el pan, y más que las medicinas para aliviar el dolor. A la región más militarizada del planeta se destinan el 30% de todas las armas que se venden en el mundo. Una buena tajada se la llevó España en 2013, cuando duplicó sus exportaciones de artefactos bélicos a la región – un tercio del total, por el valor de 3.907,9 millones de euros-, a pesar de que convenios internacionales se lo prohíben, porque los sátrapas del Golfo Pérsico infringen los derechos humanos.

Resulta evidente que nuestra actuación económica y política en el Golfo Pérsico es una forma de violencia estructural, pero, sobre todo, si atendemos a los aspectos de violencia estructural y cultural podríamos, incluso, considerarla como una forma de terrorismo económico de estado.

Share

El polo militar-industrial español se articula con falta de transparencia, girapuertas y … Hernández Mancha. ¡Que no nos falte de ná!

Imagen de José Javier Martín Espartosa

Fuente:  Hispanidad.com

La historia, que ya va convirtiéndose en una saga comenzó con la noticia de Hispanidad de que el gobierno proponía a Eduardo Serra Rexach (ex secretario de estado de Defensa con el PSOE y ex ministro de Defensa con el PP) como coordinador de un macro proyecto que aglutinase a gran parte de la industria militar española (Indra, privada;  Navantia, pública;  Airbus, con participación pública; e Hisdesat, cuya parte militar es pública).  Ya entonces anunciaban que no se tenía claro cómo se iba a realizar esa fusión y que, lo más seguro, es que no fuese una fusión, sino una coalición.

La segunda intentona de Hispanidad fue la de anunciar, una semana después, que el gobierno quería a Hernández Mancha en la presidencia de Indra.  En el aspecto militar, de Hernández Mancha sólo sabemos que formaba parte del Consejo Científico del Instituto ElCano (2007)  Con ello el PP buscaría el control de la parte más rentable del conglomerado militar-industrial que quiere montar.    Esta noticia cuenta que Hernández Mancha tiene el apoyo de Rajoy (con el que dicen que se lleva muy bien) y de Cospedal (lo cual no se sabe si le beneficia o le perjudica).  Parece que Indra hay pelea y unos optan por apoyar a Mancha, otros al actual presidente de Indra (y presidente en los últimos 20 años), Javier Monzón, y otros al consejero delegado, Javier de Andrés.

En la tercera aproximación a la noticia de  Hispanidad.com nos cuenta que la lucha en Indra está siendo dura porque, el consejero de SEPI en Indra, Adolfo Menéndez,

advirtió a Monzón de los problemas de reputación corporativa que puede suponer la contratación de ex altos cargos políticos. Se refería a casos como los de los ex ministros de Defensa socialistas Julián García Vargas y José Bono, o de los populares Juan Costa y Ramón de Miguel. Todos ellos para el consejo asesor de Indra, hoy felizmente desaparecido.

Esta parte de la noticia nos llama mucho la atención porque el propio Adolfo Menéndez es el presidente de TEDAE (Asociación Española de empresas Tecnológicas de Defensa, Aeronáutica, Seguridad y Espacio), es decir, la patronal de buena parte de la industria del armamento (85 empresas) y, antes fue subsecretario de Estado de Defensa, bajo el mandato del Secretario de Estado de Defensa, Pedro Morenés, bajo el mando del Ministro Eduardo Serra Rexach.  Parece que este es el ejemplo máximo de girapuertismo en temas de Defensa.

Hispanidad no consigue tampoco aclararnos cómo va a ser la creación del polo militar-industrial español, aunque algunas cosas parece que siguen el curso habitual de la política de defensa en España:

En paralelo, prosigue la creación del polo militar industrial español. Cuando Hispanidad pregunta al ministro Morenés por él, naturalmente, como siempre, no obtiene respuesta alguna, lo mismo que ocurriría si se preguntara al secretario de Estado de Defensa, Pedro Argüelles

Y, además, Hispanidad acaba diciendo que

 Pero quien manda en SEPI no en Defensa, sino Hacienda. Cristóbal Montoro es mucho más claro: “No se trata ni de fusiones ni tan siquiera de conglomerados”. Se trata de “acudir conjuntamente” a la mayoría de contratos de militares que sea posible en todo el mundo.

En plata, no se trata de fusionar una empresa privada y cotizada como Indra con otra pública y en números rojos como Navantia, sino crear un mecanismo de actuación conjunta con Indra, Navantia, INTA, Hisdrasat y hasta la participación mínima (entre el 4 y el 5% de España en EADS).

Y nos parece que algo tan serio como la Defensa Nacional acaba siendo el cortijo privado y el chiringuito financiero de 3 personas.

Share

¿Es un avance o una demostración de hipocresía el nuevo tratado internacional de venta de armas?

Fuente: Europarlamento en portada

Cuando se aprobó el Tratado Internacional sobre Comercio de Armas ya analizamos alguna de sus claves, virtudes y defectos.

No cabe duda que es mejor controlar las armas que no controlarlas y contar con normas que regulen esto a no contar con ellas. Tal vez sea una perogrullada afirmar algo tan obvio, pero dado que no nos conformamos con el control del comercio de armas, conviene empezar con dicha evidencia.

Porque que sea mejor controlar la venta de armas no equivale a pensar que el nuevo tratado es la panacea para una de las mayores lacras del mundo: el armamentismo, la fabricación y venta de armas, la preparación constante de la guerra y la guerra misma.

De ahí que en más de una ocasión hayamos abogado no por el desarme y sus innumerables tratados internacionales hechos desde los Estados (y que habitualmente sirven para desprenderse de sus arsenales más obsoletos y de la mala conciencia por la enorme acumulación de fuerza militar) sino por el transarme, hecho desde la sociedad y desde abajo, el cual pretende transitar desde una sociedad militarizada a otra desmilitarizada y noviolenta por medio de graduales, irrenunciables y radicales reducciones del poder militar en paralelo a la construcción de mayor empoderamiento de la gente y de las sociedades en alternativas noviolentas, autogestionadas y de verdadero cambio en el enfoque y lucha contra la violencia estructural y cultural.

Ahora, y precisamente porque cabe la tentación de que muchos grupos despistados propongan el apoyo al tratado de control de armas, sin más, como su propuesta estrella de cara a las elecciones europeas, queremos centrarnos en algunos datos que nos dejan entrever los límites del actual tratado de venta de armas y la insuficiencia de las políticas que apuestan todas las bazas a esta carta como si el tratado fuera de por sí una propuesta alternativa en materia de defensa.

Dice un eurodiputado laborista británico al parecer experto en estos  lares que el resultado de aprobar el tratado sobre comercio de armas no tiene por qué suponer una limitación a la producción de armas (añadamos nosotros que uno de los grandes negocios de la industria británica y europea, que ha generado en 2011, último año analizado por el SIPRI un negocio global de más de 115.000 millones de dólares para esta industria europea).

Parece un tanto cínico el argumento: aprobar el tratado no es tirar piedras contra nuestra industria militar, sino únicamente establecer una prohibición, un cierto control, para que no caigan en manos de «terroristas» (de nuevo el cinismo del laborista inglés resulta evidente al dividir el mundo entre amigos a los que es lícito vender lo que sea y enemigos a los que no vender para mantener cierta superioridad) y a zonas calientes a las que de momento, reconoce el inglés, les vendemos sin restricción de todo lo que se puede.

Comenta el eurodiputado que el tratado tiene puntos débiles, como que se prohibe la venta de armas en determinads circunstancias, pero no la de munición, o que el control de lo que se vende o no sigue estando en los estados (que da a entender que hacen trampas en sus registros), así como la falta de fuerza vinculante directa, ya sea porque necesita la ratificación de un mínimo de 50 países (dice que espera que los 27 europeos lo firmen, lo cual está por ver) y que además, aunque se firme por 50 su eficacia será menor si grandes importadores y exportadores como India, Rusia o China (en realidad con un potencial de exportación muy inferior al europeo o de EEUU que al parecer tienen mucho interés en el tratado) no lo firman.

Por la noticia que comentamos nos enteramos de algunos de los dramas de la venta de armas que, al parecer, seguirán siendo dramáticos se firme este o no, como es el caso de que la UE tenga una estimación de que al año mueren por la venta de armas en el mundo unas 750.000 mujeres y niños.

La pregunta es evidente: ¿Podemos conformarnos con hacer campaña en favor de un tratado con tantas sombras?¿Puede ser ésta la propuesta estrella de cara a las elecciones europeas de quienes se dicen partícipes de otra manera de entender la defensa?¿Es el desarme en realidad la propuesta estructurante de la alternativa en materia de defensa?

Share
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed