Tag Archive for ejercito europeo

No hay respuesta militar posible a la crisis migratoria mediterránea

Refugee+Welcome+Center+Hamburg

Palazzo Chigi

Fuente: Revista Real Instituto Elcano

Hemos leído con atención la publicación realizada en la revista ARI, del Real Instituto Elcano por Felix Arteaga y Carmen González Enriquez analizando la respuesta militar europea al drama de la inmigración fallida del Mediterráneo.

LLegan a afirmar en sus conclusiones el fracaso anunciado de la opción militar elegida, porque

El temor a una avalancha no digerible y el horror ante las muertes en el Mediterráneo han llevado a la UE a un proyecto que intenta atacar uno de los eslabones del proceso: las llamadas mafias, las redes que organizan el viaje. Pero no resulta probable que el instrumento elegido, una operación militar en aguas internacionales, pueda conseguir su objetivo, más apropiado para fuerzas de tipo policial que obtienen información en tierra. Es más probable que, en aplicación del derecho marítimo, EUNAVFOR MED se convierta en una operación de salvamento, algo para lo que no son necesarios recursos militares, y que tenga en consecuencia un efecto llamada.

1 ¿Por qué creen estos analistas que la alternativa militar fracasará?

El drama actual es terrible:

A lo largo de 2014 han llegado a Italia 170.000 inmigrantes irregulares y solicitantes de asilo por vía marítima, y unos 3.500 han muerto en la travesía, mientras que en los primeros cuatro meses de 2015 han llegado otros 24.000 y el número de muertos se calcula en unos 1.500…Una gran parte de estos refugiados, los que proceden del Sahel, del Cuerno de África o de Oriente Próximo, no tienen más alternativa de safe haven que la UE. Por su capacidad económica, los Estados petroleros del Golfo Pérsico podrían convertirse en un polo de acogida, pero, simplemente, no acogen refugiados. Tampoco hay alternativas hacia el Este o el Noreste: ni Rusia, ni China, ni Irán ni la India son acogedores de refugiados. Para los africanos del Sahel y los países subsaharianos, la migración hacia el Sur y el Oeste, hacia otros países africanos, es posible y frecuente, pero llena de incertidumbre

La operación militar EuronavForMed, que así se llama el engendro, se articula en tres fases de «escalada militar» y tiene como objetivo

 desarticular el modelo de negocio de las redes de tráfico ilícito de personas en el Mediterráneo central (entre Libia e Italia), detectando, capturando y eliminando los buques y medios que utilizan.

Pero el propio diseño, tanto por sus objetivos como por su operatividad, genera mucha dudas, pues

De entrada, el objetivo estratégico de EUNAVFOR MED es desbaratar las redes, no facilitar el salvamento, lo que resulta paradójico porque los medios militares no son lo más idóneos para combatir actividades delictivas y los buques de la operación pueden acabar salvando a los mismos emigrantes cuyo traslado a Europa por las redes trataban de evitar.

Junto con ello la pretendida eficacia adquirida en la operación Atalanta es pura mentira

La experiencia adquirida en la misión Atalanta contra los piratas marítimos tiene poca utilidad en el Mediterráneo.

Las patrullas europeas lograron una disminución radical de los ataques piratas pero no su erradicación porque las actuaciones delictivas se fueron desplazando más lejos. La detención de piratas generó complicaciones en su traslado a puerto, custodia y entrega a las autoridades judiciales, que se tradujeron a menudo en su puesta en libertad.

Y además

Si el objetivo estratégico de EUNAVFOR MED es desbaratar el modelo de negocio de las redes de tráfico de personas, no resulta nada claro cómo podrá hacerse actuando desde fuera de las aguas territoriales libias sin actuar sobre el territorio libio. Para destruir las embarcaciones en sus puntos de salida sería preciso desplegar tropas sobre el terreno para obtener información sobre su localización y evitar daños colaterales… Se les culpa de la inmigración irregular, pero sólo son un medio necesario para cumplir un deseo, ya sea mejorar social y económicamente o vivir en un país en paz. En cualquier caso, por su naturaleza, estas redes no son destruibles con medios militares. Sólo un trabajo policial y judicial, complicado por su carácter transaccional, podría debilitarlas.

Y

Además del coste que supone emplear fragatas, su uso desnaturaliza la función disuasoria de las fuerzas armadas y de las de control de fronteras ya que se ven obligados a asegurar la protección de los buques en tránsito en lugar de evitar su llegada. Si se añade a lo anterior la participación de buques no gubernamentales en tareas de salvamento –tanto los buques mercantes y de pesca como los de organizaciones de ayuda, como Médicos sin Fronteras–, el refuerzo de las capacidades de salvamento, por un lado, ayuda a evitar naufragios pero, por otro, impulsa a correr riesgos. Como resultado, y en el afán de evitar todo riesgo, es probable que los buques militares y civiles acaben acercándose lo más posible a las costas libias para rescatar más emigrantes, generando así un efecto llamada.

Por último

La situación y las perspectivas serían muy diferentes para Europa si Libia contara con un gobierno estable (un objetivo en el que las negociaciones entre las distintas facciones parecen ir avanzando) con el que la UE pudiera llegar a un acuerdo de devolución de los inmigrantes recogidos en sus aguas territoriales…. Pero, en ausencia de un acuerdo semejante, y en el contexto del derecho marítimo, la operación EUNAVFOR MED se convertirá en una operación de salvamento que evitará muertes en el mar pero que, por eso mismo, provocará un aumento de las llegadas y, antes o después, el rechazo de los Estados a mantenerla.

El resultado esperado es el fracaso. Un fracaso militar y político que, por demás, complicará más aún la solución y habrá acabado con ingentes sumas económicas que bien pudieran usarse de otro modo más eficaz y humano.

2) ¿Que fracase la opción militar prevista es algo pretendido por la élite europea?

Pero la lectura entre lineas nos permite responder al menos a una pregunta: ¿Por qué Europa hace este esfuerzo militar abocado al fracaso si sus medios de pensamiento militar ya le advierten del fracaso de las medidas?

Desde nuestro punto de vista lo de menos es la crisis humanitaria del Mediterráneo.  De hecho se usa solamente de excusa para crear una situación de hecho que refuerce la creciente militarización de la política exterior europea.

Tiene, por tanto, un objetivo a corto plazo:  militarizar la intervención migratoria y consolidar una fuerza naval europea.

Pero tiene, esto es más terrible, un objetivo a largo plazo:  ejercer la dominación empleando incluso la opción militar.

Que esto es así podemos leerlo entre lineas en el artículo de los investigadores de Elcano, que, recordemos, no son precisamente pacifistas.

En un momento en el que la UE y alguno de sus Estados miembros están desarrollando el concepto de seguridad marítima, varias armadas europeas han visto en la crisis migratoria una oportunidad

Esta es una de las clave: los halcones tenían previsto ir hacia ese megaejército europeo que le diera dimensión militar a la pretensión de las élites de hacer de Europa una potencia política al uso clásico.

La crisis migratoria les ha proporcionado la oportunidad y la excusa. No se intenta atajar una crisis, sino emplearla de campo de ensayo.

Curiosamente, ha sido la violencia estructural ejercida desde nuestra posición dominante la que ha definido, en gran medida, la crisis migratoria, que se explica en gran parte como huida política, social y humana ante la violencia estructural existente. Lo dicen a su modo los analistas

el Mediterráneo se ha convertido en la frontera migratoria más desigual del mundo –excluyendo a la que separa las dos Coreas–, con una diferencia de renta per cápita entre sus dos orillas mucho mayor que la que separa a los dos países de la otra gran frontera migratoria mundial, EE.UU. y México

Si nos fijamos, son en gran parte nuestras malas políticas las que han generado la presión migratoria al imponer una violencia estructural como gran argumento «expulsor» y son ahora nuestra malas políticas las que pretenden imponer la fuerza militar para seguir generando la dominación e imponiendo una injusta violencia estructural.

Share

IU pide explicaciones sobre Morón a Mogherini

Imagen del Ejército del Aire de España

Fuente:  Europapress.

Izquierda Unida, a través de su eurodiputado Javier Couso, ha interpelado a Federica Mogherini, Alta Representante para la Política Exterior de la Unión Europea, sobre la base estadounidense de Morón, donde los yankis tienen una de sus centros de la Fuerza de Reacción del Cuerpo de Marines.

Couso quiere que Mogherini se pronuncie sobre

  • la negociación que Rajoy ha hecho con USA,
  • el sentido estratégico que puede tener para la UE la proliferación de bases USA en Europa,
  • cuáles son las amenazas de las que nos defiende la base de Morón,

Couso acaba preguntando si no sería mejor para la seguridad europea hacer todo lo contrario y defender la soberanía y los intereses de Europa, que no siempre son los de Estados Unidos.

Nos esperanza la noticia.  Ya era hora de que algo se moviese en el Parlamento Europeo en las cuestiones del militarismo.

Pero no es sólo por la base de Morón por lo que habría que preguntar, merecería la pena hacerlo también sobre la política de «fronteras avanzadas» que practican España y la U.E., sobre la protección a la industria militar que practican ambos, sobre el intervencionismo en el que cooperan, …

Loable iniciativa, que esperamos sea complementada con muchas otras.

Share

A las puertas de Europa

120202-D-TT977-069

US Embassy Madrid

Fuente: Sputiniknews

Si hemos de hacer caso del Ministro de Defensa español, un señor especializado antes de ser ministro en vender armas al mundo mundial, estamos a las puertas del caos y a punto de acabar intetgrándonos en el califato mundial que quiere proclamar el Daesh (acrónimo de Estado Islámico).

Muchos países ya están padeciendo la opresión y la barbarie que esto representa

ha dicho el Ministro Morenés en su intervención en la clausura del Seminario celebrado en Madrid por iniciativa del Instituto Elcano y la Oficina del European Council on Foreign Relations (ECFR).
Sus preocupaciones no son para menos: la organización terrorista, ha dicho, ocupa 150 kilómetros de la costa libia y
podría «camuflar» yihadistas en las barcas de emigrantes que quieren llegar a Europa.
¡Saltó la liebre!  Hete aquí una explicación alternativa a la que a cualquiera de nosotros se nos puede ocurrir sobre la negativa española a aceptar refugiados de la nueva oleada del desastre humanitario procedente de las costas del sur del Mediterráneo. No es que nuestros políticos sean racistas, o cutres, o las dos cosas y alguna otra, sino que, sencillamente, temen que los terroristas se camuflen en las barcas de emigrantes que quieren llegar a Europa para atacarnos. Como si no se hubieran inventado medios mejores de llegar a Europa si es que se quiere atentar.
Morenés reclama más militarismo a escala europea

Europa no termina de encontrar el camino para una política de Defensa y Seguridad común… no se avanza de forma ordenada y equilibrada, y eso nos hace más débiles ante las amenazas terroristas.  (…)  la UE no acaba de definir una política de defensa y la OTAN todavía está en búsqueda de un sentido en un mundo que ha cambiado mucho más que la propia estructura de la organización militar

El discurso del miedo, con independencia de la alarmante escalada de terror y el rearme de los islamistas «radicales», sirve también de justificación para legitimar otra vuelta de tuerca autoritaria y militarista en el abordaje de problemas mundiales que tienen que ver con el comportamiento occidental en el norte de África y con la lucha militar despiadada que encabeza por el control y la dominación de la zona.
Parece que el miedo que provocan nuestros halcones pretende encubrir la gestión política que están haciendo de todo esto y, cómo no, los turbios negocios de venta de armas que tanto benefician a unos cuantos pajarracos.
El pueblo teme, se siente impotente, mira para otro lado y deja hacer.
Así se ganan las conciencias sumisas y las guerras.
Salvo que los pueblos recobren su dignidad y luchen contra el militarismo y sus tópicos y mitos.
Share

Nuevos programas de armas de la Armada

Hiriberri+Trek+01

Por oalfonso

 

Fuente: Infodefensa

Queremos comentar el artículo publicado por Infodefensa y  escrito por Julio Maíz sobre las prioridades de nuevas compras militares de la Armada.

El mismo nos señala las lineas en las que se va a crecer en el segundo ciclo de armamento y compra de nuevos programas especiales de defensa destinados a la Armada.

Según el autor, las nuevas «necesidades» de la Armada son

• Adquisición de 5 unidades de la nueva serie de fragatas F-110 para sustituir a las de la Clase Santa María.

• Compra de una segunda serie de unidades de BAM (Buque de Acción Marítima): 3 de la versión patrulla naval, 1 de salvamento y rescate de submarinos y 1 de investigación oceanográfica.

• Mantenimiento de la capacidad de helitransporte táctico de tropas (adquisición de helicópteros SH-60F o modernización de los SH-3D).

• Adquisición de vehículos de alta movilidad táctica VAMTAC para la Fuerza de Infantería de Marina.

• Compra vehículos aéreos no tripulados (UAV) de empleo táctico.

• Realización de las obras de infraestructura necesarias en el Arsenal de Cartagena para el apoyo al  submarino S-80.

• Realización de las obras de infraestructura necesarias en el Arsenal de Las Palmas para el apoyo a los BAM.

Todos estos elementos son parte de los  nuevos Programas Especiales de Armamento (PEAS) que el Estado ha anunciado que va a comprometer y  globalmente incrementarán la ya cuantiosa deuda militar por compra de armas (unos 30.000 millones de euros que resultan impagables en la actualidad y suponen un lastre para todo el Estado) en otros 10.000 millones de euros como poco.

¿Armas de defensa o de ataque?

Fijémonos en el nuevo material que, según el autor, requiere el ejército: ¿qué tipo de material es?, ¿para qué vale?

Navantia y los submarinos

Nos habla de la necesidad de obras de infraestructuras en Cartagena para los S-80, lo cual exige una previa aclaración. Los S-80 son unos submarinos proyectados por Navantia y que se están pagando con un considerable sobrecoste dado que el fabricante (Navantia, perteneciente al Estado) los diseñó mal y no eran capaces de emerger si se sumergían. El hecho es que, gracias a los asesores americanos, al parecer van a poder flotar. Nos interesa saber para qué sirve un submarino y más en concreto: ¿es un arma defensiva u ofensiva?

A esto lo podemos contestar diciendo que son capaces de desplazarse a miles de kilómetros y con sus sistemas de armas agredir a otros. Es un modo muy eficaz de explicar su sentido militar:  sirven para la injerencia militar fundamentalmente, no para la defensa territorial (que se suponen que es para lo que el estado dice tener un ejército).

El artículo que comentamos lo deja muy claro:

 Es vital para mantener la capacidad de disuasión de la Armada y de las Fuerzas Armadas españolas en su conjunto,

Pero además, la Armada tiene una segunda razón para gastar dinero en estos submarinos, a pesar de que desde el punto de vista de la defensa no sean especialmente útiles y sólo sirvan como arma de ataque (teniendo en cuenta que según al Directiva de Defensa Nacional elaborada por el Gobierno «España no tiene enemigos»):

el prestigio de Navantia, la empresa pública española que lidera su construcción y es el contratista principal de la mayor parte de los demás programas navales, con la que la Marina tiene una especial relación, para aunar esfuerzos y obtener las unidades que necesita para el desempeño de sus cometidos. Para abrir el programa a potenciales clientes extranjeros, como Australia, es necesario tener uno operativo en manos de la Armada, una máxima con la que la industria trabaja con ahínco.

Efectivamente, el prestigio de Navantia y el obscuro interés militar en vender armas.

Programas de Helicópteros:

Los quieren para «reequipar los BAM», es decir, para dotar de armamento de ataque a unos buques que tienen como principal misión desplazarse a miles de kilómetros en labores de agresión, un rama por ello ofensiva igualmente y que no tiene nada que ver con una labor defensiva, sino con la política de acompañamiento al militarismo de la U.E. y la OTAN.

Veamos la explicación del artículo:

En referencia al programa LHD (Landing Helicopter Dock), que dio como resultado el polivalente navío Juan Carlos I, que durante un reciente ejercicio operó con un MV-22B de los Marines de Estados Unidos a bordo, la División de Planes nos manifiesta que está finalizado, lo cual confirma que no está entre las prioridades la ejecución de un segundo buque de esta clase. El presente más inmediato en el reequipamiento de la Armada está en la construcción de más BAM. La primera serie de 4 está finalizada y el Consejo de Ministros aprobó el 1 de agosto pasado la extensión de esta serie con 2 unidades más, cuyo proceso de obtención ya ha comenzado y serán construidos por Navantia, cifrando la operación en 333,4 millones de euros. Ambos serán patrulleros, idénticos a los que ya están en servicio. Uno se hará en Puerto Real (Cádiz) y el otro en Ferrol (La Coruña).

Segunda serie de los BAM;

Para explicar qué es un BAM acudimos a Wikipedia

El BAM es concebido como un buque que debía permitir una máxima eficiencia en la logística y una optimización de los recursos humanos para llevar a cabo misiones de control del mar en escenarios de baja intensidad, con capacidad de disuasión y reacción ante amenazas convencionales de pequeña calado, todo ello especialmente en escenarios oceánicos o alejados del territorio nacional.

Buques pensados para «escenarios oceánicos o alejados del territorio nacional: nada más que explicar.

Fragatas F-110

El mismo artículo que comentamos explica este sistema de armas:

La F-110 nace con el concepto de ser un escolta polivalente, equilibrado en todas las guerras, en el que se potencian algunos aspectos, para balancear las capacidades de la Armada. Estará especialmente diseñada para operar en el entorno  litoral y adaptarse a los cometidos que se le asignen. La adaptabilidad a los cometidos la obtiene mediante su espacio multimisión, que permite el embarque de capacidades modulares (personal y material asociado) para potenciar bien las capacidades básicas inherentes a un escolta multipropósito o proporcionarle otras nuevas: guerra naval especial, vehículos no tripulados, apoyo a operaciones MCM (Medios Contra Minas), etc. Otro aspecto novedoso será su mástil integrado. Potenciando la participación de la industria de defensa (Navantia, Indra, etc.) será tecnológicamente muy avanzado, incorporando en ese mástil principal los radares, sistemas de comunicaciones, optrónicos y de guerra electrónica, buscando sinergias entre ellos, reduciendo la firma radar del buque y facilitando el mantenimiento

¿Para qué valen entonces los nuevos armamentos de la armada?

Es evidente: se ha desplazado la idea de defensa tradicional, entendida como defensa frente a agresiones exteriores de posibles «invasores» (que ya no hay) a la de «fronteras avanzadas» y «prevención» entendida como una geopolítica militar  del bloque occidental (donde estamos integrados), basada en imponer un orden mundial a nuestro favor y controlar militarmente otras zonas del planeta donde nuestras políticas generan inestabilidad (que usamos en nuestro beneficio) para que ésta no nos salpique. Esta «prevención» la hacemos en alianza con otros estados canallas dentro del marco de la OTAN y de las operaciones militares de la UE.

Las nuevas armas responden a esta construcción y son las que se usan para imponer este régimen militarista y agresivo. Claro que esto, dicho a lo bruto, esto no aparece ni en los artículos militares ni en las declaraciones institucionales, que usan palabras más embaucadoras.

Colaboración con la industria

Comentemos el último elemento destacable de la noticia que estamos explicando: la comunión de intereses entre el ejército y la industria militar que exporta armas a troche y moche. Lo dice así

La Armada mantiene una estrecha colaboración y relación histórica con la industria de defensa del sector naval, por considerarlo un sector estratégico para la defensa nacional. Identificadas las necesidades que permiten proporcionar diferentes capacidades, se fomentan las actividades de investigación, desarrollo e innovación necesarias para que la Marina y las empresas se mantengan actualizadas tecnológicamente, requisito indispensable para preservar las capacidades del futuro. Existe, por lo tanto, una relación estrecha y fluida de lealtad y transparencia con todos los actores que participan en el proceso de obtención de nuevas unidades. Asimismo, la participación de la industria de defensa nacional en los programas más avanzados de la Armada le proporciona una capacitación tecnológica esencial para su competitividad.

Todo un escenario preocupante que invita a exigir una auditoría completa a la política de venta de armas y una verdadera asunción de la soberanía en esta materia por parte de la ciudadanía, pues no está claro que ésta quiera un ejército agresor.

Share

¿Para qué se usan las armas que vende España?

L1000202

Cau Napoli Collettivo Autorganizzato Universitario di Napoli

 

Fuente: huffingtonpost

Nos informa este simpático medio que según el informe de la Secretaria de Estado de Comercio, España vendió material militar por valor de 1.378,5 millones de euros.

En realidad no es una noticia nueva, pero sí pone el énfasis en algunos aspectos que nos permiten preguntarnos, sobre todo a raíz de la actualidad más rabiosa, por los países a los que vendemos armas.

Recordemos que la retórica de nuestro simplón ministro del ramo dice que nuestro negocio es inocuo, pero no inicuo. En cambio, vista la distribución de dicha venta, nosotros nos atrevemos a decir todo lo contrario: de neutro el negocio no tiene nada y de justo tampoco.

La supuesta neutralidad de nuestra venta de armas

El 53% de lo vendido en este semestre fue a los países de la OTAN, principalmente a Francia, Reino Unido, Alemania e Italia. Sobre todo aviones militares. ¿Y qué organización mundial está actualmente empeñada en la vigilancia militar del espacio limítrofe con Rusia en lo que parece una actualización de la Guerra Fría?. Y una segunda pregunta inquietante: ¿Qué países están en la actualidad protagonizando una sostenida lucha militar en la periferia? ¿Francia en Centro-África y el Golfo de Guinea? ¿Está, a lo mejor, Reino Unido participando en las operaciones militares en Siria, Afganistán, etc.?¿Alemania, no ha reabierto el debate sobre su mayor implicación militar en el mundo; no suministra armas a los kurdos; no es responsable de una región militar en Afganistán?  E Italia ¿es quien no participa en las operaciones militares en curso  en Sudán del Sur, Mali, Níger o  el Congo; no emplea su ejército para la represión de la inmigración?

De modo que la neutralidad de vender armamento a los países OTAN y UE es cuando menos muy cuestionable.

Pero, ¿qué no decir de gran parte de los países clientes de España?  Por ejemplo, los principales:  Arabia Saudí (tristemente protagonista de una operación militar en estos días contra un país vecino), Indonesia (cuyo nivel de represión es indudable), Omán o Egipto (embargados en una reacción autoritaria contra las revueltas democratizadoras de la primavera árabe) o Sudán del Sur (en guerra).

Se ve que apostamos sobre todo por los países con alta codicia de armas para ser de facto y de inmediato usadas contra otros, de forma que de neutralidad nada, más bien parcialidad, venta de armas pro guerra, política intervencionista y de muy descarada visión.

Y si seguimos por el capítulo de la venta de material antidisturbios, especialmente pensado para la represión interna, veremos clientes que nos evitan cualquier comentario. Nos dice la noticia que:

Las exportaciones de material antidisturbios subieron en un 125% (de 2,8 millones en 2013 a 6,3 millones en 2014). Los principales destinos fueron Bolivia (2,8 millones, 45,4%), Túnez (2,8 millones, 44,5%) y Venezuela (637.072 euros, 10,1%).

Al margen del conflicto venezolano, que por excesiva (e interesadamente) repetido en los medios de comunicación, contamos con que en Bolivia existe una constante y gradual represión hacia pueblos originarios en lucha contra la colaboración gubernamental con petroleras, madereras y explotación de otros recursos, que protagonizó grandes titulares en 2013 por la movilización campesina, y cuya lucha continua. Igualmente en Túnez, donde tras el proceso de democratización, y a pesar de la venta mediática de la democracia tunecina amenazada por el islamismo, se ha desatado también un represión gradual contra las fuerzas críticas y desencadenantes de Primavera Árabe, con la detención de blogueros y movimientos críticos con el autoritarismo heredado de la situación anterior.

Tampoco parece que haya mucha neutralidad en la venta de material antirepresivo a los ansiosos clientes predispuestos a utilizar su eficacia contra las costillas de sus maltrechos ciudadanos.

 La injusticia de nuestra venta de armas

Pero si, como decimos, la venta de armas no es neutra, tampoco es justa. Y ello porque, como acabamos de comprobar, el gobierno Español autoriza ventas de armas que se alinean en una política de dominación y de apoyo a las más pésimas pretensiones del reparto geopolítico del tablero mundial.

Se venden armas para ser usadas en los escenarios donde al Occidente al que España presta su fe a pies juntillas se juega sus preferencias. Se vende para ayudar a mantener conflictos en un estado que fragmenta las posibilidades de paz justa. Se vende para que otros hagan nuestro trabajo sucio en nuestro nombre. Se vende porque interesa mantener un status quo donde la inestabilidad de los conflictos bélicos y la guerra de unos contra otros beneficia la posición dominante de Occidente. Se vende porque está en juego un cúmulo de intereses económicos (control de materias primas como es el caso de la frontera con Ucrania, Centro-África, Oriente Medio y el complicado tablero arábigo) o porque está en juego una geopolítica de debilitar a otros, o porque está en juego el obsceno interés de multinacionales españolas.

De modo que la venta de armas españolas tiene más de una finalidad: gana con el propio negocio y el propio negocio desencadena la pérdida de otros en beneficio de los intereses de dominación del bloque donde estamos, realimentando así la espiral de la lógica militarista.

Share

Las misiones militares internacionales de España con la U.E. en 2015

Imagen de freshwater 2006

Ahora que empieza el año pensamos que es buena época para repasar en qué misiones internacionales vamos a estar activos.  Comenzamos con las que llevamos a cabo con la Unión Europea.

La militarización de la Unión Europea no es muy conocida y se lleva de manera callada pero constantemente al alza.  Algunos datos generales que nos pueden interesar son los siguientes:

  • Entre todos los países de la U.E. hay 2.297.151 militares.
  • Además, existen 674.419 fuerzas de carácter paramilitar (Guardia Civil, Gendarmería francesa, Carabineros italianos, …)
  • Por último hay un total de 3.336.691 reservistas.
  • El total, por lo tanto, de militares en la U.E. es de 6.308.261 personas.
  • El Gasto Militar es de 200.038 millones de €.
  • El complejo militar industrial, también, es muy potente y se venden armas anualmente por valor de 115.621 millones de dólares.

En lo que tiene que ver con las misiones militares, el listado, en los últimos tiempos, es muy amplio.  Se pueden contar 17 intervenciones:

  • EUFOR ALTHEA en Bosnia-Herzegovina
  • EUPOL COPPS Palestina
  • EUBRAM RAFAH en Palestina
  • EULEX en Kosovo
  • EUMM en Georgia
  • EUPOL en Afganistán
  • EUBAM en Libia
  • EUJUST LEX en Irak
  • EUTM en Mali
  • EUCAP SAHEL en Níger
  • EUAVSEC en Sudán del Sur
  • EUCAP NESTOR en Yibuti
  • EU NAVFOR Atalanta en el Índico
  • EUTM en Somalia
  • EUSEC en República Democrática del Congo
  • EUPOL en República Democrática del Congo
  • EUFOR en República Centroafricana.

En lo que nos afecta, España participa en las siguientes 6:

  • EUFOR ALTHEA en Bosnia-Herzegovina.  Con un gasto en 2014 de 1.359.990’98 € y 9 militares desplegados.  Cada militar nos salió a 151.110,1 € en 2014.
  • EUTM en Mali con un gasto en 2014 de 39.081.294’13 € y un despliegue de 122 militares españoles.  Es decir, 320.338,4 € por militar.
  • EUCAP NESTOR en Yibuti y Tanzania y Seychelles.  No sabemos cuánto ha costado en 2014, pero ha habido un oficial de enlace (nuevo) en Tanzania y 2 oficiales en Yibuti más 5 civiles.  Además, hay un suboficial de la Guardia Civil en Seychelles.
  • EUTM en Somalia con un gasto en 2014 de 1.883.251’62 € y 14 militares españoles desplegados.  Con 134.517,9 € por militar.
  • EU NAVFOR Atalanta en el Índico con un gasto de 104.395.772’76 € en 2014 y un despliegue de 128 militares españoles.  815.591,9 € por militar.
  • EUFOR en República Centroafricana con un gasto en 2014 de 35.471.896’23 € y un despliegue de 114 militares españoles.  Con 311.156,9 € por militar.

 El total de las 6 misiones militares de la Unión Europea en las que participa España da un gasto en 2014 de 182.192.205’72 € y hemos desplazado en ellas un total de 396 personas.  Es decir, nos costó en 2014 460.081’32 € cada militar desplazado.

Si lo comparamos con los gastos generales de las misiones españolas en el exterior, nos daremos cuenta de que el gasto en las misiones militares en la U.E. es muy superior a la media, que fijábamos en 149.526’5 € por soldado en 2014.  ¿A qué se debe que las misiones militares de la U.E. sean tan caras para España?

Además de las consecuencias políticas internacionales (somos considerados enemigos internacionales por un número de países cada vez mayor, militarizamos los conflictos internacionales, optamos, casi en exclusiva por el tratamiento violento de los conflictos y conseguimos con ello que se perpetúen) e internas (los gastos que se dedican a las misiones militares no son dedicados a cooperación al desarrollo y a conseguir los Objetivos del Milenio) que supone intervenir militarmente en un país, es de destacar que en estos asuntos no reparamos en gastos.

Desde un punto de vista del gasto, la misión que más lastra el gasto español en las intervenciones militares en la U.E. ha sido la de EUV NAVFOR Atalanta en el Índico, donde el gasto se dispara a  815.591,9 € por militar y un total de 104.395.772’76 € en 2014 para un despliegue de 128 militares españoles.  En este caso la media de gasto se multiplica por 1’77.

Realmente, el Ministerio de Defensa pasa información de las misiones militares un par de veces al año en sendas comparecencias en la Comisión de Defensa del Congreso.  Sin embargo, pensamos que hay varios aspectos que se podrían mejorar en dichas informaciones y el interés del Ministerio de Defensa por la transparencia y la democratización parlamentaria de las decisiones en Defensa:

  1. Las informaciones se deben entregar a los diputados con, al menos, 15 días, de antelación para que tengan tiempo de preparar sus intervenciones, críticas, propuestas y puedan hacer las gestiones necesarias para corroborar dichas informaciones.
  2. Se debe incluir la información económica de todas las misiones.  En esta última comparecencia faltaban los datos de gastos de EUROCAP Néstor en Yibuti y de la misión de Eufor Althea en Bosnia-Herzegovina de la UE,  además de los de Alfa-Mike en Senegal y Mali, Alfa-Charlie en Gabón y República Centroafricana, la misión de Adiestramiento en Kosovo.  Demasiadas imprecisiones, como se ve.
  3. Se deberían detallar los gastos con mayor exactitud, detallando los capítulos de cada gasto:  cuánto va destinado a preparación de cada misión, cuánto a logística, cuánto a desarrollar cada misión en concreto, etc.
  4. Se debería informar clara y detalladamente de los objetivos de cada misión, cuáles son los intereses españoles, europeos, etc., afectados, identificando enemigos, metodologías de actuación y políticas concretas, también en el ámbito civil.
  5. Se deberían establecer y publicar unos criterios de evaluación concretos y semestrales para cada una de las misiones.  Deberían estar basados en la prioridades anuales para cada misión.  Sin ellos el debate parlamentario no deja de ser un monólogo del Ministro de Defensa y una retahíla de quejas por parte de los parlamentarios.
  6. Se debería informar y se deberían debatir semestralmente, con las informaciones necesarias, los criterios de evaluación de cada una de las misiones.
  7. El Ministerio de Defensa debería atenerse a lo decidido en las votaciones parlamentarias de lo anterior.
  8. Además, debería haber en la Comisión de Defensa, con carácter anual, un debate, distinto a las comparecencias del Ministro para informar sobre las misiones militares, en el que se planteasen los criterios y posibilidades de políticas alternativas de carácter civil y noviolento a estas intervenciones.
Share

Europa promueve el militarismo por medio de las actividades de la Agencia Europea de Defensa

Mi hija + + + en + Eda a + skateboard ... Eda + kaykayc% C4% B1 ... 18 + meses + viejos ...

José Luis Celada Euba

Fuente: Europa Press

En la pasada campaña electoral para el parlamento europeo ya alertamos de la creciente militarización «soterrada» de la política europea y del papel que en la misma jugaban varias instituciones europeas a las que nadie hacía caso, como la Agencia Europea de Defensa.

A la Agencia Europea de Defensa le tiene Europa encomendado un papel proactivo en la militarización regional, pero que sepamos, nadie se dedica en el Parlamento Europeo o en cualquier otra instancia a controlar esta agencia y, menos aún, a cuestionar sus actividades.

Hasta ahora se nos decía que era más bien un instrumento retórico y sin contenido, pero en 2012 ya dedicamos una entrada de este blog a alertar de los peligros de la Agencia Europea de Defensa, y en este mes es la segunda vez que hablamos de esta agencia: la primera, hace unos días, para contar que había adquirido municiones para pertrechar a los ejércitos de algunos países y que en una segunda remesa adquiriría más material para el resto de países.

Ahora volvemos a la Agencia Europea de Defensa, esta vez para informar de la aplicación «Equip» que la Agencia Europea de Defensa acaba de lanzar a la red para «facilitar a los estados miembros la venta o transferencia de armamentos o equipos militares

la idea está pensada, sobre todo, para revender el material que dejará de usarse en Afganistán e Irak, después de las desastrosas campañas intervencionistas, pero el equipo servirá para otro tipo de negocios a largo plazo.

Como se ve, un nuevo intento de remilitarización europeo.

Share

España, desplegada por el Golfo de Guinea.

África% 2C 1925

Gabriel

Según informaciones del gabinete de prensa del Ministerio de Defensa, el Ministro de Defensa «ha visitado a las tropas españolas desplegadas en África» en un viaje de varios días de duración, que le ha llevado a visitar tropas españolas en:

  • República Centroafricana, donde mantiene un contingente de más de 100 militares y guardiaciviles, dando apoyo logístico a los militares desplegados por Francia.en la guerra de dicha república y dentro del contingente de la U.E.
  • Gabón, donde España mantiene el destacamento «Mamba» con más de 50 efectivos, de que se encuentran en este país desde 23 de marzo.
  • Mali, donde mantiene otro contingente dando apoyo y formación militar al ejército maliense.
  • Senegal, donde igualmente mantenemos otro contingente militar en apoyo al contingente de Mali.

Es curioso, y cabe preguntarse, qué hace España desplegando soldados en Gabón o en Senegal, países oficialmente no inmersos en conflicto alguno. Según la información del Ministerio de Defensa, están en dichos lugares en apoyo a las misiones de República Centroafricana y Mali, donde España mantiene soldados desplegados, con autorización del Parlamento, y en apoyo del ejército intervencionista francés y de la coalición de la no menos intervencionista UE en Centro-África

Ahora bien, si observamos la posición en el mapa de estos cuatro países, veremos una extraña coincidencia entre la idea de posicionar a España en la «frontera avanzada» de Centroáfrica (Sahell, golfo de guinea) y la coincidencia de mantener ya tropas en estos países.

Las informaciones vertidas por el Ministerio de Defensa nos sugieren otras preguntas más. Aparentemente, la misión de Gabón ha transportado a más de 900 personas. ¿civiles, tropas, extranjeros…? No se sabe. Igual ocurre con la de Senegal, donde los aviones militares españoles han transportado 4.000 personas. ¿Qué tipo de transportes hace el ejército de España en Gabón y Senegal?

Sería legítimo preguntarnos, a falta de mejor información, si no estaremos transportando ejércitos de un lado para otro.

Por otra parte, las misiones militares españolas en África van más allá de las que informa el ministerio en la nota que comentamos, pues mantenemos tropas además en

Si, además, miramos los países con los que España mantiene cooperación militar encontramos que España mantiene cooperación militar estrecha con

Y ¿qué ocurriría si nos pusiéramos a mirar a quién vendemos armas en África?

Si hacemos un repaso al mapa africano, veremos que España ha posicionado tropas en la franja de centro áfrica, donde además ya participa de algunas misiones militares y de «inteligencia militar». Además. colabora militarmente con algunos de los países de la región. Todo ello aparece como altamente preocupante y delata, una vez más, el cada vez más importante componente intervencionista y militarista de la política de defensa y exterior de España.

 

Share

Tropas españolas en «nuestra» frontera avanzada

EF-18%2B

Por Nacho

Fuente: ABC

El Ministro Pedro Morenés, antes de acudir a los fastos de nombramiento del nuevo capitán general del ejército y de la entronización de dicho capitán general como rey del reino de España, acudió el domingo 15 de junio a visitar a las tropas españolas en «República Centroafricana», donde España interviene militarmente desde hace 50 días.

Con esta, ya son 70 las operaciones militares en la que ha participado España, sin que nadie levante el dedo ni se pregunte si con tanta operación militar no será nuestro ejército uno de los más proactivos ejércitos intervencionistas del globo.

«Vuestra presencia en esta misión honra a España y a las Fuerzas Armadas … Tenemos una misión que cumplir. También responsabilidad por la seguridad de cada uno y la de los compañeros. Aquí está lo mejor de España y les deseo éxito en la misión». ha dicho Morenés. Ya ven ustedes: la honra de España está en que nuestra soldadesca se meta en una guerra a repartir parafina pretoriana, pues es en lo militar donde en la mentalidad estrecha de este ministro girapuertas está lo mejor de España, y no en la ciencia, en la cooperación, en la solidaridad, en la sanidad, ni en ninguna de las cosas por las que los pueblos progresan. Es nuestro sino, rendir tributo a la brutalidad y a la violencia y aprovecharnos de sus resultados.

Pero podemos preguntarnos ¿Qué es lo que se nos ha perdido en República Centroafricana?

Según la publicidad engañosa a la que nos tienen acostumbrados los discursos del etnocentrismo dominante, estamos para que luzca la paz, para mediar y civilizar un conflicto civil y religioso entre selekas (musulmanes) y antibalakas (crisitanos), los cuales dicen, entre que son africanos y negros, se matan y rematan brutalmente, como corresponde a su condición de tercermundistas e incivilizados.

Nada como leer el ABC, prodigio de la modernidad y civilización primermundista, para comprobar este tipo de lecturas baratas y carcas.

Ahora bien, cabe otra explicación, que es la obvia, y que tiene que ver con la estrategia de dominación en la que anda metida la Unión Europea y otros actores internacionales, y con los recursos de la región.

En el caso español, contamos además con una estrategia militar implementada en los documentos de planeamiento militar, y concretamente en el llamado «estrategia de seguridad nacional» que avala el uso del ejército en lugares lejanos como Centroáfrica: la llamada «frontera avanzada española», un término que viene a decir que la frontera para nuestra seguridad (que justifica el despliegue de tropas e inteligencia militar organizadas entre otras cosas) son el Golfo de Guinea, Mauritania, Centroáfrica o el punto del continente africano que al ejército le parezca bien.

La idea de que poseemos un área de influencia que justifica la «frontera de seguridad avanzada» a más de mil kilómetros del territorio del estado español, ya la denunciamos en otro artículo con pelos y señales.

Fíjense bien: tenemos un área de influencia que legitima la intervención militar situada en Centroáfrica, y nosotros tan tranquilos. De ahí el ejército español actuando en esa zona y el ministro visitando a este ariete.

Por cierto ¿A qué huele esa idea de la frontera avanzada? ¿No les suena al gran área alemana de los años treinta o al área de influencia yanki que ha justificado su militarismo imperialista de siempre? ¿Nosotros también jugamos con estas ideas rancias?

¿Quieren ver hasta qué punto se toman en serio esta dimensión militar de las fronteras avanzadas en el ejército? Mediten las declaraciones del Ministro de Defensa al diario ABC:

Cualquier operación que pueda poner coto a ese movimiento desestabilizador por antonomasia cuenta con el apoyo y contará con la participación de España

Ya ven, cualquier acción. Todo vale.

Y lo peor, es que estos juegos tan poco inocentes no sólo perjudican a otros pueblos y nos convierten en un verdadero e insoportable país canalla, sino que pagamos alegremente este capricho para mayor enriquecimiento de nuestra élite extractiva.

Casi nada.

Share

Elecciones Europeas 2014: las posiciones críticas en el tema de la Defensa (IV)

Imagen de Rafel Edwards

En el sector crítico de la sociedad con la actual política militarista de defensa habría que englobar a tres partidos políticos:  IU, Equo y Podemos.  Sus críticas, muy loables y necesarias, tienen que ver con el militarismo y la resolución violenta de los conflictos internacionales, también con el comercio de armas y su producción, además, de con la OTAN.  Sus propuestas hablan de reducir el gasto militar.

En nuestra opinión, además de la crítica hay que valorar si estos programas presentan propuestas alternativas a la política de defensa actual.  Para ello habría que basarse en, al menos, cuatro grandes ejes:

  • ¿Qué queremos defender?  Aquí sería importante abogar por el concepto de Seguridad Humana como alternativa total al concepto de defensa militar.
  • ¿Cómo defendernos?  Habría que optar por las defensas noviolentas y basadas en la participación ciudadana en los movimientos de base yhorizontales como alternativa a las políticas violentas y militaristas actuales.
  • ¿Quién toma las decisiones en materia de defensa?  La opción alternativa fomentaría la participación ciudadana y la divulgación de esta política en la sociedad como única manera de conseguir una política de defensa no elitista como en la actualidad.
  • ¿Cómo se pasa de la sociedad actual dominada por la política militarista y violenta a otra que se base en la cooperación y la noviolencia?  En nuestra opinión sería muy valorable la presencia de un plan detallado, pormenorizado con actuaciones concretas y con una temporalización clara.  Es lo que nosotros en muchos otros artículos hemos llamado transarme y que, penosamente, ningún partido político recoge en sus propuestas.

Imagen de tietarteve.com

IZQUIERDA UNIDA.

El programa de IU le da relevancia al tema de la Defensa.  IU parte de un análisis de la realidad actual que se basa en explicar que tanto el capitalismo como el imperialismo provocan la actual crisis global, y que ésta se manifiesta en crisis de la democracia, en no consecución de los Objetivos del Milenio, en aumento del gasto en armamento y en aumento de las guerras.

Ante esta situación propone dos grandes líneas de acción: el fomento de foros democráticos internacionales para resolver los problemas mundiales y la construcción de agendas comunes de actuación alternativa.

El enfoque de IU supera el estrictamente militar y lo amplia hacia el concepto de Seguridad Humana, que no explican, pero que tiñe sus propuestas y análisis de los problemas y soluciones.  Por ejemplo, priorizan el cumplimiento de los Objetivos del Milenio como uno de los aspectos a trabajar y para ello proponen dos vías de financiación: el ahorro en gasto armamentístico y el impuesto de transferencias a la banca.  También proponen la consecución a nivel europeo del 0’7 % para cooperación y que la política de cooperación al desarrollo sea una política pública.

Otra característica del programa electoral de IU es que buscan dar alternativas y, además, intentan concretarlas.

La paz, el desarme y la cooperación son las grandes líneas en la parte de exteriores que tiene que ver con la PESC.

En la parte más estrictamente militar, denuncian que el concepto estratégico de la OTAN es intervencionista y sitúa a la propia OTAN como una amenaza, para acabar proponiendo su disolución.

Por otro lado, también son claros en el no a las bases militares de Estados Unidos en España, principalmente críticos con la de Morón por albergar el Escudo Antimisiles.

Otras propuestas suyas son:

  •         Desnuclearización.
  •         Convención internacional de Desarme.
  •         Desaparición de las armas de destrucción masiva.
  •         Disminución de la industria militar hasta un punto 0.
  •         Mayor rigor en el código de exportación de armas.
  •         Prevención diplomática de conflictos.
  •         Renuncia a la guerra.
  •         Disminución de los presupuestos militares.
  •         Reconversión de la industria militar a uso civil.
  •         Destinar infraestructuras militares a usos civiles.

En general IU se acerca a uno de los dos aspectos de las politicas que buscan un cambio de modelo de defensa: quitar poder a lo militar, y anuncian algunas de las medidas que inician un planteamiento de transarme.

No llegan a enunciar la idea de un cambio gradual de transarme hacia un modelo alternativo de seguridad basada en la seguridad humana, pero sus medidas pueden predisponer a ese cambio.

 

Imagen de gaiaespana.com

EQUO.

Al igual que los restantes grupos críticos con el modelo militar vigente, Equo sitúa sus propuestas sobre el militarismo en el desarrollo de la política exterior de la UE. Dos son los apartados de su programa que tienen que ver con la materia de la seguridad:

  • El primero, que propone la actoría de la UE como un actor multilateral que apoye una gobernanza mundial desde la defensa de los derechos humanos, las libertades, los derechos básicos y la “seguridad humana”, en lugar de la defensa militar tradicional.

Se define en este primer bloque la idea de seguridad humana como idea rectora de las políticas internacionales y de seguridad. No sólo se define, sino que se añade que esta seguridad humana lo es “en lugar de la defensa militar tradicional vinculada a la defensa del territorio”.

Tal vez la frase es equívoca porque no se alcanza a ver si la seguridad humana definida es compatible  con una defensa militar “no tradicional” o busca su gradual pero firme desaparición.

Afirman que para lograr todo esto pretenden que el Parlamento Europeo sea supervisor de la política de seguridad y defensa y que el Alto Representante amplíe las competencias de esta política común.

Añade que esta política exterior de la UE se oriente a la defensa la justicia universal, la solidaridad, la paz y la defensa de los bienes comunes globales, lo cual es reiterativo con lo propuesto más arriba.

Aspiran a que la UE lidere la reforma democrática de la ONU.  Y proponen la creación de sistemas de alerta rápida para la violación de derechos humanos y la potenciación de los mecanismos internacionales de lucha  contra las violaciones de éstos.

  • El segundo de los bloques de propuestas se encuadran en la actuación del a UE ante los conflictos armados y las crisis internacionales.

Su cuadro de medidas es diverso:

– Propone en primer lugar que la política ante estas materias se base en la cooperación, la prevención de conflictos y su resolución noviolenta, bajo la premisa de la seguridad humana (la segunda vez que el programa de Equo menciona este término) y en el horizonte de construir unas relaciones internacionales pacíficas.

– A su vez afirman la necesidad de favorecer la transición colectiva hacia la desmilitarización a nivel mundial y la eliminación progresiva de las armas (fabricación y venta).  Imaginamos que bajo la idea de desmilitarización colectiva se quiere decir la desmilitarización conjunta de la comunidad internacional, en la opinión de que ésta se tiene que dar en todos los países simultaneamente, lo cual es discutible cuando se pretende provocar una dinámica que fuerce una efectiva desmilitarización de la defensa, que ha de empezar por algún lugar.

– Propone crear un Centro para la resolución de conflictos vinculado a la OSCE.

– Propone que la UE ponga en marcha planes específicos para que el abordaje de los conflictos se haga preferentemente desde las entidades y ONGD locales, remarcando una vez más la más que cuestionable solución a los conflictos que aporta la alternativa militar e intervencionista.

De forma incoherente con la idea de cooperación entre los pueblos y de solidaridad que incorpora la idea de tránsito hacia una alternativa noviolenta de defensa, apoyan la creación de cuerpos civiles de paz, lo que abunda en la idea intervencionista, incompatible con el modelo de defensa noviolento y nos devuelve a la óptica militarista que en otros lugares del programa se ve que se quiere abandonar.

Propone reducir el gasto militar de cada estado y la creación de un único ejército europeo mucho más reducido e independiente de la OTAN. Igualmente, sin explicación de un proceso gradual, ésta línea es incoherente con la propuesta de un proceso gradual de desmilitarización anunciado (no definido) antes.

Propone también la reconversión del sector armamentístico europeo hacia sectores que creen riqueza social y ecólogica y por una transición a medio plazo que conlleve la desaparición de cualquier ejército del seno de Europa.

– Proponen sanciones a las empresas que se lucran con recursos naturales de zonas en conflicto.

– Mientras se llega a estos objetivos, demanda el cumplimiento de la Directiva 944/2008 del Consejo, así como del Tratado de Comercio de Armas, aprobado por la Asamblea General de Naciones Unidas, que recogen, entre otros, el seguimiento y control del material al país destino y la transparencia de la información sobre las transacciones realizadas.

En resumen, la propuesta de Equo vive en la tensión entre la idea, que empieza a esbozarse, de una transición hacia un modelo de seguridad alternativo basado en la idea de seguridad humana y de marcado carácter noviolento, por medio de un proceso de tránsito gradual, y la apuesta, aún, por algunos de los tics del modelo militarista, basados en el intervencionismo, la legitimación del uso de una fuerza militar más reducida, la idea de desarme compartido que ha conllevado las políticas de desarme oficiales (que nunca han conseguido hacer del desarme una realidad material, sino una mera táctica de ventajismo de los respectivos militarismos)

Imagen de elfaradio.com

PODEMOS.

Podemos construye su programa electoral alrededor de seis conceptos:

  •         Recuperar la economía,
  •         Conquistar la libertad,
  •         Conquistar la igualdad,
  •         Recuperar la fraternidad,
  •         Conquistar la soberanía,
  •         Recuperar la tierra.

Todos ellos seguidos de la idea clave para este partido:  construir la democracia.

En lo que se refiere a lo militar, le da una relevancia escasa y muestra una apuesta por un ejército menos ofensivo y más favorable a la paz, si bien apuesta por una linea de intervencionismo por medio de cuerpos civiles.

La imprecisión de su programa en cuanto a la fundamentación de sus propuestas en materia de política militar no nos permite saber si aspiran a una supresión alternativa del modelo de defensa militar, o a la construcción de un ejército neutral, respetuoso y democrático, pero imbuido del paradigma militar de la defensa.

Propone una serie de medidas críticas con el modelo de defensa vigente:

1.- La reducción del presupuesto destinado a gasto  militar y el trasvase de lo reducido a investigación básica

2. La reconducción de la política internacional europea en favor de la paz y contra la guerra.

3.- Promoción de sanciones activas a entidades e instituciones con gobiernos o parlamentos que no defienden los derechos humanos.

4.- Impulsar una comisión de desarme en el seno de la UE

Además, bajo el epígrafe “defender la paz” sitúan otra serie de medidas, algunas redundantes con las planteadas anteriormente:

Referéndum vinculante sobre la salida de España de la OTAN.

Rechazo de las intervenciones militares en la resolución de conflictos internacionales.

Desmantelamiento de las bases militares extranjeras en terceros países.

– Impulso de las relaciones solidarias entre los pueblos.

– Papel comprometido de la UE en la paz mundial y creación de un Servicio Civil de Paz cuya  actuación quede circunscrita al ámbito de la interposición y que sustituya a las intervenciones armadas.

–  Promoción de nuevos tratados de desarme.

En resumen, Podemos se muestra crítico con el actual modelo de defensa, pero sus propuestas no dejan leer qué alternativa, si la hay, proponen en lo global y en las políticas a desarrollar. No sabemos si apuestan por un ejército no ofensivo y más asumible o si buscan la superación del modelo militar de seguridad, basado en la idea de ejércitos. Por otra parte, apuestan por un intervencionismo de rostro humano, por medio de cuerpos civiles de paz, que vuelve a participar de la idea intervencionista del modelo militar de defensa.

 

 

 

 

Share
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed