Tag Archive for Cultura de defensa

Gasto en Defensa per capita

Fuente:  Datos macro.

Las estadísticas son fuentes de datos.  Y estos datos han de hacernos reflexionar.

Sin embargo, los datos que nos ofrecen las estadísticas pueden estar sesgados por intereses, en este caso nacionales, para ocultar parte del gasto militar propio a los sufridos contribuyentes.  Lo decimos porque según los datos de Datos Macro España ocupa el puesto 34 con un gasto de 291 € per capita en 2016 y, sin embargo, según nuestros datos habría gastado 438’9 € per capita en 2016 (así, estaríamos en el puesto 23, lo cual nos parece algo más sincero, pero no tanto).

La estadística que comentamos es la siguiente:

Israel1.902
Emiratos Árabes Unidos1.888
Omán1.859
Arabia Saudí1.782
Estados Unidos1.709
Singapur1.605
Kuwait1.213
Noruega1.038
Baréin996
Australia903
Brunéi861
Catar825
Francia753
Reino Unido673
Corea del Sur649
Dinamarca556
Finlandia537
Suiza512
Holanda496
Suecia488

Los cuatro primeros países tienen que ver con los conflictos en Oriente Medio.  Al igual que el 7º, 9º, 11º y 12º.  Esto nos hace fácil saber dónde se van a producir las guerras en el próximo lustro.

El quinto es el imperio militar, USA.  Cómo no.

El 8º y el 10º también llaman la atención, Noruega, la nórdica y tranquila, y Australia, la pacífica y aislada.  Quizá no lo sean tanto y sea sólo la lejanía la que nos impone el desconocimiento.

También podemos ver la estadística en sentido inverso:

Costa Rica0 €
Haití0€
Panamá0 €
Somalia0 €
Liberia2 €
Madagascar2 €
Malaui2 €
Uzbekistán2 €
Laos3 €
Mozambique4 €

Aquí los datos también son muy relativos:  Somalia está lastrada por una guerra civil desde 2009, Liberia también la ha sufrido desde hace muchos años, Haití no invierte ni en Defensa ni en nada, tras el huracán, …

A Afganistán le sitúan en el puesto 12º, con un gasto per capita de 5 € en 2016, pero todos sabemos que en Afganistán no sólo se libra una guerra, sino que se libran varias.

Share

Guns Black Friday: récord de venta de armas en el Black Friday

Fuente:  El País.

Consumir hasta morir.  Nunca mejor dicho porque hablamos de armas, que no tienen otro uso que el de provocar la muerte.

Hablamos de la unión entre el paroxismo del capitalismo, las compras, y el cáncer del capatialismo, las guerras.

Una de las compras estrella en Estados Unidos este Black Friday (Viernes Negro), ese día de descuentos de vértigo que los americanos han puesto de moda en el resto del mundo, fue la compra de  armas. El FBI recibió hasta 203.086 solicitudes de información de antecedentes, lo que supone un récord histórico de requerimientos en un solo día, según los datos de los investigadores federales avanzados por USA Today, que revelan un incremento de ventas del 10% respecto al año anterior, que también había batido la marca.

Poco importan las recientes matanzas colectivas, poco importa que sea uno de los países con más muertos por armas de fuego, poco importa la violencia generalizada en varios de sus Estados… Poco importa que la política exterior estadounidense se ejecute a fuego, poco importa que todo ello se cobre la vida de miles y miles de personal al año.

Si bajan el precio de las armas, se produce una escalada en el número de ventas.  Nada menos que 203.086 solicitudes en un sólo día para conocer los antecedentes de 203.086 personas que querían comprarse un arma.

Y a ese viernes negro superventas le sucederán lunes, martes, miércoles, jueves, viernes, sábados y domingos rojos.  Y no nos debería sorprender.

La sociedad estadounidense está enferma de muchas cosas.  Una de ellas es de violencia:  aprenden violencia, viven violencia, enseñan violencia, actúan con violencia.  Y ellos mismos se dan miedo.  Tanto miedo que necesitan defenderse de sus vecinos porque los consideran el enemigo, sin darse cuenta de que sus vecinos, razonando con la misma estupidez, también les consideran a ellos, armados hasta los dientes, enemigos.  Tanto miedo que acuden, febriles, a comprar armas para defenderse de las armas que compran sus vecinos para defenderse de ellos.  Un círculo vicioso, una espiral de violencia de la que no se ve el fin:

El miedo a que los llamamientos a mayores restricciones fructifiquen tras esas tragedias lleva a los americanos a hacer acopio. Eso explica también que durante la Administración de Barack Obama, favorable a más controles, las ventas se disparasen. El ejemplo más sintomático corresponde a diciembre de 2013, justo después de la reelección del demócrata, y coincidiendo con la matanza de niños en la escuela de Sandy Hook, en Connecticut. Se compraron unos dos millones de armas, un récord mensual en aquel momento, según el recuento de The New York Times en base a las cifras del FBI.

A España ya ha llegado, y parece que se va a quedar, el Black Friday.  ¿Llegará también el Guns Black Friday?  ¿Haremos algo para evitarlos?

Share

Más militarización cultural gaditana

Por Terry Hassan

Fuente:  La Voz de Cádiz.

Prometía mucho la afirmación del Ex-JEMAD, Almirante General Fernando García Sánchez en las jornadas impulsadas por el Instituto Español de Estudios Estratégicos, con el colaboracionismo acrítico de la Universidad de Cádiz, cuando afirmó rotundo ante los desinformados estudiantes de derecho y criminología del campus de Jerez:

En el mundo de la desinformación y las narrativas precocinadas es fundamental que fomentemos el espíritu crítico…

Pero luego desmereció, cuando, rompiendo con las más mínimas reglas de la lógica, afirmó de forma acrítica y con una narrativa pasmosamente precocinada y propia del mundo de la desinformación que

si consideramos que la seguridad es necesaria, las Fuerzas Armadas también.

Que, para no aburrir a nuestros lectores con disquisiciones que muestren la falsedad del silogismo, es tanto como decir que si la alimentación humana es necesaria, por ejemplo, queda demostrada la necesidad del canibalismo, o de los bollos bien preñados de grasas saturadas, pongamos por caso. Porque, que tengamos una enfermedad no requiere empeorarla con el remedio.

Teniendo en cuenta el carácter de la región, ¿se tomarían los estudiantes a chirigota las afirmaciones del Almirante?, ¿o tomarían apuntes, como en cualquier otra excentricidad más de las que se dicen en las aburridas clases de derecho?

Que seguridad y ejércitos no son equivalentes es algo que las propias Naciones Unidas vienen diciendo desde hace muchos años. Una cosa es la idea de seguridad militar, basada en ejércitos, armas, guerras, etc., y que cada vez “aseguran” menos y “dificultan” más, y otra la Seguridad Humana, que tiene que ver con la garantía de derechos humanos para todos, con estructuras justas, con protección contra el hambre, de la salud, de la educación, del medioambiente, …, como ha señalado en innumerables ocasiones el PNUD y aquí hemos explicado en tantas ocasiones.

Paradójicamente, los ejércitos, que se proclaman como la defensa de la seguridad por excelencia (eso sí, sin ninguna evidencia que confirme su amañada “justificación”, mera petición de principio) han pasado a ser uno de los factores desencadenantes de la mayor inseguridad a escala planetaria.

También lo dice Naciones Unidas, que por si fuera poco, cuenta con una resolución  del año 2011 de su Consejo de Derechos Humanos (Resolución 18/6, el Consejo de Derechos Humanos), por la cual estableció un procedimiento para proponer a la Asamblea General de Naciones Unidas reglas y acuerdos para un orden internacional justo y equitativo; resolución que ha dado lugar a que se proponga por el encargado de esta encomienda, el experto independiente Sr. De Zayas, quitar gasto militar y aplicar las reducciones de éste a políticas de paz y de desarrollo, como medio para conseguir ese orden equitativo y justo, y el aumento de la seguridad humana.

En el informe presentado en 2012 por dicho experto a la Asamblea General de Naciones Unidas, entre otras cosas, se dice

¿Cómo puede evolucionar el orden internacional existente para que sea más democrático y equitativo? Al parecer se necesitan ciertas condiciones, la más importante de las cuales es la paz (Pax optima rerum) en el sentido holístico, una paz que suponga no solo la ausencia de guerra sino también una armonía positiva; la ausencia de violencia estructural, hegemonía cultural, neocolonialismo y discriminación; y la erradicación de la pobreza extrema, como se prevé en los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

y

El gasto militar, la influencia de la industria militar, el comercio abierto y encubierto de armas y la delincuencia organizada internacional, en concreto el tráfico de estupefacientes, el blanqueo de dinero y la corrupción de los funcionarios gubernamentales y los actores no estatales, siguen teniendo consecuencias nocivas para el funcionamiento adecuado de la democracia en muchos países.

o bien

El Experto Independiente cree que es poco probable que se avance en el establecimiento de un orden internacional democrático y equitativo si los gobiernos no representan fielmente a sus electores, si persisten la explotación económica, el colonialismo y el neocolonialismo, y si se siguen ocupando territorios por motivos estratégicos, militares o económicos

para proponer

También podría barajarse la posibilidad de gravar un impuesto especial sobre todas las ventas de aeronaves y navíos militares, misiles de crucero y otras armas. Los avances en las negociaciones sobre desarme siempre son bien acogidos. Las palabras no bastan; el objetivo es encontrar la manera de redirigir los recursos utilizados por los ejércitos y reducir el peligro de que estalle una guerra, al tiempo que se liberan fondos para financiar el desarrollo y el crecimiento inclusivo”

Ya lo ven, la vinculación entre seguridad y ejércitos, tan clara para un señor Almirante General, no es tan evidente para el derecho internacional, para Naciones Unidas, o para el PNUD, por no irnos a buscar más allá de la pura y reconocida oficialidad mundial.

Pero volvamos al caso de la Universidad de Cádiz.

Porque resulta llamativo el servilismo de tantas instituciones gaditanas al militarismo y sus ínfulas. Se le prestan medios, se le hacen parabienes, se recibe a sus próceres con pompa y boato, se apoya a su industria militar, no se exige el pago de impuestos por la ocupación del territorio, ni se promociona una cultura de paz sino la exaltación de lo militar.

Y hablamos de tantas instituciones (instituciones en un sentido lato) que asombra: diputación, ayuntamientos, universidades, sindicatos, medios de comunicación, partidos políticos, instituciones educativas y culturales…

¡Como si en Cádiz la huella del militarismo no supusiera una cadena que ata a la provincia a la dependencia y a la penuria, que lastra su desarrollo y lo vincula a los intereses que defienden los ejércitos!

Deben creer todos ellos el dogma del ejército como algo bueno y sin réplica, esa “verdad” que propaga el militarismo. Lo han debido espiritualizar como cualquier otro preconcepto de nuestra cruel cultura heredada, sin pararse a analizarlo con el espíritu crítico que predicaba, retóricamente, el Almirante General García Sánchez.

De este modo, las instituciones de Cádiz, al servicio del militarismo, contribuyen a lastrar la cultura singular de Cádiz y a someterla a los intereses de los que sueñan en un mundo cuartelario, en botas y trompetas militares y bien de banderitas para gritar a pleno pulmón: ¡A por ellos, oé!

¿Tanta es la presión ambiental que los pacifistas de Cádiz no consiguen hacerse oír?

Share

La opacidad del Ministerio de Defensa en sus gastos publicitarios

Por Alejandro

Fuente:  Confilegal.

El Ministerio de Defensa y sus Organismos Autónomos correspondientes van a estar obligados a facilitar los datos económicos de sus campañas publicitarias porque se lo ha impuesto una sentencia del 22-11-17.

La sentencia en cuestión desautoriza al Ministerio de Defensa y a su pretensión de correr un tupido y turbio velo sobre los gastos de sus campañas publicitarias, algo muy revelador, por lo que parece, de la política informativa tan manipuladora del Ministerio de Defensa.

Es el caso que una persona, al amparo de la ley de transparencia, pidió  que el Ministerio de Defensa le proporcionara información del listado de campañas realizada y presupuesto ejecutado tanto por el Ministerio de Defensa como por sus Organismos Autónomos, en el período 2012 a 2015, desglosado por medios de comunicación y solicitando los datos por año, presupuesto ejecutado, organismo, campaña, número de inscripciones, tarifa y medio de comunicación.

Defensa quiso impedirlo, dictando resolución el 15 de noviembre de 2016 en la que denegaba la mayor u daba una larga cambiada:

Se informa que el acceso a la información que se solicita, relativa al listado de campañas realizadas, organismo y presupuesto ejecutado del Ministerio de Defensa para los años 2012-2015, es público y se encuentra disponible en los planes e informes anuales de publicidad y comunicación institucional del Portal de Transparencia

y

La información solicitada relativa al número de inserciones, tarifa y medio de comunicación se encuentran incluidas en los planes de medios de las campañas de publicidad institucional difundidas en el mencionado periodo, para conseguir información con mayor detalle que el ofrecido en las páginas mencionadas, sería necesaria una acción previa de reelaboración, labor que implicaría la inadmisión de esta parte de la pregunta conforme al artículo 18.1 e) de la Ley 19/2013, de Transparencia, Acceso a la Información pública y Buen Gobierno (LTAIBG).

Por otro lado, el acceso a otra información distinta a la publicada en el Portal de Transparencia o en las páginas indicadas podría suponer un perjuicio a los intereses económicos y comerciales de las empresas afectadas por los contratos, por lo que nos encontramos ante el supuesto del artículo 14.1.h) de la LTAIBG

El ciudadano despachado con un no tan insólito, recurrió al Consejo de Transparencia y Buen Gobierno, que por medio de su Presidente le dio la razón, ante lo que Defensa instó un recurso ante el Tribunal Central de lo Contencioso Administrativo, del que ha salido la sentencia que le enmienda la plana.

¿Por qué Defensa no quería proporcionar estos datos?, ¿es que había algo imperdonable en facilitar información tan lógica?

El juez, en su sentencia, da la razón al Presidente del Consejo de Transparencia,  y ratifica que la razón invocada por Defensa no es razonable, es un mero invento sin base legal:

En el presente caso, la resolución dictada por el MINISTERIO DE DEFENSA carece de toda motivación relativa a la aplicación de la indicada causa de inadmisión más allá de la mención a que la considera de aplicación

Ello por varias razones

No se puede entender que sea necesario volver a elaborar algo cuando ha quedado demostrado por lo indicado en los apartados anteriores de esta resolución que la información que pide el solicitante sobre los planes de medios es información que la empresa encargada de la campaña debe proporcionar al organismo responsable que, además, también debe informar detalladamente de la ejecución de la campaña

y

El derecho de acceso a los registros y documentos administrativos constituye un derecho de los ciudadanos de los llamados de la tercera generación. Está enraizado en el principio de transparencia administrativa, el cual responde a una nueva estructuración de las relaciones entre la Administración y los ciudadanos. Este derecho está reconocido por la Constitución en el artículo 105 b) […] El Tribunal Constitucional, considerando su valor sustantivo, ha estimado, en aplicación del principio de la fuerza normativa directa de la Constitución, que dicho precepto es directamente aplicable sin necesidad de esperar a su desarrollo legislativo

3) Resulta, pues, evidente, que, en aplicación directa de la norma constitucional, este derecho exige, con el fin de respetar su núcleo esencial integrado por el haz de facultades que lo hacen reconocible y la efectividad de los intereses del administrado a que responde, que se haga en un grado razonable asequible a los particulares, superando las limitaciones derivadas de su posición de inferioridad material frente a los poderes públicos, el adquirir conocimiento de los datos y documentos que puedan legítimamente interesarles, sin otras limitaciones que las que el propio precepto constitucional contempla («en lo que afecte a la seguridad y defensa del Estado, la averiguación de los delitos y la intimidad de las personas») y las derivadas de las normas generales de procedimiento y de los principios de proporcionalidad, racionalidad y buena fe a que debe sujetarse el ejercicio de todo derecho.

De este modo, Defensa no tiene un derecho absoluto a limitar su información y salvo que exista una causa de suficiente entidad relacionada con la intimidad de otras personas, la averiguación de delitos o los intereses generales, la regla es que debe proporcionarse la información, por mucho que moleste al burócrata de turno.

Y en cuanto a los límites, explica el juez una cuarta argumentación

La aplicación de los límites será justificada y proporcionada a su objeto y finalidad de protección y atenderá a las circunstancias del caso concreto, especialmente a la concurrencia de un interés público o privado superior que justifique el acceso.

Sigue la sentencia con otras consideraciones jurídicas que se refieren a la aplicación de las normas y de los procedimientos concretos, que igualmente señalan lo irrazonable de negarse a proporcionar información escondiéndose detrás de reglamentos y argumentos puramente formales, para añadir que la ley no sólo no prohíbe, como quiere Defensa, sino que justifica la aportación de esa información que Defensa se niega a dar.

Es lógico que se obligue a la administración a ofrecer información a los ciudadanos y a hacer transparentes unos gastos que no hay razón justificada para ocultar.

La sentencia tiene una especial importancia en lo que se refiere al Ministerio de Defensa, precisamente porque Defensa, y no sólo con los gastos de publicidad, es un agujero negro especialmente opaco.

Opacidad que, no en pocas ocasiones, viene acompañada de malas prácticas y una escandalosa situación.

Ejemplo de ello es el gasto militar, disperso y oculto en casi todos los ministerios y criticado no sólo por la sociedad civil o por grupos como el nuestro, sino también por la IGAE, por el Tribunal de Cuentas o por el propio Tribunal Constitucional.

A partir de ahora se redoblan las justificaciones para exigir a Defensa la transparencia de la que carece y demandar la información que con tanta fortuna se empeña en mantener en el limbo.

 

Share

Nuevo ente en el Ministerio de Defensa: Dirección de Comunicación Institucional de la Defensa

Imagen del Gobierno de Castilla La Mancha

Fuente:  Estrella Digital.

Antes era, simplemente, la Oficina de Comunicación del Ministerio de Defensa, ahora va a ser la Dirección de Comunicación Institucional de la Defensa.  Nombre mucho más rimbombante y, esperan, más de acuerdo con la nueva categoría:  Subdirección General.  Además, se va a crear un gabinete y un gabinete técnico para el JEMAD.

La nueva Dirección de Comunicación Institucional de la Defensa va a estar al mando, directamente, de la ministra Cospedal.  Nos alegramos porque estamos seguros de que ello le va a dar emoción, no en vano aún no acabamos de dar crédito al último alarde comunicativo de Cospedal con los dos humoristas rusos que la tomaron el pelo a base de bien, con ella, toda una ministra de Defensa, asumiendo cuantas trolas le querían contar, por muy increíbles que pareciesen.

Ahora, la Dirección de Comunicación Institucional de la Defensa aunará bajo su mando todas las cuestiones concernientes a comunicación que antes estaban dispersas por las diversas estructuras del Ministerio de Defensa y de sus Organismos Autónomos Militares.  También asumirán las campañas de publicidad.  Es decir, serán los nuevos portavoces oficiales del Ministerio de Defensa.  Isabel Gil estará al frente de la nueva Dirección.

Son muchos los aspectos que hay que mejorar en el Ministerio de Defensa, pero esta es la primera reforma institucional que hace Cospedal, parece que lo que más le preocupa no es la eficacia de su ministerio, sino lo bien o mal que se venda.

¿Mejorará la transparencia informativa sobre el gasto militar del Ministerio de Defensa o será sólo un mero retoque publicitario?  Ya veremos, pero mucho nos tememos que …

Share

¿Es la cooperación militar fundamental para la integración social europea?

Por Javier CruX

Fuente: Teinteresa.

Lo ha dicho la Ministra de Defensa española en sede parlamentaria y a preguntas de un diputado del PP:  la puesta en marcha de la Cooperación Estructurada Permanente (PESCO, por sus siglas en inglés) representa una herramienta fundamental para la integración social, política y económica de la Unión Europea

La integración social, política y económica europea, nos parecía a nosotros, tendría que ver con un proyecto compartido de lucha por y disfrute de derechos sociales, económicos y culturales; de intercambio de conocimiento y creatividad; de apuesta por la ciencia con rostro humano; de lucha por la promoción de los derechos humanos; de apuesta por promover la paz y el desarrollo y, en fin, todo ese elenco de promesas que ha constituido el difuso ideal europeo de hacer que las personas caminen con la cabeza erguida y el paso firme en la construcción de sociedades justas y de democracia real y no retórica.

Pero ahora resulta que la famosa integración que nos prometen las élites políticas es cuartelaria, quieren hacer una sociedad-cuartel, promueven una economía de guerra y desarrollan una política  de halcones, cuyo eje principal, dice la Ministra de Defensa española, es la cooperación militar, el músculo de guerra, la amenaza a la paz.

No nos vamos a integrar, pongamos por ejemplo, ratificando los protocolos aún por firmar de la Carta Social Europea, que impondría a España cosas tan curiosas como establecer unas condiciones mínimas de renta y de prestaciones sociales para evitar que nadie caiga en el umbral de la pobreza; o modificando las leyes para que ninguna persona sin solución habitacional pueda ser desahuciada de su casa por falta de medios, para cumplir así con otra exigencia europea o, en un tercer caso, ratificando la Convención de Derechos de los Trabajadores Migrantes, que permite tratar como seres humanos a los que nuestras políticas militares y de fronteras comunes trata como sospechosos y aplica las políticas de retorno…  Por no hablar de derechos culturales, ecológicos, de las mujeres, de las diversidades sexuales y de género…

Ni lo vamos a hacer promoviendo un orden mundial justo, como pide la ONU, o fomentando la cooperación científica, técnica o el desarrollo de otros pueblos.

Nos vamos a integrar con ejércitos, con política militar, con inversión en armas, con intervenciones militares en el exterior, participando de políticas mundiales injustas y de dominación.

Así ya hubo otras (nefastas) intentonas de integración europea imperialista que, paradójicamente, han dado lugar a grandes fracasos paneuropeistas y ecuménicos: el militarismo europeo, cada vez que ha asomado, no ha integrado a los pueblos europeos, ni ha colaborado con su desarrollo, únicamente les ha impuesto la bota militar y los ha subyugado bajo su peso.

De modo que la integración a la que aspira nuestra Ministra de Defensa y los políticos al uso no es la integración a la que aspiran las plurales sociedades europeas. Mientras la primera quiere un estado militarizado y un ejército como ultima ratio, la segunda quiere sociedades justas y la cooperación y noviolencia como su ratio propia.

Lo uno o lo otro, cañones o mantequilla, derechos humanos o bandos militares.

Lo malo es que los halcones nos están haciendo creer que no hay alternativa a sus malas ideas.

Y que no tenemos, en las instituciones, una política de paz con contenidos a oponer a su propaganda de guerra.

Share

Una mili corta y nostálgica

Pap%C3%A1+en+la+mili+%281968%29

Por Cristina Rodríguez

Fuente: El Confidencial.

Airea El Confidencial uno de los malos humos de nuestra derecha. Dice que un sector del PP quiere instaurar una especie de mili corta.

¿De dónde le viene este espíritu restaurador tan aterrador a ese sector de la derecha?  ¿Es un sector amplio o estrecho, influyente o postulante…? Poco sabemos, salvo que se trata de la “vieja guardia” (¿guardia mora?, ¿guardia suiza?, ¿guardia de las Azores?…) y que ha conseguido generar debate.

Gran parte del PP, dicen, considera que fue un error suprimir la mili, esa escuela de valores en lo universal con que nos atizaban antes.

La idea de una especie de mili también la tiene Albert Rivera, no sabemos si como reminiscencia de su antigua militancia en el PP, donde tal vez se le pegaron los peores polvos del desván, o como fruto de su nueva visión política, donde hace falta enfatizar el ideal ciudadano más contundentemente militar para disciplinar a esos jóvenes “ninis”, como él los llama.

Mucho nos tememos que la idea de restaurar la mili, o cualquier otro tipo disciplinario de imponer a la juventud un servicio de armas, se extiende mucho más allá de la nostalgia de los viejos lobos y halcones del PP y los nuevos polluelos de Ciudadanos.

Por ejemplo, nos parece evidente que tal aspiración no ha dejado de tenerla el ejército. Y para muestra un botón, la noticia publicada en El Confidencial en noviembre de 2014 que pone en boca del Teniente General Jefe del Cuartel General Terrestre de Alta Disponibilidad de Bétera, la opinión de que debe instaurarse de nuevo el servicio militar en España, en consonancia con los nuevos tiempos que corrían en otros países europeos (más bien habría que decir que en la ideología de ciertos líderes de la derecha europea, como el ex-presidente Sarcozy).

Y poco nos extrañaría que ganara eco entre sectores del PSOE preocupados porque los españoles están lejos de una cultura de la defensa, un mantra detrás del que se esconde el intento de adhesión de la sociedad a la visión unilateral de la defensa que mantiene el militarismo.

También es posible que un sector de Junts pel Sí planteara la mili para una Cataluña independiente, si es que hemos de creer (cuesta hacerlo) al blog Los replicantes, que recoge información del diario El Mundo.

La mili, esa escuela de sumisión, de jerarquía y obediencia ciega que confunde la defensa de la sociedad (una sociedad cada vez más apaleada y empobrecida por las políticas de sus gobernantes) con el ejército y su visión del mundo. Esa escuela que nos pretende convertir en súbditos imbuidos en el nacionalismo y la idea del enemigo… ¿hay algo más trasnochado?

La restauración del servicio militar, con todo, por más que parte de las preferencias de la derecha y de los partidos mas estatalistas, nacionalistas y disciplinarios, no parece que sea una idea sensata ni aplicable.

El substrato social aún tiene mucho que agradecer a la lucha insumisa y el logro de haber liberado a una sociedad de una lacra tan deplorable no paree que pueda ser borrado, a futuro, por las ansias restauradoras que se abren paso en otros pagos.

Por eso piensan en una mili “voluntaria”, una especie de caramelo envenenado para ver si le van cogiendo gusto al engendro.

Share

6.494.000 € de sobregasto extrapresupuestario para Defensa para las partidas plurianuales

Imagen de Ferruccio Zanone

Fuente:  Infodefensa.

Mientras todos los Ministerios están temblando porque no podrán aumentar sus presupuestos en 2017 para cubrir sus necesidades por motivo de la prórroga que ha decretado Rajoy al no tener apoyos para elaborar unos nuevos presupuestos para 2017, el Ministerio de Defensa se frota las manos.

Ahora son los programas plurianuales en los que participa Defensa, un total de 7 programas que aumentarán su gasto en 6.494.000 €.  De ellos:

  • 385.200 € serán para 2017,
  • 2.375.300 para 2018,
  • 2.643.500 para 2019,
  • y 1.090.000 para 2020

Son varios los aspectos que queremos comentar de esta noticia:

1.-  La mala planificación, habitual, en el Ministerio de Defensa, que necesita 385.000 € para cuadrar las cuentas de 2017 en los gasto plurianuales.  Deben ser tantos estos gastos y de tan difícil seguimiento que ni ellos mismo se aclaran de qué y cuándo han de pagar.

2.-  Vemos lógico que si hay que pagar gastos plurianuales para el 2018, año en que parece que vamos a funcionar con presupuestos prorrogados, se dediquen los 2.375.300 € necesarios, pero nos parece ilógico que Defensa reciba un adelanto de los años 2019 y 2020.  ¿Por qué, si aún no es necesario realizar los pagos, si faltan 1 y 2 años, respectivamente?  Nos parece ilógico que Defensa disponga de esos 3.733.500 € durante todo el 2017.  ¿Qué va a hacer con ellos dado que no van a tener que pagarlos hasta 2019 y 2020?  Posiblemente sacar intereses de algún banco, o utilizarlos para pagar armas, o utilizarlos para tapar cualquier pufo del Ministerio.  ¿Quién sabe?

3.-  Los programas que se beneficiarán de esta subida del gasto militar serán tanto nacionales como internacionales:

  • European Secure Software Radio (ESSOR), que tiene como objetivo definir y desarrollar a nivel europeo la arquitectura del software básico de las radios tácticas mediante software (SDR).  Participan España Finlandia, Italia y Polonia.
  • Programa ETAP (European Technology Acquisition Programme)
  • El proyecto nacional Munición Aca 155 Altas Prestaciones para desarrollar diversos proyectiles de artillería de calibre 155 mm para el Ejército de Tierra
  • Cyber Situation Awareness Package (Cysap).  Programa de la Agencia Europea de Defensa que pretende proporcionar a los oficiales y otros responsables de la toma de decisiones información para desarrollar una comprensión clara del abanico de amenazas existentes en el ciberespacio.  También pretende dotar de personal competente, procedimientos efectivos y plataformas tecnológicas para gestionar riesgos en una operación militar.
  • Siramis II (Signature Response Analysis of Multiinfluence Mines).  Para mejorar el entendimiento de la interacción entre buques y minas anti-influencia.  También de la Agencia Europea de Defensa, realizado por Alemania, España, Francia, Holanda, Noruega, Polonia y Suecia.
  • Apos.  Programa de la Agencia Europea de Defensa para la navegación en ausencia de señal en entornos urbanos.
  • Demostrador Instrumental de Firma Infrarroja (DIFI), un sistema de medición de firma infrarroja de buques y aviones.
Share

Nuevos datos corregidos sobre Gasto Militar en el Estado Español

La realización anual del estudio sobre el Gasto Militar que llevamos haciendo desde 2012 es un trabajo arduo por varias causas:

  • La dificultad de encontrar datos en el maremágnum de cifras que son los presupuestos
  • La dificultad de entender los presupuestos en sus múltiples presentaciones y con la terminología técnica que se utiliza
  • La voluntad política de ocultación de una gran parte del Gasto Militar
  • La falta de referentes políticos y económicos con criterios contrastados y consolidados. Dicho de otro modo, muchas veces pensamos que estamos abriendo brecha y que es muy fácil que cometamos errores.

Hoy tenemos que pedir disculpas por un error grave de concepto que ha supuesto que durante años, sin intención, nos equivocáramos con las cifras que hemos ofrecido.

Mucha gente ha confiado en nuestros análisis y criterios y nos sabe mal habernos equivocado.

El problema ha sido parte de la contabilización de la Deuda Militar.  Durante muchos años hemos defendido que el Estado genera Deuda Militar no sólo con las actividades del propio Ministerio de Defensa, sino con las de otros ministerios y partidas presupuestarias que contribuyen al Gasto Militar evaluado con criterio OTAN.  Ahora lo seguimos defendiendo.

Sin embargo, hemos de reconocer que hemos cometido un error de concepto al contabilizar como parte del Gasto Militar anual uno de los tres tipos de Deuda Militar que hemos descrito y cuantificado habitualmente.  Seguimos defendiendo que se deben computar en el Gasto Militar anual la deuda militar extraordinaria porque estos gastos se realizan fuera del presupuesto y, por lo tanto, han de sumarse a los gastos presupuestados.  En uno de ellos el Tribunal Constitucional nos ha dado la razón y, por ello, el Ministerio de Defensa se ha visto obligado a aflorar los gastos en PEAS (Programas Especiales de Armamento) en su presupuesto de 2017.  También consideramos que se debe incluir en el Gasto Militar la parte militar de los intereses que genera la deuda que cada año es necesaria para poder ejecutar los presupuestos.

En cambio, pensamos que nos hemos equivocado al sumar también la que nosotros denominamos Deuda Militar Ordinaria porque ésta es la cuantía en la que nos hemos de endeudar para poder abordar los gastos presupuestarios de Defensa, con lo que queda reflejada en los gastos presupuestarios.

Resumiendo, e intentando solventar los errores que hemos cometido, os ofrecemos un resumen de las principales cifras del Gasto Militar español de los años 2015, 2016, 2017.  Y pedimos a toda la gente que ha confiado en nosotros disculpas, confiando en que, con juicio crítico, sigan valorando nuestro trabajo.

Una vez subsanado el error se puede comprobar que las cifras sobre Gasto Militar siguen siendo igualmente escandalosas y hacen necesario un control parlamentario y una auditoría independiente.

He aquí los datos corregidos:

Share

8 países europeos reclaman a Israel por requisar y dañar ayuda a Cisjordania

Imagen de Raquel Nogueira

Fuente:  El País.

La noticia no tiene desperdicio:

España, Francia, Italia, Suecia, Bélgica, Irlanda, Luxemburgo y Dinamarca requieren al Estado hebreo una compensación por un importe superior a los 30.000 euros si no devuelve las instalaciones y materiales incautados por las fuerzas de seguridad en las comunidades beduinas de Abu Nuwar, próximas a Jerusalén, y Jubet al Dhib, en las inmediaciones de Belén. Los ocho países consideran que Israel, como potencia ocupante, viola la legislación internacional al privar de ayuda humanitaria a la población palestina en Cisjordania. En ambos casos se trata de terrenos en los que está previsto erigir nuevos asentamientos en torno a la Ciudad Santa, unas colonias que comprometerían la continuidad territorial, por el este y el sur, de un futuro Estado palestino.

Es decir, varios países europeos se unen para plantar cara a la política de Israel contra la ayuda humanitaria que les llega a los palestinos, consideran a Israel potencia ocupante, le acusan de violar la legislación internacional, y le piden compensaciones.

¿Algo está cambiando en la política europea?  ¿O es que ya es demasiado el abuso israelí?

Por otro lado, hay que destacar que el material incautado o dañado no levantaba ninguna sospecha:  placas solares y pabellones prefabricados.  Nada de material de guerra ni de doble uso, todo lo contrario, materiales que buscan cubrir necesidades sociales básicas:

La petición conjunta, que no tiene precedentes, obedece a la destrucción y requisa, el pasado mes de agosto, de placas solares y pabellones prefabricados financiados por la cooperación europea. Estos materiales fueron destinados a varias escuelas para la población palestina beduina asentada en la llamada Área C de Cisjordania, que representa un 60% del territorio bajo ocupación militar y que es administrada por Israel en exclusiva.

Sin embargo, la postura israelí se aleja de la concordia e, incluso, del buen juicio:

Israel rechaza ofrecer cualquier tipo de compensación, según informa el diario Haaretz, ya que no considera este tipo de cooperación europea como ayuda humanitaria, sino como una actividad urbanística ilegal, al no contar con autorización de la administración civil israelí, dependiente de las Fuerzas Armadas en el Área C de Cisjordania. Al igual que en Jerusalén Este, los responsables urbanísticos no suelen conceder licencias de edificación a los palestinos en esa zona.

Las ilegalidades cometidas por Israel en lo que respecta a la cooperación europea son muchas:

  • los daños causados por las demoliciones israelíes en instalaciones costeadas por la UE en territorios palestinos en 2016 se elevaron a 557.000 euros.
  • En 2017 han sido derribadas por carecer de permiso 344 edificaciones palestinas en Cisjordania, de las que una quinta parte habían contado con financiación europea.
  • Holanda reclamó por su cuenta el pasado mes de junio la devolución de paneles solares confiscados en Cisjordania, con un coste evaluado en 500.000 euros. Israel accedió finalmente a devolver el material requisado.
  • Una de las principales inversiones europeas tras los Acuerdos de Oslo, de los que surgió la Autoridad Palestina hace 24 años, fue la construcción del aeropuerto de Gaza en 1998. Bruselas aportó la mitad de los 70 millones de euros que costaron unas instalaciones que fueron arrasadas tres años después, durante la Segunda Intifada, por las Fuerzas Armadas de Israel. España contribuyó con 20,5 millones a la participación europea en la terminal aérea palestina antes de que quedara reducida a escombros.

¿Terrorismo de Estado?

Share
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed