Tag Archive for cultuira de paz

Las normas bancarias no frenan la venta de armas

Amnistia+Internacional+-+Guant%C3%A1namo+NO+%21+Barcelona+13%2F1%2F2008+%5BIMG_6849_b%5D

Por Juanky Pamies Alcubilla

Fuente: Anmistía Internacional

Amnistía Internacional de Luxemburgo acaba de producir un informe llamado Banks, arms and human rights violations

En dicho informe se sostiene que

las normas y las políticas bancarias sobre la financiación del sector armamentístico son incompletas e insuficientes. Esto provoca que sea muy difícil impedir que los bancos financien e inviertan en la producción y transferencia de armas prohibidas internacionalmente o empleadas para cometer violaciones graves de derechos humanos.

Sobre la banca armada ya hemos alertado alguna vez en este blog. Existen además otros informes que denuncian la implicación de la banca y el mundo de las finanzas en este negocio de muerte.

En la presentación del informe de Amnistía, el Presidente de la sección de dicha organización en Luxemburgo ha declarado además que

La financiación y la inversión no son actividades neutrales; determinan y facilitan la actividad económica, incluso en el sector armamentístico. Los bancos y otras instituciones financieras desempeñan un papel crucial en los esfuerzos globales para frenar la fabricación, transferencia y uso de armas prohibidas internacionalmente y el uso de armas convencionales autorizadas para cometer violaciones graves de derechos humanos y crímenes de derecho internacional

Por su parte, la asesora jurídica de esta organización ha manifestado también que

Los Estados tienen obligaciones y responsabilidades en virtud del derecho internacional de garantizar que no son cómplices en la comisión de violaciones graves del derecho internacional de los derechos humanos y del derecho internacional humanitario, incluso en la financiación de la producción de armas. Los bancos podrían incurrir asimismo en responsabilidad cuando proporcionan financiación o hacen inversiones que respaldan actividades relacionadas con armas prohibidas internacio-nalmente y armas empleadas para cometer crímenes de derecho internacional y violaciones graves de derechos humanos

Miren por donde empezamos a ver una interrelación evidente entre el negocio asesino de la venta de armas, las responsabilidades de los gobiernos que no hacen lo suficiente para luchar contra la venta ilegal de las mismas y las violaciones de derechos humanos, tres aspectos que, puestos en común, nos obligan a exigencias de políticas que, hasta ahora, los partidos dominantes y las élites a las que representan no están dispuestos a poner en práctica.

Amnistía de Luxemburgo pone el dedo en la llaga:  debería haber una regulación legal seria y consistente que obligase a los bancos a cumplir con unas normas éticas mínimas en sus inversiones.  Es decir, se les debería exigir responsabilidades políticas desde la ciudadanía.

Lo que, de rondón, nos lleva al tema de la responsabilidad propia, la nuestra, para convertir la reivindicación de transparencia y prohibición de venta de armas a mansalvo en normas prohibitivas y en responsabilidades politicas que pasen factura y exijan reparaciones a los culpables de este estado de desidia.

Share

La «cláusula» de defensa mutua

Epoxy+Flooring+-+Napoleon+OH+High+School+Locker+Rooms+-++by+showers

Le Triomphe de 1810

Fuente: ok diario

La Europa de los mercaderes cuenta, como no podía ser menos, con un contrato «vinculante» (en cierto modo esta es la característica de los contratos, que son vinculantes hasta que el más fuerte decide dejar de vincularse) que refuerza los compromisos de la élite en crear un espacio de resguardo de sus privilegios.

Este acuerdo de caballeros impone, entre otros pactos menos sutiles, el de colaborar armadamente en la defensa de cualquiera de ellos que se sienta agredido, dando entrada a la guerra por la puerta de atrás y sin miramientos en las políticas compartidas de la UE y a requerimiento de la élite imperante.

Así se desprende del art. 42.7 de los tratados de la UE, esos que sustituyeron por la puerta de atrás a la fallida constitución europea (votada en contra en los sitios donde dejaron votar y que también contemplaba este pacto de defensa mutua) y aprobada por los mandamases correspondientes sin consulta ni información a su (habitualmente) abúlica,  despistada y muchas veces además cínica población.

Ahora, tratado en mano, Francia pide ayuda militar para acabar con sus demonios y, como no puede ser menos, los demás deben responder al desafío aceptando el reto conforme a lo pactado.

Francia, con anterioridad a los brutales y a todas luces injustos atentados de París, ya andaba involucrada en varias guerras contra ese enemigo etéreo del terrorismo islámico, como es el caso de Mali, donde protagoniza el asalto militar, o de Rública Centro-Africana, donde también lleva la batuta de mando del ejército europero, o de Siria, o Líbano, por poner los varios puntos más candentes del intervencionismo militar francés.

Podríamos recordar además las 44 intervenciones militares gruesas protagonizadas por la Grandeur francesa desde 1961 y que destaca un artículo interesante en Nueva Tribuna que recomendamos leer.

No puede negarse el esfuerzo bélico francés en todo este tiempo, ni su protagonismo militar actual en el escenario africano y del oriente medio. Que esto vaya de la mano, como destacan los malintencionados pacifistas y otros inadapatados antisistema, a los intereses económicos e industriales y a la lucha por la dominación de materias primas, rutas estratégicas y otros asuntos son, al parecer, pelillos a la mar de los que ahora, parece ser, hay que pasar por alto.

Dice uno de los prebostes franceses que Europa debe ayudar a Francia ahora porque Francia no puede sostener casi en solitario el enorme peso militarque mantiene y, encima, dirigir la guerra contra los yihadistas en Siria para torrefactarlos, por lo que busca que los demás, que bien se aprovechan del militarismo fracés, hagan ahora el trabajo que los franceses deben dejar de hacer en otras zonas calientes, para conconcentrarse en vengar la agresión sufrida.

Ya ven, la Europa luminaria que haría estrmecerse al mundo por los grandes valores, por el enorme potencial de cultura y progreso y por el respeto a la dignidad humana, tiene también su zona obscura de un unguento asqueroso, compuesto de dominación, venganza y violencia, no exenta de cierto y atávico irracionalismo. Y por eso exige ahora palo y zanahoria, pues con todo lo pasado en los últimos días el platillo del odio y del miedo superan al de la esperanza,  la ilustración y los valores republicando archirepetidos (e incumplidos de forma sistemática).

Y, como queda claro, al final, el discurso bello descansa en el argumento militar y en la imposición por la fuerza, a la que al parecer y contra su voluntad, están sometidos por las leyes de esa Unión Europea los estados adheridos a dicho pacto.

¡Por la boca muere el pez¡ que diría un leguleyo de la escuela de París, y si firmasteis ayuda a nuestro gran proyecto militar, ahora a pechar con lo prometido.

De momento, las apuestas del mundo de verdad, el de las finanzas (y no esa escombrera de naderías donde sufre la gente de poca monta que no pinta nada por mucho que les hagan creer dueños de sus destinos) ya ha dado su veredicto: las acciones de las industrias militares europeas han aumentado como la espuma su valor en bolsa, lo que nos augura que tras los beneficios la codicia de los beneficiados llevará a la guerra, un negocio neutro como cualquier otro, según parece, que no hace mal a nadie y da empleo.

También están de suerte las industrias de la seguridad, que parece ser que verán incrementado su cartel de negocios porque los presupuestos de los Estados, con topes al déficit social y recortes brutales, permitirán incumplir otro pacto (el del déficit cero) si la culpa del mismo es el gasto en seguridad y defensa.

Y, por qué no decirlo, la industria del espectáculo cultural parece que se está poniendo las botas con la exasperación de noticias sensacionalistas y de análisis cortoplacistas y manipulados.

¿Más beneficiarios? Por supuesto, las extremas derechas que incrementan su prestigio, los ejércitos, que legitiman su cada vez más central influencia política, los partidarios de recortar derechos y libertades, que ven cómo de rondón les regalan la ocasión para llevar a máximos sus programas, los líderes religiosos, que se dan una pátina de fama predicando la religión como puente y tolerancia pero sin proponer medidas concretas para acabar con la violencia militar existente ni para imponer prácticas de paz a sus creyentes, los vendedores de petróleo que aprovechan el momento para negociar con el supuesto enemigo, y así un sinfín de eslabones encadenados de la misma cadena de sinsentido.

Ya vemos Epoxy+Flooring+-+Napoleon+OH+High+School+Locker+Rooms+-++by+showerspara qué querían aumentar el gasto militr europeo al 2% del PIB los m inistros de Defensa europeos.

Nos preparan para la guerra.

¿Para este viaje queríamos ser europeos?

¿Alguien ha preguntado a la gente si preferimos este tratamiento torpe y miope de los conflictos que nuestras malas políticas provocan?

Share
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed