Tag Archive for crónica de defensa cultura de defensa

Directiva de Defensa nacional Alternativa 2012

twelve...

A continuación os ofrecemos el artículo semanal en el periódico Es Hora:

El pasado 31 de julio de 2012 Rajoy firmó la Directiva de Defensa Nacional 1/2012, con la que se marcan los objetivos y prioridades de la política de defensa para los próximos 4 años.

Es este un documento que suele pasar desapercibido a pesar de su enorme trascendencia para nuestra vida cotidiana, pues marca las tendencias, entre otras cosas, del gasto militar en una legislatura, o de la participación de las tropas españolas en conflictos internacionales, por ejemplo. En nuestro caso, la Directiva de Defensa ni siquiera es consultado ni al Parlamento ni a la Ciudadanía. Lo elaboran los militares de forma interna, con absoluta opacidad y sin control social ni político alguno.

Sin embargo hasta la fecha nadie se ha quejado de esta manera de hacer la política. ¿Por qué? En parte porque entre PP y PSOE hay unanimidad en las líneas generales de la defensa. La consideran como una ‘política de estado´ e inamovible, lo cual parece significar para estos partidos que no hay nada que debatir, ni que explicar, ni que cambiar, ni que analizar críticamente. Todo ha de seguir igual.

Sin embargo, esa inacción política, esa dejación de funciones para modernizar una política básica de nuestro Estado es también causante de muchos problemas para la imagen de España en el exterior, así como de muchos problemas internos (aumento del paro, baja calidad de la democracia en los temas de defensa, aumento de la deuda pública, polarización de la investigación, la inversión y el desarrollo hacia sectores económicos que no son tan productivos como la educación, la sanidad o el medio ambiente) asociados a un modelo de defesa obsoleto, intervencionista y deficitario..

Es necesaria una alternativa al militarismo dominante en nuestra sociedad.

¿Nos tenemos que conformar? Pensamos que no y por ello este artículo ofrece una propuesta alternativa de cómo podría orientarse la política de defesa desde una perspectiva diferente a la militarista. Con ello queremos visibilizar y ejemplificar que la sociedad y los grupos alternativos también tenemos opinión y no nos la queremos dejar secuestrar por el monolitismo del militarismo.

Hay muchos puntos que deben ser valorados desde una mentalidad crítica y alternativa en la política de defensa. El militarismo y la política de defensa, en realidad, no se han sometido a revisión nunca desde la transición democrática, hace ya casi cuarenta años.

Pensamos que la revisión de la política de defensa, en esta primera fase, ha de buscar algunos objetivos claros:

  1. Democratizar la toma de decisiones en materia de defensa.
  2. Analizar si la actual defensa militar y violenta realmente defiende lo que la sociedad española quiere defender.

Así pues, las líneas generales de esta propuesta de Directiva de Defensa Alternativa no pretenden dejar a la sociedad española sin defensa ni propone la desaparición inmediata y de un plumazo de los ejércitos, sino transformar la actualmente exclusiva defensa militar hacia una defensa más desmilitarizada, generando un proceso de progresivo cambio hacia una realidad donde convivan durante un tiempo la defensa militar con otra línea de defensa noviolenta. Línea esta última que se irá ampliando progresivamente hasta una completa transformación de la defensa militar por una defensa de la seguridad humana.

Para ello proponemos diez ejes alternativos:

  1. Alternativa al planeamiento
  2. La seguridad humana (y no la defensa militar) como objeto de la defensa
  3. Economía
  4. Alternativa en el aspecto internacional
  5. Política de personal.
  6. Infraestructuras
  7. Política de material
  8. Hacia una cultura alternativa de defensa
  9. Civilizar la defensa
  10. Cooperación y defensa.

Premisas:

Dado que aspiramos a que la revisión del planeamiento de la defensa permita dar pasos de forma gradual hacia una mayor desmilitarización de la defensa y el despazamiento de la idea de seguridad militar hacia la idea de seguridad humana, el planeamientode la defensa deberá basarse en algunas premisas:

  • Modificación gradual del modelo de defensa para transitar con orden desde el actual modelo a otro en el que, en primer instancia, conviva con el modelo noviolento y alternativo en segunda instancia sea sustituido por éste.
  • Proceso dinámico y en continua revisión, adaptándose a los cambios sociales, económicos, culturales, etc.
  • Enfoque global y transversal y no sólo circunscrito a lo militar.
  • Institucionalización noviolenta del proceso.
  • Actores: ampliación del espectro de los actores implicados en esta alternativa a otros hasta ahora considerados irrelevantes e incompetentes en esta materia y que tienen mucho que decir al respecto: movimientos sociales, instituciones culturales, científicas, etc.
  • Marco coherente de actuaciones cona función de dinamizar políticas de cambio y planificarlas de forma progresiva, racional, coherente y metódica
  • Transversalidad en todos los departamentos, instituciones y áreas de actuación.
  • La orientación principal de la política será la lucha contra todas las violencias, tanto en el terreno específico de la defensa como en el inespecífico y que le sirve de sustento.
  • Se enfoca a provocar cambios irreversibles en la sociedad y en las relaciones internacionales pero desde el convencimiento de que los procesos, para no tener marcha atrás, han de ser graduales y contar con la implicación activa de la sociedad y no pueden ser simplemente impuestos de forma vertical.

Ejes de la directiva alternativa

1.- Alternativa al Planeamiento de la Defensa.

Ante la actual situación de ocultamiento y elitismo en la toma de decisiones en materia de defensa, proponemos que la DDN y el resto de los documentos del planeamiento militar deben ser aprobados en el Parlamento (y no como hasta ahora sin el parlamento) y tanto los documentos como los debates en los que se sustentan han ser públicos y transparentes.

Además, es necesario que las decisiones sean fruto del debate social y político que involucre de forma plural e igualitaria a todos los sectores sociales y no sólo a los grupos de interés militar y de las industrias militares. Para ello es necesario que haya una información veraz y rigurosa de los distintos apartados que definen a la defensa nacional para que sean conocidos socialmente y puedan ser debatidos con seriedad.

Entre los aspectos que están más exigidos de democratización se debe definir y concretar qué queremos defender, el papel de la sociedad como sujeto de la defensa, qué metodologías queremos usar, … Este es el principal debate que debemos abordar para que la defensa no sea una mera repetición de lo que se hace desde el inicio de la transición y una mera copia de lo que dictan en la OTAN y en Estados Unidos.

Para canalizar y preparar este debate deberá constituirse un Consejo de Defensa, compuesto por participantes de la sociedad civil con suficiente legitimidad y con absoluto respeto al pluralismo , que deberá servir como órgano de debate y asesor en materia de políticas de defensa.

2.- La seguridad humana (y no la defensa militar) como objeto de la defensa.

La actual DDN se basa en la idea de seguridad militar, y se entiende la seguridad en términos violentos, de “hipotéticos” enemigos a combatir y con fines de defensa territorial.

Desde que estos conceptos (provenientes de épocas ya remotas y de un contexto que no es el vigente) fueron impuestos, la sociedad ha cambiado muchísimo y el mundo de la seguridad y la defensa también. A pesar de ello, los cambios políticos, económicos, sociales y culturales no han llegado a este submundo.

La apuesta por una DDN alternativa implica el abandono progresivo de la idea militar de defensa y su sustitución por la idea de seguridad humana, más centrada en las necesidades sociales, en los derechos básicos, en la consecución de un modelo de vida respetuoso con los derechos humanos y con el medio ambiente sostenible y donde nuestra seguridad y bienestar dependen de la colaboración y consecución de logros en la seguridad y bienestar de los demás, incluído el de los otros pueblos a los que ahora tratamos como enemigos.

El abandono de la idea militar de la defensa implica, a su vez, el abandono de la idea territorial de la defensa y el abandono definitivo de la idea de enemigo interno que mantiene el ejército español y que repercute, entre otras cosas, en el despliegue y misiones de los ejércitos, el uso del CNI para labores poco confesables, en el uso de la policía y de la guardia civil con tácticas y misiones militares contra el pueblo (por ejemplo en las actuaciones del 25S) o la permanencia de misiones coloniales y de anacronimos como la defensa de la Isla de Perejil y otros.

Es necesario que la sociedad española tenga la oportunidad de ser informada de que existen alternativas a la defensa militar y violenta para que pueda elegir y mostrar sus preferencias de una manera consciente y responsable.

Sólo con el conocimiento de las alternativas noviolentas y con un debate social sereno y reposado sobre qué defensa queremos la sociedad española llegará a su mayoría de edad democrática.

3.- Economía.

Actualmente la defensa es una política que tiene una entidad importantísima en la economía mundial y también en la española. El gasto militar mundial supera los 1,74 billones de dólares anuales (cifras del SIPRI) y el español los 18000 millones de euros. Las cifras de deuda pública en armas a escala mundial es escandalosa (en España supera los 32000 millones de euros) y las industrias militares han tenido el poder suficiente en el mundo y en cada pais para constituírse en un complejo de intereses con influencias en los gobiernos y en sus decisiones, en perjuicio de la paz y del desarrollo mundial. Pero ¿Queremos los ciudadaos que así sea? ¿Deseamos que estos gastos se reorienten a la sanidad, a la educación, al medio ambiente, a la solidaridad?

Tampoco nunca hemos sido consultados sobre ello y ya es hora de que nuestros políticos y militares dejen de estar apartados de la sociedad y el tema en el que “ellos son expertos” se democratice.

Proponemos:

  • Un gradual proceso de reducción del presupuesto de defensa y, a la vez, su transferencia a las verdaderas necesidades sociales que garantice, en el período de cuatro años, por un lado, una reducción total de un 33% del gasto militar, y por otro lado la creación de empleo sostenible en sanidad, educación y medio ambiente.
  • Que se contabilice todo el gasto militar existente dentro del presupuesto del Ministerio de Defensa y no, como hasta ahora, distribuido entre diversos ministerios (Fomento, Industria, Exteriores, Interior, etc.). La actual ocultación del gasto militar implica en Esaña que dos de cada tres euros de gasto militar permanezcan ocultos y sustraídos al control social y político.
  • Que se realice una auditoría global del gasto militar que nos permita conocer de manera escrupulosa y transparente todo el gasto militar español existente en la actualidad y las prioridades de éste.
  • La denuncia y supresión de los principales programas de armamentos de características ofensivas en marcha (Programa Especial de Armamentos -PEAS-).
  • La negativa al pago de la deuda militar de 32.000 millones de € provocada por los PEAS (Programas especiales de Armamento) y la exigencia de responsabilidades a los que la generaron.
  • La supresión de todas las subvenciones y líneas de crédito público a las industrias militares y su transferencia para programas de desarrollo sostenible y humano en las comarcas afectadas por el monocultivo militar y de mayor implantación de estas industrias.
  • La transferencia de las partidas liberadas del gasto militar a la reorientación y reconversión de las industrias, a la satisfacción de fines sociales urgentes y a emprendimientos económicos hacia un desarrollo sostenible y que reequilibre las rentas regionales y comarcales.

4.- Alternativa en el aspecto internacional

  • Abandono de la OTAN. Dado que llevamos años incumpliendo las condiciones que se aprobaron en el referéndum de la OTAN y que la sumisión a dicho organismo internacional nos ha llevado a una política de exteriores agresiva y belicista.
  • Denuncia del tratado de amistad con Estados Unidos por el que se establecen las bases militares americanas en España y el abandono de los planes del Escudo Antimisiles.
  • Abandono de la política de exteriores agresiva y belicista. Para ello España no participará en nuevas misiones internacionales de carácter bélico.
  • Promoción de políticas de cooperación internacional tendentes a conseguir los Objetivos del Milenio y a desarrollar conjuntamente con los países de nuestro entorno un programa común de Seguridad Humana para prevenir conflictos y abordar los ya existentes mediante políticas de carácter pacífico y noviolento.
  • Se limitará estrictamente la venta de armas para evitar que España participe en la actual e inmoral política de exportación de conflictos internacionales.

5.- Política de Personal

Actualmente el ejército español es un gigante macrocefálico con los pies de barro. No es lógico que la relación mandos/soldados sea de un mando por cada dos soldados. Un ejército así es ineficaz e ilógico, y sólo vale para mantener a costa de las arcas públicas a una casta desocupada y peligrosa.

Otro dato que abunda en esta dirección es que, actualmente, existen 16 tenientes generales cuando, por ley, sólo debería haber 8, lo que supone un impune incumplimiento de la ley por parte de quienes se autoproclaman sus defensores y una flagrante dejación de funciones por parte de un ministerio que se supone que debe encargarse de la coordinación en materia de defensa.

Acabar con este estado de cosas es, por tanto, una prioridad ineludible. Por ello, proponemos las siguientes medidas:

  • Congelación de todas las convocatorias de contrataciones de soldados.
  • Reducción progresiva de mandos militares y de efectivos en un 40% con carácter general para conseguir una tasa de 10 efectivos por cada mando y no, como en la actualidad, de dos efectivos por cada mando.
  • Asimilación absoluta de derechos y obligaciones de los militares a los de los civiles, sin la existencia de un fuero especial ni de leyes propias.
  • Supresión de la legislación militar y reconocimiento pleno de los derechos políticos y sindicales de los militares
  • Elaboración de planes de formación para la inserción laboral en sectores socialmente útiles de los militares que deseen el abandono del ejército.

6.- Infraestructura.

  • Se desarrollará un catálogo exhaustivo de los bienes materiales e infraestructuras de los ejércitos y los adscritos a la defensa nacional.
  • Se congelarán las inversiones en infraestructuras militares.
  • Se procederá a desarrollar una política de enajenación de infraestructuras y bienes al servicio de la defensa, comenzando por aquellos que actualmente están en desuso o con muy baja utilización, reinvirtiendo los ingresos de este proceso en la lucha contra la crisis y al desarrollo de políticas sostenibles de empleo y desarrollo social.
  • Se procederá a abandonar el uso de espacios naturales protegidos por parte del Ministerio de Defensa para entrenamientos.
  • Se transferirá su propiedad al Estado y a las Comunidades Autónomas.

7.- Política de materiales

  • Se suprimirán todos los Programas Especiales de Armas (PEAS) comprometidos hasta la fecha porque están creando una deuda inmensa de más de 32.000 millones de euros, es decir, un tercio casi del total de la deuda nacional, y porque son de carácter netamente ofensivo.
  • No se realizarán nuevas inversiones en armamentos, limitándose el gasto a reposición de armamentos no ofensivos y de materiales comunes.
  • Se prohibirá la transferencia de tecnología y venta de materiales de uso militar y de doble uso a países en guerra y susceptibles de su uso contra la población.

8.- Cultura de la defensa

  • Se promoverá un proceso de construcción de una cultura de la defensa coherente con la idea de la seguridad humana y enfocado al empoderamiento de la sociedad en materia de defensa.
  • Se procederá a realizar planes de información ciudadana sobre las diferentes alternativas a la defensa militar.
  • Se promoverán espacios de participación ciudadana en el debate sobre política de defensa.
  • Seconsultará a la población en sucesivos referéndums para saber su opinión sobre diversos temas de defensa.

9.- Civilizar la defensa.

  • Se suprimirán el INVIED, las ISFAS, la UME, los organismos militares autónomos y la jurisdicción militar, transfiriendo estas competencias a los correspondientes organismos civiles y asimilando plenamente los derechos y obligaciones de los militares a los de los civiles en todos los ámbitos.
  • También se han de eliminar y transferir a la jurisdicción civil la jurisdicción militar.
  • Por otro lado, se procederá a promover la financiación pública de entidades de carácter pacifista noviolento para que desarrollen estudios sobre alternativas noviolentas de defensa y para que promuevan ideas aplicables en las escuelas de educación para la paz.

10.- Cooperación internacional.

  • Se dedicarán las partidas presupuestarias sobrantes de los planes anteriores a lograr los Objetivos del Milenio en los estados de nuestro entorno y otros de extremada pobreza, fomentado el codesarrollo y promoviendo internacionalmente una economía respetuosa con el medio ambiente.
  • España promoverá una alianza de países para la paz y la resolución pacífica de conflictos, haciendo de ésta uno de sus ejes de la política internacional. Dicha alianza promoverá la salida de los países de las alianzas militares, la elaboración de tratados de cooperacion entre los pueblos que sustituyan los actuales tratados militares, la desmilitarización de regiones y zonas y la promoción de la gradual supresion de los gastos militares mundiales

Como se ve, esta propuesta de directiva pretende mostrar que en materia de defensa podemos aspirar a algo diferente y distinto a lo que el militarismo propone.

Se trata de una propuesta instrumental, es decir, que pretende sentar las bases para posteriores cambios basados en el planteamiento de conseguir gradualmente una defensa desmilitarizada y basada en la idea de seguridad humana.

En la actualidad ninguna fuerza política parlamentaria ni extraparlamentaria, si incluímos a Equo, a Izquierda anticapitalista u otros, se ha plantado enfrentar una propuesta de directiva alternativa a la política de defensa “del sistema”. Sin embargo, queremos llamar la atención, y esta propuesta quiere ser ejemplo de ello, de que es posible proponer alternativas a la idea de defensa militar y que se puede articular una agenda política en función de esta alternativa.

El tema de la defensa, por su enorme trascendencia para nuestra vida y para lo que constituye nuestra seguridad, tantas veces alejado de lo que entiende el militarismo como seguridad, debería formar parte esencial en las agendas políticas alternativas y es lo suficientemente importante para no dejarlo sólo en manos de políticos y militares. Por eso llama tanto la atención el maximalismo con el que se reclama un cambio radical de sistema económico y el minimalismo con el que se deja de cricticar a uno de los pilares principales del sistema que se quiere cambiar (los ejércitos y el militarismo) al que se deja en manos del consenso militarista del PPSOE.

Share

¿Qué pasa con los objetores paraguayos?

Fuente: La Nación

Nos cuesta un enorme esfuerzo conocer la situación actual de la lucha de los objetores antimilitaristas en Paraguay, a pesar de ser ésta una de las más llamativas de América Latina.

Si estamos bien enterados del enredo, la cosa está como sigue:

La Constitución paraguaya, de después de la caída del dictador Stroessner, articuló la viabilidad de la objeción de conciencia al servicio militar obligatorio, una de las estructuras de socialización y adoctrinamiento más férreas y arraigadas con que cuenta el militarismo paraguayo.

Dada la negativa de sucesivos gobiernos a permitir esta objeción, los objetores paraguayos, principalmente articulados en torno al SERPAJ paraguayo y al Movimiento de Objeción de Conciencia  paraguayo, articularon campañas para el reconocimiento de la objeción como vía alternativa (no complementaria) al servicio militar obligatorio y para que el número de objetores dispuestos a negarse a servir al militarismo creciera.

Tras muchos tiras y aflojas, al final el depuesto Presidente Lugo firmó una ley bastante favorable a los intereses militares para permitir determinada objeción de conciencia, pero privándola de su carácter político alternativo y sometida a restricciones y discriminaciones groseras.

Lo objetores no se arredraron y siguieron en sus trece, es decir, negándose al militarismo y al servicio militar obligatorio e, incluso, formulando un recurso que cuestionaba ante la Corte Suprema la constitucionalidad de la norma.

Esto ha supuesto que, en mucho tiempo, en años, el número de jóvenes que se niegan a ir al ejército crezca mucho. De hecho muchos jóvenes, en este limbo legal, no sirven al ejército e integran una bolsa cada vez más creciente de gente a la espera de respuesta de la corte suprema sobre la ley de objeción.

Si la Corte declara la iegalidad de esta ley y la discriminación de la prestacion sustitutoria al servicio militar, el número de objetores crecerá, la deslegitimación del anacrónico servicio militar será más que evidente y las posibilidades de que los objetores «embolsados» lleven adelante su amenaza de desacatar cualquier ley que no convierta el servicio militar en voluntario serán más que evidentes.

Pero la Corte no se pronuncia, se toma su tiempo (más ahora, tras el derrocamiento  antidemocrático del presidente Lugo), y esto impacienta a los militares paraguayos, que siguen considerando ofensivo que unos jóvenes desafien sus aguerridas imposiciones.

Por eso el que hasta hace pocos días ha sido el encargado del reclutamiento de jóvenes para el servicio militar paraguayo, General Migdonio Godoy, cumpliendo muy seguramente órdenes de la ministra del ramo (por cierto, del partido del ex general golpista Lino Oviedo, verdadero instigador del golpe dado a Lugo) ordenó que se aplicaran sin contemplaciones las reglas disuasorias de la ley del servicio militar (ley 569/75) que imponía a las emprsas la obligación de que los jóvenes a los que contraten cunten con un certificdo militar de haber realizado el servicio militar («baja»), al cual ahora, por una decisión de hace unos años por parte de la judicatura paraguaya, también podrá asimilarse el certificado de haber sido reconocido objetor de conciencia.

Con este anuncio de Don Migdonio se pretendía amedrentar a los jóvenes y acabar con su desafiante desacato de pasar del ejército.

Pero al parecer la respuesta no ha sido la esperada: cientos de jóvenes han empezado a pedir que les expidan en papel de ser objetores, con lo que no hacen la mili ni, de momento y hasta que se resuelva la cuestión de la ley de objeción, la prestación militarizada.

De modo que la ministra, en este juego de tirar la piedra y esconder la mano, ha destituído al bueno del General Godoy y ha anunciado que se suspende la aplicación de la ley del servicio militar.

Se ve que la respuesta social es muy honda, tanto como para intimidar al militarismo rampante y al oviedismo golpista.

Por eso desde aquí nuestra  solidaridad y apoyo a los objetores paraguayos y a los grupos que los apoyan, aunque sea tan dificil contar con información suficiente de éstos.

Share

El PP trata como si fueran tontos a los miembros de la Comisión de Defensa del Congreso

+ Ciudad Imperial

…, bueno, quizá no como si fueran tontos, si no como si el franquismo fuese, aún lo normal y los diputados de la Comisión de Defensa fuesen a aceptar la visita al Alcázar de Toledo el 18 de Julio.

Fuente: El Economista

Será el 18 de Julio, día de mal gusto, cuando el PP se lleve en autobús a los miembros de la Comisión de Defensa al Alcázar de Toledo para ver el Museo del Ejército  así poder asumir mejor los valores castrenses.

Si estuviéramos en el día de los inocentes nos parecería una broma de mal gusto, pero siendo como son las cosas nos parece algo peor: Es el recochineo y el demostrar públicamente a estos diputados que no valen para nada y que les importa un pito su papel institucional.

El 18 de Julio fue el día del golpe de estado del ejército franquista y el inicio de la guerra civil del 1936, y el Alcázar de Toledo ha sido el icono de la ranciedad militarista franquista y su máximo exponente de lo que entienden que es la defensa. Tal vez les pongan a los diputados en su visita la cinta donde el golpista General Moscardó lanzaba las proclamas «heróicas» en plena guerra civil, aquellas con las que la dictadura del General Franco nos atizó una y otra vez.

Que la comisión de Defensa no sirva para preguntar al ministro del ramo por la política de planeamiento militar, ni para exigir luz y taquígrafos en ésta, ni para reclamar el derecho a decidir en temas de defensa (por ejemplo, qué queremos defender, cómo, etc), ni para vetar el pago de la inmoral deuda militar, ni, en definitiva, para hacer control al militarismo, sino para que los diputados que se aburren en sus anodinas sesiones se peguen comidas y viajes de confraternización con los militares, no es sino una evidencia del desnterés por la defensa.

Que los diputados se presten a este juego muestra o bien que se respetan bien poco o bien que son tontos útiles.

Solo falta que ahora les convenzan que para saber de defensa es necesario hacerse los cursitos del Estado Mayor de la Defensa y otros similares que sólo valen para militarizar sus cabezas y que se olviden de proponer cambios profundos y de propuestas fuera de la ortodoxia militarista.

Menos mal que al menos ha salido alguno sensato, en este caso el diputado de la bancada de ERC protestando por este engaño.

Nosotros proponemos un destino alternativo de la comisión de defensa en esta especie de vacaciones del INSERSO que les quieren proporcionar los peperos:

  • Pueden ir, inicialmente, al Rif a comprobar los efectos del gas mostaza lanzado por las tropas españolas en la guerra de África.
  • Más  adelante, y ya de vuelta, podrían pasarse por dos o tres ciudades de las que mantienen el «monocultivo» de la industria militar (por ejemplo Rota, Ferrol, cualquier otra) y preguntar a los parados sobre sus perspectivas de futuro y sobre si existen planes de desarrollo sostenible y alternativo para cuando se acabe la dependencia del ejército.
  • Después pueden ir a los diversos campos de tiro en uso y preguntar a los pueblos vecinos sobre los conflictos con el ejército y sobre las altrnativas de uso de esos parajes militares.
  • Pueden ir a Canarias, a los vecinos de los cabildos de la zona de Pájara, y preguntar a los vecinos por su opinión por la declaración de zona de interés militar.
  • Pueden completar el viaje yendo a la dependencia de patrimonio del ministerio de defensa a preguntar cuál es el patrimonio total del ejército y comprobar que se trata del primer terrateniente estatal.
  • Podrían amenizar las vacaciones yendo a varios de los lugares en conflicto donde la tropa española hace la guerra a preguntar a los vecinos de los pueblos y aldeas su opinión sobre el ejército español.
  • También pueden pasearlos por los varios centros de investigación para la paz que existen en España para informarse de la opinión de estos sitios sobre la política de defensa.
  • También podría reunirse con Rodrigo Rato y explicarle que la deuda de Bankia no es para tanto, que la deuda militar (32.000 millones de euros) es mucho mayor y nadie dice nada, ni han imputado a nadie por ello.
  • Para acabar la sesión, pueden acudir a una cola del paro, o a una lista de espera de la sanidad pública a preguntar a la gente de a pié qué es lo que les parece que se debe defender y s el ejército es el mecanismo para defender eso o s preferirían que los gastos militares se destinaran a cuestiones socialmente útiles.

Tal vez un contacto con la realidad de la gente haría ver a estos diputados que permitir el monolitismo militarista de la comisión de defensa es todo lo contrario a lo que se quiere a pié de calle, donde la gente aspira a políticos diferentes y a alternativas para resolver los problemas reales, no para mantener los privilegios de los de siempre.

Share

Biblioteca virtual de Defensa.

Antic dormitori + +% C3 Tirol A8s% +% 2F% 2F + Antiguo + + Tirol Dormitorio

Fuente:  Ministerio de Defensa y Atenea Digital.

Integra mas de cien mil objetos multimedia, entre los que destacan más de mil obras de cartografía, medio centenar de partituras y casi doscientos mil libros convertidos en objetos digitales, facilita la preservación (y universaliza el acceso) de las más importantes obras bibliográficas y museísticas del fondo patrimonial del Ministerio de Defensa, formado por una gran variedad de documentos y piezas procedentes de las bibliotecas, archivos y museos, tales como el conjunto fotográfico relativo al vuelo Plus Ultra, una de las obras más antiguas de geometría como Geometría speculatiua, de Tomás Bradwardine, de 1511, y cartografía histórica como el Mapa general de Tarragona de 1813, entre otras.

Puede ser una herramienta de consulta de un cierto interés. En todo caso poner a disposición obras bibliográficas incrementa el conocimiento compartido y la transpariencia, por lo que saludamos la iniciativa.

Share

El portaviones de la armada y el morro de los militares.

USS Makin + + Isla

Fuente: El País

Informa El País que el Ministerio de Defensa planea parar las actividades del portaviones Príncipe de Asturias para ahorrar durante este año 2012.

La noticia no deja de ser altamente sospechosa por varios motivos:

1) El portaviones supone anualmente un gasto de 30 millones de euros y, hasta donde sabemos, este pastoncio ya está presupuestado como gasto en los Presupuestos Generales de este año.

2) A pesar de lo que cuesta, el portaviones en cuestión es ya un artefacto con poca vida útil por delante, porque normalmente estos chismes tienen una vida útil de treinta años  y el portaviones Juancarlosprimero (no sabemos si también es portaelefantes) ya lleva 24 años de singladura, lo que implica que lo deben jubilar en breve. Es más, aunque no se dice con la voz muy alta, este cachivache ya goza de muy mala salud y sólo se usa para actividades de campaneo y no participa ni de maniobras ni de otros ensayos donde se pueda chotear el resto de las armadas de la OTAN del aparato.

3) Sin embargo, se tiene planeado gastarse un chorro de pasta en la adquisición de los llamados Buques de «guerra multiproposito» LHD  (el nombrecito se las trae) que es, dicho sea de paso, más grande, versátil y chungo que el portaviones del que ahora hablamos y que, como no podía ser menos, cuesta un cojonal más de dinero de lo imaginable. Aunque la noticia de El País dice que aún no tenemos ninguno de estos chismes, lo cierto es que el llamado L-61 JuancarlosI (como el portaaviones -y portaelefantes-) está en uso desde 2008.

4) De todo ello se deriva:

a) que el portaviones para el desguace en realidad no hace ninguna falta,

b) que ya tiene sustitutos con iguales o mejores «prestaciones», y lo más importante

c) Que la noticia pretende crear una sensación de inseguridad falsa y alarmista ¿para qué? Pues muy sencillo, si queremos leer lo que los medios interesados en promover el militarismo buscan ahora: para que los diputados justifiquen un aumento del gasto militar por la sensacion de inseguridad que los medios de intoxicción prefabrican.

En fin, suponemos que en los próximos días asistiremos a mas noticias torticeras como ésta.

Share

Morenés promete más barcos de guerra en plena contienda electoral en Andalucía

Adele+H.

Fuete: Infodefensa

El Ministro de Defensa español, Pedro Morenés ha comprometido gastarse otros 450 millones de euros en construir cinco buques de Acción Marítima. Se trata de un programa de nuevas inversiones en material militar que, como ya habíamos alertado, viene a suponer la activación de un segundo ciclo armamentista por parte del poder político una vez que el primer ciclo, iniciado en el 1988 bajo el gobierno de Aznar, ya ha finalizado.

Hay varios aspectos que se ocultan en esta decisión insolidaria y descabellada:

Primero, que el ciclo de armamentos del año 88 ha generado una deuda impagable de 36000 millones de euros, de los cuales, como ya hemos explicado en otras entradas de este blog, ni se tiene dinero para responder a ella, ni garantizan una mejor defensa de España, ni es moralmente justo pagar este dislate de dinero en detrimento de las necesidades sociales.

Segundo, la coincidencia de la decisión de gastar otros 450 millones de euros más en barcos sólo útiles para la invasión en otros escenarios fuera de España, con las elecciones andaluzas. Efecivamnte, la carga de trabajo de los astilleros militares de Cádiz y San Fernando, fruto de los contratos con el ministerio de defensa español, acaba en este mes y, precisamente, es ahora cuando, con un olor populista que da grima, defensa se suma a la campaña política prometiendo más contratos militares para estos astilleros.

¿Donde queda la prédica de auteridad del gobierno de Rajoy? A la primera de cambio ha decidido invertir más en armas y endeudar más a la sociedad.

Tercero. Que estos buques no son ni siquiera desde la óptica de la defensa militar necesarios ni útiles. Son, sencillamente, el compromiso del PP por el armamentismo y por beneficiar a las industrias militares.  No son útiles para defendernos porque lo digamos nosotros, los antimlitaristas, sino que son los propios militares y políticos españoles los que lo han dicho últimamente.

Cuarto. Que con este chorreo de dinero para armas se disimula y se elude hablar de la sostenibildad y el desarrollo de Cádiz y proponer una situación que redunde en el verdadero beneficio de la sociedad para convertir la provincia en un lugar dependiente del gasto militar y sin otras opciones socialmente útiles. Cadiz necesita trabajo, pero sobre todo necesita viabilidad y futuro, no hipotecarse en un rampante militarismo que produce retornos muy inferiores a los de cualquier producción sostenible y avanzada.

Con esto condenan a Cádiz y a sus trabajadores, a los que se quiere comprar con un mal trato que enriquece a los vendedores de armas y empobrece a los gaditanos y a los pueblos donde de seguro irán a estrenar los barcos de guerra.

Un mal negocio para el pueblo, pero muy bueno para sus dueños.

Share
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed