Tag Archive for consecuencias de la guerra

Historia de la vida de una niña soldado en Uganda

Os recomendamos escuchar el audio del Programa de RTVE «Países en conflicto» en el que en primera persona una niña soldado de Uganda nos cuenta cómo fue su vida.

Según Amnistía Internacional niño soldado es toda aquella persona que siendo menor de 18 años forma parte de cualquier grupo armado, regular o irregular.

Más datos sobre este hecho irrespetuoso con los derecho humanos los podemos encontrar en wikipedia.

Infancias que son un infierno y que, a la vez, son una realidad a la que volvemos la espalda.

Share

Una muestra de obscena propaganda militarista y sin memoria: «Al servicio del Protectorado».

Ciudad+Imperial

Fuente: ABC.

El 19 de diciembre se ha inaugurado en el Museo del Ejército de Toledo la muestra «Al servicio del Protetorado: España y Marruecos 1912-1956», que recoge una serie de escenas propagandísticas de lo peor de la experiencia colonial española en Marruecos: Porras, sables, escopetas, uniformes militares y la recreación de escenas de guerra donde españoles y marroquíes «mueren» por sus colores con sus uniformes militares puestos.

Es elocuente porque explica a su manera (una manera militarista, triunfalista y heroica bien alejada de los hechos históricos) la presencia española en Marruecos, pero olvidando contar la parte de la verdad de aquello que interesa que no se sepa: las masacres sobre poblaciones civiles indefensas, la represión política y la tortura, el uso de gas mostaza por parte de los civilizados españoles en el Rif, el uso de ese campo de batalla para entrenar en burriez a los generales españoles que dieron el golpe de estado franquista.

Llama la atención esta visión parcial de la historia promovida por el pensamiento militarista y que concibe los acontecimentos en función de los uniformes, las banderas, las armas y los campos de batalla. Sería necesario hacer una verdadera revisión del papel jugado en África, antes y ahora, por el ejército español y de las graves consecuencias de su nefasta intervención.

Hace poco Hollande reconoció las burradas que había hecho Francia en Argelia durante muchos años.  Aquí ni nos lo planteamos.  ¿Cuándo llegará el momento de que algún preboste español reconozca y pida perdón por las burradas que hicimos en Marruecos?

Share

El militarismo como indicador de violencia de género

D% C3% ADa + Internacional

Fuente:  Cimac.

Aunque es intuido y/o sabido desde siempre, no está mal que nos recuerden que el militarismo y sus valores (machismo, sumisión, jerarquía, violencia, encubrimiento bajo el paraguas de la obediencia debida, …) sigue siendo un indicador claro de violencia de género.

Efectivamente, allí donde hay bases militares se dan más casos de violencia sexista, cada vez está más en boga utilizar la violencia de género como factor militar, sobre todo contra la población civil.

Así, las activistas advierten que la violencia sexual durante y después de los conflictos armados  se utiliza para reforzar las jerarquías políticas y de género, y como táctica para impulsar el miedo, humillar y castigar a las mujeres, sus familias y sus comunidades.  El ejemplo que nos ponen en el artículo es sobrecogedor:  en República Democrática del Congo se reportan cerca de 1.100 violaciones al mes, con un promedio de 36 mujeres y niñas violadas cada día.  Se cree que más de 200.000 mujeres han sufrido violencia sexual en ese país africano desde que está en guerra civil.

Otra fuente, el Comité Internacional de la Cruz Roja, nos cuenta datos en el mismo sentido:  sea en la República Democrática del Congo o en Colombia, Afganistán o Irak, para citar tan sólo algunos ejemplos, millones de mujeres y niñas llevan la peor parte en las guerras de hoy, a menudo porque son destinatarias de actos de violencia deliberadamente ejercidos contra ellas como método de guerra. Están particularmente expuestas a la violencia sexual y a otros abusos. En muchos casos, la guerra las obliga a desplazarse, las separa de sus familiares y obstaculiza su acceso a los alimentos, al agua potable y a la atención médica. También puede suceder que las mujeres queden a cargo del mantenimiento de sus familiares como único sostén de familia.  Algunas de las posibles consecuencias de esa violencia son la estigmatización y el rechazo de las víctimas y el colapso de las normas sociales y culturales.

Recomendamos ver el siguiente vídeo que da mucho que pensar sobre este problema:

http://www.citytv.com.co/videos/799976/impactante-campana-contra-la-violencia-sexual-hacia-las-mujeres-en-la-guerra

¿Cuál es la alternativa a ambas lacras?  Parece que su solución está íntimamente unida.  Nosotros pensamos que esto es así porque ambas son manifestaciones coherentes con el actual paradigma dominante, el de dominación violencia, tanto en lo político, social, como en lo económico y en los cultural.

Share

«Te llevo en mi corazón. Correo de gratitud».

Nos ha sorprendido el sentimentalismo con el que el Ministerio de Defensa de Colombia intenta, sutilmente, militarizar aún más las cabezas de los colombianos y colombianas.

Vayamos al caso:

La mujer del Ministro de Defensa Colombiano, Doña María Pilar Lozano, en esa visión entre paternalista y familiar que impera en muchas de las instancias y organizaciones de colombianos, ha impulsado una campaña de amor y cariño hacia los sufridos militares. Esta campaña se auspicia con el sello del Ministerio de Defensa y con el dinero público.

Consiste, nada menos, en pedir a los colombianitos y colombianitas que tanto han sufrido en sus propias carnes al ejército, «llevar a los soldados y policías de Colombia mensajes de agradecimiento y reconocimiento, a ellos, los héroes de la patria, quienes día a día arriesgan su vida por proteger al pueblo colombiano«( lo hemos extractado de la publicidad del engendro).

El proposito actual es que se remitan al Ministero de Defensa  más de 100.000 cartas de agradecimiento a los militares por lo bien que defienden a la gente frente a las grandes necesidades sociales que padecen fruto de la violencia estructural.

El Ministro, en un memorable acto, entregará personalmente ests cartas en Navidad a sus destinatarios (imaginamos que su Señora tambien acudirá a los fastos castrenses).

¿Quién no verterá una lagrimita  por este acto solidario y patriótico?

Podría haberse hecho un gesto de agradecimiento más justo, por ejemplo, a los médicos que dieron lo mejor de sí por la gente, a los operarios, a los docentes, a los sufridos trabajadores, a los jueces que no se dejaron corromper, a la gente honrada que ha luchado por los demás,… ¡pero no!, toca reverenciar y sublimar a los militares. Toca resignarse a la guerra y al militarismo en vez de aspirar a la paz con contenidos y a la noviolencia.

Olvidemos el cúmulo de desplazados a causa de la guerra; olvidemos la huella ecológica que ha generado; olvidemos los falsos positivos o las torturas; olvidemos la destrucción, olvidemos las violaciones de derechos humanos; las muertes; los más de 140.000 millones de dólares gastados en la guerra  en la última década. Olvidemos las culpabilidades y la defensa de los intereses de unos pocos. Olvidemos los crímenes de estos tipos y de sus oponentes también militares. Olvidemos lo pésimo del militarismo, de todo militarismo y de todos sus partícipes.

Olvidemoslo todo y por navidad digámosles que todo está justificado, que el ejército está justificado, que la violencia organizada está justificada, que podrá tener un sitio sosegado e impune en la nueva sociedad por construir.

Si es sorprendente esta campaña de manipulación que golpea sobre la maltratada conciencia de la gente de a pié, más sorprendente es el despropósito del Ministerio de Relaciones Exteriores y de su plan para los colombianos inmigrados «Colombia nos Une», que ha puesto en movimiento su maquinaria para involucrar en este acto navideño a los inmigrntes que tuvieron que salir de esa Colombia tan bien defendida por los militronchos. «El objetivo de la Cancillería será hacer llegar más de 10 mil mensajes de solidaridad y agradecimiento de los colombianos que residen fuera del país«, dice su publicidad.

Ya es buena cosa que el gobierno de Colombia se acuerde de sus inmigrados, de los expulsados por el fracaso institucional de Colombia, por su diáspora con la que deberían tener una deuda cuando mnos moral. Pero se triste comprobar que en vez de acordrase de su diáspora para aglutinrla en torno a la defensa de sus derechos pisoteados por malas políticas migratorias en Colombia y en los países de «destino», se acuerde de ellos unas veces par ver si les puede vender algo, y otras para que manden cartitas de amor a unos militares que defienden precisamente aquello de lo que los inmigrantes salieron pitando.

Esperemos que esa difusa y maltratada comunidad colombiana en el exterior no atienda a estos reclamos de sirenas ni escuche a esos lideres de pacotilla que los engatusan con huevonadas.


Share

94.000 violaciones como arma de guerra en Colombia.

Recomendamos el siguiente audio en el que en sólo 7 minutos el programa Países en conflicto de RTVE nos hace un recorrido pavoroso por el uso de las violaciones en Colombia como arma de guerra.

Son víctimas olvidadas, pero son decenas de miles las mujeres (niñas, jóvenes y ancianas) violadas en Colombia por todas las partes en conflicto.  94.000 mujeres violadas entre 2001-2009.  Más del 80 % nunca llega a denunciar los hechos, por miedo a las consecuencias o por descreimiento en la protección del sistema, ya que el 90 % de estos delitos quedan impunes.

Escuchar audioPaíses en conflicto - Violaciones en Colombia
Share

Siglo XXI, cambalache, …,

Fuente:  actualidad.rt.com.

La noticia es alucinante:  un líder de Al Qaeda de Yemen ha llegado a un acuerdo con EE.UU. y Arabia Saudita que prevé el envío de 5.000 combatientes del grupo terrorista a Siria con el fin de respaldar a los rebeldes y derrocar al presidente Bashar al Assad.

¿Será verdad?  Si lo fuese significaría que el teatro internacional es una farsa descarada.  Todas las naciones occidentales argumentan, hoy por hoy, que la guerra lo es contra el terrorismo internacional, que el enemigo público número uno es el terrorismo internacional, que el eje del mal está en la médula del terrorismo internacional.

Si enemigos tan irreconciliables se alían contra otro es que no son ni tan enemigos, ni tan irreconciliables.  Quizá compartan, incluso, objetivos, estrategias, visiones de las relaciones internacionales, intereses económicos o, incluso, líderes que se están forrando con las guerras que llevamos libradas desde hace 11 años.

¿Podría ser algo así?  Cuando lo pensamos nos surgen las imágenes del panameño Noriega, de Bin Laden.  Entonces pensamos que los grandes amigos se convirtieron en grandes enemigos, etc.

Si seguimos leyendo la noticia volvemos a alucinar:  Se informa que los militantes, que se refieren a sí mismos como «defensores de la Sharia», se unirán con otros grupos de combatientes de Al Qaeda que se han ido infiltrando en Siria desde Libia, Irak y Turquía, con la ayuda de la OTAN y los estados del Golfo.

La OTAN colaborando con Al Qaeda.

Parece que lo mejor sería que los ciudadanos del mundo tomasen conciencia de que las guerras y el militarismo no es sólo un gasto negativo para sus economía, que ambos suponen miles de muertos inocentes al mes, y que ambos nos manipulan por intereses espúreos en que lo que prima es el negocio.

Share

Quien siembra vientos, …, recoge fuego fratricida.

Fuente:  Rebelión y El País.

Por su amplitud, los ataques de infiltrados contra las fuerzas ocupantes en Afganistán, «ataques desde el interior» en el argot de la OTAN, son un fenómeno inédito en la historia de la guerra moderna y amenaza seriamente los planes de retirada, coinciden los analistas.  Agosto ha sido de lejos el más aciago en este sentido en los cerca de once años de ocupación. Uno de cada tres soldados de la OTAN muertos ha caído bajo las balas de uniformados del Ejército afgano que Occidente se encarga de adiestrar.  El fenómeno ha explotado este año, con una treintena de ataques que han matado a 45 soldados de la ISAF, el 14% del total de bajas militares aliadas.   En 2011 fueron el 6%. Hace cuatro años, en 2008, solo supusieron el 1% de bajas, con dos soldados extranjeros aniquilados de ese modo. Los ataques ‘fratricidas’ se producen con mayor frecuencia en las provincias con una fuerte presencia de la Guerrilla Talibán, y sobre todo Helmand, que desde enero ha vivido 15 incidentes de ese tipo. En Kandahar se han registrado ocho.  Semejante balance no ha sido registrado en ninguna de las guerras contemporáneas, desde Vietnam a Irak.

El Comando de Operaciones Especiales de las tropas norteamericanas en Afganistán ordenó el sábado la suspensión de las labores de entrenamiento de sus soldados a nuevos reclutas afganos, dado el reciente incremento de los ataques de operativos de la Guerrilla Talibán infiltrados entre las fuerzas de seguridad que dependen del Gobierno de Kabul.   Mientras el Comando de Operaciones Especiales de EE UU reexamina a los 16.300 soldados afganos con los que coopera en el Cuerpo de Policía Local, dejará de entrenar temporalmente a 1.000 nuevos reclutas.

Parece ser que la OTAN y EE.UU. están preocupados por las bajas que puede causar este fuego fratricida o ataques desde el interior en la inminente retirada de efectivos.  La OTAN ya ha cerrado 200 bases extranjeras y cedido el control de otras 282 a las tropas nacionales afganas. 

Es decir, EE.UU. y la OTAN están recogiendo lo que han sembrado:  han enseñado el uso de la violencia a los afganos y parece que ahora se sorprenden de que estos la estén usando también contra ellos.  ¿Por qué no?, se preguntarán los talibán.

El que siembra vientos, recoge tempestades.  Y el uso de la violencia o el abordaje violento de cualquier conflicto lleva a situaciones como esta.  ¿No lo sabían?  Pues que se agachen, que vuelve el boomerang que lanzaron ellos mismos.

Si hubiesen sembrado cooperación para el desarrollo les llovería cooperación para su propio desarrollo, pero …

Share

La guerra silenciada por el Coltan y nuestra responsabilidad politica

Presentamos un material que circula en internet y que explica el valor estratégico y tecnológico del Coltan y la guerra que ha provocado, por países interpuestos, en África y en beneficio de las multinacionales y nuestro actual nivel de vida.

Tal vez somos lo que hacemos y no lo que pensamos. Por eso nos parece oportuno, abandonando las preocupaciones por la crisis y nuestro porvenir en ella, preguntarnos en qué medida nuestro personal modo de vida y nuestro consumo tiene que ver (provoca, fomenta, permite) mantener esta guerra en pié y, por ello, en qué medida somos responsables directos o indirectos del mantenimiento de esta guerra.

También, y con más urgencia, para preguntarnos qué podemos hacer directa y personalmente para que esta guerra acabe.

 

Share

¿Hay una guerra civil en Siria?

02 340 + 1 + + SIRIA Palmira + +% 22cardo maximo el 22%

Fuente: El Correo.com

Habitualmente nos presentan la situación de Siria como una masacre del ejército de El Asad contra el pueblo desarmado. Esta presentación busca una implicación más activa en la derrota de El Asad.

Ahora nos dicen que hay fuertes combates (¿combates si sólo hay un ejército?) en la zona siria de Al Hafa y un portavoz de los rebeldes, el coronel (¿un coronel?) rebelde Sami al Kurdi, habla de bajas producidas al ejército sirio por el Ejército Libre Sirio (¿Un ejército libre?).

Todo ello hace pensar más bien en una guerra civil. No tenemos información para afirmarlo, pero basándonos en la experiencia de Libia y sus desastrosos resultados y desenlace, parece prudente filtrar con  cuidado todas las informaciones que nos llegan de la situación siria.

Llama la atención, por otra parte, comprobar que las actitudes y las propuestas de las «potencias mundiales» aparecen todas ellas llenas de calculo y de cinismo, buscando aprovechar la situación para reposicionamientos de unos y otros. De ahí que las propuestas de la ONU, si es que consiguen ponerse de acuerdo el bloque occidental el de Rusia y China, sean altamente sospechosas.

Lo que parece indiscutible, como en todas las guerras, es que las bajas, la mayoría de las bajas, son civiles y que el conflicto no hace sino multiplicar la pérdida de civiles: más de 10000 muertos, 230.000 desplazados internos y 60000 refugiados en otros países.

Y nos llama mucho más la atención que todas las propuestas que hemos oído hasta la fecha van dirigidas desde un enfoque militar, pero ninguna presta eficaz apoyo a las víctimas civiles, ni empodera sus mecanismos de solidaridad y resistencia a la guerra, ni promueve el apoyo real a sus derechos. Estamos convencidos de que en Siria se mueven organizaciones y personas que desde posiciones diferentes están trabajando por los nadie,  están luchando por su cuidado, están promoviendo la noviolencia, pero de esto nadie habla. ¿Por qué? Porque el lenguaje militarista simplifica todo, hace que la lucha sea de buenos contra malos, silencia las discrepancias y las enmiendas a la totalidad y porque un apoyo al pueblo Sirio desde la noviolenia no beneficia a los intereses  y a los negocios de unos y otros, ya sea los relacionados con el petróleo, ya los que tienen que ver con las armas o la geopolítica.

Siria tal vez vive una guerra civil y se merece una paz justa, no más militarismo.

Share

¿Por qué no boicotear los actos de puertas abiertas que celebrará el ejército el próximo fin de semana?

Día + + Fuerzas Armadas + + de + Infantería Marina

La exaltación patriotera y militarista de todos los años por estas fechas va a cambiar de formato. Ya no harán el tradicional desfile de las fuerzas armadas con el que los ejércitos hacían su exhibición de musculatura con presencia de las autoridades variopintas, del rey hacia abajo y en linea colateral.

Parece que el formato cada vez más quedaba como un aburrido y obsoleto canto del cisne que, como suele pasar, resultaba indiferente para la sociedad en general, de modo que, con la excusa de los recortes, nos regalan la buena noticia de que ya no sacarán la chatarrería militar a las calles.

Pero, como ya hemos dicho en otra entrada de este blog, esto supone un  ahorro muy relativo, y sí una nueva vuelta de tuerca en el ensimismado intento de ofrecernos argumentos legitimadores del papel imprescindible de los ejércitos. Ahora nos quieren vender «actos» descentralizados (en concreto el castigo de 180 actos en diversas ciudades) que van desde la anacrónica jura de bandera de civiles despistados en Barcelona, Madrid o en Murguía, a cencerradas sinfónico-militares y diversas jornadas de puertas abiertas con las que mostrarnos que el ejército debe ser apreciado por los civiles por el montón de cosas que hacen, desde salvar niños del tercer mundo hasta cuidar la naturaleza, pasando por el siempre impresionante dominio de los juegos de riesgo y toda la parafernalia tecnológica de los artefactos de guerra (aunque en realidad los tengan aparcados en hangares el resto del año por falta de suministros o de gasolina).

Es un bonito momento para acudir a esas jornadas de manipulación del militarismo y mostrarles en vivo y en directo nuestra opinión sobre sus actividades y sobre el papel que los ejércitos tienen en mantener el status quo que, lejos de servir a nuestra seguridad, sirve a los intereses de los que nos vuelven cada día más insegura la vida.

¿Por qué no hacerles saber lo que la sociedad civil piensa de las misiones internacionales de injerencia militar? ¿Por qué no hacerles saber nuestro descuerdo con el insolidario gasto militar o con la venta de armas?  ¿Por qué no mostar nuestra disposición a negar legitimidad al militarismo?, ¿por qué no usar estos actos para reivindicar que nosotros, los nadie, queremos decidir que hay que defender y cómo hacerlo?

Eso sí que sería en realidad propiciar el «ecuentro» (que no encontronazo) de las fuerzas armadas con la cruda realidad de las necesidades sociales a las que, desde luego, no prestan atención los políticos que definen el planeamiento de la defensa.

Share
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed