Tag Archive for Comercio de armas

Observatorio sobre el ciclo armamentista

cicle armamentista

Observatorio del Ciclo Armamentista.

Damos la bienvenida a esta nueva iniciativa del Instituto Catalán Internacional por la Paz  que consiste en dar información

de lo que tiene que ver con la defensa armada de los estados y que afecta a todos los elementos de la cadena de producción de las armas, las fuerzas armadas y los presupuestos que los estados dedican a mantenerlos.

 

Este Observatorio está organizado en tres grandes secciones:

  • la primera sección incluye los diferentes procesos del ciclo armamentístico (gasto, I + D, industria y comercio de armas),

  • la segunda ofrece datos específicos sobre las fuerzas armadas y las operaciones militares en el exterior y, por último,

  • la tercera sección recoge las políticas que regulan la defensa nacional y los compromisos adquiridos por el propio Estado en los organismos multilaterales de defensa.

Todos estos datos nos parecen necesarios y muy útiles para poder desarrollar el necesario control de las decisiones políticas en materia de Defensa por parte de la sociedad civil.

Share

Rusia exportará más armas, todavía. Y aumentó un 58 % su gasto militar

 Fuente:  Infodefensa.

Rusia exportó durante 2012 11.200 millones de € en material militar.  Esto son 15.160 millones de dólares.  En la última década, sus exportaciones de armas se han triplicado y actualmente tienen una cartera de pedidos de 46.000 millones de dólares.  Con estos datos, Rusia se mantiene como el segundo exportador mundial de armas.  RIA Novosti también se hizo eco hace unos meses de las palabras del viceprimer ministro ruso, Dmitri Rogozin, en las que afirmaba que la producción rusa de defensa aumentará para el año 2015 en un 80% respecto a 2011, y se cuadruplicará hacia 2030.

Además, han abierto mercados nuevos como Ghana, Omán, Tanzania y Afganistán que nunca habían comprado armas a Rusia, o no lo habían hecho últimamente.  El principal comprador de estos productos rusos es India, y entre sus mejores clientes se encuentran Myanmar, Vietnam,Venezuela y distintos países de Oriente Medio.

El aumento de las exportaciones militares rusas coincide con el incremento de sus presupuestos de defensa. Hace tres meses se conoció que el gasto militar ruso alcanzará en 2015 el 3,7% del producto interior bruto (PIB) del país. En total, ese año el gigante euroasiático empleará en su defensa más de tres billones de rublos (74.600 millones de euros), un 58% más que durante 2012, en el que presupuestó un gasto militar de 1,9 billones de rublos (47.240 millones de euros).

Otro país, y no es cualquiera, que apuesta fuerte por militarizar la industria, la investigación y las relaciones internacionales.  Otro país que apuesta por no priorizar las necesidades sociales de su población y, sin embargo, invertir en aquello que sólo tiene interés económico si se exporta.  Con un pequeño pero esclarecedor detalle que hay que comentar:  las exportaciones de material militar sólo son posibles si se crean mercados, es decir, si se logra que otros países entre en guerra (sobre todo, si es lejos de tus fronteras).  Esta noticia nos augura, por tanto, un nuevo rebrote de los conflictos internacionales tipo guerra.

Share

¿Hacia el inicio de otro ciclo de compra de armas?

 Fuente: Infodefensa

Tenemos un problema generado por la ingente deuda militar que arrastramos desde que los gobiernos, primero de Aznar, luego de Zapatero y ahora de Rajoy, enloquecieron en la compra de armamento innecesario, sofisticado y ruinoso para la economía (los famosos Programas Especiales de Armamento), con lo que generaron una burbuja de deuda que actualmente resulta impagable y asciende a más de 32.000 millones de euros según el último conteo de la misma.

No han decidido aún cómo van a afrontar el pago de esta barbaridad, ni de dónde saldrá el dinero para llevarlo a cabo, pero los militares ya están pensando en nuevas adquisiciones de material militar de primera generación.

El Almirante Jefe del Estado Mayor de la Armada (de la sexta armada más peligrosa y grande del mundo, cosa que ni se dice ni se sabe) ha propuesto el rearme de la Armada, con la adquisición de cinco fragatas F-110 (que dado el actual desastre económico quedaron sin poderse comprar) y la segunda serie de los Buques de Acción Marítima (BAM) que se paralizaron (a pesar de la petición en el parlamento de que se invierta en este engendro de PSOE y de Izquierda Plural, que pidieron un aumento del gasto militar al respecto para dar trabajo a los astilleros de Navantia en Cádiz), así como helicópteros, vehículos de apoyo, aviones no tripulados, misiles y una larga ristra de armamentos.

El almirante, sin pedir perdón por el agujero en el que los militares nos han metido con una deuda infumable en compra de armas innecesarias, habla de austeridad pero pide más leña al mono.

Esta institución militar nunca está satisfecha. Siempre están indefensos. Siempre necesitan más armas. Siempre necesitan más dinero y más aventuras. Tiene una pulsión enfermiza que raya la paranoia.

Nos podemos hacer dos tipos de preguntas que tal vez nos permiten ver lo inaceptable de satisfacer estos caprichos:

¿Cuánto cuestan los planes de rearme que proponen estas gentes?

Si tenemos en cuenta que, a precio de 2008, las fragatas F100 suponían unos 750 millones de euros según algunas estimaciones (suele haber un desfase considerable entre el precio pactado y el precio final de estos cacharritos, que supera el inicial en entre un 30 y un 100%) y que las F-105 suponían unos 850 millones de euros de coste final (presupuestados únicamente 475), la nueva versión que ahora quieren comprar (F110) no saldrán por menos de 900 millones de euros. Como quieren tres al menos, hablamos de no menos de 2700 millones de euros  mondos y lirondos por este caprichito.

Si se continúa con la adquisición de la segunda fase de los BAM, hablamos de unos 740 milloncetes por buque, lo cual nos pone (querían hacer cuatro al menos) en 2960 milloncetes en BAM.

Vayamos a los aviones no tripulados (suponemos que Drones, por ser los que ha homologado al OTAN) que cuestan cada uno unos 28 millones de euros, pero como quieren al menos 10 hablamos de unos 280 millones de euros, una bicoca.

Podríamos seguir sumando en esta estimación de primera hora, pero no merece la pena. Basta con saber que para saciar los nuevos intereses de la armada harán falta, si hacen caso a los planes de ésta, no menos de 6.000 millones de euros en lo que aparece como una desmesurada apuesta por hacer un agujero de deuda mayor del que ya nos han hecho.

b) ¿Para qué valen estas armas?

Empecemos por decir que las características del material que se pretende comprar lo sitúan como un material principalmente pensado para la llamada «proyección» y no es un material estrictamente defensivo ni vale para la defensa de la soberanía frente a un hipotético ataque de un «invasor» (en el supuesto de que alguien quisiera invadir el estado español de forma militar). Es decir, sus usos son los de llevarlo a miles de kilómetros y usarlo en escenarios de guerra en otros países, lo que quiere decir que es un material para agredir a otros y no para defenderse.

Pero es más, es que este material no es decorativo. No sólo es que valga para llevarlo lejos, a guerras lejanas, de una manera hipotética. Es que nuestra armada ya hace eso. Ya interviene militarmente en guerras lejanas, realizando acciones militares que agreden a otros pueblos. Luego ya se usa para imponer violentamente «nuestros» intereses en otras regiones del planeta. ¿Es eso lo que queremos la gente de a pié?¿ Queremos que nuestros impuestos sirvan para hacer eso?

c) El rearme de la armada es solo la cabeza del iceberg. Es esperable el rearme de los otros cuerpos  militares.

Como vemos, la Armada contempla un nuevo ciclo armamentístico que cubrirá el plazo de ocho o diez años, con adquisiciones de armas, inicialmente, de más de 6000 millones de euros. Eso sin contar con que no les entre la manía de tener otra vez un portaaviones (el actual lo van a jubilar por lo caro que les sale desplazarlo) para no perder su puesto en el ranquing como sexta armada más potentes del planeta (lo cual no nos hace falta para nada pero al parecer viste mucho).

Pero la armada no es todo el ejército. También el ejército del aire y el ejército de tierra planean su propio rearme y esperan iniciar un nuevo ciclo de compra de armamento. A diferencia de la Armada, aún no han dado a conocer sus aspiraciones de rearme, pero éstas existen y se centran en la adquisición, igualmente, de armamento de proyección enfocados a la agresión a otros pueblos.

El nuevo ciclo de armamentos y rearme español está servido.

Share

Conflictos para 2013: el cuento de nunca acabar

 

Fuente:  FP.

Como cada inicio de año, la revista FP nos hace reflexionar que además de los conflictos que todos vamos a ver en los telediarios todos los días hay otros que existen pero a los que no se les da cobertura informativa y que, sin embargo, tienen una gran importancia, no sólo para las pobres gentes que los sufren, sino para intereses económicos de las grandes potencias (la U.E. lo es) o para mantener el subdesarrollo en ciertos países en los que posteriormente se tiene planeado intervenir, a medio y largo plazo, para desestabilizarlos para sacar algún beneficio.

La propia revista reconoce lo relativo de cualquier clasificación sobre las guerras de 2013:  Lo que sigue, por tanto, es una lista de las 10 peores crisis que no incluye la violencia permanente y relacionada con las drogas en México, las tensiones crecientes en el Mar del Este de China, ni la posibilidad de conflicto en la Península de Corea tras el lanzamiento de un cohete por parte de Pyongyang. Por si esa mezcla no fuera suficientemente peligrosa, hay nuevos dirigentes en China, Japón y a los dos lados de la zona desmilitarizada de Corea, que tal vez se sientan obligados a pulir sus credenciales nacionalistas con medidas agresivas. Tampoco menciono las próximas elecciones en Zimbabue, el trauma continuo en Somalia ni los rumores de guerra frente al programa nuclear iraní. Cualquiera de estas crisis tiene méritos para figurar en una lista de las 10 peores.  Pero lo que sí nos queda claro es que entre unas y otras citas el panorama que se presenta para 2013 es muy malo.

Queremos decir que es muy malo para aquellos países en guerra, pero será un año suculento para aquellos otros que fabrica y exportan armas (España lo es) y para todos aquellos negociantes de la guerra privados que se lucran con el negocio de la muerte.

Los conflictos que hay que unir a la ya larga lista con la que los medios de comunicación con deprimen diariamente son, entre otros:

  • Sudán
  • Turkía – Kurdos
  • Afganistan
  • Pakistán
  • Sahel:  Malí, Nigeria y otros lugares
  • Congo
  • Kenia
  • Siria
  • Líbano
  • Asia Central con una lista cada vez más amplia de países:  Tayikistán, Kirguizistán, Uzbekistán, Kazajistán
  • Irak
  • La violencia del narcotráfico en México

Por nuestra parte, querríamos añadir que hay otra perspectiva que no localiza los conflictos por naciones sino que habla de violencia estructural.   La lucha económica del primer mundo contra el Tercer Mundo, quitándole sus recursos naturales a bajo precio y revendiéndoselos procesados a muy alto precio, convirtiendo sus economías en dependientes de las del primer mundo, cobrándoles aranceles proteccionistas cuando a ellos se les exige libre comercio, etc.

En los últimos años estamos aprendiendo también que uno de los orígenes de nuestra actual crisis económica deviene de la injusticia estructural de las instituciones económicas, de la especulación financiera permitida y potenciada por los gobiernos de toda Europa y de la insolidaridad continuada de las grandes empresas internacionales y de las grandes fortunas.  Su egoísmo, que sólo busca lucro inmediato a cualquier precio, está provocando paro, suicidios, falta de vivienda, …  Este es otro conflicto internacional que no está olvidado pero que merecería relacionarse con el tema de las guerras en todo el mundo.

Share

Algunas mentiras sobre la exportación de armas

File:Leopard Dresden.jpg

Fuente: Artículo publicado por Utopía Contagiosa en el periódico Es Hora.

Hace unas semanas se hizo eco la prensa oficial de la drástica reducción de las ventas de armas de las industrias españolas en el primer semestre de 2001.  Se ha vendido un 43,7% menos de armas que en el primer semestre de 2011, por un importe de 619,4 millones de € en vez de los 1.099,8 millones del primer semestre de 2012, siendo nuestros principales “clientes” los países civilizados y democráticos de EE.UU. y Europa, seguidos de Venezuela.  El Informe atribuye esta monumental bajada a la finalización de los cuantiosos encargos aeronavales para Noruega y Australia, con vencimiento en 2011 y de carácter excepcional.

 La nota ministerial, reproducida de forma acrítica, insinúa las buenas prácticas del gobierno de Rajoy al negar la venta de material militar a países de dudoso respeto a los derechos humanos, sin caer en cuenta de la autorización a otros tantos tan o más dudosos.  Llama la atención la falta de criterio y de análisis de los medios de comunicación, convertidos en meros portavoces de las informaciones sesgadas dadas desde el poder. ¿Por qué ocurre?  Por la existencia de un complejo militar industrial que actúa como un grupo de presión y que cuenta con mecanismos para incentivar y situar sus mensajes, junto con la falta absoluta de crítica y rigor periodístico en lo que tiene que ver con la cultura de la defensa.  

 Por eso damos algunas informaciones “precisas” para entender la magnitud y la relevancia de la industria militar española y, en cierto modo, decir lo que no se dice e ilustrar los inmorales perjuicios que para el avance democrático tiene el agresivo papel de la industria militar y de su corporación de intereses (lo que implica complicidades de nuestra casta política extractiva, de la banca que financia estos negocios, de sectores empresariales caracterizados por la falta de ética, incluso, en supuestos partidos de izquierdas y sindicatos).

 Comencemos por destacar que el informe, a fecha de elaboración de este artículo, no puede ser consultado de forma transparente en Internet ni conseguido de forma fácil en ningún sitio. Nos tenemos que conformar con la nota de prensa y la reproducción por los medios de comunicación. Ello ya indica una sospechosa intencionalidad: desincentivar la alarmada y creciente opinión pública contraria a los negocios sucios (según datos del CIS) y calmar los ánimos de algunos políticos escrupulosos que, presionados por grupos pacifistas y de solidaridad, se han atrevido a preguntar en el Parlamento sobre estas prácticas.


La información ofrecida contiene medias verdades y mentiras:

  • No se pone énfasis suficiente en el crecimiento exagerado del material “de doble uso” (de uso civil y/o militar) y que aumentó de forma singular (un 300% respecto del primer semestre de 2011) para situarse en 148 millones de € (desde los 36,9 millones) a sumar a los 619,4 millones ya referidos).
  • Se oculta que, sistemáticamente, los datos de ventas de armas ofrecidos oficialmente por el Gobierno no coinciden con los de los principales y más solventes organismos internacionales entre ellos el SIPRI. ¿Ello nos habla de un coeficiente cuando menos importante de venta de armas clandestino u oculto?
  • No hace referencia a las principales características de nuestros clientes más jóvenes y al peso que en la estrategia comercial española de venta de armas están adquiriendo regiones con alto riesgo de guerra, como son los países de Oriente Medio, algunos países andinos que se caracterizan por una creciente retórica nacionalista y prebélica y nuestros tradicionales “clientes” poco recomendables, como el régimen despótico de Marruecos, el impresentable régimen militarista y de dudosa ética democrática de Israel,  la incipiente venta de armas a Malí, o la venta de armas supuestamente de caza pero que luego son “revendidas” a guerrillas y grupos paramilitares en el África Subsahariana. ¿Quiere esto decir que los mercaderes de la muerte contribuyen a la polarización de los conflictos militares o los prefabrican? Nosotros pensamos que sí. ¿Forma parte de la estrategia política española permitir o planificar esta barbarie?
  • No explica la gravedad del tipo de armamentos que vendemos y exportamos:  armas sofisticadas y pensadas para la agresión y “proyección”, no armas defensivas;  y armas de represión interna, lo que indica la intencionalidad de nuestros clientes.
  • No sitúan de forma adecuada la progresión de venta de armas españolas en la última década. Por ejemplo, el año 2011 supuso una venta de armas de más de un 115% de aumento respecto al anterior y de más de un 120% respecto de la media de la década, para situarse por encima de los 2.400 millones de €.
  • Debemos sumar otro factor, la agresiva estrategia de búsqueda de mercados en que se han implicado de manera conjunta diversos ministerios españoles y la industria militar. Fruto de esta lucha, España está actualmente en condiciones de conseguir, o ha conseguido ya, contratos para la fabricación de 200 carros Leopard en Sevilla por valor inicial superior a 3.000 millones de € (habitualmente los contratos militares resultan entre un 50 y un 100% de incremento), para la venta de armas (aviones militares y lanchas de lucha fluvial) al ejército de Colombia, para apoyar la construcción de una industria militar naval propia (y dependiente de la nuestra) en Venezuela, para la fabricación de aviones militares para Perú, para instrumental de doble uso por toda la región andina, para construir fragatas para Turquía por importe de más de 5.000 millones de €, de entre 70 y 100 aviones de guerra para Emiratos Árabes, etc.

Además, España participa, con dinero público, de la venta de otras armas que no computan en las cifras oficiales, ya que las fabrican los consorcios internacionales de la industria militar, los cuales tienen garantizados cuantiosos contratos para construir aviones Eurofighter (por ejemplo por importe de 6.000 millones de € para Corea del Sur, 72 a Arabia Saudí y números similares a otros países del Golfo).

 ¿No llama, por otra parte, la atención el número significativo de exministros y altos cargos que forman parte de la nómina de las industrias militares o que se intercambian de éstas a los cargos públicos sin miramiento?¿No explica algo de la propensión de nuestros políticos a favorecer este tipo de negocios?

 Nuestro desconocimiento (en la mayoría de los casos) y nuestro silencio, nos hace cómplices. En nuestro nombre se detraen recursos públicos (que no podrán usarse en cosas útiles) para subvencionar y estimular la industria militar y para hacer que sus mercados crezcan. En nuestro nombre se venden armas y se exportan conflictos. ¿Queremos fomentar una política de agresión y rearme entre los pueblos?  Gracias a las armas nos convertimos a ojos de muchos países en el país indeseable que los agrede.

 

Share

Rusia se convierte en el principal proveedor de armas de India

La violación de + + + Grecia + by + BCE% 2C + y + UE + FMI

Fuente: Dw

Hace unos días se ha llegado a un acuerdo mercantil por el que Rusia proveerá de aviones y helicópteros militares a India por importe de más de 2.300 millones de euros, con lo que Rusia pasa a ser el principal proveedor de armas de India, con entre un 60 a un 70 de la cuota de mercado de ese país.

Una vez más llama la atención la prioridad de los llamados países emergentes en incrementar el gasto militar, lo cual, en este caso, no parece una buena noticia para la ingente masa de desheredados de Rusia ni de la India ni para las relaciones pacíficas entre los pueblos.

Share
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed