Tag Archive for Bardenas reales

Presentada una Iniciativa Legislativa Popular sobre Bardenas Reales en el Parlamento de Navarra

2013-02-21+Lana+banatu

Rufino Lasaosa

ILP POLÍGONO DE TIRO (2)

El 12 de Diciembre de 2012 se ha presentado en el registro del Parlamento de Navarra una instancia con una iniciativa para el desmantelamiento del polígono de tiro de Bardenas Reales, que los compañeros de Bardenas Ya nos han hecho llegar tras realizar gestiones para obtener su texto.

La iniciativa, según aparece en una primera página titulada «comisión promotora» la realiza a título individual una persona de 20 años, si bien afirma que en la recogida de firmas para llevar adelante la iniciativa han ayudado «varias organizaciones y colectivos» (no menciona ninguno en concreto).

El articulado de la propuesta cuenta con cinco artículos.

El primero viene a decir que se debe considerar Bardenas Reales un espacio unitario, y no puede considerarse por separado como un subespacio independiente el polígono de tiro del que goza en exclusiva el Ministerio de Defensa.

Imaginamos que la finalidad de esta declaración es al de impedir que las 2.222 hectáreas del polígono puedan (como hasta ahora) seguir considerándose como una excepción a la declaración de espacio natural y reserva de la biosfera de los que cuenta Bardenas Reales y que no pueda excluirse de su normativa (incompatible con un campo de entrenamiento militar donde se hacen ensayos con fuego real).

Un segundo artículo dispone que el ejército sólo podrá seguir utilizando el polígono de tiro de Bardenas Reales hasta el fin de la ampliación del contrato en 2018.

En el tercero se explica que en el caso de que el ejército no acepte esto, el gobierno navarro defenderá ante el gobierno español el que solo pueda ser usado por el ejército español y no por los otros ejércitos de la OTAN, dado que los navarros votaron contra la OTAN en el referéndum convocado en su día.

En el artículo 4 se dice que llegado el plazo de finalización de la prórroga del contrato en 2018, el gobierno navarro instará a las poblaciones congozantes a oponerse en bloque a la renovación del convenio y a dejar la representación de sus intereses en el gobierno navarro, se supone que para que éste las represente y se oponga a la continuación del campo de tiro.

Así mismo dispone que en el caso del desmantelamiento en dicha fecha, el gobierno navarro mediante las consejerías competentes desarrollará un plan de ayudas a las poblaciones afectadas.

Y el artículo 5 dispone que dichas ayudas se llevarán a cabo en el plazo de cinco años, desde 2019 a 2023.

Dicha propuesta ha tenido un cierto eco mediático regional a pesar de ser una iniciativa aparentemente individual.

En orden a una valoración de ésta que pasa por ser la primera iniciativa popular de desmantelamiento del polígono de tiro de Bardenas Reales, tiene como aspecto positivo el que abre una vía de participación popular para conseguir el objetivo de desmantelar la base militar y señala una fecha concreta, el primer período (finales de 2018) de vigencia del actual acuerdo entre Defensa y la Junta de Bardenas Reales.

Otro acierto es el de prever planes de desarrollo alternativo para Bardenas y de implicar en ellos a la administración autonómica.

Que el parlamento navarro se posicione por medio de una ley al respecto puede servir al objetivo de conseguir unas Bardenas libres y desmilitarizadas.

Ya veremos el recorrido que la mesa del Parlamento le da a la iniciativa: si la rechaza, si la estudia, si la enmienda y corrige en aspectos sustanciales ya sea para mejorarla o para rebajar sus contenidos, según sean las fuerzas en liza.

Desde nuestro punto de vista la iniciativa nace con algunas debilidades que pueden amortiguar la buena intención de la misma:

  1. No cuenta, hasta donde sabemos, ni con consulta, ni con diálogo, ni con apoyo de las organizaciones que se están movilizando para conseguir la desmilitarización de Bardenas Reales. Una iniciativa más dialogada y trabajada en común podría tener más peso político.
  2. En cierto modo prevé que ninguna negociación permitirá llegar a la desmilitarización de Bardenas en 2018 y propone una salida que entendemos inadecuada de negociación para que el campo de tiro sea usado por el ejército español pero no por los de la OTAN, con lo que no se resolvería el meollo del problema.
  3. Se centra demasiado en el diálogo bilateral entre Defensa y el gobierno navarro, pidiendo incluso que los municipios deleguen su representación en este, olvidando tanto la capacidad de dinamización de los municipios como el especial papel de algunos de ellos como «congozantes» en la junta de Bardenas, firmante de los acuerdos con Defensa.
  4. De haberse promovido una verdadera iniciativa legislativa popular de amplia participación y firma más masiva, la fuerza de la propuesta sería mucho más evidente y la posibilidad de que los partidos la eludan o manipulen mucho menor.
  5. Habría sido ideal conjugar una iniciativa legislativa de desmilitarización de Bardenas con un mayor rigor y contundencia, pero sobre todo, coordinada con la iniciativa de consulta popular que ya se está estudiando por las campañas en liza. En definitiva debe ser el pueblo el que elija su destino y muestre su rechazo al militarismo.

En todo caso, seguiremos el desenlace de la propuesta para valorar su recorrido y consecuencias.

Share

Cospedal se olvida de Aragón

General+Military+Academy+Ceremony

David Martín Clavo

Fuente: Heraldo

Cospedal pasa de Aragón a pesar de los diversos litigios que la Comunidad aragonesa mantiene abiertos con Defensa.

Así se ha manifestado la Chunta Aragonesista, por boca de su secretaria General, Carmen Martínez, tras analizar la comparecencia de la Ministra de Defensa en la comisión de Defensa del 20 de diciembre.

De Aragón ni pío.

Ni pío a pesar de que Aragón mantiene abiertos al menos tres grandes litigios con defensa:

  • el cierre del cuartel Sancho Ramírez en Huesca y las compensaciones que en justa lógica debería hacer Defensa por el impacto de este cierre (que generó tanta dependencia) en la ciudad,
  • la reivindicación de que se desmilitarice el control del espacio aéreo del aeropuerto civil de Zaragoza (que por la cercanía de la base militar de San Gregorio se arroga defensa)
  • y el litigio por los peligros de la Base militar de Bardenas reales en los pueblos de la comarca de las Cinco Villas.

De todo esto la ministra no habló nada. Como tampoco lo hizo del enorme patrimonio militar que tiene la Comunidad aragonesa, o del impago del IBI en las ciudades aragonesas de este enorme patrimonio, o del escándalo de la inmensa base militar de San Gregorio y la afectación de los espacios circundantes al «interés de la defensa» (lo que afecta a los usos permitidos en este, a sus viales, autorización de pasea por este, etc.), o de los innumerables incendios y molestias a que la actividad militar somete constantemente a los pueblos vecinos de la base de San Gregorio, y tantos otros aspectos del día a día del militarismo sobre la vida de los aragoneses.

La ministra no dijo ni pío. No le conviene.

Lo suyo es hacer propaganda de las imaginarias bondades del ejército, no crónica de los terribles males que acarrea.

Share

Defensa amenaza con expropiar las Bardenas Reales

Resultado de imagen de bardenas ya

Bardenas Ya

Fuente: El Confidencial

No nos sorprende, más bien viene a confirmar una tremenda sospecha, la amanaza del Ministerio de Defensa a la pretensión que los colectivos que en Navarra y Aragón vienen reivindicando la desaparición del anacrónico campo de entrenamiento militar de Bardenas Reales.

Ahora que las iniciativas ciudadanas comienzan a desbordar el círculo vicioso meramente testimonial y residual en que se había convertido últimamente la celebración de las marchas antipolígono; ahora que asistimos a la mayor movilización y ambición de las aspiraciones sociales de que se finalice definitivamente la dependencia de la zona bardenera del militarismo y que se exige una consulta popular y una herramienta legal para el desmantelamiento de la base en 2018; ahora que las iniciativas eco-pacifistas y sociales en torno a las Bardenas comienzan a tener mayor acogida en las corporaciones locales de la zona y en las nuevas coaliciones políticas que han roto los consensos cómodos de antaño; ahora que se cuestiona el propio papel legitimador del actual pasteleo que ha propiciado, con una nefasta política opaca y poco confesable, la Junta de Bardenas Reales; ahora que ocurre todo esto y se pone en peligro real el statu quo de la base militar en Bardenas, el ejército amenaza con expropiar las Bardenas y zanjar el asunto a la tremenda, a su modo, manu militari.

Resulta, cuando menos, ejemplar conocer las pretensiones de Defensa: mantener a todo trance el campo militar en un paraje paisajístico y medioambiental que ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad y que el constante bombardeo por parte de los ejércitos español, de la OTAN y de otros ejércitos invitados, pone en peligro. No parece que la defensa de la sociedad que prometen sea compatible exactamente con bombardear y deteriorar un paraje como este y ello pone en una evidente contradicción al ejército.

Contradicción aún mayor porque la solución que se les ocurre a los responsables de este desaguisado es contestar con la amenaza de expropiación forzosa a las propuestas de consulta popular y de democracia. No parece que la democracia que supuestamente justifica la razón de ser del ejército (según sus propias declaraciones) se defienda precisamente negando la democracia.

No es tampoco la última contradicción, porque el campo militar de Bardenas, amén de deteriorar un paraje como este, amenaza la seguridad de los propios pueblos circundantes, congozantes o no, y son múltiples las ocasiones en que se ha datado la acumulación de accidentes y molestias para los ribereños, así como evidente el peligro a que están expuestos por contaminación debida a los materiales que acumula este entrenamiento militar. No parece que la defensa de la vida de los ciudadanos que se predica se defienda amenazando la vida de los ciudadanos, una nueva contradicción.

En Bardenas se entrena tanto el ejército español como los ejércitos de la OTAN, en maniobras que luego repiten en los escenarios militares de guerra donde participan. Es el más importante campo militar de la OTAN para tales entrenamientos y por tanto una de las puntas de lanza de la política de agresión que la alianza mantiene a escala planetaria. No parece que tampoco la paz, que justifica la existencia del ejército según sus propios manuales, ni la soberanía y la independencia, que son lugar común en el argumentario militarista, se defiendan con este capo militar. Más bien se niegan.

Todo ello nos hace pensar que la respuesta del Ministerio de Defensa amenazando con expropiar las Bardenas en caso de que l@s bardener@s y sus instituciones políticas no se las entreguen a su gusto y de buena gana, no hace otra cosa que desvelar lo nefasto de la institución militar y su desprecio absoluto por todo aquello que, en la opinión de la sociedad, debe ser defendido. Paradógicamente quienes nos dicen defender amenazan con una agresión en toda regla, pasando a ser de lo que hay que defenderse.

De todo ello se nos antoja que la lucha de Bardenas no es solo la lucha de Bardenas, y pasa a ser una causa global que debe trascender, con ser importante, el propio territorio, pues es también la lucha social contra el militarismo que agrede a todo el planeta y del que no podemos ser responsables ni consentidores.

En todo caso ¿qué diferencia tendríamos si expropian Bardenas respecto a la situación actual?  ¿No la tienen expropiada de facto y ante la pasividad comodona de los partidos de la casta?

De todo ello, se nos antoja que la lucha social de las poblaciones empeñadas en que una consulta popular sirva para desalojar de Bardenas al militarismo y reconvertirla en un paraje de paz, comienza a dar frutos saludables. Como los dio en Cabañeros (donde el ejército quiso llevar el campo de tiro cuando en Bardenas Reales la presión social fue más fuerte que ahora) cuando la movilización social obligó a los políticos y su oportunismo a prueba de todo a negar al ejército el campo de tiro que ansiaban.

So pacifistas y ecologistas pudieron en Cabañeros ¿Por qué no la movilización de los pueblos en Bardenas?

Share

Los repartos de los congozantes del campo de tiro de Bardenas Reales

David+and+Noa+at+a+rock

Por Manuel Fernández

Fuente: Diario de Navarra

Ya se sabe que el que parte y reparte se lleva la mejor parte.

Y el dicho se hace efectivo y sólido en los mejunjes del Ministerio de Defensa y la Junta de Bardenas, ese ente que aprovechó el militarismo para legitimar el campo de tiro con el que someten a los ribereños del Ebro circundante en Navarra y Aragón.

El gran argumento con el que los partidarios de mantener un campo de entrenamiento militar en su territorio cercano y en un paraje con especiales figuras de protección medioambiental como es la Reserva de la Biosfera de Bardenas Reales, es que a cambio de este pequeño sacrificio los pueblos «congozantes» (es decir, los que históricamente recibieron la dádiva de hacer uso de un terreno de los reyes de edades bien periclitadas) gozarán de un dinero que Defensa ofrece en concepto de canon de uso.

Y a los vecinos de la ribera les han venido contando el cuento de que el dinerillo les salvaba los presupuestos municipales y les hacía tener servicios impensables sin este apoyo del militarismo.

Al margen de lo indecente del argumento, al margen también de que la gran contribución de los militares a la región se traduce en contaminación por el armamento usado y el impacto ambiental de las actividades militares,  al margen también de las molestias que sufren cada vez (más de 250 días al año) que a los militares les da por sobrevolar los pueblos, al margen de que lo que se entrena allí es cómo hacer las guerras que luego replican los ejércitos español y sus socios por doquier, al margen, decimos, de todos estos pequeños detalles, resulta que la cuenta del canon es un cuento.

Porque, nos dice la noticia, la Junta de Bardenas, un ente privado y bien oscuro en su gestión, en realidad no entrega a los pueblos congozantes sino el 58% de lo que recibe en concepto de canon y se chupa el resto en cosas que, por la peculiar oscuridad de dicha Junta, ni siquiera conocemos, si bien algunas noticias de la prensa nos han explicado gastos injustificados (e injustificables) para viajes y solaz de los junteros, todo un descaro.

Llama la atención la farsa del canon que convierte en dependientes irremisibles del militarismo y sus actividades a los sufridos y sufrientes ciudadanos, mientras sus políticos más avezados se aprovechan a todo trapo de esta sumisión resignada y aplauden con las orejas la continuidad del campo militar que alimenta su codicia.

Razón a añadir a las muchísimas por las que hay que lograr desmilitarizar por completo Bardenas Reales y cuanto antes, impidiendo la renovación automática que pretende el Ministerio de Defensa y la Junta de Bardenas del convenio para el uso del campo de tiro.

Que se pronuncie el pueblo y diga si quiere tener un campo de tiro en Bardenas o si prefiere destinar este paraje a un uso más sensato y solidario.

Share

El inmoral despilfarro de la Junta de Bardenas

Imagen de Manuel Fernández

Imagen de Manuel Fernández

Fuente:  Deia.

Hace poco titulábamos:  «Que dimitan todos los implicados en el mantenimiento del campo militar de Bardenas Reales«.  Parece, por lo que sigue, que no exagerábamos:

La Junta de Bardenas Reales, entidad responsable de la gestión y mantenimiento del parque natural en el que se ubica el polígono de tiro del Ejército, ha gastado una media de 40.000 euros anuales los últimos diez años en “atenciones protocolarias y representativas”. Cerca de 400.000 euros en una década, en muchos casos además sin que conste motivación ni destinatario del desembolso, y en ocasiones incluso sin que esté justificado documentalmente.

La Junta de Bardenas ya quedó en ridículo y en entredicho cuando se supo que su órgano asesor no se reunía desde hacía 16 años.  Ahora nos cuentan que aunque no se reunían sí que gastaban en protocolo.  Y de manera desaforada.

Un gasto llamativo por su ambigüedad y dotación en una entidad formada por apenas una treintena de personas entre miembros de la junta y empleados, y sobre el que ya puso el foco el tribunal de cuentas navarro, que en 2011 emplazó a detallar “el motivo y los destinatarios” de una partida que da margen para la discrecionalidad de comidas y viajes de los congozantes. Y que aunque se ha moderado en los últimos ejercicios, mantiene una asignación de 30.000 euros para este año.

La de protocolo es una partida habitual en los presupuestos de la Comunidad de Bardenas, que entre 2009 y 2012 llegó a superar los 60.000 euros de previsión y los 40.000 en ejecución. Tres veces más de lo que Tudela destina a protocolo, y casi lo mismo que Iruñea, y eso que en el caso del Ayuntamiento de la capital se incluyen los actos de Sanfermines.

Ahora vamos entendiendo bien qué supone el canon que paga el Ministerio de Defensa para la Junta de Bardenas:

  • Hasta ahora pensábamos que con ello compraban a los ayuntamientos para que no se negasen a la militarización de sus tierras.
  • Ahora comprendemos que, sobre todo, lo que buscaban es tener contentos a los que mandan y legitiman la base militar.  Para que lo hiciesen con una estructura opaca, nada democrática y dilapidadora.

¿En qué han gastado estos milies de € anuales?

Prebendas como suculentas cestas de Navidad. O como los viajes de una semana con gastos pagados para visitar parques naturales en Senegal, Costa Rica, Lanzarote o Argentina. Otorgados a dedo en su mayoría por el presidente. O como el pago “por asistencia a reuniones y conferencias”. Los privilegios, y hasta enriquecimiento descontrolado, de los miembros de la Junta son merecedores de una explicación pública por parte de sus responsables.

Como todos tienen que callar, nadie de la Junta de Bardenas se va a oponer a que las cosas sigan como hasta ahora, sin democratizar la toma de decisiones, y sin informar a los pueblos de qué ocurre realmente en las maniobras militares.

Casi la mitad del presupuesto se reparte así entre las 22 entidades congozantes, responsables de elegir a su órgano directivo y que desde 2009 reciben 195.000 euros cada uno para gastos de ámbito municipal. Casi dos millones más se dedican a afrontar préstamos y el resto se destina a la gestión y mantenimiento del parque.

En este último apartado tradicionalmente se han reservado diversas partidas, de cantidades entre 40.000 y 100.000 euros y no siempre transparentes, para actividades y retribuciones de los miembros de la Junta. Entre ellas la de gastos de protocolo de una entidad que sin actividad pública que no da servicio directo a los ciudadanos.

Lo que nos hace deducir que el servicio directo, si no se lo dan a los ciudadanos, se lo dan entre ellos y a los militares que les subsidian.

La Junta de Bardenas no tiene que dar cuentas a los ciudadanos, sino a los representantes de los ayuntamientos, valles y monasterio congozantes.  Son ellos, por tanto, los responsables secundarios de este despilfarro.

Share

Que dimitan todos los implicados en en mantenimiento de campo militar de Bardenas Reales

David+and+Noa+at+a+rock

Antonio Lainez

Fuente: La Vanguardia

De forma residual y sin sacar las oportunas consecuencias, la prensa ofrece una noticia que está destinada a pasar desapercibida como si fuera intrascendente: después de 16 años sin haberse reunido sino una sola vez y para constituirse como tal, el pasado 19 de octubre se ha reunido el «Consejo Asesor de Bardenas Reales», que ha estado presidido por la Directora General de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio,  Eva García Balaguer, y con asistencia del presidente de la Comunidad de Bardenas Reales.

Dicho así parece que simplemente se trata de que ahora se reúne un órgano que la ley establece como obligatorio pero que hasta la fecha no se reunía. Pero es mucho más, pues hay que poner la noticia en su contexto.

Primero, porque no es casualidad que este órgano, que no se reunía a pesar de tenerlo que hacer por ley, venga a reunirse ahora justo después de que las movilizaciones de la población bardenera respecto de la presencia de la base militar en el centro de la reserva de la biosfera de Bardenas Reales empiecen a ir mucho más allá de una testimonial marcha anual de protesta y comiencen a preocupar, incluso a la OTAN, que no quiere que la población se pronuncie respecto a su principal campo de entrenamiento para las operaciones de guerra en las que participa.

Parece que la movilización social, con el mensaje de exigir la plena desmilitarización de Bardenas y de abrir una vía de consulta popular sobre la presencia militar en dicho enclave y de resolver el contrato semi-blindado de que goza el ejército, empieza a hacer mella.

Segundo, porque indagando en el significado de este Consejo Asesor que no se reúne desde hace la tira de años, resulta que este órgano es de obligado cumplimiento desde el momento de la declaración de Bardenas como Parque Natural, pero en Bardenas se lo guisaba y se lo comía todo entre la opaca y poco democrática Junta de Bardenas y el ejército, sin dar cauce a ninguna otra expresión.

El Consejo Asesor fue creado por la ley foral de Navarra que constituyó Bardenas Reales como parque nacional, pero solo se había reunido una vez, precisamente para formalizar su constitución legal, pero luego había sido arrinconado. Mejor no contar con ojos críticos y poder firmar sin luz ni taquígrafos los acuerdos de cesión de terrenos al ejército para sus maniobras, y de poder hacer y deshacer sin tomar precauciones  de las que exige el acuerdo de la Junta de Bardenas con el ejército sobre el impacto de la actividad militar sobre el Parque Natural.

Y ahora ocurre que, por obligación legal, y después de la inclusión de Bardenas Reales en la Red Natura, resulta que por otra obligación legal (Ley 42/2007 del Patrimonio Nacional y la BIodiversidad) el estado debe de regular el parque como «Zona de Especial Conservación» con arreglo a las directivas europeas y de regular la gestión del parque y del patrimonio natural de este con arreglo a las exigencias de la normativa comunitaria, lo que pone en peligro, al parecer, la idea de seguir con el pasteleo de la Junta de Bardenas y el Ministerio de Defensa al respecto. Tal vez a Europa no le suene bien eso de un campo de entrenamiento militar en mitad de una Zona de Espacial Conservación y, precisamente para controlar el proceso, oportunamente, se reúne por segunda vez en su vida el consejo Asesor de Bardenas. ¿para envolver y legitimar la actuación previa de complicidad militar de la Junta de Bardenas?

Tercero: el cambio político propiciado por la nueva situación de reivindicación de poner fin a la base militar de Banderas por parte de las poblaciones ribereñas se acompaña por un hecho nuevo y un campo de confrontación más.

A partir de ahora Bardenas va a pasar a ostentar la categoría de Zona de Especial Conservación (ZEC).

Ello nos ofrece un nuevo campo de lucha: la UE, donde debemos denunciar la base militar dentro de esta zona y donde la sensibilidad y los apoyos puede ser relevante con la internacionalización de este conflicto.

Cuarto: porque quedan claras las tremendas complicidades promilitares que hasta ahora han sido la tónica administrativa y política y que, desde nuestro punto de vista, exigen responsabilidades y dimisiones .

Sólo el cambio de fuerzas políticas en la sociedad navarra y aragonesa, tanto a nivel local como foral y comunitario, con la ruptura del consenso de la derecha y el PSOE de toda la vida en torno al polígono militar de Bardenas, y la lucha de las sociedades ribereñas por ir más allá de lo testimonial y proponer el rescate de la soberanía ciudadana sobre los temas que les afectan y nos afectan tan decisivamente a todos ha obligado a esta reunión anómala para guardar las formas.

Algo está cambando, y ese algo se llama la lucha de la gente de a pié y el desvelamiento de las descaradas complicidades militaristas de la casta política y militar en contra de los intereses de las sociedades.

Todo ello obliga a incorporar otro elemento más, que es precisamente el de las responsabilidades que deberían asumirse.

¿Por qué el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, en su actual o en las anteriores denominaciones, no ha aplicado las consecuencias derivadas de la ley 42/2007 de Patrimonio Natural y Biodiversidad, hacia Bardenas Reales, declarada Reserva Natural y Reserva de la BIosfera e incluida en la Red Natura 2000? ¿No deberían pedirse responsabilidades y exigirse dimisiones en este ministerio, sospechoso siempre de un puertagiratorismo lacerante?

¿Por qué los gobiernos forales y parlamento navarro no han exigido el cumplimiento de la ley que ellos mismos aprobaron y han esperado la friolera de 16 años para reunir un Consejo que debería vigilar el contenido de la ley sobre el parque Natural? Debería haber aquí dimisiones y responsabilidades.

¿No deberían pedirse responsabilidades y dimisiones a los principales protagonistas del enjuague, Ministerio de Defensa y Junta de Bardenas?

¿No deberían pedirse a los partidos políticos que han consentido o promovido este desaguisado?

¿No debería exigirse al Sindicato de Agricultores de Bardenas; a la Comisión de Gremios Ganaderos; a la Asociación de Cazadores y Pescadores de Bardenas; al Centro de Estudios «Merindad de Tudela» y al  Consorcio «Eder», todos ellos miembros del Consejo Asesor ineficaz? ¿No deberían estos exigir que el orden del día de la suguiente reunión de este Consejo incluyese tratar el tema de la desmilitrización de Bardenas y de la cancelación del convenio con Defensa?

¿No deberían pedirse también a los municipios consentidores, encubridores, cómplices?

Una noticia, como decimos, que no debe pasar desapercibida

 

Share

La OTAN se preocupa: sigamos en la lucha

David+and+Noa+at+a+rock

Manuel Fernandez

Fuente. Confidencial 

Nos dice la prensa afecta al militarismo que la OTAN se aja y entristece por la levantisca pretensión de navarros y aragoneses de someter a consulta cívica la continuidad del campo de tiro y maniobras de Bardenas Reales.

Dice la noticia que la OTAN pierde el sueño porque tanto

« Podemos, como Bildu y otras plataformas antimilitaristas están trabajando para realizar una consulta o referéndum en 2018 entre los vecinos de las poblaciones locales.»

A la OTAN le preocupa la democracia y no sólo, ni tampoco principalmente, porque su ideario sea el de extenderla, sino por encima de otros motivos, porque no les parece bien que ésta se ejerza en realidad, sobre todo cuando el ejercicio democrático dice que los pueblos no quieren ni guerra, ni preparación de la guerra, ni el sistema de dominación y violencia del que la OTAN es pionera.

El asunto ha traspasado fronteras y, como ha sabido ECD, ha llegado incluso al seno de la OTAN. El campo de Bardenas, el más importante de Europa, es habitualmente utilizado por aeronaves de países socios de la Alianza. Las instalaciones son de suma importancia estratégica para la preparación de operaciones militares aliadas.

Ya lo ven, Bardenas, el campo de tiro más importante de Europa y al servicio de la dominación. Y nosotros sin acabar de enterarnos. Habitualmente usado para entrenar a los agresores europeos en las guerras en las que participan en nuestro nombre (por cierto sin preguntar a los europeos).

Y les preocupa el levantisco y pacifista rechazo navarro y aragonés, no el indecente uso invasor de este campo de tiro.

Una razón de más para seguir reivindicando una consulta a la sociedad sobre el uso de este campo de tiro. ¿Queremos que la OTAN y el ejército español se entrenen en Bardenas para sus actividades?  ¿Preferimos darle un uso alternativo?

Se nos ocurren más de una razón para que el referéndum contra el campo de tiro de Bardenas se celebre y más de mil para que, además, para que su reivindicación se convierta en un eje central del movimiento antimilitarista tanto en el Estado como internacional:

En cerrar el campo de entrenamiento de la OTAN en Bardenas nos jugamos gran parte de la lucha por la paz y contra el creciente militarismo de Occidente.

Share

concentración en Tudela contra las maniobras militares en Bardenas Reales

Mostrando 14361438_931136607031742_4154305971853902998_o.jpg

Por Bardenas Ya

Los compañeros de Bardenas Ya nos remiten la presente convocatoria que, desde aquí, apoyamos.
Desde Bardenas Ya!, convocamos a una concentración el próximo viernes 16 de septiembre en la Plaza de los Fueros de Tudela a las 20.00h, para denunciar las maniobras militares que se están realizando en el polígono de tiro de Bardenas, así como la presencia y prácticas militares en este entorno.
Queremos denunciar a su vez, la burla que supone para las gentes que luchan contra el polígono, que el Ejército y sus acólitos en la Junta de Bardenas quieran revestir éstas como si fueran unas ecomaniobras, convirtiendo al Ejército en defensor del medio ambiente. Pensamos que entrenarse con bombas y armamento diseñado para destrucción de pueblos enteros  y matanzas de la población, y del cual desconocemos su composición no es nada ecológico, además de éticamente reprobable.
También llamamos al Gobierno de Navarra, que este 21 de septiembre celebrará en Tudela el Día Internacional de la Paz, homenajeando merecidamente a quienes desempeñan el trabajo de recuperación de la Memoria histórica de este pueblo, a que denuncie estas maniobras, que no educan en la paz sino en la guerra; y que se implique en la lucha por eldesmantelamiento del polígono de tiro y apoye la realización de un referéndum antes de diciembre de 2018, fecha en la que finaliza el actual contrato de arrendamiento con el Ministerio de Defensa.
Desde Bardenas Ya! Llamamos a apoyar y participar en todas las convocatorias que se realicen para denunciar estas maniobras, así como seguir trabajando en un frente común entre todos los pueblos y gentes afectadas por este enquistado problema.
Share

Lucha social para liberar del militarismo las Bardenas

Nos llega el video de Bardenas ya dentro de su campaña de lucha social contra el campo de tiro.

Ante la sumisión impuesta a la que nos aprisionan las autoridades militares y sus complicidades civiles, debe abrirse espacio la lucha legítima por acabar con el campo militar de Bardenas Reales, un espacio donde diversos ejércitos occidentales y de sus aliados «entrenan» los bombardeos que luego efectúan en escenarios de guerra donde se juega la imposición y la dominación.

Dado que los acuerdos entre Defensa y las instituciones creadas ad hoc para legitimar sus intereses, pero sin contar con la sociedad, consagran la permanencia del campo militar de Bardenas, un contrasentido dentro de un parque reserva de la biosfera, no cabe sino promover la movilización social y la exigencia de que el pueblo recupere la soberanía y decida si quiere destinar este territorio a lo militar.

Debe promoverse el referendum que, dentro de su campaña de lucha, reclama Bardenas ya.

El material que nos han presentado es fabuloso. Esperamos que os guste.

Share

Contra el polígono de tiro de Bardenas Reales

 

 

Marcha Bardenas 2016

Fuente: Diario de Navarra

Será el próximo 5 de junio cuando tenga lugar la tradicional marcha contra el campo de tiro de Bardenas Reales; una reivindicación histórica y que agrupa a gran parte de los colectivos sociales y políticos de Navarra y Aragón desde hace 29 años.

Los compañeros de Bardenas Ya, con quienes venimos trabajando desde hace un par de años en la lucha contra este polígono, además de su apoyo a la citada marcha (a pesar de la extrañeza que nos causa el comprobar que no aparecen entre los apoyos del cartel de la misma), promoverán el mismo día una asamblea abierta en el Yugo titulada ‘Caminando hacia el referéndum 2018. Bardenas sin militares‘ en la que se planteará una consulta popular sobre la presencia del polígono militar antes de 2018. Una iniciativa más a sumar a las cada vez más plurales y desbordantes iniciativas contra el militarismo en las riberas del Ebro.

Aplaudimos todas las iniciativas que se promueven desde distintos lugares, sensibilidades y posiciones ideológicas contra el campo militar de Bardenas, desde donde ejércitos de todo pelaje se entrenan para las diversas guerras y el incremento del militarismo a escala global. No es admisible que ejércitos de diversos países «aliados» y de la OTAN, empeñados en la constante preparación de la guerra, utilicen el territorio de pueblos amantes de la paz para sus desmanes.

Y nos parece más oportuno que nunca promover la lucha por la soberanía del territorio de Bardenas entre los vecinos de las riberas del Ebro y en favor de presionar para que sean los propios vecinos quienes decidan si quieren tener o no una base de entrenamiento militar en su territorio, sea o no el referendum un mecanismo previsto en los acuerdos poco transparentes entre el ejército y la «junta de Bardenas», dos instituciones que no se caracterizan ni por su representatividad, ni por su democracia interna, ni por la defensa de lo que a la gente le interesa defender.

Bardenas es el ejemplo de una lucha social contra el militarismo que hay que extender a otros lugares regentados o usados de forma peligrosa por los ejércitos de todo el mundo. No en vano, el ejército español es el segundo terrateniente del Estado, algo que no tiene ni pies ni cabeza.

Share
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed