Tag Archive for Ayuda Oficial al Desarrollo

La ayuda al desarrollo española a intereses de usura fomenta la violencia estructural

Fuente:  eldiario.es

Muchas veces hemos denunciado que es harto triste y poco ético dedicar la ayuda al desarrollo a programas que están más preocupados por los retornos de inversión hacia España que por lo que realmente se ayuda a países que lo necesitan.  Ahora nos hacemos eco de la noticia que eldiario.es titula:  Hacienda convierte la ayuda al desarrollo española en un tiburón financiero.  Titular contundente que nos hace esperar lo peor.  Y lo peor llega cuando se lee en el artículo que:

  • tradicionalmente la cooperación al desarrollo se ejecuta por dos mecanismos:  la donación o los créditos reembolsables. Tras la crisis, España ha reducido drásticamente la parte de donación y ha aumentado la cooperación financiera, esto es, la que los países pobres deben devolver.
  • el recorte acumulado de la ayuda oficial al desarrollo española, en los últimos 4 años, es de un 73 %.
  • es casi imposible encontrar destino al dinero dotado en forma de créditos reembolsables por las condiciones draconianas impuestas desde el Gobierno.  Se obliga al FROMPODE (Fondo para la Promoción del Desarrollo) a colocar los créditos a otros países para fomentar su desarrollo a «intereses de mercado» por encima de lo que nos cuesta financiarnos a nosotros mismos.  Concretando, se pide el pago de intereses próximos al 10 % cuando durante todo el 2012 nos hemos estado quejando del agravio que supone que los mercados y nuestros queridos socios europeos nos estén cobrando intereses desorbitados entorno al 6 %.
  • Por si fuera poco:  bajo la premisa de que un crédito fallido puede ir a déficit, Hacienda exige también una alta certidumbre de devolución de la inversión, lo que en muchos casos lleva a la cooperación pública española a exigir una prima de riesgo añadida al interés, lo que se traduce en rentabilidades esperadas próximas al 13% o el 14%.
  • desde que se creó el Fonprode, en 2011 en plena crisis de la deuda, no se ha logrado firmar ningún préstamo bilateral que cumpliera las condiciones impuestas tanto por la propia característica del fondo, que debe perseguir fines de cooperación social, como de los requisitos financieros impuestos desde los despachos de Hacienda. Paradójicamente, Fonprode se creó para subsanar el deficiente uso en cooperación de los ya extintos créditos FAD, pero el relevo de este nuevo sistema no ha hecho más que bloquear los recursos.
  •  Fonprode se estructuró para ofrecer una parte de ayuda reembolsable y otra tipo donación. Este último tramo se ha ido reduciendo hasta que para el ejericico 2013, Hacienda ha exigido que toda la dotación (385 millones de euros) se canalice por la vía de los créditos.
  • Todo esto, aparte de ser muy poco ético, es ilegal porque esta gestión financiera choca con el espíritu con el que nació Fonprode y que está recogido en la ley en el que dice que tendrá como finalidad «la erradicación de la pobreza, la reducción de las desigualdades e inequidades sociales entre personas y comunidades, la igualdad de género, la defensa de los derechos humanos y la promoción del desarrollo humano y sostenible en los países empobrecidos».

Así, no es extraño que la Coordinadora de ongs para el desarrollo denuncie que la Ayuda Oficial al Desarrollo pueda descender a niveles de 1981 y que las cifras detalladas de los Presupuestos Generales 2013, confirman nuestros peores presagios: el total de la Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD) podría situarse en una horquilla de 1.300 a 1.600 millones de euros, lo que supondría aproximadamente el 0,12% de la Renta Nacional Bruta. Un porcentaje que situaría la AOD a niveles de 1981.

Si los países ricos no cooperamos de manera decidida con los más pobres en la consecución de los Objetivos del Milenio no nos podremos extrañar de que estemos fomentando la violencia estructural que genera conflictos sociales, políticos, económicos y guerras en el Tercer Mundo.  Luego nos vendrán las consecuencias:  emigración hacia nuestras fronteras, atentados de terroristas atraídos hacia el fundamentalismo por las míseras condiciones de vida de sus pueblos, conflictos internacionales, etc.

Entonces nos quejaremos de que no hay solución para el Tercer Mundo y volverán a oírse las voces que opinan que son todos unos vagos y que, en el fondo, se merecen su situación.  Entonces nadie entenderá en los países ricos que no nos quieran en el Tercer Mundo y nos sorprenderá la inquina que parece que nos tienen.

A la vez, todo ello se usarán de excusa para volvernos a armar hasta los dientes.  Entonces nos empobreceremos nuevamente por usar nuestros recursos en bienes socialmente nefastos.  La conclusión será que pediremos más intereses a los países a los que queremos ayudar.

Somos conscientes de que Europa y los mercados nos cobran demasiado cara su ayuda, sin embargo, no somos conscientes de que nosotros hacemos lo mismo con los países del Tercer Mundo.

Share
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed