Tag Archive for auditoria de defensa

Nuevo engaño militar: aumentar el presupuesto militar con presupuestos prorrogados

El Gobierno aprovecha la prórroga de los presupuestos generales de 2017 para comprometer gasto militar por la puerta de atrás, como hizo en 2015, cuando tuvo que prorrogar los presupuestos de 2014 con su gobierno “en funciones”, y también en 2016 a falta de tener un gobierno votado en el Parlamento.

La suma del compromiso de gasto aprobado hasta ahora es escandalosa, al menos 864,41 millones de euros para 2018 y 1.748’82 millones de € en total (las partidas de CNI y los compromisos con NAVANTIA no detallan la cifra de gasto en los acuerdos del Consejo de Ministros).

ConceptoImporte (en millones de €)Estimación 2018
Para convenios de asistencia sanitaria con entidades privadas (privatización de la sanidad que debe prestar ISFAS) para 2018 y 2919 (Consejo de Ministros de 6 de octubre de 2017)971´69485´84
Combustible 2018 y 2019 (Consejo de Ministros de 13 de octubre)711´29359´55
CNI para renovación tecnológica e inversiones en infraestructuras (Consejo de Ministros de 27 de octubre de 2017)INDEFINIDOINDEFINIDO
Aumento de gasto para el INTA para equipamiento para el Centro de Investigación aerotransportada de Las Rozas en Lugo (Consejo de Ministros de 27 de octubre de 2017)3´423´42
Gastos plurianuales para armamento y tecnología militar compartida con UE, para 2018 a 2020 (Consejo de Ministros de 3 de noviembre de 2017)6´491´62
Acuerdo con el Ministerio de Economía, Industria y Competitividad para celebrar contrato con Navantia para la Quinta adenda al convenio de colaboración existente (Consejo de ministros de 3 de noviembre)DESCONOCIDODESCONOCIDO
Acuerdo para adquisición de munición para el ejército para cuatro años (Consejo de Ministros de 11 de octubre de 2017)55´93 13´98
Totales1.748´82864,41

Nos encontramos con que Rajoy, que no cuenta con mayoría para aprobar presupuestos en 2017, ya ha comprometido, por si acaso, partidas que no están previstas en la prórroga ahora decretada de los presupuestos de 2017. Pero también ha comprometido, sin pasar por autorización parlamentaria alguna, gastos para 2018, 2019 y hasta 2020, condicionando así la política futura de cualquier gobierno.

Estas mejoras presupuestarias no son las únicas que ha introducido Rajoy para el año que viene. En Febrero de 2017 autorizó un gasto extra de 420.000 euros, 210.000 para 2017 y 210.000 para 2018, para que los militares mejoraran su inglés y en mayo de 2015 otros 139´1 millones para tres años para contratar transitoriamente servicios e infraestructuras de telecomunicación para la información de la defensa I3D.

El escándalo, lo decíamos al principio, se repite al menos desde 2015, en que Rajoy, con presupuestos prorrogados e imposibilidad de pactar unos nuevos, se fue saltando la regla de congelación de gasto, vía acuerdo del Consejo de ministros, con aumentos de dicho techo para lo militar.

En Consejo de Ministros de 11 de diciembre de 2015 se permitió aprobar partidas plurianuales para defensa 17´35 millones de euros para servicios de mudanza del Ministerio de Defensa, y de 21,39 millones para adquisición de misiles Envolved Sea Sparrow, junto con un partida para 2016 a 2018 de 89,29 millones de euros autorizados a Industria para financiar vehículos de combate 8×8 y Fragatas F-100, a los que podemos sumar los 60´17 millones autorizados en Consejo de Ministros de 4 de diciembre de 2015 para pago de organizaciones internacionales de carácter militar y operaciones en el exterior.

Y también en 2016 usó el mismo truco para aprobar en Consejo de Ministros de 21 de octubre de 2016 106 millones de euros más para gasolina y otros 16´7 para comida de lata ; más otros 25´6 millones para inversiones del INTA en antenas durante los años 2017 a 2019, otros 115´92 para restauración en 2017 y 1´5 más para auxiliares de servicio y control del Ministerio de Defensa, en el Consejo de Ministros de 16 de septiembre, también en funciones.

Se ve que el gobierno de Rajoy, a falta de hacer política para resolver los problemas de la sociedad, aprovecha los consejos de ministros del último cuarto del año en que prorroga los presupuestos para aumentar los compromisos de gasto militar, como si no pasara nada (de hecho no pasa porque no tenemos una oposición dispuesta a criticar en serio la política militar).

Y el año no ha acabado. ¿Qué más podemos esperar? Es cosa de repasar los sucesivos Consejos de Ministros.

Share

Gasto militar español 2017 revisado: 34.068’29 millones de €, 4’46 veces el gasto militar oficial

Fuente:  Elaboración propia.

Llega el momento de elaborar unos nuevos Presupuestos Generales del Estado.  Para ello es necesario que en los debates nos ocupemos, aunque sólo sea un rato, en recordar que muy lejos de lo que se dice en los informes oficiales de que España sólo gasta 7.638’54 millones de € en el Ministerio de Defensa, nuestros datos dan fe de que realmente el Gasto Militar español para 2017 va a ser, siguiendo los criterios contables de la OTAN, de, al menos, 34.068’29 millones de €.

La diferencia entre ambas cifras:  26.429’75 millones de € es Gasto Militar escondido en otras partidas presupuestarias, en otros ministerios, en gastos extrapresupuestarios, en la deuda militar, etc.  Es decir, el gasto militar real es 4’46 veces el gasto militar oficial.

¿No es necesaria una auditoría independiente de este gran engaño del Gasto Militar?

Gasto militar 2017 revisado

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Share

Cospedal se compromete al servilismo militar americano. ¿Aumentar el gasto o aumentar el engaño?

Por Reiterlied

Fuente: Infolibre

El aparato de propaganda del Ministerio de Defensa filtra a la agencia estatal de noticias EFE el mensaje enlatado que le interesa a Doña Dolores de Cospedal, ministra de Defensa en esta segunda etapa del silente rajoinato.

Porque la doña ha ido a rendir el besamanos vasallo y feudal a James Matis, ministro de defensa de USA, y a proclamar allí su admirable fascinación por decir que sí a todo lo que diga el amo.

Infolibre se hace eco y nos alarma del compromiso de Doña Dolores de aumentar el gasto militar para aplacar la voracidad del águila calva americana, que está hambrienta de carroña, como se ve.

La doña, con su calculado mensaje para la propaganda al uso expresó

la necesidad y el compromiso de aumentar las inversiones en defensa tanto en España como en el conjunto de los países aliados

Pero que no se engañe el respetable. La realidad es que la doña lo que pretende es ir poco a poco aflorando el enorme gasto militar oculto que Defensa engulle año tras año y que en estos momentos, tanto por la labor incansable de denuncia de los antimilitaristas y de las organizaciones pacifistas, así como por la insoslayable crítica del propio Tribunal de Cuentas, de la IGAE y del propio Tribunal Constitucional, se ha vuelto insoslayable y necesariamente han de aflorar.

El hedor de tanta mentira huele de lejos y la ministra ha emprendido el camino, aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, para ir poco a poco aflorando el gasto militar oculto y, de paso, con sus argucia contables de ida y vuelta, intentando aplacar las ínfulas del tal Trump haciéndole creer que esta “afloración” de las partidas militares escamoteadas de control presupuestario riguroso, se está obedeciendo en hacer crecer el gasto militar en sí.

De modo que la doña quiere engañarnos a todos de una sola tacada. A Trump diciéndole que el gasto crece (cuando sólo se explicita el escondido). A nosotros, el apaleado y resignado respetable, diciéndonos que el gasto crece (cuando se aflora el escondido) porque no queda más remedio (con lo que quiere aprovecharse del decretazo del americano para hacernos comulgar con ruedas de molino que antes, en otras circunstancias, no se hubiera atrevido el PP a desvelar por miedo al descontento). A los medios, que no se enteran de nada, haciéndoles cómplices acríticos de sus mensajes y mentiras (lo cual no es especialmente difícil en unos medios tan serviles como la propia casta a la que sirven).

¿Pero aumentará en realidad el gasto militar español a nuevas inversiones en armas y ejércitos (lo que hará más insostenible su financiamiento que actualmente y nos endeudará a todos por más lustros) o simplemente aflorarán a los presupuestos generales de los años sucesivos lo que se llevan gastando de escondidas desde hace más de dos décadas?

Esperemos que sólo lo primero y esperemos más aún que la sociedad, cuando conozca la escalofriante cifra anual de gasto militar español no se trague la píldora de la exigencia americana ni se crea ninguna de las argucias de la ministra de los diferidos y otras ocurrencias.

Lo que no nos cuenta la noticia, ni la de Infolibre, ni la de EFE, es la parte jugosa que sospechamos del encuentro de Doña Dolores y Don James. El más que previsible contrato con el amo americano para adquirir los supercaros (y super innecesarios) aviones de combate F35 que codician la armada y el ejército del aire. ¿Por qué ningún periodista le pregunta a la ministra por esta nueva pleitesía con el amo americano?

Y en breve nos darán la noticia (eso sí, sin decirnos cuánto nos costarán en realidad, ni cuánto nos costará a su vez deshacernos de los aviones de combate europeos encargados y ahora desestimados, ni lo que nos supondrá de dependencia tener estos sistemas de armas, ni los añadidos que conllevarán en otros materiales imprescindibles para dichos aviones y así un largo rosario de pequeños detalles que acaban implicando sobrecostes de más del 50% sobre el precio original de los programas de armas contratados por los gobiernos españoles).

Share

140 millones de gasto para la “Infraestructura Integral de Información de la Defensa I3D”

Radares+de+Paracuellos+vistos+desde+las+pistas+de+Barajas

POR Força Aérea Brasileira (Brazilian Air Force)

Fuente Infodefensa:

Nos informa Infodefensa de la celebración de un nuevo contrato multimillonario.

Hemos acudido a la nota de prensa del Consejo de Ministros que habla de la autorización de un Convenio de nombre algo enrevesado, muy del gusto de la nomenclatura militarista, por el que el Estado pagará nada menos que 139.173.553’72 euros, todo un pastizal.

El referido contrato tienen el nombre de “Acuerdo Marco para la contratación transitoria de servicios e infraestructuras de telecomunicaciones de la infraestructura integral de información para la defensa (I3D) del Ministerio de Defensa“.

¿Contratación transitoria? Leyendo la explicación del Acuerdo que da el Consejo de Ministros no es posible saber a qué se refiere esa transitoriedad. Más bien parece que la idea es consolidar un sistema de comunicación perenne que hacer un tránsito a algún sitio.

Parece que la idea es crear una infraestructura de comunicación que garantice que el ejército no pierda el control de sus comunicaciones en situaciones críticas o de guerra. Lo dicen con su peculiar palabrería, al señalar que estos 139’1 millones de euros que se van a gastar en tres años servirán

para garantizar la operatividad del Sistema de Mando y Control Militar ante cualquier deterioro en la prestación de los servicios correspondientes y en cualquier circunstancia o situación de emergencia, en paz o en caso de conflicto

El ámbito de estas comunicaciones es mayor que el mero sistema de mando militar, y tiene muchos más intervinientes, todos militares, y no sólo para misiones en territorio del Estado, sino también para garantizar la función de los ejércitos en las operaciones de injerencia militar que realizan en el exterior y al servicio de la OTAN. Lo dicen a su manera:

… permitir a todos los organismos, unidades (buques, unidades, instalaciones, aeronaves, vehículos, etcétera) y usuarios del Departamento el acceso eficaz a los recursos de información de la Defensa, desde cualquiera que sea su situación geográfica, en todo momento, de forma segura, con esto se garantiza la interoperabilidad y mayor eficacia en el empleo operativo de las Fuerzas Armadas en el ámbito de la OTAN, la Unión Europea y organizaciones internacionales en las que España participa.

El contrato se justifica, según seguimos leyendo, en que una Orden de 3 de diciembre de 2015 establecía una Política de los Sistemas y Tecnologías de la Información y las Comunicaciones del Ministerio de Defensa, donde se inventa el concepto I3D, que es lo que ahora se saca a concurso multimillonario (¿será que defensa no es capaz con sus medios de elaborar ese mecanismo).

Ese sistema I3D se explica en la nota de prensa del Consejo de Ministros

como la nueva infraestructura tecnológica, bajo una autoridad operativa única, que, mediante la convergencia de los sistemas de información y telecomunicaciones y los servicios que éstos proporcionan, optimice el uso de los mismos y facilite a los organismos y usuarios el acceso eficaz a los recursos de información de la Defensa, desde cualquiera que sea su situación geográfica o dinámica (fija o desplegable) y, en todo momento, de forma segura.

En nuestro caso esta estructura estará bajo el mando operativo del Jefe del Estado Mayor de la Defensa.

De nuevo un gasto plurianual, esta vez de 139,1 millones de euros para los años 2017 a 2019 y con la posibilidad de prórroga.

Nos falta por saber quién será la empresa adjudicataria de este suculento negocio que actualmente está en fase de concurso.

Share

EL GASTO MILITAR ESPAÑOL SIGUE ESCANDALOSAMENTE AL ALZA: 33.762,4 MILLONES DE EUROS, UN 9´16 MÁS QUE EN 2016

 

La Ministra de Defensa, Dolores de Cospedal, ha manifestado en repetidas ocasiones el interés del Gobierno en aumentar en los próximos años el presupuesto de Defensa hasta situarlo en el 2% del PIB que los gobiernos europeos han comprometido como parte de su implicación en la OTAN.

Pero ocurre que nuestro gasto militar ya es espectacular y supera este 2% del P.I.B. ¿Dónde está el truco de las palabras de la ministra y sus corifeos? Muy sencillo, en que el gasto militar español cuenta con casi 4 de cada cinco euros “escondidos” debajo de la alfombra. ¿Por qué? También sencillo: porque la sociedad española, secularmente a la cola del bienestar europeo y maltratada por una élite extractiva y egoísta, no aceptaría pacíficamente esta situación si es que llegara a conocerla.

En la actualidad estamos analizando los Presupuestos Generales del Estado de 2017, presentados recientemente y aún en trámite de enmiendas en el Parlamento y de los datos que ya hemos obtenido podemos sacar algunas conclusiones que ofrecemos como primicia, antes de que sea demasiado tarde.

La siguiente tabla explica a grandes rasgos los capítulos principales de nuestro gasto militare, aunque para una consulta más pormenorizada se puede pinchar en este enlace.

Concepto Millones de euros
Ministerio de Defensa 7.638´54
Resto oculto en otros Ministerios y Organismos 8.852´29
Gasto Militar antes de Deuda 16.490,83
Deuda Militar 17.271´57
Total Gasto Militar 33.762,4

El cuadro nos permite hacer varios comentarios:

1) El Ministerio de Defensa ha aumentado su presupuesto propio desde los 5.787´89 millones de euros de 2016 a los 7.638´45 millones de 2017, un 31´97% de aumento. Puede parecer un aumento significativo, pero es que antes ocultaban nada menos que los pagos de los PEAS de la cifra de gasto de Defensa y ahora, al haberles prohibido el Tribunal Constitucional mantener esta farsa, se ven obligados a aflorar una cantidad que antes escondían (pero gastaban para alimentar al complejo militar industrial).

El análisis de los programas que “financia” este gasto ministerial nos permite ver dos coas: La principal actividad militar consiste en pagar sueldos para un ejército desmesurado y desproporcionado, que mantiene una ratio de 1 mando cada 1´7 efectivos. La segunda, que la siguiente principal partida es para pagar unos programas de armamento “ofensivos” y de uso para operaciones militares en el exterior (87 desde Felipe González a la fecha), que no son necesarios para la defensa, pero sí para mimar al complejo militar industrial al que la casta política tiene tanto apego.

Si las enmiendas parlamentarias no intentan atajar estos dos males, reducir el personal, reenfocar la política de seguridad hacia una verdadera promoción de la seguridad humana y dejar de privilegiar los PEAS ilegítimos y al complejo militar industrial, no servirán para gran cosa.

2) Hay un gasto militar escondido en otros Ministerios, en Organismos Autónomos Militares, en otras instituciones del Estado y en las Clases Pasivas Militares de 8.852´29 millones de euros. Estas partidas, que se camuflan como gastos sociales, son gasto militar conforme al criterio de la OTAN al respecto y equivalen a una cantidad mucho mayor que la que consigna el propio Ministerio de Defensa como presupuesto propio.

No parece de sentido común que el Ministerio de Industria  y Competitividad financie al complejo militar industrial (302´35 millones de euros), o que Asuntos Exteriores asuma parte del transporte del Ministerio de Defensa, gran parte de los pagos españoles a la OTAN o un pellizco gordo de las operaciones de paz, pero resulta más asombroso que el Instituto Social de la Marina financie parte de las operaciones de apoyo a la Armada en el índico o del apoyo a la guerra de Mali con el buque medicamentalizado “Esperanza del Mar”, o que el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente pague nada menos que 23,99 millones de euros por la cuota militar de AEMET, por poner algunos ejemplos.

Una política alternativa debe buscar un cambio radical de estos presupuestos, transfiriendo a necesidades sociales básicas estas partidas de gasto militar oculto.

3.- El gasto militar español, sumado el Ministerio de Defensa y el resto de partidas escondidas en los restantes organismos, supone la nada desdeñable cifra inicial de 16.490´83 millones de euros, un 11´41% más que en el ejercicio 2016 y un elocuente indicio del camino emprendido por la militarización de los PGE en esta segunda época de Rajoy.

4.- Pero esto no es todo. El presupuesto inicialmente previsto sufre tres grandes alteraciones como consecuencia de las particularidades de nuestros deficitarios presupuestos, que de forma escandalosa “necesitan” financiarse emitiendo deuda, lo que afecta también a la generación de una enorme deuda militar “ordinaria” (esto es, la repercusión del porcentaje de deuda emitida por el Estado aplicado al gasto militar), así como la correspondiente a los intereses de la deuda (lo que el estado aplica anualmente a pagar deuda anterior). Y una tercera curiosidad, esta propia del Ministerio de Defensa: desde lo que se prevé como gasto presupuestario a lo que se gasta anualmente hay una enorme distancia, en términos de “sobregasto”, cuya media desde 2002 a la fecha actual es del 19´25% (sería mucho mayor si únicamente contempláramos el sobregasto de la primera legislatura de Rajoy). Vayamos por partes.

La suma de toda esta deuda implica 17.271´57 millones de  euros, nada menos que un 7´08% más que el ejercicio 2.016 y eleva la cifra final a 33.762,4 millones de euros de Gasto militar

5.- Como deuda ordinaria hemos estimado la cantidad de 11.741,43 millones de euros, que equivale al porcentaje sobre la deuda que emitirá el estado aplicado al gasto militar referido al Presupuesto Consolidado antes de deuda.

6.- Como consecuencia de la previsión de sobregasto que el Presupuesto de Defensa viene aplicando de forma sistemática sobre lo presupuestado (sobregasto calculado con la media del 19,35%  que ofrece IGAE para el período 2002 a 2014, último que ha verificado en sus informes de liquidación de gasto de los PGE), así como de las partidas “plurianuales” comprometidas desde los años 2013 a 2017 para el ejercicio de 2017, resulta que existiría una deuda extraordinaria de otros 4.339´56 millones de euros.

7.- A todo ello se sumarían los 1.190´58 millones de euros de intereses de la deuda.

Comparado por capítulos el presupuesto de 2017 en relación al de 2016 encontramos el siguiente cuadro

(en millones de €)

2016 2017
millones millones Variación (%)
Ministerio de Defensa 5.787’89 7.638’54 + 31’97
Gasto Militar antes de Deuda 14.801’23 16.490’83 + 11’41
Deuda Militar 16.127’63 17.271’57 + 7’09
TOTAL GASTO MILITAR 2017 30.928’86 33.762’4 + 9’16

Ningún presupuesto ministerial diferente puede competir con el Gasto militar ni en su magnitud, ni en el escándalo de su sobregasto, ni en lo antisocial de éste.

Como se ve, un aumento del gasto militar en sus principales magnitudes que nos sitúa ya muy por encima del 2% del P.I.B. en gasto militar real, algo que malamente se puede aceptar en unos presupuestos generales restrictivos y que mantienen para las principales partidas sociales los mismos criterios de austeridad y recortes de presupuestos anteriores y que nos desvelan que no es cierto que no haya dinero. Lo hay para lo que se quiere y el gasto militar es uno de los más claros ejemplos.

Share

Liquidación del GASTO MILITAR 2014

Acabamos de publicar un estudio sobre la liquidación del gasto que la IGAE ha certificado relativo al año 2014. Es un complemento válido a los informes anuales sobre el gasto militar presupuestado que venimos haciendo año tras año y al informe sobre despilfarro militar con el que completamos el estudio del panorama.

La liquidación del gasto permite conocer cómo se ha comportado el gasto público previamente presupuestado en los Presupuestos Generales del Estado y, respecto del gasto militar, nos sirve para certificar la trampa y la perversión que esconde éste gasto y la política militar en la que se realiza.

IGAE (Intervención General de las Administraciones Públicas, organismo estatal) no controla todo el gasto militar, ni lo define como tal, pero de su informe se puede sacar el montante de una parte de éste, concretamente:

  • Lo que gasta y sobregasta el Ministerio de Defensa
  • Lo que gastan los organismos autónomos militares
  • Lo que gasta AEMET de índole meramente militar
  • Lo que gasta CNI
  • Lo que destina al mismo en I+D el ministerio de Industria
  • El gasto de los Centros Universitarios de la Defensa
  • Y una parte pequeña del gasto de clases pasivas, concretamente las “pensiones de guerra”

Faltan otras grandes partidas que son componentes ineludibles del gasto militar español pero de las que IGAE no da noticia alguna.

La sola comprobación del desfase entre lo que defensa “presupuesta” cada año y lo que acaba gastando permite hablar de descontrol, pero como esto ocurre año tras año, y de forma sistemática, podemos además decir que no sólo es cuestión de descontrol, sino sobre todo de ocultamiento deliberado del gasto militar.

Estas cifras nos permiten encontrar una lógica perversa e inapelable. Tanto los gobiernos del PP como los del PSOE se han dado en la práctica de gastar más (en realidad abusivamente más) de lo que presupuestan para el Ministerio de Defensa. Lo han hecho a pesar de haber cacareado durante esta década un supuesto “recorte” del gasto militar que no se sostiene con la comprobación de las cifras y que no justifica el nuevo ardor guerrero de esta casta política que nos engaña diciendo que hay que subir el gasto militar que, sin embargo, no sólo no ha bajado, sino que ha ido aumentándose siempre por la puesta de atrás.

Pero en segundo lugar nos permiten encontrar otro elemento coincidente: no cabe achacar el desfase a ningún tipo de incompetencia de los diseñadores del gasto militar, sino a la mala fe. No hay otro modo de explicar estos desfases pronunciados, constantes y elocuentes.

Como podemos ver a continuación la práctica de ocultación de gasto militar ha sido practicada por gobiernos del PP y el PSOE, pero es especialmente exagerada en el tramo de gobierno de Rajoy y su ministro “puerta-giratoria” Pedro Morenés, lo que de cara al futuro aparece como un nuevo signo de preocupación

Pero si pasamos del sobre-gasto del Ministerio de defensa al sobregasto relativo a otros componentes del gasto militar que IGAE detecta en sus informes, la perversión de la política de ocultamiento y manipulación del PPSOE respecto del verdadero sentido del gasto militar español se hace más palmaria.porque entonces los aumentos de aproximadamente el 20% de sobregasto con los que Defensa se despacha año tras año, se elevan de forma más abrumadora. Podemos verlo en otro cuadro.

Un gasto brutal, escandaloso, incapaz de superar un mínimo test de transparencia y que demuestra la impunidad del gasto militar y la opción política militairizadora de la casta gobernante.

Pero las comparaciones son odiosas, porque mientras esto ocurre, la liquidación del gasto referido a otros ministerios y bienes públicos nos muestra que el agravio comparativo es demoledor.

Mientras se mima el gasto militar referido a seguridad militar (operaciones militares en el exterior, de las que ya llevamos más de 79 desde Felipe González a la fecha; venta de armas, una geopolitica al servicio de intereses de dominación y violencia que impone occidente y su brazo armado al resto, privilegios y despilfarro militar, militarización creciente de las otras facetas de la seguridad y de la vida social, etc.) se descuida el gasto social referido a la seguridad humana de los seres humanos, y así contamos que el gasto del ministerio de defensa es aproximadamente el 60% del gasto del estado en pensiones, o 14,73 veces el gasto destinado por el estado a servicios sociales y promoción social, o 9,31 veces más que el de acceso a vivienda y fomento de la edificación, 3,51 veces más que el del ministerio de sanidad y servicios sociales, 2,72 veces más que el de Educación, Cultura y Deporte, o 245 veces más que el destinado a fomento del empleo

Cifra que se vuelve incluso más indecente si sumamos al gasto que IGAE controla como gasto del ministerio de Defensa el que suma por otros conceptos militares, según hemos visto. En este caso la comparación con el gasto social del estado resulta algo más que un escándalo:

En definitiva, un estudio este de la liquidación del gasto militar con el que intentamos ofrecer un panorama claro y al servicio de la lucha social por la conquista de los derechos sociales y de la seguridad humana a las que, legítimamente, y en contra del militarismo, debemos empeñarnos.

Share

El Tribunal de Cuentas dictamina: sobrefinanciación, sobrecostes y otros fallos en los PEAS de Morenés

Fuente: Voxpopuli

A juzgar por la opinión del Tribunal de Cuentas, a Pedro Morenés, ex-ministro de defensa y Grande de España, le han castigado mandándolo de embajador a EEUU, un sitio cutre donde los haya, por manta y por manirroto.

No se explica, de otro modo, el castigo ejemplar que ha recibido.

Dice el Tribunal de Cuentas, que ha revisado las que presentó el Ministerio de Defensa relativas a los años 2012 a 2014, que estas son todo lo peor que se pueda imaginar (se supone que todo lo peor menos austeras, porque para el Estado el que el gasto militar sea desmesurado no es un mal).

Las cuentas de Morenés son un cuento, de la categoría de cuento de Carracuca, feos y apolillados.

El informe, que puede verse pinchando aquí, dice entre otras lindezas, que todo el negocio del pago de los créditos extraordinarios para financiar programas de armamento ha sido una ruina y un verdadero despropósito contable y político.

Describe muy bien el mamoneo que hay con la financiación de los programas espaciales de armamento (PEAS), que implica a tres “actores”

el Ministerio de Defensa, adjudicador y cliente del contrato de adquisición; el Ministerio de Industria, financiador parcial del contrato mediante anticipos reintegrables a la empresa adjudicataria (a tipo cero); y el Contratista Principal, adjudicatario del contrato. Los dos Ministerios, el de Defensa y el de Industria, suscriben, con carácter previo al arranque del programa, un acuerdo general por el que se formaliza su voluntad conjunta de desarrollar un programa de adquisición al que se le dotará de prefinanciación en el marco general de un apoyo a la consolidación del sector industrial de la Defensa y el apoyo a procesos innovadores en materia tecnológica

Por ejemplo en sus conclusiones se señala que

la financiación de los créditos extraordinarios se hace con cargo a Deuda Pública, cuando se trata de operaciones no financieras, cuya financiación debería haberse hecho con baja en otros créditos no financieros o del Fondo de Contingencia

Los sistemas de armas contratados se entregan al Ministerio de Defensa, según un calendario previamente definido que casi siempre, y por muy diversas circunstancias, es objeto de modificación. El Ministerio a medida que recibe las unidades contratadas, y por tanto de forma diferida, paga las adquisiciones al contratista principal con cargo a su Capítulo VI (inversiones reales).

El contrato de obra mediante el abono total del precio, unido a la posibilidad de pagos aplazados contenida en la Ley General Presupuestaria, es lo que permite al Ministerio diferir el pago y distribuir la carga financiera en el tiempo.

Finalmente, las empresas adjudicatarias devuelven al Tesoro Público los anticipos recibidos del MINETUR según unos calendarios pactados y a medida que reciben los pagos comprometidos del Ministerio de Defensa.

La financiación del MINETUR cubre en algunos casos hasta la totalidad del precio del contrato. En este caso los pagos que realiza MINISDEF serán destinados por el contratista a la devolución de los anticipos recibidos, si bien, en ocasiones la financiación de Industria no cubre la totalidad del precio, de modo que parte de los desembolsos del MINISDEF sirven también para terminar de financiar el coste del programa.

o que

mientras el crédito extraordinario concedido en 2012 se destinó a satisfacer obligaciones de ejercicios anteriores, los aprobados en 2013 y 2014 estaban dirigidos a la cobertura de obligaciones del propio ejercicio, que en ocasiones no habían nacido con anterioridad a la concesión del crédito extraordinario, lo que cuestiona la existencia de una extraordinaria y urgente necesidad que justificara la tramitación de un Real Decreto-ley.

y

Respecto a la tramitación de los expedientes de modificación presupuestaria, las memorias justificativas se limitan a señalar que no hay crédito suficiente y a reproducir el listado de cuantías por programa cuya financiación extraordinaria se solicita. Las memorias económicas son, a su vez, breves y apenas incorporan una somera referencia a las necesidades que han de atenderse con las cuantías solicitadas para cada programa. La memoria económica correspondiente al crédito extraordinario y suplementario del año 2014 no contiene dato alguno relativo a las necesidades concretas que justifican la solicitud

El informe acusa a Morenés de permitir alegremente sobrecostes, de admitir sin pestañear retrasos y aplazamientos en la entrega de las armas convenidas, de no exigir responsabilidades ni indemnizaciones y de sobrefinanciar por la puerta de atrás a la industria militar.

Defensa abusa de figuras de verdadera ingeniería contable que disfrazan sus cuentas

El uso excesivo de la figura de la modificación presupuestaria ha sido ampliamente criticado por el Tribunal de Cuentas desde la perspectiva de los problemas que la falta de dotación inicial en los créditos genera al gestor de fondos públicos (la insuficiencia del crédito inicial implica que durante diferentes periodos de tiempo de cada ejercicio presupuestario, no se disponga de los recursos necesarios para atender las necesidades existentes y se tienda a utilizar transitoriamente otros créditos realizándose posteriormente las oportunas rectificaciones lo que da lugar a una gestión presupuestaria laboriosa y confusa, además de formalmente irregular), como desde una dimensión competencial. Y ya desde tiempo más reciente, el control sobre las modificaciones debe intensificarse desde la perspectiva de la estabilidad presupuestaria y la sostenibilidad financiera.

Afirma que los “créditos extraordinarios” son un fraude para pagar los PEAS y que

debe ponerse de manifiesto que la situación jurídico financiera de los PEAs no era, ni es, en absoluto desconocida ni imprevisible, sino todo lo contrario

La financiación a través de créditos extraordinarios y suplementarios de la rúbrica 14.030122B.65 de los Prepuestos Generales del Estado desde 2012 se ha convertido en una situación presupuestaria estructural contraria a los principios de la planificación y la estabilidad presupuestaria, en defecto de una presupuestación realista ajustada a los compromisos de sobra conocidos, como es obvio a la luz de los sucesivos Acuerdos de Consejo de Ministros de reprogramación financiera de los PEAs y de las propuestas de anteproyecto de presupuesto remitidas al Ministerio de Hacienda por el Ministerio de Defensa.

Pero además, supone una violación inadmisible de leyes

Puede concluirse por tanto que la justificación de la vía de financiación de estas modificaciones presupuestarias para atender obligaciones no financieras no es consistente, pues en ocasiones se apela a la falta de impacto en la capacidad de financiación del Estado, en otras a la insuficiencia del Fondo de Contingencia y en otras a la discrecionalidad y previsibilidad de las obligaciones a satisfacer como causa de la excepción a la financiación a través del citado Fondo, todo lo cual plantea dudas sobre la corrección del empleo de Deuda pública para financiar créditos extraordinarios y suplementos de crédito destinados a atender obligaciones no financieras del presupuesto, ya sea para satisfacer obligaciones del propio ejercicio o de ejercicios anteriores atendiendo al mandato contenido en los artículos 55 y concordantes de la LGP. Este tipo de actuación podría implicar una derogación singular de la regulación general contenida en la Ley General Presupuestaria, que si bien tiene el mismo rango normativo, trata de vertebrar con vocación de generalidad la materia regulada, de modo que, como ya señalara también el Consejo de Estado (dictamen nº2096/2003 de 10 de julio, sobre el anteproyecto de Ley General Presupuestaria), no resulta apropiado introducir excepciones singulares a las leyes generales por la vía del Decreto-Ley, sin perjuicio de su admisibilidad según los casos (STC 6/1991, de 15 de enero).

Acude a los distintos programas financiados y encuentra defectos importantes en cada uno de ellos, tanto en los sobregastos, como en la financiación irregular y caprichosa a la industria militar, retrasos de la industria militar en sus entregas y falta de garantías y de reparaciones al estado por incumplimientos de la industria militar.

Los PEAS, concluye, son un desastre y un agujero insostenible en el bolsillo de los ciudadanos.

Morenés, por tanto, se ha destacado como un desastre para el control de los dineros públicos y para el interés general, pero a lo mejor desde la perspectiva de la industria militar ha sido una bendición del cielo.

Y precisamente, con este nefasto pasado, Rajoy le ha castigado desterrándole a EEUU, donde a buen seguro, y en una administración que ya ha dado síntomas de su interés por la cosa pública y por la paz, será un apestado por su nefasta gestión de lo público. A lo mejor le vemos de vuelta, haciendo de las suyas, antes de lo previsto.

Es el justo merecido a su metedura de pata permanente.

Share

¿Exdiputados del PP implicados en la corrupción de Defex?

to+get+rotten

Por Alex Pascual Guardia

Fuente: El País.

Pareciera que por la actividad corrupta de DEFEX, la comercializadora de armas de la Marca España, no pasara el tiempo.

Si al inicio eran los turbios negocios y la corrupción en la que estaban implicados conseguidores de baja estopa, como el tal Paesa y la repesca de puertasgiratorias, y luego el escándalo porque cuatro ministerios participaban del mejunje, y más tarde una imputación penal en toda regla por operaciones opacas en Angola y Luxemburgo, para un semestre después conocer  las irregularidades de intentar saltarse la ley para vender a Arabia Saudí 200 tanques Leopard por 2.400 millones de euros, en el suma y sigue ahora aparecen los nombres de los ex-diputados del PP Gómez de la Serna y Arestegui salpicados por la corrupción y obligados a dimitir de su labor diputadesca y embajadoril, a quienes investiga Juez de la Mata en su macroinvestigación sobre comisiones ilegales de estos dos señores.

Dice El País

El auto del juez De la Mata, al que ha tenido acceso El País, detalla que un reciente informe de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía ha sacado a la luz diversos correos electrónicos intervenidos en la cuenta de un directivo de Elecnor SA, empresa implicada en el pago de sobornos para la consecución de contratos internacionales, de los que se desprende que la firma española había utilizado en 2009 a la mercantil irlandesa Emerald Business Consulting LTD “para la adjudicación y ejecución del contrato de obra de la estación desaladora de Souk Tleta”, en Argelia, una de las operaciones bajo sospecha. El escrito del magistrado recuerda que en la misma también participó de un modo similar la empresa holandesa Castelino BV, que ya había aparecido en la investigación.

y

En concreto, los correos revelaban la supuesta simulación de un contrato entre Elecnor SA y la firma irlandesa por la que ésta recibió un fijo de 1,2 millones de euros por unos supuestos servicios de asesoramiento “de movilización y estrategia”, además de un porcentaje del 1,65% del millonario importe del contrato. En total, la investigación ha revelado que la compañía ‘pantalla’ cobró por ello cerca de 3,3 millones de euros mediante una transferencia bancaria realizada a una cuenta abierta en el Alliedirish Bank, de Dublín

Las empresas mencionadas, dice De la Mata, no son desconocidas para la justicia española y

Sus nombres han aparecido en otro sumario de corrupción, en este caso el que tiene su epicentro en la empresa pública de venta de armas Defex

Parece que el círculo vicioso de DEFEX, lejos de cerrarse, se vuelve espiral y cada vez va rodeando a más personas, a más actividades poco recomendables, a más escándalos.

El cuento de DEFEX se está volviendo algo interminable, inabarcable, como la tinta del calamar.

Debería ser el propio Estado el que impusiera una auditoria radical en esta empresa y prohibiera su actividad. Es corrupta, como se va demostrando, pero además es inmoral. Ya basta de alimentar los negocios de los señores de la guerra.

Share

Los deseos de Trump respecto de la colonia española

Ginger+the+sideways+dog

Por josegd86

Fuente: El Español.com

Cuando el presidente del centro del imperio llamó al presidente de este pequeño rincón de su periferia, hace poco, fue para regañar y para pedir al gobierno del rajoinato que aumente su compromiso militar con EE.UU. y, principalmente, que incremente el gasto militar español, como si el abrumador gasto militar español (oculto y visible), las bases americanas en España, las intervenciones militares en el exterior que mantiene el ejército español (20 en la actualidad) y el insensato compromiso del militarismo español con el “escudo antimisiles” que nos convierte en objetivo militar de primera magnitud, fueran moco de pavo.

Al pairo de aquellas exigencias, Perro Loco (no es un indio de películas sino más bien un cowboy chulo, antiguo general y principal halcón de la política agresiva de EE.UU.), ha dicho

Es una petición justa que todos los que se benefician de la mejor defensa del mundo asuman su cuota proporcional de los costes necesarios para defender la libertad

Equivoca Perro Loco la defensa del mundo con el estropicio militar que están montando y, por si fuera poco, confunde el coste de la libertad, que se concreta en inversiones en bienestar humano y en desarrollo, en ampliación de derechos y en disfrute de las libertades políticas, pero también sociales y culturales, con el coste en ejércitos que, precisamente, viene a ser como la antípoda del coste de la libertad, para pasar a ser el coste de la inseguridad y el miedo y la ruina de la libertad.

Pero el medio que comentamos comete errores de bulto al dar por sentado que España incumple con el criterio comprometido por los países europeos de la OTAN de llegar al 2% del PIB en gasto militar. Decepciona la falta de análisis cuando por todos es conocido que España esconde una enorme cantidad de su gasto militar en partidas ocultas y poco transparentes y que, de hecho, ya supera el 2% del PIB y hemos llegado al 2’7 % del PIB para gastos militares.

Si a ello sumamos pequeños detalles que suelen pasarse por alto, como por ejemplo que el ejército es el segundo terrateniente en España, o que contamos con una ratio desproporcionada de militares respecto del resto de funcionarios públicos, o que España soporta el campo de entrenamiento de Bardenas Reales, donde la OTAN entrena sus guerras varias, o que del presupuesto de defensa viven más de 2 millones de personas al mes, o que el ejército no paga impuestos ni tasas municipales de ningún género (lo que quiere decir que sus servicios básicos los pagamos la ciudadanía a tocateja), etc., la cena está servida.

Una mentira contada muchas veces, por mucho que la teoría de la manipulación diga otra cosa, no deja de ser una trola burda y el cuento de la poca inversión militar en España es, entra las trolas gubernamentales, de las de alto standing.

Pero, siguiendo con el artículo, añade que España no puede aumentar su gasto militar fácilmente porque incurriría probablemente en una causa de protesta en Europa, dado que ya incumple los criterios de déficit y mantiene una deuda pública impagable, con el riesgo de sanciones en Europa. Según el “experto” Zsolt Darvas, de un “think tank” llamado Bruegel

España lo tendrá difícil para cumplir el objetivo. Su problema es que la deuda pública es relativamente alta y el déficit presupuestario es elevado. De hecho, el año pasado España y Portugal casi fueron sancionados por la UE por el déficit

De modo que sumamos a una mentira una imposibilidad, con lo que a Perro Loco y los suyos les va a resultar difícil conseguir de nuestro particular tancredo sorderas algo más que buenas palabras. Y, si se descuidan, una larga cambiada (ya que estamos en términos tan taurinos) con un compromiso firme de aumentar un gasto militar que perderá su firmeza a medida que pase el tiempo, para quedarse en un mero aflorar el ya de por sí desmesurado gasto militar que mantenemos, visibilizando algunos componentes ocultos de este (programas especiales de armamento, por unos unos 2000 millones al año; intervenciones en el exterior, por unos 800 millones más; junto con algunas inversiones y subvenciones militares (de 200 a 400 millones al año) para sacar pecho del esfuerzo militar que, no obstante, se ha mantenido muy por encima de lo admitido en todo este tiempo.

Share

Mantener piscinas, jardines y campos de golf, uno de los cometidos de la defensa militar

20161230+47+Scheveningen+-+Strand

Por Neville Wootton

Fuente: El Diario

Ahora que lo dice El diario, parece que algunos se tomarán en serio lo que los antimilitaristas venimos denunciando desde hace años sin que nadie nos haga caso. ¿Será que la verdad verdadera sólo lo es desde que un medio y sus intereses la predican, por incompleta y mal que la prediquen a veces?

Pero al margen de esta velada crítica al periodismo circunstancial y anecdótico, lo cierto es que, en realidad, la pesada realidad militar, el gasto militar español se compone de un sinfín de partidas absurdas, de privilegios abrumadores, de nepotismo chulesco que dicen a las claras lo que defienden los ejércitos en términos de vida buena para pocos y de privilegios para los de arriba.

Dice El Diario que Defensa pagará 21 millones de euros del presupuesto público a mantener instalaciones deportivas y de ocio de los militares; instalaciones que tienen como razón de ser, dice el Ministerio de Defensa,  “la necesidad de prestar apoyo a la preparación física de los militares” y que funcionan como “núcleo de acción social y cultural, porque organizan eventos para sus socios, proporcionando a los militares y a sus familias una vía de “integración” en su destino”.

Se puede decir más burdo, pero no con más morro.

De este modo vemos, con el ejemplo que amplifica El Diario, que lo militar y la seguridad son dos categorías que no tienen que ver entre sí, cuando no se contradicen.

En todo caso, los 21 millones en ocio de esta casta no son sino una partida más bien pequeña de todo el despilfarro incomprensible y consentido de lo militar.

Nosotros hemos elaborado tres tipos de estudios que, a nuestra manera demuestran el despropósito:

  • Un primer tipo de documentos, ceñidos en el estudio del gasto militar, que vienen a enseñarnos la falta de transparencia y la desmesura del gasto militar. Por concretar en el ejercicio 2016, como afirmamos en nuestro estudio sobre el gasto militar, se presupuestaron menos de 6.000 millones de euros y, criterio OTAN en mano, se escondieron otros 25.000 por lo menos.
  • en un segundo documento, esta vez sobre el despilfarro, demostramos la inmensa cantidad de dinero que se despilfarra al año (entre otros en mantener campos de golf, jardines, pistas de tenis, etc de los que ahora el Diario se hace eco a su modo) y la absoluta falta de control y de responsabilidades en el gasto militar español.
  • Un tercer elemento de la trilogía del gasto militar, destinado a la deuda militar, nos informa de la falta de escrúpulos de los señores de la guerra y la generación de una deuda ilegítima que pesa sobre la sociedad como una losa para lucrar a los pocos privilegiados de siempre.

Tres patas del mismo banco: desmesura, mamoneo y descontrol. Si a ello unimos el cinismo que denuncia, cada vez que se verifica el gasto militar español, tanto el Tribunal de Cuentas, como el Tribunal Supremo o la IGAE, demostrando que la política de ocultación, gasto disparatado y puertagiratorismo son crónicos en el gasto militar, tenemos cuatro patas para entender el militarismo patrio y sus apoyos en partidos políticos rémora que lo han consentido como un cortijo al servicio del capricho y de la prepotencia.

Y mientras nadie se toma en serio meter el dedo en la llaga, así nos va.

Share
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed