Tag Archive for alternativa de defensa

Operación rescatar el belén legionario

Primerplano

Por hut_

Fuente: El Confidencial Digital

La noticia es algo vieja (del final de las navidades) y vetusta (de lo retrógrado y apolillado que es que sigan existiendo tales cosas en pleno siglo XXI).

Y es que, acabada la navidad, la “Hermanda de Legionarios” (en realidad “hermandad de antiguos caballeros legionarios”) decretó una “operación rescatar el belén legionario” para arrebatar a los servicios de limpieza municipales el belén que estos habían puesto en la Puerta de Alcalá como protesta porque el Ayuntamiento no había puesto, como en años anterores, un belén luminoso en tal monumento.

Los legionarios decretaron su operación de rescate para que el belén no cayera, reza la noticia, en manos extrañas, se supone que las de la malvada Carmena.

Esta misma hermandad es la que amenazó a Carmena (parece que han cogido un poco de fijación) con reponer las placas de la calle hasta hoy llamada Millán Astray, si se cambiaba el nombre de esta por otro más civilizado, e incluso, han ofrecido escolta, retóricamente, a una concejal de Podemos para que pueda asistir a la recientemente celebrada asamblea  de dicha formación “Vistalegre II”  sin miedo a los “machetazos dialécticos” que se presumía iba a recibir allí.

Todo un ejemplo, de los más nefastos por cierto, que sigue mostrando lo anacrónico que permanece bajo la capa de barniz moderno en nuestra sociedad madrileña.

Imaginamos que el belén legionario, con todo, habrá sido rescatado sin bajas por estos caballeros legionarios y que podrán dormir tranquilos hasta la próxima navidad. Lo suyo es que también nos dejen dormir tranquilos a los demás.

Recuperando la memoria antimilitarista en Albacete

Exposición fotográfica

Por Aldea Nómada

Nos indica un buen amigo de Albacete que desde la Aldea Nómada Antimilitarista y el Movimiento de Objeción de Conciencia, con motivo de los cuarenta años de la existencia del MOC, invitan a todo el mundo a la exposición fotográfica donde se muestra el recorrido del antimilitarismo en Albacete en los años 80 y 90.

La exposición se inauguró el viernes 3 de Febrero a las 20,30 y estará funcionando hasta el  23F.
Dicha exposición estará en la calle Blasco Ibañez 23 de Albacete.

¿De qué “nos protege” el CNI?

FGS+Oker+%28A-53%29

https://www.flickr.com/photos/69230580@N05/6688267945

Fuente: One Magacine

Asombrosa la explicación laudatoria del CNI que ofrece el “Especial Agentes secretos y CNI” acerca de los “riesgos” de los que, en boca de su director, con cargo de Secretario de Estado, el General Sanz Roldán, antiguo JEMAD y con una pila de condecoraciones militares a sus espaldas.

Comencemos por destacar el perfil del “director” del CNI, porque el mismo despeja, si a alguien a estas alturas le sigue quedando duda, cualquier atisbo de incertidumbre sobre el carácter militar de dicho instituto. Por más que lo disfracen bajo la dependencia orgánica de Presidencia, el CNI, el espionaje español, es un ente militar. Y, para más inri, de tal enjundia que el actual Director del ente ha sido, nada menos, el jefe del Ejército hasta 2008 en que fue sustituido por el hoy miembro relevante de “Podemos”, General Julio Rodríguez. Además es miembro nato del Consejo de Estado, lo que implica la extensión del poder y del pensamiento militar al propio Consejo de Estado.

Pero pasemos del dicho al hecho. ¿Que dice Sanz Roldan que hace el CNI?, ¿qué amenazas son esas de las que nos defiende?

Habla, primero, del tráfico de personas y ofrece un enfoque de éste bastante deprimente:

Un buen ejemplo es el tráfico de personas y la inmigración ilegal, que cada día sobrecoge más y llega a lugares que creíamos inimaginables: jamás pensábamos que nos íbamos a encontrar una patera en Alicante… pero ya ha sucedido y tenemos la obligación de proporcionar elementos de juicio para que esto no se produzca

El CNI, parece decir, quiere combatir el “tráfico de personas” y la “inmigración ilegal” no ofreciendo círculos virtuosos de políticas migratorias basadas en los derechos humanos, la cooperación internacional, o en políticas de codesarrollo; o entendiendo las causas estructurales de ésta, sino, sencillamente, intentando la represión y que la inmigración se retenga y no ocurra. ¿Gastamos dinero entonces para poner puertas al campo?, ¿para una política imposible y destinada al fracaso completo y al dolor de las personas?; ¿no hay que decir nada de la inmigración forzada por nuestras políticas estructurales de dominación o por las guerras propiciadas por la geopolítica estimulada por el bloque en que nos encontramos o por las armas que vendemos? ¿Es necesaria una estructura de espionaje para tratar la movilidad humana?

Pero el general no es hombre de una sola idea. Y por eso nos habla de una segunda preocupación de la que el CNI nos “defiende”, las armas de destrucción masiva:

Otro ejemplo es la proliferación de armas de destrucción masiva, que se ha convertido en un hecho real. En algunos lugares de la Tierra ya se está enriqueciendo uranio al 20% y eso supone tener una capacidad altísima. ¿Qué se hará después? ¿Quién puede asegurar que sólo se utilizará con fines pacíficos? Para eso estamos los servicios de inteligencia

Asombra de nuevo la justificación del CNI. Vigila el enriquecimiento de uranio que hacen algunos países y que no puede asegurarse que vaya a ser utilizado para “fines pacíficos”. ¿Israel, EE.UU., Francia, Rusia, Reino Unido, China, India …? No parece que se refiera el militar a estos. Si tenemos en cuenta que muy pocos países (concretamente 17) producen uranio en cantidad significativa, que muy pocos venden uranio enriquecido (Alemania, Australia, Brasil, Canadá, China, EEUU, Francia Holanda, Japón, Rusia, Reino Unido, Sudáfrica y tal vez Argentina) y otros pocos lo producen para fines propios (Irán, Pakistán, India, …), el riesgo que el militar explica parece más bien el riesgo de que estos estados canallas, la mayoría de ellos del bloque occidental, se quieran lucrar potenciando la inseguridad y la guerra y facilitando la proliferación del armamento militar que con la boca pequeña dicen rechazar, lo cual no parece ser lo que le preocupa al general y a su idea de la defensa.

Dice el general que otra de sus labores es luchar contra el crimen organizado, una especie de entelequia inconcreta que no queda claro en qué consiste y que, al decir del general, no ocupa a mucha gente española pero los “criminales organizados” usan nuestro territorio para cometer sus fechorías. No adivinamos a comprender, en este caso, qué necesidad de espionaje existe cuando, en el territorio estatal hay suficientes (e incluso abrumadoramente amplios) cuerpos policiales teóricamente encargados de estos extremos.

El general se refiere a otros peligros que combate el CNI, como el terrorismo internacional de carácter “islamista” principalmente, y a las “fuerzas” en el exterior. Es decir, una función militar que tiene que ver con la política de injerencia militar que España realiza y que, gracias a la obsesión militarista, nos ha convertido en parte en una serie de guerras y en enemigos de un gran número de pueblos.

En el colmo de la desmesura señala esta vuelta de tuerca militar que CNI contribuye a realizar “en nuestro nombre” pero sin nuestra opinión:

Hay lugares del mundo en los que nos afecta mucho lo que sucede. Estamos siempre atentos, por ejemplo, a lugares como Sahel o Somalia, donde hemos tenido e, incluso hoy tenemos, retos para nuestra seguridad, como secuestros de ciudadanos españoles”.

Ya lo ven, el Sahel, dice, es importante para la seguridad española porque ocurren secuestros de ciudadanos españoles. ¿La intervención española en el Sahel viene causada por los “frecuentes” secuestros de españoles en la zona?, ¿desde cuándo suceden estos “secuestros”?, ¿cuál es su frecuencia?, ¿No tiene que ver más con la doctrina de defensa de fronteras avanzadas y con la política de agresión y imposición de influencia que ha emprendido Europa en la región?

En otro momento, al hablar de los agentes del CNI dice

Nuestros agentes están desplegados por todo el territorio nacional, pero también por 64 países del mundo. Podemos imaginarnos al que está en un destino atractivo, en París o Roma, pero también hay que pensar también en el que está en Yemen, en Burkina Faso o en Mauritania, en Níger o en Nigeria, o en el desierto de Mali

Y remata la jugada el general para firmar que están para defender las empresas multinacionales de matriz española y el mundo financiero, lo cual es evidente y ya se sospechaba.

La primera empresa que se presentó en el CNI durante mi mandato, respondiendo a mi ofrecimiento de ayudar a las compañías que quisieran establecerse en el exterior, fue Abengoa, que nos pidió saber la seguridad de una inversión en un determinado lugar y sus ejecutivos allí, pero hoy son muchas; y, también, a aspectos como la protección del sistema financiero, ya que en estos momentos existen dudas de que no sea, como otros elementos de la sociedad moderna, atacado

Así pues, una empresa española llega al CNI y le pide que le haga una investigación sobre la seguridad de una inversión y todos los españoles pagamos dicha investigación financiando al CNI.  Es decir, una empresa privada se vale del dinero de todos los españoles.  Y lo hacen, además, con garantía de secreto.

De modo que, recapitulando, el CNI, según su propio jefe, está para ofrecer una “defensa” militar y con un enfoque militarista al status quo y a las estrategias de dominio y protección de los “intereses” de los que se sirven y benefician de éste, pero no para defender la “seguridad humana” de las sociedades españolas, o la de otros pueblos donde nuestra huella nefasta es evidente. Para defender las empresas multinacionales, los negocios de estas, el sistema financiero, los militares que mandamos al exterior, los intereses de dominación, etcétera, peor no para defendernos de las agresiones reales y concretas a nuestros derechos.

Avanza la lucha contra el campo de tiro de Bardenas Reales

Bentayga+y+Roque+Nublo

Kevin Scuiller

Fuente. El ConfidencialDigital

Informa un medio, con tono protestón y chusco, de la iniciativa del Parlamento de Navarra por la que se ha aprobado una declaración institucional exigiendo al Gobierno Central el desmantelamiento del polígono de tiro de Bardenas Reales.

Ha sido comenzar la gente de la zona, tanto del lado navarro como del aragonés, a articular iniciativas para desbordar la lucha cuasitestimonial que se llevaba hasta ahora de protesta contra el campo militar de Bardenas, y empezar a proponer la soberanía de la gente sobre las decisiones sobre el campo de tiro, y ya tenemos a las instituciones, hasta ahora acomodadas en un posibilismo rampante y entregado, a pleno rendimiento pidiendo ponerse a la cabeza de la lucha por la desmilitarización de Bardenas Reales.

De modo que los parlamentos, el navarro y esperamos que en breve el aragonés también, exigen al parlamento nacional la desmilitarización de este espacio.

La noticia que comentamos dice más cosas. Dice una de las principales. Dice que el campo militar de Bardenas, como ya denunciaban los antimilitaristas, es el único campo de entrenamiento de la OTAN con fuego real para sus ensayos bélicos.

Es decir, es el campo donde la OTAN se entrena a lo bestia para su estrategia de guerra. Lo hace contaminando a los bardeneros (pues las bombas de fuego real no parecen, precisamente, placas solares) y lo hace, sobre todo, en perjuicio de la paz mundial, dos cosas que, se nos ocurre, pesan en el ánimo de las buenas gentes de la ribera, que ni quieren ser víctimas del militarismo ni, menos aún, sus complacidos cómplices.

La causa de Bardenas es la causa antimilitarista. Y por eso como antimilitaristas también nos sentimos concernidos por ese referéndum por la desmilitarización de Bardenas Reales.

De modo que saludamos los reflejos del Parlamento navarro al ponerse al lado de la lucha de la gente, pero sobre todo saludamos la iniciativa de llevar al debate de la propia gente el destino de Bardenas Reales, exigiendo la desmilitarización como fin y un referéndum como instrumento para ponerlo en práctica.

El Ayuntamiento de Madrid se desmarca de la feria de armas HOMSEC 2017

Un texto vale más que mil palabras y podemos mostrar, así nos lo han hecho llegar gracias al trabajo de El Salmón Contracorriente, la carga que (con las debidas reservas a las menciones personales) el Ayuntamiento de Madrid ha dirigido a los promotores de la feria de armas HOMSEC 2017 exigiendo que se retire el logo municipal de dicho evento.

El Ayuntamiento de Madrid deja muy clara su apuesta institucional para que Madrid sea una ciudad libre de Ferias de Armas. Al igual que muchos colectivos y la Plataforma Desarma Madrid, no quiere ferias de armas en nuestra ciudad. Puedes descargarla en el enlace siguiente.

O bien leerla aquí

Presentada una Iniciativa Legislativa Popular sobre Bardenas Reales en el Parlamento de Navarra

2013-02-21+Lana+banatu

Rufino Lasaosa

ILP POLÍGONO DE TIRO (2)

El 12 de Diciembre de 2012 se ha presentado en el registro del Parlamento de Navarra una instancia con una iniciativa para el desmantelamiento del polígono de tiro de Bardenas Reales, que los compañeros de Bardenas Ya nos han hecho llegar tras realizar gestiones para obtener su texto.

La iniciativa, según aparece en una primera página titulada “comisión promotora” la realiza a título individual una persona de 20 años, si bien afirma que en la recogida de firmas para llevar adelante la iniciativa han ayudado “varias organizaciones y colectivos” (no menciona ninguno en concreto).

El articulado de la propuesta cuenta con cinco artículos.

El primero viene a decir que se debe considerar Bardenas Reales un espacio unitario, y no puede considerarse por separado como un subespacio independiente el polígono de tiro del que goza en exclusiva el Ministerio de Defensa.

Imaginamos que la finalidad de esta declaración es al de impedir que las 2.222 hectáreas del polígono puedan (como hasta ahora) seguir considerándose como una excepción a la declaración de espacio natural y reserva de la biosfera de los que cuenta Bardenas Reales y que no pueda excluirse de su normativa (incompatible con un campo de entrenamiento militar donde se hacen ensayos con fuego real).

Un segundo artículo dispone que el ejército sólo podrá seguir utilizando el polígono de tiro de Bardenas Reales hasta el fin de la ampliación del contrato en 2018.

En el tercero se explica que en el caso de que el ejército no acepte esto, el gobierno navarro defenderá ante el gobierno español el que solo pueda ser usado por el ejército español y no por los otros ejércitos de la OTAN, dado que los navarros votaron contra la OTAN en el referéndum convocado en su día.

En el artículo 4 se dice que llegado el plazo de finalización de la prórroga del contrato en 2018, el gobierno navarro instará a las poblaciones congozantes a oponerse en bloque a la renovación del convenio y a dejar la representación de sus intereses en el gobierno navarro, se supone que para que éste las represente y se oponga a la continuación del campo de tiro.

Así mismo dispone que en el caso del desmantelamiento en dicha fecha, el gobierno navarro mediante las consejerías competentes desarrollará un plan de ayudas a las poblaciones afectadas.

Y el artículo 5 dispone que dichas ayudas se llevarán a cabo en el plazo de cinco años, desde 2019 a 2023.

Dicha propuesta ha tenido un cierto eco mediático regional a pesar de ser una iniciativa aparentemente individual.

En orden a una valoración de ésta que pasa por ser la primera iniciativa popular de desmantelamiento del polígono de tiro de Bardenas Reales, tiene como aspecto positivo el que abre una vía de participación popular para conseguir el objetivo de desmantelar la base militar y señala una fecha concreta, el primer período (finales de 2018) de vigencia del actual acuerdo entre Defensa y la Junta de Bardenas Reales.

Otro acierto es el de prever planes de desarrollo alternativo para Bardenas y de implicar en ellos a la administración autonómica.

Que el parlamento navarro se posicione por medio de una ley al respecto puede servir al objetivo de conseguir unas Bardenas libres y desmilitarizadas.

Ya veremos el recorrido que la mesa del Parlamento le da a la iniciativa: si la rechaza, si la estudia, si la enmienda y corrige en aspectos sustanciales ya sea para mejorarla o para rebajar sus contenidos, según sean las fuerzas en liza.

Desde nuestro punto de vista la iniciativa nace con algunas debilidades que pueden amortiguar la buena intención de la misma:

  1. No cuenta, hasta donde sabemos, ni con consulta, ni con diálogo, ni con apoyo de las organizaciones que se están movilizando para conseguir la desmilitarización de Bardenas Reales. Una iniciativa más dialogada y trabajada en común podría tener más peso político.
  2. En cierto modo prevé que ninguna negociación permitirá llegar a la desmilitarización de Bardenas en 2018 y propone una salida que entendemos inadecuada de negociación para que el campo de tiro sea usado por el ejército español pero no por los de la OTAN, con lo que no se resolvería el meollo del problema.
  3. Se centra demasiado en el diálogo bilateral entre Defensa y el gobierno navarro, pidiendo incluso que los municipios deleguen su representación en este, olvidando tanto la capacidad de dinamización de los municipios como el especial papel de algunos de ellos como “congozantes” en la junta de Bardenas, firmante de los acuerdos con Defensa.
  4. De haberse promovido una verdadera iniciativa legislativa popular de amplia participación y firma más masiva, la fuerza de la propuesta sería mucho más evidente y la posibilidad de que los partidos la eludan o manipulen mucho menor.
  5. Habría sido ideal conjugar una iniciativa legislativa de desmilitarización de Bardenas con un mayor rigor y contundencia, pero sobre todo, coordinada con la iniciativa de consulta popular que ya se está estudiando por las campañas en liza. En definitiva debe ser el pueblo el que elija su destino y muestre su rechazo al militarismo.

En todo caso, seguiremos el desenlace de la propuesta para valorar su recorrido y consecuencias.

Defensa amenaza con expropiar las Bardenas Reales

Resultado de imagen de bardenas ya

Bardenas Ya

Fuente: El Confidencial

No nos sorprende, más bien viene a confirmar una tremenda sospecha, la amanaza del Ministerio de Defensa a la pretensión que los colectivos que en Navarra y Aragón vienen reivindicando la desaparición del anacrónico campo de entrenamiento militar de Bardenas Reales.

Ahora que las iniciativas ciudadanas comienzan a desbordar el círculo vicioso meramente testimonial y residual en que se había convertido últimamente la celebración de las marchas antipolígono; ahora que asistimos a la mayor movilización y ambición de las aspiraciones sociales de que se finalice definitivamente la dependencia de la zona bardenera del militarismo y que se exige una consulta popular y una herramienta legal para el desmantelamiento de la base en 2018; ahora que las iniciativas eco-pacifistas y sociales en torno a las Bardenas comienzan a tener mayor acogida en las corporaciones locales de la zona y en las nuevas coaliciones políticas que han roto los consensos cómodos de antaño; ahora que se cuestiona el propio papel legitimador del actual pasteleo que ha propiciado, con una nefasta política opaca y poco confesable, la Junta de Bardenas Reales; ahora que ocurre todo esto y se pone en peligro real el statu quo de la base militar en Bardenas, el ejército amenaza con expropiar las Bardenas y zanjar el asunto a la tremenda, a su modo, manu militari.

Resulta, cuando menos, ejemplar conocer las pretensiones de Defensa: mantener a todo trance el campo militar en un paraje paisajístico y medioambiental que ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad y que el constante bombardeo por parte de los ejércitos español, de la OTAN y de otros ejércitos invitados, pone en peligro. No parece que la defensa de la sociedad que prometen sea compatible exactamente con bombardear y deteriorar un paraje como este y ello pone en una evidente contradicción al ejército.

Contradicción aún mayor porque la solución que se les ocurre a los responsables de este desaguisado es contestar con la amenaza de expropiación forzosa a las propuestas de consulta popular y de democracia. No parece que la democracia que supuestamente justifica la razón de ser del ejército (según sus propias declaraciones) se defienda precisamente negando la democracia.

No es tampoco la última contradicción, porque el campo militar de Bardenas, amén de deteriorar un paraje como este, amenaza la seguridad de los propios pueblos circundantes, congozantes o no, y son múltiples las ocasiones en que se ha datado la acumulación de accidentes y molestias para los ribereños, así como evidente el peligro a que están expuestos por contaminación debida a los materiales que acumula este entrenamiento militar. No parece que la defensa de la vida de los ciudadanos que se predica se defienda amenazando la vida de los ciudadanos, una nueva contradicción.

En Bardenas se entrena tanto el ejército español como los ejércitos de la OTAN, en maniobras que luego repiten en los escenarios militares de guerra donde participan. Es el más importante campo militar de la OTAN para tales entrenamientos y por tanto una de las puntas de lanza de la política de agresión que la alianza mantiene a escala planetaria. No parece que tampoco la paz, que justifica la existencia del ejército según sus propios manuales, ni la soberanía y la independencia, que son lugar común en el argumentario militarista, se defiendan con este capo militar. Más bien se niegan.

Todo ello nos hace pensar que la respuesta del Ministerio de Defensa amenazando con expropiar las Bardenas en caso de que l@s bardener@s y sus instituciones políticas no se las entreguen a su gusto y de buena gana, no hace otra cosa que desvelar lo nefasto de la institución militar y su desprecio absoluto por todo aquello que, en la opinión de la sociedad, debe ser defendido. Paradógicamente quienes nos dicen defender amenazan con una agresión en toda regla, pasando a ser de lo que hay que defenderse.

De todo ello se nos antoja que la lucha de Bardenas no es solo la lucha de Bardenas, y pasa a ser una causa global que debe trascender, con ser importante, el propio territorio, pues es también la lucha social contra el militarismo que agrede a todo el planeta y del que no podemos ser responsables ni consentidores.

En todo caso ¿qué diferencia tendríamos si expropian Bardenas respecto a la situación actual?  ¿No la tienen expropiada de facto y ante la pasividad comodona de los partidos de la casta?

De todo ello, se nos antoja que la lucha social de las poblaciones empeñadas en que una consulta popular sirva para desalojar de Bardenas al militarismo y reconvertirla en un paraje de paz, comienza a dar frutos saludables. Como los dio en Cabañeros (donde el ejército quiso llevar el campo de tiro cuando en Bardenas Reales la presión social fue más fuerte que ahora) cuando la movilización social obligó a los políticos y su oportunismo a prueba de todo a negar al ejército el campo de tiro que ansiaban.

So pacifistas y ecologistas pudieron en Cabañeros ¿Por qué no la movilización de los pueblos en Bardenas?

Ardor guerrero de Cospedal

El+ex+ministro+de+Defensa+se+despide+de+la+Bandera+en+el+Cuartel+General++%23Moren%C3%A9s%3A+%C2%ABNadie+se+puede+despedir+de+lo+que+ama%C2%BB++El+ex+ministro+de+%23Defensa%2C+Pedro+Moren%C3%A9s%2C+ha+asegurado+hoy+que+nadie+se+puede+despedir+de+lo+que+ama+en+el+acto+de+despedida+a+la

Gobierno de Castilla-La Mancha

Asombra el furor guerrero que la Ministra de Defensa muestra en los pocos días que lleva en el cargo de Ministra de Defensa.

Por su boca, y amplificadas por la prensa, conocemos que las tropas españolas están dispuestas a combatir el mal en cualquier parte del planeta, que nuestros soldados luchan en el exterior para trabajar por la paz y la seguridad mundial.  Conocemos su tristeza porque nuestros compatriotas conozcan y valoren poco las misiones militares españolas en el exterior, a pesar de ser uno de los principales baluartes de nuestra defensa, o su emoción arrebatada por el “esfuerzo” y “sacrificio” de nuestra soldadesca en el exterior. Nos ha explicado que los militares son la mejor cara que ofrece España al mundo.  La hemos oído decir que lo que hacen los militares en las misiones de guerra donde los han mandado es importante para España y para las familias españolas y toda una sarta de tópicos al uso que si no fuera por lo graves y descarados, daría risa al más pintado.

Gracias a lo mediático de la doña, hemos conocido la heróica presencia de nuestros soldaditos en Sicilia para combatir a los piratas desaprensivos y mafiosos que trafican con seres humanos que huyen de la guerra (por cierto provocada por los intereses geoestratégicos de Occidente), Irak, donde los más de 2.000 instructores españoles han entrenado a cerca de 30.000 militares que hacen la guerra en interés de occidente, o  Mali, donde nuestros soldados y guardia civiles apoyan la guerra emprendida por Francia y Europa, al parece para que Europa no se rompa, o a Senegal, donde igualmente apoyamos militarmente el impulso guerrero de nuestros aliados franceses, para felicitar las fiestas a los abnegados soldados que están fuera de sus casas.

En su emotivo periplo ha visitado el colegio “Fraternidad.-Reino de España” inaugurado por el ejército español en Bakaribugu, comido turrón, brindado con la tropa y gritado “viva el rey” reglamentarios con denodado entusiasmo.

Estamos asombrados de tal empuje y nos compadecemos a partes iguales de los periodistas que tienen que seguir la estela viajera de la ministra y del medioambiente que ésta carboniza con tanta emisión innecesaria de contaminantes atmosféricos.

Ya sabíamos que la elección de Cospedal tenía como principal objetivo hacer mediáticas y tolerables a las fuerzas armadas y su actividad guerrera, gracias al magnetismo propio de la titular, a su desparpajo y falta de rubor a la hora de contar trolas, y a su conocida fama para las técnicas de manipulación mediática, tan al pelo para la pretensión del militrismo patrio de crear “una cultura de la defensa” entendida como una verdadera incultura que confunde los términos y promueve un mero adoctrinamiento simplón.

¿Y todo ese esfuerzo para qué?

Pues porque el PP, en su abrazo del oso con los otros partidos de la casta, y ante el absentismo en este tema de la oposición (si es que existe), se va a lanzar a por la mayor: a intentar revertir el rechazo de los españoles al gasto militar en un contexto donde los de arriba han decidido aumentarlo brutalmente y a costa del desprecio de los derechos sociales y de las verdaderas necesidades de la población.

Y para ello necesitan borrar la imagen y reescribir la historia de un ejército que procede del militarismo férreo del siglo XX, del golpismo y la represión brutal, de los ideales fascistas y ultranacionalistas que imperaron durante lustros y en las academias militares y no se han acabado de evaporar en las cabecitas de la oficialidad.

Y todo ello porque la guerra, la venta de armas, el envío de tropas al exterior, son tres patas de un mismo banco: el negocio y el lucro de la élite decrépita y decadentosa que nos gobierna desde siempre con dejes franquistas y mano de hierro fundido.

El negocio es el negocio. Y ese es el motor de los de arriba.

¿Una ministra dicharachera y mediática para reescribir la historia sentimental de la sociedad y para tornar el latente antimilitarismo español en papanatería y aceptación? A lo mejor les sale el tiro por la culata y tanto desparpajo nos acaba estragando, como pasó con los pagos en diferido de aquel otro.

Cañamero se salta el protocolo y exige a la Ministra de Defensa un uso social para la finca militar de Las Turquillas

Lib%C3%A9lula+macro

Malojavio El Saucejo

Fuente: Lainformación

Al fin un diputado que se sale de las formas principescas del anodino parlamento, donde se discute el sexo de los ángeles y se pacta bajo la mesa la miseria y la resignación a los dictados de la élite tele-gobernante.

Cañamero, el que junto con otros luchadores de los derechos desde abajo abrió camino con sus acciones de desobediencia contra los supermercados y la violencia del hambre; el que ocupó fincas militares destinadas al paseo de los caballos, mulas y burros del Ejército, para reivindicar el derecho al trabajo de la tierra para los jornaleros azotados por el mismo sistema que defienden las patrias y las banderas; el que se negó a cobrar como un príncipe de la patria y sigue dando muestras de una coherencia personal que la diputadesca en general no sigue; Cañamero, decimos, saltándose de nuevo el protocolo, abordó a la Ministra de Defensa para pedirla que no venda al mejor postor la finca de Las Turquillas (donde de momento pasea la cría caballar del ejército) y que se destine a un uso socialmente útil, como debe ser.

Abordó a la ministra en un pasillo para llevar a cabo su reivindicación.

Según ha dicho, en Andalucía hay tres fincas militares que están en desuso y, en concreto, la de ‘Las Turquillas’ se dedica a la cría caballar. “Nos saldría más barato tener a los caballos en un hotel que tener esa finca para la actividad caballar”, ha comentado.

Los militantes del SAT han protagonizado diversas ocupaciones simbólicas de esta finca, como nos hemos hecho eco en este blog, y han reivindicado su uso social desde antaño, sin que hasta la fecha haya accedido defensa a sus reivindicaciones.

No le ha hecho falta al atípico diputado mucho protocolo para llevar adelante esta reivindicación, mostrando con ello que más allá de calentar sillones, los diputados, más allá de levantar el dedo para votar, pueden hacer de la oposición un verdadero campo de lucha, uno más, en sintonía con la reinvindicación y metodología de la calle y que haga saltar las controladas agendas políticas de lo que se puede y no se puede tratar en un parlamento.

La cara visible (y terrible) de la política exterior española

Resultado de imagen de misiones españolas en el exterior

RTVE

Fuente: Larioja.com

Miren ustedes por donde, a veces para conseguir leer las verdades del barquero hace falta prescindir de los tan estereotipados medios escritos más reconocidos (que no se van a permitir con sus libros de estilo desvelar la miseria definitiva de nuestro sistema militarista) y buscar entre lineas en la inocencia de otros que simplemente hablan de sus cosas.

Y así, en el diario Larioja.com encontramos un titular, sin filtrar, suministrado tal vez por la agencia Efe, en el que pone en boca de Cospedal, la mediática ministra de defensa, la siguiente frase referida a la tropa española que actúa (militarmente) en Irak:

«Sois la cara visible de la política exterior»

 

Con lo que la ministra, casi sin quererlo (tal vez sin quererlo, sin el casi, en una de sus características meteduras de pata) certifica la identificación de la política exterior española con la agresión militar y con el envío de tropas al exterior, todo un despropósito, un pedo teológico,como quien dice, una asimilación burda y tétrica.

La cara visible de la política exterior, la cara por la que nos identifican y con la que nos visibilizamos consiste en un ejército en misiones de guerra en el exterior, como es el caso de estos que están en Irak enseñando a hacer la guerra que nos conviene a nosotros pero en la que no queremos asumir pérdidas, a los autóctonos para que la hagan en  nuestro nombre.

Por cierto que ahora, con la aquiescencia y visibilización sin disimulo de nuestro partido militarista transversal, compuesto por el PP-PSOE-C´S, el parlamento ha aplaudido esta idea del Gobierno autorizando el envío de más militares a Irak, para que se visibilice bien nuestra política exterior de mamporreros.

La cara visible, repetimos, que consiste en que somos reconocidos no por obras venturosas, sino por esta loca carrera por ser la avanzadilla militar de Occidente, como si nuestros tristes y mediocres políticos aspirasen a ser cola del león a base de proporcionar sus argumentos últimos, la ratio injusta de la imposición violenta.

Es triste esta asimilación y esta renuncia de la política exterior. No aspirar a mejorar el mundo, sino a meterlo en cintura a base de palos y realismo político a la vieja usanza.

Imaginamos que la ministra, con este giro conceptual de la política exterior entendida como un argumento militar más, estará de acuerdo con nosotros si, a partir de ahora, añadimos que además de las partidas específicas de gasto militar que hasta ahora se ocultan en los presupuestes del ministerio de Asuntos Exteriores, consideramos que la acción exterior en pleno que desarrolla España, debería consignarse en cierto modo como parte del monumental y tupido gasto militar español. Al fin y al cabo, la propia Cospedal habla de la subordinación de la política exterior al militarismo dominante y se queda tan fresca.

Para nosotros, los militares en escenarios de guerra no constituyen, en absoluto, la cara visible de la política exterior, sino, más bien, su cara más terrible y deplorable.

A %d blogueros les gusta esto: