Tag Archive for alternativa d defensa

Condecoran al embajador español en Mali por su inestimable apoyo a la guerra

British+Soldier+Training+Malian+Soldiers

Defence Images

Fuente: La Vanguardia.

España, como en tantos otros lugares, tiene un embajador en Mali.

El tal embajador se llama José María Matres Manso.

Y a Manso acaba de condecorarle con bombo y alharaca la ministra de Defensa, Doña Cospedal.

Dolores ha condecorado a Manso con la Gran Cruz del Mérito Militar con distintivo «blanco», un galardón establecido en el BOE que, según la propia palabrería del reglamento donde se regula, reviste

gran trascendencia en los aspectos moral y orgánico de las Fuerzas Armadas, al constituir tanto un estímulo permanente para la superación en el cumplimiento del deber y del servicio  –junto con los sacrificios, riesgos y dedicación inherentes a la vida militar– como un factor importante de selección para la organización militar,

Según el artículo 42 del citado Reglamento General de Recompensas Militares, la cruz en concreto

se concederán por méritos, trabajos, acciones, hechos o servicios distinguidos, que se efectúen durante la prestación de las misiones o servicios que ordinaria o extraordinariamente sean encomendados a las Fuerzas Armadas o que estén relacionados con la Defensa,…

y en concreto premia los méritos de

a) Destacar en el cumplimiento de los deberes militares y la prestación de sus servicios, de manera que constituyan un mérito extraordinario apreciado por el mando.

b) Ser autor de trabajos, estudios o innovaciones que el mando considere dignos de recompensa.

c) Haber obtenido previamente tres Menciones honoríficas.

En el caso de Manso, dice la ministra, la justificación es que ha contribuido de forma decisiva a que los militares españoles en Mali estén llevando de forma exitosa la misión militar encomendada en ese país y que esta cruz «aspira a hacer honor» a todos los méritos y esfuerzos del embajador al respecto.

Recordemos que el ejército español participa en una guerra emprendida por Europa (con Francia, como heredera colonial de la responsabilidad bélica a la cabeza) contra el terrorismo, formando parte de la coalición EUTM-Mali, donde «forma» al ejército maliense para que lleve a cabo las operaciones de combate como carne de cañón,

No le vamos a quitar méritos al embajador, ni a disimular el exceso verbal de la ministra en sus apreciaciones.

Pero qué tiempos aquellos en los que los diplomáticos servían a causas humanitarias y de paz, como  el ejemplo de Angel Sanz Briz, apodado el ángel de Budapest, Santiago Romero de Radigales, que salvó a los judíos de Salónica del holocausto nazi, o Julio Palencia Tabau, todos ellos comprometidos con la causa de la humanidad y a pesar de sus terribles mandatarios.

Cuánto nos gustaría que la acción exterior española no fuera el brazo semicivil del militarismo sino la expresión de lo mejor de nuestra sociedad hacia el resto de los pueblos.  Cuánto que las palabras del preámbulo de la Constitución redactadas hace ya tanto por Tierno Galván  («Establecer una sociedad democrática avanzada, y colaborar en el fortalecimiento de unas relaciones pacíficas y de eficaz cooperación entre todos los pueblos de la Tierra«) fueran algo más que una panoplia o un deseo. Pero para que eso pase es necesario cambiar el orden de prioridades y la mentalidad anquilosada de la casta gobernante y del sistema político ferréamente construido por esta burriez que nos domina.

Share

Una moción que pone un dedo en una llaga del militarismo: insta a desmilitarizar Cataluña

titulobutlleti

Fuente: desmilitaritzem

Nos congratulamos de la moción aprobada por el Parlamento de Cataluña instando al gobierno a dar algunos pasos para la desmilitarización de Cataluña.

Concretamente, como recoge el Boletín 187 de 18 de julio de 2016, el Parlamento de Catalunya ha aprobado la moción 55/XI presentada por Gabriela Serra, por la que en sesión del Pleno de 14 de julio, entre otras cosas  interpela al gobierno de Cataluña para:

  • Hacer todas las gestiones necesarias ante el Ministerio de Defensa y el INVIED para reclamar el traspaso a la Generalitat y a las entidades locales competentes del patrimonio militar en desuso y para destinarlo a usos públicos de carácter civil.
  • Prohibir, como ejercicio de coherencia con los valores de la paz, las exaltaciones militares y del ejercicio de las armas y la violencia y no permitir desfiles y actos similares en Catalunya.
  • Prohibir las maniobras militares en espacios no estrictamente militares, como las que se hacen en varios parques naturales catalanes
  • Desautorizar la participación y presencia de aviones de combate en exhibiciones aéreas
  • Evitar la presencia del ejército en cualquier centro educativo  de formación así como que siga participando en espacios educativos y promocionales.
  • No conceder ayudas ni promover actividades en Cataluña desde la administración hacia la industria militar, incluido el apoyo a la investigación y desarrollo orientados explícitamente al crecimiento de la industria militar y armamentista

Nos parece muy en la línea de diversas propuestas de desmilitarización que el antimilitarismo, y nosotros mismos, hemos planteado en muchas ocasiones y muestra, por fin, que ante el monolitismo y las «políticas de estado» (eufemismo del poder para decir que en estos temas lo tienen todo pasteleado y que no podemos opinar) en temas de defensa, podemos articular una agenda alternativa y una alternativa a la defensa militar.

Hace falta avanzar, en paralelo con estas iniciativas de quitar poder a lo militar, en iniciativas de empoderar a la sociedad para que cobre el protagonismo en una alternativa de seguridad humana diferente y en iniciativas de lucha contra la violencia estructural y cultural imperantes, la otra pata del transarme hacia un modelo noviolento de defensa, pero es un inicio esperanzador.

Nos ilusiona porque desenmascara también el conformismo con el que la «nueva política» asume el militarismo de raíz y se excusa (muchas veces por desconocimiento y falta de criterio propio) para no plantear alternativas dirigidas a la desmilitarización.

Ojalá prenda la mecha en el resto del Estado y en toda Europa y el ejemplo de la CUP catalana sirva para avanzar hacia un mundo sin ejércitos.

Nuestra enhorabuena a Gabriela Serra.

Share

El arresto de una piscina

Totem+1+%28izq%29

Por Joslud1

Fuente: Público

Nos informa uno de los blogs de Público de una costumbre militar que hunde sus raíces, esto lo decimos nosotros, en ancestrales concepciones penales que han pasado sin revisión crítica alguna en el ejército, esa institución tan remisa al cambio.

Y es que los militares, seguramente que imbuidos aún en el espíritu animista de otras épocas, siguen siendo capaces, sin que se les mueva una pestaña de sonrojo, de arrestar a un ladrillo y pintarlo del infamante amarillo de los relapsos de la inquisición, si todo un rey se tropieza con él; o de una piscina, a la que precintan y dejan «seca» si muere ahogado alguien en ella, como pasaba en la Edad Media, cuando se quemaba una viga en castigo y para que aprendieran las demás, si se caía sobre un trabajador o un marino.

Hay miles de historias, de antes y de ahora, por el estilo que relatan absurdos castigos a las cosas o a las personas cosificadas en el ejército, aunque en realidad ninguna norma jurídica recoja, ni pueda recoger que se sepa, semejante cuadro de sanciones animistas.

Los objetos, queridos militares, no tienen alma:  no pueden tampoco gafarnos, ni aprender de sus errores. Ni siquiera (y esto ocurre también en cierta categoría de personas y de profesiones) piensan ni pueden conmoverse. Su castigo no tiene sentido, en cierto modo como casi todo lo que tiene que ver con el atavismo propio de los ejércitos, que deberían, igualmente, empezar a integrar los anaqueles de los museos y los libros de mitos y leyendas.

Pero, ya que estamos, pasemos a un segundo plano de este pensamiento mágico que impregna el militarismo y el ejército. Daría la sensación de que la misma cadena de razonamientos que le llevan a un militar a arrestar a una silla, le llevan también a consagrarse la obediencia ciega, a proclamar el amor a ese vacío de sentido que es la «patria», la «bandera» o el «honor», a creer a pies juntillas en el celo en la aplicación del régimen y la «cadena» de mando, o a aplicarse ciegamente en el ridículo de hacer de la violencia y de la guerra el intento de solución de los problemas de la humanidad.

El animismo, da la impresión, es parte de la concepción simplista y mágica con la que el militarismo concibe el mundo y pretende «someterlo a control».  En fin, la cultura militar…

¡Con todo lo que ha llovido…!

Share

Objeción Fiscal al gasto militar

El Roto

Cuando ya llevamos una temporada enfrascados en la campaña de Hacienda para conminarnos a contribuir en la declaración de la renta, no está de más preguntarnos por la justicia de unos presupuestos hechos por los de arriba para los de arriba y que consagran políticas insolidarias, fruto de la sumisión a los dictados del neocapitalismo dominante.

El Gasto militar, dentro de estos presupuestos, se encuentra muy descaradamente escondido, pero su peso es abrumador y, lo que es peor, las políticas que desarrolla militarizan las relaciones internacionales y nos convierte en un estado peligroso  e indeseable, promotor de la venta de armas, del militarismo, del intervencionismo militar y de la guerra.

Por eso la objeción fiscal al gasto militar aparece como una acción directa encaminada a desbordar la lógica de estos impuestos que en nuestro nombre financia la guerra que no queremos.

«La Objeción Fiscal al Gasto Militar es una herramienta colectiva humilde pero eficaz, permite evitar que parte de nuestra riqueza se destine a fines criminales, denunciar la financiación del militarismo y poder dedicar una parte de nuestro dinero a fines socialmente útiles y transformadores» nos explica La Pantera Rossa en la información que difunde Arainfo del proyecto de objeción fiscal del año 2016 promovido por los antimilitaristas de Zaragoza: la edición, con licencia libre, de un libro/dvd que incluirá el libro “Las trece puertas” y el documental “Desobedientes. La Insumisión presa”.

Desde el Colectivo Antimilitarista Tortuga nos ofrecen las herramientas necesarias para poder hacer objeción fiscal . Nos remitimos a este manual.

Otros muchos colectivos sociales de toda índole van incorporando esta lucha como propia. Tal vez, aunque poco a poco, las cosas están cambiando.

Share

Datos de objeción fiscal al Gasto MIlitar.

 

 

Resultado de imagen de objecion fiscal

Por CGT

Fuente: Insumisia.

Nos ofrece la página de Alternativa Antimilitarista los datos registrados de la campaña de objeción fiscal de 2015 (impuestos relativos a 2014), los cuales arrojan una cifra de objetores fiscales algo inferior al año pasado (126 objetores menos) y algo superior en cuanto a la cantidad «rescatada». de su uso militar (algo más de 92.000 euros frente a los 91.000 del año anterior).

Si miramos el mapa administrativo y territorial vigente en el estado, podemos observar el diferente impulso de la objeción fiscal en los diversos pueblos  que componen el estado.

Vamos a ponerlos por número de objetores fiscales contabilizados (podríamos usar cualquier otro modo de clasificar, como por porcentaje sobre el total de sujetos tributarios, por el montante económico objetado, por el número de objetores de crecimiento o de descenso, etc.).

Total Catalunya: 194 objeciones

Supone 16.762,19 € euros objetados y un descenso de 112 objetores respecto del año pasado

Total Madrid: 89 objeciones

Supone 18.095,74 € objetados y un crecimiento de 20 objetores respecto del año pasado.

Total País Valencià: 82 objeciones

Supone 23.847,54 € objetados y un crecimiento de seis objetores nuevos.

Total Andalucía: 70 objeciones

Supone 6068’72 € y un incremento de dos objetores respecto del año anterior

Total Aragón: 50 objeciones

Con 9.883,21 € objetados y un descenso de tres objetores respecto a 2014.

Total Euskadi: 50 objeciones

con un total objetado de 4.232,60 € y un descenso de 12 personas.

Total Castilla-La Mancha: 18 objeciones

Con 1.381 € objtados y cinco bajas respecto del año anterior.

Total Nafarroa: 15 objeciones

Supone 1.194 € euros objetados y tres objetores menos que el año anterior.

Total Asturies: 11 objeciones

SUpone 2008,87 € objetados y seis objetores más que el año anterior.

Total Castilla y León: 9 objeciones

SUpone 1.094 € objetados y dos objetores más que el año pasado.

Total Islas Canarias: 8 objeciones

SUpone 1.410 € objetados y dos objetores menos que el año anterior.

Total Murcia: 7 objeciones

1.394,87 € objetados y dos objetores menos que el año anterior.

Total Galiza: 3 objeciones

Se corresponden con 168 € objetados y diez objetores menos que el año anterior.

Total Illes Balears: 1 objeción – 100 € — =

Total Cantabria: 1 objeción – 100 € — -2

 Total Extremadura: 1 objeción

Representa 84 € y el mismo número de objetores el año anterior.

Total La Rioja: cero objeciones, igual que el año anterior

 Total Ceuta y Melilla: 0 objeciones, un objetor menos que el año anterior.

Además se cuenta con otros  17 objetores (31 menos que el año anterior) de los que no se sabe el lugar, con una cantidad de 4.689,64 € objetados. 

 

Advertimos que la valoración de la campaña que se haga en cada memento tienen que tener en cuenta no solo la fluctuación de gente que se implica en la misma, sino también el impacto social y pedagógico que incorpora, la difusión de sus causas y de la magnitud y justificación inmoral del militarismo y la oportunidad que brinda, año tras año, de aportar nuevas herramientas y nuevos aprendizajes para el empoderamiento de una sociedad cada vez más de base y autogestionada.

Nosotros animamos a seguir en el empeño a todas las personas e instituciones que se comprometen de este o de cualquier otro modo a la lucha antimilitarista.

Share

El antimilitarismo del anarquismo gallego de principios del Siglo XX

FEDERICA+MONTSENY

troita_<><

 

Hemos leído, gracias a la entrada que publica el grupo de Vigo Espazo Aberto Antimilitar, un interesante texto que analiza la respuesta del anarquismo gallego hacia la guerra y el militarismo durante los años previos al golpe de estado que nos trajo cuarenta años de militarización absoluta.

Se trata en concreto de un texto compuesto por Oscar Freán Hernández que analiza este pensamiento durante la primera mitad del siglo XX a partir de lo publicado en las dos principales publicaciones del movimiento anarquista gallego de la época, el semanario Solidaridad (editada por la Confederacion Regional Galaica de la CNT) y la revista quincenal Brazo y Cerebro, editada con carácter quincenal por otra de las corrientes del anarquismo gallego de entonces.

El estudio íntegro aparece en Cahiers de Civilisation espagnole contemporaine, con el nombre de «Imperialismo, fascismo y revolución. El discurso sobre la guerra en la prensa anarquista gallega» y puede consultarse pinchando aquí.

La elección de los dos medios es acertada porque recoge una fuente escrita del momento y abarca las principales expresiones políticas de ese anarquismo gallego. El autor justifica

Las dos publicaciones analizadas son representativas de dos de las corrientes existentes dentro del movimiento ácrata: el anarcosindicalismo y el anarquismo. Aunque se tiende a considerar el movimiento libertario como un todo homogéneo, esto no se corresponde con la realidad, ya que las diferentes vías y estrategias del mismo conviven en una serie de organizaciones y de proyectos diversos

El estudio explica que durante el tiempo de publicación de estos diarios, el movimiento libertario gallego, como el del resto del estado,  sufría una tremenda represión pero se iba recuperando del duro golpe que supuso la respuesta a la revolución de octubre.

Si nos ponemos en el contexto de la época las ideas acerca de la militarización social, del militarismo en general y de la guerra estaban, por otra parte, a la orden del día.

Afirma el autor que

…prácticamente desde sus orígenes, el movimiento libertario asumió entre sus principios el pacifismo y el antimilitarismo. No es esto, sin embargo, exclusivo de los anarquistas,…

Y

El pacifismo estaba bastante arraigado entre los anarquistas, al menos entre una buena parte de ellos, como lo demuestra la buena acogida de diferentes ediciones de libros sobre esta temática

Los argumentos del anarquismo contra la guerra son variados y mucho más allá de un mero humanismo ético

Los argumentos tradicionalmente utilizados para denunciar la guerra y el ejército son variados, aunque podemos sintetizarlos en la denuncia del ejército como un instrumento de violencia del Estado, de opresión, de injusticia y de dominio de las elites económicas y políticas sobre el pueblo trabajador. Las críticas van mucho más allá, alcanzando igualmente a los valores que defiende el ejército, como la patria o el honor por ejemplo, calificados de falsos y contrarios al espíritu internacionalista de clase. También la falta de libertad, la opresión y la disciplina propias del militarismo son rechazados por despreciar la racionalidad y la libertad individual. Lo mismo que el sistema de reclutamiento no igualitario que beneficiaba a las clases acomodadas que podían pagar la redención del servicio militar para sus hijos.

Todo ello hace a estos grupos abogar por la deserción y la insumisión hacia los ejércitos.

El tema de la guerra es muy singular en este anarquismo gallego y un objeto de preocupación constante.

El tema de la guerra está muy presente en las páginas de los dos periódicos analizados, en donde encontramos en torno al centenar de artículos y notas que tratan o analizan de manera más o menos pormenorizada esta cuestión.

Aparece además una cierta expresión feminista de este pacifismo antimilitarista militante. El autor extracta un texto publicado de La Asociación Femenina contra la Guerra que rechaza la guerra de forma bastante contundente

[…] ¿sabes quién es el monstruo que nos amenaza? Es el mismo que dejó 3.000.000 de viudas y 7 millones de huérfanos desde el 4 de Agosto de 1914 al 11 de Noviembre de 1918; es el mismo que tronchó 20.000 hombres jóvenes en el Chaco Boreal; es el mismo que repleto de gases terribles, de bacilos y pestes, de granadas y de cañones, vuela sobre Asia, sobre Europa, sobre América, sobre África, preparando el más horribles de los crímenes […]

Se acusan algunos de los componentes que hacen de la guerra una parte de la lógica del momento, como son las relaciones internacionales y el fracaso de los tratados de paz de Versalles, el ejercicio de una política imperialista por parte de algunas potencias, las luchas por intereses económicos del Chaco, o las alianzas que se vislumbran y preparan una inminente nueva guerra mundial, incluso denunciando el auge del militarismo en países como Alemania y España.

Tampoco olvidan la responsabilidad en todo ello de las industrias militares, dedicadas a la fabricación de armas.

Las industrias de guerra y sus empresarios –entre ellos los Krupp, Schneider, Vickers, Wendel, Armstrong, Dillinger, DuPont y otras corporaciones especializadas en la fabricación de armas y material de guerra– son, igualmente, señalados como responsables directos del ascenso del belicismo y del militarismo, como los que presionan, negocian y se benefician con las guerras a las que empujan, desde la sombra, a los diferentes gobiernos. Uno de los artículos sobre este tema lo firma, nuevamente, Vicente Horro en las páginas de Solidaridad, denunciando justamente las presiones de empresas como Vickers que amenaza con el despido de sus trabajadores si no se compra su material; como Krupp, que recuerda a Hitler el apoyo brindado para que llegase al poder; o como Schneider quejándose del poco gasto del Estado francés en su armamento y fortificaciones. El mismo autor, muy preocupado por la cuestión de la guerra, hizo también una semblanza del enigmático magnate Basile Zaharoff, empresario enriquecido con el tráfico de armamento durante las diferentes guerras del periodo de entresiglos, poniéndolo como ejemplo de especulador y conspirador que se enriquece con el engaño, la muerte y el sufrimiento de los otros.

Aunque poco precisas, las revistas analizadas proponen algunas acciones contra la guerra, que el autor considera irreales y superficiales, como

la utópica solución de parar la guerra con una huelga general o haciendo directamente la revolución social, se repiten de manera bastante habitual.

aunque también

Desde las páginas de Brazo y Cerebro se pide a los trabajadores de los puertos gallegos a sumarse al boicot de productos ante el acaparamiento de alimentos por parte del gobierno de Mussolini –en concreto de conservas de sardina– siguiendo el ejemplo de los obreros de la Ciudad del Cabo que «se niegan a cargar armas y alimentos para Italia

y

existe «un solo medio de combatir a la guerra […] Evitar toda producción para la guerra […] constituir un bloqueo de carácter internacional a todo preparativo bélico, un boycot (sic) cerrado al material de guerra […]». Un boicot que, sin embargo, se quedó en mera declaración de intenciones y en vano llamamiento para frenar la guerra.

En conclusión, dice el autor

Para concluir, podemos apuntar que, de manera general, los artículos y colaboraciones de ambos periódicos muestran una oposición abierta a la guerra que asocian al capitalismo, al colonialismo, al imperialismo, al patriotismo y al fascismo.

y

Sin embargo, y es importante matizarlo, este antibelicismo no siempre implica una defensa del pacifismo, pues en numerosas ocasiones se evoca la respuesta de hacer la revolución social frente a la guerra promovida por los Estados y los capitalistas, o la adopción de respuestas abiertamente violentas. De todos modos, aunque no todos los anarquistas fuesen pacifistas, sí que coincidían en el rechazo a esa guerra capitalista auspiciada por las elites económicas y políticas a las que combatían.

Podemos preguntarnos cuánto hemos olvidado y recuperado de la memoria pacifista y de lucha social que de forma intermitente pero constante ha ido apareciendo-desapareciendo en los distintos pueblos.

Es probable que muchas de las causas del militarismo de principios del siglo XX sean parecidas a las del actual y creciente militarismo, pues en definitiva responden a un mismo paradigma de dominación y violencia transversal a toda la construcción social y política.

Muchas de las estrategias que propuso el anarquismo, entre otros movimientos, ya sea de insumisión a los ejércitos, de deserción y desacato a sus normas, de boicot a sus industrias, producción, tráfico, o preparación de las guerras, de huelgas, movilizaciones y revolución social, se traducen también en múltiples acciones de la actualidad y en la idea de fondo de que la guerra se desinventa con lucha social para parar la lógica de dominación y violencia propias de nuestro actual capitalismo global y para transformar radicalmente el mundo en que vivimos hacia un paradigma diferente.

Un buen trabajo que merece la pena releer y actualizar.

Share
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed