Tag Archive for actualización gasto militar

Las ayudas a la vivienda de los militares y el privilegio militar ante la tributación

Impuestos

Andrés Nieto Porras

Fuente: One Magazine

Queremos poner de manifiesto el trato de favor que se da a los militares en cuanto a las ayudas que reciben para la adquisición de vivienda por parte del INVIED, organismo autónomo militar dependiente del Ministerio de Defensa.

La Ley 26/1999 de 9 de julio, de medidas de apoyo a la movilidad geográfica de las Fuerzas Armadas, en su redacción vigente desde octubre de 2011 en que fue reformada, consagra una serie de privilegios destinados a incentivar la movilidad geográfica (cambio de lugar de trabajo que implique cambio de ciudad) de los militares, por medio de tres grandes lineas de actuación que se establecen en su artículo 1:

  a) Facilitar una compensación económica para atender las necesidades de vivienda originadas por cambio de destino que suponga cambio de localidad.   

b) Asignar en régimen de arrendamiento especial las viviendas militares en los casos singulares que se contemplan en esta Ley.  

c) Proporcionar ayudas para el acceso a la propiedad de vivienda.

Y, del mismo modo añade otro objetivo más

… racionalizar el uso y destino de las viviendas militares, estableciendo, en particular, las normas para la enajenación de todas aquéllas que no se destinen a los fines señalados en el presente artículo.

Dentro de el elenco de medidas que se dispone están las ayudas directas (subvenciones) a los militares para adquirir vivienda propia, un régimen que no se contempla en otros muchos cuerpos civiles de la administración del estado y que no cuenta, fuera de este estado permanente de privilegiar a lo militar, con apoyo por medio de dinero público.

Pues bien, precisamente para reforzar este carácter privilegiado de dicho régimen  y evitar que estén sujetas a retenciones legales (como sí ocurre en otros tipos de ayudas), el artículo 3.2 de la norma fija que

« La compensación económica, sin perjuicio de sus efectos fiscales, no tiene carácter retributivo»

Dado el carácter no retributivo de esta «ayuda» muchos fiscalistas aconsejan a los militares que perciben estos ingresos que o bien no declaren este ingreso en sus declaraciones de Hacienda o bien, para evitar una declaración paralela de Hacienda, declaren el ingreso pero acto seguido pidan a Hacienda una devolución por considerar que la ausencia de carácter retributivo de dicho ingreso supone una renta exenta.

Lo cierto es que Hacienda, por criterio general, considera que se trata de una renta declarable, pues es un ingreso que se otorga por un «segundo» pagador  (el INVIED, a pesar de pertenecer a Defensa, tiene identificación fiscal autónoma y funciona aparentemente como si fuera otra cosa, tal vez para disfrazar mejor el gasto militar español) y no estar sujeto a retención.

Sin embargo, la intención de la norma y la recomendación fiscal que suelen usar los beneficiarios de estas «ayudas» es la de intentar no tributar por esta ayuda que, como decimos, es atípica en otros cuerpos de funcionarios a los que no se incentiva la movilidad geográfica de este modo tan curioso.

¿Cuestionamos estas ayudas?

En cuanto que el derecho de toda persona a ser ayudada en conseguir una vivienda digna, por supuesto que lo deseable sería extender y garantizar el derecho de vivienda a todos y todas. Pero en cuanto que una prestación que implica un agravio comparativo de privilegio al estamento militar respecto a las necesidades de vivienda o incluso de movilidad funcional del resto de los mortales, es evidente que es más que criticable. No se nos ocurre ninguna buena razón que pueda invocarse a favor de este apoyo a los militares que no sea predicable del esfuerzo, abnegación, interés social del resto de los mortales. Y por último, es evidentemente cuestionable que estas ayudas pretendan exonerarse del pago de impuestos.

Y eso que sólo hablamos de las ayudas a la vivienda consistentes en prestaciones económicas, aunque la norma habla de otros tipos de ayudas militares a la vivienda que, igualmente, deben ser consideradas como un agravio comparativo respecto de otras profesiones y cuerpos de funcionarios.

Share

El ejército y la industria militar negocian un nuevo contrato militar que no se firmará hasta el verano

Robot+%28Shell%29

Por Alberto Romero

Fuente: El Economista 

Una buena costumbre que creíamos que se respetaba en todas las administraciones era la de no comprometer ni contratar nada nuevo cuando el gobierno está a la espera de su recambio por unas elecciones.

Se supone que esta especie de cortesía viene amparada por la idea de dejar que el nuevo (en realidad la novedad es más hipotética que cierta) pueda tener las manos libres para hacer y deshacer con sus criterios propios, sin verse obligado a seguir las políticas del viejo (vetustez que no es hipotética sino consabida) le imponga.

Que esto no ocurre en lo militar nos lo dice ahora el periódico digital El Economista, por el que sabemos que las empresas militares Indra y Thales negocian con el ejército un contrato por más de 6 millones de euros para desarrollar sistemas de gestión de combate (BMS en inglés), algo así como un sistema de control para saber dónde están los carros de combate, en medio de la batalla.

¿Es urgente saber esto?, ¿tan urgente como para no esperar a que tras las elecciones el que vaya a ser ministro de defensa decida si es necesario?  ¿Pero no habíamos quedado en que no estamos en guerra?  ¿Para qué necesitamos este desarrollo entonces?

Y es que la noticia no dice lo que debería ser la noticia.  A saber: que esta negociación se hace cuando el parlamento está disuelto (lo cual sería muy preocupante si viviéramos en un país donde el parlamento controlase la política militar en vez de complacerse irresponsablemente de ella) y el gobierno en funciones. Es decir, que se hace para atar de pies y manos al que venga detrás.

Y es que el PP, al menos en materia del militarismo más rampante, se está comportando como una trágala, donde pretenden que (como ha sido siempre en la política de esta restauración borbónica) todo lo que tiene que ver con la preponderancia del interés militarista de la élite esté atado y bien atado.

No es que nos hagamos ilusiones (de hecho más bien los actos que vamos conociendo nos desilusionan a menudo) acerca de la intención de los «emergentes» de revertir la insana situación de predominio del militarismo y de sus políticas, pero al menos podían disimular un poco por si ocurre (que como insistimos no ocurrirá) que pretenden algún atisbo de cambio de verdad y no de papel couché.

Y así lo decimos, tal como lo vemos:  en materia de defensa, la soberanía reside en los de siempre y la minoría de edad nos la han forjado con coraza de hierro que pretenden que no nos podamos arrancar nunca.

Share

El Ejército del aire ve con buenos ojos el pacto PSOE-Ciudadanos

Hercules+Size+Compare+Omega+Supreme

Kurush Pawar

Fuente:  El Confidencial Digital

El pacto PSOE-Ciudadanos tiene un nuevo beneficiario que, como la patronal, la banca, la prensa centrista desde La Razón a El País incluidos y otros grandes electores, se felicita de la cordura y buen tino del Pedro Albertazo.

Y es que el ejército del Aire, ahora, se felicita de lo requetebien que saben negociar, concretamente al incluir en su pacto de grandes reformas «garantizar la plena operatividad de las Fuerzas Armadas asegurando el cumplimiento de las horas de adiestramiento, maniobras, horas de mar y vuelo, imprescindibles para el mantenimiento de nuestras capacidades».

Exactamente lo mismo que pide la OTAN y por lo que suspira el ejército del Aire, que al parecer vuela poco y mete poco ruido sobre nuestras cabezas díscolas y levantiscas.

¿Y quién habrá sido el proponente del pacto, es decir, el recadero de la OTAN? ¿Pedro o Alberto?

La cosa no es especialmente relevante, pero tiene su miga, porque ¿cuál de los dos será en recadero y cuál el fiel escudero?, ¿de cuál debemos tener más miedo?

Porque la cosa, amén del aspecto puramente militar y otanesco, tiene su miga económica: gantantizar más horas de vuelo, o de navegación, o de las cosas absurdas que hacen los militares, no sale precisamente barato. En el año 2013 las volatinadas de los supersónicos de guerra nos supergastó nada menos que 180 millones de euros (por cierto, cuántas emisiones contaminantes supondría esto a su vez), por lo que en 2014 se produjo un drástico recorte que ha molestado a los pilotos y a los de la OTAN, que tenían preparado un informe admonitorio por lo tacaño que se ha vuelto el Ministerio de Defensa en eso de permitirles entrenar sus vuelos de escalofrío.

Y ahora, mira qué bien, resulta que el pacto de gobierno PSOE-Ciudadanos atiende a esta súplica militar y, mientras deja en entredicho los derechos de la gente, pone en el altar el gasto militar.

Lo requetebién que está el pacto sensato y por el progreso que nos van a atizar en las propias narices.

Share

Los «ojos de Atalanta»

20080924_Djibouti__02_G

Por Fotero

Fuente: La Razón

La exaltación nacionalista y militarista de la oferta electorera del PP arrecia, en el nuevo intento renacionalizador con el que quieren presentarse como lo «imprescindible» en la nueva contienda electorera. Por eso resulta lógico, desde una lectura atenta y crítica, observar el juego de presencia de nuestro gobierno (Rajoy por un lado, «Su Alteza» por otro y el Ministro de Defensa como tercera persona del verbo) en los distintos escenarios militares donde la prepotencia imperialista en la que nuestra élite extractiva nos ha embarcado. Si antes hemos contemplado la intensidad de relaciones durante este mes de mayo de Rajoy en Mali y Somalia, de Morenés en  Egipto, Somalia o Mali,   y los encuentros del rey con el Presidente de Egipto, era lógico cerrar el círculo de la manipulación militarista con la difusión de la actividad militar española en el Cuerno de África, en la operación Atalanta contra la piratería (y a favor del espolio pesquero y de la garantía de un corredor para el petróleo barato con el que se nutre la hidra capitalista europea)

Y es así que Morenés, no contento con ver Orión en el cielo circumpolar, por cierto de una gran belleza cuando la contaminación lumínica no se carga su encanto, ha ido a Yibuti a visitar la «operación Orión» a la que nuestra rancia prensa de la derechona tilda de «los ojos» de la operación Atalanta.

Concretamente, la ración de publicidad engañosa se la ha dado el Ministro visitando a los 55 efectivos del Ejército del Aire que realizan la vigilancia de la costa Somalí desde la base de Yibuti y con un avión de vigilancia marítima.

La operación Atalanta (una operación militar patrocinada por la UE y actualmente comandada por un contralmirante español), que a veces nos ha vendido la mentirosa propaganda militarista como una operación de solidaridad, no cuenta en sus objetivos con nada parecido a esto, y es simplemente una operación de dominación y con un propósito claro: consolidar el polo militar europeo. Lo dice el ministro español Morenés, que a veces dice la verdad sin querer:

Esta es una operación de una Europa que quiere construirse en el ámbito de la defensa y eso nos hace más fuertes

Llama la atención al «justificación» de esta costosísima operación: un dineral pero «desde mayo de 2012 no se han registrado ataques piratas con secuestro»:  ¿Para qué esta presencia militar entonces?  ¿No busca otra cosa?  ¿No es otra cosa?

Share

Dos tenientes coroneles detenidos por supuesta corrupción

%23andalusianrevolution

Por Daniel Lobo

Fuente: El Mundo

Según informa El Mundo, de momento sin dar nombres, dos tenientes coroneles han sido detenidos al parecer por supuesta corrupción al obtener mordidas en diversos destinos en los que han estado.

Los detenidos actualmente prestan servicio uno en la Secretaría de Estado de Defensa y en otro en el Cuartel General del Ejército.

Las investigaciones han sido declaradas secretas por el juzgado (militar, porque los militares también tienen fuero propio, como los políticos) de modo que poco más se sabe del asunto que tiene toda la pinta de ser un nuevo, pero no novedoso, escándalo más de lo militar, donde se traspasa la tenue linea que separa el despilfarro de la corrupción, dos de las características más arraigadas en la historia de la institución militar.

Tal vez para tranquilizarnos, El Mundo nos dice que la supuesta corrupción tiene que ver con facturas se refiere a logística, no a compra de armas, como si alguien tuviera remotamente la idea de que en las operaciones de venta de armas también hpueda haber sobornos y corrupción. Pero ya se sabe, excusatio non petita, accusatio manifesta, de modo que hemos sospechado que tal vez las cosas no están tan claras, de modo que hemos seguido indagando y hemos encontrado otra sospechosa afirmación, esta vez en El País:

Al menos uno de los detenidos estaba destinado en el área de contratación de la Secretaría de Estado de Defensa, que gestiona los grandes programas de armamento.

Osea que las cosas empiezan a empeorar en cuestiones olfativas.

Dice la noticia que el supuesto fraude ha sido detectado gracias a una auditoría externa encargada por defensa, lo que nos permite preguntarnos por la eficacia de la intervención militar, incapaz de detectar lo que una auditoría ajena a Defensa encuentra a la primera. Tal vez ahora se justifica mucho más la reclamación de que se someta a absoluta auditoría todo lo que tiene que ver con el gasto militar y la deuda que genera.

Pero vayamos ahora a lo insólito del caso, porque siendo todo bastante previsible, hay una novedad, esta vez sí, en lo ocurrido: Se ha cursado la detención de los dos militares, nada menos que tenientes coroneles.

¿Y cuando pueden ser detenidos y metidos en la trena dos presuntos que gozan de la presunción de inocencia mientras no se demuestre lo contrario? Pues únicamente cuando el asunto es de una gravedad extrema y se piensa que los imputados pueden poner pies en polvorosa o a destruir pruebas, a cual peor hazaña.

De este modo, dos novedades: Una relativa a la gravedad de lo investigado, que justificaría una actuación tan radical como el encarcelamiento a dos señores presuntamente poco señores, cual tesorero del PP de innombrable memoria, y dos, que se detiene a dos tenientes coroneles, altos mandos militares, lo cual no es moco de pavo, pero sí rara avis, pues no ocurre casi nunca (y eso que exageramos en lo de casi).

Como la cosa parece que se anima, hemos seguido indagando y  Público da un dato más:

no se descartan más detenciones.

Nos podemos empezar a temer lo peor. ¿Apostamos?

Share

Morenés hace balance

Eurofighter+del+Ej%C3%A9rcito+del+Aire+espa%C3%B1ol

Por copsadmirer@yahoo.es

 

Fuente: La razón

Nos ha llamado la atención una entrevista realizada por el periódico ultrantiguo y propagandista de las más rancias costumbres, La Razón, al Ministro de Defensa Pedro Morenés, en la que éste hace balance de su legislatura de ministro.

Dice don Pedro

Se ha conseguido algo muy importante, que es estabilizar el régimen económico de la Defensa. Pero también reestructurar los aspectos organizativos de las Fuerzas Armadas y proyectarlas al exterior con una presencia cada vez más intensa y reconocida internacionalmente. Se ha conseguido iniciar el camino a una integración industrial del sector de la Defensa que permita competir en una igualdad de dimensión con otras empresas europeas; sacar adelante proyectos legislativos importantes como la Ley Orgánica de Régimen Disciplinario, ahora el Código Penal y la reforma de la Ley de la Carrera Militar; se ha conseguido una vinculación muy estrecha entre los cuarteles generales y esta casa, y, por último, y quizás lo más importante, reforzar la figura del Jefe de Estado Mayor de la Defensa como el mando operativo fundamental y único. En definitiva, se ha conseguido consolidar una Defensa que estaba un tanto deslavazada y también que en España se entienda la fundamental tarea que desarrollan las Fuerzas Armadas para garantizar la seguridad y la estabilidad.

Fíjense: vino a dar una vuelta de tuerca más en el militarismo patrio y aquí se ufana de haberle dado dos y un cuarto de rosca:  les ha dotado de pasta y de seguridad que nadie se la rebajará a futuro (lo que está por ver) y «proyectarlas al exterior» (es decir, volverlas agresivas y en combate en todos los escenarios bélicos donde se juega la dominación geopolítica mundial).
Por si fuera poco, ha consolidado la idea de un polo militar industrial que enriquecerá más aún al sector de los vendearmas, del que provenía el propio ministro, con lo cual tenemos lo que podríamos llamar, usando un símil, la tormenta perfecta: el girapuertismo vergonzante al servicio del complejo militar-industrial, asegurando el armamentismo y condicionando las políticas de seguridad, a la vez que la consolidación de un militarismo agresivo y peleón en el exterior que nos convierte en blanco de más de un agraviado por nuestra mala política.
Pero Morenés, que se debe ir (eso esperamos) tranquilo con la misión realizada en favor de los intereses e ideales para los que trabaja, siente que le han quedado cosas por hacer (menos mal) como
Me faltan esos aspectos legislativos que creo que son importantes. Y es importante que la Defensa sea una política de Estado de largo plazo y poder acordar con otras fuerzas políticas aspectos fundamentales que afectan a la seguridad de España. Y quiero agradecer el mayoritario apoyo parlamentario a las operaciones que hemos desarrollado en República Centroafricana y en Irak. Es muy relevante desde el punto de vista de esa búsqueda permanente del consenso en políticas que van y tienen que ir más allá de las propias condiciones temporales de una legislatura.
Es decir, que con estos ministros tan bienhablaos no hay un dios que se entere de nada, que le ha faltado conseguir que los demás partidos acepten la imposición de las políticas promilitaristas pactadas entre PP y PSOE y vendernos a la gente de a pié el caramelo de lo bueno que es lo militar y lo mucho que le debemos.
Nosotros  no somos tan pesimistas (u optimistas, según se mire) como el Ministro: los partidos políticos son acríticos y si por algo protestan es más por lo burdo (que hagan todo de espaldas a la gente, que no se informe, que pasen hasta de ellos)  que por lo injusto del militarismo, con el que viene a estar más o menos de acuerdo. Y otro tanto pasa con la gente, que en materia de defensa no es lo que se dice soberana.
Y para remate nos ha anunciado que sí, que el gasto militar va a continuar creciendo nos pongamos como nos pongamos y eso porque es bueno, necesario, justo y lo que nos ordena la OTAN.
Cuanto bien hace la OTAN al mundo incrementando el militarismo y poniendo de rodillas a los gobiernos y ministros de defensa.
Share

Otra vuelta de tuerca en el negocio de la banca armada

A400M + Atlas + - + RIAT 2013

Christophe RAMOS Christophe.RAMOS

Fuente: Infodefensa.

Hasta ahora, la banca «normal» (por decir algo) financiaba a la industria militar con suculentos préstamos para la producción y comercialización de armas a nivel mundial. No en vano, muchos de los «fondos de inversión» y otros productos «ofertados» por los bancos para ahorradores particulares incautos e inversores más o menos enterados, servían para financiar este asqueroso negocio.

Cabía la excusa del desconocimiento. Alguien podía decir que tenía dinero en este o aquel «producto» sin saber exactamente en qué tipo de negocios conseguía la rentabilidad con la que le aseguraba los ahorros.

Se podía dar el caso de que un escrupuloso ciudadano, con convicciones profundas pero conocimientos financieros mínimos, estuviera creyendo toda su vida en la idea de la paz y poniendo su dinero en manos de unos tipos que en el final de la cadena, fabricaban armas.

Esto seguirá pasando y seguirá siendo motivo para alertar a los desprevenidos «consumidores» que ponen sus anhelos y seguridades en hacer ahorro de capital (lo cual desde otro punto de vista tiene también sus bemoles) sigan pagando a lo tonto a los señores de la guerra.

Pero ahora los señores de la guerra han encontrado otro modelo mejor. Dado que cada vez su voracidad necesita de más capital (y dado también que cada vez hay menos gente dispuesta a darles el dinero sin mirar para qué es), una de las empresas militares más importantes, AIRBUS, acaba de comprar un banco comercial para que sea este el que financie una gran parte de sus proyectos.

El banco recién adquirido se llama  Salzburg München Bank, y es un banco alemán, de Munich, que se dedica al negocio bancario principalmente con pequeños ahorradores y pymes.

Pretende así AIRBUS contar con un instrumento en el que los dineros que inviertan sus «clientes» se dedique fundamentalmente a financiar el armamentismo.

En septiembre tienen previsto cambiar el nombre del banco por el de AIRBUS GROUP BANK. ¿Sacarán sus actuales clientes sus cuentas de este grupo de terror? ¿O dirán, como aquel, eso de que el dinero no huele, por mucho que venga de la misma mierda?

Es previsible que en el futuro no muy lejano veamos más compras de bancos por parte de las grandes compañías de la venta de armas.

Al fin y al cabo, la simbiosis entre banca y negocio de muerte no es tan extraña y, más bien, parte de una misma lógica que cada vez se ve de forma más descarada.

Share

Defensa planea regalar a las industrias militares otros 22.500 millones de euros de la burbuja militar

Canarias por la Paz

fuente: El confidencial

La noticia no es nueva. Nosotros ya la hemos denunciado varias veces. Lo militar ha generado una burbuja impagable por la adquisición de programas de armamentos inservibles (PEAS) y que el propio estado ha «prefinanciado» a las industrias militares a interés cero.

Según los datos que habían trascendido hasta hora, Defensa iba a pagar entre 800 y 900 millones de euros anuales hasta 2030 para ir amortizando esta tremenda deuda militar.

Lógicamente no salían las cuentas, a no ser que se diera como pago parcial los más de 15.000 millones de euros que el gobierno ha ido dando a la industria militar para la prefinanciación de los programas de armas a interés «cero».

Pero no se sabe qué será de esos 15.000 millones ya pagados: si es que van a ser devueltos por las industrias militares al Estado o no.

Lo que ahora ha trascendido, gracias al informe de respuesta que Defensa ha realizado ante la pregunta de la diputada de UPyD Irene Lozano, es el cuadro de amortizaciones que pretende realizar Defensa para el pago de los 22.500 millones de euros que faltan de pagar.  Un verdadero escándalo, que esconde pagos desde 2014 a 2030, hasta una suma acumulada superior a los 22.500 millones de euros (más del 2,5 % del PIB español) y fuera de todo control presupuestario.

Durante 2014 y 2015, años preelectorales, el gobierno prevé pagar (por supuesto fuera de los presupuestos generales del estado y por medio de créditos extrapresupuestarios) entre 800 y 900 millones de euros anuales, según había comprometido y anunciado cuando nos intentó convencer de que pagar esta deuda era ineludible.

Pero pasadas las elecciones viene la barra libre de pagos hasta el año 2030, con pagos anuales por encima de los 1.000 millones anuales (2.045 millones de euros en 2020) conforme al cuadro que acompañamos.

Estas cantidades, para entendernos mejor, suponen un «extra» a sumar a los crecientes presupuestos del Ministerio de Defensa, que igualmente se prevé por parte del ministerio que subirán progresivamente a partir de 2016.

A ello se une el anuncio de que será necesario emprender otro nuevo ciclo de compra de armas para «modernizar» el arsenal militar, lo que supone que, a pesar de no haber podido pagar la tremenda losa de los actuales programas de armamentos, piensan endeudarse por segunda vez y probablemente con un mecanismo parecido al actual, para adquirir de nuevo armas que ni son necesarias, ni útiles y que únicamente benefician al sector militar industrial y al conjunto de intereses entremezclados del complejo militar-industrial español.

Parece que para el gasto militar no hay límites ni políticas alternativas.

Share

¿ Cuánto nos costarán los fastos de la entronización militar de Felipe ?

Carlos+and+Felipe

Por Antonio Rull

Fuente: Vozpopuli

La esencia de los estados es su militarismo. No es una idea novedosa y no queremos atribuirnos ningún mérito al predicarla, pues es antigua.

De hecho, del montón de comentarios que nos hacen en esta página los adeptos a las ideas incuestionables, una gran parte se dedica a decirnos que si no nos hemos dado cuenta de que un estado sin ejército es imposible (a veces además nos tildan con más o menos elegancia de ilusos, capciosos, mentirosos y otras cosas imaginables).

Tan es así que la entronización de un rey, la escenificación por excelencia de un Estado, como sería también la puesta de largo de un presidente de república al uso, es sobre todo un acto de exhibición militar y una oportunidad del militarismo patrio de reivindicarse.

En el caso español, como no podía ser menos, las cosas también son así y cuando el estado sale a la calle a reivindicarse a lo grande lo hace con un desfile, parada o como se llame la pariolada militar al uso, al son de los cañonazos de rigor, y con el protagonista del evento ejerciendo de generalísimo, que suponemos que es el nombre que se da al general de generales, al capitán general o como se denomine la cosa.

Pues bien, en el caso de Felipe de Borbón, la cosa ha sido precisamente esa: un general aclamado por un público comprado y al coste, aún sin calcular, de desplazar durante varios días una refriega de unidades militares para decorar estos actos. ¿Qué ha costado el despliegue de aviones militares para parar el tráfico en el espacio aéreo?, ¿Qué ha costado desplazar más de 500 militares a Madrid?, ¿Qué han costado los dos desfiles, el del miércoles y el del jueves?, ¿El uso y acondicionamiento de los distintos escenarios donde se ha llevado todo esto a cabo?

No lo sabemos y no lo sabremos, pero nos podemos hacer una idea si tenemos en cuenta que, por primera vez desde que estamos en crisis, el Ministro Pedro Morenés ha decidido, precisamente aprovechando el tirón del nuevo capitán general recién nombrado rey, iniciar una campaña de publicidad para el día de las fuerzas armadas que costará cerca de 800.000 euros, a la que seguirá un desfile como los de toda la vida y sin tener la mínima preocupación por la austeridad que predican con la boca pequeña.

Y es que el dinero público en manos de esta gente se vuelve loco y nos acaba costando un riñón.

Share

Indra gana exportando tecnología militar

Imagen de noticiasbancarias.com

Fuente: Infodefensa.com

Con una facturación en el primer trimestre de 2014 de 728 millones de euros, INDRA ha percibido un beneficio en dicho trimestre de más de 31 millones de euros, lo que supone un 18% más que en el primer trimestre de 2013.

La cartera de pedidos de INDRA a 31 de marzo de 2013 ascendía a más de 3.704 millones de euros, y la deuda que mantiene a 607 millones de euros, por debajo de la que mantenía el año pasado.

INDRA ha efectuado ventas a Latinoamérica por valor de 194 millones de euros en este trimestre, y de 150 millones a Norteamérica, así como 102 millones a África y Oriente Medio, dejando claro que la marca España sobre todo lo que exporta en ese «milagro» de las exportaciones españolas es armamento militar.

Total, que la crisis es buena para según quién.

Share
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed