Tag Archive for aalternativas de defensa

En Bizkaia se hartan de las maniobras del ejército

Parque+natural+de+Urkiola

Fernando Cuenca

Fuente: El Correo

Como en tantos otros puntos de la geografía peninsular, el Ejército decidió realizar unas maniobras militares en el Parque Natural de Urkiola sin dar cuenta previa (ni posterior) a las autoridades civiles.

No es ninguna novedad, porque es lo que vienen haciendo, cuando se les pone en sus marciales sitios, en los diversos lugares de la geografía, como es el caso de Doñana, donde pasan del gobierno claudicante del PSOE, o de Cataluña, donde pasan del más levantisco de Cataluña, o de Bardenas Reales, donde no les parece relevante la declaración de Patrimonio de la Biosfera del enclave y permanentemente hacen maniobras de entrenamiento con fuego real como antesala de la intervención en el exterior,  o en cualesquiera otros lugares donde se les apetece.

Lo diferencial, en este caso, es que frente al modelo PSOE de Andalucía de  agachar la cerviz, la Diputación de Bizkaia (PNV) ha exigido a los militares el respeto de la legalidad y la no presencia en enclaves naturales especialmente protegidos.

¿Quién tendrá razón: los militares y sus acciones agresivas hacia la naturaleza o quienes se oponen a ellos y a sus sinrazones lógicas?, ¿quienes se movilizan para entrenarse en la guerra o quienes lo hacen para desarrollar la paz?, ¿quiénes actúan en defensa de la sociedad: los que arrasan con los espacios naturales con sus absurdos y depredadores juegos de guerra o quienes luchan por la defensa de una naturaleza sostenible y al servicio de la sociedad?

Parece evidente. Y tan evidente que la población empieza a alzar su protesta, como ocurre en Barbate, o en la sierra de Aitana, o en Sant Climent de Sesebes, o en la Ribera del Ebro, o en Rota y Morón, o en  tantos otros lugares donde la población quiere paz y no armas y maniobras militares

Claro que parece también que los militares están dispuestos a pasarse la evidencia por el arco del triunfo alegando sus sinrazones de «interés para la defensa nacional».

Share

Israel también usa la educación de los palestinos como arma de guerra

From+Tabung+Haji+to+America

Por Sham Hardy

Fuente: Público

Israel, con un sistema de elecciones y otros mecanismos de democracia formal, se nos aparece como un claro ejemplo, quizás de los más claros, de que las aspiraciones de paz y de justicia universal de los pueblos poco o nada tienen que ver con las soflamas democráticas basadas en los sistemas de democracia formal y pregonadas por los políticos y sus medios de adoctrinamiento.

Si partimos de la pretendida excelencia de los ideales que están en la base de la justificación de las democracias conocidas, lo mínimo que podemos decir es que la democracia que conocemos da con una mano (como promesas vaporosas) lo que quita con la otra (como prácticas de exclusión y perpetuación de la violencia). De ahí el inconformismo y la creciente indignación de los pueblos ante las políticas que nos presentan como democráticas los de siempre o los que nos quieren echar un nuevo jarro de agua fría con propuestas de cambio de los collares de los perros que llevan ladrando siglos.

Y el caso de Israel se nos aparece, entonces, como un claro ejemplo de los límites de la democracia. Sobre todo cuando democráticamente (es decir, con la puesta en práctica de los intereses de las élites pero legitimadas por el cautivo voto de los «ciudadanos», que a eso se reduce la legitimidad democrática al parecer) se lucha, como es el caso israelí, por dejar en entredicho la sustancia de la democracia, lo cual ocurre, en el caso que comentamos, extendiendo a todas las esferas de la vida la guerra de tierra quemada impuesta por el democrático militarismo sionista contra el pueblo palestino.

Israel utiliza en su guerra sin cuartel todos los medios a su alcance y con el objetivo final, como mínimo, de la sumisión absoluta de los palestinos a sus intereses propios.  En alguna de las entradas de este blog hemos explicado cómo distribuye el agua, el territorio o los demás recursos de forma que privilegie a los intereses israelíes y asegure el exterminio final de los palestinos.

Podríamos resumir, lo hace la noticia que comentamos, que hay cinco grandes estrategias de guerra por otros medios que usa Israel en su ilegítima guerra contra los palestinos:

 1) restricción de la construcción de viviendas, 2) draconianas medidas para los permisos de residencia que se da a los palestinos, 3) cierre de Jerusalén mediante el muro, 4) expropiación de terrenos y 5) colonización.

Pero, sobre todo, ahora podemos decir que Israel también extiende su estrategia de guerra a las escuelas, convirtiendo la educación en otra trinchera de su guerra sin cuartel.

En el sector ocupado de Jerusalén existe una desproporcionada carencia de aulas. Según la ONG israelí Ir Amim, faltan 2.247 aulas, 750 más de las que faltaban en 2007, lo que es una pequeña muestra de la presión que existe en la zona ocupada y de la actitud del gobierno de Benjamín Netanyahu que prefiere tener a millares de niños sin escolarizar a construir escuelas que no sigan el currículo de estudios israelí.

Y no sólo se trata de la discriminación en el acceso, sino, sobre todo, en el adoctrinamiento militarista que la política de guerra israelí y sus democráticas decisiones impone a los Palestinos con vistas a su eliminación cultural.

El propio ministro de educación Israelí, un tipo sin pelos en la lengua lo deja claro

Mi política es clara: quiero impulsar el proceso de israelización”

Señala al respecto el ex presidente del Comité de Padres de Alumnos palestinos

“Estamos ante algo que no es un programa educacional sino un programa político que la mayoría de los palestinos rechazan”

¿Cómo podemos llamar a esto? No se nos ocurre ni una sola buena razón para definirlo y sí muchas para censurarlo.

Pueden nuestros políticos occidentales cacarear hasta la extenuación que Israel es una democracia (ya hemos visto de cuáles) y que es un aliado. Se pongan como se pongan, si Israel es una democracia y sus decisiones deben gozar de una legitimidad ética o política, todo ello dice muy poco de la idea de democracia, incluida la de los países que apoyan esta práctica «democrática» de Israel, lo que nos lleva a la idea de que debemos indignarnos ante la democracia con la que las élites nos atizan.

Existe, en tal caso, un vergonzante cortocircuito en la propia democracia y no se nos ocurren muy buenas razones para aprobar la democracia «real» ni de Israel ni de quienes le homologan.

Afortunadamente, en Israel a la par que crece y abunda la mala hierva del militarismo, también crecen las espigas de la resistencia a la guerra y la reivindicación de la paz y el hermanamiento de los pueblos, como demuestran los grupos de objetores que se niegan a participar en la política de guerra promovida por el Estado de Israel.

Share

Labores militares de la Guardia Civil en Afganistán

Desfile+Fuerzas+Armadas+Escuadron+Caballeria+-Guardia+Civil

David

Fuente: Onemagazine

Desde el año 2002 la Guardia Civil también está desplegada en Afganistán, un conflicto de naturaleza militar que cuenta con un contingente de invasión descomunal por parte de occidente.

¿Qué hace la Guardia Civil en Afganistán?

Empezaron como escolta al personal de la UE y después, dentro de la misión de la OTAN en dicho país, pasaron a tener misiones de adiestramiento de las tropas afganas.

En la actualidad están en la base militar de Camp Arena, en Harat y según el Estado Mayor,

Dentro de la misión “Resolute Support” de la Alianza Atlántica, su trabajo consiste en la vigilancia de las normas de régimen interior, seguridad vial, fiscalización de la paquetería, intervención de las armas, información e inteligencia.

Además hacen labores de escolta del Jefe de la misión española, llevan  a cabo misiones de patrulla y tienen encomendadas misiones de defensa de la base militar.

¿Esclarece esto algo más el carácter militar y militarista de la guardia civil?. No se trata, como nos intentan hacer creer, de un cuerpo civil más de policía, sino de un verdadero y rotundo cuerpo militar que no sólo militariza las labores de policía interna que se le encomienda, sino que participa en misiones militares en el exterior.

Share

Los ejércitos siguen siendo altamente peligrosos para sus propias sociedades

Caja+Granada

FotosBaiz

Fuente: Público

Hemos leído en Público que el ex-ministro de Defensa José Bono ha hecho unas memorias escritas y que quien ha tenido la curiosidad de leerlas se ha encontrado con un anuncio sorprendente:  durante su época de ministro de la guerra, los altos mandos militares se pusieron levantiscos contra el poder civil y organizaron un complot que, por lo que se ve, pudieron cortocircuitar a tiempo.

No puedo imaginar que a nosotros nos esté ocurriendo una cosa así…Evita un lío militar como sea y ya tendrás tiempo de descansar, pero ahora no pares hasta desmontar este intento de complot

Esta situación que Bono califica de «pregolpista» tuvo lugar durante las negociaciones del Estatut de Cataluña:  militares liderados en aquel momento por el General Mena, Capitán General de Sevilla y Jefe de la Fuerza Terrestre, es decir, un alto mando heredero del pensamiento franquista y con mando efectivo y operativo suficiente para sacar los tanques a la calle si le hubiera dado la gana, mantuvieron reuniones para preparar una actuación en el caso de que el Estatut siguiera adelante y acabara con el mito de la unidad de destino en lo universal que profesan estos generales.

El General Mena lo tenía claro y así lo hizo saber en una reunión de Generales clandestina,  de la que ahora nos informa el libro de Bono:

Si el Estatuto de Cataluña va hacia delante, la responsabilidad será de la Corona, y si la Corona no actúa, tendrá que tomar las maletas e irse de España. En ese caso, nosotros tendremos que actuar en consecuencia

EL CNI se enteró del complot y avisó al Gobierno de lo que se preparaba

«algunos generales hablan de reuniones secretas y de estar calladitos hasta lo que tengamos que hacer«.

Al parecer Bono consiguió parar el complot.  Probablemente contribuyó a ello por una parte la división interna del ejército y en parte también el repliegue de Zetapé y el predominio de las ideas unitarias de Bono y el PP.  Bono, como afirma en su libro, nunca creyó que el mismo pudiera desencadenar un golpe de estado, pero, según dice, sí afectar negativamente a la estimación internacional de España.

Nosotros, como en tantas otras cosas, no pensamos como Bono.  Reuniones de Generales donde se baraja el uso de la fuerza militar para desencadenar un objetivo político visionario y altamente arraigado en la mentalidad militar no implican simplemente un peligro en abstracto.  Son un peligro que atajar radicalmente.

Los militares, ayer como hoy, disponen de la mentalidad providencialista y retrógrada suficiente para justificarse en el uso de la fuerza militar (de la que también disponen) y tienen la fuerza militar suficiente para sacarla de inmediato a la calle e e imponer con ello sus ideales frente al resto de la sociedad. No ha pasado una única vez, sino que es una constante en más de doscientos años de estado español.

El militarismo es altamente peligroso y el peligro no se reduce ni con contestarles con caramelos y promesas, ni con «reformarles» con promesas y caramelos, sino que requiere control riguroso, estrategia para contrarrestarles socialmente y una política de medio plazo enfocada a la desmilitarización.

Sin desmilitarización hay militarismo y con militarismo viene el golpismo, blando o duro, según lo necesiten los intereses del momento.

 

Share
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed