Search results for industria militar

Invertir en industria militar es elegir la opción menos rentable para crear empleo

Fuente:  Infodefensa.

El sector de la industria de Defensa en España tiene mucha importancia.  Y más que va a tener salvo que por parte de la sociedad hagamos algo para evitarlo.

Por ejemplo, algunos ministerios están altamente militarizados:

El sector industrial de la defensa ha continuado siendo un sector al que desde el extinto Ministerio de Industria Energía y Turismo, hoy Ministerio de Economía, Industria y Competitividad, ha dedicado un volumen importante de recursos. En el marco de la colaboración que mantenemos desde hace 20 años con el Ministerio de Defensa para la financiación de los programas especiales de armamento, se han prefinanciado 23 de estos programas con unas aportaciones de 15.000 millones de euros.

Habría que añadir que la prefinanciación ha sido a interés 0.

También habría que añadir que al anterior ciclo inversor (PEAS I) ahora se une otro (PEAS II):

Asimismo, tenemos que constatar el efectivo inicio de un nuevo ciclo inversor en la industria de la defensa alrededor de los programas tecnológicos para la futura Fragata F-110 y los vehículos blindados 8×8.

La infografía que ofrecen y reproducimos aquí abajo resume los principales datos de la industria armamentística española:

Y todo parece idílico salvo que se contraste con algún otro punto de vista.  Nosotros proponemos el de la infografía siguiente que nos dice que invertir en lo militar es ruinoso, con respecto al trabajo que crea:  por cada mil millones de dólares invertidos en industria militar se crean 8.555 trabajos.  Sin embargo, por igual inversión en

  • Sanidad:  12.883
  • Educación:  17.687

 

Share

Otro rey para la industria militar en Arabia Saudí

Exponaval+2012

José González Spaudo

Fuente: ABC

El rey, como hiciera el rey que hubo antes de él, se acaba de estrenar en su papel de embajador de la industria militar.

Dos veces tuvo que suspender la visita al jerarca saudí para consolidar, con el doble aval regio de los parabienes y abrazos de los monarcas de uno y otro reino, el contrato de venta de armas españolas a los saudíes.

Primero, porque la posibilidad de que el régimen se alterara en su nucleo duro con eso de las elecciones hizo que la visita se retrasara hasta tenerlo todo atado y bien atado en el consenso exportador de armas que desde hace tanto mantiene la política de defensa española. Y luego porque el hermano del rey saudí se murió, y los contratos de sangre no deben hacerse en período de duelo.

Y ahora, una vez superadas las dos duras pruebas, los monarcas se avienen a representar el acuerdo militarista de la industria española y la monarquía saudí. Los primeros venden armas, los segundos compran terror. Los primeros lo ven un negocio ético, aunque venden terror, y los segundos como un negocio favorable, aunque compran armas.

¿Y los pueblos que sufren de este estado de cosas?  ¿Pintan algo cuando las altas instancias que dicen que los representan deciden ponerse de acuerdo en un negocio tan macabro?  ¿Y los pueblos que sufren el uso de las armas y el flagelo de la guerra, pintan algo?

Sí, el papel de víctimas.

El cortejo de apoyo (no sabemos si a esto se le llama técnicamente así) del monarca se compone de los ministros de Exteriores y de Fomento, del Secretario de Estado de Defensa, el de Comercio y el de Infraestructuras, en un claro ejemplo de el papel privilegiado que la política de exteriores e industrial española concede a la venta de armas (somos la sexta potencia en este concepto).

Además, «por su cuenta» acuden al viaje regio varios empresarios españoles. Entre ellos, nos dice ABC

Con motivo de la visita, también se han trasladado por su cuenta a Riad una docena de empresarios españoles, entre ellos el presidente de Navantia, José Manuel Revuelta, que se encuentra a la espera de la firma de un contrato para construir cinco corbetas y una base naval para las Fuerzas Armadas saudíes. Este contrato, que asciende a 2.000 millones de euros, dará trabajo a 3.000 empleados durante varios años a los astilleros de Ferrol y Cádiz

El rey español, al parecer, pretende desvincularse del contrato de armas y añade que lo suyo es defender los intereses nacionales y, vuelve el ABC a explicar

su visita a Arabia Saudí permitirá escenificar las buenas relaciones entre los dos países y creará el clima propicio dentro de la mentalidad árabe para impulsar la adjudicación a la que aspira Navantia

Flaco favor le hace a esta aparente elevación del rey por encima del bien y del mal el diario de la derecha, que amén de dar por aceptables las «buenas relaciones» con esta dictadura promotora de guerras crueles, reintroduce el tema de los barcos militares que Navantia quiere vender.

En todo caso, sorprendentemente, conocemos por esta noticia que la tan cacareada riqueza que el contrato de los barcos militares va a traer a Cádiz y a Ferrol consistirá en que Navantia y su accionariado se embolsarán más de 2.000 millones de euros y darán trabajo «varios años» a solo 3.000 personas entre ambas provincias. Ello demuestra la mentira del enorme interés y agradecimiento que deben mostrar los habitantes de estas zonas, condenadas a la dependencia militarista, porque, que sepamos, no van a pagar a cada trabajador 666.666´6 euros (el resultado de dividir los 2.000 millones entre los 3.000 empleados que tendrán trabajo) por este contrato, lo que indica que hay unos pocos que se enriquecen y unas comunidades amplias que se envilecen para enriquecerlos.

Share

El destructor USS Zumwalt, otra chapuza multimillonaria de la industria militar

160128-N-WB972-002

Por Naval Surface Warriors

Fuente: Expansión

Nos narra Expansión la cadena de chapuzas y averías del que pasa por ser el destructor más sofisticado y caro del mundo.

Esta noticia deberíamos asociarla a otra que hace poco publicamos acerca de los más de 58.000 millones de dólares que EEUU ha dilapidado en programas de armamentos fallidos.

La industria militar parece de una voracidad a prueba de toda lógica y su índice de chapucería, por demás, parece difícilmente superable por cualquier otro tipo de producción que se nos antoje.

El destructor actual es una verdadera ruina que ha enterrado ya más de 4.000 millones de dólares del presupuesto por la primera (de momento única) unidad fabricada, de una serie de cinco que llegará a costar 20.000 millones en total.

Este  barco ha sufrido diversas averías desde que salió del astillero en octubre, a las que se suma ahora un accidente en el canal de Panamá cuando el barco perdió propulsión porque se le metió agua en el motor y chocó contra las paredes del Canal.

Fallos eléctricos en los motores y sistemas de armas, vías de agua en el sistema de arranque del cachivache, y otros pequeños fallos han hecho que el prototipo en funcionamiento sea el hazmereir de la industria militar americana, con reproches como que, por el precio total de los destructores en cuestión (20.000 millones) o por los más de 4.000 del ahora en circulación, se podría renovar el resto de la flota con más garantías.

Share

Autorizada la multimillonaria reprogramación de pagos a la industria militar por los A400

RAF+Airbus+A400M+Atlas+art

Rob Schleiffert

fuente: onemagazine

No se han esperado a tener un nuevo gobierno oficial y con plenitud de competencias y funciones, sino que aprovecharon el último Consejo de Ministros «en funciones» para dar un nuevo giro de tuerca a los multimillonarios compromisos de pago a la industria militar, esos que en conjunto y por los Programas Especiales de Armamentos (PEAS) nos han elevado la deuda pública en más de 30.000 millones de euros.

La autorización a Defensa es para renegociar los plazos e importes anuales de los pagos, de aquí a 2030, comprometido sen el anterior acuerdo de 2015, pero «sin elevar el gasto final», es decir, pagando lo mismo (con otros plazos e importes) al final del ciclo.

Defensa además añade que de los 27 aviones A400 encargados por España, 13 los va a declarar «no operables» (es decir, no los piensa usar) y va a intentar «revenderlos» a terceros países.

Esta maniobra nos obliga a hacer una serie de consideraciones para nuestros lectores:

  • primero, que no parece que la gente encargada de la programación de las inversiones militares sean un dechado de virtudes y competencia, sino, más bien,. que programan a boleo, sin tener en cuenta las necesidades reales, o
  • alternativamente, y en segundo lugar, que tienen un morro que se lo pisan y han intentado disfrazar de necesidades de defensa una compra de aviones que no se necesitan para destinarlos a la venta y especulación, pero garantizándose con los presupuestos públicos la financiación de la construcción de estos para luego decir que sobran.
  • tercero. Que los dichosos aviones no son necesarios, o no lo son en la magnitud que nos han dicho, lo que supone un nuevo engaño (uno más) entre los muchos engaños que componen la trayectoria PPSOE del ministerio de Defensa
  • Cuarto, que estas cosas ocurren sin que nadie alce la voz, a pesar de la mezcla de incompetencia, escándalo y despilfarro público, cuando no otras cosas peores, que se mezclan en el hecho. ¿Será que las complicidades militaristas son tan burdas y abrumadoras que no dejan espacio siquiera para la crítica?
Share

¿Amnistía fiscal para la industria militar?

Uniforme+de+Bernardo+O%27Higgins

Por Francisco Schmidt

Fuente: Infodefensa.

Nos lleva el rumor de que el ex-presidente de Defex también se acogió a la amnistía fiscal para «legalizar» a precio de saldo y con poco impuesto más de 500.000 euros.

Comencemos por aclarar que DEFEX es una empresa encargada de la venta de armas españolas en el exterior y que el 51% de su accionariado pertenece a la SEPI; que a su vez pertenece al Ministerio de Hacienda (el resto del accionariado a diversas empresas de armamento), que a su vez es quien pincha y corta para nombrar al presidente de la entidad.

Sigamos por decir que el susodicho «amnistiado fiscal» se llama José Ignacio Encinas Charro y fue presidente de dicha entidad desde 1991 hasta 2012, bajo las presidencias de gobierno de González, Aznar y Zapatero y que, amén de otros asuntillos, ha pasado al conocimiento del gran público por haber estado encarcelado en 2014 con motivo de unas comisioncillas de nada durante su mandato por venta de armas en Angola y por ruidos de escándalos de DEFEX en otro tipo de contratos nada claros, como son los que ha celebrado con Arabia Saudí o Camerún, o los que ha mantenido con Egipto, o la detección por parte de Hacienda de un fraude que inicialmente dejó sin investigar.

También salió hace poco a la luz su supuesta relación con las offshore de Panamá precisamente para desviar pasta de la venta de armas a Angola.

No aclara la noticia si la pasta ahora «regularizada» tiene algo que ver con su actividad al frente de la venta de armas de Defex o si además este hombre tenía tiempo para hacer dinero en otro tipo de negocios, lo cual nos deja una doble incertidumbre.

Lo que parece cada vez más claro es que la amnistía fiscal ha venido a ayudar a una gente a caballo entre el mercado privado y las influencias públicas, lo cual no deja de ser una mala noticia para la necesidad de sanear y hacer transparente todo el dineral que se mueve en torno a la ya de por sí poco ética por sus fines industria de defensa.

Porque pudiera dar la impresión de que la industria militar sanea y se amnistía aprovechando las rendijas de la «buenista» ley de Montoro, que se suponía valía para reintegrar socialmente a los indeseables que se habían llevado el dinero fuera, no para que lo trajeran crudo y se lo quedaran riéndose del resto del personal.

Y es que se está pidiendo a gritos una auditoría de todo el gasto militar, lo que a su vez incluye investigar también con plena luz y taquígrafos a toda la cohorte de puertas giratorias que acompañan el negocio de la guerra.

Share

Otra vez el despilfarro de la industria militar. El A-400M y sus constantes sobreprecios y errores

DSC_7966

Por AlexOsaki

Fuente: El País

Los desaguisados del emblemático avión militar A-400M, del consorcio Airbus Military (en el que participan España, Francia y Alemania como socios principales y principales impulsores de esta recrecida militarista) son de tal magnitud que hasta Miguel González, de El País, se hace eco de la cuestión y, sorpresa, lo cuestiona.

Repasemos los desaguisados:

  1. errores garrafales de diseño que tiene que ver tanto con los sistemas electrónicos (lo que causó al parecer el accidente de hace año y medio en Sevilla);
  2. Mala calidad del material de ensamblaje de las alas de la nave («pequeñas grietas» y fisuras, junto con otros deterioros a la resistencia que deben soportar)
  3. Problemas sin aclarar que han generado la rotura de los cristales de la cabina en vuelo y que por ahora no se sabe a qué achacar.
  4. Graves defectos en los motores que los gobiernos impusieron para el avión: un motor nuevo y diseñado ex profeso por imposición de los intereses del complejo militar-industrial europeo, el Europrop International TP400-D6, diseñado por un consorcio que integran la alemana MTU, la francesa Snecma, la británica Rolls-Royce y la española ITP.  Dicho motor, que no estaba contrastado, ha generado problemas de diseño que afectan a la estabilidad de los aparatos y ha obligado a cambiar ahora las » reductoras» de los referidos motores por otras de la marca italiana Avio Aereo, filial de la estadounidense General Electric, con los consabidos sobrecostes
  5.  Una inversión, hasta la fecha, de más de 21.500 millones de euros, a la que habrá que añadir, como poco, un sobrecoste de otros 8.000 millones más para resolver la chapuza existente.

Airbus es un ejemplo, no una excepción, de la mala calidad y lo despilfarrador en sí que es todo el negocio de la invención y fabricación de artilugios de guerra: un dinero que se despilfarra y que sale de la sociedad, que lo invierte en esta chapuza en vez de destinarlo a causas más necesarias o más nobles.

Llama la atención, a su vez, la diferente preocupación y exigencia de los gobiernos del consorcio Airbus: mientras los alemanes exigen compensaciones y no quieren correr con los platos rotos (tal vez apuntan a la desarticulación del megacomplejo Airbus que tan mal resultado está dando), y los franceses ya optan por adquirir otros aviones diferentes, los españoles, el otro plato de la balanza, guardan silencio y ocultan los problemas, con la artera y burda excusa de que el ensamblaje de estos aviones despilfarradores e inútiles da trabajo en Sevilla.

Y lo que a todas luces es un escándalo monumental y un chorreo de dinero público tirado en manos de los vendedores de armas, en España pasa desapercibido, sin que nadie diga ni pío, tan entregados como están todos los partidos políticos a los caprichos del complejo militar-industrial y a la lógica de la venta de armas.

Y es que la fe, deben creer, mueve montañas.

Share

El ejército y la industria militar negocian un nuevo contrato militar que no se firmará hasta el verano

Robot+%28Shell%29

Por Alberto Romero

Fuente: El Economista 

Una buena costumbre que creíamos que se respetaba en todas las administraciones era la de no comprometer ni contratar nada nuevo cuando el gobierno está a la espera de su recambio por unas elecciones.

Se supone que esta especie de cortesía viene amparada por la idea de dejar que el nuevo (en realidad la novedad es más hipotética que cierta) pueda tener las manos libres para hacer y deshacer con sus criterios propios, sin verse obligado a seguir las políticas del viejo (vetustez que no es hipotética sino consabida) le imponga.

Que esto no ocurre en lo militar nos lo dice ahora el periódico digital El Economista, por el que sabemos que las empresas militares Indra y Thales negocian con el ejército un contrato por más de 6 millones de euros para desarrollar sistemas de gestión de combate (BMS en inglés), algo así como un sistema de control para saber dónde están los carros de combate, en medio de la batalla.

¿Es urgente saber esto?, ¿tan urgente como para no esperar a que tras las elecciones el que vaya a ser ministro de defensa decida si es necesario?  ¿Pero no habíamos quedado en que no estamos en guerra?  ¿Para qué necesitamos este desarrollo entonces?

Y es que la noticia no dice lo que debería ser la noticia.  A saber: que esta negociación se hace cuando el parlamento está disuelto (lo cual sería muy preocupante si viviéramos en un país donde el parlamento controlase la política militar en vez de complacerse irresponsablemente de ella) y el gobierno en funciones. Es decir, que se hace para atar de pies y manos al que venga detrás.

Y es que el PP, al menos en materia del militarismo más rampante, se está comportando como una trágala, donde pretenden que (como ha sido siempre en la política de esta restauración borbónica) todo lo que tiene que ver con la preponderancia del interés militarista de la élite esté atado y bien atado.

No es que nos hagamos ilusiones (de hecho más bien los actos que vamos conociendo nos desilusionan a menudo) acerca de la intención de los «emergentes» de revertir la insana situación de predominio del militarismo y de sus políticas, pero al menos podían disimular un poco por si ocurre (que como insistimos no ocurrirá) que pretenden algún atisbo de cambio de verdad y no de papel couché.

Y así lo decimos, tal como lo vemos:  en materia de defensa, la soberanía reside en los de siempre y la minoría de edad nos la han forjado con coraza de hierro que pretenden que no nos podamos arrancar nunca.

Share

La OTAN ofrece negocio a la industria militar española

Hombre+jugando+ajedrez

Pro Dawlad Ast

Fuente: Infodefensa

Esta temporada de gobierno desgobernado está siendo prolija para el ejército. Ahora unos representantes de la OTAN han venido a hablar con el Director General de Armamento y Material del Ministerio de Defensa y con las empresas de defensa españolas para ofrecerles un filón de negocio.

La OTAN sugiere que las empresas españolas se inscriban en el listado de licitadores para venderle armas (el año 2015 la OTAN hizo compras de armas por valor de más de 2.500 millones de euros). Un negociazo.

Al parecer les interesa que España como vendedora de armas en los sectores de transporte estratégico y almacenamiento, apoyo logístico, adquisición de armas y gestión de su ciclo de vida, servicios logísticos y gestión de proyectos.

Ya empezamos a comprender por qué algunos de los cargos de Defensa del PP se quieren pasar ahora a la OTAN, concretamente al departamento de control de las inversiones en armas de la organización. Es que huelen el negocio a la legua.

Y es que esto es un sin parar.

Share

Contra la industria militar en Euzkadi

Imagen de Eguzki Talde Ekologista

Fuente:  El Diario.

Nos alegran mucho iniciativas de protesta contra el gasto militar y la industria militar que tengan carácter lúdico y festivo:

Colectivos ecologistas y antimilitaristas han celebrado este sábado por las carreteras vizcaínas una marcha ciclista contra el gasto y la industria militar en la que han denunciado «la implicación institucional con las empresas de armas vascas»

pero, a la vez, con un alto contenido de denuncia social, por ejemplo el concepto de «cañones o mantequilla» que tantas veces hemos utilizado:

Los participantes han criticado que se «mientras reducen las partidas destinadas al gasto social se produce una ampliación de recursos destinados al gasto militar dentro de los «Presupuestos Generales para 2016».

En esta ocasión ha sido en Euzkadi, y con razones sobradas porque es en nuestras fábricas donde empiezan a prepararse las guerras del Tercer Mundo:

En la industria militar vasca participan un centenar de empresas. El País Vasco es la tercera comunidad con mayor facturación en producción militar en 2014, sólo detrás de Madrid y Andalucía», han destacado. Asimismo, han advertido de que según datos del Ministerio de Defensa, «dos empresas vascas se colocaron entre las 10 empresas del Estado Español en facturación  de material militar: ITP y Aernnova».

aunque debería ir cundiendo el ejemplo y hacerse en muchos más lugares porque en España el militarismo está desatado y ya son muchos años sin que se noten las críticas.

Enhorabuena, compañer@s.

Share

La industria militar siempre gana: el caso de Irak

Hombre+y+mujer+con+chador+en+moto+con+cartel%C3%B3n+de+Jomeini+al+fondo

por Rafael Robles

Fuente: Público

La industria militar tiene una estrategia gana-gana. Siempre ganan.

Antes, cuando nos convencieron de que Irán era un enemigo encarnizado y peligrosísimo, ganaban vendiéndonos armas para defendernos de su ataque. Ahora, cuando Irán ha vuelto al redil, ganan vendiendo armas a Irán y al resto para celebrar el deshielo.

¿No nos parecería sospechoso que nos vendieran un medicamento para curararnos y, cuando estamos sanos, el mismo medicamento para no ponernos malos?

Ahora, el enemigo al que embargábamos y nos vendíamos armas (salvo ilegalmente, claro, que es la otra cara del negocio lucrativo de la venta de armas) ha liberado fondos embargados y qué mejor manera que invertirlos en comprar armas de las que antes les privábamos (lo que significa que los fondos liberados no se usan para mejorar la vida de la gente, sino para invertir en aumentar el militarismo).

¡Qué negocio tan curioso!  Cuando nos convencen de que vivimos en la «inseguridad» (una inseguridad que prefabrican), hacen negocio con el miedo como argumento; y cuando nos convencen del deshielo, hacen negocio con la promesa de futuro y la «modernidad» como excusa.  En ambos casos, la inversión en armas se hace en detrimento de otras prioridades mucho más nobles y básicas.

Pero ocurre que cuando venden armas con el manipulado argumento de la inseguridad, paradójicamente, incrementan la inseguridad con la proliferación de armas que provocan (¿será para luego convencernos de que estamos inseguros y necesitamos más armas?), y cuando nos las venden con el argumento del deshielo y el bienestar, comienza a congelarse la confraternización, a tensarse la distensión y a crecer la carrera de armamentos en detrimento del bienestar.

El truco, por tanto, es bastante viejo y sorprende que no lo detecten nuestros doctos próceres.

Aunque, a decir verdad, no se nos ocurre una explicación que no tenga que ver con el cinismo respecto al papel consentidor de este negocio tan lamentable por parte de la sociedad.

Share
:)
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed