Archive for xenofobia

Más ejemplos de violencia cultural

Qu%C3%A8+hi+ha+darrera+una+porta+tancada%3F+%2F%2F+What%27s+There+Behind+a+Closed+Door%3F

En otras ocasiones hemos presentado ejemplos de violencia cultural. Se trata de la imposición de una manera hegemónica de entender el mundo, que propone ideas, creencias y prácticas para vivir la vida en términos de necesaria violencia y bajo objetivos de dominación-violencia y, desde luego, es uno de los principales aliados del paradigma de dominación-violencia vigente y de la ideología militarista.

La violencia estructural es un tipo de violencia que legitima la violencia directa y la violencia estructural, pero a la vez actúa potenciándolas, recreándolas, impulsándolas.

Podemos ver múltiples ejemplos de este tipo de violencia en nuestro propio entorno. Vamos a proponer algunos ejemplos.

1) El primer ministro iraní, progre para la óptica occidental, prometió que desde el primer momento de su mandato promovería políticas de igualdad entre hombres y mujeres. Su primer «gesto» ha dado muestras de su idea de la igualdad de hombres y mujeres. Se trata de una rueda de prensa de la que se ha hecho eco El País. En ella los periodistas de género masculino siguieron la rueda de prensa sentados en sillas, pero las periodistas mujeres tuvieron que seguirla sentadas en el suelo, a los pies de los hombres. Juntemos a esto que según Reporteros Sin Fronteras, Irán es uno de los países del mundo con más periodistas encarcelados. ¿violencia cultural?¿Justificación de la violencia estructural? ¿Explicación de la violencia directa? Sobran los comentarios.

2) Podríamos pensar, con esa mentalidad nuestra tan característica, que estas ideas solo ocurren en países «extremistas» o algún otro calificativo despectivo. Sin embargo, El País, de nuevo, nos informa de altercados racistas  provocados por pertenecientes al partido neonazi alemán en protesta por la apertura de centros de atención a inmigrantes y refugiados de conflictos bélicos. una nueva prueba de violencia cultural cuyo resultado final ya tuvo Europa la oportunidad de experimentar en los años 30 y 40. ¿Una cultura racista como justificación de la violencia contra los otros y de la violencia estructural? El ejemplo es efectivamente muy elocuente.

3) Lo mismo hemos conocido de la creciente ola desatada en Rusia que considera que los homosexuales no son gente normal ni debe pertenecer, al parecer, a la sociedad con igualdad de derechos. El último episodio es la noticia de la tramitación parlamentaria de una ley por la que se prohibirá la donación de sangre a homosexuales. Nos informa de ello Público. También aquí las ideas perversas y violentas acaban en actos violentos y en injusticia estructural.

4) También entre nosotros cunde el ejemplo de la burriez de las malas ideas. En concreto nos hemos sorprendido mucho del pensamiento militarista con el que algunos españoles de pura cepa han pedido la solución del conflicto de Gibraltar (que dicho sea de paso es una pura cortina de humo infumable y tóxica) apelando a los más rancios e irracionales valores y a las soluciones enérgicas (incluso con invocaciones al dictador Franco) y militares. Podemos escandalizarnos no sólo de la opinión extravagante de un tal Rocafort en el pornográfico diario La Razón, sino, sobre todo, el de la ristra de comentarios a su malhadada opinión. Nada bueno augura este imaginario militarista para las necesidades de una sociedad desmoralizada y atacada por el mal ejemplo de nuestra cerril oligarquía.

La violencia cultural acampa por doquier y predica el odio, la superioridad, la dominación y la justificación de la violencia como regla social de juego y como verdad última de nuestro género humano, Y lo malo es que, convertida en verdad esta prédica, el salto a la imposición por la fuerza, la dominación o la injusticia es algo absolutamente evidente y aterradoramente inminente.

Nos queda por ello una gran tarea por delante: nada menos que la de desenmascarar esta violencia cultural y desinventar sus mecanismos operativos.

Share

Israel militariza a las amas de casa en los asentamientos de Cisjordania.

Fuente:  El País.

Las amas de casa de los asentamientos de Cisjordania están aprendiendo defensa personal y el manejo de armas.  ¿Están en peligro?, ¿son ellas el peligro?, ¿fomenta el estado de Isarel la militarización y la violencia en todos sus colectivos?, ¿se puede entender que esto es una parte más del terrorismo de estado promovido por Israel?

Si seguimos leyendo la noticia nos dicen que:  «El objetivo es plantar cara a posibles terroristas palestinos sin tener que esperar a la llegada del ejército».  Claro.  Así ellas son también el ejército y la violencia.  Si consiguen que también las amas de casa vean como única alternativa la utilización de la violencia en el conflicto israelo-palestino, habrán militarizado totalmente la sociedad israelí.  Desde ese postulado, el ejército será inamovible, incuestionable, lo único que se puede pensar y desde lo que se puede pensar.

¿No hay alternativa al militarismo en Israel?:  la mayoría de las mujeres que acceden a estos cursos no cumplió el servicio militar que en Israel es «obligatorio durante dos años para las mujeres y durante tres para los hombres».

El ambiente general es este:  “Vengo porque quiero proteger a mi familia”, dice una de ellas. “Los terroristas siempre vienen por detrás, a por las mujeres y los niños, y tenemos que estar preparadas”. Ilana aún recuerda la psicosis creada en marzo pasado a raíz del asesinato de cinco miembros de la familia Fogel (los padres y tres de sus hijos) en el asentamiento cisjordano de Itamar. El ejército detuvo a dos palestinos de Awarta, el pueblo vecino, como supuestos responsables de una masacre que tuvo lugar en plena noche. “Estábamos muertos de miedo, cerrábamos las puertas de casa incluso de día y no perdíamos de vista ni un momento a los niños”, comenta Ilana».  Es decir, un conflicto totalmente violento, polarizado, militarizado, sin líneas de apertura a soluciones comunes o negociadas.

Pero, …, nadie en el Caliber 3 habla de los ataques perpetrados por los colonos hacia sus vecinos palestinos. Se han incrementado en un 40% respecto de 2010 y un 165% respecto de 2009, según datos de la Oficina de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas.  Y así se cierra el círculo de la violencia, y ésta se regenera una y otra vez para único solaz de los empresarios de armas.

El análisis desde el punto de vista militar y violento es el siguiente:  “La experiencia nos dice que lo que pase entre el minuto uno y el minuto dos de un ataque marca la diferencia. Si hay alguien que pueda responder en ese momento, el daño es mucho menor”, explica Israel Dazinger, fundador de la organización Mishmeret Yesha (La Guardia de Judea y Samaria, como llaman los judíos a Cisjordania) y responsable de la formación de estas brigadas de colonos y de la recaudación de fondos para financiar los entrenamientos».

¿Cuál es el análisis alternativo desde la noviolencia?:  El minuto cero.  La clave es realizar todo el trabajo posible para que las situaciones que se han de abordar militar y violentamente en esos primeros minuto uno y minuto dos no lleguen a producirse.  Si no se consigue esto es posible también realizar muchas actuaciones pero todas ellas habrán de enfrentarse a una situación de violencia directa que ya habrá producido daños materiales o personales y que justificará que la otra parte, o ambas, que es lo más corriente, piense que está legitimada para usar la violencia en respuesta.

¿Qué ocurriría si alguna ong se dedicase a entrenar a las amas de casa israelíes en los asentamientos de Cisjordania en técnicas de abordaje noviolento de conflicto, si se las entrenase en el diálogo con sus vecinas palestinas, en la elaboración e implementación de proyectos de desarrollo común, en objetivos educativos comunes para sus hijos, en gestión del espacio y de los recursos de manera solidaria y cooperativa?  La situación sería muy distinta.  No negamos que también sería problemática (y mucho) pero los mecanismos de actuación serían muy diferentes y las posibles vías políticas serían también muy distintas, mucho más creativas y solidarias.  Entonces podríamos empezar a hablar de que es posible una salida compartida a un conflicto que desde el punto de vista militar y violento parece imposible de solucionar.

Pero la realidad es tozuda, nos empeñamos en tratarnos como miembros de naciones distintas y no como lo que realmente somos:  seres humanos con los mismos derechos y deberes.  El nacionalismo colabora con el militarismo de manera tan cerrada que uno y otro son inseparables.  Asumimos las afrentas que les hicieron a nuestros bisabuelos o de generaciones anteriores.  No nos damos cuenta de que su historia es su historia y de que nosotros podemos (y debemos) elegir la nuestra sin sentirnos trabados por los errores que otros cometieron.

Share

El Estado entorpece el voto de los inmigrantes

Hace pocos días un amigo nuestro asistió a una reunión inverosímil.

Al parecer se reunían altos cargos de dos ministerios, el de interior y el de trabajo, así como el o la responsable de la oficina del censo electoral, no nos lo dejó claro, y otras tres o cuatro personas muy interesadas en que se promoviera de forma significativa la inscripción de los inmigrantes en el censo electoral, a quienes el Estado ha concedido formalmente el derecho al voto en España para las próximas elecciones locales (al parecer unos 400.000 latinoamericanos más unos 600.000 europeos).

La reunión fue la constatación del cinismo con el que se intenta evitar que estos emigrantes puedan votar, pero haciendo creer que se quiere todo lo contrario. Read more

Share

paramilitarismo en Colombia

Documental muy interesante sobre el paramilitarismo en Colombia.

Share

Los verdaderos enemigos

El siguiente vídeo permite reflexionar sobre los enemigos y sobre la inmoralidad de la guerra.

Share
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed