Archive for Venta de Armas

Lucha en Euskadi contra la industria militar

Nos congratulamos de la iniciativa que nos llega desde Euskadi y que nos cuenta  Marimar Salazar Moliné de la Koordinadora Antimilitarista Kakitzat:

La industria militar -mucha de ella radicada en nuestros pueblos- mata. Su único objetivo es enriquecerse mediante el negocio de la guerra, a costa de presupuestos militares –que no sufren ningún recorte, si no que se ven incrementados año tras año-, y de ejércitos que supuestamente mantienen la Paz a costa de múltiples guerras en diferentes países.

Guerras, por otro lado, siempre motivadas por los intereses de las grandes potencias para seguir manteniendo su hegemonía política y económica. Las cuales tienen como consecuencia: países devastados, miles de muertos en la población civil y millones de personas refugiadas.

Hace 80 años el pueblo de Gerrnika sufrió un devastador bombardeo que ha pasado a la historia; sin embargo, hoy seguimos siendo testigos de los macabros resultados de la apuesta por la militarización y la resolución de los conflictos a través de estructuras ajenas a la sociedad como los ejércitos.

Cabe destacar, que lo que se ha llamado “la crisis de los refugiados”, no se produce por casualidad: las  personas no huyen de sus países por voluntad propia, si no que son expulsadas de forma violenta por el militarismo.

En el actual contexto del negocio millonario de la guerra sobresale la industria militar vasca; la cual se encuentra con abundantes subvenciones por parte del  Gobierno Vasco. En concreto, el País Vasco es la tercera comunidad con mayor facturación en producción militar, sólo por detrás de Madrid y Andalucía. En el cluster militar vasco participan un centenar de empresas.

Según datos del Ministerio de Defensa dos empresas vascas se encuentran entre las diez primeras empresas del Estado Español en facturación de material militar: ITP es la sexta; y Aernnova ocupa el octavo lugar. Por otro lado, cabe destacar que SAPA es la sexta empresa a nivel estatal en el subsector de “armamento”; y Sener es la segunda empresa a nivel del Estado Español en el sector “misiles”, siendo sexta en el sector “aéreo-espacial” militar, y la duodécima en el segmento de armamento.

Debemos señalar que las empresas de armas vascas (SENER, ITP, Precicast-PCB) venden material militar a los Ministerios de Defensa y Fuerzas Armadas de Turquía, España, Estados Unidos, Marruecos, Israel, Egipto o Arabía Saudí.

Un ejemplo del blindaje institucional, y la arrogancia de la industria militar vasca, lo encontramos en la empresa armamentistica SENER. En su propia página web corporativa esta empresa destaca que: “SENER lleva más de 40 años suministrando equipos, sistemas integrados y servicios de ingenieria a la industria internacional de defensa. La empresa también es proveedora del Ministerio de Defensa español y de los principales contratistas internacionales, y aspira a convertirse en la empresa de referencia en sistemas de misiles para el Ministerio de Defensa español, así como en uno de sus contratistas principales para programas de defensa, tanto nacionales como internacionales, garantizando la confidencialidad de toda la información”. Por lo que poco sabemos de la venta de armas a paises en conflicto, supuestamenta prohibida por el Tratado de la Venta de Armas de la ONU.

 Por todos estos motivos, este sábado 22 de abril se realizará la décima marcha de bicis contra el gasto y la industria militar; contra las guerras y por el acogimiento de las personas refugiadas. Esta inicitiva es una buena oportunidad para denunciar a qué se dedican estas empresas tan mimadas por las instituciones vascas y para reivindicar su inmediata conversión en industria civil.

Inicitiva que saldrá a las 11 de la mañana desde la Diputación Foral de Bizkaia para desplazarse hasta a una de las filiales de ITP, Precicast-PCB. Luego, de cruzar el Puente Colgante se dirigirá a Getxo para conocer la empresa matriz del conjunto de empresas vascas destinadas al negocio de la muerte, SENER.

La mala gestión de Defensa provoca que tengamos que pagar una multa de 243 millones de €

Imagen de Aerofossile 2012

Fuente:  El País.

La programación militar española quería poder tener fuerza de proyección (eufemismo de intervencionismo o de invasión) muy lejos de nuestras fronteras.  Para ello eran indispensables aviones de transporte con mucha capacidad y amplio radio.

El diseño militarista pensó que lo necesario eran 27 A400M.  La cifra era disparatada para un país como España.

Por ello, mucho más tarde, el anterior Secretario de Estado de Defensa, Pedro Arguelles, pactó con Airbus la compra de 14 A400M (avión de transporte militar) entre 2016 y 2022, y posponer la recepción de los 13 restantes hasta 2025.

Entonces a Morenés y a Arguelles les pareció un ejemplo de gran gestión comercial.  Es decir, postergaban el problema unos cuantos años, los suficientes para salir del Ministerio de Defensa y para que otros tuviesen que ocuparse del problema.  Genial.

Si Defensa no cumplía, el Estado debería pagar 243 millones de € como penalización a Airbus.

Ahora el problema está aquí:

Defensa ya ha declarado estos 13 aviones como “no operables” –es decir, innecesarios—y ha aceptado pagar a Airbus 243 millones por la cancelación de este pedido.

Vemos muchas malas prácticas en estas decisiones:

  •  La primera es que nuestros militaristas dirigentes siempre planifican los gastos muy por encima de las necesidades y de las posibilidades de España.  Les da igual porque nadie les va a pedir cuentas.
  • Para ellos prima el programa de fabricación de armamentos sobre las necesidades de defensa españolas reales o sobre las posibilidades económicas españolas, lo importante para los políticos militaristas es que se pueda hacer el nuevo modelo de armas, ofertándolo como un futuro éxito de ventas.  Luego, como en el caso que nos ocupa del A400M estas ventas no llegarán, pero les da igual porque nadie les va a pedir cuentas.
  • La tercera es que nuestros dirigentes militaristas siempre acaban favoreciendo a la industria militar y son capaces de firmar multas que le impondrá la industria militar al Estado si no cumplen con lo pactado.  Les da igual, el Estado somos todos y lo pagaremos a escote con los impuestos.  Además, la ciudadanía no acaba de entererarse.
  • La cuarta es que los políticos militaristas ven muy fácil endeudar a España porque nadie les va a pedir cuentas.  Total, cuando la deuda militar sea un problema ellos ya no estarán en el poder (estarán jubilados), o podrán recurrir al argumento de echar la culpa a gobiernos previos.

Mientras el Parlamento y la sociedad permanezcan ignorantes y callados no habrá problema para los políticos militaristas.  Hasta que no haya una auditoría independiente de Defensa no habrá soluciones.

Defensa revende aviones de 2ª mano a USA

Imagen de Airwolfhound

Fuente:  Zona militar

Otras veces nos hemos preguntado qué es lo que hace que el Ministerio de Defensa sea uno de los ministerios que más ingresos tiene.  Una parte de la respuesta la podemos encontrar en la noticia de que Defensa quiere revender aviones de 2ª mano a USA para el entrenamiento de sus pilotos en juegos de guerra con escuadrones agresores.

España habría puesto a disposición 12 aviones Mirage F-1 (C.14) que otrora prestaron tareas con el Ala 14 en la Base Aérea de Albacete.

El monto de la operación ascendería a 12 millones de €, es decir, un millón por avión.

La alternativa actual para muchos de estos angiuos Mirage es servir para ser fuente de recambios.

Comparar estas cifras con fines sociales nos deja muy claro el tema de “cañones o mantequilla”.

Lo que sacará Defensa por uno de estos aviones, es decir, 1 millón de euros equivale a la cantidad que consiguió la empresa Bionure mediante crowdfounding para desarrollar un fármaco innovador contra la esclerosis múltiple.

Es decir, nuestros políticos siguen comprando y vindiendo aviones pero se olvidan de defendernos de lo que realmente nos ataca, en este caso la enfermedad de la esclerosis múltiple.  Su excusa suele ser que no hay dinero para tanto investigación.  Aun que se nos antojen escaos que hay que realizar.

Seguimos con las comparaciones y otro millón de euros es lo que se tiró a la basura en la celebración del 12 de octubre de 2016.  Otro ejemplo de que el militarismo y sus actos propagandísticos tienen más aceptación entre los políticos que curar la esclerosos múltiple.

Por último, un millón de euros es lo que se previó gastar en 2016 para fomentar la participación ciudadana en Madrid.

El equipo de gobierno municipal de la ciudad de Madrid continua con la línea de compromiso con la participación ciudadana, el tejido social y el voluntariado y por ello, publica la convocatoria de subvenciones a entidades ciudadanas en los 21 distritos y a nivel ciudad con la finalidad de promover la ciudadanía activa. La cuantía para este año asciende a casi un millón de euros.

Es indignante que un avión militar muy antiguo y ya casi para el desguace pueda valer este dineral.  Es indignante que se siga priorizando lo militar en contra de las necesidades sociales.  Porque lo que está claro es que los 12 millones de € de revender los aviones viejos a USA no irán a cubrir necesidades sociales, sino a nuevas compras de armamento, que son no sólo inútiles socioeconómicamente, sino perjudiciales para el medioambiente y la sociedad.  Otro nuevo ejemplo de la insolidaridad de los militares.

Queremos comprar cazabombarderos F-35, el más caro y avanzado del mundo, a 115’4 millones de € la unidad

Imagen de El Mundo

Fuente:  El Mundo.

Queremos comprar, Cospedal se lo está pensando, a la estadounidense Lockheed Martin el cazabombardero F-35, el más caro (entre 88’9 y 115’4 millones de € la unidad) y más avanzado del mundo.  Por otro lado, El Confidencial, comenta que su precio sería, ahora, de 120 millones de € (sin motor).  A esto hay que añadirle el precio de hacerlo volar:  una hora de vuelo sale a 40.000 € (lo que valdría contratar por un año a Casi 2 profesores de secundaria).

el avión es el programa de material de defensa más caro de la historia (más de un billón de dólares, con ‘b’

El interés lo han confirmado tanto Lockheed Martin como la Secretaría de Estado de Defensa.

El primer objetivo que cumplirían estos F-35 sería sustituir a los Harrier de despegue vertical del buque de asalto anfibio Juan Carlos I, que tienen vida operativa extendida hasta 2024.

Tanto el precio como el potencial bélico del aparato pueden ser discutibles, pero hay un hecho cierto: si España quiere disponer de aviones de combate navales en su flota a partir de 2030-2034, no le quedará más remedio que adquirir entre dos y tres docenas de F-35B, la versión con capacidad de despegue y aterrizaje vertical (o ‘vertical take-off and landing’, VTOL, en sus siglas en inglés), ya que es el único modelo en el mercado mundial que puede operar en el buque de proyección estratégica ‘Juan Carlos I‘, el buque de combate de mayor tamaño y tonelaje de la Armada española.

Y como ejemplo máximo de la lógica-ilógica de lo militar:

En otras palabras: para sacar partido a los 500 millones invertidos en el buque (mucho más si contamos todo el grupo de combate), es necesario poner aviones en su cubierta.

Tanta tecnología militar tiene, como siempre, el principal problema de lo militar:  no funciona:

este programa de desarrollo aeronáutico lleva décadas dando una gran cantidad de problemas hasta tal punto que se ha convertido en una pesadilla para las fuerzas armadas de EEUU y ha llegado a aparecer en los tuits de su nuevo presidente, que lo ha calificado de demasiado caro e incapaz.

Sin embargo, y a pesar de todo, son muchos los países interesados o que ya cuentan en sus filas el F-35:

En total, 11 países han comprado el F-35: EEUU, Gran Bretaña (138), Turquía y Australia (100 cada uno), Canadá (65), Italia (60), Noruega (52), Israel (50), Japón (42), Corea del Sur (40), y Dinamarca (27). Es el sistema de armas más caro de la Historia, con un presupuesto hasta la fecha que supera los 1,3 billones de dólares (1,2 billones de euros). Como ejemplo de la sofisticación y del precio del F-35, un detalle: sólo un casco del piloto cuesta 600.000 dólares (casi 565.000 euros).

 

 

 

Mercado ilegal de armas de guerra made in Spain

Militar+en+la+puerta+del+Palacio+de+Topkapi+%28Topkap%C4%B1+Saray%C4%B1%29

Por Enrique Dans

Fuente: ABC

Ya hemos advertido en más de una ocasión del espantoso negocio de la venta de las armas. Un negocio que tiene una cara legal, que permite vender armas sin otro requisito que cumplir las normas que previamente han acordado los estados bajo la presión de los lobbys militares, y una cara opaca, que se hace de espaldas a la legalidad.

En ambos casos los beneficios son descomunales, alimentan lo peor del género humano y permiten un empresariado manchado de sangre que, por cierto, tiene pocos o ningún escrúpulo y al que no le importa la ética con tal de ganar dinero.

Es el caso del reciente negocio ilegal destapado en España de la empresa “Cantábrico Militaria”, de Gecho (Vizcaya), que regentaba un desalmado llamado M P. V., actualmente en prisión por la causa abierta por venta ilegal de armas.

Sobre MPV y sus cómplices pesan acusaciones de tráfico, depósito y tenencia ilícita de armas, pertenencia a grupo criminal y falsificación de documentos y según la policía eran “un centro clave en Europa en este tipo tráfico ilegal, especialmente peligroso“.

Según al noticia de ABC, la empresa de MPV,

hizo grandes compras de excedente de armamento, sobre todo al Ejército español, pero también a fábricas que iban a la quiebra. Además de las armas adquiría elementos indispensables para la reactivación, como agujas percutoras, sistemas de cierres completos, muelles de retenida… Por supuesto también cargadores.

Nos parece preocupante que el ejército español venda este excedente de material militar en desuso con la alegría que parece que lo hacía ¿Lo sigue haciendo?

Esta venta de material militar en desuso, sabiendo el mercado negro que existe detrás les hace los primeros responsables de la violencia que se pueda comenter con estas armas.

Pero aquí no acaba la preocupación.

Los números del negocio eran redondos: cada cetme, por ejemplo, le costaba unos 15 euros y él luego los vendía a 200. Llegó a comercalizar más de 6.000 de estos cetme, según las fuentes consultadas, de modo que solo con ese material ganó más de un millón de euros.

Es decir, el ejército le vendió a este tipo nada menos que 6.000 cetmes sin sospechar nada (¿o si?) como si 6.000 cetmens fueran moco de pavo o como si el ejército profesional donde los haya en la guerra, no supiera para qué puede querer una armería 6000 cetmes.

El Ejército y el Ministerio de Defensa deberían destruir las armas en desuso y no comerciar con ellas.

Por cierto, que 6.000 cetmes a 15 euros supone unos ingresos extra al ejército de 90.000 euros y, vendidos como se dice a 200 euros, unas ganancias al empresario chorizo de 400.000 euros (la noticia habla de más de un millón, de donde nos podemos imaginar que los más de 6.000 cetme eran muchos más o que el empresario además ha vendido otro material militar más escandaloso), todo un ejemplo de lo lucrativo del negocio de la venta de armas.

Digamos también que el asunto de los cetmes en en ejército español tiene su aquel:  el ejército español se desprendió de los cetmes, como hemos explicado en otra entrada del blog, para sustituirlos, por considerarlos obsoletos, por los alemanes G36, que costaron un pastón y encima han resultado defectuososo porque se recalientan en combate. Los cetme en desuso fueron mandados a la armería con destino a la venta y, otra porción, como posible contribución española a la guerra de Siria.

Pero dejando aparte este pequeño detalle, volvamos sobre la venta de los cetme. La armería tenía amplia clientela:

Tenía clientes en Francia, Alemania, Bégica y Estados Unidos, país cuya regulación de las armas es muy laxa y al que fueron a parar grandes cargamentos. Y por supuesto vendía en España a personas que pedían pistolas o cetmes «pero de las antiguos, de los de antes de 2011», tal como se comprobó con las intervenciones telefónicas.

Miren por donde, parece que el armero introducía en el circuito mundial armas ilegales que provenían al menos que se sepa del ejército español. En grandes cantidades.

Armas que, se insinúa, han acabado en conflictos militares o en manos de esos famosos terroristas que atemorizan a la ciudadanía y que, según nuestros interesados vendedores de armas y los políticos al uso “justifican” el gasto militar para comprar armas porque nos sentimos en riesgo de que atenten contra nosotros.

A lo mejor la manera de cortar el nudo gordiano de dicho terrorismo era no proporcionárselas previamente, pero claro, cualquiera habla de nudos gordianos a los militares, que salvo los de la armada, entienden poco de nudos; o a los políticos, que del nudo que saben bien es del de la corbata de seda con la que se emperifollan para votar a favor del gasto militar.

De modo que parece más que probable que cada vez que nos inviten a tener miedo a los terroristas que nos amenazan, debamos empezar a pensar si no se referirán a los vendedores de armas que les proveen de material y si no va a acabar resultando una especie de profecía autocumplida en la que somos nosotros mismos, es decir, nuestra legislación permisiva hecha para facilitar el negocio de unos pocos, los que amenazamos a todo bicho viviente, nosotros incluidos, y los que nos aplicamos en ejercer el doble terrorismo primero de dotar de armas a unos locos y segundo, de permitir que las usen a troche y moche, sin importarnos otra cosa que la cuenta de resultados en el banco.

Invertir en industria militar es elegir la opción menos rentable para crear empleo

Fuente:  Infodefensa.

El sector de la industria de Defensa en España tiene mucha importancia.  Y más que va a tener salvo que por parte de la sociedad hagamos algo para evitarlo.

Por ejemplo, algunos ministerios están altamente militarizados:

El sector industrial de la defensa ha continuado siendo un sector al que desde el extinto Ministerio de Industria Energía y Turismo, hoy Ministerio de Economía, Industria y Competitividad, ha dedicado un volumen importante de recursos. En el marco de la colaboración que mantenemos desde hace 20 años con el Ministerio de Defensa para la financiación de los programas especiales de armamento, se han prefinanciado 23 de estos programas con unas aportaciones de 15.000 millones de euros.

Habría que añadir que la prefinanciación ha sido a interés 0.

También habría que añadir que al anterior ciclo inversor (PEAS I) ahora se une otro (PEAS II):

Asimismo, tenemos que constatar el efectivo inicio de un nuevo ciclo inversor en la industria de la defensa alrededor de los programas tecnológicos para la futura Fragata F-110 y los vehículos blindados 8×8.

La infografía que ofrecen y reproducimos aquí abajo resume los principales datos de la industria armamentística española:

Y todo parece idílico salvo que se contraste con algún otro punto de vista.  Nosotros proponemos el de la infografía siguiente que nos dice que invertir en lo militar es ruinoso, con respecto al trabajo que crea:  por cada mil millones de dólares invertidos en industria militar se crean 8.555 trabajos.  Sin embargo, por igual inversión en

  • Sanidad:  12.883
  • Educación:  17.687

 

Crisis humanitarias, guerras y Marca España

 

Woman%27s+sorrow

IIP Photo Archive

Fuente:  El Pais.

El secretario general adjunto para Asuntos Humanitarios y Emergencias de la ONU, Stephen O’Brien, ha alertado de que el mundo se enfrenta a la peor crisis humanitaria desde que existe la ONU, con más de 20 millones de personas en estado crítico. La peor crisis desde el fin de la Segunda Guerra Mundial.

Nos encontramos en un punto crítico de la historia. Ya a principios de año estamos enfrentándonos a la mayor crisis humanitaria desde la creación de las Naciones Unidas. Hay más de 20 millones de personas en cuatro países que sufren inanición. Sin esfuerzos globales y coordinados, morirán de hambre

Cuatro son los grandes puntos álgidos de este desastre: Yemen, Sudán del Sur, Somalia y Kenia

Cuatro sitios que comparten la características de la severa pobreza y de unos de los peores indicadores del mundo en casi todos los derechos sociales y necesidades básicas.

Comparten otras características, como la ser víctimas de la geopolítica de dominación que se juega en el área del índico y en el golfo pérsico.

Otra más, están en guerra o sufren operaciones internacionales de guerra (por ejemplo la operación Atalanta, las diversas luchas antiyihadistas, etc.).

La violencia estructural de la que son víctimas estos pueblos (por cierto con beneficiarios entre los que nos encontramos nosotros) y la imposición de la guerra los unen en sus desgracias.

Y por lo que respecta a nosotros, otra coincidencia más.  Nuestra presencia, más bien la de nuestras armas, se hace notar sobre el terreno.

Por ejemplo, en Yemen y Sudán del Sur se han encontrado armas españolas de forma incomprensible pues oficialmente España no las vende a ninguno de estos estados. Otro ejemplo: hemos hecho un contrato de fabricación de corbetas militares para Arabia Saudí (uno de los contendientes en el conflicto yemení) con las que los observadores internacionales piensan que es probable que Arabia Saudí ejerza el bloqueo militar a los yemeníes contra los que combate. Otro más, España participa en la operación Atalanta, con base en Yibuti y bases operativas en Somalia, patrullando una amplia zona entre el Golfo de Adén y las islas Sychelles, de la que ha tomado el mando en febrero de 2017. Lo mismo podemos decir de Kenya.

Podríamos preguntamos si la Marca España, además de vender armas y aportar soldados, participa de algún modo más pacífico y creativo en paliar las hambrunas y la crisis humanitaria que provocan las políticas de fomento de la guerra en las que, como uno más, anda metida. ¿Cuántos recursos aporta al desarrollo, a la paz entendida como seguridad humana, a la acogida de refugiados de la guerra…? Las preguntas, por impertinentes y desgarradas, resultan innecesarias.

Al parecer la conexión desastre humanitario-militarismo- co-responsabilidad de España es muy evidente y lo malo es que el apabullante silencio y la ocultación de un papel tan sucio, nos impide luchar eficazmente contra esta mala política del gobierno de Rajoy (y antes ZP) y sus consecuencias y echa un jarro de agua fría a la sensibilidad pacífica de la sociedad.

Un jarro de agua fría precisamente cuando la propia movilización aquí contra nuestro militarismo y exigiendo otras actuaciones humanitarias en estos países, podría ser más eficaz para luchar contra estas hambrunas que pensar en la intervención directa y “allí” de soldados que ni son solución ni pueden serlo.

El Gasto Militar no son sólo los presupuestos del Estado, sino iniciativas privadas: no a HOMSEC 2017

En este segundo día de “celebración” de la feria de armas HOMSEC 2017 en Madrid, queremos recordar que la economía del militarismo no sólo se nutre de los Presupuestos Generales del Estado, sino de pequeñas/grandes iniciativas privadas que aumentan mucho su impacto en la sociedad española.  La Feria de Armas HOMSEC 2017 sería un ejemplo de gasto militar ejecutado por civiles, pero con el apoyo de muchas instituciones del Estado.

El Gasto Militar 2016 es el último que hemos publicado y muchas de sus cifras son escandalosas:

  • Se publicita que el Presupuesto del Ministerio de Defensa es de 5.787 millones de €, pero el Gasto Militar de 2017 acaba siendo de 30.928 millones de €.
  • Se esconden 25.372 millones de €, el 81’29 %
  • 12 de los 13 ministerios actuales esconden gasto militar
  • El Gasto Militar es el 7’14 % del total de gasto de todos los Presupuestos Generales del Estado.
  • El Gasto Militar es el 2’71 % del total del PIB español, muy por encima del 0’8 % que anuncian el Ministerio de Defensa y los políticos militaristas, e incluso bastante por encima del 2 % que reclama que gastemos la OTAN y Trump.
  • El Gasto Militar genera una deuda de 16.127 millones de €.
  • El Gasto Militar supone:
    • 84’5 millones de € diarios
    • 3’52 millones de € por hora
    • 58.684 € por minuto
    • 978’06 € por segundo

El despilfarro militar: no a HOMSEC 2017

Penosamente hoy, 14 de Marzo se inaugura la feria de armas HOMSEC en Madrid.

Queremos protestar contra tan grave atentado a la paz recordando un trabajo reciente en el que hablábamos del despilfarro militar y que fue apoyado por 15 organizaciones.

A muchos ciudadan@s nos parece que lo militar es un despilfarro continuado que no nos podemos permitir cuando somos la primera generación que, por ejemplo, tiene en sus manos, por ejemplo, acabar con el hambre en el mundo.

El texto empezó queriendo ser una breve recopilación de las noticias que teníamos sobre despilfarro militar y que se pueden visitar en este enlace.

Pero acabó siendo mucho más:  una introducción que versa sobre el concepto de despilfarro militar, una caracterización del despilfarro militar con 12 aspectos que lo pueden describir, un capítulo sobre su conexión con las decisiones políticas y con las conexiones delictivas.  Todo ello va trufado de ejemplos de despilfarro puntual, habitual y estructural, lo cual nos llevaba a definir lo militar como un despilfarro per se.

También hemos intentado una aproximación cuantitativa al despilfarro militar español:

Despilfarro puntual:  41.087.029 €

Despilfarro habitual:  38.261.609 €

Despilfarro estructural:  18.424’77 millones €

TOTAL DESPILFARRO MILITAR (detectado para este trabajo):  18.504’11 millones de €

El texto que hoy recomendamos su lectura acaba con un análisis propositivo en el que se buscan alternativas políticas que puedan ser aplicadas y que nos libraría de la lacra del despilfarro militar.

El Golfo Pérsico se rearma

Fuente:  El País.

Los datos, expresados en el siguiente gráfico, son demoledores:

Los datos por volumen total de importación de armamento nos asombran:  Arabia Saudí tiene la segunda posición mundial y los Emiratos Árabes Unidos la tercera.

Esto es muy mala noticia para las poblaciones de estos países, sobre todo para la parte pobre, porque sus prestaciones sociales bajarán, incluso aunque los potentes petrodólares puedan compensar, en parte, este dispendio militarista.

Pero también es muy mala noticia para Yemen, Somalia, Siria y un largo etcétera de países cercanos.  Porque los datos de importaciones de armamento nos indican que estos países se están rearmando hasta los dientes dado que desean tener una política exterior todavía más intervencionista y violenta con sus vecinos, más o menos cercanos.  ¿Tantos enemigos tienen?  O, ¿son ellos el enemigo?

Datos así son los que nos hacen pensar que, penosamente, las guerras de Siria y Yemen se van a enquistar.

Parece que tienen miedo Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos.  Parece que algo de su política exterior no les gusta, o saben que lo están haciendo mal, porque necesitan rearmarse tanto.  Saben que quien siembra vientos, recoge tempestades.

Por otro lado, también nos impresiona que dos mini países como Omán y Qatar suban su gasto en armas en porcentajes del 692 % y del 245 %, respectivamente.

¿Qué significa esta política?  Son ricos gracias al petróleo.  Y gastan su riqueza en lo más inútil y contraproducente que existe, las armas.

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed