Archive for Unión Europea

El gasto militar español: mucho más que el 2% del PIB

Por Edicions La Veu del País

Aunque nos venden como novedad el acuerdo adoptado por nuestros gobernantes para que los países europeos de la OTAN alcancen el 2% de su PIB en gasto militar, es un acuerdo que ya habían tomado en la Cumbre de Cardiff (Gales) de la OTAN, en  septiembre de 2014 (mucho antes de que Trump llegara a la presidencia de EEUU).

Que EE.UU tiene interés en este incremento del gasto militar en apoyo de sus políticas es evidente. Ellos no quieren pagarse por sí mismos su propia “defensa” y necesitan repartir sus costes. No hay más que oír a su tremulante presidente para darse cuenta de ello.

En la Cumbre de los Jefes de Estado y de Gobierno de la OTAN de mayo de 2017, y tras la machacona insistencia de Donald, los demás expresaron su compromiso de superar dicho porcentaje en 2024, algo que ya habían decidido antes, pero ahora con la novedad de asociar a este esfuerzo la “necesidad” de luchar contra el Estado Islámico, el nuevo enemigo ad hoc que se ha fabricado el militarismo agresivo occidental para autojustificarse ante las cada vez más desinformadas y atemorizadas sociedades.

La portavoz de la Alianza, Oana Lungescu, pudo anunciar a su término ufana en Twitter que “los líderes de la OTAN han adoptado planes para combatir el terrorismo y mejorar el reparto de cargas

1.- El caso de España

El caso de España no creemos que sea una excepción, pero nos sirve muy bien para ejemplificar el paso al frente de la creciente militarización occidental, que necesita justificarse ante sus desorientadas sociedades con el anuncio de que hay que aceptar un mayor gasto militar como en el refrán de las lentejas, y resignarse a perder libertades para gozar de más seguridad, como dice chuscamente nuestra Ministra del ramo.

España, a la hora de consignar su gasto militar, es un despropósito, de forma que los datos oficiales discrepan entre sí en cuantificar el verdadero gasto militar existente.

  • Por una parte, contamos con el gasto presupuestado, es decir, el que reconocen los presupuestos generales del estado en las partidas del Ministerio de Defensa. Según este parámetro, para 2017 nuestro gasto militar será de 7.638´54 millones de euros, el 31,97 % de aumento respecto del de 2016, gracias a que otro organismo oficial, en Tribunal Constitucional, obligó el año pasado en una sentencia a considerar gasto militar los pagos extrapresupuestarios (y descontrolados) que Defensa hacía en verano por las compras de programas de armamento.

Con esta nueva cifra, que es la que España ofrece a la OTAN, sale ya un 1´1% del PIB, una cifra superior al 0,9% que la OTAN reconoce, haciendo uso de los datos proporcionados por España. Nos asignaba como tercer menor contribuyente de la alianza, según la oficial Agencia Europa Press, al lado de Luxemburgo y Bélgica, a los que, parece ser, no deseamos parecernos en nada.

  • Tenemos, además, el gasto militar que reconoce el propio Estado en los documentos que elabora de control del gasto público. Concretamente, contamos con las “liquidaciones del gasto” que publica la Intervención General de la Administración del Estado (IGAE), conforme a las cuales podemos observar cómo, año tras año, Defensa es el ministerio que gasta ¡mucho más! de lo que presupuesta. Según el Informe que elaboramos en febrero de 2017, referido al último informe de la IGAE (el de 2014), podemos observar cómo en el período 2003 a 2014 se ha gastado de más la cifra de 8.344,8 millones de euros, lo que representa una media de sobregasto del 14,14% sobre lo presupuestado para ese período. De modo que sobre lo que España proyecta en sus cuentas, al menos hemos de adicionar un resultado final de un 14.1% de aumento, si bien en los presupuestos elaborados por Rajoy en su tiempo de gobierno, esta nunca ha bajado del 30%.
  • Si acudimos a los datos que ofrece el SIPRI, el prestigioso Instituto para la Paz de Estocolmo, que tiene en cuenta los datos ofrecidos por los gobiernos con algunos ajustes, la cifra del gasto militar español se eleva otro peldaño. En 2016 España, según el SIRPI,  llegó a un gasto militar de 12.852 millones de euros, es decir, el 1,3% PIB, cifra próxima a la que nos ofrece el Banco Mundial, que también baraja datos oficiales y la consigna en 12.715,76 M€ para 2016.
  • Nosotros, siguiendo el criterio OTAN, hemos elaborado diversos informes que intentan desvelar el gasto militar oculto en otros ministerios y que no suele ser reconocido como tal, así como el impacto del pago de la deuda que este gasto genera y la propia proyección de los sobregastos que anualmente y de forma deliberada realiza defensa sobre lo presupuestado.

Ello nos ha permitido calcular, para este 2017, un gasto militar oculto de 3 de cada cuatro euros de gasto real, con una escandalosa cifra final de  33.762,40 millones de euros, un 3% del PIB, conforme al siguiente cuadro

Concepto Millones de euros
Gasto en el Ministerio de Defensa 7.638´54
Gasto oculto en otros ministerios y organismos 8.852´40
Gasto militar antes de deuda 16.490´83
Deuda 17.271´54
Total 33.762´40

Por tanto, el manido mantra de la flamante ministra de defensa y la prensa del régimen, de que tenemos que llegar al 2% del PIB en gasto militar para satisfacer a nuestros macabros socios, resulta que falsifica la realidad y no busca sino despistarnos, pues el 2% del PIB de dicho gasto ya lo superamos con creces.

Este hecho lo reconoce también el Ex JEMAD Julio Rodríguez en un reciente artículo publicado en Infolibre, donde aprovecha para exigir que haya transparencia en el gasto militar y la política de defensa y que la propia política de defensa forme parte del debate abierto y público.

2.- El PIB no lo es todo

Pero, al igual que en otros países, el PIB no es todo el coste que soporta la sociedad (de momento resignadamente) en el mantenimiento del entramado militarista.

Por ofrecer algunos ejemplos más del abrumador coste social de la defensa militar, consideremos los siguientes:

– El Coste de la violencia para España, según el Índice Global de Paz, referido a 2016, es de 39.051´95 millones de dólares (algo más de 26.000 millones de euros), con varios valores destacados en lo negativo por dicho índice, como son la exportación de armas (aprovechemos para decir que somos la sexta potencia exportadora del mundo, un verdadero peligro), la militarización, la conflictividad social, el personal destinado a seguridad y los conflictos exteriores en que se participa.

– El elevado número de operaciones en el exterior en que participamos. Actualmente 17 conflictos, y un total de 82 desde Felipe González a la fecha, 79 hasta 2016 y otros 3 nuevos en 2017, con más de 12.208,91 M€ gastados según datos propios sacados de comparecencias de la Ministra de Defensa Cospedal, declaraciones del SEDAF y respuestas del Portal de Transparencia del Gobierno a El Confidencial.

La participación española en las industrias militares: España es accionista único de varias industrias militares gravemente deficitarias, como es el caso de NAVANTIA, y de otras en las que participa merced al control que ejerce en su accionariado por las participaciones en estas del ejército a través del INTA y de la SEPI

– La pertenencia al entramado OTAN impone a España no sólo el pago de cuotas (que de forma poco comprensible se abonan desde el Ministerio de Asuntos Exteriores), compromisos de adquisición de material militar y participación en operaciones militares de injerencia militar, sino que condiciona el propio uso del territorio, como es el caso de la negativa de defensa a desmilitarizar Bardenas Reales y atender la reclamación social, por el valor estratégico del campo de tiro allí enclavado para el entrenamiento de los pilotos de la OTAN. Igualmente condiciona la seguridad de España al pasar a ser, merced a la política agresiva de esta organización, un verdadero enemigo para otros pueblos.

– Los platos rotos causados por la ineficacia y chapucería de nuestra industria militar puntera, con tan señalados desastres como el submarino S-80 y los aviones A400; chapuza que acaba redundando en sobrecostes y pagos desmesurados que el Estado asume sin rechistar porque nadie va a protestar.

– La existencia de varias Bases militares al servicio de la defensa occidental: es el caso de Morón, Rota, Bardenas Reales, Torrejón de Ardoz, Bétera, el entramado del “Escudo Antimisiles” … que nos pone en la punta del huracán y son un coste social inasumible.

La militarización del territorio,  condicionado en sus usos por leyes militares que imponen el prioritario interés de la defensa y que pueden afectar, sin más, al uso y disfrute del territorio que para los militares sea de interés, al tipo de cultivos o prácticas posibles en los mismos, o condicionar su venta, o incluso imponer la prohibición de su disfrute paisajístico o recreativo. Se da el caso de que los militares pueden hacer a su antojo maniobras, sin comunicarlo, en lugares tan emblemáticos como el Parque Nacional de Doñana.

La deuda militar generada por la adquisición de programas especiales de armamentos y que alcanza actualmente más de 30.000 millones de euros sin resolver, que lastran además nuestras cuentas públicas, y a la que ahora se quiere incrementar más aún con el nuevo ciclo inversor de armamentos con la adquisición de nuevos programas de defensa de los que los PGE de 2017 ya nos hablan y que ha detallado el SEDAF, Agustín Conde en comparecencia ante el Congreso de los Diputados (blindados 8×8, nuevas fragatas F-100, satélites militares, sistemas de mando y control, misiles y hasta los carísimos F35 que quiere la Armada).

La huella ecológica de la actividad militar, huella que pesa sobre todos nosotros, que provoca costes abrumadores que no se contabilizan como gasto.  De este coste ecológico hemos hablado más extenso en el informe sobre Gasto Militar 2016, páginas 40 a 47. Debemos destacar que nuestro ejército, en su actividad ordinaria, según fuentes oficiales, emite más de 150 tipos de residuos contaminantes, 120 de ellos muy peligrosos.

La pérdida e oportunidades vitales:  El viejo dilema “cañones o mantequilla” ejemplifica muy bien la correlación que existe entre las prioridades políticas ante las que se enfrenta el poder político. La relación entre gasto militar y necesidades humanas no es de complementariedad, como afirma la Ministra de Defensa, sino de exclusión mutua. Mayor gasto militar implica menor atención a las necesidades sociales.

Frente al aumento del presupuesto de defensa en los PGE en más de un 31%, encontramos las reducciones presupuestarias en algunas de las necesidades más básicas, como protección del desempleo, que baja un 6´6% respecto del año anterior, o acceso a la vivienda, que baja un 20,6%, o cultura, que baja un 0.7 % respecto al pasado ejercicio, o políticas de comercio y PYMEs, que baja un 11%, o infraestructuras, que también bajan cerca del 11%, sin contar, como explica Infolibre, con que los “ligeros” aumentos en pensiones (0´25%) harán perder poder adquisitivo a los ancianos en un 3,75%, o que la ínfima recuperación del presupuesto de dependencia no supone sino recuperar el 10% de lo recortado anteriormente, por poner algunos ejemplos esclarecedores.

Podríamos ahondar mucho más en los ejemplos, como para indicar que el coste del despilfarro militar español es abrumador, o que las políticas que permiten la exención de impuestos y tasas municipales a las instalaciones de defensa, (incluidas las que no son acuartelamientos, ni tienen un uso para la defensa, como son los campos de golf, espacios recreativos, cantinas, etc.) implican que somos los ciudadanos quienes pagamos su uso del espacio urbano, o la insostenible situación en que mantienen vedados al disfrute común espacios naturales “de su propiedad”, o el tremendo coste social de la militarización social, sin olvidar las subvenciones que las administraciones realizan a la industria militar.

Por otra parte, la comprobación del escaso apoyo que ofrece en la actualidad España a la Ayuda al desarrollo y a la lucha contra la pobreza, por debajo del 0´12 del PIB, ofrece otro elemento de juicio más del papel del militarismo en nuestra política.

Es, una vez más, la comprobación del tremendo impacto social y económico de mantener el sistema de defensa pactado por los gobiernos, mucho más allá del 2% del PIB. Un escándalo.

¿Y el gasto militar europeo?

La zona Euro de Europa tiene un PIB de 10.740.911 M€ en 2016, lo que pér cápita supone 31.600€. Según estos datos, la inversión del 2% de su PIB en defensa implicaría destinar a la misma 214.818,22 millones de euros. El PIB de toda la UE, según Eurostat, llegaría a 12,967.811 M€. y per cápita 25.500 €, es decir, su 2% equivale a 259.356 M€.

No existen coincidencias entre los países de la eurozona y la UE, ni entre estos y los de la OTAN (faltarían Irlanda, Chipre Austria y Malta que no forman parte de la Eurozona ni de la OTAN) pero los datos son significativos para sostener que el 2% del PIB de los países europeos de la OTAN no puede superar los 259.356 M€ que implica el conjunto de todos los países de la UEm donde se incluyen otros que no son de la OTAN.

Pues bien, de la lectura de los datos del SIPRI, ofrecidos por el Banco Mundial como fiables para 2015 (que a su vez no dispone de cifras de gasto militar de Eslovaquia e Islandia) podemos comprobar, conforme al cuadro siguiente, que el gasto militar conjunto de estos países (sin contar más que con lo que calcula el SIPRI, como vemos, en el caso de España, muy por debajo de lo que supone su gasto militar real) sería de 360.690 M$, equivalentes a 322.913 M€, por encima de ese 2% del PIB de la UE. Si a esta cantidad le sumamos el gasto militar de Turquía, la cifra que moviliza, sin contar con EEUU y Canadá, el militarismo occidental es abrumadora y escandalosa.

País Presupuesto de defensa según el SIPRI (millones de dólares)
Albania 16.671
Alemania 35.517
Bélgica 3.758
Bulgaria 1.116
Croacia 5.179
Dinamarca 23.296
Eslovaquia
Eslovenia 367
España 12.716
Estonia 412
Francia 45.855
Grecia 4.582
Hungría 286
Islandia
Italia 21.494
Letonia 412
Lituania 425
Luxemburgo 273
Montenegro 58
Noruega 47.550
Países Bajos 8.000
Polonia 39.428
Portugal 3.322
Reino Unido 36.296
República Checa 43.738
Rumanía 9.939
Total 360.690
Turquía 41.546
Total + Turquía 402.236

Podemos arrojar otras cifras igualmente escandalosas respecto al militarismo europeo, como, por ejemplo:

  •           Que la suma del coste de la violencia de los países de Europa que forman parte de la OTAN es de 996.189 M$, correspondientes a 892.402 M€, una cifra astronómica
País Coste de la Violencia según el Indice Global de Paz (millones de dólares)
Albania 1.113
Alemania 171.144
Bélgica 23.078
Bulgaria 4.411
Croacia 3.556
Dinamarca 7.638
Eslovaquia 4.480
Eslovenia 1.868
España 39.051
Estonia 1.608
Francia 112.959
Grecia 13.232
Hungría 5.547
Islandia 242
Italia 67.268
Letonia 1.815
Lituania 2.735
Luxemburgo
Montenegro 691
Noruega 9.517
Países Bajos 28.045
Polonia 32.204
Portugal 11.428
Reino Unido 139.883
República Checa 10.272
Rumanía 12.404
Total 996.189
Turquía 94.007
Total + Turquía 1.090.196

 

  • Con arreglo a las cifras que ofrecimos en nuestro estudio “¿Ejército europeo?” , Europa cuenta con más de 6.300.000 personas movilizables y entrenadas en caso de conflicto, así como con un amplio dispositivo militar común en la UE.
  • Europa desarrolla por su cuenta múltiples misiones militares propias y en colaboración con al OTAN
  • El Complejo Militar industrial europeo, con la suma de sus empresas, factura al año más de 140.000 millones de euros y es de los más potentes del planeta.
  • Cuenta con una Agencia europea de Defensa plenamente operativa y que moviliza miles de millones de euros.
  • Recientemente se ha constituido, por acuerdo de sus presidentes de gobierno, un gran fondo europeo para gasto militar que movilizará 5.000 millones de euros en 2017, 25 millones anuales entre 2018 a 2019 y unos 500 anuales a partir de 2020.

Podríamos hacer comparaciones de esta abrumadora realidad con la más exigua del dinero destinado a la cohesión, a la persecución de los objetivos del milenio o a ayuda internacional al desarrollo (AOD). Durante el sexenio 2014 a 2020 el Parlamento Europeo aprobó que el presupuesto comunitario destinada a AOD la cantidad de 51.419 millones de €, una pizca comparado con lo que destinan los países europeos a gasto militar año tras año.

Hablar de defensa con estos datos nos parece un error. Asistimos a la consolidación del militarismo que agrede a las sociedades, detrae sus recursos, las empobrece, erosiona sus derechos e impone, en el mundo global, la lógica de la violencia y la dominación y una geopolítica inadmisible. Para eso es para lo que EE.UU quiere un gasto militar abrumador. Para eso, para garantizar, con sus socios, su hegemonía, para hacer negocio de la guerra, de la paz, de la venta de armas.

Por eso nos impone pagar sus guerras y pide a nuestras élites extractivas el suficiente apoyo para que lo hagamos sin rechistar y bajo el chantaje de un miedo a la reacción vengativa de los que aspiran a convertirse en tribunos de los vapuleados por estas políticas.

Son las malas políticas de occidente las que originan la actual situación de crisis, pero esta no revertirá mientras ahondemos en la torpeza y no en la lucha contra la inseguridad humana y la violencia estructural.

¿Seguiremos pagando a tan alto precio la seguridad de los intereses de los de arriba como si fueran los nuestros?

Share

La infancia y la guerra en Siria

Imagen de Egisto Sani

Imagen de Egisto Sani

Fuente:  Es Global.

La guerra en Siria ya se ha cobrado más de 470.000 vidas.  De ellos, al menos, 50.000 son niños y niñas.

Según Unicef, 1 de cada 3 menores sirios no conoce otra cosa que la guerra, incluyendo 151.000 que han nacido como refugiados.

¿Es necesario algún argumento más para saber que es imprescindible parar esta guerra?

Imagen de Rosa Soto

Imagen de Rosa Soto

 

¿Cuántos años de futuro ha roto esta guerra siria?  ¿Cuántas decenas de años tardarán en recuperarse?

Los niños sirios sufren la misma situación que los adultos, pero las consecuencias son aún más graves. De 13,5 millones de personas afectadas por el conflicto dentro del país, 6 millones son menores. A ellos se suman más de 2,5 millones de niños registrados como refugiados, tanto en los países vecinos como en Europa.

La situación es escalofriante para millones de personas, sobre todo aquellas que están asediadas o casi, sus posibilidades de sobrevivir y de huir son bajísimas:

Actualmente, según cifras de ONU, hay en torno a medio millón de personas viviendo en 18 áreas bajo asedio y 4,1 millones más que viven en 135 designadas como de difícil acceso.

No estamos de acuerdo con la idea de Es Global cuando dice que la situación de los refugiados no es mucho mejor pero, al menos, están lejos de la violencia.

Los refugiados sufren violencia directa, estructural y cultural contra ellos en los países que los reciben y desde Occidente, que no nos preocupamos lo suficiente de acogerlos y de recibirlos como es debido.

¿Cómo puede ser que no seamos sensibles a la cruda realidad que, en números, nos dice que 300.000 personas intentaron cruzar el Mediterráneo en 2016?  ¿Pensamos que lo hacen por gusto?  ¿No nos influye que 4.600 hayan muerto en las aguas del Mare Nostrum?  Huyen de la violencia directa, estructural y/o cultural de sus respectivos países.

90.000 menores de 16 años no acompañados pidieron refugio en 2015. ¡90.000 menores no acompañados!  Y Europa, ¿no les acoge directamente?  Menuda política internacional más poco humanitaria.

En la educación los estragos también son temibles:

Según Unicef, 2,8 millones de niños sirios dentro y fuera del país no tienen acceso a la educación. En un Estado donde antes del conflicto casi el 100% de los menores estaban enrolados en la educación primaria, ahora apenas alcanza el 70%. La situación es peor para los adolescentes, que han perdido cursos y ahora resulta difícil volver a recuperarlos, especialmente cuando muchos de ellos tienen que trabajar para ayudar a sus familias a seguir adelante.

Imagen de Rosa Soto

Imagen de Rosa Soto

 

El reclutamiento de menores para la guerra y su utilización en los combates es cada vez más preocupante:

Otro problema que está pasando desapercibido es el uso de niños como combatientes. Según el citado informe, un total de 362 casos de reclutamiento de menores habían sido verificados en abril de este año. A la cabeza se encontraba Daesh con 274, seguido del Ejército Libre Sirio y grupos afiliados con 62, Liwa’ al Tawhid con 11, los comités populares con 5, las Unidades de Protección del Pueblo Kurdo con 4, Ahrar al Sham con 3, el Frente al Nusra con 2 y el Ejército del Islam con 1. De todos los casos verificados, 56% correspondían a menores de 15 años.

Share

Empresas españolas y control de fronteras de la UE

.

waferboard

Fuente: bez.es

Citamos un extenso trabajo de Marta Molina, que a su vez cita fuentes del Centre Delás, Amnistía Internacional y otros no menos enjundiosos, en el que nos explican la preponderante participación de cuatro empresas españolas en el control de fronteras (en realidad control migratorio a partir de la nueva y brillante estrategia de “fronteras inteligentes” de la de la UE) que viene aplicando Europa frente a sus vecinos.

Las empresas en cuestión son Indra, participada por el Estado y una de las principales con las que el Ministerio de Defensa cuenta para construir su idea de “polo militar industrial español”, Mora Salazar, dedicada a cercados entre otras cosas, GMV, que vende artilugios de “seguridad” y “ciberseguridad”, y Atos España, también enfocada a la seguridad y la ciberseguridad.

Cuantifica el artículo en más de 15.000 millones de euros el volumen económico que mueve la “seguridad fronteriza” de la UE al año, teniendo en cuenta tanto el dinero que se invierte en políticas específicas de seguridad como en otras políticas (y se espera que la cifra se aumente exponencialmente hasta alcanzar en 2022 los 29.000 millones de euros anuales).

El principal instrumento (no el único) con el que cuenta Europa para llevar a cabo su política de fronteras es el nefasto y militarizado  programa Frontex, para el que se destinarán desde su inicio en 2005 hasta 2020 la nada despreciable cifra de 4.500 millones de euros.

Según datos de la Comisión Europea, España recibirá desde 2007 a 2020 la cantidad total de 484,4 millones de euros, siendo a su vez el principal receptor de “ayudas” para hacer el trabajo sucio de vigilancia de fronteras (seguido de Rumanía con 421,9 millones, Italia con 406,5  y Grecia con 374,6)

En cuanto a Indra, nuestra empresa bandera en el negocio, y según una investigadora avezada en el asunto es

Pionero en la puesta en marcha de un sistema de vigilancia de fronteras, el SIVE patentado por Indra, España es ejemplo para el resto de Estados miembros

Marta Molina explica en su artículo también, respecto de Indra que

 es una de las grandes beneficiarias de las licitaciones de Frontex. La multinacional facturó en 2015 540 millones de euros relacionados con la defensa, el 19% de sus ingresos totales. A la cabeza de una unión temporal de empresas, en 2015 se hizo con el contrato marco para desarrollar el equipo técnico en los vuelos de vigilancia por valor de 10 millones de euros. En abril del mismo año, ganó un nuevo contrato para la mejora de las comunicaciones por satélite, como parte del programa Copérnico, por 48.179 euros.

Añade otra investigadora, esta vez de Stop Wapen Handel, respecto de las industrias de defensa españolas que

“Todas ellas han sacado gran tajada del presupuesto de Fronteras”

Es decir, que la militarización del enfoque migratorio se ha convertido en un nicho de negocio evidente para la agresiva industria militar española. ¿Habrán maquinado también para que esto ocurra, o simplemente aprovechan la ocasión que se les brinda?

Marta Molina nos da una respuesta con datos que tal vez aclare este punto

La empresa española (se refiere a INDRA)  ha gastado cerca de un millón y medio de euros en intentar influir en las políticas de defensa de las fronteras europeas, según el Registro de Transparencia de los grupos de presión de la UE, en datos recogidos por Stop Wapen Handel. “Indra no sólo ha vendido sistemas de seguridad en las fronteras de España, sino que también tiene Rumanía y Portugal como clientes importantes en este campo”, agrega Mark Akkerman.

También ISDEFE, propiedad del  Ministerio de Defensa, moja en el negocio. Al menos 8 millones de euros de financiación en seis proyectos europeos.

En resumen, un artículo el que comentamos muy en consonancia con los datos ya aportados anteriormente por Yago Álvarez y Genoveva López en el Salmón Contracorriente, y que confirma la creciente militarización del enfoque migratorio y de las fronteras europeas, en consonancia con el gran negocio para unos pocos de esta exacerbación del miedo.

Share

Las razones que hacen que Turquía sea un polvorín a punto de estallar

Imagen de Óscar Cuadrado Martínez

Fuente:  Andreas Speck y Hülya Üçpınar (ésta última desde Estambul).

Ayer publicábamos algunos de los tenebrosos datos que nos hacen preocuparnos por la situación política y social turca.  Hoy queremos seguir dando voz a Andreas Speck y a Hülya Üçpınar, pero desde el punto de vista del análisis político.

Parece difícil de entender por qué todo esto está sucediendo ahora, después de que parecía que el AKP y Erdogan trataron de abordar al menos algunas de las preocupaciones de la población kurda de Turquía, que constituye alrededor del 20% del total población turca, y después de un alto al fuego y algún tipo de proceso de paz desde 2013. Sin embargo, creemos que hay una serie de explicaciones que se aúnan para explicar el retorno a la guerra y la represión en las regiones kurdas.

1. Nunca hubo un proceso de paz genuino o una “apertura kurda”

Se puede cuestionar si alguna vez una un proceso de paz genuino. Como señalan Simon E. Walman y Emre Caliskan: “El deterioro de las relaciones turco-kurdas no constituyen una ruptura del proceso de paz simplemente porque para empezar nunca hubo un proceso de paz real. Faltaban todos los componentes principales de un genuino proceso de reconciliación entre kurdos y turcos.

A llamada Apertura kurda se acompañó de un resurgimiento de las investigaciones judiciales y los arrestos de activistas consideradas miembros del PKK y después la prohibición del Partido de la Sociedad Democrática pro-Kurda (DTP) el 11 de diciembre de 200990, seguida por una nueva ola de represión.

Cuatro años después el patrón fue muy similar: otra vez un partido pro-kurdo – el HDP – ganó votos del AKP en las provincias kurdas, esta vez incluso superando el umbral del 10% a nivel nacional. Poco después, el gobierno del AKP abandonó oficialmente el proceso de paz y aumentó la represión contra la sociedad civil kurda. Las “elecciones súbitas” de noviembre de 2015 que siguieron – y tuvieron lugar en un clima de represión y violencia – vieron cómo el AKP recuperó algo del terreno perdido en las provincias kurdas, pero no el suficiente para hacer que el HDP bajara por debajo del umbral del 10% y por tanto que saliera del parlamento.

Se puede preguntar si el proceso de paz y el acuerdo de Dolmabahce del 28 de febrero de 2015 no tenían como objetivo principal garantizar la hegemonía del AKP en las provincias kurdas y en Turquía en general, más que la paz. Puesto que esta estrategia no funcionó – en parte debido a los acontecimientos al sur de la frontera, en Siria – ya no servía a ningún fin y se abandonó.

2. La guerra en Siria cambió los cálculos del AKP y de Erdoğan

Es imposible separar la reanudación de la guerra en las regiones kurdas de Turquía de la guerra en Siria, y lo que está sucediendo en Siria – o, especialmente, lo que ocurrió en Rojava (las provincias kurdas en Siria) – ha afectado y afecta a la capacidad del AKP para mantener su apoyo en las regiones kurdas del país – de hecho, las elecciones del 7 de junio de 2015 vieron desplomarse el apoyo al AKP en las provincias kurdas.

Turquía ha sido un actor activo en la guerra civil siria, con el claro objetivo de derrocar el régimen sirio. Turquía apoya a una variedad de grupos de la oposición siria, especialmente de tendencias islamistas tales como Ahrar ash-Sham91 y Jaysh al-Islam92, y el país ha sido acusado repetidamente de también apoyar a la filial de Al Qaeda el frente Al Nusra93 y el ISIS94, los dos últimos especialmente para enfrentarse a la población kurda siria. El primer ministro turco Ahmet Davutoğlu dijo en una entrevista en inglés con Al-Jazeera el 23 de febrero de 2016 que “si el pueblo sirio está todavía allí, defendiendo sus tierras, es gracias a nuestro apoyo.95

Como consecuencia de la actual guerra civil en Siria, el Partido de la Unión Democrática Kurda sirio (PYD), que tiene lazos con el PKK, tomó el control de una parte significativa de la región que bordea Turquía. El gobierno turco consideró esto como una amenaza potencial, no solo porque estos territorios podrían albergar infraestructura del PKK, sino sobre todo porque podrían emerger como estados independientes de facto. “En respuesta, Turquía cortó los suministros a los territorios bajo control kurdo incluso cuando fueron atacados por las fuerzas del ISIS. La negativa a ayudar a la población kurdo siria contra ISIS (…) encendió a la población turca de etnia kurda, que apoyó ampliamente los esfuerzos para defender a las kurdas sirias96

Y cuando en junio de las YPG/YPJ tomó “la ciudad fronteriza de Tel Abyad al ISIS, Erdoğan reaccionó con enfado y anunció que ‘Nunca permitiremos el establecimiento de un estado en el norte de Siria ni en nuestro sur. Continuaremos nuestra lucha en este sentido, cueste lo que cueste. No vamos a hacer la vista gorda con esto.’ Esta reacción muestra cómo Erdoğan siempre ha estado mucho más cómodo con el territorio controlado por el ISIS en la frontera turca que con el experimento kurdo con la autonomía.97

3. El fin de le hegemonía del AKP después del Parque Gezi y Rojava

Las protestas por toda Turquía desencadenadas por las protestas en el Parque Gezi en 2013 fueron un primer signo de que cada vez hay más descontento en Turquía con la política de Erdoğan y su partido AK.

las protestas se saldaron con un gran coste humano: ocho personas murieron, al menos cuatro como resultado de la violencia policial. Unas 8.000 personas fueron heridas, 104 tenían heridas graves en la cabeza y 11 perdieron un ojo, principalmente por las pelotas de goma disparadas por la policía104

La siguiente fractura en la hegemonía del AKP la causó el sitio de Kobanî en Rojava (Kurdistán sirio) por el ISIS durante el otoño y el invierno de 2014, y la respuesta del gobierno turco. Como dijimos antes, el gobierno del AKP está extremadamente preocupado por la región kurda autónoma de facto al sur de su frontera en Siria, similar al Kurdistán iraquí. Y el presidente Erdoğan equiparó a la población kurda de Kobanî y a quienes la defienden con asaltantes yihadistas. “Es un error verlos de forma distinta, necesitamos tratarlos conjuntamente” dijo en octubre de 2014.107

4. La llamada “crisis de las personas refugiadas” y la “guerra contra ISIS” hacen a Turquía más poderosa

La guerra en Siria y la crisis humanitaria que está causando (sumado a las continuas guerras en Iraq, Afganistán, etc) han aumentado la posición geoestratégica de Turquía, o, por decirlo de otra forma: quizá ahora la Unión Europea y EEUU necesitan a Turquía más de lo que Turquía los necesita a ellos.

Los EEUU han tenido mucho interés en que Turquía esté en su coalición anti-ISIS, y Turquía ha dudado durante mucho tiempo. Turquía se unió a la coalición anti-ISIS liderada por EEUU en septiembre de 2014, durante un encuentro en una cumbre de la OTAN112. Tal como señaló The Guardian en julio de 2015, “Erdoğan se ha centrado más en frustrar las ambiciones separatistas de la población kurda en zonas sin ley de Iraq y Siria que en derrotar a las y los terroristas” y “los servicios de inteligencia [de Turquía] han sido acusados de apoyar secretamente a ISIS y otros grupos islamistas como medio para contener al pueblo kurdo”. Esto no cambió demasiado, aunque en julio de 2015 Turquía permitió a los EEUU usar su base aérea de Incirlik y posiblemente otras bases aéreas para operaciones contra ISIS113, y Turquía empezó con unas pocas incursiones para bombardear posiciones de ISIS en Siria, pero usó la oportunidad para también golpear posiciones del PKK

En relación a la Unión Europea, Turquía está en una posición aún más fuerte. Turquía es uno de los países que más personas refugiadas sirias reciben, con una estimación de más de 2,5 millones de refugiadas sirias viviendo en Turquía. Turquía es ahora la principal ruta de paso de migrantes especialmente de Siria, Iraq y Afganistán hacia la Unión Europea. De las más de un millón de migrantes que entraron en la Unión Europea en 2015, sobre el 80% llegaron a Grecia desde Turquía117. Después del caos inicial en la Unión Europea, ahora hay un consenso cada vez mayor para “contener el flujo de migrantes” en la frontera de la EU, lo que resulta una presión sobre Grecia para que aumente sus controles fronterizos, y un acuerdo con Turquía valorado en 3.000 millones de Euros además de reavivar las negociaciones UE-Turquía para su admisión como miembro. A cambio, Turquía se compromete a tomar medidas drásticas en sus fronteras y mantener a las refugiadas en el país118, y un acuerdo de deportación por el que se llevaría de vuelta a las migrantes cuyas solicitudes de asilo sean denegadas en los estados miembros de la UE. Menos de dos meses después, Turquía ya empezó a pedir más dinero a la UE119 como aportación a los más de 10.000 millones de euros que el estado ya ha gastado en las refugiadas sirias. En el momento de escribir este texto, la UE y Turquía están negociando un nuevo acuerdo que incluye una ayuda financiera por parte de la UE de 6.000 millones de euros120.

Dadas ambas, las necesidades de la cooperación turca de EEUU y la UE, Turquía está en una posición fuerte para esperar el silencio sobre lo que está haciendo en su región kurda a cambio de la cooperación que se le pide. Incluso sin una solicitud oficial, es poco probable que EEUU o la UE critiquen a Turquía demasiado alto, dado que necesitan a Turquía más de lo que Turquía les necesita.

Como se ve, la situación en Turquía es altamente preocupante, por ello os proponemos que os suméis a la siguiente protesta en la red:

Estimada Alta representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Federica Mogherini, para afrontar la violencia y las violaciones de los derechos humanos en Turquía, particularmente en las regiones del este de Turquía impactado por la guerra entre el gobierno turco y el PKK, los gobiernos europeos no deberían mirar hacia otro lado por más tiempo. Exigimos de usted que:

  • Inste a las partes del conflicto, especialmente al gobierno turco y el PKK, a un alto el fuego inmediato y la reanudación de las negociaciones de paz;
  • Inste al gobierno turco a actuar de acuerdo con todos los tratados internacionales sobre Derechos Humanos firmados por Turquía, y sobre todo a abstenerse de implicar a la población civil en el conflicto;
  • Pare el comercio de armas en la región;
  • Use todos los medios posibles, la OSCE y el Consejo de Europa, para promover la protección de los Derechos Humanos de toda la ciudadanía de Turquía y de las personas refugiadas que están actualmente en Turquía, y la reanudación del proceso de paz.
  • Involucre a la OSCE para que envía una misión de observación a Turquía.
Share

La nueva Estrategia Global de la UE sobre la Política Exterior y de Seguridad: reaccionaria y militarista

Imagen de europa.eu

Fuente:  Unión Europea.

En Junio de 2016 se publicará la Estrategia Global de la UE  sobre Política Exterior y de Seguridad.  Este documento sustituirá a la Estrategia de Seguridad Europea de 2003.

Desde entonces, el documento, elaborado bajo la supervisión del antiguo alto representante, Javier Solana, solo ha sido revisado en una ocasión: en 2008, cuando se pasó revista a la implementación de la Estrategia durante sus primeros años de vida; se añadieron nuevas amenazas como el ciberterrorismo y se delimitaron los instrumentos de actuación de la UE.

En diciembre de 2013, el Consejo Europeo encomendó a la actual alta representante y vicepresidente de la Comisión, Federica Mogherini, evaluar estas transformaciones globales e informar al Consejo a lo largo de 2015 sobre los desafíos y oportunidades que se derivan. Finalizada la fase de evaluación, el Consejo Europeo de junio de 2015 encargará a la alta representante la actualización de la Estrategia Europea de Seguridad, a la luz de los desafíos y oportunidades identificados.

Aquí, en España, nadie se ha enterado de este crucial debate político, ni los ciudadanos lo tenemos en mente, ni los partidos políticos, siempre por delante (ironía), nos han informado.  Sin embargo, en la presentación que hace Federica Mogherini nos dice que:

Este proceso nos da la oportunidad de forjar una política exterior de la UE más fuerte y más eficaz y la participación del público en los debates sobre política exterior. En el mundo actual la política exterior no es sólo una cuestión de expertos – que nos afecta a todos: desde los alimentos que consumimos y la ropa que usamos para nuestra seguridad diaria y la prosperidad futura de nuestros hijos. Es por ello que creo que es importante involucrar a todos ustedes en nuestra reflexión estratégica – escuchar muchas voces y obtener diferentes perspectivas. A través de este sitio web me gustaría tener una gran conversación sobre la política exterior de los intereses, objetivos y medios para alcanzarlos de la UE. Espero poder colaborar con usted en los próximos meses “.

Sin duda, a Morenés, Rajoy, Sánchez, …, etc., les habrá dado un patatús al ver que la política de Defensa, aquí considerada de élites y a la que no se da ninguna oportunidad de debate popular, es considerada por Mogherini como digna de participación ciudadana.

Para preparar esta nueva revolución en los asuntos de exteriores y defensa, Mogherini presentó en 2015 la Revisión Estratégica con el habitual título de “La U.E. en un entorno global cambiante“.

Las conclusiones a las que llegó Mogherini son muy violentas:

1.-  No duda, sin ningún recato, en militarizar la acción exterior de la U.E.:

• La Política Exterior y de Seguridad Común (PESC) es un marco probado para la Acción exterior colectiva de la UE, incluido el apoyo a los derechos humanos y la democracia, el control de armas y el desarme, la prevención de conflictos y las matanzas en masa, la mediación, las estrategias regionales y las alianzas estratégicas.
• La Seguridad Común y Política de Defensa (PCSD), con sus misiones civiles y militares de gestión de crisis, y su contribución al desarrollo de las capacidades de los Estados miembros en particular a través de la Agencia Europea de Defensa, que es un instrumento clave para la acción exterior.

2.-  Tampoco duda en militarizar la política interna y la justicia:

• En la lucha contra el terrorismo (TC) y la lucha contra el extremismo violento (CVE), la UE está cristalizando un doble enfoque:  lucha contra la radicalización interna y externamente a través de una narrativa basada en el respeto de los derechos humanos, la diversidad y el respeto a la religión;  y un enfoque de justicia penal incrustado en un marco de seguridad y de defensa basado en el fortalecimiento de la justicia, y las capacidades de los socios en cuanto a policía e inteligencia, en el pleno respeto de los derechos humanos.

Mogherini define 5 cuestiones clave:

Dirección.  En los últimos años la UE ha iniciado la actualización de la dirección de sus relaciones exteriores, pero en varias áreas, sin embargo, las adaptaciones son necesarias. En la Política de Seguridad y Exteriores Común, la UE ha perdido relevancia y el impulso en algunas áreas – por ejemplo, en las “asociaciones estratégicas”. En desarme y control de armamentos, el enfoque de la UE, concebido en un entorno post-Guerra Fría, debe responder a las realidades del siglo 21. Del mismo modo, en la Seguridad Común y Política de Defensa, aunque el Consejo Europeo de diciembre 2013 subrayó que en “los asuntos de defensa”, el nivel actual de objetivos, ambición y capacidad no están adaptados al entorno estratégico degradado. La asistencia humanitaria también tiene que adaptarse a las crisis humanitarias  y convertirse en la ‘nueva normalidad’, con unas necesidades cada vez mayores.  (…)  En la política comercial, la UE todavía necesita encontrar formas efectivas para manejar las tensiones que puedan surgir entre los objetivos comerciales y no comerciales. Y las políticas cibernéticas y de lucha contra el terrorismo deben encontrar un equilibrio sostenible entre la libertad y la seguridad.

Flexibilidad: Como el mayor donante combinado mundial, la UE es un líder en el desarrollo, la cooperación y la asistencia humanitaria. Pero la insuficiente flexibilidad reduce la eficacia de la ayuda sobre el terreno.  Asimismo, en la lucha contra el terrorismo, la aplicación se ve obstaculizada por los pesados requisitos de procedimiento.
Apalancamiento: en la política comercial y el desarrollo, la UE ejerce un poder potencialmente significativo. Aún disminuyendo el dinamismo económico de la UE, las altas exigencias que hace sobre sus socios comerciales, y lo que está dispuesto a ofrecer puede ser que dificulte su apalancamiento. Del mismo modo, las sanciones dependen de la economía, la fuerza y ​​el grado en que la UE puede integrar sus esfuerzos dentro de un marco de referencia multilateral más amplio. El apalancamiento es un reto también dentro de la Política Europea de Vecindad, en particular cuando se trata de vecinos que tienen poco interés en aprobar normas de la UE.
Coordinación:  en la diplomacia, una serie de iniciativas por diversos grupos de Estados miembros son esfuerzos complementarios realizados dentro de la PESC: una buena coordinación puede hacer una acción colectiva más eficaz. En la política de desarrollo, una mayor coordinación con los Estados miembros aumentará el impacto, pero en esto, así como otras áreas políticas, una mejor aplicación requiere la superación de la fragmentación de los instrumentos financieros, tanto a través de los servicios de la Comisión, como  entre la UE y los Estados miembros. En el dominio cibernético, el que los Estados miembros acojan un enfoque común de la UE sigue teniendo límites, y la coordinación tanto entre las instituciones de la UE como a través de la división público-privada es insuficiente.
Capacidades: En el campo de la migración, las asociaciones de movilidad y de concesión de visados ​​se mantienen subexplotadas. A la luz de los desafíos migratorios, las capacidades de la UE tienen que ser fortalecidas mediante la asignación de recursos adicionales para sus organismos y mediante la integración de las dimensiones externa e interna de la gestión de la migración, así como por la lucha contra las causas profundas del fenómeno en el largo plazo. En seguridad y defensa, PCSD se ha desarrollado desde cero desde el año 2000 y su modus operandi en asociación con organizaciones internacionales y regionales funciona bien. Sin embargo, todavía se enfrenta a dificultades en la disponibilidad de la fuerza y ​​el acceso al financiamiento, facilitadores, la inteligencia y la logística de manera temprana y común. Los grupos de combate nunca se han desplegado y el artículo 44 del Tratado de Lisboa no ha sido implementado. Los presupuestos de defensa han sido recortados de manera descoordinada e irregular, con el gasto en I + T pagando el mayor peaje. Mientras, la UE no es una alianza militar, y no puede ignorar la ‘D’ en su PCSD.

El texto consta de 20 páginas y lo que nosotros hemos entresacado son sólo algunos pocos aspectos.

Parece que nada cambia a mejor y que Mogherini está dispuesta a diseñar, como sus antecesores, una Política Europea de Seguridad y Defensa muy reaccionaria y militarista.

Share

Un año más de intervencionismo militar. El círculo vicioso de la agresividad exterior española

Imagen de Cristina Valencia

Fuente:  mundo.sputniknews.com

Un nuevo regalo envenenado que deja Rajoy a quién le sustituya en el gobierno:  España ha prorrogado durante todo 2016 sus intervenciones militares en el extranjero.  Así, condiciona la política exterior y de defensa de quienes entren a gobernar.  Rajoy, al estilo franquista, lo deja todo atado y bien atado.

Podía haber esperado y tenido en cuenta que la decisión afectará gravemente a sus sucesores pero ha pensado que la política de Defensa es una política de Estado y este razonamiento le ha convencido de que todo debe seguir igual, permanezca él en el gobierno o no.

Participamos según la fuente consultada, nada más y nada menos, en 12 operaciones militares en el exterior:  Sin embargo, las cuentas del propio Ministerio de Defensa son diferentes y llegan hasta 15 operaciones militares en el exterior:

  1. Bosnia y Herzegovina
  2. Líbano
  3. Somalia
  4. Uganda / Somalia
  5. Senegal
  6. Malí
  7. República Centroafricana
  8. Apoyo a Irak en la lucha contra Daesh
  9. Afganistán
  10. Turquía
  11. Líbano
  12. Euronavformed.  Operación en el Mediterráneo para luchar contra las redes de tráfico de personas y prevenir flujos de emigración irregular
  13. Fuerzas Navales permamentes de la OTAN, operación Active Endeavour
  14. Agrupación Táctica de la OTAN de Muy Alta Disponibilidad, que se inician en 2016 y España lidera.  Contarán con un  componente terrestre, una base militar en Bétera (Valencia), una brigada y 6 aviones F-18, 1 avión C-130 Hércules y un avión C-295
  15. Operación de la OTAN, Baltic Air Policing, en Lituania, con un destacamento desde el 1 de enero hasta el 1 de mayo de 2016, con un destacamento del Ejército del Aire compuesto por 4 aviones C-16 Eurofighter, y 130 efectivos de apoyo.

Si cupiesen dudas sobre la militarización extrema de nuestra política exterior, habría que leer el siguiente párrafo:

Este acuerdo prorroga también, hasta el 31 de diciembre del año próximo, la autorización de despliegue de un máximo de cincuenta observadores o monitores militares, oficiales militares de enlace y asesores militares, a solicitud del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, para contribuir a determinadas misiones de ayuda humanitaria, operaciones de paz y gestión de crisis que realicen aquellas organizaciones internacionales a las que España pertenece.

Con 15 intervenciones militares en el exterior, ¿cómo nos pueden ver los países intervenidos?  ¿Pueden considerarnos pacíficos?  ¿Pueden sentirse agredidos?

¿Qué política de respuesta podemos esperar de ellos?  ¿Tiene algo que ver con el terrorismo internacional?

Sembramos vientos y nos extrañamos de recoger tempestades.

Share

IU pide explicaciones sobre Morón a Mogherini

Imagen del Ejército del Aire de España

Fuente:  Europapress.

Izquierda Unida, a través de su eurodiputado Javier Couso, ha interpelado a Federica Mogherini, Alta Representante para la Política Exterior de la Unión Europea, sobre la base estadounidense de Morón, donde los yankis tienen una de sus centros de la Fuerza de Reacción del Cuerpo de Marines.

Couso quiere que Mogherini se pronuncie sobre

  • la negociación que Rajoy ha hecho con USA,
  • el sentido estratégico que puede tener para la UE la proliferación de bases USA en Europa,
  • cuáles son las amenazas de las que nos defiende la base de Morón,

Couso acaba preguntando si no sería mejor para la seguridad europea hacer todo lo contrario y defender la soberanía y los intereses de Europa, que no siempre son los de Estados Unidos.

Nos esperanza la noticia.  Ya era hora de que algo se moviese en el Parlamento Europeo en las cuestiones del militarismo.

Pero no es sólo por la base de Morón por lo que habría que preguntar, merecería la pena hacerlo también sobre la política de “fronteras avanzadas” que practican España y la U.E., sobre la protección a la industria militar que practican ambos, sobre el intervencionismo en el que cooperan, …

Loable iniciativa, que esperamos sea complementada con muchas otras.

Share

Nueva misión militar española en República Centroafriana

Damien du Toit

Fuente:  Estrella Digital

El 22 de Abril de 2015 el ministro de Defensa, Morenés, pidió autorización en la Comisión de Defensa del Congreso de los Diputados para una nueva intervención militar española en el mundo.

Le toca, por segunda vez consecutiva, a la República Centroafricana sufrirnos como invasores y potencia injerente en su territorio y en su política interna.  La operación se llama EUMAN en la República Centroafricana.

Ahora la excusa es que les vamos a ayudar mediante asesoramiento

en la reforma del sector de la seguridad, ayudando a las Fuerzas Armadas a alcanzar la capacidad y calidad necesarias para lograr el objetivo de modernizarse y ser más eficaces. La duración de la misión será de un año desde que alcance su capacidad operativa plena.

Por ello va a ser necesario que permanezca el contingente de Gabón:

Para asegurar el apoyo al contingente español desplegado y a la misión, el destacamento del Ejército del Aire que opera desde Libreville (Gabón) continuará con sus cometidos y despliegue.

Si la anterior intervención en República Centroafricana contó con 85 militares, ahora se espera que sean algunos menos:

la participación de España en esta misión estará compuesta por militares asesores en la operación de la Unión Europea en la República Centroafricana (EUMAM RCA), hasta un máximo de cinco efectivos, uno de ellos, el coronel Juan José Martín Martín, ejercerá el cargo de Segundo Comandante de la misión. Una unidad de seguridad y protección, con un máximo de 12 efectivos, y un Elemento Nacional de Apoyo, de dimensión adecuada a las circunstancias y necesidades sobre el terreno.

Es decir, 17 efectivos claramente descritos y un misterioso Elemento Nacional de Apoyo que no se informa qué hará ni cuántos militares lo compondrán.  Transparencia militar, que se dice.

¿Qúé dijeron los parlamentarios?

El PNV no tuvo nada que objetar.  Muy militaristas se muestran.  Se felicitan que esté hecha la operación en el ámbito europeo.  Ellos ya preveían que iban a necesitar más tiempo de intervención en República Centroafricana.

UPiD, no obstante mostrar su apoyo, se quejó del pobre análisis del ministro y puso de relieve que se desconoce en qué consistirá la operación (lo que parece curioso porque dar el apoyo a algo que se desconoce es algo desconcertante) y el coste de la misma. Igualmente criticó el uso poco transparente del presupuesto de esta operación y que la comparación de lo que España invierte en desarrollo no militar en el país no resiste el análisis con el exceso de intervención militar. Acabaron diciendo que apoyaban pero porque la política de entrar en República Centroaficana era al dictado de Europa y no una política emanada de Morenés, que está a lo suyo, a hacer de lobby de la industria militar, dijo la diputada.

Izquierda Plural se quejó del formato “aquí te pillo aquí te mato” empleado por el MInistro para votar esta nueva aventura militar, pensado más bien para eludir el debate que para promoverlo. Además dijo que antes que un problema de seguridad que justificaba una intervención militar, lo que había era un multiproblema de dimensión social, humana, económica, etc. que justificaba un abordaje diferente. España y Europa no van a este conflicto por puras razones humanitarias, sino para proteger unos intereses y un uso despiadado de recursos no propios.

El portavoz de CIU también aplaudió con las orejas, como también hizo a la larga el del PSOE, que no realizó críticas sustanciales al gobierno y fue incluso felicitado por Morenés por su responsabilidad.

El grupo Mixto no acudió al debate y, como quien dice, el que calla otorga.

 

 

 

 

 

Share

Rearme, otra vez, en Europa del Este y aquí.

Imagen de theyedropper

Fuente:  El País.

La crisis en Ucrania, las tensiones con Rusia, son los argumentos que sirven para la remilitarización de Europa del Este.  Del otro lado dirían que las razones son la crisis de Ucrania y las tensiones con Estados Unidos, Europa Occidental y la OTAN. El resultado igual: meter miedo a las poblaciones, rearme mutuo y grandes negocios para unos pocos.

Otro resultado esperado, esta vez para los ucranios y de los otros pueblos que viven en aquel territorio:  miles de muertes, una nación dividida, militarizada, enfrentada, con miles de muertos y una economía que quedará en manos del que antes desenfunde, pero nunca en manos de l@s ucrani@s.  Para ell@s nada bueno se cierne en el futuro.

Pase lo que pase, las empresas de armamento europeas y yankis se beneficiarán muy mucho. Además, cual pedrea, se anuncia que

Polonia aumentó su gasto militar en un 13% en 2014 y para este año se prevé un nuevo incremento del 20%. Los países bálticos, que aprobaron importantes recortes durante la crisis económica, han invertido la tendencia en los últimos tres años.

Lituania es el caso más extremo: tras una subida del 6% el año pasado, planea para 2015 un aumento del 50%

Moscú incrementó el año pasado su gasto militar en un 8,1% y sus partidas destinadas a defensa para este año han aumentado un 15%, aunque la mayoría de las subidas habían sido decididas antes del conflicto en Ucrania.

Según las previsiones del instituto, el gasto militar de Varsovia —que ha esquivado los efectos de la crisis económica que ha embestido el continente desde 2008— superará el 2% del PIB, el objetivo acordado por la OTAN.

En 2014, el gasto militar sueco fue un 5,9% mayor que el del año anterior. Se prevé un incremento del 5,3% para este año.

 

Parece que en Europa del Este se va a seguir esa vieja consigna de que cuando hay graves problemas económicos y sociales lo mejor es inventarse un enemigo externo que nos haga desviar la atención y “unirnos” (es un decir) contra él, olvidando los verdaderos problemas.

Los países de Europa del Este gastarán más en defensa.  Por ello se volverán más dependientes de los países que les venden armas.  Por ello podrán dedicar menos recursos a los gastos sociales.  Por ello sus poblaciones se verán obligadas a protestas y rebeliones.  Por ello crecerá el nivel de inseguridad y … habrá que gastar más en defensa y represión.  Por ello los países vecinos se sentirán amenazados y tenderán a protegerse gastando más en defensa.

Países, gobiernos, sociedades, millones de personas, cayendo, nuevamente, en el círculo vicioso de la violencia.

En Europa Occidental, en la U.E., nos preocuparemos mucho de la deriva (inesperada, dirán muchos) que toman los acontecimientos en nuestros vecinos del Este y del Sur.  Nuestros partidos pedirán más gastos militares.  Nos veremos obligados a ser más intervencionistas (no por nuestro bien sino por el bien ajeno).  Nuestras fronteras avanzadas lo serán todavía más.  Nos sorprenderemos de que se nos considere enemigos en muchas partes del mundo.  Nos parecerá injusto y nos sentiremos inseguros e incomprendidos.  Dedicaremos más dinero a la industria militar, a subvencionarla para tener un nivel de desarrollo industrial suficiente para nuestras necesidades militares.  Desatenderemos nuestras necesidades sociales.  Crecerá la contestación callejera.  Necesitaremos reprimirla y contrataremos nuevos gastos en pelotas de goma, protecciones para la policía, seguridad para las instituciones.  Cambiará la legislación para proteger el orden público y se cercenarán libertades y derechos.

¿A alguien os suena esta historia?  Es el nudo gordiano.  El nudo imposible de desatar. Además tiene quienes lo alimentan constantemente. Sólo es posible cortarlo, vivir de manera alternativa.

Seguimos sin aprender.

Seguirá ganando la industria militar.  Una industria que seguiremos subvencionando con préstamos al cero por ciento de interés y con otras prebendas.  Una industria chapucera donde las haya, como venimos denunciando en este blog.  Una industria con continuas pérdidas que, una y otra vez, han de ser asumidas por todos vía impuestos.  Una industria que casi no crea empleo comparada con casi cualquier otra.  Una industria sin ética, con ministros puertasgiratorias.  Una industria de muerte.  Una industria que cada vez se come un mayor porcentaje del total de la I+D+i española. Una industria que vende armas a otros y alimenta conflictos donde mueren miles de personas…

Ellos, unos pocos, se forran.  Los demás …

Share

La militarización y el intervencionismo de la Guardia Civil

Imagen de Escalepade

Fuente:  Estrella Digital.

Jugosísimo el artículo de Carlos Penedo en la Estrella Digital.

1.-  Sobre la militarización de la Guardia Civil.

La Ley Orgánica de la Defensa Nacional de 2005 establece en su articulado la necesidad de definir las misiones militares de la Guardia Civil, que las sitúa bajo la autoridad del ministro de Defensa. En concreto, el artículo 23 de la Ley Orgánica 5/2005, de 17 de noviembre, de la Defensa Nacional, establece que la Guardia Civil es un Instituto armado de naturaleza militar, dependiente del ministro del Interior en el desempeño de las funciones que se le atribuyen por la Ley Orgánica 2/1986, de 13 de marzo, de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, y del ministro de Defensa en el cumplimiento de las misiones de carácter militar que se le encomienden.

La determinación de las misiones de carácter militar y la consecuente dependencia del ministro de Defensa de los miembros de la Guardia Civil que las desarrollen están regulada en un Real Decreto de noviembre de 2010, que no aclara gran cosa en el apartado internacional.

Otros datos y argumentos más para aquellos que niegan que incluyamos en el Gasto Militar anual a la Guardia Civil.

Y como dice Penedo, cada vez es más difícil distinguir entre actuaciones miliares y/o policiales:

En el campo de la seguridad cada vez es más complicado delimitar las amenazas y respuesta en el apartado de seguridad interior o exterior. Sobre el terreno, los contingentes militares de las Fuerzas Armadas muchas veces desarrollan tareas policiales en un escenario conflictivo, mientras que cuerpos policiales como la Guardia Civil van tomando competencias en seguridad dura.

La militarización de la Guardia Civil se realiza desde hace tiempo y cada vez es mayor, también su intervencionismo:

En los últimos años la Guardia Civil ha ido completando capacidades navales y aéreas desconocidas en su historia,actuando incluso a miles de kilómetros de territorio nacional en escenarios habitualmente competencia del Ejército del Aire o la Armada.

2.-  El intervencionismo de la Guardia Civil.

En mayor o menor medida, agentes de la Guardia Civil están destinados en este momento en escenarios como Líbano, Afganistán, Timor Leste, Guatemala, Haití, Níger, Israel, Kosovo, Gambia, Senegal, Mauritania, Cabo Verde o Guinea Bissau.

Es decir, nada más y nada menos que en 13 países.

3.-  La falta de control parlamentario de las acciones de la Guardia Civil en el extranjero.

Mientras el ministro de Defensa está obligado a comparecer para informar sobre las misiones de Defensa fuera de nuestras fronteras, el de Interior se libra de informar sobre estas 13 misiones militares en el extranjero.

4.-  El trabajo clandestino de la Guardia Civil en Mauritania.

La Guardia Civil patrulla en estos momentos por tierra, mar y aire, incluso a pie y hasta en solitario, las fronteras de Mauritania. Su labor es continuada desde hace ocho años, creciente, discreta y habitual, como lo muestra las imágenes que ilustran este artículo: elsacerdote local que ofició una misa el pasado 12 de octubre, día de la Patrona, en Nuadibú se puso el tricornio como homenaje a los asistentes a la ceremonia, en su mayoría agentes de la Benemérita, también del CNI y del Cuerpo Nacional de Policía.

La actividad de la Guardia Civil en Mauritania es seguida

en tiempo real desde el centro subterráneo de mando que la Guardia Civil ha construido en su sede madrileña de Guzmán el Bueno, una inversión de 20 millones de euros financiados en su mayor parte por Frontex, la Agencia Europea para la Gestión de la Cooperación Operativa en las Fronteras Exteriores.

Es decir, Frontex se convierte (ya lo decíamos) en parte del Gasto Militar anual.

5.-  Programas y financiación comunitaria de la Guardia Civil en África Occidental:

  • West Sahel II, el proyecto más reciente, con un coronel de la Guardia Civil al frente, contempla el desarrollo en los próximos años de actividades de formación con la Gendarmería mauritana, cesión de material y medios para el control de sus fronteras terrestres. Prevé la creación de un Centro de Cooperación Policial Internacional con sede en este país, un destacamento fluvial en el río Senegal y tiene un coste de 620.000 euros, 500.000 a cargo de la UE y 120.000 por España a través de la Guardia Civil. Contempla patrullas conjuntas con las gendarmerías de Mauritania, también Senegal y Malí. Este proyecto es la continuación del West Sahel desarrollado en años anteriores.
  • Red Seahorse, que ha establecido a partir de 2006 la conexión de centros de coordinación con Mauritania, Senegal, Malí, Guinea Bissau, Gambia, Níger, Cabo Verde, Portugal y Marruecos para el intercambio permanente de información. Una iniciativa similar a ésta se ha implantado en 2013 en el Mediterráneo.
  • Medios marítimos: dos patrulleras de altura de la Guardia Civil -30 metros de eslora-, más un buque oceánico incorporado este 2014, están destacadas de forma permanente en Mauritania desde 2006, con tripulaciones mixtas con la Gendarmería local, para patrullar sus aguas y controlar la salida de cayucos que ese año disparó su número hacia Canarias. En origen, con un coste de 180.000 euros, este despliegue fue financiado al 60% por la Comisión Europea en el marco del programa Atlantis.
  • Medios terrestres: el director general de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa, firmó el pasado mes de marzo un acuerdo con las autoridades mauritanas  sobre cooperación en el control de la inmigración irregular y “actividades ilícitas” que ha permitido la creación de patrullas conjuntas terrestres, y también en solitario.
  • Medios aéreos: el Servicio Aéreo de la Guardia Civil -SAER- se ha dotado recientemente de dos aviones de patrulla marítima C-235, estacionados habitualmente en Canarias aunque este noviembre uno de los aparatos se ha trasladado a Mauritania, donde opera en los aeropuertos de Nuakchot y Nuadibú. En esta última ciudad, en el límite norte del país, tiene como base un helicóptero Bo-105 de la Guardia Civil desde 2006.

Es decir:

Al menos 800.000 €, 2 patrulleras de altura, 1 buque oceánico, 2 aviones de patrulla marítima C-235, y 1 helicóptero Bo-105.

Formación, cesión de materiales y medios, patrullas conjuntas y patrullas en solitario, intercambio de información.

Y suponemos que etc. porque el excelente artículo de Carlos Penedo no habrá podido descubrir todo.

Share
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed