Archive for TEDAE

Un nuevo ciclo inversor en armas

Por Ejército de Tierra

Fuente: El Economista.

Lo veníamos sospechando y anunciando. Nuestros dirigentes políticos y los señores de la guerra estaban muy contentos y esas alegrías suelen preludiar tristezas donde más duele al común de los apaleados mortales.

Lo veníamos advirtiendo: al escándalo de una burbuja de deuda militar impagable (más de 30.000 millones de euros) que nos provocó el ciclo de inversión en armas iniciado por el PP en tiempos de Aznar y continuó con pasmosa fidelidad el PSOE en los de Zapatero y, de nuevo, el PP del pasmoso Presidente Rajoy y su ex-ministro Pedro Morenés, le iba a suceder algo peor.

La codicia de los señores de la guerra es casi insaciable, e insondable la comprensión hacia sus demandas por parte de nuestro partido militarista tácito, con miembros adscritos en todo el arco parlamentario.

Ahora la Ministra de Defensa ha lanzado la noticia, como quien lanza una bomba.

Defensa confirma que lleva tiempo preparando un plan quinquenal de inversión en armas para «reactivar el gasto en armamento militar» (reactivar debe leerse como figura retórica) y «potenciar las nuevas tecnologías y modernizar y dinamizar la industria y su tejido.»

Un plan de esfuerzo inversor con cinco años de duración.

Obsérvese el crudo y descarnado realismo con el que nos explican sus intenciones. En el enunciado de lo que se pretende no aparece la idea de defender a la sociedad, que es justamente lo que aparentemente justifica el colosal gasto militar español. No. El ciclo inversor en armas es más caprichoso. Lo hacen para reactivar el gasto militar, para modernizar la industria militar, para dar pasta flora a sus amiguetes, no para defendernos.

Estamos trabajando para impulsar un ciclo inversor en el que se incluirán nuevos programas como adquisiciones que no necesariamente tienen que estar integradas en los planes especiales de armamento (PEAS) y que sin lugar a dudas supondrá un cambio de paso y de ritmo en la industria de defensa española. La idea es reactivarla.

¿Se fijan? Reactivarla, como si estuviera tiesa. Como si el PP no la tuviera en estado de excitación febril. Cuando, hace unos días, el Presidente de la TEDAE nos acaba de explicar que la industria de defensa durante la crisis ha salido triunfadora, ha ganado más de un 10´2%, como informa Infodefensa.

La Ministra, que se está especializando en decir naderías, dijo además

Una nación sin una industria eficaz, inteligente, competitiva y a la vanguardia de la innovación sin duda alguna es un país débil. La industria tiene que adaptarse al nuevo escenario tal y como está dispuesta a hacer

Fíjense que la frase en sí no dice nada. O nada específico. Es una generalidad que vale tanto para una industria que fabrique veneno como para otra que fabrique tecnología biomédica.

Es evidente que la inteligencia, la innovación y las otras zarandajas son objetivos estratégicos para cualquier sector productivo, pero para el bien común no da lo mismo que el dinero se use para una u otra cosa. Si la industria en la que buscamos eficacia es la que queremos que sea «competitiva» vendiendo armas a troche y moche, resulta que el perjuicio social es alarmante, pues incentiva y exporta guerras y busca un enriquecimiento que ni es socialmente útil, ni es equitativo, sino lucrativo para cuatro listillos y generador de inseguridad humana para el resto.

Si en vez de en cañones invertimos en mantequilla, en desarrollo humano y en derechos en serio, ocurre todo lo contrario: crece el bienestar social, decrece la desigualdad, se construyen nuevos consensos más inclusivos, se acorta la distancia entre los que más tienen y los que más sufren, se rompe el elitismo, se abordan los verdaderos problemas de la sociedad y se ataca el círculo vicioso que nos ata al malestar social que nos impone esta elite egoísta y calamitosa. ¿Se dan cuenta de las muy sólidas y persistentes razones que tienen los que mandan para invertir en cañones, no en mantequilla?

Añadió la Ministra que España va a cumplir cuanto antes su compromiso de elevar su presupuesto de Defensa al 2% del PIB (ojito al dato, ya no se habla de elevar el gasto militar, sino el Presupuesto de Defensa, que es una pequeña parte del gasto militar).

No lo hacemos porque lo haya pedido Donald Trump, lo hacemos porque se pactó en 2014 con los demás países socios de la OTAN y porque el gobierno tiene el compromiso de mantener la seguridad y la integridad de su población.

Ya lo ven, para ayudarnos. ¡Menuda ayuda!. Nos quieren mantener seguros, íntegros y sobre todo esquilmados y sin derecho a decidir, que es lo suyo, para que no nos volvamos molicie, que ya saben ellos que somos incorregibles. Habrá que preguntarse si no habrá alguien más y diferente dispuesto a darnos un poco de ayuda, pero en otra dirección, que a estos ya les tenemos vistas las intenciones.

Share

Desenmascarando mentiras: la industria militar no invierte en I+D todo lo que afirma

LEGO+Gundam+Barbatos+Lupus+ASW-G-08+1%2F60

Por biphop

Fuente: Público.

Una de las explicaciones que la industria militar española ofrece a diestro y siniestro para hacernos ver su excelencia, es que son uno de los sectores que más invierten en investigación y desarrollo (I+D).

En el mundo actual la inversión en investigación y desarrollo parece la estrategia empresarial de futuro. Al afirmar la industria militar su gran avance al respecto, parece querer mostrarnos su gran superioridad y su gran apuesta por el avance y la innovación.

Se hacen cuentas de las oportunidades que, como empresas innovadoras, se les abren en la sociedad del futuro.

Pero en nuestro criterio las cuentas acaban siendo un cuento. Y si no, miren la noticia que comentamos.

El Centro Común de Investigación de la UE (JRC, por sus siglas en inglés), dependiente de la Unión Europea, publica cada año una estadística de las empresas europeas que más invierten en innovación y en I+D.

Pues bien, entre otros datos curiosos del estudio, resulta que de entre las 567 empresas que más invierten en I+D en la Unión Europea únicamente 16 son españolas y ninguna precisamente en los puestos de cabeza de Europa. Y de las 16 empresas españolas, únicamente una, INDRA pertenece al sector de la defensa y tampoco es una de las que más invierten de entre las españolas.

Menudo desmentido este. Las famosas empresas de la defensa española, que cacarean su enorme inversión en I+D, quedan desmentidas por un estudio europeo que nos indica su absoluta ausencia en el ranquing de la innovación.

La lista muestra que la innovación está de nuevo en plena efervescencia en Europea. Para mantener el avance de nuestra industria, debemos continuar invirtiendo y reformando nuestros sistemas de educación», declaró en un comunicado el comisario europeo de Investigación, Ciencia e Innovación, Carlos Moedas.

En cuanto a las empresas españolas más innovadoras, dice la noticia

La primera empresa española del listado es el Banco Santander, en el puesto 81 y con un avance de la inversión en I+D del 16,5 % respecto al año pasado).

Le siguen Telefónica (-10,5 %), Amadeus (+9,8 %), Grifols (-0,9 %), Iberdrola (+5,6 %), Acciona (+7,5 %), Indra (+7,3 %), Banco Popular (-13,5 %), Repsol (-13,3 %), Pharma Mar (+25,7 %), Almirral (+7,4 %), Siemens Gamesa (-3,8 %), Ferrovial (+8,6 %), ACS (-22,9 %), Obrascon Huarte Lain (+1,8 %) y Sener (-68,7 %).

Ni Navantia, ni HISPASAT, ni ninguna de las grandes empresas de nuestro polo militar-industrial forman parte del listado español.

Pero los datos, a escala europea, también nos hablan de la menor relevancia del sector militar respecto de otros sectores en cuanto a la I+D. Según el informe

En total, las 2.500 compañías líderes en I+D invirtieron entre 2016 y 2017 un total de 741.600 millones de euros en ese concepto y representan el 90 % del total destinado por las empresas privadas de todo el globo a investigación y desarrollo.

Por sectores y a nivel internacional se sitúan en lo alto del índice las empresas de servicios relacionados con las tecnologías de la información y las telecomunicaciones, con el 11,7 % del total de la inversión en I+D, seguidos por las firmas de salud (6,9 %) y por los fabricantes de equipos de telecomunicaciones (6,8 %).

Esos tres sectores, junto con el automovilístico, se atribuyeron el 75 % del total de la inversión en I+D a escala planetaria, según los datos de la Comisión Europea.

El informe destaca también que, junto al incremento de la I+D en el sector automovilístico, se ha producido un retroceso de la inversión en I+D en los sectores aeronaútico y de la Defensa.

¡Menudo desmentido a la I+D del sector de la Defensa!

 

Share

¿Es la industria de defensa un factor determinante para nuestro bienestar?

Opera%C3%A7%C3%A3o+%C3%81gata+4

Por Alfredo Guerrero

Fuente: Defensa.com

La Ministra de Defensa, Dolores de Cospedal ha lapidado con su habitual fraseología

La existencia de una base industrial y tecnológica asociada a la Defensa es un factor determinante, no sólo para la operatividad de las Fuerzas Armadas, sino para el bienestar de la sociedad en su conjunto

Qué bárbaro lo de la señora. Con que trapío de naderías sentencia. En este caso, en la clausura de la Asociación Española de Tecnologías de la Defensa (TEDAE), la patronal del sector armamentista, celebrada el pasado 27 de junio.

Nuestro bienestar pendiente de un hilo, como quien dice, atado al negocio de los tiburones de la industria militar, a quienes deberíamos estar mucho más agradecidos por llevarnos a los puestos de cabeza del ranquing de los exportadores de armas y darnos tanto beneficio social al precio tan bajo de nuestra abyección.

¿En que se basa la ministra para ese fraseo?

Pues aporta sus datos, que los tiene y sorprendentes.

Las empresas asociadas en TEDAE (la inmensa mayoría del sector en España, pero no todo) han sumado este año «de crisis» nada menos que 10.700 millones de euros de negocio, un 10´2% más que en 2016, que ya fue un año muy positivo: Esta cifra representa, según la memoria de autobombo de TEDAE el 1% del PIB español y el  6% del PIB industrial español. Además, la industria armamentista, dice la ministra, tiene un notable impacto en el empleo, de hasta 55.000 profesionales, entre empleos  directos e indirectos, con una inmensa mayoría de personal de alta cualificación.

Y con un recadito para esos agoreros que critican el gasto en defensa, a los que tan cordialmente se ha dirigido la doña, afirma:

Las cifras constatan una evidencia: el sector está fuertemente comprometido con el futuro de España y por tanto su desarrollo debe ser una apuesta estratégica

Nosotros somos de los agoreros. De esos que critican todo lo que se gasta en Defensa y, sobre todo, para lo poquito que vale y lo mucho que les aprovecha a unos cuantos en perjuicio del resto.

Y decimos que la cifra de negocio de TEDAE, no podemos sino reconocer las palabras de la ministra, es enorme. Nada menos que 10.700 millones de euros y creciendo. Eso sí, la mayoría (el 83% de la producción según TEDAE) para la exportación de armas, porque se venden estas armas a países poco recomendables (y de paso se fomenta con ello la carrera de armamentos, la guerra, el conflicto, el odio  que otros pueblos nos consideren parte del enemigo, etc.).

Un negocio que ofrece a los socios de TEDAE pingües beneficios, sobre todo si tenemos en cuenta que, además, reciben un desorbitado trato de favor (subvenciones a tipo de interés cero, subvenciones sin más, exenciones, apoyo institucional para su negocio, encargos innecesarios, etc.).

Pero un negocio que no ofrece retornos a la sociedad en la proporción que los ofrecen otros sectores, por varios motivos:

  1. Según la ministra el impacto del sector en el empleo es de 55.000 profesionales, entre empleos directos e indirectos (por cierto, muchos menos que los que en otras ocasiones ha ofrecido el gobierno como impacto laboral), una cifra que no es de las más amplias en nuestro tejido industrial, ni en otros sectores laborales. Por ejemplo, sólo el sector de energías renovables,  según informe elaborado en 2010,  estimaba para dicho sector un impacto de empleo directo de alta cualificación de 68.000 personas, e indirecto de cerca de otros 45.000 para el período 2015-2020, mucho más que la industria militar y mucho más ético. O por poner otro ejemplo, el sector de la tecnología sanitaria y del equipamiento hospitalario cuenta con una facturación de unos 7.400 millones de euros, pero emplea directamente a 32.000 personas altamente cualificadas e indirectamente entre 80.000 y 100.000, según el estudio de impacto realizado por la Federación de empresas de tecnología sanitaria.
  2. El impacto de este sector en el desarrollo científico, tecnológico o de aplicación social de los ingenios militares es más que limitado.
  3. El gasto en innovación del sector militar es el 7´5 % del gasto total de innovación de nuestro tejido industrial, según la propia TEDAE.
  4. No existe una redistribución de la riqueza generada por el sector, sino, al contrario, una acumulación apabullante en manos de los accionistas de este y de los bancos que financian sus inversiones, muy pocas manos pero tremendamente ricas y poderosas, hasta el punto de contar con amplias complicidades políticas y mediáticas.
  5. Cuenta con complicidades de la clase política extractiva y un amplio apoyo institucional, como se demuestra en el ejemplo de la propia ministra cerrando su junta de accionistas o del rey emérito y su hijo reinante apoyando las ventas de armas a Arabia Saudí, por ejemplo.
  6. Factura mucho cuando todas las demás empresas están en crisis, como demuestra la siguiente afirmación de su informe anual «La actividad directa generada por los sectores industriales integrados en TEDAE aportó a la economía española cada día del pasado ejercicio la cantidad de 29,4 millones de euros. Actividad que creció tres veces más rápido (10,2%) que el total nacional (3,2%)«.
  7. No es casualidad que las grandes zonas donde están erradicadas sus factorías de producción sean zonas deprimidas y dependientes del monocultivo militar, que necesita de esta dependencia para su propio desarrollo insolidario.
  8. En cierta medida, podemos considerar que un retorno de estas industrias que fomentan la venta de armas y la conflictividad mundial es la mayor inseguridad global y las amenazas terroristas que se ciernen sobre nosotros, pues es precisamente la alimentación de los conflictos y la venta de armas uno de los capítulos que ha hecho crecer este fenómeno de resentimiento y odio.

Con todo, al ministra tiene algo de razón, como cada vez que habla. Y es que efectivamente, nuestro bienestar está relacionado con estas industrias. Concretamente de forma inversa a como la ministra plantea. Cuanto mejor las va a ellas, peor nos va a los de abajo.

Esa es la triste y humillante realidad y la razón por la que deberíamos impulsar reivindicaciones de que este tipo de industrias desaparezcan o se reconviertan a usos socialmente útiles.

Share

Desarma Madrid: no a la feria de armas madrileña de HOMSEC

 

Cuando pasees por las calles madrileñas o, simplemente, vayas a trabajar los próximos 14, 15 y 16 de marzo puede que veas unos coches, suponemos que negros, grandes, con los cristales tintados y reforzados para aguantar atentados.  Quizá en algún hotel o restaurante de los caros te cruces con algunas personas que suponemos irán bien trajeadas, enchaquetadas, encorbatadas y con el pelo bien cortado.  No sospecharás que son traficantes de muerte, que son los señores de la guerra.

Estarán en Madrid haciendo que los habitantes de nuestra ciudad nos avergoncemos.  Durante esos días Madrid se convertirá en la capital mundial del tráfico de armas legal (¿habrá comercio ilegal de armas, aprovechando?  No lo sabemos, pero podemos suponer …).

14, 15 y 16 de marzo de 2017 se celebrará en Madrid la feria de armas HOMSEC.  La patrocina el Grupo Atenea del que ya hemos hablado en varias ocasiones remarcando su directiva militar, su antigua implicación en el 23-F, sus contactos con el PP.

Su objetivo es vender armas, al mejor postor.  Que Madrid acoja a los vendedores institucionales (o quizá no) de armas para que ellos, cómodamente, aprovechándose de la hospitalidad madrileña, puedan contactar, intercambiar noticias, necesidades, inventos y propuestas.  ¿Se moverán millones de € en armamentos?  Posiblemente.

Será la sexta vez, ya se han desarrollado en Madrid 5 ferias anteriormente.  Pero casi nadie se ha enterado.  Esa es la clave para los traficantes de la muerte, pasar desapercibidos.

Por ello, muchos colectivos sociales de la ciudad y de fuera hemos decidido divulgar esta realidad para que sea conocida por l@s madrileñ@s y para que las instituciones que lo apoyan tengan que pagar un precio político.

Penosamente, desde 2007, fecha de la celebración de la primera feria de armas de Madrid, alcaldes de Madrid (del PP) han apoyado esta iniciativa, también los presidentes de la Comunidad Autónoma (del PP) y gobiernos del PSOE (Zapatero) y del PP (Rajoy).

La feria HOMSEC ha ido creciendo en visitantes:  2007, casi 3.000 personas;  2008, 4.800 visitantes;  2011:  4.500 visitantes y 87 expositores, 2013:  más de 8.000 visitantes y 135 expositores;  2015:  13.000 visitantes y 198 expositores.  Se espera, por parte de HOMSEC, que en 2017 visiten la feria más de 15.000 personas y 195 expositores.

7 grupos nos hemos estado reuniendo para intentar montar una campaña opositora a HOMSEC:  Asamblea Antimilitarista de Madrid, BDS Madrid, Ecologistas en Acción Madrid, Mujeres de Negro contra la Guerra (Madrid), Palestina Toma la Calle, Colectivo Utopía Contagiosa y Yayoflautas Madrid.

84 colectivos han firmado el manifiesto contra la feria:

VIENEN A MADRID LOS SEÑORES DE LA GUERRA

Los colectivos, las personas y movimientos abajo firmantes queremos expresar nuestro más profundo rechazo a la Organización del 6º Salón Internacional de Tecnologías de Seguridad Nacional, HOMSEC, los próximos 14, 15 y 16 de marzo de 2017 en el recinto del IFEMA de Madrid, espacio gestionado por la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento de Madrid, entre otras entidades.

HOMSEC es la mayor feria de armamento y tecnologías de seguridad que se organiza en el Estado Español. España es un gran exportador de armas, el 6º del Mundo. Esto no es casualidad y se logra, entre otras cosas, gracias a ferias como esta.

El evento es una muestra de los últimos avances en las diferentes áreas tecnológicas que abordan la Defensa y Seguridad Nacional y se presenta como el «único Salón profesional enfocado a la Seguridad Nacional en España, un país geoestratégico en su relación con Iberoamérica, África y Oriente Medio».

El promotor de HOMSEC es el Grupo Atenea-Seguridad Nacional, entramado empresarial fomentado por personajes vinculados con el golpe de estado de febrero de 1981 y conocidos por su vinculación a los ideales de la extrema derecha.

HOMSEC servirá de punto de encuentro entre comerciantes de armas y agentes que se benefician del negocio de la guerra, como empresas de seguridad privada militar y empresas de videovigilancia, entre otras.

En este espacio podrán intercambiar experiencias y «mantener reuniones clave con Administraciones y compradores privados y planificar su seguimiento mediante servicios privados de consultoría», tal como se recoge en la propia página web del evento. Este tipo de iniciativas sólo contribuyen a recortar derechos y libertades en pos de una falsa y manipulada idea de seguridad.

Instituciones que se declaran defensoras de la paz y los derechos humanos, como el Ayuntamiento o la Comunidad de Madrid, no deberían permitir que eventos de este tipo se celebren en espacios de gestión pública como el IFEMA. Queremos que los espacios públicos sirvan para la promoción de una cultura de paz, no como escaparates de la guerra y la violencia.

Nosotras nos negamos a que los espacios públicos se utilicen para alojar este tipo de eventos que fomentan la cultura de la guerra y el conflicto, así como modelos de seguridad represivos y centrados en amenazas militares sobre la integridad territorial y política de los Estados, totalmente alejados del modelo de seguridad humana que defiende el derecho a una vida libre de violencia, incluida la violencia heteropatriarcal, el derecho a una vida libre de miseria y libre del miedo. Queremos un modelo de seguridad humana integral, que contemple aspectos que van desde lo político y lo comunitario, a aspectos relativos a la seguridad económica, alimentaria y medioambiental.

PORQUE CREEMOS QUE OTROS MODELOS DE SEGURIDAD SON POSIBLES:

1. Exigimos al IFEMA la cancelación del evento.

2. Exigimos que el Ayuntamiento de la ciudad de Madrid, declarada como una ciudad de paz y acogida en la que todas las personas puedan sentirse seguras, se desmarque públicamente de esta iniciativa

3. Exigimos a Ayto. y Comunidad que auditen las cuentas de la feria del evento y las haga públicas en aras de la transparencia.

4. Llamamos a la sociedad civil a denunciar y boicotear esta feria uniéndose a las acciones contra la misma.

Si quieres sumarte al comunicado y participar en la campaña puedes contactar a través de:

desarmamadrid@desobediencia.es

o

utopiacontagiosa@gmail.com

Share

El polo militar-industrial español se articula con falta de transparencia, girapuertas y … Hernández Mancha. ¡Que no nos falte de ná!

Imagen de José Javier Martín Espartosa

Fuente:  Hispanidad.com

La historia, que ya va convirtiéndose en una saga comenzó con la noticia de Hispanidad de que el gobierno proponía a Eduardo Serra Rexach (ex secretario de estado de Defensa con el PSOE y ex ministro de Defensa con el PP) como coordinador de un macro proyecto que aglutinase a gran parte de la industria militar española (Indra, privada;  Navantia, pública;  Airbus, con participación pública; e Hisdesat, cuya parte militar es pública).  Ya entonces anunciaban que no se tenía claro cómo se iba a realizar esa fusión y que, lo más seguro, es que no fuese una fusión, sino una coalición.

La segunda intentona de Hispanidad fue la de anunciar, una semana después, que el gobierno quería a Hernández Mancha en la presidencia de Indra.  En el aspecto militar, de Hernández Mancha sólo sabemos que formaba parte del Consejo Científico del Instituto ElCano (2007)  Con ello el PP buscaría el control de la parte más rentable del conglomerado militar-industrial que quiere montar.    Esta noticia cuenta que Hernández Mancha tiene el apoyo de Rajoy (con el que dicen que se lleva muy bien) y de Cospedal (lo cual no se sabe si le beneficia o le perjudica).  Parece que Indra hay pelea y unos optan por apoyar a Mancha, otros al actual presidente de Indra (y presidente en los últimos 20 años), Javier Monzón, y otros al consejero delegado, Javier de Andrés.

En la tercera aproximación a la noticia de  Hispanidad.com nos cuenta que la lucha en Indra está siendo dura porque, el consejero de SEPI en Indra, Adolfo Menéndez,

advirtió a Monzón de los problemas de reputación corporativa que puede suponer la contratación de ex altos cargos políticos. Se refería a casos como los de los ex ministros de Defensa socialistas Julián García Vargas y José Bono, o de los populares Juan Costa y Ramón de Miguel. Todos ellos para el consejo asesor de Indra, hoy felizmente desaparecido.

Esta parte de la noticia nos llama mucho la atención porque el propio Adolfo Menéndez es el presidente de TEDAE (Asociación Española de empresas Tecnológicas de Defensa, Aeronáutica, Seguridad y Espacio), es decir, la patronal de buena parte de la industria del armamento (85 empresas) y, antes fue subsecretario de Estado de Defensa, bajo el mandato del Secretario de Estado de Defensa, Pedro Morenés, bajo el mando del Ministro Eduardo Serra Rexach.  Parece que este es el ejemplo máximo de girapuertismo en temas de Defensa.

Hispanidad no consigue tampoco aclararnos cómo va a ser la creación del polo militar-industrial español, aunque algunas cosas parece que siguen el curso habitual de la política de defensa en España:

En paralelo, prosigue la creación del polo militar industrial español. Cuando Hispanidad pregunta al ministro Morenés por él, naturalmente, como siempre, no obtiene respuesta alguna, lo mismo que ocurriría si se preguntara al secretario de Estado de Defensa, Pedro Argüelles

Y, además, Hispanidad acaba diciendo que

 Pero quien manda en SEPI no en Defensa, sino Hacienda. Cristóbal Montoro es mucho más claro: “No se trata ni de fusiones ni tan siquiera de conglomerados”. Se trata de “acudir conjuntamente” a la mayoría de contratos de militares que sea posible en todo el mundo.

En plata, no se trata de fusionar una empresa privada y cotizada como Indra con otra pública y en números rojos como Navantia, sino crear un mecanismo de actuación conjunta con Indra, Navantia, INTA, Hisdrasat y hasta la participación mínima (entre el 4 y el 5% de España en EADS).

Y nos parece que algo tan serio como la Defensa Nacional acaba siendo el cortijo privado y el chiringuito financiero de 3 personas.

Share

¿Por qué en la lista de las corporaciones malvadas no sale TEDAE?

Fuente:  Público.

Nos ha llamado la atención el artículo titulado «Diez corporaciones del mundo real que parecen salidas de la mente de un supervillano».  En la lista figuran: Wal Mart, Office Cherifen des Phosphates, Nestlé, Pescanova, Academi (nuevo nombre de Blackwater, tras Xe), Mitsubishi, Armajaro Holdings, Correction Corporation of America (cuyo negocio son las prisiones), Rio Tinto y, cómo no, en el número uno, Monsanto.

Aconsejamos que se lean la noticia y no podemos negar la necesidad de que todas estas empresas estén en el rankin por las razones que se dan.  Sin embargo nosotros no  dejamos de sorprendernos de que no aparezcan en estas clasificaciones las empresas fabricantes de armas y sus patronales en cada uno de los Estados.  ¿Hay algo más antiético que la fabricación y la venta de armas?

¿Conocéis a TEDAE?  Es la patronal de las industrias armamentísticas españolas.  En 2012 facturaron más de 9.000 millones de € y emplearon a más de 50.000 personas.

No da información de cuántas personas murieron en el mismo año por sus productos, cuáles fueron los problemas ecológicas que causaron sus armamentos, de qué manera sirvieron para condicionar las políticas de otros pueblos, ni del escaso nivel ético de sus productos y comercio.

Parece como que hay un tupido velo que nos nubla la vista a la hora de condenar las malas prácticas de las empresas y que nunca nos fijamos en las empresas fabricantes y vendedoras de armas.  ¿Por qué?  Ellas bien se cuidan de no ser demasiado conspicuas en los medios de masas, pero van haciendo, día a día, su trabajo de muerte y maldad.  ¿Por qué no solemos ver esta forma tan evidente de terrorismo económico?

¿Acaso esta patronal armamentística y sus asociados no son los culpables necesarios para que Blackwater, los dictadores del mundo, los violentos de todos los países puedan ejercer sus malvadas actuaciones?

Brindemos por un 2014 en el que vayan transformándose estas empresas a la producción civil y ecológica de valor ético y social.

Share

Adolfo Menéndez, otro girapuertas, presidente de la patrona armentística TEDAE

Fuentes:  Atenea Digital, La Nueva España.

TEDAE es la Asociación Española de Empresas Tecnológicas de Defensa, Aeronáutica, Espacio, Seguridad, es decir, la patronal de la industria militar española.  Cuenta con 85 miembros.

Desde la fundación de TEDAE en 2009 hasta finales de diciembre de 2013 preside TEDAE el exministro de Defensa Julián García Vargas, otro girapuertas.  A partir de enero de 2014 será Adolfo Menéndez Menéndez, en verano nombrado consejero de Indra por parte de la SEPI y ahora lanzado a la presidencia de la patronal armentística.

Son dos los aspectos que vamos a destacar de Adolfo Menéndez:

  • Parece una jugada política interesada del PP y del Ministro de Defensa Morenés su rápido ascenso hacia la consejería de Indra en verano y hasta la presidencia de la patronal armamentística en invierno.  Así ponen a un hombre de confianza, de extrema confianza en su presidencia.
  • Adolfo Menéndez fue Subsecretario de Estado de Defensa (número 3 del Ministerio) cuando Morenés era Secretario de Estado y número 2.  Por lo tanto es otro girapuertas como el ministro.  Ambos, por tanto, dejan en muy mal lugar la necesaria independencia que deben tener los regidores de las políticas públicas con respecto a los intereses privados que manejan.

En verano decíamos que parece que el Ministerio de Defensa quiere crear un Polo Militar Industrial a través de la SEPI y con Indra y Navantia como principales figuras.  Ahora todo encaja y parece que van a ser Morenés (por el lado ministerial) y Menéndez (por el lado industrial) los encargados de ejecutar este asunto.

También es necesario remarcar que ambos, dirigidos por Eduardo Serra en el Ministerio de Defensa del Partido Popular cuando gobernaba Aznar fueron los ejecutores de la política que aún se lleva a cabo de invertir de manera alocada y desmesurada en los Programas Especiales de Armamento (PEAS) que han generado una deuda de 30.000 millones de € en el Ministerio de Defensa, sus actuales dificultades para pagar (casi quiebra), y la militarización del Ministerio de Industria que se ha visto obligado a pagar 15.000 millones de dicha deuda militar desde sus presupuestos.

Parece que el objetivo de Morenés es realizar nuevos PEAS, conceder nuevos créditos a interés cero a la industria armamentística y endeudarnos más con armamentos sofisticados y de invasión.  ¿Cómo lo pagaremos?  Entre todos los españoles vía impuestos, porque lo que está claro es que la industria militar no es partidaria de correr riesgos con sus inversiones.

Share

Acerca de un comunicado de la industria de defensa española: más morro no cabe

El+cielo+en+una+burbuja

Fuente. Infodefensa

La Asociación de empresas de Defensa, Aeronáutica y Espacio, TEDAE, ha realizado un comunicado en el que se posicionan a partir de la decisión del Ministerio de Defensa de Modificar los Programas Especiales de Armanento.

Siguiendo la consigna ministerial, afirman que va a haber una reducción del gasto previsto en los Programas Especiales de Armamento (PEAS) del Ministerio de Defensa, aunque más adelante, al explicarse, dejan claro que de reducción, poco.

Como no puede ser menos, comienzan por las alabanzas y peloteos varios y señalan que reconocen

“el esfuerzo realizado por el Ministerio de Defensa para trabajar con las empresas en la reconducción de cada uno de dichos programas y para hacer frente a los pagos pendientes, una decisión impuesta por las “difíciles circunstancias económicas y presupuestarias de España.

Ojo, que reconducción no quiere decir reducción, y como veremos a continuación, no parece que diga eso.

Más adelante añade que «el alargamiento de plazos» (véase que alargamiento de plazos no implica reducción de costes, ni aminoración del gasto sino, en general, ampliación de éstos porque se pagan más intereses) y «el intento del ministerio de que la disminución de unidades sea la menor prevista» (es decir, que el ministerio les ha debido decir que reducirán lo mínimo posible las unidades encargadas, lo cual es lo que nos temíamos), minimizará el impacto de las medidas en el sector de la industria militar.

Esta tortuosa y enrevesada explicación viene a decir, en castellano del de toda la vida, que se alegran de que no vayan a pegar un recorte serio a los programas de armamentos y de que la solución escogida por el Ministerio haya sido alargar los plazos de pago para que parezca que se va a pagar menos en los plazos inicialmente previstos (aunque lo que no se pague en éstos se pagará más adelante pero incrementado).

Añaden que en la actualidad los programas de armas encargados por el gobierno han facilitado que la industria militar española hayan creado departamentos de ingeniería y de i+d y que las industrias militares hayan hecho grandes inversiones en instalaciones productivas (por cierto, no nos dicen que todo esto lo hicieron gracias a los 15.000 millones de euros que el Ministerio de Industria les ha prestado a interés «cero», lo que es una subvención encubierta a una industria ineficiente y una discriminación para los sectores productivos civiles y que más i+d+i pueden aportar) y que esperan que los recortes no pongan en riesgo estas inversiones de la industria militar.

Aquí justo nos revelan un secreto a voces: Dicen que

las exportaciones de unidades no necesarias, impulsadas por las empresas y por las autoridades, pueden equilibrar la reducción prevista.

 

Es decir, nos dan tres grandes titulares que el Ministerio no ha querido reconocer:

  •  Que se están produciendo por encargo de nuestras flamantes autoridades «unidades» innecesarias, programas de armas que no sirven para nada
  • Que además, no es que se vaya a reducir la fabricación de estos programas de armas, sino que se van a fabricar todos ellos y luego, las autoridades van a ayudar a que se vendan a terceros, con lo que la industria militar seguirá siendo igualmente beneficiada de este enjuague y las arcas públicas habrán pagado por adelantado 15.000 millones de euros aparentemente como préstamos privilegiados.
  • Que además, en toda esta «reducción» prometida, no habrá reducción tal, es decir, «se equilibrará» con las exportaciones que van a propiciarse el monto total de la supuesta reducción de entregas al Ministerio de Defensa.

Da la impresión de todo ello que de reducción nada. Es, como ya nos tiene acostumbrados el ministerio en otros casos, una reducción virtual y de papel, en la que en realidad el Ministerio piensa pagar «todo» lo comprometido (aunque ahora con plazos más largos) pero como piensa vender «parte» del material que se les entregará a terceros países, la supuesta reducción de gasto será la diferencia entre lo pagado y lo obtenido por la venta, que esperan que sea de entre tres mil y cuatro mil millones de euros, que es lo que dicen que van a reducir.

Después de haberse garantizado el negociazo, la industria militar española se siente ufana y señala al Ministerio el camino a seguir en el futuro: convertirse (el ministerio) en una sucursal comercial de los intereses industriales del complejo militar-industrial y dedicar el esfuerzo ministerial a ayudar a la exportación de armas a «países emergentes». Veamos el morro con el que se expresan:

España, quinto país más grande de la UE y una potencia media importante en el mundo, con intereses soberanos y claros compromisos internacionales, necesita mantener una industria de Seguridad y Defensa que respalde su autonomía en ese terreno, de forma cooperativa con sus aliados”, afirman. Igualmente, destacan la necesidad de contar con “una industria de fuerte contenido tecnológico capaz de transferir conocimiento a los sectores civiles”.

Y por ello, cierra el comunicado, la industria militar se pone a los pies (es un decir, porque en realidad parece que se pone a la cabeza) del Ministerio de Morenés y dice que

Por todo ello, siempre teniendo en cuenta el complicado momento económico de España, las empresas del sector desean colaborar en la puesta a punto de la política  industrial para el sector que están diseñando las autoridades de Defensa y de Industria”

Por cierto, una curiosidad más que nos ayuda a entender mejor la complicidad de la industria militar y del ministerio de defensa y el silencio cómplice de nuestra casta política: ¿Saben quién es el presidente de la TEDAE?

Pues Don Julián García Vargas, que fue ministro de defensa de 1991 a 1995 con el gobierno de Felipe González (entre sus logros la reforma del servicio militar para bajar la mili de 1 año a 9 meses, la represión a los insumisos, el redespliegue del ejército en el llamado «plan Norte», la plena integración militar en la OTAN, los primeros planes de modernización militar que implicaron ingentes cantidades de dinero público para armas, el apoyo a las políticas de recortes de Solchaga) y enviado especial de la UE para Bosnia para la supervisión de los acuerdos de Dayton de 1996.

En realidad entre la industria militar y el Ministerio de Defensa no sólo hay un ejemplo clarísimo de «puertas giratorias» que afecta a militares y políticos, sino un verdadero túnel del tiempo que los convierte en dos caras de la misma moneda.or cierto

Share
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed