Archive for Soberanía ciudadana en temas de defensa

El inmoral despilfarro de la Junta de Bardenas

Imagen de Manuel Fernández

Imagen de Manuel Fernández

Fuente:  Deia.

Hace poco titulábamos:  “Que dimitan todos los implicados en el mantenimiento del campo militar de Bardenas Reales“.  Parece, por lo que sigue, que no exagerábamos:

La Junta de Bardenas Reales, entidad responsable de la gestión y mantenimiento del parque natural en el que se ubica el polígono de tiro del Ejército, ha gastado una media de 40.000 euros anuales los últimos diez años en “atenciones protocolarias y representativas”. Cerca de 400.000 euros en una década, en muchos casos además sin que conste motivación ni destinatario del desembolso, y en ocasiones incluso sin que esté justificado documentalmente.

La Junta de Bardenas ya quedó en ridículo y en entredicho cuando se supo que su órgano asesor no se reunía desde hacía 16 años.  Ahora nos cuentan que aunque no se reunían sí que gastaban en protocolo.  Y de manera desaforada.

Un gasto llamativo por su ambigüedad y dotación en una entidad formada por apenas una treintena de personas entre miembros de la junta y empleados, y sobre el que ya puso el foco el tribunal de cuentas navarro, que en 2011 emplazó a detallar “el motivo y los destinatarios” de una partida que da margen para la discrecionalidad de comidas y viajes de los congozantes. Y que aunque se ha moderado en los últimos ejercicios, mantiene una asignación de 30.000 euros para este año.

La de protocolo es una partida habitual en los presupuestos de la Comunidad de Bardenas, que entre 2009 y 2012 llegó a superar los 60.000 euros de previsión y los 40.000 en ejecución. Tres veces más de lo que Tudela destina a protocolo, y casi lo mismo que Iruñea, y eso que en el caso del Ayuntamiento de la capital se incluyen los actos de Sanfermines.

Ahora vamos entendiendo bien qué supone el canon que paga el Ministerio de Defensa para la Junta de Bardenas:

  • Hasta ahora pensábamos que con ello compraban a los ayuntamientos para que no se negasen a la militarización de sus tierras.
  • Ahora comprendemos que, sobre todo, lo que buscaban es tener contentos a los que mandan y legitiman la base militar.  Para que lo hiciesen con una estructura opaca, nada democrática y dilapidadora.

¿En qué han gastado estos milies de € anuales?

Prebendas como suculentas cestas de Navidad. O como los viajes de una semana con gastos pagados para visitar parques naturales en Senegal, Costa Rica, Lanzarote o Argentina. Otorgados a dedo en su mayoría por el presidente. O como el pago “por asistencia a reuniones y conferencias”. Los privilegios, y hasta enriquecimiento descontrolado, de los miembros de la Junta son merecedores de una explicación pública por parte de sus responsables.

Como todos tienen que callar, nadie de la Junta de Bardenas se va a oponer a que las cosas sigan como hasta ahora, sin democratizar la toma de decisiones, y sin informar a los pueblos de qué ocurre realmente en las maniobras militares.

Casi la mitad del presupuesto se reparte así entre las 22 entidades congozantes, responsables de elegir a su órgano directivo y que desde 2009 reciben 195.000 euros cada uno para gastos de ámbito municipal. Casi dos millones más se dedican a afrontar préstamos y el resto se destina a la gestión y mantenimiento del parque.

En este último apartado tradicionalmente se han reservado diversas partidas, de cantidades entre 40.000 y 100.000 euros y no siempre transparentes, para actividades y retribuciones de los miembros de la Junta. Entre ellas la de gastos de protocolo de una entidad que sin actividad pública que no da servicio directo a los ciudadanos.

Lo que nos hace deducir que el servicio directo, si no se lo dan a los ciudadanos, se lo dan entre ellos y a los militares que les subsidian.

La Junta de Bardenas no tiene que dar cuentas a los ciudadanos, sino a los representantes de los ayuntamientos, valles y monasterio congozantes.  Son ellos, por tanto, los responsables secundarios de este despilfarro.

Celebremos el militarismo

Imagen de El Coleccionista de Instantes

Imagen de El Coleccionista de Instantes

Resulta asombrosa y turbadora la persistencia de esa anacrónica celebración anual del 12 de octubre, que mezcla la exaltación de los ejércitos y nostalgia con la idea de la “nación española” y más allá de ésta, de la hispanidad, denominación que edulcora la que antaño tenía la fiesta, “de la raza”.

En dichos fastos pone todas sus complacencias el Ministerio de Defensa, principal protagonista del evento, como punta de lanza que es de su política de adoctrinamiento en eso que llaman “cultura de la defensa” y que se concibe como una exaltación de las virtudes militares y de la parafernalia militarista encaminada a adormecernos, aún más, en la aceptación del ejército como una institución legítima y normalizada, columna vertebral del Estado (dicen los estereotipados discursos al uso) y mascarón de proa de la política exterior “cola de león” de nuestra élite dominante.

La exhibición de 2016 le va a costar al erario público, según declaraciones del Ministerio de Defensa, la friolera de 800.000 euros, la mitad más o menos para el gran desfile militar de Madrid.

La cifra, al parecer, incluye sólo el gasto que el Ministerio de Defensa destina a tales fastos, pero no es todo el dinero público que provocará este evento, pues a ello hay que sumar, al menos, el que supondrá el corte de calles y refuerzos de policías nacional y locales (1.500 policías reforzarán el desfile, cesión de espacios y otros pequeños gastos que ni están cuantificados ni desglosados pero que, sin embargo, se producen.  Habrá que sumar, al menos, lo que cuesten los 18 actos en Andalucía, 12 en Murcia, 11 en Castilla León, 11 en Galicia, 7 en Madrid,  5 en Aragón, 4 en Canarias, 4 en Castilla La Mancha, 3 en Cataluña, 3 en Baleares, y 1 en Ceuta, Extremadura, Melilla, Valencia y Asturias  y actividades sensibleras como grabar en video 22 flexiones “por España” y mandarlas al hashtag “#22porEspaña”.

¿Qué ha pasado en años anteriores?

2015, 800.000 euros, pero sin incluir la exhibición de vuelo de la que no se dio información.

2014:   823.000 euros

2013: 823.000 euros

2012: 1 millón de euros

2011: 2,8 millones de euros

Sumadas estas cifras de los últimos 6 años, se han despilfarrado nada menos que 7,05 millones de euros, un dinero que, sin duda, podría haber paliado muchas de las graves y cotidianas amenazas que la seguridad de los españoles padecen a diario.

Por tanto, celebremos el militarismo:

  • Celebremos que no nos dejan opinar sobre la política de defensa y la Directiva de Defensa Nacional sigue siendo aprobada sin contar con el Parlamento.
  • Celebremos que nos dicen que van a gastar en Defensa un presupuesto de  5.787’89 millones € y realmente nos engañan con un gasto militar superior a los 30.928 millones de €.
  • Celebremos que nos engañan ocultando el 81’29 % del gasto militar existente.
  • Celebremos que ocultan gasto militar en 12 de los 13 ministerios existentes.
  • Celebremos la deuda militar de más de 16.127 millones de € que acumularemos sólo en 2016.
  • Celebremos que somos considerados el enemigo por muchos países dado que actualmente tenemos 17 misiones militares en el exterior y hemos llegado a las 79 desde tiempos de González.
  • Celebremos un gasto militar diario de 84’5 millones de €.
  • Celebremos ser el 6º exportador mundial de armas.

Y, ya de paso, celebremos el paro, la precariedad, los desahucios, los despidos de profesores, médicos y enfermeros, la contaminación, el envenenamiento de las aguas, la corrupción política, …

Y hartos de celebrar, quizá algún día comprenderemos el error de asimilar patrias con ejércitos, política exterior con violencia, recuperación económica con venta de armas.

El ayuntamiento de Zaragoza tiene que ofrecer datos de la realidad militar para poder debatir con datos

Imagen de Juanedc

Fuente: Heraldo.

La noticia es de finales de mayo de 2008, y deja bien a las claras que lo que para otros es un honor para nosotros es un deshonor:

El comandante militar de Zaragoza y Teruel, el general de división Juan Pinto, entregó ayer al alcalde de la capital aragonesa, Juan Alberto Belloch, el premio “General Palafox”, un galardón con el que se reconoce la “permanente colaboración y generosa e inestimable ayuda” de la institución con el Ejército español.

El general Pinto seguía recordando:

las “excelentes relaciones” que la guarnición de Zaragoza -integrada actualmente por más de 10.000 militares- mantiene desde hace más de dos siglos con los aragoneses, y reconoció que el Ayuntamiento ha acumulado “hechos sobrados” para recibir el primer premio “General Palafox”. Como ejemplo de esta colaboración, el general se refirió a la cesión de edificios e instalaciones municipales para actos militares o a las facilidades concedidas para la organización de eventos como la Carrera del Ebro. “Durante los últimos años, se han dado además muestras de afecto mutuo, como la concesión de la medalla de la ciudad al Regimiento de Caballería Numancia 9”, recordó el comandante militar.

Estas palabras fueron respondidas por Belloch de la siguiente forma:

Durante su discurso, el alcalde de Zaragoza reconoció que recibió la noticia de la concesión del galardón con “cierta sorpresa”. “En esta ciudad, la colaboración con las Fuerzas Armadas es espontánea y natural, y forma parte de la cotidianidad”, dijo. Para Juan Alberto Belloch, “es grato que te premien por hacer algo que para nosotros es un deber, porque las Fuerzas Armadas son una parte integrante de la realidad de la ciudad de Zaragoza”.

En fin, este era y es el PSOE, contentísimo y colaboradorcísimo con los militares.

7 años después, en la misma fuente encontramos una entrevista con el nuevo alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve:

Algunos militares mueren por la patria. Concejales y alcaldes es menos frecuente. ¿Por qué el Ayuntamiento de Zaragoza no estuvo representado en la Academia General Militar? ¿Son prejuicios de los lejanos tiempos cuando usted defendía a los insumisos? ¿Piensa que el Ejército no ha cambiado? (Pedro Velilla)

Desde el equipo de gobierno se decidió no participar en actos protocolarios, como ha sido la ya anunciada determinación de no acudir con invitaciones reservadas a los palcos de espectáculos deportivos y culturales. Entendemos que este tipo de actos alejan a los representantes de la ciudadanía. Sin embargo, esto no representa ningún obstáculo para que queramos mantener una relación cordial con cualquier institución, y con esta en concreto, por la que preguntas, Pedro. Desde luego que mantendremos esa cordial relación en el caso del Ejército o el Ministerio de Defensa ya que, además, nos facilita el poder solucionar temas que afectan a la ciudad, como la bolsa de viviendas, los ruidos que puedan causar los aviones, o el uso de determinadas instalaciones deportivas y recreativas. Gracias por tu interés, un saludo.

Santisteve, de buenas formas, ponía de relieve algunas de las cuestiones polémicas en la relación civiles-militares:

  • bolsa de viviendas,
  • ruidos de los aviones,
  • uso de instalaciones deportivas y recreativas.

Otro ciudadano comentaba:

Sectario. No va a la Academia porque se “aleja” del pueblo. Sabe cuantos Zaragozanos viven del Ejército?
No, no tiene ni idea, no se preocupe,  yo se lo digo, más de 30.000, de todas las clases sociales. Que no hay nada más democrático que la excelencia que sale de los centros militares de Aragón.

Al margen del tono de la contestación, si sumamos los 10.000 soldados de la guarnición de Zaragoza con estos 30.000 empleos que dice, sin dar datos de sus fuentes, el comentarista, sumarían una militarización de Zaragoza de 40.000 personas, un 5’7 %.

¿El que haya muchos militares en Zaragoza es positivo?  Seguro que muchos pensarán que sí, que ellos crean empleo indirecto, riqueza, porque consumen, etc.  Pero habría que hacerse esa pregunta con más rigor:  ¿el empleo que crean es de calidad, es ético, es el que se necesita?

¿Asumen los militares de Zaragoza un compromiso serio con la ciudadanía para hacerse cargo de los problemas que generan:  viviendas, ruidos, uso de instalaciones deportivas, … ?

O, acaso, externalizan todas estas molestias los militares y las han de pagar los ciudadanos zaragozanos.

Hay otro problema, muy grave, creado por el militarismo en Zaragoza.  Lo denunciábamos en noviembre pasado, poseen más de 350 millones de metros cuadrados de la superficie de Zaragoza (provincia), algo más de 1/3 de la provincia que, dicho sea de paso, está sometida a la idea de “interés para la defensa” y los usos de la misma “restringidos” y sometidos a autorización militar.

Además, estos datos sobre los bienes militares son imprecisos porque carecen de la ubicación exacta y del valor de mercado.  Así no podemos saber si los militares están actuando como especuladores o no.

Porque lo que sí que publicamos fue que hay 7 locales en venta, por parte de los militares, en Zaragoza y que su valor supera los 4’19 millones de €.

Pero no sólo es esto la parte de la realidad militar que hay que esclarecer.  También es importantísimo hablar de otros temas como el pago de impuestos y tasas, como remarcábamos en nuestro informe sobre Elecciones Municipales y Autonómicas y Militarismo.

LA NECESIDAD DE HABLAR DEL MILITARISMO EN ZARAGOZA CON DATOS.

Santiesteve tiene la oportunidad en su mano.  Puede conseguir que el debate se haga de una manera más objetiva y real, y también más útil para la ciudadanía

Tantos militares en Zaragoza y tanto terreno militar en Zaragoza nos hacen poder considerarles como si de un barrio más se tratase.

Y cuando se habla de un barrio se hace con datos en las manos, el ayuntamiento ofrece datos sobre la realidad, se estudia qué pros y qué contras tiene el barrio, cuáles son sus déficits, sus necesidades, se planifica cómo intervenir en ellos en un periodo de 4 años (una legislatura) y se someten los planes a información de los ciudadanos para que puedan alegar y proponer.

Quizá este sería uno de los primeros trabajos que podría realizar el consistorio de Zaragoza para poder ir teniendo un debate sobre lo militar basado en datos y no sólo en opiniones: hacer una radiografía sincera de la realidad militar en Zaragoza, de su magnitud, de sus dimensiones, de su impacto, de los beneficios y perjuicios que generan, de las oportunidades que abren a la vida de los zaragozanos y de las que cierran…  Es la primera necesidad si queremos tener un debate objetivo.

Si no se hace, todo seguirá igual y sólo se podrá hablar desde las opiniones, y los militares seguirán escondidos y disfrutando de sus privilegios ancestrales.

El Inspector General de Sanidad Militar sancionado por Hacienda

Imagen de Bastian Klak

Fuente:  El BOE nuestro de cada día.

Otra cosa más huele a podrido en Defensa, ahora es un Inspector General, el de Sanidad Militar, quien se ve implicado en algo turbio:

El BOE recoge hoy la orden del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas que sanciona a Luis Hernández Ferrero, alto cargo en el Ministerio de Defensa, por incumplir la normativa sobre conflictos de intereses. Hernández fue nombrado Inspector General de Sanidad de la Defensa por Pedro Morenés en junio de 2012, y ejerció en el cargo hasta el 16 de enero de 2015.

En concreto, el ministro de Hacienda en funciones, Cristóbal Montoro, considera que cometió dos faltas: una grave y otra muy grave. La muy grave corresponde al incumplimiento de las normas de incompatibilidad que marca la ley. Aunque la resolución publicada hoy en el boletín no aclara cómo infringió esa norma, las posibilidades pasan porque, durante su cargo, estuviera vinculado a empresas con relaciones con las administraciones públicas o no respetara la dedicación exclusiva marcada por ley.

La segunda falta, considerada grave, sanciona “la omisión deliberada de datos y documentos que deban ser presentados conforme a lo establecido en dicha ley”, como pueden ser datos relativos a las declaraciones de patrimonio o actividades. Se daría este caso, por ejemplo, si hubiera ocultado información sobre participaciones en empresas en conflicto de interés con su trabajo de alto cargo.

Ambas sanciones se saldan con la publicación de las mismas en el BOE y la prohibición de volver a ser nombrado alto cargo durante siete años.

Y es que cuando el Ministro de un ministerio y el Secretario de Estado no dan ejemplo porque son practicantes habituales del girapuertismo, sus empleados no saben a qué carta quedarse y optan por lo que más les conviene a ellos y no por lo que más conviene a la sociedad.  Es el peligro del mal ejemplo, que se propaga.

De cómo se solventaron, solucionaron, o de cómo se mejoró los malos actos del gestor nada se dice, parece que no importa, que aquellos que fueron perjudicados por la gestión no tienen nada que decir, que la sociedad no necesita explicaciones.

¿Hará Morenés alguna declaración condenatoria?  Posiblemente no, dado que él bastante ha tenido que callar en esta legislatura.  Aprovechará para seguir dando mal ejemplo y ejerciendo de ministro en funciones para lo que le interesa.

¿Quién será el nuevo o nueva ministro de Defensa?  ¿Se atreverá a hacer una auditoría del gasto y de la forma de hacer política de este ministerio tan opaco?

Contra la industria militar en Euzkadi

Imagen de Eguzki Talde Ekologista

Fuente:  El Diario.

Nos alegran mucho iniciativas de protesta contra el gasto militar y la industria militar que tengan carácter lúdico y festivo:

Colectivos ecologistas y antimilitaristas han celebrado este sábado por las carreteras vizcaínas una marcha ciclista contra el gasto y la industria militar en la que han denunciado “la implicación institucional con las empresas de armas vascas”

pero, a la vez, con un alto contenido de denuncia social, por ejemplo el concepto de “cañones o mantequilla” que tantas veces hemos utilizado:

Los participantes han criticado que se “mientras reducen las partidas destinadas al gasto social se produce una ampliación de recursos destinados al gasto militar dentro de los “Presupuestos Generales para 2016”.

En esta ocasión ha sido en Euzkadi, y con razones sobradas porque es en nuestras fábricas donde empiezan a prepararse las guerras del Tercer Mundo:

En la industria militar vasca participan un centenar de empresas. El País Vasco es la tercera comunidad con mayor facturación en producción militar en 2014, sólo detrás de Madrid y Andalucía”, han destacado. Asimismo, han advertido de que según datos del Ministerio de Defensa, “dos empresas vascas se colocaron entre las 10 empresas del Estado Español en facturación  de material militar: ITP y Aernnova”.

aunque debería ir cundiendo el ejemplo y hacerse en muchos más lugares porque en España el militarismo está desatado y ya son muchos años sin que se noten las críticas.

Enhorabuena, compañer@s.

El Plan B ¿también pasa por recortar el gasto militar?

desobedece

Montecruz Foto

Fuente: El diario

Se han venido realizando en Madrid la semana pasada unas jornadas de presentación del llamado “plan B”, una iniciativa de búsqueda de modelos alternativos desde la izquierda para la construcción europea, con participación de grandes figuras mediáticas tales como el belga Eric Touissant, el griego Yanis Varufakis, la politóloga Susan George o algunos de los españoles de IU, Equo y Podemos, más o menos significados, entre otros.

Curiosamente, en este encuentro se han planteado propuestas de diverso significado para romper con la hegemonía ultraliberal de la egoísta Europa, pero se ha hablado poco del ejército y del militarismo europeo, uno de los puntales de dicha hegemonía.

Se ha hablado de casi todo y muchos han sido los improperios de máximos contra los peores males del capitalismo a excepción, casi por completo, de lo que se refiere al militarismo, a los ejércitos, al intervencionismo militar, a la provocación de violencia estructural de nuestras políticas apoyadas por un imponente aparato de coacción militar, a la venta de armas… ¿No es curioso?

Los grandes líderes tienen otras muchas cosas que pensar. Es comprensible. Ante lo urgente, nos olvidamos de lo esencial o, como en el caso de una cierta izquierda militarista, consideramos el militarismo parte de nuestra fuerza de choque con tal de que actúe a nuestro favor.

Sin embargo, no todo ha sido olvido. Ha sido Zoé Konstantopoulou, ex presidenta del parlamento griego (¿casualidad que sea mujer quien denuncia el militarismo o tal vez esperanza de que la relevancia previsible de las mujeres sea a la vez la que consiga meter en agenda este tema obviado por los hombres?), quien ha denunciado con fuerza el militarismo europeo y quien ha abogado por la reducción de lo militar y la auditoría de su deuda ilegítima, para afirmar, poniendo el dedo en la llaga, que

la deuda de los países está relacionada con gastos inútiles en armamento y se ha demostrado que eran casos de corrupción a gran escala

A nosotros nos parece evidente la asociación perjudicial entre el militarismo (con los grupos de poder que se lucran de éste, con el complejo militar industrial y con la élite política que diseña políticas despiadadas) y la deuda que arrastran los países.

Y nos parece evidente que la deuda ilegítima de carácter militar (en España, como ejemplo, de más de 30.000 millones acumulados en armas sofisticadas y de invasión, más una deuda anual ordinaria de más de 10.000 millones de euros para sostener presupuestos de defensa desmesurados y políticas de agresión inaceptables) que fomentan las élites es una agresión a nuestra seguridad humana, y por tanto ataca lo que se supone que debe defender una sociedad.

Y nos parece evidente que, además, este militarismo desmesurado que forma parte de la agenda política europea también agrede a otros pueblos y su seguridad humana.

Y nos parece evidente, siguiendo el hilo de la explicación, que el militarismo no aparece como nuestro garante de seguridad, sino como nuestro enemigo.

Y en esta línea de evidencias, nos parece lógico que la agenda de una alternativa de lucha contra esta Europa, desde la “izquierda” debería contemplar el punto de vista antimilitarista: la reducción drástica y constante del gasto militar, la reconversión de sus industrias de guerra, la auditoría a la deuda ilegítima de carácter militar, la renuncia al intervencionismo militar, el inicio de un camino de desmilitarización y transarme hasta la supresión del modelo de seguridad basado en ejércitos y su sustitución por un modelo de seguridad colectiva basado en la cooperación y la noviolencia y que persiga la seguridad humana, la modificación de las políticas generadoras de violencia estructural, …

No comprendamos por qué los supuestos representantes de esa innovadora izquierda ni siquiera, salvo excepciones, tienen en mente esta dimensión de la Europa que quieren combatir, ni como a la primera de cambio, si tomamos por ejemplo el caso de España,  apuestan por políticas militaristas, proponen ministros generales o se suman al carro de los que quieren que se produzcan armas para vender a países canallas si con ello garantizan un poco más de trabajo en España.

La guerra y la Historia

Imagen de M. Peinado

Fuente:  La Gaceta.

Hace unos días, Laura Martín publicó un interesante análisis histórico sobre la guerra y su trascendencia en la historia humana.

Comienza el artículo diciendo que la guerra es, inevitablemente, una constante en la historia del ser humano.  Cierto, pero matizable.  También habría que constatar que la paz ha sido tan constante y tan inevitable como la guerra, lo que ocurre es que sobre ella no se ha historiado tanto porque nos hallamos insertos en un paradigma de dominación-violencia que no nos deja ver las alternativas a la guerra y a la violencia y reverencia la guerra.

La agricultura implicó la concentración de recursos en lugares fijos, y la necesidad de defenderlos. Esto dio lugar a la construcción de ciudades amuralladas, como Jericó, y ciudades fortificadas, como Çatalhöyük, -o Catal Huyuk-, ubicada en lo que ahora es Turquía.

Y con ellas se exacerbaron las ideas, nada objetivas y sí muy interesadas, de enemigos externos culpables de todo lo malo que nos pueda ocurrir.  También el egoísmo y la insolidaridad aumentaron su influencia en la cultura humana y tomaron carta de realismo político.

Paralelo al crecimiento de los ejércitos en estas sociedades, se desarrolló también la tecnología de guerra. Con la introducción del bronce, y mil años después el hierro (1200 a.C), se sustituyeron la piedra y los huesos por materiales más efectivos para las puntas de lanza, hachas, flechas, lo que daría pie a la creación de armaduras de metal. El siguiente paso fue el uso de fortificaciones,el empleo del asedio como técnica de ataque, la domesticación del caballo y su uso para el carro de combate y montura, y posteriormente los barcos de remo y las galeras.
Hasta la aparición de la pólvora los elementos principales en la lucha son constantes: Por un lado, soldados de a pie con espadas y lanzas, arcos, jabalinas, hondas. Por otro, caballería con arcos y lanzas y máquinas de asalto (p.e. las catapultas).

Se le olvida a Laura Martín comentar el negocio que ha conllevado siempre la tecnología militar.  Y que el negocio lo fue, lo es y lo seguirá siendo sólo para unos pocos privilegiados.  Los demás, vimos, vemos y veremos cómo los fondos dedicados a gastos sociales se desvanecen en aras de la seguridad que nunca es perfecta en gastos de muerte y violencia. Por otra parte, se olvida que durante tales siglos los avances tecnológicos no fueron tan unilaterales ni unidireccionales. Por buscar una referencia fácil de encontrar al respecto, el primer volumen del libro “En la espiral de la Violencia” nos dará una visión mucho más matizada de la historia humana a que se refiere Laura Martín.

Esto implicaba la necesidad de organizar los ejércitos en el uso de estos elementos. Los asirios, por ejemplo, fueron los primeros en crear una fuerza de mercenarios. Las polis griegas usaban ciudadanos-soldado, los hunos luchaban con jinetes nómadas organizados. Ante las nuevas formas de guerra, los factores básicos para el éxito eran la organización eficaz y la disciplina.

Y habría que añadir, en nuestra opinión, que la creación de los ejércitos provocó hondas repercusiones sociales:  se creó una élite no productiva y sí parásita del Estado y de la sociedad.  Aparecieron, se olvida la autora constatarlo, los golpes militares, moda tan arraigada a lo largo de la historia.  Por ello necesitaban una cultura de defensa (antagónica a la cultura de paz) que les hiciese necesarios, imprescindibles.

La cultura de defensa es militarista, violenta, intervencionista, imperialista, opresora, machista, y otras lindezas que parece olvidar la periodista.  Una de las más importantes es que desapareció la soberanía ciudadana en las cuestiones de Defensa y todo quedó, nuevamente, en manos de una élite violenta.

El resto del artículo, aunque interesante, no lo comentamos, es sólo una repaso rápido por las distintas tecnologías militares, los principales eventos e imperios.  En ella se olvida, también los millones y millones de muertos, heridos, violaciones, ruinas, desplazamientos, etc., ocasionados por las guerras.  Sin ellos, parece que la historia es aséptica, sin sangre, sin dolor.  También se olvida de la destrucción de recursos y de lo que ha sufrido la naturaleza con nuestra violenta forma de “resolver” los conflictos. Se olvida de las microhistorias de paz, de noviolencia que también han tenido lugar y han hecho progresar las ideas éticas de las sociedades…

Para acabar, un cariñoso reto para Lidia Martín y La Gaceta:  ¿os atrevéis a realizar una historia de similar longitud y calado periodístico sobre la paz y la noviolencia a lo largo de la historia humana?

Propuesta electoral de Izquierda Unida-Unidad Popular en materia de Defensa

Imagen de: izquierdaunidaalcalalareal.blogspot.com

Fuente:  UNIDAD POPULAR   

Ciertamente ya felicitamos a Izquierda Unida, ahora Unidad Popular, por su programa en las pasadas elecciones europeas, pues ofrecieron avances hacia una política de defensa diferente. Ahora lo volvemos a hacer.

No dedican muchas páginas al tema de la defensa y los conflictos internacionales. Sigue sin ser un tema central de su apuesta, pero lo que escriben está muy bien desde una perspectiva de solidaridad, y dan ejemplo de una visión más alternativa de los problemas de defensa.

Nos parece muy acertada su visión global y un punto de partida para avanzar en cambios más profundos en el futuro:

En las últimas décadas el modelo acelerado de globalización comercial y financiera del neoliberalismo ha causado un fuerte deterioro ambiental y social. Para hacerle frente, proponemos un modelo de globalización alternativo, una política basada en la fraternidad y la solidaridad, que permita el desarrollo integral de las personas y los pueblos.

Es necesario un nuevo enfoque de la seguridad, basado en la resolución de conflictos por vías no violentas, que aborde el desarrollo y la seguridad como algo estrechamente relacionado.

No habrá seguridad sin justicia internacional y sin anular la injerencia y la explotación de los recursos de unos países por otros, porque el expolio de los pueblos y las guerras para garantizarlo, son la causa principal del drama de la emigración y el asilo. La mejor defensa se basa en la construcción de la justicia, en la prevención de los conflictos, en la cooperación, en la acción humanitaria, en el conocimiento intercultural y en la construcción democrática.

Como se ve, optan por la noviolencia, por una visión global de los conflictos, atendiendo que estos no atiendes sólo a la violencia directa, que es en lo que se fija tradicionalmente el discurso conservador de la seguridad y la defensa, sino que también, sin mencionarlas con estos nombres, hablan de violencia estructural y cultural, las caras ocultas y sutiles que mantiene todo el entramado de dominación a escala global.  También demuestran una visión alternativa de los conflictos y de sus posibles abordajes, optan por la cooperación, la solidaridad y la justicia global,  la acción humanitaria, el conocimiento intercultural y la construcción democrática.

Espléndido.

Por otra parte abordan, tímidamente, medidas destinadas a ir quitando poder al modelo militar de defensa y dotando en paralelo de una alternativa basada en la seguridad humana. Para nosotros estos procesos se llaman transarme, que es ir más allá del desame. El transarme (camino desde este modelo basado en el paradigma de dominación-violencia hasta otro paradigma basado en la cooperación-noviolencia) tiene dos implicaciones, una, que esbozan bien en la introducción, de crear un modelo de defensa distinto e ir acercándose a él, y otra, que insinúan en las siguientes medidas y que encabezan con el título de “Control democrático de las política de Defensa”·, que es la de ir quitando protagonismo, inversiones y capacidades a lo militar y violento.

Y ¿qué medidas son estas que proponen?

CONTROL DEMOCRÁTICO DE LAS POLÍTICAS DE DEFENSA

 

  • Fortalecer el control parlamentario en operaciones militares exteriores. Retirada de todas las tropas españolas en acciones españolas sustituyéndolas en su caso por ayuda humanitaria de carácter civil.

  • Aplicación y establecimiento de los tratados y leyes relativos al comercio de armas tendentes a su eliminación. Control parlamentario y público sobre esta actividad, con seguimiento en el país de destino del material armamentístico exportado

  • Disminución de los gastos de defensa . Se realizará una auditoría del gasto militar: cuánto es lo que el estado gasta anualmente en armamento y quiénes son los proveedores y las empresas locales e internacionales a las que el Estado compra armas. Se verificarán también si somos proveedores de estados que revenden armas al ISIS y a otras organizaciones de terrorismo internacional. Se aclarará la relación con Arabia Saudí en este punto.

  • Salida de España de la OTAN

  • Revisión del tratado con EEUU.  Conseguir el cierre de todas las bases militares extranjeras en nuestro territorio , incluido GIbraltar.

  • A efectos de garantizar la seguridad de la población civil las distintas instalaciones militares destinadas a acuartelamiento de tropas y/o almacenamiento de materiales de guerra y auxiliar se ubicarán en lugares suficientemente distantes de zonas habitadas

Muy interesantes todas sus propuestas. Y necesarias para democratizar la Defensa, un paso previo para emprender cambios más hondos y no menos urgentes.  Unidad Popular opta por el control democrático de la defensa y lo aplaudimos, pues es un buen inicio.

Aunque, pasando a las ausencias, echamos de menos medidas para fomentar la participación popular en las cuestiones de Defensa (en la toma de decisiones y en la desmilitarización de la misma por ejemplo). Ello profundizaría la democratización de la Defensa al tenernos a todos en cuenta.

Habría sido un buen momento para cuestionar con más énfasis las industrias militares y el complejo militar industrial, para evitar las puertas giratorias que condicionan esta política, para criticar el desmesurado ejército que existe o para proponer cambios que quiten los privilegios fiscales y de uso del territorio por parte de los ejércitos.

Nosotros añadiríamos muchas más, igual de relevantes y necesarias, pero entendemos que en un programa electoral no se puede especificar absolutamente todo.

Los puntos de las propuestas de Unidad Popular nos hacen ilusión. Alguien se atreve a decir otra cosa distinta al consenso militarista vigente.  Quizá ese control democrático de la tantas veces ocultada política de Defensa y esa opción por la auditoría sean las más importante por considerarlas como verdaderas puertas abiertas a una cultura de paz en el futuro.

Además, hay otro manojillo de ideas destacables en el epígrafe “Libertad de los Pueblos”. Podemos también las solicita, pero como el sentido general de su propuesta no avanza en una alternativa de defensa, quedan en su propiesta desdibujadas, descontextualizadas, retóricas. Podrían ampliarse a otros pueblos y situaciones mundiales, pero no cabe duda que la apuesta de Unidad Popular apunta maneras:

  • Reconocimiento de la República Saharaui Democratica, exigiendo el cumplimiento de la resolución de Naciones Unidas de 1975
  • Reconocimiento oficial y pleno del Estado Palestino
  • Apoyo al proceso de paz en Colombia
  • Reconocimiento del derecho de los pueblos del Kurdistán a vivir en paz.

Es una verdadera pena que las encuestas nos hablen del hundimiento en los resultados electorales de Izquierda Unida, justo ahora que parecen tomar (quizá porque no les queda otro espacio político ante la cada vez mayor centralidad por la que optan PSOE y Podemos) posturas nítidamente diferentes y alternativas en las cuestiones de Defensa.  Una línea que en otras muchas ocasiones no habían defendido con tanta claridad y contundencia y ahora, por lo que parece, se quedarán de nuevo sin eco en las instituciones políticas.

Programa electoral del PP en Defensa

Imagen de doshermanasinfo.com

Fuente:  web del PP

Iniciamos con esta entrada una serie dedicada a analizar lo que dicen y silencian los distintos partidos políticos españoles en sus programas electorales sobre seguridad y defensa.

El apartado que el PP dedica a la política de exteriores y de defensa se titula:  nuestro papel en Europa y en el Mundo.

Hemos empezado a leerlo con la intuición de que iban a poner lo de siempre, pero en las primeras líneas nos llevamos una sorpresa:

Algunos partidos políticos presentan propuestas obsoletas para un mundo que ya no existe o propuestas que ya se probaron en épocas anteriores y que obtuvieron malos resultados.

¡Ostras!  ¿Van a animarse a hacer política de defensa de manera diferente?  Pero, justo en el párrafo siguiente volvemos al redil pepero de toda la vida en el que se confunde la defensa con los intereses económicos de las oligarquías empresariales españolas:

La internacionalización de las políticas domésticas ha hecho que las fronteras entre los asuntos internos y los externos prácticamente hayan desaparecido. Así las cosas, un planteamiento erróneo de la política internacional pone en juego asuntos tan capitales para España como la creación de empleo, la prosperidad o el sostenimiento del Estado del Bienestar.

(…)  Ante la inestabilidad de estos países, España propondrá una estrategia de cooperación europea orientada a resolver el problema en origen, y en sus múltiples facetas: económica, social, de fortalecimiento institucional y del Estado de Derecho, y de respeto a los Derechos Humanos. Esa inestabilidad en otros países es sin duda uno de los grandes desafíos de nuestra Política de Defensa. Situaciones como la de Siria demuestran los efectos transversales que tienen hoy en día las crisis internacionales que hacen de la seguridad una cuestión que afecta al conjunto de todas las políticas. Los compromisos internacionales con nuestros socios y aliados, la inversión en nuestras capacidades militares y la misión que desarrollan nuestras Fuerzas Armadas son elementos imprescindibles para garantizar los derechos y libertades de los españoles.

En política de migración, asilo y control de fronteras optan por más de lo mismo:

Impulsaremos una política común de migración y asilo en la UE. Queremos que la Unión Europea logre adoptar una verdadera Política Común de Migración y Asilo que responda a este reto, desde la solidaridad y la responsabilidad, con un enfoque global y equilibrado que aborde todas las vertientes del fenómeno migratorio: la protección internacional, la lucha contra las redes criminales de tráfico de personas, la migración legal y la cooperación con los países de origen y tránsito.

Continuaremos impulsando una política de gestión de fronteras que combine la máxima seguridad con la mayor agilidad y facilitación del movimiento fronterizo. Para ello, se extenderá y ampliarán las soluciones tecnológicas más avanzadas bajo el Programa de Smart Borders (Fronteras Inteligentes) y se avanzará en la cooperación para intercambiar información online sobre las amenazas en las fronteras exteriores europeas, de acuerdo con el Sistema Eurosur, que España ha liderado.

Continuaremos impulsando políticas y medidas de retorno de los inmigrantes irregulares, en colaboración con los países de origen y tránsito de la inmigración irregular que nos colocan como referente europeo en la gestión de crisis migratorias. Se fomentará una mayor implicación financiera y operativa de la UE en el retorno, puesto que España controla las fronteras exteriores y lucha contra la inmigración irregular en beneficio de todos los países europeos.

Optan por la indefinición, lo cual significará que acabarán apoyando medidas similares a las que actualmente aplican en la redefinición de la política de exteriores y defensa en 2016:

Contribuiremos activamente al proceso de elaboración de la nueva Estrategia global de la UE en materia exterior y de seguridad, de cara a su aprobación en 2016.

Más indefinición en:

  • ciberterrorismo
  • terrorismo
  • el Mediterráneo y el Magreb
  • Ucrania
  • Sáhara Occidental

temas en los que sólo dicen que impulsarán una participación activa española.  ¿Cuál es su análisis concreto?  No lo comentan.  ¿Medidas concretas?  No lo comentan.

El caso sirio, tan en boga y tan analizado por políticos y periodistas, no les lleva más de dos líneas:

Impulsaremos programas de ayuda en los procesos democráticos, poniendo especial atención a los países que viven en conflicto, como es el caso de Siria.

¿Intervendremos militarmente?  ¿Apoyaremos las intervenciones de otros?  ¿Seremos la retaguardia de Francia en otros conflictos para que ellos se puedan explayar en el Sirio?

Ahora un concurso de agilidad interpretativa de textos crípticos:  ¿lo dicen o no lo dicen?  Juzguen ustedes:

Crearemos nuevos programas de cooperación con nuestros vecinos de la otra orilla del Mediterráneo y norte de África que incluya una perspectiva integral de ayuda económica, social, de seguridad y de fortalecimiento de las instituciones democráticas.

Viendo las andanzas del exrey y del ministro Morenés por todo el mundo para vender armas, sí que lo dicen, en nuestra opinión:  fomentarán la venta de armas en el Mediterráneo y en norte de África.

Sí se posicionan, en cambio, con el tema de Gibraltar:  Gibraltar, español.

Luego, hablando del papel de España en la ONU se oponen a cualquier tipo de violencia:

Promoveremos la eliminación de todo tipo de violencia, como la violencia machista o la persecución religiosa o de conciencia de los individuos, velando por el cumplimiento de los estándares democráticos.

¿Acaso no es violencia la política de exteriores que realizan la UE y España con sus ventas de armas disparadas, con sus intervenciones militares, etc?

Optan por la vieja política, la de la casta, la política de Estado en materia de defensa:

  • Seguiremos impulsando una política de Estado en materia de Seguridad Nacional y Defensa
  • Mantendremos nuestros compromisos internacionales con el conjunto de socios y aliados, el papel activo en la OTAN y en la PSCD europea.
  • Reforzaremos el proceso de modernización de nuestras fuerzas armadas (es decir, gastarán más millones en armamento, provocando más deuda y sosteniendo con créditos a interés cero a la industria militar)
  • Prometen a los militares las capacidades y recursos necesarios para desarrollar sus funciones, además les prometen, a los militares y sus familias, el reconocimiento y la atención que merecen, también les vuelven a prometer el fomento de la igualdad, la conciliación y mejores condiciones de vida, también apoyarán a las familias de los que están en misiones internacionales,
  • Promoverán nuevas formas de coordinación entre los ejércitos
  • Promoverán, como prometen en todas las legislaturas, el fomento de la cultura de defensa entre la ciudadanía, a la que notan lejana.

 

Pero innovan para que todo permanezca igual en las finanzas de la defensa:

Promoveremos una Ley de Estabilidad Financiera en materia de Defensa. Estableceremos un marco legal que implante sistema de financiación y de gasto de defensa estable y permanente en el tiempo a largo plazo que proporcione planificación y estabilidad a la defensa nacional, impulsando la inversión i+d del sector industrial mediante la programación, y el mantenimiento de los puestos de trabajo.

 

El peligro de los campo de tiro militares: Espolla, Girona

Imagen de FotosBaiz

Fuente:  Público.

Ahora los vecinos que se quejan por las irrespetuosas maniobras militares son de Espolla, Girona, pueblo de 407 personas.

Diversas granadas de mortero explotaron este miércoles a 200 metros de una casa (…)   Las explosiones de los proyectiles llegaron a depositar metralla en el tejado de la vivienda (…)  Tenía mucho miedo y un dolor de tímpanos muy fuerte, además tenía miedo por mi hijo, que suele ir a jugar fuera, no puede ser que haya un riesgo tan grande, declaró una la vecina de la casa afectada, separada del núcleo del pueblo.  (…)  Es evidente que el campo se les ha quedado pequeño, o lo tienen muy mal diseñado, porque ha habido muchos episodios de balas perdidas. Es difícil de demostrar, porque te encuentras tú solo oyendo el silbido de las balas o los impactos en la tierra”, explicó un trabajador de la zona

En Espolla tienen la mala suerte de que su municipio es adyacente con la base del ejército de Sant Climent Sescebes, que tiene unas 800 hectáreas (de las que 350 hectáreas se expropiaron a Espolla para hacer el campo de tiro) y que, por lo visto, les parecen insuficientes a los militares que prefieren pegar tiros y morterazos fuera de su perímetro y más cerquita del pueblo.

Debe ser para que los civiles participen en lo que militarmente se llama Cultura de Defensa.

Las reinvindicaciones civiles son claras y justas:

El alcalde de Espolla, Carles Lagresa, ha manifestado que lo ideal sería el cierre del campo, pero pide que como mínimo las prácticas de tiro se ciernan al terreno de la base militar

La Vanguardia también se ha hecho eco de la noticia y ha concretado más:

Los vecinos de la zona han encontrado más de una docena de impactos, árboles rotos y numerosos casquillos de mortero dispersos por la montaña. Incluso, la dueña de la casa hizo fotos del momento, en el que se aprecia como una batería de proyectiles explosionan a unos 200 metros de la casa. Los afectados dicen que no es la primera vez que esto ocurre, aseguran que viven con miedo y critican que Defensa les ha ignorado cada vez que se han quejado.

Como se ve, los vecinos se encuentran desprotegidos y sólo cuentan con su trabajo para difundir las barbaridades que hace Defensa:

Pasó hace una semana, pero Salomé Wimille todavía tiene el miedo en el cuerpo. Vive en una casa aislada en la zona de los Vilars d’Espolla (Girona) y el miércoles pasado le cayeron toda una batería de proyectiles al lado de casa. “Sentí una explosión muy fuerte y me encerré dentro de casa; después hubo más e hice fotos para que se viera que habían caído muy cerca”, explica mientras enseña las imágenes.

Los morteros salieron de la base de Sant Climent Sescebes, donde los militares hacían maniobras de tiro, pero superaron los límites del campo y cayeron en fincas particulares. Hubo uno que explotó a 185 metros de la casa donde vive la Salomé y los otros, los que se dispararon en batería, impactaron a unos 230 metros de la casa.
“Tardé tres días en ir al bosque”, explica la propietaria. Y cuando subió, acompañada de otros vecinos de los Vilars, encontraron hasta una docena de impactos. Los morteros destrozaron árboles y dejaron agujeros de unos dos metros de diámetro en el suelo. “Además, en todas partes está lleno de restos de proyectiles”, dice Salomé Wimille.

Los propietarios han hecho un mapa de los lugares donde impactaron los morteros -sobre terreno, señalizados con bolsas de plástico- y lo han enviado al Ayuntamiento. Pero ahora la tendrán que ampliar. Y es que hoy la Salomé, acompañada de otro vecino, Martijn Van Der Berg, han encontrado más agujeros, casquillos de mortero y restos de munición que antes no habían visto.

El Ejército poco quiere razonar con los civiles y les contestó con su habitual bravuconería:

Desde el Ayuntamiento, después de recibir la llamada de Wimille, llamaron a la base militar Álvarez de Castro de Sant Climent para ver qué había pasado. “La respuesta fue que eran profesionales y que estaban haciendo puntería, pero creo que esta vez es evidente que los morteros se desviaron”, explica el alcalde.

(…)  Fuentes del ejército de tierra recuerdan que reciben quejas recurrentes de vecinos cercanos a la base y que cada vez han abierto una investigación para descubrir las causas y corregir cualquier problema detectado. Añaden, sin embargo, que en buena parte de los casos las quejas no estaban fundamentadas

La dejadez del Ejército por evitar el peligro para sus vecinos civiles es alarmante:

El alcalde también lamenta que los límites del campo de tiro no estén debidamente marcados. De hecho, asegura que cuando se hacen maniobras del ejército pone guardias en las pistas principales que cruzan la montaña, y hay alguna señal, pero que sí que “es verdad que no se hace un control absoluto, porque hay muchos senderos o senderos que llegan directamente al campo de tiro, y alguien se puede despistar y encontrarse en medio”.

A esta falta de delimitación clara del campo de tiro los militares comentan, con prepotencia, que:

Los militares aseguran que el campo de maniobras de la base está “perfectamente delimitado y marcado” aunque no hay ninguna valla perimetral.

Para acabar, decir que el problema es generalizado en la zona porque los otros dos municipios limítrofes con la base militar,

En Sant Climent Sescebes, los vecinos de Vilartolí también aseguran vivir la misma situación. Por ello, desde este consistorio también se pedirán explicaciones.

A %d blogueros les gusta esto: