Archive for Política de Defensa

El penúltimo Consejo de Ministros del año también incrementa el gasto militar

British+Soldier+Training+Malian+Soldiers

Por Defence Images

Fuente: Consejo de Ministros.

Parece que el Gobierno no quiere acabar el año sin incrementar sus políticas militares.

En el Consejo de Ministros de 22 de diciembre, penúltimo del año, han tomado acuerdos relativos a la participación española en operaciones militares en el exterior hasta diciembre de 2018. Concretamente para prorrogar la participación española en tropas de guerra fuera de España. El listado es abrumador y demuestra nuestro intervencionismo.

Operaciones con la UE:

  • Mantenimiento de la Operación «EUFOR ALTHEA», en Bosnia y Herzegovina
  • Operación EUTM-Mali, como su nombre indica, en Mali.
  • Operación EUTM-RCA, en República Centroafricana.
  • En el cuerno de África, operación EUNAVFOR ATALANTA.
  • En Somalia, Operación EUTM Somalia.
  • En el mediterráneo para «evitar la piratería», EUNAVFOR MED Sophia.
  • Integrando la «Fuerza de Reacción Rápida» de la UE, liderando un Battle Group (EUBG).

En total siete operaciones de guerra.

Operaciones con la OTAN:

  • En la fuerza de la OTAN «Presencia Avanzada Reforzada» (e-FP), en Letonia.
  •  En el Flanco Sur, dentro del Plan Permanente de Defensa Aérea «Persistent Effort» de la OTAN, con el despliegue de misiles Patriot en Turquía y con su contribución a la «Operación OTAN de Policía Aérea en el Báltico» («Baltic Air Policing») en Lituania u otro país Báltico (es decir, aunque se da como una única operación, en realidad hay dos, una en Turquía y otra en el Báltico).
  • En el Mediterráneo, en la operación de seguridad marítima «SEA GUARDIAN» de la OTAN.
  • En Afganistán, en la misión «Resolute Support», con presencia en Kabul y un cuartel en Kandak.
  • Y manteniendo unidades militares a disposición de las Fuerzas de Respuesta de la OTAN y de las Fuerzas Navales Permanentes aliadas (SNMG, de escoltas, y SNMCMG, de cazaminas), aportando buques de la Armada en diferentes periodos

Total, cinco operaciones (seis en realidad) más.

Coalición contra el DAESH:

  • España mantendrá su compromiso con este esfuerzo internacional y potenciará su liderazgo de la Base de Besmayah, en Irak.

Una operación más a sumar a las doce ya glosadas.

Operaciones de la ONU:

  • Misión «UNIFIL» en el Líbano.
  • Misión de observación en Colombia.
  • Despliegue de la Unidad Militar de Emergencias en situaciones de catástrofe.
  • Despliegue de un máximo de cincuenta observadores/monitores militares, oficiales militares de enlace y asesores militares para contribuir a determinadas acciones (véase lo indefinido del asunto) de ayuda humanitaria.

Otras cuatro misiones, lo que nos sitúa en un total de 17 misiones, cifra que no coincide con las 21 misiones (Túnez, Senegal, Mauritania, Golfo de Guinea) que el propio Ministerio de Defensa reconoce en su página web.

Es llamativo que la propia nota que realiza el Consejo de Ministros permite pensar que va a aflorar en los Presupuestos Generales del Estado el importe de ese desmesurado apartado de presencia militar española en el exterior. Lo dice así:

Los gastos derivados de la participación española en estas operaciones se financiarán con cargo a la rúbrica presupuestaria «Participación de las Fuerzas Armadas en Operaciones de Mantenimiento de la Paz».

Aumento de tropas en Mali.

El Consejo de Ministros ha aprovechado para añadir otro acuerdo relativo a la injerencia española en las guerras emprendidas en interés de la actual geopolítica de dominación de la que formamos parte.

Lo dice así

incremento del número de efectivos en la participación de las Fuerzas Armadas en la misión de entrenamiento en Mali de la Unión Europea hasta un máximo de 292 efectivos, desde los 140 actuales.

La guerra en Mali debe ir mal, aunque no es esa la noticia que nos llega. De otro modo no se explica la necesidad de aumentar la tropa.

En todo caso, un aumento de tropa implica además un mayor gasto militar, lo que tendrá su reflejo probablemente en las cuentas de 2018.

Y otros 39´9 millones de euros más de gasto autorizado.

¿Les parece poco? Nunca es poco para la voracidad militar.

El propio Consejo de Ministros ha autorizado una partida más de gasto militar, esta vez por la nada despreciable cifra de 39.926.000 euros, para vigilantes de seguridad.

El Consejo de Ministros ha autorizado la celebración del Acuerdo Marco que posibilitará la prestación de los servicios de seguridad, vigilantes con y sin armas, para el Ministerio de Defensa y sus organismos autónomos, con un valor estimado de 39.926.000 euros.

De nuevo, impresionante el despilfarro en vigilantes para vigilar a nuestros propios vigilantes. Parece una inocentada, pero no estamos aún en el día apropiado, por lo que la broma se torna un escándalo.

Eso sí, un nuevo escándalo que no hará mover una pestaña a nuestra flamante casta política, que no tiene costumbre de incomodar al Ministerio de Defensa con minucias como el brutal y creciente gasto militar, el despilfarro descarado que esconde y la falta de control político de este tipo de medidas. No se les vaya a indigestar el espíritu navideño.

 

 

Share

Otro Consejo de Ministros prenavideño que aprueba gasto militar por la puerta de atrás

3380-Recreaccion+militar+nos+Cantons+da+Coru%C3%B1a.

PRO Jose Luis Cernadas Iglesias

Fuente: La Moncloa

Pues sí, como pensábamos. Otro Consejo de Ministros más que aprovecha el Gobierno para autorizar más gasto militar.

Ahora son dos nuevas autorizaciones de gasto.

  • Una, por importe de 13.818.181,80 euros, para » la celebración del Acuerdo Marco para los servicios de transporte discrecional, nacional e internacional, de viajeros por carretera en autobús o autocar, necesarios para el desarrollo de actividades del Ejército de Tierra».

¿Un acuerdo para que los militares viajen por la patilla?

Dice la justificación que ofrece el Gobierno que

Los transportes de personal por carretera atienden a diversas actividades de las unidades del Ejército desplegadas en toda España, no tienen carácter regular y en numerosas ocasiones la demanda es muy alta con ocasión de maniobras o ejercicios que no se pueden atender con medios militares. Por ello, los servicios a realizar deben ser prestados por compañías que operan en todas las áreas geográficas.

La duración de este acuerdo será de tres años, prorrogable por uno más.

  • El segundo, por 16.352.000 euros, para  la celebración del Acuerdo Marco que posibilitará la prestación de los servicios auxiliares de servicio y control en las bases, acuartelamiento, establecimientos e instalaciones para el Ministerio de Defensa y sus Organismos Autónomos.

Es decir, para los seguratas que vigilan las instalaciones militares, porque como se sabe, al Ejército le son necesarios cuerpos de vigilancia privados para custodiar a los propios militares.

La explicación es muy lógica, como puede comprobar cualquiera, porque con el enorme gigantismo del personal militar (del cual nos permitimos tener varios miles en una reserva de la que cobran por estar en sus casas) es imposible que ellos mismos asuman estas anodinas tareas ajenas a lo militar, al parecer. La ofrece así el acuerdo adoptado:

Entre las labores que desempeñan los Auxiliares de servicio y control destacan la inspección y vigilancia de inmuebles, los servicios de recepcionista, el control de los accesos a las bases, acuartelamientos y establecimientos, y la realización de rondas o patrullas en el interior de las citadas instalaciones para prevenir cualquier contingencia. Estas son actividades esenciales para garantizar la seguridad y el adecuado funcionamiento de determinadas instalaciones del Ministerio y de sus Organismos Autónomos.

el contrato durará un año, lo que supone un pastizal que tal vez alguien malintencionado piense que es otro ejemplo más del despilfarro secular.

Contamos por tanto con dos aumentos de gasto que implican otros 30.170.181´80 millones de euros más.

¿Acaban ahí los acuerdos relativos a gasto militar adoptados por este penúltimo Consejo de Ministros prenavideño?

  • Pues no. Porque  se ha adoptado otro relativo a la reprogramación de los PEAS.

El acuerdo aparece en la sección relativa a Hacienda y Función Pública, no en Defensa, una de las prácticas habituales para disfrazar el gasto militar.

El Consejo de Ministros ha aprobado la reprogramación de las anualidades correspondientes al año 2017 relativas a trece programas especiales de modernización de las Fuerzas Armadas, con el objetivo de actualizar su planificación financiera con vista a su cierre o a la adecuación de la financiación al ritmo de los contratos.

Estos programas son:

  • NODOS CIS desplegables para la Unidad Militar de Emergencia.
  • Misil TAURUS.
  • Programas Tecnológicos asociados al futuro vehículo de combate sobre ruedas 8X8.
  • Vehículos Pizarro.
  • OBUS 155/52 REMA.
  • Buque LLX.
  • Buque de aprovisionamiento de combate (BAC).
  • Helicóptero EC-135.
  • Helicóptero NH-90.
  • Helicóptero Tigre.
  • Avión A400M.
  • Avión EF 2000.
  • Misil Contra Carro Spike.

Conforme a la nueva reprogramación, los nuevos límites de compromisos y los importes de anualidades quedan establecidos en los términos indicados a continuación:

Año Límite compromiso máximo a adquirir (euros)
2018 1.824.476.938,24
2019 1.721.241.276,37
2020 1.678.524.973,96
2021 1.772.442.482,48
2022 1.582.251.099,53
2023 1.566.836.709,69
2024 1.545.795.832,06
2025 1.538.905.742,97
2026 1.463.524.385,84
2027 1.403.822.838,27
2028 1.456.489.836,51
2029 1.265.000.794,65
2030 745.069.915,43

Con arreglo a este acuerdo, ya sabemos que en 2018 van a meter en presupuestos otros 1.824´47 millones de euros de gasto en amortizar los PEAS, así como las anualidades previstas hasta 2030 (si no hay sobrecostes, que siempre los hay) que suman en conjunto 19.564´39 millones de euros que deben pagar aún por estos PEAS.

Añadamos que este pago de lo aún adeudado (lo pagado hasta ahora de los más de 30.000 millones adeudados ha sido abonado no por Defensa, sino fuera de su presupuesto y mediante créditos extrapresupuestarios) es sólo una parte del gasto militar por armas que no necesitamos, pues la Ministra ha anunciado un nuevo ciclo inversor que, nuevamente, añadirá más deuda y más gasto militar.

Una bicoca.

Share

Dinamarca pide dinero (¡y permiso!) para comprar F-35

Imagen de Airwolfhound

Fuente:  Infodefensa.

Dinamarca es el norte, es el progreso, es la democracia, es el respeto, …

También es el militarismo rampante, pero con otro tono distinto al nuestro.

De la noticia nos llama poderosísimamente la atención que antes de realizar la comprar de los controvertidísimos F-35 yankis, había pedido permiso al Parlamento para hacerlo y allí se sometió a debate y se aprobó.

Qué espectáculo de democracia, pedir permiso para comprar armas, debatirlo en el Parlamento, suponemos que con luz y taquígrafos, que la sociedad se entere del gasto militar y que pueda opinar.

Aquí ni por asomo.  Los PEAS ahora se incluyen en el presupuesto del Ministerio de Defensa pero tras sentencia del Tribunal Constitucional.  Hasta entonces se aprobaban en verano, para que nadie se enterase, por decreto ley.

Muchos cambios, y significativos, hemos de lograr para parecernos en transparencia a las democracias nórdicas.  Pero ellas nos muestran que nuestras exigencias no son locuras y sí políticas aplicables que sólo las frena la falta de voluntad del PSOE y del PP.

En otros aspectos andamos como los daneses, dado que su ministro de Defensa acaba de solicitar oficialmente a la Comisión de Finanzas del parlamento danés el dinero necesario para comprar 27 aviones de combate F-35a por 16.374’4 millones de coronas danesas, es decir, 2.600 millones de dólares.  Además, han de solicitar 650 millones de coronas más para acometer trabajos de construcción de la base aérea de Skrydstrup donde operarán los F-35A.

En la locura del gasto militar andamos a la par, como se ve.

Share

Las militarización escolar polaca

Imagen de Andresumida

Fuente:  Noticias de Polonia.

Algunas costumbres españolas (el toreo, por ejemplo) nos hacen parecer desalmados y bárbaros.

Pero hay países que tienen ejemplos sobrecogedores.  Hoy nos referimos a Polonia.  Allí es habitual que en la secundaria se den clases con componentes militares:

los liceos y las escuelas técnicas dan las llamadas clases uniformadas, dirigidas a los estudiantes que aspiran a ingresar en el cuerpo de bomberos, el servicio penitenciario, el ejército y la guardia de fronteras. En Polonia hay un aproximado de 500 escuelas de este tipo. En Varsovia algunas escuelas secundarias tienen planeado abrir a partir de septiembre 11 clases uniformadas. Sin embargo, cada escuela tiene su propio programa y los entrenamientos se diferencian entre sí.

Ya ven ustedes el problema (suponemos que verán el problema de militarizar la escuela y de llevar a la violencia a los estudiantes desde tan pequeños), porque lo que es el gobierno de Polonia han puesto el objetivo en otro problema bien distinto:  cada escuela hace la guerra por su cuenta:

Queremos aprovechar al máximo el potencial de estas escuelas. Hasta ahora el nivel de formación es muy diferente, así como también es diferente la cooperación con el Ministerio de Defensa. En algunos planteles hay muy buenos programas educativos y de formación, en otros, en cambio, todo se limita a que una vez al mes los estudiantes se ponen los uniformes y eso es todo. Las escuelas no tienen ni siquiera garantizada la financiación.

Y para homogeneizar toda la educación militarizada, proponen:

Los planteles que ya tienen experiencia en las clases uniformadas, ya fueron invitados a introducir un programa piloto para las clases militares que serán certificadas por el Ministerio de Defensa. El programa, que será el mismo para todas las escuelas, se creó en el Ministerio de Defensa después de conversaciones con los directores de las instituciones educativas. El programa mínimo se basa en la misma formación que reciben los estudiantes de las academias militares. Los graduados de estas clases militares tendrán prioridad en la contratación para las Fuerzas de Defensa Territorial y en la admisión al servicio militar profesional, y en la admisión a las instituciones militares de educación superior tendrán puntos adicionales en los exámenes.

Parece que el programa va a ser un éxito rotundo, sobre todo porque dado que no se invierte mucho en las escuelas, ni en Polonia, ni en España, claro, en aquellas esculas que militaricen sus enseñanzas …

El viceministro espera que al programa se sumen al menos 50 escuelas, por lo menos una por distrito. Las solicitudes podían presentarse hasta el 18 de mayo y 243 instituciones educativas aplicaron. La selección final la realizará personal de la Oficina de Reclutamiento del Ministerio de Defensa. La lista de las escuelas seleccionadas estará listo para el 1 de junio. A partir de septiembre, una vez que se introduzcan cambios legales, los planteles con clases de formación militar obtendrán del Ministerio de Defensa presupuestos adicionales de 1 millón de eslotis este año.

serán ayudadas por 1 millón de eslotis.

Bestial apuesta estatal por militarizar el futuro, por hacerlo violento.

¿Podemos suponer que las escuelas que se apuntarán al programa serán las públicas y no las privadas?, ¿podemos suponer que se apuntarán las escuelas de barrios más pobres y que reciban menos ayudas estatales?

¿Podemos suponer, por tanto, que este programa lo que busca es nueva carne de cañón entre las clases bajas de la sociedad polaca?

Y suponemos, con total seguridad, que Cospedal estará frotándose las manos con las ideas de nuestros vecinos polacos.  Ellos nos dan el ejemplo y la guía a seguir para promocionar en España la denostada «cultura de defensa».

Recordemos, por cierto, que ya fueron famosos hace unas décadas otros centros de adoctrinamiento violento en Polonia:  Auschwitz, por ejemplo.

¿Hacia dónde queremos avanzar?

Share

Reabrirán el acuartelamiento Sancho Ramírez, de Huesca

Concentraci%C3%B3n+en+la+preparaci%C3%B3n

Gabriel Baiz

Fuente: Radiohuesca.com

Hoy tenemos una mala noticia. Finalmente, el Ministerio de Defensa ha optado por reabrir el Acuartelamiento Sancho Ramírez, de Huesca, cerrado hace casi un año por su falta de sentido.

Allí van a destinar ahora a la División Castillejos, actualmente en el madrileño Paseo de Extremadura (donde, por cierto, lleva el Ministerio de Defensa unos años intentando dar un pelotazo urbanístico con la venta de terrenos de la famosa «operación Campamento») y que será trasladada a Huesca a lo largo de 2018.

Según la nota de prensa ofrecida por Defensa,

La llegada de la División Castillejos conllevará el traslado a Huesca de un número importante de militares, gran parte de los cuales serán mandos: Oficiales y suboficiales. Todavía no se ha determinado el número exacto, y se espera que este viernes la Ministra ofrezco el dato exacto

De este modo, Huesca recuperará el cuartel, PP y PSOE podrán brindar por su trabajo para devolver a Huesca los militares, la ciudadanía oscense perderá la oportunidad de destinar este espacio a fines socialmente más útiles y el militarismo recuperará un espacio abandonado que, para mayor abundamiento, no necesita para nada ni responde a ningún tipo de objetivo estratégico.

¿Obligará el Ayuntamiento a pagar impuestos y tasas municipales a Defensa, o seguirán siendo los vecinos los que soporten de su bolsillo el que los servicios y dotaciones municipales básicos (alumbrado, alcantarillado, recogida de residuos, pavimentos, etc.) sean disfrutados por los militares?, ¿les harán pagar el IBI o cualquier otro servicio de los que el municipio presta o preferirán no molestar a los militares con estas minucias?

Llama la atención que, en una región con múltiples dificultades (véase la carencia, repetidamente denunciada, que tiene Huesca de dotaciones para los bomberos, o la situación de exclusión social que denunció en 2016 el Justicia de Aragón, por poner dos ejemplos ilustrativos) sea la opción militar la preferida por el gobierno y la aplaudida por PSOE y PP. Algo dice de la sensibilidad social de estos tres «actores».

De modo que ahora en Huesca nos aparece otro punto para la agenda de la paz: promover que Huesca pase de ser un lugar promotor de la recuperación de la vida militar y del Acuartelamiento Sancho Ramírez, a formar parte de las ciudades y pueblos promotores de la paz y que aspiran a la desmilitarización.

Esperamos que dentro de poco los pacifistas oscenses empiecen a dar que hablar en esta lucha sin cuartel.

Share

La imagen exterior de España y las operaciones de paz

Resultado de imagen de gila

Por EP

Fuente: La Vanguardia.

Mucho se preocupa nuestra élite política en transmitir una imagen de España como una democracia avanzada y uno de los mejores sitios del mundo.

Mucho mal ha hecho esa idea casposa de la Spain is different ideada por el Ministerio de Información y Turismo cuando lo dirigió el Ministro Fraga Iribarne y tan bien retrató Gila. Pero para enmendar aquello, el gobierno se inventó este nuevo ingenio de la Marca España, con la que se promueve otra versión en el mundo.

No creemos que entre las lindezas de esta nueva España se encuentre enseñar español cantando karaoke o dar cursos de aprender a hacer tortilla de patata, aunque nunca se sabe, que contamos con noticias de algún juez que, en el examen que estableció para dar la nacionalidad española a extranjeros, llegó a preguntar por la receta de la tradicional tortilla y hasta del cocido madrileño.

Es por eso que nos parece fuera de lugar la noticia que ofrece La Vanguardia, referida a las actividades que realiza la tropa española en Afganistán, para enseñar al contingente internacional destacado allí las esencias de lo español.

Militares españoles desplegados en Afganistán han comenzado a enseñar español al contingente multinacional de la misión Resolute Support, con clases que abarcan desde karaoke hasta la preparación de una tortilla de patata.

Lo hemos leído varias veces a ver dónde está el truco. Pero no lo tiene.

¿Es esta la ayuda humanitaria que presta España enviando sus tropas a Afganistán?, ¿se le puede llamar humanitaria?, ¿se le puede tildar de ayuda?

Nuestros soldados no hacen al tuntún estas actividades: responden a un objetivo, como indica la noticia

El objetivo de esta iniciativa es, a través de la lengua, fortalecer y estrechar más si cabe los lazos de unión y amistad entre todo el personal de los países que componen el contingente de la misión Resolute Support.

A las clases, tres días por semana y duración de una hora diaria, asisten soldados de EE.UU., Reino Unido, Italia, Holanda, Hungría, Islandia, Finlandia, Georgia y, como no, Afganistán.

Ya no estamos en los tiempos aquellos de la letra con sangre entra.  Las clases, dice la noticia de nuevo,

abarcan de forma divertida e informal la enseñanza con visualización de vídeos promocionales, textos cortos literarios, vídeos musicales, karaoke e incluso la preparación y elaboración durante una clase de un plato español tan típico como es la tortilla de patatas.

Solo les falta ver un partido de futbol o enseñarles los lances precisos del toreo para abarcar todo lo que le puede ser útil a cualquiera para enfrentarse a la idiosincrasia española por excelencia. ¡Para estrechar lazos!

¿No les parece que tal vez utilizar a la tropa para estos menesteres es un despilfarro y una hipocresía monumentales? Y la propia misión en Afganistán ¿no les parece un despropósito al que ahora sumamos este segundo despropósito?

Si Gila levantara la cabeza…

Share

Un nuevo ciclo inversor en armas

Por Ejército de Tierra

Fuente: El Economista.

Lo veníamos sospechando y anunciando. Nuestros dirigentes políticos y los señores de la guerra estaban muy contentos y esas alegrías suelen preludiar tristezas donde más duele al común de los apaleados mortales.

Lo veníamos advirtiendo: al escándalo de una burbuja de deuda militar impagable (más de 30.000 millones de euros) que nos provocó el ciclo de inversión en armas iniciado por el PP en tiempos de Aznar y continuó con pasmosa fidelidad el PSOE en los de Zapatero y, de nuevo, el PP del pasmoso Presidente Rajoy y su ex-ministro Pedro Morenés, le iba a suceder algo peor.

La codicia de los señores de la guerra es casi insaciable, e insondable la comprensión hacia sus demandas por parte de nuestro partido militarista tácito, con miembros adscritos en todo el arco parlamentario.

Ahora la Ministra de Defensa ha lanzado la noticia, como quien lanza una bomba.

Defensa confirma que lleva tiempo preparando un plan quinquenal de inversión en armas para «reactivar el gasto en armamento militar» (reactivar debe leerse como figura retórica) y «potenciar las nuevas tecnologías y modernizar y dinamizar la industria y su tejido.»

Un plan de esfuerzo inversor con cinco años de duración.

Obsérvese el crudo y descarnado realismo con el que nos explican sus intenciones. En el enunciado de lo que se pretende no aparece la idea de defender a la sociedad, que es justamente lo que aparentemente justifica el colosal gasto militar español. No. El ciclo inversor en armas es más caprichoso. Lo hacen para reactivar el gasto militar, para modernizar la industria militar, para dar pasta flora a sus amiguetes, no para defendernos.

Estamos trabajando para impulsar un ciclo inversor en el que se incluirán nuevos programas como adquisiciones que no necesariamente tienen que estar integradas en los planes especiales de armamento (PEAS) y que sin lugar a dudas supondrá un cambio de paso y de ritmo en la industria de defensa española. La idea es reactivarla.

¿Se fijan? Reactivarla, como si estuviera tiesa. Como si el PP no la tuviera en estado de excitación febril. Cuando, hace unos días, el Presidente de la TEDAE nos acaba de explicar que la industria de defensa durante la crisis ha salido triunfadora, ha ganado más de un 10´2%, como informa Infodefensa.

La Ministra, que se está especializando en decir naderías, dijo además

Una nación sin una industria eficaz, inteligente, competitiva y a la vanguardia de la innovación sin duda alguna es un país débil. La industria tiene que adaptarse al nuevo escenario tal y como está dispuesta a hacer

Fíjense que la frase en sí no dice nada. O nada específico. Es una generalidad que vale tanto para una industria que fabrique veneno como para otra que fabrique tecnología biomédica.

Es evidente que la inteligencia, la innovación y las otras zarandajas son objetivos estratégicos para cualquier sector productivo, pero para el bien común no da lo mismo que el dinero se use para una u otra cosa. Si la industria en la que buscamos eficacia es la que queremos que sea «competitiva» vendiendo armas a troche y moche, resulta que el perjuicio social es alarmante, pues incentiva y exporta guerras y busca un enriquecimiento que ni es socialmente útil, ni es equitativo, sino lucrativo para cuatro listillos y generador de inseguridad humana para el resto.

Si en vez de en cañones invertimos en mantequilla, en desarrollo humano y en derechos en serio, ocurre todo lo contrario: crece el bienestar social, decrece la desigualdad, se construyen nuevos consensos más inclusivos, se acorta la distancia entre los que más tienen y los que más sufren, se rompe el elitismo, se abordan los verdaderos problemas de la sociedad y se ataca el círculo vicioso que nos ata al malestar social que nos impone esta elite egoísta y calamitosa. ¿Se dan cuenta de las muy sólidas y persistentes razones que tienen los que mandan para invertir en cañones, no en mantequilla?

Añadió la Ministra que España va a cumplir cuanto antes su compromiso de elevar su presupuesto de Defensa al 2% del PIB (ojito al dato, ya no se habla de elevar el gasto militar, sino el Presupuesto de Defensa, que es una pequeña parte del gasto militar).

No lo hacemos porque lo haya pedido Donald Trump, lo hacemos porque se pactó en 2014 con los demás países socios de la OTAN y porque el gobierno tiene el compromiso de mantener la seguridad y la integridad de su población.

Ya lo ven, para ayudarnos. ¡Menuda ayuda!. Nos quieren mantener seguros, íntegros y sobre todo esquilmados y sin derecho a decidir, que es lo suyo, para que no nos volvamos molicie, que ya saben ellos que somos incorregibles. Habrá que preguntarse si no habrá alguien más y diferente dispuesto a darnos un poco de ayuda, pero en otra dirección, que a estos ya les tenemos vistas las intenciones.

Share

¡Qué buenas son las crisis para la industria militar!

por Pavel Vanka

Fuente: Infodefensa.

Si lo decimos nosotros seguramente nadie nos hará caso. No somos creíbles, para algunas mentes militarizadas, por más que aportemos datos, fuentes, estudios…

Pero no lo decimos nosotros, sino el propio Presidente de la TEDAE (Asociación Española de Tecnologías de Defensa, Aeronáutica y Espacio), ahora a punto de ser sustituido (un misterio que deparará probablemente una sorpresa este de la sustitución de un Presidente de la patronal de las empresas aeronáuticas y espaciales vinculadas a la defensa, donde se han afincado algunas de las puertas giratorias, incluyendo algún ex-ministro de Defensa): la crisis es una oportunidad para la industria militar. Igual que la carroña es comida para ciertos pájaros.

Adolfo Méndez, actual presidente de TEDAE, y en el foro «Infodefensa» sobre la industria militar, analizó la bonanza de este sector, ofreciendo cifras de escalofrío. El año pasado, nos dice, facturaron 10.700 millones de euros, un 10´2 % más que el año anterior. Con entusiasmo entendible añadió

crecimos un 10% en plena crisis

No es para menos. No conocemos ejemplos de tal prosperidad en otros sectores.

Al parecer, a la industria de las armas la crisis le ha venido bien. Y eso que la predicada austeridad y la propaganda del gobierno nos ha hecho creer que todos nos apretábamos el cinturón.  Se ve que todos no. Que la hebilla se cerraba sobre nuestros pantalones de meros transeúntes a la par que se aflojaba en los pantalones de paño fino de los señores de la guerra.

Podríamos, también, comparar el crecimiento del 10% de la facturación de la industria militar aeronáutica y espacial con rebajas equivalentes en otras áreas, como la bajada del 16´3 % del gasto en sanidad pública durante la crisis (más de 10.000 millones de euros), según informó El País, o la bajada del gasto de sanidad y educación que se prevé para 2018 según los datos del Plan Presupuestario 2018 enviados por el Gobierno a Bruselas en el mes de octubre, que situará a la sanidad y a la educación en sus mínimos históricos, o la bajada del gasto en prestaciones a desempleados, que se redujo en 2017 en 20.000 millones de euros, según informa Público.

Ha hecho falta que esto lo diga, en pleno apogeo triunfalista, el jefe de la patronal TEDAE para que los medios se hagan eco. Claro que es distinto decir que la industria militar es boyante y un ejemplo de éxito, con lo bien que han sorteado la crisis (¿por casualidad?) y  con amplias perspectivas de futuro (sobre todo para las empresas inversoras en armas), que decir que lamentablemente, la industria militar hace negocio de la crisis, hace de la crisis su negocio, hace de nuestro empobrecimiento su negocio, hace de la connivencia con lo más desaprensivo y militarista de los poderes reales y oficiales su negocio y su cartera, mientras que (y no por casualidad) cada vez vivimos peor, se precariza la situación vital de las personas, crece la pobreza y la inseguridad humana.

Es improcedente mirar de frente la realidad y decirla a las claras. No es noticiable y al niño que grita que el Rey está desnudo, se le tacha de loco, o de panfletario.

Sic transit gloria mundi: efímera pero persistentemente a favor de los de arriba.

Share

Intercambiar deuda por salud; intercambiar armas por inversión social

Imagen de Pedro «Hasta que la deuda nos separe»

Fuente:  El País.

En cuán pocas ocasiones nos sentimos orgullosos de una política aplicada por el gobierno.  Y, sobre todo, si es del PP.

Y, acto seguido, una vez escrito lo anterior nos recorre un escalofrío de duda y de aturdimiento.  Nos es imposible controlar el impulso de pensar ¿dónde estará la trampa?, ¿qué será lo que ocultan?

En concreto la noticia dice que:

el Ministerio de Economía, Industria y Competitividad español cancelará deudas por un importe total de 36 millones de euros. A cambio, los tres países (Camerún, República Democrática del Congo y Etiopía) destinarán un total de 15,5 millones de euros de fondos propios a programas de salud apoyados por el Fondo Global que, según su director de Relaciones Externas, Christoph Benn, “garantizará que el dinero se emplea de la mejor forma posible”. España es el tercer acreedor en sumarse a la iniciativa D2H, que ya promovió cinco acuerdos con Alemania y Australia entre 2007 y 2011 y que ha movilizado casi 200 millones de euros hasta la fecha.

Se cancela deuda a cambio de inversión en salud.  Increíble y maravilloso.

Un ejemplo de que las políticas «utópicas» que se proponen desde los movimientos sociales no son imposibles sino muy necesarias y reales, muy adaptadas a las necesidades y a las situaciones que se viven.

El acuerdo permitirá a Camerún invertir 9,3 millones de euros en programas contra el VIH; a Etiopía 3,2 millones de euros en iniciativas para reforzar su sistema de salud, y a RDC, 3,4 millones de dólares (en su caso el cómputo se hace en esta moneda) en programas contra la malaria. Un aspecto crucial de D2H es que el dinero procede de los propios países en los que se implementarán los programas. Según explica Benn, será el Ministerio de Economía de cada uno de los países africanos el que transfiera estos importes al presupuesto de la cartera de Salud. A partir de 2018, cada ministerio de sanidad implementará el proyecto correspondiente con el apoyo y la supervisión del Fondo Global, uno de los principales movilizadores de fondos en la lucha contra las tres epidemias en el mundo.

Este mecanismo de financiación innovador moviliza los recursos existentes en los países en vías de desarrollo y los canaliza hacia programas de salud nacionales que podrán mantenerse más allá del acuerdo de cancelación de deuda. Para este experto, un enfoque “mucho más sostenible que donaciones externas que se acaban en un momento dado”.

Las tres partes salen ganando, los países en desarrollo, el primer mundo y las agencias internacionales, veamos:

Dicho esto, el éxito de estos acuerdos trilaterales se basa en los incentivos que aportan a cada una de las partes. Un acreedor como España, por ejemplo, puede computar este canje como Ayuda Oficial al Desarrollo(AOD); donar unos recursos que de otro modo serían difícilmente recuperables, e implementar compromisos políticos en materia de salud global. Por su parte, los países beneficiarios reducen su deuda de inmediato y, como es el caso del presente acuerdo, pueden recibir un descuento en el importe a desembolsar como contrapartida. Además, pueden pagar en moneda local; aumentan la inversión nacional en salud pública y obtienen el estatus de donantes del Fondo Mundial. Este último también sale ganando en tanto que aumenta y diversifica los recursos disponibles para la lucha contra el sida, tuberculosis y malaria.

¿Se podrían multiplicar estas políticas?  ¿Se nos ocurre alguna manera más de llevarlas a cabo para lograr un mundo mejor?

  • Intercambiar armas que serían destruidas por inversiones en programas de salud, ecología, educación, medio ambiente, vivienda, en países en guerra o que han sufrido un conflicto bélico.  Esto supondrían una efectiva desmilitarización de muchos países, una bajad notable en los niveles de violencia y, por otro lado, defender lo que realmente se quiere defender en la sociedad:  salud, ecología, educación, …  Un mundo más desmilitarizado y con menos armas conllevaría un mundo más seguro para todos, incluidos nosotros.
  • Lo anterior conllevaría que nuestra indecente industria militar rebajaría sus ventas.  Ello también se puede tratar con este mecanismo, pero haciéndolo con carácter interno:  por ejemplo, destinar el millar de millones que anualmente gastamos en PEAS (Programas Especiales de Armamento) para que las empresas militares reconvirtiesen sus producciones hacia otros campos más sociales:  ecología, salud, educación, vivienda, …

Como se ve, no se piden imposibles, ni políticas que no estén adecuadas a la realidad social que vivimos, lo que se pide es un cambio de políticas que deja beneficios sociales para nosotros y para el Tercer Mundo, escenario elegido para probar nuestras armas en combate y poder venderlas a mejor precio.

Share

La opacidad del Ministerio de Defensa en sus gastos publicitarios

Por Alejandro

Fuente:  Confilegal.

El Ministerio de Defensa y sus Organismos Autónomos correspondientes van a estar obligados a facilitar los datos económicos de sus campañas publicitarias porque se lo ha impuesto una sentencia del 22-11-17.

La sentencia en cuestión desautoriza al Ministerio de Defensa y a su pretensión de correr un tupido y turbio velo sobre los gastos de sus campañas publicitarias, algo muy revelador, por lo que parece, de la política informativa tan manipuladora del Ministerio de Defensa.

Es el caso que una persona, al amparo de la ley de transparencia, pidió  que el Ministerio de Defensa le proporcionara información del listado de campañas realizada y presupuesto ejecutado tanto por el Ministerio de Defensa como por sus Organismos Autónomos, en el período 2012 a 2015, desglosado por medios de comunicación y solicitando los datos por año, presupuesto ejecutado, organismo, campaña, número de inscripciones, tarifa y medio de comunicación.

Defensa quiso impedirlo, dictando resolución el 15 de noviembre de 2016 en la que denegaba la mayor u daba una larga cambiada:

Se informa que el acceso a la información que se solicita, relativa al listado de campañas realizadas, organismo y presupuesto ejecutado del Ministerio de Defensa para los años 2012-2015, es público y se encuentra disponible en los planes e informes anuales de publicidad y comunicación institucional del Portal de Transparencia

y

La información solicitada relativa al número de inserciones, tarifa y medio de comunicación se encuentran incluidas en los planes de medios de las campañas de publicidad institucional difundidas en el mencionado periodo, para conseguir información con mayor detalle que el ofrecido en las páginas mencionadas, sería necesaria una acción previa de reelaboración, labor que implicaría la inadmisión de esta parte de la pregunta conforme al artículo 18.1 e) de la Ley 19/2013, de Transparencia, Acceso a la Información pública y Buen Gobierno (LTAIBG).

Por otro lado, el acceso a otra información distinta a la publicada en el Portal de Transparencia o en las páginas indicadas podría suponer un perjuicio a los intereses económicos y comerciales de las empresas afectadas por los contratos, por lo que nos encontramos ante el supuesto del artículo 14.1.h) de la LTAIBG

El ciudadano despachado con un no tan insólito, recurrió al Consejo de Transparencia y Buen Gobierno, que por medio de su Presidente le dio la razón, ante lo que Defensa instó un recurso ante el Tribunal Central de lo Contencioso Administrativo, del que ha salido la sentencia que le enmienda la plana.

¿Por qué Defensa no quería proporcionar estos datos?, ¿es que había algo imperdonable en facilitar información tan lógica?

El juez, en su sentencia, da la razón al Presidente del Consejo de Transparencia,  y ratifica que la razón invocada por Defensa no es razonable, es un mero invento sin base legal:

En el presente caso, la resolución dictada por el MINISTERIO DE DEFENSA carece de toda motivación relativa a la aplicación de la indicada causa de inadmisión más allá de la mención a que la considera de aplicación

Ello por varias razones

No se puede entender que sea necesario volver a elaborar algo cuando ha quedado demostrado por lo indicado en los apartados anteriores de esta resolución que la información que pide el solicitante sobre los planes de medios es información que la empresa encargada de la campaña debe proporcionar al organismo responsable que, además, también debe informar detalladamente de la ejecución de la campaña

y

El derecho de acceso a los registros y documentos administrativos constituye un derecho de los ciudadanos de los llamados de la tercera generación. Está enraizado en el principio de transparencia administrativa, el cual responde a una nueva estructuración de las relaciones entre la Administración y los ciudadanos. Este derecho está reconocido por la Constitución en el artículo 105 b) […] El Tribunal Constitucional, considerando su valor sustantivo, ha estimado, en aplicación del principio de la fuerza normativa directa de la Constitución, que dicho precepto es directamente aplicable sin necesidad de esperar a su desarrollo legislativo

3) Resulta, pues, evidente, que, en aplicación directa de la norma constitucional, este derecho exige, con el fin de respetar su núcleo esencial integrado por el haz de facultades que lo hacen reconocible y la efectividad de los intereses del administrado a que responde, que se haga en un grado razonable asequible a los particulares, superando las limitaciones derivadas de su posición de inferioridad material frente a los poderes públicos, el adquirir conocimiento de los datos y documentos que puedan legítimamente interesarles, sin otras limitaciones que las que el propio precepto constitucional contempla («en lo que afecte a la seguridad y defensa del Estado, la averiguación de los delitos y la intimidad de las personas») y las derivadas de las normas generales de procedimiento y de los principios de proporcionalidad, racionalidad y buena fe a que debe sujetarse el ejercicio de todo derecho.

De este modo, Defensa no tiene un derecho absoluto a limitar su información y salvo que exista una causa de suficiente entidad relacionada con la intimidad de otras personas, la averiguación de delitos o los intereses generales, la regla es que debe proporcionarse la información, por mucho que moleste al burócrata de turno.

Y en cuanto a los límites, explica el juez una cuarta argumentación

La aplicación de los límites será justificada y proporcionada a su objeto y finalidad de protección y atenderá a las circunstancias del caso concreto, especialmente a la concurrencia de un interés público o privado superior que justifique el acceso.

Sigue la sentencia con otras consideraciones jurídicas que se refieren a la aplicación de las normas y de los procedimientos concretos, que igualmente señalan lo irrazonable de negarse a proporcionar información escondiéndose detrás de reglamentos y argumentos puramente formales, para añadir que la ley no sólo no prohíbe, como quiere Defensa, sino que justifica la aportación de esa información que Defensa se niega a dar.

Es lógico que se obligue a la administración a ofrecer información a los ciudadanos y a hacer transparentes unos gastos que no hay razón justificada para ocultar.

La sentencia tiene una especial importancia en lo que se refiere al Ministerio de Defensa, precisamente porque Defensa, y no sólo con los gastos de publicidad, es un agujero negro especialmente opaco.

Opacidad que, no en pocas ocasiones, viene acompañada de malas prácticas y una escandalosa situación.

Ejemplo de ello es el gasto militar, disperso y oculto en casi todos los ministerios y criticado no sólo por la sociedad civil o por grupos como el nuestro, sino también por la IGAE, por el Tribunal de Cuentas o por el propio Tribunal Constitucional.

A partir de ahora se redoblan las justificaciones para exigir a Defensa la transparencia de la que carece y demandar la información que con tanta fortuna se empeña en mantener en el limbo.

 

Share
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed