Archive for Patrioterismo

Maniobras antiaéreas en Tarragona

Por Armada Española

Fuente: La Vanguardia.

Durante el próximo mes de Diciembre, Defensa ha tenido la feliz idea de programar una nueva operación ‘Eagle Eye’ , que se realizará en la provincia de Tarragona, con participación de los tres ejércitos (Tierra, Armada y Aire) y con el objetivo de entrenarse en una “defensa antiaérea” para cumplir la “función permanente de vigilancia y defensa del espacio aéreo nacional“.

A comprobar la eficacia de estas maniobras “antiaéreas” tan inoportunas va a acudir la Ministra de Defensa, Dolores de Cospedal, tal vez para dar más realce y empaque a las maniobras.

En las mismas participará lo más granado de nuestros aviones de guerra, los aviones EF-2000 del Ala 14, y de nuestra Armada, que llevará la  fragata ‘Almirante Juan de Borbón´ (¿por aquello de que el tal Borbón era Conde de Barcelona?).

Es llamativo que en plena resaca restauradora del discurso más nacionalista español, artículo 155 de la Constitución y todo en marcha, y en plena campaña electoral del PP en Cataluña, se realicen estas maniobras militares extemporáneas que, a todas luces, no parecen una necesidad vital ni, mucho menos, responden a una urgencia de ningún tipo, y coinciden con un momento crítico en la vida civil catalana. ¿O es que hay algún riesgo de necesitarse una defensa antiaérea sobre Tarragona?

Nuevamente, el uso político del Ejército como propaganda aparece como un elemento más del pintoresquismo propio de nuestra derecha más a la derecha y como otro nuevo ejemplo de su uso partidista de las Fuerzas Armadas, mascarón de proa de una política renacionalizadora y de estrechas miras que funciona como una apisonadora de las sensibilidades plurales que pululan por los pueblos ibéricos.

Una publicidad ésta de la Defensa Antiaérea sobre Cataluña que, dicho sea de paso, no sabemos cuánto nos va a costar, ni qué molestias va a suponer para los pueblos y su cotidiana vida pacífica, ni qué malas consecuencias nos va a acarrear. Como siempre.

Share

Una mili corta y nostálgica

Pap%C3%A1+en+la+mili+%281968%29

Por Cristina Rodríguez

Fuente: El Confidencial.

Airea El Confidencial uno de los malos humos de nuestra derecha. Dice que un sector del PP quiere instaurar una especie de mili corta.

¿De dónde le viene este espíritu restaurador tan aterrador a ese sector de la derecha?  ¿Es un sector amplio o estrecho, influyente o postulante…? Poco sabemos, salvo que se trata de la “vieja guardia” (¿guardia mora?, ¿guardia suiza?, ¿guardia de las Azores?…) y que ha conseguido generar debate.

Gran parte del PP, dicen, considera que fue un error suprimir la mili, esa escuela de valores en lo universal con que nos atizaban antes.

La idea de una especie de mili también la tiene Albert Rivera, no sabemos si como reminiscencia de su antigua militancia en el PP, donde tal vez se le pegaron los peores polvos del desván, o como fruto de su nueva visión política, donde hace falta enfatizar el ideal ciudadano más contundentemente militar para disciplinar a esos jóvenes “ninis”, como él los llama.

Mucho nos tememos que la idea de restaurar la mili, o cualquier otro tipo disciplinario de imponer a la juventud un servicio de armas, se extiende mucho más allá de la nostalgia de los viejos lobos y halcones del PP y los nuevos polluelos de Ciudadanos.

Por ejemplo, nos parece evidente que tal aspiración no ha dejado de tenerla el ejército. Y para muestra un botón, la noticia publicada en El Confidencial en noviembre de 2014 que pone en boca del Teniente General Jefe del Cuartel General Terrestre de Alta Disponibilidad de Bétera, la opinión de que debe instaurarse de nuevo el servicio militar en España, en consonancia con los nuevos tiempos que corrían en otros países europeos (más bien habría que decir que en la ideología de ciertos líderes de la derecha europea, como el ex-presidente Sarcozy).

Y poco nos extrañaría que ganara eco entre sectores del PSOE preocupados porque los españoles están lejos de una cultura de la defensa, un mantra detrás del que se esconde el intento de adhesión de la sociedad a la visión unilateral de la defensa que mantiene el militarismo.

También es posible que un sector de Junts pel Sí planteara la mili para una Cataluña independiente, si es que hemos de creer (cuesta hacerlo) al blog Los replicantes, que recoge información del diario El Mundo.

La mili, esa escuela de sumisión, de jerarquía y obediencia ciega que confunde la defensa de la sociedad (una sociedad cada vez más apaleada y empobrecida por las políticas de sus gobernantes) con el ejército y su visión del mundo. Esa escuela que nos pretende convertir en súbditos imbuidos en el nacionalismo y la idea del enemigo… ¿hay algo más trasnochado?

La restauración del servicio militar, con todo, por más que parte de las preferencias de la derecha y de los partidos mas estatalistas, nacionalistas y disciplinarios, no parece que sea una idea sensata ni aplicable.

El substrato social aún tiene mucho que agradecer a la lucha insumisa y el logro de haber liberado a una sociedad de una lacra tan deplorable no paree que pueda ser borrado, a futuro, por las ansias restauradoras que se abren paso en otros pagos.

Por eso piensan en una mili “voluntaria”, una especie de caramelo envenenado para ver si le van cogiendo gusto al engendro.

Share

El cabo Noval murió por 0’30 pesetas, los militares africanistas le hicieron héroe para justificar su ascensión hacia la dictadura

Imagen de La Nueva España

La semana pasada estuvimos en Pola de Siero haciendo un taller sobre antimilitarismo.

Allí sacamos el tema de que Asturias disfruta de:

  • 10.307.000 metros cuadrados de terrenos militares
  • 59 inmuebles propiedad del INVIED, el Organismo Autónomo Militar que gestiona las Infraestructuras, Vivienda y Equipamiento militar.
  • facturan 2 millones de € anualmente en Defensa
  • Tienen la fábrica de armas de Trubia que surte de munición tanto al ejécito español como a otros, algunos del tercer mundo
  • UGT ha pedido que se sigan fabricando armas para sostener los puestos de trabajo, sin replantearse la ética de esta producción y, mucho menos, las posibilidades de conversión de esta industria.
  • Arcelor fabrica 2.000 toneladas de chapa para los nuevos buques multipropósito de la Armada.
  • Tienen en Siero el Regimiento de Infantería Ligera Príncipe 3, llamado “el osado”.

En este momento nos comentaron que el regimiento se conocía como Cabo Noval.  También nos dijeron que el Cabo Noval era toda una institución militarista y que tenía monumentos por muchos pueblos de Asturias.

Hemos visto que también existe una estatua frente al Palacio Real en Madrid y que, cómo no, no faltan las calles y avenidas dedicadas a tan insigne español en Madrid y otras ciudades.

Una breve historia sobre Luis Noval Ferrao se puede encontrar fácilmente.  En ella destaca que nació en el siglo XIX en Oviedo y que murió en 1909 en Marruecos:

Ingresó en el Tercer Regimiento de Infantería del Príncipe y fue trasladado a Melilla. Participó en la toma de el-Had de Benisicar. Fue hecho prisionero por los rifeños, quienes le obligaron a llevarles a la entrada del campamento español. Los soldados españoles no dispararon al ver venir a Noval, pero él gritó: “Disparad, soldados. Aquí están los moros”, para advertir de la trampa, muriendo en la refriega que se produjo entre rifeños y españoles.

Esta historia fue convertida en mito del patriotismo español por parte de los militares africanistas que luego dieron el golpe de estado que instauró en España una dictadura de 40 años y secuelas en los posteriores.

Todo depende.  Y lo podéis ver y comparar en la crónica reciente de ABC:

Con el fusil en la mano y el recuerdo de su España natal en el corazón. Así fue como murió en Melilla el cabo Luis Noval en una fría noche de 1909 cuando, al observar que una patrulla mora pretendía acceder en plena noche a uno de los campamentos españoles en el Rif, gritó «¡Tirad que son los moros! ¡Viva España!». Aquel día, este militar salvó miles de vidas a costa de la suya, pues fue asesinado a sangre fría por los rifeños pocos segundos después.

Mucho más marcial, con más vivas a España, y, sobre todo, con ese asesinato a sangre fía por los rifeños.

Como “los moros” mataron a nuestro cabo, para nuestra épica patriotera lo hicieron a sangre fría y fue un asesinato.  En este caso no cabe la obediencia debida, ni el estado de guerra, ni nada.  Asesinato y a sangre fría. Los moros matados por los soldados españoles del otro lado no cuentan.

¡Qué curiosa es la historia! Y qué unilateral.

Parecería que los rifeños fueron conscientes en aquel momento de que mataban a un gran héroe español.  Seguramente celebraron ese tiro, quizá perdido, con grandes alharacas y condecoraciones al tirador, visto que se habían cargado, casi casi, a la resurrección de Don Pelayo.

106 años después, nuestra cultura militarista y violenta sigue reconociendo y ensalzando al cabo y, sobre todo, a la campaña de loa al militarismo y a la violencia que se hizo para justificar la guerra en Marruecos.  106 años después nuestras calles se nombran y se decoran en su honor.  ¿Qué pensarán los marroquíes cuando nos visiten o lo que ya viven aquí y son, también, españoles?

Seguramente, cuando hagamos turismo en Marruecos y nos cuenten la historia de esta guerra desde el punto de vista marroquí, sentiremos un cierto resquemor, cierta ofensa porque ensalcen a sus héroes, que fueron nuestros verdugos.

La Nueva Asturias nos informa de algunos detalles de aquella campaña:

«Los devengos que disfrutarán los señores jefes y oficiales o individuos de tropa desde su salida de esta plaza serán: Coronel: 10 pesetas. Tenientes coroneles y comandantes, 8. Capitanes, 5. Subalternos, 4. Sargentos, 1. Cabos y soldados, 0,30. Maestros armeros, 3. Los señores jefes y oficiales tienen el 12% de descuentos en sus indemnizaciones».

0’30 pesetas (suponemos que al mes).  Un cabo o un soldado cobraban 33 veces menos que un coronel.

Por ello había que llenarles de patriotismo, de odio a los marroquíes, de hombría, de violencia, de enemigos.  Y de vino

«A las diez se distribuirá a la fuerza que debe marchar medio litro de vino por plaza, que regala la Comisión de la Cruz Roja de Oviedo.

Carne de cañón.  Como ahora y como siempre.

Share

Debates electorales (II): qué defender

Tras la introducción que suponía plantear la necesidad de debate sobre temas de defensa cuando se elaboran los programas electorales, ahora queremos abordar el tema que nos parece la piedra angular de todos los debates sobre defensa:  ¿qué queremos defender?

Resulta asombroso y turbador comprobar cómo en la Directiva de Defensa Nacional de 2012 (gobierno de Rajoy) se decía que España no tiene enemigos.  Entonces, ¿para qué está todo el entramado militar de cientos de miles de soldados montado, por qué en 2014 vamos a gastar 27.659 millones de € en Gasto Militar?  Parece demasiado incongruente.

Una estudio sobre las diversas Directivas de Defensa Nacional se puede encontrar en forma de presentación en prezi.

1.-  Defensa militar versus seguridad humana.

Pensamos que el principal debate dentro de este epígrafe es si nuestro modelo de defensa quiere defender los postulados de la defensa militar o los postulados de la seguridad humana.

La defensa militar busca defender las fronteras y el territorio contra las supuestas agresiones externas y la protección de los intereses nacionales en la política exterior (sería más adecuado decir que busca la protección de los grandes empresario y los grandes grupos de poder, no de los intereses de las personas comunes). También busca defender conceptos como la nación, los valores patrios, la patria, etc;  además, pretende defender la bandera, las instituciones y su permanencia inamovible.  La defensa militar se ha convertido en una manera, más o menos solapada, de crear conflictos fuera de nuestras fronteras para venderles armas y luego “ayudarles” con intervenciones humanitarias militares y/o civiles.

En definitiva, la defensa militar busca defender el status quo nacional e internacional.  Se convierte, por tanto, en un concepto diseñado más para el estado-nación que para la gente, más para las élites políticas y/o económicas que para las ciudadanos de a pié.

En cambio, la seguridad humana, es un concepto que tiene otras expectativas verdaderamente alternativas.  La seguridad humana es un concepto universal, pertinente a la gente de todo el mundo, no exclusivo de las naciones-estado;  además, los componentes de la seguridad humana son interdependientes, no buscan la victoria, la desaparición del enemigo, y ni siquiera se plantean la existencia de enemigos;  la seguridad humana se preocupa por la forma en que vive la gente, la libertad con la que pueden ejercer diversas opciones, participar de la democracia, ejercer sus derechos económicos, políticos y sociales;  la seguridad humana busca defender la vivienda, la sanidad, la educación, el medioambiente.

También, como tantas veces, existe una opción intermedia, patrocinada por los intereses militares que es hablar de seguridad militar.  Es, simplemente, un intento de confundir a la gente dejando de hablar de defensa (que se entiende ligada estrictamente a lo militar) para hablar de seguridad, concepto que explican que es más amplio y abarca las relaciones sociales, económicas, etc.  Lo malo es que como se hace desde la óptica militar es un concepto de defensa que acaba buscando defender lo mismo que la defensa militar, eso sí con otra jerga.

2.-  ¿Quiénes son los enemigos?

En la jerga militarista se pasó de unos enemigos nítidamente caracterizados:  la Unión Soviética y el Pacto de Varsovia, a hablar de riesgos y amenazas.  En España el viaje fue más largo, se pasó de hablar de un enemigo exterior (el anterior) y otro interior (el propio pueblo con ideas democráticas) a sólo un enemigo exterior que nos hizo ingresar en la OTAN.

Los enemigos en la defensa nacional son los demás estados, todos aquellos que tengan armas, o las puedan tener, todos aquellos que tengan fronteras comunes, o aquellos que tengan unas fuerzas armadas capaces de invadir, aunque sea salvando grandes distancias

La Directiva de Defensa Nacional (DDN) redactada por el gobierno de Rajoy dice que España no tiene enemigos, pero existen riesgos y amenazas.  Se ha llegado, incluso, a hablar de incertidumbres. Estos conceptos tan etéreos y a la vez ubicuos son los que hacen, sin ningún tipo de razonamiento asociado, indispensable la existencia de una defensa militar.  Se ven dos grandes tipos de amenazas:

  • Las amenazas compartidas:  ataques cibernéticos, armas de destrucción masiva, tráfico de personas, piratería, grupos fanatizados, quiebra del espacio aéreo y espacial.
  • Las amenazas no compartidas:  inestabilidad en la frontera y orilla Sur, Oriente Medio y el Sahel, el tráfico ilícito en Guinea (piratería), el tráfico ilícito en latinoamérica (narcotráfico, terrorismo, y amenazas a los intereses de las empresas españolas en la zona).

Como se puede ver, todo en consonancia con lo que decíamos anteriormente.  Llama la atención, en la línea de expandir el concepto de defensa hacia el de seguridad, que se consideren desde esta perspectiva los intereses de las empresas españolas en la zona, aquí ya concretamos pero en una dirección que no nos parece adecuada:  se busca defender nuestro bienestar aunque sea a pesar del de otros países y sociedades.

Otro texto revelador de las intenciones de la defensa militar actual en la DDN es:

asegurar una España fuerte, que permita mantener la influencia necesaria en el contexto internacional, para contribuir a la estabilidad de éste, principalmente en nuestra zona de interés directo, así como a preservar nuestros intereses nacionales en el resto del mundo.

Lo cual parece indicar claramente las ansias de ser una potencia que defienda sus intereses en todo el mundo, cual si fuésemos una potencia hegemónica.  Pero, hay que constatar que los intereses que quiere defender España no están explicitados, por lo cual pueden ser, y son, sometidos a manipulación fácilmente para adecuarse a los de los grupos financieros imperantes.

En cuanto a la seguridad humana, los enemigos están más claramente marcados:  todo lo que afecte al medioambiente, a la calidad de vida de la gente (sanidad, educación, empleo, …), lo que socave la libertad de ejercer los derechos sociales, políticos y económicos, etc.

La crítica que se suele hacer a esta opción, desde el punto de vista militarista, es que no habla de lo que ellos piensan que es vital defender, que se mea fuera del tiesto y que, por ello, nos vamos a quedar indefensos ante cualquier ataque extranjero.

Quizá les tendríamos que recordar que multitud de países con potentísimos ejércitos han sido atacados por fuerzas militares del extranjero y/o por terroristas.  Es decir, que la posesión de un ejército no es garantía de que no se vaya a sufrir una invasión o ataque.  Por otro lado, lo que sí garantiza un ejército es que nos vean como posibles enemigos y que se tenga un gasto económico muy considerable que se desvía de los gastos sociales que son lo que realmente se quiere defender.

Y he aquí la clave del debate:  qué queremos defender.  Nunca en la historia hemos sido consultados sobre este punto.  Ningún partido político, en sus programas electorales aborda el tema.  No hay un verdadero debate social sobre el punto clave de los modelos de defensa.  Así, vamos aplicando, con dejadez a la hora de plantear alternativas, lo que siempre se ha aplicado.  Es decir, optamos por el continuismo.  Lo que ocurre es que si miramos las raíces de este continuismo, nos daremos cuenta de que se instalan en el modelo de defensa de la dictadura y que estamos aplicando diariamente muchos de sus tics, sin ni siquiera cuestionarlos.

3.-  Violencia directa versus violencia estructural y cultural.

Pensar y debatir sobre estos tres conceptos también es clave a la hora de definir nuestro sistema de defensa.  La defensa militar está basada en defendernos de la violencia directa.  Lo que se suele ocultar es que, además de potenciar la violencia directa, esta visión fomenta la violencia estructural y cultural.

El concepto más “sencillo” de violencia es el de violencia física o directa:-toda aquella acción agresiva o destructiva contra la naturaleza (daños contrala biodiversidad, contaminación de espacios naturales, etc.),- contra las personas (violaciones, asesinatos, robos, violencia de género,violencia en la familia, violencia verbal y/o psicológica, …)- o contra la colectividad (daños materiales contra edificios, infraestructuras,guerras, etc.).

El uso (mejor sería decir, el abuso de la fuerza) tiene objetivos diferentes: lucro personal, intereses políticos, compensación de problemas psíquicos, etc.

La violencia directa tiene como principal característica diferenciadora que es una violencia visible en lo que se refiere a muchos de sus efectos; básicamente los efectos materiales (por ejemplo, los antes citados). Sin embargo, también es cierto que algunos efectos aparecen más o menos invisibles (odios, traumas psicológicos, sufrimientos, relaciones internacionales injustas, adicción a una cultura violenta, concep -ciones culturales como la de ‘enemigo’, etc.) o no se suelen considerar de tanta importancia como los efectos materiales.

Nos deberíamos preguntar cuáles son los efectos sociales, ecológicos, económicos, culturales y políticos de estar considerando siempre a los demás como enemigos.  El primero de ellos es la reciprocidad.  Las demás naciones también nos consideran a nosotros como sus enemigos, aunque nosotros nos sintamos muy lejos de serlo.

Los ejércitos necesitan armas y generan una industria armamentística que se convierte en un verdadero lobby económico-político.  Dichas armas necesitan ser exportadas porque no son socialmente útiles y el único rendimiento que se les puede sacar es venderlos a otros países para poder ingresar algo por un bien que es altamente perjudicial.  Para ello, la política internacional ha de crear la necesidad de esas armas fomentando tensiones, conflictos, guerras.  Estas exportaciones de armas, estamos acostumbrados a ver, que son una de las principales características de los tratados comerciales, incluso de la ayuda al desarrollo, hacia los países no desarrollados.  Ello implica su empobrecimiento creando violencia estructural.

Una pequeña definición de violencia estructural sería la que citamos a continuación:

a inicios de la década de los años ’70 del sigloXX, Galtung y otros desarrollaron el concepto de violencia estructural, concepto queavanza a una visión de violencia más dinámica y más invisible: se define la violenciaestructural como “aquello que provoca que las realizaciones efectivas, somáticas y mentales, de los seres humanos estén por debajo de sus realizaciones potenciales”.
Siguiendo y concretando esta línea de razonamiento, posteriormente Galtung definiría cuatro tipos de violencia:
·la clásica o directa que se ejecuta contra el cuerpo y la mente humana,
·la pobreza que provoca la privación de las necesidades humanas básicas, por ejemplo, ¿cómo es posible que hoy en día mueran 9 millones de niños y niñasmenores de cinco años por falta de antibióticos o vacunas?
·la represión que provoca la privación de los derechos humanos y
·la alienación, que provoca la privación de los derechos humanos y políticos.
Los tres últimos 3 tipos de violencia serían los que conforman la violencia estructural.  La violencia estructural sería un tipo de violencia indirecta, es decir, las acciones que provocan el hambre en el mundo, por ejemplo, no están diseñadas y realizadas directamente con ese fin, sino que son derivaciones indirectas de la política económica capitalista y del injusto reparto de la riqueza. Esto provocaría que las causas que producen la violencia estructural no sean visibles con evidencia, en algunos casos o en un análisis poco profundo, con lo cual se entiende el por qué de su denominación posterior.

Otra característica importantísima de la violencia estructural, además de su invisibilidad, es que se encuentra, junto a la violencia cultural, como causa profunda de muchísimos conflictos.

Muchas partidos políticos y personas, se sorprenden cuando estalla un conflicto o guerra.  Entonces, la violencia directa, les impulsa a hacer algo rápidamente, por ejemplo, una intervención más o menos humanitaria.  ¿Por qué no les urgía antes, cuando el conflicto, con hondas bases estructurales se iba fraguando y agrandando?  Simplemente porque no veían la importancia de la violencia estructural en la génesis de los conflictos.  Así, la mayor parte de los partidos políticos se ver urgidos a intervenir, de alguna manera, ante los muertos y las situaciones graves de violencia directa.  Y ello les hace altamente vulnerables a la manipulación militarista.  Dado que sólo existe la posibilidad de una intervención militar, aunque sea para ayudar en un tifón o en una hambruna, el militarismo se garantiza su exclusividad en la política internacional.

Pero, ¿qué ocurriría si, sobre todo nos fijásemos en la violencia estructural que ejerce el primer mundo, entre ellos España, sobre la génesis de la mayoría de los conflictos que acaban en guerra actualmente?  Parece que ni los ciudadanos ni los partidos políticos somos conscientes de que la situación de explotación económica, la venta de armas ligada a los fondos de ayuda al desarrollo, el mantenimiento de muchos dictadores en sus puestos por décadas (Gadafi, El Assad, …), nos harían ser conscientes de que estos son los momentos en que más y mejor se puede invertir en políticas noviolentas que ayuden a evitar conflictos armados.  Muy seguramente, si las sociedades del Tercer Mundo, que es donde se dan la mayor parte de las guerras actualmente, pudiesen desarrollarse económica, social y políticamente de manera mejor, las guerras tendrían mucha menor oportunidad de ocurrir.

Además, potenciar la visión estructural de los conflictos nos haría darnos cuenta de que otro escenario en el que hay que intervenir para evitar las guerras es nuestra propia sociedad.  Efectivamente, somos los séptimos exportadores de armas del mundo y nuestras multinacionales y nuestra política exterior son causantes de violencia estructural.  En consecuencia, la conclusión sería que acabar con las guerras en el extranjero sería más posible si acabásemos con nuestro propio militarismo, con nuestra política exterior intervencionista y con nuestras fábricas de armas.  Además, todo ello significaría que los demás países dejarían de vernos como enemigos.

Para acabar, es necesario analizar también el concepto de violencia cultural:

una violencia que “se expresa también desde infinidad de medios (simbolismos, religión, ideología, lenguaje, arte, ciencia, leyes, medios de comunicación, educación, etc.), y que cumple la función de legitimar la violencia directa y estructural, así como de inhibir o reprimir la respuesta de quienes la sufren, y ofrece justificaciones para que los seres humanos, a diferencia del resto de especies, se destruyan mutuamente y sean recompensados incluso por hacerlo”

El papel de la violencia cultural es por lo tanto ser una especie de argamasa que dota de coherencia al sistema de dominación y violencia en el que nos movemos actualmente.  No hay que olvidar que la alternativa, el paradigma de cooperación-noviolencia también coexiste ahora y ha existido siempre.  Hay muchísimos ejemplos de sociedades, etnias, países, gentes, que colaboran y colaboraron para mejorar sus respectivas situaciones y que regularon sus conflictos de manera cooperativa y rechazando la violencia.

¿En qué curso de nuestras escuelas, en qué asignatura se enseñan los casos históricos de desobediencia civil a las guerras, de cooperación internacional para resolver conflictos, de sociedades que promovieron y promueven otras formas, noviolentas, de hacer política?  En ninguno.  Quizá, mejor dicho, seguramente, fijarnos en estos ejemplos y difundirlos haría que surgiesen más iniciativas noviolentas a nivel social y político para colaborar con los países vecinos y para ayudar a la resolución noviolenta de conflictos lejanos.  También tendrían nuestros políticos muchos menos argumentos y muchas menos excusas para aplicar la violencia.  Hay que promover la creación de una cultura de paz coherente, ética y aplicable en la sociedad y las relaciones internacionales actuales.

4.-  Conclusiones.

  • Es imprescindible que la sociedad reclame a los partidos políticos que concreten sus ofertas en los programas electorales en lo que concierne a los gemas de Defensa.
  • Es necesario que los partidos políticos expongan con claridad qué quieren defender, cuáles son los enemigos que ven, cuál es el origen de la violencia directa, estructural y cultural que quieren combatir, si optan por defender los postulados de la defensa militar o de la seguridad humana.
  • Es imprescindible que la sociedad se haga soberana, también en temas de defensa.  Y que debata profundamente qué quiere defender.
  • Es imprescindible que la sociedad investigue y audite el actual militarismo para conocer sus defectos y poder confeccionar alternativas desde la actual realidad.
  • Todo lo anterior no es sólo una cuestión que hay que debatir y trabajar cuando llegan las épocas electorales, sino durante los cuatro o cinco años que duran las legislaturas, permanentemente, controlando a nuestros representantes políticos promoviendo la participación social permanente.
Share

Informe de Morenés en la Comision de Defensa, sobre operaciones militares españolas

Action+in+Afghanistan+%5BImage+3+of+29%5D

Fuente: página web del Congreso

El pasado 18 de diciembre, el Ministro de Defensa español, Pedro Morenés, acudió al Congreso de los Diputados a informar (no a que se vote nada) a la Comisión de Defensa de la exitosa acción militar española en el exterior.

Puede seguirse el debate en el video filmado de la intervención que está enlazado más arriba, pero para facilitar las cosas, vamos a poner los datos más destacados, pues el tema es un poco ladrillo. Eso sí, advertimos que es una versión libre de lo dicho por Morenés y los escuchantes.

1) La desmesura del intervencionismo militar español

Morenés hace un repaso de las intervenciones militares vigentes de España en el exterior. Concretamente se refiere a 6, a la vez que anuncia que en breve iremos a una séptima, esta vez a República Centroafricana, donde al parecer somos imprescindibles.

Queremos destacar este primer dato: el país pacífico y pacifista por excelencia, según nuestros políticos, está realizando actualmente injerencia militar en 6 lugares distintos del globo y pretende entrar en un séptimo lugar.

La cifra es escalofriante, pero nada novedoso, pues desde Felipe González a la actualidad hemos estado en 68 lugares, demostrando nuestra evidente voluntad militarista e intervencionista.

Si sumamos el número de soldados que han pasado en estas 68 intervenciones militares por los diversos países donde hemos mandado tropas, sumamos que han salido más de 137.000 soldados (así lo dice el Ministro) y han muerto 167 militares y civiles de nuestros “ejércitos” (lamentablemente el Ministro no ofrece cifras de los muertos y heridos que hemos provocado, tal vez porque en nuestra bondad reconocible no hemos matado ni herido a nadie, tal vez porque estos datos no sean de interés para el balance que el Ministro realiza).

El caso es que de un ejército que, como se nos dice, está en los huesos, resulta que hemos mandado fuera a 137.000 efectivos, lo cual no es poca cosa. Por cierto, en el balance del Ministro refiere entre estos “efectivos” también a guardias civiles. ¿Será que por fin se ha decidido a reconocer que los guardias civiles son también militares?

2) Las cifras frías

El Ministro señala que este derroche de solidaridad militar ha supuesto desplazar a 5.200 militares en 2012 y un gasto de 791,2 millones de euros (lo cual no deja de sorprender cuando en los presupuestos del estado de 2013 la partida para esto no superaba los 15,2 millones de euros)

En cuanto al repaso de las misiones, y dejando de lado los alardes patrioteros del Ministro y toda la retórica hueca al uso, encontramos que durante 2013 hemos destinado:

Afganistán:  375 militares desplegados y 434,8 millones de euros.

Atalanta: 137 militares y 142,1 millones de euros

Líbano: 578 militares y 80 millones de euros.

Mali: 47 militares y 39,7 millones de euros en la primera de las operaciones, (hay dos) y 110 militares, pero sin dar datos del gasto en la segunda.

Bosnia Herzegobina: 11 militares y 2,2 millones de euros

Somalia: 15 militares  y no nos dicen cuánto gasto.

3) No nos salen las cuentas ni a tiros

Con el antecedente de lo rematadamente mal que presupuestan los militares, como puede verse en los presupuestos generales del estado, donde ponen unas cifras y luego resultan otras escandalosamente superiores, nos hemos creído en la obligación de echar las cuentas.

Y gran sorpresa. Las cuentas que ofrece Morenés no coinciden con las cuentas que ofrece Morenés. No es que os queramos liar con un juego de palabras, es que no se nos ocurre una mejor manera de explicarlo. Veamos.

Si sumamos el total de soldaditos que Morenés dice que ha desplazado a los diversos lugares, resulta que nos salen 1.163 y no 5.200 que Morenés afirma que ha desplazado. ¿Por qué? Creemos que es un juego de confusión que usa mucho: la cifra 5.200 supone el total de militares que ha movilizado en diversos turnos y la cifra 1.163 son los que tiene permanentemente en los conflictos armados.

Por cierto, que este jueguito nos permite recordar que estos desplazamientos implican un juego muy jugoso de dietas para los desplazados, los cuales, lo decimos una vez más, tienen sobradas razones personales y muy lucrativas para querer ir a este tipo de misiones.

Pero vayamos a la segunda suma: si sumamos el coste que Morenés dice que costó cada operación (más las dos en las que no dice qué es lo que costó), nos sale que se gastaron 698,8 millones de euros, y no los 791,2 que Morenés afirma que costó.

Faltan nada menos que 92,4 millones de euros que no sabemos bien donde han ido a parar. ¿es creíble que sean el coste de los 15 militares desplazados o los instructores llevados a Mali? ¿Se ha equivocado Morenés al leer sus papeles?¿Los millones dónde están?

4) El cuestionable éxito de las misiones

Las misiones han sido un éxito y evolucionan favorablemente, según los objetivos marcados.

Para llegar a esta peregrina conclusión, Morenés afirma:

  • Que las cosas están mejor en todos los escenarios que cuando llegaron
  • Que se han puesto las bases para que los países donde estamos vivan en paz, libertad y desarrollo.
  • Que nos reconocen y quieren un montón.
  • La enorme coordinación con los aliados.
  • Que, además, todo esto redunda en nuestro propio bienestar.

No estamos seguros de cuál de los cinco razonamientos es más falaz, dejamos abierta la pregunta al simpático público.

5) Lo mucho que le debemos a los ejércitos.

Además de arrastrar el argumento victimista de los héroes y tal, Morenés, ya crecido en la faena, se atreve a afirmar que es necesario mantener el esfuerzo (y el gasto) en este tipo de misiones porque estamos exportando seguridad al planeta (parecería más bien que lo que exportamos es armas y conflictos, pero en fin, es otro enfoque) y porque contribuimos con estas misiones al desarrollo de otros pueblos en términos de seguridad y derechos humanos.

Pero el colmo del colmo es que acaba el susodicho afirmando, sin rubor alguno que “el esfuerzo de las fuerzas armadas es el pilar básico en el que se asientan nuestras libertades”, ahí es ná.

6) Qué pena de oposición

Únicamente Izquierda Plural critica abiertamente el intervencionismo español y afirma que no es creíble lo que el ministro dice. Algo es algo, y en este caso mucho, si nos atenemos al encefalograma plano de la comisión de defensa.

Nos ha sorprendido especialmente, porque no nos lo podíamos creer, la intervención del diputado Tardá. Este ha dicho que ellos (osea, los nacionalistas catalanes de izquierdas) no son beligerantes con las operaciones militares del ejército español cuando llevan el aval de naciones unidas, para remarcar a continuación que ellos no son unos “locos” y que su voto siempre está entre el sí y la abstención, nunca en el no.

Eso sí, pide que en algún momento se hable en la comisión de las opiniones de los militares españoles sobre cierto tema que no menciona expresamente (es decir, sobre el proceso independentista catalán).A lo mejor la idea de una Cataluña independiente es compatible con el ideario militarista, eso sí, bajo el aval de la ONU. Ya que llama locos a los que dicen no al intervencionismo militar español (o de cualquier otro lado) pues eso, cada loco con su tema.

Los demás, han ido de palmeros.

Una miseria.

Share

¿Aspira el PP a aumentar la reserva militar a 25.000 efectivos?

Congreso

Fuente: Observatorio CISDE.es

Bajo el lema “De 2003 a 2013 siempre dispuestos”, se ha celebrado en la Facultad de derecho de la Universidad de Sevilla una “Conferencia Nacional” para celebrar los 10 años de la creación de la reserva militar de voluntarios.

Al acto han acudido, entre otros, el Presidente de la Junta de Extremadura (reservista él) y el Portavoz del PP en la Comisión de Defensa en el Congreso, Señor Vicente Ferrer (también reservista, este con grado de teniente).

El tal Ferrer ha disertado sobre la reserva con los consabidos parabienes que el acto requería y con el uso de todos los tópicos imaginables que, por cansinos, vamos a eludir. Pero lo importante de sus manifestaciones es todo aquello que parece ser la linea oficial del PP y, por consiguiente, susceptible de convertirse en ley en breve.

Dice Ferrer que hay que invertir más en defensa, aunque nuestra “sociedad” tiene una falsa idea de la seguridad que le hace recelar del gasto militar (falsa idea que hay que combatir al parecer por las buenas o por las malas).

Dice Ferrer, y esto parece mucho más alarmante, que en realidad actualmente no tenemos una verdadera reserva militar, sino un mero “ejército de reemplazo” con 7.000 miembros a lo sumo, cuando lo suyo es que lleguemos a 25.000 miembros y razonablemente adiestrados.

Se queja el tal Ferrer de que la sociedad española no tiene conciencia de la defensa y ese es el problema (el problema de que no traguemos con gusto los constantes aumentos del gasto militar y el despropósito del militarismo rampante, se entiende). Ya enardecido en su delirio el tal Ferrer señaló que “la Defensa no es solo una responsabilidad de los militares profesionales, sino de todos los ciudadanos”, como dando a entender que les tenemos que dar más calor humano, para rematar con que “No hay arsenal que compense la falta de voluntad de lucha”, frase hecha que ha debido sacar el tal Ferrer de una mala lectura de Jorge Vigón o algún otro fraseador de lo patriótico-militar.

El encuentro continuó con las intervenciones de los restantes invitados, con las frases hechas imaginables en este tipo de actos, pero lo importante es poner atención a las revelaciones del referido Portavoz del PP en la Comisión de Defensa: quieren aumentar el gasto militar, supliciarnos con filípicas para que cambiemos de mentalidad, y sobre todo aumentar la reserva a 25.000 efectivos, todo un ejemplo

 

 

Share

Nuestro concepto de patria

Nada menos que Agustín Muñoz Grandes, teniente general del Ejército de Tierra, escribe sobre su concepto de patria.

Y ahora que se acerca ese día de la fiesta nacional de España, que se han apropiado los militares con sus fastos, no nos resistimos a hablar de la patria.

Nos negamos a entrar en debate con las ideas de Muñoz Grandes.  Somos mundos distintos y distantes.  Él participa del paradigma de dominación-violencia, en el que los conflictos se abordan militarmente y sus guerras producen nuevos conflictos que se vuelven a abordar con violencia, para beneficio de la industria militar y del modo de vida de los militares con sus prebendas y privilegios;  nosotros participamos de una visión y paradigma alternativos, la cooperación-noviolencia, en el que los conflictos se han de abordar desde sus causas directas, pero también estructurales y culturales, modificando políticas y estructuras políticas y económicas de fondo para transformar desde la raíz una sociedad y unas relaciones internacionales que son profundamente injustas.

Queremos desarrollar, un poco, nuestro concepto de patria.

Es una patria sin banderas, ni fronteras, ni nacionalismos, sin territorios sagradosos y, por su puesto sin militares que se apoderan del derecho a defenderla.  Tampoco es una patria con fastos militares, con desfiles y gastos superfluos.  La nuestra es una patria de civiles y no de militares o de guardia civiles que son militares disfrazados.

Es una patria solidaria: con los que menos tienen, con los sin voz, con los oprimidos, indistintamente de que éstos residan en un lulgar u otro del planeta.  Es una patria que no se mueve por intervenciones militares en el extranjero sino que se basa en la solidaridad y en la cooperación internacional exenta de autobeneficios y que promueve el desarrollo humano y la consecución de los objetivos del milenio.

La nuestra no es una patria que dilapida recursos y que produce recursos que impactan en el medio ambiente mediante las industrias militares, la producción de armas y la exportación de guerras.  La nuestra es una patria respetuosa con el medio ambiente, que tiene como objetivo la defensa del medio ambiente.

La nuestra es una patria basada en los movimientos de base, en la autoorganización, en las organizaciones no gubernamentales, en todos aquellos agentes sociales que hacen que la democracia sea participativa y no delegativa.

Como se ve, la nuestra es una patria de dudas y de debates, de construcción y no de destrucción.

Podemos identificarnos más con la canción de Chicho Sánchez Ferlosio y su idea de patria que con la idea de los militares.

¿Tenemos derecho a proclamar otro concepto de patria?  O es que sólo existe uno y es sacrosanto, inmutable, y todopoderoso.

No lo sabemos, nadie nos responde. Y por ello queremos dejar claro que su patria no es la nuestra y que su patria no nos incluye sino que nos agrede.

Share

Gravísima militarización de la juventud en la Venezuela bolivariana

Victoria+Popular

Fuente: Grupo Tortuga, que a su vez extracta un artículo de El Fusil Roto.

En 1998 el Teniente Coronel Hugo Chávez gana la presidencia de Venezuela tras protagonizar un golpe de Estado en 1992. Por primera vez en el período democrático (iniciado en 1958) un miembro del ejército era elegido como primer mandatario del país. Desde ese momento se inicia una progresiva militarización del país, con especial énfasis en la juventud, el cual utiliza a las Fuerzas Armadas como uno de los ejes fundamentales del mantenimiento de la gobernabilidad. En este texto trabajaremos el concepto de “militarización” en un sentido amplio, sin reducirlo solamente a la presencia física de miembros del Ejército en la vida cotidiana de hombres y mujeres. Militarización es, especialmente, difundir y privilegiar los valores, símbolos, lenguajes y formas de pensar y organizarse propios del Ejército dentro de la sociedad para garantizar su gobernabilidad.

Iniciándoles desde pequeños

En 1981 se creó la materia “Instrucción premilitar” para los dos últimos años de educación secundaria de los institutos públicos, previos a la Universidad. Sin embargo no fue hasta 1999 que dicha materia fue obligatoria tanto para la educación pública como privada. Las clases teóricas sobre origen del Estado-nación desde un perspectiva militar se mezclan con la práctica de marchas militares (llamadas “orden cerrado”), ejercicios de supervivencia y confrontación bélica así como la descripción del armamento utilizado en el Ejército (a veces armar y desarmar una pistola puede ser parte del curso).

El gobierno bolivariano ha creado nuevas instituciones de educación superior, como la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBE) y la Universidad Nacional de las Artes (UNEARTE), sin embargo sus reglamentos disciplinarios se parecen más a los de un cuartel que a los de una universidad. En la UBE están prohibidos los sindicatos de estudiantes, mientras que en UNEARTE muchos comportamientos son calificados como falta a la autoridad y sancionados con la expulsión.

Read more

Share

La defensa de “nuestros intereses”

Portada+historica+de+MARCA

La Directiva de Defensa Nacional, máximo documento del planeamiento de la defensa en España, justifica la existencia del ejército, más allá de la retórica de la defensa de nuestra vida, independencia y territorio, en la defensa de nuestros intereses allende las fronteras.

No está muy definido en qué consisten éstos, de modo que las interpretaciones al respecto pueden ser muy variadas.

Pero cuando el Ministerio ha aproximado un poco más el concepto, nos ha indicado que esos intereses, amén del acceso en buenas condiciones a las materias primas (lo cual no nos parece muy decente si buenas condiciones para nosotros conlleva depredación para el planeta y explotación para otros pueblos) implica la defensa de los intereses de ” nuestras” (y el nuestras aquí no es para nada inclusivo porque en realidad de nuestras no tienen ni un pelo ni las queremos como tales) empresas en otros lares.

Pues bien, si nos centramos en la defensa de esos intereses, merece la pena leer el informe publicado recientemente por Intermon Oxfam (núm. 34, llamado “La empresa española y los derechos humanos”) describiendo las prácticas de estas “nuestras” empresas en el extranjero. ¿Es eso lo que los de aquí queremos defender? Por nuestra parte no. Más bien queremos defendernos de este tipo de actuaciones abyectas y salvajes.

Vayamos al grano:

1)  EBRO FOODS

Es (uno de los mayores productores de arroz y pastas del mundo. Entre nosotros conocidos por los arroces Ebro, La cigala, SOS, Brillante o La fallera). Estos tipos provocan la expoliación de tierras y, según los campesinos de algunos de los países donde operan, envenenamientos de campos, aguas y animales, rapiña de terrenos, etc.

El informe añade que

Ebro Foods se ha beneficiado de mano de obra barata, tierras adecuadas y agua, sin que a cambio haya capacitado a los agricultores que producen el arroz ni haya mejorado la mecanización de sus tierras ni invertido en sus instalaciones, servicios ni sistemas de almacenamiento

Los intereses que defienden además perjudican a las mujeres, por ejemplo en Marruecos, y

“A pesar de que realizan un trabajo más arduo que el de los hombres, según sus propias declaraciones, cobran menos por hora que ellos

Dan ganas de no volver a comer arroces al precio sanguinario que nos ofrece esta empresa.

2) PESCANOVA

A pesar de su situación actual, al parecer fruto de la codicia especulativa al uso, es la primera suministradora de pescado del mundo.

Uno de sus logros más emblemáticos es (lo dice el informe pero también Greenpeace y otras entidades) la de provocar graves daños medioambientales de carácter irreparable, tales como destrucción de manglares, sobreexplotación pesquera y desaparición de especies, vertidos, etc.

El Tribunal Permanente de los Pueblos denunció que, en Chile, los trabajadores

están obligados a cumplir jornadas de 12 horas sin descanso semanal. Las condiciones de salubridad son malas y los permisos para ir al baño son sólo una vez al día

¿Queremos sus fritangas a ese precio? ¿Es ese un interés digno de ser defendido?

Pero no sólo eso: el propio gobierno, con sus prácticas de apoyo a Pescanova, según el informe

 está contribuyendo y agravando las vulneraciones de derechos humanos, y demuestra, además, que no tiene control sobre las agencias públicas y la actividad que desarrollan

Muy elocuente.

3) AGROGEBA

Se instaló en Guinea Bissau en 2010 y se ha convertido en la primera empresa alimentaria del país. Según el informe

“Pese al potencial de cambio que podría haber supuesto para la zona, lo que ha generado es pobreza”.

Sus prácticas son vergonzantes

Con la llegada de la empresa, más de 600 personas fueron expulsadas de sus tierras sin recibir compensación alguna, teniendo que huir y buscar nuevas tierras en las que cultivar. Ninguna de las personas que han perdido la tierra ha conseguido volver al nivel de producción de alimentos anterior a la expulsión

4) HIDLARIA ENERGIA

Entre otras de sus andanzas poco confesables, ha emprendido negocios en Guatemala y, por causas poco aclaradas, ha coincidido su presencia y sus intereses con protestas sociales contra la empresa y una deriva del subsiguiente conflicto hacia

“asesinato de un vecino, disturbios, detenciones ilícitas, más de 30 órdenes de captura y un estado de sitio sin garantías constitucionales”.

5) BIONOR.

Se instaló en Matto Grosso (Brasil) para producir jatropha, y desde que puso sus reales, ha sufrido denuncias por esclavismo

“24 personas trabajando sin agua potable, ni instalaciones sanitarias ni equipamientos de seguridad”.

6) ACCIONA, IBERDROLA, RENOVALIA

Igualmente denunciadas por sus prácticas inmorales y por evasión de impuestos.

Podríamos extender la lista por nuestra cuenta aplicando iguales criterios a empresas que fabrican ropa sometiendo a explotación a niños y mujeres, empresas del sector bancario, de las telefonías, de hidrocarburantes, etcétera de sobra conocidas y cuyos intereses, al parecer, son una de las justificaciones de la defensa militar.

¿es esa la marca “España” que aspiramos a representar en el mundo?

Share

¿Reservistas catalanes a mansalva en el ejército?

Suicide

Fuente: ABC

Nos ofrece el periódico derechista ABC un sospechoso artículo en el que afirma que en Cataluña se está produciendo un aumento importante del número de reservistas en el ejército como consecuencia (o reacción) al creciente independentismo.

Parece un poco tendencioso ABC y, como quiera que suele emitir juicios bastante tóxicos sobre esta materia, hemos querido indagar más sobre el asunto.

Primero nos hemos preguntado por el significativo aumento, para concluir que no es tal. Según la “Memoria de Estadística de personal militar de complemento, militar de tropa y reservista voluntario” de 2012 (publicada en febrero de 2013, existen 5168 reservistas voluntarios, cifra invariable desde hace la tira.

Dicha memoria no describe las procedencias de éstos, por lo que malamente podemos contar con este dato, pero sería significativo comprobar, dado que la información indica que hay muchas peticiones de catalanes, cuántas hay de vallisoletanos, leoneses, extremeños, etc. Y no lo decimos por decir. Según informaciones periodísticas, la constante hasta la fecha es que las principales peticiones de reserva al ejército, superando con mucha distancia a las demás, sean de Valladolid. De este modo, decir si hay muchas o pocas peticiones de catalanes sin contextualizar éstas en relación al resto suena un poco a guasa y no es creíble.

Pero abundemos en una explicación más que posible al incremento de peticiones de ingreso en la reserva. La reserva “moviliza” sus efectivos para realizar trabajos concretos cuando así se ordena desde el gobierno y se publica un decreto que se llama “de activación”.

Durante 2012 prácticamente no hubo activaciones y únicamente había 84 personas activadas del total de 5.168 reservistas adscritos. Pero en 2013, a inicios, se estableció un decreto de activación, con un plan de activación de nada menos 591 reservistas y un presupuesto de 2,3 millones de euros para pagos y formación de estos.

Los voluntarios activados corresponden con 201 sanitarios, 200 voluntarios para tierra, 100 para la armada y 90 para el ejército del aire, y dado que perciben unos emolumentos galopantes y que existe una verdadera crisis económica, no es de extrañar que las demandas de incorporación a la reserva se multipliquen como un medio alternativo para sortear el paro.

Y la multiplicación de demandas ocurre no sólo en Cataluña y, por lo que parece, muy poco relacionada con la mayor o menor presión independentista, sino más bien con las únicas oportunidades de trabajo en un país que vomita parados a diario.

A estos del ABC se les nota la ideología a la legua. Da pánico pensar que todas sus noticias tengan la misma información y objetividad.

Share
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed