Archive for Paramilitares

Siempre se puede empeorar (en lo militar, nos referimos)

Imagen de Leandro Fridman

Fuentes:  El Mundo y Defensa.com.

Hay noticias del mundo militar que te dejan un regusto inquietante de incertidumbre, pero de incertidumbre de mal augurio.

La primera noticia:  «Trump estudia privatizar la guerra en Afganistán» nos lleva a un nuevo universo conceptual.  La guerra ya no es asunto de las naciones estado, ya no es algo patriótico frente al enemigo extranjero.  Ahora la guerra puede ser algo privado, dejada en manos privadas.  Y recordamos que los privados tienen otras necesidades y otros objetivos que son distintos a los de las naciones.  A ellos, a los privados, les da igual el patriotismo y sólo piensan en el negocio.

Que Trump piense en privatizar la guerra de Afganistán nos pone en lo que ya era evidente pero no tan palpable, la guerra como un negocio.  Un sucio y vil negocio, ni más ni menos.

Hablar de empresas privadas es un eufemismo.  Podrían haber titulado:  «Trump estudia contratar mercenarios para la guerra en Afganistán», pero … sonaría más incorrecto.

Los asesores de Trump

han nombrado a dos conocidos mercenarios y empresarios para crear el plan en cuestión, cuya finalidad es propiciar que corporaciones militares privadas se encarguen de la contribución de Estados Unidos en Afganistán, que en estos momentos ronda los 9.000 hombres entre tropas regulares y de las fuerzas especiales, el entrenamiento de las fuerzas de seguridad afganas y la comandancia de las operaciones bélicas.

El primero es Erik Prince, fundador de la empresa Blackwater, la cual en su día fue expulsada de Afganistán por el ex presidente afgano, Hamid Karzai, pero que aún y así la utilizó para su seguridad personal, y que se hizo tristemente famosa por haber luchado junto al ejército norteamericano durante el conflicto en Irak, donde fueron acusados, en numerosas ocasiones, de asesinar a civiles desarmados y cometer crímenes de guerra. El segundo es el propietario de DynCorp International, Stephen Feinberg, una de las empresas de seguridad privada más importantes del mundo.

De esta manera, Prince y Feinberg han creado un plan «más barato y mejor que el del ejército»

Y he aquí la clave:  privatizar la guerra no es una estrategia para llegar antes a la paz, es una estrategia para mantener las guerras de forma más barata.

A Trump no le importan las múltiples acusaciones que han tenido los mercenarios que han acompañado a las tropas yankis.  Sabe que casi nunca quedan en nada grave

Hace medio año escribíamos una entrada titulada:  Las 17 razones para la guerra continua en Somalia y el negocio privado que conlleva.  En dicha entrada, sorprendidos, hablábamos de otra estrategia de empresas de mercenarios.  Esta es mucho más elaborada.  Consiste en entrenar a las fuerzas armadas del país por medio de asesores desarmados y sin cobrar nada.  La segunda parte del plan es la que capitaliza el trabajo anterior ganando dinero mediante la reconstrucción del país o de zonas del país cuando la zona ya está «pacificada», decíamos:

La segunda parte del artículo trata sobre las compañías de seguridad privadas que intervienen en la guerra de Somalia.  Aunque sólo informan de una: Bancroft Global Development empresa creada por un nativo de Virginia (EEUU), Michael Stock, en 1999:

  • comenzó proveyendo “expertos en misiones” extranjeros –que reciben el apodo de mentors en Bancroft, mentores en castellano– a las tropas de la AMISOM establecidas en Somalia. Sus servicios fueron inicialmente contratados por Uganda en noviembre del 2007 y seguidamente de Burundi en agosto del 2008, utilizando la financiación estadounidense para ello.
  • luego, el ejecutivo de Barack Obama identificó las actividades mentoras de la firma Bancroft como un factor determinante de éxito y comenzó a financiarlas directamente y no a través de países terceros de la misión africana. El contrato millonario entre el gobierno y la compañía de Virginia se cerró a comienzos de 2010. En el presente, la Associated Press estima que EEUU gastó unos 206.000 millones de dólares en subcontratos similares tanto en Iraq como en Afganistán, entre el 2002 y el 2011.
  • Bancroft, a diferencia de Blackwater, que arma a sus “mentores”, parece respetar el embargo de armas impuesto por la ONU en Somalia, ya que su personal –en su mayoría veteranos de guerra procedentes de cuerpos de élite norteamericanos o europeos– no porta armas, lo que según ellos les expone a un peligro aún más inminente que les hace confiar su protección a las fuerzas africanas que entrenan.
  • todas las empresas del sector tienen como común denominador la táctica contrainsurgente y el combate de guerrillas en zonas de conflicto que ocasionan alta mortandad o del complejo medio físico.
  • En realidad, su fundador y actual propietario de tan sólo 36 años decidió constituirla en dos firmas con misiones desiguales.
  • Por un lado, Bancroft Global Development es una organización que se proclama sin ánimo de lucro, y busca la estabilización de una zona determinada en conflicto armado utilizando el ya clásico modus operandi de operar “por, con y a través” de las fuerzas armadas locales u oficiales –o más bien, aquellas que decidan contratar sus servicios importando poco su legitimidad–, lo que en Somalia significa asistir al personal de la Misión de Paz de la Unión Africana principalmente, y también a la policía nacional somalí –compuesta en gran porcentaje por antiguas milicias de ciertos señores de la guerra que ahora respaldan al Gobierno de Transición–.
  • En el otro extremo se halla la vertiente lucrativa de Bancroft, aquella que genera ingresos y mantiene al barco de Michael Stock a flote. La razón de ser de Bancroft Global Investment es la de, literalmente, capitalizar el éxito militar de las campañas que lidera en la AMISOM, invirtiendo en la reconstrucción del país o de la región una vez pacificada, en lugares donde nadie más se atrevería a arriesgar su dinero, como ya haya hecho en el pasado en Afganistán. Sin embargo, la inversión en Real Estate –inmobiliaria– no sólo se lleva a cabo a posteriori, sino también durante el momento de la conflagración, como así muestran las anteriores experiencias bélicas de la firma.
  • A finales de los años 90, Stock se marchó al Sahara Occidental donde le impresionó que el gobierno de Marruecos aún no se hubiera encargado de desmantelar las minas antipersona que permanecían enterradas bajo la arena, visualizando la idea mater de lo que sería Bancroft. En sus primeros pasos, operó en Afganistán donde mediante un socio local formó una pequeña sociedad –Mine Pro.- que entrenaba a perros detectores de minas al mismo tiempo que se dedicaba a hacer un poco de todo, desde reparar coches a cañerías.

En definitiva, lo que hacen Bancroft y Michael Stock es una nueva versión del negocio de la guerra:

En una reciente entrevista, Stock aseguraba que él no se dedica a hacer la guerra en el país más oriental de África, sino a “buscar la paz, reconstruir una ciudad, un país que lo ha perdido todo en términos de educación, economía y sanidad”, pues para él las posibilidades de negocio son infinitas en un lugar donde hay que empezar de cero, una idea que le ha llevado a levantar un monumental hotel fortificado al pie de la playa de Mogadiscio, donde se resguardan los altos cargos somalís y el personal diplomático. El resort, al que han llamado International Campus, cuenta con una piscina como la mayoría de los hoteles de playa del mundo, solo que en éste cuando llueve, llueven balas y metralla. Más allá de las vistas del Índico, también dispone de un búnker, un hospital y algo similar a un autoservicio de equipamiento y reparación militar a lo Mad Max.

También tiene como objetivo:  la creación de una fábrica de cemento que se encargue de cimentar el nuevo Mogadiscio

El final del artículo se abre, brevemente para nuestro gusto, a las críticas:

Oponentes de estos contratos claman que estas compañías no son más que mercenarios modernos a sueldo y que se hallan efectivamente por encima de la ley en los países en los que son contratados. Estos contratos se realizan siempre en un marco de dudosa legitimidad ética y moral, pues operan en los lugares más inestables del globo, en estados fallidos y débiles en los que el poder de estas corporaciones privadas y su capacidad organizacional pueden llegar a anular con creces al del gobierno local. Las operaciones de otro de los grandes proveedores de seguridad privada, G4’S, en Sudán del Sur, son un caso a tener en cuenta en este sentido. También se les acusa frecuentemente de implementar de manera tácita y encubierta las directrices de la política exterior estadounidense.

La segunda noticia que nos llama hoy poderosamente la atención se titula:  «La operadora privada ATAC compra 63 Mirage F-1 a Francia».

La empresa ATAC pertenece al grupo norteamericano Textron (con varios intereses militares) y adquiriría los 63 Mirage por 300 millones de €.  Estos aparatos se encontrarían en una base francesa de reparaciones desde que en 2014 fueron dados de baja.

Parece ser que los quieren para entrenamiento (haciendo el rol de agresores) en combates simulados con cazas yankis.

Fuentes francesas anuncian que sus industrias participarán en la puesta a punto de los aparatos a los que calculan que les pueden quedar otros 15 años de vida útil.  (Fíjense qué curioso, estos cazas puede duplicar su vida útil si no es para la defensa propia, sino para entrenamiento, lo cual desdice bastante el ciclo de vida útil que se suele calcular para estos aparatos).

Pero toda la noticia es impactante:  una empresa privada va a tener o tiene ya una capacidad militar aérea muy superior a la de muchos países.  Evidentemente, esta empresa ganará dinero.  ¿Cómo?  Pues suponemos que cobrando al Ministerio de Defensa de EE.UU. por su papel en los entrenamientos.  Suponemos que el propio Ministerio de Defensa yanki podría tener aparatos ya no de primera fila para hacer esta labor, así daría trabajo a sus propios militares poniéndolos a puntos y se ahorraría contratar a una empresa privada, lo cual suponemos que ha de ser más caro.  Sin embargo, Trump prefiere privatizar este aspecto del entrenamiento de sus propios cazas con mercenarios extranjeros.

Tanta privatización hace dependiente a la principal potencia militar del mundo, lo cual no deja de extrañarnos.

Share

Las 17 razones para la guerra continua en Somalia, y el negocio privado que conlleva

Image de Kate Bum

Fuente:  El Orden Mundial.

En un artículo tétrico, si pensamos en los somalíes, pero realista nos desgranan las razones por las que Somalia es el país de la guerra continua.  Nosotros hemos contado 17, una barbaridad:

  1. La gente obedece a los clanes, no al gobierno central
  2. la expansión de los señores de la guerra en el territorio,
  3. así como la presencia de milicias de alquiler locales
  4. y de mercenarios occidentales,
  5. el problema de la piratería de sus costas,
  6. el tráfico de armas
  7. y el negocio de la ayuda humanitaria,
  8. las hambrunas,
  9. la sequía,
  10. el desplazamiento forzado externo e interno de sus ciudadanos
  11. el desdén internacional
  12. la corrupción generalizada
  13. la mayor tasa de mortalidad infantil del mundo
  14. el fracaso de las injerencias humanitarias llevadas a cabo militarmente.  Que no consiguió completamente la facilitación de ayuda humanitaria a los somalíes atrapados por la guerra y la hambruna, ni se consiguió un alto el fuego entre facciones
  15. la aplicación de la Sharia como paradigma de Estado
  16. la llamada a la Yihad en Somalia por parte de la insurgencia islamista
  17. las compañías de seguridad privadas, mayoritariamente a sueldo estadounidense.

La segunda parte del artículo trata sobre las compañías de seguridad privadas que intervienen en la guerra de Somalia.  Aunque sólo informan de una: Bancroft Global Development empresa por un nativo de Virginia (EEUU), Michael Stock, en 1999:

  • comenzó proveyendo “expertos en misiones” extranjeros –que reciben el apodo de mentors en Bancroft, mentores en castellano– a las tropas de la AMISOM establecidas en Somalia. Sus servicios fueron inicialmente contratados por Uganda en noviembre del 2007 y seguidamente de Burundi en agosto del 2008, utilizando la financiación estadounidense para ello.
  • luego, el ejecutivo de Barack Obama identificó las actividades mentoras de la firma Bancroft como un factor determinante de éxito y comenzó a financiarlas directamente y no a través de países terceros de la misión africana. El contrato millonario entre el gobierno y la compañía de Virginia se cerró a comienzos de 2010. En el presente, la Associated Press estima que EEUU gastó unos 206.000 millones de dólares en subcontratos similares tanto en Iraq como en Afganistán, entre el 2002 y el 2011.
  • Bancroft, a diferencia de Blackwater, que arma a sus “mentores”, parece respetar el embargo de armas impuesto por la ONU en Somalia, ya que su personal –en su mayoría veteranos de guerra procedentes de cuerpos de élite norteamericanos o europeos– no porta armas, lo que según ellos les expone a un peligro aún más inminente que les hace confiar su protección a las fuerzas africanas que entrenan.
  • todas las empresas del sector tienen como común denominador la táctica contrainsurgente y el combate de guerrillas en zonas de conflicto que ocasionan alta mortandad o del complejo medio físico.
  • En realidad, su fundador y actual propietario de tan sólo 36 años decidió constituirla de dos firmas con misiones desiguales.
  • Por un lado, Bancroft Global Development es una organización que se proclama sin ánimo de lucro, y busca la estabilización de una zona determinada en conflicto armado utilizando el ya clásico modus operandi de operar “por, con y a través” de las fuerzas armadas locales u oficiales –o más bien, aquellas que decidan contratar sus servicios importando poco su legitimidad–, lo que en Somalia significa asistir al personal de la Misión de Paz de la Unión Africana principalmente, y también a la policía nacional somalí –compuesta en gran porcentaje por antiguas milicias de ciertos señores de la guerra que ahora respaldan al Gobierno de Transición–.
  • En el otro extremo se halla la vertiente lucrativa de Bancroft, aquella que genera ingresos y mantiene al barco de Michael Stock a flote. La razón de ser de Bancroft Global Investment es la de, literalmente, capitalizar el éxito militar de las campañas que lidera en la AMISOM, invirtiendo en la reconstrucción del país o de la región una vez pacificada, en lugares donde nadie más se atrevería a arriesgar su dinero, como ya haya hecho en el pasado en Afganistán. Sin embargo, la inversión en Real Estate –inmobiliaria– no sólo se lleva a cabo a posteriori, sino también durante el momento de la conflagración, como así muestran las anteriores experiencias bélicas de la firma.
  • A finales de los años 90, Stock se marchó al Sahara Occidental donde le impresionó que el gobierno de Marruecos aún no se hubiera encargado de desmantelar las minas antipersona que permanecían enterradas bajo la arena, visualizando la idea mater de lo que sería Bancroft. En sus primeros pasos, operó en Afganistán donde mediante un socio local formó una pequeña sociedad –Mine Pro.- que entrenaba a perros detectores de minas al mismo tiempo que se dedicaba a hacer un poco de todo, desde reparar coches a cañerías.

En definitiva, lo que hacen Bancroft y Michael Stock es una nueva versión del negocio de la guerra:

En una reciente entrevista, Stock aseguraba que él no se dedica a hacer la guerra en el país más oriental de África, sino a “buscar la paz, reconstruir una ciudad, un país que lo ha perdido todo en términos de educación, economía y sanidad”, pues para él las posibilidades de negocio son infinitas en un lugar donde hay que empezar de cero, una idea que le ha llevado a levantar un monumental hotel fortificado al pie de la playa de Mogadiscio, donde se resguardan los altos cargos somalís y el personal diplomático. El resort, al que han llamado International Campus, cuenta con una piscina como la mayoría de los hoteles de playa del mundo, solo que en éste cuando llueve, llueven balas y metralla. Más allá de las vistas del Índico, también dispone de un búnker, un hospital y algo similar a un autoservicio de equipamiento y reparación militar a lo Mad Max.

También tiene como objetivo:  la creación de una fábrica de cemento que se encargue de cimentar el nuevo Mogadiscio

El final del artículo se abre, brevemente para nuestro gusto, a las críticas:

Oponentes de estos contratos claman que estas compañías no son más que mercenarios modernos a sueldo y que se hallan efectivamente por encima de la ley en los países en los que son contratados. Estos contratos se realizan siempre en un marco de dudosa legitimidad ética y moral, pues operan en los lugares más inestables del globo, en estados fallidos y débiles en los que el poder de estas corporaciones privadas y su capacidad organizacional pueden llegar a anular con creces al del gobierno local. Las operaciones de otro de los grandes proveedores de seguridad privada, G4’S, en Sudán del Sur, son un caso a tener en cuenta en este sentido. También se les acusa frecuentemente de implementar de manera tácita y encubierta las directrices de la política exterior estadounidense.

Share

Suicidios en la Guardia Civil: más de uno al mes y otro más mensual que lo intenta

Imagen de Adrián Fernández García

Fuente:  Público y 20 minutos.

Existe un gran malestar en la Guardia Civil porque se produce en sus filas un suicidio cada 26 días.  En total, desde 1982 ha habido 447 muertes, con una media de 14 agentes muertos al año.  Y todo ello gracias a que no lo consiguieron 401 guardias más, que sí que lo intentaron.

Parece claro que las autoridades del Ministerio del Interior quieren ocultar la gravedad de problema y no confeccionan estadísticas militares sobre suicidios, lo cual nos parece un grave caso de manipulación informativa:

El 13 de mayo fue el día elegido por Guardia Civil para conmemorar en Toledo el 172 aniversario de la creación del cuerpo. El encargado de organizar los actos de la celebración era el capitán psicólogo N.G.C., de 48 años y padre de dos hijos. El mismo día del evento y ya en las instalaciones de la Comandancia, el guardia civil tomó su arma y se quitó la vida.

El suceso fue denunciado por la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), la principal unión de agentes del cuerpo, que fue criticada duramente por ello por el delegado de Gobierno de Castilla-La Mancha, José Julián Gregorio: «Es muy indignante que se hable de algo que se está investigando y cuando la persona en cuestión está todavía en el tanatorio».  La AUGC respondió al delegado de Gobierno preguntándose si también le parecía muy indignante que el suicidio de agentes «siga siendo un drama oculto en el cuerpo, dada la reiteración de sus responsables a la hora de negar esta negra evidencia«.

No existe una base de datos oficial sobre el tema.  Tampoco sobre los suicidios de los soldados en los tres ejércitos, es decir, también el Ministerio de Defensa oculta esta situación.  Pero la Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC) está intentando recabar datos por otros medios:

Ante la falta de una base de datos oficial, la AUGC elaboró su propio informe sobre el suicidio de guardias civiles con información obtenida gracias a preguntas parlamentarias realizadas por distintos partidos políticos, datos facilitados por la Dirección General del cuerpo e información de la prensa. La investigación concluyó que más de 450 guardias civiles se han quitado la vida desde 1982. La tasa de suicidios en el cuerpo fue de 11,2 suicidios por 100.000 en 2014, por un 8,42 del resto de la población.

La diferencia entre los suicidios en la benemérita y el resto de la sociedad es muy grande para pasar desapercibida. Más de un suicidio al mes es un dato al que habría que dar importancia.

«En algo más de 30 años han fallecido por suicidio más del doble de personas que por atentados de ETA, la organización terrorista más activa en la historia de nuestro país».

La propia AUGC propone soluciones para este drama:

Una de ellas sería la creación de un protocolo de supervisión y asistencia psicológica «absolutamente externo a la Guardia Civil, ajeno por tanto a la cadena de mando». «Es evidente que el tratamiento dentro de un sistema sometido a las jerarquías militares no resulta fiable ni eficaz en estas situaciones», enfatizan la asociación, formada por unos 31.000 afiliados de un total de 68.000 agentes.

Y otra vez nos encontramos que la cadena de mando militar no funciona convenientemente, ahora en un aspecto humano y que interesa a sus propios cuadros.

Otra de las medidas es impedir que, por norma general, los guardias civiles dispongan de su arma las 24 horas del día, en vez de guardarla en armerías controladas. Esta facilidad de acceso a un arma de fuego aumenta significativamente el riesgo de suicidio, tal y como varios estudios alrededor del mundo han concluido, recoge el informe de AUGC.

Es decir, las armas no son buenas ni para quienes las portan.  Razón de más para abolirlas.

Share

Los 5 grupos terroristas más letales producen 50’53 muertes al día

Imagen: Roberto Cruz

Fuente:  Es Global.

Hay clasificaciones tristes, pero esta que les ofrecemos también es indignante:  la de los 5 grupos terroristas que más atentados y muertes causan

  1. Boko Haram.  Incidentes:  453.  Muertos:  6.644.  Heridos:  1.742.  Ataca en Camerún, Chad y Nigeria.
  2. Estado Islámico.  Incidentes:  1.071.  Muertos:  6.073.  Heridos:  5.799.  Ataca en Egipto, Irak, Líbano, Siria y Turquía.
  3. Talibanes.  Incidentes:  891.  Muertos:  3.477.  Heridos:  3.310.  Ataca en Afganistán y Pakistán.
  4. Militantes Fulani.  Incidentes:  154.  Muertos:  1.229.  Heridos:  395.  Ataca en República Centroafricana y Nigeria.
  5. Al Shabaab.  Incidentes 496.  Muertos:  1.021.  Heridos:  850.  Ataca en Yibuti, Etiopía, Kenia y Somalia.

Primera conclusión:  pobre África.

Otra:  el total de incidentes de estos 5 magníficos del terrorismo es de 3.065.  Es decir, 8’39 atentados al día.

Otra:  18.444 muertos en un año.  50’53 muertos al día.  Más de 2 muertos por hora.

Otra:  12.096 heridos al años.  33’14 heridos diarios.

Y esto es sólo, suponemos, la punta de iceberg.

La opción por la violencia es  no es sólo privilegio de las elites estatales.  Pero el horror sí se socializa, y en algunos países se masca, es el pulso cotidiano.

Share

Un Coronel de la Guardia Civil vende armas a la extrema derecha

Tricornio+del+siglo+XXI

Josu Mendicute

Fuente: Sabemosdigital

Un Coronel de la Guardia Civil conocido como «Rudolf» está en la trena por presunta venta de armas a la extrema derecha.

«Rudolf» además proyectaba, según la fuente consultada, reclutar mercenarios en España para llevarlos a luchar a Siria.

Rudolf ha sido detenido por otros guardia civiles que iniciaron una investigación al respecto y que han protagonizado la puesta a disposición de la autoridad judicial de este Coronel.

No parece que pueda vincularse en este caso al cuerpo de la guardia civil con las actividades delictivas del Coronel, pero llama la atención que la guardia civil tenga entre sus oficiales a personajes de tan exaltada y peligrosa ideología y la facilidad con la que un mando militar como el susodicho coronel tiene al armamento y pueda venderlo, por lo que sería necesario establecer un doble control sobre gente como esta: uno ideológico, para que personas que por su ideología pueden ser una amenaza a la libertad y los derechos humanos, no puedan pertenecer a instituciones tan sensibles. Y dos político, para que se dificulte todo lo posible el acceso al armamento y a otro material sensible a gente como esta.

Share

Siria es el ring en el que todos pelean

Imagen de Dan Diffendale

Fuente:  Europapress.

El seguimiento de la guerra en Siria no hace más que teñirnos de amargura.

Cuatro años de guerra ya y un coste de destrucción terrorífico:

  • más de 200.000 muertos
  • 10.664 niños asesinados
  • 3’8 millones de refugiados
  • 7’6 millones de desplazados en territorio sirio
  • el 60 % de los 23 millones de sirios son víctimas de la pobreza
  • 12’2 millones de sirios necesitan urgentemente ayuda humanitaria para sobrevivir
  • la mitad de la población está desempleada
  • entre 2’1 y 2’4 millones de niños no pueden ir a la escuela
  • el 83 % del sistema de iluminación no funciona
  • la esperanza de vida de la población ha pasado de 79’5 en 2010 a 55’7 en 2014

Ahora se nos informa que en Siria hay    tipos de grupos armados:

Entre los progubernamentales:

  1. Fuerzas Armadas encabezadas por Bachar Al Assad
  2. Fuerzas de Defensa Nacional,
  3. Batallones Baaz
  4. Resistencia siria (marxistas-leninistas con marcado corte alauí).
  5. Milicias del Partido Nacionalista Sirio
  6. Ejército de Liberación de Palestina
  7. Frente Popular para la Liberación de Palestina-Comando General
  8. Hezbolá, milicia libanesa
  9. Partido Árabe Democrático, alauí libanés
  10. Batallones de Hezbolá, milicia chií irakí
  11. Red Jazali, chií irakí
  12. Brigada del día prometido, chií irakí
  13. Irán ha proporcionado asesores militares y desplegando sobre el terreno a miembros de los Basij, la Guardia Revolucionaria y las Fuerzas Quds

Además del respaldo diplomático de Rusia, China, Irán, Irak, Venezuela y Corea del Norte.

Entre los grupos revolucionarios:

14.  Grupos Armados Revolucionarios, englobados en el Ejército Libre Sirio, que más bien son miles de grupos armados individuales.

15.  Frente Islámico, que cuenta con 7 de los grupos islamistas de Siria

16.  Frente de los Revolucionarios Sirios, con buenas relaciones con Arabia Saudí y Estados Unidos

17.  Ejército de los Muyahidín, en Alepo

18.  Consejo del Comando Revolucionario, unión, inicialmente, de 17 grupos armados a los que posteriormente se han unido otros 23, que se enfrentan al Régimen y a Estado Islámico.

Fuerzas kurdas:

19.  Unidades de Protección Popular y las Unidades Femeninas de Protección, brazos armados del Partido Unión Democrática kurdo

20.  Peshmergas del Kurdistán irakí

Fuerzas Yihadistas:

21.  Estado Islámico

22.  Frente Al Nusra, yihadistas sirios

23.  Jund al Aqsa, excisión de Al Nusra

23.  Grupo Jorasán, yihadistas sirios y parte de la red Al Qaeda

 

Parece un caos.  Es un caos.

Habría que añadir a esta internacionalización de la guerra siria, datos sobre los extranjeros que luchan allí por uno u otro motivo:

Imagen de elordenmuncial.com

 

¡POBRES SIRI@S!

Share

Si nos escandalizan las imágenes de la militarización de la policía yanki en Ferguson, ¿qué diremos de la Guardia Civil?

Imagen de Light Brigading

Fuente:  Rebelión.

El análisis que hay que hacer es bastante sencillo y directo, cuando se militariza la policía de cualquier país los que pierden son sus ciudadanos y sus libertades y derechos:

“Que no quepa duda, la policía en EE.UU. se está militarizando. Y en muchas comunidades, particularmente las de color, el mensaje es recibido con absoluta claridad: ‘Sois el enemigo’”, escribe Tom Nolan , quien trabajó durante 27 años en el Departamento de Policía de Boston. “Muchas comunidades ahora ven a la policía como un ejército de ocupación, sus calles recuerdan más a Bagdad o Kabul que a una ciudad de EE.UU.”

Todo ello está planeado desde antiguo:

Detrás de esta militarización está el “programa 1033” del Pentágono, creado en la Ley de Autorización de la Defensa Nacional para 1997, que posibilita que el Departamento de Defensa suministre excedentes de equipamiento militar a un coste fuertemente reducido a departamentos locales de policía. El programa fue expandido después del 11-S , y ha llevado a la distribución de 4.200 millones de dólares en equipamiento. Departamentos de policía en todo el país utilizan ahora unos 500 aviones militares, 93.763 armas de asalto y 432 vehículos militares “Protegidos contra Emboscadas, Resistentes a las Minas” – que nuevos cuestan cerca de 700.000 dólares, y que son vendidos a los departamentos por solo 2.800 .

¿Cuándo llegarán estas mejoras en bloque y a lo grande a España?

Nos imaginamos que dentro de poco, si es que no han ido llegando ya, como suele hacer el gobierno de Rajoy, a la chita callando.

No en vano, Interior gasta este verano más de medio millón de euros en material antidisturbios, o, como firmaba en 2012 Marcelino Ollé, el gobierno pretende controlar las protestas de los empleados públicos, incluso hasta el límite (muy interesado, por parte de Rajoy, de intentar mediante circulares obstaculizar las protestas de los funcionarios ante la Moncloa).  Así las cosas no nos extraña que la Voz de Galicia titule que la Policía Nacional tiene el triple de antidisturbios que de investigadores.

 586.608 euros en dotar a las Unidades de Intervención Policial (UIP)con nuevo material antidisturbios.

Durante los tres meses de estío, el Gobierno ha adquirido 400 cascos por valor de 156.816€ y448 chalecos de protección antigolpes por 154.492,80€ a la empresa FEDUR, S.A; 1.395 protectores de piernas a Total Control Handcuffs, SLU por 162.043,20€ y 1.248 escudos a ECOYMA por 113.256€.

Para Rajoy el enemigo está claro: somos nosotros, los ciudadanos contrarios a su estrategia de poder.

Y, además, hay que recordar que una buena parte de la policía, es decir, la Guardia Civil, ya está militarizada en sus estatutos, como indica su propia página web.  Y el gobierno del PP no ha parado en sus intentos de remilitarizar a la Guardia Civil y a los ciudadanos, como ya indicábamos en un post previo.  Pero estamos tan acostumbrados que de estos detalles ni nos damos cuenta y no los analizamos con la atención que merecen para incluirlos en nuestras agendas políticas.

Es de destacar la alternativa que presentan en la noticia sobre Ferguson:

Un paso en la dirección correcta después de la violencia policial en Ferguson sería desmilitarizar las fuerzas policiales de EE.UU. Como recientemente un residente anónimo de Ferguson dijo a la BBC sobre los agentes de la policía de su ciudad: “Es poder. Tienen el poder, sienten que nosotros no lo tenemos. Por eso hacen las cosas que hacen. Lo que hicieron al joven Michael Brown, fue innecesario. Es violencia innecesaria.”

Y esto también es válido y necesario para España, civilizar a los militares.

Share

Everis apuesta fuerte por los girapuertas.

Alvaro+Uribe+Velez%2C+Luis+Guillermo+Plata+and+Mar%C3%ADa+Elvira+Pombo+-+World+Economic+Forum+on+Latin+America+2010

Fuente: Infodefensa.es

La empresa EVERIS, que se autodenomina «consultora» es en realidad una empresa medidadora de las industrias militares. Puede verse su catálogo de «negocios» en su propia página web y enntre ellos, los que denomina «sector de seguridad y defensa», en cuyo catálogo vende cosas como:

– Vehículos aéreos no tripulados.
– Sistemas terrestres.
– Sistemas de defensa NRBQ / CBRN.
– Gestión emergencias.
– Protección de infraestructuras críticas.
– Vigilancia y protección de fronteras.
– Sistemas de vigilancia y seguridad.
– Sistemas de inteligencia.
– Sistemas de información y comunicaciones.

Pues bien, Everis ha creado un consejo asesor para mejorar sus posiciones de mercado y, héte aquí, que dicho consejo ejemplifica el girapuertismo y el uso de influencias desorbitadas para conseguir hacer negocio de algo tan poco ético como el militarismo. Veamos algunos nombres de los «consejeros» den tinglado.

  • – Don Eduardo Serra Rexac, ex ministro de defensa español bajo los gobiernos del PSOE y del PP, y uno de los actuales protagonistas de la creciente influencia del complejo militar industrial en España.
  • – Don Tristán Garel Jones, exministro de exteriores del Reino Unido de la Gran Bretaña.
  • .- Don Alvaro Uribe Vélez, Ex-presidente de Colombia, casualmente relacionado con el paramilitarismo colombiano y uno de los halcones de la política militarisa de América Latina.
  • .-Don Ernesto Cedillo Ponce de León, expresidente de México, actualmente  Director del Centro para el Estudio de la Globalizción de la Universidad de Yale, asesor de varios programas de la ONU relacionados con la financiación de países en desarrollo, Consejero de PRISA y miembro del Consejo Directivo de Citigroup.
  • .- Don Eugenio Galdón Brugarolas, dueño de Multitel, y que entre sus no siempre bien aireados y reconocidos méritos están los de haber sido Jefe de Gabinete de Presidencia de Gobierno de Felipe González desde el 1983 al 1997, o el de haber fundado ONO, dirigido la Cadena SER, PRISA y la COPE.

El nuevo consejo de EVERIS, con tipos de tanto relumbrón que probablemente ninguno de nosotros se quedaría a solas con ninguno de ellos, por si acaso, está actualmente viendo cómo pueden reforzar con su experiencia el sector industrial al que se dedica la empresa y tener acceso a los grandes clientes en España y en diversos países de América Latina.

Miedo nos da lo que puedan aconsejar éstos, sobre todo en lo que hace referencia a la pretensión del Ministro de Defensa (por cierto muy amigo del exministro Serra Rexac) de crear un «polo militar industrial» español potente.

Por cierto, se nos ha olvidado comentar (no creemos que sea un dato muy relevante de hecho) que Everis ha sido comprada a tocateja por unos 600 millones de euros por el gigante japonés NTT DATA (para lo cual ha tenido que conseguir el placet de la Unión Europea), que espera expandirse, ¡qué casualidad!, por América Latina y España y desbancar mundialmente a IBM y otras entidades de conocido renombre.

Share

Nuevo escándalo: la Guardia Civil tiene privilegios con respecto al resto de los funcionarios

Fuente:  Revista Atenea.

Siempre ha habido clases y, sobre todo, clases militares:

El Ministerio del Interior, a través de la Dirección General de la Guardia Civil, ha decidido compensar la pérdida de poder adquisitivo que los guardias civiles sufrirán este mes de diciembre tras la supresión de la paga extra de Navidad a todos los funcionarios de la Administración General del Estado.

Lo hará regalándoles una ‘bufanda’ de 404,69 euros, según han informado a ATENEA fuentes de la Guardia Civil. ‘Bufanda’ es el apelativo con el que tradicionalmente se denominan en la Guardia Civil las pagas por productividad que, a finales de año, y con carácter extraordinario, perciben sus miembros si queda un remanente del presupuesto asignado a la Dirección General de la Benemérita

Y, como este año ha ‘sobrado’ una parte del dinero que se había ‘guardado’ por si surgían imprevistos (todos los ministerios cuentan con esa ‘reserva económica’), los casi 75.000 efectivos de la Guardia Civil recibirán su correspondiente ‘bufanda’. No la percibirán alrededor de 3.000 agentes, cifra que se corresponde con el personal de la Benemérita que se encuentra en comisión de servicio en el extranjero y el que lleva de baja más de un año.

Nos parece que esto es un nuevo escándalo de los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado:

1.-  Porque son insolidarios, como siempre, con el resto de los funcionarios y con los civles.

2.-  Porque ellos que están para que se cumplan la ley y debieran dar ejemplo, se la saltan, una vez más, a la torera.

3.-  Porque el militarismo ha generado una buena parte (31.000 millones de €) de la actual deuda de 101.000 millones de €

4.-  Porque lo que sobra en los Ministerios debería devolverse al Tesoro y no ser usado, en este caso como en otros, para el lucro exclusivo de lo militarizado.

5.-  Ya vale de presupuestar engañando y ocultando partidas para luego gastar muchísimo más de lo que dicen.

Share

La empresa española de mercenarios SGSI forma a los rebeldes libios

Carlito+Mercenario%21%21Fuente:  Cadena Ser.

La empresa de mercenarios española SGSI entrena ahora a voluntarios libios para combatir en las fuerzas rebeldes contra Gadafi.

Antes de explicar este escándalo queremos señalar otros aspectos

¿Qué es o quién es SGSI?

SGSI dice, en su propia publicidad que es una empresa «dedicada a  realizar proyectos de comando, control, comunicaciones, ccomputadoras, inteligencia e información C412 de seguridad y defensa«. Según su propaganda se enfrentan a diversos enemigos: pérdida de vidas, pérdida total o parcial de inversiones o capital por medio de desestabilización o destrucción (¿?) en los procesos normales y democráticos (¿?) a través de penetración, manipulación, crimen o terrorismo (¿?).

Analizan riesgos estratégicos y políticos, grupos de terrorismo convencional o cibernético, desarrolan actividades de seguridad militar, instalaciones de alto riesgo militar, etcétera.

Entrena mercenarios como guardias de aviación armados, unidades antiterroristas,

Es el Blackwater español. Tiene oficinas en Gibraltar, cuenta con 20 delegaciones en distintos países y con presencia en África fundamentalmente, pero también en Europa y América.

La  rige Víctor Gozález Moreno. Es licenciado en Estudios de Inteligencia por la AMU (American Military University) de Estados Unidos, diplomado en Criminología por la A.M.U., tiene un posgrado en Estudios sobre Terrorismo por la A.M.U. e hizo el curso de Director de seguridad I.S.A. (International Security Academy), en Israel.  Se puede ver más sobre su identidad aquí.

¿En qué países actúa?

Entre otros todos los del Magreb, así como Congo, Guinea Ecuatorial. Ahora, según dice su publicidad, también tiene buenos negocios en Ecuador. Han estado el Libia, en Isral, Irak, Nigeria y otros lugares calientes más.

¿Qué hace en Libia?

Actualmente entrena a los «voluntarios» del bando rebelde en la guerra libia.  Según manifiesta, lo hacen gratis, por generosidad.

Puedes escuchar una entrevista de uno de los entrenadores de los mercenarios pinchando a continuación

http://www.cadenaser.com/internacional/audios/entrena-empresa-espanola-seguridad-sgsi-rebeldes-libios-reportaje-rafa-panadero/csrcsrpor/20110419csrcsrint_1/Aes/

Es escandaloso, pero es legal y nadie hace nada para evitarlo.

Parece que no aprenderemos nunca.  Vendemos bombas a Gadafi y luego nos enfadamos porque explotan contra su población.  Ahora permitiemos legalmente que existan empresas así y que se lucren con el negocio de la muerte.  Luego, cuando seamos acusados internacionalmente y se nos afee nuestra conducta, miraremos al empedrado.

Share
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed